¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Ayer a las 16:58Berry
¿Jugamos a un juego?Ayer a las 16:43Raulgamerlol11
Las chicas no son guerreras... Son la parcaMar 21 Mayo 2024 - 20:17Berry
La luna, la sombra y el bufónMar 21 Mayo 2024 - 10:32Raulgamerlol11
2.0Lun 20 Mayo 2024 - 4:13Raulgamerlol11
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
Siguiente ronda


Ir abajo
Khonrad L. Simons
Khonrad L. Simons
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[Diario-Pasado] Nobleza Aburrida   Empty [Diario-Pasado] Nobleza Aburrida {Jue 31 Ago 2023 - 22:16}

— Madre, estoy bien, de verdad —

— Khonrad, tienes 20 años, y aun sigues sin buscar con quien casarte, somos nobles, no hay chica que pueda resistirse a ti en este país —

— Ese es el problema madre, no quiero que las chicas estén conmigo por un estatus, ¿Que tal si no hubiéramos sido nobles? Que fuéramos no se, granjeros o pescadores, no hubiéramos tenido la misma oportunidad. —

— Es exactamente por eso que debes aprovechar la oportunidad, consigue una esposa, casarte es el próximo paso, algún día todo en esta mansión sera totalmente tuya —

—Madre, hablas excluyendo a Livia y Leander, ellos también son tus hijos y son tan herederos de esta mansión como yo. — Ya se podía notar la incomodidad en las palabras de Khonrad, su madre tenia la ultima palabra en todo, pero este no tenia la intención de desposar a ninguna mujer en esta isla.

— Khonrad Langrid Simons, no me importa lo que digas, mañana en la noche tendremos la visita de la familia Moretti y quieras o no su hija y tu tendrán una cita durante nuestra velada. No puedes quedarte soltero y arruinar nuestra reputación. —

Tras esto Khonrad volvió a su habitación, no tenia intenciones de seguir la pelea con su madre, era algo sin sentido, pues esta mujer siempre tiene la ultima palabra, incluso es quien gobierna totalmente a su padre y toda la fortuna de la familia Simons, a pesar de que Khonrad siempre ha tenido todo lo que este quiere, nunca se ha convertido en una persona caprichosa. Incluso siempre pide poder hacer las cosas por si mismo, y así no tener que sentirse inútil.

Ese día transcurrió relativamente normal, sin muchos problemas. Khonrad no volvió a discutir con su madre, hizo su rutina diaria de ejercicios. Mientras que Leander se pasaba la mayor parte del tiempo molestando a los de clase baja y Livia jugaba con sus muñecas. Livia es pequeña, no tiene mas de 7 años, es una pequeña hermosa con cabello violeta, que pasea por la mansión con sus muñecas, le da igual lo que digan o que la regañen, solo continua jugando. Aveces Khonrad desearía tener la capacidad que tiene su hermana menor.

Odia realmente tener que ser el hermano mayor, quien deba ¨Heredar la responsabilidad de los Simons — Tsk! Responsabilidad, le llaman responsabilidad a estar todo el día mandando a sus trabajadores hacer las cosas que ellos mismos debieran hacer. — Refunfuñó desde su balcón.

El otro balcón no quedaba muy lejos, donde su padre se encontraba sentado fumando un puro. — No entiendo de que te quejas tanto, vives como quieres, comes lo que quieres, haces lo que quieres — Respondió su padre desde el otro lado mientras fumaba.

— ¿Acaso crees que esto es vida? Padre, tu ya no haces nada, dejas que mi madre controle todas tus acciones, eras un hombre grande antes de esto, las historias que cuentan tus amigos, las aventura que vivieron en el mar, incluso llegaron a contar historias de una tripulación que sobrellevaba el mar como si este fuera suyo. Y ahora solo te la pasas en ese balcón fumando, ¿Para que? ¿Por que? — En las palabras de Khonrad se sentía la impotencia de tenerlo todo y aun así sentirse en la mayor prisión del mundo.

— Langrid querido, entiende una cosa, las aventuras no son seguras en esta época, no hay razones para salir de este país, tenemos todo lo que necesitamos aquí, somos una familia de renombre, muy cercanas a la corona del país de las flores. Adaptarte a eso no debiera suponer un gran problema para ti. — Su padre termina de fumar aquel puro y simplemente entra a su habitación, dejando a Khonrad con todas sus interrogantes, y con una mal sabor de boca.

La noche pasó lentamente, de hecho, parecía que el tiempo se paraba de vez en cuando, y aun mas cuando nuestro chico observaba detenidamente la luna, esa noche no bajó a cenar, no tenia ganas de encontrarse con su familia, una madre que quiere tomar las decisiones por si misma, un padre que no es capaz de decidir ni lo que quiere de cenar, un hermano que se aprovecha de su estatus para molestar a los mas necesitados. Lo único hermoso y frágil de esa mansión era Livia, esta pequeña ni siquiera entendía que eran las clases sociales, se limitaba a jugar con sus muñecas cuando y como quisiera. Aunque Khonrad sabe que tarde o temprano ella terminaría como su hermano o sus padres.

Khonrad intentaba dormir, la verdad es que si, pero el día siguiente sabia que seria demasiado pesado, no quería tener que involucrarse con esa familia y menos con la única hija que poseían, era una chica verdaderamente molesta, incompetente, y muy pero muy egocéntrica, era el vivo honor de un noble, se creía superior a todo el mundo y por alguna extraña razón que Khonrad aun desconoce, esta siente algún tipo de atracción hacia el.

Pasó toda la noche y el joven noble no pudo conciliar el sueño, no pudo dejar de pensar en como seria viajar por el mundo, ayudando a personas que verdaderamente lo necesite, no estar encerrado en esta mansión simplemente ostentando un titulo que su padre se ganó tras haber estado detrás de muchos de los crímenes que cometía la corona en su juventud. Khonrad lo sabe, ha escuchado mas de una vez como algunos nobles y su padre cuentan los asesinatos, los robos, el caos que causaban cuando los reyes actuales eran simplemente príncipes y princesas, eran malvados, eran destructores, injustos, pero sobre todo, eran libres, viajaban por el mar, y solo volvieron cuando sus padres enfermaron para ostentar el puesto de reyes o reinas.

— Joven Khonrad, baje a desayunar por favor — Se escuchó detrás de su puerta, era una de las sirvientas.

— Jeannette no tengo hambre, si mis padres te enviaron diles que no pienso bajar a comer nada el día de hoy, ya suficiente tengo conque me obliguen a verme con esa niñata consentida de los Moretti. —

— Joven Khonrad, pero debe comer algo, ¿Desea que le traiga algo para que pueda comer aquí?  — Preguntó un poco preocupada la sirvienta .

—Descuide Jeannette, en cuanto tenga hambre yo mismo bajaré a la cocina, no pasa nada —

—No puedo permitir eso, sus padres tienen totalmente prohibido que cualquiera de los Simons entren a la cocina, y menos a prepararse cualquier cosa, para eso estan los cocineros. —

— Jeannette, retírese, yo puedo preparar mis cosas, mis padre no tienen porque imponerme sus estúpidas costumbres de pereza. —

— Me retirare joven Khonrad, pero si necesita cualquier cosa no dude en llamarnos, todo el personal estamos para servirles —

Khonrad no puede evitar sentirse verdaderamente mal, no le gusta hablarle mal a ninguno de los empleados de la casa, pero aveces se ponen algo tercos, saben que no es como sus padres o hermanos, pero quieren atenderlo como tal, lo que lo hace impacientar de inmediatamente. Todos los empleados de esta mansión son verdaderamente excepcionales, pero los miembros estúpidos de la familia Simons no los trata bien, claro a excepción de Khonrad.

Las horas pasaron hasta que el joven noble decidió salir de su habitación para dirigirse así como había dicho, directo hasta la cocina, en donde se encontraban algunos de los cocineros observando el menú que tendrían que preparar el dia de hoy,  la mirada de Khonrad recorrió todo el lugar hasta que sus ojos se posaron en una chica, era una chica joven que se encontraba embarazada. No había que ser un experto para saber que esta chica le faltaba relativamente poco para dar a luz a una criaturita hermosa.

— Odette, ¿Que hace usted aquí? Estoy seguro de haber dado la orden de que usted descansara hasta el día del parto, ¿Por que se encuentra en la cocina? — Khonrad con una mezcla de sorpresa e incredulidad miraba a todos en busca de una respuesta.

— Joven Khonrad no se altere, sus padres me convocaron esta noche para ayudar en la cocina, usted puede estar tranquilo, yo me encuentro muy bien — La chica intentaba calmar a Khonrad, sabia que si no lo hacia este iba a ir directo hasta sus padres para discutir, esta no seria la primera ni la ultima vez que lo haría.

— Jerome, lleve a su mujer hasta su habitación, no sabe que debe mantenerse descansando, en esta semana es su parto, no puede tenerla aquí tomando este calor —  Khonrad estaba indignado por la situación, sus padres no tienen ni la mas mínima gota de respeto o empatía por absolutamente nadie.

— Jovencito, no puedo hacer eso, sus padres solicitaron explícitamente que mi esposa se encuentre en la cocina, por eso me dieron la orden de quedarme aquí para vigilar que todo se encuentre bien con ella. —

—  Designare de inmediato un doctor para que se quede con ustedes en la cocina, no puedo permitirme las tonterías de mis padres. —

— Joven Khonrad, unicamente me encargaré de los postres fríos, no debe preocuparse, no haré ningún esfuerzo que pueda hacerle daño a mi bebe, ya no debe enojarse, mejor venga a sentir como se mueve esta criaturita de Dios —

—No, como cree que yo haría eso, su esposo se encuentra aquí mismo, eso es una falta de respeto — Era evidente que se había emocionado un poco, pues Khonrad adora a los niños.

— Que va, Joven, usted siempre ha sido bueno con nosotros, ademas si no fuera por usted, a mi querida Odette nunca le hubieran dado las semanas libres por el embarazo, y gracias a usted ha podido descansar de sus labores hasta hoy que fue solicitada para hacer los postres fríos— El hombre se acercó hasta Khonrad y guió su mano hasta la pancita de su mujer, colocandola con suavidad para que el noble sintiera al bebe quien se movía alegre dentro de la panza de su madre.

— Estoy seguro que será un grandioso niño, ustedes pueden contar conmigo para lo que necesiten, quiero que entiendan que no soy como mis padres, todos ustedes me importan demasiado, pues han estado conmigo desde que nací. — El joven había creado un gran cariño hacia todos los trabajadores, pues ellos tienen lo que le falta a su familia, humildad, algo que Khonrad admiraba de cada uno de ellos. —¿Ya tienen un nombre para el bebe? — Preguntó Khonrad cuando dejó de tocarlo.

Odette y Jerome se miraron el uno al otro y se sonrieron, para posteriormente acercarse y abrazarse. — Por supuesto que si jovencito, nuestro pequeño se llamara Langrid, así como usted — Mencionó Jerome con una gran sonrisa en su rostro. En eso Jeannette se acercó a Khonrad con un plato y dos sándwiches, esta sabia perfectamente lo que este comía y como le gustaba, pues a pesar de ser la empleada que tiene menos tiempo trabajando para los Simons, es la que ha estado con Khonrad en todos sus procesos, tiene su misma edad así que se entienden bien.

— Es un honor que hayan puesto mi nombre a un bebe, pero en verdad no merezco tal muestra de afecto, soy simplemente un noble mas — Khonrad tomó el plato que le habia pasado la joven — Gracias Jeannette, pero ¿como sabias que prepararía eso? — Preguntó.

— Solo hay que tener buen ojo para ver las cosas que usted come cuando sus padres no estan en la mesa — La joven se sonrojó un poco y volvió a sus labores mientras Khonrad salió para ahora si, sentarse en la mesa a disfrutar de su comida, sin sus padres, sin molestias, sin problemas ni discusiones.

Las horas pasaron y Khonrad decidió salir de la mansión por un rato, dar una vuelta por la calles, ver otros nobles tontos e hipócritas, ya que esta área en especifico tenia demasiados nobles, no cualquiera podría pagarse una vivienda por esta parte de la ciudad. Nuestro joven noble caminaba cabizbajo, entendía que su vida era entre comillas perfecta, pero la libertad es algo que cambiaría por todo el dinero que tiene su familia, tan solo querría ser libre, aunque eso cueste demasiado.

Vio una anciana mujer que iba con una carreta vendiendo manzanas, pero se encontraba preocupada frente a un árbol por lo que el joven se acercó para preguntarle cual era el motivo de que se encontrase tan preocupada por ese árbol.

— No mijo, no estoy preocupada por el árbol, lo que me preocupa es mi gatito Salamence que se cree un pokemon y se subió al árbol pero ahora no puede bajar. — menciono la anciana preocupada por el dichoso animal.

— No se preocupe, yo lo bajo ahora, solo espere un momento. — Khonrad se puso debajo del árbol, mirando hacia arriba para poder ver en que parte se encontraba directamente el gato. — Ya lo vi, subiré a buscarlo — Khonrad estaba en forma, eso era cierto, así que hacer unas cuantas maniobras para subir al árbol no fue nada difícil. Lo complicado era tomar al gato, ya que tenia tanto miedo que no permitía que Khonrad lo tomase.

— Tranquilo gatito, solo vine a rescatarte, no vine hacerte nada malo — Khonrad se acercaba poco a poco hacia el gatito hasta que escuchó a la anciana quejarse. Miró un momento hacia abajo y se percató que un ladrón había empujado a la anciana para quitarle su dinero, tomó una bolsa de monedas que tenia esta señora y emprendió la huida. Khonrad se apresuró a tomar al gato y saltar hacia abajo, levantando a la señora y entregándole su gato, aunque no sin haber recibido unos cuantos arañazos en sus manos por parte del gato, pero no lo culpa en absoluto, al final solo fue por miedo.

Procedió a salir corriendo detrás del ladrón, por suerte unos marines que se  encontraban por ahí se dieron cuenta de la situación y también corrían detrás de Khonrad para también atrapar al ladrón. — Conozco estas calles, vaya uno por el callejón de Pholeon que da directo a la plaza, el otro siga por la calle de en medio que también da a la plaza, yo seguiré por el peatón de Summers, nos encontraremos en la plaza, el ladrón tiene que llegar ahí si o si, sin importar la ruta que tome. — Los marines le hicieron caso a Khonrad, quien sabe si por su naturalidad al hablar o porque portaba la insignia de las familias nobles del país en su pecho.

Lo que Khonrad había dicho era cierto, tendría que llegar a la plaza, subiendo al techo de uno de los locales de la plaza, se lanzó hacia el hombre quien aun corría, tumbándolo al piso y reteniendolo hasta que los dos oficiales de la marina dieron con el.  — Este es el hombre que tomó la bolsa de monedas de la anciana. — Mencionó un poco sofocado Khonrad a los dos marines.

— Gracias por su ayuda, en verdad nos fue muy útil, usted corre mucho mas que nosotros dos. — Mencionó uno de los marines mientras el otro aprovechaba para esposar al delincuente.

— No fue nada, no podía simplemente permitir que basura como este se salgan con la suya sin ningún tipo de castigo. —

—Tienes buenos ideales, debieras unirte a nosotros — Un hombre alto se acercó a los marines quienes de inmediato lo reconocieron como su superior y lo saludaron.

— Muy buenas tardes Teniente Argentas — Saludaron los dos marines, que ostentaban el rango de reclutas, quienes al parecer estaban bajo el cargo de este teniente.

—¿Unirme a la marina? Mis padres jamas me dejarían hacer eso. Se oponen a todas las cosas que hago o que me gustan, creen que ese es su deber como nobles. Cohibirme de todo lo que me hace diferente a ellos. — Comentó Khonrad.

— No deberías permitir que nadie te cohíba de tus convicciones, de tus ideales o de tus gustos, solo tu eres el dueño y creador de tu futuro, solo tu puedes tomar las decisiones necesarias para cambiar el rumbo de tu futuro. — Aconsejó el teniente al joven.

— Gracias por esas palabras, pero no es fácil oponerte a gente como ellos, de todos modos gracias a todos, le llevaré la bolsa a la anciana, espero verlos por aquí otro día. — Se despidió Khonrad.

— Oye muchacho, esta noche, zarparemos, si quieres convertirte en Marine, llega al buque de la marina, a las 22:00, te estaré esperando, se puntual. —

— Gracias por la oferta Teniente Argentas, pero no creo hacerlo. — Khonrad corrió hasta encontrarse con la anciana quien se encontraba acariciando a su gatito. Le entregó su bolsa de monedas.

— Tengo que volver a mi casa abuelita, cuídese, tome mejores rutas, los ladrones acechan por doquier —

— Mijo, te daré un consejo antes de irte, la verdadera libertad no solo se encuentra en la ausencia de restricciones externas, sino en la capacidad de tomar decisiones conscientes y responsables. Así como tu hiciste al ayudarme — La anciana le regalo una manzana, una muy extraña de hecho, era amarilla y tenia algunos símbolos como kanjis, Khonrad escuchó detenidamente las palabras de la anciana y se marchó hasta su casa, ya casi eran las 7 de la noche, el atardecer se acercaba, evidentemente había perdido la noción del tiempo.

Khonrad llegó a su casa y entró hasta su habitación, no había ningún miembro de su familia fuera, todos se encontraban preparándose para la cena de esta noche. Pero Khonrad no podía prepararse, pensaba demasiado en las palabras de aquel teniente de la marina y las palabras de aquella anciana. ¨Tienen toda la razón, no puedo seguir aquí encerrado todo el tiempo, si logro tomar mis propias decisiones, es un paso mas hacia la libertad.

Las horas pasaron y Khonrad se había decidido a salir de su casa, pero esta vez para siempre, eran casi las 10 de la noche, hora en la que el buque de la marina debiera zarpar. Tomo un pequeño bolso y rápidamente dentro entró unas cuantas ropas, nada elegante, cosas casuales, ya tendría el momento de comprar sus trajes. Tomó sus ahorros y los colocó en la misma bolsa. Se sentó en su escritorio y escribió la siguiente carta:

Carta:


Posteriormente Khonrad con su bolsa salió por la ventana hacia la parte trasera de la mansión y escapó. Nadie sabia nada, nadie se imaginó nada, la noche parecía ser perfecta, seria una noche romántica si estuviera escapando con alguna chica, pero no, esta escapando de una familia que lo mantendría encerrado y encadenado por el resto de su vida. Había llegado al puerto con tan solo 5 minutos de retraso, pensaba que ya habrían zarpado pero afortunadamente no era así.

— Sabría que vendrías, por eso pedí que no zarparan hasta pasado unos minutos mas, bienvenido abordo recluta Khonrad. — Comentó con suficiente orgulloso el Teniente.

Khonrad sacó de su bolso la manzana que le había dado la anciana y le dio un mordisco, pero el sabor erra terrible asi que solamente llegó a tragarse el primer mordisco. Obteniendo asi sin saberlo las habilidades de la fruta Deza Deza no mi y comenzando su travesía por el mar para convertirse en un hombre libre de las clases sociales.

Peticiones:
El Gremio OPD
Webmaster
El Gremio OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
http://staffopd42@gmail.com

[Diario-Pasado] Nobleza Aburrida   Empty Re: [Diario-Pasado] Nobleza Aburrida {Miér 1 Nov 2023 - 21:47}

[Diario-Pasado] Nobleza Aburrida   KaTI3g

*Llega el corrector volando en un tronco*

¡¡HOLA!!

Mi nombre es CENSURADO y hoy voy a encargarme de determinar si consigues lo que pides o no. En mis tiempos a eso se le llamaba "corregir". Extraña palabra, lo sé. Bien, teniendo en cuenta que aquí estamos para rolear y divertirnos, no voy a explayarme ni a contar cada falta de ortografía que vea, pero me veo obligad@ a mencionar una cosita que, si bien no afecta a que te lleves las cosas o no, creo que no estaría bien conmigo mism@ si no lo mencionase.

Khonrad L. Simons escribió:Khonrad no volvió a discutir con su madre, hizo su rutina diaria de ejercicios. Mientras que Leander se pasaba la mayor parte del tiempo molestando a los de clase baja y Livia jugaba con sus muñecas. Livia es pequeña, no tiene mas de 7 años, es una pequeña hermosa con cabello violeta, que pasea por la mansión con sus muñecas, le da igual lo que digan o que la regañen, solo continua jugando.

Este es solo uno de los ejemplos, muy al principio, de lo que quiero decir. La primera parte de ese extracto está escrita en tiempo pasado (volvió, hizo, se pasaba...) mientras que la segunda parte está escrita en tiempo presente (es pequeña, no tiene, solo continúa jugando...). ¿Por qué me veo a mencionar esto? Si bien ha sido un diario ciertamente cortito (nada de malo en eso) que puede leerse con mucha fluidez, los constantes cambios de tiempo no dejaban de sacarme de la historia y confundirme. Te sugiero que elijas un tiempo y te mantengas constante en el mismo, para ayudar a la fluidez cuando roleas con otras personas y eso.

Bien, pasemos a la trama. Bueno, "trama"... Lo siento, pero no hay mucha. Khonrad es la mejor persona del universo, todos menos su familia le adoran, rescata a un gatito y se escapa de casa. En ese sentido me ha faltado algo más de profundidad en las posiciones de su familia, conocer algo más sus puntos de vista y por qué piensan como piensan. Tampoco se muy bien por qué Khonrad piensa como piensa, pero es normal que el personaje protagonista quede totalmente desarrollado en un solo diario, así que por eso no pasa nada. También me faltó saber que hace exactamente que Khonrad cambie de idea sobre unirse a la marina. Es decir, en un momento les dice a los marines que no puede unirse a ellos y en el siguiente párrafo ya está preparando la maleta para fugarse de casa. Me ha faltado ahí un momento de reflexión, tal vez una muestra de que las palabras de los marines y la anciana han calado más en Khonrad de lo que parece o tal vez un encontronazo familiar que fuese la gota que colma el vaso y le haga decidirse marcharse de una vez por todas. Algo de chicha a una historia que, lamentablemente, no tiene mucho más. Y ¡Ah! Antes de que se me olvide:

Khonrad L. Simons escribió:— No mijo, no estoy preocupada por el árbol, lo que me preocupa es mi gatito Salamence que se cree un pokemon y se subió al árbol pero ahora no puede bajar. — menciono la anciana preocupada por el dichoso animal.

¿Qué es un pokemon? ¿Eso existe en el mundo de One Piece?

¡Pero vamos a lo que te interesa de verdad! Tus peticiones. Lamentablemente, tengo una noticia no tan buena. Verás, los actos que hace para pedir esas medallas los hace en un punto de la historia en el que Khonrad todavía no se ha alistado en la marina. Ni siquiera era un pensamiento en su cabeza. Siendo flexible y abriendo la mano puedo otorgarte la medalla por capturar al ladrón, ya que fuese evento el que hizo que los marines le quisiesen convencer de unirse, pero no puedo darte la medalla al servicio por rescatar a un gato, por noble que fuese el acto, ya que lo hace en calidad de civil.

En resumen: Puedo darte la medalla al mérito por el ladrón, pero no la medalla al servicio por el gatito. Último apunte, te pido que añadas tu fruta del diablo a la ficha. Al ver que no la pedías en este diario fui a ver si ya la tenías y tuvieron que confirmarme que la compraste. Para evitar líos y estas cosas.

Dicho esto: ¡Adios!

[Diario-Pasado] Nobleza Aburrida   Taopaipai
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.