Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Privado] Una pequeña hoja

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Cheshire Dom 21 Mar 2021 - 7:01

La noche acababa de caer sobre la isla. En el interior de la ciudad apenas se veían ya ciudadanos paseando, e incluso podía escucharse el viento entre las casas, signo inequívoco de la falta de gente. Durante el día había sido todo lo contrario, el barullo había predominado y apenas consiguió concentrarse en sus asuntos. En cierto modo lo atribuía al hambre que había tenido, pero tampoco era una buena excusa. Simplemente a veces se dejaba llevar por sus sentimientos, aunque muchas veces lograba dejarlos completamente ocultos dentro de sí; Había descubierto que odiaba la ciudad en la que estaba, que le resultaba completamente agobiante y, definitivamente, una verdadera tortura. Después de un buen rato junto a Taishi, habían conseguido librarse de él. No es que le resultase extremadamente pesado, pero sus ansias por atacar aquel cuartel resultaban agobiantes. Y se suponía que tendría que vivir con él a partir de ese momento... todo fuese por el barco.

Hablando del barco, todavía no le había puesto nombre al suyo. Había escuchado nombres preciosos, que lograban causar temor allá donde iban, y también otros tan cutres que lo único que conseguían eran dar pena. Para el suyo, quería algo fácil de pronunciar y que, aunque no sembrase temor, fuese reconocido por los demás. Algo como "Sol de medianoche" o parecido. Siendo un barco rojo, quizá algo relacionado con la sangre fuese útil, pero no le resultaba cómodo ir montado en algo tan turbio. En definitiva, y pese a que había estado dándole vueltas al asunto, siempre acababa por decidir que ponerle su propio nombre estaría bien. «Soy una capitana pirata lamentable» se decía una y otra vez, aunque estaba segura de que los habría peores. Quizá ella no fuese buena de cara a ese tipo de cosas, pero podía aportar otras cosas... o eso esperaba. No quería un motín las primeras semanas.

Divagando, como siempre, acabó por aparecer en la plaza principal del pueblo. No la recordaba para nada, pero el bar que había justo en la esquina le resultaba ligeramente familiar. Como no tenía nada que perder, y podía permitirse gastar un par de monedas en algo de beber -ya que había conseguido suficiente comida en aquel bar como para darse un capricho-, se adentró en el local. Estaba bastante lleno de gentuza, justo como había estado por la tarde, y cuando se acercó a la barra, el mismo tabernero se quedó con la cara descolocada al verla.

- Una copa de sake, por favor-. Sabía que ofrecerle semejantes modales a tal personaje no era bueno, pero tampoco le importaba. No le habían enseñado a ser educada, pero aun así quería serlo. Incluso aunque fuese con ese tipo de gente. El hombre tragó saliva, y se dirigió a la parte trasera del local para servir la copa. Nada más hacerlo, desapareció de su vista antes siquiera de que se diese cuenta. «Supongo que esta gente no quiere ni las gracias», pensó mientras le daba el primer trago. Aún no había terminado de dar el segundo cuando notó una presencia por el rabillo del ojo. Evitando que le pusiese una mano en el hombro, se giró primero hacia ellos. Y nada más verlos compuso una mirada de sorpresa, pues lo que había justo delante de ella era un grupo de tres marines.- ¿Sí?

- Nos han dicho que eres pirata.- Abriendo los ojos como platos, no pudo evitar mirar hacia el lateral, donde el tabernero -junto a otros tantos clientes- se habían quedado atrás del todo, observando la situación sin querer intervenir.

- Pero serás gordo traidor.- Haciendo amago de levantarse, los marine se pusieron a la defensiva. Dos de ellos desenvainaron sus espadas, mientras que el tercero sujetaba su rifle en su dirección. Asheris alzó ambas manos, como si no fuese con ella la cosa. Como si en realidad no hubiese hecho nada malo, cosa que podía asumirse como cierto. Bueno, sí, había robado. Y también había huido de otros marine, pero no podían esperar que se quedase allí todo el día, ¿no?

- ¿Así que es cierto?-. Preguntó, y ella sonrió de forma suave e inocente. Si consiguió que se dibujase la tranquilidad sobre su rostro, no lo tenía claro.

- Pues claro. Capitana Cheshire. Diría que a vuestro servicio, pero sería mentira, y mentir está feo-. Tras eso, hizo un amago ella misma: observó en dirección a una ventana, y compuso un rostro aterrado, como si estuviese muerta de miedo. Soltó un pequeño grito, y les obligó a mirar en dicha dirección. Aprovechó ese pequeño instante, primero para darle un último trago al sake, y después para deslizarse por un lateral, y echó a correr como alma que lleva el diablo hacia la calle.- ¡Nos vemos!
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Dom 21 Mar 2021 - 17:45

Era una noche clara y tranquila, la luna creciente había tomado el control del cielo, aunque en ocasiones se ocultaba tímidamente tras alguna pequeña nube grisácea. La suave brisa nocturna, que arrastraba el aroma de la espuma y sal marina, mecía la larga melena de Rini. La joven mink miraba decidida su nuevo objetivo apoyada en la parte superior del pequeño mástil de su barcaza. Navío el cual se encontraba en un estado de naufragio, quedando ya la cubierta sumergida completamente, siendo arrastrada a duras penas por la corriente y el viento que aun azotaba las velas poco antes de que se mojaran y quedaran prácticamente inutilizadas.

Rini había escalado hasta lo alto del mástil buscando huir de las aguas. Aunque para su fortuna cuando el agua estaba a unos escasos centímetros de alcanzar los pies de Rini, la barcaza se había quedado a unos escasos cinco metros del muelle; los cuales la mink salto sin mucho esfuerzo aterrizando sobre los listones de madera, curtida por la humedad y el oleaje, que crujieron incluso ante el ligero peso de la chica – Vaya ha estado cerca – Pensó mientras miraba volteándose ligeramente para contemplar lo que apenas era la punta del mástil de la barca que durante tanto tiempo la había servido fielmente – Lamento no haberte podido dar un mantenimiento adecuado, descansa en paz en estas tranquilas aguas – Hizo una pequeña plegaria por su fiel embarcación caída.

Pero el pasado, pasado esta. Tocaría improvisar a partir de ahora, aunque eso no era novedad para su vida y día a día – Es tarde, debería buscar algún sitio donde dormir – Decidió fijándose en lo alta que estaba la luna en el firmamento – Mejor exploro mañana y pregunto – Rini pretendía buscar algún sitio donde pasar la noche, sin su barca y sin conocer el lugar prefería evitar dormir a la intemperie.

Cuando se adentró por la plaza del pueblo desvió su mirada hacia un bar que aun parecía abierto, ideal para entrar a preguntar por una posada. Si dirigió con su alegría y relajación habitual  hacia el establecimiento. Aunque cuando iba a entrar la exalto escuchar un grito de una mujer joven procedente de su interior. Así que entonces se apresuró un poco en abrir la puerta para entrar, generando así un inevitable encuentro con una damisela de cabellos blancos al igual que la propia Rini y todo parecía indicar que si no se reaccionaba rápido acabaría todo en un suave choque entre ambas chicas bajo el marco de la puerta.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 13:07

Abrió la puerta con celeridad tras gritar aquello, encontrándose de frente con una chiquilla. El poco tiempo que estuvo justo delante le bastó para ver que no era humana. Con sorpresa, observó de arriba a abajo su cuerpo, detectando anomalías entre sus orejas y, en general, en el pelo de su cuerpo. Claro que quién era ella para juzgar. Asintió un momento a la chica -si es que era una chica, aunque por la ropa lo parecía-, le dedicó una sonrisa y, evitando chocar, se meció como una hoja, evitando aquello que podría haber sido un accidente para ella. Por lo que parecía, acostumbraba a esquivar a la gente, demostrándolo fácilmente a la hora de moverse, y es que ni siquiera llegó a rozarle la ropa.

- ¡Cogedla! - Se escuchó decir desde el interior, y no pudo evitar girarse un momento hacia los guardias. En realidad, su intención principal había sido la de no luchar, pues prefería alejarse de los problemas, pero al parecer los propios problemas llegaban hasta ella, como siempre. Suspiró un poco, las calles estaban lo suficientemente vacías como para poder recrear una pelea sin tener que cuidar su espalda o procurar no ser tocada. «Bendita noche» pensó.

- Tal vez deberías marcharte, esto está a punto de volverse un caos.- Le dijo a la joven peluda, mientras deslizaba a Mangetsu en su mano derecha y a Minazuki en la izquierda. La primera formó un brillo plateado al desenvainarse, mientras que la segunda extendió a su alrededor otro brillo, dorado. Al estar medianamente cerca, sin embargo, aquel débil fulgor se convirtió en una luz aún mayor durante unos segundos, hasta que se estabilizó. Como pensaba, los hombres no tardaron en salir al exterior, ya preparados para cualquier tipo de confrontación. Suspirando con profundidad, Cheshire colocó una de las espadas, a Minazuki, en una posición un tanto defensiva, dejándola justo delante. La segunda quedaba algo atrás, puesta perfectamente para el ataque.

Uno de los hombres se aproximó entonces, dejando caer su espada justo al frente. Cheshire extendió el filo de Minazuki, deteniendo la estocada con facilidad, mientras daba un giro rápido con su cuerpo, apuntando con Mangetsu hacia el frente. No parecía un estilo de espadas muy conocido, ni tampoco arquetipo, pero la gracilidad que demostraba en cada movimiento resultaba incluso difícil de predecir. El hombre se pudo dar cuenta de esto, aunque demasiado tarde. El filo de la primera katana cortó su uniforme, dejándole al descubierto una pequeña laceración. No demasiado grande, pero lo suficiente como para producir cierto dolor. Con una sonrisa, Cheshire se echó hacia atrás, dejándole espacio. Otro de los marine había permanecido en la retaguardia con la pistola, y trataba de apuntar a la joven, mientras que el compañero restante se iba aproximando cada vez más a ella. Habiéndolo visto, sabía más o menos por dónde iban a llegar, pero le preocupaba no poder enfrentar a los tres. Solo esperaba no tener que esforzarse demasiado.

- Vamos, a ver qué tenéis-. Mencionó, aunque simplemente en un intento por alejar los nervios. Últimamente estaba peleando mucho más de lo que esperaba.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 13:53

Cuando vio venir a la jovencita el primer reflejo de Rini también fue apartarse, retrocediendo un poco mientras se deslizaba hacia la dirección contraria a la muchacha – Oh, disculpa – La mink quedaría a un lado de la puerta observando las prisas con las que salía aquella misteriosa joven, hasta que un grito burdo y tosco se escuchó desde el interior del local. Pudo observar como desde el interior del local salían tres hombres uniformados, evidentemente con los años ya conocía bien a esa gente blanca, refiriéndose a la ropa. No es que les procesara un odio ciego y tuviera una gran sed de venganza, pero sabía que los actos que su organización defendía no eran justos, podían ser los gobernantes del mundo esa cosa llamada Marina o Gobierno Mundial, pero a Rini no le agradaban en lo más mínimo.

La misteriosa chica con la que casi se estrella le lanzó una advertencia a Rini, no era de extrañar dada la situación que se comenzaba desarrollar, pero la verdad es que Rini estaba muy tranquila sin moverse demasiado “Ahora estos soldaditos están acosando a esta joven… Que cretinos” La verdad es que ella no se paraba mucho a pensar en como funciona la marina y los prófugos a los que persiguen. Desde aquel día en Sabaody todos estos uniformados le caen mal y por ende le caen bien aquellos que los enfrentan.

No obstante en un inicio Rini se quedaría observando un poco fascinada y curiosa el resplandor misterioso que emitían las espadas de la señorita, sin duda era algo que se tornaba hipnótico cuando comenzó a hacerlas danzar siguiendo aquel peculiar estilo que la mink no había presenciado jamás “Tiene que ser muy diestra para poder moverse así con las espadas” Pensaba mientras notaba que el soldado que tenía más cerca de ella preparaba su arma de fuego.

Ante aquello Rini simplemente se acercaría al hombre equipado con un arma de fuego por la espalda tocándole el hombro un par de veces llamando su atención, en el momento que se dio la vuelta para observarla encontraría el rostro de la albina sonriente mientras una pequeña luz celeste ser formaba en el pie de ella, que ya se encontraba formando un trazado ascendente que impactaría directamente al mentón del hombre transmitiendo al contacto una corriente eléctrica directamente en la cabeza del hombre que lo dejaría entumecido en conjunto con la contusión que la patada le causaría. El marine caería al suelo dando algún pequeño espasmo por el cortocircuito que se generaba en su cabeza – Como os gusta aprovecharos siempre de que sois muchos – Dijo con tranquilidad al quitar del medio a uno de los hombres con total tranquilidad, aun llamando la atención de los otros dos marines.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 14:19

De reojo, pudo observar a la joven peluda. Incluso aunque le había dicho que se marchase, ella había permanecido ahí, impasible. Todo apuntaba a que no le preocupaba especialmente la presencia de la marine, o que no tenía nada por lo que correr. Claro que ese no era su caso por culpa de aquel carpintero. Por cualquier motivo siempre acababa huyendo, ya fuese por su propia culpa o por la de otros. Se fijó en sus movimientos, y en que fácilmente derribaba a uno de los marine, utilizando alguna especie de habilidad eléctrica. Aunque sorprendentemente, y por lo que pudo ver, no era algo que su arma hacía, sino propio. «Quizá es como eso que hacen mis espadas cuando la cosa se pone fea» se dijo mentalmente, aunque se vio obligada a prestar atención nuevamente al combate, dejando de observar a la chica. Alzó a Minazuki, deteniendo únicamente con la punta aquella nueva estocada que el hombre ofrecía, y nada más hacerlo, soltó el mango de la katana.

Lo siguiente pasó muy rápido, tal y como acostumbraba a hacer. Sin hacer ruido alguno -algo extraño en una batalla-, la joven dio un paso hacia delante. Llevó su mano a la empuñadura de una pequeña daga, cuya forma lucía similar a una sierpe, y la sujetó entonces. Echó otro paso hacia delante, empuñando esta misma, y junto con Mangetsu, ejerció presión hacia delante. Lo que ocurrió fue que la joven logró impactar en dos puntos fijos del cuerpo del marine, haciendo que la sangre comenzase a brotar suavemente por su piel. Nada más hacerlo, lanzó la pequeña daga al aire, y sostuvo nuevamente a Minazuki entre sus dedos. Con gracilidad, dio un paso hacia atrás. El marine, adolorido, y mucho más lento que cuando comenzó la pelea, se aproximó, hacia la joven. Agachándose, clavó a Minazuki en el pie del guardia, dejándole clavado al suelo, y soltó una vez más el mango de la espada. Levantándose, consiguió coger una vez más la daga, y trazó una cruz en el abdomen del hombre, que cayó al suelo tras el impacto.

Nada más terminar, se fijó en el marine restante, que, observando la situación, echó a correr en dirección contraria como alma que lleva el diablo. Seguramente acabaría siendo un problema a futuro, aunque esperaba no tener que preocuparse mucho más por todo eso. Al fin y al cabo, su asalto no tardaría mucho en estar preparado. Sostuvo la daga, limpiando el filo ensuciado de carmesí, y luego la enfundó. Repitió el proceso con ambas katanas, envainándolas, y miró hacia la joven que tenía justo delante.

- Gracias por la ayuda. Esta gente es muy pesada, y la han tomado conmigo.- Sonrió ampliamente, y, aprovechando que ahora sí tenía un momento para fijarse en ella, examinó su cuerpo entero, de arriba a abajo, y repitiendo el proceso. No conocía a nadie así, tampoco había visto nunca a alguien tan peludo, por lo que le resultaba extraño.- Espero no molestar, pero... ¿Qué eres? -. Por lo que sabía de los libros que había leído, había diversas razas en el mundo, pero nunca se había topado con una semejante, así que le resultaba extremadamente curioso.- Ah, sí, perdón. Soy Cheshire.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 15:03

Rini estaba dispuesta a ayudar a la joven con los adversarios restantes creando un combate más igualado, aunque resulto no ser en lo más mínimo necesario. Los complejos movimientos en extremo dinámicos de la espadachín misteriosa, sucedían uno tras otro encadenándose perfectamente en una armonía perfecta de espadas que parecía casi una danza entre ella y el metal que no tardo en derribar a uno de los adversarios con una absoluta facilidad “Cuanto más lo miro, más curioso me parece ese estilo” La verdad es que era maravilloso ver cosas completamente nuevas y únicas como aquella, estilos como ese no los habría presenciado nunca de quedarse en Wano. Espectáculos con espada y admiración a parte, solo restaba un adversario presente en el campo de batalla, pero este hizo gala de su cobardía huyendo sin dudar en cuanto los números se pusieron en su contra tan fácilmente. No iría tras él, no había necesidad de ello; a enemigo que huye, puente de plata. Eso si era lamentable que saliera por patas dejando a sus compañeros atrás, que falta de honor y compañerismo.

La joven espadachín era un poco más bajita que ella, su cabello lucia de un color claro muy similar al de Rini. Pero vestía de una forma muy peculiar y elegante, distante de las ropas con las que la mink había crecido en su entorno, incluso desde que salió de viaje no había visto a nadie tan elegante; aunque tampoco es como si se moviera por unos círculos que propiciasen esos encuentros.

Con el pequeño conflicto resuelto la señorita misteriosa se dirigió a Rini para agradecer su ayuda – No hay de que, se muy bien que es muy molesta esta gente desu – Se le escapo la muletilla con la que en ocasiones acababa las frases, pero no importaba, desde aquel día Rini había rehuido un poco de los hombres uniformados de blanco, no los veía con buenos ojos y prefería evitar revivir recuerdos desagradables al verlos, pero ya con el tiempo ese pasado cicatrizaba. La siguiente pregunta de la recientemente presentada Cheshire no la pillo por sorpresa, es una pregunta que muchas veces le habían realizado desde que tenía memoria – Soy Shimotsuki Rini, una mink – Dijo presentándose de vuelta ante la joven, aunque no estaba segura de si con solo decirle lo de mink sabría algo, pero ella no estaba mucho más informada, salvo a su madre tampoco había encontrado aún a más gente de su raza. Tras observar un poco a los hombres abatidos en el suelo pensó rápido – Sera mejor irse de aquí, no creo que tarde en venir con amigos el que huyo desu – Comento con una profunda tranquilidad.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 15:55

Con la conversación comenzada, la joven cruzó los brazos, atendiendo a cada pequeño detalle. La palabra mink no le sirvió de mucho, puesto que no conocía a qué se refería. Sus enseñanzas no llegaban hasta tal nivel, y estaban sobre todo especializadas en gyojins y ningyos, así que resultaba difícil entenderlo. Aun con todo, se quedó con el nombre de dicha raza, puesto que en un futuro podría resultar interesante si encontraba a alguien más. A su alrededor, algunas personas habían salido de la taberna para observar lo sucedido, mientras que otros permanecían en el interior, oteando desde las ventanas. Era obvio que próximamente llegarían más soldados a interferir en la situación, así que lo que la chica dijo resultaba cierto.

- Sí, deberíamos marcharnos. Te has metido en problemas por ayudarme, si necesitas un sitio donde ocultarte, tengo un barco en un astillero.- Evitó mencionar que no sabía bien por dónde tenía que ir, y se giró en dirección contraria a donde estaba la taberna. Si seguía recto, en algún momento acabaría por llegar hasta el final de la isla, y tal vez rodeando cada zona pudiese encontrar el astillero en el que estaba su barco, y por ende su primer y único compañero. Lo cierto era que no se le daba muy bien entablar conversaciones con la gente, pero esperaba ser capaz de hablar al menos un poco con la joven. Con profundo desdén, observó que sus guantes estaban manchados de sangre en cuanto elevó un poco las manos. No eran manchas muy significativas, pero sí que resultaban un problema. Sumadas a la mancha de melocotón que tenían, y al polvo acumulado por días pasados entre los tejados, supo que esos guantes estaban próximos a su fin.

Mientras caminaba, y sin dejar de mirar hacia el frente, ocultó sus manos entre las mangas de su chaqueta y su capa, y cuando volvió a sacarlas a la vista tenía unos guantes completamente diferentes, de algodón negro. Mantuvo aquella sonrisa, y se dirigió nuevamente a la joven, deambulando por calles que no conocía ni llegaría a conocer por mucho que lo intentase.

- Así que... ¿a qué te dedicas, Rini? - Constantemente había pensado en cómo sería su banda pirata de cara al futuro, y la imaginaba llena de gente de todo tipo de razas y especies, así que no era raro que a la joven se le hubiese pasado por la cabeza invitar a la mink. No tanto por ser extraña como tal -que también-, sino porque había demostrado ser capaz de enfrentarse a la marine sin temor a las represalias, cosa que agradecía enormemente y que le hacía pensar en ella como una posible aliada. Y aunque no fuese el caso, al menos se interesaba por la joven.- No pienses que soy una acosadora o algo así, simplemente tengo curiosidad.- Mentó, casi disculpándose con la mirada, llevándose la mano a la barbilla para rascársela con suavidad, algo avergonzada por la conversación en sí. Desde luego, no parecía habituada a conversar con los demás.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 16:57

Acabarían por abandonar la zona alejándose de las miradas de los curiosos que empezaban a aglomerarse por la entrada del bar. Tras aquello Cheshire le ofreció muy amablemente de ocultarse en su barco si lo necesitaba, justo perfectamente coordinada esa invitación a su búsqueda de una posada para pasar la noche – Me encantaría, justo se acaba de hundir mi barca cuando he llegado hace un rato desu – Le respondió alegremente aceptando la invitación completamente confiada de aquella joven que tenía problemas con la ley y el orden. Por alguna razón no estaba viendo muy claro Rini la ubicación que le había dicho la chica de su barco y el camino que estaba tomando en una clara dirección contraria, aunque tampoco le dio importancia, acababa de llegar a esta isla y tampoco conocía la ubicación de todos los astilleros y puertos de la isla.

Estaban ambas paseando tranquilamente hacia el lado opuesto de la isla al que deberían ir, pero era una noche tranquila y serena, así que tampoco era desagradable dar un pequeño rodeo para alcanzar un lugar; como solía decir, hay que disfrutar de los pequeños desvíos, puesto que en ellos encontraras aquello que es más importante que lo que querías.

La conversación se retomó mientras realizaban su paseo, cuando le pregunto Ches a que se dedicaba se quedó un momento reflexiva pensando un poco que decir en base a lo que había estado haciendo estos últimos tiempos, podría decir que era cocinera dado que no se le daba nada mal y algún trabajito ha tenido que hacer de ese estilo para ganarse la vida, aunque no era lo que ahora hacia principalmente. Se lanzó al mar queriendo volverse pirata, aunque no estaba segura si decir que se dedicaba a eso sería lo correcto, principalmente porque no es como si haya hecho nada aun como para considerarse una, aunque todo es actitud. Y para terminar podría decirle sobre que simplemente viaja por el mundo, que era lo más establecido que estaba haciendo ahora mismo.

Aunque debió tardar demasiado en pensar, porque ya estaba la chica disculpándose con ella por si estaba resultado una acosadora – ¡No, no! Tranquila no me molesta, podríamos decir que soy... – En esos momentos que dudar le molestaba se volvía directa – Una cocinera viajando por el mundo que se quiere volver pirata – Hizo una pausa de unos momentos – Si creo que eso resumiría bien mi situación actual desu – Era muy despreocupada y confiada con la gente, algún día eso le pasaría factura sin dudarlo – ¿Y tú a que te dedicas? – Ella también tenía un espíritu exageradamente curioso.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 17:17

Pasando por las callejuelas de la ciudad, evidentemente se dio cuenta de que todos los edificios que había a su alrededor lucían extremadamente confusos, y no tenía claro por dónde estaba yendo. Si bien podría haber dicho desde un principio que no sabía por dónde iba, en realidad le costaba asumir que se había perdido. Tragando saliva, continuó caminando, manteniendo la sonrisa en su rostro aunque por dentro estaba algo histérica. ¿Y si se había perdido completamente y no podía regresar a su barco? Con lo que le había costado conseguir uno... no podía perder esa oportunidad, pues encima todo le estaba saliendo gratis. Así que continuó, como si supiese bien por dónde demonios iba, buscando cualquier indicio de llegar a puerto. Intentó oler a mar, intentó comprobar la brisa, pero no había nada que pudiese llevarle al astillero que buscaba. Ni siquiera olía a playa cerca.

Conforme avanzaba la conversación, además, intentó cambiar de calle sin que se notase demasiado, y mientras iban andando, claramente se iba formando una especie de círculo -que era lo que hacía cada vez que estaba perdida, andar en círculos hasta cubrir todo el terreno posible-, y era obvio pensar que no había un rumbo fijo hacia una zona en concreto. Habían pasado ya varias posadas, otros tantos bares y tiendas cerradas por la hora en cuestión, y aunque por suerte no habían encontrado a más guardias, no sabía cuánto tiempo gozarían de esa tranquilidad momentánea. Mirando de reojo a la mink, escuchó lo que decía con curiosidad, y en el mismo momento en que mencionó "cocinera" y "pirata", sus ojos se iluminaron. No solo por la sorpresa, sino también por la emoción que le daba encontrar a alguien que quisiese ser pirata en esos días. Después de todo, tras tanto tiempo viajando quería encontrar emociones, y gente con la que compartir ese tipo de cosas.

- ¡¿Cocinera?! ¡¿Pirata?! - Bramó, quedándose quieta en mitad de la calle. Era consciente de que había gritado, pero sabía que la gente estaría durmiendo, y que como mucho acabarían creyendo que se trataba de gente borracha gritando en la calle, así que no le importaba demasiado que los civiles de allí le escuchasen. Además, no tardarían en conocer sus nombres, o eso creía ella.- Vaya, no puedo creer que haya tenido tanta suerte.- Llevándose la mano a la oreja, se echó un mechón de pelo plateado tras esta, con emoción.- La verdad es que acabo de convertirme en capitana, y... - Hizo una pequeña pausa, dándole emoción a lo que estaba a punto de decir-. voy a convertirme en la reina de los piratas.- Volvió a comenzar a andar, dejando que su capa ondease al viento.- Por eso me han atacado esos marine, se pensaban que podrían encerrarme sin que ofreciese batalla...

Soltó una pequeña risa, girando la cabeza hacia ella mientras continuaba caminando. Lo cierto era que, conforme más veces decía que quería convertirse en la reina de los piratas, más se lo creía, y eso que desde un principio había odiado la idea de ser superior a los demás. Pero era un buen sueño, uno que podría seguir. El suyo, al menos.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 17:54

El tiempo pasaba y se adentraban cada vez más en la ciudad, Rini no podía evitar tener la sensación de que se alejaban cada vez más de cualquier lugar similar a un puerto o astillero, pero no le pareció que la joven mintiera cuando le dijo lo del barco, así que sencillamente confiaría en que sabía lo que hacía. Pero no paso mucho rato antes de que Rini tuviera la sensación de que habían pasado por aquella misma calle antes, a ver el sentido de la orientación de la chica no era nada prodigioso, pero si que podía recordar un poco los lugares por los que pasaba y tenía sus sospechas.

Tras mencionar lo de querer volverse pirata, cayó en que igual no estaban del todo bien vistos entre la mayoría de la gente, así que no sabía si había hecho bien en mencionarlo, igual la asustaba por eso y no la dejaba pasar la noche en su barco. Y así fue como mientras Ches estuvo sin decir nada Rini comenzó a formular un poco de sus paranoias viendo ya que se iba a ir y le tocaría dormir a la intemperie una noche más. Aunque la respuesta que le daría la mujer era lo que menos esperaba, bueno en un inicio no, cuando se sobresaltó exclamando pirata ya se estaba viendo venir lo peor, no obstante la descoloco un poco lo de suerte – ¿Suerte? – Dijo un poco incrédula y extrañada. No tardo en confesar la chica que era una capitana pirata, cuyo objetivo era volverse la reina de los piratas.

Eso sin duda era un poco sorpresivo, pero explicaba la situación de hace un rato, aunque no saber este contexto tampoco le importaba mucho a la mink – Estas insinuando… – Hizo una pequeña pausa dudando un poco – ¿Que me quieres en tu tripulación? – Dijo dudosa, aunque se la notaba un poco emocionada y haciendo expectativas positivas sobre la respuesta de Cheshire. Era innegable que estaría bien no viajar sola y bueno tener donde viajar dado el reciente fallecimiento de su barca.

Pero, ahora que estaban ambas paradas en medio de la calle, aun con toda la emoción del momento y la conversación Rini noto algo extraño en el ambiente “Esta calle…” Y su presentimiento era bueno y muy correcto, debía de comenzar a preocuparse una vez el frenesí de la emoción se calmara, porque literalmente era la tercera vez que cruzaban esa calle desde que se pusieron a dar vueltas por la ciudad.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 18:07

Empezaban a dolerle los pies. Desde que había llegado a esa ciudad, todo había sido andar y andar, y dar saltos por los tejados, y andar todavía más. Llevaba allí poco, pero el tiempo suficiente para que empezase a cansarse de dar tantísimas vueltas alrededor. Incluso con Taishi había andado muchísimo, confiando en que el carpintero podría llevarle por buen camino. Echaba de manos el timón de su barco, la sensación de la madera bajo sus guantes y el aroma del mar, y no parecía que fuesen a llegar pronto a puerto, cosa que seguía fastidiándole. Casi frunciendo el ceño, volvió a cruzar por la misma esquina que unos minutos atrás, hasta que finalmente volvió a detenerse, suspirando.

- Sí, me gustaría tenerte en la tripulación. Nos hace falta un cocinero, a decir verdad-. Pensar en que podría llegar a tener comida en la mesa le hacía sentir francamente bien, sobre todo porque ella no tenía ni idea de cocina, y lo único caliente que había tomado desde hacía muchos, muchos meses había sido la comida en aquel bar, y estaba segura de que ya no podrían volver al día siguiente, pues los marine estarían acechando a cada momento.- Vamos, si lo que quieres es convertirte en pirata... solo digo que nos vendría bien. Así que si quieres...- Como nunca había hecho una invitación formal a su tripulación -ya que se componía de dos miembros, y uno era ella-, le resultaba complicado saber si había elegido bien las palabras, o si por el contrario normalmente se hacía algún tipo de rito o algo. En los libros no salía nada al respecto, así que suponía que no.

La joven se agachó al suelo, cogió una pequeña piedra y la meció entre sus manos. Por un momento, se quedó observando el lugar, como si estuviese pensando por dónde continuar. Quería entender por dónde iba, pero le resultaba extremadamente confuso, y cuanto más miraba en una dirección, más nerviosa se ponía. ¿Por qué tenía que ser todo eso tan difícil? Al fin y al cabo, en el mar era increíblemente diestra y podía orientarse, así que no entendía el motivo por el cual estando en tierra todo era tan babélico. Volvió a suspirar, ya sin saber bien cómo afrontar la situación.

- Estamos perdidas-. Asumió, rascándose la nuca, y se giró hacia ella. No quedaba demasiado bien que la capitana de la tripulación a la que quería que esa joven se uniese se perdiese en mitad de la ciudad, pero asumía sus fallos como persona, y prefería no mentir con respecto a sus pésimas habilidades de orientación-. Soy horrible orientándome en tierra firme, aunque prometo que no se me da tan mal manejar un barco. ¿Sabes por dónde se va al puerto? El astillero estaba a unos cinco minutos navegando del puerto en sí, al este, así que podremos llegar fácilmente si encontramos el puerto.- Desde luego, demostraba que entendía del mar, o al menos eso creía, así que no habría mayor problema si ella sabía cómo llegar hasta allí.- Creí que podría indicarte cómo llegar, es mi culpa que estemos dando tantas vueltas.- Dicho lo cual, lanzó la piedra por el suelo, creando varios saltitos entre el resto del polvo y la tierra del lugar.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 19:19

Todo aquello se volvió una petición formal, bueno, formal no, pero una petición para unirse a una tripulación. Había llegado una oportunidad para dejar la vida solitaria, no es que se las apañara mal ella sola, pero hacía años que vagaba sola por los mares, la idea de poder volver a estar con gente era emocionante y encima justo el día que su barco había decidido naufragar y pasar a formar parte del océano – Debe ser el destino desu – Dijo sin querer Rini muy emocionada y la emoción alcance tal punto y clímax que no pudo contenerse y decidió por puro impulso saltar a dar un abrazo a Ches con mucho ánimo y felicidad – ¡Muchas gracias! – Estaba eufórica y muy emocionada por ello, así que no pensó mucho y simplemente actuó.

Independientemente de como saliera eso, ambas llegaron a la conclusión de que estaban perdidas, algo ya se intuía Rini, pero era bastante evidente dada la situación y lo mucho que recordaba haber pasado por esa misma encrucijada. Pero esa era la realidad, ahora tocaba mirar que podían hacer – Tranquila no pasa nada, puedo encontrar el puerto rápido, dame un momento desu – Entonces Rini se encogió un poco y dio un salto todo lo alto que pudo hacia uno de los edificios adyacentes, impulsándose en la fachada para impulsarse aún más alto hacia la cara contraria de calle, repitió el proceso un par de veces hasta alcanzar el techo del edificio. Desde allí arriba no le costó ver la costa y el puerto donde había desembarcado, era una ubicación fácil de establecer desde donde estaban.

No tardo en bajar de un salto, como si no hubiera quedado con su aspecto lo suficientemente claro que era un conejo la chica. Aterrizo cerca de Ches amortiguando como pudo la caída – Lo encontré, debemos avanzar por aquí desu – Dijo mientras comenzaba a caminar por la calle sin quitar la vista de la chica que se había perdido – Solo sígueme, llegaremos rápido – Sorprendentemente habían dado tantas vueltas que no estaban tan lejos del mismo, por lo menos no tanto como el tiempo invertido alejándose del mismo debería reflejar. No tardaron mucho en alcanzar el puerto de la ciudad, Rini estaba feliz de haber podido ser útil. Pero ahora venía la etapa difícil, contar con que la chica decía la verdad y desde aquí podría encontrar su barco, así que ahora todo dependía de la capitana Chesire.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 19:35

Lo cierto era que muchas veces la chiquilla se había puesto a pensar en el destino. Si existía, entonces había sido todo un cabrón con ella, igual que la suerte. No podía quejarse, sabía que otros tantos lo habían pasado peor, pero aun así no podía evitar ver cada cosa que le había llegado hasta ese lugar, ese preciso momento, y preguntarse si todo podía haber sido diferente. Claro que arrepentirse no servía de nada, y había dejado de hacerlo incluso aunque continuase preguntándose algunas cosas. Que Rini hablase sobre el destino, sin embargo, le llevó a pensar que tal vez todo cuanto había hecho le llevase hasta ese lugar precisamente para conocerla, tanto a ella como a Taishi, quienes no habían dudado un segundo en unirse a su causa. Si así era, entonces cabía la posibilidad de que el destino no fuese tan cabrón como pensaba.

- Puede ser-. Comentó, sonriente, mientras se deslizaba hacia un lado por instinto, evitando ser abrazada. Su movimiento fue tan automático que simplemente dio un paso hacia un lado y continuó hablando, como si realmente no hubiese pasado nada. Solo esperaba que la joven mink no acabase sintiéndose mal por algo así, puesto que ni siquiera era algo que pensase. Incluso aunque fuese su camarada, no podía permitir que le tocase. Esa sería su única regla, al fin y al cabo-. No las des, solo espero que no te arrepientas... ser pirata es complicado-. No es que ella lo supiese de primera mano, pero todo cuanto había leído y visto a lo largo del tiempo le hacían pensar que así era. Y se lo había acabado creyendo.

Dejó que la joven se adelantase, buscando cómo encontrar el puerto, mientras permanecía estoica observándola. Si conseguían encontrar el puerto, sabría cómo moverse directamente gracias a las mareas, incluso aunque la noche estuviese presente. El clima sería su guía, y podrían encontrar el barco. Así que esperó pacientemente a que bajase, y cuando lo hizo y dijo que sabía bien cómo llegar, asintió suavemente, con una sonrisa en la cara de felicidad. Por fin podría volver a su nuevo y precioso barco, y a su amor verdadero: el mar.

- Genial, vamos-. Echó a andar por la zona, siguiendo a la mink sin dudar un segundo de sus capacidades de orientación. Normalmente la única que se guiaba mal era ella, después de todo, así que no tenía motivos para dudar. Conforme se acercaban a puerto, más podía oler el aroma a mar, a la playa y a todo cuanto incluía. Era estupendo volver a sentir la brisa aumentando conforme llegaban, y en cuanto vio las olas en la lejanía, el tono oscuro del agua y la luna brillando doblemente, reflejada en el océano.- Cuánto echaba de menos esto...- Dijo, terminando de llegar hasta allí. Viendo la zona, sí que podría orientarse, así que continuó el camino en dirección al barco, y al astillero en el que estaba atracado-. Por cierto, antes de nada, quiero que sepas que el carpintero es un tanto especialito... se llama Taishi, y es bueno en su trabajo, pero está un poco loco...
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 20:36

Lo cierto era que no tenía miedo o esperara que fuera fácil la vida del pirata, pero la vida de Rini había sido desde hacía más de 10 años muy dura, así que no cambiaría en lo absoluto consideraba ella el viajar como pirata. Al contrario le garantizaban unos compañeros o bueno gente con la que viajar por el mundo haciéndolo todo mucho menos solitario y divertido, así que ella no veía fallo alguno en ese plan “Papa siempre decía que era mejor cocinar para muchos” Hacia tiempo que la verdad apenas había pensado en cocinar algunas cosas porque no tenía mucho sentido hacerlas para ella sola, como el oden, eso sin duda es algo que se debe hacer para muchos comensales.

En efecto volvían a estar frente al mar, ya la noche había caído completamente en comparación a la última vez que durante el ocaso estuvo allí desembarcando, una forma curiosa de decirlo puesto que tuvo que saltar del barco poco antes de que el mismo se hundiera completamente en las aguas. No lo volvería a ver jamás, era triste puesto la cantidad de viajes que esa barca le había dado, una decena de islas no sería una cifra muy descabellada; ella que había navegado por las aguas de la Grand Line, cruzado el cinturón de la calma conocido como Calm Belt, pero este era el final de su viaje, hasta aquí habían llegado sus pasos, no tenía más opciones. Por lo menos al encontrar a Ches era como si la barca hubiera sabido siempre que la debía traer hasta este lugar y en este momento.

La capitana Cheshire se notaba mucho más relajada y animada al volver a ver el mar, parecía que no mentía cuando dijo que allí podría orientarse bien, puesto que avanzaba con muchísima seguridad hacia la ubicación del astillero. Por el camino la capitana Ches se puso a hablar sobre un chico tanto especial que también estaría en la banda, un carpintero llamado Taishi que era un poco peculiar al parecer, loco más bien – No pasa nada, todos tenemos nuestras rarezas desu – Era evidente eso y no le importaba en verdad, bueno tal vez su ignorancia no la hacía visualizar como podría llegar a ser él – ¿Y tienes más miembros para la banda capitana? – Dijo con total naturalidad ya habiendo aceptado la situación y la oferta de Cheshire por completo. Una de las razones por las que viajaba era encontrar lugares desconocidos, nuevos ingredientes y personas interesantes.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Lun 22 Mar 2021 - 21:02

Había pasado las noches sola desde hacía más de un año, sin nadie con quien compartir momentos, sin nadie con quien poder disfrutar o pasar todo con tranquilidad. Por norma general, las noches le asustaban bastante, igual que la oscuridad, pero junto a la joven mink resultaba reconfortante, y estaba segura de que también lo sería con Taishi. Deseaba poder estar en su barco, disfrutando de las estrellas, de la calma que el mar proporcionaba, sintiendo las olas bajo el navío. Estaba en su ser el vivir la vida en el mar, y deseaba poder comenzar con todo aquello. Pero aún quedaban bastantes cosas por hacer, y era muy necesario continuarlas. Al fin y al cabo, si no empezaban bien, mejor no hacerlo. Sus ojos derivaron directamente al mar, y no dudó en aproximarse a la playa, puesto que había decidido continuar por ese lugar. Seguramente tardarían un poco más, yendo por la arena y el puerto, pero no le importaba. La brisa era agradable, no hacía frío y la tranquilidad era tal que pensó que podría disfrutar la noche para siempre.

- Sí, bueno, yo aceptaría cualquier rareza, no pasa nada. Cada uno es como es.- Sonrió en su dirección, encogiéndose de hombros. Tanto tiempo junto a Mara y Thyle le había demostrado que, pese a todo, cada uno era único, y todos debían ser respetados. Le bastaba con saber que así era, y que haría todo lo posible porque hubiese igualdad en el mundo en el que vivía. Aunque para conseguirlo tuviese que viajar y convertirse en la persona más buscada del mundo.- Cuento con que cada uno sea único a su modo, y me alegro de que así sea.- Hizo una pequeña pausa. Tal vez que solo fuesen ellos dos llegase a resultarle difícil de creer, o peor, que le convenciese de que no valía la pena estar junto a ellos. Esperaba que la mink comprendiese que su viaje acababa de comenzar, y que continuaban buscando compañeros, pero por si acaso, no dudó en explicarse:- Solo somos dos por ahora, Taishi y yo. Resulta que intenté robarle el barco, y al final acabó por venirse. Decía que, si su barco iba a ser el futuro barco del rey de los piratas, entonces debía venir.- Aquello en su momento le chocó bastante, pero comentarlo resultaba mucho más fácil-. Así que se vino. No esperaba encontrar nakamas tan pronto, pero me alegro. Seguro que en el futuro encontramos más.

O eso esperaba, al menos. Si quería hacerle frente al gobierno y al ejército revolucionario, entonces necesitaba compañeros que pudiesen ayudarle y cubrirle las espaldas de ser necesario. No es que no confiase en su fuerza, pero en la unión está el poder, y en esos casos en los que el número puede hacer frente a alguien poderoso prefería tener a quien pudiese echarle un cable. Además, su vida ya estaba demasiado llena de tragedias y de pérdidas -de amigos, de familiares- y no quería estar sola nunca más. No cuando ya había encontrado a gente tan interesante.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Lun 22 Mar 2021 - 21:34

El cielo estaba despejado y la luna brillaba, por suerte no era llena. La brisa era muy refrescante ahora que caminaban juntas por la playa, arrastrando el viento un poco de la humedad y el aroma de sal del mar. Las pisadas de ambas se perdían en la arena fina de la costa; hacía mucho tiempo que Rini no estaba tan relajada con alguien, resultaba extraño y reconfortante. El caminar en la arena de hecho abría recuerdos del pasado, no es que fueran los más felices del mundo en conjunto, pero tuvo sus momentos y había algunos que atesoraba muy en el fondo de su corazón.

La verdad es que estaba muy bien poder hablar un poco y conocerse más, al fin y al cabo estaba a punto de pasar a formar parte de la tripulación de aquella chica – Esta bien eso, las rarezas son las que nos hacen únicos desu – Comentaba alegre de saber que su capitana tenía una mentalidad tan abierta, no había conocido a mucha gente como ella, bueno casi nadie de hecho, aun recordaba a veces a los niños del pueblo metiéndose con ella o la gente desconfiando un poco en ocasiones por su peculiar aspecto.

Resulto que era una tripulación nueva, con apenas dos miembros, es más le resultaba gracioso a Rini la forma en la que ambos se conocieron, de robarle un barco a alguien lo acabas volviendo tu compañero, no pudo evitar reír un poco de hecho mientras se lo contaba – Que bien, una nueva banda pirata, bueno ahora ya seremos 3 miembros – Ella era así, muy lanzada y despreocupada, no le daba muchas vueltas al asunto ni de se pondría ya a hacer películas, pero una vez Ches le dijo que la quería en su barco ella ya lo había aceptado al momento como si nada.

Seguían caminando por la arena sin parecer tener mucha prisa por alcanzar el barco aun por las horas tardías que eran, aunque eso no le importaba a ella mucho dado que de por si dormía muy poco. Quería aprovechar este paseo para conocer un poco más de aquella muchacha – ¿Y qué cosas te gustan desu? – Pregunto con un poco de curiosidad, dado que parecía que tenían mucho camino para poder hablar, como mínimo habría que aprovecharlo para conocerse ambas un poco más – A mí me gusta mucho cocinar, de hecho a parte de conocer gente y lugares extraños quiero viajar para encontrar sabores exóticos y nuevos – Comento así un poco por encima ella para que su capitana también conociera un poco a su próxima nakama.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Mar 23 Mar 2021 - 16:09

Podía respirar la tranquilidad en el ambiente, la normalidad de quien conoce a un nuevo compañero dispuesto a embarcarse en una aventura sin precedentes, y sin duda era lo mejor que había sentido en meses. Caminando por allí, con los brazos cruzados a la espalda, y la brisa acariciando su cabello, escuchó a su nueva camarada. Por su tono de voz, y lo que decía, parecía alguien que comprendía las rarezas personales, y que seguramente apreciaría los cambios, en lugar de una estática. Actos volubles, a cambio de estar ajenos a la normalidad, cosa que apreciaba en gran medida. Sobre todo porque sus pensamientos llevaban siendo así desde su más tierna infancia, y resultaba complicado pensar que llegaría un punto en el que cambiasen. Y es que, para ella, todo el mundo -sin distinción- nacía libre de garabatear su nombre en el mundo y de crear una nueva historia que enseñarle a los demás. Incluso aunque fuese la persona más rara del mundo, o tuviese diferentes motivos para serlo.

- Estoy de acuerdo.- Dijo, pues no quería alargarse más con aquello. Todavía había muchas cosas que no podía llegar a asumir siquiera, o que le costaban mucho. No porque no quisiese hablar con ella, sino porque expresarse resultaba complicado en sí. Tiempo atrás se había abierto con gente a la que llegó a querer mucho, y resultó duro dejar de tener alguien con quien hablar. Por eso no podía lanzarse sin más a ese tipo de charlas.- Me alegra que vayamos creciendo poco a poco, sinceramente. Al principio pensé que tendría que enfrentarme a los mares yo sola.

De hecho, ese había sido su mayor temor en un principio. A la hora de lanzarse al mar, estaba segura de que podría afrontar los mares, los cambios de clima -por duros que fuesen una vez entrado en el Grand Line-, e incluso las diferentes islas, pero estaba segura de que llegaría el momento en el que no podría avanzar más. Y le había dado miedo pensar en que un momento así podría llegar. Quizá por eso mismo había alargado tanto el momento de zarpar, pues incluso comprendía que, de haber querido, habría podido robar un barco en otras de las islas visitadas en su camino. Simplemente esperaba un momento oportuno. Uno que acababa de llegar frente a ella sin pedirlo, simplemente guiándose por la fortuna, sonriente para ella por primera vez.

- Soy malísima cocinando, pero tengo muchas ganas de poder probar tu comida, Rini-. Contestó con total sinceridad. Haber encontrado alguien que fuese capaz de hacer algo más que un huevo frito resultaba reconfortante.- A mí también me gusta mucho viajar. De pequeña quería visitar cada isla, cada clima nuevo, descubrir todo el mundo que nos rodea.- Habló como si se tratase de un sueño propio de una niña, pero con una ilusión que pocas veces se veía reflejada en su rostro-. Seguro que pronto descubrimos cosas geniales, islas nuevas, un universo completamente desconocido. He leído muchas cosas que quiero comprobar por mí misma, no sé. Son varios los sueños que quiero cumplir.- Giró un momento su rostro para sonreírle, amablemente.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Mar 23 Mar 2021 - 16:42

Era muy gratificante encontrar a alguien como Ches para Rini, hacía mucho tiempo que no podía hablar con alguien con una mente tan abierta y curiosa. Llevaba mucho tiempo esperando por alguien así, se notaba a la legua que la chica quería ser libre y viajar por todo el mundo por su cuenta sin atarse a nada. Y encima era muy ambiciosa, quería ser la reina de los piratas, sin duda alguna no aspiraba a poco precisamente; pero eso estaba bien, la motivación era importante en esta vida. Era una suerte que Rini hubiera encontrado una buena persona como ella en su viaje, porque con lo confiada que se estaba volviendo estos últimos tiempos quien sabe en que líos se podría haber terminado metiendo de acabar con compañías más problemáticas, aunque de por si subir al barco de alguien que quería ser la reina de todos los piratas era un augurio de problemas y caos que aun nadie era capaz de imaginarlo con precisión.

Rini también pensó durante un largo tiempo que tendría que viajar a todos esos lugares de ensueño sola, ella y una barca contra el mundo, sin noción alguna de navegación a merced totalmente de la suerte – Pero por suerte ahora nos hemos encontrado y ya no tendremos que viajar solas – Dijo sonriente y risueña la inocente mink mientras caminaban por aquella playa silenciosa bajo el manto estrellado de la noche. Si la cosa evolucionaba bien tal vez Rini estaba a punto de hacer su primera amiga, nunca había podido ser cercana a nadie que no fuera su familia, así que era una idea emocionante y esperanzadora.

De hecho diversos de los sueños de Cheshire coincidían con los de Rini, el viajar por el mundo y descubrir cosas fascinantes y desconocidas que ni su imaginación era capaz de concebir – ¡Si, tenemos que encontrar todos esos lugares y visitar todas las islas de ese mar de ensueño! – Decía refiriéndose a la famosa Grand Line y todos los misterios y secretos que esta ocultaba. De hecho la estancia de Rini en ella había sido breve y no había visto mucho, aunque todo lo que vio era increíble y jamás en su hogar habría soñado con que un mundo así existía – Y dime capitana ¿Hay algún sitio en concreto que esperes encontrar? – Pregunto siguiendo el hilo de la conversación, la verdad es que ella misma tenía algún sitio hipotético mencionado por su madre que le daba curiosidad.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Mar 23 Mar 2021 - 18:20

Durante un segundo ante aquella pregunta, se quedó completamente quieta. Observó el horizonte, impasible, y sonrió ante el mismo. Llevaba tiempo con el mismo sueño, pensando en todo lo que podría llegar a ver, en cada pequeña cosa nueva y diferente. Si bien siempre había tenido el mismo objetivo, que rondaba siempre en el mismo lugar, con el tiempo se había adaptado a otros tantos. Pero siempre estaba el mismo, repitiéndose una y otra vez.

- Por encima de todo quiero ir a la Isla Gyojin.- Sí, sabía que para que pudiesen llegar hasta allí aún quedaría bastante, que necesitarían tener un barco preparado para la inmersión, e incluso comprendía que, para no complicar las cosas y acabar en lo más profundo del mar debía tener unas nociones muy altas de navegación, pero aún así no se rendiría fácilmente a las adversidades que se le presentasen.- Hace años un gyojin cuidó de mí, y le prometí que iría a ver la isla, que conocería a los demás gyojin, así que... siempre me he movido por ese objetivo.- Confirmó. Fijándose en el agua, se percató de lo tranquilas que estaban las olas y la marea. Seguramente sería fácil mover el barco en un momento semejante.- Él fue como un padre para mí, así que... estoy segura de que su civilización es increíble.

Claro que había otros tantos sitios a los que quería ir, lugares plagados de historias, de leyendas y de aventuras. Ciudades de oro, de piedras preciosas, e incluso ciudades llenas de minerales diferentes. Antiguas civilizaciones, monumentos y otro tipo de cosas, seguramente muchas de ellas sin haber sido descubiertos aún. Eso era lo que le motivaba, lo que le interesaba. Desde siempre la historia le había llamado extremadamente la atención, y, teniendo la oportunidad de visitar cada rincón del mundo, aprovecharía.

- ¿Tienes algún sitio que quieras ver por encima de todo? Quiero decir, yo quiero ver muchas civilizaciones, pero bueno... de pequeña leí relatos, historias infantiles vaya.- Se llevó un mechón de pelo tras la oreja, como si estuviese nerviosa por lo que iba a decir a continuación.- sobre islas flotantes, en el cielo. Islas cuyo acceso es difícil, pero maravilloso. Islas sobre las nubes. ¿No te parece extraordinario?.- Con cierto miedo de que se riese de ella, simplemente encogió los hombros, casi restándole importancia a pesar de que para ella la idea de que existiese resultaba algo tan sencillo y tan bonito como respirar. Solo esperaba que no hubiese burlas al respecto, puesto que en cierto modo había emprendido su camino como pirata para conseguir descubrir semejantes misterios en el mundo. Incluso aunque fuese una estupidez, o pudiese resultar difícil de creer, si había un mínimo atisbo de ser cierto, entonces se aferraría a ello como si de un clavo ardiente se tratase.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Mar 23 Mar 2021 - 18:59

Era un destino muy sorprendente e interesante para Rini. Aunque nunca había visto a un Gyojin había escuchado de ellos durante su viaje, al parecer eran unas personas que como Rini compartían rasgos con animales, aunque ellos lo hacían con peces, debían ser unas personas muy interesantes y curiosas. Además escucho que vivan bajo del mar, eso sonaba a un viaje asombroso y de locos a oídos de la ilusionada Rini – ¡Ohhh entonces planeamos ir bajo del mar! – Exclamo con un poco de entusiasmo, por suerte al estar por la costa a la orilla del mar no molestaría a nadie – Tengo mucha curiosidad de como podría ser una lugar sumergido, tiene que ser precioso – Tenia muchísimo entusiasmo la chica como era evidente a la vista.

En el mundo aun había una infinidad de lugares extraños que visitar y las palabras de Ches no hacían más que dejar volar la imaginación de Rini en historias que nunca había escuchado, puesto claro que en Wano poco conocimiento tenía la gente de a pie del mundo exterior y su madre que venía de fuera justo acabo en el país de los samurái al poco de salir de otra nación muy aislada como era Zou. Así que aquellos lugares sobre los que le hablaba Ches le resultaban extremadamente fascinantes hasta el punto que por un momento quedo con la boca abierta – ¡¿Islas flotando sobre las nubes?! – Exclamo un poco sorprendida – Pero eso tiene que ser algo asombroso de ver, me muero de ganas de ver como lo hacen para vivir ahí arriba – Decía mirando hacia el cielo – ¿Te imaginas que ellos se ponen a pescar y en lugar de peces pescan aves? – Decía de broma, aunque con un poco de certeza de que podría ser verdad, habría que ir para verlo.

Y tras ese momento de asombro al hablar de las islas del cielo, le respondería a la pregunta inicial que le planteo – Pues yo también tengo claro un sitio que visitar, la verdad es que es un caso parecido al de la isla Gyojin que me has dicho – Le planteaba de inicio la joven – Mi madre viene de un país llamado Zou, allí viven todos los mink y aunque suene imposible, casi tanto como unas islas flotantes, ese país está construido en la espalda de un animal, un elefante gigante – Ella misma dijo algo asombrada lo del elefante al sonar incluso para ella a algo imposible – Aunque nunca he visto un elefante mi madre me hizo un dibujo y era algo sorprendente, queríamos visitar esa isla algún día con mi madre, así que es un lugar que quiero encontrar.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Miér 24 Mar 2021 - 6:16

La emoción que la joven mink transmitió al hablar hizo que se sintiese verdaderamente tranquila. Toda la tensión posible se deshizo de su cuerpo, y articuló una nueva y mayor sonrisa. Asintió varias veces, y meció los pies sobre la arena, dejando pequeñas huellas tras de sí conforme le escuchaba. Tenía toda la razón del mundo, una isla sumergida resultaba fascinante, y es que, incluso aunque pudiese ser peligroso sumergirse hasta lo más profundo, solo habiendo escuchado lo que Thyle le había dicho bastaba para ella.

- Sí, por lo que se... es un lugar maravilloso. Tengo muchísimas ganas de ir. Además, hay muchas leyendas al respecto, y... tengo cosas que quiero comprobar-. Desde luego, e incluso aunque no lo nombró, se refería a las historias que había escuchado del gyojin, cuando le contaba leyendas de su nación. Tenía muchas preguntas, y pocas respuestas por el momento, así que la emoción de partir continuaba estando presente. Sobre todo, porque quería conocer a un gyojin rana por encima de todo.

Siguiendo la conversación, llegaron hasta el punto crítico: las islas flotantes. No esperaba encontrarse con alguien tan entusiasta como ella en lo referente a ese tipo de terrenos, pero resultó que la joven también veía una buena oportunidad presentándose ante ellas. Sí, para Cheshire también resultaba completamente interesante averiguar cómo demonios podían mantener las islas flotando, si es que utilizaban algo. Tal vez simplemente se hubiesen mantenido allí durante siglos, sin que nadie llegase a saber por qué, pero eso era lo que quería averiguar ella. Ser capaz de llegar hasta allí... bueno, ese ya sería otro problema que resolver al momento.

- Debe de ser raro estar sobre el nivel de las nubes, pero también genial.- Rió ante la ocurrencia de la mink, trazando una imagen mental de la gente intentando pescar, consiguiendo un buen par de gaviotas en el intento-. ¡Oh, entonces habrá que llevarles pescado! Quién sabe, igual no han visto nunca un salmón, o algo así.- Llevándose un dedo al mentón, se preguntó si, además de pescado, les faltaría algo por conocer. Quizá debiesen llevar multitud de platos nuevos para ellos, así que señaló a Rini con firmeza, y asintió varias veces-. Tendremos que cocinarles muchos platos nuevos para ellos, te lo encargo.- Tras eso, elevó el pulgar, y dejó escapar una risa tranquila.

Al escuchar a la joven hablando sobre una ciudad encima de un elefante, abrió los ojos como platos. Entendía que el mundo fuese un lugar muy particular, lleno de aventuras y de cosas extrañas, pero no podía evitar pensar que eso resultaba incluso más increíble. Si conseguían llegar hasta allí... seguramente podría ver a la raza de los mink, que de por sí le producía una extrema curiosidad después de haber visto a Rini.

- ¡Genial! Pues ya tenemos objetivo. Isla Gyojin, Zou, las islas del cielo... sí, creo que va a ser una buena aventura, ¿no crees? - Con la ilusión a flor de piel, decidió continuar con el camino. No quedaba mucho hasta el astillero, y si llegaban pronto, podrían comenzar con los preparativos para la salida. Si es que convencía a Taishi de dejar al gobierno en paz, aunque incluso ella prefería darles una buena tunda después de lo ocurrido un rato antes.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Miér 24 Mar 2021 - 11:36

El mundo era muy amplio, incluso esas fantásticas ideas que estaban teniendo se debían estar quedando cortas con la realidad que podrían encontrar una vez su viaje comenzara de verdad. Pero para descubrirlo deberían zarpar y adentrarse a ese mar donde los sueños se hacen realidad y enfrentar de cara a todos los peligros y misterios que rodean aquello hermoso y desconocido que los espera. Visitar desde las más profundas regiones en el fondo del mar, hasta islas que se encuentran por encima de las nubes, recorrer todo el océano hasta cruzar la Red Line; si alguien consideraba que era importante ser ambicioso en la vida, debería ver todas las ambiciones que está recién formada banda de 3 miembros estaba teniendo.

Era cierto, seguramente ellos tenían comida y platos que los habitantes de aquellas islas no conocerían ni tendrían idea de como podrían ser. Pero del mismo modo que contaba con llevar un nuevo tipo de platillos y recetas hacia el cielo, esperaba encontrar allí todo tipo de ingredientes fascinantes con los que reinventar su cocina. En su imaginación los habitantes de la isla del cielo debían tener muchas recetas con aves y una ausencia total de mariscos, pero bueno solo eran fantasías por ahora.

Ya no debía quedar mucho del paseo por la playa hasta alcanzar el astillero, las huellas que dejaron atrás se borrarían por el suave oleaje de la mar. Rini cambiaria de hombro su bolsa llena de instrumentos de cocina, entre algunas de sus otras posesiones, mientras pensaba unos momentos algún otro posible tema de conversación que establecer con su nueva capitana Ches – Si, suena maravillosamente – Le respondió mientras meditaba un poco.

Entonces recordó aquella particular forma de pelear de la capitana con sus danzantes espadas y despertó su curiosidad la simple idea de recordarlo – Oye, eso que andabas haciendo antes con las espadas era asombroso ¿Cómo lo hacías? – Indicaba acompañando con algún pequeño gesto para indicar que se refería a las acrobacias cortantes que trazaba con las espadas – Se veía una forma de pelear bastante peculiar ¿Dónde la aprendiste? – Le consultaba curiosa la mink con bastante alegría y curiosidad – Y las espadas, tus espadas brillaban, nunca había visto algo como eso – En Wano vio de cerca a muchos samurái pasar por su restaurante, también vio más de un duelo y espadas en desenfundadas, pero nunca vio espadas brillando como lo hacían las de Cheshire, era algo sin duda increíble.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Miér 24 Mar 2021 - 12:01

Habiendo dejado aquel tema de lado, con sus destinos, sus objetivos y hablando un poco sobre sus sueños, el camino que les quedaba era poco, y le alegraba al menos haber empezado a conocer a su nueva nakama. En cuanto consiguiese conocer también a Taishi podría embarcarse y, si lo que decían las historias era cierto, emprendería un camino que acabaría por unirles mucho más que cualquier lazo sanguíneo. O quizá acabasen por odiarse y les tirase por la borda, solo el tiempo lo diría. Giró la cabeza un poco en dirección a Rini justo cuando nombró el estilo de combate. Lo cierto era que, para ella, aquel estilo era tan fácil y sencillo como respirar. Y es que no solo lo había aprendido por necesidad -que también-, sino porque necesitaba una forma de luchar en la que no pudiesen tocarle. Así había nacido, tras muchas horas de entrenamiento junto a Mara, y así lo utilizaba en el día a día, incluso cuando podía parecer algo avanzado. Pensando un poco en qué decirle, se llevó la mano a la nuca, rascándosela.

- Bueno, supongo que me acostumbré de pequeña a realizar ese tipo de maniobras y acrobacias, así que mi cuerpo está acostumbrado ya a esos movimientos.- Rió suavemente, dejándose llevar por la conversación. Lo cierto era que le sorprendía que a alguien le pareciese interesante, pues no lucía como la gran cosa a la hora de luchar. Simplemente utilizaba la velocidad y la agilidad para combatir, cosa que otros tantos también hacían-. Lo aprendí de... un ser querido. Juntas desarrollamos la técnica necesaria, y me ayudó en todo lo referente a disciplina y a movimientos. Pero se puede decir que es propio, supongo.- Encogió los hombros de forma humilde. Para ella, lucir bien en ese aspecto no era importante, únicamente luchaba cuando tenía necesidad, mientras que el resto del tiempo aprovechaba para escabullirse o huir, por poco honorable que pudiese parecer.- ¿Qué hay de ti? Antes has hecho algo como... con brillitos. Eléctrico, quiero decir, ¿no? -. Al menos, recordaba haber visto un destello conforme miraba por el rabillo del ojo, así que no creía que estuviese del todo equivocada.

El tema de sus espadas era algo más complicado. Desde que las tenía consigo, había hecho algunas cosas completamente increíbles, y que no entendía para nada. Todavía recordaba ese momento en el que consiguió cortar a alguien por la mitad, pero sin que sangrase, y eso había ocurrido con otros tantos objetos a lo largo del tiempo. Todo gracias a esas espadas, que parecían extremadamente valiosas. No entendía cómo la marine no se había puesto histérica en cuanto las vio en su poder, pero de alguna forma tampoco le preocupaba. «Quien se las encuentra se las queda, o eso decía ella

- Las espadas las robé-. Dijo, sin ningún tipo de tapujo. Siendo una pirata, no sería el mayor de sus crímenes ni mucho menos.- Encontré un cargamento de la marine, y allí estaban. Les puse nombre, como a toda buena espada, aunque no entiendo por qué demonios brillan.- Desenvainó ambas, enseñándoselas ante la luz de la luna y las estrellas. Estas volvieron a refulgir durante un instante, en un tono dorado y plateado.- Hacen cosas muy raras. Muchas veces, cuando voy a cortar algo, se corta completamente. Quiero decir...- Volvió a envainarlas, simplemente por mantenerlas cerca de ella-. una vez corté a un hombre, y su cuerpo se separó en dos, pero no llegó a sangrar.- Elevó ambos brazos, como si no llegase a entender absolutamente nada de la situación, cosa que era cierta, desde luego.
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Hitsu Miér 24 Mar 2021 - 12:32

Lo cierto es que el poder danzar como lo hacia con sus espadas no era algo tan sencillo, las espadas tenían mucho peligro mal manipuladas; lanzarlas así por el aire podía resultar bastante peligroso y arriesgado si no sabias compensar y balancear el peso de las mismas, luego estaban sus rotaciones y giros perfectamente coordinados y milimetrados con los de las espadas. Tal vez no era el estilo más destructivo y peligroso del mundo, pero requería de una gran habilidad y precisión, sin duda no le sonaba haber visto por Wano un estilo tan acrobático con espadas y eso que en esa nación espadachines no es que falten precisamente – Pues yo llevo años entrenando el arte de la espada y me parece bastante increíble que las hagas danzar con tanta facilidad y gracia – Comento con un poco de admiración mirando a su capitana.

En cuanto a la pregunta de la capitana era algo mucho más sencillo y fácil de lo que parecía – Ahh eso, es una habilidad de los mink se llama Electro – Alzaría un poco su mano para enseñársela bien y de repente esta comenzaría a brillar en un tono celeste mientras unas chispas se desprendían de ella – Todos los mink pueden hacerlo, es algo natural como respirar – Su madre le había explicado todo eso y la había ayudado a entrenar, pero había cosas en la naturaleza de los mink que aún eran misteriosas y extrañas para ella, no acababa de comprender bien eso de que los mink se transformasen y lo de la luna. Ella tenia esperanzas de descubrirlo por su cuenta, pero sino confiaba en encontrar Zou algún día y descubrir más de ella misma.

La explicación sobre las espadas resultaba bastante interesante, más que el hecho de robarlas, ese misterioso brillo y su explicación sobre que cortan sin hacer sangrar – La verdad es que hay espadas muy extrañas por el mundo, los herreros que las hacen son alguien sorprendente – Pero lo que decía era verdaderamente extraño – Pero eso de cortar a alguien por la mitad sin que sangre si que es algo extraño, suena increíble poder derrotar a alguien sin matarlo – Tras decir eso llevo su mano hacia su cintura tomando el mango de una de sus espadas para desenfundarla – Yo también tengo una espada algo peculiar, aunque no tanto como las tuyas – Giro un poco la espada cuya hoja era celeste con tonos agua marina mezclándose perfectamente con la empuñadura al carecer esta de guarda manos; y se la acerco de tal forma que la pudiera apreciar sin que la parte filosa quedara orientada hacia ella – Mira acerca la mano a la hoja, veras que también es curiosa – Si lo hacía con solo acercar la mano comenzaría a notar un aura fría desprenderse de la misma y si la tocaba seria como tocar el mismo hielo.
Hitsu
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
09/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm34/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (34/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm20250/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (20250/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Hitsu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Miér 24 Mar 2021 - 13:33

Agradecida con el gesto, y la admiración que la joven demostraba -incluso aunque para ella no resultaba demasiado increíble y era más una forma de paliar su problema con el contacto físico-, Cheshire asintió en su dirección. En cuanto miró hacia el frente, consiguió distinguir las velas carmesí de aquel navío que había robado y que ahora le pertenecía a su tripulación. No pudo evitar sonreír por eso mismo, porque ya lo echaba de menos incluso a pesar de que solo habían pasado unas horas.

- Estoy segura de que tú eres increíble también.- La explicación del electro le sorprendió bastante, puesto que le resultaba curioso que toda una raza pudiese emplear ese tipo de habilidad. Emanar electricidad del cuerpo no parecía algo fácil ni mucho menos, pero si para ella era tan sencillo como respirar, entonces su raza resultaba incluso más curiosa. En fin, parecían estar hechos para la batalla después de todo. En general, lo único que sabía de las diversas razas era que cada una tenía lo suyo, pero sin duda Thyle comprendía mejor que cualquier humano las mareas, y, si Rini podía generar electricidad sobre su cuerpo...- ¿Habrá alguna raza que consiga mover el aire? O que detecte los cambios de clima... Hm...- Pensativa, aunque más bien en sus cosas, simplemente continuó caminando como si nada.

El tema de las espadas era caso aparte, tal y como sabía. Las leyendas contaban cosas completamente ilógicas sobre armas históricas que, muchas veces, lo único que contaban eran sandeces, pero después de haber visto lo que las suyas hacían cada vez empezaba a creer que de verdad podía ocurrir así. Claro que tampoco lo asumiría así como así.

- Sí, suena completamente ilógico, no te voy a mentir. Aunque eso de que no sangren solo pasa a veces, ni siquiera se bien cómo o por qué. Quizá tenga que ver con el tipo de corte...- Se lo había planteado muchas veces a lo largo de ese año y pico, aunque seguía sin entenderlo. Incluso habiendo practicado algún que otro corte en el exterior, no había conseguido encontrar un por qué a la situación. Igual no lo hacía bien algunas veces, pero quién podía saberlo. Aproximó su mano enguantada hasta el filo de la espada, y cuando colocó un par de dedos sobre esta, no tardó en sentir humedad sobre la tela. Resultaba extraordinario ver que emanaba frío, que realmente se le entumecían los dedos tras el guante.- Vaya, es increíble de verdad. ¿Si metes el filo en un vaso de agua, tienes agua fría? Suena muy útil. ¿Es una espada de tu isla?
Cheshire
Mensajes :
96

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm47/150[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (47/150)
Experiencia:
[Privado] Una pequeña hoja 3qaWnZm39900/1000000[Privado] Una pequeña hoja 9h2PZk8  (39900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.