Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

El día del juicio [Moderado nivel 6]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Mar 20 Abr 2021 - 0:59

La madera del camarote cruje, no sabes si es por el ruido, el vaivén del barco, la tormenta que lo azota o el olor a vómito que amenaza con salir por tu boca por culpa de la última cogorza que te has metido. Estás tumbado y el hecho de que todo se mueva en más de un sentido evita que concilies el sueño, tienes el brazo tapando los ojos, intentando tapar la casi inexistente luz del camarote a oscuras, lo único que traza los perfiles de los muebles es la luz que se cuela por debajo de la puerta. Estás en silencio, tienes la boca pastosa y, aunque quisieras decir algo... no te salen las palabras. De pronto una ola golpea el barco y la sacudida hace que acabes de cara en el suelo, en ese momento un susurro distante llega a tus oídos.

No sabes lo que dice, pero crees que te llama, te levantas con los ojos adormecidos, pero logras incorporarte y caminar hasta la puerta. Te detienes ante la hoja de madera, con la mano a punto de cerrarse en el pomo ¿No serán cosas tuyas? Pero de pronto otra vez ese susurro "Ivan..." Esta vez lo oyes, sigue siendo distante y es una voz familiar, pero no sabes de quien. Respiras hondo y abres la puerta.

La luz te ciega durante un momento, cuando abres los ojos no estás en el barco, sino en un lugar conocido, un lugar inconfundible... la sala del trono de Hallstat. Está vacía y los rayos de la luna se cuelan por las vidrieras, marcando sus siluetas en la alfombra central, indicando los pasos que tienes que recorrer. "Acércate Ivan..." Vuelves a escuchar la voz, esta vez más cercana que antes. Proviene del trono y en este puedes ver algo que reconoces al instante. Das un paso al frente y un portazo te sobresalta, la puerta de madera se cierra a tu espalda, para luego hacerse cenizas, ya no hay vuelta atrás. Tus pasos son lentos pero firmes, ya no notas la cabeza dar vueltas, la luz de la luna te despeja de dudas mientras te acercas al trono... y a Vanator. La espada descansa apoyada en este y sabes que ese susurro no podía provenir más que de ella.

"Ivan... agarra mi mango Ivan." Escuchas en tu cabeza y tú llevas la mano a la espada. La levantas como si no pesase nada, su metal reluce como nuevo a la luz de la luna. "Ivan... Dame la vuelta hijo mío" ¿Hijo mío? Das la vuelta a la espada y ves en la hoja grabado en el metal la cara de Derian.

- ¡Me he convertido en Vanator Ivan! ¡Boom! ¿Cómo te quedas al agarrarle el mango a tu viejo? ¡SOY DERIANATOR!

Y en ese momento despiertas con un grito mudo. Esta vez notas la boca pastosa y un poco de resaca, pero la luz de las farolas colándose por la ventana y el canto de las gaviotas te devuelve a la realidad, recuerdas donde estás. La ciudad de Höhle, una localidad costera bastante bien protegida y escondida, tanto de las inclemencias del tiempo como de los conflictos que han azotado la isla y este mar en los últimos años. Durante el viaje te llamó la atención este lugar en concreto, era el que menos había participado en los últimos conflictos, de una manera u otra se mantuvo apartado y, una vez llegaste, comprendiste la razón. Sabes que la familia que la ciudad y el territorio colindante, la casa Balthor ha evitado de forma activa alinearse con uno u otro bando. Tienen una gran aprobación de la población local, dado que han sabido mantener la paz durante años en tiempos revueltos.

Te encuentras en la habitación del mejor hotel de la ciudad en medio del centro urbano y, a pesar de que el sol salió hace horas este no llega a iluminar nunca la ciudad. Al entrar por el puerto lo entendiste, una ruta marítima azotada por corrientes, al lado de acantilados escarpados. Sólo los marineros más familiarizados con la zona son capaces de llevar al barco a la entrada del puerto, una gran gruta cuyo techo empieza a los treinta metros en la entrada y sube hasta los cuatrocientos en su punto más alto. Una inmensa formación rocosa que cubre con el techo de una cueva los últimos tres kilómetros del fiordo. Las laderas de los diez que quedan al sol son la parte más rural, donde se encuentran las granjas que alimentan la urbe. Unas cumbres elevadas y escarpadas son las que han protegido esta zona de las incursiones enemigas, y una política inteligente ha evitado que sea de interés para nadie que intente hacerse con el mar o la isla. Durante estos años esta zona aprovechó los dones y el avance que trajo Derian, transformándola en la capital del vapor, con tuberías que prácticamente forman las bases de algunos edificios.

Ha llegado a tus oídos que a la casa Balthor le interesaría que por fin la corona se estabilizase, que alguien llegase a reinar de forma indiscutible sobre la isla y que pueda traer tiempos de estabilidad. Les interesa ser capaces de salir de las "murallas" que los aprisionan, pero no tomarán riesgos innecesarios. Sabes que este puede ser un buen comienzo y que tienen influencia suficiente para asegurarte los puertos de al menos un cuarto de la costa de la isla, además la tecnología que manejan es más avanzada que la de las tropas de Hallstat, y con ella se podría armar a una milicia que cazase a los piratas y maleantes. Es un buen primer paso antes de ir a por el trono y puede que sepan una forma de reforjar tu arma. Por ahora, antes de salir puedes hacer los preparatorios e inventario que desees.
Narrador OPD
Mensajes :
790

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm100/100El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm320000/320000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov Mar 20 Abr 2021 - 14:14

Se levantó de golpe, con un gemido de confusión y la Hoja Negra en la mano. Su corazón latía como un martillo pilón, golpeando su pecho como si pretendiese abrirse paso y huir. Miró a su alrededor, alerta y tenso como un depredador arrinconado, enseñando los dientes. Tardó unos segundos en recordar dónde estaba y qué hacía allí. "Diablos... no debería haber bebido esa crema de orujo." Se deslizó fuera de la cama y se dirigió a la ducha, con la daga negra aún en la mano. Ni siquiera en su tierra se permitía bajar la guardia. O más bien especialmente en su tierra, teniendo en cuenta las circunstancias. Entró en la ducha y se metió bajo el agua caliente, relajándose un poco mientras ponía en orden sus pensamientos. Las últimas noticias que tenía de Iliana eran que se la había visto abandonando la capital con marines, dejando detrás una Astelia devastada y el palacio imperial en llamas. Piratas arrasaban el país, supervivientes de la masacre se habían refugiado en Novoród... Hallstat estaba en caos.

Sin embargo. Höhle era un pequeño remanso de progreso y avance en medio del desastre que era el resto del país. Aprovechando el aislamiento de Kalakia tras las montañas que la separaban de Novoród y Varenia, y a su vez el de la propia ciudad tras impenetrables barreras rocosas, la ciudad había modernizado su tecnología y forma de vida y se había mantenido neutral en los conflictos tras la desaparición de Iliana. Aquel era el lugar idóneo para comenzar. Haría que la casa Balthor se arrodillase ante él, lo reconocieran como el sucesor al trono y comenzaría desde allí la conquista de Hallstat. Sin embargo iba a necesitar información precisa sobre todo lo que había ocurrido dentro de Hallstat. Algo antes de llegan había enviado una carta a Fridan pidiéndole que se reuniera con él en Höhle. Había servido a su padre antes que a él como espía, ya era hora que volviese al servicio activo. Se encargaría de que fuese apropiadamente recompensado.

Tras secarse, volvió a la habitación y empezó a vestirse. Se puso ropas de tela cómodas y encima empezó a montarse la Coraza del Amo de la Noche. Al cinturón se ajustó a Vanator, que aunque rota, seguía siendo una señal de quién era, y por los hombros se pasó el Manto de Sombras. Por último, cogió una cadenita de metal que había comprado específicamente para esto y le enganchó el anillo que le reconocía como heredero de la familia Markov, pasándosela a continuación al cuello a modo de colgante. Comprobó su aspecto al espejo y en cuanto se sintió satisfecho, envió una orden mental a Friedrich para que escogiese sus mejores guerreros y acudiese al hotel a recogerle.

El guerrero ghoul estaba en la puerta del hotel cuando bajó, esperándole con cuatro samuráis no muertos. Todos llevaban armaduras completas y la cara tapada por máscaras de samurái para ocultar la palidez inhumana de sus rasgos, mientras que Friedrich llevaba como de costumbre su armadura completa con el casco cerrado. Ivan asintió al verlos y echó a andar hacia el castillo de los Balthor. Había estado pensando en cómo afrontar aquella situación. Probablemente lo más sensato hubiese sido tomárselo con calma y preparar poco a poco el encuentro. Hacer aliados antes en la ciudad, tantear a los Balthor con cuidado. Tal vez incluso asesinar al cabeza de familia en la noche y convertirlo en ghoul o vampiro. De hecho aquella ciudad, perpetuamente oculta al sol, era el lugar ideal para guarecer una hueste de no muertos. Sin embargo saber lo que había ocurrido en Hallstat había inflamado sus ánimos. No venía a jugar a la política y ser cuidadoso. Venía a conquistar el país y reclamar el trono, a sangre y fuego si era necesario. Si los Balthor era inteligentes, harían gala del pragmatismo que habían mostrado durante los últimos años y doblarían la rodilla. Estaría dispuesto a hacer concesiones, oh sí, pero solo si a cambio recibía lealtad.

resumen:
Me pongo guapo, reúno una escolta imponente y me voy al castillo, palacio o lo que tengan los Balthor a solicitar una audiencia.


El día del juicio [Moderado nivel 6] J1ujKhhQ_oEl día del juicio [Moderado nivel 6] NOwHQ7Y
datos a tener en cuenta:
Ocultación a rango 12: Es indetectable a través del Haki de observación siempre que no se trate de Haki perfecto, aunque sus ataques seguirán pudiendo ser prevenidos.
Ivan Markov
Mensajes :
1040

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm127/150El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (127/150)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm397218/790000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (397218/790000)
Berries: 1149.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Sáb 24 Abr 2021 - 0:07

Sales del hotel, la hueste que te espera ha llamado la atención de algunas miradas, bueno, seamos sinceros, de todas. No es muy común que alguien con armaduras y armas se mueva de forma tan organizada por las calles y que no sean parte de la milicia local. De todas formas no ves que los ciudadanos estén visiblemente preocupados, tampoco notas entre el gentío que nadie haga movimientos furtivos o intente ocultarse de tu mirada, lo que significa que no tienen espías entre la población... o no necesitan tenerlos.

Las calles por la costa de un fiordo son al principio amplias, pero la mansión de los Balthor queda en lo alto de un peñasco y el camino asciende y serpentea, dado que la pendiente cada vez es más inclinada. Lo que al principio era una ligera pendiente se transforma en una cuesta, para pasar a una subida casi escalonada, perfecta para repeler asedios. El último tramos no tiene edificios que flanqueen la calle, sino que es un paseo entre árboles y rocas que sube por tramos de escaleras hasta una pequeña planicie bastante cuidada. Al final del paseo hay una verja metálica decorada por setos que marca la linde de la propiedad, tras los modestos jardines de esta se encuentra la mansión de tres pisos.

Tus pasos continúan por las losas de roca hasta que algo te llama la atención por el rabillo del ojo. Una figura encapuchada camina hacia vosotros, no hay lugar a duda, no es una casualidad, va en vuestro encuentro. Te pongas en guardia o no se para sin mostrar hostilidad ni preocupación, viste unos pantalones que han visto mejores días y unas botas con refuerzo metálico bastante gastadas, a la prenda que le cubre le han arrancado las mangas, mostrando unos brazos musculosos con un tatuaje de lo que crees que es un número 11 tachado por una cicatriz. Bajo la capucha sólo alcanzas a ver un mentón con una barba de varios días y una media sonrisa algo socarrona.

- Sabes, no es muy discreto que alguien camine por la ciudad con una hueste de muertos acompañándolo. - Es lo primero que sale de su boca, con un tono casual y socarrón, como si hablase con alguien conocido. Gira su cabeza y te mira por otro ángulo, luego la levanta un poco durante un segundo de silencio y sonríe, para luego mirar donde tienes a Vanator. - No muchos han portado esa espada, mucho menos esperé verla rota algún día ¿Quién eres chico?
Narrador OPD
Mensajes :
790

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm100/100El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm320000/320000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov Lun 26 Abr 2021 - 23:29

Cuando el desconocido se aproximó, sus no muertos se pusieron en guardia. Friedrich puso la mano sobre el pomo de su espada, gesto al que los cuatro samuráis respondieron mostrando sus aceros sin desenvainar del todo y dando un paso adelante para cubrirles a él y a Ivan. El pirata, en cambio, no hizo amago alguno de ponerse a la defensiva y esperó pacientemente a que el encapuchado se acercarse, con una sonrisa tranquila. Olfateó discretamente el aire, buscando su aroma. Percibía el tono resinoso de la curiosidad, así como el aroma de una sangre poderosa. Aunque no lo mostró, se tensó ligeramente y activó su haki de observación, vigilando al extraño y rastreando la zona en busca de presencias. No se había esperado encontrar en una isla como Hallstat a alguien capaz de erizarle el pelo por su fuerza. Últimamente el mundo se había vuelto peligroso, pues hasta en los Blues aparecía gente comparable a guerreros del Nuevo Mundo. Sabiendo que piratas poderosos habían estado en Hallstat, era probable que durante su tarea encontrase a más como él.

- No buscaba ser discreto. De haberlo querido, nadie me habría visto llegar - se encogió de hombros - Que me haya presentado frente a la puerta principal de la mansión de los gobernantes de la ciudad con mi guardia creo que es el antónimo de la discreción.

Se cruzó de brazos y respondió al grosero examen visual del hombre con la misma moneda, fijándose bien en él e incluso agachando un poco la cabeza para mirar debajo de la capucha. Una vez se sintió satisfecho, levantó la mano con calma y los samuráis retrocedieron ocultando sus armas. ¿Quién era aquel tipo y por qué sabía que sus acompañantes estaban muertos? Tal vez tenía un buen olfato, no es que el pestazo de Friedrich fuese discreto. Pero relacionar el mal olor con la no muerte... aquel tipo sabía cosas. Además había reconocido la espada de su familia con un vistazo. Tal vez fuese alguien que se había relacionado con su padre durante su reinado y visto a Vanator y los sirvientes no muertos del antiguo rey. Eso explicaría ambas cosas.

- Veo que una vez más mi fama no me precede. Esperaba que lo hiciese en la tierra de mis antepasados, pero dado que no es el caso, me presentaré. Mi nombre es Ivan. Creo que adivinas el apellido de mi familia tú solo, ¿verdad? - sonrió, enseñando los colmillos - Claro que, por otro lado, podría haber robado la espada y el anillo. Robar caras en cambio es un poco más difícil, y la mía habla por sí sola.

Su elección de palabras era una referencia a que, si bien su rostro era menos anguloso y más duro y basto, era la viva imagen de Derian de joven.

- Mi nombre es Ivan Markov, y estoy aquí para ver al líder de la casa Balthor. ¿Quién eres tú? Si eres un sirviente de la familia - "o uno miembro", pensó sin decirlo - es el momento de que anuncies mi llegada.


El día del juicio [Moderado nivel 6] J1ujKhhQ_oEl día del juicio [Moderado nivel 6] NOwHQ7Y
datos a tener en cuenta:
Ocultación a rango 12: Es indetectable a través del Haki de observación siempre que no se trate de Haki perfecto, aunque sus ataques seguirán pudiendo ser prevenidos.
Ivan Markov
Mensajes :
1040

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm127/150El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (127/150)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm397218/790000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (397218/790000)
Berries: 1149.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Jue 29 Abr 2021 - 1:19

Tras tus palabras el extraño sonríe, es más, suelta una sonora carcajada, se inclina hacia delante con la mano mano en el estómago mientras intenta controlar la risa. Puede parecer algo inapropiado, pero entiendes con tu olfato que se ríe más de la situación y de las últimas palabras que has dicho que de ti.

- ¿Un sirviente? - Pregunta mientras se incorpora y se limpia una lágrima con la mano. - No, aunque dado todo el trabajo que he hecho últimamente por ellos bien podría serlo. Digamos que me dan ciertos poderes y libertades a cambio de mis servicios, soy más bien un socio. - Se quita la capucha para revelar su rostro. Un hombre en sus cuarenta bien cumplidos, su pelo, una melena negra recogida en una coleta que brilla con reflejos azulados a la luz de las farolas. - Mi nombre es Adam Windwalker, joven. No sé si tu padre te habrá hablado alguna vez de mí, trabajé con él en su día. Aunque bueno, conociendo cómo era... a lo mejor casi ni hablase con él. Pero bueno, no vamos a hablar del pasado. No hace falta que te anuncie, puedo asegurarte que la señora Balthor te está esperando. - Levanta un brazo y suena un "click". Alrededor, entre setos de la verja y arbustos, se escucha un murmullo mecánico que poco a poco se detiene. En ese momento las puertas de la verja metálica se abren. - Esa es la señora Olivia diciendo que pases, te acompaño. Y con una mano te indica que avances.

Los dos camináis y entráis en los jardines, tras rodear una pequeña fuente quedáis en frente de la puerta de la mansión, unos enormes portones de madera de más de cuatro metros de altura. Tenéis que subir por unos escalones de mármol, pasando entre dos columnas de piedra que sostienen el balcón de la primera planta. Las puertas se abren y dan a un gran recibidor decorado con un gusto exquisito y una escalera que sube bifurcándose a mitad de camino para llegar a dos pasarelas en el piso superior. En esta se encuentra Lady Olivia Balthor, una hermosa mujer que deba andar en sus treinta tempranos o unos muy envidiables cuarenta. Su cabello rubio desciende por un lado de su cabeza como una cascada ondulada y viste un elegante pero cómodo vestido azul.

- Debí haberlo dicho antes. - Susurra Adam a tu lado. - Pero no eres el primer bastardo Markov que llega aquí.

- Adam es de mala educación andar cuchicheando delante de otros. - Dice ella con un tono bastante familiar, como una reprimenda más que un cortés consejo. - Ruego que le perdones, los modales no son su punto fuerte. Soy Olivia Balthor, señora de la casa Balthor y de las tierras bajo el mando de esta. - Se presenta con un tono amable pero regio, con unos modales y movimientos exquisitos y tan naturales que no parecen practicados. - Tú debes de ser Ivan Markov, entiendo que tienes asuntos que tratar conmigo. Acompáñame, hablaremos en un lugar más cómodo.

Camináis a una de las alas de la mansión hasta llegar a un recogido salón, con una mesa de madera y cómodos sillones. Sobre esta están servidas copas de vino y algunos aperitivos. A un lado hay una ventana desde la que se ve el jardín y al lado de esta un sillón con una chimenea al lado y una estantería llena de libros detrás de este.

- Cuéntame, joven Markov ¿Qué asuntos tienes con nuestra casa?
Narrador OPD
Mensajes :
790

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm100/100El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm320000/320000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov Vie 30 Abr 2021 - 1:14

¡Adam Windwalker! ¿Cómo no lo había reconocido? Bueno, cierto era que la última vez que lo había visto aún no tenía el agudo olfato de su akuma no mi. Y no le había visto el rostro hasta el final. No había recordado el peculiar detalle de su tatuaje marcado, eso sí. ¡Claro que le conocía! Adam no lo sabía, pero le había visto varias veces durante su estancia en el palacio imperial. Dado que en ese momento estaba disfrazado de sirviente y nunca había interactuado de manera directa con él, tenía sentido que él no supiera quién era. Tampoco podía decirle que ya se conocían. Aquella estancia en Astelia era un secreto que solo seis personas conocían, de las cuales al menos una (tal vez dos) estaba ya muerta. Y no pretendía ser quien lo revelase y ponerse trabas a sí mismo. Asintió a las palabras del herrero y dijo:

- Sé quién eres, sí. Forjaste la espada de mi hermana Iliana, si no estoy equivocado. Mi padre me habló de ti.

Su tono había pasado a ser serio y respetuoso. Bueno, tan respetuoso como podía serlo Ivan sin hacer un esfuerzo consciente, lo que implica que simplemente no fue abiertamente irreverente y sardónico. Siguió al hombre hacia el interior de la mansión, haciéndole un gesto una vez en los jardines a su escolta para que aguardasen. No necesitaba que le siguieran al interior; le habían recibido, al menos aparentemente, de buena gana. Además de que su escolta estaba solo para mostrar que no era un mendigo bastardo con las manos vacías. El hecho de que llevase a la vista la espada de su familia, la armadura que le había forjado el herrero personal de Elric y el anillo de su casa pretendían mostrar que venía preparado. Espera... la espada, claro.

- Luego me gustaría hablar contigo sobre mi espada - le dijo a Adam.

Frunció el ceño al escuchar lo del otro bastardo, pero no comentó nada. Habría tiempo para eso. Así que otros de los numerosos hijos de su padre estaban en activo. Los chacales habían olido la sangre del león y querían su parte del botín. "Debería haber sabido que iban a ser una molestia hace mucho tiempo. Hace bastante que debería haber dado caza al resto de la prole de Derian." Iliana y Selene eran las excepciones, claro. Dejó sus pensamientos para prestar atención a la señora de la casa, respondiendo a su saludo con una inclinación de cabeza cortés y extendiéndole la mano para besarle la suya.

- Así es, mi señora. Os agradezco vuestra bienvenida.

Siguió a Olivia hasta el salón. Recordando sus lecciones de etiqueta, esperó a que ella se hubiese sentado o le hiciese una señal para indicarle que podía sentarse. Aún no era rey, de momento debía mantener el debido respeto y, por asco que le diera, la sumisión protocolaria mínima que correspondía a un huésped en casa de una noble. Una vez sentado, observó a la mujer y aprovechó su respiración para intentar captar los olores de la estancia.

- Veo que sois una mujer directa. Aprecio eso. Hay momentos para los largos intercambios de cortesías y momentos para hablar con franqueza - asintió con aprobación - Estoy en Hallstat porque me he cansado de ver lo que ha sido de mi familia y de mi legítima herencia. Piratas extranjeros saqueando las costas, nobles y señores de la guerra peleándose por la corona como perros hambrientos por un pedazo de sangre, Markovs traicionando a Markovs... y mi hermana fracasando en mantener el orden - tamborileó con los dedos en el reposabrazos - Al principio me contenté con dejar a mi hermana en el trono. Sin embargo he visto que no ha sido la mejor de las opciones para nadie. Como su hermano mayor y primogénito de Derian, he venido a reclamar el trono que no ha sabido mantener y devolver la paz y el orden a Hallstat.

Se levantó. Se dio cuenta de que prefería estar de pie. Caminó hasta la ventana y observó el jardín, echando un vistazo a su escolta y asegurándose de que todo estaba en orden. Notaba cautela en Olivia a través de su haki. Tenía sentido. Podía intentar adoptar una estrategia más cautelosa, pero... decidió apostar por la sinceridad. Tenía claro que si iba a gobernar era mediante el poder, no mediante los engaños y la sutileza.

- Tengo la autoridad dinástica como primogénito de Derian y portador de Vanator, del anillo que me declara como heredero y de las llaves de Markovia - echó mano del Manto de Sombras y extrajo una larga llave de cobre con el escudo de su familia - Pero en estos tiempos, la legitimidad no es todo, ¿verdad? - esbozó una sonrisa torva - También tengo el poder necesario. He estado en el Nuevo Mundo. He luchado en tres guerras. Me he batido en duelo singular con dos Almirantes y uno de los Emperadores. Tengo veteranos de Grand Line siguiendo mis órdenes. Hasta ahora la casa Balthor ha procurado mantener la neutralidad, pero aunque es una estrategia sensata y que os ha permitido prosperar mientras el resto de Hallstat ardía, el conflicto llegará pronto a su fin. Respaldad mi causa, Olivia Balthor, y no olvidaré vuestro gesto cuando la corona sea mía. Con vuestra ayuda, la guerra podría ser muy corta.


El día del juicio [Moderado nivel 6] J1ujKhhQ_oEl día del juicio [Moderado nivel 6] NOwHQ7Y
datos a tener en cuenta:
Ocultación a rango 12: Es indetectable a través del Haki de observación siempre que no se trate de Haki perfecto, aunque sus ataques seguirán pudiendo ser prevenidos.
Ivan Markov
Mensajes :
1040

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm127/150El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (127/150)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm397218/790000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (397218/790000)
Berries: 1149.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Lun 3 Mayo 2021 - 1:16

Los dos escuchan tus palabras atentamente, en silencio y sin interrumpir tus declaraciones. La expresión de Adam va cambiando acorde con tus palaras, pero la de Olivia se mantiene impertérrita. No deja que seas capaz de leerla más allá de sus intenciones superficiales y, de no ser por tu mantra sería una persona insondable, no se ha manejado en política durante todos estos años por nada. Al final de tu discurso por fin puedes ver el primer atisbo de expresión en su rostro. Suspira y toma aire para contestarte.

- Osea, que el hijo vuelve a reclamar el trono que el viejo Derian dejó, a llenar el agujero de poder que hasta ahora nadie más ha sabido tapar y aponer fin a las guerras. Hasta ahora y menos la última parte de las proezas que has realizado es lo mismo que aquel joven de antes me dijo. - Deja unos segundos para que puedas asimilar lo que ha dicho. - No pongo en duda tu palabra, tú por lo menos traes pruebas físicas de tu legado y no sólo una cara que se parece a la de Derian, tampoco te has presentado con alardes de importancia que te quedan grandes. No tengo motivos para sospechar que tengas más motivos de los que dices pero... Eso no es suficiente. Si entramos en guerra será para hacer un movimiento definitivo, tenemos un tiro y no lo podemos apostar en palabras bonitas de un muchacho por muy legítimo heredero que sea. - Hace una pausa y te mira a los ojos. - Hagamos una cosa, hasta ahora eres la opción más tentadora para acabar la guerra que ha pasado por estas tierras, demuestra que eres una apuesta segura y te brindaré todo el apoyo que pueda. Si lo logras podremos hablar del futuro de Hallstat como nación, tengo un par de ideas que puede que te gusten.

Tras eso hace un gesto hacia la puerta y una criada hace una reverencia, se va durante unos minutos algo tensos y luego vuelve con un par de grandes papeles enrollados. Se los entrega a su señora con suma delicadeza, dado que el papel es algo viejo y esta los desenrolla con cuidado sobre la mesa. En el más pequeño se puede ver un mapa de hallstat, es algo viejo y todavía se pueden ver las viejas fronteras. Al lado de este pone el mapa grande, un detalle agrandado de la región de Holhe y los 50km a la redonda, en el centro se puede ver una región con fiordos y rías que recorren la costa, en la más grande y central, una mancha gris representa la ciudad, o por lo menos la extensión antigua.

- Hace dos meses, después de que los Keppler y todos los piratas y maleantes que trajeron se fueran... o por lo menos la mayoría, llegó a las puertas de mi ciudad un barco bastante sospechoso, se notaba que habían retirado la bandera pirata hacía tiempo, aunque siendo un viejo galeón del reino lo dejamos pasar. De este bajaron una parodia de tropas vestidas con uniformes claramente robados y se pusieron a desfilar con una falta de coordinación clara hasta llegar a las puertas de mi casa. Al frente se encontraba Hans Markov, un hombre que podría ser por la cara tu hermano menor, por uno o dos años me atrevería a decir. Vino ofreciendo exáctamente las mismas promesas de restaurar un reino roto y de traer estabilidad a la corona si ofrecía mi apoyo. Poco sabía ese joven ocultar sus intenciones, seguramente un bastardo de Derian que fue tentado por la promesa de un reino para él solo, al ser varón seguramente pensase que era un primogénito. Ni que decir tiene que los... disuadimos de intentar ninguna locura y los echamos de nuestras aguas. El problema llega ahora. - Señala el mapa, una ría a unos 20km de vuestra posición. - Durante este tiempo ha estado atrayendo más y más piratas y maleantes que quedaron en las tierras de Hallstat, ofreciéndoles un refugio y la promesa de un reino que será suyo si lo apoyan. Quiero que te encargues de él y de sus seguidores. Si lo necesitas te ofreceremos un barco de guerra y su tripulación para eso, pero por ahora no podemos ofrecer nada más, estoy apostando mucho sólo por ver si merece la pena confiar en ti.

- En cuanto a la espada...- Interrumpe Adam. - Puedes dejármela, me encargaré de arreglarla lo mejor que pueda aunque, te lo advierto, nunca he reparado este tipo de daños en un arma como esta, no te enfades si sale rana. - Se ríe un poco por lo bajo. - Hans vino a mí buscando a Vanator y, bueno, le di una falsa.

Si aceptas de darán los detalles de la misión y un tiempo para prepararte a ti y a tus tropas, cuando estés listo te indican que vayas al puerto donde te espera lo prometido. Siempre puedes quedarte hablando o negociar la hora de partida si necesitas hacer algo más antes de partir.
Narrador OPD
Mensajes :
790

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm100/100El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm320000/320000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov Miér 5 Mayo 2021 - 1:05

Ivan sopesó sus opciones. No le gustaba que le pudiesen a prueba ni que le usasen para limpiar la mierda. Iba a ser el rey de aquella tierra, ¿qué ejemplo daba rebajándose a dejarse mangonear y trabajar para sus futuros súbditos? Sin embargo... Adam iba a reforjarle a Vanator, y eso era algo muy a tener en cuenta. Además, si uno de sus "hermanitos" iba a intentar reclamar su corona, debía darle una lección. Qué diablos, aunque no se lo hubieran pedido, en el momento en que se hubiese enterado de que ese tal Hans estaba reclamando su corona y llenando el país de piratas, habría ido igualmente a arrancarse su pretenciosa cabeza por placer. "El viejo se dejó demasiados bastarditos por ahí desperdigados. Total... para que solo se interesase por dos. Y ahora le toca al hijo mayor limpiar su mierda." Si demostraba a Olivia que tenía potencial, no tendría más remedio que doblar la rodilla. Y si no lo hacía y solo le había utilizado... bueno, correría el mismo destino que Hans Markov.

- No puedo dejar que alguien mancille el nombre de mi familia de esa manera - se levantó - Me prepararé para acabar con las pretensiones de este advenedizo. Si veo necesario esa ayuda, os lo haré saber. Todo depende de si este hombre realmente tiene la capacidad para ser una molestia. Al fin y al cabo, estamos en un Blue.

Hablaba con tranquilidad, pero se había tomado la posible amenaza más en serio de lo que había declarado. Si Hans no era un impostor y realmente la sangre de su padre corría por sus venas... cabía una mínima pero preocupante posibilidad de que fuese alguien capaz de ponerle en problemas. Se acercó a Adam y sacó un pequeño baúl del interior de la capa, tendiéndoselo.

- Aquí tienes todos los fragmentos que pude recuperar de Vanator. Me temo que no está completa.

Eso era y no era cierto. No estaba completa, pero porque no eran todos los fragmentos que había recuperado. Faltaba la punta. En un pasado había hecho que pusieran kairoseki en la punta entre otras modificaciones, pero había llegado a la conclusión de que había sido mancillar la espada. El caso, se había quedado la punta porque en algún momento planeaba usar ese kairoseki para otros motivos. Inclinó la cabeza educadamente ante Olivia.

- Volveremos a vernos, lady Balthor.

Tras recoger a su escolta en los jardines, volvió directamente al puerto. Entró en el Leviatán sin ceremonias y tras asegurarse de que nadie más entraba con ellos, ordenó sumergirse y convocó una reunión con todos los ghouls con probada capacidad táctica o alto rango entre sus filas a la sala de reuniones del submarino.

- ...y eso es lo que tenemos que hacer - concluyó, tras explicarles la situación - Lo primero va a ser reunir información. Michael, eres probablemente el que mejor huele de estos patanes cuando no intentas comer comida de mortales - hubo algunas risas - Y tienes pinta de vivo en general. Además sabes moverte en ambientes marineros. Ve a ver de qué te enteras en las tabernas. Si tienes algún chico de la tripulación que también pueda pasar por vivo, llévatelo.

- A sus órdenes, mi señor - respondió el taciturno marinero.

- Bien, lo siguiente. Friedrich, con la información que tenemos he planeado los siguientes movimientos, pero me gustaría tener tu opinión antes de dar órdenes. He pensado en cómo afrontaría la capitana esta situación. Kath probablemente cargaría de frente haciendo llover fuego sobre sus enemigos.

- La maestra de la táctica, ¿eh? - dijo una ghoul marine, levantando nuevas risas.

- Sí, sí, la sangre caliente de Katharina es legendaria - concedió Ivan con una sonrisa - El caso es, aprendiendo del ejemplo de la capitana y sus fracasos, no vamos a cargar de frente. Estamos en un Blue, pero ha habido piratas de Keppler aquí. Puede que aún sigan por la zona. Peor, puede incluso que estén aliados con Hans, lo que explicaría que hayan asesinado a Anthony Reichskrieg. Así pues actuaremos como si estuviésemos enfrentando una amenaza similar a la que combatimos en el monte Akayama contra las tropas del Almirante Kuroinu. Usaremos el engaño y seremos cuidadosos. Esperaremos a golpear al momento correcto.

La mayoría de ghouls asintieron, aunque algunos (los que en vida habían sido marines y samuráis fallecidos en esa batalla) lo hicieron con actitud sombría, varios casi melancólica.

- Mi plan es infiltrar entre sus filas a un grupo de los nuestros. Podríais haceros pasar por una banda pirata que haya venido a saquear y aprovechar el botín. Si la... condición del grupo saliese a la luz, bastaría con justificar que uno posee una akuma no mi de no muerto, y el resto son no muertos. Aunque lo ideal sería enviar a gente que aparente mortalidad. El siguiente paso sería capturar a alguna de las bandas asociadas cuando estén en el interior, en algún saqueo. Se les mata a todos y yo me bebo la sangre de los oficiales para ver sus recuerdos. Luego... ¿qué opinas de mandarlos como ghouls, Friedrich? Sería ir plantando más semillitas para la futura cosecha. El caso, yo haré reconocimiento por la noche en forma de murciélago, sobrevolando el campamento a una altura prudencial. Este reconocimiento y preparación de terreno sería la primera fase del plan. La segunda será construir un ejército. Aquí estamos 67 ghouls, 20 zombies trabajadores, León y Jack, y no voy a arriesgar a ninguno de los dos en el frente. El caso: someteremos a un asedio silencioso el campamento. Haremos una guerra de guerrilla asesinando a cada patrulla, grupo y persona que salga del campamento y convertiré a los muertos en ghouls y zombies. El Leviatán patrullará las aguas del exterior de la ría y nos avisará de cada navío, barcaza o bote pirata que salga del lugar, sin exponerse, y si se dirigen a un de esta costa, nosotros estaremos esperando. Si intentan alejarse, yo mismo iré volando y les asaltaré en el mar. Así les diezmaremos, obligaremos a mantenerse a la defensiva y encerrados en su campamento. Cada salida que hagan aumentará nuestras fuerzas, y a diferencia de ellos, vosotros no necesitáis comer, beber ni dormir. Cuando seamos suficientes, los infiltrados del interior nos abrirán las puertas a la noche mientras el Leviatán hunde sus barcos con los torpedos mientras aún están anclados. Y caeremos sobre ellos con la oscuridad, arrasando sus filas - miró a Friedrich - Soy consciente de que, dependiendo de lo que descubramos recabando inteligencia, tendremos que adaptar el plan. ¿Pero qué opinas? Prefiero evitar dejar a los Balthor fuera de esto. No quiero mostrar mis bazas a alguien que aún no ha hincado la rodilla.


El día del juicio [Moderado nivel 6] J1ujKhhQ_oEl día del juicio [Moderado nivel 6] NOwHQ7Y
datos a tener en cuenta:
Ocultación a rango 12: Es indetectable a través del Haki de observación siempre que no se trate de Haki perfecto, aunque sus ataques seguirán pudiendo ser prevenidos.
Ivan Markov
Mensajes :
1040

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm127/150El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (127/150)
Experiencia:
El día del juicio [Moderado nivel 6] 3qaWnZm397218/790000El día del juicio [Moderado nivel 6] 9h2PZk8  (397218/790000)
Berries: 1149.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Moderador OPD Dom 9 Mayo 2021 - 0:19

Con el plan en mente y Vanator en buenas manos os ponéis en marcha, como un reloj bien engrasado las escasas fuerzas de las que dispones empiezan los preparativos para lo que está por venir. Me imagino que informas de que no necesitarás de momento el navío que te han ofrecido, si es así te dirán que estará a la espera de que solicites su ayuda en el puerto.

Te transformas en murciélago y vuelas a la luz mortecina del crepúsculo, los últimos rayos de sol tiñen de rojo y negro los acantilados que dibujan la costa. Entonces llegas al primer punto que marca el mapa, la salida de la ría, o más bien la entrada del mar. Por ahora todo tranquilo, no ves barcos que hagan patrulla, extraño, ni siquiera pesqueros en la lejanía, ni luces en la costa. Si hay alguien vigilando es bastante precavido como para no dejarse ver por una luz. El mar se adentra en la tierra y las costas están vacías, puedes ver alguna que otra aldea costera, pero estas están a oscuras y en silencio, puede que abandonadas. Cuando te adentras un par de kilómetros todo sigue en silencio hasta que... ves algo, de no ser por tu agudo oído de murciélago lo hubieras pasado por alto. Está muy bien escondida por una formación natural de rocas en el acantilado, pero entre ellas se puede ver una entrada a una caverna de la cual sale el inconfundible sonido del bullicio.

No es raro ver un murciélago en una cueva, así que no levantarás sospechas. Te introduces y, tras los primeros treinta metros encuentras el palo mayor de un barco, pero no es el único, dos, cuatro, doce... más de veinte navíos de diversos tamaños y banderas se han reunido en una gran sala de esta caverna, de hecho puedes discernir que hasta hace poco había más ¿Por qué hasta hace poco? Puedes ver una suerte de lo que llamaríamos pueblo de piratas, con estructuras construidas en la roca aprovechando restos de barcos, pasarelas, barracones, fragua, alguna taberna, y cómo no, el ir y venir de cientos de piratas. Aunque por las voces no te parecen los patanes pendencieros que cabría esperar, están relativamente organizados, cada uno está pendiente de una tarea y ves pocos ociosos. Por el ruido y el viento puedes deducir que la cueva tiene una o varias salidas a la superficie no muy lejos, seguramente es por ahí por donde salen a la isla. Tendrías que acercarte para averiguar cosas más concretas, aunque eso será más arriesgado, un murciélago al anochecer tiene poco interés en el bullicio de los humanos y te arriesgas a que alguno avispado sospeche, a pesar de ser sigiloso son muchos y no sabes hasta donde llega su potencial. De momento no tienes ninguna pista del paradero de Hans.

***

Mientras tanto, Michael entra en la tercera taberna de la noche. Beber licores fuertes enmascara el olor, así que puede pasar desapercibido, aunque en las dos anteriores sólo ha encontrado pescadores que ya no pasan por la zona por miedo a los piratas o granjeros que están preocupados porque se hagan más fuertes e intenten algo, aunque por lo general confían en la defensa de la ciudad.

Es en esta taberna donde, tras un par de tragos bien dados y una conversación convenientemente hilada el tema de los piratas sale con naturalidad, al fin y al cabo la isla entera acaba de pasar por otro episodio de guerra y la preocupación está en boca de todos. Es entonces cuando uno de los individuos de la barra se une a la conversación, es un hombre de unos treinta y algo, con pelo rubio bien cortado y una barba recortada, su camisa a rayas azules y sus tirantes le dan un aire de marinero.

- Veo que te interesan los piratas, yo he podido averiguar un par de cosas de ellos si quieres saber. - Se acerca un poco cuando los demás están a otra cosa. - Pero no lo puedo decir aquí, no sabemos cuando alguno de ellos puede estar espiando.
Moderador OPD
Mensajes :
2074

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
Moderador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.