¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Miér 14 Sep 2022 - 0:14}

—Veo tu apuesta y subo diez doblones —dijo el señor calvo de más de dos metros lanzando con desdén las monedas al centro de la mesa, donde ya había una cantidad considerable.

—Sé reconocer un farol cuando lo veo, abuelo —le respondió el peliblanco, unas tres cabezas más pequeño, desde el otro lado de la mesa.

Arrastrando cincuenta monedas más al montón terminó por sonreir, y el corrillo de diez señores de mediana edad que se había formado hacía un rato largo dejó soltar un largo aspaviento sorprendido. La cara del rival del enano se tornó un tanto agresiva, de muy malas pulgas podría uno decir. Pero el peliblanco no dejó de sonreir en ningún momento, y tras unos segundos en los que el calvo no dijo nada, lanzó sus cartas a la mesa. El otro hizo lo mismo sin perder un solo momento su gesto. La sonrisa felina de Yuuki se transformó en una más real, y fue recogiendo el montón de más de trescientas monedas de oro que había delante suya.

—No pasa nada hombre, no siempre se puede ganar, ya verás cómo vas mejorando.

El grandullón se puso de pie de golpe, lo que mandó a volar la silla varios metros detrás suya, y se quedó mirando al enano. El corrillo se había alejado un par de metros de ellos y estaba muy callado, pero aún seguían observando con detenimiento, y es que en su mirada se podía ver un candente deseo de que se alguien se partiese de madre, aunque en ese momento fuese un niño. Y es que el garito de mala muerte en el que había acabado Yuuki en busca de información era bastante de mala muerte incluso para un lugar dominado por el bajo mundo. Si mirabas con atención podías hasta ver el filtro de película mafiosa de los años cincuenta.

El ambiente se estaba empezando a poner demasiado tenso —excepto para Yuuki, que tenía una mezcla de que se la sudaba bastisimo y que no se enteraba de nada— cuando de repente el señor se empezó a reir a carcajadas. El resto de la sala siguió la risa de forma vaga, como si no supiesen si tenían que reirse o no, aumentando en fuerza hasta que era más o menos constante.

—Me caes bien, chaval, los tienes bien puestos para la edad que tienes —acabó diciendo mientras daba un golpe a la mesa, la cual crujió de más, aunque gracias al cielo pareció aguantar—. Lo prometido es deuda, querías saber sobre el wolframio, ¿no? Mira, te comento...

Aaahh, sí, actividades ilegales nada más empezar la semana, lo que a mí me gusta.





VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Jue 15 Sep 2022 - 19:48}

Odiaba este sitio. Lo odiaba con toda mi alma. En Dark Dome ya me había mosqueado la falta de vida natural en la ciudad, pero es que este sitio era mil veces peor. Para empezar vivían en una cúpula, bueno, enfásis en el pasado porque algún idiota la había roto y ahora estaban en una carrera a contrarreloj para que la zona habitable dejase de serlo en menos de lo que canta un gallo. Fuera de aquí, todo estaba muerto o muriéndose, cosa que por lo que fuera no me gustaba. Por eso en cuanto había podido me había ido a algún sitio para poder relajarme y no tener que pensar en que estaba en el peor lugar del mundo.

De esta manera me había topado con este bar, uno de los que me gustaban a mí. Uno en los que hay gente interesante, ya sea por idiotas o por buenos. De hecho, parecía que alguien ya se estaba encargando de hacer las cosas más divertidas ya que conforme iba pasando por la estancia, tuve que coger una silla al vuelo para evitar un golpe. Me fijé de dónde provenía, viendo a un chaval bastante pequeño enfrentando la mirada con un hombre que le sacaba tres cabezas por lo menos. De forma instintiva me cayó bien el joven peliblanco, no se veía intimidado e incluso parecía ni ser consciente de la tensión que no tardó en disiparse cuando la habitación se llenó de la carcajada del adulto. A ese tipo igual un par de cajetillas de tabaco menos al día le irían bien a la voz, esa risa parecía más bien un motor de combustión fallando. No dudé en acercarme, escuchando por encima la conversación.

-Así es, como te digo, lo de la cúpula ha sido un movimiento más que pensado. Entre la confusión, el Gobierno Mundial está aprovechando para comprar material a mucho mejor precio el wolframio a cambio de materiales de construcción, básicamente les han cogido por los huevos. O venden a ese precio o la lluvia acabará arrasando con la ciudad.- De alguna manera, este acto tan deplorable le hizo gracia, soltando una risa igual de seca y cruda que la anterior.- Por supuesto, los bajos fondos no se han quedado quietos y están aprovechando esta salida masiva de material para colar sus drogas y otras mierdas de forma más discreta. En fin, en la miseria, los más astutos siempre salen beneficiados.

Con eso pareció darse por satisfecho ya que se levantó del sitio y tras rascarse el culo se despidió del crío, diciendo que iría a la barra a seguir con su bebida. Aproveché el asiento vacío para ocuparlo antes de que el albino se fuera, sonriéndole amistosamente. Era curioso, en esta ruta a Sabaody parecía que la droga y la corrupción fluían como el agua, igual el chaval sabría algo más si había estado investigando.

-Soy Yor D. Krein, un placer.- Me introduje de buena gana, soltando una pequeña risa.- Vaya conversación te ha dado el tío ese, perdón, no he podido evitar escuchar. Supongo que soy un imán para los problemas. Igual sueno un tanto entrometido, pero… Dime, ¿por qué estás buscando esta información? Igual podría ayudar.

Decidí ir de frente, no tenía sentido intentar ser sutil. Sobre todo porque la sutileza no era mi mayor virtud precisamente.
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Jue 15 Sep 2022 - 21:41}

Esa información era increíble. O al menos lo sería si no fuese porque Yuuki estaba peladísimo. Es decir, acababa de ganar a lo mejor cinco millones de berries en doblones de oro... Pero esa era su conversión hacía como cincuenta años, ahora mismo solo servía para coleccionar o para apostar en lugares de mala muerte como aquel sitio. Tampoco es que al peliblanco eso le importase, no es como si supiera nada de todo esto, él seguramente usaría aquellas monedas para fundirlas y hacer armas con ellas. Pero bueno, no todo era malo en aquel punto, aún así consiguió suficiente con lo que seguir adelante.

O ese era el plan hasta que alguien, justo antes de que se pudiera levantar, se sentase en su mesa. Estuve a nada de decirle que ya había jugado diecisiete partidas seguidas y que no tenía ganas de más, pero se le adelantó. Le dejó hablar, y su cara, aunque de verdad le estaba atendiendo, daba la sensación de haberse quedado en blanco mentalmente. Cuando terminó se quedó procesando un par de segundos. No es como si no tuviese un motivo para no decirle lo que buscaba, al fin y al cabo no era nada ilegal... Aún.

—Me gusta hacer armas, y el tungsteno es un material increible con el que trabajar. Lo utilicé una vez en un examen de herrería de alto nivel, pero en general es demasiado raro como para tratar con él de forma usual— Movió una mano de lado a lado como mientras se echaba las monedas, ya guardadas en una bolsa, a la espalda—. Y como es una de las principales importaciones de este lugar, quise enterarme un poco de cómo funcionaba la cosa.

Yuuki se levantó, y aún de pie apenas le superaba en altura a Yor, lo cual aunque fuese muy triste no hizo más mella de lo normal en él. Señaló con el pulgar hacia la puerta del lugar y le sonrió.

—Yo voy a ir yéndome, que tengo que pensar aún qué voy a hacer ahora, si quieres venirte te hago hueco en el grupo; de momento somos yo y esta increible bolsa de oro falso —sonrió de medio lado de forma perezosa, casi como si le diese vergüenza reirse de la mierda de intento de chiste que había hecho—. Por cierto, soy Yuuki, un placer— Sus ojos se quedaron fijos en el infinito, casi se podía ver su cerebro cargando información—. Por cierto, ¿tú qué andas haciendo por aquí? Es decir, yo vale, valoro suficientemente poco mivida como para estar en esta isla dejada de la mano de dios, ¿pero tú? Pareces algo más decente.

Es decir, no es como su fuese mentira del todo. En comparación al resto de gente de la isla, que se agrupaban en trabajadores, gente turbia o con pinta de matados de barrio y comerciantes, Yor parecía estar bastante fuera de todos esos grupos. Bueno, quizá el de comerciante. Si tenía suerte quizá podría incluso quitarse de encima aquellas monedas y conseguir dinero suficiente para no tener que robar el tungsteno y salir corriendo de la isla como un putisimo desgraciado. Sí, eso estaría increiblemente bien





VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Sáb 17 Sep 2022 - 15:51}

Fue en ese momento que por fin entendí lo que era el wolframio. Un poco decepcionante ya que tenía nombre de ser un animal extraño o una comida exótica, pero era un simple metal. Bueno, algo de interés debía tener si había tanta gente que quería meter sus zarpas en ese material. Fuera como fuera al menos también había sido capaz de escuchar la información del tío. Entre que su personalidad no es lo que llamaría sutil y que parecía ir ya un poco bebido, no había intentado mantener un tono de voz interior. Tampoco es como si la gente de este local fuese trigo limpio en primer lugar, seguramente ya estarían al tanto de todo esto. Por suerte, parecía haber tenido la suficientemente buena impresión con el chico ya que me invitó a su grupo.

-¿Yo? Bueno, es una historia un poco complicada, pero para resumirlo, necesito enterarme de cómo funciona un poco el mundo. Así que una vez acabé sin querer en esta ruta a Sabaody, he ido dejándome llevar por la corriente y estoy encontrando a mucha gente muy interesante, parece por ahora que tú también eres una de esas personas. El caso, necesito toda esta experiencia para convertirme en el Rey de los Piratas.

Cuando terminé de decir aquellas últimas palabras, la reacción en el bar no fue nada disimulada. La mayoría fueron risas burlonas, aunque hubo un par de personas que simplemente se me quedaron mirando unos segundos antes de volver a lo suyo. No me importó demasiado, ya estaba acostumbrado a todo tipo de reacciones cuando lo decía en voz alta. Ignoré al resto y le sonreí ampliamente al albino, poniéndole una mano en el hombro cuando me levanté.

-El caso, esto que te traes entre manos parece interesante y podría acabar bien, así que te ayudaré y me uniré temporalmente a tu grupo. No te preocupes, puedo serte de ayuda.- Al decir eso solté unas pequeñas llamitas por la boca mientras mis ojos se tornaban totalmente negros, con unas pupilas amarillas de salamandra. Lo suficiente para no llamar la atención de los borrachos y que el menor viese bien un pequeño bocado de mis habilidades.- Eso sí, soy horrible con los planes, así que espero que tengas algo en mente.

Tomé entonces la iniciativa, saliendo del bar llevándome al chico prácticamente a rastras. Sin embargo, en cuanto salí, pronto el aire casposo y el ambiente seco y caluroso me dio en toda la cara. Era una mezcla de lo más desagradable y pronto tuve la reacción física encorvarme un poco como si tuviese un gran peso encima.

-No sé tú, pero odio este clima y esta isla… Si me encuentro con el payaso que rompió la cúpula, pienso explicar bien.
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Dom 18 Sep 2022 - 10:28}

Sus palabras iluminaron el rostro del peliblanco de una forma que pocas cosas hacían en la vida, y es que que quisiera ser el rey de los piratas implicaba una cosa: no importaba el nivel de ilegalidad que tuviera su plan, él no se iba a meter en medio para impedírselo. Además, la pequeña muestra de su poder le llamó lo suficiente la atención como para que no perdiera el hilo de lo que estaba diciendo, lo cual agradeció porque estaba a punto de quedarse dormido.

—Bueno, espero no defraudar, no es que yo sea demasiado interesante. Y bueno, tampoco esperes que te ayude demasiado con lo primero, yo también acabo de salir de mi isla como quien dice y no me entero de la mitad de lo que pasa a mi alrededor. El mundo es raro y tiene demasiadas normas, ugh.

Quizá se enteraría mejor de las cosas si prestase atención a la gente que se las cuenta, pero bueno, así es Yuuki, qué le vamos a hacer. Al final acabaron por salir y Yor comentó en voz alta lo mismo que Yuuki había pensado al llegar a la isla. Le puso la mano en el brazo, como intentando compartir su dolor y hacerle entender que no estaba solo.

—Ya somos dos, compañero, ya somos dos.... Llevo aquí desde ayer y te juro que me quiero putísimo matar, no te haces a la idea de lo que me ha costado dormir hoy. Y encima los trajes me dan urticaria, así que tampoco puedo usarlos— Se le quedó mirando un par de segundos y, antes de seguir, sonrió—. Y creo que tengo el plan perfecto. Bueno, es una mierda de plan, pero tampoco es que a mí se me de bien; soy herrero, no jugador de conflictsickle.

Pero en realidad sí que era un buen plan, o al menos en la teoría. Rato antes de conocer a Yor ya había logrado algunas perlas de información bastante jugosas tanto en respecto a los altos cargos como a los trabajadores del lugar. Con los primeros, ciertamente, no tenía muchas ganas de meterse —al menos de forma directa, al fin y al cabo lo iba a hacer igual si robaba en su isla—, pero los segundos, por otro lado... Tampoco tardaron demasiado en llegar a la casa que el calvo le había dicho, un lugar cochambroso que parecía mantenerse en pie por un milagro y ser de los edificios más antiguos de alrededor. Yuuki miró de reojo a Yor después de tocar la puerta, respiró profúndamente y, mientras rezaba porque saliese bien, le susurró una sola cosa: sígueme el rollo.

—¿Puedo ayudaros en algo? Estaba a punto de marchar, está a punto de empezar mi turno.

La voz de la señora que se asomó por la puerta estaba masacrada por los años y años de trabajar en la mina con la toxicidad del ambiente, voz de camionero que dirían algunos, pero aún así mantenía un tono amable y candente. Ya estaba entrada en años, y teniendo en cuenta lo horrible que tenía que ser el lugar para la salud, no le tenía que quedar demasiado a la señora. Pero lo importante era quién era: una de las "jefas" de los trabajadores, de las que más experiencia tenía y a la que muchos acudían.

—Sí, perdón que te moleste, Lara, pero tenemos a un nuevo y me han pedido que te diga que le muestres un poco el camino a la mina y le vayas explicando un poco cómo funciona todo. Por encima, tampoco te preocupes demasiado. Yo estaré acompañando hoy para asegurarme de que todo vaya bien, ya luego dejaré de molestar.

¿Funcionaría? Solo dios lo sabe, porque desde luego que Yuuki no.






VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Jue 22 Sep 2022 - 14:42}

Miré la mano del chico y luego a este, sonriendo levemente. Hacía tiempo que no me encontraba con alguien agradable de primeras, eso sin añadir que por primera vez estaba mirando a alguien hacia abajo, mi altura nunca había sido mi punto fuerte. Muchas cosas no eran mis puntos fuertes la verdad… El caso es que la naturaleza despreocupada y extravertida del chico, me hacía sentir un poco mejor entre toda la mierda que había en la isla, sobre todo compartiendo opiniones como era el caso.

-Yo he llegado hace poco así que todavía no he tenido que dormir aquí, pero sé que lo voy a pasar igual de mal.- Me confundió un poco oír el juego ese, no tenía ni idea de qué era, pero decidí no comentar nada al respecto.- Bueno, entonces seguro que nos lo vamos a pasar muy bien haciendo lo que sea que tengas en mente.

Lo seguí tranquilamente, respirando más de este desagradable ambiente. Sin embargo, no tardamos demasiado en llegar a nuestro destino, pillándome por sorpresa las palabras del chico. Antes siquiera de que pudiera protestar, la voz de la mujer chocó contra mis oídos. Casi podía ver cómo su voz luchaba contra años y años de polución para salir de la garganta de esta. Parpadeé nerviosos un par de veces cuando la mirada de la trabajadora se posó sobre mí, no sabiendo muy bien qué decir. Me di un pequeño pellizco para salir del bloqueo y le sonreí.

-Sí, disculpe por las molestias, estoy deseando entrar al trabajo para poder llevar dinero a mi hogar y este es el primer turno que estaban dispuestos a darme, no quería molestar.- En parte, el nerviosismo que sentía podía ayudarme un poco con el engaño.

El tiempo que se quedó callada me puso los pelos de punta. Simplemente me miraba sin decir nada, se quedó unos segundos mirándome la cicatriz de la cara para luego pasar de un lado de la mejilla a otro lo que pensé que era un chicle hasta que escupió en el suelo una masa oscura de lo más asquerosa. Eso fue lo último antes de volver a hablar, ya con la decisión tomada.

-Tengo que ir a la mina de todos modos, así que mientras el nuevo no sea demasiado pesado, no veo el problema. Eso sí, no quiero ni una queja y más te vale prestar atención, no voy a repetirme.

Ya que la misión parecía ser muy importante para Yuuki, me callé e intenté enterarme más o menos de lo que decía. La verdad no era muy interesante así que tuve que poner mucho de mi parte para no despistarme. Solo me decía cosas relacionadas con este trabajo que realmente no tenía. Por tanto, era información inútil. El camino iba empeorando conforme nos alejábamos de la zona residencial, no había tanta preocupación por limpiar los caminos y la basura junto con una capa de algo negro se había amontonado sobre las cosas. Cuando finalmente llegamos a nuestro destino, vimos una entrada a una mina que a pesar de que los tablones de madera que la sostenían parecían antiguos y a punto de colapsar, seguía en pie.
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Dom 25 Sep 2022 - 11:50}

La señora se notaba que llevaba haciendo aquello años y años largos puesto que fue comentándole al supuesto nuevo trabajador Yor absolutamente toooooooodo de lo que se tenía que preocupar allá abajo, desde normas de seguridad hasta el uso correcto del pico o de los microexplosivos pasando por otros cientos de cosas que dejaron a Yuuki flotando en ese inmenso mundo suyo en el que no escucha a nada y a nadie. "¿Estaría lloviendo ácido allá arriba? Es decir, justo cuando bajamos no estaba, pero sería una putada que al salir estuviese. Hostias, al final no me pasé por aquella tienda de comida, ¿estará abierta pa' cuando salgamos? Espero que sí, tenía buena pinta. ¿Qué le pasa al pelo de este chaval? Es como..." Y así durante la casi hora que les duró el camino a allí abajo por los túneles que había desde la ciudad.

—Bueno, eso es todo, aunque lo imprescindible son la seguridad y que saques bien el mineral, todo lo demás ya se va aprendiendo bien con el tiempo— Señaló hacia uno de los túneles—. Id por ahí, esa ruta no es muy compleja y está bien para empezar, yo ya me iré por mi lado.

Se despidió de los chicos con la mano mientras se iba por el tunel contrario. Yuuki se quedó en el sitio moviendo la mano hasta que dejó de verla en su periferia de visión. Entonces empezó a moverse. Sacó un par de herramientas que había pillado de no se sabe muy bien dónde y se puso en marcha por el tunel, tirando de la ropa de Yor.

—Esta es la nuestra. Entramos, pillamos u intensos de material, una horita o así y salimos, infalible, ¿qué podría salir mal?

— — Una hora y media después — —

—¡Son ratas topo peludas gigantes! ¡Están por todos lados, evacuad, evacuad!

Yuuki miró a su compañero fijamente, sujetando bien fuerte el saco con el mineral sin moverse un solo ápice. Había que decir que aquella mierda pesaba un huevo, su densidad era absurda en comparación a la de otros metales, pero eso era lo que lo hacía interesante para el peliblanco.

—A ver, quizá sí que pueden salir cosas mal... ¡Cuidado!

De la pared que estaba a la espalda de su compañero empezó a abrirse un agujero y de este a toda velocidad un ser bastante más grande que una vaca, totalmente rosa sin pelo alguno más allá de la de los bigotes que parecía bastante cabreada por alguna razón. El peliblanco se interpuso casi por instinto recubriendo el hombro y brazo con escamas de energía. El golpe apenas lo notó, pero lo mandó volando contra otra pared contra la que chocó con fuerza; tampoco se hizo daño, pero aquellos bichos tenían una fuerza interesante.

—¡¿Qué opinas del maltrato animal?! —gritó lanzándose contra la rata pegándole una patada en el costado.

¿Tendrían demasiados problemas saliendo de allí? Solo el tiempo lo diría, pero una cosa estaba clara: o salían con el tungsteno o no saldrían.





VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Dom 25 Sep 2022 - 12:54}

Me despedí de la mujer con la mano, sin decir nada. En cuanto estuvo fuera de mi campo de visión me apoyé contra la pared y suspiré mientras me salía humo, de forma literal, de las orejas. ¿Por qué tenía que ser tan exageradamente detallada con todo? En principio, en esta farsa era mi primer día. ¿Era tan exigente con todos los nuevos? Pues pobre de ellos, no le desearía ni a mi peor enemigo una turra tan aburrida como esa. Lo peor es que parecía que había sido el único que la había sufrido, Yuuki, de algún modo que había envidiado durante todo el trayecto, había desconectado el cerebro y parecía no haber escuchado prácticamente ni una palabra de todo lo que se había dicho. Me dejé arrastrar por el chico mientras soltaba un sonido de desesperación.

El proceso de picar la piedra fue mucho más divertido de lo que esperaba. Había algo intrínseco en el hecho de coger un pico y darle tan fuerte a una pared que acaba soltando lo que necesitas. Además, cuando notaba que me estaba cansando, simplemente usaba mi fruta para reforzar mis brazos con más músculo de anfibio. Que resulta que según Jin, las salamandras no son reptiles, sino anfibios, qué curioso. Tardamos un buen rato en conseguir lo que queríamos, pero en cuanto Yuuki dio el visto bueno con las cantidades, nos preparamos para irnos, cada uno con su saco. Era un tanto gracioso verlo coger el saco que era casi tan grande como él y que seguro que pesaba más. Fue en ese momento cuando escuchamos el grito de alarma, inmovilizándonos por completo hasta saber si el peligro era real.

Yuuki fue más rápido que yo, ayudándome a esquivar aquel golpe que se me venía por detrás. Antes siquiera de que pudiera preguntarle si estaba bien, se lanzó al combate con el animal, haciendo que sonriera con diversión. Parecía ser que me había hecho otro amigo con gran fuerza. Reí divertido en ese momento, viendo que el animal se había quedado en el suelo, confundido por el golpe. Paré de golpe de reír al notar como me hundía un poco en el suelo. Miré hacia abajo y vi que otra de estas criaturas estaba excavando para arrastrarme hasta las profundidades. Por instinto hice crecer mis alas, pero no fue más que un intento inútil, todavía no se habían regenerado del todo por el corte que me habían hecho en Pucci.

Di un salto en el momento justo que dos brazos salieron a cogerme de las piernas. Como tenía las manos ocupadas, hice crecer mi cola y di un giro para coger inercia y que el coletazo que le di luego al topo fuera más efectivo. Sin pensar mucho más, enrosqué la cola alrededor de la cintura del albino para alzarlo un poco en el aire y llevármelo conmigo. Estábamos en el territorio de esos bichos y si empezaban a venir todos no podríamos con ellos.

-Yuuki, ¡todavía no ha salido mal el plan, solo se ha puesto interesante! Y por mucho que me gustaría ponerme a pelear a tu lado, si a los topos se les ocurre colapsar el túnel sobre nosotros, se nos acaba el juego.

Conforme iba corriendo, tuve que hacer que mis piernas también se convirtieran en las de una salamandra, rompiendo mis zapatos en el proceso. Esto era porque delante, había más topos intentando hacer que el suelo fuese impasable, haciendo agujeros y rompiéndolo. Por suerte, con esta transformación, pude correr por la pared durante unos segundos antes de volver al suelo, los segundos necesarios ni más ni menos.

-¡No sabía que había topos tan grandes! ¡Estos son especialmente feos además!- De algún modo parecieron entenderme, ya que soltaron un desagradable chillido todos a la vez.
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Lun 26 Sep 2022 - 20:46}

Hacía tiempo que Yuuki no se metía en una pelea —aunque esa no fuese contra matones sino con ratas posiblemente mutantes— y se estaba notando en lo tiesos que eran sus movimientos. Y es que la rata aún seguía vivita y coleando y, por lo que parecía, también bastante enfadada. Yuuki levantó los brazos como dirigiéndose a ella de forma amenazadora, aunque no es que consiguiese demasiado teniendo en cuenta su tamaño.

—¡¿Quieres más?! ¡PUES TENGO MÁS!

Pero antes de que pudiese lanzarse a por la rata para destrozarla una cola lo agarró de la cintura y tiró de él con fuerza. Yuuki empezó a gritar "¡Me secuestran las ratas, me secuestran!" en plan colegiala en apuros unos segundos hasta que se dio cuenta que la susodicha cola provenía del propio Yor. Estuve a puntito de gritar "ME SECUESTRA UN HOMBRE LAGARTO, ESO ES PEOR" pero gracias a dios a las dos neuronas funcionales que tiene dentro de su cabeza hicieron contacto en el instante necesario para que se diera cuenta de que lo más probable es que fuese usuario de akuma.

—¡No sé a qué le llamas tú interesante pero créeme que que te coma una rata no es en ninguna situación interesante!

Estaba gritando pero su voz sonaba casi más tirando a entretenido que a enfadado o preocupado de verdad. Los túneles por los que estaban pasando se estaban llenando bastante rapido de aquellos bichos extraños y el peliblanco no dejaba de preguntarse si aquello sería una ocurrencia normal en aquel lugar o es que tenía la peor suerte en varios cientos de kilómetros a su redonda. Es decir, lo segundo era bastante probable, pero una cosa era suponerlo y otra muy distinta estar seguro de ello.

—¡Vale, tú no te preocupes por las ratas que vienen delante! ¡CORRE, CORRE, CORRE!

Yor y las ratas se acercaban peligrosamente a estrellarse de frente, tanto que se podía ver ligeramente a las ratas no entender qué estaba ocurriendo. Cuando apenas estaban a unos metros Yuuki se dijo para sí mismo "¡ahora!" y en ese mismo instante entre ambos grupos se creó un círculo de hielo. Este iba equidistante al peliblanco, el cual controlaba con la mano como si lo mantuviese con telequinesis, e hizo que las ratas chocasen soltando fuertes ruidos de queja y dolor; quién no se molestaría al chocar contra un muro a cincuenta kilómetros por hora.

—¡NO TE DES LA VUELTA Y NO PARES, POR LO QUE MÁS DIOS QUIERA NO PAAAAREEEEEEEEEES!

Yuuki acababa de darse la vuelta y mirar cuantos de aquellos bichos los perseguían. Spoiler alert: no eran pocos y estaban todos muy enfadados.





VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Mar 27 Sep 2022 - 11:39}

-¡Lo dices cómo si alguna vez te hubiese pasado!- Me estaba dejando llevar por la euforia del momento, adoraba encontrarme en este tipo de situaciones-. ¡Y no grites tanto que así va a ser imposible huir de estos bichos!

Por raro que pareciera, confié automáticamente en sus palabras. Había algo en la forma de ser y de actuar de Yuuki que me hacía pensar que tenía las cosas bajo control, más o menos. Después de lo que había visto en las anteriores islas, si el chico había sido capaz de llegar hasta aquí es que como mínimo sabía salir de problemas, aunque ya no sé si de esta misma escala. Es cierto que aún así me sorprendí cuando vi aparecer la masa de hielo delante de nosotros. De todos modos, la risa que solté cuando oí el sonido del choque de los topos contra esta casi superó en volumen al mismo sonido. No pude evitar mirar hacia atrás en cuanto comentó aquello, confirmando con mis propios ojos que, efectivamente, estábamos bien jodidos.

-¡Pero no me lo digas! ¡Así lo único que haces es que lo haga!

Por mucho que pudiese correr para huir de aquí, los topos estaban en su terreno favorito y excavaban a una velocidad ligeramente mayor a la que corría por lo que acabarían pillándonos más temprano que tarde. Por si no fuera poco, delante de nosotros la estructura que había creado Yuuki empezaba a resquebrajarse por los golpes que estaba sufriendo. Pensé rápido para intentar pensar cómo solucionar esto y puede que no fuera lo mejor, pero era lo único que se me ocurría. Le pedí al albino que dejase quieto el hielo y una vez estuvo cerca, solté una llamarada de mis pulmones para ablandarlo un poco y luego le pegué un fuerte puñetazo que hice que estallara en varios pedazos enormes que empujó a los topos que había detrás. Eso también permitió que viese la bifurcación que había más adelante, con uno de los caminos teniendo una carreta que nos serviría bastante. De un salto nos metí a los dos, haciendo que empezara a moverse camino a bajo gracias a la inercia del impacto.

-Vale, vale, dame un segundo que… Que respire… Uff…- Me apoyé contra uno de los lados de la carretilla. Seguíamos en peligro, pero tenía que coger aire.- Por favor, que esto no llegue a un punto muerto…

A pesar de mis palabras, el destino decidió hacerme caso omiso ya que más adelante las vías se acababan en un abismo, abismo al que nos dirigíamos a gran velocidad. De todos modos, igual podía ser mejor opción que dejarnos despedazar por unos topos hambrientos, enfadados y fríos. Cogí al chico y lo envolví en mis brazos para que no se tuviese que comer todo el impacto de la caída.

-¡Perdón! La idea no ha sido buena, ahora habrá que aguantar el golpe, ¡yo te cubro!

Igual en la próxima isla me dedicaré a tomar el sol, esta racha sin duda es preocupante.
Helado-chan
Bucanero
Helado-chan
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {Jue 29 Sep 2022 - 21:42}

Las increibles desventuras de Yor y Yuuki seguían estando tan envueltas en desgracias como al principio, y a cada paso que daban se añadía una capa de absurdez que hacía toda aquella situación, como poco, cómica. En verdad no tenía nada de gracioso que cientos de animales furiosos y hambrientos quisieran devorarte y solo dejar tus huesos, pero tú a todo este momento le pones música de circo y créeme que hila perfectamente.

—Vale, creo que ya estamos a salvo.

Se habían subido a una carreta y aquello junto con esas palabras solo podía significar una cosa: clichés. Y es que así ocurrió cuando en apenas un minuto el tunel dio paso a una gran caverna en la cual no se veía ni el final en horizontal ni, lo que más podía preocupar, en vertical. O al menos a gente que no pudiese volar o, en caso de Yuuki, caminar de forma molona por cualquier superficie horizontal. Justo cuando Yor terminó de hablar abrazó al peliblanco con fuerza, posiblemente para protegerlo de una caída que podría haber sido mortal de otra forma, pero sin embargo Yuuki se impulsó un poco de la carreta y se puso a trotar como si en mitad de la nada hubiera un puente invisible; quien se fijara desde abajo vería como se formaban placas de hielo en el momento justo y evaporándose igual de rápido, creando así la ilusión de que andaba en el aire. El peliblanco ladeó un poco la cabeza para poder ver hacia donde se dirigía y entrecerró los ojos para intentar ver en aquella oscuridad.

—Oye, ¿lo del fuego de antes es algo que puedas hacer así en plan lámpara? Algo de luz me vendría de puta madre para no estamparme contra una pared la verdad.

Las habilidades de Yor eran curiosas cuanto menos, y la dualidad que hacían tanto ellas como él con Yuuki era también interesante: hielo y fuego, albino y moreno, bajo y alto... bueno, quizá esa última no tanto, pero casi. Lo que también hacía gracia era que un señor que le sacaba una cabeza a alguien estuviese aferrado al susodicho para no matarse de una hostia, pero tampoco lo comentaremos demasiado por no herir sensibilidades, supongo.

—¿Es eso luz? No, tu fuego no, eso —dijo señalando como pudo con una mano mientras con la otra aún sujetaba al moreno.

Y es que sí que parecía que se estaban acercando al final de la caverna, aunque si las mates no le daban mal al peliblanco aquella dirección que habían estado tomando era la contraria a la de la ciudad. Cuando el camino volvió a formarse de verdad bajo sus pies Yuuki soltó a Yor y le guiñó un ojo. "Espero que te haya gustado el paseo" soltó en plan broma mientras empezaba a caminar en dirección a la salida, esta vez más calmado sin el inminente peligro de ser devorado hasta morir, aunque aún atento por si tenía que defenderse. Lo miraras como lo miraras, aquel estaba siendo un día, como poco, interesante.






VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:


Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] B4FyQe2

Nyon:

Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] Empty Re: Que no se te encasquille, que da mucha vergüenza [Evento Helado-Dorito] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.