¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 2 Mar 2022 - 16:41}

El agente leyó el informe con interés. Parar variar, le había asignado una tarea curiosa. Normalmente se daba esa clase de asignaciones a los agentes más veteranos, pero habían decidido dársela a él con motivo de la formación de su nuevo escuadrón. Su tarea era poner a prueba las capacidades de una nueva aspirante a la agencia. Había completado ya su instrucción y todas las pruebas previas. Por lo que decían sus anteriores examinadores, destacaba en las tareas de inteligencia y tenía un alto grado de conocimiento de medicina y ciencia. Tampoco eran despreciables sus habilidades de combate, donde destacaba en el uso de armas de filo.

- Jefe, ha llegado - dijo Ray, entrando en la estancia.

- Que pase.

Ray era un chico joven y corpulento, de aspecto nervioso y pelo negro y tieso. Era uno de sus subordinados. Estaban en la nueva base que el Gobierno les había asignado, un edificio en la plataforma petrolífera de Big P. La base tenía dos plantas y sótano, con suficientes habitaciones para tener a un grupo nutrido de gente viviendo permanentemente allí, gimnasio, sala de estar y sala de juntas, entre otras cosas. Lo más interesante, sin embargo, era el sótano, donde tenían unos calabozos y una sala de interrogatorios. Estaba bastante contento, era un lugar bastante cómodo. Podría ser más espacioso, pero se apañarían bien.

- Bienvenida - diría una vez hubiese entrado - Puedes llamarme agente Omega. Seré tu supervisor en esta última tarea.

Si la chica superaba la prueba, tenía permiso para ofrecerle un puesto en su división. Le vendría bien dado que de momento solo estaban RAL, Therese y Ray. Una persona más implicaría más gente para las operaciones, lo que las haría considerablemente más fáciles. "También será más cómodo a la hora de tomar prisioneros" dijo la voz pragmática, con lo que Atsu estaba de acuerdo. En algunas misiones se había encontrado con que no eran suficientes como para completar todas las tareas y vigilar a un prisionero a la vez, entre otras dificultades. Curiosamente, la tarea que iba a asignarle tenía que ver con prisioneros. Iba a poner a prueba su capacidad como interrogadora. En la última operación había capturado a un contrabandista ligado a la Revolución. Tenía pendiente sacarle todo lo que supiera antes de disponer de él. Dejar que se encargase la nueva era una buena manera de comprobar sus habilidades, pues por ahora el prisionero se había mostrado reticente a hablar. Aún no había sacado la artillería pesada, claro, pero por ahora ya auguraba ser un hueso duro de roer.


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 2 Mar 2022 - 19:41}

Ese día, Julianna se levantó pronto. Puso la alarma bastante antes de lo necesario y salió para poder ir al gimnasio antes de que llegara nadie. Hizo su rutina en relativo silencio y volvió a su habitación mientras la base despertaba a su alrededor.

Llevaba un par de semanas en Big P, una enorme plataforma petrolífera a cargo del Gobierno. No le gustaba particularmente. El olor a chapapote la desagradaba y lo diminuto de su habitación le hacía sentirse algo encerrada. Muchas veces Jack había terminado por compartir cama con ella; no le gustaba rozarle por accidente.

Había pasado ahí la última fase de su formación como Agente y por lo que le habían dicho, solo le quedaba una prueba antes de ser considerada una miembro de pleno derecho en lugar de una mera aprendiza. Estaría a cargo de un superior y, esencialmente, tendría que seguir sus órdenes. La mantuvieron en vilo durante un par de días… hasta la noche anterior. Cuando le explicaron la naturaleza de la tarea Julianna simplemente asintió. Tenía sentido; se había preocupado de explicarle al hombre que la había captado para la Agencia hasta dónde llegaban sus conocimientos y las prácticas que había realizado en el pasado. Pensar que no había influido en su contratación sería inocente y un poco estúpido.

Regresó a su cuarto tras darse una ducha y, con cuidado, extendió sus instrumentos en la cama. La funda recordaba a la de los cuchillos de cocinero y en realidad, el formato era bastante parecido. En lugar de cuchillos, sin embargo, había colocados varios escalpelos, tenazas, un pequeño martillo y otros instrumentos que llevaban con ella no pocos años. Los limpió a conciencia y afiló aquellos que lo necesitaban. A su lado, Jack la miraba un tanto sombrío. Había tomado la última pastilla dos horas atrás, al despertar, y no pretendía tomar otra hasta terminar la tarea. No le gustaba que Jack le mirase trabajar; no aprobaba del todo lo que estaba haciendo. Sabía que quería protegerla, pero precisamente por eso podía ahorrarle el espectáculo. Se iría desvaneciendo poco a poco y si había controlado bien el tiempo, se habría ido para cuando tuviera que empezar.

-Aunque me eches, voy a seguir aquí.

Julianna sonrió, pero no le respondió. Tenía razón, claro. Siempre la tenía.

Se presentó con sus herramientas bien guardadas y el uniforme negro pulcramente colocado en la sala que le habían indicado. Le dio su nombre al agente Ray y aguardó a que le dejaran pasar. Se encontraban en un pequeño despacho, no muy lejos de las salas de interrogatorios en donde desempeñarían su labor. Sus ojos se agrandaron un poco al ver a su superior; lo reconocía, claro. Era muy conocido dentro de la agencia. No tenía duda de que aprendería mucho bajo su mando. Oyó a Jack bufar a su lado mientras lo pensaba, pero no le prestó atención. En su lugar, esbozó una sonrisa cortés y le tendió la mano al Agente Omega.

-Es un placer, señor. Julianna Shelley, a su servicio.

Miró de reojo a Jack, que seguía de brazos cruzados, apenas un segundo antes de devolver la mirada a su superior.

-Me han informado del cometido que tenemos por delante. Estoy lista para empezar cuando lo requiera.
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 9 Mar 2022 - 2:03}

Omega le devolvió el saludo con un apretón de manos, evaluándola. Era evidente por el tacto de su mano que era una persona experimentada. No tenía las manos suaves de una persona que hubiese llevado un cómodo trabajo de oficina, y eran menos rugosas que las de un artesano. Era fuerte además. Estaba seguro de que Julianna ya había visto su dosis de acción, o que como mínimo, había tenido un entrenamiento muy riguroso. Ambas cosas encajaban con el hecho de que hubiese sido captada por la agencia. Tras soltarle la mano, se encogió de hombros y dijo:

- No hace falta que me llames señor ni que me trates de usted. Vas a hacerme sentir viejo - añadió una suave risa para quitar peso a la situación - No debo ser mucho mayor que tú, y las formalidades innecesarias no van conmigo. Eso no es la Legión. Mientras me trates con respeto, me llega.

Era cierto que no era una persona que considerase necesario actuar todo el rato de una manera estrictamente formal. De hecho animaba a sus subordinados a hablarle de igual a igual y expresar su opinión, e incluso cuestionar sus planes cuando consideraban que realmente eran errados. Estaba dispuesto a discutirlos y explicarles por qué eran el mejor curso de acción. Sin embargo, en ese momento estaba exagerando esa faceta suya únicamente como parte de la prueba. Quería ver cómo reaccionaba Julianna a aquello. Evidentemente reflejaría su respuesta en la evaluación psicológica de la prueba. Además de eso, siendo amistoso cabía la posibilidad de que bajase la guardia y se confiase. Eso también era parte de la prueba, por supuesto.

- Sígueme, por favor.

Salió de la habitación y la guio por los pasillos de la instalación en dirección al ascensor al sótano. Toda la base disponía de energía eléctrica alimentada por el generador de la plataforma, y poseían un generador de emergencia propio. Entre otras comodidades tenían agua corriente, calentador eléctrico y calefacción. En el momento en que entraron al ascenso, Omega pulsó el botón del -1 y puso su dedo en el lector de huellas. En la pantalla salió una confirmación y el ascensor comenzó a bajar.

- Tu objetivo se llama Odion. Es el líder de un grupo criminal asentado en Arabasta. Llevan tres años en activo, traficando con armas. Principalmente armas de fuego y explosivos caseros. De momento se ha mostrado reticente a hablar; eres libre de usar los métodos que consideres convenientes siempre y cuando obtengas la información. Contactos, clientes, proveedores, posibles jefes, almacenes, escondites, puntos de entrega. El pack habitual.

Evitó mencionar que sabían que estaba vinculado a la Revolución. Si se lo pusiese solo en bandeja, estaría evaluando únicamente si era una buena interrogadora. Para tener madera de agente hacía falta un poco más que eso. Ahora verían cómo de astuta era. Salieron del ascensor y se dirigieron a una puerta donde ponía "sala de interrogatorios." La sala era grande, espaciosa y estaba bien equipada. En el suelo había un sumidero para limpiarla más cómodamente tras usarla. Atado a una silla metálica les esperaba Odion. Era un hombre moreno y calvo. En otro momento había sido muy apuesto, pero su piel estaba deformada por las heridas recientes y manchada de sangre seca.

- Todo tuyo.


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 9 Mar 2022 - 11:22}

El apretón de manos fue firme y mecánico; lo había hecho muchas veces antes. Ante sus palabras, Julianna esbozó una pequeña sonrisa. En la esquina Jack la replicó, observándolo todo cruzado de brazos.- Si ese tipo supiera. –Le oyó decir. Ignorándolo, respondió al Agente.

-Es una vieja costumbre, todavía estoy trabajando en ello.- Su sonrisa se ensanchó un poco. Era simpático, pero seguía siendo su jefe. No creía que pudiera evitarlo.- No parece mayor, y no creo que lo sea. Quédese con que es mi manera de mostrarle respeto, Agente.

Le siguió y durante un rato, caminaron en silencio por los pasillos del lugar. Cuanto más se adentraban, más disminuía el olor a petróleo. Jack, a su lado, se iba volviendo más y más taciturno. Sabía que dentro de poco deberían despedirse. Aprovechando que iba detrás de Omega, Julianna le dio una pequeña sonrisa de aliento. Solo sería un rato.

Llegaron al ascensor, dirección el sótano 1. Julianna nunca había estado ahí; no tenía acceso ni nada que hacer, hasta ahora. Sabía que era donde se guardaba a los prisioneros y se llevaban a cabo los interrogatorios. De alguna manera, cuanto más se acercaban, más tranquila se encontraba. Todo el proceso era… familiar.

Prestó especial atención a la información. Sacando una pequeña libreta del bolsillo, anotó con pulcra letra lo que se le había pedido, palabra por palabra: contactos, clientes, proveedores, posibles jefes, almacenes, escondites y puntos de entrega. Bien. Lo tenía todo.

No tardaron mucho en llegar a la sala de interrogatorios. La puerta tenía un pequeño cristal desde el que se veía el interior, suponía que podría cerrarse desde dentro. Ella aprovechó para examinar la sala desde fuera. Era limpia y estaba mejor iluminada que la última vez que había hecho eso, pero curiosamente la estructura era la misma. Tenía una silla para ella, un soporte metálico donde podría dejar sus herramientas, un grifo y máquinas que sabía que no iba a utilizar. En el suelo había una rejilla que ayudaría con la limpieza. La única diferencia era que en lugar de una camilla, el prisionero se encontraba en una silla metálica. Arrugó la nariz por un instante, antes de apartar la vista del lugar. Encontró a Jack en una esquina. Apenas se le veía ya. Le dijo adiós mentalmente y empezó el ritual que le habían enseñado muchos años atrás.

Se ató el pelo en una coleta, apartándolo de su cara. Se colocó guantes en las manos y comprobó que la funda de sus herramientas estaba bien cerrada; nada se había movido por el camino. Antes de entrar al lugar, se giró hacia su superior y le miró a los ojos.

-Quiero avisarle de algo ahora, para que no piense que lo digo al finalizar como una excusa; este hombre no va a hablar hoy, o al menos no va a decir todo lo que tiene que decir. Puede que lo diga mañana, puede que lo haga pasado. Antes de una semana, tendrá todo lo que quiere saber en un informe convenientemente redactado en su mesa. – Hizo una pequeña pausa, antes de decidirse.- Por otro lado, si fuera posible, me gustaría traer una camilla para el prisionero, en lugar de una silla metálica. Ayuda en el proceso.

Una vez todo estuvo listo, entró en el lugar. Inmediatamente, sus hombros se relajaron. Jack ya no estaba, pero no importaba. Recordaba las palabras del Doctor, acompañándole en cada paso. Dejó sus herramientas en el soporte metálico y empezó a examinar al que ahora era su paciente con milimétrico cuidado. Tenía varias heridas, laceraciones en varios estados de curación o infección, sangre seca y no pocos moratones. O ella no era la primera a la que llamaban o había peleado hasta el final. Agarró un trapo limpio y llenó una jofaina de agua. Lo mojó y poco a poco, empezó a lavarle la cara.

-Buenos días. Odión, soy la agente Shelley. A partir de hoy, voy a estar acompañándote todos los días. Imagino que sabes por qué estoy aquí.

Le costó un poco reaccionar, pero vio que sus ojos le seguían por la sala. No dijo nada, pero cuando limpió el trapo y volvió a la carga, intentó escupirle a la cara. Julianna lo esquivó con gracilidad y continuó haciendo su trabajo, sin decir nada. Le limpió y cosió una a una todas las heridas. Le lavó el cuerpo y se aseguró de que no tuviera infección, pústulas, arañazos u otras cosas que no hubiera notado antes. Siempre que fuera posible, había que empezar con un lienzo limpio. Por último, sacó sus herramientas. Abrió la funda y las repasó una vez más, una a una. No había prisa. Odión estaba mirando. Al final, agarró su escalpelo favorito y, antes de empezar, miró a Omega buscando confirmación.

No era su Doctor, pero algunas costumbres eran difíciles de erradicar.
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 9 Mar 2022 - 18:11}

¿Una camilla? Tenían, por supuesto. Así como un potro, una doncella de hierro y otros aparatos menos tradicionales. Mientras se dirigía a un armario metálico al fondo de la estancia, se preguntó qué pretendería hacer Julianna. ¿Tenía pensado tardar más de un día? Se le ocurrían varios motivos. El primero es que su tortura fuese psicológica y pretendiese destrozarlo totalmente antes de interrogarlo. El segundo, que fuese una perfeccionista y fuese a interrogarlo exhaustivamente aunque hablase a la primera para asegurarse de que decía todo. Aún así, tanto tiempo le parecía mucho para ese caso, salvo que pretendiese espaciar las sesiones de tortura. Eso le haría mella psicológicamente. El tercer posible motivo era que hubiese anticipado que Odion era un objetivo difícil y se estuviese mentalizando para un trabajo complicado. Eso encajaría con cómo lo había expresado. Escogiese lo que escogiese, él estaría allí para observarla y evaluar su labor. Abrió el armario y sacó una camilla plegable, la montó y la acercó al centro de la sala.

- Primero lo curas. ¿Juramento médico? - preguntó, con curiosidad.

Sabía que muchos doctores tomaban un juramento por el que se comprometían a salvar vidas, independientemente de quién fuese su paciente. Era poco habitual en la Legión o la Agencia, sin embargo. Al fin y al cabo, era un juramento que demasiado a menudo se interponía en el cumplimiento del deber. Ayudó a desatar a Odion y mantenerlo inmovilizado mientras lo pasaban a la camilla. El criminal intentó resistirse y revolverse, pero Atsu era más fuerte. Lo obligó a tumbarse y lo inmovilizó con ataduras de cuero. A lo mejor Julianna prefería tenerlo de otra manera, pero ya sería cosa de ella decidir cómo tratar a su "paciente." Se alejó, cogió un portapapeles, un bolígrafo y un documento en blanco de uno de los armarios y se sentó en una silla a observar.

- Cuando quieras.

Mientras tanto comenzó a rellenar el informe con los datos puramente burocráticos: fecha, nombre y rango del agente al cargo, nombres y rangos de los agentes de la operación (en este caso, solo Julianna), objetivo del operativo y toda esa clase de datos necesarios para tener el documento apropiadamente archivado. Tras pensarlo por un momento, cogió una segunda hoja para tomar notas en sucio. "La aspirante muestra educación y respeto a la autoridad." Se detuvo y se preguntó cómo expresarlo mejor... o más bien, cómo interpretar la forma de actuar de ella. ¿Le trataba de usted por simple costumbre, como había dicho? ¿Por cómo había sido su educación? ¿Era una de esas personas obsesas con el respeto a la autoridad? Le había llamado la atención. Levantó el bolígrafo del papel y prestó atención al trabajo de la chica. Mientras lo hacía, descolgó un den den mushi de la pared.

- ¿Agente Chi? Parece que vamos a estar un rato largo aquí. ¿Puedes traerme un café? - miró a Julianna - ¿Tú quieres algo?


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Jue 10 Mar 2022 - 10:42}

Su superior trajo una camilla. Tras terminar de curarle y limpiarle, ayudó a pasarle a la camilla. El hombre se revolvió, lógicamente, pero por suerte para ella el Agente Omega era fuerte y entre los dos no tuvieron problema en reducirle. En esa etapa del proceso era lógico hasta cierto punto, pues el prisionero no había terminado de entender lo que le estaba sucediendo. No tardaría en ser consciente de ello. Ante la pregunta de Omega, Julianna no pudo evitar sonreír. Sabía lo que era el juramento médico, por supuesto, pero ella no había pisado una escuela en su vida. Antes de responderle, se dirigió a Odión.

-Ciertamente. Se me olvidó decirlo, pero durante este tiempo me acompañará el Agente Omega. Su responsabilidad es supervisarme y asegurarse de que hago un buen trabajo.- Esbozó una pequeña sonrisa.- Has resultado ser mi examen de graduación. Sin embargo, no tienes de qué preocuparte; te trataré igual que a todos los que han pasado antes bajo mis manos.

Antes de empezar, se giró hacia Omega. Era preferible disipar las dudas que tuviera y en realidad era la pregunta perfecta para empezar a explicarle a Odión en qué consistiría la rutina. Se sentó a su lado, mirando de frente al Agente a través del prisionero y aprovechó para elevarle de forma que quedara sentado, un poco reclinado. Así podría ver bien.

-No he tomado el juramento hipocrático. No creo que fuera capaz de tomarlo, en realidad. Para cualquier trabajo es necesario tener una superficie limpia, al menos tanto como sea posible.

Con el escalpelo, acarició la piel del antebrazo del prisionero, haciendo que la mirase.

-Atiéndeme. No vas a morir. No te voy a dejar. He limpiado y curado tus heridas. Todas las que te haga hoy, te las curaré antes de marcharme. A partir de ahora, estoy a cargo de tu dolor, de tu sufrimiento y de tu alivio.- El hombre sonrió y la miró como si fuera un cachorrito. Claramente, le había malentendido. No importaba. No era el primero que pensaba que lo decía por su bien, que estaba intentando ahorrarle el mal trago para buscar su cooperación. Nada más lejos de la realidad.- Te lo explicaré una sola vez, así que recuérdalo bien. Mucha gente cree que no le importa morir; es más habitual en gente como tú. No obstante, va a haber un momento en el que te des cuenta de que eso no es cierto. No quieres morir, solo quieres huir. Y tras eso, una vez trates de habituarte y te des cuenta de que eso no es posible, llegará el momento en el que quieras morir. Es importante que, cuando llegue, me avises. Podríamos seguir durante horas, pero es tu cabeza lo que me interesa y si esa no funciona, no me sirves de nada. Si me mientes o tratas de ocultarlo, lo sabré. Créeme. No te compensa.

No le creía. Era irrelevante. Miró a Omega con tranquilidad.

-Un té negro, por favor.

Era todo lo que necesitaba. Cogió aire y, con pulso de acero, realizó la primera incisión en el brazo.
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Jue 10 Mar 2022 - 17:06}

La respuesta Julianna le causó un escalofrío que logró ocultar. Vaya, era mucho más fría de lo que había anticipado. "Superficie de trabajo", "examen", ¿lo veía siquiera como a un humano? Tal vez no. Torturar era una tarea difícil. Requería una combinación de empatía para saber cómo quebrar la mente de la víctima y de distancia emocional para que la experiencia no afecte al torturador. Algunos torturadores simplemente trataban de rebajar a la víctima al nivel de un ser infrahumano para no empatizar y poder llevar su tarea sin molestias. Sin embargo, esa clase de torturadores eran malos interrogadores. Hacía falta entender al torturado para evitar creerse una mentira dicha sólo para frenar la tortura, o para conocer los límites. Y algo le decía que, pese a que Julianna no sentía compasión por su torturado, entendía perfectamente la posición en que estaba. Y eso era aterrador.

- Trae también un té negro, por favor - dijo antes de colgar.

La chica comenzó a hablar con su víctima. Odion no pareció tomarse muy en serio las amenazas de Julianna. Ciertamente podían parecer casi una bravuconada. El contrabandista había demostrado ser muy resistente a la tortura y al dolor. Ray había pasado un par de horas con él el día que llegaron a la base, sin lograr arrancarle nada salvo insultos. El submarino, palizas, tortura por hipotermia... nada funcionó. Cierto era que Ray era un torturador impaciente. Atsu probablemente podría haberle sacado algo más con el suficiente tiempo, pero tras llegar el encargo había decidido reservarlo para ella. Desde el punto de vista de Odion, la tortura no funcionaba con él. Sin embargo, a medida ella hablaba, Atsu se iba sintiendo crecientemente incómodo. Sabía que estaba siendo sincera. Hablaba con la voz de alguien experimentado que había repetido ese proceso muchas veces antes. Aquella mujer era una perfeccionista de la tortura. Iba a destrozarlo sin piedad y esperar pacientemente a que su víctima perdiese la voluntad de vivir. Y solo entonces le preguntaría lo que quería saber.

- Vete al infierno - espetó Odion tras el primer corte.

Uno no iba a ser suficiente para hacerle gritar. ¿Pero cuánto tardaría en romperse? El agente miró el portapapeles y pensó en qué escribir a continuación, pero no le venían las ideas. Necesitaba su café para concentrarse y ponerse al trabajo. "Su frialdad es admirable. Terrorífica, pero admirable" dijo la voz pragmática. "Podrías aprender mucho de ella." Ciertamente ya le gustaría tener el nivel de frialdad que tenía ella, aunque al mismo tiempo no quería perder su humanidad de esa manera. El espectáculo que estaba viendo no era agradable. Aún no era terrible, pero sabía hacia dónde se dirigían y eso era aterrador. Pero no iba a desviar la mirada o excusarse. "Deberías aliviar el sufrimiento de Odion. Sabes que esto no está bien." Esta vez habló la voz ética. Atsu quería estar de acuerdo con ella, pero su deber estaba claro. "Es una buena torturadora, ¿no? Eso es lo que debías comprobar. Todo lo que tienes que hacer es hablar con Odion a la noche y convencerlo de que hable. Puedes hacerlo." Sintió dudas. No debía interferir con la prueba, pero al mismo tiempo... ¿estaba bien, por el bien de un examen, permitir esa crueldad cuando podían obtener la información de formas más expeditivas? "No deberías interferir. Sabes bien que eso sería una negligencia de tu deber. Sabes además que interferir con una tortura es mala idea. Obtener la información es tu prioridad." La voz pragmática volvió a imponerse, aumentando las dudas de Atsu. Mientras ambas voces discutían el curso de acción correcto en su mente, la puerta de la sala se abrió y entró Therese, su mano derecha. Era una mujer joven, de pelo rubio recogido en una coleta y con un uniforme de agente negro. Llevaba una bandeja con dos tazas que dejó en una de las mesas.

- ¿Estás bien? - preguntó ella en voz baja, ofreciéndole la taza.

Mierda. ¿Tanto se le notaba? En ese momento se dio cuenta de que estaba sudando. Sacó su pañuelo y se limpió el sudor de la frente. Después, se lo guardó y aceptó la infusión.

- Estaré mejor después del café. Una mala noche - se excusó, encogiéndose de hombros.

Therese le miró no muy convencida, pero no replicó. Se quedó mirando el examen sin hablar para no distraer a la examinada, y tras un rato, salió sin hacer ruido.


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Vie 11 Mar 2022 - 10:01}

Julianna sonrió al oír al prisionero.

-Ya he salido del infierno. La última vez que pasé por ahí vi que lo habían reformado.

Era un chiste que nadie más en la sala iba a entender, pero a ella le hacía gracia igualmente. En el infierno, las calles de su infancia, todo era negro y rojo. En su casa no había luz y de todas formas prefería cerrar los ojos cuando su padre adoptivo se acercaba. Cuando iba a ayudar al hospital, siempre acababa cubierta de sangre de los pacientes. Era allí donde había aprendido a coser por primera vez. La curva de aprendizaje había sido… dura, pero necesaria. Y la última vez que había pasado por allí, todo había cambiado. Las calles estaban limpias y el hospital funcionaba adecuadamente; ya no necesitaban reclutar a cada niño hambriento que pasaba por allí.

Continuó haciendo cortes metódicamente, ignorando un poco tanto al paciente como a su instructor. Sabía que le estaba doliendo y también que seguramente ni se acercara a lo que había tenido que soportar antes de que llegara ella. De todas formas, no era un paso que se pudiera saltar a la ligera. Poco a poco, fue traspasando las diferentes capas de la piel y haciéndolas a un lado, para poder ver lo que había debajo y continuar su expedición. No iba a parar hasta toparse con el hueso.

Les interrumpió una mujer joven, que traía las bebidas. Julianna le dio las gracias con una sonrisa y se topó entonces con la expresión de su instructor. No supo descifrarla a la primera, pero el susurro que oyó por lo bajo ayudó a ello. Aguardó a que se marchara, mientras seguía cortando. El prisionero empezaba a gritar y ya le había insultado un par de veces. Normal; los cortes en músculo eran bastante diferentes de en la piel. Pero habían llegado al final y podía ver el hueso expuesto para todo el que quisiera verlo. Y, por suerte, el prisionero se calló en cuanto ella decidió hablar; puede que fuera un bravucón, pero él también estaba viendo su propio hueso.

-Agente Omega, ¿sabe cómo ha avanzado tanto la medicina? En gran parte, se debe a experimentos ilegales. Inicialmente hechos en cadáveres, muchos de los avances de la medicina moderna y en particular de la cirugía se deben a experimentos y pruebas hechas en cuerpos vivos. Es lógico, pues para saber cómo arreglar algo, primero hay que saber cómo funciona. Y aunque un cadáver puede dar muchas pistas, lamentablemente no es comparable a verlo en funcionamiento.

Se levantó, tras asegurarse de que el prisionero estaba bien sujeto a la silla y no podía moverse. Había esterilizado bien la zona y delimitado el corte, así que incluso con una herida tan profunda abierta, no corría riesgo de infección. Fue a por el té que le habían traído y dio un pequeño sorbito antes de regresar y mirar a Odión a los ojos.

-Yo aprendí medicina, la aprendí de verdad con gente como tú. Y nunca viene mal repasar un poco. ¿Tienes curiosidad, Odión? ¿por saber cómo funciona alguna parte de tu cuerpo? Podemos arreglarlo, pero si no creo que continuaré con los básicos.

Cogiendo el vaso de té y un cuenta gotas, dejó caer exactamente tres en el hueso al descubierto. No era más que agua, pero estaba tan caliente que el hombre chilló nada más le rozó. Se pasó en seguida, por supuesto, porque una gota no era suficiente como para dañar el tejido. Si lo era, sin embargo, para que sintiera como si se derritiera, por un breve momento. Dio otro sorbo y volvió a apartarlo.

-Vamos a continuar. Antes de irme,- añadió, mirándole a los ojos de nuevo. Esta vez logró que el criminal no apartara la mirada.- te cerraré las heridas. No tienes nada que temer; quedarás sin una sola cicatriz. Sin embargo, volveré mañana. Y pasado. Y cada día que pase, menos posibilidades tendrás de salir indemne. Queda a tu elección.

Apenas pudo completar la última frase antes de que el hombre empezara a gritar, esta vez mirando a Omega.

-¡Está bien, ESTÁ BIEN! HABLARÉ JODER, HABLARÉ.

Julianna le creía, pero solo en parte. Diría algunos datos y esperaría a ver si llegaba para espantarla, pero sabía que no serían suficientes ni en broma. Sin embargo, cogió su libreta y un bolígrafo y dejó que Odión tomara la palabra.
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Sáb 2 Abr 2022 - 14:19}

Pese a la lucha que se estaba librando en su mente, Atsu mantuvo el tipo. Las dos voces se enfrentaban, lanzándose acusaciones y planteando escenarios en que cada una de las opciones de la otra llevaban a conclusiones terribles. Atsu no sabía a quién escuchar. Había argumentos razonables y otros más forzados en ambas conciencias. Elegir entre deber y ética era difícil. Se suponía que para eso le habían entrenado; se le había enseñado a dejar a un lado sus convicciones y cumplir las órdenes sin dudar. Pero ningún entrenamiento podía despojarte totalmente de tu humanidad sin causar traumas psicológicos, y tener agentes mentalmente sanos era lo mejor. De todos modos, ¿podía considerársele mentalmente sano? Por suerte para él, no tendría que responder esa pregunta aún. Julianna había acudido a su rescate proporcionándole otra cosa en que pensar.

- No soy médico titulado, pero tengo conocimientos de anatomía y medicina. Diría que lo bastante profanos como para no considerarme un profano en la materia. He oído hablar de esos experimentos - asintió - aunque aún no había conocido a nadie que hubiese aprendido mediante ese método.

Experimentación en sujetos vivos... con razón Julianna era tan fría. Estaba ya acostumbrada a eso. Pero al igual que el entrenamiento del Cipher Pol nunca llegaba a anular totalmente tu empatía, se preguntó cómo sería en el caso de Julianna. ¿Tendría también reparos que simplemente silenciaba, o estaba totalmente tocada del ala? Estaba seguro por las reacciones de Odion que él seguramente diría la segunda opción. Atsu en cambio sabía que nada era tan blanco y negro. Había estado a ambos lados del cuchillo y sabía que un torturador también sentía el dolor de su torturado, incluso cuando se negaba a reconocerle como un ser igual a él. Arqueó una ceja cuando vio al traficante romperse y empezar a confesar. Echó un trago al café y volvió a coger la hoja y el bolígrafo.

- Soy... jefe de una operación de tráfico de armas. En la Ruta del Rey. Tengo... tenía tres docenas de subordinados y dos navíos. Mi suministrador es un fabricante legal de Water Seven. Nos daba una parte de su producción.

Odion siguió dando especificaciones de su operación: medios de transporte, rutas, contactos... parecía estar siendo exhaustivo, y al mismo tiempo Atsu sabía muy bien que estaba guardándose mucho. No había mencionado a la Revolución. Y era posible que estuviera mintiendo. Uno de los peligros de la tortura era que el torturado simplemente dijese lo que el torturador quería oír con tal de librarse del tormento. Fuese o no verdad. Sin embargo ahora tocaba que Julianna juzgase por su cuenta. Dejó que anotase todo lo que el criminal decía mientras él mismo tomaba notas sobre el desempeño de la chica. Una vez terminó y la chica empezó con la finalización de la sesión, Atsu se levantó, recogió sus cosas y salió para esperarla fuera.

- Ahora me gustaría escuchar tus conclusiones sobre la sesión de hoy - le diría, una vez ella hubiese salido y cerrado la puerta - ¿Qué piensas sobre lo que has visto y oído?

Una vez Julianna hubiese hablado, salvo que tuviese preguntas la despacharía para que hiciera lo que quisiera el resto del día.

- Nos veremos mañana. Puedes hacer uso de las instalaciones a tu gusto.


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Dom 3 Abr 2022 - 13:59}

-No era una escuela al uso.- Dijo Julianna mientras se encogía de hombros.- El médico que me enseñó llevaba años torturando a prisioneros para su señora y… supongo que no sabía de qué otra manera enseñarme. Conocía lo básico cuando llegué a él pero con su ayuda aprendí cosas que no habrían logrado enseñarme en ningún otro lado.

Miró con ojo crítico a su propio prisionero. Parecía que su pequeña historia había logrado distraerle un poco del dolor, pero eso era bueno. Tarde o temprano saldría del trance y el cambio no iba a ser agradable.

Agarró su libreta en cuanto el prisionero anunció que hablaría. Vio a su superior hacer lo mismo, pero igualmente se aseguró de escribir correctamente cada dato que soltaba. Le pidió que repitiera algunos nombres y, por último, buscó la lista de datos que le había pedido el Agente Omega. Los más mediocres parecían cubiertos. Le había dicho esencialmente lo mismo que él; era un traficante de armas de Arabasta y su proveedor un comerciante legal que les pasaba una parte de la producción. Tenía almacenes, horarios, algunos puntos de entrega y escondites. Faltaban posibles jefes y otros proveedores, pero de momento Odión estaba actuando como si él fuera el cabecilla de la operación.

Eso no tenía sentido. Le habían pedido esa información, en gran parte, porque la operación seguía en activo. De lo contrario no la necesitarían, ya la tendrían. Y si seguía en activo, alguien había recogido la antorcha de Odión… o él no lo había sido en un primer lugar. Entendía que tratara de aparentarlo, porque si ella se detuviera ahí probablemente les darían tiempo a mover su operación a otro lugar o a arreglar encargos con otros proveedores. Por desgracia para el criminal, no iba a ser tan sencillo. No obstante, en lugar de decírselo, esbozó una pequeña sonrisa.

-Gracias. Seguiremos mañana.

Como siempre, recogió antes de irse. Cerró su brazo, utilizando puntos disolubles para las heridas internas e hilo de sutura para las últimas capas de piel. Desinfectó todo y le ató con esmero una venda a lo largo de toda la lesión. Por último, le dio una pequeña inyección para ayudar con el dolor. Que sufriera en su celda no le servía de nada; era mejor que fuera consciente de lo bien que estaba cuando ella no estaba cerca.

-Pueden llevárselo cuando lo vean conveniente.

Recogió sus instrumentos, salió de la celda y aguardó las palabras de su supervisor. Se limitó a preguntarle al respecto, pero ella ya sabía lo que quería decirle.

-Creo que retiro mis palabras iniciales. Tendrá el informe en su mesa la noche de pasado mañana. Sé que se está guardando cosas de forma activa, pero eso es bueno. Hay todo un patrón detrás de las mentiras que está gestando; una vez se rompa, no será capaz de reconstruirlo y simplemente… acabará de hablar. De llenar los huecos.

Fue a marcharse, pero en el último instante se giró. Todavía recordaba la primera cara que había puesto cuando había empezado con el prisionero. No quería que pensara… ¿qué, exactamente? De repente se encontró algo perdida y frunció el ceño. Le habría gustado que Jack estuviera ahí, pero para eso antes tenía que marcharse.

-Agente, yo… nunca rompo algo que no pueda arreglar.- Suspiró.- Puede que aquí no se estile demasiado, pero no es más que un método como otro cualquiera. No hago heridas permanentes, siempre que puedo evitarlo. En cualquier caso… pretendo hacer un buen trabajo, simplemente.

Algo nerviosa, inclinó brevemente la cabeza antes de marcharse. No tenía claro a dónde había querido llegar con esa retahíla, pero lo que sí sabía es que quería una ducha y un té caliente antes de nada. Por suerte, aún quedaba bastante día por delante.
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {Miér 4 Mayo 2022 - 0:59}

Por un momento casi se sorprendió. A ratos le era difícil imaginársela como una persona normal, haciendo cosas como salir con amigas, disfrutando de una mañana tranquila con una taza de té y un libro o teniendo remordimientos e inseguridades. Era normal, todo lo que había visto por ahora de ella era cómo torturaba fría y sádicamente a un prisionero. Las primeras impresiones son malas para hacerse una imagen certera de cómo es realmente una persona.

- Hacemos lo que debemos - contestó - la única diferencia que podemos hacer es cómo llevamos a cabo nuestro deber. En cualquier caso, buen trabajo.

Le hizo un saludo informal con la mano y se dio media vuelta para irse a su taller. Cómo llevar a cabo el deber... si tomaba esa vara de medir, él era peor que ella. Demasiadas veces había tomado la vía fácil o rápida pudiendo haber causado menos daño tardando un poco más. Y tantas otras veces se había dejado llevar. Verla torturar a Odion había sido duro, pero en el fondo, estaría siendo un hipócrita si la juzgara por ello.

Al anochecer, una vez hubo terminado con su sesión en el taller, se dio un paseo por la base. No lograba quitarse de la cabeza la imagen de la mano de Odion, y la muy cierta promesa de que Julianna volvería al día siguiente. "Sabes cómo llevar a cabo tu deber haciendo el menor daño posible." Era la voz ética la que hablaba. "Ve a su celda y convéncelo de que confiese todo." No podía negar que se sentía tentado. Sin embargo, eso sería interponerse en el buen curso de la prueba de Julianna, y si dejaba pasar a alguien que no se había probado del todo... podía estar poniendo a una persona que no era competente en un puesto de responsabilidad. Tras un rato dudando, decidió irse a su cuarto a leer antes de que acabase cometiendo un error.

Al día siguiente, tras desayunar una buena cantidad de tostadas con mermelada y una taza de café recién molido, se fue a dar órdenes de que moviesen a Odion a la sala de interrogatorios. Él, mientras tanto, se fue al gimnasio y comenzó con su entrenamiento matutino. Que el prisionero tuviese que esperar favorecería que se pusiera nervioso. Probablemente al estar atado a la camilla iría recordando todo lo que había pasado el día anterior. Como le estaba pasando a él con tan sólo pensar en ello. Contuvo un suspiro y continuó con su ronda de abdominales.


La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] 9yozn8Y
La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] BCw1GFM
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] Empty Re: La última prueba [Julianna-Omega] [Privado] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.