Link
Normas

Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Dom 30 Dic 2018 - 23:09

¬El devorador de hombres parecía que no iba a devorar a nadie más, o eso creía el pelirrojo mientras observaba el cuerpo chamuscado de su enemigo. Tras eso, viendo como todos los pueblerinos de aquel lugar se iban corriendo a esconderse, comenzó a descender adoptando su forma humana completa, haciendo desaparecer sus preciosas alas color carmesí.

—¡Desde hoy! —alzó su voz el pelirrojo—. Nombre este poblado mi territorio. ¡Desde hoy! —volvió a elevar su tono de voz—. Estaréis bajo mi bandera, y jamás volveréis a pasar hambre.

Dicho aquello, cogiendo un palo seco que había en el suelo, ató una bandera que tenía entre sus pertenencias —concretamente la que debió usar en el evento de los piratas, y no la que improvisó dibujando como un artista abstracto—. Y la ató en la rama para ponerla sobre el territorio.

Tras eso, ya con su compañero Therax al lado, se dispuso a partir hacia otro rincón de la isla, pero entonces, una persona apareció sobre el bicho más feo que jamás había visto Zane en su vida. No sabía si era una alpaca, un camello o una vaca deforme, pero al parecer era dócil. En cuanto se acercó, casi por instinto, su atención se fue para la amazona que lo cabalgaba. Se trataba de una mujer de rasgos finos y unos ojos de un tono castaño claro, que parecía tornarse de un sutil verde pistacho. Su cabello era de color oro viejo, cortado a media melena, y su busto, pese a estar recubierta de un atuendo de piel teñido de rojo sangre, dejaba entrever que estaba de buen ver. Sin embargo, lo que echaba para atrás al pelirrojo era que la mujer era diminuta. Era una enana, pero con las partes de su cuerpo compensado; no como esas enanas cabezonas, no.

“Es raro ver un espécimen así” —se dijo, sin quitarle un ojo de encima.

—Yo soy Zane D. Kenshin, señor de la piratería, amante egoísta y, en raras ocasiones, adorador de sacerdotisas —dijo como un gañán de taberna—. Y este de aquí es Therax, mi querido contramaestre.

Una vez se hicieron todas las presentaciones, el pelirrojo se acercó al rubio para hablar con él.

—¿Vamos con ella o prefieres que demos una vuelta por ahí por nuestra cuenta? —le preguntó, echando otra mirada a Branda—. Aunque si quedamos empate en la votación, te recuerdo que mi voto vale el doble.

Con esas palabras le quiso dar a entender que quería ir con la sacerdotisa. ¿Habría alguna que estuviera de buen ver? Esperaba que sí. La última vez que acabó rodeado de sacerdotisas casi le intentan quemar vivo para ofrecérselo a su diosa, pero como que no funciono.

Y de esa forma siguió al cuadrúpedo montado por la joven sacerdotisa hasta llegar a un agujero en la roca de aquel lugar. No era muy buena idea adentrarse ahí, sin más, pero confiaba en el gran binomio que hacía con el rubio. Aquel lugar era laberíntico, no obstante, el pelirrojo fue soltando plumas que iba creando y dejándolas en el suelo, a medida que se aprendía también el camino. En el interior había una gran ciudad, toda repleta de gente feliz y dicharachera, pero que los miraba raro; después de todo eran extraños. La joven los llevo hasta un gran salón rodeado de antorchas, cosa que no desagradaba al pirata, y sobre un trono la alta sacerdotisa. Ésta era de una estatura normal, cabello plateado y, como casi todas las mujeres en la faz del mundo, por increíble que pareciera, de buen ver. Sin embargo, ¿quién no estaba de buen ver para el pelirrojo? Un misterio que jamás se resolvería.

—Esta también esta buenorra —le comentó a Therax por lo bajini.

La sacerdotisa se levantó de su trono y se acercó a ellos.

—Hola extranjeros —dijo, con tono solemne—. Soy Adeline, la alta sacerdotisa de los Gargara. Me llena reconforta que halláis aceptado mi citación.

—Esto… —dijo—. ¿Un placer?



¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:

Foto de Familia:



Zane D. Kenshin

Mensajes : 1464
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
116/150  (116/150)
Experiencia:
284287/1000000  (284287/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Dom 13 Ene 2019 - 14:40

Un reconfortante 'plof' precedió a la espantada de los habitantes de Zsuk, así como la detención en seco de la mosca. No era su intención inicial, pero se habían hecho con la población. «O lo que queda de ella», pensó el rubio, que observaba con una ceja arqueada el edificio que acababa de derrumbar su capitán. Numerosos cascotes habían ido a parar a construcciones cercanas, causando que quedasen en un estado similar.

Por otro lado, Huggart había vuelto a aparecer. No, era más acertado decir que había recuperado su forma normal. ¿Un usuario de Zoan? Tal vez, todo apuntaba a ello. Sintió la tentación de ir en su busca para pedirle explicaciones de cerca, pero un grito a sus espaldas llamó su atención. Una mujer de reducidas dimensiones se aproximaba a ellos. El rubio descendió hasta tocar el suelo e hizo desaparecer las alas de su espalda, no pudiendo evitar dirigir a la desconocida una mirada cargada de rabia.

Nunca le había gustado destacar ni ser el centro de atención, pero actuar como si no estuviese allí era, cuanto menos, una falta de respeto que no consentiría de encontrarse en otra situación. En consecuencia, se limitó a ignorar a la tal Branda cuando su capitán le presentó, observando los alrededores en busca de los supervivientes de Zsuk, pero ninguna cabeza se asomó para ver qué sucedía. ¿Cómo iba el pelirrojo a cumplir lo que les había prometido? ¿De dónde iba a sacar personas dispuestas a ser comidas por aquella piara de caníbales?

-Sí, vamos con los Gárgaras esos o como se llamen, pero deberíamos tener cuidado -comentó al tiempo que se ponía en marcha-. Nuestro primer contacto con la gente de aquí no ha sido tan bueno como me hubiera gustado.

Los pasos de la sacerdotisa les llevaron hasta el interior de una montaña. «Empezamos mal», se quejó Therax en su fuero interno, mas ver cómo Zane iba soltando plumas le tranquilizó por alguna razón que no llegaba a comprender. A fin de cuentas, si les hacían una encerrona allí dentro no habría plumas que les salvasen. Bueno, eso no era del todo cierto. Un ejército de okamas procedente de Momoiro tal vez podría hacer algo.

Therax caminaba, y no fue hasta que vio una luz que se dio cuenta de dónde se encontraban. Habían alcanzado la ciudad a la que se dirigían, así lo indicaban las personas que caminaban de un lugar a otro. Una gigantesca gruta era el lugar que habían elegido para vivir. Pilares de un grosor inimaginable se elevaban desde el suelo hacia el techo y, explicando que no se hubiese dado cuenta de dónde estaba hasta ese momento, franjas de luz nacían por doquier de las grietas que había en ellos. No tenía ni idea de cómo, pero los lugareños parecían habitar en bloques de pisos de una altitud extrema, tanta como la propia caverna.

Fuera como fuere, los destellos que nacían de la roca otorgaban al lugar una atmósfera mística, como si la luz que hacían nacer repeliese la oscuridad que siempre debía haber imperado allí. Perdido en sus observaciones, no se dio cuenta de que habían alcanzado su destino. Un pequeño topetazo con Zane le hizo darse cuenta de que se tenía que detener.

Un gran salón rodeado de antorchas les esperaba, y en él la que se suponía era la Suma Sacerdotisa o el nombre que le dieran en aquella cultura. Fue la mujer quien tomó la iniciativa, hecho que desconcertó al rubio. ¿Desde cuándo el gañán de su capitán no iniciaba una conversación con alguien del sexo opuesto?

-Yo soy Therax Palatiard -comenzó, ya que el saludo de su capitán dejaba mucho que desear-. Y él es Zane D. Kenshin, vegano convencido y firme defensor de la monogamia -añadió, dejando que su anfitriona les explicase por qué había solicitado su presencia.




Always:

The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

Therax Palatiard

Mensajes : 935
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
94/150  (94/150)
Experiencia:
201555/1000000  (201555/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Dom 13 Ene 2019 - 19:55

Vaya, qué mala acústica tiene el salón, ¿no? Juraría que la Alta Sacerdotisa ha dicho: “Hola, extranjeros. Mi nombre es Amerina, Alta Sacerdotisa de los Gagara. Me reconforta que hayáis aceptado mi invitación”. En fin, a veces pasan estas cosas. Pero me estoy adelantando. Retrocedamos un poco.

Concretamente, a cuando Branda os guía por las entrañas de la roca. La diminuta joven, que no aparta su vista de Zane en ningún momento, hace caso omiso a la existencia del pobre Therax. Y cuando habla, y habla mucho, lo hace dirigiéndose únicamente al pelirrojo. Es una descortesía, pero al menos os sirve para comprender un poco dónde os habéis metido.

-Yukiryu fue próspera antaño -comienza-. Teníamos luz, teníamos calor y teníamos vida. Tenían, en realidad, porque todo eso acabó, como habéis visto. Mis antepasados vivieron buenos tiempos gracias a la industria barquística... De los barcos o cómo se diga. No había mejores rompehielos que los de Yukiryu, y eso permitió a los líderes del pasado construir ciudades legendarias. Luego llegó la guerra, y todo se acabó.

En ese momento Branda hace una pausa y se disculpa diciendo que debería informar de que ya os acercáis. Pone los dedos alrededor de su brazo y aprieta, pellizcando un buen trozo de carne  que estira como si fuese plastilina hasta sacarlo de su cuerpo. La parte que se ha quitado adquiere la forma de una Branda en miniatura, con sus mismas ropas y todo, y se adelanta corriendo, presumiblemente para advertir de vuestra llegada. La Branda enana que os acompaña es un poco más pequeña ahora.

-¿Por dónde iba? Ah, sí, la guerra. Nos enseñan que estaban fabricando un combustible nuevo, algo fabuloso que hace que quemar excrementos y grasa de morsa sea ridículo en comparación. Pero algo salió mal y se produjo un incendio monstruosamente grande. La ciudad de Marshabia, que era la capital de entonces, quedó reducida a cenizas. Todos los puertos y los grandes barcos se perdieron, y ya nadie pudo atravesar el hielo para comunicarse con el mundo exterior. Yukiryu quedó aislada. Y con el rey muerto entre las llamas, todos los que quisieron ocupar su lugar se enfrentaron durante cien largos años usando armas con fuego y polvo negro que calcinaba la roca. Cuando sus armas se acabaron, se cansaron de luchar, y las gentes de la isla olvidaron el pasado. Solo los Gagara, los Adoradores del Fuego, tratamos de resurgir de nuestras cenizas y alzarnos como una nación nueva, donde reine el calor y la luz.

Como veis, Branda habla mucho.

Según dice, las hogueras que visteis eran un sistema de comunicación. Echando determinados polvos a las llamas, cambian ligeramente su color o su intensidad, lo que conforma un sistema de códigos a larga distancia. Y Branda siempre tiene una de sus “yoes” cerca de los asentamientos bárbaros, así que pudo tomar fácilmente la decisión de llevaros ante Amerina.

Y esto nos lleva a nuestra querida sacerdotisa, que claramente ha recibido el mensaje de la mini-Branda.

-¿Sois vos el hombre que responde al nombre de Zane D Kenshin? -Está claro que Branda se lo ha dicho, pero a las sacerdotisas les gusta el protocolo. Aunque no les gusta prestar atención a Therax, que es ignorado de nuevo-. ¿Sois vos el hombre capaz de conjurar el fuego?

Branda, a vuestro lado, asiente imperceptiblemente, y Amerina cae de rodillas con lágrimas en su rostro.

-Hemos esperado vuestra llegada mucho tiempo. Sois el Señor del Fuego, la Llama Encarnada, que nos conducirá a una nueva época de esplendor.

¡Eh!, qué guay, ¿no? Resulta que estos no quieren comeros, solo adorar las flamígeras posaderas de Zane y... bueno, a Therax le darán de comer o algo.  Parece que es todo bueno, ¿verdad? Ya podéis relajaros y...

-Vos nos guiaréis a la batalla, mi señor -suelta Amerina-. Sí, ahora que la antigua ciudad vuelve a funcionar, no es casual vuestra llegada. Vos lideraréis nuestros ejércitos contra los impíos bárbaros devoradores de carne humana que habitan estas tierras y extenderéis el dominio de la tribu Gagara y la Fe de la Llama a todos los rincones de esta isla. Todos los hombres y mujeres de bien se postrarán ante vuestra luz, y cualquier enemigo será purgado sin piedad con el justo castigo de la pira. Guiadnos, oh, señor. Llevadnos a la guerra.
Rainbow662

Mensajes : 1530
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Dom 10 Feb 2019 - 19:30

El pirata de cabellos rojizos estaba intentando no soltar una carcajada al ver como la sacerdotisa, cuyo nombre resulto ser Amerina y no Adeline, pasaba olímpicamente de Therax. Era raro que una mujer, de primeras, se fijara antes en Zane que, en su contramaestre, pues muchas mozas preferían los rubios de ojos azules y cabello sedoso, a un atractivo, bebedor y parlanchín pelirrojo de torso hercúleo. Sin embargo, mantuvo la compostura mientras ella hablaba.

—Sí —contestó Zane, con firmeza en su tono de voz—. El mismo que viste y calza. A su servicio, mi señora —prosiguió, intentando camelársela, creando una bola de fuego en su mano, la cual se deshizo en pocos segundos.

Entre la jovencita que miraba al fuego con lascivia, y la sacerdotisa, cuyas palabras cada vez eran más sectarias, el pelirrojo tuvo un pequeño debate en su interior. ¿Seguirles el juego caso o irse de allí? Si hacía lo primero, posiblemente entrara en una guerra sin sentido y con la que no tenía nada que ver, pero si hacía lo segundo, quizás, tendría que abrirse camino a espadazos; y eso tampoco era buena idea. Nuevamente miró a Therax, y entonces hizo lo de siempre, echarle el muerto a otro.

—Un servidor, poseedor de la ancestral llama eterna de comienzo y fin de los tiempos, estaría dispuesto a combatir por su causa. Sin embargo, mi paladín de los vientos aquí presente, cuyo nombre es Therax, al cual amistosamente llamo polloh, es quien decidirá qué debemos hacer. Es mi amigo y consejero, y siempre mira por mi bien —se aproximó a Therax, y le guiñó un ojo—. Es por ello, mi señora, que él tendrá la última palabra en esto, y decidirá si nos unimos a su empresa. Pues lo único que aviva el fuego y hace que sea perpetuo, es el viento de los dioses que él es capaz de producir.

“A falta de Spanner, siempre hay un Therax” —se dijo, dibujando en su rostro una mueca parecida a una sonrisa vacilona.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:

Foto de Familia:



Zane D. Kenshin

Mensajes : 1464
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
116/150  (116/150)
Experiencia:
284287/1000000  (284287/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Dom 10 Feb 2019 - 20:19

Zane inició su respuesta tal y como era de esperar, haciendo gala de la labia propia de un vendedor de humo. El rubio estaba acostumbrado a ello, pero el hecho de que Spanner no estuviera allí alteraba completamente el status quo. Por eso, cuando el capitán de los Arashi le tiró encima toda la responsabilidad de la decisión, toda la culpa en lo que a su devenir inmediato se refería, casi se atraganta con su propia saliva.

—Eh, sí —dijo, buscando ganar unos segundos para que se le ocurriera algo que decir; aquello se le daba muy mal. Le pareció distinguir cómo la Suma Sacerdotisa arqueaba una ceja, pero estaba demasiado nervioso como para pararse a analizar los gestos de nadie—. Yo... no. —Tosió, aclarándose la garganta antes de dar un paso hacia delante, sacar pecho y extender los brazos—. ¡Yo, oh, poderoso paladín de los vientos y guardián de la llama...! Sí, eso sí. Veamos... —Sus mejillas se fueron sonrojando por momentos, mas no fue consciente de ello en ningún momento—. ¡Como fiel protector del fuego ancestral, declaro que mi veredicto es que la llama del principio y el fin de los tiempos combatirá por vuestra causa!

Cuando quiso darse cuenta, había cerrado con fuerza los ojos y había dirigido la mirada hacia el techo. Los abrió de nuevo, dando un paso hacia atrás y recuperando su posición junto a Zane. Le había tenido que hacer gracia al muy cabrón, eso seguro. Quería decirle al pelirrojo que no le parecía buena idea enemistarse con todos y cada uno de los pueblos de la isla y que, al menos por el momento, veía más prudente seguirle la corriente a Amerina... Al menos hasta que supiesen a ciencia cierta de qué iba realmente todo ese cuento místico que les había contado.

No obstante, comentar ese tipo de cosas con el capitán no era demasiado prudente, no mientras se encontrasen frente a la Suma Sacerdotisa y sus fieles pupilas. ¿Quién sabía dónde estaba la barrera de la ofensa para aquella gente? Sobre todo teniendo en cuenta que, por norma general, a más religioso, más fácil de ofender. No le extrañaría que Zane intuyese el porqué de su patética y teatral respuesta, pero esperaría al momento oportuno para comentarlo con él.




Always:

The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

Therax Palatiard

Mensajes : 935
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
94/150  (94/150)
Experiencia:
201555/1000000  (201555/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Lun 11 Feb 2019 - 18:47

A Amerina se le ilumina la cara. Parece una niña a la que le hacen el mejor regalo del mundo el día de Navidad. Con cada palabra aumenta su sonrisa y sus rodillas parecen doblarse un poco más. Cuando la cháchara acaba, se incorpora rápidamente y da una palmada.

-¡El Señor está con nosotros! -exclama.

Una docena de personas aparece de entre las numerosas cortinas del salón. Son hombres y mujeres vestidos igual que Branda, algunos con marcas de quemaduras aquí y allá. Uno de ellos usa piernas protésicas de un metal bastante viejo y se cubre con una capa de púas de hierro negro que le da aspecto de erizo malvado. Cada uno sujeta una antorcha, y lo más curioso es que no desprenden un aura humana. Con el mantra los percibiríais inicialmente como fuego, como un poso de calor en el aire, pero no como seres humanos. Habría que buscarlos específicamente para detectarlos.

-¡Hermanos Rojos, deleitaos! ¡El Polloh ha hablado! ¡Vamos a la guerra! ¡La Ciudad Antigua será nuestra!

-¡Larga vida al Polloh! -claman, y se ponen a aullar como locos mientras dan vueltas alrededor de Therax. En cierto modo hasta es bonito.

-Mi señor, vuestras huestes estarán listas en poco tiempo. Mi fiel Hermano Rojo, Taiho -Amerina señala al hombre-erizo, que se acerca con aire dócil. No obstante, si lo sondeáis con el haki notaréis que es más o menos tan fuerte como Therax- reunirá al ejército. Estaremos listos para atacar al alba, si así lo deseáis. Podéis supervisar vos mismo nuestro trabajo, si os place, o podemos ofreceros descanso y comida hasta que todo esté listo. Mientras tanto, Branda se ocuparía de agasajaros.

Si buscáis a la diminuta enana que habéis conocido, lo siento mucho. La Branda real, la que no tiene dobles de plastilina arrancados de su cuerpo gracias a la Mare Mare no mi, tiene el tamaño de un gorila y una voz que los haría enmudecer. Aparece poco después, y absorbe a su pequeña doble agarrándola y pegándosela como si fuesen dos cachos de chicle.

-¿Os interesará ver la ejecución, mi señor Polloh? -le dice a Therax, poniéndole ojitos. Cómo se nota que ahora eres popular-. Varios herejes van a ser purificados en el fuego como ofrenda a vos y al Lord de la Llama.

Las dos opciones son bastante diver.

Branda tiene preparado un tour por su cuidad subterránea que incluye las cataratas heladas, las estalactitas heladas, la Gran Hoguera, donde todo el mundo puede ir a calentarse, el Bosque, una especie de reserva natural donde crían animales para cazarlos de forma controlada, y el Foso de los Ecos. Los ecos en cuestión son de los gritos de la gente que aguarda en el fondo a ser quemados vivos. No es muy agradable, pero lo compensa el fastuoso banquete de setas, té de setas y animalitos raros alimentados con setas que se preparará unas horas después. Oh, y no olvidemos la traicionera y embriagadora sidra de setas.

Por su parte, Taiho manda a sus Hermanos Rojos a reunir a todas las tropas. Tres centenares de personas armadas con lo que bien podrían ser muestras de arte moderno: fusiles y cañones reconvertidos en hachas o mazas, trozos de tubería o de cascos de barcos afilados hasta la letalidad, anclas decoradas con el símbolo de la llama... Aun así, casi parecen un ejército. Tienen cierto aire marcial en su forma de colocarse en filas y obedecer al instante a cualquiera de los Hermanos. Todos desfilan durante las siguientes horas hasta formar a la entrada de un amplio túnel que se adentra en la tierra durante a saber cuánto.

Hayáis hecho lo que hayáis hecho, cuando todo esté listo, ya que se os ve ansiosos por combatir, acabaréis yendo con las tropas -más que nada porque salir de aquí sin perderse es imposible- hasta que el subsuelo os conduzca a un helado valle. A lo lejos se distinguen luces eléctricas en mitad de la noche.

-Aquella es la Ciudad Antigua -afirma Taiho con voz solemne. Oh, así que esa es la famosa ciudad de la que todo el mundo hablaba en el poblado subterráneo-. Venga, Señor del Fuego. Venga, Polloh. Conquistad.

Nota:
El tiempo entre la reunión y la partida del ejército es todo vuestro. Podéis llenarlo como queráis y hacer lo que queráis, con todas las acciones cerradas que os apetezcan. Es decir, aquí sois dioses, so...
Rainbow662

Mensajes : 1530
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Miér 13 Feb 2019 - 0:15

Todo transcurrió de forma vertiginosa, siendo la mutación en el semblante de la Suma Sacerdotisa lo más lento a ojos del rubio. Un nutrido grupo de personas emergió de detrás de las cortinas que abarrotaban la estancia. ¿Qué demonios hacían allí?, ¿a qué habían estado esperando? Todo era muy raro. Fuera como fuere, el rol que le había otorgado su capitán y su decisión respecto a lo que harían habían cambiado por completo su situación. Sin comerlo ni beberlo, había ascendido de 'última mierda del lugar' a 'Polloh que ha proclamado la guerra'. Lo cierto era que no tenía demasiado claro qué prefería.

Túnicas como la que presentaba Branda danzaban por aquí y por allá, resaltando entre ellas un tipo siniestro que fue escrutado por los ojos verdes de Therax. Tenía una orden muy clara, por lo que debía ser una de las personas de confianza de Amerina. Se aseguró de recordar aquel detalle, así como la actitud sumisa que demostraba ante ella, como si de una fiel mascota se tratase.

—¿Ofrenda? —inquirió el contramaestre—. No, el Lord de la Llama jamás ha pedido ofrendas, y mucho menos humanas —sentenció con tono firme—. Simplemente quiere que le rindáis culto, que honréis su nombre y elevéis vuestras plegarias cuando corresponda.

No estaba cómodo improvisando sobre la marcha; nunca se le había dado bien y jamás lo haría. De hecho, casi hubiera preferido entrar allí a punta de espada y ayudar a aquellos pobres infelices a seguir adelante con su mísera vida, pero la situación no le permitía actuar de ese modo. Ya se habían vistos envueltos en problemas con la primera tribu local que se habían encontrado, y si Huggart se había asustado de aquella gente debía ser por algo. La prudencia era su mejor aliada por el momento. Sólo esperaba que el pelirrojo lo viese igual que él.

Ése y no otro fue el motivo que justificó su aparente indiferencia hacia quienes aguardaban su destino en el Foso de los Ecos. Ya tendrían la oportunidad más adelante de inventarse algo para sacarles de allí. Dejando eso a un lado, la visita guiada por el lugar no fue del todo desagradable. A decir verdad, el modo en que los lugareños les brindaban tributos y les daban las gracias llegaba a resultar agradable. Una lástima que todo fuera una burda mentira por su parte.

El tiempo transcurrió más rápido de lo esperado, o eso le pareció al domador cuando le informaron de que había llegado la hora de la batalla. Sí que se habían tomado en serio eso de 'al alba'. Un numeroso contingente de soldados esperaba órdenes, equipados con armas de lo más estrafalario. No obstante, el comentario del tal Taiho le pilló completamente por sorpresa. ¿Para qué demonios reunían a sus tropas si no pensaban mover un dedo?

Carraspeó, tomándose unos largos segundos para pensar algo creíble que decir, y lanzó su pregunta al aire.

—¿Quién habita en la Ciudad Antigua? —inquirió, dejando unos instantes para que el tipo de los pinchos o cualquier otro respondiese. Acto seguido, reanudó su pequeño sermón—. El Lord de la Llama os dará la victoria si así lo ve oportuno, pero debéis ser vosotros, sus fieles, quienes lideréis la iniciativa y demostréis hasta dónde llega vuestra fe.

Pretendía sonar serio y seguro, pero lo cierto era que no sabía hasta qué punto sus palabras habían calado en los allí presentes. Era el momento de Zane, pues él era a quien realmente seguían de forma ciega —al menos a eso apuntaba todo por el momento—.




Always:

The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

Therax Palatiard

Mensajes : 935
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
94/150  (94/150)
Experiencia:
201555/1000000  (201555/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Sáb 16 Feb 2019 - 20:22

Zane estaba flipando en colores con todo lo que estaba ocurriendo en aquella ciudad subterránea. Eran personas extrañas y algo siniestras, al menos desde su punto de vista. Las gentes aclamaban su nombre como nunca lo habían hecho antes. Eso solo le había ocurrido una vez, y fue cuando se quitó la camiseta nada más llegar a Momoiro, aunque lo que vino justo después lo había borrado de su memoria. A medida que veía a las personas de aquel lugar, todo parecía cada vez más sectario, algo que le dejó claro cuando hablaron de sacrificios.

—¿Cómo que ofrendas? —preguntó en voz alta—. ¿Un cochinillo o algo así?

Su pregunta fue tomada a broma, consiguiendo que muchos guerreros se rieran, y entonces Therax intervino por ambos. En los labios de Zane se pudo ver que decía gracias, en el más puro silencio, y suspirando de alivio después. Deambuló por aquella isla durante un tiempo, evitando adentrarse en lugares estrechos y poco transitado. Una cosa era que algunos le considerasen un dios, pero otra que verdaderamente ese fuera el pensamiento general en la ciudad. ¿Y si querían sacrificarle y comérselo vivo? No sería la primera vez que alguien intentara hacer pollo frito con él; y en ese momento serían dos pollos para la degustación.

Con el paso de las horas, el vino y la comida iba y venía, pero no se fiaba del todo. Esperó a que la sacerdotisa comiera para hacerlo él, e igual con el vino. Podría ser la primera vez que no abusaba de la hospitalidad de alguien que le ofrecía cualquier cosa; incluso vírgenes para desflorar. Therax estaba encoñado de Annie, su novia revolucionaria, y Zane, bueno, cada vez que se acercaba a una mujer no podía evitar pensar en su amada Sakura…, la echaba de menos.

La hora de la batalla llegó, y se preparó para lo que estaba por venir. El pelirrojo no tuvo que decirle mucho a su contramaestre, pues le confiaría la vida si fuera necesario, pero no podía evitar pensar que algo estaba mal.

—Antes de emprender camino hacia la batalla contestadme a una pregunta —dijo, derrochando extrema educación, intentando imitar a los guerreros de los cuentos—. ¿Quién habita en aquella ciudad? Una cosa es despojársela a sus líderes, y otra derramar sangre inocente.

Zane no era una persona altruista, tampoco un héroe libertado, él era un pirata que buscaba sacar provecho de cualquier situación, y en ese momento quería aquella isla para fundar su propio país.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:

Foto de Familia:



Zane D. Kenshin

Mensajes : 1464
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
116/150  (116/150)
Experiencia:
284287/1000000  (284287/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.