Últimos temas

La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)

Ir abajo

La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  Empty La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)

Mensaje por Abigail Marston el Mar 16 Abr 2019 - 3:18

- Otra pinta de cerveza, por favor - Dije golpeando la barra impacientemente.

Me encontraba en una isla del Paraíso, cerca de donde nací. Al parecer, en el lugar en que me encontraba era territorio pirata y no habían muchos crímenes comparado con otras islas bajo la bandera negra de la piratería. Little Paradise, pensé que sería un buen lugar para buscar a mi padre. Según mamá, padre solía frecuentar tabernas y lugares de mala muerte para engatusar a otras mujeres para acostarse con ellas y luego ahuecar el ala. ¿Tendría hermanastros y hermanastras por ahí sin darme cuenta de ello? Lo ignoraba pero al menos me reconfortaba imaginar que no sería la única a la que abandonaron. La taberna donde me encontraba estaba a rebosar, creo que no sería difícil ir preguntando a la gente por si sabía algo.

Cierta curiosidad de la isla era que para pactar un negocio importante se cerraba teniendo sexo. Eso explicaba muchas cosas, el sexo quita estrés. Sentí como se clavaban varias miradas en mi espalda... seguramente un par de salidos que querían "algo" de mí. Me giré con desgana y les dediqué una mirada sensual guiñándoles un ojo. A lo mejor podía sacarles dinero, bebidas gratis o a lo mejor información.

-Hola guapa, veo que estas sola y que tienes la copa vacía. ¿Puedo invitarte a algo? - Se me acercó un hombre con un elegante traje blanco y un sombrero de igual color. Tenía el pelo negro y se notaba que andaba ya casi por los cuarenta años - Por cierto, yo que tú no provocaría a Jon y a sus hombres. La última que lo hizo acabó con heridas graves, son unos brutos que no saben como tratar a las damas en la cama - Sonrío dedicándome una sonrisa.

- Muchas gracias por el consejo. Y si, quizás usted pueda conseguirme un trago. ¿Como se llama? Me gusta saber el nombre de aquellos que velan por los demás. El mío es Abigail -

- Puedes llamarme Ryuma - Contestó besándome la mano con cortesía. Igual era un buen momento para ver si aquel galán sabía algo de mi padre.
Abigail Marston

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 01/04/2019

Ver perfil de usuario

La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  K7WnRpS

Volver arriba Ir abajo

La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  Empty Re: La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)

Mensaje por Kimimaro Kazuya Ayer a las 4:34

Los viajes por el mar siempre han sido complicados y engorrosos, sobre todo si hablamos de Paraíso. Vednacor, una pequeña isla ubicada entre Momoiro y Little Paradise, era el hogar de Kazuya. Nada más comenzó su aventura el barco dirigido por Kimimaro Kimoto, su hermana melliza, tardó unos pocos días en llegar al puerto de Little Paradise, una tierra salvaje y carente de orden. El joven cocinero se mostró impresionado al ver los enormes edificios de concreto y madera que se alzaban al cielo. Había mucha actividad en el puerto producto del gigantesco mercado, en el que se vendía toda clase de productos; desde alimentos hasta prendas de dudoso origen. Las mujeres más que caminar parecían danzar sobre los adoquines y los hombres les dirigían miradas repugnantes, rebosantes de deseos carnales. Había muchos sujetos que vestían largas capas y enormes sombreros de ala ancha con las espadas envainadas sujetas al cinturón. Oh, sí, Little Paradise era una tierra de piratas y criminales.

Detenerse en una isla sin ley no era una buena idea para un par de buenos muchachos, pero era la ruta que les había indicado el viejo. Debían encontrar cuanto antes a su padre para pedirle explicaciones sobre su desaparición y, además, darle unas buenas bofetadas por todo lo que su ausencia había provocado.

—Este lugar me da asco —comentó en voz baja la joven chica de largos cabellos negros, mirando a su alrededor con recelo.

—Si ignoras a los hombres que están vomitando en el callejón, el olor a meado y a mierda, Little Paradise parece un buen lugar para vivir —respondió Kazuya caminando con una sonrisa juguetona dibujada en el rostro y ambas manos apoyadas en la parte trasera de su cabeza.

Su hermana se detuvo de golpe y, cruzándose de brazos, le respondió molesta

—¿Y esos hombres de piel negra que se están comiendo a un pobre gatito sin descuerar? ¿Qué me dices de esas mujeres que por poco van desnudas por la calle? Definitivamente no podemos quedarnos demasiado tiempo aquí. Escúchame, Kazuya, porque no quiero que la cagues —Kimoto se le acercó tanto que su hermano casi podía sentir su respiración—. Lo único que haremos será comprar provisiones. No te alejes de mí ni intentes ninguna locura. Este lugar es peligroso, ¿entiendes?

—Lo único que entiendo es que estás siendo muy injusta con esos pobres hombres. ¿Y si tienen hambre? Incluso puede que forme parte de su cultura comer gatos sin descuerar. Bueno, como sea, igual parece un poco cruel… —Kazuya recibió un fuerte golpe en la cabeza por parte de Kimoto y, entonces, reaccionó—. ¡Está bien, está bien! ¡No haré nada que nos ponga en riesgo! —Como si en cuestión de segundos se hubiera olvidado de lo que acababa de decir, volteó la mirada y se encontró con un lugar que le interesaba mucho visitar—. ¡Mira, una taberna!

Nada más entrar se fijó en una mujer que acababa de golpear fuertemente la barra de madera, exigiendo otra cerveza. Le pareció bastante atractiva, buenas curvas y un cabello precioso. Pero lo que verdaderamente cautivó al muchacho fue la cantidad de gente con malas pintas que rondaba el lugar. Piratas, piratas y más piratas. Hubiese sido difícil no darse cuenta de lo que eran sin los parches, las patas de palo y los sables a la cintura de las historietas. Eso, y que muchos alzaban fervientemente sus jarras y los carteles de Se busca. Unos tenían recompensas con tantos ceros que a Kazuya le era imposible saber cuánto era realmente. Y, por otra parte, un sujeto no tardó en acercarse a la chica de la barra para ofrecerle una copa. «Así que esta es la forma de acercarse a una mujer…», anotó Kazuya en su libreta mental de cosas que olvidaría al día siguiente.

Sin llamar la atención caminó hasta la barra, encontrándose con un hombre calvo, barbón y de pequeños ojos grises. Vestía una camiseta blanca y un delantal negro para no manchar su ropa. Lucky era su nombre y se encargaba de cuidar la taberna hasta que su esposa, una tal Ana María, volviese de su viaje.

—¿En qué te puedo ayudar, muchacho? No pareces ser de por aquí. No te ofendas, de hecho, es bueno que no lo seas —dijo el hombre mientras terminaba de secar un vaso de cristal.

—Mi hermana y yo… —se volteó para encontrar el respaldo de Kimoto, pero, al hacerlo, se dio cuenta de que estaba solo. Nuevamente se había perdido—. Bueno, parece que seré sólo yo. Necesito provisiones a un buen precio y una birra bien helada.
Kimimaro Kazuya

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/03/2018

Hoja de personaje
Nivel:
La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  3qaWnZm16/150La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  9h2PZk8  (16/150)
Experiencia:
La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  3qaWnZm7150/790000La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  9h2PZk8  (7150/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

La isla del placer (Priv - Pasado) (Kimimaro y Abigail)  La1RvDH

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.