Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Katharina Vie 25 Jun 2021 - 19:27

Aredia, suburbios
12:10 PM

La división 204 de la Marina recibió la orden de desplegarse en la zona Norte de la ciudad de Aredia. Concretamente en el sector oeste de los suburbios, el más pobre y peligroso de toda la villa. Las unidades habían sido dispuestas alrededor del perímetro del sector de manera que tanto el acceso a la zona como la salida fueran imposibles, así que gran parte de la población civil del lugar había quedado cercada junto con los objetivos de la Marina pues no había habido posibilidad de evacuar el lugar sin levantar sospechas. De manera que simplemente se había emitido un mensaje por altavoz, instando a los civiles a permanecer en sus casas con las puertas y ventanas cerradas.

Mientras que a los contrabandistas que habían cercado se les daba la opción de rendirse en un plazo de media hora máximo, al tiempo que se les advirtió de que si no se rendían los marines caerían sobre ellos con todo.

Katharina se encontraba, junto a otros tres compañeros, apostada en una de las vías de acceso principal a la zona. No era más que una calle un poco más ancha que la mayor parte de los callejones del lugar pero, comparado con el resto, era casi una avenida a pesar de que apenas debía de tener cuatro o cinco metros de ancho. Gracias a su estrechez, los cadaetes no habían tenido mucha dificultad para cortar la calle: con un viejo carro volcado y un par de barriles habían logrado prácticamente bloquearla en su totalidad.

Los marines se mantenian agachados tras sus improvisadas coverturas, asomando solo de vez en cuando para asegurarse de que la calle seguía despejada. La rubia por su parte se encontraba más centrada en vigilar los tejados, los edificios del lugar apenas tenían más de una planta y sus tejados eran bastante accesibles en general. Si ella fuera el enemigo seguramente trataría de usar los tejados, así que estaba casi segura de que si los objetivos decidían tratar de romper el cerco era seguro que le intentarían usarlos para escapar.

Sus compañeros comenzaban a ponerse nerviosos con tanta espera, algo que no era de extrañar pues al igual que ella eran cadetes recíen salidos de la academia. Aún así, le resultaba profundamente molesto escucharlos respirar agitadamente y verlos quitarse el sudor una y o travez. Además, había uno de ellos que no paraba de quitar y poner el seguro en un bucle sin fin.

—¿Puedes parar?— su tono de voz fue totalmente plano, limpio de emoción pero aún así su lenguaje corporar dejaba claro que estaba molesta. Ni siquiera se había girado para encarar a su compañero cuando se dirigió a él.

—Lo... siento— el tipo tragó saliva.

Los otros dos mantuvieron la respiración un par de segundos.

—Gracias— la rubia se asomó un poco para echar un vistazo de nuevo a la calle.

"Sigue despejado..."

No había ni rastro de los objetivos, al parecer no tenían ni la más mínima intención de entregarse. La rubia hecho un vistazo a si reloj de muñeca y chasqueó la lengua molesta.

"Quince minutos más... que aburrimiento"
Katharina
Mensajes :
21

Fecha de inscripción :
21/06/2021


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/1000000)
Berries: 10.000
Ver perfil de usuario

Cadete
Katharina

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Vie 25 Jun 2021 - 20:28

Aredia, un lugar bastante interesante si buscar cosas. He pasado un par de días aquí y lo único que puedo decir que ha sido una experiencias bastante enriquecedora y acogedora. He tenido la oportunidad de aprender y explorar un poco más el mundo del mercado de los metales. Cosa por la cual he estado interesado desde que tengo cierto plan en mi mente para tener una fuente de ingresos constante para el futuro. El East Blue es un lugar sorprendente donde puedo encontrar muchas cosas y entre ellas, historias. No les mentiré que no soy alguien que es muy fan de los relatos, pero he de admitir que disfruto bastante de ello cuando se da la oportunidad.

Oportunidades como esta, que no se ven todos los días.

Mi llegada a la isla fue lo menos llamativa posible. Llegue por la zona forestal utilizando a Suzano como medio quien nos traía a Suzaku y a mí en su espalada. Era muy afortunado que el era el doble de tamaño que ella, me alegraba poder tener al plumífero como nuevo miembro de mi manada.

Pague un hotel y pague un poco más para que los empleados mantuvieran su boca cerrada y no delataran mi presencia. Mi par de súper aves se encontraban en la azotea, y si, también pague por ella. Hoy era una mañana tranquila, me dispuse a despertar y prepararme para salir y disfrutar de una deliciosa comida y hacer unas cuantas compras antes de irme de la isla. Pero al parecer algo cambiaria totalmente mis planes.

Al parecer un grupo marine había venido a la ciudad ¿acaso han venido por mí? ¿Alguien les aviso? Asome lentamente la vista a la mirada y no estaban contra el hotel. Me ahorraba tener que lidiar con una situación de escape. La calle anche tenía un pequeño grupo donde podía ver a unos cuantos marines, entre ellos, la que más destacaba era una rubia.

-Guapa, he de admitirlo. – Aunque su mirada traía un poco de mal humor. Me encuentro en un quinto piso, agradezco tener la suficiente vista para detallar a las personas. ¿Qué debería hacer? Lo primero sería analizar la situación un poco. ¿Están buscando a un criminal famoso? ¿Es alguien a quien le pueda desafiar? Siempre me ha gustado derrocar a otros de mi especia para demostrar mi poder, es algo natural en mí. Me coloque mi atuendo, mi kimono hoy era Blanco con detalles rojos en las mangas, un lazo para arreglar mi cabellera y un par de aretes con formas de estrellas. Salí de la habitación dispuesto a subir hasta la azotea. Al llegar, mis hermosas aves se encontraban allí esperando por mi.

-¿Cómo han dormido, dulzuras? – Acaricie a ambos por el pico y ambos se intentaban pelear por mi afecto. Los reprendí un poco dándoles cariño por igual. Luego, mira un poco en dirección al norte, hacia el centro de la ciudad. Allí claramente pude ver un destello. Luego comenzaron los disparos.

-Esto se ve interesante. – Dije, sonriendo tierna-mente.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm78/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm142660/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Katharina Vie 25 Jun 2021 - 22:37

12:25 PM

La tensión en el grupo de novatos llegó a su punto más alto, casi al mismo tiempo que las manecillas del reloj marcaban que el plazo para la rendición de los contrabandistas había terminado. Al contrario que sus compañeros que estaban entre nerviosos y asustados, Katharina casi estaba emocionada. También nerviosa pero su nerviosismo se asimilaba más al que tenía cuando estaba frente a un examen al que sabías que llegaba preparada pero aún no había visto las preguntas. Sabía que su desempeño en aquel despliegue sería el primer escalón hacia el ascenso, no podía fallar y estaba totalmente convencida de que no lo haría.

Quito el seguro de su arma de forma casi instintiva cuando el den den mushi que tenía un compañero tras de sí apenas sonó.

—Avancen hasta el objetivo, cualquiera que trate de abandonar el perímetro será considerado un objetivo. ¡Buena suerte!.

Katharina fue la primera en levantarse apuntando con su arma hacia el frente aunque por el momento no veía ningún potencial blanco.

—Vamos— instó la joven a sus compañeros al tiempo que pasaba de un salto sobre el carromato que usaban de barricada, cayendo al otro lado sin bajar el arma a pesar de que solo lo sostenía con su diestra pues tuvo que apoyarse en la mano izquierda para la maniobra.

Los otros tres cadetes rodearon el carro, dos por la izquierda y uno por la derecha, hasta ponerse a la altura de la rubia.

—Ustedes dos pegados a la pared izquierda, nosotros por la derecha— al ser la graduada con mayor nota de aquel grupo de novatos, Katharia debía de ejercer como líder de aquel escudrón —Recordad que vosotros cubrís nuestros puntos ciegos y nosotros lo vuestros— el grupo de marines se había distribuido según las órdenes al tiempo que asentían ante las palabras de la chica —Bradley, matén un ojo en el tejado— se dirigió hacia el compañero que iba en la retaguardia del otro flanco —¿Listos?

Todos asintieron al unísono aunque se les notaba en la cara que no estaban muy convencidos.

—Vamos

El grupo comenzó a avanzar lentamente pero constante. Mientras los dos primeros de cada lado avanzanban ligeramente agachados, Katharina y Bradley cubrían tanto el tejado como los puntos ciegos de sus compañeros en el lado opuesto.

No eran los más rápidos del mundo pero se notaba que habían estado entrenando aquella forma de moverse durante meses, para ser la primrea vez no se desenvolvían mal aunque la rubia no estaba muy satisfecha con el desempeño del grupo.

Katharina
Mensajes :
21

Fecha de inscripción :
21/06/2021


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/1000000)
Berries: 10.000
Ver perfil de usuario

Cadete
Katharina

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Jue 1 Jul 2021 - 18:06

-¿Qué debería hacer? – Me preguntaba a mí mismo una y otra vez. Podía alzar el vuelo con Suzano una vez más y simplemente seguir adelante, pero alertaría a todos de mi presencia. Aunque esto realmente genera una pregunta interesante ¿Alguna vez se han planteado una partida de ajedrez donde el tablero tengan 3 participantes? Mentalicemos un momento que todo este lugar es una tablero de juego. Los blancos son la Marina, la gente que ataca. Los que defienden, negros, aquellos que están en una posición totalmente defensiva y acorralados, buscando una oportunidad de contraatacar y salir victoriosos.

Luego estoy yo, la única ficha roja y más que suficiente para hacer añicos a todos.

No me malinterpreten, no soy de ir a los blues acorralando novatos y haciéndole daño a las futuras promesas. De hecho, recuerdo muy bien la primera vez que pise una isla en plan de turismo. Por cuestiones de la vida conocí a Lys, mi maestra. Me gusta pensar que al igual que ella algún día viajando por los blues encontrare a alguien interesante que me haría sonreír y poner muchas expectativas sobre esa persona.

Aunque pensándolo bien ¿Qué expectativas tendrá mi maestra sobre mí? Ella sabe muy bien mi naturaleza. Incluso sabe que no dudaría yo en luchar contra ella, no necesariamente por qué no al respete o no la quiera, simplemente porque me emociona la idea de luchar contra alguien tan fuerte y que me obligue a superar mis límites. Al igual que Dexter, Katharina, Ivan, Zane, Emile, Berthil, Julius y sobre todos… Keppler.

Pero… es algo que se más que nada, algo que are completamente solo. Lo he estado pensando y las palabras de todas las personas que he conocido resuenan en mi mente: “Tu camino traerá mucho sufrimiento a quienes te siguen”. Y de cierto modo, es verdad. Por eso, después de tanto meditarlo y pensarlo., he tomado ya una decisión.

Aunque eso será para otro momento.

Observo a las tropas avanzar. Sonrió pensando en lo interesante que será todo lo que planeo. Me monto sobre Suzaku y le señalo una ruta diferente a la que toma el grupo donde estaba la rubia. Ordene a Suzano alzar el vuelo y estar alerta. Y entonces, allí comenzó todo. No tardaron en detectarme. Un grupo diferente de marines dio la voz de alarma de mi presencia. Yo simplemente los ignoraba y seguía adelante. Los disparos no se hicieron esperar. Pero mi super aveera lo suficientemente veloz y ágil para esquivar mientras saltaba por los techos.

Descendimos a las calles y Suzaku no paraba de correr a toda velocidad. Nuestro objetivo era llegar al centro de la ciudad. Luego tratar de encontrar donde los criminales estaba disparando y hacer de su escondite una fiesta que no olvidarían, de eso me asegurare yo.

Es una promesa.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm78/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm142660/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Katharina Dom 4 Jul 2021 - 2:10

El avance del escuadrón había sido relativamente fluido hasta el tercer cruce de calles, donde se habían tenido que detenerse por culpa de los disparos de un grupo de enemigos parapetados tras una barricada muy similar a la que ellos habían abandonado atrás. Como resultado, tanto Katharina como sus compañeros, habían tenido que buscar refugio como buenamente pudieron. El grupo de la izquierda había logrado llegar hasta un callejón pero la rubia y su compañero no tuvieron tanta suerte.

Uno de los primeros disparos impactó en el hombro del soldado que la acompañaba, derribándolo. Así que Katharina se vió obligada a tomar la decisión de tirar una puerta próxima a ellos para poder refugiarse. Sabía que era un riesgo pero también que no tenían otra opción, el callejón más cercano a su posición era el de sus compañeros al otro lado y eso estaba descartado. Tratar de cruzar con un herido al otro lado era un suicidio y no podía dejar a un soldado a su cargo tirado, un acto así sin duda le restaría méritos y eso ponía su ascenso mucho más lejos. Por el contrario, si lograba savarlo de forma heroica... ganaría puntos seguro.

La rubia puso a salvo a su compañero bajo la lluvia de balas con la ayuda de la cobertura ofrecida por los otros dos miembros del escuadrón. Además tuvo suerte y la casa resultó estar abandonada, lo que explicaba porque la puerta cedió con tanta facilidad al recibir la patada.

Había resuelto el primer escollo de su misión y logrado un acto que, aunque le había costado un herido, estaba segura de que le reportaría bastantes beneficios de cara a la galería. Sin embargo, ahora venía lo difícil. Tenía que evitar o tomar la barricada de alguna forma y asegurar al herido. Y era lo segundo de lo que se estaba encargando primero, salvarlo y que muriera después no quedaría también para la historia. Además, si sobrevive, podrá contar lo heroicamente que lo salvó. Todo ventajas.

—Presiona fuerte la herida, voy a vendartela—


—Gracias...—

—No es nada—

La marine había improvisado unas vendas haciendo jirones su chaqueta, así que ahora solo tenía puesta una camiseta blanca de tirantes. Puso la venda como buenamente pudo, no era médico, pero seguro  que al menos sería mejor que dejar la herida al aire.

Una vez su compañero estuvo "estabilizado" lo alejó de la puerta, dejándolo cerca de un camastro y oculto tras un arcón.

—Vigila la puerta trasera— señaló una puerta muy similar a la que habían usado para entrar pero en el extremo opuesto de la habitación. Le tendió el rifle del soldado antes de ponerse en pie y dirigirse hacia la puerta de acceso.

Sus compañeros seguían intercambiando algún que otro disparo con los contrabandistas pero el fuego se había reducido bastante debido a la dificultad de ambos bandos para encontrar un objetivo al que disparar. Katharina se asomó ligeramente para lanzar una mirada rápida antes de volver a ocultarse, lo que casi le cuesta llevarse un balazo que impacto justo en el marco de la puerta.

"Es imposible" pensó para si misma mientras sus compañeros trataban de comprobar que se encontraba bien, lanzando preguntas hacia ella una detrás de otra.

—¡Si, si!— respondió sin entusiasmo —¡Bradley!— gritó al tiempo que se movía lo justo para que su compañero pudiera verla desde su posición pero no el enemigo y, cuando el soldado se fijo en ella, hizo el gesto de rodear con las manos mientras vocalizaba lentamente.

Bradley simplemente asintió. Katharina por su parte se retiró de la puerta y aseguró su arma en sus manos.

—Thomas, voy a intentar rodearlos. Saldré por la puerta de atrás y la dejaré cerrada, si tengo que volver por cualquier motivo golpearé antes de entrar tres veces ¿De acuerdo?— dijo mientras se dirigía hacia la puerta.

—Entendido, ten cuidado Katharina—

—Claro— esbozó una sonrisa forzada pero que le quedó bastante natural antes de abrir la puerta con cuidado y desaparecer tras ella.
Katharina
Mensajes :
21

Fecha de inscripción :
21/06/2021


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm1/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (1/1000000)
Berries: 10.000
Ver perfil de usuario

Cadete
Katharina

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Lun 19 Jul 2021 - 17:51

Avanzamos sin detenernos. Alguno cuantos marines se intentaron poner en nuestro camino. Yo simplemente me limitaba a esquivarlos, no tenía ninguna intención de luchar contra la marina, al menos no hoy, solo me limitaba a disfrutar del espectáculo que se estaba llevando a cabo y, de alguna manera, participar y hacer que sea un poco más interesante.

Al menos para mí.

-¡Deténganlo! – Escuche por parte de un grupo marine que estaba frente de mí. Formaron una barricada algo improvisada con sacos de arena y alambres de púas. Yo levante la ceja y sonreí de medio lado. - ¡Disparen! ¡Fuego! – allí comenzó la andana de disparo hacia mi persona. Suzaku acelero la carrera, esquivando el ataque. Dio un gran salto y atravesando el obstáculo.

- Freites D. Alpha, quedas arrestado po-

- Pirata. Daño a reinos no afiliados al gobierno mundial. Luchar contra marines. Representar una amenaza por joder a otros piratas. Me conozco muy bien mi lista de crímenes, pequeño azulejo.

El grupo de marines se mostraba nervioso ante mi presencia. La pelea era inevitable. Suspire mientras los observaba con aburrimiento. Y sin pensarlo mucho, me lance al ataque. Golpeaba a todos mis enemigos con suma potencia. Alguno los mandaba a volar y otros simplemente caían al suelo. Limite mi fuerza, no quería matar a nadie. Uno a uno fueron cayendo lentamente hasta que llegue al último. Un joven marine de unos dieciocho asumí por su apariencia. Tenía un DDM en la mano. Tenía la voz temblorosa, tratando de dar un aviso al resto de los marines.

-T-Todas l-las unidades ¡Agh! – Le arranque el DDM de la mano y yo mismo me dispuse a hablar por el aparato.

- A todas las unidades marines en la zona, les habla Freites D. Alpha. Les informó que me dirijo al centro de la batalla y que si no quieren salir quemados o muertos, les sugiero que se aparten de mi camino.

Colgué la llamada y me subi nuevamente sobre mi querida plumífera. El marine aterrado solo se limitaba a mirarme y en un ultimo intento por detenerme. Desenfundo una pistola. Yo simplemente seguía sin prestarle mucha atención.

- Si quieres disparar. Hazlo. Tu deber es detenerme y yo simplemente hago lo que quiero. Pero si disparas, mis mascotas se darán un festín contigo. Les gusta comer carne.

Suzaku se quedo mirando fijamente al marine por un momento. Susanoo se postraba en la orilla de un edificio cercano esperando pacientemente. El marine bajo su arma ya que sabia que un movimiento en falso significaba su fin. -¿Qué eres? – Pregunto. Yo simplemente voltee y le sonreí amablemente.

- Antes era un señor de la guerra. Ahora soy un coleccionista.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm78/150El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 3qaWnZm142660/1000000El enemigo de mi enemigo es mi amigo... supongo 9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.