Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Thymo Bandle Sáb 1 Mayo 2021 - 11:25

Habían pasado unos días desde que terminaron de rodar y estrenaron el gran film en el que los hermanos eran protagonistas. La isla de Mirrorball se volcó entonces para encontrar a los mellizos, que por suerte o por desgracia, sabían como ocultarse. Suerte al menos, de contar con Horacio y sus hombres difundiendo rumores sobre los mellizos. Rumores que aseguraban que aquellos enanos ya no residían en la isla. Que habían dejado todo atrás para participar en una gira alrededor del mundo para difundir la película y asegurar el éxito de la misma.
Sin duda, los rumores eran falsos, el equipo de publicidad de la isla era muy bueno y no necesitaba que sus estrellas viajaran de un lado a otro como monos alrededor del globo. Los peligros podían ser demasiados, y contratar guerreros lo suficientemente poderosos como para proteger a los ricos actores en su travesía por el mundo, excedían los costes que producción asignaba a la publicidad de las grabaciones. Horacio sabía el daño que los fans podían hacer, por lo que protegió la intimidad de los tontattas tanto como pudo, incluso en la propia isla.
Por su parte, los hermanos sabían donde tenían que ir para pasar el tiempo y dejar que las cosas se enfriasen un poco. La película había sido un éxito total, sin duda, el gran pelotazo que un consagrado director venido a menos necesitaba para relanzar su carrera. Todos habían salido beneficiados de aquellos meses entre focos y actores de reparto. Pero las consecuencias de la fama no se habían hecho esperar. Tanto era así que los enanos tomaron unas merecidas vacaciones en la "mansión" que Thymo había construido en la espesura del bosque, en su lugar especial rodeado de grandes cúmulos de zarzas y arbustos tupidos.
El acceso al lugar era imposible para seres de tamaño mas grande que un zorro, llegar hasta la zona se complicaba en demasía, como para que los pequeños se preocupasen por tener visitantes en aquel lugar. De todas formas, podrían oír llegar a cualquiera que atravesara, cortase o intentase si quiera, acercarse al lugar donde descansaban los tontatta.

Sabiéndose solos y protegidos, los enanos no perdieron el tiempo, habían decidido crear un idioma para comunicarse entre ellos sin que nadie pudiera interceptar el mensaje. En verdad, siendo mellizos tenían hecho la mitad del trabajo, por que solo les faltaba terminar las frases del otro como en las películas. Ellos no lo hacían no por que no pudieran, sino por que al menos en ese punto se respetaban, pero sabían a ciencia cierta como pensaba el otro. No en vano se habían criado juntos y solos. La unión que los mellizos poseían se encontraba enraizada directamente en sus almas, como si un mismo espíritu hubiera poseído los dos cuerpos. Era extraño que uno no supiera lo que pensaba el otro, pero aun así, había ciertas diferencias entre ellos que los empujaba a crear un sistema con el cual poder comunicarse, ahora que más gente sabía de su existencia. Aquella decisión mantuvo ocupada la mente de Thymo, que se veía en la obligación de crear la base y las reglas del lenguaje ya que había sido idea suya principalmente, por lo que agarro su block de notas y su lapicero especial. Que no era más que el lápiz que utilizaba siempre, por que le gustaban los colores negros y grises de la decoración. Y se puso a trabajar en el sistema.
Cuando al fin dio con la clave para hacer funcionar aquello con sus manitas, comenzó a explicarle a su melliza lo que había pensado. Los signos, giros y gestos que el pequeño realizaba en frente de los ojos de su hermanita eran a penas las primeras instrucciones para crear el idioma secreto Bandle, pero eran el inicio de algo sin duda mucho mas grande.
Sin apenas ningún sentido, aquellos gestos mostraban conceptos. Ni siquiera letras o palabras, algo tan complejo de descifrar que tan solo la mente de quien sabe como piensas podría entender. Giros y revueltas con los dedos que, repetidos o modificados con la sutileza de tener el dedito meñique estirado completamente o no, cambiaban completamente el sentido de la frase.

La creación, el estudio y la interiorización del lenguaje por señas llevaría un tiempo. Los enanos eran habilidosos, pero el sistema era en verdad complejo, tanto que era habitual ver a Thyma en la cocina haciendo un bocadillo por un mal entendido. O el pequeño Thymo transformándose en su forma completa por que había entendido a su melliza que quería salir a volar un rato.

Para el tercer día en la mansión del bosque, el enano había terminado de plantear el sistema, aun con muchos errores, pero practicable al menos en la teoría. La idea era reducir el uso de gestos al mínimo, dejar de necesitar ambas manos y, con tan solo una, enviar un mensaje completo al otro. Pero aun tenían muchos gestos que, sin significar nada por si mismos, servían como en lace entre conceptos, eran aquellas cosas las que interferían para crear un sistema dinámico y competente. Pero al menos tenían una base desde la que iniciar el aprendizaje y pulir los gestos entre los dos. Base que “tan solo” le había llevado tres días de completa dedicación al enano.
Thymo Bandle
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
27/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm15/150Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (15/150)
Experiencia:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm6225/1000000Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (6225/1000000)
Berries: 500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thyma Bandle Dom 2 Mayo 2021 - 17:04

Thymo tuvo la genial idea de ir a pasar unos días al bosque a la guarida secreta que había creado, tras el estreno de la película. Su hermana no había reparado en eso, pero le hizo especial ilusión pasar unos días juntos, como habían hecho en tantas ocasiones. Una escapada Bandle era lo que más le apetecía después de tanto ajetreo, además de ser necesario por el acoso mediático que estaba sufriendo. Estaban literalmente en busca y captura por la mayoría de habitantes de Mirrorball y sus visitantes. Todo el mundo quería fotos, autógrafos e intercambiar palabras con los protagonistas del film. Horacio les sirvió de cobertura y siendo él el único que sabía de su paradero guardó el secreto para salvaguardar su intimidad.
Tenían mucho trabajo por delante. Debían desarrollar un lenguaje propio, como habían acordado, para que les resultase sencillo comunicarse, si en alguna situación lo requería o por simple gusto, pues los mellizos disfrutaban mucho de esas cosas. Mientras Thyma adecentaba el lugar, preparaba comidas y adornaba con flores la estancia, Thymo trabajaba concienzudamente en crear las bases de su nuevo idioma, perfeccionando el juego que tenían de niños.

No fue una tarea sencilla y más porque Thyma se llegó a poner muy pesada intentando contribuir con esas bases, pero lo más óptimo era que fuese él quien las estableciese, pues estaba mucho más habituado a la comunicación por señas. En el gremio muchas veces utilizaban un recurso parecido para comunicarse sin emitir ruido alguno y no acabar espantando a las presas, pero era un sistema demasiado básico y simplista para que fuese efectivo en el cometido que buscaban. El suyo debía ser mucho más elaborado y complejo. A la Tontatta le resultaba divertido todo aquello. Cuando Thymo tuvo claras las primeras nociones no tardó en mostrárselas a su hermanita. Ella tuvo que dejar las payasadas para otro momento y centrarse en las indicaciones de su mellizo. Había gestos que le provocaban una risa incontrolable y Thymo decidió cambiarlas en vista de que aquello podía ser un desastre.
Poco a poco fueron variando y asimilando las palabras y frases. Cualquiera que les viera no podría entender nada, porque no eran señas gráficas o representativas de lo que querían decir y se necesitaba una conexión mental como la que ellos tenían para llegar a comprender algo. Además había ciertos gestos que podían resultar iguales a ojos de los demás, pero tenían ciertos matices que hacían que tuviese un significado completamente diferente.

Durante los primeros días estuvieron practicando sin parar, confundiéndose la mayoría de las veces, pero de esos errores salían soluciones definitivas. Tuvieron mucha paciencia el uno con el otro. Era necesario para poder volver a "aprender a hablar". Palabras como hambre, humano, ataque o barco fueron las que más rápido aprendieron. Thyma, llegado el momento, propuso una seña para nombrar las alas de su hermano y también otra para el uso de su cerbatana, su mellizo accedió ante eso, pues no habían sido malas ideas, a diferencia de todas las demás. Una vez que los dos interiorizaron el sistema, crear nuevos conceptos resultaría cada vez más fácil, pero necesitaban una coordinación perfecta para ello.
Al tercer día Thymo ya tenía una base sólida con la que empezar a trabajar. Era un idioma bonito y lo simplificó para la utilización de una sola mano. La Tontatta se sentía profundamente orgullosa de él. -Eres un estupendo pingüino, hermanito.- le dijo con gestos durante una de las cenas, queriéndose referir erróneamente a que era un buen lingüista. -Podrías haber hecho camella de ello.- sentenció con otro gesto. Era evidente que debían pulir la técnica, pero para eso estaban allí. Ese era el mejor momento y lugar para equivocarse y rectificar.

Como todos los idiomas nuevos, la mejor manera de aprender era practicarlo sin vergüenzas, ni tapujos, sin miedo a fallar y llendo siempre hacia adelante. Thymo le corregía los gestos cada vez que la pequeña se equivocaba y ella repetía las frases todas las veces que necesitara para que fuese perfecta. Aunque los gestos no eran difíciles de llevar a cabo como tal, si lo era la correlación con su significado. Esos días ambos se mantuvieron, prácticamente todo el tiempo en silencio, practicando y practicando sin cesar. Se habían tomado muy a pecho esa labor. Thymo porque era su idea y Thyma porque le parecía grandiosa. Además ambos sabían que aquello sería necesario para poder moverse en un mundo dónde sólo ellos dos necesitaban entenderse a su manera. Cada vez les salía mejor y de forma más fluida, llegando a tener unos cuanto conceptos muy asimilados, pero a medida que avanzaban nuevas ideas llegaban a sus mentes. -Oye Thymo y si alguno está herido... ¿Cómo lo decimos?.- Le preguntó con curiosidad. Hizo una señal circular con su mano derecha muy lentamente para que pudiera analizarla. -¿Sería algo así, verdad?.- Deseaba estar en lo cierto, pues eso indicaría que el avance era real. Estaba emocionada con todo aquello. Era una forma más de sentirse unida a su mellizo y no había nada en el mundo que le hiciese sentirse tan feliz, además de la evidente utilidad de esa gran idea.
Thyma Bandle
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
26/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm17/150Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (17/150)
Experiencia:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm7950/1000000Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (7950/1000000)
Berries: 500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thymo Bandle Jue 6 Mayo 2021 - 11:44

Thymo daba gracias por varias cosas durante aquellos días de creación y evolución de los signos. Daba gracias por los años de juventud y el idioma secreto con el que se comunicaban los mellizos por la idea. Daba gracias a los cazadores por enseñarle a comunicarse en silencio, con signos básicos y sobre todo, daba gracias a su hermanita por la paciencia. Thymo no tenia mucha idea de lo que hacía, tan solo se valía de sus experiencias previas para dar forma a aquella nueva manera de intercambiar ideas con su melliza. Pero confiaba en la extrema conexión que tenían los pequeños para construir algo solido que poder evolucionar juntos, cuando ambos hubieran aprendido a la perfección las bases de aquellos símbolos y signos extraños que formaban, torpemente al principio, con sus pequeñas manitas. Por suerte, ambos tenían manos ágiles por sus oficios y ojos penetrantes entrenados a base de hacer puntería con las cerbatanas, pasión que compartían desde que eran pequeños... en edad.. Podrían comunicarse desde muy lejos sin necesidad de gritar gracias a aquel método y solo pensar en eso los llenaba de emoción. Los embargaban los sentimientos que ambos sentían por el otro cada vez que acertaban con el significado de las frases que se marcaban poco a poco con las manitas. Aquella conexión era lo más especial del mundo para Thymo, y sabía que también para Thyma, quien comprendía sus miradas y expresiones faciales sin necesidad de comentarios. Ahora, juntos, intentarían formar esa conexión, entrenar ese enlace para poder transmitir mensajes completos con apenas unos movimientos de los dedos o la mano. Un lenguaje que ningún observador, por experto que fuese, pudiera desentrañar debido a ese factor fundamental. Vivir en la mente del otro, conocerlo y saber como piensa en todas y cada una de las situaciones

-Si, debería ser más o menos así- contestó a su hermanita analizando el signo circular -Pero recuerda que si lo hacemos así- explicó mientras trazaba casi el mismo signo pero mas ahuevado -Es que tengo hambre-bromeó incapaz de mantener el rostro serio -Por que es un huevo jajajajaja- el enano, agarrándose las costillas no podía evitar reír, feliz por aquellos días tranquilos con su hermanita.
-Tees pe roen elcla ropa rau nasprac ti casde tirocon lacer bata na- intentó decir Thymo aquella tarde antes de salir del agujero. El pequeño sabía que tenia errores pero no imaginaba cuantos. El mensaje en sí, tenia un significado claro. Pero la separación entre silabas no era la adecuada para una comprensión rápida. Analizando la frase mentalmente, Thymo sabía que la había cagado totalmente por querer hacerlo más rápido y fluido sin haber practicado lo suficiente. Pero tenía capacidad para aprender de sus errores, y aquel camino que había tomado sin pretenderlo, podría ser la siguiente evolución para obtener un código totalmente incomprensible para cualquiera.
Al salir al sol, echó un vistazo alrededor, pues no se deslumbraba fácilmente y eligió uno de los árboles donde colocar las dianas de practica. Esa vez quería algo a varias alturas y aquel viejo ente vegetal tenía ramas a las alturas necesarias. Tras concentrarse un poco y hacer florecer unas alas en su espalda, comenzó a colocar las dianas en ángulos intrincados y difíciles de apuntar desde la posición de disparo. Con calma se aseguró que todo estaba a su gusto y regresó al claro a preparar sus armas y municiones.
Sacó la goma del tirachinas con cierto esfuerzo, y la limpió y engrasó para evitar que se agrietase al estirarla. La recolocó en su lugar y sacó la cerbatana y el pequeño cepillo circular que utilizaba para su mantenimiento. Tras limpiar el interior del arma y ajustar los cordones de sujeción continuó con la munición. Para las practicas con el tirachinas utilizaría piedras en lugar de las bolas metálicas que utilizaba para cazar. Pero con la cerbatana utilizaría los dardos de madera para practicas que tan poco le costaba hacer y eran perfectos para practicar puntería. -Prepara tus herramientas Thym, podemos practicar un poco al aire libre también, huelo a cerrado después de tantos días ahí abajo- se quejaba el pequeño, que en verdad necesitaba algo de aire libre y despejar la cabeza -Creo que he descubierto como mejorar nuestro lenguaje secreto hermanita. Pero necesito pensarlo con la mente relajada, por el momento vamos a divertirnos. Mira donde están los blancos y a la de tres, el ultimo en golpear todas las dianas es un ojopocho- retó
Thymo Bandle
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
27/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm15/150Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (15/150)
Experiencia:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm6225/1000000Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (6225/1000000)
Berries: 500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thyma Bandle Vie 7 Mayo 2021 - 13:43

Los días trascurrieron con toda la calma y tranquilidad, que los Bandle podían ofrecerse a así mismos, que no era mucha. La mayor parte del tiempo lo dedicaban a practicar y perfeccionar la idea de Thymo y a comer los deliciosos platos que Thyma preparaba. Ambos tuvieron que tener mucha paciencia entre ellos, pues el sistema era complejo, pero con la conexión y el cariño que se tenían pronto comenzaron a ver los primeros resultados positivos. La pequeña cada vez se sentía más cómoda con los gestos creados, pero a Thymo parecía que no le terminaban de cuadrar. Los últimos días antes del descanso estuvo muy pensativo y no paraba de tomar y borrar notas. Algo bullía en su cabecita. La Tontatta daba el espacio necesario a su hermano para sus modificaciones, entendía cómo se daban los procesos creativos. Aunque ella era incapaz de crear un idioma completo y funcional cómo su hermano, podía hacer una maravilla de vestido con una sábana vieja.
Al fin Thymo tuvo una gran idea. Una salida al bosque a practicar con sus cerbatanas, los mantendría con la mente a apartada del idioma. No sólo sería divertido, si no además supondría una necesaria desconexión. Cuando Thymo le hizo el gesto para indicarle su idea, Thyma se quedó pensativa unos momentos intentando traducirla, todas las palabras estaban ahí pero de una forma un tanto extraña y desconcertante. Se rascó la cabeza un rato y por fin lo entendió. -¡¡¡AAAAAHHH!!! Te espero en el claro para practicas de tiro con la cerbatana.- dijo forzando una pronunciación perfecta. Estaba muy orgullosa de haber entendido a su hermano, pero no estaba del todo segura de si a ella le había costado entender o si su hermano lo había gesticulado de una forma rara. Fuese como fuese no corregiría al maestro. Thymo se adelantó para ir preparándolo todo. Thyma por su parte, empaquetó todo lo necesario para el picnic que organizaría tras el entrenamiento. Eso siempre les abría el apetito y sería agradable cenar al aire libre.

Cuando llegó al claro Thyma se encontró con su entusiasta mellizo que ya estaba preparando sus armas. La forma que tenía de hacerlo era hipnótica para la pequeña, que lo observaba hacerlo siempre que podía. Ambos eran metódicos en todas sus actividades y en este caso Thyma seguía los pasos que su hermano le había enseñado. Mientras ella pasaba la escobilla circular por el interior de la caña, escuchaba a su hermano contarle que creía haber dado con la solución para el problema que le suponía el idioma. Thyma se encogió de hombros y sonriendo le dijo: -Tengo muchas ganas de ver qué has pensado. Y... ¡Tú serás el ojopocho!- en ese momento echó a correr, pero ninguna diana estaba donde solía ponerlas. Entonces miró hacía arriba y las vio colocadas por los árboles. -¡ALAAAA QUE MOLONAS!- dijo entusiasmada por la dificultad que eso suponía. Thyma miró a su alrededor para localizar las piedras y ramas que le servirían de impulso, después memorizó todas y cada una de las dianas. En un carrera frenética, Thyma preparó los dardos e impactó en las dos primeras. Con un saltó sobre un pedrusco atacó a la tercera y la cuarta. El siguiente salto era más difícil y acabó fallando la sexta y la séptima. Cayó al suelo y dando un salto sobre un tronco derribó las tres últimas. Jadeante, Thyma regresó al punto de partida, su hermano ya había llegado y por lo visto había acertado a todas las dianas. La Tontatta miró los resultados y se puso cabizbaja. -¡Tengo el ojopocho, Thym!- dijo asumiendo su derrota.

A decir verdad, para un primer intento, no había estado nada mal. Era obvio pensar que su hermano vencería en este duelo Bandle. Ambos eran competitivos y aunque Thymo sabía que jugaba con ventaja, esa era la mejor forma de presionar a su hermana y eso él lo sabía. Thyma daba todo de si misma, pues su inocencia le hacía pensar que podía ganar a su hermano, sólo porque había mejorado un poco. Aunque en sus entrenamientos nunca superaba las expectativas de vencer a su hermano, disfrutaba mucho de practicar con él, aprendía trucos nuevos y se sentía muy libre en sus movimientos. Por eso no dejó de practicar la ruta perfecta de saltos y piruetas para lograr impactar a todos los objetivos. A la tercera vez lo consiguió y no pudo evitar dar saltos de alegría y gritos de victoria. Se tiró al suelo y lo celebró como si hubiese ganado un campeonato a nivel mundial. Cuando se calmó pidió consejo a su hermano para poder hacer los cambios de diana de una forma más efectiva y, por lo tanto, más rápida. -¿Debería apoyar primero la pierna izquierda sobre la rama para girar?- Le preguntó intentando aclarar uno de los pasos. Realmente, Thymo había puesto las dianas en zonas muy complicadas. Los disparos en lugares muy altos eran los que más le costaban a la Tontatta. Por eso aquel entrenamiento fue muy productivo y los mantuvo un buen rato pensando en estrategias, diferentes formas de atacar a los objetivos y diferentes técnicas a usar. Thymo en estos casos solía ser la voz de la experiencia, aunque de forma instintiva, Thyma también aportaba buenas ideas.

Tras las prácticas, Thymo comenzó a recoger las dianas y todo el material empleado. Thyma preparó un precioso mantel sobre un tronco caído y dispuso sobre él un montón de cazuelitas y recipientes con todo tipo de platos. La noche se les había echado encima, pero esos días contaban con una estupenda Luna llena que no necesitaban de más iluminación. La temperatura era agradable y parecía que no existía nada en el mundo más allá de ellos y sus cosas. -Jo, que bien me lo he pasado, Thym.- Dijo la pequeña todavía contenta por los resultados de la práctica, mientras atacaba sin piedad a un huevo relleno. -¿Crees que mañana podríamos repetirlo? Pero esta vez todo lo que digamos con señas. ¿Te apetece?- Thyma empezó a divagar sobre que podían pensar en una situación con enemigos que los atacan y tiene que comunicar sus posiciones y un montón de situaciones en las que tener que hablar entre ellos usando su nuevo idioma. -Sería divertido, ¿A que si?.- dijo para dar otro motivo de grandísimo peso a sus argumentos.
Thyma Bandle
Mensajes :
35

Fecha de inscripción :
26/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm17/150Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (17/150)
Experiencia:
Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 3qaWnZm7950/1000000Idioma secreto Bandle [pasado Thym y Thym] 9h2PZk8  (7950/1000000)
Berries: 500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.