Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7168)
 
Nocturne93 (5180)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2141)
 
Drake Lobo Ártico (2061)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Brand el Dom 21 Feb 2016 - 22:24

El viento soplaba con fuerza, siendo favorable e incrementando la velocidad de aquel pequeño barco de vela. El espadachín llamado Glash D. Brand navegaba por el East Blue dirigiéndose al Archipiélago de Arashi, ya que iba a encontrarse con su maestro Grehim. Tenía que despedirse de él para iniciar un nuevo y largo viaje hacia el Nuevo Mundo, debía de contárselo al anciano.

<< Tengo que comprar gambas, mejillones, calamares, sepia, ostras, almejas… >>

El peliblanco escribía en una pequeña libreta haciendo una especie de lista de compra. Su intención era ofrecer una comida al anciano, su favorita, el marisco. Su destino era Yuki, allí había una aldea de pescadores y vivía Robert un amigo de su familia que trabajaba en una pescadería. Después de terminar las respectivas anotaciones el pirata se acercó hacia la parte trasera de la barca. El transporte marítimo era pequeño, estaba formado por un par de velas con un delgado mástil en el centro de la barca. Ésta fue construida con una madera resistente y unos buenos acabados. Los nudos sujetaban firmemente aquella tela que se tensaba ante el viento que empujaba la barca. Detrás del transporte había un dial, concretamente un Jet Dial. El muchacho apretó la concha y la barca empezó a coger una velocidad vertiginosa, llegando a sobrevolar el tímido oleaje que había en alta mar.

El viento removía con fuerza el blanquecino pelo del pirata, la bandera ondeaba en la parte alta del palo central mostrando el dibujo de una calavera pirata, un diseño algo chapuzas que solo alguien con poca habilidad lograría dibujar.

Barca :

Bandera:

Durante el viaje, el pirata pudo ver un extraño objeto en la lejanía y mientras se iba acercando a gran velocidad pudo identificarlo como un gran galeón. Los ojos del muchacho se abrieron de par en par, viendo la gran envergadura del navío. El pirata era espectador de aquel enorme barco de tonos marrones en el casco y ocres por la zona de los cañones. Las enormes velas tenían un color blanquecino y se tensaban por la fuerza del viento. Brand se quedó pasmado mirando cada detalle de aquel enorme buque, su barca era un simple insecto, como una hormiga al lado de un humano. Su cabeza se iba girando, la velocidad de la barca era demasiado rápida y tuvo que precipitarse para apagar el Jet Dial. Con la ayuda de los remos volvió hacia atrás colocándose a la altura de ese enrome barco, seguía impresionado no había visto barcos de ese gran tamaño. Brand contaba los huecos de los cañones, fijándose que había 8 y tal vez por el otro extremo 8 más. Ante la duda decidió comprobarlo y el pirata accionó de nuevo el Jet Dial, con la ayuda del timón formado por una palanca lo fue inclinando hacia un lado para ir bordeando el gran barco. Se fijó en  todas esas ventanas, en  los perfectos acabados, el espolón, la popa y la proa; era un auténtico galeón pirata.

<< Es un barco impresionante ¡Qué grande! ¡Es inmenso! ¿Cómo debe de ser por dentro? >>

Sus ojos ahora se clavaron en aquella bandera pirata que ondeaba en el gran mástil, con extraños símbolos que el muchacho no lograba entender.  Debería de familiarizarse más con las bandas que existían, no tenía ni idea de sus nombres, ni las más importantes. Es más, el joven no conoce nada sobre el mundo. Su única información había sido expuesta por aquellos personajes con los que había coincidido al largo de sus viajes. Tal vez le vendría bien algo de cultura general y leer más la prensa, pero por el momento para él eso era algo segundario.

Colocó las manos alrededor de sus labios, haciendo una especie de cono abierto - ¡Hola! ¡¿Alguien puede oírme?! ¡Estoy aquí abajo! – gritó una vez apagó el Jet Dial, manteniéndose quieto a unos metros del gran barco - ¡Aquí! ¡Abajo! – se quedó esperando para ver si alguien reparaba en su atención.
avatar
Brand

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 14/11/2015
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22369/790000  (22369/790000)
Berries: 481.880.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Annie el Mar 23 Feb 2016 - 11:58

Las olas chocaban contra el barco zarandeándolo de un lado a otro. El agua proveniente de esos choques se depositaba en la cubierta con forma de pequeños charcos, como era normal. El viento que llevábamos iba en nuestra dirección. Parecía que el mar estaba de nuestra parte hoy, puesto que ayer sufrimos una gran tormenta al salir de una isla. No había sido una tormenta cualquiera, yo misma tengo experiencia en predecir el tiempo y esta tormenta duró aproximadamente un día entero. Me preocupé bastante por el bienestar del barco y de mis compañeros porque la tormenta iba en dirección a la isla en que nos habíamos separado. Sabía que podían cuidarse solos, pero a veces eran como unos niños pequeños a los que había que ponerle orden y así siempre.

Manejaba el timón, pero como tenía un rumbo fijo lo dejé y bajé hasta la cubierta. Ruby correteaba por ella saltando en los charcos de agua y mojándose toda. Después, se fue hacia el interior a saber por qué.

Me apoyé en la barandilla y miré al cielo. Ni una sola nube. El sol brillaba con todo su esplendor y los halos de luz traspasaban la barrera del agua infiltrándose por todo el interior y dejando ver las profundidades del mar. No era muy profunda esta zona dado que se alcanzaba a ver la arena del fondo marino y algún que otro pececillo. Fui hacia la zona del mascarón de proa y puse mi pierna en el bauprés mientras con el brazo me apoyaba en la barandilla. Asomé la cabeza y vi como el barco avanzaba en el agua y daba pequeños tumbos debido al oleaje. Unos delfines comenzaron a saltar delante del cascarón, llegué a contar unos cinco. Eran realmente adorables.

Cuando volvía al timón dejó de soplar el viento y el barco paró. Miré a mis alrededores por si había alguna nube de tormenta, pero nada, todo despejado. Esta zona no era de estar sin viento por lo que había leído, pero tocaría esperar a que volviese la brisa. Iba a ir al interior, pero escuché unos gritos. ¿Gritos? Si, a lo mejor me estaba empezando a volver loca porque no había ni una sola isla y tampoco barcos. Me acerqué al lado izquierdo del barco, pero no había nadie a pesar de que los seguía escuchando. Fui al otro y al final era un muchacho, arqueé una ceja, me hacía gracia no haberle visto antes. Su barca… bueno, lo importante es que podía cumplir su función de navegar. Por la bandera que llevaba también supuse que sería un pirata. Aunque no debía ser muy peligroso para ir así, quizás lo tomasen a broma.

El muchacho tenía el cabello blanco y llevaba una especie de kimono, parecía un niño por los rasgos de su cara. ¿Qué haría alguien así en medio del mar y, sobre todo, con esa barca que podría hundirse en cualquier momento? Suspiré.

-¿Debería tener cuidado contigo? Pareces alguien muy temible. –Dije con cierto sarcasmo. Esto iba a ser divertido. - ¿Quién eres? – Inquirí sonriendo.
avatar
Annie
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1841
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
55/150  (55/150)
Experiencia:
66935/320000  (66935/320000)
Berries: 642.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Brand el Mar 23 Feb 2016 - 19:05

Los azulados ojos del peliblanco se quedaron observando la silueta femenina que sobresalía por el lateral del barco. El muchacho pudo distinguir en aquel perfil una larga y rojiza melena, pero poco más ya que la distancia y la valla impedía ver los atuendos que llevaba encima la mujer. A sus oídos llegaron esas preguntas y tardó un poco en asimilar su significado, el pobre espadachín no se percató de la ironía que acompañaba aquellas palabras. Llevándose la mano detrás de la nuca, acariciándola dijo -  No, no, no. No soy temible ¡Jajajaja! – se reía intentando averiguar el motivo por el que la mujer había pensado eso, sin percatarse del sarcasmo; seguía sin entender esos sentidos de las frases con ironía.

<< ¿De verdad que soy una persona temible? Oh… Pero eso es malo… aunque bueno… también impone respeto… ¿Será por mis katanas? Dudo que sea por la barca y la bandera… oh… ¡Estoy seguro que será el Kimono! >>

- ¡No busco problemas! ¡Me gusta viajar y ver mundo! – revelando allí su sueño - ¡Oh! ¡Perdón por no presentarme! – todo formal él, en su mente tiene un seguimiento de pautas a decir, como si recitara un trozo de una obra de teatro. - ¡Mi nombre es Brand! – Hablaba alzando la voz para que se le escuchara – ¡Estoy navegando dirección al Archipiélago de Arashi y me topé con este gran barco! ¡Es espectacular!– alzó los brazos, haciendo gesto de amplitud mientras admiraba la maravilla de transporte que tenía delante. – Entonces grité para ver si alguien me podía escuchar – decía la pura verdad, dando información de su siguiente destino con total confianza; se podía ver de lejos la inocencia en las acciones y palabras del peliblanco; al igual que la ilusión de ver aquel navío. Era algo extraño, pero por algún motivo seguía vivo cruzando el East Blue con aquella barca.

- Esto… - sentía curiosidad de ver aquel barco por dentro, nunca había estado en un galeón como ese. El muchacho se empezó a sonrojar, no por la vergüenza de hablar con la mujer, era más porque no sabía cómo decirle que quería subir al barco. Miró hacia los lados con gesto pensativo, mirando de reojo a la pelirroja que ni siquiera le había preguntado su nombre… ¡Se le había olvidado! Y claro… la necesidad de ver el barco por dentro era mucho más grande que conocerla.

- Eh… ¿Podría…? Eh… - allí que le temblaba un poco la voz, como si quisiera pedirle una cita – Po… ¿Podríasenseñarmeelbarcopordentro? – soltó de una, así en carrerilla que ni respiró. Decía la verdad, pero también podría colar como una excusa para ir con aquella mujer pelirroja, sus palabras y nerviosismo hacían dudar de sus  intenciones.

Lo siguiente que hizo, fue más extraño. Brand se giró para rebuscar bajo una manta y allí que sujetó la cola de un gran pez. Era más grande que él, tal vez unas cinco veces y ocupaba la mitad de la barca. El muchacho lo levantó sobre su cabeza mostrándoselo a la mujer - ¡A cambio pongo la cena! ¿Puedo…?

Pescado:


<< ¡Oh mierda! ¡Me falta el por favor y su nombre! >>

- ¿¡Por favor… -

<< ¡No! ¡No le pregunté su nombre! >>

Allí el peliblanco con el pescado sobre su cabeza, con la vista fija en la mujer con el objetivo de buscar una afirmación para poder subir al galeón dijo – Me olvidado de preguntarte tu nombre – como si fuera lo más normal del mundo admitir esos errores y decirlo; no tenía reparos en eso el muchacho que lo decía todo en voz alta.

- ¿Cómo te llamas? – sonrió, como si  aquel gesto solucionara las cosas. Debía de intentarlo, su difunta madre le enseñó que una sonrisa arreglaba muchas situaciones
avatar
Brand

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 14/11/2015
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22369/790000  (22369/790000)
Berries: 481.880.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Annie el Miér 24 Feb 2016 - 22:57

Arqueé una ceja al ver lo que decía el muchacho. No parecía captar las indirectas, eso me incitó a ser tan mala con él. Además, por su aspecto parecía un niño en intento de ser mayor. Me acerqué más a la barandilla. Me preguntaba si ese chico estaría bromeando con las cosas que decía, pero a mi pesar, creo que estaba siendo lo más sincero que podía. Llevaba demasiado tiempo sin conocer a alguien que hablase con la sinceridad por delante, sin miedo a nada. Aquel chico era una caja de sorpresas y eso que todo esto aún no había empezado. Su nombre era Brand y por lo visto teníamos algo en común. Viajar y conocer mundo era mi sueño cuando era pequeña, surcar los mares y sentir la brisa marina rozando mi piel. Sonaba bien, pero ahora que llevaba tanto recorrido me daba cuenta que no eran más que simples ilusiones infantiles. Brand se daría cuenta algún día que lo que deseaba no sería para tanto, como lo es ahora para mí.

Apoyé el codo en la barandilla con la palma de la mano abierta mientras apoyaba la cabeza. Me hacían reír las acciones del muchacho, el nerviosismo que tenía y la timidez a la vez. En cierto modo me recordaba a mí cuando había empezado mi camino en el mar sin saber que me depararía el mundo.

Por poco no lograba entender lo que me decía y su pregunta me dejó un tanto anonadada. Brand parecía tener las cosas muy claras a la hora de pedirlas. Me lo pensé unos segundos y antes de responderle vi un pescado enorme junto con él. ¿De dónde había sacado semejante pez? O mejor dicho ¿Cómo lo habría cazado? Era enorme y podía dar alimento para unos cuantos días. Al final este chico iba a ser valiente y todo. Seguro que un futuro sí que se volvía temible, tan temible que al escuchar su nombre las personas se asustarían. Eso sí, él pondría la cena, pero yo no cocinaba. Lo que me faltaba ya.

No pude evitar reír ante la escena.

-Vamos, sube. – Le dejaba subir porque en el fondo me había caído bien, y porque algo me decía que en esa barca no llegaría muy lejos.

Cogí la escalera de cuerdas que estaba siempre en los laterales y la amarré al hierro de enganche para luego soltarla y que así subiera. En cuanto estuviese a bordo le diría mi nombre.

-Soy Rose. Me sorprende que nunca hayas visto un barco así. Debes llevar poco tiempo en el mar. – Dije cruzándome de brazos y avanzando hacia el centro. – Y espero que sepas cocinar. – Le dediqué con una sonrisa mientras revolvía su cabello blanco. – Tienes suerte de que te enseñe el barco, así que disfrútalo ahora que puedes. Antes de nada vayamos a la cocina a dejar ese pez, debe pesar un montón. – Comenté yendo hacia adentro.
avatar
Annie
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1841
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
55/150  (55/150)
Experiencia:
66935/320000  (66935/320000)
Berries: 642.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Brand el Jue 25 Feb 2016 - 19:28

La sonrisa del espadachín se amplió ante el asentimiento de la mujer, el pirata tenía permiso para subir al barco y eso quedaba reflejado en su rostro. El brillo de sus ojos presenciaba la escena de la pelirroja cuando lanzaba la escalera de cuerdas para que subiera. El peliblanco dejó a un lateral el gran pescado para sujetar una cuerda y anudarla a uno de los extremos de la barca. Se colgó la cuerda en el hombro y con otra se ligó el pez en la cintura para iniciar el ascenso hasta la cubierta del galeón.

De un salto se sujetó a la escalera y con gran agilidad subió hacia arriba. Se podía ver la pericia del muchacho al moverse, al igual que la fuerza que tenía. No era nada descomunal, pero para su constitución era más que aceptable. Los ojos turquesas del pirata se encontraron con los de Rose. Se la quedó mirando unos instantes, desviando su foco visual por el resto del cuerpo. Lo que le llamó más la atención, era esa larga melena rojiza que tenía a su espalda.

<< Ohh… ¡Qué melena más larga! ¡Es inmensa! ¿Cuánto debe de tardar en secarla cuando se ducha? >>

Esos fueron los primeros pensamientos de Brand mientras escuchaba las palabras de la pirata. << Oh… Se llama Rose. Veamos que puedo decir, venga rápido… ¡No pienses tanto! ¡Dilo! >> las palabras salieron de los labios del peliblanco - ¡Un placer de conocerte Rose! ¡Un nombre muy bonito! – siguió respondiendo a la mujer, cerrando los ojos por reflejo mientras ella le revolvía el pelo - ¡Se cocinar! Bueno… tampoco mucho, pero lo que hago se puede comer. Nunca  se han quejado y suele tener sabor, no soy ningún cocinero pero nunca me he muerto de hambre -. Las palabras, que hacían referencia a enseñarle el navío y el tamaño del pescado, hicieron que el joven se sonrojara un poco - Gracias por mostrarme el galeón, de verdad estoy muy agradecido. Pesa un poco la verdad – comentó sobre el pez que llevaba a sus espaldas.

Pudo ver como la pelirroja se dirigía hacia el interior del galeón en dirección a la cocina. - ¡Un segundo por favor! – todo formal – He de anudar la cuerda para que mi barca no se aleje mar adentro – comentó mientras ataba el otro extremo para unir ambos transportes marítimos de diferente tamaño. Como   si el galeón fuera suyo el pirata subió la escalera de cuerda para dejarla doblada en uno de los extremos – Es mejor recogerla, no sea que vengan visitas inesperadas ¿No? – todo previsor él, lo hacía de buena voluntad.

<< Tal vez… Oh... ¡Mierda! >>

- Perdón por no pedir permiso… debí de preguntarte si podía subir la escalera. ¡Lo siento! – la sonrisa volvió a dibujarse en sus labios, dejando ver esa hilera de dientes blanquecinos. Sin perder más tiempo se puso tras la mujer, observando con gran curiosidad cada rincón por donde pasaban. El muchacho disfrutaba con aquella visita, que ni siquiera había comenzado, mientras se introducían por la zona de la popa del navío.

- ¡Qué amplia! – exclamó viendo las dimensiones de la cocina. Antes de entrar se desató el pescado que llevaba a sus espaldas y con cuidado lo introdujo dentro para dejarlo en la mesa de servicio, aquella para tratar los alimentos.  

La viva mirada de Brand volvió a curiosear a aquella mujer, fijándose en la vestimenta y de nuevo en aquella melena rojiza. El pirata no se preocupaba en ocultar sus acciones, era más transparente que el agua.  Allí se hizo el silencio, el pirata ya había dejado el pez sobre la mesa y el nerviosismo volvía a invadir su cuerpo.

<< He conseguido subir para verlo… ¿Qué digo ahora? Piensa, piensa, piensa… >>

Su mano se apoyaba en la barbilla, en claro gesto pensativo mientras miraba a un lado y otro para luego decir - ¿Pre.. pre… prefieres enseñarme el… barco ahora? O.. o… ¿Cocino el pescado y… meloenseñasluego? – había empezado a hablar bien, tartamudeando un poco... hasta que al final se aceleró de forma atropellada, otra vez será.

Brand esperó la respuesta de Rose, se acomodaba sus ropajes que consistían en un kimono negro con una prenda por encima parecida a una túnica abierta. Parecía mucha ropa, pero el joven se había acostumbrado a llevarla. En el lateral de su cintura reposaban un conjunto de tres armas: una katana, un boken y un Wakizashi; a su espalda llevaba otro sable anudado con una tela que bordeaba parte de su torso. El joven destacaba por su profesión, la senda de la espada.
avatar
Brand

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 14/11/2015
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22369/790000  (22369/790000)
Berries: 481.880.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Annie el Miér 2 Mar 2016 - 2:22

Me crucé esperando a que terminase de atar su barca a la barandilla de mi barco. Me llamaba mucho la atención aquel muchacho, era tan cuidadoso como inocente. Sobre todo con lo último, revelaba las cosas como si nadie fuera hacerle daño. Sentía envidia de la transparencia que poseía. ¿Y si hubiese sido malvada? Es decir… le he permitido subir y por cualquier razón podría haberle arrebatado la vida, por suerte no haría eso, pero el muchacho debía tener cuidado con este tipo de cosas. No todo el mundo era bueno y menos cuando estabas solo en el mar.

-No te preocupes. Estamos solos en medio del mar. – Respondí con confianza y señalando lo que nos rodeaba. – Si te fijas estamos rodeados de agua, no podemos ver ni una sola isla ni nadie que venga a visitarnos.

Era atento y educado, llevaba demasiado tiempo sin ver a una persona así. Mientras regresaba miré sus ropas de arriba abajo. Aparentaban de ser alguien mayor, pero le iban a la perfección, aunque desde mi punto de vista me parecían un tanto incómodas. En cuanto regresó fuimos hacia la cocina en donde allí posó el pescado. Estaba realmente asombrado de lo grande que parecía la cocina. Sin embargo, desde mi punto de vista era algo normal para mí. Quizás porque estuviera acostumbrada.

-Si tú crees… - Dije a modo de respuesta debido a su comentario con una sonrisa.

Siempre que hacía las preguntas tan rápido a modo que no se le entendiese nada me reía.

-¡Eh! No hace falta que te pongas tan nervioso. Ya estás dentro del barco y si quieres verlo lo veremos. Y el pescado… pues lo haremos luego ¿Qué te parece?

Caminé hacia la puerta de la cocina y me apoyé en el marco. Le hice una señal con la mano para que me siguiera y llegamos al salón del barco. Este era espacioso con una mesa larga y grande en el centro. Unos sillones en las esquinas y el resto lleno de ventanales por los que se podía ver perfectamente el mar. También se colaban los rayos del sol dejando sobre la madera un tono dorado mezclado con sombras.

-Aquí comienza tu recorrido. Irás a donde quieras y yo te acompañaré. – Comenté posando una mano sobre su hombro en señal de que avanzase. –Y no tengas miedo a preguntar. – Le dije con un tono de regañina aunque con una sonrisa era imposible tomárselo mal.
avatar
Annie
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1841
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
55/150  (55/150)
Experiencia:
66935/320000  (66935/320000)
Berries: 642.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Brand el Jue 3 Mar 2016 - 0:15

El peliblanco se puso a seguir a la mujer por el pasillo, dirigiéndose a un gran salón adornado con una mesa larga y grande en el centro. En las esquinas de la sala había varios sillones, las vistas que proporcionaban los ventanales de las paredes eran mágicas. Todo el horizonte azulado que ofrecía la mar se podía ver tras esas ventanas, revelando la certeza de las anteriores palabras que le dedicó la pelirroja al argumentarle que no tenían porqué preocuparse de visitas inesperadas, ya que no había barcos visibles.

<< Que bonito >> sus ojos no dejaban de mirar aquel fabuloso y hermoso paisaje << Es una buena chica dejándome ver el barco, he tenido suerte de encontrarme con ella y disfrutar de la visita >> su mente seguía trabajando a plena potencia sin dejar de escudriñar cada rincón de aquel hermoso salón. El espadachín se acomodó en los sillones comprobando así su gran comodidad - ¡Son muy placenteros! – exclamó con tono alegre. Luego se incorporó viendo el tamaño de aquella gran mesa y la preciosidad que adornaba la parte alta, la gran araña de cristal que proporcionaba luz a todo el salón, en horarios nocturnos, haciendo juego con la decoración del suelo - ¡Es una sala preciosa! – luego continuó sin temor alguno. Las palabras de Rose lo animaron y le ahuyentó algo el nerviosismo que solía tener en aquellos instantes que no sabía que decir, pero el apoyo de la mujer le ofreció un pequeño revulsivo para seguir avanzando.

El joven continuó con su visita introduciéndose en una habitación que había frente al salón principal, se trataba de una pequeña aula con  sofás y una serie de mesas pequeñas en el centro; en uno de sus lados había una puerta que conectaba a un cuarto que contenía un montón de libros, era lo más parecido a una pequeña biblioteca. Los ojos de Brand brillaban ante la inmensidad de libros, era la primera vez que veía tantos. - ¡Qué guay! ¡Nunca había visto tantos libros juntos! – dijo mientras curioseaba todas las estanterías. Luego prosiguió hacia el exterior ubicándose en el barco, estaban en la zona central y ahora podía elegir entre ir a la popa o la proa, finalmente se decantó por la parte trasera del navío volviendo hacia la zona de la cocina. Esta vez no entró en la habitación que reposaba el pescado, continuó por el pasillo contando con la mirada los diferentes camarotes que había hasta que se topó con una puerta un tanto diferente a las otras, en esta había diferentes dibujos inscritos en el marco. Allí que sin preguntar nada, el muchacho abrió la puerta para observar el interior.

La majestuosidad de aquel camarote  se dibujó  en la visión del pirata – Ohhhh… - su expresión de admiración y sorpresa se quedó silenciada durante unos instantes, aquellos segundos que tardó en barrer visualmente aquella habitación. Pudo ver el escritorio que había en el interior, al igual que el ventanal que dejaba ver aquel impoluto horizonte azulado. La tonalidad ocre era representativa dando un aspecto rústico a los adornos y al conjunto de baúles. Pero… había algo más importante y llamativo, algo que llegó a hechizar a Brand, se trataba de aquella cama, no era una cama normal... era una cama grande, aunque para él era gigante ya que estaba acostumbrado a camas mucho más pequeñas. No perdió ni una milésima de segundo, mientras el calzado descendía hacia el suelo el peliblanco salió disparado hacia la cama. Allí se dejó caer de espaldas haciendo un pequeño salto. Sintió como su cuerpo se hundía en el mullido almohadón y por consecuencia luego se alzaba en el aire mientras hacia una voltereta hacia atrás y otra adelante, aprovechando cada rebote del somier, disfrutando de esa sensación  de libertad  mientras se perdía en la inmensidad de la cama. - ¡Es gigante! ¡Que guay! – se escuchaban sus carcajadas, llenas de felicidad, que silenciaba el crujir de los muelles. El pirata se estaba divirtiendo con esa simple cama de gran tamaño.

En una de esas volteretas la katana de color blanco, que llevaba a la espalda, emitió un ligero brillo que abarcó toda su totalidad; desde la empuñadura hasta la punta de la funda. En ese segundo, en que su cuerpo realizaba la voltereta, tuvo un pequeño fogonazo en su mente. << Brand… ¿Le pediste permiso a Rose para saltar en lo que podría ser su cama? >> era la voz de Amelia << Deberías de disculparte >> la cara del espadachín reflejaba incertidumbre, no sabía que sucedía. Su trasero se acomodó en el borde al terminar esa última voltereta, mirando un punto fijo del suelo sumido en sus propios pensamientos.

<< ¿Mamá…? No… debo de estar imaginándomelo… pero… ¡Es cierto! ¡No le he pedido permiso! >> se incorporó y en un gesto marcial inclinó su cabeza en gesto de disculpa – Perdón Rose, debí de pedirte permiso para entrar en el camarote y saltar en la cama… ¡Lo siento mucho! ¡No volverá a pasar!– se giró  apresuradamente para estirar las mantas y dejarlas igual que antes. Como si fuera un libro abierto se podía ver en su mirada que estaba pensando en algo, el pirata seguía dándole vueltas a la voz que sonó en su mente escasos segundos antes.

<< Me lo habré imaginado, seguro. Tal vez el cansancio de los últimos días navegando en la barca… si será eso >>

Para romper ese silencio el espadachín le preguntó – Rose… ¿Eres la capitana de la tripulación? – solo esperaba que no se hubiera enfadado, que allí intentó dejar las sabanas bien estiradas para que no estuvieran arrugadas, por lo menos lo intentaba.
avatar
Brand

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 14/11/2015
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22369/790000  (22369/790000)
Berries: 481.880.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La barca y el Galeón [Rose & Brand] (Pasado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.