Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Kramer Mar 6 Abr 2021 - 17:16

Llego a Tequila Wolf en un barco de refugiados. Así lo llaman los revolucionarios. Esclavos apátridas fugados, criminales de poca monta, pordioseros, mendigos, y demás almas perdidas traídas al culo del East Blue para pudrirse de frío. El barco atraca a los pies del puente. Una enorme columna de hormigón se alza hasta perderse en la nube que escupe nieve sobre nosotros. La rodea una pasarela que circuncida sus, más o menos, 500 metros de diámetro y sube hasta la cima del puente. El muelle a los pies es apenas un embarcadero donde el navío se aposenta para descargar a las personas y la poca carga que lleva en su interior. Casi todo medicinas y madera.
Bajo con el resto de indeseables, como uno más. Jamás había sentido tanto frío en toda mi vida. Incluso con el grueso abrigo de plumas nego me congelo de frío. Comienzo el descenso junto al resto de almas perdidas mientras la carga asciende gracias a las poleas.
Me dirijo al pueblo más abandonado de la isla más recóndita de este mar: Cabeza de Puente. Un asentamiento en la punta del puente de Tequila Wolf, en mitad del mar, a varios kilómetros de la isla. En origen un pueblo abandonado, los Revolucionarios lo repoblaron poco a poco, regalando casas a todo refugiado que quisiera resguardarse aquí. Vivienda gratis para atraer a familias pobres de todo el mundo, un lugar recóndito para atraer también a todo aquel que quisiera desaparecer. Si el gobierno me ha enviado aquí es porque ha llegado el momento de recuperar la isla para el Gobierno Mundial. Estoy seguro de que hay otros agentes en otros rincones de la isla haciendo misiones similares.
Cuando llego arriba hace rato que el frío me ha entumecido todo el cuerpo. La cima del puente está totalmente cubierta de nieve y apenas hay senderos pisados que seguir. Las nuevas almas que habitarán este lugar son guiadas por las tropas locales. Yo me separo y me adentro en el pueblo. Entre la nieve, la niebla y la falta de interés de los guardias, resulta muy sencillo. Las calles huelen a acetona y cloro. Reconozco los olores en seguida, crack, metanfetamina y otras drogas sintéticas. Seguramente cocinadas a partir de los medicamentos que llegan de la caridad. Aquí las construcciones son todas de metal. Con un clima de mierda todo el año los colonos no han tenido más remedio que arrancar los marcos de las ventanas, las puertas y todo lo que prenda con tal de calentarse. Ahora todo es metálico, salvo los objetos de lujo.
Mi misión aquí es tan sencilla que no podría resultar más complicada. He de localizar las chispas de la revolución contra los Revolucionarios y alentarlos, robar toda la información que pueda obtener de los registros locales: censos, almanaques, registros, etc, y, en última instancia y si tengo la oportunidad, matar al alcalde de este lugar: Ron Metal.
Tan sencillo que seguro que es problemático.
Arrastrando los pies por la nieve llego a la posada del pueblo. Una casa de aspecto colonial, con tres plantas de altura, con marcos y puerta de madera. Las ventanas desprenden un brillo dorado y la música del interior se superpone al silbido de la ventisca en mis oídos.
Cruzo la puerta sin llamar y cierro tras de mí. Para ser un pueblo de mierda el local está abarrotado. El pero destino de la Revolución guarda diversiones para sus soldados y oficiales. Todos demasiado borrachos para presentar una amenaza. Un tipo me detiene en la puerta, pero un billete le deja claro que no soy un pordiosero, esta vez me toca ser un importante hombre de negocios que viene en busca de nuevas rutas comerciales.
-Hoy más de dónde viene este -le digo al tipo cuando le entrego el billete-. Haz que lo sepan todos los camareros y consígueme la mejor mesa.
No sé si es la mejor mesa, pero desde luego es una mesa cojonuda. Un reservado al fondo de la sala desde donde puedo ver el resto de comensales y también la barra. El vino caliente especiado llega enseguida, igual que la segunda silla que le pido al camarero y que dejo vacía frente a mí como si esperara a alguien.
Kramer
Mensajes :
85

Fecha de inscripción :
18/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm30/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm17460/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (17460/1000000)
Berries: 80.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
Kramer

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maki Jue 8 Abr 2021 - 13:27

Maki odiaba la nieve. Le daba miedo, y con razón. Esa cosa blanca, fría y traicionera no era de fiar. No dejaba de caer día y noche en ese horrible lugar, acumulándose en todas partes, esperando el momento oportuno para hacerle resbalar, colársele entre la ropa y engullirle. Ya le había pasado a más de uno. Se dormía en la nieve y no se despertaba. Las cosas sobre las que no podía uno dormir eran malvadas.

Y sin embargo, allí estaba, en mitad de la nada. Si el mundo tenía culo, seguramente fuese aquel. No entendía por qué le habían destinado allí, aunque fuese temporalmente. “Necesitamos a nuestro mejor hombre”, le habían dicho sus superiores, aunque no entendía por qué se estaban riendo mientras firmaban sus órdenes.

-Proteger el lugar, poner orden y enderezar a la chusma -se repitió entre dientes mientras salía a la calle envuelto en una docena de prendas de abrigo.

Se decía que en ese puente, que Maki estaba medio seguro de que en realidad era un tobogán gigante que no les había quedado inclinado, todo iba mal. En lugar de una próspera base revolucionaria ya solo quedaba un suburbio pobre, sucio y peligroso. ¡Si hasta habían intentado robarle a él! Suerte que le habían dado carta blanca para hacer lo que considerase para meter en vereda a esa gente y pudo arrearle un bofetón y ponerlo a al leer el MANUAL, la sagrada guía revolucionaria.

Por si fuera poco, el Departamento de Infiltraciones y Chanchullos le había informado de que se estaba preparando algo. Los opresores habían enviado gente al puente, aunque nadie tenía claro dónde, cuántos ni para qué. En parte, su tarea era asegurarse de que no lo consiguieran. Entre el estrés de buscar enemigos infiltrados y la nieve que caía todo el día, Maki estaba hasta las narices.

Le llevó quince minutos cruzar la calle desde su humilde y feo edificio de metal hasta el humilde y feo edificio de metal que contenía la taberna local. Cabeza de Puente tenía muchos sitios donde beber, pero el bar era el único sin escupitajos en el suelo. Maki entró y pidió su mesa de siempre, la que estaba más cerca del fuego de la chimenea.

-Y ponme un batido de esos tuyos, ¿quieres?

-¿Cerveza?

-Ese.

Maki vio a alguien nuevo. Vaya, y tenía dinero. Eso era inusual. Seguro que vendía droga. Allí todos vendían droga. Luego le echaría la bronca, pero por el momento quería calentarse un poco y poder quitarse uno de los tres gorros que llevaba, la bufanda de metro y medio y las orejeras, que usaba aunque no tuviera de eso. El hosco camarero le trajo el batido poco después.

-Salud, señor alcalde.
Maki
Mensajes :
400

Fecha de inscripción :
31/03/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm99/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (99/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm355972/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (355972/1000000)
Berries: 368
Ver perfil de usuario

Oficial revolucionario
Maki

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kramer Vie 9 Abr 2021 - 13:55

Cuando termino la primera jarra de vino un gesto me basta para indicar al camarero otra ronda. El alcohol en el estómago enciende mi caldera, por lo que me quito la capa de plumas negras para quedar sólo con el guardapolvos verde. Si tuviera un espejo vería mis mejillas sonrojadas por el vino. Empiezo a considerar la posibilidad de comer algo o de pedir un poco de droga. No me vendría mal una línea para espabilarme. Lo bueno del trabajo de campo es que nadie te supervisa.

Una montaña de abrigos entra en el bar y tras hablar con el camarero se sienta junto al fuego. Lentamente los abrigos, bufandas y orejeras se desprenden como hojas en otoño y dejan al descubierto a un tipo... Bueno, creo que la mejor manera de describirlo es feo. Muy feo. No puedo evitar fijarme en él como tampoco puedo evitar reconocerlo. No todos los días se está en la misma sala que un revolucionario que vale más de quinientos millones de berries. Sin duda quien me asigna las misiones tiene un ojo cojonudo para joderme... Por desgracia no llego a escuchar lo que el gyojin habla con el camarero.

Intento mirar lo menos posible al pez gordo, nunca mejor dicho, y centrarme en mi tapadera. Por lo que respecta a todos los aquí presentes soy un civil más. Un sencillo hombre de negocios.

Parece que el camarero se ha olvidado de mi copa. Por suerte un tipo gordito con traje de hilo a rayas me trae dos jarras de vino. Su ropa desentona con el lugar, por lo que asumo que es otro viajero. Quizás otro hombre de negocios. Tiene manchas de tabaco en los dientes y las manos y no va muy bien afeitado.

-He oído que tenias sed -dice el tipo.

-Los hay que tienen prioridad -hago un gesto con la cabeza para señalar al pez gordo.

-El alcalde siempre primero - el tipo sonríe y alza su copa para brindar conmigo.

Brindo con él, qué coño, por las bofetadas del destino.

-Chin chin -digo.
Kramer
Mensajes :
85

Fecha de inscripción :
18/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm30/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm17460/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (17460/1000000)
Berries: 80.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
Kramer

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maki Lun 12 Abr 2021 - 13:29

El alcalde Makintosh, conocido como Ron Metal por las no tan buenas gentes de Cabeza de Puente, dio un sorbito a su cerveza y fingió que le gustaba. Sabía que los humanos respetaban cosas como beber alcohol fuerte sin quejarse, así que se esforzaba en conseguirlo. Tenía que mantener una reputación de tipo duro si quería que todos le tomaran por el líder.

Lo de hacerse pasar por el alcalde había sido idea de sus chicos. Los Centellas eran avispados y sabían que Maki daría el pego. Solo hubo que secuestrar al alcalde verdadero, decir que había tenido un horrible, horrible accidente y que se había quedado... pues makiado. Si alguien le preguntaba, decía que una caída desde mucha altura contra la nieve le había cambiado el color de la piel, congelado las orejas y alterado su tono de voz. También había crecido como sesenta centímetros y se había olvidado de los nombres de todos sus conocidos. Maki estaba seguro de que había colado, aunque a la gente de allí parecía traerles sin cuidado a qué líder desobedecer. Eran unos malandrines pendencieros todos ellos.

Dos mujeres, las asistentes de Maki, entraron a la taberna y fueron a buscarle de inmediato.

-Alcalde -dijo la más alta. Maki la llamaba Grapas, porque ya había amenazado con graparle sus partes a la mesa un par de veces-, está todo listo. Deberíamos proceder.

-Pero no he comido -se quejó el gyojin.

Menudeldía sacó una hamburguesa de su bolso y se la dio. Siempre llevaba encima algo de comer, por eso la había elegido como ayudante. Las dos estaban al tanto de su operación allí y se habían convertido en sus manos derechas.

Maki se puso en pie, se envolvió de nuevo en sus abrigos, tiró la cerveza a la chimenea y se dirigió a la puerta.

-Alcalde, ha apagado el fuego.

-Oh... Es igual, hazte la loca. ¡Buenas tardes a todos, conciudadanos! ¡Hasta otra!

Y se fue.

Su primera parada fue en el Centro de Detención, Reinserción y Patadas en el Culo. No lo llamaban calabozo por ser muy contrarrevolucionario. Allí esperaba la remesa de sospechosos de esa semana. Sus equipos de espionaje, que constaban de cuatro Den Den Mushis puestos a ojo y su talento innato para señalar a gente a la que interrogar, habían identificado seis potenciales opresores infiltrados y ya estaban listos los informes de sus interrogatorios. Maki los ojeó en su despacho calmadamente.

-Entonces ¿el cojo es cojo de verdad? -Menudeldía asintió-. Sorprendente. La embarazada, no, el de la cantina, tampoco... Menos mal, me preocupaba que escupiera en mi comida. ¡Ajá! El bebé no tiene coartada.

-Es el hijo de la embarazada, señor. Dio a luz... bueno, fue un interrogatorio inusual.

-Puaj. ¿Por qué no podéis poner huevos como la gente normal? ¿Y qué me dices de este? Parece malo -Maki señaló el informe de un tal Chogi el Siniestro. El historial de infracciones que acumulaba habría hecho que en cualquier base revolucionaria decente estuviese limpiando suelos como castigo. En este caso, Chogi el Siniestro limpiaba suelos como profesión, pero no como castigo.

-Nació aquí y nunca ha salido del puente. No creo que sea un infiltrado.

¿Quién sería, entonces? Empezaba a ser frustrante. La búsqueda de traidores era uno de los peores trabajos de la Causa. A los investigadores les asignaban destinos horribles y no podían abandonarlo hasta que cumplieran con su cuota de cazados. Maki no llevaba ninguno, pero porque toda la población del pueblo era tan sumamente sospechosa que resultaba difícil decidir por dónde empezar.

-Los recién llegados de hoy, alcalde.

Grapas le tendió una carpeta con las fotos que el Den Den Mushi oculto entre la nieve que enfocaba a la pasarela. Por lo visto, los vigilantes se habían escaqueado otra vez. Lo bueno era que ese día había llegado gente nueva. Tres barcos: uno de ellos de suministros y otros dos desconocidos. Había un tipo especialmente sospechoso; tanto, que seguramente fuese inocente. Sin embargo, los que iban en el otro también lo eran...

-Tráetelos a todos para que hable con ellos. Con suerte alguno será malvado y podré irme a mi casa.
Maki
Mensajes :
400

Fecha de inscripción :
31/03/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm99/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (99/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm355972/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (355972/1000000)
Berries: 368
Ver perfil de usuario

Oficial revolucionario
Maki

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kramer Lun 12 Abr 2021 - 16:41

-El alcalde es un tipo muy grande -digo a mi compañero de taberna tranquilamente.

-Sí, desde que se cayó en la nieve creció 60 cm.

Asiento a sus palabras. Totalmente lógico.

-Yo era negro hasta que me caí de la bici y me volví blanco.

-¿Del susto?

-Imagino.

Y brindamos de nuevo. En eso el alcalde se envuelve en sus inacabables abrigos y sale de la taberna después de apagar el fuego. Un tipo raro Ron Metal, no esperaba que su verdadera identidad fuera la del revolucionario Makintosh. Sin duda es un contratiempo para mi misión secundaria, aunque está información será muy bien recibida en el cuartel general.

-Si voy a invitarte a otra copa, he de saber cómo te llamas.

-Puedes llamarme Michael -responde-. ¿Tú tienes nombre?

-Mis socios me llaman pepinillos.

-No soy tu socio.

-Solo quienes detestan el dinero deciden no asociarse conmigo.

Hago un gesto al camarero.

-Trae dos botellas de tu mejor vino. Luego agarras el mejor plato que tengas y lo rellenas con el segundo mejor plato. Y sírvenos sin molestas, no te quiero volver a ver.

Pasar desapercibido es una de mis grandes especialidades, obviamente.

-Acabas de pedir perdiz rellena de tartar de atún.

-Yo solo como eso -miento para salir del paso-. Cuéntame, ¿Qué te trae por esta isla? Está claro que eres un contrabandista.

-¿Cómo te atreves?

-Tienes pinta de mafioso y acento italiano, así que lo asumo. Si tuvieras pinta de poli asumiría que me vas a dar con la porra.

-Es una observación tremendamente racista. Cierta, pero racista.

-¿Y bien? ¿Con qué traficas? ¿Drogas, armas, medicinas, mujeres? ¿Qué se mueve en la isla?

-Todo eso son menudeces, estoy aquí para algo mucho más grande. -Michael sonríe y se acerca para hablarme en confidencia, resulta que ya tenemos la comida en la mesa-. Papel higiénico -susurra.

Este hombre es un auténtico genio. Durante la cena, regada con abundante vino, un vino que primero era asqueroso pero que tras cinco botellas sabía a tetas de ángel, me cuenta su negocio maestro. Como todo el mundo sabe en las utopías revolucionarias siempre hay escasez de papel higiénico. Mientras que en el resto del mundo se lanza como si fuera basura, en estos lugares alcanza tal valor que llega a sustituir al propio dinero. Michel lleva unos meses introduciendo papel camuflado dentro como granadas de mano y cocteles molotov, algo que los revolucionarios usan mucho. Gracias a este pequeño negocio conoce algunas personas del mercado negro local, esas personas a su vez conocerán a otras personas que no están muy contentas con la revolución. Un hilo muy jugoso del que tirar.

-Voy a enviar al almacén seguro que tengas un millón de berries en papel higiénico. Considéralo un regalo, mi manera de ayudarte a ayudar a esta pobre gente.

-No me fio de los regalos -dice Michael-. La gente siempre espera algo a cambio.

-Y lo espero -digo-. Algún día, y puede que ese día no llegue nunca, te pediré que hagas algo por mí.

-¿En qué clase de negocios estás metido?

-En los más turbios y lucrativos -respondo y le tiendo la mano-. ¿Trato?

Una vez me ha estrechado la mano me levanto tambaleándome por el vino.

-Ahora vengo, he de cambiar el agua al canario.

Como estoy acostumbrado a los climas cálidos decido salir a mear en la nieve. Una idea genial para dar rienda suelta a mi creatividad. Además, no siempre un agente tiene la oportunidad de mearse en los revolucionarios. De borracho que estoy, me olvido mi abrigo de plumas. Salgo por la puerta lateral a un callejón del puente. No me doy cuenta que no muy lejos hay un escuadrón revolucionario parando a la gente. Yo, tranquilamente, silbo una canción mientras meo en un montón blanco y escribo en amarillo. Cuando termino contemplo mi obra de subversión:

"Puta evolución"

No sé por qué, pero creo que le falta algo.

-Disculpe, señor.

Me giro y me encuentro a tres soldados revolucionarios, abrigados hasta las orejas, con un puñado de fotos en las manos. Me comparan con una de ellas. El frío hace que se me pase un poco la borrachera y entonces me doy cuenta del frío que tengo.

-Va a tener que acompañarnos -concluye el revolucionario al comparar mi cara con la foto.
Kramer
Mensajes :
85

Fecha de inscripción :
18/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm30/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm17460/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (17460/1000000)
Berries: 80.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
Kramer

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maki Miér 14 Abr 2021 - 19:16

Poli Bueno abrió la caja de donuts y dejó que el sospechoso los oliera.

-¿Quieres uno? Puedo dártelo si colaboras. Solo di la verdad y podrás elegir el que más te guste.

-¡Y una mierda! -gruñó Poli Malo-. Como no hable, me lo cargo, joder.

-No le hagas caso. Es un gruñón y está loco. Mira, este de aquí tiene crema por dentro. Delicioso, ¿verdad?

-¡Me he cagado en todos esos putos bollos nada más comprarlos!

Maki negó con la cabeza al otro lado del espejo-mágico-para-ver-solo-en-un-sentido. Poli Malo era bueno, pero se pasaba de soez. ¿No podía partir nudillos y ya? No, tenía que hablar de caca, siempre de caca. No podía estar diez minutos sin decir algo en ese sentido. Por eso ya no le invitaba a las cenas de planificación.

Al menos esos dos habían asumido bien sus papeles. Maki en persona los había entrenado, usando zanahorias como premio cuando lo hacían bien y varazos en los ojos cuando se equivocaban. Era un método duro, pero así funcionaban los entrenamientos exprés en Báltigo. Llevaban el interrogatorio con fluidez, usando la cantidad justa de tacos y cumplidos para que el interrogado se sintiera adecuadamente a gusto y aterrorizado a partes iguales.

-¡Te mataré! ¡Y mataré a tu padre y a tu madre y a tus hijos! ¡Y me tiraré a tu perro, jodido...!

-Confiesa ya, amigo -pidió Poli Bueno-. No puedo controlarlo cuando se pone así.

Maki tampoco. Por eso lo tenían encadenado a una silla en un rincón, con más seguridad aún que al propio sospechoso. No obstante, su utilidad empezaba a agotarse. Tendría que entrar él en persona.

El alcalde Ron Metal, vestido con un delantal salpicado de manchas de sangre -hecha con la receta de la salsa casera de moras y algas de la señora Makintosh- y unos guantes de fregar amarillo chillón, entró como si nada en la sala de interrogatorios. Empujaba una mesita con ruedas repleta de instrumentos afilados, algunos de los cuales había tomado prestados de la consulta del dentista local. Poli Bueno y Poli Malo se callaron cuando él entró.

-¿No os encanta a todos trabajar para el Gobierno? -preguntó mientras cogía un cacharro que no tenía muy claro para qué era-. Traicionar a la Revolución es lo mejor.
Maki
Mensajes :
400

Fecha de inscripción :
31/03/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm99/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (99/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm355972/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (355972/1000000)
Berries: 368
Ver perfil de usuario

Oficial revolucionario
Maki

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kramer Miér 14 Abr 2021 - 20:27

La situación se había torcido rápidamente. Había pasado de negociar con un contrabandista que me permitiría empezar a extender la influencia del gobierno por la isla a estar atrapado en la sala de interrogatorio de los revolucionarios. Los motivos de mi captura me son desconocidos. Pero poco importa. Los métodos de la Revolución con todos los sospechosos son de sobra conocidos. ¿Qué importaban algunas bajas inocentes por su bien superior? Maldita moral causalista. Aunque, bien mirado, yo no iba a ser una baja inocente. Pero bueno, es mi pellejo, lo menos que puedo hacer es quejarme.

La policía revolucionaria me escoltó hasta la sala de interrogatorios, situada en uno de tantos edificios burocráticos de Cabeza de Puente. Allí me esposaron a una silla de madera. Madera de verdad, una auténtica reliquia que debían haber salvado del fuego por ser una antigüedad. Tan vieja y echa polvo que podría liberarme de las ataduras con poco esfuerzo. De hecho, como me coma dos de esas rosquillas que se niegan a darme, el aumento de peso podría hacer ceder la silla.

Obviamente usan una versión del poli bueno y poli malo, a la vieja usanza. Aunque el poli malo es demasiado histriónico para mi gusto y al bueno le falta empatía y le sobra bobez. En cualquier caso es una buena actuación a la que asisto en silencio asintiendo de vez en cuando. No voy a perder el tiempo con los teloneros.

Así que al cabo de poco entra el plato fuerte. Su pecedad Makintosh o el Alcalde Ron metal desfigurado tras un terrible accidente en la nieve. Todavía dudo entre las dos opciones. Él es sin duda quien me va a interrogar a fondo, trae un delantal sucio de sangre y un juego de instrumentos de tortura. Entre los utensilios hay una cuchara de madera, espero no la use contra mi. Deduzco que la sangre del delantal ha de ser un truco porque los utensilios están impolutos, como si fueran de dentista. O eso o se toman la salud de los interrogados muy en serio.
El revolucionario agarra uno de los cacharros sin ni siquiera preguntarme nada. Por fin empieza la diversión. Estiro los dedos de las manos y los pies para prepararme para este viaje. No tengo ni idea de qué quieren, pero seguro que no me las piden por las buenas.

-Recuerda, en un interrogatorio enemigo tú eres la estrella de la función, no dejes que nadie te quite el protagonismo -me dijo mi instructor.
Habría que estar loco para emocionarse ante la perspectiva de una tortura. Puede que esté un poco empalmado…
-¿No os encanta a todos trabajar para el Gobierno? Traicionar a la Revolución es lo mejor.

Es la hora del show. Para mi función de esta noche escojo el papel de civil confundido.

-Oh, señor, por favor… -suplico-. No sé qué hago aquí.
Kramer
Mensajes :
85

Fecha de inscripción :
18/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm30/150Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 3qaWnZm17460/1000000Puente entre dos mundos [Pasado -Privado] [Kramer - Maki] 9h2PZk8  (17460/1000000)
Berries: 80.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
Kramer

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.