El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 27 Dic 2021 - 8:42

El mundo podía ser un lugar peligroso y lleno de problemas. Había logrado fama y respeto, sin embargo había obviado algo que debía haber tenido presente todo este tiempo: el poder. Tenía mi poder de arena que podía acabar con cualquier mentecato que osara amenazar mi isla o mi imperio, sin embargo, el peligro acechaba en aquellos usuarios más poderosos que yo...y mirad vos por donde, pertenecen todos al Gobieno Mundial. Sabía que Toussaint podía caer con la misma facilidad con la que la levanté y por ello era momento de buscar medidas drásticas. ¿Y cuales eran estas? Simple, encontrar a alguien a quien la Marina temiera, o al menos no le tocara los bongos, alguien que estuviera tan curtida en batalla que su simple mirada pudiera derrumbar imperios. Esa persona no era otra que Aki d Arlia , una de las piratas más famosas de todo el globo.

Sería la primera vez que me barajaría los pantalones ante un pirata, pues si bien no me caían mal, siempre y cuando se pudiera sacar provecho. Sin embargo, el primer problema que iba a tener era dejar mi orgullo y aprender a ser algo más humilde, aunque no me gustara la situación.

Y allí estaba, en Dressrosa, bella como siempre y viva a más no poder. Caminaba por sus calles con mi habitual atuendo de tres piezas en negro con abrigo por los hombros, vamos, lo rutinario. Un puro recién encendido adornaba mi boca mientras mis ojos  buscaban una de las tabernas locales. Lo primero era encontrar a la mujer. Por ello entré en la primera taberna que vi, y nada más acercarme a la barra le pregunté al tabernero si conocía a la pirata. Obvio que la conocía, pero si no lo hiciera me giraría a mirar al resto de comensales, ya que fui tan directo al tabernero que ni reparé en ver si había alguien más en el local, fuera amigo o enemigo. Afortunadamente conocía a Aki de oídas, entonces fue cuando centré toda mi atención en él.

-¿Donde está?- pregunté inquisitorial.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Lun 27 Dic 2021 - 15:54

Necesitaba vacaciones. No tenía ninguna duda. Los últimos eventos le habían dejado agotada y no había tardado en entender que necesitaba prevenir para no tener que curar. Organizó todo lo que fue necesario y una vez lo importante estuvo arreglado, se marchó. Tres días. Un fin de semana, de viernes a domingo. Eso sería más que suficiente para quitarse la tensión de encima, o al menos eso esperaba. Un pequeño paréntesis antes de iniciar el verdadero trabajo.

Cuando se pensó a dónde podría ir, se dio cuenta de que no quería alejarse demasiado. Eso era una buena señal, o por lo menos eso quería pensar. Tras examinar sus posibilidades, Dressrosa pareció una buena opción. Podía llegar en apenas un día de viaje, lo que le dejaría tiempo suficiente para relajarse antes de volver. No era la primera vez que iba, tampoco. Conocía la isla y su ambiente, que en ese momento parecían lo más atractivo del mundo.

En cuanto su barco atracó, con las sosas velas blancas ocultando la identidad de su dueña, bajó a tierra sin miramientos. Vestía un sencillo vestido azul noche con bolsillos y algo de vuelo junto con un abrigo negro con capucha que ocultaba su pelo rojo, recogido en un elegante moño. No le convenía llamar mucho la atención, al fin y al cabo Dressrosa seguía estando bajo la protección del gobierno mundial. Quería vacaciones, no terminar de nuevo en una celda. ¿Y qué era un elemento esencial de las vacaciones? Un buen sitio para relajarse.

No titubeó. Sus pasos la llevaron directamente hasta Acacia. Le gustaba esa ciudad. Siempre había un lugar para bailar, para ir de compras, para probar algo nuevo. La gente parecía contenta y animada y su alegría era contagiosa. No tardó en llegar y dio un par de vueltas hasta encontrar lo que quería. El resort Girasol, llamado así por las tan famosas flores de la isla, era uno de sus placeres culpables. Spas, buffet libre y habitaciones espaciosas y de gran calidad. Justo lo que necesitaba. Se acercó a recepción y en cuestión de minutos tenía reservado su lugar para las próximas tres noches. Perfecto. Sin embargo, tras mirar el reloj juzgó que aún tenía tiempo para salir y disfrutar un poco de la ciudad antes de retirarse a los lujos del complejo.

Su paseo la llevó por calles aleatorias y durante un rato se conformó con disfrutar de su soledad y el aire tranquilo que la rodeaba. Sin embargo, no tardó en romperse. Oyó su nombre, apenas un susurro pero cerca. No pudo evitar tensarse. ¿Quién le buscaba, allí de entre todos los lugares?

Entró a la taberna con calma; no era la primera vez que iba. Una mirada al camarero y supo que la había reconocido. Quien no le era en absoluto familiar era el caballero de traje que estaba preguntando por su paradero. Con parsimonia, se sentó en el asiento que había al lado y tras hacerle un gesto al camarero este desapareció en la parte de atrás para regresar poco después con una copa de vino rojo como la sangre. Aki se lo agradeció y se lo llevó a los labios, antes de fijar la mirada en el desconocido y preguntarle con una sonrisa:

-¿Y para qué la buscas?


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 27 Dic 2021 - 16:45

"Para quela buscas". Había viajado lo suficiente para saberme diversos diálogos de memoria y saber donde estaba la trampa. Actualmente había dos posibilidades: La primera es que aquella muchacha conociera a Aki, fuera para bien o para mal, me daba a entender que quizás fuera una amiga de ella o una enemiga. Sin embargo, la segunda opción era clara también, pues podía estar enfrente de la misma Aki. De ser así comenzaba a dudar. ¿Una muchacha tan escuálida y poca cosa había sido capaz de domeñar a los más poderosos? Bien cierto era que las apariencias engañan, pero los Wanteds no.

Me acerqué a la joven y llevando mi mano a la silla que había frente a ella le dije con tono respetuoso y educado -¿Puedo acompañarla?. Si me decía que procedería a responderle- Creo que debo llamarla Aki ¿No es así?- dije sacando de mi bolsillo el Wanted de la pirata mientras lo colocaba sobre la mesa.

Daría una larga calada al puro que sostenía entre los dientes.

-Permítame que me presente, me llamo Meneror, y a diferencia de vos, seguramente no me conozca. He viajado desde Toussaint para proponerle algo Srta D Arlia, pues tengo entendido que es una superviviente, como todos aquellos que enarbolan la negra.

Hice un breve pausa antes de llevar mi mano al bolsillo de mi abrigo y sacar una bolsa llena de berries, concretamente había unos cinco millones ahí dentro, que puse ante ella.

-Necesito de su ayuda, más bien, de sus conocimientos Srta D Arlia- dije con tono calmado y atento mientras exhalaba humo por la nariz.- Me consta que una persona de su nivel y poder tiene conocimientos sobre "elementos" que van más allá de los poderes de una akuma no mi, y quiera hablar con vos largo y tendido sobre ello, adelantándole que no soy ni un marine, ni perteneciente al Gobierno Mundial, pues como ve, visto mejor. ¿Está interesada en escucharme?.

Dicho esto mantendría la mirada sobre ella, de forma tranquila, cálida mientras pedía al tabernero un vino tinto en el mismo momento que se acercó a pasar lista, sin permitirle ni siquiera decir una palabra.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Miér 29 Dic 2021 - 12:03

Aki alzó una ceja mientras miraba con curiosidad al hombre que tenía delante. Vio la sombra de la duda pasar por su cara e irse tan pronto apareció, sustituida por la cordialidad.

-Por supuesto. Al fin y al cabo, usted estaba aquí primero.

El desconocido sacó su wanted del bolsillo, pero tan pronto tocó la barra Aki lo agarró con naturalidad y lo ocultó debajo de su abrigo. Seguían en Dressrosa, no era buena idea ir por ahí mostrando su foto y recompensa a los cuatro vientos. Si alguno de los marines del cuartel la pillaba sus vacaciones tendrían que acortarse y no estaba dispuesta a renunciar a ellas por alguien a quien no conocía.

Apartó con la mano el humo del puro del hombre y dio otro pequeño trago a su copa de vino. El tinto de Acacia era de sus favoritos y el camarero lo sabía de otras veces. Esta también estaba exquisito.

Cuando pensó que el mayor peligro había pasado, el hombre sacó una pesada bolsa de su abrigo. Berries. Estaba llena de ellos, no cabía ninguna duda. Y se los estaba pasando por encima de la barra a plena luz del día, como si no fuera a resultar sospechoso. Echó un vistazo al resto de la taberna; por suerte todavía era relativamente temprano y no había apenas gente en el lugar. Suspiró y antes de atender a lo que el curioso sujeto acababa de decirle le hizo un gesto con la mano al camarero.

-Walter.- dijo con una pequeña sonrisa a modo de disculpa. Si descubrían que solía ir por allí no solo se la cargaría ella, si no que posiblemente el pobre chaval se ganara un interrogatorio. Avanzó la bolsa de dinero hasta él.- Ten, de propina. ¿Serás tan amable de dejarnos la sala de atrás?

Claramente no podía contar con la discreción de su improvisado acompañante, así que era mejor minimizar las posibles problemáticas. El camarero, que estaba conteniendo la sonrisa, asintió y les señaló una ajada puerta de madera con la cabeza. Aki se levantó e indicó a Meneror que la siguiera.

El sitio en cuestión no era más que una sala adyacente que el tabernero y el camarero utilizaban de almacén. Más allá de un par de sofás, el resto del lugar estaba lleno de cajas y cestas de bebidas e ingredientes. Pero podían cerrar la puerta y sería más discreto, así que hizo lo propio y se sentó en uno de los sofás todavía con su copa en la mano. Entonces, clavó su mirada en el extraño de traje:

-Lo cierto es que estoy interesada. Principalmente, en saber por qué de entre todos los lugares has venido a preguntar por mí a Dressrosa. Claramente te sabes mi historial, o al menos parte de él.- Se interrumpió, soltando una pequeña risita. Nadie más que ella se lo sabía entero, al fin y al cabo.- ¿Por qué ir a una isla dominada por la marina a buscar a una pirata?

No hizo comentarios acerca de su petición. No estaba segura de saber a qué se refería ni de si podría ayudarle. De momento, quería entender cómo había logrado localizarla. ¿Había sido pura suerte o sabía ese hombre algo que ella desconocía?


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Miér 29 Dic 2021 - 12:23

Era precavida, bien, primer punto superado. Me temía que haría algo con el wanted, y eso era buena señal, no era de las que alardeaba de su recompensa y prefería estar en un segundo plano para no llamar la atención innecesariamente. Así mismo hizo lo mismo con la bolsa de dinero, la cual pasó a engrosar el fondo fiduciario del tabernero. No era avariciosa ni corrupta, punto superado.

A pesar de esto mostró la paciencia suficiente como para que nos reuniéramos en la trastienda del local, fuera de miradas indiscretas. Así que me levanté y la seguí mientras mantenía le puro en la boca todavía encendido. Una vez dentro de la sala, entrando ella primero y yo detrás, cerré la puerta cuidadosamente. Tras eso tomé asiento en el sofá contrario a la dama, la cual sostenía su copa de vino aún. Esperaba que las paredes no tuvieran oídos allí dentro, pues la situación para mi no era fácil...sobre todo cuando se trataba de pedir ayuda.

-No sería un hombre sensato si buscara a alguien y no supiera nada de su vida, rutinas o fama ¿No cree?. Dicen que primero hay que conocer bien al enemigo, aunque usted para mi no lo es.-dije exhalando humo por la boca- Aunque si, entre poco y nada se de usted.

" ¿Por qué ir a una isla dominada por la marina a buscar a una pirata?".

-Simple Srta Arlia, porque es donde menos van a buscarla. Ciertamente había varias islas con ese perfil Marine, pero Dressrosa tiene algo...especial digamos, no me pregunte porqué pero todos los maleantes acabamos aquí por ocio o vacaciones antes de seguir navegando.- dije con una leve sonrisa.

Dicho esto cambié el tono a algo más ronco y serio, manteniendo el puro entre mis dedos.

-No me iré más por las ramas y seré muy directo con usted. Quiero sus conocimientos en el arte de la lucha. Una persona como vos ha visto más mundo que yo en dos vidas, ha enfrentado imnumerables enemigos. Enemigos que a mi seguramente me aplastarían con el dedo pulgar. Quiero poder defender mi isla señorita D Arlia, quiero aprender sobre ese poder "oculto" que algunos dicen poseer, y que hasta el Gobierno Mundial teme y codicia tener en sus filas. Haki.

Mi rostro cambió ante aquella palabra. Pues si Aki me miraba, no vería a Meneror como tal, sino a un hombre que pareciera haber visto el peligro tan de cerca como para no volver a ver la luz del día...y en cierto modo así fue.

-Mi soberbia me ha hecho enfrentarme a todo tipo de hombres, acabando in situ con algunos, mientras que otros casi me destrozan a mi. Si yo caigo mi isla cae conmigo, y todo lo que he construido no habrá servido para nada. Por esto he contactado con usted, para pedirle ayuda, aunque me duela las entrañas al hacerlo. Le pagaré lo que desee y tenga a bien que si me ayuda, estaré en perpetuo favor para con vos.-concluí antes de hacer una leve pausa, pues las palabras costaban- Quiero Srta Aki, que me ayude a desarrollar ese poder, y como digo, ponga usted el precio y yo trataré de dárselo con creces. No es una cuestión de vanidad, sino de supervivencia.

Dicho esto me volví a llevar el puro a la boca. La piratap odía negarse, obvio, pero si me ayudaba la contaría como una de las grandes aliadas a las que ayudar siempre que lo necesitara, aparte de lo que ella solicitara, pues todo es negociable. Lo único que sabía es que no podía volver a Toussaint siendo tan débil como me fui.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Señor Nat Miér 29 Dic 2021 - 13:30

No podía negar que a veces lo echaba de menos. Con el tiempo había terminado por poderle el tedio y Arthur había ocupado su lugar como cabeza de la Marina. El almirante Silverwing lideraba ahora la flota de Kiritsu Ryodan, mientras que Al se había convertido en el instructor jefe del Cuartel General de Dressrosa. Honoríficamente conservaba su título militar, claro, pero hacía ya mucho tiempo que nadie se lo llamaba. Koneko era ya un apodo olvidado y, aunque Arthur le había permitido mantener la planta principal de la torre-cuartel como su vivienda, estaba en muchos sentidos ya retirado.

Había encontrado en la educación de nuevos soldados una pasión casi comparable a la música. En educarlos, no adiestrarlos. Con los años no había perdido forma física, pero nunca había disfrutado de preparar para el combate a las futuras generaciones. En su lugar impartía clases de filosofía y de derecho, talleres de relajación y todas las cosas que ningún otro marine se atrevía a enseñar y que, de hecho, él había tenido que aprender por su cuenta. No quería que un grupo de zafios patanes con nulo conocimiento de qué significaba honrar al Gobierno Mundial repartiesen con violencia un mensaje equivocado. Como ejército eran defensores, no pendencieros en busca de buen combate. También debían saber apartarse por cuantas más horas al día pudiesen del estrés de ser soldados, aprender a vivir más allá de un trabajo muchas veces traumático y estar preparados para cuando no pudiesen alejarse resistir días o semanas en una situación que él sabía, por experiencia, sería infernal. Ni siquiera Arthur se había opuesto a ese plan educativo. Aunque le había prohibido expresamente hablar nunca del vademécum del escaqueo.

Con su retiro no tenía sentido mantenerlo en secreto, y sabía de buena tinta que Arthur había hecho un gran esfuerzo para borrar los puntos ciegos de la ley militar. Frecuentemente seguía escribiendo un nuevo cuaderno manuscrito que dejaba en su cajón con nuevos vacíos legales, y aunque cada vez le costaba más, siempre encontraba una forma de trampear el complejo entramado que el pelirrojo había diseñado.

- Y por eso es importante saber desobedecer -recalcó, apoyando la espalda pesadamente contra el sillón mientras agarraba la jarra que Walter acababa de traerle-. Por ejemplo, si fuésemos totalmente fieles a las normas, muchos de vosotros podríais morir en estos momentos. -Señaló hacia la pelirroja que estaba sentada en la barra, y luego al hortera que estaba junto a ella-. Ambos son criminales peligrosos, y vuestro deber como marines es evitar que cometan delitos. ¿Pero va a ayudar que sacrifiquéis vuestras vidas en una batalla que no podéis ganar? Con esto no quiero decir que pongáis siempre vuestra seguridad por delante; eso no es ser marine. Pero si no sabéis medir el riesgo frente al que estáis, probablemente acabéis más pronto que tarde en el campo de los héroes.

El campo de los héroes era el cementerio militar de Dressrosa. Reservado para los caídos en acto de servicio, Arthur y Al escribían conjuntamente el epitafio en sus lápidas y se encargaban de que encontrase reposo donde había sido instruido, un lugar que se había empeñado en que fuese más que un cuartel el hogar de cualquier soldado. Un lugar por el que valía la pena luchar; un símbolo más de la Marina.

- Pero ese hombre ha dicho que viste mejor que usted, señor -contestó tras un largo silencio Jack Barrett, el graciosillo de los cadetes-. ¿No es eso un delito contra la moda?

- Entonces -contestó Al-, que se encargue la policía de la moda. Aunque tengo una cosa que hacer, ahora que me lo recordáis.

Aki llevaba muchos años "colándose" en Dressrosa. Él lo sabía y, aunque oficialmente no se suspendía su búsqueda, Al y Jack se encargaban de que la amiga secreta de Arthur -él nunca había hablado de su doble vida como prospector de balnearios- pudiese pasarse por las aguas termales de la isla sin que nadie se preocupase. Al fin y al cabo cuando venía no molestaba, se movía con discreción y como la brisa que traía marchaba con el viento.

Se levantó del sillón, dejando a los treinta marines que ocupaban las mesas cerca de él esperando que aquella clase de beber durante el horario laboral continuase -técnicamente era "cumplimiento flexible del deber", pero internamente solía evitar los eufemismos-, y entró a la trastienda de la taberna detrás de los dos delincuentes. Abrió la puerta mientras Meneror decía que nadie la buscaría en Dressrosa y no pudo evitar una sonora carcajada mientras cerraba, interrumpiendo su discurso.

- Buena esa; Aki D. Arlia poco buscada en Dressrosa. -El golpe de la puerta retumbó levemente-. Si hasta tenemos un protocolo para cuando viene vigilar que no haga gamberradas. -Miró con dureza a la pirata. La última vez que había hecho de las suyas cerca de él Kai casi lo había violado-. Pero bueno, tú como si yo no estuviese.

Sacó una carta del abrigo. Arthur solía cartearse con la pirata habitualmente, y su forma rutinaria de hacerlo le había hecho ver cuándo el sobre pertenecía a algo oficial o al único asunto informal que Arthur afrontaba. Y, aquella mañana, casualmente le había pedido que echase al buzón una de esas cartas. Una feliz coincidencia.

- Un amigo de tu club de fans ha perdido esto -dijo-. Aunque tal vez cuando le respondas quieras evitar mencionar que has cambiado los balnearios con enanos por trastiendas con vendedores de mercadillo. -Con cierto desdén miró de arriba a abajo a Meneror-. Solo mis zapatos valen más que toda su ropa. ¡En fin! tengo una clase que dar.

Salió por la puerta, y antes de que se cerrara gritó en voz alta:

- ¡Otra ronda para todos, que invita Walter!

Más le valía a ese maldito camarero invitar después de llevarse semejante bolsa de dinero.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3cgcSCf
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 5rJAbZo
Siempre en el corazón:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) VSWMXqc
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 5VWDBuz
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) LioEkFU
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Whatsa10
Waiting for next admiral:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 198u77

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) WY68nw0
Señor Nat
Mensajes :
8245

Fecha de inscripción :
08/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm117/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (117/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm3413800/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (3413800/1000000)
Berries: 721.733.357
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22245-la-ventisca-del-su

Almirante
Señor Nat

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Miér 29 Dic 2021 - 15:11

-Si es donde menos van a buscarme será porque no suelo estar ahí.- Dijo la pelirroja con una pequeña sonrisa.- Lo cierto es que has tenido una increíble suerte. De entre todas las islas a las que podía haber escogido ir, precisamente hoy de entre todos los días…

Una carcajada interrumpió su discurso. Alzó la vista para encontrarse al antiguo Almirante de la marina, Al Naion, mirándoles bastante divertido. Aki hizo un puchero mientras él cerraba la puerta, pero sus ojos de cachorrito no hicieron efecto y al final también ella acabó riendo. ¿De verdad tenían un protocolo solo para ella?

-Me siento honrada y un poco ofendida. Con lo que he contribuido al comercio local.

Era cierto. Si algo bueno le habían traído los años era una nada desdeñable cantidad de dinero y Dressrossa, como sus otros retiros momentáneos, se llevaba una parte de las ganancias cada vez que iba y venía, simplemente porque le gustaban las comodidades y el lugar podía proporcionárselas.

Agarró la carta con un brillo en la mirada. La abrió y leyó por encima, confirmando lo que ya sabía. Incluso en sus vacaciones, tendría que trabajar. El próximo balneario había sido decidido y sus evaluaciones eran extremadamente rígidas. Sin embargo, era una tarea que aceptaría con mucho gusto.

-No tiene de qué preocuparse. Dile que tendrá respuesta a tiempo, como siempre.

De todas formas, antes de escaquearse con el pelirrojo tenía que solventar el caso que se le había puesto por delante. Aguardó a que Al se fuera y la puerta se cerrara antes de disculparse con Meneror.

-No le prestes atención, el comentario le ha dolido en el orgullo. Aunque por otro lado me creería lo de los zapatos; es tremendamente tiquismiquis con esos asuntos.

Hizo una pequeña pausa, pensando en lo que el hombre le había dicho. Haki. Quería aprender haki. La pirata suspiró; su relación con la maestría había sido, como poco, turbulenta. Desde Julianna hasta Freites, no podía decir con confianza que se sintiera orgullosa de sus enseñanzas. A menudo resultaban interrumpidas, bien por eventos innegociables bien por falta de tiempo. Simplemente, no era una persona lo bastante constante como para ser una buena maestra. Lo cual no quería decir que no se supiera la materia.

Por otro lado, podía entender las palabras del hombre. La defensa de una isla era una tarea ardua que requería de práctica, tesón y… fuerza, para que negarlo. Mucha fuerza, dependiendo de la situación. Si el hombre había atraído tanta atención indeseada, por los motivos que fueran, iba a necesitar esa fuerza. Se encogió de hombros.

-No puedo garantizarte nada. El poder del que hablas, aunque se puede entrenar, no se puede hacer aparecer de la nada. Si no tienes voluntad suficiente, lo máximo que conseguirás será tirarte un pedo. Y te adelanto que la ira y el orgullo no constituyen voluntad; si te duele pedirme ayuda tanto no debes de necesitarla.

En realidad, sabía que eso único no tenía por qué ser cierto. Si yendo en contra de toda su personalidad había ido a buscarla, quizá tuviera una posibilidad. En cualquier caso… le había avisado. No perdía nada dándole un par de consejos. Si algo le había enseñado el tiempo era que siempre estaba bien que le debieran algún que otro favor.

-Ve a esta dirección en un par de horas y menciónale mi nombre a la chica de recepción. Podemos ver qué puedes sacar.

Había pensado pasarse por el balneario de todas formas. Y tenía curiosidad por ver cuánto se desinflaba el llamativo desconocido una vez le sacaran de su traje de tres piezas.




Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Miér 29 Dic 2021 - 18:12

Se me pusieron de corbata en el mismo momento que había visto a aquel almirante entrando por la puerta, haciendo una broma y saliendo tan rápido como había llegado. Tuve el corazón acelerado y no sabía muy bien que demonios había pasado, hasta aflojé un poco los labios para sostener el puro. Entonces miré a  Aki con cara confusa y de cierto espanto. ¿Se llevaban bien o como? Normalmente cuando aparece alguien de la Marina esto acaba en refriega, pero esto parecía haber salido de una cámara oculta.

Traté de recobrar la compostura, obviando lo que había pasado mientras se escuchaba a los marines festejar al otro lado. Incluso había obviado aquel comentario de Aki sin todavía haber canalizado aquella sensación de ahogo pro la sorpresa. Tardé uno segundos, pero al fina  acabé por responder a la pirata.

-Tiene unas amistades, si se puede decir, curiosas...-definitivamente no había equivocado al elegirla a ella como mi instructora.

-No debe garantizarme nada, lo entiendo. Solo busco proteger lo que es mío y lo que tanto me ha costado levantar, y le juro que no pienso dejar que caiga por piratas, criminales, marines o la madre que los trajo al mundo.-dije antes de cambiar el tono- Discúlpeme, pues quizás mis palabras no fueran las adecuadas, pero si...le pido ayuda encarecidamente. No soy hombre de pedirla, pero no estaría aquí si no fuera necesario.

Dicho esto di una larga calada al puro, no tanto por necesidad como para relajarme un poco. Finalmente Aki había aceptado, o eso parecía y me había citado en un balneario en dos horas. No puse pega alguna al lugar de encuentro, pues supuse que Aki sabía lo que se hacía. Así que asentí con la cabeza y le di las gracias a la joven pirata por haber aceptado mi petición de ayuda. La verdad es que se me hacía muy raro que un pirata me ayudara de buenas a primeras...pero, ¿Quién dice que no hay honor entre ladrones?.

Así que hice tiempo durante dos horas por la ciudad una vez me despedí de Aki. Tomé una buena comida, di un paseo, vi algunos espectáculos en la plaza y cuando la hora era llegada me dirigí al balneario.

Una vez llegué al edificio opté por hacer lo que la pirata me había dicho: Dirigirme a la recepcionista.

- Buenas tardes señorita, he sido citado a nombre de Aki D Arlia en este establecimiento. Me dijeron que le avisara a usted en cuanto llegara.- dije con tono calmado pero animoso.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Jue 30 Dic 2021 - 9:47

Desde luego era un tipo… curioso, cuanto menos. No se fiaba un pelo de él, claro. En realidad no le había dicho ni de dónde había venido, ni qué clase de problemas enfrentaba su querida isla. Por no decirle, ni siquiera le había dicho su apellido. Ni qué clase de haki quería aprender, cosa que uno pensaría era habitual para una petición como la suya.

La pelirroja suspiró y se hundió un poco más en el agua. ¿Importaba? No, no mucho. Si no era capaz de aprenderlo no habría nada que ella le pudiera enseñar y si podía y ella no se lo enseñaba, lo aprendería en otra parte. La voluntad de una persona, al fin y al cabo, era difícil de parar.

Le había citado en el balneario por varios motivos. El primero y el más importante, que era su plan anterior y no iba a cambiarlo por un mocoso cualquiera. El segundo, que les daría un espacio relativamente amplio y privado en el que hacer cabriolas si así lo deseaban. No es que pretendiera luchar con el hombre, pero en casos como este todo el vapor terminaría por ser de utilidad.

La sala en la que se encontraba rara vez se utilizaba. El resort se la reservaba para los clientes mejor situados, como ella. Era un lugar muy visitado y la mayoría de salas y piscinas solían estar bastante pobladas. Esta, gracias a la reserva, era solo suya; al menos de momento. En ella había un total de seis piscinas cuadradas de gran tamaño, dispuestas en dos hileras de tres. Dos de ellas tenían agua fría, dos agua caliente y las dos últimas corrientes y servicios de masaje.

Aki se encontraba en la del medio, de espaldas a la puerta, cuando escuchó a la recepcionista decir con voz clara: ''Por supuesto, la señorita Arlia se encuentra en la sala del fondo. Por favor, pase primero por el vestuario y las duchas.

Otro gran motivo para celebrar una reunión de esas características en un balneario era despojar al pupilo de aquello que le daba seguridad. En este caso y sin pensarlo demasiado, el tabaco por un lado y su apariencia por otro. El complejo le proveería de bañador y chanclas como era habitual con los clientes de élite, aunque ella se había traído su propio bikini rojo y negro. Si había una cosa que nunca había tenido era vergüenza.

Sonrió y cerró los ojos, esperando a que llegara su invitado.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 3 Ene 2022 - 12:51

Parecía que debía quitarme la ropa en aquel lugar, cosa que por un lado era totalmente lógica y obvia, pues al fin y al cabo era un balneario. Asentí con la cabeza a las palabras de la recepcionista y me dirigí, ni corto ni perezoso a la zona del vestuario. Procuré dejar mi vestimenta perfectamente doblada en la número 23, y el abrigo colgado en una percha sin más dentro también. Cerraría la taquilla tras esto.

Me quedaría vestido solo con un bañador y chancletas a juego, sin embargo el puro no lo había apagado. Fue entonces cuando una de las empleadas que estaba doblando unas toallas cerca de las taquillas se dirigió a mi.

-Señor, debe apagar el puro, no está permitido fumar dentro de las instalaciones.-dijo amablemente.

Arqueé la ceja, pues no estaba dispuesto a dejar un tabaco tan bueno a medias, pero por otro lado, tampoco iba a ser un completo maleducado. ¿Qué hacer?. Pues di una larga calada consumiendo lo que quedaba del puro, para luego tirar los restos de papel a un cubo de la basura.

-Por supuesto- dije antes de coger una toalla bajo mi brazo y entrar a la sala donde Aki me estaría esperando, según me habían dicho.

Me encontré con al pirata en una de las piscinas. La verdad es que me sentía algo incómodo...demasiada agua por todas partes, pero a la vez el ambiente relajante del lugar me tranquilizaba...algo muy raro. Me acerqué a Aki y con un tono tranquilo y hasta amable le dije.

-Un lugar peculiar cuanto menos.


Parecía que tendría que pelear con dos cosas este día: contra mi orgullo y contra la propia Aki. Me daba igual francamente, pues estaba allí porque Toussaint no podía permitirse que fallara, y si mi base caía, todo lo que construí caería con ella.

-Bien Aki, usted es la guía y yo un mero pupilo. Estoy bajo sus mandatos.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Mar 4 Ene 2022 - 10:53

Pudo oírle antes de que llegara, trasteando en el vestuario. Era lo bueno y lo malo de un sitio así; tanto silencio hacía que se oyera cada cosa al milímetro. Recordaba haberlo comentado con Arthur en alguna ocasión. Sin ningún tipo de barrera, era posible oír con claridad las conversaciones de las salas de al lado y cuando se suponía que debían ser privadas… bueno. La experiencia dejaba que desear un poco. Por suerte, este balneario en concreto había tomado sus recomendaciones al pie de la letra y aunque podía escuchar lo que se decía en el vestuario, una vez se cerrara esa puerta toda la habitación quedaría insonorizada. Era perfecto para trastear con lo que Meneror quería sin molestar al resto de clientes.

Dejó que se acercara y sonrió, respondiendo a modo de saludo:

-Tanto como tu petición. No tengas miedo, el agua está perfecta.

Era cierto. Tibia, pero sin llegar a quemar. El vapor se elevaba suavemente invitando a relajarse y toda la atmósfera era calmada, sosegada.

-Lo cierto es que no es tan sencillo. Necesito toda la información, para empezar. Quieres entrenar el haki. Bien, ¿cuál de ellos? ¿posees alguno ya?

Le observó con curiosidad. Lo que le pedía era cuanto menos delicado. De todos los ataques y defensas que uno podía desarrollar, coger y materializar tu voluntad estaba entre los más peligrosos e inusuales. No todo el mundo era capaz de manifestarlos, mucho menos de dominarlos y amoldarlos a su propio estilo. Aki sabía por experiencia que solo un corazón tranquilo y una mente determinada podían lidiar con el poder que suponían. Desconocía a ese hombre y nunca había estado en la isla que mencionaba, pero claramente la determinación la tenía. Quedaba saber si tendría la claridad de mente.

-En todo caso, ten en cuenta que no es como aprender un puñetazo. Puedo contarte lo que sé, pero en última instancia eres tú quien debe darle forma a ese poder. Mucha gente a lo largo de la historia ha conseguido cosas muy dispares con la misma base; el cómo se manifiesta cambia con la persona.

Sabía que había tenido la suerte de conocer a no pocas personas con ese don, ella misma incluida. Había visto de primera mano lo que podía hacer y no era algo que tomarse a la ligera. En parte, le agradaba que hubiera ido a pedirle ayuda. Si algo se iba de madre, podría pararle.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Miér 5 Ene 2022 - 13:53

No era que el agua me asustara, en absoluto, pero tampoco me parecía el mejor ambiente para que un logia se moviera a gusto, aunque seguramente ese no era el objetivo de la pirata. Así que traté de relajarme por uno segundos, debía confiar en ella si quería salir victorioso de toda aquella bajada de pantalones. Esbocé media sonrisa, bastante forzada, puesto a que no estaba muy habituado a hacerlo y me acerqué a ella para entrar en la piscina lentamente.

Una vez el agua me empapó podría decirse que de perdidos al río, o en este caso, a la piscina. De todos modos me quedé apoyado con los brazos fuera del recinto mientras escuchaba las palabras de Aki. Y no le faltaba razón, pues entre tanto secretismo no le había dicho ni tan siquiera que era lo que deseaba aprender.

-No suelen poder tocarme señorita Aki, pero debo de admitir que hace unos meses vi un poder, que no estaba a mi alcance. Fue la primera vez que un enemigo lograba tocarme a pesar de mi "habilidad"- dije, pues no me importaba que supiera de ello- Pues soy el usuario de la fruta arenera., y como imagino que entenderá, no es fácil golpear a la gente con mi habilidad.- entonces mi tono cambió a curioso- He visto como el puño de mi enemigo tornábase negro, y fue capaz de darme un puñetazo a pesar de que mi habilidad me permite impedirlo, sin embargo, no pude hacer nada para contrarrestar ese golpe. Averigüé que ese haki era lo que denominan, de armadura, y permite golpear hasta a los logias. ¿M equivoco?
Dicho esto dejaría responder a la pirata antes de meterme bajo el agua unos segundos, para mojar el cabello y salir a la superficie a responderle.

-Lo sé, se que no es fácil. Pero si no puedo tener ese poder, creo que no duraré ni un mes más. Pues logré vencer al enemigo este que os cuento, sino no estaría aquí. Pero claramente es la primera vez que no jugaba con ventaja...y eso me turbia. Si con ese poder puedo defender lo mío y lo que me importa, bienvenido sea. Yo haré todo lo posible para despertarlo, si es que anida en mi. De no ser así, bueno, siempre puedo tomar otras medidas, aunque este tipo de problemas prefiero llevarlos yo de la mano y que no me lleven ellos de la mano a mi. Por ello he recurrido a usted, pues si bien es cierto que hay otros que poseen ese mismo poder, y seguramente usted lo tenga sino estaría perdiendo el tiempo, no me parecen lo suficientemente poderosos, y usted permita que se lo diga Srta Aki, refuma poder, y siendo sinceros prefiero tenerla a mi lado que de frente.

Si, era sincero, las cosas como son. ¿Qué ella me podía mandar a la luna si quisiera? Obviamente.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Jue 6 Ene 2022 - 10:17

Aki escuchó pacientemente las palabras de Meneror, antes de acomodarse en el agua. Con que el usuario de la fruta de arena… eso explicaba la cara que había puesto antes de meterse en el jacuzzi. No le culpaba, claro. La sensación… costaba mucho hacerse a ella. Aunque teniendo eso en cuenta aprobaba más el que hubiera metido hasta la cabeza. Por lo menos estando allí no se le congelaría el cerebro, pero si lo hubiera probado en el mar ahora sería poco más que un fiambre.

-No sé si estarás familiarizado, pero a la hora de construir fuerza y músculo hay pequeños atajos, en cierta manera, que es posible tomar. Colocar pesos en las muñecas y tobillos fuerza al cuerpo a resistir esa tensión de forma pasiva durante todo el día, de modo que cuando por fin se quitan, todo movimiento resulta más ágil y sencillo.

Levantó las manos y se cogió la melena, recogiéndola en un moño alto para asegurarse de que no se mojara, mientras seguía hablando.

-Para la gente con frutas del diablo, el agua dulce bien es un equivalente. Drena nuestras energías, nos embota la cabeza, pero no nos impide movernos. Al principio, nos hace ir más lentos. Hay una presión que nos invita a quedarnos en el agua, como si perteneciéramos a ella. Esta sensación no desaparece, ni se vuelve más fácil con el tiempo. Te lo aviso ahora, para que no creas que te engaño. No es la sensación lo que ha de cambiar, si no tu percepción de la misma. La forma en la que te afecta mentalmente. El agua intenta atraparnos, como muchas otras cosas y personas lo hacen. Mantener la calma y la mente fría en esas situaciones es una habilidad extremadamente útil y considerablemente poco extendida. No siempre es posible evitar los peligros, ni desvanecerlos en segundos; saber reaccionar a ellos es una parte clave de la victoria.

Con cuidado, apoyó los brazos en el borde y de un salto se aupó. Se quitó con la manos algo del agua extra y luego se puso en pie. Empezó a caminar con calma por el lugar, dándole la vuelta a la piscina para acercarse a Meneror.

-Personalmente, el haki de armadura es de los tres el que menos he utilizado. Simplemente no coincide con mi estilo de ataque, lo que no quiere decir que no lo haya dominado. Es útil en un apuro y por suerte para ti, es posible entrenarlo con la suficiente perseverancia. Su teoría es sencilla: tu voluntad ha de materializarse y protegerte, como una armadura. Tus ganas de defenderte o de atacar han de ser firmes y estar centradas para que funcione.

Le dio un pequeño toque en el hombro, indicándole que se levantara, y le guió a una parte de la sala que estaba en penumbra. Había varias columnas allí, una de las cuales tenía una pesa de acero en la base. Aki la había pedido del gimnasio. Había varias más en la esquina, simplemente porque pedir una sola habría resultado un tanto extraño. La pirata se apoyó en ella y sonrió traviesa.

-Suena muy ominoso, pero en realidad el entrenamiento para dominarlo es relativamente simple. Golpea algo muy duro, visualizando lo que te acabo de decir. Puedes escoger la pesa o puedes escogerme a mí. –Sonrió, encogiéndose de hombros.- Prometo no devolverte los golpes; entiendo que tras un tiempo golpear algo inmóvil se vuelve… aburrido.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Vie 7 Ene 2022 - 10:01

Arqueé la ceja por uno segundos, no por nada malo sino porque había verdad en las palabras de Aki. ¿Quién me iba a decir a mi que acabaría allí mendigando poder? Si, estaba realmente jodido para hacerlo. Traté de suspirar, y se me hizo extraño que no saliera humo de mi boca...la verdad es que me apetecía un puro o una copa de vino para acabar el momento. Entonces miré a Ali para responderle.

-Admito que no soy un hombre dado a los enfrentamientos, por lo que la lucha si bien no me es desconocida, tampoco es un campo donde tenga demasiada experiencia- Era cierto, normalmente dejaba que otros hicieran de músculo para mi .¿No era lo lógico? Sobre todo si deseaba mantener un perfil bajo, y más ahora que tenía tantos proyectos en mente.

-Pareciera que me habla de magia o del poder de la amistad Srta Aki- dije con cierto tono de broma- ¿Tan difícil es domar una voluntad? Si le soy sincero temo más al agua que al agarre de un usuario con haki, no la voy a engañar. Pues del primero puedo "huir", sin embargo el agua es otro cantar. Pero entiendo lo que me dice, usted solo haga lo que vea conveniente.

Entonces salimos del agua ambos, y la pirata me llevó hasta una sala llena de columnas con pesas en sus bases. La instancia estaba oscura y apenas podía ver la silueta de las columnas.

-¿Solo pegar? ¿Tan simple?- dije sorprendido, ya que como era obvio, la cosa no iba a ser tan fácil- No,pues ante todo me considero un caballero señorita Aki. Bien parece una excusa, pero bien se que podéis dejarme K.O en cero segundos, pero nunca está de más tener buenos modales- dije con sorna antes de dirigirme a una de las columnas.

-Bien..golpear- me puse a pocos metros de la primera columna, y convirtiendo mi puño en arena golpeé con fuerza hasta hacer  algunas grietas en la piedra. Nada había sucedido y miré a Aki - Temo que me falta algo ¿Verdad?.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 8 Ene 2022 - 11:20

Aki sonrió mientras se encogía de hombros. Entendía su punto de vista, pero también tenía muy claro que le faltaba perspectiva.

-Eso no sería importante, si pudiera escoger cuándo o cómo tener enfrentamientos. Rara vez sucede así.

Tenía algo que proteger, decía. Ella, que había estado ahí, sabía a ciencia cierta lo que conllevaba y gran parte del precio era que otros quisieran quitarte el premio y la paz conseguida. Tanto si evitaba los conflictos como si hacía que otros los lucharan por él su plan tenía un fallo y era el control. No siempre podría controlar la situación, simplemente era imposible. Y si no te preparabas para lo incontrolable, te acabaría controlando a ti. En un mundo como este y con esas ambiciones, tener poca experiencia en el combate le parecía un tanto inocente. Pero claro, no era su problema. Acabaría por darse cuenta, seguramente por las malas. A ella le había pasado.

-No estoy de acuerdo. El agua sabes siempre cómo te va a tratar. Una voluntad en contra de la tuya es algo mucho más peligroso. Un día te agarra, el otro te ahoga y el tercero te apuñala por la espalda. El agua solo intenta retenerte.

Alzó una mano y aparentemente de la nada, sacó uno de sus cuchillos y empezó a jugar con ellos. Le daba vueltas con tranquilidad, agarrándolo por el mango o por la punta y jugueteando con él como si fuera algo sencillo. Poco a poco, su mano se fue volviendo negra. Poco después, también el cuchillo lo fue. La pirata sonrió.

-Ah, no lo sé. Cada voluntad es distinta. Para algunos forma tal parte de sí que ya la tienen doblegada y al estornudar se les desperdiga. Otros hemos tenido que batallar con ella y entenderla bien para conseguir unirnos a ella. – Clavó la mirada en el hombre, con curiosidad.- ¿Qué es lo que quieres, Meneror? Si tu cabeza y tu corazón no están alineados, difícilmente serán capaces de colaborar.

Dejó que golpeara un par de veces la columna, antes de alzar la ceja y señalarle la pesa.

-Te agradecería que golpearas el acero en lugar de las columnas. Si el sitio se cae a pedazos no tendré reparos en mandarte la factura. Por otro lado…

Se llevó una mano a la cara, pensativa.- Si fuera tú intentaría no depender de la fruta. El haki no es un poder que esté relacionado con ellas, sale de tu interior. No niego que podrías romperte la mano por el camino pero claro, quien no arriesga…no gana.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 10 Ene 2022 - 11:51

Hablaba la voz de la experiencia, como era obvio, y pobre de aquel o aquella que le llevara la contraria en algo. Era comprensible, pues Aki tenía mucho mundo más visto que muchos otros forajidos de los mares. No me gusta llevar la contraria, y menos con alguien que sabes perfectamente que no puedes. En estos casos, asientes con la cabeza, obedeces y no le llevas la contraria.

-Entiendo, tiene razón.

Entonces pude ver el haki que trataba de aprender de la mano de la misma Aki. Parecía imbuir su haki, o eso parecía a los cuchillos que había lanzado contra la columna. Parecía simple , o al menos para ella, que imaginaba que ya llevaba años con ese poder. Entonces me dirigí a ella para responderle a un poco de todo.

-No seré yo quien le lleve la contraria- le dije en referencia a lo del agua-¿Que quiero?.

Quería muchas cosas, primero que la gente no me sobrepasara, segundo que me tuvieran un mínimo de respeto y no me vieran como un criminal menor, tercero defender Toussaint a muerte, demasiado dinero y demasiada gente como para tirarlo todo por la borda si venía a alguien a enfrentarme allí. En cierto modo apreciaba mucho lo poco que había hecho.

-Quiero sobrevivir- le dije finalmente- Tener la capacidad de poder defender lo mío, y no que me quiten de en medio como si fuera una pequeña piedra en el camino. Sabe, le seré franco; tengo auténtico pánico de perder todo lo que tengo o acabar humillado en un combate contra alguien, que, si hubiera tenido este "poder" no me habría vencido. Al menos podría haber presentado batalla.

Dicho esto asentí con lo de la columna. No creo que vayan a echar mucho en falta si llegaba a derruír una al completo, y las pesa bueno, pero tiene razón.

-Podría mandarme cuarenta facturas y todas se las pagaría. Una columna no me va a dejar pobre- dije algo socarrón- Pero disculpe, golpearé el acero.

Entonces hizo mención a mi fruta.

-Admito que soy ciertamente dependiente de mi akuma, también por las circunstancias en las que me he visto, también le digo. Normalmente suelo usarla para golpear, siempre me garantizo el acierto, y en caso de peligro, bueno, mi mano se desharía en todo caso, pero nuevamente tiene usted razón.

Así que me puse frente al acero de la columna esta vez. Traté de golpear rectamente con el puño el metal, y así lo hice. ¿Consecuencia? Apreté tanto los dientes que pensaba que iba a gritar ante Aki allí mismo, pues creo que me había hecho daño no, lo siguiente. No logré nada.

-Esto va a llevar tiempo...-suspiré, y sin embargo no me detuve, procuré dar golpes cada vez que me recuperaba del anterior.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Lun 10 Ene 2022 - 13:48

Dejó que reflexionara sobre lo que quería. Podía parecer una tarea fácil, pero no lo era. Y una vez se entendía, había que concentrarse para colocar esa voluntad en cada golpe, cada puñetazo…

Flexionó los dedos, algo distraída. A ella le había costado. El de visión había sido más sencillo. Despertado por casualidad, una vez se había dado cuenta de lo que estaba sucediendo amoldarlo a su propio ser había sido cosa de práctica.

Escuchó la respuesta de Meneror, alzando una ceja ante sus palabras. Había algo que no estaba entendiendo y quizá fuera parte del problema.

-No buscas sobrevivir. Eso que describes no es sobrevivir. Quieres poder. Poder para que tus dominios resistan y para aplastar a quien se te oponga.- Volvió a encogerse de hombros. Entendía demasiado bien la diferencia.- La gente que busca sobrevivir se conforma. Si le apartan como si no valiera nada, es suficiente vivir para ver otro día. Si le quitan lo que tiene, están felices de poder conseguir otras cosas. Eso no es lo que tú quieres.

Había conocido a mucha gente a lo largo de su vida. Algunos, buscaban sobrevivir. Los niños cuya casa se había incendiado solo querían sobrevivir, igual que las víctimas que dejaban los ataques de los piratas más sanguinarios. Esas personas en lo único que podían pensar era en mantenerse vivos, en aguantar hasta el próximo amanecer.

Pero nada de eso se aplicaba a lo que buscaba Meneror. No, esta persona tenía ambición. Tenía planes y tenía la intención de llevarlos a cabo. Había venido a buscarla siguiendo esa intención y Aki aceptaba esa determinación. Faltaba que él fuera consciente. Quería que no le pisotearan, quería poder pisotear él a quien se le pusiera en medio. No era su estilo, pese a que sabía que a otra gente le parecería loable. Esbozó una pequeña sonrisa.

-Bueno, no esperarías conseguirlo en dos intentos.- Se acercó a él y le puso una mano en el puño, mirándole a los ojos.- Concéntrate. Visualiza ese poder que deseas. Ese combate que no quieres perder. Esas tierras que debes defender. Y piensa en que este puñetazo será el que te acerque más a esa posibilidad, a ese futuro.

En realidad, dudaba que fuera a conseguirlo tan pronto. Pocos lo hacían. Pero era el camino correcto y si tenía paciencia, Aki sabía que tarde o temprano lo conseguiría. No envidiaba cómo le iba a quedar la mano, pero era un precio justo.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Vie 14 Ene 2022 - 8:50

Aquella mujer era la razón hecha carne. Se la veía muy experimentada y parecía hablar de cosas que controlaba a la perfección, mientras que mi todo me sonaba a magia y a poco más que trucos de feria. Debía seguir intentándolo, no podía echarme atrás no ahora. Podía entender en parte lo de la voluntad, algo que a mi no me faltaba pero que no sabía canalizar del todo. Sabía que podría desarrollar ese poder, o al menos lo intuía. Sino no hubiera hecho todo esto; Molestar a una pirata que bien puede mandarme al vertedero de la historia, bajarme los pantalones pidiéndole ayuda, y lo peor de todo...renunciar a mi traje y a mi puro, con los vicios de la gente no se juega.

Así que tras escuchar sus palabras enfoqué nuevamente la pesa de la columna. Tenía el puño magullado de golpear, y eso que solo habían sido dos veces. Miré a Aki por unos instantes, pensando en todo lo que me había dicho.

-Focalizar...entiendo- no carecía de razón alguna y entendía lo que me quería decir la joven. Debía visualizar el objetivo, recordar porque estaba allí y que pretendía lograr. Mi puño debía ser mi espada y mi voluntad mi escudo con el que lograr lo que deseaba. Así que cerré los ojos y estuve así por unos segundos. Entonces, golpeé la columna nuevamente sin pasar nada. No me iba a rendir obviamente.

Así que estuve por varias horas con Aki golpeando aquella columna una y otra vez sin descanso a pesar de tener la mano tan herida que la sangre parecía pintar la pesa. Estaba cansado, más mi determinación a lograrlo no. En cierto momento estaba frustado, pero continuaba golpeando hasta que, pasados otros treinta minutos me cabreé del todo por impotencia.

-¡Voy a ir al infierno por necio!- grité con cierta desesperación, si, desesperación. Era la primera vez que me importaba poco quién estuviera allí. Solo estábamos la columna y yo. Así que la golpeé y en ese momento, una película de color negro envolvió mi puño golpeando la pesa, haciendo un gran estruendo. Tras eso me detuve en seco y me quedé mirando el puño, absorto, no por la sangre y seguramente los huesos rotos, sino porque esto era lo que había visto tiempo atrás. Entonces miré a Aki con sorpresa y un tono de incredulidad.

-¿Lo he hecho? ¿Lo he hecho verdad?- dije sosteniéndome la mano sobre el garfio. Me dolía, pero cuando aquella película negra envolvió mi puño, no sentí dolor alguno.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Vie 14 Ene 2022 - 14:23

En algún momento entre todos sus intentos, la pirata decidió que había cogido el punto de la cuestión y que no tenía sentido continuar supervisándolo. Le dejó a su aire y aprovechó para regresar al agua calentita. Hizo un par de largos perezosos y contestó a la carta que le había mandado Arthur. Se aseguraría de dejarla caer en el cuartel antes de marchar, para que le llegase el mensaje. Esencialmente estaba de acuerdo y proponía una fecha y hora concretas. Si había algo que le gustara al pelirrojo era la organización y aunque no era su estilo, le gustaba conciliar en ciertas ocasiones. Esta era una de ellas.

El tiempo pasó y el golpeteó de los puñetazos de Meneror se volvió rítmico, hasta el punto de que Aki se quedó dormida mientras lo escuchaba de fondo. Con el agua abrazándole, se apoyó en el borde de la piscina y en cuestión de minutos se quedó frita.

Despertó tiempo después, sobresaltada, al escuchar el grito de Meneror. La pirata dio un respingo y miró justo a tiempo para ver como daba el golpe decisivo. Alzó las cejas al ver la película negra cubrir su puño por un instante. Oh, eso era inusual. Bueno, pero inusual. Bostezó, algo más tranquila, y mientras él se preguntaba si lo había hecho, ella fue a buscar una toalla para secarse.

No se apartó mucho y regresó en segundos con una gran sonrisa.

-Enhorabuena. Por lo visto, tienes la voluntad que necesitas.- O eso esperaba. Nunca era garantía de victoria, pero asumía que sería consciente de eso. No tenía por qué amargar un momento dulce.- Eso sí, no esperes conseguir el efecto negro de cada vez. Necesitas mucha práctica para que sea consistente y que no esté ahí no quiere decir que no lo estés haciendo bien. Escucha a tu cuerpo y él te dirá cuando vayas por buen camino.

Lo cierto era que el pobre tenía la mano hecha un guiñapo. En la pesa había restos de sangre, pero estaba agrietada. No cabía duda de que lo había conseguido. La pirata le señaló una puerta que había al fondo, diferente de por la que habían entrado.

-Allí dentro encontrarás a Hernando. Él puede ayudarte a componer un poco esa mano, se le dan bien los primeros auxilios. Sabe que has estado conmigo, así que no tienes que explicarle nada. Lo que sí,- añadió con una pequeña sonrisa.- si al volver pudieras limpiar la pesa sería todo un detalle. Hernando puede darte alcohol y algo para dejarla como nueva. No querría ganarme la reputación de no cuidar el equipo del lugar.



Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Miér 19 Ene 2022 - 12:58

"Ahora lo entiendo" fue lo único que pasó por mi mente mientras me miraba el puño ensangrentado. Sabía que tarde o temprano lo conseguiría, a riesgo de acabar con una muñequera de hierro en la mano. Miré las pesas, manchadas y agrietadas antes de cavilar en que Aki ya no se encontraba en escena. No la culpaba, pues estaba seguro de que ver siempre lo mismo sin éxito alguno podría aburrir al entrenador más dedicado. Sin embargo acabó apareciendo por le umbral de la puerta nuevamente, felicitándome por mi logro.

-Se lo agradezco- le comuniqué- Tiene razón, entiendo que esto solo ha sido la primera piedra en una gran estructura, pero si cada día voy colocando una más, concluiré el conocimiento necesario para manejarlo- necesitaba un puro para la victoria, sin embargo y a pesar de que hice el gesto de llevarme la mano al pantalón, no recordaba que estaba en bañador. Así que opté por mirar a Aki- Le agradezco mucho su enseñanza y disculpe lo poco ortodoxo que ha sido esta petición. Vos habéis cumplido vuestra parte, permitidme que yo cumpla la mía. Decid la cantidad de dinero que estiméis, no regatearé, pues hoy me habéis hecho más rico y poderoso que antes.

Al César lo que es del César, y Aki había completado su parte a las mil maravilla, y lo menos que podía hacer era recompensarla -También le digo, que si no desea dinero, puede contar con mi ayuda para lo que necesite en un futuro cercano.

Entonces me dijo lo de Hernando, a lo que asentí con la cabeza, pues el puño seguía sangrando, y si algo me daba más cosa que la sensación de agua compactando mi cuerpo, lo era mi propia sangre.

-Sea, limpiaré las pesas una vez haya tratado la mano. Y nuevamente, gracias Aki, ha sido un placer , y si me lo permite un honor conocerla.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm73/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm99265/790000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Hoy a las 9:59

Se había dejado el puño bastante fastidiado. Seguramente le hubiera resultado más sencillo si tuviera dos, pero claro, no se podía pedir todo. En cualquier caso nada que un par de días y una venda suave no curaran. Lo que había obtenido a cambio de unos cuantos golpes iba a serle sin duda mucho más útil.

-Oh, no necesito dinero. Te tomo la palabra en cuanto al favor.- dijo guiñándole un ojo.- Nunca se sabe cuándo puede cobrar importancia.

Asintió con la cabeza y le saludó con la mano antes de salir de la habitación y suspirar. Se estiró, alargando los brazos por encima de la cabeza. Llevaba un tiempo tirada en la misma posición y estaba empezando a quedarse un poco entumecida. Estupendo, un asunto resuelto. Todavía le quedaban un par de días de vacaciones antes de regresar a Samirn.

Se vistió con calma en el vestuario, tomándose su tiempo para secarse bien el pelo antes de salir. El sol le dio en la cara, haciéndola parpadear por un momento. Meneror… Qué hombre tan raro. Ni siquiera le había dicho su apellido. Lo cierto es que era una alegría que hubiera logrado conectar con su voluntad de forma tan sencilla, porque no era lo que mejor se le daba enseñar. Tampoco conocía a nadie a quien se le diera particularmente bien, en realidad. Era algo… delicado. Variaba mucho con la persona. Suponía que sería más sencillo de conocerla bien, pero Meneror lo había logrado en una tarde tras conocerla a ella ese mismo día.

Paseó por las calles de Dressrosa con calma, meditando. ¿Qué habría oído de ella para venir a pedirle ayuda? Llevaba mucho tiempo sin meterse en líos, cosa de la que se sentía particularmente orgullosa. Los líos solían pegarse a ella como una lapa y le había costado mucho tiempo aprender a mantenerlos a raya. Ahora mismo, solo acudían cuando ella lo quería.

Y enseñar a Meneror… eso no podía considerarse meterse en líos. O sí. Igual sí. Pero no habían roto nada más que una pesa, que él prometió reembolsar. No había sido para tanto. Quizá la pregunta más adecuada fuera una diferente, una más ambigua. ¿Qué haría él con el poder que acababa de despertar? Aki sonrió de soslayo en el sol de la tarde. Dudaba que fuera a verlo. No le interesaba tanto como para salir de su paraíso personal.

Sin embargo… mentiría si dijera que no le resultaba interesante. El mundo siempre era un poco más interesante con algo de caos en él.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) Fb8aMCq

Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2992

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm118/150Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 3qaWnZm826313/1000000Pequeño saltamontes (Aki-Meneror) 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.