Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Presente & Privado: Deathstroke] Misión Karakure

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Ireri Jue 18 Feb 2021 - 18:17

La luz del sol comenzaba a desvanecerse en las cortinas de aquella habitación de hotel, lo cual hacía ver grisáceas a las moradas alfombras de la pared, bajo una de estas la cómoda del lado derecho de la cama se encontraba con sus dos cajones vacios pero su superficie ocupada, sobre su madera oscura y brillante de finas terminaciones descansaban tres delgadas líneas de polvo blanco, dos de estas casi desvanecidas por su consumo el dia anterior, mas la ultima aun conservaba suficiente material como para ser esnifada. - Hoy es el gran dia, debo estar a la altura. - Se decía  a sí misma la señorita de rojos cabellos, para después con la ayuda de una pajilla comenzar a inhalar la raya de cocaína la cual además de dejarle un incómodo calambre en la nariz, dejaría una ligera mancha de polvo en su blazer el cual sería sacudido por sus manos ligeramente dejando no más que un ligero rastro de lo que bien podría haber sido maquillaje. - Con esto ya todo está listo. - se comentó en voz baja, mientras, revisaba que sus cosas estuviesen en orden en sus bolsillos para salir de su costosa habitación de hotel en Karakura.

Mientras transitaba por los pasillos del hotel un ligero sudor nervioso comenzó a notarse por su cuello, además de una alteración en las venas de este como efecto de lo anteriormente esnifado, aunque esto no preocupaba a Ireri, la cual era consciente de que aquellos efectos pasarían secundarios pasarian rápidamente dejando únicamente el éxtasis necesario para causar una buena impresión, por lo cual en un intento de distraer su mente comenzaria a repasar mentalmente los datos que tenía sobre su misión. + Siete en punto pm, encontrarme con el superior, encontrarle o ser encontrada, seguir sus órdenes y no morir. + un suspiro llego al pensar en el último punto de aquellas “sencillas indicaciones” - como si fuese tan sencillo no morir - para después mencionar en voz alta aquello al atravesar la puerta del hotel, donde se encontraría con una ciudad un tanto fria, mas no mas de lo que pudiese manejar, sus calles estaban vacías y mediocremente iluminadas por faroles de aceite, los cuales eran encendidos uno por uno por un policía local anciano que avanzaba en su recorrido al lado contrario del parque público que fungía de punto de reunión. - que hermoso llegar a esa edad y sentirse útil. - comentó en voz baja, mientras comenzaba a avanzar hasta el lugar designado.

Tras caminar poco más de diez cuadras, o unos veinte minutos, se adentro en la oscuridad de un parque con un quiosco central, el cual contaba con cuatro entradas repartidas en los puntos cardinales, Ireri paso por la oeste aislandose del exterior gracias a los pinos de grueso follaje que aislaban el lugar haciendo imposible ver hacia afuera salvo por las puertas lo cual generaba una ilusión de claro en el bosque bastante agradable. -Lindo lugar. - dijo para sí misma, mientras revisando su reloj de pulso se dio cuenta que había llegado diez minutos antes de lo pactado, cinco minutos más de lo que la etiqueta lo requería.
Ireri
Mensajes :
14

Fecha de inscripción :
12/02/2021

Ver perfil de usuario

Mensaje por Deathstroke Vie 19 Feb 2021 - 17:15

Largo había sido el tiempo en el que de alguna forma me había ido escaqueando de que me incluyesen en los panes o en obligaciones. Ciertamente para tener buenas comunicaciones y lo fácil que podía ser contactar conmigo, el pasar desapercibido había sido relativamente fácil. Sin embargo, todo eso estaba empezando a cambiar. Ya habían dado conmigo y ahora tenía una tarea que muchos otros, ya fuese por no tener esa facilidad o considerarlo una tarea ingrata, me tocaba realizar a mí.

No era algo complicado, sin embargo, requería de estar viajando bastante entre islas. Sí los barcos de la revolución se movían con cierta libertad, pero alguien que no tenía que esperar a que hiciese buen tiempo para zarpar, que tampoco tuviese problemas con el horario pudiendo comenzar el viaje en cualquier momento y mucho más rápido, era sin duda una ventaja que no dejaban pasar. Gracias a esto me encontraba sobrevolando el océano con un Log Pose que marcaba la isla a la que debía acudir, Karakura.

Allí se suponía que había una recluta recién iniciada en el movimiento revolucionario y me habían pedido que como oficial dentro del ejercito fuese a ver sus aptitudes y asegurarme de sus lealtades. Básicamente, ver si era alguien de fiar y si tenía talento que pudiese usar la Revolución en su beneficio. “¿Por qué demonios no hacen esto antes de aceptar a cualquiera?” me pregunté mientras descendía hacia la isla, la cual ya tenía a la vista.

Cuando me acerqué a la isla me aseguré de aterrizar en una zona alejada de zonas pobladas, pero que me quedase cerca de donde tenía que reunirme con la recluta. Cuando aterricé saqué de un bolsillo de la túnica una hoja con algún dato de la chica.

-Ireri, pelirroja, metro setenta. Mmm, curioso, Skypiana. – dije pasando un par de hojas más que estaban en blanco – Y lo importante falta, como no.

Avancé sin mucha dificultad hacia el sitio en el que debíamos encontrarnos, la túnica me permitía pasar un poco desapercibido ocultando mi aspecto lo justo para no ser reconocido. Miré M.I.D.O.R.I.M.A. para ver la hora y pude comprobar que ya casi era la hora, aligeré el paso y me adentré el bosque de un parque, activé mi haki de observación, cuando detecté una presencia me dirigí hacia ella dado que parecía estar en el lugar indicado.

-Buenas noches, Ireri ¿verdad? – pregunté cuando llegué al claro donde había una joven. – Soy Deathstroke, el oficial con el que has quedado. Espero que no lleves mucho aquí. – comenté en tono amable.


[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure J8fRVR7

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure ILeRyxb

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 0qzZoWf
Deathstroke
Mensajes :
840

Fecha de inscripción :
08/05/2014


Hoja de personaje
Nivel:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm114/150[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm319580/1000000[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (319580/1000000)
Berries: 520.000.000
Ver perfil de usuario

Oficial general
Deathstroke

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ireri Sáb 20 Feb 2021 - 18:11

Al menos diez minutos habían transcurrido desde la hora pactada cuando Ireri comenzaba a ponerse un poco ansiosa volteando hacia todos lados con marcada discreción, pues en sus pensamientos un retraso de parte de un superior sólo podía ser posible si su superior hubiese decidido ponerle a prueba, pudiendo aparecer a sus espaldas en cualquier momento, o tal vez la reunión comenzará cuando esta le encontrase y ahora la que iba con retraso era ella, algo imperdonable para su moral, y para la cocaína en su sistema, la cual comenzaba a intentar golpear sus muelas en un temblor nervioso que Ireri reprimia apretando su mandíbula mientras su miedo a lo incierto comenzaba a devorarla por dentro +Esto es una mala broma + se dijo para sí misma en sus adentros, mientras su mirada se perdía en el follaje de los árboles y en la búsqueda de pistas en troncos y piedras. los cuales parecian por defecto sospechosos, como cualquier otro objeto inanimado cuando alguien en coca se encuentra solo en un parque pensando “oh dios me observan”.

Para su suerte y sorpresa, una enorme montaña y harapos con un casco metálico se introdujo al parque, sus pasos generaban el sonido habitual de una armadura, y su presencia contra todo pronóstico tranquilizaba a la joven de las tribus del cielo, la cual al ver sus titánicas dimensiones supo que sus anteriores miedo fueron infundados, puesto que ni el mejor espía de la historia sería capaz de ocultar a ese bicho metálico gigantesco. +Menos mal+ se dijo a sí misma, mientras le observaba acercarse. una vez frente a esta aquel gran hombre habló con un tono amable el cual tomó desprevenida a la chica que dilató sus pupilas de la sorpresa. -Afirmó, soy Ireri, recluta de las tribus del cielo que se ofreció para trabajar en inteligencia. - contestó con un tono serio, mientras observaba el pecho de su superior, pues era lo que estaba al alcance de sus ojos. - Llegué un poco antes, espero no fuera una molestia dar la bienvenida a un nuevo recluta señor Deathstroke - Ireri respondió lo segundo con un poco más de naturalidad, titubeando un poco a la hora de intentar repetir aquel inusual nombre.  
Ireri
Mensajes :
14

Fecha de inscripción :
12/02/2021

Ver perfil de usuario

Mensaje por Deathstroke Lun 22 Feb 2021 - 18:25

Por alguna razón cuando vi a la chica esta me pareció que estaba nerviosa. Miré el dispositivo de mi brazo y vi que me había pasado de la hora. Parecía un pequeño fallo de cálculo, pero sin importancia real. Tampoco me pareció algo extraño, los revolucionarios, por lo que había visto, siempre andaban preocupados por quien podía o no estar siguiéndoles. Era algo comprensible dado que sus planos se suponían secretos, y quizás el hecho de que antes de todo esto hubiese sido pirata y no tuviese ese problema me hiciese más despreocupado, pero tras tanto tiempo bajo el mando de Dexter, perder la preocupación por la mayor parte de las cosas era algo que se había hecho normal.

La joven me comentó que había llegado antes de la hora, y que no quería que aquello fuese un inconveniente para mí. La miré evaluándola con la mirada. Tenía las pupilas dilatadas y el impulso de su corazón estaba acelerado, lo cual me daba a entender que podía ser de miedo o de nerviosismo. No le di importancia y busqué una forma de que la chica se relajase.

-Bien, la puntualidad es algo imprescindible a la hora de hacer las cosas. Todo debe funcionar como una maquinaria precisa. Por venir hasta aquí… – comenté mirando alrededor – no te preocupes, llevaba un tiempo queriendo darme un garbeo por ahí. Antes tenía más libertad que ahora. Bien. ¿Has cenado ya? – Pregunté despreocupado y saliendo de donde nos encontrábamos. – Hablar está bien. Pero, aunque no soy un experto, creo que dos personas escondidas entre la maleza parecen más sospechosas que dos personas que hablan mientras comparten un trago. ¿No crees? Por cierto, si quiere puede llamarme Slade. Pasará algo más desapercibido que el apodo. Soy demasiado buscado y ese nombre solo lo conocen unos pocos.

Supuse que la joven me seguiría, cuando viese una posada o si ella me recomendaba alguna iría hasta ella para seguir con la conversación. Tenía otros métodos para comunicarme con ella sin que nos escuchasen, pero prefería que esta no se asustase aún.


[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure J8fRVR7

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure ILeRyxb

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 0qzZoWf
Deathstroke
Mensajes :
840

Fecha de inscripción :
08/05/2014


Hoja de personaje
Nivel:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm114/150[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm319580/1000000[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (319580/1000000)
Berries: 520.000.000
Ver perfil de usuario

Oficial general
Deathstroke

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ireri Miér 24 Feb 2021 - 17:13

Aquel gigantón metálico era mucho más amable de lo que aquella señorita pudiese imaginar con solo verle, puesto que con una apariencia tan intimidada, por su fachada de latón y arapos, esta llego a imaginarle como el clásico veterano de guerra duro de voz gruesa y modos secos, más su amabilidad, a pesar de la cocaína, comenzaba a tranquilizar el pulso y la mente de la joven recluta, la cual observaba agradecida con el de arriba como era indirectamente felicitada por su puntualidad además de exponer que aquella vicita no fuese una molestia, una agradable mentira piadosa para la pelirroja, que no podía imaginar que un oficial superior tuviese que mover todo un buque para llegar a ese lugar solo para encontrarse con un nuevo recluta. +Seguro los impresione en la entrevista+ se dijo para sí misma en su mente, mientras comenzaba a seguir los pasos de su superior hasta afuera del parque mientras la chica de las alas ocultas le preguntaba sobre la cena y le exponia motivos para salir del parque, los cuales estuvo a punto de replicar hasta la peticion de un contacto mas personal se hizo presente. - Me parece bien señor Slade, gracias por la confianza, pero…creo que usted llamara la atención sin importar si se esconde en los arbustos, o caminar por la calle principal - acompañó su último comentario con un movimiento de sus manos el cual simulaba golpear un casco sobre su cabeza. - pero bueno, si gusta cenar yo con gusto le acompañaré.-

Avanzo de la forma más natural posible cuando se camina al lado de un titán de acero de dos metros y fracción, bestido cual vagabundo, hasta cierto punto en su mente llegó a considerar que incluso aunque se hubiese pasado de dosis y se le trabara la mandibula, aquello pasaría desapercibido al lado de tan curiosa imagen, por lo que en un intento desesperado por hacer parecer natural tan inusual pareja, Ireri preguntó con voz calmada, la primera tontería que vino a su mente con la única intención de hacer conversación. -Y como estuvo el viaje señor Slade, el mar últimamente ha estado tranquilo en el north blue, supongo que si buscaba distraerse, fue agradable navegar en esta época del año con una marea tan suave golpeando el casco. -
Ireri
Mensajes :
14

Fecha de inscripción :
12/02/2021

Ver perfil de usuario

Mensaje por Deathstroke Dom 28 Feb 2021 - 0:11

La chica me comenzó a seguir mientras avanzaba hacia la calle más cercana. Le parecieron bien mis argumentos, aunque hizo un comentario que en principio no me esperé, sin embargo, tenía algo de razón, me había acostumbrado a ir siempre con la armadura desplegada y por llamar la atención, lo más seguro es que la joven tuviese razón.

-Vaya aún la llevo puesta, jeje – Dije mientras con un simple pensamiento esta comenzó a replegarse hacia las escápulas, lo que hizo que hiciese una pequeña mueca. – Supongo que así mejor ¿No?

Miré a la cadete para ver su reacción. Esperaba que de alguna forma se relajase un poco más. En términos personales, el hacer este tipo de cosas de forma tan directa como hacían los revolucionarios le quitaba alegría y podía parecer que lo único que les interesaba eran soldados para seguir adelante con la guerra en las sombras. Pero, con el capitán había descubierto que darles otro trato a las personas facilitaba que te ayudasen en el futuro y confiasen en uno.

Tras recorrer un par de calles, me pareció ver una posada que podía estar bien para tomar algo y charlar. Justo antes de llegar Ireri comenzó una conversación, su pregunta la verdad me hizo gracia, como esperaba no sabía que rara vez yo usaba algún barco.

-Jajajaja – me reí al escucharla – bueno, parecía que estaba en bastante calma desde arriba, pero desde donde vengo, había zonas con tormentas que me tocó sobrevolarlas para no empaparme, pero bien. – le contesté abriendo la puerta y dejándole paso para que entrase.

Según entré me dirigí hacia una mesa que estuviese un poco apartada que me permitiese ver prácticamente toda la taberna y luego le pedí al camarero un whisky y algo que tuviesen para comer.

-Bueno, empecemos con lo importante. – le dije a mi acompañante en un tono más serio. – Primero de todo ¿Desayunas todos los días como es debido?


[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure J8fRVR7

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure ILeRyxb

[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 0qzZoWf
Deathstroke
Mensajes :
840

Fecha de inscripción :
08/05/2014


Hoja de personaje
Nivel:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm114/150[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 3qaWnZm319580/1000000[Presente & Privado:  Deathstroke] Misión Karakure 9h2PZk8  (319580/1000000)
Berries: 520.000.000
Ver perfil de usuario

Oficial general
Deathstroke

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ireri Ayer a las 17:45

La respuesta del coloso de metal y tela llamó la atención, de la chica, la cual no podía decidir si aquel gran “hombre” o lo que fuese que estuviese tras el latón estaba tan curtido en combate como para sentir su armadura como parte de su cuerpo o solo era estupido, lo suficiente al menos como para no notar el ruido, el eco y el tacto de tan majestuosa pieza de herrería +supongo que todos los revolucionarios son extravagantes+ pensó para sí misma, mientras una de sus cejas se arqueaban ligeramente, como expresión a su extrañeza y si no se sumergio aún más en aquella idea, fue por el extraño hecho que siguieron a las palabras de su superior, el cual sin mover músculo alguno, o ninguno aparte de los que utilizaba para caminar, comenzó a perder su armadura mostrando un rostro digno de un noble o un mandatario, aunque un tanto mayor de lo que Ireri pudiese a ver imaginado. +Que mierda!! porque hay un shugar daddy abajo de una armadura de combate, que mas extraño se volvera este sujeto. + aquella extraña imagen de metamorfosis y elegancia llevó a un mar de pensamientos a la chica, la cual observaba separó la mirada de su superior al momento en que desapareció la última placa de metal -Eso fue impresionante señor- comentó la asombrada muchacha, mientras intentaba ahogar un grito de emoción, utilizando a punta de auto regaños la voz más sobria que pudo.

El camino continuó, unos cuantos metros más, y la pregunta para romper el hielo fue respondida, la cual genero intriga en la chica, ya que según sus palabras palabras, aquel hombre acababa de describir el haber llegado “volando” más la pelirroja hasta ese momento, no había visto volar a nada sobre el mar aparte de pájaros e islas pero por miedo a la respuesta la chica solo atino a responder con un chiste -Entonces eres un tipo mitad hombre, mitad acero, mitad pájaro, como el hombre oso cerdo- contestó con un tono de comedia al comenzar a sentirse en confianza con su superior, haciendo mención de un ser mitológico famoso entre los niños del grand line, el cual era poco más que una forma de hacer broma del legendario hombre lobo. Pero para desgracia de la broma esta no fue contestada, puesto que las puertas de una posada se abrieron para los revolucionarios los cuales prestaron atención al camarero, ignorando por completo el menú.

Una vez en una mesa, la más segura de todas, el superior ordenó un trago y alimentos, y la skypena decidió acompañar su charla con una limonada mineral y unos nuggets, un aperitivo un tanto infantil, más perfecto para botanear contrarrestar el hambre que llegaba al comenzar a bajar de su cocaína. Ya acomodados, con un tono más serio, el hombre frente a esta decidió ir al grano, a lo que un corto movimiento de cabeza de parte de la pelirroja sirvio de afirmación y autorización para pasar a lo importante, más aquella primera pregunta tomo por completo desprevenida a la revolucionaria la cual miro a los ojos a su acompañante con una expresión ligeramente desconcertada. - Acostumbro a desayunar bastante pesado, es mi comida más fuerte, porque uno nunca sabe si en el día volverá a tener tiempo de sentarse a comer… señor Slade, ¿cual es el punto?-  contestó la chica un tanto confundida, mientras pensaba que el otro motivo de sus densos desayunos era que la resaca solían hacerle despertar muy hambrienta.
Ireri
Mensajes :
14

Fecha de inscripción :
12/02/2021

Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.