¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

¡Hayato, eso no es un globo! [Henjin to shōjo] Empty ¡Hayato, eso no es un globo! [Henjin to shōjo] {Dom 23 Oct 2022 - 15:49}

Bebías un té en taza de porcelana fina, sentada en tu sillón de mimbre sobre el puente de mando. El Olympus se parecía mucho, pese a todo, al Elysium. Más grande, eso era cierto, con dos cubiertas al aire y una inferior, además de tres niveles de bodegas. Requería más gente para su manejo, pero la distribución seguía siendo muy similar a pesar de todo. Lo bueno de haber tomado un galeón era que había más habitaciones -y que la tuya era más grande, además-, por lo que los cazadores no tendrían que dormir en el barracón con los marineros y había alguna que otra estancia dedicada exclusivamente al ocio. Una biblioteca, una sala de juegos con billar y tenis de mesa, una pequeña salita de cine formaban, junto a un gimnasio de hierros con espacio para ocho personas holgadamente, la oferta de distensión de la nave. Con aquella cacería vuestro nivel de vida había crecido enormemente, aunque sin duda la mayor adquisición era el viejo oficial de Gasso: Zion. Marcus era un hombre simpático pero sobre todo capaz. Entendía tus órdenes con un par de gestos y las traducía a la enorme tripulación de manera precisa y detallada. Se había encargado él mismo de dividir a los marineros en grupos, de asignarles un camastro en sus barracones y, aunque eso había sido bajo tus órdenes, de mover el barracón de las ocho muchachas en la tripulación al castillo de proa, ligeramente más espacioso que su antigua habitación y sin duda más seguro. Ahí, por lo menos, estarían a salvo de Fitzpatrick y Morrison. No te fiabas mucho de que se portasen bien de noche, en verdad.

Estabas leyendo, como de costumbre. Los viajes tendían a ser largos y aburridos; tenías muy poco que hacer además de comprobar una brújula de vez en cuando y medir el viento. Además, solías estudiar las islas antes de llegar a ellas, consciente de que en Grand Line había cosas cuanto menos peculiares. Querías saber como mínimo hasta qué punto eran seguras, más aún: Querías entenderlas. Merveille, por ejemplo, que era la isla inmediatamente posterior a Banaro, entraba dentro de una tipología a la que los autores de aquel tomo habían optado por llamar "isla imposible". Era una forma de llamar a aquellas islas que no deberían existir o cuyas condiciones inexplicables salían de una lógica científica. Solían corresponderse con efectos de frutas del diablo y entraban Punk Hazzard, una isla del Nuevo Mundo, y algunas otras del Paraíso, pero la que te resultaba inquietante era Merveille. ¿Por qué había un archipiélago entero en el cielo? A pesar de los dibujos no terminabas de concebirlo; mucho menos la forma de acceder a él.

- Alice. -Una cosa que te inquietaba de Zion era que, a pesar de su tamaño, se movía en casi total silencio-. Creo que Merveille deberá esperar. Treno ha aparecido.

Desviaste la mirada de tu libro, extrañada.

- ¿Treno? No debería estar tan al oeste. Ese no es su patrón.

- Bienvenida a Grand Line, jovencita. Nada tiene un patrón. Y menos estos días.

Suspiraste. Sabías que tenía razón, y casi te alegraba que la tuviese. Si pasabais unos días en Treno tendrías más tiempo para averiguar cómo se ascendía hasta Merveille. Puede que, incluso, al tratarse de una isla de nubes, descubrieses allí el secreto. Cerraste el libro y diste una señal al contramaestre, que rápidamente organizó el viraje mientras tú recogías tus cosas.

Un rato después, ya estabais atracando en el puerto. Si es que se le podía llamar puerto a aquella extraña plataforma que había bajo la base a la que amarrar los barcos. Por lo menos, estabais.
Sasaki
Vicealmirante
Sasaki
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

¡Hayato, eso no es un globo! [Henjin to shōjo] Empty Re: ¡Hayato, eso no es un globo! [Henjin to shōjo] {Jue 27 Oct 2022 - 13:17}

La mayor parte de las heridas seguían abiertas y con un ligero y constante sangrado. La cara estaba casi cubierta por completo de sangre de varias heridas y lo que era peor, me dolía cada parte de mi cuerpo. No había sido buena idea el largarme en un barco de los bandidos repleto de enemigos. Menos aún estrellarlo contra la costa. Cierto era que me había librado de la mayor parte del impacto con mi habilidad, pero tras aquello no me quedaba nada de energía para hacer nada.

Sin embargo, algo que me había parecido extraño había sido el encontrar el barco de Alice completamente vacío y abandonado en un puerto. Ni su colección de relojes ni nada. Completamente vació. Lo había cogido y como había podido lo había puesto en marcha para comenzar a viajar a la siguiente isla. Me habían dicho que la propietaria y su tripulación habían zarpado en otro barco hacía unas horas.

Durante la travesía había hecho algo similar a lo que hice en el anterior viaje, dejé que el barco avanzase a toda vela, y me mantuve cerca del timón para cambiar el rumbo si era necesario. Sin embargo, y como era normal, el cansancio se apoderó de mí y quede dormido durante unas horas.

Para cuando desperté no sabía si seguía en el rumbo correcto, ya sabía de los cambios de tiempo extraños del Grand Line. Lo que me había sacado del sueño había sido que el subir y bajar del oleaje había cambiado. Como si el barco estuviese ascendiendo contantemente una ola, lo cual era extraño porque no había oleaje intenso cuando me quedé dormido. El tiempo parecía seguir igual, sin embargo, de alguna forma estaba subiendo. Me puse alerta y sujeté el timón para no perder el rumbo, pues no sabía hasta qué punto subiría aquello y parecía que no podía girar en aquel sitio.

Aquello ascendió hasta que de pronto vi una ciudad en las nubes era algo extraño e inverosímil, pero tenía que ser cierto. El dolor de estar en tensión me hacía saber que no seguía dormido. Hice algunos cambios de posición y comencé a recoger el velamen para evitar que volviese a suceder lo mismo que en la otra isla. Con la inercia que llevaba el barco siguió avanzando hasta el puerto que había avistado. Apenas tenía algún barco y parecía tener algo de ajetreo. Antes de ponerme a buscar a mis compañeros lo más importante en aquel momento era encontrar un médico notaba que el cuerpo lo tenía en las últimas.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.