Últimos temas
» Censo de Piratas
Hoy a las 17:53 por Orión Orwell

» Registro de Paramecias
Hoy a las 17:44 por Raviel

» Censo del Cipher Pol
Hoy a las 17:26 por Kroren

» Registro de logias
Hoy a las 17:09 por Iulio

» Ithilhén, la serpiente esmeralda
Hoy a las 16:43 por Annie

» Gerald Ichizake - Ficha 3.0
Hoy a las 15:45 por Ichizake

» Censo de Marines
Hoy a las 14:11 por Silver

» Censo de Cazadores
Hoy a las 13:23 por Hibiki

» Registro de Zoans
Hoy a las 13:05 por Zack Suky

» Silver D. Syxel
Hoy a las 12:24 por Syxel

» La leyenda de la dama negra Privado (Lord Vader-Raviel Mengele)
Hoy a las 8:20 por Raviel

» Privado Lance-Raviel "Ciencia de alto voltaje"
Hoy a las 7:58 por Raviel


Boda de oro [Privado][Abby y Katharina]

Ir abajo

Boda de oro [Privado][Abby y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Miér 14 Feb 2018 - 21:37

El cielo estaba oscuro y contaba con unas pocas nubes, dejando ver algunas cuantas estrellas en el firmamento. Una luna medio llena se asomaba, alejando las sombras de Towerbridge. Hacía algo de frío, aunque era completamente soportable. Katharina vestía una blusa blanca sin mangas y, sobre ella, una chaqueta de tela negra. Tal vez debía transformar sus ropas en algo más adecuado para una ciudad como esa. De la boca de un hombre de Greytown, escuchó que English Garden era conocida por su civilización filosófica y desarrollo tecnológico, lo que captó su interés. Tenía la posibilidad de comprender otra cultura y añadirla a la lista de civilizaciones conocidas, además de saber algo más de la historia del mundo.

Su atención fue acaparada por un gigantesco monumento arquitectónico situado en medio de la plaza principal de Marblesquare. Su tejado rojizo era llamativo, compuesto por conos puntiagudos que terminaban con una cruz y torres con terminaciones cuadradas. Estaba construido con piedra gris, dispuesta horizontalmente. Contaba con varias vigas a la vista, puestas verticalmente, además de un pasillo protegido por una baranda de bloques de cemento. El edificio tenía varias ventanas arqueadas y muchas de ellas daban acceso a un pequeño balcón con forma de media luna, delimitado por una baja reja de fierro. En más de una ocasión se le pasó por la cabeza ampliar su conocimiento en el arte arquitectónica, pero siempre se limitó a admirar en vez de comprender.

Frente al gigantesco edificio había una pileta y, en su centro, una estatua que simulaba un hombre montado en un caballo. Contaba con senderos de piedra y alrededor de ellos bloques de pasto y flores de diversos colores, además de luces de diversos colores puestas en el suelo. Sin embargo, no sólo la arquitectura de English Garden era llamativa, también lo era su gente. Los ciudadanos de la ciudad eran altos y delgados, la mayoría de ellos llevaba el cabello bien peinado y de colores exóticos, variando entre el rojo, verde y azul. Por alguna razón, Katharina pensaba que no era gente de fiar... No tenía conocimiento en la comprensión del actuar humano, por lo que no era más que un mero prejuicio.

Entró a una cafetería iluminada por una lámpara de araña que contaba con diversas mesas y sillas de madera. En la muralla que colindaba con la avenida principal había varias ventanas arqueadas y con marcos de bronce. La bruja caminó por el alfombrado suelo y tomó asiento en un rincón para luego coger la carta y pensar en su pedido. De pronto, una mesera de cabello verde y grandes ojos del mismo color se le acercó con una gran sonrisa. Vestía una blusa que revelaba un gran escote y se ajustaba a su cadera, además de una falda negra que apenas cubría sus muslos.

—¿Puedo tomar su orden? —Preguntó amablemente.

La pelirrosa ojeó rápidamente la lista de bebestibles y comida que había en la carta.

—Un café de vainilla y un pastel de chocolate —le respondió.

El sitio parecía ser bastante elegante, por eso sus elevados precios. Una simple taza de café superaba los cinco mil berries y el pastel de chocolate rondaba los diez mil berries. Por suerte andaba con suficiente dinero para alimentarse, aunque le seguía pareciendo una estafa. Por otro lado... ¿Qué tan difícil sería robar en un lugar como ese? En todo caso no había demasiada gente en la cafetería. En la barra estaba sentado un hombre de unos cuarenta años y al otro extremo había una pareja. Lamentablemente no había mucha gente a la que robar.


avatar

Mensajes : 665
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boda de oro [Privado][Abby y Katharina]

Mensaje por Abby el Mar 20 Feb 2018 - 12:49

A Abigail se le iluminaron los ojos al ver English Garden en su máximo esplendor. Llevaba años queriendo visitar esa isla, estaba llena de una tecnología desconocida y otros artilugios clásicos que hacían agua al paladar para alguien que quisiera expandir sus expandir sus conocimientos. Sabía que a su hermano Dave le hubiera encantado este lugar, adoraba la tecnología y siempre tenía la cabeza en otra parte cuando se trataba de investigar los nuevos inventos de diferentes islas o lo que a él se le ocurriera. En el caso de Adam era totalmente distinto, él se hubiera aburrido nada más pisar esta isla por su aspecto antiguo, no sabía apreciar los pequeños detalles de la vida.

El buque atracó al cabo de una hora por motivos burocráticos. Abigail estuvo todo ese rato paseando en cubierta esperando a que dieran la orden de poder entrar en el puerto, pero los jefes que llevaban ese registro les tomó demasiado tiempo. A la pelirroja le molestó aquella falta de respeto. ¿Desde cuándo interceptaban a un buque mercante que traía mercancías exóticas? Los Claveles se enterarían de aquella falta de educación y acabarían perdiendo su trabajo. La muchacha suspiró y se acercó a la barandilla, esperando a que bajaran la pasarela para que pudiera pisar el muelle. Sin embargo, antes de abandonar el buque, el capitán le llamó la atención.

-No te entretengas, Gatita, mi mejor hombre estará esperando la hora punta para cuando deba cometer eso. Sé discreta y procura que no relacionen a nadie con los Claveles.

-Siempre lo soy - Asintió la muchacha malhumorada.

Nada más pisar la madera del puerto se fijó en los claveles que decoraban las entradas a numerosas tiendas y barcos. Se expandían rápido, como si fuera una plaga. Abby sonrió y caminó con parsimonia. El objetivo en English garden era claro, debía confirmar si se producía el asesinato de cierta pareja que había estado causando problemas a la organización. Sería una boda secreta con un número pequeño de invitados, pero estaba segura de que podría colarse sin problemas. Ella no solía llamar la atención allá por donde iba.

Abigail atravesó numerosas calles en busca del local que se celebraría la boda, pero parecía no encontrar el lugar. Estaba segura de que a lo mejor sería en un sitio lujoso, pero cuando se topó con el cartel que indicaba su nombre en los informes sus expectativas cayeron en picado. Quizás sea para no llamar la atención... pensó extrañada. Sin embargo, se llevó un chasco al entrar, pues el interior le daba mil vueltas a la pobre fachada. Al parecer si era un lugar muy elegante, pero no había casi gente. Solo la pareja, una muchacha pelirroja y un hombre. ¿Es qué había llegado demasiado pronto?

La chica avanzó y se sentó en una mesa cercana a la de la otra pelirroja. Tenía que aparentar normalidad, como si fuera a tomar algo.


avatar

Mensajes : 801
Fecha de inscripción : 19/12/2014
Edad : 20

Hoja de personaje
Nivel:
31/150  (31/150)
Experiencia:
10960/790000  (10960/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boda de oro [Privado][Abby y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 26 Feb 2018 - 19:20

Los ojos de Katharina se posaron disimuladamente sobre la chica que entró pocos minutos después de ella. En principio creyó que era una residente de English Garden, por el color de su cabello y tal, pero esa idea fue borrada rápidamente de su mente al ver lo bajita que era en comparación a los demás ciudadanos. La bruja no era la única extranjera que estaba en la lujosa cafetería... ¿Acaso solo era una turista que buscaba conocer un poco sobre la arquitectura de la isla? ¿O buscaba algo más...? Era imposible de saber, puesto que Katharina no contaba con magia que pudiera leer los pensamientos de las demás personas.

La pelirrosa volvió a su comida, pensando lo estúpido que era saber las intenciones de una turista como ella. Saboreó el dulce pastel, sintiendo como el chocolate se derretía suavemente en su boca. El café estaba bastante bueno, también, y no era de esos baratos que usaba esencias de vainilla. Sin embargo, tanto el café como el postre eran demasiado pequeños para saciar su apetito, por lo que los tocó suavemente y, sin que nadie se fijara, aumentó su tamaño. Cada vez que Katharina comía, tenía la mala costumbre de agrandar mediante la magia sus alimentos, de lo contrario, gastaría una fortuna en quedar satisfecha.

De pronto, entró una pareja de hombres bien vestidos. Uno de ellos tenía el cabello azul y peinado hacia atrás mediante una trenza.

—Si serán cabrones... —le comentó a su compañero— La boda no se realizará aquí, sino que en los Jardines Flotantes. ¡Maldición! ¡Deberían avisar antes! En todo caso, tenemos tiempo para relajarnos y tomarnos un café, ¿no?

La atención de la bruja fue capturada por lo que dijo el hombre de cabello azul. Era demasiado elegante como para asistir a una boda pobre, así que cabía la posibilidad de que aquel evento fuese de personas ricas. No perdía nada con corroborarlo, ¿eh? Después de todo contaba con suficiente tiempo para hacer uno o dos trabajos, conseguir algunos berries y humillar a unos cuantos ricachones. Seguramente el de cabello azul tenía una invitación, la cual pasaría a estar en manos de Katharina.

Tras estudiar rápidamente la situación, terminó de comer y se levantó, dejando el pago en la mesa y acercándose disimuladamente hacia donde estaba el hombre de cabello azul. Con un rápido y certero movimiento, metió su mano en la chaqueta y cogió un trozo de papel. El tipo ni siquiera se dio cuenta que había sido víctima de un robo, de hecho, continuó conversando con su compañero como si nada hubiera pasado. Por otra parte, después de salir de la cafetería, la bruja le echó un vistazo a lo que robó: una invitación. Lamentablemente tenía inscrito el nombre del hombre, pero con un poco de magia no costaba nada reemplazarlo por el suyo.


avatar

Mensajes : 665
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boda de oro [Privado][Abby y Katharina]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.