Link
Normas

Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

 :: ZONA ROL :: Rol islas :: North Blue :: Alta Mar

Ir abajo

Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Kayn Blackthorn el Jue 5 Abr 2018 - 21:05

Aclaración:
Durante todo este rol, Kayn aún era recluta.

El día se presentaba tranquilo en el Cuartel de la Marina del North Blue. Las aguas se encontraban sosegadas, con la bóveda celeste despejada casi por completo de nubes salvo por alguna pequeña acumulación ocasional. La suave brisa, fría, mecía con tacto la orgullosa bandera que se alzaba desde el punto más alto del edificio principal. A decir verdad, no es que hiciera un clima demasiado agradable, pero era un día tranquilo y relajado, cuanto menos, teniendo en cuenta que se trataba de la región más fría del planeta. Al menos no se encontraban bajo cero, vaya, así que ya había muchos motivos por lo que estar agradecidos, aunque tan solo fuera por unas pocas horas.

Apenas había pasado una hora desde que el Sol emergiera del fondo del mar, allá en el horizonte, y la fortaleza ya rebosaba de actividad. Destacamentos enteros de reclutas marchaban a buen ritmo por el patio principal, trabajando su resistencia mientras repetían rítmicamente las palabras que el sargento de turno enunciaba, buscando mantener los ánimos altos y las inexpertas mentes concentradas. Por otro lado, buena parte del regimiento que se encontraba allí destinado procuraba mantener las edificaciones como los chorros del oro. A decir verdad, no estaba claro si era menos agradable ponerse a correr a horas tan tempranas o ser destinado al terrible frente de los inodoros sucios, las mohosas duchas y los interminables pasillos y salas que se extendían por todas partes. Los reclutas, armados con un mocho y un par de cubos de agua, se convertían en auténticos héroes a los que sus compañeros compadecían con toda su alma... Aunque su situación no era tan desagradable como la de aquellos a los que habían designado guardias. Pasar toda una noche en vela en las torres, patios y muros del cuartel resultaba una tarea tan tediosa como necesaria, especialmente en aquellas aguas. No por nada se encontraban en uno de los Blues con "los criminales más bestias de las cuatro aguas menores". Por suerte, sufrir aquella tortura conllevaba su merecida recompensa: un día entero libre.

Kayn abrió la coba como si de un hipopótamo se tratase, bostezando mientras se frotaba los ojos en un intento de desperezarse, inútilmente. Como es obvio, él era uno de los pobres desgraciados a los que les había tocado montar guardia aquella noche, por lo que se podría decir que todo en lo que se centraba su mente era en contar las horas que quedaban para poder pillar el catre. Sentado en una de las prolongadas mesas del comedor principal, observaba ensimismado la taza de café que humeaba frente a él, una pequeña ayuda para superar su infinito agotamiento. Varios reclutas se encontraban junto a él, tan o más somnolientos, aunque aplacaban sus ganas de pegarse un tiro para poder descansar manteniendo una animada charla. El moreno ni siquiera prestaba atención, en parte por no poder seguirla debidamente por su "pequeña" tara, en parte porque tampoco tenía demasiado que aportar.

— ¿Y habéis pensado ya a qué brigadas enviar las solicitudes? -comentaba uno de ellos.

— No lo sé... Hay tantos posibles destinos... Y lo peor es que todos parecen igual de duros. Si al menos pudiéramos conocer a los oficiales que las lideran, decidir sería más sencillo -respondía otro.

— Yo había pensado en Kiritsu, pero he escuchado rumores sobre el capitán Silverwing que... -Seguía un tercero, estremeciéndose sin ser capaz de acabar la frase, ante lo que el resto asintió repetidas veces.

Lo cierto era que iba siendo hora de pensar en alguna brigada a la que aplicar. Tras su última misión en Galuna, no era un secreto que corrían rumores sobre un posible ascenso a cabo por su parte, aunque aún no se lo habían notificado de forma oficial. Si lo seguía prolongando, terminaría llegando a sargento sin tener aún una división asignada, lo cual no sonaba demasiado interesante. Pero, ¿cuál debía escoger? Había varias opciones interesantes: Crimson Wolves, Kiritsu no Ryodan, Justice Hope, North Puppies, Okama Marines... No era fácil decidirse, ni tenía claro cuál podía ser la mejor decisión. Además, ¿qué posibilidades tenía de que le aceptasen? Probablemente la mayoría le rechazase directamente una vez vieran su foto en el expediente. Lo entendía, y tampoco le importaba demasiado, pero era problemático. Y, si llegaba a realizar alguna entrevista, estaba el problema de su mudez. ¿Cómo iba a superarlas si se veía obligado a responder escribiendo en una pizarra? Pocos aceptarían a gente con taras entre sus miembros.

Un pesado suspiro escapó de los labios del moreno, justo antes de que apurase la taza de café y se pusiera en pie, dispuesto a dar un paseo por el patio para despejarse un poco: terminaría quedándose dormido si se quedaba sentado. Guardó las manos en los bolsillos y subió la cremallera de su abrigo, antes de generar algo de vaho con su aliento a causa del frío. La brisa en su rostro fue un estímulo agradable que sirvió para que se desperezase un poco. Tan solo tenía que aguantar hasta la noche, seguro que no resultaría tan complicado, ¿no? Con esto en mente, comenzó a deambular por el lugar, observando de vez en cuando a los reclutas que corrían sin descanso.


Última edición por Kayn Blackthorn el Lun 14 Mayo 2018 - 21:08, editado 1 vez
Kayn Blackthorn

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 19/03/2018
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
13950/1000000  (13950/1000000)
Berries: 150.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Iulio el Sáb 14 Abr 2018 - 13:53

«Debería ser ilegal salir de la cama con este frío», me dije, acurrucándome en el interior del abrigo que me envolvía. Lo cierto era que la prenda me permitía guardar perfectamente el calor corporal, pero eso me recordaba que me había visto obligado a abandonar mi cama pronto, demasiado pronto. Suspiré y acomodé mi trasero sobre el poyete que prometía ser mi trono durante lo que restaba de mañana, que no era poco.

Alcé mi vista hacia el cielo, obteniendo a cambio una nueva ráfaga de aire gélido que se afanaba por morder mis huesos. La claridad aún no se encontraba en todo su apogeo, por lo que tal vez el día no resultase ser tan frío como parecía. Algunas nubes manchaban la monotonía azul, hecho que, por algún motivo, me molestó y provocó que apartase mi vista de las alturas.

Frente a mí encontré los rostros de quince reclutas, cargados de incomprensión y cansancio a partes iguales. Que tenía que llevármelos a correr por ahí, decían. «Correr es de cobardes», pensé. ¿Acaso no lo habían oído nunca? ¿No se suponía que la Marina era una organización de valientes y justos guerreros que dedicaban su vida a llevar la paz a cualquier rincón del mundo? ¿¡Dónde demonios se había visto que alguien que cumpliese esa descripción corriera?

"¡Vas a coger a esos reclutas y vais a estar dando vueltas hasta que el sol se ponga!", resonaron las palabras del capitán Kensington en mi mente. El "Monkey D. Garp" se había detenido en aquel endemoniado cuartel en su camino hacia Lvneel, donde al parecer se construiría una nueva base para la Marina. En teoría varios de los tripulantes del barco de instrucción seríamos destinados a la isla mientras durase el proceso, pero eso no nos libraba de tener que hacer lo mismo que el resto de marines... En definitiva, y atendiendo a lo que me concernía a mí, correr.

Suspiré una vez más, posando mi vista en todos y cada uno de los novatos que continuaban esperando que dijese algo. Allí había de todo; desde miradas desafiantes hasta rostros cargados de congoja. Sabía que todas esas expresiones no tardarían en cambiar. En cuanto conociesen un poco acerca de los que les esperaba fuera de los límites del cuartel, los más despreocupados se verían obligados a espabilar y los gallitos dejarían de cacarear a la mínima oportunidad que les diesen.

-Es muy temprano -dije por fin, emitiendo a continuación el más sonoro de los bostezos-, muy, muy temprano. A estas horas apenas soy capaz de distinguir si estoy vivo o muerto; mucho menos de ponerme a correr como un pollo sin cabeza. Tú -añadí, señalando a un muchacho de aspecto enfermizo que se encontraba en primera fila. ¿Cómo demonios habría logrado pasar las pruebas de acceso? Tal vez no fuese lo que aparentaba-, te tocó. Cuando pase el próximo pelotón, os colocáis en formación y les seguís. No os pongáis muy cerca para no molestarles, pero sí lo suficiente como para escuchar qué dicen... Y eso, repetid lo que digan y haced lo que hagan. Yo estaré supervisando desde aquí, no os preocupéis.

Los rostros de los reclutas a mi cargo no dejaban lugar a dudas acerca de su estado de ánimo. Estaban desconcertados, en un punto intermedio entre la indignación y la risa; la primera por creer mis palabras y la segunda por pensar que era algún tipo de broma mañanera. «Pobres ilusos», dije para mí, dando unas palmadas al aire para que se pusiesen en movimiento.

Una vez comenzaron a moverse, me dejé caer hacia un lado y me acurruqué sobre la fría piedra sobre la que me había sentado. Era desagradable, pero tras unos segundos en contacto con ella me habituaría. Ya que me obligaban a estar a la intemperie en semejantes condiciones, qué menos que hacerlo de la forma más cómoda posible.
Iulio

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 31/08/2017

Hoja de personaje
Nivel:
40/150  (40/150)
Experiencia:
29650/1000000  (29650/1000000)
Berries: 5.478.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Kayn Blackthorn el Lun 14 Mayo 2018 - 22:14

La mirada del recluta se mostraba ida, perdida en algún punto aleatorio del patio que se extendía frente a él a medida que caminaba, sin un rumbo fijo. El oscuro y largo abrigo se mecía ligeramente ante las ráfagas de viento puntuales que lograban helar la sangre de su dueño. Por suerte no dejaban de ser eso, puntuales. Sus mente vagaba entre recuerdos, esencialmente entre aquellos referentes a su última misión. Esa que podría haber supuesto también su último día con vida. A veces no sabía si sentirse agradecido o avergonzado, a decir verdad. «Aún me queda mucho camino por recorrer», se decía a sí mismo, recordando la diferencia de poder que experimentó frente al Yunque, el segundo de Roberts. Al menos esas sabandijas se encontraban entre rejas, y no había tardado demasiado en correr la noticia de su encarcelamiento, así como de los méritos del sargento Kasai. «Teniente», se corrigió, recordando que no hacía mucho que le habían ascendido. Una recompensa más que merecida, debía decir.

—¡Con más brío, reclutas! -Gritaba uno de los sargentos del cuartel, seguido de cerca por un pelotón de marines a los que poco les faltaba para desfallecer.

Los pasos del mudo se detuvieron, siguiendo este con la mirada al variopinto grupo. Había un poco de todo, a decir verdad: altos, bajos, fornidos, enclenques, con aspecto intimidante o relajado; pero todos ellos con la misma voluntad, con las mismas ganas de superar las expectativas que se ponían sobre ellos. No eran muy distintos a los hombres y mujeres de su promoción, aunque supuso que era lógico. Las pruebas eran iguales para todos, al fin y al cabo. Una sonrisa comenzó a asomar en su rostro, leve, casi imperceptible, recordando la academia y su fase de instrucción. No fue fácil, tampoco agradable, pero no podía evitar recordarla con cierta nostalgia... Y eso que no había pasado siquiera un año. En aquellas fechas no recordaba haber mantenido contacto con Daneer en lo más mínimo pese a compartir promoción, pero tras la batalla en Galuna parecían haberse vuelto como uña y carne, con un claro contraste de personalidades. «¿Dónde se habrá metido hoy?», inquirió al tiempo que su deformaba al comenzar un bostezo. «Quizá pudiera ayudarme a no dormirme estando de pie».

—¡Vamos nenas! ¡Apenas hemos empezado! -Continuaba su superior justo cuando volvía a pasar a su altura, probablemente en su trigésimo cuarta vuelta.

Kayn se compadeció de los muchachos por un momento, dedicándoles una leve sonrisa y un puño alzado a aquellos a los que aún les quedó la fuerza suficiente como para mirar en su dirección. Se dispuso, una vez le adelantaron, a continuar con su despejante paseo, no pudiendo evitar darse cuenta de que el grupo parecía haber aumentado de repente, sin saber muy bien el motivo. Su mirada se posó entonces en un zurullo de ropa, largos cabellos grisáceos y atisbos de piel morena asomando por las pocas zonas que no abrigaban sus mudas. Por un momento dedujo que se trataba de algún recluta escaqueándose de los ejercicios matutinos, aunque no tardó demasiado en desechar la idea. Aquellas no eran las ropas de un recluta. De hecho, no pudo evitar sentir que su aspecto le sonaba de algo. Frunció el ceño y se aproximó hasta él, no tardando en descubrir a uno de los sargentos que rondaban por el cuartel marine. ¿Qué estaba haciendo?

Se quedó ahí, plantado frente a él, mirándole casi con gesto acusador, como si sus ojos zafíreos le juzgaran sin piedad, prácticamente sin darse cuenta de lo que hacía. Y encima se le había olvidado coger su pizarra portátil aquella mañana. «Mierda».



Kayn Blackthorn

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 19/03/2018
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
13950/1000000  (13950/1000000)
Berries: 150.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Iulio el Lun 21 Mayo 2018 - 23:34

«Quince ponis rosas, dieciséis ponis rosas, diecisiete ponis rosas», recité en mi mente, visualizando como el decimoctavo ejemplar comenzaba a aproximarse a la valla que habría de saltar. Ya quedaban pocos. Que yo recordase, jamás había llegado a la veintena de equinos rosados antes de caer inconsciente cual borracho en una taberna de mala muerte.

No obstante, no pude evitar fruncir el ceño unos segundos después. Llevaba veinticinco y el sueño ni siquiera amenazaba con hacer acto de presencia. Estaba incómodo, sí, pero ¿por qué? Entonces caí en la cuenta. El ruido que había a mi alrededor era el mismo, no había cambiado. Podía percibir los rítmicos y sincronizados pasos de los reclutas que corrían por el patio. ¿Cuáles serían los de los míos? A saber. A mis oídos también llegaban ocasionalmente algunos bostezos y murmullos de conversaciones lejanas, que eran silenciadas por el viento cuando soplaba con algo más de fuerza.

Los primeros pájaros comenzaban a cantar en algún lugar que, sinceramente, no pensaba tomarme la molestia de identificar. ¿A quién le importaba dónde estuvieran mientras cantasen? Era todo igual, salvo la sensación que tenía en la cara. Los rayos del sol habían comenzado a despuntar hacía ya un rato y, por fortuna, habían tenido a bien acariciar de pleno mi cara para brindarme el más apacible de los sueños.

O eso pensaba yo. Alguien -o un objeto colocado ante mí por alguien- proyectaba una incómoda sombra justo sobre el tercio medio de mi cara, dejando expuestas mi frente y mi barbilla. Sí, podía notar cómo éstas comenzaban a calentarse mientras mi nariz seguía en el mismo estado.

Abrí los ojos, interesado y enfadado a partes iguales con lo que fuera que me estaba impidiendo descansar. Tuve que esperar unos segundos para que mi vista se acostumbrase a la todavía tenue claridad del día, y un poco más para distinguir la apariencia de la silueta que se encontraba a contraluz. «¿Pero qué coño?», pensé al ver el extraño aspecto del muchacho que había ante mí. Su indumentaria delataba su rango; era un recluta.

El chico me miraba fijamente, casi acusador, o eso me pareció distinguir antes de comenzar a frotarme los ojos. Nunca me había importado que lo hicieran, ¿por qué debería ser ésa la primera vez?

-No había otro sitio para quedarse parado, ¿verdad? -inquirí tras sentarme de nuevo sobre el poyete-. Me has quitado los mejores rayos de sol del día. Espero que estés contento -añadí en tono irónico al tiempo que hacía un amplio gesto con la mano hacia su espalda.
Iulio

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 31/08/2017

Hoja de personaje
Nivel:
40/150  (40/150)
Experiencia:
29650/1000000  (29650/1000000)
Berries: 5.478.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Kayn Blackthorn el Jue 25 Oct 2018 - 18:57

La molestia inicial del marine se vio rápidamente sustituida por cierto nerviosismo e inquietud. No solo le había dedicado una mala mirada a un superior, aparte de perturbar su extraño descanso, sino que encima se había permitido el lujo de ser el único recluta en todo el patio que no estaba haciendo ejercicio u ocupado con alguna tarea rutinaria. Sin poder evitarlo, sus labios se torcieron en una sonrisa nerviosa. Si aún se estaban planteando ascenderle, aquella demostración de insubordinación podría ser todo motivo necesario para negar su promoción. Y encima no contaba con su pequeña pizarra para explicarle la situación o, al menos, disculparse.

«La has cagado pero bien, Blackthorn», se dijo a sí mismo justo antes de cuadrarse, realizando el saludo militar. Lo último que necesitaba ya era que le acusasen de ser irrespetuoso con los oficiales. Tan solo había un pequeño problema, y es que no tenía forma de explicarle la situación al contrario o siquiera responderle. De hecho, temía que le cayera una buena reprimenda si no le respondía y este ignoraba su mudez.

Por suerte o por desgracia, el hombre parecía habérselo tomado con una actitud más irónica que molesta. Ante esto, el marine se inclinó hacia el frente, con la cabeza gacha y la mirada clava en el suelo, en señal de disculpa por su interrupción. Tampoco podía hacer mucho más, a decir verdad. Los pasos del pelotón de reclutas que se encontraban corriendo por el patio volvieron a sonar cercanos, aunque ya no se escuchaban los gritos del sargento. Probablemente estuviera comenzando a cansarse también y hubiera decidido enfocar todos sus esfuerzos en mantener el ritmo correctamente. Lo que sí pudo oír fueron algunas risitas provenientes del grupo. Había varios marines allí a los que conocía y, de hecho, había almorzado con algunos de ellos, por lo que estaba seguro de que su situación era la causa de su diversión.

Kayn hizo una mueca, sin saber muy bien cómo escapar de aquella situación sin parecer descortés o, al menos, sin que se malinterpretase el hecho de que se marchase sin decir nada. Tragó saliva, al tiempo que una gota de sudor frío recorría su espalda. Probablemente fuera a quedar en ridículo, pero no perdía nada por probarlo... salvo algo de consideración por parte del oficial. Inspiró, armándose de valor y orando en su interior para tener algo de suerte, justo antes de comenzar a intentar comunicarse con el contrario en lenguaje de signos. «Discúlpeme, señor. No era mi intención molestarle» sería el mensaje.

Tras esto, el recluta se quedó mirando al de cabello níveo fijamente, sin mover ni un solo músculo. Algo le decía que aquello no había salido bien... y que probablemente acababa de mostrarse como un idiota frente a él. «¿Dónde está Daneer cuando se le necesita?».



Kayn Blackthorn

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 19/03/2018
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
13950/1000000  (13950/1000000)
Berries: 150.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Iulio el Vie 2 Nov 2018 - 4:16

¿Qué le sucedía a aquel tipo? Era, cuanto menos y siendo generoso, raro. Arqueé una ceja, evaluando la actitud del mudo en busca de algo que me indicase si quería decirme algo. Así era, sin duda, el problema era que no tenía forma de entenderlo. Entonces comenzó a gesticular y hacer extraños movimientos con las manos, lo que me confirmó que era incapaz de pronunciar palabra alguna.

-¿Qué pasa? ¿Te ha comido la lengua el gato? -pregunté, liberando una profunda carcajada a continuación. Tal vez fuese una broma un tanto inapropiada, pero se lo tenía bien merecido. Además, ¿había algún modo mejor de intentar aliviar la tensión que se reflejaba en su rostro?-. Bueno, tendría que levantarme de aquí más tarde o más temprano-concluí, resignado, al tiempo que frotaba mis muslos en un vano intento por arrancar de mí el frío de la mañana.

Las pisadas continuaban sucediéndose a mi alrededor, rítmicas y cada vez más cansadas. Los cánticos de los oficiales encargados de la caminata matutina habían desaparecido. ¡Claro que estaban exhaustos! ¿A quién se le ocurría ponerse a correr tan temprano? Esa absurda costumbre era algo que mi mente jamás había llegado a asimilar, y lo mismo ocurría con sus cuerpos a la luz de los hechos.

-Soy Iulio -dije a continuación, obviando mi rango. ¿Qué importaba? Aquel chico no podría pronunciarlo al fin y al cabo-. ¿Tú no tienes que co...? -me dispuse a preguntar, pero una sirena tan aguda como molesta me silenció. Sobresaltado, me levanté y observé los alrededores.Todo el mundo había dejado de lado lo que estaba haciendo para mirar a un marine de tez morena, el cual repartía órdenes a diestro y siniestro. Era Ramires, coordinador que, al igual que yo, se encontraba habitualmente bajo las órdenes del capitán Kensington en el "Monkey D. Garp".

Su actitud dejaba poca duda acerca de qué estaba sucediendo. Por otro lado, la naturaleza de la alarma era tan clara como infrecuente. ¿Un ataque? ¿A qué clase de descerebrado se le ocurría atacar el Cuartel General de la Marina? A saber, pero tenía claro qué debía hacer.

-Tú, conmigo -dije sin más, dirigiéndome al ala norte del Centro de Oficiales al Mando de Operaciones, el COMO. Un escueto "en su despacho" por parte de Marjorie llegó a mis oídos desde su escritorio y, sin tomarme ni un segundo, me dirigí a la oficina del capitán.

-Ya iba a mandar a alguien a buscarte. Sólo me faltas tú -comentó el canoso con tono ausente, asegurándose de no levantar la vista de un gigantesco montón de papeles-. Zona norte, sección dieciséis. Aún no tenemos muy claro qué demonios está pasando, pero allí hay cuatro reclutas esperando tus órdenes. Ve y espera a que me comunique contigo-concluyó, lanzándome a continuación un den den mushi con un rostro tan severo como el suyo.

Abandoné el COMO tan rápido como había llegado, dedicándole a la asistenta del oficial un movimiento de cabeza en señal de despedida.

-¿Puede haber un modo peor de empezar el día? -inquirí mirando al mudo, manifiestamente molesto por ver interrumpido mi descanso de ese modo.
Iulio

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 31/08/2017

Hoja de personaje
Nivel:
40/150  (40/150)
Experiencia:
29650/1000000  (29650/1000000)
Berries: 5.478.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Honor, lealtad... Uf, qué pereza [Priv. Iulio - Kayn]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: ZONA ROL :: Rol islas :: North Blue :: Alta Mar

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.