El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Vie 7 Ene 2022 - 11:42

Dirigías la marcha sin dudarlo. Tras de ti iba en fila india una comitiva de enanos y apenas un paso más atrás Illje te seguía, dejándote solo la distancia mínima para que el primer movimiento fuese tuyo. Mientras tanto tú, sin embargo, solo podías pensar en dos cosas: En la conejita y en que ojalá los enanos no se pusiesen a cantar de repente una estúpida canción a coro. Ah, y en Ceniza. El caballo debía sentirse bastante a gusto en forma de oscuridad, porque hacía un rato que no lo escuchabas. Sabías que estaba ahí, podías sentirlo, pero debía estar lo bastante relajado -y aún un poco afectado por el veneno- como para tirarse a dormir de nuevo.

Cuando comenzasteis a avanzar de verdad, ascendiendo a las plantas ya más estrechas del ala, podíais apreciar en sus grandes ventanales los jardines bajo el castillo. El de granados, mucho más grande que cualquiera de los demás, rodeado de sus cuidadas vallas blancas y envuelto en una extraña neblina, había perdido la mayor parte de su vegetación desde que habíais salido. Para Illje tampoco pasó desapercibido y te lo comentó mientras casi llegabais al atrio central.

- Quizá haya siete gigantes leñadores que quieren rescatar a un rey de la mocosa del laberinto -ironizaste.

- ¿Gigantes leñadores? ¡Eso es estúpido! -exclamó el gruñón-. ¡Los gigantes no existen!

Te limitaste a reír mientras ignorabas el desvío hacia la biblioteca para dar con el gran patio interior, abovedado y recorrido en sus paredes por gigantescas escaleras de caracol que se perdían en la inmensidad. Desde fuera la torre se veía imponente, pero cuando las hélices de esa triple escalera de caracol dejaron paso a una forma de aguja la sensación de agobio comenzó a imponerse; te dolían los pies solo de pensar en subir. Sin embargo, con semejante medida disuasoria... ¿Quién necesitaba una sala oculta?

- ¡Vamos allá! -exclamaste, evitando desanimarte. En realidad tenías curiosidad por ver qué había arriba y ya solo pasar aquel día con Illje era suficiente.

Aunque seguías teniendo pendiente que te hiciera una cosilla. No te ibas a olvidar.
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Illje Landvik Sáb 8 Ene 2022 - 10:04

Illje se rió entre dientes. Nunca había visto un gigante, pero sabía que existían. Estaban en no pocos tratados pero claro, ¿qué se podía esperar de alguien que criticaba el método científico? Esos enanos no vivían en el mismo mundo que ellas, lo tenía muy claro.

Por fin, llegaron arriba del todo. La luz se colaba por debajo de la puerta cerrada; ya no necesitaban las antorchas. Tras mirar a su alrededor, Illje la colocó con cuidado en uno de los soportes de las paredes y aprovechó para agarrar su otra espada. Bien armada, se llevó un dedo a los labios. Si los enanitos decidían gritar ahora, arruinarían su elemento sorpresa.

La conejita se situó frente a la puerta y contó hasta 3 con la mano en alto. Al terminar, la empujó de una patada tan fuerte que se vino abajo. Sabía que lo pesado de sus patines había ayudado, pero el caso es que había quedado muy guay y mientras la puerta caía, lo primero que vio el Rey del Laberinto fue la sonrisa de la conejita.

La sala era enorme y circular. Al fondo había cinco grandes ventanales, con un enorme telescopio apuntando al cielo en el central. Alrededor, desperdigadas por la sala, un montón de montañas de libros y bolas de cristal de varios tamaños. A la derecha, mal colocada contra la pared, se alzaba una cama deshecha. Y en el centro de la estancia, mirándolos con cara de sorpresa, estaba el que a narices debía ser el Rey del Laberinto. Tenía el pelo largo y blanco, bastante alocado. Llevaba chaleco y camisola de flecos, además de unos pantalones definitivamente demasiado ajustados. Remataban el conjunto unas botas y unos guantes a juego, de alguna manera. Illje fue a lanzarse espada en mano, pero los enanitos se le adelantaron.

Corrieron a toda prisa a ambos lados de la conejita y en cuestión de segundos se habían torpedeado contra el hombre y lo habían tirado al suelo. Illje oyó una voz en falsete y a continuación todo fueron gritos de los enanitos. No dejaban de maldecirle y preguntarle por su muchacha, pero lo hacían de forma tan caótica que el hombre no podía responder. Intentando no reír, Illje se fue con Alice para observar la escena con calma. No le estaban pegando, al menos no muy fuerte, así que tampoco corría mucha prisa por pararlos. Claramente lo necesitaban.

-No sé qué me esperaba encontrar aquí, pero esto desde luego no. ¿Cuánto tiempo llevarán buscando para tener tanta ira acumulada?
Illje Landvik
Mensajes :
198

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm90010/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (90010/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 9 Ene 2022 - 20:47

El dolor se iba haciendo poco a poco insoportable. Como una pequeña ampolla o una uña clavada, el dolor leve pero lacerante e ininterrumpido iba haciendo mella en ti hasta el punto de que te costaba concentrarte en nada que no fuese seguir avanzando. Por eso agradeciste secretamente que Illje no estuviese especialmente habladora mientras accedíais a lo más alto de la más alta torre: De haber intentado decir algo muy probablemente te temblaría la voz; eso si no se te escapaba un gemido.

Cuando llegasteis a lo más alto te detuviste un momento, tirándote en el suelo con cuidado de que tus pies estuviesen en la posición más cómoda posible. No se trataba de una reacción física, sino de un efecto secundario de la yami yami no mi que te hacía absorber el dolor con mayor intensidad, por lo que poco después de detenerte la sensación se desvanecía con rapidez, hasta ser solo un recuerdo distante.

Te apoyaste en la pared para levantarte cuidadosamente en cuanto viste a la conejita preparada para entrar en la gran habitación central, dejando que fuesen tus propios huesos y no la oscuridad quienes soportasen ahora tu peso. Si tenías que volverlos oscuridad en algún momento ya lo harías, pero por ahora preferías caminar con la ligera molestia que sentías normalmente; total, las probabilidades de romperte caminando eran casi nulas si no te tropezabas. Y no eras particularmente torpes.

Illje hizo un gesto con el dedo que provocó algo maravilloso. En total sincronía, mientras ella abría lentamente la gran puerta, los seis enanos de barba taparon la boca a Dope para evitar que dijese cualquier tontería. Sin embargo su discreción terminó ahí, pues en cuanto vieron al andrógino peliblanco de ropa bastante vintage que debía se lanzaron todos a la vez a por él, despertando una la curiosidad de la conejita y una profunda estupefacción en ti, que te habías percatado de lo peliagudo de la situación: Al otro lado de la sala, más allá de los telescopios, en una pequeña puerta junto a las ventanas, una mujer de lacio cabello negro y mejillas rosadas observaba, pálida quizá del shock, cómo lo enanos apalizaban al hombre. Estaba parada ahí, en el umbral, solo tapada por un delantal -y quizá una escueta ropa debajo- con una tarta en las manos, pero inmediatamente entró de nuevo en el cuarto y salió con un gran rodillo y el gesto mucho más agresivo.

- ¡Qué le estáis haciendo a mi amorcito!

La carrera de la muchacha era mucho más grácil que la de los enanos, pero su patrón de movimientos era exactamente el mismo. ¿Sería ella? Los gritos de los enanos, jubilosos mientras recibían tremenda paliza, te lo terminó de confirmar, e igual que no habíais parado a los enanos optaste por no intentar detenerla a ella. Al menos hasta que se hizo aburrido.

- ¡Tiempo! -gritaste-. ¡Alto! -Todos se detuvieron a la segunda, aunque a Dope le cayó un último rodillazo que rompió el cacharro-. ¿Se puede saber qué pasa aquí?

- ¡Estos... Yo qué sé ya lo que son! -gritó la chica-. Quería hacer mi vida, pero ¡no! Bianca está loca y se envenena al comer granadas. Yo solo vine aquí de viaje, pero David se sentía solo y bajó a hablar conmigo. Es un cielo, cultiva frutas increíbles, algunas...

- Envenenó a mi caballo -protestaste.

- ¡Algo habría hecho tu caballo!

- Yo... -Algo vapuleado, pero consciente, el hombre se levantó-. Yo creí que veníais con esta panda de desgraciados. Bianca me contó que mientras dormía le lamían los pies y estaba harta de esos pervertidos.

- ¡Nos metía los pies en la boca! -se quejó Rumpey-. ¡Ocupaba dos camas enteras y apenas cogía en la habitación! ¡Cuando dormía se movía más que una piedra pómez en un terremoto! -Una alegoría enrevesada, pero se la compraste-. ¡Y cómo nos dejaba la ducha, llena de pelos!

- ¡Eso, era una...!

- ¡Cállate Dope! -gritaron todos al unísono.

- Si no te dejan hablar es por algo, idiota -zanjó la muchacha-. En fin... Estoy bien, sana y salva, con pareja y feliz. Ahora si me permitís, David tiene que comerse mi tarta de manzana.

Cruzasteis miradas. Los enanos estaban poniendo cara de asco, pero tú asentiste. Culpa suya por tener la mente tan sucia como las manos.
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Illje Landvik Lun 10 Ene 2022 - 12:06

Estaba entretenida mirando a los enanos cuando una voz tremendamente indignada le hizo dar un salto en el sitio. No había visto antes a la mujer, pero en cuanto la vio corretear hacia los enanitos y el desconocido de pelo blanco le quedó bastante claro que era la mujer a la que estaban buscando.

Contempló toda la escena poco más que con la boca abierta, intentando no reírse. Menudo circo habían montado en cuestión de segundos. Sonriendo todavía, se agachó para susurrarle a Alice:

-Yo lo que quiero saber es por qué ella estaba viviendo con esos siete.

Bianca le daba algo de pena, pero se alegraba de que hubiera podido sacudírselos de encima. Aunque todavía estaban refunfuñando, parecían haber entendido la situación. Y en cuanto el tal David explicó por qué les había atacado, no pudo culparle. Quería defenderse a sí mismo y a Bianca, algo completamente normal teniendo en cuenta cómo se estaban portando los enanos.

En cuanto la muchacha trató de echarlos para que David pudiera comerse la tarta de manzana, los enanos se miraron entre ellos e Illje vio la confusión. Había que cortarlo por lo sano, o nunca se irían. Se lanzó a la escena rodando en los patines y agachándose un poco empezó a empujarlos con delicadeza hacia la puerta.

-Por lo visto ha habido un enorme malentendido, dejémosles a solas. No querréis que se enteren de las paredes picadas, ¿no?´

-¡Cómo que paredes picadas!

David se había incorporado de golpe y los estaba mirando con malas pulgas, pero antes de que pudiera decir nada más los enanitos se habían escurrido al lado de Alice y desaparecido por la puerta. Illje se encogió de hombros.

-Lo siento. Solo son cuatro, creo. Debería ser fácil repararlo. En fin, que aproveche la tarta.

Volvió con Alice y con cuidado la guió fuera de la habitación. Ahora, por desgracia, les tocaba bajar todas las escaleras. La conejita se asomó a una de las ventanas y sonrió, tendiéndole una mano.

-¿Te apetece tomar un atajo?

Si aceptaba, la cogería en brazos y enganchando su seda a un saliente de la ventana se descolgaría por toda la torre hasta llegar a una ventana mucho más abajo, llegando al atrio y ahorrándose la caminata. Todavía tenía algo pendiente y ningunas ganas de cansarse sin necesidad.
Illje Landvik
Mensajes :
198

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm90010/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (90010/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 11 Ene 2022 - 0:26

No pudiste evitar reírte cuando el rey del laberinto chilló en tono de falsete por sus paredes. Entendías que siempre resultaba molesto que picasen tus muros, pero el castillo no era suyo, ¿no? o tal vez sí, no tenías ni idea acerca de la propiedad del gigantesco barco, aunque por lo viejo que parecía dudabas que fuese reciente. ¿Quizá un heredero? No creías. En cualquier caso era su casa y veías lógico que por muy enorme que esta fuese y a pesar de no utilizar más que un porcentaje mínimo, le molestase.

- Suerte con las paredes -dijiste con apuro en cuanto Illje anunció vuestra marcha. Seguramente la conejita se encontraba tan incómoda como tú, pero agradecías que hubiese tomado la delantera. Los enanitos habían demostrado no ser una compañía con la que estar más de cinco minutos seguidos, y Bianca tenía un humor de perros. Lo mejor era largarse cuanto antes.

Cuando llegasteis frente a las escaleras no pudiste evitar soltar un bufido. Solo de pensar en bajar ya te dolían los pies hasta el punto de que las piernas se te tambalearon. La conejita pareció detectarlo -o quizá solo era extremadamente cortés, lo cual tampoco iba particularmente desencaminado- y te ofreció tomar un atajo. Consciente de que eso significaba lanzarte sin ningún control por el foso de las escaleras bajo la promesa de un destino incierto solo podías dar una respuesta:

- Eres toda una caballera -dijiste, rechazando su mano para colgarte de su cuello-. Me das la vida.

Ella recogió tus piernas con un brazo, sentándote sobre él para lanzar con el otro un hilo de seda que velozmente salió disparado contra un saliente. Puede que antes de dejaros caer al vacío le dieses un beso en la mejilla y te aferrases con más fuerza a su cuerpo, como si quisieras fundirte con ella mientras os embalabais en un descenso cada vez más acelerado. Un descenso que te hizo sentir enormemente viva.

Cuando la velocidad se fue reduciendo poco a poco supiste que el suelo, negro y casi imperceptible en la oscuridad, estaba muy cerca. En cuanto os detuvisteis diste un ligerísimo empujón hacia delante, soltándote de su cuello e irguiéndote para tocar tierra con los pies mientras una sonrisa de felicidad te surcaba el rostro. Había sido emocionante e increíblemente rápido; muy eficaz y... Miraste hacia arriba. Habíais bajado en nada una distancia increíble.

- Bueno, ¿quieres volver al barco? -preguntaste-. Todavía tenemos una cosa que hacer. -Extrajiste de tu interior una pequeña esfera negra, humeante, que de golpe soltó un ronquido-. Necesito a la tatuadora más hábil de Grand Line para que esto funcione. -Lo que dijiste a continuación lo susurraste en su oído, haciendo que se agachase-: E incluso...

No fuiste capaz de terminar la frase. Ruborizada la miraste nerviosa y pusiste rumbo hacia el barco.
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Illje Landvik Mar 11 Ene 2022 - 11:01

Illje sonrió de oreja a oreja al sentir la caricia de los labios de Alice en su mejilla. Su corazón se saltó un latido por lo improvisado del acto, pero cuando se colgó de la pared para bajar, notó que lo hacía con más confianza. Al contrario de cuando lo había hecho en el bosque, fue capaz de lanzar el hilo del grosor y tensión que necesitaba a la primera. Fue así como bajaron en cuestión de segundos, aterrizando completamente ilesas. La conejita sostuvo un par de segundos más a Alice antes de dejarla ir con delicadeza.

Alice sacó de… de la nada, por lo que a Illje respectaba, una esfera de oscuridad que con un relincho bastante característico reclamaba la atención de ambas. En realidad parecía más un ronquido que un relincho, pero eran parecidos. Un caballo no tenía mucho rango, incluso si estaba hecho de oscuridad. Pero hizo sonreír una vez más a la conejita, que asintió encantada.

-Por supuesto, pero vamos al mío. Tengo en la bodega el taller esterilizado y listo.

Lo cierto era que su taller siempre estaba esterilizado y listo porque cuando acababa con cualquier proyecto se ocupaba de limpiarlo y dejarlo a punto para el siguiente. Pero quedaba bien decirlo. Por otro lado, eso le recordaba que habían llegado en barcos diferentes. Y que se habían encontrado por casualidad, después de tantas botellas y tantas cartas. ¿Cuántas otras personas habrían recibido sus palabras por error? Cualquier día se encontraría una carta de otra Ignorante que no sería la suya y aunque no sería lo mismo, la llenaría de curiosidad.

Alice había dicho otra cosa. Algo que no había logrado terminar, y que había hecho que se sonrojara antes de empezar a caminar. La conejita no sabía lo que tenía en mente, pero no iba a preguntar. Sabía que lo averiguaría en su momento y el tener esa certeza le hacía feliz.

No tardaron mucho en llegar a su barco. Al final resultó que no estaban tan lejos el de la una del de la otra, tan solo un par de calas a distancia. Lo bastante como para que las rocas les impidieran verse al principio, pero a tiro de piedra para ir andando de uno a otro. Por eso, lo primero que hizo Illje fue recolocar el suyo para que quedara anclado al lado del de Alice. Tendrían que partir en algún momento, seguramente en direcciones separadas, pero al menos así podrían compartir unos últimos minutos mientras se hacían a la mar.

La guió con un poquito de orgullo por su barquito. Todavía ondeaba la vela negra con las orejitas en rosa y todo estaba un poco más cuidado de lo habitual. Edipo salió a saludarlas y meneó la cola con gusto al ver a Alice. Le dejó fuera, sin embargo, cuando bajaron al taller. Illje se sentó en una banqueta, ofreciéndole la silla más grande y cómoda a su invitada.

-Bueno.- Dijo con una sonrisa mientras empezaba a sacar el instrumental.- Tú me dirás, ¿dónde lo quieres?
Illje Landvik
Mensajes :
198

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm90010/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (90010/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 12 Ene 2022 - 12:41

Illje no se había olvidado, claro que no. Ofertó por el contrario realizar el tatuaje en su barco, dotado al parecer de un taller para esas cosas listo para ser utilizado. Siendo como era la conejita lo raro habría sido que no lo tuviese perfectamente esterilizado para cualquier situación que se pudiese dar, pero asentiste con una sonrisa porque, al fin y al cabo, lo había dicho como lo había dicho para hacerte sentir especial. Y, en muchos sentidos, lo lograba. Sobre todo por la predisposición a ahorrarte las posibles manchas de tinta en la cama; no parecía la gran cosa, pero lo era.

Mientras caminabais dejaste que Ceniza adoptase su forma animal y lo viste corretear, trotar y galopar sin ton ni son, orbitando por las callejuelas a vuestro alrededor y perdiéndose por momentos de vuestra vista, quedando solo el sonido de las pezuñas contra el pavimento y relinchos emocionados. No dejaba de ser un potrillo que necesitaba hacer algo de ejercicio, por lo que incluso cuando tu Ignorante decidió que vuestros barcos podían estar aún más cerca te quedaste en tierra dejando que el recién nacido caballo jugase un poco más. Era tierno verlo, y por otro lado aunque no sabías mucho de animales eras consciente de que el exceso de energía siempre era malo. Si querías que se acomodase en nuestra espalda y abrazase nuestra piel sin resistirse tenía que estar lo más tranquilo que pudiese.

Una vez el barco estuvo anclado ya no tuviste excusa. Creaste una pequeña pelotita de oscuridad en tu mano que el goloso caballo se acercó a olisquear y, cómo no, a devorarla. Tras eso le acariciaste la crin y poco a poco fuiste haciendo de él una esfera humeante que casi cabía en la palma de tu mano. Ceniza protestó débilmente pero no se revolvió, y subiste por la pasarela cuidadosamente admirando lo coqueto del barco de Illje -sin obviar la bandera negra con orejitas de conejo-, dejándote guiar por cada rincón que ella iba enseñándote con orgullo.

- Me encanta -dijiste-. Tendré que encargar uno parecido.

En realidad no lo necesitabas, el Elysium que habías dejado a cargo de Surya por unos días era lo bastante grande como para acoger todo lo que necesitabas, pero el espacio estaba muy bien aprovechado y cada lugar era especial a su manera. Sobre todo el taller era, simplemente, una pasada. ¡Y estaba Edipo!

Illje estaba lista para comenzar. Te preguntó por dónde lo querías y tú, cómo no, sonreíste.

- En la espalda. Se ve muy vacía y tengo bastantes ideas que no sabía hasta qué punto podría explicar bien por carta.

Comenzaste a explicarle, primero sobre el diseño: Un caballo de tinta negra, con un atrapasueños de colores arcoíris en una oreja y un ligero tono cobrizo en las crines. Ojos oscuros pero brillantes, mirada puesta hacia tu hombro izquierdo en un leve escorzo. También se te había ocurrido, para integrarlo con el hombro que ella ya te había tatuado, que más plumas cayesen a su alrededor, en un gradiente desde los más vivos en la parte superior hasta un sobrio blanco y negro en tus caderas.

- No tiene que ser el caballo entero; de hecho, había pensado en algo así como su cabeza y su pecho, trazado más realista hacia su hocico pero un simple sombreado mientras su cuerpo se disipa. Creo que podría quedar bonito. Aparte... -Ahora venía la parte complicada-. Y tienes que utilizar esto en vez de negro para tatuarme -explicaste, tendiéndole la esfera de Ceniza-. La oscuridad absorbe todo, por lo que si le echas un par de gotas de tinta negra debería permitirte utilizarlo como si lo fuera. Además cuando Ceniza vuelva a ser un caballo conservará la crin rojiza y formará el atrapasueños, ya que retendrá su color.

Te embalaste a explicarle todo lo que habías experimentado con tu oscuridad, lo que habías leído al respecto y todas las teorías que habías desarrollado a veces por pura elucubración y otras por sencillas deducciones totalmente lógicas -o al menos, eso pensabas-. Habías hecho pruebas pintando en papel, e incluso habías teñido sin querer de verde una pequeña gota de oscuridad cuando se te cayó un cacho de kiwi en ella. Dudabas que fuese un efecto muy habitual, pero era posible.

- Entonces... ¿Qué te parece?
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Illje Landvik Vie 14 Ene 2022 - 13:01

De repente, Ceniza resurgió de entre la oscuridad de Alice. Illje perdió la respiración por un momento, viéndolo trotar y corretear con garbo. No era más que un potrillo y se notaba en lo brioso de su paso sin dirección, pero tenía más elegancia en sus cuatro patas de la que Illje lograría jamás reunir en todo su cuerpo. Y eso era un halago muy serio. Se le escapó un pequeño silbido de admiración, pero en lugar de decir nada se contentó con contemplarle.

Acercó ambos barcos con cuidado y pericia y bajó a tierra justo a tiempo para ver a Ceniza colocarse en una bola de oscuridad humeante. Le oyó protestar un poco y rió entre dientes; era por su propio bien, pero seguía resultando adorable.

Una vez Alice llegó al taller, le explicó que quería el tatuaje en la espalda. Illje agarró una hoja de papel y empezó a dibujar varios bocetos mientras ella hablaba. Hizo varios diseños, jugando con la posición de las plumas y la composición del atrapasueños. Le gustaba la idea. Iba a quedar increíble, pero Illje perseguía algo más. Quería que pareciera que pertenecía ahí donde iba a colocarlo, justo en la espalda de Alice. Por lo que le explicó acerca de la oscuridad, no tardó en darse cuenta de que iba a estar pintando la casa de Ceniza. Y quería que fuera cómoda y acogedora, un lugar al que el caballito siempre quisiera regresar. Arrugó el ceño al escuchar lo del kiwi, sin casi darse cuenta. Alice no debía preocuparse por eso; tenía tintas de calidad que no dudaba darían resultados mucho mejores.

El diseño final no tardó mucho en estar listo. Faltaban las tintas. Tras pensarlo un poco, agarró el color verde de tres marcas diferentes y colocó un poco de cada en tres botecitos.

-El negro es sencillo.- Explicó con calma.- Quiero ver cómo interactúa con la tinta, para ver cuál dará el mejor resultado. El verde será más sencillo de observar.

Le pidió que vertiera algo de oscuridad en cada uno, sin saber muy bien que esperar. Para su sorpresa, la tinta se oscureció un momento y luego regresó a su color natural. Cuando la utilizó sobre el papel, se había vuelto más… densa.

-Increíble.- murmuró mientras hacía más pruebas. Iba a ser un material nuevo y quería familiarizarse antes de levantar la aguja en pos de Alice. Cuando por fin se sintió preparada, colocó todos sus colores y dejó que ella vertiera la oscuridad. Luego, dio dos palmaditas sobre la mesa de operaciones.

-Bueno, estamos listas. Déjame ver esa espalda.- Dijo con una sonrisa. En una mano tenía un algodón con alcohol, para desinfectar y limpiar bien la zona, y en la otra el dibujo, listo para pasar la base a su piel. En cuanto estuviera bien colocado, comenzaría a tatuarle.- Si cualquier cosa se siente mal, o demasiado diferente, avísame. – Tenían que tener cuidado. Era algo nuevo. Illje tatuaría más despacio de lo habitual, asegurándose de que cada línea tenía la precisión que Alice merecía. Y aún así, sonreía. Le gustaba el reto y le maravillaba poder estar haciendo algo así. Sabía que iba a crear algo inolvidable… y le alegraba poder compartirlo con Alice.
Illje Landvik
Mensajes :
198

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm90010/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (90010/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Sáb 15 Ene 2022 - 2:13

La metamorfosis de Illje seguía sorprendiéndote. A pesar de haberla visto de manera similar en otra ocasión en esa se comportaba, simplemente, como pez en el agua. Calibraba cada prueba con precisión quirúrgica y te iba dando instrucciones exactas de cuánta oscuridad depositar a cada momento en los distintos envases. Pudisteis comprobar que las cantidades de tinta que la oscuridad exigía para adoptar un color eran relativamente altas pero, teniendo en cuenta las circunstancias, no parecían descabelladas. Poco a poco, paso a paso, una sustancia híbrida resultó de la mezcla y con solo tocar los viales de cristal pudiste elevarlos en una columna fluida por un momento.

No entendías del todo por qué ella querría hacer de los colores tinta de oscuridad, pero supusiste que tenía motivos científicos para dejarse llevar. También para que Ceniza poseyese un delicado abalorio que entendiese suyo y, particularmente, para hacer del tatuaje un hogar óptimo para el caballo. Quizá, simplemente, era por ese carácter perfeccionista y puntilloso que no demostraba muy a menudo pero sin duda poseía y no estaba dispuesta a pintarte de oscuridad si no era todo el tatuaje igual. Tú, por tu parte, disfrutabas del experimento como si fueses una niña pequeña; era impresionante.

Miraste a Illje con cierta picardía. Su diseño era bastante acorde a tus indicaciones, pero mantenía el estilo propio con el que ya había tintado tu hombro. Resultaba acorde al proyecto, ampliándolo y llevándolo a su máximo esplendor. Poseía un estilo irreal, mágico, como si de pronto Ceniza fuese un caballo de cuento de hadas, pero al mismo tiempo la sombra de la luna sobre el mar. Se trataba solo de un boceto, pero no podías evitar mirarlo cada dos por tres e incluso cuando el definitivo estuvo listo, los descartes seguían viéndose más increíbles que muchos otros tatuajes que habías tenido la suerte de ver.

- Vo-voy -tartamudeaste, abriendo los ojos de par en par como si realmente no esperases tener que quitarte la ropa para poder continuar aquello-. Voy.

Te quitaste la parte de arriba de espaldas a ella, algo nerviosa, midiendo mentalmente cuánta espalda ocuparía el tatuaje. Tú habías pensado en la cadera, pero llegaba ligeramente más abajo. Apenas nada, una simple pluma, pero con la camiseta no sería suficiente. Te quitaste también la falda, aún nerviosa, y en el arrebato de valor más sincero de tu vida pero con un erotismo similar al de una niña pequeña a punto de darte una ducha te desnudaste en un intento de sonrisa pícara mientras clavabas tu mirada en ella. Justo después, aún pensando que era un movimiento magistral, te tumbaste boca abajo sobre la camilla.

Relajaste cada músculo y dejaste que Illje comenzase a marcar tu piel una vez más. Tal como ella te había pedido trataste de estar más atenta que nunca a cualquier sensación que aquello te provocase, aunque no notaste nada particularmente extraño. La oscuridad parecía algo más pesada que la tinta, o al menos se notaba una punzada mucho mayor -quizá porque estaba ampliando la sensación-, pero nada que no pudieses soportar. El trazo de la conejita era seguro y firme, como su tacto, y las caricias del paño separando la tinta eran casi relajantes. Casi te distraía más calmar el relincho nervioso del potrillo, que no terminaba de comprender lo que estaba sucediendo, aunque tampoco se resistía. Sabía que, en cierto modo, era su lugar.
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Illje Landvik Sáb 15 Ene 2022 - 20:28

La creación de la tinta fue un proceso fascinante. Ver a Alice controlar el material con la punta de los dedos mientras este se elevaba, como si no fuera nada… más estimulante de lo que había pensado. No obstante, ante todo era una profesional y se aseguró de anotar en hojas de papel todo lo que iba descubriendo de la nueva combinación, desde cambios en el color y la densidad a la forma en que interactuaba con el instrumental.

Tal y como había pensado, la composición de la marca afectaba – no mucho, apenas algo imperceptible, pero suficiente como para que Illje quisiera hacer una criba – al potencial de la tinta y no tardó en encontrar la marca perfecta para Alice. La ganadora no le sorprendió; provenía de Nueva Ohara y la había conseguido hacía no mucho. Estaba desarrollada por algunos de los mejores pintores a los que había tenido el placer de conocer. Le encantaba poder utilizarla con ella por primera vez.

Estaba asegurándose de que todo el material estuviera a mano y bien colocado cuando notó algo por el rabillo del ojo. No sabría bien explicar que le llevó a darse la vuelta, pero llegó a tiempo de ver cómo Alice terminaba de desnudarse. Por un instante, la imagen de darle un cachete juguetón mientras se subía a la mesa paseó libremente por su mente. Pero el momento pasó tan rápido como había empezado y era hora de trabajar.

De alguna manera, empujó a sus ideas lujuriosas al fondo de un cajón y se inundó de lleno de la tarea que tenía por delante. Fueron varias horas de duro trabajo, en las que no habló mucho. Trazó cada línea con cuidado y se aseguró de dar lo mejor de sí para regalar tanto a Alice como a Ceniza un recuerdo inolvidable, una forma de siempre encontrarse el uno al otro sin importar la distancia o las circunstancias. De fondo escuchaba a ratos el relincho del potrillo y los suaves sonidos de Alice calmándolo. De alguna manera, ambas cosas también la relajaban a ella.

Cuando por fin estuvo terminado, sonrió de oreja a oreja y se dejó caer despatarrada en la silla, agotada pero satisfecha. Tenía tinta en la cara y en los guantes, un poco en la ropa y sobre la máquina, pero no le importaba. Ya limpiaría. Acababa de limpiar a Alice, al menos. Su hermoso tatuaje nuevo estaba cubierto de papel transparente para protegerlo mientras ella lo examinaba. Sin saber qué decir, le señaló tímidamente el otro lado de la sala, donde había apoyado contra la pared un espejo de cuerpo entero. Le tendió uno de mano, para que se lo llevara consigo.

-Ten.- logró musitar.- Dime qué os parece.
Illje Landvik
Mensajes :
198

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm90010/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (90010/1000000)
Berries: 32.500.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Lun 17 Ene 2022 - 14:29

La sesión fue larga. Muy larga. El dolor iba y venía, pero las no pocas horas que tuviste que pasar en una misma postura atenta a cualquier sensación, sin hacer nada más, te pesaban más que cualquier otra cosa. Para Illje se notaba lo duro del trabajo; no sabías si para ella también era la primera vez con una pieza tan grande, pero desde luego sospechabas que era la vez que más tiempo seguido había pasado tatuando. Cuando ella terminó se derrumbó sobre la silla y tú, con el cuerpo entumecido, te estiraste por completo antes de tratar de levantarte.

Ella te señaló el espejo de pared; también te tendió uno de mano y no fue hasta que lo cogiste que recobraste la consciencia de tu desnudez. Por un momento tuviste que reprimir el impulso de cubrirte con las manos, al menos hasta que recordaste que era demasiado tarde en no pocos sentidos. Aun así no pudiste evitar recogerte un poco sobre ti misma para enseñar un poco menos mientras te acercabas la toalla de la camilla y te tapabas con un mínimo de decoro.

Ya más o menos decente, apoyando la tela contra tu pecho, te acercaste hacia el espejo de la pared y, dándole la espalda, echaste un vistazo rápido.

La sorpresa hizo que la toalla se resbalase de entre tus dedos, pero no le prestaste atención. Tus ojos solo estaban atentos a cada delicado detalle de ceniza, grabado a tinta y sombra sobre tu piel. Casi parecía moverse y humear ligeramente, pero embellecía el retrato figurativo que la conejita había creado para ti. Rodeado de plumas y engalanado con el pendiente, sus ojos vivos brillaban con una chispa de sutil inteligencia. Era, simplemente, perfecto.

- Es increíble -dijiste-. Eres increíble.

Eso último puede que lo dijeses sin querer, pero no te arrepentiste. Con sumo cuidado recogiste la toalla e hiciste un vestido -corto, pero suficiente- que te cubría desde debajo de las axilas hasta más o menos la mitad del muslo. No terminabas de entender por qué te daba cierto pudor que ella te viese pero quizá fuese porque tú la habías visto a ella. O porque te incomodaba desnudarte delante de la gente, o por ambas cosas. Illje era... Bueno, Illje.

Meneaste la cabeza, dejando de pensar en esas cosas, y te acercaste a la silla. De un saltito te sentaste sobre la camilla e inclinándote hacia delante un poco pusiste tu mano sobre la suya.

- ¿Quieres que te ayude a limpiar? -ofreciste-. Has pasado mucho trabajo por mí; es lo mínimo.

Eso fue lo que dijiste, pero cualquiera habría escuchado en esas palabras un "no te vayas todavía"; cualquiera habría leído en tus labios lo poco que te gustaba la idea de separaros tan pronto tras tanto tiempo. Aun así, no te atreviste a decírselo en voz alta. Pero sí a darle un fugaz beso en los labios como agradecimiento.
Alice Wanderlust
Mensajes :
283

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm67/150El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (67/150)
Experiencia:
El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 3qaWnZm92160/1000000El envite de la oscuridad [Priv Illje - Alice] - Página 2 9h2PZk8  (92160/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.