El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia )

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Nia Dom 26 Dic 2021 - 18:25

Había pasado bastante tiempo desde que la comandancia me reclutara como a tantos otros jóvenes. Pensé que la Marina me daría aventuras y formas varias de explorar el mundo. Que engañada estaba, pues al igual que mi padre en sus comienzos no era más que un número a engrosar las filas de tan honrada institución. No habían sido pocos los retretes que había limpiado, pocas las camisas que había planchado, masajes que había dado, entrenamiento que había sufrido para aprender a dispara un simple fusil, o las clases de esgrima para aprender a empuñar mi espada...vamos, una recluta mas.

Pero un buen día se me abrieron las puertas del cielo, pues el capitán Katsumoto  me había seleccionado a mi, junto a quince reclutas más para viajar a English Garden. Se nos había encargado hacer una redada en uno de los almacenes de la parte vieja de la ciudad, oséase la parte chunga a la que nadie iba. El capitán nada más llegar en nuestro barco nos dio ordenes muy precisas: buscar alimentos, buscar información y buscar hospedaje tratando de pasar lo mayor desapercibidos posible. No pude evitar aguantar la risa ante aquello...¿Hola? Íbamos con uniforme y armas, más el cante no se podía dar ya. Pero bueno, me tocó la parte de la información, y como no, sola. El capitán me recomendó visitar la taberna local y preguntar allí por el criminal...si, seguro que era buena idea...y luego dicen que no hay enchufismo en la Marina.

Pero bueno, me hicieron entrega de un papel con el nombre del "villano" que no era más que un matón de tres al cuarto. ¿Cómo lo sabía? Porque siempre mandaban a los reclutas a hacer los trabajos menores o de limpieza...

Así que nada, me llevé el fusil al hombro  y comencé a caminar por las vetustas callejuelas con el sol en lo alto. English Garden era bastante bonita y señorial, algo que me agradaba mucho. No tardé en encontrar una tasca a rebosar de gente, con sus borrachos y todo bebiendo fuera y cantando en un idioma muy raro con acento sumamente peculiar. No les di importancia, y con el papel en la mano entré en el local con paso decidido, y lo primero que busqué con la mirada fue al tabernero, al cual me dirigí con tono amable mientras tomaba asiento en uno de los taburetes de la barra.

-Buenos días señor, disculpe, tomaré un jugo de manzana si pudiera ser- le comenté con cierta alegría y una sonrisa mientras apoyaba en un lateral de mi taburete el fusil, y entonces esperé.

Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 26 Dic 2021 - 21:55

Después de haber viajado por Grand Line volver a English Garden se hacía tan... ¿Normal? Anodino, más bien; falto de encanto, sumido en una nube gris constantemente, sin que ningún día hiciese una gran diferencia. Con la llegada del invierno la lluvia era común y el estado de ánimo era tan intenso como los pobres rayos de sol que se colaban por entre la negrura poco rato cada día, si es que llegaban a colarse. Lo único positivo que habías logrado desde que estabas allí era recuperar tu independencia económica -la fortuna de tus padres seguía perteneciéndote, al fin y al cabo- y, aunque aún Lewis se estaba resistiendo a devolverte la villa en Chesterton, había tenido que ceder para devolverte uno de los áticos en Queens Plaza.

Con el paso de los días también habías ido perdiéndole el miedo a tu primo. Poco a poco sus amenazas te habían ido resultando más y más indiferentes hasta que un día, hastiada, habías optado por responder. Y, desde luego, no le gustó.

- ¡Si no lo haces...!

- Si no lo hago vas hacerle daño a alguien que quiero, ¿verdad? -le habías dicho, con voz neutra y un rictus silente en el rostro-. A una de las personas con las que me chantajeas, vas a hacerle daño. ¿Estás seguro de que quieres hacer eso? Porque nuestro trato fue desde el principio muy claro: Yo acepto casarme y cumplir con mi "deber familiar" y a cambio tú dejas a Eli y su familia en paz. -Te habías levantado de la mesa con un cuchillo de mantequilla en la mano, caminando muy despacio para que el dolor no te hiciese sonreír-. Pero no te confundas, Lewis... No has ganado; YO soy la dueña del título; YO soy dueña de mis tierras y, sobre todo, mientras yo permanezca aquí TODO lo que no entre en nuestro trato no voy a hacerlo. No quiero escuchar tus órdenes ni tus amenazas; si te atreves a tocarle un pelo a cualquiera de ellos sabes lo que va a pasar. -Lo notabas rígido al posar tu dedo sobre su pecho-. Sabes que no vas a arriesgarte a hacerles daño porque entonces los encontraré. Y a ti después.

Habías asumido que habría consecuencias tras ello, pero no llegaron. Sin tu primo los días eran anodinos, pero en cierta medida soportables. Tratabas de no pensar mucho hasta recibir la llamada y ocupabas tu tiempo encerrada en tus pensamientos, pintando cuadros de recuerdos cada día más irreales y arreglando relojes que comprabas rotos por poco más que un par de berries. Aun así a veces no era suficiente, como ese día no lo fue. Quizá por eso te habías vestido de la forma más discreta que pudiste encontrar, con unos pantalones ceñidos en tono camel y una blusa holgada en crema, y cubierta por un poncho abierto de lana en chocolate. Quizá por eso ese día estabas en la taberna del viejo Wells bebiendo cerveza negra de Irish Garden cuando, de pronto, una chica vestida de marine entró por la puerta.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Dom 26 Dic 2021 - 22:13

El tabernero no tardó mucho en servirme mi copa y dejarla sobre la barra. Yo por mi parte le di las gracias y saqué unas monedas de mi bolsillo a modo de pago. Cuando el tabernero se disponía a recogerlas aproveché para sacar el trozo de papel y preguntarle por el hombre al que estaba buscando, sin embargo el tabernero muy sabiamente me respondió.

-¿Sutur? No, no lo conozco muchacha- dijo mientras limpiaba los vasos tras la barra- Aunque de haber pasado por aquí un nombre tan raro se haría notar, lo siento muchacha.

No sabía si estaba diciéndome la verdad o si simplemente me había mentido a la cara por ser una marine. Definitivamente el capitán no era muy listo enviándonos con el uniforme a esta tarea. Pero no desfallecí y entonces tiré de plan B, preguntar a todo ser viviente en el local. Y uno a uno fui preguntándoles sin demasiado éxito, pues unos decían no conocerlo, otros decían que estaba muerto, otros decían que si fuera lista no iría preguntando, otros preguntándome a cuanto la hora y otros directamente en cuanto me acercaba me miraban con tal mirada que ya me daba por entendida de que no querían que les molestara...vaya éxito.

Sin embargo en aquel campo de virilidad, por decirlo fino, había una muchacha, mi último recurso. Era muy linda y parecía estar a su rollo bebiendo una cerveza que a mi ya solo me emborrachaba el verla.

"Pff, a ver si hay suerte"
Pensé mientras me acercaba con ella con calma hasta sentarme a su lado.

-Hola, perdone ¿La molesto?
-dije con tono amable y educado- Disculpe que le corte su bebida pero necesitaba hacerle una pregunta si tiene un minuto. ¿Usted conoce a un tal Sutur? Un hombre bajito, calvo, marinero creo. Me han dicho que podía estar por esta ciudad y quizás usted lo conociese.

Le estaba preguntando a una niña por un matón de poca monta. Dudaba mucho que supiera algo, sin embargo todo el local estaba pendiente de nosotras dos, y no sé si era por la muchacha o por mi...definitivamente no debí entrar en este sitio con el uniforme.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Lun 27 Dic 2021 - 17:26

La presencia de una marine en medio de aquella taberna te evocaba muchos pensamientos, pero sobre todo despertaba en ti una suerte de curiosidad que, de una u otra manera, querías saciar. English Garden no formaba parte del Gobierno Mundial, lo que te hacía entrever lo delicado de la situación: La Marina debía tener un interés muy especial en dar caza a ese tipo, pero al mismo tiempo no poseía ninguna autoridad para requerirlo. No sabías quién estaba al cargo de todo, pero sí tenías claro que como se metiese en algún lío el uniforme no iba a salvarla.

Para más inri iba preguntando, mesa a mesa, si alguien conocía a un tal Sutur. Tuvo suerte de solo escuchar un par de malas respuestas y recibir una o dos miradas criminales, pero al final llegó hasta ti. Parecía educada, aunque te irritó la asunción de que tal vez conocieses a un marinero, como si fueses una ramera de tres al cuarto que pasaba las noches en el puerto en busca de algo que llevarse a la boca. No obstante, si bien no disimulaste la molestia, intentaste comprender que tan solo estaba lanzando tiros al aire por si, de casualidad, uno acertaba. Aunque era un tiro muy peligroso.

No supiste por qué fue. Quizá porque llevabas mucho tiempo sin nada mejor que hacer o porque la nostalgia de la caza había llegado antes de lo previsto, pero sentiste ganas de ayudarla. Apuraste la cerveza de un trago sin derramar una sola gota, golpeaste la jarra contra la mesa y te levantaste de golpe, poniéndote frente a ella.

- ¿Pero tú eres tonta, Gwenny? -preguntaste. No tenías ni idea de su nombre, así que dijiste el primero que se te vino a la cabeza-. ¡La fiesta de disfraces es esta noche! Ahora habíamos quedado para tomar algo, tonta. -Resoplaste sonoramente-. Vamos afuera, anda, que como te vea Charlie así va a estropearse la sorpresa.

Trataste de sacarla a empujones, refunfuñando y, si se dejaba guiar, reprendiéndola por haber entrado de semejante manera molestando a todo el mundo sin motivo. Una vez fuera, de haberte seguido, con la puerta ya cerrada, te quitarías el abrigo.

- Ponte esto -le ordenaste-. Eres muy alta, pero como mínimo te tapará la camisa. Vamos a un lugar más tranquilo; ¿dónde te alojas?
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Lun 27 Dic 2021 - 17:47

Pues de entrada había logrado un insulto super gratuito por parte de aquella moza. ¿La había ofendido o algo?. Al principio no tenía ni idea de que estaba pasando ¿Gwenny?¿Fiesta de disfraces? ¿Eh que estaba pasando?. Entonces me di cuenta de que aquella muchacha de cabellos rubios me estaba...¿protegiendo? o tratando de que no fuera el centro de atención no deseado. Entonces me di cuenta de que efectivamente era eso.

La joven muchachita me llevó a empujones fuera de la taberna sin que yo pusiera resistencia alguna, básicamente porque todavía estaba procesando lo que estaba ocurriendo. Sin duda alguna aquella misión era una auténtica hez de rey marino, hasta tal punto que una desconocida me estaba sacando las castañas del fuego. Además la joven  parecía molesta, preocupada, arg, ya no sé como estaba.

Una vez fuera de la taberna y con la puerta de esta cerrada, la joven me ofreció su abrigo, bueno, más bien me obligó a que me lo pusiera aunque me quedaba corto ya que la joven era mucho más bajita que yo. Además tenía muchas preguntas que hacerle, pero ella se me adelantó preguntando donde me hospedaba.

-Espera espera espera- dije haciéndole señal de stop con la mano antes de mirarla de arriba abajo- Primero, gracias por el abrigo, sentía una diana en la espalda desde que entré a esa taberna. Segundo ¿Porqué me has ayudado? O sea, bien podías haberme respondido como el resto de los clientes y haberme mandado a hacer puñetas, y sin embargo me has echado un cable aún sabiendo que soy una Marine. ¿Porqué?

Dicho esto traté de acomodarme el abrigo a pesar de que era como meter un salchichón en su funda. Me acabé por resignar al ver que me quedaba corto, pero para el apaño servía, con tal de que no se viera la gaviota azul del uniforme ni las letras de Marine.

-No sé si puedo confiar de ti del todo, pero lo que has hecho es un buen comienzo. Todavía no tengo ninguna habitación alquilada, pues mis órdenes son buscar al tipo que te he mencionado ahí dentro. De hecho, si lograba algo de información lo siguiente que haría sería buscar alojamiento, así que, por responderte de forma concisa...no tengo hospedaje.

Suspiré profundamente y miré a los lados de las calles con la gente paseando de un lugar a otro.

-Imagino que estar aquí en el medio no es la mejor idea para preguntarte por Sutur ¿no?- dije con cierta duda antes de indicarle a la joven con la mano para que me acompañara a una calle contigua para tener más intimidad. Mientras íbamos para allá le dije sin quitar la vista del camino, pero con tono amable.

-Me llamo Nia, recluta Nía. ¿Cómo te llamas tu?
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 28 Dic 2021 - 0:42

Buen momento para desconfiar, sin duda. No habías sido tú la que había entrado en una taberna de mala muerte preguntando por quien creías era un criminal peligroso. No eras tú la que iba disfrazada de marine, ni la que se había encargado de preguntar uno a uno a todos los pendencieros locales, informándolos en el proceso de qué buscabas, por un potencial delincuente al que creías en mayor o menor medida su compinche. Pero claro, tenía que desconfiar de ti porque, siendo sinceros, era el único comportamiento que rompía la norma de ese lugar; en cierto modo, tu comportamiento había sido algo sospechoso.

- Podría, pero me da alergia la ropa barata -contestaste-. Así al menos no veo esa camisa de mercadillo. Bueno, por eso y porque en English Garden tenemos una cosa llamada sentido de la moral; no puedo dejar que te suicides en mi presencia.

Aunque en el acalorado fragor del combate solías olvidarlo, te resultaba extraordinariamente complicado abandonar las ideas de bien, bondad y altruismo que te habían inculcado desde niña. Ayudar al necesitado formaba parte de la larga lista de deberes autoimpuestos que venían con la educación en English Garden, sobre todo cuando se trataba de cualquier cosa que sacase a relucir, de una u otra forma, tu instinto maternal.

Alzaste las cejas, confusa, cuando explicó que su procedimiento pasaba por investigar antes de asegurarse un cuartel general; habías reparado en que no llevaba ninguna insignia que la marcase como oficial, pero no habrías esperado encontrarte frente a una novata en su primera misión. De hecho en tu mente empezó a trabajar en planes operativos, algunos bastante más elaborados y otros algo simples, pero todos pasaban por asegurar un punto de regreso y una evacuación antes de nada. Por otro lado...

- En fin, está bien. No voy a decirte cómo debes hacer tu trabajo -concediste con ciertas reservas-. ¿Pero por qué de uniforme? Porque has traído más ropa, ¿verdad?

Te quedaste un momento esperando respuesta, lista para decepcionarte. Era bastante habitual que la gente decidiese bajar de sus barcos sin ninguna muda limpia, totalmente sin equipaje, ignorando que podrían pasar días enteros en un lugar determinado. Surya solía hacerlo, de hecho.

- En cualquier caso, soy Alice -correspondiste-. Pero ya hablaremos de tu novio cuando estemos lejos de cotillas.

Esperabas que captase la indirecta: Allí, hasta las paredes tenían oídos.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Mar 28 Dic 2021 - 8:54

Alcé los ojos al cielo con bastante resentimiento ante las palabras de la joven. Realmente la Marina no es que visitiera a su gente con los mejores trajes de sastre, y ahí no tenía nada que alegar. Al fin y al cabo éramos peones que podían morir y darles igual, no dejábamos de ser fichas en un gran tablero donde las torres y reyes comen donuts mientras los peones morimos por ellos, pero eso era la jerarquía y la disciplina, obediencia.

Debía decir, y para ser sincera, que haberme encontrado con aquella chica había sido como encontrarme un boleto de bufet libre en la cafetería del cuarte. De hecho estaba segura que si no hubiera sido por ella me habrían dado una somanta de golpes seguramente.

-Mi superior no tiene dos dedos de frente, no se lo voy a negar -dije haciendo el gesto de que estaba un poco tarumba[/color]- Pero es mi superior, y no puedo decirle que no sin que me metan en una celda disciplinaria, o peor, que me manden limpiar retretes...[/color]

Dicho esto escuché la pregunta de la joven sobre si tenía ropa de recambio, a lo que con un gesto de negación de cabeza le respondí:

-No, de hecho nos bajamos del barco con lo puesto, así que solo tengo mi ropa, mi fusil y mi espada. Nos han soltado como a las ovejas, pero no esperaba que hubiera tantos lobos por aquí. Menos mal que me has salvado.

Finalmente me dijo su nombre: Alice. Bonito, sonoro y sinceramente le pegaba mucho. Alice parecía preocupada por que las  paredes tuvieran oídos, o al menos eso daba a entender por su tono y vista a los lados del callejón. Yo solo pude asentirle y responderle en consecuencia:

-Tienes razón. Podemos irnos a algún hotel si quieres y hablamos allí, pero también es verdad que tu conoces mejor esta ciudad. ¿Sabes de algún sitio donde podríamos ocultarnos y hablar tranquilas?

Seguramente sabría de alguno, no sé, quizás su propia casa si era una residente de la isla, o no sé, al menos algo que no estuviera a la intemperie.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 29 Dic 2021 - 1:50

Pusiste los ojos en blanco. Claro, un superior inútil. En el Gobierno Mundial parecía haber muchos de aquellos, aunque en cierto modo de esa forma era que habías conseguido hacer carrera de cazar criminales. Sin embargo empezabas a cuestionar hasta qué punto lobotomizaba a sus soldados la Marina para que no pudiesen alterar mínimamente las órdenes recibidas de un superior o, al menos, realizar preguntas operativas acerca de la vestimenta, alojamiento, discreción...

Preferiste no decir nada. Las órdenes eran las órdenes y debían ser cumplidas, al fin y al cabo. Tú seguramente habrías tratado de poner un poco de cordura en todo aquello, pero habrías terminado por obedecer. Porque, siendo lógicos, un superior debía contar con mucha más información y hacía las cosas con un determinado propósito. Aunque realmente no lo parecía, la verdad.

- Tampoco nos pongamos dramáticas -cortaste-. No estabas en un bar de los bajos fondos, solo en una taberna del puerto. Lo peor que te podría pasar es meterte en una pelea, pero un par de huesos rotos y como si no hubiese pasado nada.

La gente no solía romperse con la misma facilidad que tú, pero aun así las peleas en el puerto solían ser duras. Los marineros poseían una fuerza excepcional y un prodigioso humor de perros. Si alguno conociese al tal Sutur probablemente fuese a avisarlo, y si le tuviese cierto aprecio como mínimo habría preguntado por quién lo buscaba -aunque ante el uniforme estaba claro-.

En cualquier caso, sabiendo que el tiempo jugaba en vuestra contra. Sabías que la Marina nunca enviaba a un solo soldado, y como todos siguiesen el mismo modus operandi al final darían con alguien lo bastante amigo del delincuente como para avisarlo. Y, se escondiese o huyera, se volvería inalcanzable muy pronto.

- Lo primero es lo primero: Necesitas ropa. -Comenzaste a caminar hacia Marblesquare, el distrito comercial de Towerbridge-. No es que necesite especialmente mi abrigo, pero no me siento cómoda prestando mis cosas. -Evitaste a tiempo añadir el "a plebeyos"-. Conozco un lugar donde encontrarás algo a tu medida.

Los almacenes de Larhill eran una suerte de galerías dirigidas por la extensa familia Larhill, llevadas por distintos miembros desde el patriarca Frederick hasta los bisnietos de este. El pequeño local de sastrería de lujo había dado lugar a un espacio mucho menos exclusivo -en apariencia- que extendía sus diseños más populares por toda la isla mientras Fred y su esposa, Teresa, diseñaban piezas exclusivas para miembros preeminentes de la sociedad.

- A la hora de elegir ropa es esencial tener en cuenta el corte que deseas, qué le sienta bien a tu figura y cómo vas a combinarlo. -En realidad comentaste bastantes más detalles, pasando por el material y la talla hasta lo amplio de la sisa, incluyendo estampado, complementos y una buena serie de lecciones protocolarias que una dama debía cumplir para vestir como mandaban los cánones, monopolizando gran parte del camino hasta los almacenes.

Una vez llegasteis te detuviste delante de la puerta, en silencio. Hacía mucho tiempo que no entrabas -más de seis años-, pero dudabas que se hubiesen olvidado de quién eras.

- Te espero aquí. Si necesitas algo de dinero... Puedo prestarte, supongo. Pero que sea algo discreto, por favor.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Miér 29 Dic 2021 - 8:37

Alice parecía una persona muy segura de si misma, y eso lo valoraba mucho. Quizás esto se deba a que en el cuartel nos traten poco más que a insectos, pero suponía que eso era lo normal para gente de nuestro rango- Fuera como fuera, tenía que cambiarme de ropa según Alice, y tenía toda la razón del mundo. Ya llamaba bastante la atención con mi uniforme, y con aquel abrigo ceñido y corto todavía más.

-Tienes razón, te sigo. -dije llevándome el mosquete a la espalda una vez me había puesto bien el abrigo

Seguí a Alice hasta unas grandes galerías comerciales. La joven se movía como pez en el agua por aquel sitio. Se notaba que era una persona que había pasado mucho tiempo en la isla y conocía cada palmo de la misma. Nuestro objetivo fue una sastrería, y en su entrada Alice me estudio dando una serie de consejos. Parecía que la joven controlaba mucho sobre alta costura. ¿Sería costurera? Ni idea, pero el objetivo era comprarme algo sencillo, discreto, y a poder ser no muy caro...que iba con lo justo. Aún así no le pedí prestado a Alice, a pesar de que me dio muy buena vibra que nada más conocerme se ofreciera a dejarme dinero.

Entré en la sastrería, y estuve en ella por unos treinta minutos. Esperaba que Alice no se incomodara por la tardanza, y que siguiera fuera de la sastrería en cuanto saliera. Al hacerlo, Alice me vería con unos pantalones ceñidos cortos azules y una camiseta de color verde sin mangas y unas sandalias de tacón de cuero. No sé si Alice me daría su aprobación, así que salí del establecimiento y antes de que me dijera nada le dije:

-Si, lo sé, no es gran cosa pero era lo que tenían y es mejor que llevar un cartel de la Marina a la espalda, además no tenían nada en azul y blanco que me gustara- repliqué, a pesar de que mi bolsillo lo agradeció.

Dicho esto miré a los lados de la galería antes de mirar a Alice.

-Si mis compañeros me ven o me reconocen me va a caer la del pulpo, y ya ni te digo mi sargento. Pero bueno, que le den, es un inútil que solo está ahi por tener poderes, tsk...
-entonces miré a Alice-¿Y ahora donde? Estoy segura de que conoces un sitio tranquilo donde pueda ponerte al corriente de todo, a no ser que tengas una mejor estrategia.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 29 Dic 2021 - 11:29

Taconeabas con impaciencia mientras caminabas en círculos cerca de la entrada de las galerías. Lo que debería haber sido un dentro y fuera para cualquier persona con un mínimo de urgencia se estaba dilatando irremediablemente. Ciertamente se trataba de una mujer alta, pero dudabas seriamente que fuese tan complicado agarrar las primeras prendas invernales que le valiesen y salir afuera. Incluso puestos en la tesitura de que necesitase probar más que un par de prendas por si acaso o encontrar algo más específico -ropa cómoda, holgada o lo que fuese- quince minutos parecía una meta más que razonable.

Cuando salió, sin embargo, media hora te pareció más que razonable. No lo aprobabas, no te gustaba, pero comprendías que debía ser difícil encontrar ropa de verano en un almacén de confección en pleno invierno. Encima se había puesto sandalias de tacón, lo más cómodo que podría una persona escoger para la potencial tesitura de una persecución. Cerraste los ojos, evitando decirle que su ropa era un tanto inadecuada, hasta que ella rompió el melón.

- Tal vez no deberías ponerte ropa con la que no estés dispuesta a que te vean -comentaste mientras abrías el amplio poncho y te lo echabas por encima-. ¿Estás segura de que no había algo más... Adecuado?

Miraste al cielo. Era un día gris y oscuro. No sería raro que lloviese, y además hacía frío. Tú tampoco llevabas un conjunto ideal para la caza -los pantalones ceñidos y las botas cuissard estaban lejos de ser ropa cómoda cuando el ajetreo comenzaba-, pero como mínimo tú no te habías vestido pensando en ello. Bueno, eso y que además no solías utilizar tus piernas para desplazarte en combate, por lo que hasta cierto punto no sentías que fuese un gran hándicap. Preferías ir algo más holgada, claro que sí, pero... Tampoco importaba, realmente.

Callejeaste un poco hasta dar con un viejo edificio de apartamentos. No era extraordinariamente lujoso, pero pertenecía a la familia desde hacía años y reportaba rentas de las familias que vivían en él casi desde que padre había nacido. No sabías si algún piso estaba vacío, pero sí que un pequeño cuartillo en la planta baja solía utilizarse como trastero. Abarrotado o no, se trataba de un espacio en el que poder hablar tranquilamente. Al menos por un rato.

El portal estaba abierto, como cabría esperar. El trastero no, pero con el dedo sobre la cerradura accionaste el cilindro atrayéndolo con un poco de oscuridad, logrando entrar de todos modos.

Se trataba de un trastero. Lleno de muebles por todas partes y arcones polvorientos, objetos desvencijados y figuras de porcelana bastante perturbadoras. Algunos libros y revistas viejas también destacaban, algunos muebles cubiertos con telas blancas y botes de pintura seguramente ya seca hacía mucho. Haciendo un esfuerzo avanzaste hacia el centro de la estancia, resistiendo la tentación de sentarte, y comenzaste a pensar.

- Vale, antes de nada tengo curiosidad: ¿Cómo que tu sargento tiene poderes? -No era nada usual ver usuarios en el North Blue, y en English Garden hasta donde sabías solo tú habías consumido una fruta del diablo-. Y segundo, ¿por qué la Marina está trabajando de uniforme fuera de su jurisdicción? ¿Qué tan peligroso es ese tal Sutur para que estéis invadiendo un reino independiente? Y si es peligroso, ¿por qué mandan reclutas? Si voy a ayudarte con esto tengo que saber todo lo que puedas contarme.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Miér 29 Dic 2021 - 12:04

Tenía razón pero yo me encontraba cómoda, y la verdad que con el dinero que me restaba prefería ir así. Aún con la evidente desaprobación de Alice, no pude hacer otra cosa que encogerme de hombros, dándole la razón.

-El señor de la tienda dijo que iba bien.- concluí finalmente mientras me acercaba a Alice y nos poníamos en marcha por las vetustas callejuelas en amor y compañía. Durante el trayecto no podía evitar pensar en mis compañeros, en lo que fuera que estuvieran haciendo. ¿Estarían bien? ¿ Habrían tenido más suerte que yo? ¿ El sargento se impacientaría? Vete tu a saber, sino fuera por los galones ni siquiera me molestaría en saludarle.

Finalmente llegamos a un edificio de apartamentos, pues en un primer momento pensé que Alice vivía allí. Sin embargo, no era así y ambas acabamos en el trastero de la zona baja. Bueno, era mejor que nada supongo, y al menos era amplio a pesar de todos los cachivaches que había allí cogiendo polvo. Por suerte pude ver lo que parecía un pequeño sillón tapado con una sábana, y mientras Alice s abría camino y yo la seguía opté por sentarme allí, previamente sacudiendo algo de polvo que había en el asiento.

-No, no fue buena idea coger tacones- dije mientras me masajeaba el talón con la sandalia puesta antes de escuchar las palabras de Alice. Ella tenía curiosidad, como era lógico, y como se había portado muy bien conmigo lo menos que podía hacer era resolver todas sus cuestiones. - Si, tiene poderes, de hecho lo ascendieron porque tenía lo que llaman una "akuma no mi"- dije mientras pensaba bien el nombre y si lo había dicho correctamente- De hecho, mi sargento es un imbécil que abusa de su akuma en los entrenamientos, porque verás, puede hacer que su cuerpo se convierta en esferas, o algo así. Además de que se llevó le mérito de una misión a costa de mis compañeros y de mi misma cuando era como nosotros, lo que completó su ascenso. No es muy popular como puedes ver, pero es nuestro superior me guste o no

Tras decir esto procuré responderle la otra parte de la cuestión.

-No sabemos porqué nos han enviado aquí, bueno si, tenemos una misión que cumplir y ya. Nos nos dieron mas información, simplemente nos dijeron que Sutur estaba en English Garden, fuera de nuestra jurisdicción, y que debíamos hacer una "operación relámpago" para capturarlo y volver al cuartel como si no hubiera pasado nada. Esto nos pareció muy extraño, pero nadie hizo preguntas a pesar de que la misión era absurda- dije señalando mi vestimenta en alusión al uniforme que me había cambiado- Como puedes ver. Creo que algo pasa en mi cuartel y no nos lo han dicho, y sin embargo creo que nos han enviado aquí con una diana en la espalda, el porqué no lo sé.

Me levanté del sillón, sacudiéndome el polvo del culo antes de concluir.

-Sutur es un traficante de armas, y por lo visto llevan seis meses detrás de él. Algunos aseguran que no sólo vende armas, sino objetos de gran valor que acaban vendiéndose en el inframundo. Imagino que mis jefes quieren simplemente que lo quitemos de en medio y que el sargento se lleve el mérito, como siempre. Las órdenes son trincarlo y requisar un encargo que va a realizar en la isla con un cliente, pero para eso debo encontrarlo. Lamento si solo te he creado más dudas, pero es todo lo que sé. Como ves hay más dudas que otra cosa en esto, pero las órdenes son las órdenes. Quiero encontrar a Sutur antes que mis compañeros, requisar la carga y volver al menos con la cabeza alta al cuartel...y no volver a meterla en un retrete que tenga que limpiar.


Dicho esto esperé a que Alice dijera algo, seguramente alguna reprobación o quizás entendiera que no era más que una novata a la que no le comentaron ni la mitad. Me sentía como si me hubieran enviado a un escuadrón suicida, pero no podía culpar a mis superiores, tan sólo al sargento que me había puesto en la lista de "voluntarios".

-Quizás por ser hija de ex-capitán mi sargento me está haciendo la puñeta y me quiere quitar de en medio. No entendería el porqué si yo estoy por debajo de él.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 29 Dic 2021 - 18:48

- Akuma no mi... -repetiste, como si no supieses lo que era-. ¿Esferas? ¿Cómo puede alguien transformarse en esferas? -Tú te transformabas en una masa de tinieblas, pero aun así se te hacía extraño pensar que alguien pudiese tomar una forma tan concreta-. ¿Pero estilo canicas o cómo? ¿Y para qué sirven? ¿Si le escondo una puede recomponerse? ¿Tiene que montarse pieza a pieza tras transformarse?

No tenías mucha esperanza de que la batería de preguntas que hiciste fuese respondida. Al fin y al cabo cada fruta del diablo era única y solo su usuario podía saber a ciencia cierta dónde estaban o no los límites de su poder. No obstante si realmente era un abusador de su fruta del diablo muy probablemente hubiese dejado entrever alguna que otra parte de su naturaleza y, siendo sinceros, siempre despertaba en ti suma curiosidad descubrir los secretos de otro usuario.

- Vale, tal vez me he emocionado demasiado -te disculpaste-. Si es un traficante de armas no creo que vayamos a encontrarlo así como así; si ha venido es porque tiene un plan, al menos asumiendo que sea tan importante como para perseguirlo hasta aquí.

Te resistías a la idea de que se tratase de un eslabón cualquiera de la cadena criminal. Si se tratase de un traficante de tres al cuarto no tenía sentido perseguirlo gastando recursos y forzando las relaciones diplomáticas con otro reino; no por lo menos hasta donde tú entendías. En cualquier caso que el plan de la Marina fuese buscarlo puerta por puerta armando un escándalo no parecía responder a nada; ya se habría escondido y para cuando la Marina se fuese saldría del agujero. No antes.

O al menos, eso es lo que habrías hecho tú.

- Está bien. ¿Sabemos por lo menos cuál es el motivo de este hombre para haber venido hasta aquí? -preguntaste-. Tiene una casa, un amigo, su almacén... ¿Algo de donde empezar a tirar del hilo aunque sea poco a poco?

En cualquier caso tenías una forma relativamente sencilla de encontrarlo acudiendo a uno de los numerosos mercaderes de información de Queen's Plaza, aunque corrías el riesgo de que una vida demasiado activa llamase de nuevo la atención de Lewis. Estabas segura de que no se atrevería a hacer nada al respecto, pero sabías que si los dos teníais la misma idea respecto al otro muy probablemente acabaseis mal ambos. Y tú lo último que querías era eso. Lo penúltimo, en realidad, pero vaya.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Miér 29 Dic 2021 - 20:18

- Si, Akuma no mi. Unas frutas raras que dicen otorga poderes a su consumidor. Vamos, que puedes petarlo muy fuerte. -le respondí mientras hacia gestos con la mano para tratar de explicar sin demasiado éxito- Si, mi sargento puede dividir su cuerpo en pequeñas esferas del tamaño de una pelota de baloncesto y moverlas a voluntad. Lo sé, es un poder muy estúpido pero a los de arriba les gustó y ahora se encarga de hacer misiones menores...bueno, de mandar a hacernos misiones, porque me apuesto lo que quieras a que él está rascándoselos a dos manos en la taberna  o hotel donde quiera que esté.

Yo al igual que Alice dudaba ya mucho sobre esta "misión", pues algo olía a chamusquina y no sabía el que, pero bueno, de momento debíamos cumplir las órdenes.

- No, no sabemos nada
- suspiré- Lo único que nos han dicho es lo que te dije; que buscáramos información de él, hospedaje y suministros para pasar la noche por acá, la verdad es que...

Entonces mis palabras se cortaron al escuchar un disparo en la calle. Rápidamente salí del trastero para ir hasta allí. Porqué? ¿Por un simple disparo? No, porque si fuera un simple disparo ni me movía, pero en este caso sonó eso y encima un silbato que tenía el uno de mis compañeros, al igual que yo bajo la ropa, cuyo sonido era muy característico. Si ese silbato sonaba es que estaba en peligro y así llamaría al resto de marines que hubiera en las cercanías. No es algo muy discreto había que admitirlo, puesto que del mismo modo que llamaba a mis compañeros, también podría llamar a ojos indeseados.

Así que nada, salí a la calle y nada más ver la calle hacia abajo pude ver como el recluta Bobi se arrastraba por el suelo, ayudándose de su mano, mientras dejaba un reguero de sangre, y a sus pies, un tipo barbudo, de complexión media, orejones, gafas de sol y con la pistola en la mano todavía echando humo por el cañón reía y colocaba su pie sobre la espalda del malherido marine.

Sin dudarlo ni un segundó le grité, y procedí a hacer lo que ponía en el reglamento.

-¡Eh tu alto!- diría entonces cogiendo por la correa el fusil que llevaba a la espalda y le apuntaría a la cabeza a apenas seis metros de él- ¡Deje el arma en el suelo y túmbese con las manos en alto!

Parecía que íbamos a tener al fin ese hilo del que hablaba Alice, porque yo ya  daba por sentado que ese tipo se iba a rendir. Bendita ignornacia. El tipo se me quedó mirando en cuanto el marine herido gritó mi nombre.

-¿Nia?
- me miró de arriba abajo confuso al no ver uniforme alguno- Te aconsejaría que bajaras el arma" rojita". Este gordo seboso ha metido las narices donde no debía, y no sé porque me da que tu también estás a punto de hacerlo. ¿Qué vas a hacer? ¿Dispararme?-dijo mientras se llevaba lentamente la mano que tenía libre a la espalda-  Espero que tengas puntería y aciertes, porque como falles pienso llevarte ante Mondego yo mismo.

¿Mondego? Alberto Pacho Mondego era el segundo al mando de Sutur, o al menos eso decían los informes. No pude evitar arquear una ceja antes de responderle.

-¿Trabajas para Sutur?- pregunté con tono obvio- ¡Haz lo que te digo y baja la pistola y las manos donde pueda verlas!

El maleante no pudo evitar lanzar una carcajada al aire, entonces fue cuando, con un tono totalmente de desprecio me dijo:

-¡Vete al infierno niñata, seas marine o no!- dijo rápidamente apuntándome mientras apretaba el gatillo de la pistola.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 29 Dic 2021 - 21:07

Un disparo en medio de la calle, amortiguado entre paredes y mobiliario, llegó a vuestros oídos. Por un segundo no comprendiste nada, English Garden era una isla tranquila en la que nunca sucedía nada, mucho menos en Marblesquare donde la Black Parade hacía verdaderos esfuerzos por mantener un comercio seguro y libre de delincuencia. Sin embargo, para Nia pareció ser obvio que tenía que salir y, en una carrera imposible en tacones, desapareció antes de que tú terminases de razonar que aquel alboroto solo podía significar una cosa: Un marine en apuros.

- Es mi turno -dije, en voz alta.

Te diste la vuelta y nuestra sombra en el espejo polvoriento dibujó mi silueta.

- ¿Tienes un plan? -preguntaste.

- Siempre.

Fue instantáneo. El chaquetón negro de Little Paradise fue lo primero en rodear mis hombros mientras tu rostro quedaba encerrado en el espejo con mirada decidida. El sombrero emplumado, el parche y la levita de color crema terminaban de conformar el conjunto. Hacía tiempo que no salía; por un momento sentí la constricción del compresor en el pecho, pero tras respirar profundamente un par de veces todo estuvo bien.

Acaricié con la mano el pomo del sable y rocé la empuñadura del dragón. Seguían ahí tras todo ese tiempo, en perfecto estado, deseando salir jugar.

No corrí demasiado; dolía, pero avancé con premura hasta salir a la calle y el momento en que salí del portal el primero de los garfios de las alas de la libertad voló hacia una azotea. Aterricé sobre un tejado y lancé el siguiente. Chimenea, pared, tejado, quicio... Era casi como sobrevolar Marblesquare mientras perseguía los pasos de una mujer que no escuchaba en su carrera. Sin embargo su grito sí valió de guía y llegué justo a tiempo.

El garfio se clavó delante de ella. Yo caí en barrena sobre una leve pátina de oscuridad que amortiguó el impacto y la bala quedó atrapada en la pequeña esfera negra que sujetaba con los dedos. Arrodillado y mirando al suelo, con la sonrisa que el dolor siempre nos provocaba, dejé que la bala saliese delicadamente para caer sobre el suelo con un repiqueteo metálico sobre el pavimento.

- Eso es de muy mala educación -dije. Con el tiempo mi habilidad para agravar el tono iba mejorando; casi parecía un tenor agudo en mi falsete-. Menos mal que pasaba por aquí.

Recogí la bala del suelo y me levanté. Era el más bajito de la multitud que poco a poco se agolpaba a los lados de la calle, pero no dejé que eso me acomplejase y caminé muy lentamente hacia el hombre, que cargaba su arma una vez más.

- Creo que se te ha caído algo -comenté, jugueteando con ella entre los dedos-. Pequeño, metálico y que cabe en ese cañón.

Antes de que apuntase el garfio de las alas atravesó su mano. La segunda bala se disparó, claro, pero clavó en el suelo y dudaba seriamente que le diese tiempo a cargar una tercera. Sobre todo cuando pulsé el botón de retraer y me llevé el arma conmigo -aparte de un par de pedazos de carne-. Cuando estuve a su altura levanté su cara tirándole de la barba.

- Qué bien que conozcas a Mondego, porque el capitán Silvercat estaba buscando alguien que se lo presentara. Y vas a ser tú, ¿a que sí? ¿A que sí, guapetón?

Mientras le preguntaba seguía tirando arriba y abajo de su barba, haciéndolo asentir.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Miér 29 Dic 2021 - 21:54

Por todos los dioses del cielo y del infierno. ¿Quién era aquel tipo? No pude evitar mirar con sorpresa todo aquel despliegue de fuerza frente a mi. No sólo me había salvado de recibir un tiro de bala de lo más funesto, sino que también había logrado mantener a raya al matón de  Mondego. Era increíble, no lo podría creer ¿Tenía poderes? ¿Era un usuario o era simplemente que estaba petado?. Me llevé el mosquete al hombro y corrí hacia a el, puesto que tenía a aquel idiota  totalmente inmovilizado.

-Gracias, de no ser por ti ahora mismo sería un cadáver. -le dije con tono amable mientras miraba al matón - Y tu ya puedes empezar a cantar.

Como estaba segura de que mi nuevo salvador le apretaría un poco si trataba de hacerse el macho, o eludía las preguntas, opté por socorrer a mi compañero.

-¿Estás bien? -dije tapándole la herida que tenía en un costado con un trozo de tela  que había arrancado del short- ¿Puedes caminar?.

Bobi asintió y dijo que estaba bien, bueno, al menos lo suficientemente bien como para caminar. Lo propio era que le acompañara al médico más cercano, pero no podía dejar a Alice sola  con aquel tipo y el desconocido. Miré hacia él y luego hacia mi compañero, indecisa.

-No te preocupes, puedo llegar bien a la taberna, el resto ya estamos allí. Deberías pasarte en cuanto pudieras, está en Baker Street, habitaciones  12,14 y 18. Tu encárgate de esto y ya nos reportas. Hay que cumplir la misión, yo informaré al sargento de que tienes un testigo y de lo sucedido aquí, repórtanos en cuanto sepas algo Nia
- dijo levantándose lentamente.

-¿Estás seguro? ¿No quieres que te acompañe?
- le repliqué.

-N i se te ocurra, sino ¿Quién se encargará de este mal nacido?- dijo acercándose al matón  propinándole una patada leve.

Bobi se fue calle abajo como pudo, y esperaba realmente que llegara sano y a salvo. Entonces miré al joven muchacho  unos segundos, pues todavía tenía algo de "miedo" tras verle en acción. Oh espera ¿Y Alice?. Torné la vista hacia la calle para ver si mi compañera estaba cerca del lugar de acción , o por lo menos escondida.

-¿Alice?- pregunté hacia la calle con el objetivo de que saliera- Ya ha pasado el peligro puedes venir.

Mientras tanto volví a voltearme para mirar a aquel joven que me había salvado, y con toda la educación del mundo le dije:

-¿Quién eres?¿Quién es Silvercat? Bueno, igualmente gracias por la ayuda. ¿Conoces a este tipo dices?

Si, estaba sumamente confusa, y por el momento el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Entonces aproveché para dejar un pensamiento en el aire que cualquiera que estuviera a mi lado podría escuchar.

- Si Mondego ha mandado a este a atacar a los míos...Sutur sabe que estamos aquí...como era obvio
-dije llevándome la mano a la cara debido a la mala organización de la misión.- Oye tú, ¿Dónde está Sutur? ¿Y Mondego?¿Habéis atacado a algún marine más?
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Jue 30 Dic 2021 - 1:33

Lo cierto es que tenías razón. Estaba haciendo ese gesto con la boca, esa mueca tan desagradable que presagiaba lo inevitable.

- Si me escupes te arrancaré las tripas y limpiaré tus asquerosas babas con ellas mientras te hago mirar -amenacé, con sonrisa inocente y mirada inyectada en sangre-. No quiero que abras la boca para nada que no sea cantar. Y quiero oír una canción acerca de dónde están tus jefes. Y me la vas a decir, ¿verdad que sí?

Hablaba con tono dulce y tranquilizador, lo cual en la situación me pareció que debía ser lo más imponente para contrarrestar nuestra cara de bebé. Aunque, para ser justos, después de haberle atravesado la mano con el garfio, esperaba que ya hubiésemos superado ese momento inicial de no temer al legendario capitán Sebastian Miles Silvercat. Y antes de mencionar que es un nombre estúpido otra vez tal vez estaría bien recordarte que fue tu inconsciente el que me dio nombre.

En cualquier caso pareció que Nia no me -nos- había reconocido. Por algún motivo no interpretó que el capitán Silvercat era yo, pero del mismo modo pese a la nada amistosa presentación tuvo a bien preguntarme si lo conocía de antes, cosa que le valió una desdeñosa mirada. Es decir, conocer a una persona era una posibilidad, pero en ese caso no una muy realista.

- Yo soy el capitán Miles Silvercat, señorita -contesté, finalmente-. Y si conociese a este truhan probablemente no hubiese sido tan delicado con él.

Empezó el interrogatorio. En el peor lugar posible, que era una de las principales calles de Marblesquare rodeados de un montón de curiosos y la alarma de la Black Parade sonando cada vez más cerca. Lo agarré del cuello y lo arrastré hacia un callejón, haciendo un gesto a la marine para que nos siguiese. No ganaríamos mucho tiempo, pero tal vez sí el suficiente como para que no viesen a dos civiles atentando contra un tercero. Definitivamente, terrible planificación.

- Venga, empieza a hablar -le espeté. Aunque, por si acaso, le pegué un puñetazo preventivo en el pómulo.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Jue 30 Dic 2021 - 9:13

El maleante no parecía tener muchas opciones, puesto que si a mi me toreaba quizás a mi nuevo compañero, el capitán Silvercat igual se lo pensaba dos veces. Alice no aparecía por ningún lado, y empezaba a preocuparme. Así que antes del interrogatorio fuera de miradas curiosas le pregunté.

-¿Has visto a una muchacha pequeña, rubia y con cara de pocos amigos? Se llama Alice, y hasta hace cinco minutos estaba aquí. Por cierto un placer, y no le interrumpo más- dije en alusión al interrogatorio antes de mirar a esa escoria- Venga, no lo hagas difícil o te van a apretar.... ten por seguro que tienes dos opciones: O que el capitán te deje hecho un giñapo del cual no te va a reconocer ni tu madre, o llevarte a mi superior, con lo cual acabarás como un giñapo y en el nivel tres de Impel Down. TU eliges machote.

El matón sudaba a chorros, parecía que ya no era tan bravucón.

-Vale vale, me cago en todo los reyes marinos, está bien. Tengo más aprecio a Mondego que a Sutur. El primero al menos me paga y el segundo es un capullo, así que me da igual si cae, os lo tiráis o le dais las gracias. Tiene un reunión en dos horas en el viejo almacén del East End, muelle número catorce con un cliente nuevo. Van a hacer un intercambio de mercancía. No sé que van a intercambiar, pero no van a ser solo armas sino otros bienes.

Entonces le interrumpí:

-¿Va hacer el intercambio igualmente sabiendo que estamos en la isla?-dije dudosa, pues no era muy lógico que habiendo autoridades Sutur hiciera algo.

Entonces el matón rio levemente.

-Sois putos reclutas, carroña fácil de eliminar y tan imbéciles que para cuando llegaras al almacén Sutur ya estaría a cuatro días de viaje de aquí, estúpidos lerdos.

En mi vida había visto a alguien cantar tan rápido algo. Sin duda alguna los bajos fondos estaban perdiendo caché, o eso o este tío era un auténtico mierdecilla. Sin embargo tenía razón en una cosa,¿ a quién se le ocurre mandar reclutas para trincar a un traficante? Si, a mis superiores. Moví los ojos hacia el capitán esperando a que le dijera algo a nuestro amable gallo parlanchín. Sin embargo, este miraba a Silvercat.

-¿Ya me puedo ir?- preguntó con cierto tono de temor a que le volvieran a clavar algo en el cuerpo.

Entonces iba a decir algo, pero me detuve. Pues pensaba que no era buena idea dejarlo libre, pues podría informar a Mondego y que este avisara a Sutur. No era una opción válida. Así que miré al capitán a ver que decidía hacer él. Por otro lado, esperaba que Alice estuviera bien.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Jue 30 Dic 2021 - 19:14

Mentía. Seguramente no podría haber adivinado exactamente en qué, pero las intenciones ocultas tras el endeble velo de su voz eran fácilmente discernibles. Abultaban, difuminando la frágil silueta de una veracidad segundo a segundo cada vez más comprometida. Nadie sería tan estúpido como para soltar de buenas a primeras un secreto tan delicado, mucho menos sabiendo que irse de la lengua con un criminal podría tener resultados terribles.

- No será para tanto -contesté-. Por cómo hablas de ella seguro que tiene cara de bebé.

Cómo te molestaba que te lo recordase, ¿verdad? Me costó contener la risa después de decirlo, pero pensar en todo lo que podía pasar si dejaba que la Marina entrase al hangar el puerto me daba escalofríos. Quizá los matasen a todos; de hecho, parecía la clase de trampa pensada para acabar con todos, pero al mismo tiempo el tal Sutur no ganaría nada con ello y tenía mucho que perder. En el momento en que atacase frontalmente a una organización tan poderosa... Si ya estaban haciendo un esfuerzo activo por cazarlo, no quería ni imaginarme qué pasaría después.

- Lárgate antes de que me arrepienta -terminé diciendo de mala manera, arreándole una patada en el costado tan fuerte que me hizo daño-. Y ni se te ocurra decir que has cantado, ¿entendido?

Asintió mientras se levantaba y, mano aún sangrante, se fue en una suerte de carrera patética que semejaba más al salto de una libre con cojera que un hombre corriendo. Me quedé observándolo hasta que lo supe lejos bastante y me quedé en silencio por un momento más, escuchando mi propia respiración. Finalmente me di la vuelta y clavé la mirada con mi único ojo hábil en Nia.

- Es un señuelo -expliqué-. Saben que estáis aquí -lo cual, teniendo en cuenta su discreción no era tan raro- y os ha mentido. Aunque hay algunas cosas más...

De pronto Sutur dejó de ser importante. Era un simple traficante de armas, o un increíble traficante de armas; no importaba. El importante era o bien su cliente o bien, teniendo en cuenta que podrían buscarlo directamente, la carga que iban a intercambiar. Nunca he sido muy confiado, pero no creo que nadie pudiese negar que en aquella situación todo olía bastante a chamusquina. Sobre todo que la Marina estuviese allí.

- Vamos a seguir al barbas -ordené-. Él nos guiará al verdadero lugar.

Además, ¿por qué iba a traicionar al jefe de su jefe? Los exponía a todos; era ruin hasta para un delincuente de baja estopa como él.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Vie 31 Dic 2021 - 8:58

El capitán decidió finalmente perdonarle la vida al barbudo, el cual salió por patas ante nuestros ojos. Entendía el porqué lo hacía, pues nunca debes fiarte de una rata, por muy acorralada que esté. A mayores escuché las palabras de Silver, pero antes de decirle nada no pude evitar preguntarle:

-¿Y porqué me ayudas?- Tenía que preguntarlo igualmente, o sea, apareció de la nada y me echó un cable. No contento con ello dice que seguirá al barbudo para ayudarme a encontrar a los jefes, y todo esto sin conocernos de nada. ¿Quién no me decía que trabajaba para Sutur, esto era puro teatro sádico y me llevaría ante él? Al principio no pude evitar pensarlo, pero los palabras de Silver denotaban cierta inquina. Quizás tenía la misma curiosidad que yo por saber quién era el comprador con el que Sutur se iba a reunir. A mi me daba igual, pues el objetivo era incautar la mercancía, y si todo salía bien, trincar a Sutur.

Así que ambos corrimos a cierta distancia del barbudo, con el objetivo de que nos llevara hasta el lugar de reunión de sus jefes. Si esto salía bien no dudaría en proponerle a Silver que entrara a la Marina.

-¿Estás seguro de que nos llevará hasta sus jefes? ¿No irá a ver un médico antes o algo? Lo dejaste bastante tocado- dije a sabiendas que obviamente no iba a hacer eso, pero nunca se sabe.

Dicho esto corrimos por un buen rato persiguiendo al barbudo. Atravesamos callejuelas, y cada vez íbamos más cuesta abajo , señal de que nos acercábamos a los muelles cada vez más. Entonces pudimos ver como el babudo torcía la esquina, y se acercaba a la puerta de una vieja nave de astilleros. La nave no estaba abandonada, y pertenecía a la compañía Galey-Pi. Solamente estaba cerrada, pero la pequeña puerta por donde llegó el barbudo se abrió ante los golpes que este propinaba desesperado.

Yo me detuve en la calle anterior para observar desde una esquina junto con Silver.

-Vale- dije mirando al edificio- Ya me temía que tendríamos que entrar en algún sitio. No sé porque iba a ir esa rata a los astilleros de la compañía Galley-Pi. ¿Habrán entrado por la fuerza de noche para hacer el intercambio? ¿O quizás la compañía está en algo turbio?. Imagino Silver que tu eres de aquí. ¿Sabes algo sobre los dueños?

Entonces suspiré levemente antes de llevarme a mis manos el fusil -¿Algún plan? Quizás podamos revisar el perímetro y buscar alguna entrada alternativa
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Vie 31 Dic 2021 - 12:42

- Solo es una mano -contesté con sequedad-. Si realmente era un señuelo es probable que sus órdenes no fuesen "haz que te encuentren pronto"; tiene que informar de esto. -Me quedé en silencio por un momento, pensando-. De ir a tratarse o bien el médico alertará a la Black Parade o trabaja para la gente que buscas. Ganamos en ambos casos.

Eso por no hablar de un irrelevante detalle, casi nulo, que estaba intentando tener en cuenta: Las consecuencias. Si realmente tenía orden de informar y lo dilataba por el dolor perder la mano sería el menor de sus problemas; dentro del bajo mundo la desobediencia se saldaba con sangre. Si ya una recluta temía limpiar retretes por no ponerse la ropa adecuada, ¿qué podía esperar un criminal desobediente de sus superiores?

- Por otro lado, no podría dejar que una pequeña, tierna e indefensa dama fuese dañada en mi presencia -respondí-. Un pequeño acto de cortesía. -Nuevamente, un silencio-. Además, seguro que tus jefes pagan bien mi ayuda y mi silencio.

En cualquier caso Nia corrió. Yo no pensaba arriesgar energías en soportar el desgaste del dolor, así que la seguí utilizando los rieles. El sonido de la cuerda deslizándose por la bobina, los garfios atravesando las capas superficiales de ladrillo y piedra... Era relajante, en cierto modo. Un contrapunto a la adrenalina que la velocidad provocaba. Un paseo a altas velocidades por los tejados, siguiendo de cerca el paso de la marine y de nuestra presa hasta que finalmente él se metió en un astillero y, momentáneamente, lo perdimos de vista al colarse en una de sus naves.

Aterricé junto a la chica con cuidado de no hacerme daño en las rodillas, manteniendo apenas una media sonrisa que no podía evitar. La muchacha tenía teorías acerca de cómo podían estar ahí dentro y claro, tenían cierto sentido en realidad si uno no se percataba de una pequeña cosa: Los astilleros no cerraban nunca. Además, para intercambiar ese día en concreto tenían que haber introducido la mercancía de alguna forma, concretado el espacio y asegurado la zona... No podía ser algo puramente casual.

- Esta compañía es una sucursal de otra -expliqué-. La matriz se encuentra en Water Seven, por lo que aquí creo que solo tienen algunos delegados que vienen de ahí. En cualquier caso está claro que como mínimo hay alguien untado. Y no, no hace falta entrar. En algún momento esta gente tendrá que salir, y si no... Lo ideal sería entrar por el techo.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Vie 31 Dic 2021 - 13:09

Quizás por el techo era la mejor opción, al menos a primera vista. Esto se debía a que si esperábamos a que alguien saliera podrían vernos. Ya no solo eso, como vieran que alguien que salió de la nave no volviera pasado equis tiempo seguro que alguna sospecha levantaba. Además entrar por el tejado siempre es mejor opción, es más discreto y puedes pillar a la gente desprevenida con mayor facilidad. Entonces miré a Silver y con tono tranquilo le dije:

-Te lo agradezco igualmente- dije algo rruborizada  antes de lanzar un suspiro- Si, si esto sale bien yo misma les diré que te cubran de oro. Tu pide lo que quieras y que suelten la tela, que son tacaños hasta para premiar. Yo solo espero un poco de reconocimiento al menos...y dejar de limpiar retretes estaría bien. Creo que para ti no será problema subir al techo. Vamos.

Dicho esto, y tras mirar a ambos lados de la calle corrí tratando de cubrirme con las cajas y barriles que había fuera de la nave, mientras buscaba una entrada con la mirada hacia el techo. Entonces pude ver una pila de cajas que llegaban hasta una ventana desvencijada y sin cristales prácticamente.

-Bingo
- dije a través de un susurro, antes de mirar a Silver si este me hubiera acompañado. -¿Tus ganchos aguantan mi peso? ¿ Podrías subirme allí o tengo que trepar?

Ya había visto a Silver en acción por los tejados cuando íbamos hacia este punto de la ciudad, sin embargo tuve que pedírselo porque lo más probable es que hiciera ruido al subir las cajas. Fuera como fuera, me llevé el fusil a la espalda, ceñí bien la correa para que no bailara y me dispuse a subir las cajas si tenía una negativa por parte de Silver.

Cabe decir que no sabíamos cuanta gente iba a haber allí dentro, pero seguro que si Sutur estaba tendría un séquito o al menos una escolta con él bien armada. Seguramente su cliente tendría lo mismo, y nosotros sólo éramos 2.

-Vendría bien que tuviéramos más manos para hacer esto.. yo solo tengo mi fusil y mi espada. Imagino que tu tendrás también tus propios trucos- le dije a Sivler.


Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Vie 31 Dic 2021 - 13:52

No pude evitar arquear una ceja, sorprendido. ¿Qué clase de recluta podía hacer una promesa como aquella? Quizá cobrase sentido de pronto la inquina de sus superiores si una novata poseía semejante autoridad. Claro que también podía ser simplemente una frase hecha y solo quería decir que hablaría en mi favor, aunque si no se cumplía la primera parte hasta qué punto su palabra sería tenida en cuenta era una incógnita.

- Limpiar retretes es un oficio digno -comenté con cierta sorna. Cierto era que no había limpiado uno en mi vida, pero la higiene era salud-. Pero venga, pégate a mí.

Según las especificaciones de Illje las alas de la libertad aguantaban sin perder potencia unos doscientos kilos -aproximadamente tres veces el peso de la coneja-, por lo que cargar a una persona de más o menos su altura no tenía por qué resultar particularmente complicado. La rodeé por la cintura -¿por qué todas las mujeres menos tú tenían que ser tan altas?- y lancé el gancho hacia el tejado.

Subió rápidamente y resistí el coletazo retrayéndolo un poco antes, suavizando el ascenso en sus últimos segundos y apoyándome sobre el borde con cierta elegancia di un empujoncito a Nia para que, de caer, se fuese hacia delante. Yo por mi parte avancé hacia el tragaluz del centro. Las naves industriales solían complementar su iluminación eléctrica con el máximo de luz solar durante el día, pero al mismo tiempo las ventanas conferían una salida de emergencia y un escape de humos, gases y demás. Las claraboyas centrales no tenían demasiada utilidad, pero permitían ser desmontadas fácilmente para introducir aquellos materiales que no entraban por la puerta de carga.

Cuando me asomé, de pronto lo comprendí todo. Cada detalle de las órdenes, cada instante del encuentro con el delincuente en plena calle y, más aún, por qué estaba siendo en plena calle central de Marblesquare. Cada instrucción que habían recibido los reclutas iba orientada a que debiesen convertirse en fugitivos y fracasasen su misión; una coartada perfecta mientras Sutur, o al menos esperabas que ese hombre fuese Sutur, hablaba amigablemente con un hombre alto y fornido con largo chaquetón blanco decorado por una gaviota y la palabra justicia.

- Creo que tu superior no era tan inútil -comenté-. Ha encontrado a Sutur antes que vosotros.

Y, muy probablemente, también fuese el comprador.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Vie 31 Dic 2021 - 15:04

No me gustaba mucho el volar, aunque técnicamente eso no lo era. Pero al final hasta agradecí que me subiera al tejado así de rápido, ya que no era muy buena escaladora que digamos. Una vez arriba procuré darle las gracias a Silver, sin embargo, traté de puntualizar un poco su comentario.

-Será digno pero apesta, es un auténtico bodrio y encima no puedes ascender en la cadena de mando si estás todo el día con la cabeza en el retrete, pero bueno- dije ajustándome la ropa, ya que al subir se me había arrugado algo. Tras eso cogí mi fusil y me lo llevé a las manos.

M e acerqué hasta la claraboya donde se encontraba Silver. Este hizo un comentario sobre mi superior, el sargento. No comprendía nada hasta que me asomé por el cristal.

-¿Que dices?- entonces lo vi. ¡Era el sargento! ¡Bastardo decrépito! Estaba allí junto al que parecía Sutur, o vamos, se suponía que era él. Por unos instantes me daba igual que estuviera el traficante allí, pues mi atención se había depositado totalmente sobre el sargento- Alimaña decrépita, bastardo. Así te lleven las meneidas- dije apretando con los dedos el borde de la claraboya- ¡Esto es horrible, acaba de mancillar al cuerpo!

Traté de buscar una forma de bajar cuanto antes del tejado para entrar en el almacén. Como no veía unas escaleras por fuera o algo por el estilo el camino era claro, había que ir por las pasarelas hasta descender. Así que le hice una señal a Silver con los dedos, dándole a entender que iría bajando y que él debía hacer lo mismo, pero con cuidado. Yo por un extremo y él por el otro.

Así que nada, comencé a descender con el fusil en la mano, llevándomelo a la espalda entre salto y salto tratando de hacer el menor ruido posible. Tardé un poco, pero al final logré ocultarme tras una estantería, a pocos metros del sargento. Entonces les vi, cuatro tíos armados. Dos con mosquete y toros dos con pistola mirando hacia Sutur. No era muy inteligente, pero entendía que era aburrido mirar para una nave vacía y perderse el intercambio, además, podía ver como otros cuatro tipos por parte de Sutur estaban allí también.

"Mierda, son 8 sin contar al sargento que tiene akuma...y de Sutur no sabemos nada, esto va a estar complicado y o solo tengo un puñetero fusil...!mierda¡"
Pensaba con rabia para mi.

Entonces volví a asomar la vista en busca de Silver, por si había logrado bajar más rápido que yo. También por saber si había logrado ponerse en el otro flanco de la sala. A no ser que decidiera venir a mi lado, que de ser así le preguntaría.

-¿Y ahora? ¿Vamos a por ellos de frente?- sabía que era una estupidez, pero la dije igual- Quizás si uno distrae a los guardias y otro se encarga de esos dos tengamos alguna oportunidad.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Vie 31 Dic 2021 - 16:16

No podía evitar que me hiciese gracia. Al parecer sí estábamos ante el oficial de Nia, pero de pronto todo el respeto por la jerarquía pareció desaparecer. De inútil a traidor, en realidad no tenía claro cuál de los dos era preferible -aunque en realidad siempre era más fácil lidiar con un inútil-, pero resultaba gracioso ver cómo se enfadaba. En realidad yo solía evitar enfadarme, te hacía más torpe y predecible, y pese a que entendía que no todo el mundo podía tener mi sangre fría... Casi resultaba tierno ver cómo el momento del error se acercaba con el suave tic tac de un reloj que nadie más que yo escuchaba.

Desde allí, viendo el panorama comprendía lo que la marine pretendía que hiciésemos. Sin embargo para bajar desde ahí -y más teniendo en cuenta que yo no podía saltar grandes alturas ágilmente- casi me compensaba más hacer otra cosa. Mientras ella se adentraba en la nave y descendía por las pasarelas yo me acerqué al borde del edificio y, con sumo cuidado, descendí asiéndome a un canalón. Aproveché mi poder para aferrarme mejor y reduje la inercia para dar con el suelo casi de forma natural, sin apenas sentir que ya no había vacío bajo mis pies. Entonces me dirigí a la puerta principal.

Había contado al menos seis personas, seguramente más por los pasillos pero tampoco los bastantes como para llamar exageradamente la atención. Al fin y al cabo si hubiese treinta hombres alguien los habría visto entrar, y el completo silencio del interior levantaría no pocas sospechas. Así que asumiendo que no habría más de diez o doce personas incluyendo al hombre bola comencé a contar dos minutos, tiempo más que suficiente para que un militar entrenado lograse bajar por esa nave. Y como no se escucharon disparos, asumí que habría llegado bien.

Abrí la puerta de la nave suavemente, dejando que hasta el último rayo de luz iluminase el suelo del gran espacio. Los hombres del centro se quedaron mirándome y seis armas me apuntaron de inmediato. El oficial miró perplejo al traficante, que habló primero:

- Tú eres el payaso disfrazado que casi le arranca la mano a Igor -dijo secamente.

- Capitán Sebastian Miles Silvercat -me presenté-. Y puede que vaya disfrazado, pero no soy ningún payaso. Es más...

- ¡¿Qué coño quieres?! -me interrumpió-. Y por qué debería no volarte los sesos en este preciso instante.

No pude ocultar una sonrisa socarrona mientras trataba de localizar a Nia con la mirada.

- La verdad es que me aburro. Mucho. -Suspiré. La respuesta pareció dejar a todos confusos, porque bajaron por un instante las armas mientras yo caminaba hacia una banqueta-. ¿Te importa que me siente? -No esperé permiso-. Voy a sentarme. Verás, Sutur... Tengo una oferta que hacerte, y es la siguiente: Si reducís vosotros mismos al marine y me vendéis a mí eso os pagaré cinco veces lo que él va a pagar.

- ¿Es que no te enteras de nada? -dijo entonces el oficial-. ¡Yo soy el vendedor! Dispárale ya, Sutur, y acabemos con esto.

- No; espera. El enano estaba con una de tus putitas; nos has metido en un lío. Como haya gente fuera...

- No la hay. Y podéis disparar, lo cual no os recomiendo. De hecho...

Desenfundé la pistola y pegué un tiro entre ceja y ceja a uno de los escoltas.

- Cuatro veces lo que pagues.
Alice Wanderlust
Mensajes :
282

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm65/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm83460/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (83460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Nia Vie 31 Dic 2021 - 16:39

Parecía que mi compañero había entrado a matar, o al menos eso parecía en el mismo momento en que apareció en escena entre Sutur y el sargento. ¿Estaba loco? ¿Cómo demonios se puso tan a tiro del enemigo? Y nunca mejor dicho, pues le estaban apuntando seis fulanos en la cara mientras tenía a los dos peces gordos cara a cara.

"¿Pero que haces Silver?" Pensé para mi mientras me levantaba con el fusil listo para ser disparado.

Podía observar como Silver estaba hablando con ellos, y de momento la cosa parecía ir ¿Neutra? De entrada no le habían pegado un tiro en la cabeza, y eso ya era algo. No sabía si estaba en aprietos o no, a pesar de que aquella sonrisilla parecía decirme que estaba todo bien. Aún así no sé porqué pude pensar que necesitaba ayuda. Así que me asomé por detrás de aquella "reunión" apuntando a aquellos tipos ( guardias), ahora que Silver había logrado su atención.

-Ya podéis hacerle caso....sea lo que sea que os ha dicho -Si, no había captado ni un ápice de la conversación.

Entonces el sargento tornó la cabeza, y con respuesta de asombro dijo:

-¿Nia?- entonces se echó a reír- De todos los inútiles que vinieron a esta isla debo admitir que no pensé que serías tú, y precisamente tú, la que daría con mi plan junto a tu...peculiar amigo- dijo con desdén mirando a Silver a pesar de que estaba contra las cuerdas.

-Cierre la puta boca, acaba de dejar a la Marina por los suelos con su traición, por lo que a mi respecta no es nada más que una rata más- dije apuntándole esta vez con el fusil- Nos ha mandado a una misión kamikaze, nos ha engañado, han torturado a Bobi y cuando descubrimos todo resulta que usted es la mayor rata de todas. Dígame ¿Porqué lo ha hecho?.

Entonces uno de los guardias iba a decir algo, recibiendo un rápido disparo por mi parte en la cabeza, matándolo en el cato y volviendo a apuntar al sargento. Clavé la mirada en el resto, dando a entender que no me probaran.

El sargento comenzó a reír.

-¡Oh la Marina! ¡Pobre Marina! Esa organización tan desvalida que sólo busca el bien de la humanidad. Por favor muchacha despierta de tu sueño. Aquí no hay ni bien ni mal, solo supervivencia estúpida. Bien podrías haberte quedado en tu cuartel de Dressrosa y dejarme tranquilo, pero no, no pudiese. ¡La hija del gran capitán! ¡La enchufada del cuartel! Y sin embargo vale tan poco como la mierda que limpia, porque recuérdalo bien muchacha: si ni siquiera siendo la enchufadita de tu papa para entrar al cuerpo has logrado pasar de ser una escobilla con manos plantéate realmente cual es tu vocación.


Su tono cambió radicalmente a uno más ofensivo.

-Y no pienso escuchar las reclamaciones de una muchacha tonta y boba. Mientras tu limpiabas y hacías tus tonterías yo estaba vigilando la frontera  entre  nosotros y aquellos que quieren devorarnos.  Yo estúpida chiquilla tengo una responsabilidad mayor de la que tú jamás podrás imaginar. Te indignas toda porque tu querida Marina no parece tan limpia como crees, como recluta tienes ese lujo de poder quejarte. Hago lo que debo de hacer para preservar mi propia supervivencia.  Mi existencia, aunque grotesca e incomprensible para ti, salva vidas a pesar de que tenga que acabar con unos pocos de vosotros cada cierto tiempo. Yo soy un marine hecho al mundo y no al protocolo mocosa. Nosotros, los que realmente vemos la Marina como lo que es dejamos de usar palabras como honor, lealtad, que son la columna vertebral de una vida dedicada a defender algo que crees que es bueno, y no tengo ni el tiempo ni las mínimas ganas de explicarme ante un niñata que se acuesta con la manta de la libertad que yo le proporciono y después cuestiona el modo en que lo hago. ¡Así que baja esa puta arma y no me toques más la moral!.

Aquel tipo se había cebado conmigo ignorando totalmente a Sutur y al propio Silver. .Yo por mi parte ni pude evitar derramar una pequeña lágrima por la mejilla izquierda mientras sostenía el fusil contra el Sargento.

-Usted me da asco. Puede que la Marina no sea perfecta pero es su gente la que debe moldearla para que eso sea así. ¡Y gente como usted ya se ha rendido antes de tiempo! ¿Sabe que? Usted se viene conmigo si o si, no pienso ponerme a su nivel.
Nia
Mensajes :
62

Fecha de inscripción :
25/12/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm18/150Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 3qaWnZm9150/1000000Érase una amistad, o eso esperaba. (Alice- Nia ) 9h2PZk8  (9150/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Recluta
Nia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.