¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Donde está mi superior? [Pasado]Ayer a las 20:24Lumin Maj
Petición de moderación de técnicasMar 16 Abr 2024 - 0:51El Gremio OPD
SkidhbladhnirLun 15 Abr 2024 - 23:31El Gremio OPD
Objetos para el galloLun 15 Abr 2024 - 23:28El Gremio OPD
Ely y sus objetosDom 14 Abr 2024 - 15:40El Gremio OPD
Azadan (Paraiso)Dom 14 Abr 2024 - 15:35El Gremio OPD
Siguiente ronda


Ir abajo
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Vie 15 Sep 2023 - 19:59}

El sol se ocultaba lentamente en el horizonte, teñiendo el cielo de tonos dorados y anaranjados mientras me adentraba en "El Kraken borracho" a las afueras de la ciudad de Dorithia, en el exuberante archipiélago de Greenlyn. El aroma a madera envejecida y a tabaco de pipa recién encendido inundaba mi nariz al cruzar el umbral, se mezclaba con el suave murmullo de conversaciones y risas de los parroquianos que se congregaban allí.
Me deslicé sobre un barril robusto de madera desgastada rezando por que no cediera ante mi peso mientras apoyaba los codos en la barra de roble pulido, y saludaba al camarero con una inclinación de cabeza.

"Buenas tardes. ¿Puedo ofrecerle algo de beber, amigo? ", me preguntó el hombre, con un pañuelo sucio colgando del bolsillo de su delantal blanco.

"Un vaso de agua fría con hielo, por favor ", respondí, sonriendo con cortesía. Nunca había cruzado la entrada de un bar por placer. Mi presencia allí siempre tenía un propósito claro, encontrar a alguien.

El camarero asintió y desapareció tras el mostrador dejando mi bebida en un vaso alto y helado. Aprecié la eficiencia con la que trabajaba; era evidente que conocía bien su oficio.
Tomé un sorbo de agua mientras observaba a los demás clientes. Marineros curtidos compartían sus historias de travesías por el vasto mar del Grand Line, comerciantes que planeaban sus próximos viajes y jugadores de cartas que se gastaban el jornal de un mes en una noche en mesas cercanas. Pero yo tenía un objetivo específico en mente, vetas madre.
Cuando el camarero regresó, apoyé el vaso medio vacío en la barra y le dirigí una mirada inquisitiva.

"Oiga, buen hombre, estoy buscando a alguien. Un navegante y cartógrafo particularmente bueno. He oído que este lugar es uno de sus favoritos. ¿Podría ayudarme?". inquirí.

El camarero frunció el ceño, como si estuviera evaluando si podía confiar en mí. No era la primera vez que alguien entraba buscando información y alguien terminaba muerto, tenía que ser cauteloso.

"Podría ser que sí, podría ser que no", dijo en tono misterioso, "Los navegantes son criaturas curiosas. Algunos se ganan la vida comerciando con riquezas ocultas en los confines del archipiélago, otros son buscadores de tesoros, y algunos simplemente navegan para perderse en la vastedad del océano. ¿A quién está buscando?", preguntó.

Guardé mi expresión serena mientras hablaba, consciente de que cualquier muestra de impaciencia o urgencia podría hacerme parecer desesperado. Tomé otro sorbo de agua antes de responder.

"Estoy buscando a un navegante llamado Orlan, solo se eso y que luce una melena azul oscura como la mar profunda. Me han dicho que es uno de los mejores en estas aguas. Dicen que ha surcado todos los rincones de Paraiso y parte del nuevo mundo y que conoce los secretos que ando buscando. Necesito encontrarlo para un asunto de negocios", sentencié-

El camarero se quedó pensativo, evaluando mis palabras. Luego, asintió lentamente.

"Orlan, ¿eh? Sí, se de quien hablas. Es un hombre de pocas palabras y un sentido innato de la orientación. Pero no puedo darle información sobre su paradero sin una buena razón. ¿Qué asunto tan urgente tiene con él?", me interrogó.

Las luces tenues del bar parpadeaban sobre la superficie del agua en mi vaso mientras pensaba en cómo explicar mi situación sin revelar demasiado. La discreción era clave, así que puse 5000 Berries encima de la mesa, por el agua amigo, dije dando a entender que se quedara el resto por las molestias.

"Muy bien. Espere aquí un momento", dijo mientras se alejaba de la barra. Caminó hacia un rincón oscuro del bar donde un grupo de hombres jugaba a los dados. Intercambiaron algunas palabras en voz baja, y luego el camarero volvió a mi lado. "Orlan accedió a encontrarse con usted. Dice que estará en el muelle 2, al norte de Dorithia dentro de tres días, al amanecer. Pero recuerde, amigo, no trate de engañarlo. Orlan no es alguien a quien quiera tener como enemigo", me advirtió.

Agradecí al camarero su consejo y con una inclinación de cabeza pedí mas agua fresca, seguí bebiendo mientras me relajaba por primera vez en mucho tiempo.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Sáb 23 Sep 2023 - 13:09}

El reino de Greenlyn era un lugar... Era un lugar. Blaze nunca había pisado sus costas, mucho menos sabía gran cosa de ellas: eran islas, como casi todo, y debía tener un rey. Al menos, esperaba que un reino tuviese rey, o sería todavía más confuso. No se le daba especialmente la geografía, y aunque llevaba una libreta llena de información acerca de las costumbres locales y algunas figuras de autoridad le resultaba casi imposible retenerlos sin acudir a ella constantemente. Al menos sabía que cuando escuchase algún nombre relevante lo más probable era que su mente hiciese clic y de golpe lo recordase todo.

- ¿Qué se supone que buscamos? -preguntó Everdeen mientras el comandante dejaba su chaquetón en una percha y se enfundaba en una gabardina negra-. ¿Qué debería decirle a los soldados?

- Alguien ha filtrado documentos com... delicados de categoría Alfa custodiados en Enies Lobby -contestó-. Se han detectado algunas trazas de ellos y han sido rastreadas hasta Greenlyn.

- Vaya...

- Sí.

Blaze acercó las petacas y las guardó en los bolsillos interiores de la gabardina. Luego ajustó la espada al cinturón y colocó la daga al lado contrario, algo más atrasada en vertical por si necesitaba sacarla de manera discreta desde detrás de la espalda. Luego revisó sus anotaciones, esa vez las codificadas.

- El mayor problema es que estamos en una isla marine -prosiguió-. Sabemos que no está en sus manos todavía, pero todo podría saltar por los aires si nos descubren.

- ¿Tienes algún plan?

- Sí.

No era un buen trabajador de equipo, pero sí un gran gestor. Urdía planes muy deprisa y encontraba el lugar adecuado para cada miembro del equipo. Él en solitario, en ocasiones coordinando la operación pero casi siempre a la cabeza, con algo más de control que aliviaba su ansiedad. En esa ocasión no era distinto, y salió del barco un rato antes que el resto de hombres. Igual que Maxwell se ocupaba de centralizar los esfuerzos del equipo Everdeen se mantendría en el barco, den den mushis conectados, mientras el resto se repartían por distintas zonas del lugar. Él monitorizaría y daría las órdenes propicias para que Blaze tuviese información en tiempo real. Llegado el momento, él debía hacerse cargo. Era como trabajar solo, en cierto modo. Cumplía con el dispositivo sin compañeros y una vez recibida la alerta o adquirida la información se pondría en marcha para la segunda etapa.

Callejeó un poco por las calles repasando mentalmente sus apuntes. El lugar que buscaba se llamaba "El kraken" y algo más; no era un nombre extremadamente raro, pero sí estaba fuera de lo común y Dorithia, según sabía, no era tan grande. No se fiaba mucho de ese pálpito, pero decidió confiar. ¿Quizá fuese una taberna marinera? En alguna callejuela secundaria o mismo un callejón, tal vez... O no. Prácticamente fue doblar una esquina y pudo fijarse en la gigantesca cartelería de madera con forma de pulpo y una entrada de tamaño más o menos razonable. Esa era la cueva de los rumores por donde debía comenzar, así que se dirigió hacia ella con una seguridad que no poseía del todo y traspasó el umbral para quedarse durante unos segundos parado en seco, solo observando.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Sáb 23 Sep 2023 - 16:37}

Los minutos se deslizaban con la tranquilidad de la arena cayendo por el cuello de un reloj. Cada bocanada de humo, que inhalaba de mi cigarro liado, parecía llevar consigo los suspiros acumulados de años mientras ardía en mi interior. Fumar no solo me proporcionaba una ilusoria calma, sino que era mi última fuente de placer en un mundo que a menudo se sentía demasiado implacable.

Preparar mis cigarros caseros era un ritual que me conectaba con un tiempo más sencillo cuando las preocupaciones eran menos abrumadoras. Sin embargo, aquel día, el aroma de mi tabaco era horrible en comparación con la fragancia distintiva de un buen tabaco de pipa, una nota especial que flotaba en el aire del bar. Mis ojos, casi como por instinto, se posaron en un barril rebosante de tabaco de pipa macerado, listo para consumir. Junto a él, un conjunto de pipas de espuma de mar a la venta en el expositor de la barra, cada una con su etiqueta de precio.

Jamás había encontrado una pipa de mi tamaño, y eso era de esperar. Era consciente de que con mi tamaño ninguna pipa aguantaría sin arder el tiro de mis pulmones, sin embargo, entre aquella selección, había una pipa que parecía casi lo suficientemente grande. Si bien dudaba que un humano corriente pudiera usarla, claramente estaba hecha para alguien de proporciones enormes, casi como yo.

Llamé al camarero, quien se aproximó con amabilidad. Tras pedir otro vaso de agua con hielo, pregunté por la pipa que había llamado mi atención y por 4 kg de tabaco. El camarero me la trajo con una actitud sorprendentemente cordial y enseguida averigüé el porqué. Era un objeto de belleza inusual, con intrincados patrones arabescos y una caña Churchwarden de ébano bruñido que parecía sacada de otro mundo.

La etiqueta de precio marcaba 80.000 berries, una suma considerable casi descabellada, pero ¿Qué podía hacer? Aquella pipa era una obra maestra. Aunque un tanto pequeña aun, era una maravilla de la artesanía que parecía predestinada a acompañarme en mis días de estudio y trabajo muchos años. Con la resignación de quien cede ante el capricho de su niño interior, saqué diez billetes de los grandes y se los entregué al camarero. "Supongo que esto cubre tanto el tabaco como la bebida, ¿verdad?" pregunté de forma retórica.

"¡Barra libre de agua con hielo para mi buen amigo!", exclamó el camarero con una sonrisa cómplice, aceptando el pago con gratitud.

Estaba a punto de atizar la pipa y disfrutar de mi primera fumada de calidad en años cuando un hombre imponente entró en el bar. Se detuvo en medio de la entrada, sus ojos recorriendo el local como si estuviera buscando algo o a alguien. Era alto, con una apariencia impecable y una mirada que irradiaba autoridad y, en cierta medida, intimidación.

Sin prestarle mucha más atención, encendí una cerilla y prendí mi pipa con una calma casi ritual mientras bebía de mi vaso de agua "on the rocks". Estaba decidido a disfrutar de este momento de indulgencia, incluso si la presencia del recién llegado generaba una tensión sutil en el ambiente del local.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Miér 18 Oct 2023 - 11:09}

Su irrupción no cortó el parloteo de los lugareños -si es que realmente había algún nativo ahí-, pero sí se granjeó alguna que otra mirada de curiosidad y otras tantas de sutil desconfianza. Era lógico, habida cuenta de que era un extraño en medio de parroquianos o, como mínimo, caras conocidas. Muchos se agolpaban en corrillos mientras mantenían conversaciones rozando lo ilegal mientras unos cuantos reían estruendosamente en lo que jugaban a las cartas. Un tipo sospechoso que casi lo triplicaba en altura traficaba con tabaco a la vista de todos con un tabernero muy poco preocupado por los aranceles aduaneros, aunque esa era una práctica habitual en cualquier Estado de la Liga: la indulgencia del sistema a veces animaba, en épocas de crisis o regiones deprimidas, a que la moral de los habitantes se relajase levemente. No recordaba muchas cosas de Greenlyn, pero que el tráfico de tabaco estaba en manos de la aristocracia era un detalle que se mantenía vivo en su cabeza. En parte, quizá, porque estaba en el mismo epígrafe que la venta de alcohol.

No se molestó en ocultar su espada mientras caminaba hacia la barra, pero sí mantuvo sus manos a la vista de la forma más natural que podía. Padre le había enseñado interpretación y, aunque no había logrado nunca subirse a un escenario, había aprendido a impersonar versiones alternativas de sí mismo: Blaze podía notar el corazón palpitante y desbocado golpear contra su pecho, pero Blaze se mantenía firme con una media sonrisa mientras devolvía la mirada a todos los curiosos que posaban la suya en él. Y, si bien Blaze se sentía en peligro alrededor de tanto hombre de virtud cuestionable, Blaze no mostraba un solo ápice de inseguridad o temor. Aunque necesitaba urgentemente una copa.

- Blended malt. Doble. Un hielo -recitó.

No tenía sentido solicitar marca. Aunque reconocía alguna etiqueta en las estanterías muchas otras le eran desconocidas, y no estaba ahí para tomarse un trago relajado; no había tiempo que perder. Quizá por eso cuando llegó el vaso dejó unos billetes sobre la mesa y bebió el contenido de un solo trago.

El efecto fue inmediato. Aun consciente de que tardaría unos instantes en comenzar a sentir el relajante ardor de una ligera borrachera el tomar consciencia de ello resultaba hasta cierto punto gratificante. Se permitió el lujo de relajar el rostro mientras pedía una segunda copa, aunque la dejó a un lado sin prestarle mucha atención mientras curioseaba entre las botellas, ahora sí, tratando de encontrar un nexo comunicativo con el tabernero.

- Es curioso que el Skaliter se haya hecho un hueco aquí -señaló, apuntando hacia una botella-. No muchas destilerías del South Blue consiguen llegar hasta Grand Line.

- Y no se lo ha hecho -contestó con cierto deje de orgullo-, pero mi abuelo era de Baterilla y cuidaba muy bien a sus amigos, y a los amigos de sus amigos. Solo salen diez botellas de su isla de origen cada temporada, y tres vienen a mi casa.

Mentía. Exageraba, más bien. Blaze veía pocas veces una botella de Skaliter, pero estaba seguro de haber comprado alguna vez en una licorería; además, ese licor provenía de su isla natal y sabía que al menos una cuarta parte se embarcaba hacia otros lugares. Quizá en Grand Line no fuese lo más común, claro, pero en el South Blue no era extraño que al menos en cada isla una taberna contase con suministro.

Aun así, sonrió.

- Siempre lo digo. -Asintió, como si estuviese a punto de revelar una gran verdad-. Un hombre querido es un hombre exitoso. Su abuelo debió de ser muy exitoso.

- Lo era. Construyó esta casa con sus propias manos, y nunca se ha caído ni una sola piedra desde que inauguró el negocio. ¿Es usted del South Blue, compañero?

Blaze asintió.

- De unos cientos de millas más allá de Baterilla, muy cerca de la Red Line. Es un lugar pintoresco. -No era de esa zona-. O solía serlo, hasta que llegó el Gobierno Mundial. -El camarero bufó. De haber estado en la calle, Blaze estaba seguro de que habría escupido-. No he podido volver a mi hogar desde que tenía 8 años.

Dio un trago, esa vez suave, a su vaso. Si el tabernero no sabía nada estaba seguro de que los oídos que abundaban en el lugar pronto se manifestarían.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Jue 19 Oct 2023 - 14:22}

Un extraño ingresó al bar, y desde el momento en que cruzó la puerta, pude identificarlo de inmediato, un forastero. Después de todos estos años viviendo en Greenlyn, había aprendido a distinguir a los extraños de los habituales parroquianos o de aquellos que solo pasaban de vez en cuando. Sin embargo, algo en la presencia de este hombre me hizo tomar precauciones. Decidí dejar mi rincón habitual en la barra donde solía fumar y beber, y me dirigí a su vera. Allí, tomé asiento en un taburete vacío al lado del recién llegado, con la intención de evaluar la situación de cerca usando mi haki de observación.

Resolví iniciar una conversación, algo casual para poner a prueba al desconocido y, al mismo tiempo, conocer sus intenciones. "Así que eres de Baterilla", comenté con un tono amigable, intentando establecer un punto de partida para la charla. "He oído hablar de ese lugar. Tienen materias primas interesantes, tanto en lo que respecta a la flora como a la fauna", agregué, esperando que esta mención pudiera ser el comienzo de un diálogo más sustancial. Durante mi conversación con él, mantuve un contacto visual directo, manteniendo activo mi haki para tratar de discernir sus emociones. Nadie podría mantener una calma tan perfecta, como aparentaba el hombre al enfrentarse directamente a mi fealdad, a menos que fuera un maestro del engaño en todo el Grand Line, un individuo insensible o, quizás, el sujeto más formidable de toda la isla.

El forastero llevaba un atuendo impecable: una gabardina de cuero y ropa que estaba notablemente más limpia y elegante de lo que solía ser común en esta parte del mundo o en mis estándares. Aunado a esto, en su cadera colgaba una espada que inmediatamente captó mi atención. No pude evitar sentir curiosidad y entusiasmo al contemplarla. "¿Le importaría si le echo un vistazo a su espada?", pregunté con una sonrisa, intentando romper el hielo y encauzar la conversación hacia un terreno más ligero. "Me apasiona la artesanía de estas armas, y no puedo resistir la tentación de admirar una pieza bien hecha. Son gajes del oficio, supongo", comenté riendo soltando una bocanada de humo hacia la barra, dejando claro que mi interés era genuino y apasionado.

Aproveché el estupor del extraño ante mi abrupto abordaje para beber un largo trago de agua fría y darle una oportunidad de sentirse cómodo en mi presencia. Quería que entendiera que, a pesar de mi actitud cuidadosa, mi intención no era hostil. "Y si no es mucha indiscreción", proseguí, "me gustaría saber qué lo trae hasta nuestra modesta tasca, placer o negocios?. Por lo que puedo recordar, nunca he tenido el placer de verte por aquí", afirmé, tratando de mantener la conversación en un tono casual y ligero. Mi mirada se mantuvo fija en su rostro, y mi haki de observación seguía activo, evaluando constantemente su lenguaje corporal y sus emociones.

El extraño se tomó un momento antes de responder, como si estuviera considerando qué información estaba dispuesto a compartir.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Sáb 4 Nov 2023 - 3:15}

La conversación con el tabernero poco a poco se iba haciendo más fácil. El alcohol en sus venas y la repentina complicidad de compartir mar de origen había hecho la situación bastante cómoda, pero pareció despertar las suspicacias de aquel tipo. El que mostraba su cara deforme y ocultaba una joroba bulbosa bajo su gabardina, el tipo que era tan alto que destacaba aun si tratase de ignorar -que no podría- su horrible rostro. Casi le costó reprimir una mueca cuando lo notó girarse hacia él, pero tan solo arrugó levemente la nariz por unos instantes.

Parecía muy interesado en integrarse a la conversación, o en interrogarlo. En cualquiera de los casos las respuestas de Blaze eran casi automáticas, aprendidas en una metódica retahíla de verdades que ocultaban alguna que otra mentira. Llevaba tanto tiempo haciéndolo que lo difícil llegaba a ser conectar con la realidad sin disfraces. Las misiones que llevaba a cabo siempre exigían ser Ray Nichols, o Albert el pescador de altura... Un sencillo clic y podía adoptar casi por completo un pasado recitado cientos de veces, alterando levemente los detalles que en una memoria común cambiarían con el tiempo.

- Bueno, no por mucho tiempo -contestó devolviéndole una mirada de la forma más amable que pudo a un ser como aquel, aunque no fue capaz de abrir una sonrisa lo bastante cómplice-. Desde los trece años o así viví en el Nuevo Mundo, y aunque me gustaría confirmarle que hay materias excelentes no soy muy ducho en el tema. Casi me cuesta distinguir el buen acero de un hierro barato... A no ser que pueda probarlo, claro.

El alcohol difuminaba los rasgos más horribles del gigante chepudo, de manera que era hasta contemplable. Casi podría decirse que parecía una canción sin armonía, y padre habría tratado de componer una sonata basada en el pentagrama de su frente. No pudo evitar pensar como él por un momento, que todo era hermoso a su manera... Aunque tampoco terminaba de creerlo. De hecho, el alivio que sintió al tener una excusa para dejar de contemplar ese cuadro cubista aun si fuera solo unos segundos le hizo darse cuenta de su propio engaño.

- No tiendo a desenvainar mis armas en entornos amigables -repuso con cierta cautela, si bien tiró de la empuñadura para que la brillante hoja viese la luz por un momento. Era un buen filo; suficiente, al menos-. Mucho menos en negocios respetables. Más tarde puedo visitar su forja, sin embargo. Las buenas armas requieren una pareja y llevo tiempo pensando en casar esta preciosidad.

No mucha gente humanizaba sus armas, perro para Blaze eran casi una extensión de sí mismo. Invierno había llegado hacía una década, quizá más, y lo había acompañado tanto en la instrucción como en todas sus misiones. Discreta, sutil y pulcra. Ágil, era un complemento perfecto a su forma de luchar -lógico, ya que lo había construido a su alrededor- y hasta cierto punto una compañera de vida.

- En cuanto a qué vengo buscando, nunca he entendido por qué alguien debería separar el negocio del placer. Al fin y al cabo, cualquier viaje se vuelve pesaroso si no se planifican tiempos para ambas cosas, ¿no? -La hoja siseó al envainarse de vuelta-. Aunque en este caso se trata de un viaje de negocios, en principio. Prestar visto y place a ciertos acuerdos societarios en diferido; nada muy importante. -Ray Nichols hablaba de sus andanzas criminales como si de acciones empresariales se tratase-. En cualquier caso, tengo algo de tiempo por ahora. Y creo que tal vez podría necesitar una habitación -acotó, mirando al tabernero-. No sé para cuánto, pero un par de noches por ahora sería lo ideal. -Entonces devolvió los ojos al monstruo, curioso-. ¿Puedo preguntar yo cómo un gigante ha acabado como herrero en Greenlyn?

Sabía que no era un gigante, pero era una buena forma de integrarlo en la conversación. Quizá, con suerte, si era tan observador como sugerían las circunstancias, sabría de los extraños en el lugar. Nunca estaba de más un plan b.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Dom 5 Nov 2023 - 20:03}

El extraño apenas mostró una leve arruga en su nariz cuando me enfrentó, una señal de que estaba acostumbrado a ocultar sus emociones y pensamientos. No me preocupaba realmente qué estaba escondiendo, siempre y cuando se convirtiera en un nuevo cliente potencial. En un pueblo como Greenlyn, donde la mayoría de las actividades de forja se limitaban a reparar herraduras y clavos de puertas, la perspectiva de forjar una nueva arma era un desafío emocionante.

Decidí tomar un enfoque más amigable y sugerí la idea de crear una pieza que pudiera gustarle a su otra espada. "Podría hacer una pieza que sea del agrado de su otra compañera, estoy seguro de que lograré que congenien bien", le dije con una sonrisa torcida y sincera. "Las artesanías cuentan historias muy interesantes si se las escucha con atención", agregué, tratando de establecer una conexión con él a través de la conversación banal. "La verdad es que hacía mucho que no me costaba tanto leer a alguien", pensé.

Cuando mencioné mi propia historia, noté un destello de algo que no supe identificar en los ojos del extraño. Le conté sobre mi herencia, cómo mi padre era un gigante de Elbaf y mi madre una humana grande, lo que me convirtió en un ser único. Huyeron de Elbaf debido a la invasión de Kepler y, tras la muerte de mis padres, aprendí un oficio que me permitió ganarme la vida. Greenlyn me ofreció un refugio con su puerto comercial y sus minas, y mi apariencia poco convencional encontró un lugar en la naturaleza salvaje de la zona. Le agradecí por compartir su tiempo con alguien como yo mientras tomaba un largo trago de agua y rellenaba atacando mi pipa de tabaco. Sentí que habíamos establecido una conexión de algún tipo, basada puede que no en nuestra personalidad, pero si que en el tiempo y el lugar que ocupábamos en le universo. Después de un momento de reflexión, me sumergí en el motivo real de mi interés en él. "Perdóneme si le hice tantas preguntas sobre usted", comencé con un tono más serio. "Estoy inmerso en un proyecto empresarial, una ambición para establecer una presencia sólida en Paradise. Puede que llegue un momento en que necesitemos personas fuertes que sepan cómo manejar una situación de riesgo. Por lo que puedo ver, podría ser la persona perfecta para ello".

Le expliqué que si ya tenía un trabajo a tiempo completo, podría ser difícil ajustar horarios, pero no imposible. Por otro lado, si estaba buscando oportunidades, mi proyecto empresarial ofrecía bonificaciones por objetivos, reconocimiento para el empleado del mes y la posibilidad de liderar una propia escuadra de seguridad si se esforzaba lo suficiente. Mientras hablaba, me di cuenta de que estaba vendiendo mi proyecto como si fuera un producto, con confianza y elocuencia. La habilidad de persuasión que había desarrollado a lo largo de los años me sirvió bien en ese momento o al menos esa sensación me daba. Mi objetivo era atraer al extraño a la idea de unirse a mi empresa, y parecía al menos no estar del todo desinteresado en ello, puede que por educación o puede que porque realmente estuviera interesado. Después de todo, la perspectiva de aventuras y desafíos que le permitieran usar su fuerza y habilidades era atractiva, y él estaba demostrando ser un hombre de mente abierta.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Lun 6 Nov 2023 - 16:34}

Mentía, pero Blaze prefirió pasarlo por alto. Desfigurado como estaba no podía decir su edad de forma exacta, pero no parecía especialmente mayor. Quizá cuarenta, un poco menos. Incluso si era un poco más la llegada de Kepler a Elbaf se había dado hacía casi medio siglo. También dudaba que fuese descendiente de gigantes, pero parecía hasta cierto punto convincente que alguien tan demacrado llevase años trabajando en las minas de un reino con medicina tan poco avanzada. Optó, pues, en ignorar por qué nadie mentiría sobre su origen en un silente gesto de hermandad que el herrero nunca sabría que había recibido.

Lo que resultó llamativo -y ante lo que no quiso tampoco fingir indiferencia- fue la oferta de empleo repentina. Mucha gente buscaba asociados de esa manera, o al menos muchos piratas lo hacían, pero no era tan habitual que alguien ejerciese de reclutador para una empresa al abrigo de unas copas, más extraño aún teniendo en cuenta que apenas habían cruzado unas pocas palabras. Aunque para ser justos, Blaze no conocía a muchos empresarios y quizá en los compases iniciales todos se dejasen llevar por la emoción en lugar de estudiar debidamente las opciones disponibles. Con todo, decidió guardarse sus reservas.

- Yo no diría que sé manejar una situación de riesgo -se excusó con cierta modestia-. Soy un simple procurador notarial. -Miró su hoja con una sonrisa traviesa, como si coquetease más con el mundo del crimen que con la ley-. A veces las cosas se ponen feas, supongo.

En realidad, si bien disfrutaba enormemente de la lucha, no le gustaba especialmente cuando se veía obligado a llegar a las manos. Sucedía muchas más veces de lo que él preferiría. Al fin y al cabo para él muchas veces la mejor manera de solventar las cosas era infiltrándose al amparo de la oscuridad o, si era posible, a través de un sólido apretón de manos. Su escaso carisma lo hacía mal líder, y aunque su conocimiento táctico era hasta cierto punto aceptable trabajar en equipo era algo que le costaba enormemente. Muchas veces durante la instrucción le habían recomendado solicitar su ingreso al Cipher Pol, pero habría ido bastante en contra de muchos de sus talentos y de sus propios principios.

- En cualquier caso no puedo decir que esté interesado en cambiar de trabajo -terminó por objetar-. En mi gremio no se paga mal del todo y los privilegios, por regla general, compensan de gran manera los riesgos. Tampoco tengo del todo claro cómo podría ayudar a una empresa de forjados. A no ser que tenga otra cosa en mente. -Miró la hora en su reloj. Llevaba muy poco tiempo ahí, pero no dudaba que los primeros rumores podrían estar al caer. Como mínimo debía asegurarse de conseguir algo más antes de tener que partir. De hecho, con suerte en la taberna sabrían algo más-. A todo esto... -Devolvió la mirada al tabernero-. ¿Alguien ha comentado ultim... hace poco sobre cierta documentación que requiere intercambiar? Me temo que el interesado lleva unos días desaparecido y mis jefes comienzan a inquietarse.

Se encogió de hombros.

- Mucho me temo que no sabemos nada, perdona. Pero parece que tu amigo se ha metido en un lío.

- No hay de qué preocuparse -lo calmó. O lo intentó-. Solo es un reajuste en cuotas de exportación y derechos agrícolas, pero tendría que encontrarlo cuanto antes.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Mar 7 Nov 2023 - 14:39}

El hombre mencionó que no era un hombre de acción, sino más bien un procurador notarial, un comentario que no encajaba con la imagen de alguien que pudiera enfrentarse a situaciones de riesgo. Sin embargo, reconoció que las cosas a menudo se ponían feas, insinuando que tenía una relación ambigua con la ley. Su sonrisa traviesa y la mención de que las cosas se complicaban añadieron un toque intrigante a su historia. Me di cuenta de que estaba compartiendo más de sí mismo de lo que inicialmente había planeado, lo que me hizo sentir que había ganado su confianza.

Cuando le hice la oferta de trabajo, fue sincero al expresar sus dudas. Reconoció que no estaba interesado en cambiar de empleo, ya que su gremio actual le proporcionaba buenos ingresos y beneficios. Además, destacó la falta de claridad sobre cómo podría contribuir a una empresa de forjados. Sin embargo, su respuesta también dejó una puerta abierta, ya que mencionó que podría estar dispuesto a considerar otras opciones si se presentaban. Ante su negativa, mi mente comenzó a trazar diferentes estrategias para persuadirlo de unirse a mi empresa. Sabía que tenía que ser paciente y, a medida que continuaba nuestra conversación, mantuve mis intenciones ocultas mientras seguía explorando las oportunidades.

Fue él quien cambió de tema, preguntando al tabernero sobre si alguien había mencionado recientemente la documentación que necesitaba intercambiar. Su preocupación por su amigo desaparecido era palpable, y mencionó que sus superiores estaban comenzando a inquietarse. Al hacerlo, le proporcionó un hilo de información que yo podría seguir. Había mencionado la necesidad de encontrar a su amigo lo antes posible, lo que sugirió que podría ser persuadible si obtuviera ayuda en este asunto.

Tomé un trago de agua y consideré mi respuesta cuidadosamente. Decidí revelar que tal vez conociera a alguien que pudiera ayudarnos a localizar a su contacto desaparecido. "No es mi costumbre entrometerme en los asuntos de los demás", comencé con sinceridad. "Pero creo que vas a necesitar ayuda, en este puerto si alguien desaparece es muy difícil encontrar el rastro depende de los motivos que le hayan llevado a desaparecer". Tomé otro sorbo de agua antes de continuar. "Si estás dispuesto a pagar tal vez conozca a alguien que pueda saber que le ha pasado a tu amigo, podríamos trabajar juntos temporalmente mientras nuestros caminos discurran juntos. Después de todo, la colaboración es una de las claves del éxito en cualquier empresa, y a veces, encontrar a alguien que comparta tus intereses aunque solo sea en una parte del camino es el primer paso".

Al ofrecer mi ayuda, esperaba ganarme su confianza y mostrarle que mi proyecto empresarial no solo buscaba empleados, sino también colaboradores y aliados. La idea de encontrar a su amigo desaparecido podría ser un incentivo adicional para que considerara puede que no fichar por Sowanko pero si recordar esta colaboración. Ahora dependía de él decidir cómo proceder, y si estaba dispuesto a explorar nuevas oportunidades en Greenlyn.

"Por cierto, me llamo Vanko y tu?", pregunté.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Vie 10 Nov 2023 - 23:49}

El tabernero negó con la cabeza, algo reacio. Blaze no quiso presionar, aunque estaba casi seguro de que alguien recién llegado a Greenlyn habría parado por alguna taberna y el Kraken era de las más destacables del puerto. Al menos, había resultado lo bastante llamativa para él. No era ni de lejos descartable que su objetivo hubiese estado allí, aunque por lo mismo era igual de probable que lo hubiese evitado. Eso, en realidad, también podría resultar revelador. Si nadie había visto en tabernas a un hombre que había estado allí tratando de vender documentos de la Legión o, como poco, documentos sospechosos, implicaría que estos habrían llegado a uno de los cuarteles de la Marina. Eso, o que las raíces del Bajo Mundo en Greenlyn eran mucho más profundas de lo que el Gobierno Mundial sabía en ese momento.

- Nichols -correspondió-. Ray Nichols.

Vaciló por un instante. Dejar entrever que buscaba documentación de contrabando era una cosa, pero una palabra mal dicha y la propia Marina se le echaría encima antes de que se diese cuenta. En la taberna había bastante gente; si bien Vanko parecía estar bastante en sintonía con los intereses del submundo criminal -su acercamiento delataba cierta falta de escrúpulos que era muy útil en un informante, o en un colaborador cercano- el resto de la gente era muy normal. La gente normal guardaba lealtades de solidez variable, pero casi toda compartía el mismo gusto por irse de la lengua; decir abiertamente que buscaba documentación robada a la Legión no era una lotería para la aparición de la Marina, sino para el momento de su obvia llegada, fuese persiguiendo al criminal detrás de ellos o bien al soldado que pretendía incautarla. Lógicamente, eso también dependía de su elección de palabras.

- No creo que le haya pasado nada -dijo, encogiéndose de hombros-. Pero es probable que esté intentando ser discreto; no le gustan las... Ser interrumpido de formas no necesarias. No obstante, mis patrones están dispuestos a invertir en su localización una cantidad razonable de dinero.

Tal vez demasiado directo, pero no lo bastante como para alterar la calma de los parroquianos. El tabernero arqueó una ceja, pero en un negocio que vivía de gente a veces cuestionable los labios sellados eran condición indispensable. Traficaba con rumores y anécdotas, pero si fuese un bocazas ya habría sido cosido a puñaladas, o su negocio marcado como non grato a esa clase de colectivos. En cualquier caso, no había dicho nada especialmente inculpatorio.

- En cualquier caso -no había pasado demasiado tiempo- primero podríamos pasar por la forja. No me desagradaría ver sus trabajos. -No quería ir antes de tener la documentación en su poder, pero tenía cierta esperanza en que Vanko fuese lo bastante ágil de mente como para percatarse de que lo que buscaba era salir de ahí y poder hablar con algo más de libertad. Aparte, en lo que caminasen hacia su fragua podría memorizar las principales calles del pueblo y con suerte deducir los mejores escondrijos para el vendedor.

Puso un par de billetes sobre la mesa. Debían ser más que suficientes, pero aun así añadió un tercero con algo menos de valor. Una forma de garantizarse el silencio del hombre al menos por un rato y sus palabras cómplices si el contrabandista aparecía tras él.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Dom 17 Dic 2023 - 14:46}

Ray dejo una buena paga, nadie nos seguiría ni molestaría, al menos durante unas horas. Si algo había aprendido en los años en esta isla es que la gente tiene menos pliegues y dobles sentidos de los que muchas veces los atribuimos.

Salimos del lugar y nos encaminamos hacia lugares mas tranquilos del pueblo. Supuse que era lo que buscaba mi compañero dado que mi forja esta a algo mas de medio día de camino. Deambulamos con mi habitual patrón por las calles menos transitadas, como si me hubiera perdido, acabando en callejones sin salida. Hace mucho que me guardaba las espaldas y nadie se mete de noche siguiéndome en un callejón sin salida por error. Era mi paseíto de la seguridad podría decirse.

Tras casi media hora de conversación banal sobre el tiempo y las mareas y de haberme asegurado por completo de que nadie nos seguía, me acerqué a una montonera de barriles atados en uno de los astilleros. Un astillero del cual conocía al dueño por negocios en el pasado. Trepé al palé para usarlo cual silla y comencé a prepararme una pipa. “Nadie nos sigue ni nos escucha aquí, puede sentarse tranquilo.”, dije señalando los barriles libres al lado de donde estaba sentado, “Mi forja está a casi 10 horas de caminata de esta gran ciudad, espero no haber malinterpretado su necesidad. Yo también soy amigo de las conversaciones tranquilas que mueren en los oídos de su destinatario y en las olas del mar. De todos modos descuide, le enseñaré mi forja mas tarde, cuando dispongamos de tiempo.”

“Me gustaría comenzar preguntándole algo. ¿Porqué no acudió a la marina para que le ayudasen a localizar a su hombre? No son malos chicos, solo un poco impulsivos a veces”, dije con una leve sonrisa torcida en la boca. “No se piense que le deseo ningún mal, pero se me da bien calar a la gente y con usted no hay manera. No se ha asustado ni viendo mi rostro de improviso. O es usted un loco o es alguien buscado y dada la repulsión que siento por el latrocinio me gustaría asegurarme de que no me estoy asociando con ningún ratero.”, finalizó mientras daba la primera calada a su magnifica pipa a la luz de la luna.

Tras finalizar miró a Ray como quien espera una reacción, un gesto, incluso una agresión. No podía esconder su nerviosismo ante alguien que tan bueno era en… bueno en lo que lo fuera, porque seguía sin tener ni idea de que pie cojeaba.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Vie 9 Feb 2024 - 12:43}

Vanko ocultaba algo. La joroba bulbosa de su espalda no era tan llamativa como su rostro, pero el secreto que ocultaba era sin duda mucho más interesante. Alguna clase de mochila, quizá, destinada al contrabando. Teniendo en cuenta lo dispuesto que estaba a hablar con cualquier persona sospechosa y la ruta artificialmente complicada parecía claro como el día que se movía en negocios que valía la pena alejar de miradas indiscretas; algo quizá impropio de un simple artesano que, por otro lado, debería estar aprovechando al máximo la luz natural para llevar su trabajo a buen puerto. Hasta donde sabía -que tampoco era mucho- la electricidad no estaba especialmente extendida en Greenlyn. Aunque pensándolo bien ya era por la tarde; quizá estuviese haciendo algún reparto y no le mereciera la pena volver a encender la forja a su regreso. Aun así se comportaba de forma muy sospechosa.

Optó por seguirle la corriente en cualquier caso. Dudaba seriamente que nadie desease seguir a un tipo de casi seis metros que claramente ocultaba algo, pero habría sido de mal gusto. No había decidido por el momento si quería llevarse bien o mal con él, y prefería que el gigante no tomase la decisión en su lugar. Así que dejó pasar el tiempo y cuando con cierta teatralidad lo invitó a sentarse sobre uno de los barriles del lugar aceptó la oferta con la solemnidad que lo caracterizaba, manteniendo su rostro imperturbable mientras Vanko lanzaba acusaciones -razonables, por otro lado- camufladas a modo de preguntas casi inocentes.

- No es mi trabajo juzgar cómo pasa alguien su tiempo libre -repuso con cierta indiferencia-. Aun si elige entretenerse por medio de la automutilación. Quizá sea triste, pero no tan impactante. -En realidad mirarlo a la cara era complicado, pero había recogido heridos tras batallas en el mar y aún recordaba con cierto horror lo que habían vivido Julianna y él en Jaya. Pocas cosas podían impresionarlo desde entonces, aunque a veces le habría gustado. El alcohol ayudaba también, de todos modos: No borraba sus rasgos, pero sí hacía que le importasen bastante menos-. Por otro lado, involucrar a las altas autoridades haría de una transacción amistosa un acuerdo oficial y me temo que mis patrones aborrecen el exceso de burocracia. -Se permitió elevar mínimamente el labio en un cuarto de sonrisa-. Supongo que es una suerte; de otro modo no requerirían mis servicios.

Quizá había dejado la cuestión más importante sin tratar, pero confiaba en que el uso del eufemismo constante fuera suficiente para dar la impresión de ser criminal, quizá, pero no un delincuentucho. Quizá entrase dentro de una definición vaga de latrocinio, ya que al fin y al cabo lo que planeaba era una recuperación de documentos, en esencia un robo -aunque se trataba de robar a un ladrón algo que legítimamente pertenecía a sus superiores, claro-, pero incluso ignorando la legitimidad de su propiedad no era un simple robo.

- En cualquier caso no puedo perder diez horas -apuntó- por más curiosidad que tenga. Mis quehaceres son urgentes en cierta medida; si no soy capaz de encontrarlo o recibe una oferta mejor antes de ello mis patrones no estarían muy contentos.

Se mantuvo sentado en silencio tras ello por un momento, evaluando la situación. No había dado ninguna información relevante a ese hombre; tampoco se ajustaba ni lejanamente a la descripción del tipo al que buscaba. Era una suerte de ermitaño si vivía tan lejos, por lo que no tendría información especialmente valiosa. Quizá debería haberse escabullido para buscar otra taberna en la que preguntar, o...

El den den mushi interrumpió sus pensamientos al sonar. Contestó con el saludo en clave y recibió unas coordenadas encriptadas. Menos mal que no había bebido más o le habría costado particular esfuerzo -en caso de poder- entender lo que le estaban diciendo.

- Parece que tengo a mi hombre -señaló-. Al menos una localización cercana. Puede que cuando termine sea quién de pasar por su forja, aunque seguramente no sea hasta pasado el día de mañana. Me espera una larga caminata.
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {Jue 4 Abr 2024 - 3:20}

La tranquila y a la vez tensa cháchara que manteníamos desde hacía un rato se vio abruptamente interrumpida por el sonido insistente de un Den Den Mushi. Observé cómo mi acompañante, con gesto serio, sacaba el pequeño dispositivo de su bolsillo y respondía con rapidez. Parecía que había recibido una pista sobre lo que había venido a buscar, y personalmente no tenía motivos para oponerme. Después de todo, solo estaba tomando un breve descanso, reponiendo algunas provisiones y, en este caso, tratando de conseguir un nuevo cliente.

Aunque me fascinaba la compostura y el control de mi interlocutor, sabía que había llegado el momento de dejarlo ir. Capturaría a este cliente más adelante; mi trabajo hablaba por sí solo.

"En ese caso, mi buen señor, supongo que nos veremos en unos días", le dije, extendiéndole la mano en señal de despedida. "Como le mencioné antes, tome el camino hacia Carvatea. Puede contactarme por Den Den Mushi; posiblemente me encuentre en las minas extrayendo minerales o cerca abasteciéndome de otros materiales, dependiendo de la hora a la que llegue", añadí con una pequeña carcajada nasal.

"Esperaré con ilusión su llamada. Sería un honor convertirlo en mi cliente", afirmé, dejando entrever una pizca de emoción en mi voz.

Después de un momento de reflexión, volví mi atención a mis propios asuntos. Aunque había perdido la oportunidad de ganarme a un nuevo cliente en ese momento, confiaba en que mis habilidades eventualmente atraerían a otros en busca de mis servicios.

Recogiendo mis pertenencias, me dispuse a volver a mi taller, donde esperaba continuar con mis proyectos en curso y prepararme para las oportunidades que el futuro pudiera traer. Aunque cada día en el mundo de la ingeniería y la artesanía era un desafío, era un desafío que me apasionaba y que me mantenía en constante búsqueda de la excelencia.

Mientras caminaba por las concurridas calles del puerto, me sentí lleno de ilusión y energía renovada. Sabía que el camino hacia el éxito estaba lleno de obstáculos, pero estaba listo para enfrentarlos con creatividad, ingenio y un compromiso inquebrantable con mi oficio.


El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Firma
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) Empty Re: El kraken borracho y su loca clientela (Rol público - Presente) (Vanko / Blaze) {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.