Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Lun 1 Mar 2021 - 22:14

Una de las grandes diferencias que el ornitorrinco pudo observar al poner un pie en la isla fue la falta de la característica atmósfera enrarecida que lo rodeaba cada vez que llegaba a un lugar nuevo. Las personas que caminaban por el puerto no lo señalaban ni murmuraban a su alrededor, sensación que casi podría echar de menos por la costumbre que tenia a aquella aura de chismorreo que lo acompañaba. De un modo u otro había llegado al paraíso de los cerebritos, aunque el viaje le había llevado su tiempo.

El inicio de su aventura en Nueva Ohara se dio sin percances gracias en parte a la costumbre de aquellas personas a lo extraño y los secretos del mundo. Si bien la raza mink no era una raza completamente desconocida, los ornitorrincos como él solían llamar la atención a propios y extraños por donde pasaba gracias a la ensalada genética de la que era orgulloso portador.
La vida había hecho mucho en la personalidad y en la forma de ver el mundo de Arny. Tras años viajando y una buena temporada privado de libertad había comprendido que la enormidad de los mares podía ser abrumadora. La falta de fuerza y conocimientos revelaba las grandes deficiencias físicas y mentales que aquel novato mink acarreaba consigo, pero se había prometido cambiar. Había llegado lejos e incluso encontró lo que algunos conocen como un tesoro del mar. Una de aquellas extrañas frutas del diablo que conferían poderes inimaginables a sus consumidores a costa de privarles de la capacidad de nadar. Arny echaría de menos aquella cualidad propia de los ornitorrincos, la sensación del agua recorriendo su cuerpo, la humedad y la sensación del viento atravesando su pelaje empapado. Pero ahora podía sentir otras cosas casi tan especiales como las sensaciones que le dieron la vida de pequeño. Arny estaba feliz por primera vez en mucho tiempo. Verdaderamente feliz.
Durante su estancia en Zou pudo estudiar varias cosas del mundo exterior, entre ellas algo de física y química elemental. Conocía los gases que formaban la atmósfera, sabia algo de sus propiedades y sin duda podía experimentar los cambios que cada uno de ellos ejercían en su cuerpo mejor que nadie. Tardó tiempo en acostumbrarse a caminar de un modo normal desde que engulló aquel fruto, pero su visión de su futuro cambio drásticamente aquel día. Comenzar a controlar un cuerpo físico que no era tal fue complejo, pero instintivo y ahora podía pasear como un mink normal por los puertos del planeta sin temor a salir volando con una ráfaga fortuita de viento.

Entusiasmado, el ornitorrinco recorrió los tablones del puerto en dirección al gran árbol. Todos los conocimientos que necesitaba estaban, seguro, reunidos en esa enorme biblioteca. A cada paso que daba, la mente de Arny no podía dejar de crear un pequeño plano de la zona, como era costumbre para él desde sus viajes por Zou. Mas adelante dibujaría aquellas calles con sus lápices, sabía que lo haría, y por eso dejó en segundo plano aquella manía suya, para enfocarse en el presente, en lo que tenia delante. Aquel pueblo una vez destruido y recreado para que interesados en el aprendizaje como el, pudieran aprender. Con soltura y alegría, el ornitorrinco comenzó a caminar en dirección a la gran biblioteca
Arny Sanskari
Mensajes :
43

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm31/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm16500/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (16500/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy Mar 2 Mar 2021 - 18:41

Tras varios días de viaje Sam había logrado llegar a la famosa isla del conocimiento: Nueva Ohara. En aquella isla se encontraba la mayor biblioteca del mundo, y aquello resultaba demasiado atractivo para ignorarlo. Información recogida de todas las islas del mundo se concentraba en el Gran Árbol de la Ciencia, y el joven cyborg esperaba descubrir nuevos proyectos en los que trabajar, inspiración para sus creaciones y, siendo sinceros, mero entretenimiento. No podía dedicarse únicamente a trabajar. También tenía sus necesidades como persona, a pesar de tener más de máquina que de hombre.

Con paso calmado, Sam abandonó el puerto en dirección al colosal árbol que reinaba en la isla. Era gigantesco, más aún que los gigantes de las leyendas que, según decían, medían hasta quince y veinte metros. Era tan alto que sus hojas parecían acariciar las blancas nubes mientras que sus raíces debían ser tan profundas como gigantesco el tronco. Y lo más curioso es que, paso tras paso, el árbol no parecía crecer. «Debe ser realmente grande» comprendió de pronto el cazador. Cuanto más se acercaba, más ansioso estaba por ver su interior.

En su camino observó a otra persona que se dirigía hacia el árbol. Al principio pensó que se trataba de alguien con un espeso abrigo de piel, pero en un día tan caluroso aquello resultaba extraño. Decidió acelerar el paso hasta poder observar mejor a aquella persona, pero descubrió que era más parecido a un animal. Cola de castor, pico de pato, garras palmeadas en manos y pies... Aquella criatura no era para nada humana, pero su resuelto andar bípedo y sus ropajes sencillos parecían indicar que poseía raciocinio.

Hola —exclamó, llamando su atención. La curiosidad le había podido—. Soy Sam, encantado. ¿Te importa que te acompañe de camino al Gran Árbol? Si vamos juntos, el trayecto será más ameno —sonrió educadamente y tendió su mano robótica para estrecharla.

¿Qué esperaba el rubio de aquel encuentro? Nada particular más allá de satisfacer su curiosidad.

Si aquella curiosa criatura le respondía amablemente y permitía acompañarle, comenzaría una amigable conversación hasta llegar a su destino.

¿Y qué te trae hasta Nueva Ohara? Tengo entendido que entre los grandes tomos la biblioteca puedes encontrar información sobre cualquier cosa que exista en el mundo. ¿No es algo maravilloso? Ojalá poder tener todos esos libros encima, la verdad. Pero bueno, tendré que fiarme de mi memoria.
Samvel Legacy
Mensajes :
103

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm49/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (49/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm42600/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (42600/1000000)
Berries: 25.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Mar 2 Mar 2021 - 22:16

Arny caminaba tan concentrado, que iba distraído por la vida. Costumbre de viajero solitario que no podía evitar. Observaba los puntos que mas le llamaban la atención con la aleatoriedad de un niño de cinco años. Desde los puestos de venta de productos frescos en el puerto, hasta las pequeñas tiendas que adornaban con sus letreros y carteles coloridos el amplio bulevar contiguo a los muelles.

Llevándose instintivamente una mano a la espalda, a la mochila que portaba, ante la primera tienda de material de dibujo que se cruzó en su camino y acortando el siguiente paso como si fuese a parar,  dio un corto pasito, como fingiendo mal una horrible cojera ante la puerta, solo para continuar adelante -no se si es buen hábito parar en cada una de éstas- Pensaba mientras regresaba el brazo a su posición natural. Había venido bien servido.

Continuaba caminando casi abstraído cuando un saludo y un nombre lo regresaron al mundo real -Sam- repitió parpadeando varias veces, las emisiones eléctricas que emanaban de aquel ¿humano? confundían los sensibles receptores del pico del ornitorrinco, que jamás había visto un ciborg. -hola, soy Arny- dijo mientras estrechaba aquella fría mano robótica. -¡¿También vas a la biblioteca?!- exclamó mas que preguntó mientras asentía con lo más parecido a una sonrisa que un pico podía construir en su animalesca cara.

La pregunta posterior del rubio pilló desprevenido al mink, que redujo un poco el ritmo del paseo de manera inconsciente mientras su mente trabajaba. -¿a que he venido?- pensaba mientras imágenes cortas y rápidas pasaban por delante de sus ojos. Ojos que se movían al ritmo de las mismas, mostrando la gran actividad en la mente de Arny en aquel momento. -La respuesta corta es que me gustaría saber mas cosas...- regresando al ritmo natural de la caminata -Sería magnifico poder tener unos cuantos, sin duda. Solo espero poder tomar apuntes hasta llenar cuadernos y memorizar tanto como sea posible antes de que me echen por pesado y preguntón- bromeó mientras señalaba su mochila llena de cuadernos, lápices y hojas de dibujo con una sonora carcajada. -vengo a estudiar- contestó finalmente sin rodeos. -¿eres de aquí?- preguntó alzando la mano hacia su alrededor, mientras bancos y pequeños árboles dando sombra pasaban a su lado al caminar.

Las patrullas ocasionales de marines no rompían el ritmo de la ciudad, que vibraba entre la tranquilidad de las pequeñas arboledas que acompañaban los espacios entre edificaciones y las ajetreadas calles traseras de los restaurantes, donde servían al publico en la calle. Era común ver a gente cargando largos tubos donde guardaban hojas enormes de papel con sus dibujos y cálculos, maletines con aspecto de tener hueco para los mapas de toda una vida y gente sentada en los bancos del camino haciendo cálculos y transcripciones. La isla entera fomentaba el aprendizaje si querías aprender. Muchos materiales eran directamente imposibles de conseguir, pero para muchas otras cosas podías buscar en el mercado local. -¡¡mercado local!!- el pensamiento cruzó fugaz por su mente, pero su estela trajo un rio de destrucción en el ánimo del ornitorrinco, que recordó la ligereza de su cartera -creo que tendré que buscar un trabajo en la isla si quiero quedarme una temporada- exclamó con su mano derecha acariciando su nuca en gesto de aceptación -soy un poco impulsivo y a veces viajo sin pensar- dijo un poco avergonzado.
Arny Sanskari
Mensajes :
43

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm31/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm16500/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (16500/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy Jue 4 Mar 2021 - 13:24

Aquella curiosa criatura —curiosa porque causaba curiosidad— resultó ser bastante simpática, además de agradable. Se presentó como Arny, y aunque parecía bastante sorprendido también mostraba cierta amabilidad, y ya puestos, algo de alegría.

Se detuvo un momento, seguramente meditando sobre la pregunta del cyborg, pero enseguida retomó el ritmo que llevaba en su caminata, continuando la conversación.

Es un buen plan —dijo sonriendo ante la broma—. No, me temo que soy tan extranjero como tú. Vengo de Cheiser, una isla de cazarrecompensas en el East Blue, aunque llevo años sin visitar mi hogar. —Su boca se torció en un gesto triste durante unos pocos segundos—. Y tú, ¿de dónde eres? Nunca he visto a una persona como tú, y algo me dice que no eres de por aquí —explicó volviendo a sonreír.

Al acercarse a la Gran Biblioteca, empezaron a adentrarse en un pequeño distrito comercial con todo tipo de servicios. Desde puestos con carteles que rezaban «Compro Oro» hasta hombres tirando carros cargados de todo tipo de dulces. Sin embargo, la mayoría de puestos y mercadillos se centraban en el ocio y la cultura. No faltaban pequeñas tascas o tabernas en las que los habitantes descansaban de sus quehaceres diarios para compartir unos tragos de sus bebidas favoritas entre risas y bromas, al igual que los puestos en los que vendían los materiales necesarios para estudiar y aprender estaban siempre repletos.

Sí, parece ser el mercado local —comentó, remarcando lo obvio—. Si necesitas algo con premura, puedo darte dinero, aunque no es mucho. Yo también viajo a veces sin pensar —rio—, pero por suerte puedo desempeñar mi oficio allá a dónde voy.

Se llevó la mano a la barbilla, pensativo. En aquel momento no contaba con mucho dinero, como ya venía siendo habitual, y seguramente necesitara trabajar antes de abandonar la isla de nuevo.

Se me ha ocurrido una idea. —La expresión de su cara se relajó y le nació otra sonrisa natural. Estaba sonriendo bastante aquel día, y creía que era gracias a su nuevo compañero, Arny. El peculiar chico le había caído en gracia—. ¿Qué te parece si me ayudas en mi trabajo? Puede ser un poco peligroso, pero la recompensa es muy buena y estaríamos ayudando a la sociedad.  

No sabía qué respondería su acompañante a su propuesta, pero en aquel momento le parecía una buena opción. Lógicamente no le iba a permitir correr riesgos innecesarios, pero así la peculiar criatura tendría una excusa para aceptar su dinero en el caso de que se sintiera mal aceptándolo, y ya de paso, podría hasta ganar una amistad. Quién sabía qué podría salir ahí.
Samvel Legacy
Mensajes :
103

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm49/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (49/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm42600/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (42600/1000000)
Berries: 25.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Vie 5 Mar 2021 - 11:21

-Cazarrecompensas- pensó el ornitorrinco. Sabía a lo que se dedicaba aquella gente, el modo de vida que habían elegido. Una fina línea que separaba la justicia del esclavismo -¿ayudando a la sociedad?- preguntó -has de saber que me opongo firmemente a privar de su libertad a quien no se lo merece, condeno el esclavismo y todo lo asociado a la trata de seres para su uso como si fueran simples herramientas- El tono de aquellas palabras no dejaba lugar a dudas del convencimiento del ornitorrinco, que miraba de frente a su interlocutor, mostrando la franqueza con la que hablaba en cada uno de sus gestos -aunque... no me arrepentiría si tuviera la posibilidad de devolver algún golpe de los que me ha dado la vida- dijo con una media sonrisa en su dentado pico -si prometes que el acusado es culpable, no tendré problema en ayudarte- finalizó. Prefería dejar las cosas claras desde el principio en este tipo de asuntos, si bien mostraba su cara mas feliz al mundo, sabía a ciencia cierta lo cruel y falto de humanidad que podía ser y no quería participar en una cacería de inocentes. -pero...- dijo pensativo -¿habrá trabajo en una isla como ésta para un cazarrecompensas?- preguntó no muy seguro -hay una base de la marina cerca- dijo repitiendo de memoria los datos de la isla que memorizó al saber de su existencia. -en mi isla natal, Zou, no he visto la necesidad de ese trabajo, y aunque he visto los carteles de gente a la que buscan cuando empecé a viajar, jamas imagine que alguien pudiera dedicar su vida a ello-

Las carcajadas provenientes de una de las pequeñas tascas del mercado, llena hasta la bandera, distrajeron al mink por un segundo, las tripas del animal rugían furiosas de manera intermitente, su olfato detectó varias delicias gracias a la traicionera corriente que salio de entre las callejuelas. -¿es mucho dinero?- dijo en tono confidente, casi susurrando acercándose a Sam. Arny había encontrado varios tesoros en aquel parque temático para cerebritos y su naturaleza curiosa le imploraba que se hiciera con todos y cada uno de ellos para investigarlos, que probase cada plato nuevo y comprase cada mapa que pudiera encontrar. Y para todo eso necesitaría toneladas de Berrys.

-Me queda algún bocadillo por aquí- dijo mientras rebuscaba en la mochila. Un par de paquetes bien envueltos salieron del fondo agarrados con una mano -estos deben ser de beicon, alcaparras y mermelada de tomate. Todo un descubrimiento en uno de mis viajes, además aguantan bastante tiempo- dijo mientras ofrecía uno al rubio -eeehhh... asumo que comes, ¿no?- preguntó mientras miraba significativamente a las partes metálicas de aquel hombre -espero que no te moleste la pregunta, nunca había conocido a nadie como tú- explicó antes de que su acompañante lo malinterpretase. Abriendo uno de los paquetes por una esquina y arrancando mas que mordiendo, un pedazo acorde a su pico, masticó casi aburrido -aunque calientes están mejor, eso tengo que admitirlo- se disculpó

No muy lejos, lo suficientemente alejado del gentío y los característicos sonidos del distrito comercial, una pequeña arboleda de sauces llorones daban sombra a un intrincado laberinto de setos de medio metro de altura. Fuentes decorativas con motivos de animales marinos ponían el sonido al pequeño paraíso que algún experimentado jardinero estaba creando. Bancos de piedra para sentarse a descansar a la sombra, o a relajarse simplemente de tantas horas de estudio, con el correr del agua y las pequeñas cataratas que manaban incesables de las bocas de reyes marinos de mármol y atunes elefante de piedra. -¿Te importa si nos sentamos y me cuentas mas sobre ese trabajo tuyo?- preguntó Arny señalando al lugar con su mano izquierda
Arny Sanskari
Mensajes :
43

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm31/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm16500/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (16500/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy Lun 8 Mar 2021 - 20:43

¿Esclavismo? ¿Trata de seres? —preguntó perplejo—. Vaya, qué imagen más mala tienes de los cazarrecompensas... No niego que hay quien abusa de su poder buscando su propio beneficio sin importarle qué le ocurra a los demás, pero yo no soy de esa clase de cazadores —dijo, con orgullo—. Mi objetivo es castigar al culpable para mejorar la sociedad en la que vivimos, defendiendo al inocente.

El joven viajero —suponía que era joven por su forma de actuar y ver el mundo, como si aún le faltaran experiencias que vivir en la vida— parecía un poco reacio al principio, pero la posibilidad de ganar dinero cuando más falta le hacía resultaba tentadora.

Con suerte, unos cuantos millones por cabeza —respondió tras meditarlo unos segundos. Aquella isla era un tesoro en sí mismo, y con toda probabilidad más de una persona con las manos largas habría pensado en lucrarse con los conocimientos que podían encontrarse en la isla.

Sam observó como su nuevo compañero comenzaba a rebuscar en el interior de su mochila. Al poco tiempo extrajo dos objetos envueltos, que resultaron ser un par de bocadillos. Le ofreció uno al rubio, que lo aceptó de buena gana.

Vaya, muchas gracias, ya empezaba a tener hambre. —Dio un mordisco al bocadillo y, tras masticarlo, tragó—. Está bastante bueno. Y sí, yo como —le resultaba extraño explicarlo, aunque comprendía la duda—. Desde pequeño era un niño enfermizo, y mi cuerpo muy débil. Si no hubiera hecho algo habría muerto hace ya varios años, pero tuve la suerte de encontrar a un hombre que reconstruyó mi cuerpo por completo. Además, tuve la suerte de poder conservar los órganos más importantes, como el estómago, los pulmones o el cerebro.

Tras su pequeña explicación acompañó a Arny hasta el banco que había señalado; apartados del gentío, resultaría más cómodo hablar. Lo cierto era que le apetecía bastante. Aquel chico le había caído en gracia y quería seguir disfrutando más rato de su compañía.

Bueno, mi trabajo es sencillo. Has visto los carteles de búsqueda, ¿no? Cada vez que sorprenden a una persona cometiendo un delito, emiten uno de esos carteles con su foto, la recompensa por entregarlo y un breve resumen de los motivos por los que se le busca —volvió a dar un mordisco al bocadillo y continuó hablando—. En la mayoría de casos puedes entregar al criminal vivo o muerto, pero siempre que me es posible prefiero entregarlos vivos. Todo el mundo se merece una segunda oportunidad, ¿no crees?. Y respecto a lo que decías del cuartel marine, sí, aquí hay uno, sin embargo, no pueden dedicar todos sus esfuerzos a perseguir y capturar a todos los criminales que entren y salgan de lugar. Sin contar que se centran en proteger a la isla de la amenaza pirata. Cuando se trata de ladrones, estafadores o traficantes, suelen recurrir a los cazarrecompensas. En definitiva, podemos ir a una taberna y mirar los carteles de búsqueda, a ver si encontramos una buena pieza. ¿Qué te parece?
Samvel Legacy
Mensajes :
103

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm49/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (49/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm42600/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (42600/1000000)
Berries: 25.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Mar 9 Mar 2021 - 13:40

Satisfecho con la respuesta, añadió -me alegra compartir ese punto de vista-
Con un escalofrío escuchó aquella cantidad que ni en sus mejores sueños hubiera pensado tener -un... ¿unos cuantos millones?- preguntó en voz baja con los ojos muy abiertos -con eso podría visitar los mejores dojos y pagar las costosas inscripciones para aprender sus estilos- dijo mientras daba un descuidado mordisco, arrancando parte del papel que envolvía el bocadillo. Dándose cuenta tarde, al masticarlo. Tras un momento luchando para separar el envoltorio de la comida con la lengua, sacó del pico la celulosa con su mano y lo tiró en una de las papeleras del camino. -hay que joderse- dijo entre risas de vergüenza mientras escuchaba la transformación que había sufrido el rubio. -es increíble que hayas sobrevivido a semejante operación- comentó estupefacto -debes tener una gran fuerza de voluntad- elogió con una expresión en su rostro que solo podía significar una sonrisa.

Acompañando al rubio a la zona con bancos, Arny termino con los restos de su comida mientras se deleitaba con las maravillas de aquella isla. La conversación que siguió mantuvo la atención del mink centrada en su interlocutor. Conocía los carteles, los había encontrado muy útiles la primera vez que descubrió su existencia. Nunca se había cruzado con alguno de ellos, estaba seguro por que era bueno recordando caras, pero en el caso de haber tenido sospechas de estar cerca de alguien que hubiera aparecido en los carteles, podría huir sin levantar sospechas antes de que ocurriera nada. Lo que Sam proponía, era ir a buscar y enfrentar directamente a uno de ellos, capturarlo y entregárselo vivo a la marina. Parecía sencillo, pero el ornitorrinco conocía lo difíciles que resultaban las cosas normalmente. -veras- comenzó -no se hasta que punto puedo serte útil, además no puedo nadar, pero trabajaré duro para ganarme hasta el ultimo Berry que me corresponda- dijo extendiendo su diestra para sellar el trato con su acompañante.

Tras visitar un par de lugares sin resultados, las luces de una pequeña taberna iluminaron un corto callejón a través de las ventanas. Arny sabía que debía guiarse por su instinto en ocasiones como esta. Era alguien con suerte y ésta le dejaba un regusto amargo al final de la garganta cada vez que su instinto entraba en juego, como guiando al ornitorrinco en ocasiones. Sin dudar, señaló el lugar a Sam y caminó con confianza hacia la entrada. El olor a vinatería vieja inundó las fosas del mink, junto a los aromas de la madera que formaba el local. El aspecto de la tasca mandaba oleadas de distintas sensaciones a la espina dorsal de Arny, aquí encontrarían algo.
Arny Sanskari
Mensajes :
43

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm31/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm16500/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (16500/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy Sáb 13 Mar 2021 - 18:47

Tras la conversación con Arny, Sam se encontraba feliz. Le encantaba encontrarse gente tan amable y simpática en sus viajes, personas generosas deseosas de compañía y una buena anécdota. El cola de castor había resultado ser un agradable compañero de isla, siempre con una sonrisa en el pico —si es que se le podía considerar sonrisa— y buenas palabras. A Sam no le importaba compartir el dinero de una captura con personas como aquella, aunque no aportaran nada al trabajo. Se había descubierto usando la captura de un criminal como excusa para darle dinero y que pudiera hacer lo que quisiera, sin contar con que él mismo estaba con los bolsillos igual de vacíos tras llegar a la isla.

Bueno, vamos a mirar el tablón de anuncios —dijo señalando la pared del fondo.

Se acercó con un ritmo tranquilo al tablón pegado a la pared. Había toda clase de papeles allí expuestos. La mayoría eran propaganda, pero entre ellas se ofrecían cursos de idomas, había anuncios que buscaban compañeros de piso y, casi ocultos por otro montón de papeles que anunciaban un concierto de música clásica se encontraban los carteles de búsqueda y recompensa.

La mayoría eran piratas que frecuentaban la zona. Sam los conocía: jóvenes bucaneros que buscaban hacerse un nombre en el West Blue. Pero por aquella vez no le interesaba perseguir piratas; tampoco tenía un barco para poder hacerlo. Tomó nota mentalmente de que le hacía un barco y se centró en los posibles objetivos de los carteles. El "Ladrón Ordenado" era un hombre que entraba en las casas de los nativos, las limpiaba y ordenaba y se llevaba lo que quería. Debido a sus buenas acciones la recompensa no era demasiado alta, solo siete millones de berries. El "Asaltamacotas" era otro ladrón, interesado en, como describe su apodo, robar mascotas. Hacía poco le había robado un cerdo miniatura a un hombre influyente, de modo que tenía doce millones de recompensa. Y por último, y el más interesante, estaba el "Señor del Conocimiento". Nadie sabía cómo, pero lograba infiltrarse en la Gran Biblioteca de Ohara para robar libros poco comunes. Su cabeza valía veintitrés millones de berries.

¿Y bien, compañero? —preguntó al chico del pico de pato—. ¿Cuál te gusta mas?

Samvel Legacy
Mensajes :
103

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm49/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (49/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm42600/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (42600/1000000)
Berries: 25.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Lun 15 Mar 2021 - 13:05

En el rostro de su joven acompañante se leía la seguridad de quien lleva el oficio en el instinto. Quedaba claro para el ornitorrinco que éste no era su primer rodeo. Tratando de imitar al rubio, Arny estiro su metro setenta y cinco de altura, metro noventa y cinco y miraba hacia arriba con su pico, pero era demasiado incomodo y caminar de ese modo le impedía ver por donde iba, así que desechó el pensamiento y continuó tras el cazador. La tasca estaba lo suficientemente llena de malencarada clientela como para amedrentar a cualquiera, al menos a simple vista. Caras cansadas ojerosas y pálidas propias de quien se pasa mucho tiempo encerrado trabajando en un taller o estudiando en una biblioteca. El cartel al fondo, situado estratégicamente al lado de la barra y petado de panfletos, ofrecía a los buscadores el entretenimiento suficiente como para que el camarero tuviera tiempo para acercarse o vigilar disimuladamente lo que se buscaba en el corcho.

Bajo infinidad de anuncios de todo tipo, como el que hizo preguntarse al ornitorrinco -¿así, en general?- al ver un cartel que rezaba “Se Buscan Gatos”, la pareja encontró los carteles de “se busca” que querían. Muchos fueron desechados enseguida por Sam, quien explico que aquellos eran piratas de la zona y necesitaríamos un barco. Por otro lado, señalo tres carteles que le resultaron interesantes.
-El señor del conocimiento- repitió Arny en voz baja, impresionado y mirando hacia todos lados esperando encontrarse alguna mirada clavada en ellos de algún cliente del local o incluso del propio camarero -... es mucho dinero también- dijo mirando a su acompañante -aunque lo mas interesante es cumplir un servicio para la biblioteca de este calibre, es posible que nos den acceso a alguna sala con conocimientos prohibidos- fantaseó el mink mientras reía y miraba nervioso a todos lados.

En su interior, Arny luchaba por controlar los nervios, que en parte electrizaban el cerebro acompañando al subconsciente, transformando toda aquella mezcla en la adrenalina del espíritu guerrero que recorría el gaseoso cuerpo del mink, espoleando cada fibra muscular, haciéndolo temblar. -Hacía mucho que no estaba tan emocionado- confesó. Sus ojos mostraban su determinación. Conocía lo engañoso que era el mundo, por lo que marcarse objetivos a corto plazo le parecía la forma mas correcta de caminar mirando al futuro. Pero llevaba tiempo dedicado al estudio y a intentar comprender qué le había sucedido mas que al entrenamiento físico y pese a que no temía haber perdido forma, no se había visto en la necesidad hasta el momento de utilizar su cuerpo para algo mas que no fuese leer, dibujar y viajar. La oportunidad de probarse a si mismo lo emocionaba, por lo que una marcada mueca similar a una sonrisa se fijó en el animalesco rostro del ornitorrinco. -esto va mas allá del dinero, gracias por darme esta oportunidad para probarme a mi mismo, no sabía que la necesitaba tanto- dijo mientras un pequeño chispazo eléctrico escapaba, inocente, de sus manos sin alterar a la clientela, aparentemente acostumbrada a golpes, chispazos y olores extraños tras tiempo estudiando y trabajando en pos de la ciencia en aquella isla.
Arny Sanskari
Mensajes :
43

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm31/150Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 3qaWnZm16500/1000000Ohara que llueva, café en el campo [Samvel Legacy y Arny Sanskari] [Libre] 9h2PZk8  (16500/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.