Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Capítulo V] Un gran plan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Vie 5 Mar 2021 - 16:38

No la corrigió, aunque al entrar vería los restos de una lamparita y unos moldes de calidad cuanto menos cuestionable. El trabajo de ferretería no era su especialidad, pero no era algo que se le diese mal incluso en una situación tan precaria como aquella. En cualquier caso dejó que abriese la puerta y sonrió con falsa inocencia mientras esperaba una mirada acusatoria. No iba a negar que había sido él, vaya, pero si Aki podía declarar la casa como suya él podía reclamar la propiedad del mobiliario. Además, no dejaba de ser algo que iba a ayudarles a pasar desapercibidos; forzar la puerta constantemente o tirarla a patadas no era, ni de lejos, la elección más concreta. Por mucho que ese comportamiento fuese bastante extendido, siempre había dos ojos mirando.

Entró tras ella y se acercó a la cocina. Dark podía ser muchas cosas, pero poseía un buen gusto a la hora de elegir bebidas -debía ser lo único-, así que se dispuso a rebuscar entre las alacenas hasta que encontró un mueble-bar repleto de licores tanto o más caros que algunas casas que había visto en la ciudad. Otra forma de ostentación en la que pocas veces la gente reparaba: Esconder riquezas y lujos en medio de la miseria y la pobreza. Cada vez le daba más repelús esa persona. Aun así, beberse su alcohol era al mismo tiempo protesta, castigo y placer. ¿Cómo rechazar la oportunidad?

Acababa de sacar una curiosa botella de whisky añejo de malta, con cuarenta años de reposo en barrica, cuando Aki empezó a juguetear con su pecho. No era el más caro, pero la etiqueta indicativa del North Blue y más particularmente de su isla natal terminaron por convencerlo. Aki, por su parte, pareció cambiar radicalmente de tema como si le leyese la mente. Tal vez había leído la nostalgia en sus ojos, o la sonrisa genuina que se formó en sus labios. Tal vez había sido casualidad, o que ella también padecía la maldición de un Haki demasiado desarrollado. En cualquier caso, no evitó reír entre dientes.

- Cuando te dije aquello fue porque de joven era un poco idiota. -En realidad, un poco idiota era en ese momento. De joven era MUY idiota-. Físicamente he cambiado muy poco.

No solía llevar fotos encima, pero desde los veinticuatro años no envejecía. Sus facciones afiladas apenas habían sido algo más redondeadas en el pasado, y sus pómulos levemente más hinchados. Había crecido unos treinta centímetros, eso sí, y había adoptado una proporción que había calculado -la libreta de apuntes y los bocetos sí los llevaba siempre encima- era perfecta, áurea. A excepción de su nariz, claro, que era medio centímetro más larga a lo que la proporción perfecta requería. Aunque estaba seguro de que, de joven, esa leve desproporción era completamente inapreciable.

Sirvió dos vasos de whisky.

- Tregua.

Señaló la habitación grande, aunque ambas eran casi iguales, por una cuestión práctica: La localización era más segura. Si cualquier cosa salía mal y necesitaban un momento para escapar, la ventana de la más pequeña daba a la calle principal mientras que la grande daba a un pequeño jardín trasero desde el que podrían escabullirse con mucha más facilidad.

Ella fue primero y él, armado con vaso y botella, la siguió. Pronto habría tiempo para dibujar más planes y poner en común toda la información que habían descubierto. Aunque no quería ser presuntuoso, había aprendido mucho de pinturas para exteriores durante su excursión. Esperaba que Aki hubiese descubierto algo más útil, pero en cualquier caso ya habría tiempo de hablarlo más tarde. Por ahora era momento de centrarse en descansar.

O todo lo contrario.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Vie 5 Mar 2021 - 20:11

Vio los restos de lo que parecía haber sido una lámpara y algo que parecían moldes, pero decidió no mencionarlo. ¿Para qué? Había conseguido hacer una llave y ya bastante impresionante era que lo hubiera hecho con lo primero que había pillado. Bien podía permitirse dejar los restos tirados un rato. Tenían otras cosas que atender.

Aceptó el vaso de whisky con una sonrisa distraída.

-Puede ser, pero seguro que imponías menos que ahora. A otra gente, claro.

Dio un pequeño sorbo y ocultó una mueca. El whisky no era lo suyo, pero iba a intuir por el picor de su garganta que este en concreto era de buena calidad y habiendo salido gratis, iba a disfrutarlo. Evitó ahondar en el hecho de que a ella no le intimidaba; la realidad es que, aunque era cierto, no estaba segura de que dijera nada bueno de sí misma. ¿Qué no le intimidara ahora mismo? Bueno, normal, comprensible hasta cierto punto. No tenía razones para herirla y la dinámica que tenían… no invitaba a formalidades, precisamente. ¿Qué no le intimidara en Síderos, por decir algo? Ah, estúpido e impulsivo por su parte. Eran cualidades que sabía que tenía, lo que no quería decir que estuviera orgullosa de las mismas. Intentaba controlarse cuando hacía falta, aunque por norma general…le metían en situaciones interesantes, para qué mentir. Dio otro sorbito de whisky, feliz de saber lo que venía a continuación.

La tregua.

¿Por qué le apetecía tanto? No estaba segura, pero no tardó en coger al dragón de la mano y llevárselo a la habitación que él mismo había señalado. Era hora de que el mundo desapareciera durante un buen rato.

La súcubo emergió de su guarida horas más tarde, con el pelo revuelto y una sonrisa de oreja a oreja. En realidad, llevaba al menos una hora acurrucada en la cama y tan solo ver cómo la luz iba cambiando le había logrado levantar. Un último beso en los labios y una caricia intensa habían sido los últimos caprichos que se había permitido. No es que importara demasiado, ya que ninguno necesitaba dormir y la presencia de la luna solo indicaba que tenían toda la noche por delante. Pero no la tendrían si no se levantaran. Se dio una ducha un tanto apresurada y aguardó por él en la cocina mientras rebuscaba en los muebles. No tardó en dar con un paquete de galletas de chocolate y empezó a picotear una mientras se sentaba en la encimera. Dejó que su larga melena saliera por la ventana. Todavía húmeda, mejor que se secase al aire que empapara el lugar.

Una vez Dexter apareció, le saludó con una sonrisa y le ofreció una galleta.

-Acabo de caer en que antes no te lo conté todo.- Comenzó.- Creo que he dado con una aliada… muy especial.

Procedió a contarle su pequeña incursión con pelos y señales.

-No se su nombre, no surgió en la… conversación. Pero sí el de su pareja. Pentesilea. Uno de los Hexarcas la desterró de la Fortaleza para que les hiciera de chica de los recados una vez Pentesilea y las demás guerreras desaparecieron. Le dijeron que mientras fuera obediente, ella estaría bien.

De alguna forma, aunque sabía desde su paso por el Ojo que estaban vivas, le alegraba confirmarlo. Por supuesto, podía ser solo una treta pero… quería creer que no. Lo quería con todo su ser.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Sáb 6 Mar 2021 - 12:06

Sabía que, objetivamente, aquello no era eficiente. El tiempo ahorrado saliendo antes de tiempo iba escapándose a medida que lo derrochaban entre besos y arrumacos, ovillados en una nube de pasión que los absorbía daba igual donde estuviesen. Habían salido con prisa, y de pronto todo parecía mucho más calmado, antinaturalmente tranquilo, como si el simple hecho de haber llegado debiera quitarles un peso de encima. Bueno, a Aki se lo quitaba. Para ella no era una cuestión de eficiencia, sino de catarsis; entrar en la isla iniciaba un proceso sin marcha atrás, la hacía partícipe y motor de una responsabilidad que había abandonado en un mal momento, pero que era su obligación reparar.

Por eso, Dexter no protestó en ningún momento. Para él, como ingeniero, la eficiencia podía llegar a jugar un papel mayúsculo. Sin embargo, sabía que lo más eficaz sería que Aki pudiese dar todo su potencial. No había que poner excesiva prisa en una misión tan compleja, más cuando cualquier cosa podía salir mal si daban un paso demasiado apresurado. Por otro lado, mentiría si negase que su lado más irresponsable no deseaba arrancar la ropa de la pelirroja a cada instante que esta ejercía su nefasta influencia sobre él. Más demonio que mujer, más por derecho que por poder, tenía la extraña habilidad de desterrar su mitad más racional para liberar a la bestia.

También, de alguna forma, para amaestrarla.

Cuando ella se duchó, él permaneció un poco más en la cama. Si bien tenía que asearse también, podía hacerlo con apenas un golpe de agua y un poco de jabón, no necesitaba mayores despliegues; por eso cuando oyó el repiqueteo del agua frenar en seco se internó momentáneamente en el otro baño. Al fin y al cabo, aunque técnicamente toda la habitación era tierra neutra, que se levantara indicaba que era momento de trabajar. Y si entraba al mismo baño que ella trabajarían en cosas bastante menos productivas.

Salió del baño completamente desnudo, solo cubierto por una toalla amarrada a la cadera y el pelo recogido en un complejo y -dado el volumen antinatural de su estúpidamente larga melena- estúpido moño que deshizo en cuanto se percató. Sin embargo, a pesar de que su cabello estaba seco, también lo sacó por la ventana y se apoyó junto a ella mientras atendía a su explicación, aunque no pudo evitar fruncir el ceño.

- No quiero sonar paranoico, pero... ¿Cómo sabes que no era una trampa? -En realidad era poco probable que lo fuese, pero al mismo tiempo se trataba de un encuentro muy casual-. Si es la chica de los recados, lo lógico sería tener a alguien fiel, ¿no crees? Alguien que no vaya a envenenar el agua o confesar sus nexos con la vieja guardia a la primera de cambio. Al menos, si yo estuviese ahí arriba, sería lo que pensaría.

En realidad, fuese una trampa o no, era una forma de entrar en la ciudadela, pero el problema residía más en las consecuencias para otros y no tanto en las que podrían sufrir ellos. Aun así, el nombre de Pentesilea había sonado como un gong que los acercaba un poco más al final de la contienda: Si realmente fuese una trampa no habría ninguna razón para mantener vivas a todas las guerreras, mucho menos para mantener una contingencia tan intrincada como confesar el amor de una pareja a una desconocida. Realmente no se cuestionaba las lealtades de esa mujer, que tenía muchas más razones para ser sincera que para mentir, sino la estrategia de los Hexarcas dejando vivir a una persona tan peligrosa para ellos.

- Uno de los Hexarcas ve el futuro -resolvió-. Dudo que con tanta claridad como yo, pero la casualidad no existe. Si te has encontrado a esa mujer es porque alguien la ha puesto ahí, con alguna intención. A partir de ahora tenemos que trabajar como si nos hubiesen descubierto.

Evitó decirlo más claro, pero era lo único que realmente cuadraba. Pentesilea podía ser el ancla de esa mujer, pero todas las demás también estaban vivas; eran rehenes para esa eventualidad, exactamente esa. Estaban encerradas por si algún día Aki D. Arlia regresaba. Y si se enfrentaba a un vidente, por torpe que fuese, su habilidad para ver el futuro perdía casi todo su peso.

- ¿Cuál es tu idea?



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 6 Mar 2021 - 12:56

Las galletas estaban buenas. La caja estaba sin abrir cuando la había cogido, pero no podía evitar preguntarse qué hacía ahí. ¿Tenía pensado regresar Dark en algún momento? Quizá se las había dejado la última vez que había estado. Era algo tan mundano, pero tan concreto… no estaba segura de que ella hubiera podido comprarlas viendo el estado en el que se encontraba la isla. Tampoco habría sido capaz de construirse una casa como en la que estaban ahora mismo, pero claro, Dark realmente no tenía ningún vínculo con Samirn. No que ella supiera, al menos. Había llegado, le había gustado y había decidido hacerse una pequeña casa allí. Seguramente habría visto las desigualdades y la pobreza de la población y lo había achacado a la cultura del lugar o a simplemente la forma en que las cosas funcionaban por allí.

¿Cuántas veces había hecho ella lo mismo? ¿Cuántas veces había ido de paso por islas y archipiélagos en los que algo no iba del todo bien y lo había ignorado, porque no era asunto suyo? Sabía que había tenido motivos para involucrarse en el bienestar de Samirn. Tenía que reconocer que, de no haberlos tenido, seguramente nunca habría ayudado… con todo lo que eso conllevaba. ¿Qué otros cambios había rechazado con su ignorancia?

-No tengo forma de saberlo.- Respondió con cuidado. Dexter llevaba razón en sus palabras.- Pero sé que hay dos formas principales de hacer que alguien te obedezca: respeto y miedo. O bien me ha mentido y lo hace por respeto, en cuyo caso efectivamente es una trampa, o tiene miedo.

Dejó las galletas a un lado. Podía pensarlo una y mil veces y aún así los caminos que no había escogido no dejarían de ser meros espejismos, intocables y absurdos por su mero planteamiento. Ella no podía cargar en sus hombros la responsabilidad de todo el mal con el que se cruzaba. Su destino y el de Samirn se habían entrecruzado como podía haberlo hecho el de cualquier otra isla; lo mejor que podía hacer era dejar a un lado las dudas para seguir adelante.

-Tú viste que las guerreras estaban encerradas. Esta mujer sabe quién es Pentesilea, pero no dónde se encuentra. Lo más probable es que efectivamente estén cautivas… y ella con las manos atadas.

Reflexionó un poco. Dexter tenía razón. Era factible que al menos uno de los Hexarcas viera el futuro; actuar como si no fuera una posibilidad sería irresponsable. Incluso teniendo en cuenta la honestidad de la mujer, nada les aseguraba que no la estuvieran utilizando sin ella saberlo. Pero, por fortuna, a ese juego podían jugar dos. Tres, en este caso. Esbozó una pequeña sonrisa.

-Entonces haremos lo propio. Conocemos el edificio y sabemos que los jóvenes que han sido escogidos para subir a la Fortaleza este mes están ahí dentro… y parten mañana. Nos infiltraremos y suplantaremos a dos de ellos. Si sale bien, mañana por la mañana, nos llevarán arriba. De noche podremos reunirnos y averiguar dónde tienen presas a las guerreras. Tenemos que rescatarlas.

Sonaba confiada, pese a saber que había muchas cosas que podían ir mal. Tenían que colarse en el edificio sin que nadie se diese cuenta y encontrar qué hacer con la gente a la que suplantarían. No tenía ni idea de qué ocurriría una vez estuvieran en la Fortaleza, ni… respiró hondo. Necesitaban más información. No iban a conseguirla en la ciudad y era una oportunidad que tardaría un mes en repetirse.

-Sé que es una locura.- Admitió antes de nada.- Pero si hay alguien que pueda hacer una locura funcionar, somos tú y yo. ¿Estas conmigo?


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Sáb 6 Mar 2021 - 18:51

Aki pareció recelosa a la hora de escucharlo, pero terminó reflexionando sobre sus palabras. Era lógico, al fin y al cabo, porque todo había salido demasiado bien muy pronto, y si una mujer estaba siendo manipulada como peón en un ajedrez macabro podía explicar con cierto sentido todo lo que había sucedido. Fuese quien fuese había interpretado que esa mujer debía estar ahí en el momento oportuno, fuese a través de la clarividencia o simplemente con suerte. Todavía no descartaba que se tratase de una actriz, pero si lo fuese la vida de Pentesilea no tendría ningún valor, por lo que seguía siendo lógico darle un voto de confianza a la mujer. Y asumir que hacía todo con buenas intenciones implicaba asumir que alguien había querido que se diese el encuentro entre ella y Aki.

- Haberlo visto es lo que más me perturba -confesó-. Si estuviesen muertas estaría claro que te ha mentido, pero que no le hayan mentido a ella... Si ella sabe que Pentesilea está viva, tenga o no pruebas de ello, es porque Pentesilea es otra pieza en este ajedrez. Porque alguien sabía que una persona aparecería hoy, y seguramente sepan que es una adolescente. Por eso ella vive con esa tarea que forzó vuestro encuentro.

Había una gran dosis de conjetura en su análisis, y bastante suspicacia. Había llegado hasta allí para ayudar a Aki, y como tal en ese momento lo mejor que podía hacer, aunque sonase contraproducente, era dudar de todo lo que ella le contase. También de todo lo que dijese, si fuese necesario. La pirata tenía la mente puesta en el presente, pero pese a su inteligencia seguía teniendo una perspectiva bastante cerrada de la situación, tal vez debido a que ella siempre había tenido que estar sola. Él, que llevaba años luchando por otra gente, había tenido que aprender a baremar con más cabeza cada una de sus opciones, buscando la menos dañina o, si era posible, la más benigna. No siempre era fácil, y desde luego echar por tierra lo que en casi cualquier situación habría sido un descubrimiento magnífico no resultaba una tarea agradable en absoluto.

Rodeó sus hombros con el brazo izquierdo, asiéndola hacia él, mientras en silencio pensaba en cómo debía responder. Su plan era bueno, lógicamente, pero partiendo de una base -no particularmente sólida- en la que los Hexarcas buscaban un adolescente -una, en realidad- tras el envío posterior a un encuentro más premeditado de lo que a cualquiera le gustaría, se abocaría al desastre muy deprisa.

Trató de visualizar cualquier otra opción. La casualidad era casi improbable, y se trataba del mejor de los casos. Si sus preocupaciones eran innecesarias respiraría muy tranquilo cuando todo estuviese resuelto, pero siempre había que plantearse el peor de ellos. Evitó los que a todas luces se antojaban improbables, pero se mantuvo en dos: Seguía creyendo que alguien veía el futuro allí dentro, pero también podía ser que simplemente hubiese alguien inteligente en la ciudadela y Lysbeth hubiese sido seguida durante largo tiempo -incluso que hubiesen visto a Aki en el Loreley, si tenían un ojo encima-. Si el segundo caso fuese el debido, tendrían que contar con que él también estaba siendo observado, pero en ese aspecto tenía la suerte de que su habilidad para polimorfarse había pasado durante años desapercibida -no así su capacidad para producir ilusiones, claro-, pero al mismo tiempo...

- ¿Cómo los recogen? -Dejó que la pregunta se desvaneciese en el aire antes de continuar-. ¿Los lleva ella una vez al mes o entran guardias de la parte alta a un sitio concreto en la ciudad? Porque a lo mejor lo más interesante es adoptar la apariencia de alguien que no vaya a ser investigado nada más llegar. ¿No crees?

Si alguien esperaba una adolescente que pusiera en peligro el estatus de los Hexarcas estaba claro que como mínimo un poco de Kairoseki tratarían de utilizar -si es que habían accedido a él- o sumergirían a cada uno en un barreño de agua marina. Al menos, eso haría él si realmente estuviese esperando a una persona que se hacía pasar por tributo. Sin embargo, nadie tenía por qué desconfiar de los guardias y, si se escabullían con la suficiente habilidad, nadie tenía ni por qué sospechar que los habían suplantado.

- Voy a estar contigo en cualquier locura que propongas, pero voy a intentar mantenernos en el margen de la cordura todo lo que pueda. Al fin y al cabo, cuando se vuelva una verdadera locura agradeceremos haber tenido toda esa cautela. ¿Te parece bien?



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 6 Mar 2021 - 21:08

Que seguramente supieran que sería una adolescente… le parecía exagerado. Ella misma no había decidido hacerse pasar por una hasta minutos antes de hacerlo. Esa joven llevaba meses en su puesto. Incluso si de verdad había alguien capaz de leer el futuro tratando de detener su incursión, ese nivel de concreción le dejaba escéptica. Pero claro, ella nunca lo había visto. No más allá de unos segundos de cualquier modo. Si alguien sabía cómo funcionaba, era Dexter. Aun así, no estaba convencida.

-Quizá simplemente necesitasen a alguien para hacerles el trabajo sucio y ella pareció impresionable. Tenían con qué chantajearla, al fin y al cabo.

Se dejó asir y cerró los ojos mientras se apoyaba en el hombro de Dexter. Por la ventana entraba una brisa muy agradable y por un instante no pudo pensar en nada que no fuera lo a gusto que estaba en ese momento. Le quería. El pensamiento, como una ola, llegó de golpe y se retiró de inmediato como si supiera que había cruzado una línea que no debía. Aki se tensó por un segundo, para luego volver a relajarse. Ahora no. De alguna forma lo apartó y todo lo que quedó fue algo de rojo en sus mejillas, que no tardaría en irse. Sabía que él estaba reflexionando acerca de su plan; esperaba que entre ambos dieran con una estrategia sólida. Su pregunta le cogió por sorpresa y frunció el ceño.

-No estoy segura.- Admitió.- No creo que vaya ella sola. Con tantos guardias en la ciudad, no van a dejar que un grupo de gente haga todo el camino a la Fortaleza por su cuenta. Si les acompañan guardias de aquí o bajan de arriba… eso ya no lo sé.

Dexter tenía razón. Independientemente de que estuvieran o no esperando a una adolescente, que estuvieran alerta por un posible ataque no era descabellado. Y desde luego en el último lugar en el que mirarían por intrusos no era en los recién llegados, sino en sus propios aliados.

-Eso nos ahorraría lo que sea que pretenden hacerles a los jóvenes una vez lleguen; no tendríamos que separarnos, al menos en principio. – Frunció el ceño. No le gustaba dejar a esa gente a su suerte, pero se encargaría de que fueran los últimos en hacer ese viaje. – Desde luego es más prudente. De acuerdo.

No pudo evitar sonreír ante lo último que le dijo. Al final, se equilibraban entre ellos. Locura y lógica, encontrándose en un punto medio. ¿Qué maravillas podrían crear? Estaba deseando averiguarlo.

-Me parece bien.- Susurró, todavía sonriendo.- Deberíamos salir de madrugada, para llegar al lugar antes de que salgan los tributos y poder colarnos en el grupo de guardias, sean de la ciudad o de la Fortaleza.
En realidad, hacer de guardias tenía otro beneficio y era que no tenían que buscar la forma de traspasarlos; tan solo una excusa para no estar en su puesto.

Y de esas, había cientos.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Sáb 6 Mar 2021 - 22:45

Dudaba. Lógico, al fin y al cabo. Él también estaba sumergido en un mar de dudas, sin saber muy bien del todo cuál era el paso que debían dar a continuación, ya que todo se antojaba imposible por completo. La teoría de que una persona viese el futuro resultaba tan fantasiosa como podría ser que él mismo fuese capaz de hacerlo, y aunque la teoría de que estuviesen tras Aki hacía tiempo no resolvía cómo se habían cruzado las dos sin el influjo de alguna fruta del diablo o el mismísimo Haki seguía siendo infinitamente más probable.

Y también podía haber sido la casualidad. No descartaba esa posibilidad, aunque no creyese en ella. Era perfectamente probable que el azar hubiese llevado a que los caminos de Aki se cruzasen con la pareja de Pentesilea, pero también generaba una infinidad de preguntas a cada cual más oscura. Era mucho más práctico, aun si deseaba de corazón confiar en ella, que se fuese preparando para lo peor. Si al final todo era un camino de rosas aguantaría encantado los reproches de la pirata; si no... Bueno, ambos seguirían vivos cuando el día terminara. Y en un momento tan delicado como aquel, en el que se abocaban sin control alguno hacia un abismo tan inescrutable, era imprescindible arriesgarse a planificar de más, y no de menos.

- Yo también -respondió por instinto ante un pensamiento que no debería haber escuchado, pero cuando lo razonó era demasiado tarde. Simplemente dejó que se apartase, recogió su brazo y dobló el cuello hacia atrás, mirando el cielo estrellado desde una casita robada en una isla muy lejos de la suya, junto a una pirata que debería estar muerta para retomar un reinado que en su día no había querido.

Suspiró. La situación se volvía más complicada a cada segundo que pasaba. Estaba nervioso, y aunque finalmente Aki había aceptado seguir su modificación del plan, eso implicaba nuevas complicaciones y evidenciaba la necesidad de un mayor conocimiento de campo. Debían elegir a los guardias adecuados, o ser lo suficientemente hábiles como para lograr un intercambio con la guarnición permanente de la ciudadela si es que no hacían desde la acrópolis un recorrido completo -lo cual, en realidad, podría resultar bastante ineficiente-. Necesitaban conocer los horarios, los turnos y los cambios de guardia, también qué personal bajaba y subía. ¿Habría educadores? Si había una recolectora, cabía pensar que en un culto sexual -estaba claro por qué hacían subir adolescentes hasta lo alto- hubiese un grupo de gente que se dedicase a amaestrar y romper la mente de los jóvenes. También de enseñarles todo acerca del placer oculto en un cuerpo y cómo liberarlo. Podía haber, tal vez, un segundo grupo de ojeadores que hiciesen una revisión preliminar de las propuestas. Porque, claro, ¿por qué malgastar recursos en algo que realmente no valdría la pena? Aunque ahí influía bastante el cómo pensasen los Hexarcas, y dudaba que si buscaban el placer fácil en esclavos antepusiesen la calidad a la cantidad. Y, aunque así fuese, no reunirían con promesas vacías a un grupo de niños que podían hacer correr la voz al respecto.

- Todo es demasiado complejo -admitió, encogiéndose de hombros-. Hay demasiadas posibilidades, demasiadas cosas que no sabemos... Ni siquiera tengo claro que así vaya a salir mucho mejor. ¿Y si hay un cambio de escolta a medio camino? ¿Y si la guardia parte de la ciudad y al final regresa? Sé que pregunto una infinidad de cosas, pero si cometemos un solo error...

Conocía el precio. No lo diría en voz alta, y no sabía exactamente cuánto costaría, pero como moneda pagarían en vidas. No solo vidas, de hecho, sino vidas inocentes.

Apretó los dientes. También los puños. Con más frustración que rabia acortó distancias con su mochila, sacando uno de los mapas de Samirn, que desdobló sobre la mesa del comedor, y lo examinó detenidamente. Sacó también un carboncillo y comenzó a trazar líneas en las calles pero, sobre todo, en el ascenso hacia la ciudadela.

- Asumamos de nuevo el peor de los casos -explicó-. Los guardias cambian a mitad de trayecto, concretamente en este punto. -Marcó con una 'x' el punto donde él imaginaba podría suceder. Se trataba de una zona más llana que el resto, de apenas un centímetro en el mapa-. Es el peor porque no solo tendríamos que entablar contacto en unos códigos que no conocemos, sino porque además podrían vernos desde arriba si intentamos cualquier cosa rara. Si ese fuera el caso, habría dos opciones: O usas tus poderes sobre ellos o yo utilizo los míos tras fingir la retirada para seguirlos sin que nos detecten. Pero, para entrar invisibles bien podríamos hacerlo ahora directamente, y el riesgo no sería mucho mayor. Así que voy a proponer un pequeño paréntesis al plan: Utilizamos la apariencia de guardias para entrar al barrio rico, ahí esperamos a que baje algún sirviente civil y... Bueno, lo interrogamos para saber los básicos, lógicamente, y subimos con su apariencia. Los civiles no tienen códigos tan estrictos, por lo que sería más sencillo, sin embargo... -Agachó la mirada. Casi no podía creer lo que estaba diciendo-. Sería secuestrar gente.

Aprovechar el día de subida de los tributos era una parte que debían mantener. Daba igual cuán organizada fuese la servidumbre ahí arriba, habría muchachos y muchachas que recién estuvieran adiestrados, reencuentros de alguna clase y tal vez incluso numeritos instando a los nuevos esclavos a huir del lugar. El ajetreo de las recepciones implicaba caos, y en el caos las miradas a dos simples siervos serían aún más indiferentes, si cabía.

- Pero sería secuestrar gente -repitió.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 6 Mar 2021 - 23:27

¿Le había escuchado? Le había escuchado. Le miró justo cuando él apartaba la mirada, arqueando una ceja. No había dicho nada, estaba segura. Pero no parecía que lo hubiera hecho a posta. Sonrió y continuó como si nada hubiera sucedido. Sabía que el recuerdo volvería tarde o temprano, y que volvería a sacarle una sonrisa. Cada vez más, se sentía confiada.

Ojalá tan solo su plan estuviera yendo con tanta sintonía. Posibilidades y más posibilidades, a cada cual más desastrosa. Poco a poco, la complejidad de lo que estaban a punto de hacer se abría ante ella como un horrible patrón y se preguntó si había hecho bien en apresurarse tanto para llegar.

-Prefiero que preguntes. Se me da bien improvisar, pero esto no es algo que quiera dejar en manos del azar.

Le siguió mientras se dirigía a buscar un mapa. Afortunadamente, su pelo ya había secado y se deslizó silenciosamente por la ventana, siguiéndola en una suerte de halo rojo. Se inclinó sobre la mesa y atendió a las explicaciones de Dexter con el ceño fruncido. Su dedo acarició la diminuta X mientras pensaba a toda velocidad. Sabía exactamente de qué punto hablaba. El camino de la montaña se estrechaba y tomaba lugar una pequeña llanura, antes de reanudar la cuesta hasta la cima, donde se encontraba su objetivo.

-El puesto del río. Si controlan a los ciudadanos que entran y salen de la ciudad, ¿por qué no iban a hacer lo mismo con la gente de la Fortaleza? No cambian de guardias, pasan un control. Ya hemos visto antes como funcionan. Aunque… dudo que esta vez hayan puesto a cargo a alguien influenciable.

Tenía sentido. Era el punto perfecto para levantar un control y evitar que nadie indeseado entrase o saliese de la cima. Puestos a elucubrar, apostaría que el pequeño puesto del río no era más que una réplica posterior y de ahí la dejadez en su creación. Todo emanaba de la cima. Cuanto más se acercasen, mayor sería la seguridad.

-Desde luego, es más seguro que ir de guardias, pero… ¿qué nos asegura que bajen sirvientes?

Sí, sabía que al final del día seguía siendo secuestrar gente. No le molestaba especialmente. Sabía cómo atarles para que no estuvieran incómodos y podrían dejar comida y agua a mano para ellos. Sería un día libre un tanto inusual. Estuvo a punto de comentarlo, pero algo le decía que Dexter no iba a verlo tan sencillo. Sería mejor comentarlo solo cuando fuera necesario.

-Podríamos preguntar a los guardias. Ellos deben de estar enterados de cuándo va a bajar alguien. Bastaría con fingir que queremos ver a alguien en concreto y aunque no sepan de quien hablamos, nos dirán a quién le toca, o si no baja nadie.

Frunció el ceño. En realidad esa parte era relativamente sencilla, pero seguía cabiendo la posibilidad de que no fuera a bajar nadie por ser el día en el que subían los Tributos.

-De haber una negativa… estaremos ya por la zona y deberíamos suplantar a dos guardias para acompañar a los tributos. Sería el plan B.

Todavía tenían que pulir el plan A y decidir cómo iban organizar el secuestro para minimizar los daños a las pobres víctimas. La pirata suspiró y apoyó la cabeza en la mesa, llenando el mapa de mechones de fuego.

-Recuérdame que te llame si alguna vez quiero atracar un banco, ¿vale? Creo que ayudará.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Dom 7 Mar 2021 - 11:41

- Aun si la acrópolis es autosuficiente, la supervivencia está muy lejos de una vida opulenta -contestó. Para él era casi una obviedad que no podían obtenerlo todo en un espacio tan reducido; bien fuese por tejidos exóticos o buenas carnes de venado o jabalí, resultaba imperativo aprovechar, si no ya todo el mar, al menos toda la isla-. Solo piensa en el espacio, la creciente cantidad de habitantes y el estilo de vida. Aunque puedan cultivar, criar cerdos o vacas es inviable en tan poco espacio, y si tienes un esclavo sexual vas a buscar que su apariencia te agrade, así que lo vestirás con buenas prendas y lo mantendrás bien alimentado. Además, los guardias y los prisioneros también comen. Seguro que en algún punto de la isla hay minas, y las gemas o los metales preciosos tienen que subir. Eso no puede ser una burbuja...

Ni siquiera los nobles mundiales se mantenían totalmente ajenos al mundo. Regularmente bajaban a Sabaody o islas cercanas para alimentar sus egos, disfrutar de su estatus y sobre todo abusar de su poder. En cierto modo se preguntaba si los Hexarcas no visitarían cada cierto tiempo zonas de la gran ciudad o, como poco, enviarían emisarios a según qué zonas para recordar a cualquier habitante descontento el peso de la traición, y agradecía enormemente si eso, realmente, no sucedía. En parte porque mostraba cierta humanidad de parte de ellos, lo que moralmente era un consuelo, y desde un punto de vista pragmático el desinterés era uno de sus mayores aliados. Podían haber enviado una milicia, pero delincuentes de barriada con uniforme solo eran leales a un sueldo; fáciles de sobornar, fáciles de controlar. Solo había que pulsar las teclas adecuadas.

- Este siempre es el momento más difícil -confesó, tras un rato mirando el mapa en silencio-; cuando hay que elegir entre el bien de muchos y el mal de unos pocos. ¿Realmente tenemos derecho a escudarnos en el bien mayor para proponernos un secuestro? Podría sentar un mal precedente, y si empezamos a hacerlo...

Elevó el cuello de pronto, centrando su mirada en Aki. La sorpresa se había apoderado de su cara, también una ligera sonrisa de satisfacción. "Eureka". ¿Y si el encuentro con la recolectora no había sido casual, pero al mismo tiempo sí? Es decir, ¿y si el encuentro era más probable de lo que estaban teniendo en cuenta? Había cinco mil mujeres en la guardia, más que soldados custodiaban el Ojo -también el Ojo era una isla pequeña de apenas treinta mil habitantes, y Ur'Tuban bien podría estar cercana al millón-. ¿Cuántas probabilidades había de que todos los sirvientes, no solo los custodios, hubiesen sido reemplazados? Y si eso era así... ¿Por qué pensar que solo Pentesilea era recordada con cariño por alguien? ¿Por qué no iba a haber más personas guardando rencor a los Hexarcas? Más gente dispuesta a un cambio, o incluso secretamente leal a la propia Aki.

No pudo evitar soltar una carcajada casi histriónica. Todo estaba conectado. Desde los fuegos artificiales en Marineford hasta ese momento, con todo lo que ello implicaba. Sin duda, aun si no estaba contemplado de esa forma en sus visiones, Samirn era el primer paso hacia un futuro en que la Armada se alzase con la victoria.

- Estabas ahí ese día -confirmó-. Lo escuchaste, ¿verdad? Las últimas palabras de una persona muy querida; de una persona que entendió la situación mucho antes que yo, y que fue mucho más valiente. No podemos ganar solos. -Tal vez en otra situación confirmar aquello habría sentado como un jarro de agua fría, pero para él implicaba no solo una alternativa al secuestro, sino la posibilidad de que todo fuese repentinamente más sencillo-. No tenemos por qué secuestrar a nadie; si te conocieron, solo tendrán que verte para querer ayudar. Y, de paso, si funcionase... Tendríamos a dos personas que con suerte se ocuparían de caldear los ánimos y rebelarse contra la milicia.

Esa última parte ya estaba un poco más en el aire. Si bien había una gran probabilidad de que mucha gente ocultase su desafección, nada garantizaba que quienes bajasen tuviesen el carisma suficiente para lograrlo; ni siquiera estaban seguros de poder controlar a la masa si se revolvía de pronto en contra del poder. Sin embargo, era un riesgo que estaba dispuesto a asumir; en el peor de los casos Aki debería demostrar su derecho a reinar a cambio de una ayuda invaluable para echar a los Hexarcas, que era en el fondo lo que buscaban.

- Si realmente alguien ahí arriba puede ver el futuro, tu encuentro no ha sido casual. El día puede deberse a una premonición aislada, o ser un excelente vidente. -Podía estar rizando el rizo, pero en esos momentos era necesario-. Si cuentan con mi presencia aquí no bajarán criados. Así nos forzarían a dar un paso en falso haciéndonos pasar por guardias.

Independientemente de cuál fuese el nivel de habilidad de quien estuviese arriba, si él ojeaba el futuro y se basaba en este para tomar una decisión, estaría más claro para los Hexarcas. Pero no poder utilizar esa habilidad no significaba que no conociese su funcionamiento. Si realmente alguien allí arriba la estaba usando su mayor problema era enfrentar a alguien que manejaba sus armas mejor que ellos.

- Aun así, dudo que tengan un grado de precognición tan alto como para haberme visto. Reclutar a los criados es la mejor opción. Si no funciona... Bueno, al menos sabremos que intentamos todo lo posible antes de escondernos tras el bien mayor. Ya tenemos planes B y C.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Dom 7 Mar 2021 - 12:34

-Sé que tienen que mandar a criados para mantener su estilo de vida. Como tu dices, no es sostenible sin relación con la ciudad, que produce casi todo.- Dijo, apresurándose a corregirse.- También sé que no necesitan hacerlo a diario. Justamente mañana que están esperando a nuevos… sirvientes, ¿por qué iban a arriesgarse a abrir las puertas más veces de las necesarias? Deberíamos asegurarnos de que alguien bajará, antes de nada.

Estaba preocupada, claro. El plan tenía demasiadas partes móviles y se ramificaba ante sus ojos en una miríada de subplanes, cada uno no tan concreto como habría sido lo ideal. En parte que hubiera espacio para improvisar y adaptarse le tranquilizaba, pero en parte… ser consciente de que les era imposible preverlo todo, le ponía nerviosa.

Se encogió de hombros. Seguía creyendo que estaba exagerando con lo del secuestro, no iban a hacerle daño a nadie. Pero él se lo estaba tomando muy en serio, así que simplemente le puso una mano en la espalda y le dejó pensar. Unos minutos después, se sobresaltó al sentir que daba un respingo y se encontró de frente con una sonrisa de oreja a oreja.

Alzó una ceja mientras le escuchaba, sintiéndose un poco culpable. En realidad, no se había relacionado tanto con la gente de la ciudad como quizás habría debido. Prefería quedarse en la Fortaleza y era allí donde se encontraban todos aquellos a los que había llegado a coger cariño. No era que abajo no le conocieran, pero ¿luchar por ella? ¿después de haberse largado? No estaba segura de que fuera a funcionar y por desgracia no era su único miedo.

-No. No vamos a incitar una rebelión, al menos no tan pronto. Gran parte de esta ciudad pasa hambre, lo has visto igual que yo. No tienen armas decentes y saldrían perdiendo contra los guardias a no ser que cuenten con una gran superioridad numérica, cosa que si lo que propones sale bien, no podremos comprobar porque ya estaremos infiltrados arriba. Por no hablar de que entonces que ese rumor se corra y la gente se rebele haría que nuestra tapadera como criados corriera peligro.

Se mordió el labio. De momento lo óptimo era que la gente no supiera nada, pero Dexter no iba desencaminado. Si lograban convencer a dos criados de su causa, se evitarían el secuestrarles y se asegurarían de tener vía libre para actuar, además de acceso a información valiosa.

-De acuerdo.- asintió.- Haremos eso pues. Bajaremos en cuanto empiece a salir el sol. Le preguntaré a un guardia por los criados que bajarán hoy y les esperaremos ocultos. Una vez lleguen, si llegan, tú distraerás a los guardias y yo los llevaré hasta aquí. Les contaré… no todo, pero sí lo esencial. Volveré lo más rápida que pueda y tomaremos su lugar.

Comenzó a hacerse una trenza, más por tener las manos ocupadas que porque realmente le molestara el pelo en la cara. Echó una mirada nerviosa por la ventana; la luna ya estaba empezando a bajar. Entre una cosa y otra, el tiempo había ido avanzando sin parar.

-Aún así pienso cerrar esta casa con llave cuando salga. Por si acaso.

Técnicamente eso entraba todavía en la categoría de secuestro, pero desde luego era mucho más benigno que la opción inicial. Todavía no estaba convencida de la teoría del vidente, mucho menos de que se esperaran a Dexter, pero tampoco quería descartar ninguna posibilidad. De cualquier manera, sabía que tenían que detenerse, o continuarían añadiendo pasos y pasos toda la noche y cuando llegara el día, no estarían preparados.

-En ese caso… tenemos un plan.- Clavó los ojos en el dragón con algo de seriedad.- Esta vez, de verdad.

Esbozó una pequeña sonrisa y colocó su mano encima de la de Dexter. Empezaba el trabajo.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Mar 9 Mar 2021 - 16:56

- Por dos razones, fundamentalmente -objetó, levantando el índice de la mano izquierda-. La primera es que no esperan un ataque. Quiero decir, han llegado y tienen la ciudad controlada; a pesar del malestar en el que se vive no parece que haya indicios de nada que pueda hacerles pensar que deben tomar más medidas de las que ya están tomando. -En realidad considerar que si habían adoptado un ejército se cuidarían adecuadamente de abrir las puertas tenía sentido, pero no cuadraba del todo según lo que Aki había ido indicando sobre su comportamiento. Cuanta más gente hubiese guarnecida en lo alto más comida se necesitaba, y seguía siendo más sencillo controlar a dos personas todos los días que a veinte una vez cada diez. De hecho, frente a la paranoia tenían más sentido las escoltas diarias y el control absoluto sobre los civiles que encerrarse más y más cada vez-. La segunda es que si han organizado la milicia con un mínimo de cerebro, todos los días baja alguien sí o sí a los cuarteles de la ciudad para conocer la situación... O subirá alguien a informar, claro, pero es más fácil controlar al que vuelve que al que llega, sobre todo si minimizan los contactos.

En realidad todo aquel discurso era innecesario, porque Aki estaba dispuesta a aceptar su propuesta. Tenía sus reservas, lógicamente, pero el plan iba teniendo cada vez menos lagunas y poco a poco eran capaces de salvar los escollos que iban apareciendo, por el momento, en su mente. Estaba claro que iban a tener que improvisar, pero por lo menos reducir ese factor al mínimo inevitable era una necesidad absoluta, porque cuanto menos controlasen más cosas podrían salirse de control; una reflexión que parecía obvia, pero que nunca estaba de más tener en cuenta pese a todo.

Con todas, la pirata no estaba dispuesta a encender la llama de la rebelión en Samirn -no por el momento, al menos-. Parecía como si la abrumadora superioridad numérica de la población sobre la milicia no fuese a marcar ninguna diferencia, pero comprendió que en ese momento era ella, y no él, quien se estaba poniendo en un lado más moral que pragmático. Él no podía evitar ver como necesaria la disposición a dar la vida por un futuro mejor como empuje hacia el mañana, pero era una visión que no podía ni debía imponer a nadie que no estuviese dispuesto y conforme a aceptarla. Al fin y al cabo, cada quien era dueño de su destino para luchar por él o dejar que todo se mantuviese igual.

- Si no puedes confiar en tu gente, ¿por qué vas a luchar por ella? -preguntó-. Si tienes que encerrarlos para asegurarte de que el plan funciona... No sientes un precedente tan nefasto, por favor.

Si las cosas salían mal iban a retenerlos, ¿por qué encerrarlos si accedían? No tenía ningún sentido hacerlo; si no podían creer en aquellos por quienes luchaban... ¿Qué separaba a Aki de los Hexarcas, más allá de una cara más amable? Una de las partes más duras de gobernar una tierra siempre era asumir que por mucho que estuviera en la cima jerárquica, no podría controlar a todo el mundo. Por mucho poder que tuviese, siempre habría alguien que le odiase. Y eso no era motivo para tomar acciones en su contra.

- Si nos mienten lo sabremos, Aki. Nos vendrá mejor tener aliados que puedan comunicarse con nosotros, además... Tenemos esto. -Sacó un den den mushi de la mochila. Siempre llevaba un par encima, además del I-den den mushi-. Aun si no quieres armas revuelo aquí abajo, tener control de los movimientos militares desde la parte baja puede ser fundamental. Tenemos que aprovechar cada arma, y si es la confianza... Esa es la más importante.

No; el plan estaba casi listo, pero faltaban aún algunos detalles por pulir. Solo unos pocos.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Miér 10 Mar 2021 - 22:03

De acuerdo, entendía su lógica. Tenía sentido, pero también sabía que no se quedaría tranquila hasta confirmar que alguien bajaba.
Sin embargo, eso no era un problema. Simplemente le preguntaría a un guardia antes de que todo se pusiera en marcha y asunto resuelto. Lo que era más complicado era lo que había dicho Dexter a continuación. Aki frunció el ceño, mirándolo fijamente.

-Dexter, hay cientos de miles de personas en esta isla. Que alguien me conozca y esté dispuesto a pelear por mi no quiere decir que yo les conozca a ellos. Llevamos horas repasando los detalles de nuestro plan y ahora de repente quieres dejar entrar la incertidumbre de dos desconocidos en él.

Respiró hondo. Estaba francamente irritada. Confiar en que le guardaban cariño y lealtad era una cosa. Lo hacía, aún si la idea se le hacía extraña. Pero sabía que mientras había estado lo había hecho lo mejor que había podido y a juzgar por el estado de la ciudad no era descabellado pensar que no poca gente echase de menos los días en los que ella estaba en el trono.

Pero de ahí a confiar en que lo que pudieran hacer dos extraños exaltados al descubrir que no estaba muerta e iba a tomar su lugar, no solo eso; a confiar en que nada saldría mal mientras estaba lejos de la ciudad y no sabía lo que ocurría, a confiar en que su tapadera no sería volada por un descuido… había un gran trecho.

-Confío en ellos. No quiero mentirles. Pero esta ciudad es enorme y es irrazonable creer que absolutamente todas las personas aquí me quieren de vuelta; siempre hay excepciones. Por no hablar de los guardias. Si dejo que tras contarles la verdad salgan de aquí, bastará una conversación demasiado alta o alguien que les vea y reconozca, un guardia demasiado suspicaz… para reventar nuestra tapadera y ponernos en peligro. No, lo siento. No voy a arriesgarme.

No era algo en lo que fuera a regatear. Si le hacía sentir más a gusto les explicaría lo mismo a los sirvientes antes de encerrarles, pero no iba a dejar que el efecto mariposa les gastara una mala jugada.

Agarró el den den mushi, con un suspiro. En realidad, esa información sería valiosa, pero su argumento seguía en pie. Sin embargo, quizás hubiera un punto medio.

-Ciertamente. Pero nada nos impide buscar a dos voluntarios más. Como mínimo a gente que no llame la atención caminando por la ciudad.

Se mordió el labio. En realidad, la idea de revelarse ante sus ciudadanos le seguía poniendo nerviosa. No sabía cómo reaccionarían y el alivio era tan probable como el rencor. Pero al final del día, solo estaba proyectando sus propias inseguridades. Nadie más que ella le había culpado de momento, ¿no? ¿Qué era lo peor que podría pasar? Si reaccionaban mal… bueno, prefería no pensarlo.

-Podríamos pasar por el mercado antes de ir a los barrios nobles.- Comentó con algo de timidez.- Solía pasarme por allí de vez en cuando. Abren muy temprano, nos daría tiempo a hablar con algunas personas antes de que la ciudad empiece a despertar y tengamos que ir a buscar a los sirvientes. No creo que sea tan grande como antes pero claro… algún puesto tendrá que haber sobrevivido. Espero.

Tuvo que contenerse para no cruzar los dedos.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Sáb 13 Mar 2021 - 14:39

- No es exactamente eso -replicó, dubitativo. Lo cierto era que entendía su punto, pero seguía sin ver por qué fiarse de dos personas que teóricamente la conocían, aun si era de vista, podía llegar a ser tan peligroso. Ya no a nivel de contar con ellas activamente, sino al punto de querer encerrarlas mientras todo durase-. Disfrazarnos de ellos es cuasi-objetivamente la alternativa de infiltración más adecuada, así que hasta ese punto los necesitamos. Pero todo esto parte de la base de que querrán ayudarnos, Aki; si no quieren hacerlo ya vamos a retenerlos mientras esto dure, ¿cuál es el problema en dejarles ayudar si es lo que desean?

Bueno, en realidad había varios problemas derivados de la confianza exagerada en una persona: Podía ser inútil, meterse en problemas o traicionarlos. Y esos eran solo los obvios. Podían ser descubiertos, torturados, castigados o cruzarse con alguien a quien conociesen de antes de subir a la acrópolis, lo que tal vez destapase todo el plan o como mínimo levantase sospechas. También podrían ser interrogados en plena calle, asaltados por los miserables, atacados por el pueblo o la voz correrse demasiado pronto si hacían su trabajo muy bien... Sin embargo, al otro lado de la balanza había tantos motivos del mismo peso y algunos más para inclinarla del lado de la confianza. Uno de ellos, que quisieran o no necesitaban un contacto a quien llamar para cuando estuviesen arriba; uno que pudiera moverse por toda la ciudad si fuese necesario.

No obstante, la alternativa que dio fue interesante. Seguía sin querer dejar fuera a los que suplantaran, pero buscar en la ciudad gente que no llamase la atención podía ser igual de útil. Utilizar como conexión en Ur'Tuban a los criados implicaba un conocimiento más o menos razonable del funcionamiento de la acrópolis, apoyado por una base -más o menos extendida- de habitantes de la ciudad que tal vez ansiasen un futuro mejor. Tal vez la clave estaba precisamente en eso, en aprovechar lo mejor de los dos mundos y minimizar los riesgos generando una muy necesaria sinergia.

Suspiró. Todo sería mucho más fácil si pudiese ojear el futuro un rato, pero a más claro para él, más perceptible para el resto, si es que alguien estaba también mirando. Por extraño que sonase, en esa situación no saber lo que pasaría era lo mejor para el plan.

- Hay que añadir más pasos a esto -concluyó-. Lo estamos simplificando demasiado, y en realidad va a ser extremadamente complejo. Un asunto muy delicado.

Cerró los ojos por un momento, evaluando las variables sin buscar en el futuro ninguna respuesta. A cada paso que avanzaba una infinidad de caminos se abrían, y quisiese o no debería asumir que los flecos iban a estar sueltos por alguna parte. Sin embargo, en el factor humano era imprescindible minimizarlos. Cuanta más gente hubiese en el ajo más riesgo de ser descubiertos, pero también un mayor número de cabos bien atados. Aun así, todo estaba demasiado abierto.

- Igual que puede haber gente que no te quiera, ¿no conoces a nadie que te sea fiel? -preguntó-. Alguien con un mínimo de influencia en esta isla, sea abajo o arriba. Preferiblemente abajo. Alguien que pueda controlar la situación aquí y sepa moverse para encontrar justamente lo que buscamos, ni más ni menos. Si hay alguien así, lo suficientemente sutil y habilidoso para reunir a tu gente más fiel... Aunque no quieras utilizarlo como arma, se convierte en una red neuronal que actuará como célula espía, controlando todo lo que sucede abajo mientras nosotros evaluamos lo que sucede arriba. -Las probabilidades de que Aki conociese a alguien así no eran particularmente altas, más si no se relacionaba con la gran ciudad en general, pero que el individuo existiese sí era algo bastante razonable-. No sería algo muy llamativo, y... Tenemos que conseguir una taberna. Es mucho más fácil justificar un tráfico fluido hacia un negocio que hacia una casa, y evitaría sospechas de la milicia. Pero claro, esto sigue complicando cada vez más las cosas y nos pone en una situación comprometida. ¿Cómo vamos a sacar un negocio de la nada?

En realidad, sobornar a la pobre gente de Samirn era muy fácil. En medio de la desesperación, casi cualquiera estaría dispuesto a apoyar al propio diablo si eso le garantizase un plato caliente. Era hora de hacer ángel del demonio.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 13 Mar 2021 - 15:30

No pudo evitarlo. En cuanto dijo que había que añadir más pasos al plan suspiró y se apartó de la mesa con el mapa. ¿Cuánto tiempo llevaban con eso? Necesitaba un cambio de aires. Para ella era demasiado complicado ya como estaba y Dexter decía que era demasiado simple. ¿Cómo era posible?

Se apoyó en la pared más cercana y se cruzó de brazos, pero le escuchó con atención. Le gustase o no, le pareciera exagerado o no, no le costaba nada contemplar la posibilidad que le proponía. Y por otro lado, sabía que él no se lo estaría diciendo de verlo absolutamente necesario. Aunque empezaba a pensar que en las prioridades de Dexter había demasiadas cosas balanceadas en primera fila.

-De acuerdo. Dame un momento.

Se fue hasta la cocina, agradeciendo la leve brisa que entraba por la ventana. Necesitaba despejarse, ver el asunto desde un ángulo diferente. Rebuscó entre los cajones y alacenas y en poco tiempo tuvo en las manos dos vasos enormes llenos de hielo, zumo de naranja y alguna que otra cereza por el medio. No era exactamente cocinar, sino ella yendo a por algo fresco, delicioso y rápido. Un pequeño paréntesis. Le hizo una señal al dragón y le ofreció una de las bebidas. Si no la quería, ella misma la terminaría, pero no iba a hacerse solo para ella.

Le dio vueltas a lo que acababa de proponerle. Antes de nada, ¿conocía a alguien así? A su cabeza no tardó en acudir un nombre. Angus… ¿Babbrini? Sí, algo así. No eran exactamente cercanos, pero le conocía en persona. Regentaba una taberna a medio camino entre el puerto y el mercado donde todo el mundo era bienvenido, siempre que pudiera pagarse una copa o una taza de café. Y solía bajar los precios lo que podía para que nadie tuviera que quedarse fuera. Le había conocido cuando las guerreras le habían hablado de él. De vez en cuando bajaban a la ciudad y uno de los sitios en los que adoraban parar era en El Lucio Dorado. Pese a ser un hombre relativamente humilde, era bastante conocido por gran parte de la isla tanto por su amabilidad y sentido del humor como por la tarta de melocotón de su taberna. Aki había hablado con él solo un par de veces, pero le había dado la impresión de ser alguien sensato y honesto, ante todo. Le contó la historia a Dexter, mientras se iba tomando el zumo. Le ayudaba a pensar.

-Creo que querría ayudarnos y… estoy dispuesta a confiar en esa persona.- Hizo una pequeña pausa, antes de añadir.- De hecho, si los sirvientes se quedaran con él, me quedaría mucho más tranquila.

Sabía que en realidad, haber encontrado a alguien adecuado no les facilitaba la cosa, en realidad les daba muchas más tareas. La primera era comprobar que su taberna estuviera en marcha, cosa de la que no estaba para nada segura. La segura era ponerle al corriente de la situación y esperar que quisiera ayudarles. Esa parte no le preocupaba; incluso si era en favor de las guerreras y no de ella, sabía que pondría todo de su parte. Ellas le habían sido fieles a lo largo de los años; retornaría el favor ahora que lo necesitaban.

-Habría que organizarlo todo, pero…- frunció el ceño, seria pero determinada. Ciertamente podía traerles muchas ventajas y si algo era seguro es que iban a necesitarlas.- Pero es un comienzo.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Sáb 13 Mar 2021 - 17:00

Notó el hastío en la mirada de la pelirroja. Por cada nueva etapa que iba añadiendo al recién orquestado plan, la paciencia de Aki se iba agotando más y más, sin tener en cuenta que estaban adelantando en apenas horas un trabajo al que normalmente destinarían semanas. Habían llegado de forma precipitada con apenas conocimiento del terreno, y aunque entendía la urgencia de ella, precisamente por eso ella debía entender la cautela de él. ¿Cómo harían si todo salía mal? ¿Iban a arriesgarse a que todo saliese mal por un detalle tan nimio y estúpido? Tal vez desde una perspectiva externa podría parecer que nadie se percataría, pero hasta una mínima apertura podía ser aprovechada por alguien lo bastante audaz para que todo se hundiese sin remedio.

Aceptó la comida, pero no la probó durante casi un minuto. ¿De dónde habían salido las cerezas? ¿Y el zumo? No parecía la clase de cosa que una persona pudiese guardar durante demasiado tiempo sin que se estropease, pero parecían en perfecto estado. Probó una de ellas, y dio un tímido sorbo a su vaso. Aki iba explicándole algo de un tabernero, pero apenas sí le prestó atención. ¿Quién había llevado la fruta hasta el lugar?

Por un instante se le pasaron mil razones por la cabeza, desde que Dark se hubiese ocultado en ese lugar -lo cual no cuadraba con que no hubiese aparecido en todo el día- hasta que todo fuese una sutil pista de un Hexarca con mayor clarividencia de la que cabría esperar para señalarles que se habían metido en un juego peligroso. Aun así, se decantó por la más probable: Había visto dos habitaciones, pero ninguna utilizada. La casa no tenía polvo, y estaba cuidada. Antes de marchar, el pirata había contratado una asistenta; era lo único que cuadraba. Y si ese era el caso, cuando viese el desastre que habían organizado en la cocina creería que su jefe había vuelto. Optó por no mencionar nada, aunque se encogió de hombros mientras comía, relajado, y se dejó caer sobre una de las altas sillas al borde de la barra.

- El Lucio Dorado -repitió, asintiendo-. Ni idea de dónde está eso, pero imagino que tú te encargas. En cualquier caso, ¿ese buen hombre va a estar despierto a estas horas? Capaz se molesta si lo despiertas.

En realidad por cómo hablaba de él lo dudaba, pero nunca estaba de más tener un poco de educación para con los desconocidos, más cuando podían ser de gran ayuda para su plan. Si de verdad el hombre era tan querido su palabra podría sumarse a la de Aki, y su influencia implicaba llegar más lejos de lo que podrían esperar si se tratase de dos simples sirvientes desconocidos vagabundeando entre tabernas para convencer a alguien.

Aun así, con ese hombre no era suficiente. En cada plan hacía falta un hombre bueno, pero también uno inteligente que supiese cómo mover las piezas a través del tablero. En teoría para eso estaban ellos, pero no podrían estar en dos lugares a la vez y, si optaban por subir, no podrían estar abajo. Sonaba bastante obvio, en realidad.

Se sentía de manos atadas. No conocía a nadie, de modo que no podría servir de ayuda para encontrar a la persona indicada. Era un poco deprimente, pero la realidad era que no podía esperar llegar y besar el santo; los conocimientos de Aki eran sumamente importantes, así como sus relaciones, porque no eran sustituibles por ninguna otra. Se trataba de un saber y una experiencia que superaba con creces la de los Hexarcas, y era su mejor baza.

- Tendremos que organizar el resto con él, si es que acepta -dijo-. Y rápido, que nos queda poco tiempo.

Aún había más detalles en su plan que debía pulir, pero lo ideal ahora era esperar. Por eso aguardó la señal de Aki para prepararse y seguirla.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Sáb 13 Mar 2021 - 20:21

Esbozó una sonrisa divertida mientras le miraba a los ojos.

-No, no creo que esté despierto. Pero eso tiene fácil arreglo. Pasado el susto inicial, todo debería ir sobre ruedas.

Debería. En teoría. Como todo lo que estaban hablando. Castillos en el aire y mientras el tiempo pasaba y pasaba de forma extraña, pegajosa. A ratos le parecía que la noche llevaba horas detenida, la luna mirándolos intrigada desde la ventana. A otras, que los minutos y segundos se les escapaban entre los dedos, palabra a palabra, para marcharse y nunca volver a velocidades envidiables. En realidad, ni una cosa ni la otra eran ciertas. Las horas eran las que había y por numerosas y variadas que fueran sus habilidades, jugar con el tiempo no entraba dentro de su haber. Por suerte. Bastantes responsabilidades tenían ya.

En realidad, estaba esperando el siguiente detalle. El siguiente cabo por atar, uno más de los muchos que llevaban. En lugar de eso, Dexter decidió aplazar el planificar hasta haberse reunido con Angus y a la pirata le llevó varios segundos entender que eso significaba ponerse en marcha. Asintió y se apresuró a prepararse. No habían llevado gran cosa, así que no le costó mucho. Sus armas, su capa y un rápido recogido poblado de pequeñas trenzas que le apartaba el pelo de la cara. Aguardó por Dexter en la puerta, pero antes de salir, se giró y le dio un beso en los labios. Dejó salir un pequeño suspiro, mientras le miraba con una mezcla entre timidez y travesura.

-Sé que tengo poca paciencia. No estoy acostumbrada a pensar tanto en los detalles, pero precisamente es la razón de que me alegre que estés aquí. Una de ellas al menos, vaya.

Al fin y al cabo, reducir la presencia del dragón a meramente conveniente a esas alturas sería bastante… maleducado, para empezar, además de deshonesto. Pero tampoco era momento de entrar en detalles. Una vez ambos estuvieron preparados, se echaron a las calles.

Caminaron entre sombras, aprovechándose de la oscuridad y el silencio que rodeaban la ciudad. No toda. De vez en cuando veían restos de luz a lo lejos, entre los callejones. Aki decidió evitarlos. Reuniones ocultas a altas horas de la noche, bien de adolescentes escapados bien de personajes más dudosos era algo a lo que no podían prestar atención ahora mismo.

No tardaron demasiado en llegar al Lucio de Oro. Efectivamente, estaba cerrado. Si era cosa de la hora o algo permanente, no era capaz de decirlo. El pequeño pero espacioso edificio de dos plantas se encontraba en la esquina de una de las plazas de la ciudad, discreto pero reconocible por su cartel de madera en el que el Lucio Dorado tallado saludaba alegremente a los visitantes.

-Angus vive en la parte de arriba. Puestos a despertarle, lo más eficaz es entrar por una ventana.

No tardó en encontrar una ruta suave para llegar a su objetivo. Unos barriles, un buen salto y se encontró en el alfeizar de la misma. Cerrada, pero nada que una hebilla y cinco segundos no pudieran remediar. En seguida aterrizó en lo que parecía el salón de la casa y abrió bien la ventana para dejar pasar a Dexter.

-Bueno, a no ser que se haya marchado o algo peor… esa debería ser su habitación. – Cogió aire.- Que empiece el show.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Dom 14 Mar 2021 - 15:00

A cada instante que pasaba se alegraba más de haber accedido. Aki era impetuosa, impulsiva; se dejaba llevar y ponía todo en manos del azar, lo cual traía consigo una serie de innumerables problemas cuando intentaba realizar una tarea en la que, sí o sí, todas las probabilidades se ponían en su contra. No era que desconfiase de ella, al fin y al cabo una persona capaz de huir en solitario de Impel Down necesitaba poseer una capacidad resolutiva fuera de lo común, pero también sabía -en ocasiones, a causa de sus propios errores- que para salir de Impel Down, había que entrar en ella. Aunque mentiría si dijese que estaba protegiéndola porque sí... O incluso que había ido allí con el único fin de protegerla. De hecho, lo más justo sería decir que había ido junto a ella porque quería, aunque por qué quería... Bueno, quería porque quería.

- Una de ellas, como mínimo -contestó con solemnidad-. Voy a prepararme pues.

Se vistió rápidamente. Habría ido en toalla, pero habría resultado un tanto indecoroso. Iba a tomar otra forma mientras anduviesen por la calle, pero aun así optó por elegir un conjunto discreto. También adaptó su vello facial y cabello a una única tonalidad, azul nuevamente, y se ató las deportivas con algo menos de desidia que la primera vez. Tras eso, empacó el mapa garabateado y sus cosas en la mochila de nuevo, y se encargó de limpiar cada cosa y dejarlo todo lo más ordenado posible. Si llegaba la ama de llaves, cuanto más anodina fuese la situación mejor.

Una vez listos salieron a la calle. Ella le abrió la puerta, él se la sujetó. Caminaron por las calles oscuras en silencio, alejándose de cada luz fantasmagórica en medio de los callejones y huyendo de los destellos sospechosos que podían ver en alguna que otra calle principal. Guardias o criminales, no entraba en sus planes toparse con ninguno de ellos hasta que fuese el momento, y esperaba que el momento nunca llegase. Por suerte, no llegó.

Se aproximaron al Lucio por la fachada principal, y Aki halló una ruta extremadamente expeditiva hacia el dormitorio del dueño, Angus... Bueno, Angus. Dexter la siguió, planteándose que quizá ya era tarde para replicar ante la manía de la pirata de allanar propiedades ajenas, y entró un momento antes que ella.

El dormitorio estaba oscuro, pero podía ver las formas e intuir levemente los colores. Había una cama, una mesita de noche con su lámpara, un sillón en una esquina... El dragón se sentó en él y encendió las luces una vez ella entró, cerrando con un soplo de viento las ventanas, que resonaron estrepitosamente al chocar, haciendo que el anciano se despertara de sopetón.

Gritó, pero él había activado el V.O.Z. a tiempo, por lo que la pompa de silencio no se rompió. Dejó que terminase de gritar y adoptó nuevamente su identidad habitual, renunciando a la barba y retomando su coloración natural.

- Para mí también es un placer conocerle, señor. -Se rascó la oreja, algo molesto-. Mi amiga me ha hablado maravillas de usted; tal vez la recuerde.

Lentamente, el anciano desvió la vista hacia Aki, y al verla soltó un respingo.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Dom 14 Mar 2021 - 16:17

Le costó no reír. No sabía si Dexter había estado alguna vez en un escenario, pero desde luego tenía sentido de la teatralidad. Directo al sillón de la esquina, sentado como un señor y luces encendidas, aguardando a que comenzara la acción. Entró detrás de él con una pequeña sonrisa bailando en los labios y de una brisa, las ventanas se cerraron de golpe. Hicieron ruido y el hombre despertó de sopetón. Gritó, lógicamente, pero por suerte Dexter iba preparado. Ni un sonido salió de su boca fuera de la pompa de silencio y pudo desquitarse a gusto sin ponerles en peligro. No más allá de una otitis, al menos. Para lo mayor que parecía, tenía grandes pulmones. Seguro que eso acabaría siéndoles útil.

Dexter le presentó, pero no del todo. Tampoco hizo falta, porque la reconoció en cuanto la vio.

-¿Aki? ¿Aki D. Arlia?

La pirata sonrió y asintió, avanzando lentamente. Terminó por sentarse en el borde de la cama, levantando una mano en son de paz.

-No venimos a hacerte daño, Angus. Necesitamos tu ayuda.

El hombre se frotó los ojos y se irguió en la cama, murmurando por lo bajo algo acerca de no volver a tomar acelgas antes de dormir. Podía confundirles con un sueño, quizá con una pesadilla, pero el hecho es que estaban allí y tenía que aceptarlo. Al final, frunció el ceño.

-Desapareciste. Creímos que estabas muerta. Nunca lo confirmaron, pero tampoco hizo falta. Las guerreras no han bajado en meses, luego llegó la guardia y… ¿Dónde estabas?

Aki se mordió la lengua. No tenía forma de excusarse, pero no era momento ni de contarle la verdad ni de hacerse la víctima. Tragó saliva, ordenando sus ideas antes de mirarle con fijeza.

-Tuve que marcharme, Angus, pero he vuelto. – Se mordió el labio, dudosa. ¿Hasta donde contarle, de todas maneras? Sabía que Dexter quería que confiara en él para que les ayudase, pero se daba cuenta de que al ponerle en esa situación, también le estaba poniendo en peligro. Por desgracia, no se le ocurría una forma de conseguir lo que necesitaban sin hacerlo. Tan solo esperaba que valiera la pena.- Creo que los Hexarcas han secuestrado a las guerreras.

No sabía qué reacción esperaba, pero desde luego no la que siguió. El hombre frunció el ceño y agitó las sábanas, algo indignado.

-Bueno, ¡eso espero! Porque de lo contrario las habrán matado y no queremos eso. Niña, entiendo que has entrado por la ventana para contarme algo más que rumores de esquinas y tabernas. La mayoría somos conscientes de eso, ¿cómo no serlo? Pero si estás aquí… no puede ser solo para ver en qué ha quedado todo. ¿Cómo puedo ayudar?

Había decisión en los ojos del hombre y toda la seriedad que se puede reunir cuando uno está todavía en pijama y metido en la cama. Aki todavía estaba sorprendida. Habría hablado con ese hombre a lo mejor cuatro o cinco veces en toda su vida, pero en menos de dos minutos había accedido a ayudarle sin que tuviera que decirle nada. ¿De verdad le consideraban tan importante? Agradecida y algo conmovida, se apresuró a resumirle el plan que Dexter y ella llevaban horas fabricando. Al final, se giró hacia el dragón con una sonrisa.

-Descuida, qué despiste. Intuyo que ya le has reconocido, pero en cualquier caso te presento a Dexter Black. Cabeza de la revolución, dragón a tiempo parcial y posiblemente la única cabeza fría en todo este asunto.

Dijo lo último con cariño, sin poder evitar sonreír. Al final, iba a tener razón. Hablaba mucho de Samirn y de su gente, pero no les consideraba ‘’suyos’’ como tal. Quizá debería cambiar eso. Quizá debería reciprocarles.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Dom 14 Mar 2021 - 18:15

Bueno, el primer escollo había sido salvado: Angus reconocía a Aki. El segundo, que habría sido una cierta animadversión por cualquier motivo -entre los que, siendo Aki, podrían haber sido desde una deuda impagada hasta un exceso de ruido durante una reunión extraordinariamente entretenida-, también parecía evadirse mientras el anciano se frotaba los ojos, incrédulo. No sentía odio en su voz, ni miedo, tan solo incredulidad. La pelirroja había sido irresponsable al abandonar la isla sin asegurarse de que estuviese en buenas manos, aunque por suerte el hombre tampoco parecía molesto con eso. La simple idea del reencuentro parecía haber tocado una tecla en él, que apenas era capaz de pronunciar su nombre, atónito, en una suerte de pregunta incrédula.

Pudo notar cómo algo cambiaba en ella también. Darse cuenta de lo importante que llegaba a ser para alguna gente era una buena forma de entender cómo era de importante esa gente para uno mismo. En el caso de Aki, quizá fue ver la determinación en los ojos del anciano -él lo intuía por el tono- lo que la hizo darse cuenta de que alguna gente, poca o mucha, la quería de vuelta. Angus parecía un caso atípico, tal vez por carácter o quizá solo por anciano, pero no hizo falta pedirle ayuda para que accediera a echar una mano. En realidad que hubiesen invadido su dormitorio en medio de la noche seguramente le había hecho hacerse una idea de la dramática situación o incluso de sus ambiciosas intenciones, pero aun si podía desdeñar su habilidad deductiva, tenía que elogiar la fuerte determinación que emanaba.

Escuchó en silencio mientras ella explicaba el plan que habían diseñado. Le quedaban algunos puntos por resolver y muchos cabos por atar, pero lo que era el esqueleto principal de su idea estaba construido. Angus bostezó un par de veces, pero su atención no pareció desviarse ni por un momento, lo que le hizo sentir que tal vez no deberían haberlo despertado de forma tan abrupta... O tal vez sí; el hombre tenía aspecto de caer en un sueño profundo una vez cogía la cama, así que aceptó que se le fueran pegando todos y cada unos con resignación hasta que Aki tuvo a bien presentarlo.

Sí, en ese momento también estaba bostezando.

- Parece que ya hemos roto el hielo -dijo, entre risas-. Encantado de conocerlo, Angus.

Sus ojos se abrieron como platos. La incredulidad pareció invadirlo de nuevo y fue alternando la visión de la pirata con la del revolucionario, sin terminar de creerse que ambos se encontrasen ahí. De hecho, se suponía que ambos habían muerto, y aunque de Dexter se había conocido su retorno, no sabía hasta qué punto en la isla las noticias estaban extendidas.

- Pero tú... Eres un pirata -objetó.

- Solía ser. Pero en algún momento todos maduramos.

El anciano asintió.

- Entonces, si lo he entendido bien... -comenzó, llevándose una mano al labio-. Pretendéis infiltraros disfrazados de criados de la fortaleza, aprovechando que los nuevos criados suben en breves y eso causará un cierto revuelo. -Debía reconocer que Aki era la reina del eufemismo con eso de "nuevos criados", aunque entendía el motivo-. ¿Y entonces qué?

Dexter se quedó en blanco. No tenía ni idea de qué se iba a encontrar arriba, por lo que se había centrado en la infiltración asumiendo que a partir de ese punto simplemente tendrían que fiarse del talento de Aki para la improvisación. De hecho, ni siquiera se había preguntado qué sucedería si tenían que interactuar con más sirvientes, o si alguien que los conocía trataba de mantener una conversación con ellos. Aunque, francamente, ahora que lo había recordado bastaba con pedir unas directrices a los voluntarios antes de iniciar el ascenso.

- Mirad, si queréis que esto funcione al menos uno de vosotros tendría que saber cómo funcionan las cosas aquí. -Su tono, determinado, era sobrecogedor-. Yo viajé durante treinta años por el mar hasta que pude retirarme con mis ahorros a esta isla, y hace veinticinco años llegué a subir hasta la fortaleza un par de veces, cuando aún tenían "nuevos criados". -Dexter dejó escapar una risa-. No sé exactamente dónde estaban, pero sé que cuando uno se portaba mal era enviado a una prisión en las montañas.

- ¿Y usted cómo sabe eso? -preguntó.

- Soy tabernero. Mi trabajo es saber cosas, muchacho. -Notó el deje de orgullo en su voz, pero no pudo recriminárselo-. Tiene que estar al este, eso sí, porque al oeste... Bueno, están los campos, y eso. El caso es que si vuestro plan pasa por recuperar a las niñas y que os ayuden, tienen que estar ahí. -"Ahí" era un concepto bastante abstracto, pero lo aceptó-. Aun así, no va a ser llegar y besar el santo, válgame Dios. Para encontrarlas alguien que sepa exactamente dónde está tiene que contároslo, o podríais pasar la vida buscando en los subterráneos. Ahora, de nuevo, ¿cuál es vuestro brillante plan para descubrirlo?

Dexter miró a Aki. No sabía si estaban pensando en lo mismo, pero aun así expresó el pensamiento en voz alta.

- Sobornar a alguien, claro.

Esa vez fue Angus quien empezó a reír.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Dom 14 Mar 2021 - 20:43

Aki alzó una ceja. Ella también era una pirata. De hecho, ahora mismo, bastante más pirata que él. Definitivamente, tenía que trabajar en su reputación. Sin embargo, ahora no era el momento.

Angus lo había pillado todo a la primera. Tanto, que fue capaz de ver el punto flaco más evidente no bien Aki acabó de hablar. ¿Y después qué? Conocía a grandes rasgos el siguiente paso: averiguar dónde estaban las guerreras, liberarlas y… Y. Y qué. ¿Encerrar a los hexarcas? Parecía el siguiente paso obvio, aunque no tenía claro cómo de viable sería.

Frunció el ceño. De acuerdo, tenían que matizar eso, pero las siguientes palabras del viejo eran peligrosamente arrogantes. Puede que las cosas hubieran cambiado en su ausencia, pero si la última vez que ese hombre había estado arriba era hace veinticinco años, no tenía mucho que aportar a la causa. Aún así, no quería molestarle. Necesitaban estar en buenos términos con él si querían que fuera su hombre en la parte baja de la isla y aunque mal enfocada, su determinación era de admirar.

-Con el debido respeto.- dijo con una pequeña sonrisa, afilada como las espadas de los guerreros de Wano.- Estoy segura de que esa prisión en las montañas no es otra cosa que las celdas excavadas debajo de la Fortaleza. Hechas enteramente de roca, es normal que se corriera el rumor. Cuando llegué aquí la primera vez, yo misma acabé ahí y… no estaba sola. Efectivamente, la gente que se porta mal acaba en esas celdas.

Sin embargo, precisamente porque conocía esas celdas sabía que ahí no cabían todas las guerreras. Ni de broma, mucho menos si además querían seguir encerrando a quien les diera problemas. Se quedó pensativa un momento, antes de unir dos y dos.

-Sin embargo… es posible que los túneles sean más profundos de lo que creía, o que los hayan agrandado. Pero si fuera el caso, para encontrar esa prisión nos bastaría con bajar a las celdas y partir de ahí, con lo que… no deberíamos tener problema.

Siempre y cuando, claro está, efectivamente estuvieran conectadas. Pero ¿por qué no iban a estarlo? Era el método más sencillo, desde luego mucho más que abrir la montaña en otro punto. No podían darlo por sentado, pero era un buen punto de partida. En cualquier caso, seguro que los guardias de las celdas tenían más probabilidad de saber algo al respecto de una prisión secreta que unos criados cualquiera.

Sonrió mientras Angus se reía a mandíbula batiente. Claro, él no sabía que ya habían sobornado a alguien para llegar hasta ahí. Le guiñó un ojo a Dexter, para después pensar en ello. En realidad, parecía la parte más sencilla.

-Oh, bastará con sobornarlos, solo que no con dinero.- Puso los ojos en blanco mientras sonreía.- Esa gente nunca rechazaría una pregunta de Lilith, pero tampoco pensarían que responderla sería malo para ellos… ¿no?

Dejó salir su cola de demonio y la movió traviesamente de un lado a otro, como un gato maquinando algo perverso. Al fin y al cabo, no se alejaba tanto de la realidad.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Mar 16 Mar 2021 - 18:08

No sabía si fiarse de un hombre cuya experiencia consistía en dos visitas como invitado a la fortaleza. Podía haber visto alguna que otra cosa, claro, pero lo más probable era que los platos sucios estuviesen escondidos y el moho oculto tras alguna cortina. Sin embargo, Aki parecía bastante más escéptica -si cabía-, admitiendo que ella en su momento había sido prisionera de las mazmorras que guardaba la acrópolis. Él, por su parte, trataba de buscar entre los mínimos retazos de información que poseía algún que otro dato que pudiese aprovechar, aunque no parecía dar más que con conjeturas.

Una de ellas, tal vez la más interesante, era un planteamiento acerca del espacio. Cinco mil personas necesitaban un cierto espacio, y aun asumiendo que estuviesen completamente encadenadas a una pared no era poco. Aparte, mantener a tanta gente implicaba una infraestructura de abastecimiento que requería vastas redes tanto de producción como de distribución, con todo lo que ello implicaba: Desplazamiento de personas, de materias primas, movimiento... En realidad, incluso de haber horadado la montaña -el único caso en el que podrían crear una estancia para tanta gente sin llamar la atención- dejaría huellas extremadamente perceptibles, por lo que descartaba completamente que se tratase de algo que no estuviese ahí hacía unos años. De hecho, aun si fuese de reciente construcción y hubiesen tenido la capacidad para hacerlo discretamente y con rapidez, ¿cómo habrían contenido a las guerreras mientras tanto? Para que hubiesen podido reaccionar a tiempo, tendrían o bien que haber sabido de la desaparición de Aki o, lo que podría ser también lógico, que estuvieran planificándola ellos justo cuando se esfumó. Y si era eso, solo podía ser una cosa:

- ¿Y si tenían que construirla lejos, necesariamente? -preguntó-. Tal vez porque una pirata pelirroja podría haberlos descubierto si no. Piénsalo de este modo: Si tú no llegaste a ver tanto espacio, pero existe... -Era cierto que los túneles podrían ser más profundos de lo que habría pensado en un primer momento, pero aun si Aki no era metódica, sí que era muy curiosa. Lo habría visto, tarde o temprano, fuese por andar buscándolo o de pura casualidad-. No puede estar completamente desconectado, claro, ¿pero y si forma parte de una zona secreta? O han conectado con la fortaleza una galería minera abandonada. Había minas en esta isla, ¿verdad? -De hecho, eso cobraba más sentido si cabía-. Si utilizan una mina tienen una excusa para mover esos recursos públicamente, sin evidenciar lo que sería el mayor problema de dejar a cinco mil personas encerradas: El consumo.

Unos guardias cubriendo la zona, algunos hombres de confianza vigilando el lugar vestidos como canteros y la coartada era perfecta. Los víveres entrarían por la boca principal, sin llamar la atención, y podrían controlarla desde el acceso en la fortaleza. Dudaba que algún curioso entrase a ver qué había dentro, pero si alguna vez hubiese pasado seguramente no habría vuelto a casa. Seguramente esa idea era enrevesar demasiado la situación, aunque en realidad haber aprovechado un túnel viejo y bien formado explicaba muchas cosas.

- A lo mejor no es una mina -dijo, pensativo-. O sí, pero me refiero. Poco después de que desaparecieras, Katharina estuvo en la isla y expulsó a una secta, algo de un culto a la ostra azul, o lo que sea. ¿Y si han usado el espacio de esa secta como prisión para las guerreras de alguna forma?

Se quedó esperando a que alguno de los dos contestara. El primero que lo hizo fue Angus, que se giró hacia Aki, con rostro incrédulo.

- ¿Siempre hace eso? -preguntó.



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aki D. Arlia Mar 16 Mar 2021 - 20:13

Empezaba a acostumbrarse a la mente analítica de Dexter. Casi podía ver los engranajes en su cabeza girar a toda velocidad conforme ella iba hablando. Y como no, poco después tenía una teoría al respecto. Una buena, por supuesto. Él tampoco hacía las cosas a medias.

Frunció el ceño, planteándose lo que decía. Ciertamente, no tenía muy claro cómo se habían apoderado del gobierno de la isla los Hexarcas, pero no podía haber sucedido de la noche a la mañana. Tenían que haberlo planeado y era obvio que una de las cosas que tendrían que hacer era someter a sus guerreras. Al fin y al cabo… ellas se habrían ocupado de que todo fuera bien si nadie se hubiera metido en su camino. Apretó los dientes. Nunca debería haberlas dejado solas. Pero si efectivamente lo habían estado planeando, no era descabellado que las preparaciones hubieran comenzado antes de que ella se marchara; simplemente les había dado la ocasión en bandeja.

-Es posible que haya una extensión de las mazmorras que yo no haya visto. La gente que acabó ahí al fin y al cabo siempre estaba en las primeras celdas, nunca tuve necesidad de llenar todo el complejo.

Que había encerrado a gente no era una realidad bonita, pero tampoco algo que fuera a ocultar. Nadie que hubiera acabado ahí abajo estaba libre de culpa y eso era lo importante.

-Ciertamente mantenerlas vivas requiere ciertos gastos y mucha organización, incluso si las mantienen con lo mínimo. Tanto si el lugar está conectado con las celdas o no, colándonos con los sirvientes deberíamos ser capaces de identificar una cantidad de comida nada desdeñable yendo a una localización no clarificada.

Sonrió. Cada vez todo iba cobrando más sentido y su plan para hacerse pasar por sirvientes resultaba más útil de lo que habían pensado. Lo cuál le recordaba otra cosa. Se giró hacia el anciano y se puso algo más seria.

-Angus. Esos sirvientes vendrán aquí una vez les expliquemos la situación. Nadie debe verles o nuestra tapadera podría peligrar.

Esperaba que lo entendiera. No era que no confiara en los sirvientes, no confiaba en el azar. Si podían poner los ojos del viejo tabernero como una medida añadida de protección, prefería hacerlo. Quería que todo saliera bien y, a su pesar, eso implicaba también confiar en el instinto de su… compañero. De misión.

-Y por otro lado… si entre cerveza y cerveza se te escapa el rumor de que cierta pelirroja está de vuelta en la ciudad, a gente que podría alegrarle… quizá no sea tan mala idea después de todo.

Le dedicó una pequeña sonrisa a Dexter. Al fin y al cabo, sería impropio de ella rechazar algo de caos. Mejor darle la bienvenida con los brazos abiertos.


Datos relevantes:

Nivel 110: Sigilo (11) Agilidad (9) Fuerza (9) Resistencia (7) Destreza (6)

Haki observación 9
Haki armadura 7
Haki del rey 3

Súcubo: De forma pasiva, Lys es irresistiblemente atractiva. Su aura, sin manipular, invita a tratar de seducirla por cualquier medio posible.


[Capítulo V] Un gran plan Fb8aMCq

[Capítulo V] Un gran plan NsTlCkk


Cronología
Aki D. Arlia
Mensajes :
2971

Fecha de inscripción :
23/08/2014


Hoja de personaje
Nivel:
118/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (118/150)
Experiencia:
826313/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (826313/1000000)
Berries: 354.918.667
Ver perfil de usuario

Terror de los siete mares
Aki D. Arlia

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dexter Black Miér 17 Mar 2021 - 17:42

Quiso protestar, pero en su lugar fue escuchando lo que Aki decía a medida que su mente viajaba a toda velocidad de un lado a otro. Por un lado, si él fuese uno de los Hexarcas se habría asegurado de encerrar a cualquier persona mínimamente desleal, pero por el otro le gustaba la sonrisa de Aki. Era deslumbrante, en cierto modo, y terminaba de enmarcar unos ojos azules que relucían con mayor intensidad en medio de su melena pelirroja. Volvía poco a poco hacia el hecho de que tal vez hubiese no solo guerreras en medio de las mazmorras, sino también las sirvientas más cercanas a la pirata. Pero se le arrugaba la nariz al sonreír, y era difícil concentrarse cuando curvaba los labios por él. Incluso, aunque finalmente había aceptado su propuesta, no pudo sino responderle con otra sonrisa, antes de cerrar los ojos para concentrarse un poco mejor.

En su papel como sirvientes necesitarían hacer un sinfín de cosas, y debían saber a qué se dedicaba exactamente cada uno de ellos. Era fácil pensar que no había gente especialmente leal a los Hexarcas, pero si partían de la base de que habían estado meses planificando la toma del poder no era algo que seis personas pudiesen hacer en solitario. Si habían hecho obras habrían necesitado alguien que, como mínimo, no se lo fuese a contar a Aki directa o indirectamente, y aun si no fuese así tender una trampa a tantas guerreras de una vez implicaba haber conseguido alguna lealtad previamente -o tener una gran habilidad para el engaño y el subterfugio, claro-. El caso era que lo mirasen como lo mirasen el enemigo no podía estar luchando solo, lo que inevitablemente complicaba las cosas haciéndoles volver al punto primero: ¿Y si los criados no eran fieles a Aki? Bueno, si ese era el caso... La existencia de Angus y la petición de Aki convertían un secuestro en el cautiverio de dos prisioneros de guerra. Al fin y al cabo, con alguien que procurase su bienestar las cosas cambiaban enormemente.

- Pero con cuidado -comentó, finalmente, recostándose contra el sillón-. Nos viene mejor que se corra el rumor de los esclavos sexuales. Algo que pueda explotar por un criado bocazas, y no que parezca orquestado. Ya si después surge que cierta pelirroja lo había prohibido mientras estuvo, y surge en alguna parte el rumor de que se la ha visto caminar por las calles... Vosotros me entendéis.

Dexter no era manipulador, pero sí había resultado en muchas ocasiones víctima del sistema de propaganda del Gobierno Mundial. El primer paso era exponer los defectos del objetivo y contraponerlos a un ideal de "bien", que podía estar encarnado en alguien o, como había sido su caso, algo. La Marina como organización, baluarte del bien mientras él era pintado de villano para escarnio y gozo de cualquiera que lo leyese. Tras tanto tiempo había aprendido un poco cómo funcionaba ese mundo oscuro, haciéndolo un rival más temible a nivel propagandístico, si cabía, que en medio de la batalla.

- Entonces, ¿tenemos un plan?



[Capítulo V] Un gran plan EJq2YV7
[Capítulo V] Un gran plan BOKei9S
Waiting for Zuko:

[Capítulo V] Un gran plan 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1540

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
146/150[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
921530/1000000[Capítulo V] Un gran plan 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.