Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7245)
 
Nocturne93 (5268)
 
Lion L. Kai (3038)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2201)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Sawn (2161)
 
Webmaster (2132)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Klein "Serpiente alada" [Cipher Pol 7] [NPC]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Klein "Serpiente alada" [Cipher Pol 7] [NPC]

Mensaje por Kaiser el Mar 17 Feb 2015 - 19:29

Nivel: 50.

Nombre: Klein (Falso) / Calgara (Real)

Apodo: Serpiente alada.

Edad: Pre Timeskip: 30 / Post Timeskip: 33.

Sexo: Hombre.

Raza: Shandia.

Rango social: Alto(rico).

Akuma no mi: Hebi Hebi no mi: Modelo Quetzalcoatl
-Tipo: Zoan Mitológica
-Apariencia de la fruta: Es una fruta con forma de mango. De color amarillo con tonos verdosos y algo más grande de lo normal. Tiene varias formas por su piel en forma de espirales con cuernos que las juntan entre sí.
-Poder Característico: Otorga al usuario la capacidad de transformarse en una forma híbrida y completa del dios Quetzalcoatl, así como proveerle de mayor potencia física y darle la capacidad de volar y manejar el viento de su entorno, mas no puede crearlo ni convertirse en él. Además de poder segregar veneno de sus colmillos en su forma completa.

Forma híbrida: En la forma híbrida, su tamaño aumenta considerablemente y su musculatura se hace mucho más notable y definida. Su piel se convierte en escamas verdes, por lo que se vuelve increíblemente dura, a excepción de la parte delantera, que adopta el torso de un hombre increíblemente musculado y sin aquella protección que le brindaban las escamas. Su cabeza pasar a ser la de una serpiente, con la diferencia de que esta tiene una gran melena de pelo rubio pálido que le cae sobre la espalda, Su lengua se vuelve bífida que mejora su olfato y adquiere la capacidad de sentir el calor gracias a las cavidades termoceptoras que surgen en su morro. De su espalda, prácticamente en el trasero, sale una cola de reptil, y en sus omóplatos, crecen dos grandes alas blancas y emplumadas, cual ave. De sus manos y sus pies salen las garras de una bestia, a pesar de que las serpientes no tengan extremidades. En esta forma sus capacidades físicas aumentan enormemente y es capaz de volar y manejar el viento en su propio beneficio, ya sea para defenderse, atacar o incluso darse un impulso en medio vuelvo. Todo esto es algo que ha ido perfeccionando con el tiempo y que debe volver a hacerlo, o más bien, a fingir que lo hace por su misión.

Forma completa: Se transforma en una serpiente del tamaño y grosor de una anaconda adulta, con una clara diferencia por ser una transformación inspirada en Quetzalcoatl. Tiene pelo rubio pálido por toda la parte superior del cuerpo, desde la cabeza hasta la cola, tapándole prácticamente todas esas escamas verdosas que tienen aún más dureza que en su forma híbrida. Su parte inferior, al igual que en la forma híbrida, es blanca, a rayas y débil. Sobre su espalda, más cercana a la cabeza que a la cola, posee un par de alas de ave blancas de gran tamaño, capaz de elevar a tremendo monstruo y hacerle volar. Sus ojos se tornan rasgados y adquiere grandes colmillos capaces de segregar un veneno que dependen del poder del usuario. Este una vez lo ha dominado puede decidir la potencia del veneno, es decir, si no quiere dar una dosis letal a alguien y se limita a usar un veneno mucho más débil, es capaz de hacerlo. Al igual que las serpientes, su lengua se vuelve bífida y esta le permite oler a sus presas, pasando partículas de aire a un órgano que sustituye al sentido del olfato. Otra características, son sus fosas nasales, más conocidas como  Foseta loreal, que le permite sentir el calor de lo que hay a su al rededor. En esta forma también es capaz de manejar el viento a su antojo.

Puede consumir Rumble Balls para adquirir formas especiales, pero nunca más de una a la vez. Ingerir tres Rumble Ball podría provocar la muerte del usuario debido a la potencia de la fruta.

Forma humana:

De base: Fuerza y resistencia aumentada (aproximadamente el doble de un hombre normal), capacidad para lanzar ligeras ráfagas de viento. Obtiene la capacidad de transformarse en su forma híbrida. Sus sentidos se agudizan ligeramente, sobre todo su olfato, gracias a su lengua bífida. Adquiere cavidades termoceptoras con las cuales es capaz de detectar el calor. De ninguna manera esto le da algún tipo de "visión térmica", sólo nota presencias muy cercanas, y no de forma exacta. Es capaz de sentir mínimamente las vibraciones en el suelo.

Nivel 10: Fuerza aumentada (5 veces la de una persona normal), resistencia al veneno adquirida (ante dosis mortales para un humano normal, el usuario es capaz de sobrevivir por más tiempo y reduciendo los síntomas).

Nivel 15: Capacidad para lanzar ráfagas de viento potentes, pero no excesivamente peligrosas. Es capaz de alcanzar su forma completa.

Nivel 20: Fuerza aumentada hasta 10 veces la de un humano normal (1 tonelada), la resistencia ordinaria se duplica.

Nivel 30: Se vuelve inmune a su propio veneno y es capaz de resistir en gran medida los ajenos. Fuerza aumentada a 20 veces la de un humano normal (algo más de 2 toneladas). Capacidad para detectar cualquier vibración del suelo en un radio de 100 metros a su al rededor.

Nivel 40: Alcanza su máxima fuerza en forma humana, 35 veces la fuerza de un humano normal (alrededor de 4 toneladas de peso).

Nivel 50: La resistencia física se multiplica por 4 (llegando a ser de 20 veces la de un humano medio).

Nivel 60: Capacidad para lanzar ráfagas de viento potencialmente mortales, pero consumiendo gran cantidad de energía.

Nivel 70: Capacidad para detectar cualquier vibración del suelo en un radio de 600 metros a su al rededor.

Forma híbrida:

Forma física: En esta forma, el usuario crece ligeramente y sus músculos se amplian y se definen. Su piel se recubre de escamas en un tono verde oscuro, a excepción del vientre que se mantiene en franjas y en un tono amarillo pálido. Su pelo crece, cayendo en forma de picos por la espalda. Sus uñas se vuelven garras y sus colmillos aumentan de tamaño, siendo capaz de doblarlos para no clavárselos a sí mismo. En su espalda aparecen alas de plumas lo suficientemente grandes y fuertes para poder volar.

De base: Duplica la fuerza y la resistencia respecto a su forma humana. Puede segregar veneno de sus colmillos. Sus cavidades termoceptoras son más potentes, pudiendo detectar el calor a distancias más largas y diferenciar la temperatura de este.

Nivel 5: Duplica su capacidad para manejar el viento respecto a su forma humana.

Nivel 10: El viento que genera o controla, puede llegar a producir cortes superficiales y mejorar su vuelo así como su velocidad en este.

Nivel 20: Sus escamas se endurecen, duplicando su resistencia en esta forma.

Nivel 30: El viento recorre el cuerpo híbrido, produciendo pequeños cortes a quienes lo tocan directamente en esta forma (No efectivo contra armas, usuarios logia no metálicos, hakis o partes del cuerpo protegidas con un material duro).

Nivel 40: El viento que genera o controla, puede llegar a producir cortes moderados.

Nivel 50: Puede generar vientos algo más fuertes, llegando a mover objetos de menos de 5 kilos.

Nivel 60: Consigue la capacidad de generar pequeños tornados cortantes.

Nivel 70: El viento que genera o controla, puede llegar a producir cortes profundos. Puede generar grandes ráfagas que multiplican su velocidad de vuelo, alcanzando una rapidez vertiginosa y evitando el cansancio por dejar de batir sus alas.

Nivel 80: Adquiere la resistencia de la deidad en cuestión, siendo sus escamas casi impenetrables para la gente ordinaria.

Nivel 90: Puede invocar tornados de mayor tamaño, capaces de abarcar un radio de 10 metros y con una distancia máxima de 70 metros del usuario.

Forma completa:

Forma física: En esta forma crece desmesuradamente. Tomando la apariencia de una serpiente peluda y alada. De la cabeza a la cola alcanza una longitud de 15 metros y 20 de un ala a la otra. tiene otras alas más pequeñas, alcanzando los diez metros de la una a la otra por la parte central de su cuerpo para poder volar con mayor facilidad. Su dentadura desaparece y a cambio consigue un par de colmillos de gran tamaño que son capaces de segregar grandes cantidades de veneno. Puede esconderlos en el interior de su boca para no clavárselos a sí mismo. El pelaje es del mismo color de su cabello, amarillo, desde la cabeza hasta el final de la cola. A diferencia de la forma híbrida, tiene escamado el cuerpo al completo en el mismo color.

De base: Duplica la fuerza y resistencia de la forma híbrida, así como su capacidad para controlar el viento. Además, es inmune su propio veneno y muy resistente a los ajenos. Se sobreentiende que cuenta con todas las habilidades de las formas anteriores. Se presupone también que mantener esta forma supone un gasto energético nimio, pero sin embargo utilizar alguna habilidad bajo esta forma consume mucha más energía que en las formas anteriores, salvo mención específica.

Nivel 20: Es capaz de notar las vibraciones mientras vuela. Cuanta más distancia entre el usuario y el suelo, mayor dificultad tendrá para sentirlas así como menor capacidad.

Nivel 25: Puede levantar vientos fuertes, capaces de mover objetos de peso menor a cinco kilos.

Nivel 40: Es capaz de generar tornados de poder destructivo medio (de todo menos edificios o árboles grandes).

Nivel 50:  El viento que genera o controla, puede llegar a producir cortes profundos.

Nivel 70: Su resistencia es aún mayor que la de su forma híbrida. Tan solo usuarios de haki o armas muy poderosas podrían hacerle daño. Poderes elementales u otras variantes por frutas del diablo también serían capaces de dañarlo.

Nivel 100: Puede generar un tornado, con poder destructivo alto en el área de impacto (15 metros de radio, lanzable a 100 metros alrededor del usuario, destrucción de edificios y árboles grandes).


Tabla para el veneno:
Síntomas:
Primer post: La zona donde se inyecta el veneno empieza a escocer

Segundo post:La zona donde se inyecta el veneno empieza a paralizarse despacio impidiendo hacer movimientos bruscos.

Tercer post: El veneno avanza, provocando nauseas y mareos a su oponente.

Cuarto post: Desequilibrio y perdida de visión , además de ganas de vomitar.

Quinto post: El oponente no puede seguir luchando y cae inconsciente.

El veneno deberá tratarse para evitar la muerte.

Cada 10 niveles el veneno tiene más facilidad para expandirse. Sobre el nivel 50, el veneno podría afectar a un cuerpo humano de tamaño medio por completo. En forma completa este es mucho más fuerte y la cantidad es mucho mayor teniendo en cuenta el tamaño de esta forma.

Descripción estilo de lucha:
-Nombre: Kami Tempo
-Ejecución: Estilo de batalla basado en su akuma no mi y el Rokushiki. Antiguamente, cuando aún no era un miembro del Cipher Pol, basaba su estilo de combate en las artes marciales. El cuerpo a cuerpo era su mayor arma, a pesar de que los Shandia tuvieran un gran dominio de las armas así como poseían algunas poco convencionales, como vendrían a ser los cañones con diales que provocaban fuertes ráfagas de fuego azul. El prefería golpear con su cuerpo, utilizando su potencial físico como ninguno de su tribu podía. Es muy variable, usa tanto puños como patadas, así como rodillazos, cabezazos o lo que haga falta. Se basa tanto en la fuerza como en la rapidez, ambas destacan sobre la media gracias a ser usuario de una akuma no mi del tipo zoan, lo que multiplica su poder físico. Esta le dota de un gran potencial, sobre todo cuando adopta las formas de la bestia que representa, capaz incluso de controlar el viento y usarlo a su favor. Después de 10 largos años de trabajar en el Cipher Pol, aprendió a usar las técnicas del Rokushiki, y está claro que le han ayudado mucho en combate. Pudiendo crear ondas cortantes, bloqueando ataques con su propio cuerpo al hacerlo tan duro como el meta, moverse a velocidades inhumanas, o incluso saltar en el aire. Aunque ahora que finge ser un revolucionario, tan solo se basa en el cuerpo a cuerpo y en su fruta. No usa las técnicas que aprendió en aquella organización por miedo a que lo descubran.

Técnicas especiales:

Power Up - Tormenta Divina: Klein ha desarrollado su fruta hasta el punto de poder manejar su entorno en mayor medida. Es capaz de invocar tormentas en el cielo y aprovechar la electricidad para atacar con esta.

Power Up - Veneno Corrosivo: Klein ha mejorado su veneno hasta el punto de que este se vuelve corrosivo y es capaz de quemar la piel de su víctima con tan solo tocarlo.

Hebi Hebi no Hurricane: Klein invoca un pequeño huracán que podría cubrir un área de diez metros. El viento que producirá tendrá gran fuerza y podrá ocasionar cortes superficiales o profundos dependiendo de si lo usa en su forma híbrida o completa.

Hebi Hebi no Thunder Wave: Klein hace uso de las tormentas para crear una descarga que impulsa a través de una onda de viento hacia su enemigo.

Hebi Hebi no Venom Shot: Klein dispara su veneno como una cobra, pudiendo alcanzar grandes distancias y golpear a sus enemigos con este sin necesidad de clavar sus colmillos.

Hakis:

Busoushoku Haki nivel 2.
Kenbunshoku Haki nivel 2.

Rokushiki:

Spoiler:
Nivel 5: Aprende el Kami-e (Papel de dibujo): Esta técnica permite que los cuerpos que la usan se vuelvan mucho más flexibles y ágiles, aumentando sus reflejos y su capacidad de evasión de forma extraordinaria.

Nivel 10: Aprende el Geppou (Paseo lunar): Mediante el uso de sus ya veloces piernas, el Geppou es la capacidad de usar ese uso para mantenerse en el aire, y viajar a través de él. El efecto es prácticamente como si volasen, aunque es una habilidad realmente difícil de dominar.

Nivel 17: Aprende el Tekkai (Masa de hierro): Mediante el dominio del Seimei Kikan, el usuario es capaz de endurecer su cuerpo como si de hierro se tratase. Pese a que alcanza ese estado, el cuerpo difícilmente se puede mover, a menos que sea por inercia de algún otro movimiento anterior, o el conocer la variante "Tekkai Kenpo". Pese a que este estilo del Rokushiki protege de la mayor parte de ataques, existen personas a lo largo de los mares que pueden llegar a romper el Tekkai y provocar daño igualmente. Asimismo, el Tekkai no protege ante ataques no-físicos fuego, agua, rayo, etc. los cuales afectan al usuario normalmente.

Nivel 23: Aprende el Soru (Afeitar): Este estilo hace que el usuario mueva tan rápido las piernas que logra desplazarse más allá de lo que es capaz de seguir el ojo humano, es una de las principales técnicas del Rokushiki y mejora excepcionalmente la velocidad del usuario. Esta técnica alcanza los 20m/s.

Nivel 27: Aprende el Shigan (Dedo pistola): Este estilo del Rokushiki endurece tanto el dedo y lo mueve a tanta velocidad que logra penetrar la carne humana, como si fuese el impacto de una bala.

Nivel 35: Aprende el Rankyaku (Pierna tormenta): Una técnica ofensiva con la que dando una patada al aire logran levantar un haz de viento cortante.

Nivel 50: Aprende el Rokushiki Ougi: Rokuougan (Técnica secreta del Rokushiki: Pistola de los 6 Reyes): Este estilo es el culmen del Rokushiki, siendo el estilo más poderoso del mismo. Usa todos los estilos anteriores para poder realizarlo y su poder es excepcionalmente devastador, su potencia excede al Impact Dial.

Descripción física: Un hombre alto, pero tampoco muy superior a la media. Mide al rededor de 1,85 metros. Es de complexión delgada pero de musculatura fuerte y definida, pesando aproximadamente 80 kilogramos. De tez blanca, algo pálida que contrasta bastante con los tatuajes negros que tiene. Son tatuajes tribales que recorren desde el hombro izquierdo hasta los abdominales. Bajo este, tiene otro que simboliza una serpiente alada. No se depila el vello corporal, por lo que tiene el cuerpo lleno de pelo, pero no de forma exagerada, pues al haber crecido en un lugar en no suele hacer frío, su cuerpo no desarrolló enormes cantidades de pelo en el cuerpo, y al ser rubio, apenas se ve. A pesar de ser un Shandia, no es procedente de dicha isla, es hijo de dos humanos y por ende, no tiene alas.

Su cabello es peculiar. Corto pero de punta, con algunos mechones que caen por su frente. Es liso y rubio. Sus ojos son pequeños y poco expresivos. Nunca muestran su verdadero ser, aunque algunos dirían que son fríos y a la vez cálidos, que son asesinos, pero a la vez inocentes. Es algo desconocido y confuso para muchos. Son de un tono verdoso.

Llegando al tema de la ropa, tiene dos estilos, aunque hay uno que predomina por encima del otro. Su primer estilo, pero no el principal, es más bien el que usaba cuando estaba en la isla donde vivió toda su vida, es típico de los Shandia. Muestra su torso desnudo. Sobre su pecho descansa el colmillo de una bestia unido a una cuerda a modo de colgante. Una de las pocas prendas que le cubría era una falda de hojas marrón y un cinturón de cuero del mismo color para sujetarla. Sus muñecas estaban parcialmente tapadas por brazaletes del mismo material que su falda. Y sus pies con algunas vendas por pura estética.

Desde que abandonó la isla para unirse al gobierno, empezó a usar trajes de gala. Usualmente negros, variando las camisas que portaba debajo por diferentes colores al igual que las corbatas. Cogió afición por los gorros, llevando normalmente un gorro a conjunto de su traje. Además, antes de ser mandado a una misión de infiltración en la que se encuentra actualmente, portaba una máscara para tapar su rostro. Esta tenía la forma de una cabeza de serpiente. También lleva una chaqueta negra a modo de capa, dejando las mangas libres. Esta tiene un pelaje grisáceo en sus bordes.

Un par de imágenes de orientación:


Descripción psicológica: Para explicar la psicología de Klein o Calgara, habría que hablar de dos personas completamente diferentes. Los que mejor lo conocen dicen que son dos seres en un mismo cuerpo, pero en realidad es alguien que vive su propia mentira. Una farsa que se ha forjado con los años y el sufrimiento de la gente. Calgara solía ser alguien alegre, aportando risas y júbilo a todos aquellos que le rodeaban. Una persona valiente, sin miedo a nada, capaz de todo aquello que se proponía y sin acobardarse por difícil que fueran los obstáculos que bloqueaban su camino. Era seguro y confiado, creía en todos los de su tribu y sabía que podía fiarse de ellos como si fueran uno solo. Era increíblemente protector con estos y con todos los seres de Skypiea, siempre y cuando estos fueran inocentes.

Sin embargo, su vida tomó otro rumbo, un cambio equivocado a ojos de su gente pero necesario según sus propias creencias. Dentro del Cipher Pol, trabajando para el gobierno mundial, se volvió alguien frío y callado. No mantenía conversaciones con nadie ni afinaba las relaciones con los demás miembros de aquella oscura organización. Él tenía muy claro su objetivo y solo tenía cabeza para ello, tanto es así, que aquel hombre inocente, alegre y valiente, pasó a ser desconfiado, serio, capaz de quitarle la vida a una persona cuando jamás había derramado sangre con sus propias manos. Sus miedos florecieron a causa de conocer la cruda realidad y su vida se tornó un infierno, gris, lúgubre y lleno de fuego ardiente que le quemaba por dentro. En ocasiones, cuando está solo, recupera parte de su anterior “Yo” volviéndose alegre y sonriendo por los viejos tiempos. Cuando está trabajando es implacable y meticuloso, pero en su vida personal es totalmente diferente. Se siente bien en compañía de otras personas porque puede sentirse normal y ocultar sus problemas entre las penurias de los demás. Tiende a mentir a causa de su trabajo, aunque detesta hacerlo y se siente “sucio” cuando lo hace.

Entre sus sentimientos ocultos, esconde algo de amor, pero no el amor que podría sentir por unos padres o una familia en general. Todo su pueblo fue lo que le impulsó a ser lo que es, pero ella en especial fue la que mas valor le dio a la hora de abandonar a su gente, mas no directamente, su sola existencia y el fuerte apego que sentía por ella, era suficiente como para hacer lo que fuese, con tal de no verla sufrir jamás. La añora tanto y más como todo lo que perdió en Skypiea, pero tiene la esperanza de que algún día volverá, limpio y sin condena, y podrá ser feliz a su lado.

Gustos: ¿Importan sus gustos o disgustos? Es algo que tuvo sentido en su momento, pero que para él, ya casi no hay razón para nombrarlos. Sin embargo, en su época en Shandia, claro que tuvo gustos, y probablemente muchos, y realmente aún los tiene, pero no le sirven de nada. Le encantan los animales y la naturaleza gracias al lugar donde creció. Conviviendo con ambos como si fueran uno más de su familia. Junto a eso, le encanta la primavera, porque es la época en que la mayoría de la flora se encuentra en su etapa de esplendor. Le encanta el mar de nubes que hay en skypiea, mucho más que el agua salada del océano, el cual detesta por culpa de su sabor. Aunque añora poder nadar como hacía de joven, cosa que ya no puede por culpa de una fruta del diablo. Adora el cantar de los pájaros pequeños, el sonido de la naturaleza cuando hay tranquilidad y admirar el cielo en el que pasó la mayor parte de su vida. Aunque desde abajo no podía ver las estrellas tal y como lo hacía desde Skypiea, donde se veían mucho mejor y más grandes. Le encanta estar con gente y hacer amigos, aunque todo esto se rompió en mil pedazos con su marcha y su nuevo trabajo. Ama las fiestas y los banquetes porque siempre hay mucha comida mucha bebida y sobre todo, alegría por doquier. También le gustan los inventos de la isla del cielo, como son todos los objetos con diales, sobre todo, los transportes, que son muy útiles y rápidos. Le fascinan los juegos, sobre todo los de cartas, a pesar de que es suerte, por todo lo que ha aprendido a actuar, es bastante bueno en muchos de estos juegos en los que engañar al rival con la expresión, descubrirlo o simplemente no mostrar nada, es suficiente.

Desagrados: Los desagrados son aquellos, que a pesar de que no suele hablar de ellos, se mantienen más fuertes que nunca. Por encima de todo, odia a la gente sin escrúpulos, capaz de pasar por encima de cualquiera con tal de conseguir su objetivo, sin darse cuenta de que poco a poco, él ha acabado siendo lo que más odia. No le gusta nada la gente con actitudes egoístas, prepotentes, narcisistas, avariciosas, o cualquiera de esas mentalidades que son solo para uno mismo. Odia la muerte, y nunca la había consentido así como tampoco la había provocado, hasta aquel cambio en su vida, donde el asesinato se convirtió en una de sus virtudes. Odia al Gobierno Mundial como el que más. Aquel que le ha hundido la vida y le obliga a trabajar para él a cambio de un propósito egoísta. Siente asco por su trabajo y sus acciones, a tal grado que piensa que la vía más fácil para limpiar su nombre una vez acabe su misión, es la muerte. No le gusta nada el agua de mar por lo ya explicado antes y tampoco la incapacidad de mantenerse a flote sin ayuda. Piensa que estar lejos de su familia es algo horrible, tanto para él como para todos. Las personas a las que amas son las que te hacen feliz y estar separado de ellas es igual a perder esa pizca de alegría que pueden proporcionarte con tan solo una sonrisa. Sobre su trabajo odia muchas cosas, pero no solo matar, robar o cualquier cosa de las típicas. Le molesta mucho tener que estudiar para algunas cosas, fingir ser alguien que no es o tenerse que tapar el rostro para que no lo reconozcan.

Habilidades: Muchas son sus habilidades, pero hay tantas que ni si quiera utiliza... Desde que entro al Cipher Pol, sus habilidades fueron más orientadas al asesinato, al sigilo, al robo, a la distracción, etc. Mas es hombre con grandes recursos bajo su manga. Cuando vivía en la isla del cielo, su habilidad como cazador y luchador eran increíbles. Era capaz de capturar cualquier animal que morara en aquel lugar y de combatir contra cualquiera que osase plantarle cara. Sin duda era alguien muy poderoso. Aún cuando se unió a aquella organización del gobierno, seguía siendo implacable en combate. Un potencial sin igual, sumado a todas aquellas características que le hicieron aprender. Lo convirtieron en un maestro del asesinato y el espionaje, de tal forma que no había presa o información que escapase de sus garras, en un experto chantajista y comerciante, en un formidable actor. Sin embargo, en su última misión, le encomendaron unirse a la revolución como infiltrado, ordenándole que fingiese no tener todos aquellos dotes y que era alguien débil. Actualmente parece ser un hombre fuerte, bueno en la lucha cuerpo a cuerpo, pero torpe en muchas otras cosas que realmente no es.

Torpezas: Este punto también sufre engaños por parte de su trabajo. Como todo el mundo tiene sus torpezas. Nunca ha sabido manejar un barco, aprender sobre navegación o cualquier cosa por el estilo, ay que en su isla, lo único que utilizaba como mucho eran los weaver, que solo necesitaban ser manejados por unos diales y un manillar. También era bastante torpe a la hora de repartir, se le daban mal las matemáticas, por lo que siempre intentaba que fueran otros los que dividieran el botín. Como todos aquellos que no lo intentan, era horrible en cuanto a tareas domésticas, ya fuera cocinar, lavar, o cualquier cosa que parecía tan simple, pero que a la hora de la verdad, le eran imposibles. Con su trabajo, varias torpezas más se le fueron añadiendo, como es el trabajo en grupo. Antes se le daba bien trabajar en equipo, pero tantos años actuando solo, le habían convertido en alguien incapaz de coordinarse con los demás. Actualmente tiene varias más, fingidas, pero torpezas al fin y al cabo. Por ejemplo, hace creer que es un inútil a la hora de esconderse o de ser sigiloso, cuando es algo que hace a la perfección. Finge ser incapaz de abrir la cerradura más fácil, cuando no hay candado que él no pueda forzar. Finge ser incapaz de matar, cuando sus manos están manchadas de sangre. Procura que la gente piense que no sabe mentir y que es un desordenado,  entre otras muchas cosas.

Profesiones:
- Luchador. [Camino del mono]
- Espía. [Callejero]
- Espía. [Agente Especial]
- Bufón. [Arlequín]

Banda: División CP7.

Armas: N/A.

Historia:

Nunca se supo la forma ni la razón de por qué un día, en la tribu de Shandia, hallarían el cuerpo de un bebé inocente, abandonado, que cambiaría sus vidas por completo. Aquel día todos se despertaron ante las lágrimas de un niño. Un bebé rubio, de ojos verdes, casi grises, pues aún su color no se había formado del todo. Desconsolado y sin nadie que se preocupase por él. Aquellas personas decidieron adoptarlo, cuidarlo y criarlo entre todos. Jamás podrían dejar que un pequeño niño inocente muriese sin que ellos hubiesen hecho algo para evitarlo. No tenían ni idea de por qué había llegado allí, lo único que sabían es que él no tenía culpa de nada. Merecía una oportunidad igual que todos y ellos se la brindaron. Creció entre ellos, con algunas peculiaridades como la escasez de alas y aquellos ojos verdes que ningún Shandia poseía, a excepción del color de pelo, que aun siendo raro, había algún que otro rubio entre la tribu. Lo educaron, haciendo de él un hombre bueno, justo, amable, simpático, protector, valiente. Alguien que parecería perfecto a los ojos de unos suegros. Fue creciendo y se hizo un nombre entre todos ellos. Su fuerza superó a la de todos sus compañeros y su capacidad de combate era magistral. Todos estaban impresionados y a la vez, se alegraban de que Calgara, apodado así por todos en honor a su antepasado, hubiera llegado a sus vidas.

A la temprana edad de 15 años, le ocurrió algo extraño, que cambiaría su modo de vida para siempre. Fue a investigar por su propia cuenta, los secretos de Shandora, y estuvo fijándose en la estatua de Quetzalcoatl. Era una especie de cabeza de serpiente con plumas. Sin saber por qué, introdujo la mano en aquel ser, presionando la lengua. Un pequeño pasadizo secreto se abrió ante él, fascinado por lo ocurrido se adentró sin pensárselo dos veces, y tras una larga caminata, llegó a una sala prácticamente vacía, llena de dibujos en las paredes y un pilar en el medio con un cofre encima. Este, aún ansioso por descubrir, abrió aquel recipiente que contenía una fruta prohibida. Tuvo ganas de tragársela de un bocado, pero no lo hizo, la llevó al poblado y contó lo que le había pasado, cosa que dejó estupefactos a todos los Shandia. Nadie había podido acceder a aquella cámara, y que él hubiese podido, parecía un milagro, al igual que su llegada. Pensaron que ponerle Calgara no fue un error, si no el destino. Le ofrecieron comerse la fruta, explicándole el poder aterrador que podía conseguir y los problemas que le otorgaría a largo plazo, como la incapacidad de nadar. Fue una difícil decisión, pero era un adolescente enérgico y con ganas de explorar y conocerlo todo. Se la comió y a pesar de que le costó dominar su fruta, después de cuatro años, ya sabía utilizarla bastante bien. Aquella akuma no mi le otorgaba el poder de transformarse en el dios quetzalcoatl, en una forma híbrida, donde pasaba a tener cabeza de serpiente, con una gran melena de plumas amarillas, cuerpo escamado de color verde y el vientre de color blanco. Una gran cola y garras en sus manos y en sus pies, por no mencionar sus alas, que eran del color de la nieve y de plumas largas y estilizadas. También podía transformarse en forma completa. Una serpiente con los mismos colores, con plumas desde la cabeza hasta la punta de la cola, con unas alas de ave enormes y del tamaño de una anaconda. Y no solo eso, se dio cuenta de que sus condiciones físicas habían aumentado enormemente y además, podía manejar el viento de su al rededor. Aquel poder era increíble.

Con 18 años, empezó a interesarse por otros temas, como las mujeres, y se enamoró de la chica más hermosa que había en la tribu, o así la describía él. Lyn, una chica de tez anaranjada. De cabello azabache y unos ojos ámbar relucientes. Sus ojos eran grandes y expresivos, sus labios eran un poco carnosos y sensuales y su cuerpo era el de una gran mujer. Con unas medidas que envidiar, era la chica perfecta para él. Estuvieron dos años juntos, disfrutando de su romance, hasta que algo interfirió en lo que ellos creían que duraría eternamente. Skypiea ya no era un lugar extraño, un lugar que nadie creía, si no que mucha gente sabía acceder allí, incluida el gobierno mundial. El cual se dirigió en busca de aquel poder que Calgara había conseguido. Sin sabe como, aquellos hombres sabían de la existencia de aquel chico y de su potencial y lo querían en sus filas. Era algo a lo que se negaron rotundamente, pero no se lo pondrían tan fácil. Después de aquella negociación en vano, volvieron con un ejército, y amenazaron a toda la tribu, si no le entregaban a aquel hombre.

-¡¡¡Jamás te entregaremos a Calgara!!! ¡¡Es parte de nuestra familia, y prefiero la muerte antes que abandonar a uno de mis hijos!!- Exclamaba el jefe de la tribu. Un hombre muy viejo, de pelo grisáceo y largo que llegaba casi hasta su cintura. Vestía con los típicos ropajes de los Shandia, pero además, portaba una capa de plumas y un gorro de piel de lobo. Este miraba con gran furia a aquellos hombres.

-No es una sugerencia o una petición. Es una orden. Nos vamos a llevar a ese chico, y os damos la posibilidad de no salir heridos.- Decía un hombre trajeado de negro, con unas gafas de sol y un sombrero sobre su cabeza.

-Mírame a los ojos, idiota. Me da igual si eres un agente del gobierno o el emperador del mundo. Mi respuesta está muy clara, y si sigues con esas, acabaré con tu vida en este mismo instante.- Dijo el jefe de la tribu.

Aquellas palabras desataron el caos. La guerra entre los Shandia y el Gobierno Mundial empezó sin previo aviso. Calgara se transformó en su forma híbrida, y luchó fieramente contra aquellas personas que querían separarlo de sus seres queridos. Pero era inútil, su poder era superior y su número también. Contemplaba como muchos de los suyos caían encima de grandes charcos de sangre y espirando su último aliento. Empezó a derramar lágrimas, y gritó que se detuvieran, con al esperanza de que las muertes cesasen. No podía aguantarlo, todas aquellas vidas eran por su culpa, o así lo veía él.

-No os preocupéis, estaré bien. No puedo permitir que maten a nadie más, no por mi culpa. Os agradezco mucho todo esto, pero... Tengo que hacerlo. No me disteis la vida al nacer, pero me la disteis durante mi crecimiento. Os debo más de lo que creéis. Limpiaré el nombre de Skypiea y haré que se respete a los Shandia, aunque esté en juego mi vida.- Dije yo, avanzando hacia aquel hombre, que sonreía de forma egocéntrica, como si supiera desde un principio que conseguiría aquello que buscaba.

-No... Calgara, no puedes dejarme aquí sola...- Decía Lyn entre un mar de lágrimas.

-Lo siento, Lyn. Me encantaría pasar mi vida contigo, pero no puedo hacerlo si eso supone que veré morir a todos aquellos que me han cuidado y criado como a un hijo. Pero te prometo que algún día volveré, y si me esperas... Estaremos juntos para siempre.- Respondió este, acercándose a la chica, y dándole el último beso que daría comienzo a la despedida.

Sin duda, fue uno de los peores días en la historia de los Shandia. Perdieron a muchos seres queridos, muchos de ellos jamás volverían a verlo, y un chico que vieron crecer desde pequeño, se marchaba y a pesar de que prometía volver, no sabían si era verdad. Poco después, le hicieron entrar en el Cipher Pol, le dijeron que si quería ser libre, tenía que trabajar con ellos durante veinte años, y que si los cumplía, haciendo todo lo que ellos ordenaban, podría volver a Skypiea y ellos mismos se encargarían de la protección de los Shandia. Le parecía un buen trato. Era mucho tiempo, pero haría lo que fuera por su familia. Empezó a entrenar el arte del Rokushiki, dominándolo de forma espectacular, de tal forma que incluso sus superiores se impresionaban con su potencial. Hacía misiones en solitario, de forma impecable, tanto es así que escaló incontables puestos en aquella oscura organización. Se hizo un nombre entre ellos, aunque siempre llevaba una máscara de serpiente, en honor a su fruta. Estuvo trabajando durante 10 años y le dejaron volver a la isla donde creció, durante un día, como premio por el duro trabajo que había llevado a cabo. Ya no era el mismo, era bastante más adulto, maduro y frío, pero los Shandia le recibieron con los brazos abiertos, a pesar de que fuera por un día. Recordó lo feliz que fue una vez de joven y pasó el mejor día en aquellos largos años de sufrimiento. Pero como todo, aquello llegó a su fin y tenía que marcharse.

-Calgara... No te marches. Ya has estado mucho tiempo fuera... ¿No puedes pedirles que te dejen volver?- Decía su amada, de nuevo con aquellos ojos llorosos y la expresión triste.

-Es imposible.- Respondió tajante el rubio.

-Pero no es justo... No puedo vivir sin ti y se nota que tú estás sufriendo. Debe ser horrible, tienes que vivir la vida como desees, no como te obliguen a hacerlo.- Decía ella, abrazándose fuertemente a aquel hombre.

-La vida es una cárcel y sus barrotes me hacen preso del camino que yo mismo escogí.- Tras esto, se separaron, y poniéndose su máscara de serpiente, partió hacia el mar de abajo una vez más.

No quería llorar delante de ella, pero era imposible evitar que sus ojos se empañaran en un manto de lágrimas que se fueron derramando mientras se marchaba poco a poco de aquel lugar. Solo esperaba que el tiempo que le faltaba pasase rápido y que aquello que le prometieron, no fuera una sucia mentira. Volvió a su cuartel y la última petición, fue probablemente la más extraña y la más difícil hasta ahora. Tenía que infiltrarse en la revolución. Querían que fingiese ser alguien nuevo, un hombre débil y que entrase en una de las nuevas bandas formadas entre las filas de aquella organización secreta que buscaba derrocar al gobierno. Tenía que reunir información, pero era sumamente peligroso. Si le descubrían, seguramente sería hombre muerto. Siguiendo las órdenes de sus superiores, y gracias a sus increíbles recursos, logró hacerse pasar por un revolucionario, pero ahora todo era muy diferente. Tenía que fingir ser una persona que no era, con otro nombre incluso. Klein. Tenía que hacer parecer que era mucho más débil y que tenía diferentes aptitudes. Era algo que no le agradaba en absoluto, pero era parte del trato.

-Te juro que aunque sea lo último que haga, volveré Lyn...- Dijo este, dirigiéndose hacia su nuevo objetivo.

Mar de origen: Grand Line (Paraíso [Skypiea])

Pertenencias: N/A.

Botín de partidas: N/A.

Sueños: Su principal meta es acabar su trabajo para cumplir la parte del trato y poder volver a Shandia con su familia y su amada, pero no se queda ahí. Aquellos para los que trabaja, en su día mataron a muchos de sus amigos, de aquellos que consideraba hermanos, padres, madres, a un montón de personas que murieron en vano. Le habían hecho hacer cosas horribles que jamás hubiera hecho de no ser por proteger a los suyos. Se había marcado el objetivo de vengarse por todo aquello que le estaban haciendo pasar. No descansaría en paz hasta hacerles pagar hasta la última gota de sangre que habían derramado.

Nota: Paso mi personaje a NPC (Klein es una de mis multicuentas). Le he modificado el nivel y le he añadido el Rokushiki y algunas técnicas y power ups.
avatar
Kaiser

Mensajes : 770
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
132105/320000  (132105/320000)
Berries: 617.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Klein "Serpiente alada" [Cipher Pol 7] [NPC]

Mensaje por rainbow662 el Miér 18 Feb 2015 - 18:50

Aceptado
avatar
rainbow662
Guerrero del nuevo Mundo
Guerrero del nuevo Mundo

Mensajes : 1452
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
106/150  (106/150)
Experiencia:
354780/790000  (354780/790000)
Berries: 198.500.466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.