Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7207)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2187)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Burbujas que estallan [Privado Date y Altair]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Burbujas que estallan [Privado Date y Altair]

Mensaje por Date Musashi el Dom 27 Jul 2014 - 19:18

Se pasaba el día de misión en misión, y cuando no estaba de misión estaba entrenando. El tiempo libre que le dejaban lo usaba para dormir o para visitar a la pequeña Ame Sora, con la que estaba casi en todo momento que estaba despierto y libre. Esto significaba que no tuviera un "tiempo de ocio" propiamente dicho, lo cual hacía que mientras estuviera lejos de Enies Lobby su humor decayera de forma impresionante. Era una suerte que casi siempre actuara de tío serio cuando se infiltraba en alguna organización porque sino ni con toda la energía del mundo podría mover los músculos faciales que lo hacían sonreír muy de vez en cuando. El Demonio de un Solo Ojo era un mote que le perseguía tanto en el Cipher Pol como en aquella casa de subastas en la que se había infiltrado como agente de seguridad, todo por el temor que infundía su parche en el ojo y el gran tamaño de su cuerpo.

Sin embargo aunque estaba de misión, en su nuevo trabajo no tenía demasiadas tareas que hacer y solo debía asegurarse de la seguridad cuando había una subasta, cosa que ocurría un par de veces a la semana. Su misión allí era la de encontrar a un peligroso traficante de esclavos que había estado evadiendo los pagos con una casa de subastas cercana de modo que les había estafado varios millones. Era triste pensar que él estaba allí para detener a un traficante por no haber pagado lo que debía, en lugar de estar allí para detener el comercio de esclavos que era legal en la zona. Desde luego no le gustaba la situación pero no podía hacer nada pues lo tenían cogido por los huevos, como quien dice... Si incumplía una orden o fallaba una misión la niña a la que había jurado proteger sería ejecutada, y eso era algo que no podía permitir aun si tuviera que cortarle el cuello a cientos de niños con sus propias manos y después comerse sus entrañas.

Miró al Mangroove más cercano, es decir, al enorme árbol sobre el que se asentaban los edificios y el terreno. El número 26 le indicaba que se encontraba en una zona sin ley peligrosa, que bandidos podrían atacarle aunque era altamente improbable debido al miedo que imponía. Había escuchado que era posible que se encontrara al hombre que buscaba en aquel lugar y que poseía una gran cicatriz que dividía su rostro en dos lados iguales, izquierda y derecha. Avanzó hasta llegar a unos pequeños edificios apelotonados que sin duda demostraban la pobreza de aquel sector y abrió una puerta para entrar en una taberna, el mejor lugar para encontrar información. Se sentó en un taburete el cual era bastante pequeño para su cuerpo, pero aguantó. Sus túnicas de color azuladas le demostraban a todo el mundo que estaba por su cuenta y no pertenecía al Gobierno, pero no era excesivamente buena idea comenzar a gritar quién era por lo que mantuvo un tono de voz relajado mientras se ajustaba su maza en la espalda y la espada en el cinto.

Una cerveza.— comenzó diciendo al tabernero que no tardó demasiado en traérsela. Cuando volvió le dejó unas monedas en la mesa como cobro por aquella bebida pero era mucho más de lo que una cerveza habría costado, por lo que el tabernero lo miró con curiosidad esperando una explicación. —¿Hay alguien por la zona que sea merecedor de llegar a mis oídos?— preguntó el semigigante. Su pregunta estaría muy clara para el tabernero, pues ya le había pasado otras veces y es que el tráfico de información era muy común. El tabernero recogió las monedas y asintió con la cabeza, levantó un dedo y se metió en la trastienda como si hubiera ido a buscar algo por lo que el de un solo ojo esperó en la barra a que volviera mientras le daba un buen trago a aquella fría jarra de cerveza.
avatar
Date Musashi

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 27/06/2014

Hoja de personaje
Nivel:
64/100  (64/100)
Experiencia:
100790/320000  (100790/320000)
Berries: 12220

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burbujas que estallan [Privado Date y Altair]

Mensaje por Ryuta L. Fiamma el Lun 28 Jul 2014 - 14:44

Shabaody… Era un archipiélago de ¿árboles? Era el lugar más raro en el que había estado, seguido del Reino de Drum con sus conejos mutantes. Aunque al menos el llegar había sido bastante fácil, un barco comunicaba el archipiélago con unas cuantas islas, pero ya estaba cansado de ir en transporte público y pensaba en conseguir una embarcación, una carabela sería suficiente pero hasta ese entonces tendría que conformarme con ir en barcos “públicos” o de transporte de animales.

Cuando baje, pude ver todo el lugar, casas apelotonadas por doquier, gente que te mataría por mirarla mal ¡Vaya! Si ese archipiélago era famoso no lo sería por su riqueza o sus gentes no, aunque desde mi posición se podía ver un parque de atracciones, al parecer me habían dejado en la parte pobre del archipiélago, donde no había ley, mire al cartel que había a mi derecha y ponía 27, mientras venía había oído que cada Mangroove, el nombre de cada islote, iba por orden y hasta el 29 era zona sin ley, suspire pensando que me esperaría una larga caminata, me acomode la mochila que llevaba  encima y me puse en marcha.

Llevaba nada mas cinco minutos cuando, sin querer, tropecé con un hombre, este tenía una cicatriz muy extraña en la cara, pero no me pude preocupar por el ya que tres pandilleros se acercaron rápidamente a mi tras esto y uno de ellos me agarro por el hombro.


-¿Te crees que puedes venir a nuestra casa y tratar mal a los nuestros?-Dijo reprochándome el empujón que le había dado al hombre sin querer.

-No fue intencionado.-Solo dije eso, mientras intentaba soltarme de la presa de uno de ellos.

-¿Sabes que no va a ser intencionado? Tu asesinato. Cogedle bien chicos, que no se mueva.-Decía a los otros dos mientras sacaba una cuchilla.

Ante eso solo espere a que estuviese un poco más cerca de mí para asestarle un cabezazo imbuyendo mi cabeza en haki armadura que lo dejo grogui, ante la pérdida de su líder, los otros dos simplemente huyeron corriendo, como si no supiesen hacer otra cosa, yo me acerque a este, tenía el pelo negro aunque con tonos rojos por que le había hecho una brecha en la cabeza y casi toda la sangre caía sobre su pelo, aunque alguna gota caía al suelo, dejando la marca de que ahí cayó derrotado, y aprovechando que estaba K.O busque a ver si tenía alguna moneda para pagarme una bebida, como no encontré nada simplemente me fui caminando.

Tras el pequeño incidente del pandillero, acabe llegando al Mangroove 29, estaba a dos pasos de salir de la zona de peligro cuando vi un bar ¿Por qué era tan jodidamente borracho? Sin pensarlo dos veces me dirigí hacía este en busca de un poco de ron o whisky, realmente me daba un poco igual, pero lo que me impacto fue que al entrar vi a un hombre que era enorme sentado en un taburete demasiado pequeño para él y aunque no llegaba a ser un gigante iba camino a ello, no le hice mucho caso de todos modos y me senté a su lado para pedirle al tabernero una jarra de ron.


-Una jarra de ron.-Le grite antes de que desapareciese, esperando que lo hubiese oído.
avatar
Ryuta L. Fiamma
Iniciado del CP
Iniciado del CP

Mensajes : 2313
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
58/150  (58/150)
Experiencia:
74253/790000  (74253/790000)
Berries: 9.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burbujas que estallan [Privado Date y Altair]

Mensaje por Date Musashi el Lun 28 Jul 2014 - 21:47

Estuvo esperando durante unos minutos a que aquel tipo saliera, no sabía por qué pero todo aquello no le causaba buena espina. Quizás estuviera avisando a ese mismo hombre de que alguien había ido a buscarle lo que dificultaría la misión que secretamente le había sido encomendada. No obstante esperó pacientemente pues si se marchaba o trataba de averiguar qué estaba ocurriendo en aquella trastienda lo único que obtendría sería malos pensamientos por parte de los demás, haciendo que su "disfraz" de aparente esclavista se fuera al traste. Echó un vistazo alrededor, el lugar era un griterío de gente con copas de más que solo se preocupaban por estar suficientemente ebrios para olvidar los malos problemas, lo que solo les traería más problemas. Alguien comenzó a cantar una canción en un idioma que no era el natal de la zona, pero que hasta alguien como Musashi pudo reconocer aun sin haber tenido nunca relación con los piratas.


El tabernero volvió y le indicó mediante gestos que el hombre al que buscaba solía ir por allí. Fue fácil entenderlo pues se pasó el dedo verticalmente por la cabeza, a lo que Musashi lo aclaró para que no hubiera errores. —¿Dices que el hombre de la cicatriz que le divide la cara suele venir por aquí?— preguntó, obteniendo una afirmación por parte del tabernero que le servía una jarra de ron al hombre que acababa de entrar por la puerta y se había sentado al lado del semigigante. No es que le importara excesivamente que alguien se sentara a su lado, pero hubiera preferido que se hubiera sentado bastante más lejos para que no escuchara lo que tenía que decir. —¿Y sabe dónde está ahora? Tengo que reunirme con él...— le dijo obteniendo una negativa como respuesta. Suspiró, parecía que encontrarlo iba a ser difícil aunque por lo menos tenía un punto de partida, una pista, que frecuentaba aquel bar.

¡¡Yo se dónde está!! ¡Si me invitas a una cerveza tde lo digo... ¡hip!— dijo un borracho a la izquierda de Musashi que avanzó hasta él con la mano en alto, esperando una moneda por parte del semigigante. Este le devolvió la mirada teniendo que girar bastante el cuello para verlo con su ojo bueno, tras lo que le dio la mano y lo levantó varios palmos del suelo sin siquiera levantarse de la silla. Lo elevó hasta que su cara estuvo a la altura de la del borracho y aguantó el olor a alcohol que despedía. —Si tienes algo que decir dilo, si la respuesta me complace a lo mejor no te arranco el brazo.— dijo sin siquiera abrir la boca. El tabernero gesticulaba detrás de la barra como pidiendo calma, ya que suponía que podría haber destrozos y no quería que su local fuera dañado. No pretendía hacerlo, si tenía que causarle algún daño a ese hombre lo sacaría fuera del local antes de hacerlo. Quizás lo ataría a una burbuja y dejaría que ascendiera hasta que explotara, atrapándolo cuando cayera para darle un buen susto.
avatar
Date Musashi

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 27/06/2014

Hoja de personaje
Nivel:
64/100  (64/100)
Experiencia:
100790/320000  (100790/320000)
Berries: 12220

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burbujas que estallan [Privado Date y Altair]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.