El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Dom 5 Sep 2021 - 14:10

Contratante: Coordinador Jefe Antoine Leem

Descripción de la misión: Hace una semana, un enorme terremoto sacudió la Isla de Las Flores. Se desconoce su origen, pero ha reducido a escombros un cuarto de la ciudad. Necesitamos refuerzos para ayudar a los ciudadanos a reconstruir los edificios y cuidar de la población que ha sido forzada a vivir en refugios entretanto. Todos aquellos con conocimientos médicos deberán ayudar con los heridos.

Recompensa: 5.000.000 de berries, cortesía de la ciudad, además de una pequeña habitación en la zona renovada.
Narrador OPD
Mensajes :
1023

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm100/100Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm320000/320000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dokuto D. Takeshi Sáb 4 Dic 2021 - 3:53

Luego de un no muy tranquilo viaje en barco, debido a las turbulentas y agitadas aguas que sacudieron la nave durante tres noches seguidas, el varón había llegado a un nuevo destino, la Isla de Las Flores, un lugar pintoresco y tan bien construido que encantaría la vista de todos los que llegaran a la ciudad, y sin embargo, la imagen frente al pelinegro no era precisamente la que se relataba, ya que lo que encontró no fue más que los escombros de diversos edificios destruidos, aunque ya sabía de antemano sobre la situación del lugar después de que aquella solicitud de ayuda llegase, a la cual respondió dirigiéndose hasta la devastada ciudad.

Por otro lado, la ciudad era también conocida porque la misma no era muy dada a interactuar con extranjeros, por lo que el ingreso a la ciudad estaba prácticamente limitada la mayor parte del tiempo, salvo que los guardias ya no tenían el tiempo suficiente para preocuparse por quien entrara, además de que sin duda alguna, parecían estar “desesperados” si requerían toda la ayuda posible; dicho eso, si algún grupo de individuos peligrosos quisiera atacar y saquear al menos la parte más afectada de la ciudad, esta sería la oportunidad perfecta para hacerlo, cosa que incluso le vendría bien al ninja y posiblemente a su compañero de viaje para la ocasión, el semigigante de nombre Ryūgen, ya que al menos por su parte, podría hacerse con un dinero extra.

Así pues, el varón avanzó sin mucho problema por las calles, siendo observado ocasionalmente por algunas personas que se fijaban en su aspecto, después de todo, una persona con la cara oculta bajo una capucha llamaría la atención y más cuando detrás de éste le sigue un hombre de proporciones enormes, más el chico no le tomó importancia y solo siguió caminando hasta que un sonido estridente bajo sus pies le hizo detenerse, fijándose entonces en el objeto que había pisado, una muñeca, la cual tomó en su mano luego de inclinarse para recogerla y luego volver a colocarla en el suelo, pero no en el medio sino en un lugar donde no volviera a ser pisada por error.

Dejó escapar un suspiro y retomó su avance hasta llegar a lo que parecía ser un punto de reunión para las personas, pues habían muchas alrededor de un individuo que mostraba ser el encargado de organizarlos y distribuir las diferentes tareas que quedaban por asignar; esperó a que la pequeña reunión culminara y se acercó hasta el hombre para preguntar lo que había pasado―. Así que así fueron las cosasSi. Todo pasó demasiado rápido. El suelo comenzó a temblar, luego los objetos cayeron de sus lugares y cuando nos dimos cuenta, el techo sobre nuestras cabezas empezó a desmoronarse así como las paredes a nuestro alrededorMmmmhMuchos no lograron salir con vida y los pocos que sí, estamos haciendo lo posible por reconstruir la zona más afectada y ayudar a los desamparados como ya vez y… ¿ustedes vienen a ayudarnos, no? Se les recompensará, lo prometo ―solicitó el hombre, aunque para variar, ambos estaban allí precisamente por ese mismo hecho.
Dokuto D. Takeshi
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
13/05/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm9/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (9/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm2205/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (2205/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Dokuto D. Takeshi

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoshinobu Ryūgen Dom 5 Dic 2021 - 8:50

―Hombre, el País de las Flores fue devastado por un enorme terremoto... y la isla no está lejos de aquí, ¿sabés? ―apartó la bebida a un lado, sus ojos estaban clavados en los de Ryūgen. ―Aunque son muy cerrados enviaron una solicitud de ayuda a las islas vecinas, han de estar pasando un momento duro.

―Ve al punto, Terio.

―5.000.000 de berries, solo debés ayudarme con el trabajo pesado.

Era un encargo de los que normalmente Ryūgen rechazaría, pero al ser el favor de un conocido y haber dinero por medio no pudo ignorarlo. Fue un viaje de tres noches alborotadas el llegar a la Isla de las Flores, la cual lo recibió con un paisaje asolador: A medida que avanzaba, los escombros de una ciudad despojada de su belleza se hacían presentes, al igual que miradas afligidas y débiles sollozos; era como descender lentamente hacia el infierno, pero el mismo es aburrido cuando lo visitas dos veces. La miserable vista le trajó recuerdos de su aldea en Wano, aunque Terio irrumipió antes de que pudiera divagar más en ellos.

―Allí está al tipo que nos dará las indicaciones. Esperemos a que termine la charla para comenzar.

Ryūgen permaneció en silencio y observó discretamente los alrededores: La mayoría estaba ayudando a reconstruir la ciudad, una labor difícil cuando eran demasiados heridos para tan poca gente con los conocimientos médicos necesarios para marcar una diferencia. Estaban colapsados. A su lado, se encontraba Takeshi, quien sí tiene buenas capacidades médicas, al menos de acupuntura por el tratamiento que le hizo al viejo Will. Él mismo también posee conocimiento médico, así que decidió apoyar su fé en que ambos terminarán con la brecha de heridos fácilmente. El trabajo pesado irá para después.

Cuando la charla terminó, Terio se acercó. ―Nos encargaron la zona B, con tu fuerza bruta y mis habilidades de construcción nos llevará unos cuatro días terminar el trabajo. ¿Dinero fácil, no?

―La situación de los heridos es crítica, los priorizaré a ellos. Tendrás que esperar para mi ayuda.

―Que noble de tu parte, pero viendo el número de heridos no puedo llevarte la contraria... Está bien, veamos quien termina antes, si tú con los heridos o yo con la reconstrucción. ―correspondió Terio emocionado, para luego dirigirse hacia su zona indicada. Por su lado, Ryūgen sonrió por el espíritu competitivo de Terio y fue a tratar a los heridos mientras Takeshi hablaba con el Coordinador Jefe.
Yoshinobu Ryūgen
Mensajes :
20

Fecha de inscripción :
18/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm1/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (1/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm0/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (0/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Boris Kläus Lun 6 Dic 2021 - 17:49

―Pues ya lo sabes todo BK debes ir a ese lugar en representación del CP y averiguar todo lo que puedas, y ayudar en lo que sea necesario, si pudieras averiguar que lo ha causado mucho mejor, quizás ha sido un usuario... y si lo es hay que actuar.
―Entendido...Entendido.
A los pocos minutos de decir esto el semigigante apagaría la transmisión de su DDM mientras, miraba a su alrededor, actualmente se encontraría abordando un barco pequeño, pero algo rapido, no querría perder un minuto más, había trabajo que hacer, por lo que estaría sentado en mi lugar esperando a que mi acompañante que era un agente al igual que yo, del mas bajo nivel, su trabajo era más sencillo, solo prender el motor y llevarme hacia la isla de las flores, la ubicación ya estaría en un Log Pose que estaría incrustado en el timón de aquel bote
―Vamos Val... no hay que perder tiempo.
Al poco de decir, esto Val sin decir nada, prendería aquel motor, y nos empezaríamos a movilizar hacia aquella isla lo mas rapido posible, o eso era lo que Boris, creía... La realidad era que el viaje habría durado 2 días. muy corto a comparación de ir hacia su casa, pensaría pero la realidad era que no me gustaba ir de un lugar a otro, menos en un bote muy pequeño, y menos cuando no tenía con que de distraerse, simplemente dormir.
Un día nuevo se alzaba sobre aquel cielo... los rayos del imponente astro molestarían al semigigante, quizás a proposito. que le diera todo el sol en su cara, pero lo cierto, era que ya estabamos cerca a la isla, una isla que a lo lejos, no podría suponer mucho simplemente pero a lo poco que mi vista avisaba se veía una isla devastada, lo han pasado muy mal pensaría.
―Escucha Val... Tan solo déjame en el puerto, no me acompañaras. Al parecer el superior te necesita en otras cosas... Lastima que no podré lastimar... Hay que portarse bien al parecer
Lo diría en un tono irónico para luego soltar una pequeña carcajada, sabía que tenía que apoyar en lo posible, al fin y al cabo era un agente del mas bajo estrato, por lo que tendría que dar buena impresion... Mientras pensaba todo esto, al fin había llegado al puerto por lo que sosteniendo mi equipaje y mis armas bajaría de aquel barco, y con una mirada daría a entender a Val mi agradecimiento, para posteriormente, caminar un poco, para luego parar y agarrar mi DDM y prenderlo, como si quisiera transmitir algo a cierto grupo.
―Aquí BK llegando al lugar veamos que tan mal esta las islas de las flores...
Sin mediar más palabra y sin esperar respuesta alguna seguiría caminando hacia el punto en concreto el lugar que mas sufrió daños.
Boris Kläus
Mensajes :
24

Fecha de inscripción :
18/02/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm1/1Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (1/1)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm1/1Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (1/1)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Dokuto D. Takeshi Jue 9 Dic 2021 - 4:42

Asintió en conformidad, una vez terminó su conversación con el Coordinador Jefe, el cual le pidió esperase un momento mientras se comunicaba con el Doctor encargado de los heridos, y se giró, viendo a la distancia que el semigigante, en vez de haber ido a ayudar con la mano de obra pesada como lo sería el ayudar a transportar maderas o piedra, parecía haber optado por realizar la delicada tarea de apoyar en el tratamiento de los heridos; claro que no pensaba que por tener aquella contextura, su fuerza bruta sería lo único que podría usar, pero lo que menos había pensado era que el hombre tendría conocimientos médicos, aunque a fin de cuentas, colocar un vendaje o ayudar en cualquier otra encomienda por parte de alguien especializado, mientras se hiciera correctamente, estaría bien visto.

Apartó de su cabeza aquellos pensamientos que nada le aportaban y caminó hacia la tienda de campaña donde atendían a algunos de los más lastimados por el desastre en la ciudad, retirándose entonces la capucha que ocultaba su rostro, en parte, porque no había necesidad de seguirse protegiendo del sol estando bajo la carpa; colocó su maletín sobre una mesa y lo abrió, dejando a la vista su kit de agujas y algunos bálsamos y aceites que usaría durante los tratamientos.

Hola, ¿qué tal? Soy el Dr. Pulog. El coordinador me informó de un voluntario para la asistencia médica, aunque creí que era el grandote de allá ―se presentó un hombre de avanzada edad, baja estatura, bigote blanco y que llevaba puesto una bata blanca en evidencia de su profesión, aunque algo sucia de tierra y manchas de sangre lo que no era de extrañar, que mencionó a Ryūgen no muy lejos de ellos antes de fijar su vista en el contenido del maletín, intrigado―. Mmmh, así que eres un practicante de la medicina tradicional… Bien, eso también nos servirá por aquí. Sígueme, por favor… ―notificó el hombre, esperando a que el pelinegro tomara de nuevo sus cosas, guiándolo entonces hacia un grupo que no dejaba de quejarse del dolor.

Lamentablemente, nuestras existencias en analgésicos y calmantes es bastante escaso en este punto, y aunque el nuevo cargamento llegará en un par de días… muchos ya no resisten el dolor… ―explicó el hombre con una expresión afligida, lo que era normal considerando que por más que quisiera, no podía hacer nada por aquellos que le necesitaban; por supuesto, al pelinegro le resultaba indiferente aquello, salvo que claro, había viajado allí para ayudar, por un módico precio, pero para ayudar de cualquier forma―. Haré lo que pueda… ―respondió, abriendo el maletín y colocando sus “herramientas” sobre una mesa cercana e hizo el respectivo chequeo previo; ya dispuesto todo, realizó una respiración profunda con la que dio inicio al tratamiento de agujas en la piel del herido.

La razón de llevar a cabo un previo chequeo al tratamiento, era porque el varón debía de determinar incluso la intensidad con la que la aguja sería insertada en el cuerpo de su paciente, tomándose unos 10 minutos de examinación detenida antes de proceder con la inserción del delgado metal; por supuesto, era una norma general que la evaluación inicial y el tratamiento llevasen unos 60 minutos aproximadamente, pero debido a las circunstancias en que estaba la ciudad, aunque le resultara forzado, el varón debía de hacer lo posible por actuar de forma rápida y eficiente, de manera que pudiera cubrir una adecuada cantidad de pacientes, al menos aquellos que padecían un dolor más elevado que el resto.
Dokuto D. Takeshi
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
13/05/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm9/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (9/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm2205/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (2205/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Dokuto D. Takeshi

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dokuto D. Takeshi Miér 15 Dic 2021 - 4:10

En términos generales y por mucho tiempo, la acupuntura fue catalogada como una técnica para equilibrar el flujo de energía, conocida como «chi» o «qi», que se cree fluye a través de canales (meridianos) en el cuerpo, razón por la que al insertar agujas en puntos específicos en estos meridianos, los acupunturistas consideraban que el flujo de energía se reequilibraba; no obstante, con el paso de los años, se llegó a visualizar dichos puntos como lugares para estimular nervios, músculos y tejidos conectivos, llegándose a pensar que se podían estimular los analgésicos naturales del cuerpo.

Takeshi aplicaba la acupuntura con ambos conceptos presentes, pero en este caso, lo que buscaba era lograr que los heridos no sintieran tanto dolor, lo que no resultaba muy fácil ya que algunos pacientes presentaban un estado físico mucho más grave que otros, y las agujas del ninja no eran infinitas por lo que incluso él estaba bastante obstaculizado y atado de manos; claro que la llegada del ninja a la isla, resultó ser un alivio para muchos de los atareados médicos que hacían todo lo posible por atender a los más afectados, pero aunque solo una parte de la ciudad fue destrozada, fueron muchas las víctimas de tal desastre dado que nadie pudo preverlo.

¿Cómo va todo por aquí? ―le preguntó Pulog luego de acercarse lo suficiente, realizando un chequeo rápido de algunas de las personas que estaban en camillas o vendados―. Oh, parece que lo estás llevando bien… ―a lo que el pelinegro solo asintió sin intentar siquiera decir una palabra, en parte, porque estaba concentrado en seguir clavando agujas en la piel de su actual paciente, descartando todo lo que pudiera ser considerado como una distracción para él en esos momentos, algo que probablemente si quedó expresado en su rostro durante ese breve momento en que giró la cabeza hacia el Doctor―. Bien, bien, no te molestaré más… pero tampoco te sobre esfuerces, que no podemos tratar a los enfermos si nosotros mismos terminamos enfermandonos... sino, fíjate en el grandote de allá... ―finalizó el anciano con una ligera sonrisa antes de girarse y seguir haciendo las revisiones en las distintas tiendas de campaña que estaban a su cargo.

Cuando el varón dirigió su vista en la dirección señalada, pudo ver al semi gigante tomándose un descanso, pero atendiendo cualquier incidencia que se le pudiera presentar, aunque sus tratamientos no iban mucho más lejos que los de aplicar un vendaje o pomada antes de volver a tomar aquella posición tan relajada; aquello le hizo pensar a Takeshi en lo acostumbrado que estaba a viajar y trabajar en solitario, e incluso cuando cooperaron juntos en el asunto del viejo Will, Takeshi había preferido actuar por su cuenta y no involucrarse demasiado con los demás, salvo que al final, había terminado accediendo a viajar con Ryūgen luego de que llegase la solicitud de ayuda a la isla en la que ambos estaban, por lo que fuera como fuera, sin importar que el ninja hubiera elegido otra embarcación de todas maneras terminarían encontrándose y a efectos prácticos, tampoco era como si la presencia del semigigante le resultase desagradable o algo por el estilo, sino más bien intrigante.
Dokuto D. Takeshi
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
13/05/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm9/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (9/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm2205/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (2205/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Dokuto D. Takeshi

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Momojiro Jue 16 Dic 2021 - 15:56

En el pasado:
En la isla de Diamuir donde trabajaba el despreocupado Momojiro de camarero en el mismo restaurante desde hace ya bastante tiempo para ser alguien que no le gusta estar quieto en una misma isla, llegó el rumor de una isla la cual había sido azotada por un terremoto, haciendo que parte de esta quedase en ruinas sepultando a un pequeño porcentaje de la población. Por petición de la propia isla, llegó a las demás ciudades del mar lo que se podría llamar "petición de socorro" por así decirlo. Un pequeño grupo de hombres y mujeres hizo "equipo" para zarpar lo antes posible e ir a ayudar en las tareas de reconstrucción, también se preparó víveres y herramientas para apoyar lo  máximo posible a los habitantes de la isla. Momojiro se lo pensó la verdad, no quería ir a ayudar así como así, dejando su puesto de trabajo, pero la idea de viajar de forma gratuita a otra isla no le pareció mala idea, así aparte de ayudar claro está, podría echar un vistazo a una isla de tan dificultosa entrada... En poco más de medio día, una carabela zarpó desde Diamuir hasta la isla de las Flores.

En la actualidad:
-¡He escuchado algo, venid rápido!- Gritó un hombre que estaba arrodillado entre los escombros de un edificio con la oreja pegada al suelo -¡Rápido mover esas piedras!- Ordenó bastante nervioso, un grupo de cinco hombres empezó a hacer cadena para ir moviendo las piedras y dejarlas en un sitio más seguro, al poco rato un brazo salió de entre los escombros, cual luz iluminadora, ese brazo provocó la reacción entre los hombres, quienes empezaron a ir más rápido y parecía que tenían más fuerza momentáneamente, con un poco de esfuerzo, quitando la última roca, uno de los muchachos metió el brazo en el agujero y sacó a un joven, el cual se llevó al hospital improvisado. En ese mismo agujero, habían más personas, parece ser que eran una familia, el padre había protegido a los dos hijos y a la mujer, quienes salieron con ayuda de entre las ruinas, pero el cabeza de familia no tubo tanta suerte y se dejó la vida para salvar la de sus seres queridos.

El segundo en salir, otro de los jóvenes, fue cogido en brazos cual novia en su boda y llevado rápido a la carpa. Poco tiempo después, de entre las lonas que hacían de puerta aparecía Momojiro con el chaval -Segundo rescatado, hermano del que acaba de entrar, presenta herida abierta en la cabeza y está totalmente cubierto de polvo, tiene los labios secos, entiendo que está deshidratado, detrás mío vienen dos compañeros con su madre que parece estar algo peor- Informó el camarero, no era médico ni mucho menos, lo de la cabeza se veía a simple vista, estaba sangrando y tenía una buena brecha, lo de la deshidratación... Eso lo sabía por que no era al primero que sacaban, todos estaban deshidratados.
Momojiro
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
01/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm14/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm5550/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (5550/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Dokuto D. Takeshi Miér 22 Dic 2021 - 4:03

Uno a uno, los días pasaron y cuando los calambres en la mano del ninja ya no eran tan fáciles de controlar, finalmente llegó a la isla el cargamento con los nuevos analgésicos y relajantes, así como más ayuda humanitaria, aunque eso era decir mucho considerando que tal ayuda no era sino un trabajo, salvo por aquellos que realmente estaban allí con el fin de prestar una colaboración altruista; fuera como fuera, aquello alegró mucho al doctor Pulog así como al resto de los habitantes afectados ya que eso significaba que podrían restablecerse en menor tiempo.

Por otro lado, sino fuera por sus entrenamientos y resistencia adquirida y mejorada, el varón seguramente se habría desmayado e incapacitado después de tantas jornadas seguidas, tomándose sus respectivos descansos por supuesto, pero la cantidad de heridos que atendía a diario superaba por mucho sus propias capacidades al natural; en cuanto al semigigante, éste habiendo terminado con sus servicios en el área, mencionó algo sobre una Zona B y que ayudaría con el transporte de tablones y cosas por el estilo, algo que de hecho parecía más que adecuado para el enorme hombre de brazos anchos, aunque su ayuda en la atención médica fue bastante provechosa y el ninja estaba ligeramente agradecido por ello.

Por supuesto, no hizo sino asentir con la cabeza ante la explicación del hombre que luego se retiró a pasos lentos pero firmes en dirección de la mencionada Zona B, pensando en la posibilidad de ayudarles en aquel lugar, pero no estando dotado de una gran fuerza, lo mejor que podía hacer en esos momentos y hasta que las cosas se acomodaran nuevamente, era seguir ayudando con los heridos, aunque de esto quedaban ya bastantes pocos por atender, después de todo, muchos de los que ya habían recibido tratamiento estaban descansando y los otros que no, eran tratados por médicos y enfermeras recién llegadas a la isla.

Llevó una mano hasta su frente para quitarse el sudor acumulado y no muy lejos de donde estaba sentado, le pareció haber visto a alguien conocido de alguna isla de esas por la que había pasado alguna vez; claro, entre tantas personas yendo de un lado para el otro sería normal llegar a pensar que uno encontraría a alguna persona de otro lugar antes visitado, pero el pelinegro tenía buena memoria, quizás hasta envidiable para algunos que terminaban olvidado detalles que en algún momento consideraban importantes, y estaba seguro de que en definitiva había visto a la misma persona en otro lugar, más precisamente en la isla Diamur hace un par de semanas atrás.
Dokuto D. Takeshi
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
13/05/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm9/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (9/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm2205/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (2205/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Dokuto D. Takeshi

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Momojiro Sáb 25 Dic 2021 - 0:27

Una enfermera nos dijo donde se podía dejar a los heridos y eso hice, con ayuda dejé al hombre sobre la camilla, tras acabar miré alrededor por curiosidad de como estaban las cosas y era innegable que el desastre había sido grande, no me fije en la cara de los ahí presentes pues iba más a lo mío que otra cosa, lleno de polvo, simplemente saqué un pañuelo de mi bolsillo y me lo pasé por la cara dejando el trozo de tela totalmente blanco de colores grisáceos y negros. -Muchacho, trae las cajas de material que están fuera, necesitamos más materiales- Comentó uno de los médicos o enfermeros, no sabía bien diferenciarlos por lo que sin chistar, me puse a coger cajas. Una tras otra las iba metiendo dentro de la carpa que era ahora un hospital improvisado. Si te paras a pensar, como puede girar la vida de las personas, de estar la mar de tranquilo comiendo con tu familia después de trabajar o en una pausa de este a, de pronto acabar sepultado bajo toneladas de escombros, la vida es efímera como para entretenerse demasiado en tonterías en el camino, un día estás bien y al otro te cae una maceta, bastante triste la verdad...

Cuando las cajas de suministros ya estaban dentro, me fijé en la última, la cual estaba repleta de botellas de agua pequeñas, por lo que por iniciativa propia, empecé a coger una tras otra para repartirlas a todos los presentes, claro está evitando a los que estaban trabajando o muy heridos, pero a los que parecían atendidos y a los médicos a los que no podía molestar, les repartí una botella para que repusieran fuerzas -Toma, si os deshidratáis no podréis ayudar como es debido-
Momojiro
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
01/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm14/150Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 3qaWnZm5550/1000000Obras de reconstrucción [Misión común - West Blue] 9h2PZk8  (5550/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.