Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Lun 12 Abr 2021 - 13:31

De acuerdo, lo tenía todo. Había recuperado la Golondrina y Edipo se encontraba a su lado, ronroneando de forma metálica y encantadora. Había terminando de volver a acondicionar su pequeño taller en el barquito e incluso había hecho la cama antes de dejar su apartamento. Estaba lista para volver a reunirse con Claude, pero… había algo más que necesitaba.

Dinero. Sí, era cierto que todavía conservaba su empleo y el reciente ascenso había mejorado su situación, pero Dark Dome ofrecía toda clase de posibilidades únicas de comercio y… ¿no debería aprovecharlas antes de marcharse una segunda vez? Sonrió, aunque en la oscuridad nadie la vio. Terminó el camino hasta la Golondrina y dejó a Edipo en su interior, antes de volver a saltar a tierra firme. Podía esperar un poco. Solo un par de días. Al fin y al cabo, iba con tiempo de sobra. Y con algo más de dinero en el bolsillo, esta vez podría pagarse un navegante decente, lo cual sería todo un detalle.

No tenía claro por dónde empezar, pero sí a dónde ir para remediar eso. Las Cuatro Rosas era un casino situado en la periferia de la ciudad, donde todavía contaba con los excesos y bondades de otros negocios del centro pero lo bastante apartado como para no atraer atenciones indeseadas.

Sabía de buena tinta que solía ser el hogar de toda clase de reuniones entre usureros, mercaderes y otra buena gente cuyos nombres podrían herir las sensibilidades de no poca gente en la ciudad. Una buena fiesta, sin ningún lugar a dudas. Y como tal, se preparó a conciencia. Kimono azul y blanco, ornamentado recogido en lo alto de la cabeza con una azucena para decorarlo. Sus orejas se alzaban orgullosas entre los pétalos mientras sus labios sonreían al verse hermosamente pintados. Colocó a Kamar y a Budur en su cinto pues contrariamente a otros locales, en este era de mala educación entrar desarmada. Dejó sus patines en su elegante forma de zapatos de tacón y salió de casa envuelta en un largo abrigo blanco. Nadie más en la ciudad necesitaba saber a dónde se dirigía.

Al llegar al casino, dejó el abrigo en la consigna y entró al piso principal con tranquilidad y una serena sonrisa. Se acercó al bar y pidió un Martini, rojo. Una vez tuvo su bebida en la mano, se dedicó a pasear por el lugar. Sin prisa. Sabía cómo funcionaban estas cosas y había dos posibilidades. Bien escuchaba una conversación en la que le interesaba introducirse, bien alguien le abordaba con alguna proposición. Ignoraría, como siempre, las más burdas, y negaría con educación aquellas que no le resultaran rentables. No era una asesina a suelo y no pretendía empezar, muchas gracias. Era curioso, lo abiertamente que hablaba la gente cuando se sabía rodeada de sus iguales.

Pero la conejita no buscaba más beneficio que el monetario. Y sabía que tarde o temprano, lo acabaría encontrando.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 12 Abr 2021 - 14:32

El Big Crocodile había llegado a Dark Dome hace unos pocos días, atracando en la costa que daba a la periferia, por seguridad. La necesidad de abrir nuevos negocios para aumentar mi fortuna era ya insalvable . Me encontraba en mi camarote tomando una copa de vino mientras ojeaba algunas de los informes que mis agentes me habían dado sobre los principales "mandamás" del país. Gente que tenía bastante dinero e influencia y que me convenía estar a bien con ellos.

Sin embargo había adelantado suficiente trabajo como para tomarme un respiro a los veinte minutos, y así poder pensar que hacer. ¿Sería buena idea bajar a la isla y divertirme un poco?. Quizás si bajaba a tierra atraería las miradas de más de uno de los nativos del país. Meneror era un nombre medianamente conocido en algunos lugares, y esperaba que en Dark Dome fuera totalmente anónimo. Así que una vez decidido lo que hacer hice llamar a Phil, mi segundo, el cual entró por la puerta del camarote.

-¿Señor?.

Cogí un habano del primer cajón del escritorio y saqué mi cipo para encenderlo mientras me lo llevaba a la boca.

-Prepárame dos bolsas de dinero Phil, debo salir a tratar unos asuntos.

-¿Ocio o deber señor?- preguntó el marinero.

-Ocio.

Dicho esto el marinero salió del camarote, y yo me preparé para bajar a tierra. Así que me puse mi mejor traje negro, un abrigo de pelaje por los hombres de idéntico color y un reloj de bolsillo de cadena dorada. También algunos anillos de oro y gemas en cada uno de mis dedos, y por último, enrosqué mi garfio en la base de esfera dorada que ocultaba le muñón de mi mano izquierda. Y una vez salí del camarote Phill estaba allí esperándome ya con las bolsas.

-Tiene un burdel, algunos restaurantes y un casino al final de la calle si se fija bien señor. Diviértase.

Phil me entregó las dos bolsas llenas de berries, las cuales me até al cinturón y tapé con mi chaqueta y con mi abrigo, pues estas cosas requieren ser no vistas en plena calle....porque las robaban básicamente. Así que descendí por la pasarela hasta desembarcar.

Caminé por unos diez minutos por las calles de la periferia del lugar, cruzándome con todo tipo de gentes que iban de una lado a otro. Finalmente llegué al casino, el cual me había entrado por los ojos. Quizás sería un buen lugar para blanquear dinero....quizás. Así que una vez entré en el casino preferí no dejar el abrigo en recepción y me dispuse directamente a pedir fichas en "cambio" para quitarme cuanto antes el dinero de encima.

Me dieron el cambio, y dejé en depósito todas las fichas mientras me llevaba un pequeño puñado de ellas en el bolsillo, pues no había que malgastar. Pedí un Whisky en el bar que había contiguo y me apoyé en la barra mientras iba bebiendo y mirando como la gente jugaba a los diferentes juegos. No sabía por donde empezar, pero debía hacerlo rápido, pues efectivamente, había cabezas que se alzaban por encima de los clientes que me miraban. Espero que no me conocieran. Así que me puse de espaldas y continué bebiendo mi bebida.



Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Lun 12 Abr 2021 - 22:09

El tiempo pasaba de forma relativamente perezosa. Los casinos, igual que las estaciones de tren y los mercados de pescado a primera hora de la mañana, tenían una atmósfera muy determinada. El tiempo no te afectaba de la misma manera cuando estabas dentro. El mundo exterior dejaba de existir y todo lo que importaba era lo que había dentro. Las personas, el motivo que les había llevado allí y las relaciones que construían entre ellos, fueran simples miradas o… algo más.

Al principio, se contentó con mirar. Las tragaperras y el póker no eran lo suyo, pero no hacía daño ver quién perdía o ganaba. Aunque en realidad, no hacía falta mirar rincón a rincón. Podías saber quién se estaba haciendo con la sala solo con seguir con la vista los movimientos de los camareros. Como tiburones oliendo la sangre, se arremolinaban no muy discretamente cerca de aquellos en auge, en la cresta de la ola. Quien más gana, más gasta. Y cuanto más gasta, más posibilidades tiene de perder. Copas y aperitivos para engrasar el mecanismo no podían faltar. No sería ni la primera ni la última vez que una camarera bien situada con una conveniente botella de licor hacía caer a algún magnate envalentonado.

Sin embargo, lo realmente útil de ver quién iba perdiendo y quién ganando era saber cómo evitarlos. La conejita no tardó en alejarse del flujo natural de gente y empezó a perderse por los rincones más oscuros del casino, sorbiendo su bebida aparentemente distraída. No tenía miedo. Si alguien se perdía en sus labios, en seguida el peso de sus espadas atraía su mirada. No las llevaba por aparentar; nadie allí lo hacía. No tenía sentido empezar disputas que no terminarían bien.

No pasó mucho tiempo hasta que sus ojos captaron a alguien interesante. Se notaba por su postura y la calidad de su ropa que era alguien que manejaba dinero, y no poco. Fumaba y bebía whisky, on the rocks. Oteaba el horizonte evaluando el panorama de la misma forma que ella había hecho no mucho antes. Había algunas cabezas alzándose en su dirección, lo que podía significar tanto algo bueno como algo malo. En cualquier caso, estaba claro que era la primera vez que entraba al lugar. Iba desarmado, si es que alguien con un garfio por mano podía considerarse desarmado. Intimidaba, claro, pero todo el mundo allí intimidaba por unos u otros medios. Ella incluida.

Se acercó con tranquilidad y tomó asiendo en la barra, a su lado. Sin mirarle directamente, esbozó una pequeña sonrisa.

-Es una hermosa noche. ¿Viene a jugar o se encuentra aquí por negocios?
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 13 Abr 2021 - 9:48

¡Vaya mierda de Whisky por todos los santos! ¡He bebido agua de fregona con mejor sabor que esta basura!. No pude evitar poner cierta cara de asco frente al barman que me lo había servido y deslizar la copa hacia él nuevamente.

-Ni se os ocurra volver a ponerme esta mierda delante de nuevo. Ponedme un vino tinto...el mejor que tengas y que no sepa a pura basura o se lo estamparé en la cara.

Dicho esto di una larga calada a mi habano para quitarme el mal sabor de boca de aquella horrenda bebida. El barman por su parte, molesto a la vista, me sirvió en una copa alta un vino tinto. Pero todavía no me animé a beberlo. Entonces escuché la voz de un viejo "conocido".

-¡Sr Meneror que alegría verlo por aquí! No esperaba encontrármelo por este sitio- dijo un hombre bajito, narigudo, gordo y con un pitillo en la boca- ¿Qué le trae por aquí viejo amigo?.

Era Oswald, un viejo traficante de animales exóticos que solía trabajar vendiendo su mercancía a lugares "chick". Tiempo atrás había hecho negocios con él, y la verdad que como compañeros de negocios era la leche, no tanto como personna.

- Lo de siempre Oswald, buscando ventajas. Estoy pensando en comprar el casino, me ha gustado nada más he entrado, pero si llego a hacerlo traeré la bebidas de Toussaint y no estas mierdas que bebéis aquí.-dije dándole la mano mientras sostenía el habano en la boca.

-Pues no te va a salir barato, este lugar está en auge, pero bueno es tu pasta. Por cierto hoy voy a vender varios ejemplares de animales de Arabasta, espero que vengas a echar un vistazo...y por cierto Mene, yo soy el dueño jue jue jue.

-Lo haré, no tengáis duda.-le dije cogiendo la copa de vino.

El gordo asintió con la cabeza y me dio una plamadita en la pierna, la cual hubiera sido en el hombro si el tipo no midiera 1,50. Tras eso se marchó.

Volví a mi bebida y probé el vino, y vaya, era decente. Entonces una dama tomó asiento a mi diestra. Muy linda a decir verdad, pero ¿Quién se fija en una moneda de oro entre lingotes?. Así que tomé mi bebida hasta que ella me dirigió la palabra. No había que se maleducado, ya que si fuera algo ordinario le diría que desapareciera y no me jodiera el vino. Pero había que ser educado.

-Digamos que ambas cosas son factibles de ser disfrutadas esta noche señorita- dije bebiendo de la copa sin quitar vista del cristal.-¿La puedo ayudar en algo?. No quisiera interrumpirla en lo que fuera que estuviere haciendo.




Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Miér 14 Abr 2021 - 13:06

Definitivamente, el interesante desconocido no era de Dark Dome. Había ido al primer bar que se había encontrado junto a las consignas esperando una bebida decente y la conejita no pudo evitar reírse para sí al ver su pequeño choque con el pobre camarero. No era culpa suya, claro. No mucha gente se quedaba en la entrada, así que era el sitio con peores licores… si es que se les podía llamar así.

Pensó en decirle algo al respecto, pero se le adelantaron. Así, en cuestión de segundos, descubrió su nombre e intenciones. ¿Comprar el casino? Como había intuido, el hombre tenía dinero. Y no muchas luces, si lo iba anunciando tan alegremente. En cuanto Oswald se marchó, ella aprovechó la ocasión para insertarse con naturalidad a su lado. Listo o no, tenía dinero y contactos. Y en esos momentos, era algo más que aprovechable.

Ignoró su actitud seca con una pequeña sonrisa. En realidad, era más que esperada un estándar en esas situaciones. Un poco… pedante, si acaso. No la estaba interrumpiendo, pero eso ya lo sabía. Era ella quién se había sentado ahí, al fin y al cabo. Sin embargo, no era más que un nimio detalle.

-Diría que más bien puedo ayudarle yo a usted. Para tener la intención de comprar el casino, no tiene mucha idea de dónde se ha metido, ¿no es así?

Era así, lo admitiera o no. Pero no convenía que se pusiera en su contra tan pronto. Dio un pequeño sorbo a su bebida y mientras el dulce le refrescaba la boca, siguió hablando.

-Quizá podría darle un pequeño paseo por los alrededores, enseñarle el lugar. Intuyo que hay rincones que su amigo preferiría dejar… apartados, de su vista… y sus bolsillos.

Al fin y al cabo, Illje no había perdido el tiempo. Su pequeño paseo por el lugar le había dejado escuchar alguna que otra conversación muy interesante. ¿La subasta de animales exóticos a la que trataba de atraerle? Niñerías. Lo que quería era apartarle de las partidas del tercer piso, que empezarían a la misma hora. Y lo que había en juego en esas mesas era desde luego bastante más valioso que mascotas o pieles. Pero claro, la sangre siempre llamaba al dinero. Eso no era una novedad.

Aún así, no estaba segura de que fuera a aceptar. Si le rechazaba, siempre podía ir a buscar a otra persona. Al fin y al cabo, la noche era joven y aún faltaban un par de horas para que empezara lo verdaderamente divertido. Y por otro lado, esos juegos a ella no le interesaban. Todo lo que buscaba era un comprador… el comprador adecuado, por descontado.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Miér 14 Abr 2021 - 14:37

Vale que estuviera viejo para ciertas cosas, pero de momento me safaba bastante bien para poder comprar un inmueble. Además ¿Quién era esta chica? ¿La he llamado acaso? ¿Sería acaso otra meretriz barata que pertenecía al local y que simplemente se acercaba a mi por pura conveniencia? Claramente. Si algo había aprendido todos estos años es que nadie se te arrima si no quiere algo a cambio....y la verdad que eso me cansaba bastantes.

Pero como dije antes, no había que ser un maleducado al menos de momento. Así que dejé mi copa vacía sobre la barra y torcí la cara en dirección a la joven para responder sus preguntas.

-Verá, es tan simple como poner una bolsa de dinero delante de la mesa del director. -dije con tono calmado.- No suelo hablar de ciertos temas con alguien recién conocido, pues por no saber no sé ni su nombre señorita, pero dígame, dígame. ¿En donde me estoy metiendo? ¿Acaso usted conoce el lugar?- dije inquisitivo mientras pedía que me llenaran la copa.

Exhalé un poco de humo por la boca procedente del habano mientras la seguía escuchando. No es que hiciera de menos a la muchacha, pero en mi mente ya había salido la frase: "Ahora viene el ofrecimiento, y ahora el cobro"..efectivamente, la muchacha puso una oferta sobre la mesa.

-¿Un paseo?-dije mientras escuchaba como decía que Oswald tenía lugares que ni yo mismo conocía dentro de aquellas paredes- ¿Y usted los conoce y me los quieres enseñar ¿Verdad?- dije cogiendo el habano con la mano- Bien, ahora si me permite es mi turno. Primero: ¿Porqué iba a confiar en alguien a quien acabo de conocer? Segundo: ¿Qué quiere a cambio? Porque entiendo que algo desea, ya que sino no se hubiera acercado hasta a mi habiendo otros ricachones por el lugar con mejor humor que yo.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Jue 15 Abr 2021 - 12:03

¿Era imbécil? La conejita alzó una ceja, sin decir nada todavía. Había una diferencia bastante clara entre comprar una casa y un casino en el que negocios turbios se realizaban cada noche y no era solo la cantidad de dinero.

El hombre parecía convencido de lo que decía e Illje no pudo por menos que pensar que era una perspectiva terriblemente inocente por su parte. Aunque por otro lado…

-Si no quiere hablar de ciertos temas igual le convendría no gritarlos en voz alta en cuanto alguien se le acerca.- Dio otro sorbo a su bebida mientras se encogía de hombros. Era él quien había dejado claro de buenas a primeras que quería comprar el casino como si no significara nada, ella solo se aprovechaba de la información que tan alegremente había regalado a todo el que tuviera orejas en cinco metros a la redonda.

No iba a decirle su nombre, por supuesto. Ni le daría las respuestas que buscaba ni se había ganado conocerlo. Señorita bastaría por el momento. Su tono era condescendiente y la conejita sonrió mientras ponía los ojos en blanco. Llevaba años viniendo a ese lugar, por supuesto que lo conocía mejor que él, que acababa de llegar. Más aún, conocía a los habituales… que eran los que más problemas podían darle. Volvió a encogerse de hombros sin mirarle a la cara.

-Nadie vendería un casino como este por dinero solamente, sin garantías. Si ciertos negocios se fueran a pique como resultado, el dueño anterior tendría que responder con algo más que palabras. Si ha aceptado tan alegremente, es que hay gato encerrado.

Caía de cajón, al menos para ella. Y por supuesto, podía haber algo que se le estaba escapando, algún pedazo de información que hubiera ocurrido entre bambalinas, pero dudaba que fuera a cambiar demasiado el lugar de las piezas en el tablero. Oswald pretendía entretener al caballero con animalitos y la promesa de un casino nuevo para finalizar las subastas del piso tres. Si después pretendía achantar del trato o aceptarlo para lavarse las manos, no estaba segura. De una forma u otra, al ricachón le estaban tomando el pelo y guardando de una oportunidad; los de su clase no soportaban ese tipo de cosas.

-Lo único que busco es algo de financiación, con suerte un par de contactos para expandir mi negocio.- En realidad tenía ya una buena lista pensada, pero engordarla nunca iría mal.- Me he acercado a usted porque no es de por aquí. No me gusta comer donde trabajo.- Añadió mirándole con una pequeña sonrisa.

Su proyecto estaba casi listo. El prototipo funcionaba bien, ahora todo lo que necesitaba era dinero para producir varias copias que enviar a los caballeros y damas adecuados. Pronto, sus artilugios se verían por todos los mares.

Se levantó y se estiró con calma. Dejó su copa en la barra y le puso una mano en el hombro al ricachón, aprovechando que estaba sentado. Tuvo que alzar el brazo, pero no le importó.

-Si quiere una prueba solo tiene que intentar subir al tercer piso. Cuando rechacen su acceso, puede armar un escándalo o puedo hacerle entrar. Quizá una vez sepa qué se cuece entre estas paredes pueda realizar una oferta más realista… y barata. Hay que ver lo que adelgazan el precio unas pocas amenazas, ¿no cree?

Se lo dijo susurrando, antes de alejarse. En seguida se perdió de nuevo entre las máquinas y los juegos mientras miraba su reloj. Hora y media. Ya habrían cerrado las puertas. Ella tenía su pin para pasar desde la última vez. Y ahora, era cuestión de tiempo que los engranajes girasen y terminasen de encajar.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 19 Abr 2021 - 10:59

Me tocó la más inteligente del lugar sin lugar a duda. No voy a demorarme con palabrería absurda con tal de extender un discurso. Así que una vez escuchado lo que me había dicho procuré quitar la ceniza del habano, para luego, mirar a la muchacha.

- ¿Quizás usted no ha pensado que quiera que se entere todo el mundo?-le dije con un tono totalmente neutro, despreocupado.

¿Qué había gato encerrado? Pues obviamente ¿Acaso piensa esta muchacha que me chupo el dedo o llevo poco tiempo en esto?. No quería hacer sangre más de lo necesario, pero bueno, me lo había puesto muy a huevo.

-¿Ha pensado en ir a un banco? Quizás le den esa financiación sin mucho interés- dije con cierto tono burlesco antes de empezar a hablar en serio.

En el momento en que me puso la mano en el hombro le clavé la mirada dándole a entender que no era buena idea, o comunmente como se diría "Que corra el aire". Vale, admito que estaba siendo muy borde. ¿Pero que esperaba? Una desconocida se arrima a mi, dice querer pasta, conoce cosas que yo no, y de todos los mamones de este casino ha venido a por mi...¿Cómo puedo confiar en ella?. No lo hago, simplemente, asiento a lo que dice.

- Así que el tercer piso. Veo que ciertamente usted tiene información, al igual que yo tengo la mía. Debo admitir que no me gusta trabajar en grupo, y menos con alguien que no sé ni su nombre. -dije antes de exhalar humo por la boca- Pongamos que le hago caso. ¿Cómo haría usted para que entrar sin problema en el tercer piso?

Dicho esto me levante de la silla.

-Si le soy sincero, puedo comprar el casino o no, no me va la vida en ello, sin embargo me ha despertado curiosidad, y eso es algo que odio mucho. Pero bien, dígame lo que le he preguntado, y dependiendo de lo que me diga tomaré la puerta de la subasta de animales, o si me me convence y logra meterme ahí dentro.. digamos que sus problemas "monetarios" serán resueltos. ¿Equipo pues?.

Si me decía que si todo correcto. Si por el contrario me decía que no, pues pista y a vivir. De optar por la primera respuesta le diría sin cortarme lo siguiente:

-Y no intentéis jugármela, estoy cansado de ver ese juego de la ayuda inicial, y la apuñalada al final. No so conviene.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Mar 20 Abr 2021 - 12:14

Le costó enormemente no alzar la ceja de nuevo. ¿Quién creía que era? O peor aún, ¿quién era él? No, no había pensado que quería que se enterara todo el mundo. No lo había pensado porque era una idea estúpida. Incluso como declaración de intenciones, implicaba abrirle las puertas de tus asuntos a toda la gente que se encontraba en el local esa noche, además de a los habituales que no se encontraban ahí. La conejita dudaba mucho que conociera a toda esa gente y, mucho menos, a sus negocios. No sabía cómo podían impactarle. Si le daba igual no es que fuera imprudente, es que era idiota.

Daba igual. Si quería estrellarse era su problema, ella solo quería dinero. Ignoró su comentario acerca del banco, los dos sabían perfectamente que no era algo que pensara hacer. Ignoró también la mirada de muerte que le dirigió cuando le rozó el hombro. Si pensaba intimidarla igual quería probar algo que no fuera el abc de cada hombre en esa sala. Le correspondió con una dulce sonrisa, mientras esperaba a su veredicto.

-Una pareja difícilmente es un grupo.- le contradijo, sin perder la sonrisa.- Y hasta donde sé, no necesitas mi nombre. Tampoco te daría ninguna información, de todas formas. No se entra sin invitación y, como ya he dicho, yo soy de aquí. A mí me conocen, sin más. No hay trampa ni cartón.

Se encogió de hombros. Era la verdad. Había participado en más de una subasta, aunque nunca había comprado nada. No tenía el dinero, pero tampoco el interés. Si bien le gustaban los artículos de calidad, esos en concreto le asqueaban un poco. Entendía que eran inevitables, lo sabía de sobras, pero le desagradaban.

Ah, pero todo iba bien. Había aceptado financiarla siempre y cuando cumpliera su parte del trato… cosa que pretendía hacer, por supuesto. Y una vez estuviera dentro, si era la mitad de lo que decía ser, tendría información suficiente como para usarla en contra del dueño. Por su parte, ella recibiría su dinero. Todos ganaban.

Menos el dueño, claro. Pero el señor Clarent nunca le había caído demasiado bien.

-¿Ves esa puerta roja? – Se la señaló. Desde donde estaban era posible ver los balcones de los pisos superiores. En el tercero, justo frente a ellos en lo alto, una doble puerta roja guardada por dos gorilas vestidos de negro se alzaba amenazadora. – Ahí está lo que buscas.

Se acabó su copa de un trago y se la dio al camarero con un guiño de ojos. Paul se la rellenó sin que tuviera que decirle nada, un cielo como siempre. Seguía sin gustarle ese bar, pero le cortó el Martini con zumo como a ella le gustaba. Daba igual que fuera de mala calidad si solo sabía a naranja. Bastaba en un aprieto. Y bastaba también para demostrarle a su nuevo conocido que no mentía; era de por allí.

-Entonces… ¿tenemos un trato?
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Vie 23 Abr 2021 - 12:55

Al final iba a tener que fiarme de aquella muchacha...no, casi me trago mi propia trola pero no. Si algo he aprendido durante todos estos años, es que una cara bonita es capaz de desestabilizar muchas cosas..y algunos imperios han caído por más de una. Pero bueno, por el momento había una especie de "trato" sobre la mesa. Yo quería ese casino a coste cero y ella una limosna, así que ambos saldríamos ganando.

Así que me levanté mientras escuchaba sus palabras mientras me encendía el segundo habano, pues el primero ya estaba prácticamente acabado.

-Dos hacen un grupo, de dos, pero grupo al fin y al cabo.-dije antes de pagar la copa- Bien, pues no preguntaré más.

Dicho esto me señaló una puerta roja custodiada por dos memos. Parecía que aquí se cocían cosas, o al menos, eso pensaba. Vale que en un casino hubiera guardias vigilando puertas para que los clientes no fueran a zonas de la administración del lugar, pero bueno, prefería fiarme de aquella chica. Si ella cumplía su parte, haría lo mismo. Al fin y al cabo me considero un hombre de palabra.

-Bien- dije mirando a la puerta con cierto disimulo mientras exhalaba un poco de humo por la boca- Hay acuerdo pues...ahora haced vuestra parte y yo cumpliré la mía en su momento.

Dicho esto pedí otro whisky, aunque fuera para bebérmelo rápido mientras la muchacha hiciera lo que fuera a hacer. ¿De verdad lograría su objetivo? Una cosa era clara, si ella me ayudaba con los trapos sucios del casino...la cubriría de oro.

Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Vie 23 Abr 2021 - 14:36

Esta vez sí puso los ojos en blanco. Vale, técnicamente un grupo podía estar formado solo por dos personas, pero seguía siendo un par. Se preguntó si siempre tendría esa necesidad de tener la última palabra en la conversación. Parecía ese tipo de persona, pero por otro lado ella había puntualizado primero así que para qué mencionarlo. Terca conoce a terco.

El caso era que había conseguido su objetivo; una oportunidad, que era todo lo que necesitaba. Le dejó abajo mientras se pedía otro whisky y ella se adelantó para hablar con los gorilas. Estuvo a punto de decirle que no se molestara, que había un bar de verdad en el tercer piso, pero al final simplemente se encogió de hombros. Era él quien se iba a aguantar con la bebida y a ella no le apetecía sacrificar la posibilidad de conseguir financiación por tener la lengua demasiado larga. No de momento, al menos. No con algo tan irrelevante.

Llegó arriba con una sonrisa. No conocía a los guardias que estaban esa noche, pero no importaba. Se acercó y sacó de entre los pliegues de su kimono una pequeña ficha de póker dorada. Llevaba el emblema del casino grabado y era bastante especial. Solo había 200 en toda la ciudad, de las cuales calculaba que la mitad se encontraban presentes esa noche. Te las ganabas tras mucho tiempo acudiendo al casino, apostando y tomando parte en las subastas. No solo eso, sino que necesitabas un padrino. Alguien que te conociera y te abalara para entrar a las subastas y eventos de mayor calado. Alguien que defendiera que efectivamente tenías algo que aportar en esas situaciones. Illje se había ido ganando ese privilegio a lo largo de años de vivir en Dark Dome, invirtiendo dinero y tiempo en relacionarse y conocer a los principales jugadores de esos lugares.

Por esto, nada más ver la ficha, la puerta se abrió para ella. En lugar de entrar, sin embargo, echó un rápido vistazo y negó con la cabeza. Los gorilas la cerraron.

-¿Cuánto falta?

-Unos veinte minutos, señorita.

-Bien. En breves volveré a subir, acompañada. Espero que no haya problema en abrir la puerta para que mi invitado pueda participar conmigo. Si hoy sale bien, seré su madrina la noche que viene.

No fue tan sencillo, claro. El distinguido caballero no tenía pase y era la primera vez que venía. Por suerte, conocía al dueño. Y se había visto. Illje presionó un poco más, mencionándolo casualmente. En apenas un par de frases sembró la duda en el rostro de los gorilas y tras dejar caer un par de veladas mentiras acerca de los intereses del ricachón, en seguida estuvieron de acuerdo en dejarle pasar discretamente.

En realidad, la conejita no sabía si el hombre pretendía comprar algo o no. Al fin y al cabo, no era mercancía habitual. Pero de una forma u otra, eso aseguraba su parte del trato y lo que ocurriera a continuación… no era de su incumbencia. Volvió a bajar y se le acercó con una sonrisa.

-Listo. Cuando quieras, podemos subir. No pondrán ninguna pega.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Sáb 24 Abr 2021 - 10:35

Pude ver como la muchacha se marchaba hacia aquella puerta con una confianza sumamente digna. En cierto modo me gustaba su forma de ser, altiva, directa y sobre todo...testaruda. Me recordaba a mi en tiempos mejores, tiempos donde no estaba cansado del mundo ni de la gente que lo componía. Así que me quedé allí expectante mirando con mi copa de whisky en mi mano, mientras esperaba ver como se resolvían los acontecimientos.

Pude ver que estaba hablando con ambos gorilas, y que estos parecían tener una cara de poco …fantástico, creo que no voy a lograr entrar. ¿Porqué hago este tipo de cosas cuando podría hacerlas a mi manera? Unas cuantas amenazas, un cadáver envuelto en plástico en el fondo de un rio y pocas preguntas siempre es la mejor forma de cerrar los "problemas" en un negocio.

Pero..¡Vaya! Lo había logrado, o eso me dijo en cuanto volvió a mi diciéndome que no había problema en pasar adentro. Esta muchacha sin duda alguna callaba más de lo que sabía. Pues si había logrado entrar en la zona, digamos "vip" o "secreta" sin despeinarse, eso me dejaba dos cuestiones: O que me va a dar problemas en un futuro, o que me viene bien tenerla cerca.

-Veo que tenéis vuestras propias formas para conseguir lo que queréis señorita. Lo celebro- dije acabándome el whisky de una tacada para acompañarla. - Decidme, que debo esperar ahi dentro, si bien me dijisteis que habrá todo tipo de cosas, espero que vuestra información me permita logra mi parte del trato.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Dom 25 Abr 2021 - 14:17

Illje sonrió mientras el hombre se acababa su bebida. Vaya, podía ser amable y todo. Es curioso lo rápido que recuerda la gente los buenos modales una vez sus necesidades habían sido satisfechas. Asintió con calma y le hizo un gesto para que le siguiera.

-No hay más que un teatro para otra subasta, nada por lo que alarmarse. Venga, podremos hablar libremente una vez estemos dentro.

La conejita sabía que había un elemento de riesgo en su plan. Faltaba poco para que la subasta empezase, pero seguía faltando. Y el dueño del casino iba a asistir. Si veía que Meneror estaba ahí trataría de alejarle para que no viera nada que no debía y eso no podía consentirlo. Era su dinero lo que estaba en juego. Por lo tanto, debían de ser discretos y rápidos. Las paredes tenían ojos.

Subieron los tres pisos sin mayores incidentes. Enseñó una vez más a los gorilas su ficha dorada de póker con una inocente sonrisa y la puerta se abrió para ellos.

Entraron. Les esperaba un caballero tendiendo máscaras. Si bien simples, tapaban la cara y hacían buen trabajo a la hora de conservar el anonimato. No tanto para la conejita, que entre sus orejas y su ropa llamaba la atención, pero en el mar de trajes que había en el lugar, su acompañante no tenía nada que temer. Ella se la puso por educación y le tendió una con una oculta sonrisa. En el interior les esperaba justamente lo que Illje había vaticinado. Un escenario al fondo y varias filas de butacas dispuestas en semicírculo. Le guió en silencio hasta uno de los puestos más alejados. No estaba segura de dónde se encontraba el dueño, pero les convenía ser discretos. Una vez sentados, comenzó a hablar mientras las luces se atenuaban.

-Como ya he dicho, en este casino se llevan a cabo todo tipo de negocios. Estoy segura de que sabes que hay mercancías que no deben aparecer en el tráfico habitual, pero eso no quiere decir que no haya demanda. Aquí, esa demanda es satisfecha.

La subasta empezó. Un hombre, también de traje y máscara negros, subió al escenario y saludó a los presentes. Se dio cierta prisa, porque no era asunto en el que conviniera retrasarse. Pronto, el Lote Nº 1 rodaba hacia el centro del escenario en una suerte de sarcófago transparente y burdo, apenas una caja de cristal. Desde dentro, una jovencita de pelo castaño y desnuda piel inmaculada les sonreía.

-Aquí se venden cadáveres, señor Meneror. Para qué, lo ignoro. Cada uno tiene sus razones, muchas y variadas. Y no te imaginas lo complicado que es conseguir cadáveres en buen estado, o simplemente frescos. Ella es hermosa, pero me temo que según avance la subasta el estado de la mercancía irá… decayendo.

Decía la verdad, porque ella misma había suministrado algún que otro producto de vez en cuando. Era buen dinero y una forma sencilla de deshacerse de sus experimentos. Un tatuaje, una pierna o un brazo de menos no solían ser razón para rechazarlos. Había mucha demanda y el hecho de que siempre los trajera lavados y con las heridas bien tapadas para evitar infección hacía que ganaran bastante valor.

-Es un mundo oscuro, pero una buena carta para ti. Una llamada anónima al gobierno y todo el casino se vendría abajo. Un cambio de manos y que estas sesiones dejaran de celebrarse… no te dejarían en buen lugar con estos amables caballeros. Ahora, al menos, puedes escoger tu movimiento a conciencia.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 27 Abr 2021 - 11:27

Parecía que finalmente íbamos a subir al tercer piso. La muchacha parecía saber lo que se hacía en todo momento, y eso lo valoraba bastante. De todas maneras no podía evitar desconfiar en parte, a pesar de su actitud cooperativa para conmigo, aunque claro, lo estaba haciendo por dinero.

Según me comunicó mi acompañante se iba a hacer una subasta, y hasta ahí todo bien. Había muchas cosas que hacer y poco tiempo así que la acompañé escaleras arriba. Mi sorpresa no fue muy grande al ver que la subasta se hacía de forma anónima a través de sendas máscaras. Algo normal y muy usado últimamente en las diversas casas que vendían todo tipo de reliquias. Y como no podía ser de otra manera había gente muy galante y bien vestida, ergo, no eran simples idiotas los que estaban por allí.

Tomé asiento junto a una de las muchas butacas dispuestas en semicírculo junto a mi acompañante mientras escuchaba lo que me decía. Ciertamente no le faltaba razón en su comentario, al cual asentí mientras buscaba, o mejor dicho, "escaneaba" con mis ojos toda la estancia en busca de perfiles clienterlares muy precisos. Sin embargo, mi investigación se vio truncada en el mismo momento en que trajeron el Lote número 1, un cadáver.

No pude evitar arquear la ceja y mirar a la muchacha, la cual parecía no estar sorprendida, obviamente. Yo por mi parte podía hacerme una idea del porqué se vendían aquellos fiambres. Lo más probable es que estuviéramos ante un tráfico de órganos para investigaciones poco ilícitas. Había conocido a varios tarados en el Paraíso que darían su mano derecha por estar aquí cinco minutos. También cabe decir que vale que me considerara un tipo poco honesto...pero joder...¿Cadáveres?. Hasta yo tengo mis propios límites.

-¿Al gobierno?- le dije mientras me encendía un nuevo habano y me lo llevaba a la boca mirando la escena. Si, tengo estómago para estas cosas- No querida, habéis hecho más que eso, me lo habéis puesto todo en bandeja. No dudéis que pienso pagaros vuestros honorarios. Ahora bien, ¿Qué podéis decirme a mayores sobre estas ventas ilegales? Deduzco que sabéis mucho más que el simple hecho de conocer cuando se hacen dichas subastas ¿No?, no sé, a pesar de las máscaras estoy seguro de que habréis visto a esta gente abandonar el tercer piso y cruzar el casino sin tener la cara oculta.

Volví a pasar la mirada por toda la sala, buscando al dueño, aunque con las máscaras era muy difícil saber quien era quién, así que me fijé en la ropa.

- ¿Podíais encontrar al dueño, mi viejo amigo, entre este tumulto?-dije, pensando que sus ojos pudieran ser más avispados que los míos en aquella sala.

No era necesario tumbar la subasta. Muchas veces lo ilegal llama a lo ilegal, y me venía muy bien que esta subasta, o las actividades que se llevaran aquí atrajeran a tanto público, y más cuando había cadáveres por el medio. Definitivamente tenía algo en mente, no sólo hacerme con el casino, sino fomentar este tipo de subastas tan...enriquecedoras.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Vie 30 Abr 2021 - 11:16

No pudo evitar mirarle cuando el espectáculo comenzó. Ella ya conocía lo que iba a pasar, lo había visto más veces, pero quería saber si le había sorprendido. Cuando le devolvió la mirada, arqueando la ceja, sonrió inocentemente.

Volvió a fumar, pero Illje se ahorró decirle que allí dentro no se podía. No era como si fueran a ir a decirles algo, aunque desde luego era de mala educación. Apartó un poco el humo con la mano mientras se encogía de hombros. El hombre miraba todo con atención y, lo que era aún mejor, su paga acababa de ser asegurada. Le llegaba con eso. Sin embargo… mentiría si dijera que no tenía curiosidad por ver qué pasaría a continuación. ¿De verdad se quedaría el casino pese a lo que estaba ocurriendo? Esperaba que de ser así no cancelara las subastas. Eran una buena forma de hacer un ingreso extra en caso de aprieto.

-He visto a alguna gente.- Respondió evasiva.- Pero nunca me he metido en sus asuntos y no voy a empezar a hacerlo ahora. Hay que proteger las inversiones y en este caso, la discreción es la mejor estrella.

Era verdad. Lo que no implicara que cuando salieran de la sala no se le pudiera ir un poco la mano, señalando a algún que otro negociador que gustaba de anular subastas partiendo con precios abusivos. Incluso menores de lo que podría alcanzar un lote con algo de regateo, un principio tan cortante espantaba al resto de compradores. Le había pasado un par de veces y había bajado el porcentaje que se llevaba ella, por lo que había un par de hombres en la sala a los que tenía cruzados. Aprovechó para localizarlos, diciéndose que en cuanto salieran quizá se le soltara un poco la lengua.

Le preguntaba por el dueño y no pudo sino sonreír.

-El señor Oswald no se encuentra aquí. Es demasiado avispado como para mezclarse de primera mano en este tipo de asuntos. Creo que se ha quedado en la subasta de animales exóticos, siempre podemos ir a charlar con él. Algo me dice que no tendrá ningún inconveniente.

Escaneaba la sala mientras hablaba y al final encontró lo que buscaba. Todavía con una sonrisita de oreja a oreja, le señaló a Meneror un grupo de tres hombres que vestían parejos trajes negros y sombreros de bombín un tanto torcidos.

-No, el caballero ha mandado a sus mosqueteros a hacer las compras por él. Seguramente estén esperando algún lote en específico para su jefe. Si tuviera que adivinar, imagino que las muñequitas pensadas para el lote cuatro. Son tres, rubias y jóvenes. Diría sin mácula, pero conozco al hombre que las ha traído y solo diré que las apariencias engañan.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Sáb 1 Mayo 2021 - 9:03

Vale, la muchacha sabía lo que se hacía en todo momento. Parecía que no había obstáculo alguno para hacer un buen chantaje. Sin embargo cuando me disponía a responder a la muchacha, pues no había que ser maleducado, mi pequeño den den mushi del bolsillo sonó. Afortunadamente pude cogerlo antes de que las miradas de la sala se torcieran hacia mi y mi compañera, señal de que podríamos haber molestado.

-M, al habla- dije con un tono serio mientras exhalaba humo de mi boca y mantenía la mirada fija en la "subasta". Estuve asintiendo por unos segundos a la información que se me estaba dando, a pesar de que mi rostro se volvió un poco "tirante", como si estuviera preocupado o algo molesto.

-Que venga a reclamarme lo que quiera, estoy cansado de él- dije mientras seguía hablando por el den den mushi antes de mirar a mi compañera.- Si, claro...gracias por avisar.

Parecía ser que el señor Ivan Markov tenía una fuerte presencia en la isla al igual que otros señores de la piratería y el crimen. Tras lo sucedido en Toussaint no me apetecía tener que volver a meter el rabo entre las piernas. ¿Tomaría el casino? Si.¿ Iba a molestar? Me daba igual. Así que guardé el den den mushi nuevamente en mi bolsillo y hablé hacia mi compañera.

-Me dan igual- dije en referencia a esos tres tipos. Mi tono era algo más serio tras la llamada- Lo que hagan aqui me da igual. ¿Queréis cobrar pronto?, acabemos con esto. Hagamos una visita a Oswald.

El negocio del esclavismo y trata de jóvenes era algo deleznable pero ¿quién está libre de culpa? Da pasta y me da igual. La llamada la verdad es que me había molestado mucho. Allá donde iba siempre aparecían los mismos nombres...y me estaba cansando. Era hora de entrenar, de prepararse físicamente para evitar que nadie me volviera a pisar. Me dirigí a mi compañera, mientras me levantaba del lugar y volvía hacia la puerta que nos llevaría a las escaleras para bajar al casino nuevamente.

-A partir de ahora me dejáis a mi. Os agradezco vuestra ayuda y boto a bríos que me habéis ayudado...así que os daré un plus por esto.- dije mientras buscaba con la vista a Oswald. No iba a ser muy difícil acabar con aquella "transacción"....siempre y cuando no hubiera problemas a la vista.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Dom 2 Mayo 2021 - 12:54

Le miró curiosa mientras hablaba por el den den mushi. Estaba a su lado y aunque no entendía todo sí escuchaba alejada la voz al otro lado del caracolófono. Entendió algunas palabras y sus orejas se movieron un poco al escuchar un nombre familiar. ¿Ivan Markov? Estaba en su lista. No debería sorprenderle que alguien como Meneror estuviera relacionado con él, pero lo hacía. Quizá le tenía demasiado idealizado.

Dijo que le daba igual, pero entre su tono de voz y la seriedad que de repente tenía en la cara saltaba a ojos vista que no, no le daba igual. De todas formas, no era asunto suyo. Se encogió de hombros cuando le ofreció cobrar primero y salió de la sala detrás de él. Si era lo que prefería, a ella le funcionaba de todas maneras. Él iba delante, un tanto agitado. La conejita alzó una ceja cuando le dijo que a partir de ahora se lo dejara a él. Estaba mirando a todas partes en busca de Oswald, pero lógicamente él no estaba allí.

-Creo que puedo quedarme un poco más, plus o no.

Le puso una mano en el brazo y tiró levemente de la tela, mientras inclinaba la cabeza para señalarle otra puerta. En el segundo piso, azul. ¿No se lo había dicho antes? Quizá estaba distraído después de la llamada. Y el dinero extra sonaba más que bien, pero ahora tenía curiosidad por ver cómo salía todo al final. Esbozó una pequeña sonrisa.

-Está en la subasta de animales exóticos. Donde quería que fueras, vaya. Probablemente sea el mejor momento para entrar. ¡Oh, espero que tengan koalas panda!

Emocionada de repente por el pensamiento, la conejita dio un pequeño toque con los talones y sus patines cambiaron de zapato de tacón a las ruedas pequeñas. Salió rodando en silencio y abrió la puerta de la sala de la subasta, colándose en su interior. A esa no tenías que pedir permiso para entrar.

Chasqueó la lengua al entrar. Esta habitación no era tan grande como la anterior y nadie llevaba máscara. En el escenario había un tanque enorme en el que nadaban dos grandes y perezosos bananadrilos. No eran su tipo de animal, eso desde luego. Cosas sin pelo, lentas e ineficientes. Aburridos.

En cualquier caso, no se había equivocado. Oswald estaba en primera fila, atento al espectáculo y pujando de vez en cuando. Illje se sentó discretamente un par de filas más atrás. Intuía que en nada entraría su benefactor y quería poder ver bien… todo lo que fuera a pasar. Algo le decía que podía aprender una o dos lecciones, si buenas o malas… tendría que esperar para saberlo.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Dom 2 Mayo 2021 - 13:21

Por un momento pensé que la adicción al alcohol de Oswald era más fuerte que sus gusto por los animales exóticos. Si bien mi compañera me lo dijo, no le había prestado la atención que debiera. Que le iba a hacer, pues al fin y al cabo la llamada que había recibido me había incomodado mucho. Ya no por el hecho de informarme de alguien a quién empezaba a odiar con todo mi ser, sino porque parecía que finalmente el casino no iba a ser mío.

Al margen de todo esto mi compañera no deseaba el plus, casi hasta parecía honesta diciéndomelo. Pero bueno, era hora de entrar a aquella sala de la subasta de animales, fíjate que si no me llevaba el casino, al meno esperaba poder comprarme un bananadrilo....espero que los tengan.

Mi compañera se me adelantó ante la idea de ver koalas panda en dicha subasta, mientras que yo fui a paso calmado hasta llegar a la puerta y cruzarla sin demasiado problema. La sala era más pequeña que la de venta ilegal, pero allí estaba Oswald, en primera fila. No pude evitar clavarle los ojos mientras buscaba un asiento cercano a él. Mi compañera se sentó un par de filas más atrás, quizás quería pasar desapercibida, no lo sé. Yo por mi parte no podía ocultar mi altura, así que busqué un asiento tras Oswald, pero eso si, les fastidié las vistas a los que tenía detrás.

Antes de que nadie se quejara eché una mirada rápida hacia atrás, y con cara de pocos amigos hice callar a los que iban a "protestar". Dicho esto miré al frente y comencé a hablar hacia Oswald.

-Magnífica subasta Oswald, como siempre no decepcionáis con estos eventos.-dije susurrándole con la intención de no molestar al resto de la sala.

-Meneror- dijo sin quitar la vista de la subasta que se estaba llevando a cabo- ¿Qué puedo hacer por vos? ¿Tenéis pensado comprar este lote? Porque debo decir que estoy pujando alto esta noche.

-Necesito hablar con vos, creo que tengo algo que os va a encantar- dije sin quitar la vista de su nuca- Pero me gustaría hablarlo con vos en vuestra oficina si pudiera ser.

Oswald sin girar la cabeza respondió.

-¿Ya has olido el dinero?-dijo jocoso- Bien, deja que acabe la subasta y podremos hablar "de tu oferta".-concluyó antes de volver a pujar.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik Lun 3 Mayo 2021 - 19:21

Efectivamente, M no tardó en aparecer. Tampoco tuvo problemas para detectar a Oswald y la conejita sonrió mientras se hundía en su asiento y veía cómo el hombre se sentaba justo detrás del dueño del casino. Susurraban, pero desde su posición no le costó escuchar lo que decían. Quizá fueran sus orejas.

Por desgracia, la conversación fue más bien decepcionante. Por la reacción que había tenido el hombre estaba segura de que iba a montar un espectáculo en la subasta, pero en su lugar se mostraba tremendamente educado y contenido. Sin dejar ver su verdadero estado de ánimo, organizó una reunión con Oswald en la oficina de este. Illje torció el gesto en la oscuridad. Por supuesto, ella no estaba invitada. No era que le molestase, de esa manera su contribución pasaría desapercibida y podría continuar acudiendo al casino tranquilamente. Por no mencionar que si el hombre no había mentido, iba a ser más que bien pagada. Pero en parte le fastidiaba no saber qué pasaría al final. ¿Compraría el casino? Quizá llegase solo a un lucrativo acuerdo, aunque mentiría si dijese que eso no le decepcionaría. Pero a juzgar por las buenas maneras, parecía que la opción estaba sobre la mesa.

Esperaba que todo el drama no hubiera sido por dos simples bananodrilos.

Suspiró. Si iban a quedarse ahí hasta el final de la subasta, no le interesaba. Por más que le apeteciera ver koalas, no tenía pensado comprarlos y además toda la habitación apestaba a humo. Ya iba siendo hora de coger algo de aire. Agarró un cacho de papel de un bolsillo y garabateó su número de den den mushi junto con su inicial, una estilizada I, y el sencillo dibujo de un par de orejitas rosas de conejo. Se levantó para irse, asegurándose de dejarlo caer en la mano de Meneror al pasar. No tenía por qué saber su nombre, pero desde luego tenía que saber cómo encontrarla. Quería su pago.

Salió a la planta principal del casino y se estiró, mirando la escena. El reloj había ido avanzando y era entrada la madrugada. El lugar comenzaba a estar atestado y aunque estuvo un rato paseando entre las mesas y cotilleando lo que se cocía, no encontró nada más que llamara su atención. Le tentaba aguardar a que la subasta terminara para tratar de colarse en la oficina de Oswald con alguna excusa, pero sabía que no era la mejor de las ideas. Un poco molesta por tener que marcharse sin despedirse, razonó que al fin y al cabo era la mejor idea.

Tras una rápida visita al bar en busca de una última copa, colocó sus patines en la función de ciudad y se fue rodando tranquilamente de vuelta a casa. Aún podía dormir varias horas antes de seguir trabajando. Había sido una noche… productiva.
Illje Landvik
Mensajes :
130

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm61/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72750/1000000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72750/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 3 Mayo 2021 - 19:56

Oswald me llevó hasta su despacho y la puerta fue cerrada a los pocos segundos por mi lentamente hasta quedar completamente cerrada. Entonces en ese momento una conversación se llevó a cabo entre nosotros dos. Oswald no parecía muy convencido en el mismo momento en que le puse una pluma encima de la mesa.

-Ya sabéis que hacer- dije exhalando una bocanada de humo con un tono serio mientras los papeles del casino estaban sobre el escritorio.

-¿Y si no lo hago?- dijo agarrando la pluma poco convencido.

-Oswald, verás, no quiero enemistarme contigo. Pero o bien puedes firmar esos papeles y dormir en tu cómoda cama, o bien puedes negarte y dormir en una celda en el cuartel Marine más cercano. ¿O debo volver a recordarte que pasa si decidiera hablar de tus "negocios". O peor, ¿Qué le pasaría a tu pobre Enriqueta y a tu gordito muchacho?. ¿Debo sacar las fotos de nuevo? ¿O prefieres que llame al Gobierno antes?. Soy un caballero y me gustaría que decidierais vos.

Oswald apretó la pluma entre sus dedos y firmó con cierto enfado los documentos.

-Esto no va a quedar así Meneror.

-A ver, espero que podamos seguir siendo amigos, pues ¿Qué es la amistad sino compartir los problema y beneficios del otro? ¿Verdad?.

Dicho esto cogí los documentos y me los guardé en el bolsillo del pantalón, y mientras me levantaba para salir del despacho dije con tono cargante.

-Un placer como siempre Os...por cierto, te recomiendo Chateau Bristi, y no esa miera que vendes en la barra de abajo -dije en referencia al Whisky.

Dicho esto ya era hora de largarme del lugar. Cierto era que Os acabaría por buscarme la ruina, pero bueno, eso es un problema para el Meneror del futuro, de momento le tenía agarrado por la bolsa escrotal. Procuré salir del casino puesto que no veía por ningún lado a mi compañera, entonces la vi a última hora saliendo del casino. Antes de que fuera calle abajo la llamé elevando la voz.

-Señorita!- dije con intención de que parara mientras sacaba la chequera y anotaba una cifra de dinero. Una vez arrancado el cheque miré para ella y simplemente le dije:

-Lo prometido, deuda.
Meneror
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm72/150Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (72/150)
Experiencia:
Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 3qaWnZm96865/790000Un centavo por tus pensamientos [Priv Illje - Meneror] 9h2PZk8  (96865/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.