Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (6829)
 
Nocturne93 (5069)
 
Lion L. Kai (3024)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Simo (2025)
 
Leonel Racovich (1952)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Mar 27 Mayo 2014 - 12:47

Caminaba de nuevo por aquellas sendas pantanosas, llenas de mosquitos y azotadas de un viento frío, cayendo una lluvia oscura que parecía manchar aún más la tierra gris. Los gigantescos insectos que poblaban aquella isla volaban sin molestarse de aquellas gotas, demasiado pequeñas para torcer su rumbo o saltarles la membrana de las alas. Caspio era inmune a sus picaduras, pues por instinto caminaba en su forma semilíquida, manteniendo el material encerrado en su aura humana. Sin embargo, que lo rodearan lo molestaba. Desenvainó a Yanna, que había recuperado hacía poco de su reposo, y una luz plateada inundó las zonas colindantes. El aura del águila era hermosa, casi atractiva, y los insecto opinaban igual. Uno a uno, se acercaban al arma e iban quedando achicharrados, desplomados y muertos. Aquello era inútil, a menos que aprendiera a canalizarlo como era debido. No se había molestado nunca en usarla correctamente pues hasta el momento sus habilidades siempre habían dado un buen resultado, pero era un personaje objetivo de bastante gente, y en cuanto la protección del Vampiro se desvaneciera, estaría en un apuro.

Tampoco sabía qué hacia en esa isla. El último recuerdo que tenía allí era de una paliza recibida de su ahora amigo, Drake, la bestia. Un glotón de mucho cuidado, y luchador excelente. No le agradaba pasar por aquellos pantanos, y llegó a la zona donde los árboles estaban tronzados hacía algún tiempo, y la silueta de su cara aún no se había borrado del todo de la tierra, lo cual era extraño. Tal vez fuera la cara de otra persona, también en un enfrentamiento. Miró la charca en la que casi lo tira Drake, y vio los cuerpos de insensatos que lo atacaron, con la cara medio comida por los peces que vivían allí. ¿Cómo podía haber una isla tan desagradable? Un ruido detrás de él lo alertó, y una voz rota por el alcohol gritó detrás de él. Se giró y un hombre mal vestido, sucio, y que apenas se tenía en pie lo apuntaba con un rifle. Sin molestarse mucho, le cortó la cabeza antes de que pudiera apretar el gatillo.

Hecho aquello, comenzó a silbar mientras se dirigía al asentamiento más cercano. Los pobladores eran gente bajita, achaparrada, con cara de llevar toda la vida comiendo basura, por no decir mierda. Tenían la tez morena, y no sabía cómo, pues vivían bajo un cielo eternamente gris. Parecían desconfiados, y la llegada del extraño no acababa de agradarles. Un hombre trató de interponerse en su camino, tal vez para hacer preguntas, pero lo ignoró. Sólo quería encontrar una taberna en aquel nido de ratas malolientes.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Mar 27 Mayo 2014 - 22:36

Teravan se encontraba, como de costumbre, reclinado sobre una silla bebiendo una jarra de cerveza fresca. Se tomaba su nueva situación con filosofía pues ni le gustaba su nueva ocupación ni parecía que fuese a causarle muchos quebraderos de cabeza. Echó la cabeza hacia atrás, disfrutando del néctar que discurría por su gaznate, y del sonido de la gente divirtiéndose. Se sentía realmente cómodo en ese ambiente, en el que la gente ya comenzaba a conocerlo por su aguante al espeso líquido dorado.

Miró alrededor y fijó su vista en un par de hombres que presumían de su puntería delante de una mujer. Competían como cavernícolas, pensando que si ganaban a su contrincante, se quedarían con la chica, muy bella, a decir verdad. Paletos... no podrían ni disparar a una vaca con un cañón.

Se acercó a la zona donde estaban compitiendo y cogió disimuladamente tres dardos. Observó, esperando el momento oportuno, aunque la mujer ya había clavado su vista en él, ya se había fijado en su mirada de diversión y condescendencia, y en su sonrisa sarcástica. De alguna forma, ya sabía que iba a darles una lección.

Uno de los hombres había logrado impactar un dardo dos secciones más allá del centro. Un gran logro para él, a decir verdad. En ese momento, El tirador decidió lucirse, y con un movimiento desde abajo del brazo, sin tan siquiera apuntar, logró clavar el dardo en el mismo agujero que el de su contrincante, haciendo que este se soltara y clavando el suyo. Se dio la vuelta y, cuando los dos hombres estaban mirando, lanzó de espaldas los dos dardos restantes, impactando ambos en el centro, en posiciones simétricas.

La muchacha abrió los ojos desmesuradamente, mientras sus dos contrincantes se quedaron boquiabiertos, mirándole. Apoyó sus dedos índices en sus copas y dejó caer sendos chorros de cerveza, rellenándoles las copas.

- A esta invita la casa, chicos. - Dijo con prepotencia.

Volvió a su asiento, bebió un trago de su bebida y volvió a reclinarse, satisfecho, mientras disfrutaba de cómo la mujer no podía apartar la mirada de él. "Una velada magnífica" se dijo a sí mismo, sin dudarlo siquiera, mientras apoyaba los pies en la mesa.

De repente, el sonido sordo de la puerta acompañó a una ráfaga de viento que entró a borbotones, como necesitando disfrutar del calor de la estancia, tomándolo todo para sí como una esposa sujeta la mayor parte de las sábanas, dejando a su marido descubierto. Teravan alzó la mirada para distinguir al forastero, y se llevó una grata sorpresa.

Conocía a aquel hombre.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Miér 28 Mayo 2014 - 1:07

Miró a diestra y siniestra, buscando con su atenta mirada un lugar indicado como descanso de viajeros, aunque sabía que, muy probablemente, nadie querría visitar esa zona. Sin embargo los habitantes necesitarían un sitio donde olvidar durante un rato sus miserables vidas, un lugar donde beber y gritar, y pese a que la idea de ruido no lo agradaba en absoluto, necesitaba un bourbon. ¿Sabrían lo que era el bourbon? Dudaba que aquella panda de paletos piojosos supiera qué demonios podía ser el alcohol destilado. Aquella gente tomaría licores de boñiga o wishkies de fango. Seguramente no conocieran ni eso. Se acercó a un chiquillo que jugaba en la calle, y guardó a Yanna. Su fulgor era impresionante, mucho más del que recordaba, y casi iluminaba aquella oscura tarde, pero era hora de guardarla. No quería que aquella gente se tomara como una amenaza su presencia. Se quitó el sombrero, y se agachó, hasta estar a la altura del niño. Con una sonrisa sacó un bollo de canela y chocolate, hecho aquella misma mañana, y se lo tendió.

-¿Sabes dónde podría tomar algo? Tengo la garganta seca...

El niño cogió el bollo, y le señaló un edificio que contrastaba con el resto. Todo eran casetas de madera, incluso aquella más grande que parecía el ayuntamiento del pueblo. Sin embargo el que el chico indicaba era una estructura de piedra, con incrustaciones de metal, que pretendían oros, aunque Caspio sabía que serían de latón, con el único propósito de engañar a una población pobre haciéndole creer que la riqueza había llegado a la isla. Era penoso... Pero mirando el lado positivo, tendrían algo para refrescarle el gaznate. Mientras avanzaba por la calle empedrada pobremente podía notar el agua cayendo sobre el ala de su sombrero, y resbalando por los pliegues de su capa de algodón trenzado. Tal vez en otro momento le hubiera molestado mojarse, pero desde que conocía a su tripulación se había ablandado bastante, y había recuperado a Yanna y a Yoroi de su baúl madito. Aquellas armas le habían costado sangre, sudor y lágrimas, esfuerzo y dolor, y ya eran horas de darles otro significado. "Gracias, Drake", pensó mientras tocaba la empuñadura de Yanna. El chico lobo le había recordado lo que era sentirse apreciado, una sensación que hacía tiempo había olvidado. "Gracias Alex", susurró su mente mientras alejaba la mano del arma para acercarla al pomo de la puerta. Las conversaciones con el médico durante las largas noches en el barco del Yonkaikyo lo habían ayudado a volverse humano. "Deri-chan, a ti... a ti que te jodan, capullo". Abrió la puerta y encontró un panorama relajado. No había un ruido excesivo, y olía bien, al contrario que la calle. Los hombres no parecían tan sucios como los del resto del pueblo y había alguna que otra muchacha hermosa. Una en concreto, una chiquilla rubia, con ojos ambarinos, miraba con indiscreta pasión a un chico pelirrojo. Un chico marine, corrupto y tal vez una de las personas que mejor le habían caído desde que se reintrodujo en la sociedad.

-Me preguntaba si te volvería a ver, Teri-chan- Lo llamaba así, haciéndolo ser un niño, pero de forma cariñosa-. Aún me debes una bebida desde Loguetown.

Se apartó de la mirada de la chica lujuriosa, que no tardó mucho en reencontrar al díscolo marine. Parecía que se divertía, y él no sería quien le estropeara el momento. Se sentó frente a Teravan, separados por una mesa, y se recostó ligeramente. Dejó el sombrero apoyado en un asiento cercano, pero mantuvo su capa, ocultando el secreto arsenal que guardaba bajo la capa. Miró a los ojos al muchacho, que sonreía con placidez, disfrutando de una tarde tranquila en el único sitio decente del pueblo. Tenía los pies sobre la mesa, y parecía haber mejorado físicamente en el tiempo que llevaba sin verlo, y tenía una cicatriz en medio de la frente que no recordaba haberle visto entonces. Volvió a mirar a la chiquilla, que parecía sentirse atraída por la curiosidad ante el extraño desconocido. No podía, simplemente debía evitar que su carácter sumamente atractivo, digno de algún ser divino proveniente de una división oro, se hiciera con la muchacha. Devolvió la mirada al Marine.

-¿No lo recuerdas?- Hizo una pausa, mientras le robaba un trago de lo que fuera que bebía-. Por la paliza que me pegaste aquel día.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Miér 28 Mayo 2014 - 19:25

Teravan observó a su antiguo socio observar con despreocupación el ambiente, posaba sus azulados ojos en cada una de las personas que había en la sala. Se fijó en la muchacha y después en él mismo, y acto seguido, cruzó la distancia que los separaba para sentarse enfrente suya, acaparando la mirada de la mujer. Cogió su jarra de cerveza y pegó un buen trago, el marine no pensó que le fuese a gustar la bebida.

- Ah, sí... recuerdo que lloraste y todo. - rió con ganas. - Estoy aprovechando bien el negocio, como puedes observar.

En verdad, ese dinero le había venido muy bien. Apenas había gastado nada en estos últimos meses y se había pegado la juerga del siglo... no por nada se había ganado su fama en aquel recóndito lugar repleto de bichos y pantanos.

En verdad, cuando llegó, el desánimo se había apoderado de su cuerpo. Las expectativas que tenía hacia su estancia en ese lugar eran ínfimas, pero con su descubrimiento de la taberna eso cambió radicalmente, pues se pasaba todo su tiempo libre en ella. Recordó un regalo que le había hecho un recluta por ayudarle en un asunto. Se llevó la mano a su chaqueta y sacó de uno de los bolsillos interiores una botella de bourbon completamente llena. Se la lanzó a su interlocutor.

- Toma, anda, no te intoxiques. - dijo con una sonrisa.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Miér 28 Mayo 2014 - 23:11

Aquel mejunje estaba asqueroso. Era la peor bazofia que se podía encontrar en aquella zona. Ahora el licor de mierda y los ponches de fango no sonaban tan mal, después de todo. La muchacha le lanzó una última mirada de sincero deseo al pelirrojo, que no pareció hacerle mucho caso, y se fue. Teravan rememoró con gracia aquel día, riéndose casi de sus lágrimas. "Eran gatitos abandonados", estuvo a punto de decir, pero en un último momento pensó que aquello haría recordar con más gracia aún la escena. Había detalles que el marine no necesitaba conocer, y que pensara que era un buen actor jugaba en su ventaja. No sabía para qué, pues el chico era su aliado, en cierta manera al menos, pero nunca estaba de más cierta precaución.

El marine le tendió una botella de Bourbon, y mentiría si dijera que no se encontraba feliz por aquello. La idea de conseguir bourbon en aquel lugar alejado de la mano de Flubber. Temía tener que beber el agua de fregar embotellada que servían allí durante toda su estancia. Miró al techo de la taberna, y numerosos chicles, seguramente lanzados como competición, creaban un lienzo estrellado en la mohosa madera. Era hermoso. Miró de nuevo a toda la gente de la taberna. Gente sucia, pero que se había bañado en pachuli para exhibir su "riqueza" ante el resto del pueblo. Aquella taberna sacaba lo peor de cada persona, o lo mejor. "Si saca lo mejor de estos tipejos... ¿Qué será lo peor?", pensó mientras se colocaba el sombrero de nuevo. Se levantó y ajustó la capa. Se aburría sobremanera, y quería pasear.

-Teravan, ¿Me acompañas? Necesito la escolta de un poderoso marine. Y al fin y al cabo, tú atrapaste al señor Nat

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Jue 29 Mayo 2014 - 13:15

Teravan aceptó el ofrecimiento de Señor Nat. Se irguió perezosamente de la silla, con una sonrisa en los labios y siguió al panadero fuera de la estancia. La noche era fría y algo húmeda, pero a eso ya estaba acostumbrado, afortunadamente. Todos los días con sus correspondientes noches eran oscuros, fríos y húmedos en aquella isla abandonada de la mano de Flubber. En cuanto salió al exterior se estiró para desentumecer sus músculos.

Hacía tiempo que no experimentaba la acción de un combate ni de una competición. En aquel lugar nunca pasaba absolutamente nada más allá de un pequeña trifulca entre vecinos o una pelea de bar absurda. Además, los animales no eran un gran reto para un tirador de su calibre. Había salido ya algunas veces a los pantanos, con el objetivo de cazar, tan solo para aumentar los niveles de adrenalina, mas la facilidad de la empresa lo desanimó.

Empezaron a caminar en dirección al pantano, recordando su negocio de Loguetown, y narrando lo que habían hecho después. La conversación les llevó tanto tiempo que cuando se quisieron dar cuenta ya estaban en medio del bosque.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Jue 29 Mayo 2014 - 15:04

La lluvia amainaba poco a poco, y Caspio hablaba con Teravan, contándose anécdotas de Loguetown y haciendo bromas sobre el duro golpe que el marine le había propinado. "Casi me desencajo la mandíbula... Riéndome cuando el carcelero no me veía, claro". Había sido un encuentro fortuito y afortunado. Nat tenía pocos amigos, y disfrutaba bastante de los compañeros con los que iba topando en sus viajes, siempre que le dieran algún tipo de diversión. El joven sargento había demostrado ser un buen chico, interesado más por la justicia de una buena pinta que por cumplir la ley. Aquello le sería útil en el futuro, si el marine se portaba bien, pues podría servirse de él para algún encargo, tal vez obtener información.

Tanto tiempo pasaron caminando que llegaron a perderse dentro del bosque. Más que un bosque eran un grupo de pinos y castaños mal arraigados, con las raíces formando extraños surcos en la tierra, y algunos hundiéndose sobre la tierra, no apta para soportar tanto peso. Allí parecía continuar la lluvia, pues las ramas los esperaban con gotas sueltas y constantes, haciendo una cascada de aguas mezcladas con savia y ámbar. Era un buen sitio para enseñarle a Teravan su preciosa espada, recién recuperada del baúl de los recuerdos. Desenvainó a Yanna, y su luz pudo más que la incipiente oscuridad de la noche en aquella isla.

-Preciosa, ¿Verdad?- Dijo, mirando a Teravan-. Hace poco la recuperé de mi baúl maldito, y no pienso volver a alejarme de ella. Deri-chan incluso me ha reñido por cortar la carne de la cena con ella.

Seguramente Teravan reconociera Deri-chan como Derian Markov, el conde Yonkaikyo, o tal vez le preguntara quién demonios era. Un mosquito se acercó a la espada, y su vuelo cayó en picado, golpeándose contra el suelo, chamuscado. Una ardilla hizo lo mismo, y Caspio entendió que ya era hora de guardar el arma. Las ardillas le gustaban, y era muy difícil no parecer amenazante cuando se empuñaba un arma tan afilada y brillante. No quería que se sintiera amenazado, así que guardó la espada y le hizo una proposición algo extraña.

-¿Qué te parece si hacemos un trato? Tú me cuentas cotilleos de la marina y cuando me vaya de caza mayor, te llevo el cuerpo sin cabeza de un delincuente. A mí me pagan por la parte que me quedo y tú te cuelgas otra más de esas medallitas- Señaló a la medalla que el muchacho llevaba al pecho, demostrando que había hecho algo de lo que el gobierno estaba orgulloso-. ¿Qué te parece?

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Jue 29 Mayo 2014 - 15:27

A Teravan le hizo mucha gracia el mote que la había puesto a Derian Markov. Un hombre al que muchos temían, pero que no parecía causar ese efecto en el joven espadachín. Observó su espada con gesto atónito, casi hipnotizado por su brillo plateado. Verdaderamente, era un desperdicio usar aquella preciosidad para cortar la cena. ¡Qué basto podía llegar a ser aquel hombre!

Escuchó atentamente la propuesta del panadero, había forzado un poco las leyes de la marina al entregar a un delincuente haciendo un trato con el mismo, y no estaba del todo seguro que fuese buena idea dañar aún más su reputación. Mas, de todas formas, Teravan nunca había sido de buenas ideas, a decir verdad. No le costaba nada soltarle alguna confidencia de vez en cuando, entre amigos, mientras compartían una buena cerveza, o un buen bourbon.

Le estrechó la mano con fuerza y dio una sacudida. - Será un placer hacer negocios contigo, Señor Nat. - dijo con una sonrisa de medio lado en los labios.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Jue 29 Mayo 2014 - 18:51

Mientras le decía aquello, no pudo evitar reflexionar acerca de sus palabras. Acababa de reconocer a un marine que se ganaba la vida matando gente, y aquello era un delito bastante grave. Podría tratar de detenerlo en aquel momento y Caspio no podría evitar que lo intentara. Sólo podría manchar a Yanna, e irse entre las sombras. No le agradaría la idea, y durante aquellos segundos de duda del sargento casi lo lamentó por él, aunque la ganancia posible era mucho mayor que la mera amenaza de una muerte. Por un momento le pareció que Teravan reía, tal vez por su trato cariñoso al conde que atemorizaba con su presencia. Le pareció que se había quedado embobado con el brillo de Yanna, pero de repente respondió.

- Será un placer hacer negocios contigo, Señor Nat.

Perfecto. Aquello le abría muchas posibilidades, como impunidad para matar a sus contratos. Si en algún momento alguien lo cogía, sólo tendría que decir "Trabajo bajo órdenes de la marina". Casi todos sus problemas se acabarían, y de regalo se enteraría de cuchicheos, quienes estarían dispuestos a matar, a pagar por asesinar a otros... Marines faltos de escrúpulos, que sólo buscan ascender a costa de sus propios compañeros. Aquella gente también acababa pasando por la espada de alguien, a veces la suya, a veces otra... Pero todo el mundo pagaba por sus pecados, y algunos debían pagar por cometerlo, aunque más tarde se lo cobraran.

-Parece que hemos llegado a una buena relación comercial, Sargento.

Le caía bien aquel hombre. Le tendió la mano en señal de amistad, y unos segundos más tarde comenzó a caminar de vuelta al pueblo.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Jue 29 Mayo 2014 - 19:05

Aquel extraño personaje le empezaba a caer realmente bien, aún recordaba la primera impresión que le había causada en Loguetown. Al principio le pareció que estaba loco, y para que Teravan pensase que alguien estaba loco, tenía que ser extraño de verdad. Comenzaba a pensar que el hecho de que acabasen en el bosque no fue fruto de la casualidad, sino de un espontáneo plan del cazador. sin embargo, aquello le beneficiaba, podía enterarse de qué se cocía en los bajos fondos, y eso le permitía a actuar en un abanico mucho más grande de posibilidades.

Caminó junto con Nat hacia el pueblo, observando a su alrededor, alerta, vigilando por si alguien les había escuchado o seguido. A pesar de que su trato fue meramente verbal y completamente libre de ilegalidades, no podía permitir que llegase a algún oficial, o podría verse envuelto en problemas.

Siguieron hablando de experiencias pasados, riendo como viejos amigos. Teravan le relataba a Nat su entrenamiento con el haki armadura, e incluso le enseñó la hermosa cicatriz que lucía en su espalda. Le contó también otras aventuras que había tenido, como la pelea de bar cuyo objetivo era poner esa nueva habilidad en práctica. Había sido un año realmente interesante, aunque con la llegada a aquella isla el ritmo había bajado bastante.

- Bueno, Señor Nat, ¿qué ha sido de ti durante todo este año? - dijo, inquisitivo. - Algo interesante te habrá pasado... Como la historia que conlleva esa curiosa espada. - Señaló a Yanna.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Jue 29 Mayo 2014 - 20:24

Pararon un momento por el camino, y Teravan le enseñó una cicatriz en la espalda, con pequeñas marcas más claras que parecían una palabra. No se leía muy bien, pero parecía tener por lo menos dos "i", una "b" y una "c". "Qué marcas mas raras". Nat pensó en palabras con aquellas características, pensándolo con gracia, pues se le ocurría sólo una, y encuadraba perfectamente en la historia que el chico había contado. Caspio le comentó cómo lo había despertado él, de niño, dando golpes a una pared bajo una cascada. Se ahorró el detalle de dónde estaba aquella pared, pues era su lugar secreto, prohibido, su hogar oculto y, además, de allí nunca salía nada bueno. No quería que el hombre del uniforme se pasara por el West Blue a investigar su biblioteca, ni que encontrara los restos de quienes intentaron detenerle. Él no lo comprendería, aunque había sido un acto de justicia y piedad, cumpliendo una promesa.

Parecía que el marine estaba alegre con el trato, y que la relación podría ser fructífera. Finalmente el marine le preguntó de dónde había sacado a Yanna, entre otras muchas preguntas sobre qué había hecho aquel año. La pregunta lo hizo enrojecer de rabia, y casi llorar del dolor. Aquella pregunta lo hacía morir, y lo desangraba emocionalmente. Cada día sufría por lo que había hecho, y la espada estaba a su lado, eterna, incorruptible, para recordarle su pecado, y hacerle cargar con ella como penitencia. Le dolía llevarla, pero la necesitaba para mejorar sus técnicas, pues no había mejor arma para él.

-Pues verás, es una larga historia... Una vez me enamoré de una muchacha. Pero ambos sabíamos que nuestra relación no podía durar. Cuando nos vimos por última vez, mi maestro me regaló esta espada, para superar el dolor. Se llamaba Rosa de Otoño, y yo decidí llamarla Yanna, como ella.

Siguió caminando, contándole historias de sus viajes, mientras la lluvia volvía a caer. Podía notar el agua cayendo sobre el ala de su sombrero, y resbalando por los pliegues de su capa de algodón trenzado. Llegaron hasta el poblado, juntos, mientras seguían riendo y contando anécdotas, olvidando el momento de Yanna, sabiendo que la historia extendida de aquella historia permanecería en el olvido.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Jue 29 Mayo 2014 - 21:32

Cuando el marine le formuló la pregunta, el rostro de Nat se ensombreció. Había que estar muy ciego para no darse cuenta. Esperó a que respondiese algo y escuchó su breve historia sobre la espada. Una historia algo dramática, pero aún así le parecía exagerada la reacción del hombre, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que había pasado.

Teravan no sabía qué responder ante algo así, era una situación incómoda, aunque él sabía muy bien lo que era abandonar a alguien amado. Tuvo que separarse de Laura cuando lo expulsaron de la isla, aquello le había roto el corazón, pero poco a poco lo iba superando, sobre todo porque tenía la determinación de que volvería a verla una vez controlase sus poderes. Puede que en realidad a Nat le afectaba tanto ese tema porque esa persona ya no estaba en el mismo mundo que ellos.

Teravan se recostó contra la pared junto a la que estaban hablando, pensando en qué decirle a aquel hombre. Y solamente se le ocurrió una cosa.

- ¿Sabes? Las ardillas arrancan frutos de los árboles y los entierran, guardando comida para el invierno, pero se les olvida dónde estaban enterrados y entonces un árbol crece en ese lugar. - Dijo con una sonrisa, sin mirar siquiera a su interlocutor. - A veces hacemos cosas de las que no estamos orgullos, cosas que nuestro destino nos ha obligado a realizar, cosas de las que no tenemos la culpa... y nos atormentamos por ellas una y otra, y otra, y otra vez... Cuando en realidad lo que hemos de hacer es olvidarlas, seguir adelante, y hacer algo por lo que haya merecido la pena ese sacrificio. Algo por lo que haya merecido la pena que continuásemos viviendo.

Se mantuvo unos segundos en silencio y le hizo un gesto para que entrasen en la taberna, a tomar un buen trago. A modo de ofrecimiento.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Señor Nat el Jue 29 Mayo 2014 - 22:13

Teravan pareció desconfiar de aquella historia unos instantes, y le debió de dar pena segundos después. La cara con la que el marine lo miraba lo sacaba de quicio, pues odiaba sentir que alguien lo veía necesitado. Él era él, solamente, único, solitario, sin nada en los bolsillos, sin nadie a quien recordar, sin ser recordado por nadie. Una sombra en el limbo, la campana que tañe por la muerte, aquello era él. Poco a poco, la mano del espadachín de dirigió discretamente hasta su espalda, a la altura de la cintura. Tenía la daga empuñada. Se sentía muy enfadado, y muy dolido. Se sentía vulnerable, y todo por una mirada. ¿Cómo aquello podía afectarle tanto? Tenía ya agarrada la empuñadura de su daga, mientras una lágrima plateada brotaba de su lacrimal izquierdo. Cubierto con el sombrero, protegido de la lluvia, pero con alma desnuda. "Lo siento, Teravan", pensó mientras desenvainaba. No llegó a hacerlo, porque Teravan movió los labios, bajó la mirada al suelo, y con una sonrisa empezó a hablar.

- ¿Sabes? Las ardillas arrancan frutos de los árboles y los entierran, guardando comida para el invierno, pero se les olvida dónde estaban enterrados y entonces un árbol crece en ese lugar. A veces hacemos cosas de las que no estamos orgullos, cosas que nuestro destino nos ha obligado a realizar, cosas de las que no tenemos la culpa... y nos atormentamos por ellas una y otra, y otra, y otra vez... Cuando en realidad lo que hemos de hacer es olvidarlas, seguir adelante, y hacer algo por lo que haya merecido la pena ese sacrificio. Algo por lo que haya merecido la pena que continuásemos viviendo.

Guardó la daga. No podía hacerlo. El marine no había hecho nada malo, sólo trataba de ayudarlo. Tal vez de manera que a él no le gustaba, quizá de forma brusca, pero no merecía morir. Era sólo alguien que se consideraba su amigo. Habían bebido juntos, reído y jugado. Habían hecho chanchullos y engañado a la marina. Y ahora iban a comenzzar un macabro negocio junto. El marine no era mala persona, pese a sus malas formas o sus miradas indiscretas. El sargento era un hombre inteligente, de brillante futuro, y no era quién de truncarlo gratis. Tampoco lo haría por dinero, seguramente. No había suma tan grande como para igualar el precio de una buena amistad, ni de la información gratuita. En cualquier caso, su barco debía de zarpar al amanecer, y prefería estar dentro cuando lo hiciera. No soportaría meses de alcohol malo y mujeres feas. También, así, se alejaría durante un tiempo del Sargento, que despertaba su lado humano, y no sabía cómo enfrentarlo. Se acercó a la puerta de la taberna y la abrió, dejándole paso al uniformado.

-Me temo que aquí se separan nuestros caminos esta vez, Sargento. Ha sido un honor encontrarme con usted. Seguiré sus consejos.

Alzó la mano derecha sobre la frente, y la bajó con solemnidad. Así se despedían los hombres del gobierno, y era un gesto de respeto que Caspio pocas veces hacía. Con una sonrisa en la boca y la lágrima manchando de metal su cara, le dio la espalda al hombre. "Lo siento, Teravan. Aún no es nuestro momento. Nos volveremos a ver".

Avanzó paso a paso bajo la lluvia, cabizbajo y reflexionando sobre lo que Teravan había dicho. La lluvia era casi torrencial, y necesitaba llegar al barco cuanto antes. Una sombra avanzaba en la noche, una sombra ni viva ni muerta, caminando por los pantanos. Su cara estaba en los suelos, y su huella en los árboles caídos. La estela de un lobo caminaba a su lado, y era hora de que ambos se fueran. De que se fueran lejos. El lobo había desaparecido, y en el puerto, atracado, un barco aparecía. Montó en él y entró en su camarote, para dejar que el silencio lo embargara todo. Todo...

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 6829
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
98441/790000  (98441/790000)
Berries: 1.250.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Teravan Finger-bullet el Jue 29 Mayo 2014 - 22:23

Teravan asistió sorprendido al saludo de su compañero. pensó en corresponderle de la misma forma, pero en lugar de eso decidió primero estrecharle una mano, para después darle un medio abrazo con la otra, como dos viejos amigos, como camaradas. Observó cómo se internaba en la lluvia y, acto seguido, se acercó a la barra y pidió una copa. Miró a su alrededor, y pudo apreciar con fingido interés que absolutamente nada había cambiado.

Volvió a su asiento, que seguía desocupado, al parecer ese lugar ya estaba asignado a su suboficial trasero, pues desde hacía un tiempo nadie más se sentaba allí. Escuchó cómo los hombres discutían quién había ganado su competición de dardos, conversación que no interesaba en absoluto al joven marine. Se reclinó y le dio un largo sorbo a su cerveza, reflexionando sobre su nueva amistad, una amistad que no dudaba que fuese a permanecer.

Volvió a mirar hacia la zona de la diana, y pudo observar que la mujer le seguía observando. El hecho de recordar a Laura le había quitado el interés que le causaba aquella situación. Ya no le divertía conquistar a aquella mujer con su indiferencia, pues le parecía una tarea completamente carente de mérito y de dificultad, igual que matar a aquellas bestias del bosque. Tan solo tenía que guiñar un ojo y tenerla a sus pies, estaba seguro. Laura había sido diferente, no había llegado a conquistarla del todo, sino que tan solo se quedó en una amistad más que profunda y una tensión intensa que no dudaba que se hubiese resuelto de haber permanecido en la isla.

Nunca se cansaría de maldecir al poder que se le concedió.
avatar
Teravan Finger-bullet

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
23170/550000  (23170/550000)
Berries: 1.227.725

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando a Yanna [Privado, Señor Nat, Teravan]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.