El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Omega Mar 11 Ene 2022 - 18:23

Sardia... tan similar y tan diferente a Arabasta. Ambas era civilizaciones creadas en una isla desierta, con gente dura y recia que se las había apañado para forjar su destino en una tierra que les negaba hasta el sustento más básico. Sin embargo, donde en Arabasta la gente se había refugiado en la tradición y en un fuerte sentido de comunidad, en Sardia imperaba una cruel religión que convertía a las mujeres en poco más que animales. Habían logrado, sin embargo, envidiables avances en diferentes campos tecnológicos. Era un lugar que habría sido interesante estudiar si estuviese allí por otros motivos.

Pero ni siquiera estaba en una zona poblada. Su localización era la Bahía Blanca, una enorme salina al este de la isla que daba al mar. Era una de las zonas más inhóspitas de la isla, un lugar donde hacía un calor terrible y la enorme cantidad de sal impedía el desarrollo de vida. El lugar perfecto para que alguien que quisiera pasar desapercibido recalase tras una tormenta a hacer arreglos en su barco. O para encontrarse con alguien para tratos pocos legales. O para acceder ilegalmente a Sardia. Y como esa, muchas otras razones. Y por eso estaba allí.

Había recibido una orden. Freites D. Alpha se había convertido en una amenaza y no podía dejar Sardia con vida. Estaba en lo alto de una de las colinas de sal. Llevaba sus viejas ropas de Arabasta para adaptarse mejor al calor infernal del desierto y estaba cubierto con una tela blanca para ocultarse de la vista. Un barco se estaba aproximando en el horizonte. Preparó el modo francotirador de su fusil Ak-T-Meto y vigiló por la mira telescópica. Un pájaro alzó el vuelo desde la cubierta y se dirigió hacia tierra. Era un ave sorprendente, más grande que cualquiera que hubiese visto. Aguardó con calma a que se aproximase a tierra y a tener una confirmación visual del objetivo.

- Tengo al objetivo en vista, base. Sobrevuela la Bahía hacia la salina. ¿Disparo? - dijo por su den den mushi.

- Elimine al objetivo, agente Omega.

Calculó el ángulo de tiro y se preparó para hacer un disparo directo hacia la cabeza de Alpha. En la recámara había una letal bala MST, un tipo de munición diseñada por él que tras hacer impacto explotaba. En el momento en que su dedo acariciaba el gatillo, algo le detuvo. El pájaro era un blanco más grande y fácil de acertar. Además, estaba seguro de que sería capaz de someterlo con su propio poder, sin necesidad de trucos. Sí, ¿por qué no demostrar su auténtica fuerza? Así demostraría a sus superiores que era competente. Recalculó el ángulo de tiro y apuntó al ave.

- Blanco fijado. Abriendo fuego.

Y entonces apretó el gatillo.
Omega
Mensajes :
268

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm64/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm66580/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Mar 11 Ene 2022 - 19:29

Sardia… había escuchado muchos rumores sobre este lugar y, ninguno muy agradable para mí. Después de un largo tiempo sin haber hecho nada, me disponía a realizar un primer movimiento. Lo primero que quería realizar era una investigación. Quería ver con mis propios ojos de si realmente los rumores sobre este lugar eran ciertos. ¿Una isla donde las mujeres son básicamente tratadas como animales? No lo sé, pero si esto era cierto… la guerra pronto estaría por llegar.

Y será una donde yo estaré en primera fila.

Pague al capitán del barco, el cual me acerco lo suficiente a la isla. Suzaku y Susanoo estaban conmigo, listos para alzar vuelo. La plumífera y yo dimos un salto sobre el ave, el cual alzo vuelo. Estábamos listos para entrar en la isla de Sardia. – Mujeres tratadas como animales. Zoofilia ¿Qué sigue? ¿Pedofilia? – Di un gran suspiro. Todo este asunto ya me estaba dando dolor de cabeza y ni siquiera había comenzado ya. Suzaku solo se limitaba a picotear mi cabeza. La mire por un momento. – Si, lo más probable es que vengamos a este lugar después si los rumores son ciertos. Lo he estado pensando y, tendré que rehacer a la vieja banda. Pero esta vez, lo haré bien.

De pronto algo me saca de mí. Una pequeña explosión y un quejido de Susanoo. - ¡Susanoo! – El plumífero hacia lo que podía para no dejarse caer, pero poco a poco estábamos descendiendo. - ¡Rayos!... ¿Quién nos dio? – Me fije rápidamente en toda dirección. No podía ver nada. Luego Susano dejo de aletear y caímos en la bahía.

- ¿Están bien? – Me levante del suelo. Suzaku había caído bien. Pero Susanoo era otra historia. Se encontraba en el suelo. Con una horrenda herida en la zona de su pansa. Corrí en su ayuda. - ¡Shh! No hagas nada. Descansa. Estarás bien, lo prometo.

Cautericé la herida e hice un vendaje improvisado. Era lo máximo que podía hacer para evitar que muriera por hemorragia. Esperando tener suerte y que el impacto no dañase algún órgano interno.

- Suzaku… espera aquí – Le ordene, le extendí el brazo y ella me haría entrega de mi alabarda. Luego de eso ella montaría guardia cuidando del plumífero mientras yo me dirigía caminando hacia el mar… hacia la playa. Comencé a tronar mi cuello y algunos huesos de mi cuerpo. Luego, mis grandes cuernos hicieron acto de presencia y mi cabello comenzó a encenderse en llamas. Claramente era momento de cazar. Estaba enojado, absolutamente enojado. Un ataque a traición era algo bajo, incluso para mí que soy pirata. Me paro en la playa. Con el ceño más fruncido que nunca.

- Ven…
Freites D. Alpha
Mensajes :
601

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm79/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (79/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm145660/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (145660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Omega Mar 11 Ene 2022 - 20:04

- Blanco fallado. Su montura voladora cae de los cielos, pero el objetivo primario sigue intacto.

- ¿Caen sobre tierra o mar, agente Omega?

- Están logrando llegar a la salina, base. No parece que vaya a ser un aterrizaje sencillo - contestó Atsu. Esperó un instante y observó la llegada - El objetivo primario ha logrado aterrizar sin problemas.

- Nunca sufren un afortunado accidente. Qué bonito sería si simplemente se partiesen el cuello en un tropezón o una caída, ¿eh? - contestó base.

Omega no respondió a eso. Sus ojos estaban clavados en el pequeño pirata, observándole vendar a su pájaro y levantarse, con grandes cuernos ahora visibles en su cabeza y llamas ardiendo en su pelo, sin aparentemente hacerle daño. Caminaba hacia la playa con actitud violenta. Parecía enfadado, realmente enfadado. Bien. Eso sólo lo haría más divertido. Su pulso se aceleró, y una sonrisa se dibujó inadvertidamente en su rostro. Era consciente de cada músculo de su cuerpo. Se sentía curiosamente calmado y excitado a la vez, como si el tiempo se hubiese ralentizado y su percepción de sí mismo expandido. ¿Era aquello sed de sangre? ¿Era el ansia de batalla que describían algunos agentes más sanguinarios? Si no lo era, era algo muy parecido.

- Base, permiso para neutralizar al objetivo en combate directo.

- Agente, la misión continúa. Vigílelo y espere refuerzos. Será eliminado en una situación controlada.

- Es tarde, base. Me ha localizado - mintió - Permiso para entrar en combate. ¿O debo retirarme?

Hubo silencio durante unos tensos segundos. Una gruesa gota de sudor resbaló por el rostro moreno de Atsu.

- Permiso concedido. Extreme las precauciones y ataque a matar, agente. Considérelo un objetivo de extrema peligrosidad. Su captura no debe ser priorizada sobre su neutralización.

- Recibido. Omega fuera.

Colgó la llamada y se guardó el caracol. Entonces empezó a readaptar el Ak-T-Meto a modo de asalto y puso un cargador de munición MST de calibre apropiado. Se colgó un cargador de repuesto en el cinturón y se levantó. Estaba en lo alto de la duna de sal, ahora perfectamente visible y con la capa blanca ondeando al viento. Antes de atraer la atención de Alpha y entrar en combate, echó mano al interior de la túnica y dejó tres Sorpresas de Cumpleaños preparadas para recoger rápidamente y calibradas a tres segundos, pero sin armar todavía. Podría haber intentado neutralizarlo desde su escondite, pero eso no habría sido una prueba de habilidad. Ni habría sido divertido.

- ¡FREITES D. ALPHA! - gritó - Soy el agente Omega, del Gobierno Mundial. Defiéndete. ¡No quiero que esto sea aburrido!

Alzó el fusil y colocándose en posición para reducir el retroceso, apuntó. Aquello no bastaría, estaba seguro. Si bastase, no sería una persona con 205.000.000 por su cabeza. O al menos sería muy decepcionante. Sin embargo, esperaba ponérselo muy difícil. Alpha estaba en lo más bajo de la salina, en la playa, mientras que él estaba sobre una duna de sal de cuarenta metros de altura, con una cuesta aceptablemente empinada. Le resultaría difícil subir a pie con la sal desmoronándose y cayendo. Era la clase de obstáculo que no se superaba con fuerza bruta. ¿Cómo le sorprendería Alpha? No podía esperar a verlo. Con una risa, comenzó a apretar el gatillo y disparar en sucesivas ráfagas cortas para mantener la precisión.
Omega
Mensajes :
268

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm64/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm66580/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Jue 13 Ene 2022 - 1:57

Mire en diferentes direcciones. Buscaba como loco al causante de la herida de mi tan preciado compañero. No podía encontrar nada, estaba bien oculto, eso he de admitirlo. Por unos instantes me calmo y, respiro profundamente. Aún sigo con cara de pocos amigos, pero ahora un poco más calmado buscando rastrear a mi oponente.

Aunque, el había hecho el trabajo fácil para mí.

Al escuchar mi nombre fije la mirada justo en mi objetivo. Se encontraba justo arriba de mí. Se hacía llamar agente Omega, del gobierno mundial. <Así que… ¿finalmente han venido por mí.?> Pensé. Ahora mi enejo paso a ser una sensación de gozo y de alegría. Habían enviado a alguien fuerte a por mí. Cipher pol… tengo meses esperando poder toparme con uno de sus buenos jugadores y, ahora me lo ponen en bandeja de plata. Le veo apuntar hacia mí, se trata de un fusil. La ráfaga de balas no se hace esperar, el dispara con bastante destreza. Doy un gran salto y alzo el vuelo en su búsqueda. Esquivando la ráfaga de balas. Llego hasta su altura y me mantengo elevado allí, en frente de él.

-¿Cipher pol, verdad? – Dije mientras apretaba mi puño derecho con fuerza – Espero que puedas hacer que esto sea valga la pena. Aún tengo que cobrarme el tiro que le hiciste a mi compañero. – Mi puño se tornó rojo. Le lance hacia mi oponente a tope de calor y listo para usar una de mis técnicas. Apunte directamente hacia su pecho y abanique con fuerza mi puño liberando una poderosa onda de calor. Mantuve en todo momento usa sonrisa. Estaba comenzando a emocionarme. Una señal de ello es que estaba empezando a tararear. Una tonada muy tranquila. Siempre que estoy en batalla me da por cantar. Pero aún no he llegado a ese momento.

Esto apenas estaba comenzando.
Freites D. Alpha
Mensajes :
601

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm79/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (79/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm145660/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (145660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Omega Vie 14 Ene 2022 - 2:55

Hubo de admitir que se había esperado muchas cosas. Que fuese capaz de correr por las dunas como si fuesen perfectamente estables, que le atacase a distancia, que tirase la duna abajo... pero que empezase a emitir fuego y volar como si fuese un misil no estaba entre ellas. Tal vez fue ese el motivo por el que, pese a disparar en ráfagas y reorientando el cañón tras cada tanda, le bastó con ese salto para esquivarlas. Debía ser la sorpresa, porque estaba seguro de haber intentado dispararle en el vuelo. En cuanto se paró ante él, Omega aprovechó para recargar y respondió:

- El que tiene algo que demostrar eres tú, no yo - respondió fríamente - Emboscarte ha sido tan fácil que he tenido que desvelarme para que esto no fuese aburrido.

El puño de Alpha brilló antes del impacto con tono rojizo. ¿Fuego de nuevo? Podía resistirlo. Aguantar el calor era su especialidad: se había criado en un desierto. Cambio la postura de sus piernas para aminorar el impacto y desviar parte de la potencia hacia el suelo y soltó con la mano izquierda el fusil, interponiendo el brazo en el camino del golpe mientras tensaba todos los músculos.

- Tekkai kenpo, ¡Shield!

Una corriente de aire tan cálido que le secó la garganta y le hizo parpadear surgió de la mano del pequeño pirata. Estaba tan infernalmente caliente que estaba seguro que de no ser por su resistencia natural al calor y su entrenamiento para resistir ataques basados en fuego, le hubiese hecho verdadero daño. El puñetazo fue fuerte, pero no lo suficiente como para romper su Tekkai, aunque sí para hacerle derrapar tres metros hacia atrás. Los cristales de sal salían disparados en todas direcciones mientras frenaba. Sin embargo estaba seguro de que eso no era toda la fuerza de Freites. "Probablemente intente golpear más fuerte a la próxima vez. Necesitaré un tiempo para recargar el Shield, así que intentaré mantenerme fuera de su rango y si logra alcanzarme, combinaré Tekkai y busoushoku." Entonces se movió tan velozmente que pareció desaparecer, convirtiéndose en un fugaz destello que se movió por el aire.

- ¡Kamisori!

Se situó a unos cinco metros a la espalda de Alpha y dos por encima de él, manteniéndose estable en el aire dando rápidas patadas hacia el suelo con su geppou kenpo. Entonces apuntó con el Ak-T-Meto al pirata y apretó el gatillo, disparando en modo automático. No pensaba soltar el gatillo: le vaciaría todo el cargador encima mientras reorientaba el cañón adaptándose a sus movimientos. A aquella distancia, aún disparando de aquella manera, no creía poder fallar.
Omega
Mensajes :
268

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm64/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm66580/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Ayer a las 2:57

¡Le di! Pero… ¿Qué es esto? ¡Lo está resistiendo! Puedo ver como su brazo se tensa y siento en carne propia como es tan duro como el acero. Su postura y la manera en que lo hace. Yo... también puedo hacerlo. Por eso había deseado desde hace tiempo luchar con un miembro de Cp. Quería tomar todas sus técnicas y habilidades de hacerlas mías de alguna manera y por supuesto que puedo hacerlo. Pero al menos no por ahora. Omega demuestra ser más que digno para pelear contra mí. No puedo evitar sentirme emocionado. No puedo evitar sentirme feliz. Es momento de demostrarle una de mis más fuertes técnicas.

Es momento de dar el todo por el todo.

Tome la alabarda por la base. La manera en que la sujetaba sería un tanto extraña para algunos. En mi caso. Me permitía maximizar el máximo rango de la misma. El levante y comencé a tensar con mucha fuerza mis músculos. Todas las venas de mi extremidad derecha se marcaban con fuerza. Y cuando estaba a punto de asestar el golpe. El desapareció de mi vista a gran velocidad. <¡Es rápido!>. Apenas y podía seguirlo con la mirada. Cuando quise darme cuenta, estaba justo detrás de mi volando por los aires de una extraña manera. Parecía como si… este pudiera patear el suelo de alguna manera. Eso… también podía hacerlo. El me apunto nuevamente con su arma, no había tiempo para esquivar, así que tocaba improvisar y rápido.

-¡Aaaaahhh! ¡Maldito! – No tenía de otra. Un rápido movimiento hacia la manga de mi quimono y saco a P.A.P.E.L.I.T.O. Me agacho pisándolo con fuerza. Estirándolo lo suficiente como para cubrirme. Las balas comenzarían a impactar sobre el legendario papel como cual goma impenetrable. Aunque lastimosamente no alcance a cubrirme todo el cuerpo, un par de balas lograron impactar en mi cuerpo, una en el brazo derecho y otra en la pierna izquierda. Por otro lado. Quien diría que el “arma” que me había dado aquel genio hace tiempo me serviría de algo.

- Eres bueno, he de admitirlo. – Dije. Al levantarme, el papel regresaría a su tamaño original. – ¿Qué otras cosas tienes en tu repertorio de técnica? ¡Vamos! ¡Quiero verlo todo! – Guarde nuevamente el papel. Me di cuenta de los agujeros que tenia mi kimono por las heridas. Mira al agente nuevamente, se le notaba que estaba confiado. Y tenía con qué. Era rápido y había logrado herirme. - ¿Te digo algo? Este kimono era mi favorito. – Dije al momento que busqué nuevamente dentro de la otra manga de mi atuendo. Saque de allí un pequeño protector bucal de acero. La última vez que me puse esto, era porque me disponía a tomarme la pelea totalmente en serio. Ya que no se trataba un juego de niños. ¿En serio debo tomarme esto en serio? ¿Vale la pena?

¡Si! Claro que lo vale.

Coloque el protector en mi boca y mordí con fuerza. Luego de aquello, mira profundamente al agente Omega a los ojos. Visualizando su muerte. Podía ver como con mi técnica lo decapitaba. Mis intenciones eran totalmente letales, tanto, que el agente podría ver su propia muerte a través de mi simple deseo. No, no era mente un simple deseo ¡Quería hacerlo! Es por eso que volví a tomar la alabarda por la base, alargando su rango al máximo. Me lancé hacia mi oponente en carrera y volví a tensar los músculos del brazo con toda mi fuerza. Justo al tenerlo en rango, abanique con todas mis fuerzas buscando hacer una de mis técnicas más mortíferas de todas.

- ¡Tormenta de leyenda!
Freites D. Alpha
Mensajes :
601

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm79/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (79/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm145660/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (145660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Omega Hoy a las 3:57

En un movimiento a la desesperada, Alpha sacó lo que parecía una hoja blanca rectangular. Se agachó, la piso y la estiró como si fuese de goma, cubriéndose tras ella. ¿Qué era eso? Tenía una especie de dibujo de un... ¿martillo? Atsu apretó igual el gatillo y vació el cargador contra el pequeño. Las balas impactaron y comenzaron a detonar con furiosos estallidos. Pese a los destellos de luz constantes, el agente se percató de que algo iba mal. El principal motivo es que no debería estar viendo las explosiones. ¡Se suponía que tenían que explotar tras atravesar la carne, no antes! Entonces el cargador se agotó y Omega vio el problema. Aquella cosa blanca seguía intacta, y frente a Alpha había un montón de trozos de metal retorcidos y humeantes sobre la sal. Aquel material... ¿había bloqueado las rondas MST? ¿Qué clase de truco era ese? Retrocedió unos metros con el geppou, empezando a notar las piernas agotarse, y se posó en la duna.

- Si quieres ver más, verás más - respondió con un gesto fiero - Eres un necio si te preocupas por tu ropa en mitad de una batalla. Subestímame así y morirás antes de que pueda mostrar mi verdadero potencial.

No parecía que el pequeño pirata fuese a continuar usando como escudo activamente aquella cosa, pues pasó a empuñar la alabarda y se puso un protector en la boca como el de los boxeadores. Omega inspiró hondo y se colgó el fusil de la espalda. Aquel cargador estaba vacío y el otro había gastado casi todas sus balas en las primeras ráfagas. Era hora de cambiar de táctica. Cambio de posición, poniendo su cuerpo en un ángulo y cubriendo su rostro y pecho con los antebrazos, con los puños cerrados y listos para golpear. Una alabarda... el problema de ese arma sería el rango. Pero si combinaba el kenbunshoku con su kamie podría esquivar el golpe y aproximarse lo suficiente para iniciar un contraataque.

- Ven a por m...

Entonces vio algo en la mirada de Freites que le arrancó un escalofrío. Algo oscuro y terrible que se ocultaba tras la apariencia de un cuerpo pequeño y joven. La máscara cayó y vio lo que realmente era: el violento demonio que se ocultaba tras aquella sonrisa excitada y actitud despreocupada. Podía verlo, sí. Iba a matarle. Contemplar aquellos ojos era como ver a la Parca. La certeza de su muerte inminente le golpeó como un rayo. Pudo ver perfectamente la alabarda trazando un arco en el aire y seccionando su cabeza como una guadaña siega trigo. El terror recorrió como un calambre todo su cuerpo y le paralizó. Cualquier sentido de la táctica, cualquier concentración y capacidad de análisis se perdió en la oleada de pánico. Se agachó y cubrió tras los brazos, tensando todos sus músculos en un intento de protegerse.

- ¡Tekkai!

El golpe le dejó sin aliento. Su defensa fue totalmente quebrada y la violencia del asalto lo lanzó por los aires. Sobrevoló la duna en la que estaban y llegó a la siguiente, atravesándola de parte a parte y estampándose contra una tercera. La que había atravesado comenzó a deshacerse parcialmente, con ríos de sal arenosa corriendo por sus laderas. El agente abrió sus ojos con esfuerzo, aturdido. Ambos brazos le sangraban por un corte de la alabarda. Le dolía todo el cuerpo por el impacto de la onda y haber atravesado la duna. Además tenía decenas de cortes de la sal en la cara, brazos y piernas, superficiales pero que escocían a horror. "Es duro, sí. Ha quebrado tu voluntad." Echó mano del interior de su túnica y sacó un vial con un líquido rojo y una píldora negra. "Ha destrozado tus defensas." Se la metió en la boca y la tragó bebiendo el líquido. Eran una pirula y una poti de vida. "¿Vas a dejar esta ofensa pasar impunemente?"

- No.

El agente se levantó. Algo había cambiado en él. Estaba magullado, su ropa ensangrentada y, sin embargo, parecía más dispuesto a luchar que antes. Sus ojos, normalmente de un hermoso color verde, ahora se habían vuelto carmesíes, y una sutil aura rojiza envolvía su cuerpo. Apretó el puño y respiró varias veces hondamente. Clavó su mirada en el ahora distante pirata.

- Voy a disfrutar haciéndote daño.

Se lanzó a por él corriendo por el aire. Con el kamisori, recortó distancias en un instante. Preparó el puño derecho como si fuese a golpearle con este, pero no era su intención real. Alpha seguía teniendo la ventaja del rango con su arma. Primero tenía que ocuparse de ella si quería llegar al cuerpo a cuerpo. Un brillo metálico recorrió su mano y su antebrazo cuando concentró su busoushoku haki, protegiendo su cuerpo, y lanzó un golpe contra la hoja de la alabarda para intentar desviarla hacia un lado. Entonces aprovecharía el hueco en la defensa para situarse justo delante suya y apuntarle con el dedo índice de la mano izquierda, pasando el recubrimiento de haki a esa mano.

- Shigan.

Golpeó con la velocidad de una bala, directo al pecho de Alpha. No iba al corazón, no quería matarlo. Aún no. Primero tenía que sufrir. "Primero debe conocer tu poder. Hazle daño. Devuélvele el que te ha hecho." Casi podía oír la risa gozosa de la voz de su otro yo. Atsu sonrió, no con felicidad, sino con una mueca violenta y agresiva.
Omega
Mensajes :
268

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm64/150Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 3qaWnZm66580/1000000Alfa y Omega, principio y fin [Alpha-Omega - Privado] 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.