¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Donde está mi superior? [Pasado]Hoy a las 2:51Elyria Priscraft
El oasis de la oración [Priv. Grimm]Ayer a las 21:14Jaldabaoth D. Caprino
Christa ID Ayer a las 20:26Christa
Nuevos negocios [Privado Alpha]Ayer a las 20:10Hikari
Petición de experiencia y premiosJue 11 Abr 2024 - 13:36Claude von Appetit
Probabilidades y posibilidades. (Priv)Miér 10 Abr 2024 - 20:53Christa
Vanko [ID]Miér 10 Abr 2024 - 19:22Enolthar
Siguiente ronda


Ir abajo
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Lun 15 Ene 2024 - 16:03}

Era temporada de lluvias y días fríos en English Garden, algo a lo que los habitantes de la isla estaban acostumbrados. El viento soplaba con fuerza entre las angostas calles de la ciudad, derribando uno que otro puesto ambulante. En aquellos días, las personas solían quedarse en sus casas para pasar la tarde, aunque también había quienes asistían al teatro, la ópera o el circo.

Christa nunca había sido fanática de los payasos ni de las actividades circenses, de hecho, prefería pasar el tiempo en la ópera deleitándose con los cantos de los sopranos y tenores. Sin embargo, debía reunirse con uno de los antiguos agentes del Imperio de Katharina para trazar la ruta de acción y, como no podía ser de otra forma, la reunión se llevó a cabo en el circo de Towerbridge.

Luego de discutir las condiciones con el agente, Christa cruzó miradas con una de las criaturas del circo: un imponente león albino que conocía trucos complejos y peligrosos. En su mirada reconoció algo más que salvajismo, quizás un dejo de nobleza o un toque de orgullo, pero era algo que no había visto en ningún otro animal. Y luego se fijó en la leona que seguía torpemente los movimientos del león, llevándose como recompensa unos latigazos que sonaban por todo el circo.

Como se había habituado a hacer lo que le daba la gana, esa misma noche Christa se infiltró en las dependencias del circo, robó la llave de la jaula de los leones y los liberó. El imprudente actuar de Christa causó la muerte del domador de leones, un hombre cruel y despiadado que acostumbraba a usar el látigo para castigar a los animales.

-A partir de ahora yo los protegeré, ¿de acuerdo? -les dijo Christa con una sonrisa dibujada de oreja a oreja.


Despertó con una extraña sensación en el cuerpo, como si su mente se hubiera trasladado a un pasado lejano e inalcanzable. Rápidamente buscó la botella de agua que siempre dejaba al alcance de su mano y bebió, sintiendo cómo volvía a la vida. Miró somnolienta a su alrededor: se encontraba en una habitación oscura, húmeda y fría en la que había poco más que una cama y un mueble rudimentario; al menos la puerta le daba algo de privacidad.

Había escapado de la prisión de Puerto Arenas hacía unos pocos días y los capas negras junto a los capellanes estaban vueltos locos buscando a los fugitivos. Se había escondido en uno de los refugios temporales de los rebeldes del Páramo, un edificio de dos pisos en mal estado que se hallaba en los barrios marginales de la ciudad y contaba con un amplio subterráneo secreto. Por supuesto, los soldados del Páramo habían visitado el escondite de Christa en ocasiones anteriores, pero no consiguieron encontrar el sótano.

Christa sonrió al ver a Kaia y acarició su barbilla con ternura, prometiéndose que jamás volvería a dejar solos a sus leones.

-Tengo que escapar cuanto antes del Páramo… Estos dos corren peligro aquí -susurró para sí misma, su mirada puesta en Kaia.

Al parecer, uno de los subordinados de Vladimir se había contactado con un traficante de personas para colarlos en un barco y llevarlos hasta las Costas Occidentales donde estaban las Ciudades Hermanas, las únicas que se mantenían completamente ajenas a la política de las tierras interiores y se concentraban en el comercio. No sería sencillo atravesar los controles fluviales que había camino a las Costas Occidentales, pero los traficantes de personas conocían algunos trucos bastante… efectivos.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Miér 17 Ene 2024 - 20:12}

Elyria estaba terriblemente nerviosa. Los piratas con los que había viajado Christa durante meses habían venido a San Poplar a darle un mensaje. Cuándo los vió llegar, un rayo de esperanza le dijo que encontraría a su querida amiga. Que estaba viva y que había venido a verla, a tranquilizarle haciéndole saber que seguía bien. Y bueno... nada más lejos de la realidad. Para empezar, seguía sin saber si estaba viva o no. Habían esperanzas, pero dada la historia... lo veía bastante jodido.

Según los buenos hombres, la princesa había desaparecido en una extraña isla conocida como El Páramo. Y no sabían mucho sobre ella. Traían algo de información que habían logrado recopilar sobre el lugar, pero poco más. Y bueno, esa información no es que le tranquilizase precisamente. No parecía ser un lugar donde irse de vacaciones. Era peligroso. Y Christa había desaparecido allí, podría haber pasado cualquier cosa. Estaba atacada de los nervios, aunque al menos tenía a Nissa y a Alvar. En cualquier caso, tenía que hacer algo. No podía quedarse de brazos cruzados después de recibir esta información. Imposible.

Antes de irse, pasó un buen rato con Anastasia, la hija de Zero. Era una parte importante de su conexión con Christa, aún si ella no le había llegado a conocer. Pero su trágica historia con Zero las había unido. Y aunque le doliese recordarlo, aunque supiera que ella tampoco se lo tomaría especialmente bien... Merecía saberlo. Ella era tan parte de esta historia como Elyria. Y tenía que conocer la realidad, aunque no fuera la que ellas hubieran querido. También sintió rabia. Después de todo le había fallado. Cuándo se separaron, ella se fue con Zero. Y en parte había muerto por su culpa. Porque no había sido lo suficientemente fuerte.

A la mañana siguiente, se dirigió a Water 7 con el tren marítimo, y tomó un barco en dirección a la isla. Más o menos. Cómo siempre, para minimozar gastos de la marina usando uno para un viaje tan específico, fue moviéndose entre islas que ya tenían viajes preestablecidos. Para el último tramo al Paramo tuvo que hacerlo de todas maneras, pero al menos este no tenía que navegar medio mundo solo para ella. Pero bueno, finalmente había llegado. Ahota llegaba la hora de la verdad. Porque apenas tenía nada de información de la mujer, ni de la isla, ni de nada. Y lo poco que le habían contado le preocupaba. Porque no haría para nada facil conseguir la información que necesitaba para su pequeña misión.
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Vie 19 Ene 2024 - 14:24}

Los capas negras se habían vuelto más violentos con la búsqueda de Christa y se inventaban excusas para usar sus espadas en contra de la gente, sobre todo en los barrios marginales. Cuando pasaba una patrulla por el barrio, Christa podía escuchar los horrorosos gritos de la gente desde el sótano. Una parte de ella pensaba que era su culpa, si no estuviera allí, esas personas no sufrirían. Sin embargo, la otra parte aceptaba el sentimiento de desprecio hacia aquellos incapaces de defenderse a sí mismos, hacia los débiles. El pueblo del Páramo se había acostumbrado a los abusos y a las injusticias, si ellos no iban a pelear por su propia libertad, ¿por qué iba a hacerlo Christa? No era ninguna heroína ni le interesaba hacer caridad.

Aburrida, se preguntaba cuánto tiempo más tendría que estar en esa situación. Había estado en la prisión por más de un mes y no le hacía ninguna gracia tener que pasar más tiempo encerrada entre cuatro paredes. Por supuesto, entendía lo idiota que sería salir y exponerse al peligro, sabía que lo único que podía hacer era esperar a que Amara y el equipo de Vladimir terminaran de negociar con los traficantes. Otro gran problema. ¿Acaso podía confiar en esa gente? Lo único que les interesaba era el dinero y aquellas personas capaces de colocarle un precio a su alma eran las peores. En el peor de los casos, tendría que robar un barco y abandonarlo antes del control fluvial para seguir a pie hasta las Ciudades Hermanas.

Se acomodó en la espalda de Loki, que estaba durmiendo como si no hubiera preocupaciones.

-Christa, tenemos nuevos problemas -anunció Vladimir, un hombre rubio y alto que sostenía un papel-. Un Arzobispo llegará a Puerto Arenas dentro de tres días y sabes que no nos conviene enfrentarnos a uno de ellos.

Vladimir tenía razón: enfrentarse a un Arzobispo era una muerte segura. Había conocido a uno de ellos en Ciudad del Sol, un gigantesco hombre de expresión perturbadora que proyectaba una sombra aún más grande que su propio cuerpo. Castigaba a los pecadores sin piedad alguna y poseía un poder aterrador que, de acuerdo con él, le fue concedido por Archeron.

-¿Por qué esta gente gasta tantos recursos en mi captura? ¡Ni siquiera soy una delincuente! -se quejó como si fuera a servir de algo. Se había hecho tantas veces la misma pregunta-. ¿Tienes una buena noticia o quieres dejarme con esta horrible sensación de desesperanza?

-El trato con los traficantes está listo: el barco saldrá dentro de dos días -respondió Vladimir con una sonrisa.

-Espera… ¡¿Eso significa que saldremos de Puerto Arenas antes de la llegada del Arzobispo?!

-Sí, si no ocurre ningún percance no tendremos que escapar también de ese monstruo -aseguró el líder de los rebeldes, disfrutando la expresión de alivio en el rostro de Christa.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Dom 21 Ene 2024 - 15:52}

  Elyria ya llevaba una semana en esta isla del demonio. Cuándo llegó, no esperaba encontrarse con... esto. Y no, no hablabla sobre el desierto y sobre el clima de mierda que inundaba todo. Hablaba de la situación política. Un verdadero desastre de los que no había visto en mucho tiempo. Y jodidamente asqueroso. Sectas extrañas, corrupción, revolucionarios, crimen por todos lados... Horrible. Y lo peor es que no podía hacer nada para ayudar. Elyria se había vuelto mucho más fuerte durante estos años, pero ni de coña estaba al nivel de poder tumbar todo esto ella sola. Y si atacaba sin pensar, solo conseguiría hacer mas daño. Por mucho que le jodiera. Tenía que conseguir información y volver con más gente, no le quedaba otra.

 Aunque claro, seguía sin conseguir nada de información sobre Christa. A ver, era obvio. En una isla así, no podías ir simplemente preguntando por ahí. Sinceramente, no tenía ni idea de cómo iba a hacer nada de esto. Pero tenía que hacerlo, y lo conseguría de alguna forma. Pero ahora tocaba cambiar de ciudad, había pasado esta semana en Puerto Arenas, y quería tener un mapa mental de la isla. Tanto físico, cómo de los propios conflictos políticos de cada zona. Y debía mantener un perfil bajo, no quería llamar demasiado la atención. Si husmeaba demasiado rato por los mismos lugares, la gente empezaría a sospechar. O a fijarse en ella, cómo mínimo.

 “Claramente, deberíamos quedarnos cerca del río. El que le puso nombre es un verdadero genio,” dijo Nissa, refiriéndose al río Nissa. No se había callado sobre ello ni un solo segundo desde que se enteró.

 Elyria suspiró ante el comentario de su amiga. La primera vez le había hecho gracia. Incluso la segunda. Pero después de repetirlo decenas de veces… Pues cómo que cansaba un poquito. Pero bueno, lo ignoró, y salió de su posada. Daría una última vuelta, después de todo, la noche ya estaba pagada, podía irse mañana.

 Y entonces, ocurrió. Los que, según tenía entendido, se hacían llamar capas negras, parecían estar buscando a alguien. Había podido notar las patrullas los días anteriores, pero hasta ahora pensaba que simplemente estaban vigilando su ciudad. Lo típico, vamos. Pero no. Debería haberlo notado antes, pero claramente buscaban a alguien. Y según la descripción que iban dando, exigiendo violentamente a los ciudadanos que desvelaran su paradero… Solo podía ser una persona.

 Elyria se mordió el labio inferior de la rabia. Quería acabar con esos hijos de puta aquí y ahora. Pero si hacía eso… No solo era una misión suicida. Si fuera eso, al menos lo intentaría. ¿Pero entonces quién ayudaría a Christa? ¿Quién informaría sobre la situación de la isla para poder ayudar a esta gente de forma apropiada? Si actuaba sin pensar, lo único que causaría sería más sufrimiento. Y no podía permitirlo.

 Preocupada por que la vieran, pero queriendo saber más, la marine se acercó al grupo de capas negra sigilosamente, usando las sombras y elementos del terreno a su favor. Edificios, toldos, cajas, carros, gente huyendo… A Elyria se le daba bien usar todas estas cosas a su favor. Sin que se dieran cuenta de su presencia, pudo ver cómo, efectivamente, estaban buscando a Christa. ¿Qué cojones estaba pasando aquí? Aunque bueno, al menos eso le daba esperanzas sobre que su amiga estuviera viva. Por ahora al menos. Tenía que encontrarla antes que esos hijos de puta. El problema era cómo. Ellos conocían y controlaban la ciudad al dedillo, y no parecían haber conseguido nada. ¿Qué esperanzas tenía ella?

Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Jue 25 Ene 2024 - 17:36}

Rose le miraba con severidad y el ceño fruncido, sus manos en la cintura como señal de autoridad. No consentía el hecho de que la princesa del Imperio hubiera robado las mascotas de un circo y provocado la muerte del domador de leones, aunque tampoco tenía forma de reprenderla. La crueldad de Katharina era conocida por sus enemigos, pero también por los propios ciudadanos del Imperio. A pesar de que lo considerasen injusto, nadie iba a oponerse abiertamente a los caprichos de la princesa imperial.

Christa entendía las consecuencias, no era tonta. Lo que había hecho causaría noticias sensacionalistas, una fuerte baja en la opinión pública y desagrado hacia las autoridades. Sin embargo, no estaba arrepentida de su decisión, sino más bien lo contrario. Los demás no podían ver el brillo en los ojos de Kaia, la leona que había rescatado, ni la nobleza en la mirada de Loki. Los humanos despreciaban a cualquiera que fuera diferente, y cuando no quedaba nadie más a quien despreciar, lo hacían entre ellos mismos.

-¡Los estaban maltratando, Rose! ¡Y tampoco les daban comida como necesita un león! -se justificó la princesa, abrazando a Kaia-. Solo mírala, ¿a que no merece una vida mejor?

La mujer de un solo ojo y cabellos escarlatas frunció aún más el ceño. Su presencia era tan imponente que incluso los leones agachaban la mirada, aunque Rose sabía que Christa había heredado la voluntad indomable de su madre. Como no podía intimidarle solo con la mirada, respondió con rigidez y exigió que devolviera los leones al circo y entregase una compensación económica por los daños.

-¡Tú no eres mi madre y no puedes decirle a la princesa lo que puede hacer o no, solo eres una guardiana! -respondió con la soberbia propia de alguien que pertenece a la nobleza.

Tras esas palabras todo se convirtió en oscuridad.


Los fragmentos del sueño aparecían en su cabeza como destellos de un pasado lejano, le hacían preguntarse qué significaban. Quizás seguía preocupada por haberse separado de sus leones, tal vez era una manera inconsciente de ejercer presión sobre sí misma. Debía escapar del Páramo y encontrar un lugar seguro, al menos por un tiempo. Luego continuaría buscando el Stormrage y buscaría la manera de reunir aliados para expulsar al Gobierno Mundial de Lëxius.

Miró a Kaia y sonrió con ternura al verla dormir en una esquina, tranquila y linda como un ángel. Por ahora no podía hacer demasiado por ella ni por Loki, pero sí darles un poco más de atención. Seguramente estaban aburridos de comer atún en lata y carne seca todos los días, había sido así desde que comenzó a caminar por el Desierto de Zahín. Así que caminó hacia la escalera con la intención de salir un rato, solo sería un breve momento para conseguir carne sabrosa y jugosa. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, Vladimir se interpuso.

-No puedes salir, Christa. Los capas negras y la Capilla nos están buscando, es demasiado peligroso -le advirtió con tono tranquilo, aunque notaba que escondía cierto dejo de autoridad.

-Lo sé, por eso saldré con mucho cuidado. Mira, solo me atraparon cuando empecé a trabajar con otra gente, pero puedo apañármelas yo sola sin ningún problema -se justificó, enfrentando la mirada del líder de los rebeldes-. Solo será un momento, ¿va?

Vladimir meditó su respuesta con gesto reflexivo y suspiró.

-Si notas que alguien te sigue, usa una de las rutas alternativas para llegar al refugio -le aconsejó el rebelde, haciéndose a un lado y dejando que Christa pasara.

-Gracias, no nos meteré en problemas -aseguró sin tener idea de lo que estaba asegurando.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Vie 2 Feb 2024 - 23:32}

  Elyria se alejó del grupo de capas negras, preocupada por todo lo que estaban diciendo. Y aún más por todo lo que no estaban diciendo. Al parecer era un área plagada de revolucionarios, así que evidentemente intentaban no decir nada que pudiese perjudicarles. Cuándo ya estaba a una distancia prudente, miró hacia su propio hombro para ver a Nissa, que estaba moviendo las piernas tan tranquila, cómo niño en acantilado.

“¿Qué? ¿Por fin me vas a pedir ayuda?” Dijo Nissa, saltando de su hombro y flotando frente a su cara, llevando las manos a sus caderas en una pose orgullosa.

“Te necesitaba conmigo, no digas tonterías,” respondió Elyria con un suspiro cansado.

Nissa infló las mejillas y dió una voltereta en el aire. “Uy si, muchísimo, he aportado una barbaridad…”

“Cállate…”

“Jeje. ¿Busco entonces?”

“Estaría bien, sí. Y se lo que estás pensando. Si por lo que sea la encuentras, que ni se te ocurra sorprenderle apareciendo delante suya o algo.

Nissa abrazó sus rodillas, flotando en el aire. “P-pero…”

“Ya tendréis tiempo de conoceros, tonta. Pero se supone que está escondida. No queremos llamar la atención con sustos extraños de seres luminosos que ni conoce ni entiende.”

“¡Ya lo sabía!”

“Aha…”

“¡Y bicho raro serás tú! ¡Igual se asusta viéndote a tí!”

“Puede ser. Pero a mi al menos me conoce. Y un pequeño detalle. Yo, por lo que sea, no puedo volverme invisible. Por lo que sea. Será que soy demasiado guapa.”

“Va a ser eso sí…”

“En fin, vamos. Que estamos perdiendo el tiempo cómo imbéciles y no sabemos cuándo volverán a patrullar por aquí.”

“Igual debería intentar descubrir su patrón.”

“Eso o buscar por los alrededores. Te dejo elegir esta vez.”

“Vamos, que no te importa.”

“Correcto.”

Y separaron sus caminos. Evidentemente, cualquiera de las dos cosas le valía, si no le habría dicho algo. Y en estas situaciones le gustaba confiar. Y Nissa no era idiota, aunque a veces se comportase como una cría.

Un rato después, Nissa volvió corriendo, avisándole de que un grupo más grande de lo normal de capas negras se estaba acercando. O dos más bien, uno por cada lado de la calle. No habían tenido mucho tiempo, así que no tenían ni idea de si era algo normal de su rutina de patrulla. O peor, si sospechaban algo. Ya fuese de el paradero de Christa, o lo más probable. Que se hubiesen percatado de la sospechosa presencia de Elyria. Nissa decía que no era nada, que se estaba emparanoiando. Que nadie podía haberle visto, y aún así, que por que nadie sospecharía de ella, había más gente en la zona. Pero Elyria prefería prevenir que curar.

Así que rápidamente se escondió en un edificio abandonado. No era el mejor lugar, probablemente buscarían dentro. Pero con lo caótico que era todo, pensó que podría escabullirse.

“Eres idiota, si te ven aquí si que van a tener motivos para sospechar,” dijo Nissa, convencida de la idiotez de Elyria.

“Sabes de sobra que no me van a pillar aquí. No con tan poca luz y tantos escondites.”

Y entonces, lo vió. Saliendo de… algo. No sabía bien el qué. Pero estaba demasiado ocupada por el shock del momento. Conteniendo sus ganas de gritar, se acercó a ella sigilosamente, con las manos arriba, de la forma menos amenazante posible. Llevaban mucho sin verse, y no quería que le atacase por instinto, al menos así no sentiría ninguna amenaza al verla. No quería hacer ruido, los capas negras se acercaban, y sea lo que fuera esto, parecía un secreto al cual no les interesaba llamar demasiado la atención.

“Por fin te encuentro, princesa,” susurró en un tono muy bajo, aunque suficiente para que ella le escuchara. “No es el reencuentro romántico que me esperaba, pero los capas negras vienen en esta dirección. Así que igual nos toca posponer nuestra cita.”
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Jue 15 Feb 2024 - 22:24}

Las palabras de la mujer alertaron de inmediato a Christa, empuñando en un abrir y cerrar de ojos una daga. Se giró rauda en dirección a la voz susurrante y deslizó la hoja a través del viento hasta apuntar la garganta de la desconocida. Sus ojos se detuvieron dubitativos, rehusándose a reconocer la verdad. El tiempo se detuvo como si estuviera en una película y una ola de sensaciones le invadió con la fuerza de un tsunami, soportando de pie y la frente en alto. Era imposible que fuera ella. Su lado más cobarde y cauto le impedía bajar la guardia, pero su impulsividad empujaba con ahínco. Observó a la mujer con detalle, deteniéndose en cada rasgo: ojos violetas, cabello largo y guantes negros. Y entonces escuchó su Voz: era poderosa y dominante, pero también amable. De alguna manera, podía estar segura de que no era ningún truco retorcido.

Christa dejó caer la daga y se abalanzó hacia la mujer, envolviéndola entre los brazos.

-Ely, por favor dime que eres tú -le susurró, tocándole la espalda con las manos como si quisiera comprobar que era real-. Lo siento por desaparecer, yo…

Escuchó pisadas, pasos pesados que se acercaban con ritmo militar hacia donde estaba escondida. Se separó de Ely, recogió el arma y la reemplazó por un arco corto y el carcaj en la espalda. No conocía las calles de Puerto Arenas lo suficiente como para saber con exactitud la mejor ruta de escape, pero se le ocurrían un par de ideas. Las zonas marginales de la ciudad eran densamente pobladas, repleta de edificios de los cuales unos cuantos amenazaban con derrumbarse, en donde vivían los más pobres.

-He salido a buscar comida para Loki y Kaia, ¿me quieres acompañar? Debe haber un mercado no muy lejos de aquí -le propuso a Ely con una sonrisa juguetona. Era consciente del peligro, pero se había comprometido con sus mascotas-. Y luego hablaremos, supongo.

Como una rata en su madriguera, Christa usó el primer corredor para alejarse de los capas negras y luego giró, recorriendo un pasaje sucio y maloliente. Había refugiados y unos pocos hombres libres, algunos de ellos totalmente entregados a la hiedra roja. Por lo general, ninguno de ellos representaba una amenaza real, pero la dura opresión de los capas negras calentaba los humos y aquellos que vivían en las zonas marginales estaban hartos. Cada patrulla de los soldados del Páramo era más problemática y violenta que la anterior y, más pronto que tarde, rodaría la primera cabeza.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Lun 19 Feb 2024 - 18:08}



Elyria no se movió ni un centímetro cuándo vió aquella daga acercándose a su garganta. Innecesario cuánto menos, podría simplemente haber dado un paso hacia atrás, pero algo le hizo decidir no moverse en ese instante. ¿Tal vez fue brote de la confianza que le tenía a la mujer? Tonterías. Por mucha confianza que hubiera, llevaban un año sin verse. Podía haber conectado perfectamente por puro instinto.

Cuándo se le lanzaron encima, no pudo más que sonreír cálidamente, rodeando su cuerpo con los brazos, acariciando su espalda suavemente. Solo tenían unos instantes antes de tener que salir de aquí, pero llevaba demasiado tiempo sin verla. Era imposible evitarlo. Y su voz, el cómo se aferraba a ella… Definitivamente no estaba pasando un buen momento. Pero por mucho que quisiera reconfortarla en ese mismo momento, tendrían que esperar. Esos hijos de puta estaban de camino.

“Soy yo, tranquila… No te preocupes por eso ahora. Antes tenemos que salir de aquí,” dijo en un tono amable pero urgente. Por suerte, Christa no era idiota, y sabía hacer lo que tocaba, y no lo que quería. No siempre era tan fácil.

“Te acompañaría aun si me dijeses que fuera a esconderme, querida.” Claramente, no era una exageración, ni una broma.

Cuándo dijo que tenían que hablar, mil imágenes pasaron por su cabeza. Zero… Le había fallado. Zero estaba muerto, y era su responsabilidad. Era doloroso reconocerlo, sobre todo delante de otras personas. Sobre todo delante de Christa, que había luchado a su lado para salvarle. Y por su culpa todo había sido por nada. Todas esas muertes. Tal vez, no, definitivamente, estaba siendo demasiado dura consigo misma. Pero no podía evitarlo. Eran recuerdos que amenazaban con romperle. Habían pasado demasiadas cosas en Jellystone.

En cualquier caso, no era el momento. Por todo lo que había escuchado, Christa estaba en problemas. Uno de los grupos más peligrosos de la isla, si no el que más, la estaba buscando para saber qué. Definitivamente no para hacerle un masaje en la espalda. Ya tendrían tiempo para tener esa conversación. Pero no ahora. Así que con mucho esfuerzo, se mantuvo firme. Era realmente complicado mantener su expresión tranquila. Y si se ponía a respirar profundamente… Bueno, digamos que cierta persona no era ciega. ¡Un momento!

“Oh, Chris,” dijo Elyria, señalando sus ojos biónicos con una sonrisa. “¿No notas algo distinto?”

La marine no pudo evitar volver a sonreír. Christa había estado ahí cuándo perdió la visión por culpa de esa bruja del averno. Al menos esto era una pequeña buena noticia, dentro de todo lo malo.

Rápidamente, siguió a la princesa hasta por los pasajes, mordiendo su labio inferior al ver la situación tan lamentable de la gente. ¿En qué demonios estaban pensando los gobernadores? Su isla se caía a pedazos, y no hacían nada. Si la gente se revelaba contra ellos… Bueno, digamos que los alzamientos populares eran dañinos y difíciles de controlar. Sobre todo con una revolución organizada respaldando. Y tenía entendido que eso existía aquí. Siempre existía, en cualquier caso. Y estas cosas ocurrían incluso cuando el pueblo no tenía fuerzas ni ganas de luchar. Las personas correctas podían cambiar esas cosas.

La gente murmuraba nombres, asustada. Claramente los capas negras habían pasado por aquí, con amenazas o promesas de una vida mejor a gente desesperada. Pero solo si les ayudaban a encontrar a cierta persona. Solo era cuestión de tiempo que saliese un chivato y acabasen rodeadas de capas negras. Lo único que les daba tiempo eran las dudas. Miedo por que arrasaran con todo para capturarlas, y destruyesen lo poco que les quedaba. O volver para encontrar a todos sus familiares muertos en el asalto.

Elyria tiró del brazo de Christa, metiéndola en un callejón. “Sígueme. Llevo una semana memorizando las calles y las patrullas de esas ratas. Es demasiado peligroso que te sigan viendo.”

Rápidamente, la llevó por las calles más vacías y oscuras, girando, volviendo hacia atrás para despistar a sus posibles perseguidores. Cuándo había gente que pudiese causar problemas, le indicó a Christa cuándo y dónde moverse para no ser vistas. Incluso pasaron por calles vigiladas, aprovechando puntos ciegos y su conocimiento de las rutas que seguían. Unos minutos más tarde, miró a la mujer a los ojos, señalando un local a unos pocos metros.

“¿Qué necesitas? Es demasiado peligroso que vayas tú. Me preocupa que el dependiente tenga tu descripción. O que te reconozca cuándo vengan a reclamar, si descubren que hemos estado por aquí.”
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Vie 23 Feb 2024 - 2:42}

Christa corría con el corazón retumbando como una orquesta de tambores, Kaia a su lado. Esquivaba cajas de madera, vagabundos y toda clase de obstáculos. Las personas huían despavoridas cuando veían a la leona libre por las calles de Towerbridge. Todo el mundo sabía que la princesa del Imperio había cometido un crimen atroz, que tenía el descaro de exhibir sus trofeos al pueblo como señal de autoridad, pero algunos súbditos estaban realmente cansados de las tonterías de la realeza. La sola presencia de Christa en el mercado molestó a un grupo de vendedores, quienes comenzaron a perseguirle con palos y toda clase de herramientas.

Cruzó varias cuadras hasta encontrar a una pareja de guardias haciendo turno, sus espadas plateadas descansando en sus cinturas. Cuando los hombres se dieron cuenta de lo que pasaba, actuaron rápidamente y redujeron a los perseguidores en cuestión de segundos. Pronto aparecieron más guardias y rodearon a la princesa para protegerle de la muchedumbre que se congregaba en torno a la detención. Christa observaba con dolor las expresiones en los rostros de su gente: recelo, desprecio, confusión. En ese momento, sintió el peso de las acciones de su madre y tuvo miedo, miedo de lo que sucedería si la Emperatriz no se rendía.  

Abrazó a Kaia como si le protegiera de un mundo cruel y oscuro, como si en aquel abrazo encontrase la fuerza que necesitaba para seguir adelante.


Antes de huir de los capas negras…

Recibió las suaves palabras de Ely con cariño, sintiendo seguridad por primera vez en mucho tiempo, sintiendo que podía dejarse caer en los brazos de la marine y descansar por un rato, aunque sea por unos breves minutos. Quizás esa conexión que tenía con Ely le permitió identificar que algo no andaba bien, que guardaba algo que le causaba mucho dolor. Sin embargo, no quiso preguntar ni escarbar en una herida que, tal vez, continuaba sanando. Además, se había percatado de un detalle que sí merecía la pena mencionar.

-¡Tienes ojos, Ely! ¿Esa bruja no te había vomitado en la cara? Espera, ¡¿son de mentira?! -le preguntó, impresionada como una niña pequeña que está frente a un nuevo juguete, uno misterioso y espectacular-. Si te pincho con un palo, ¿te dolerán? -acabó por preguntarle, sonriendo como si se hubiera olvidado de los problemas.

Después de la huida…

Siguió a Ely por calles vacías y oscuras, tomando caminos distintos y usando rutas peculiares y enrevesadas para despistar a sus perseguidores. También debían tener cuidado con los soplones. Christa sabía que ocultar su rostro con la capucha de la capa mágica no bastaría, pero sentía que conseguir comida para sus leones valía el riesgo. Al cabo de unos minutos, se detuvieron en una esquina silenciosa y retraída.

Christa suspiró ante las palabras de Ely, sabiendo que debía resignarse y obedecer. Entendía que era demasiado peligroso estar afuera del refugio y, pese a estar dispuesta a tomar riesgos, tampoco debía comportarse como una niña caprichosa teniendo a alguien en quien apoyarse. ¿Y qué mejor si esa persona no era otra que Ely? La princesa anotó rápidamente una serie de productos en una pequeña hoja de papel y se la entregó a la marine.

-Aquí tienes dinero y, por favor, que no se te olvide nada. Mis cachorros no han comido bien este último tiempo y merecen algo mejor -le susurró, pendiente de que nadie le escuchase.

Luego de pasarle la lista, Christa esperó oculta en la esquina fijándose que nadie reparase en ella… Nadie excepto un tipo sospechosamente atento a la posición de su escondite, un hombre de aspecto arrugado y débil, alguien dispuesto a dar información por unas pocas monedas. La cazadora empuñó el arco y apuntó al vagabundo con la cuerda tensa y la flecha preparada, pero ¿estaba lista para matar a sangre fría?


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Vie 1 Mar 2024 - 0:04}

Elyria miró a Christa con pena cuándo la escuchó hablar de sus mascotas. Lo que más quería ahora mismo es poder hablar con ella de todo esto. De su situación, de cómo demonios había acabado así, siendo perseguida por una secta y escondida en condiciones miserables. Si Loki y Kaia habían comido mal últimamente… No quería ni pensar en cómo lo había pasado ella. Una persona que estaba arriesgando su vida por sus mascotas. No le sorprendería nada que parte de sus raciones acabara en la boca da las leonas. Pero no había tiempo para hablar. Tenían que conseguir la comida y salir de aquí cuánto antes. Así que simplemente asintió con la cabeza, sin hablar innecesariamente, y se coló entre la multitud. Unos segundos después, entró a la tienda de manera perfectamente natural.

Se lo debería haber visto venir, o al menos el hecho de que fuese una posibilidad, pero había dos capas negras hablando con el dueño. Si exigir información con amenazas agresivas podía considerarse hablar, claro. Estaban buscando información sobre Christa, aunque por suerte, no parecían saber que había sido vista fuera de su escondite. Aún. Tenía cero dudas de que las noticias llegarían pronto. Por mucho cuidado que hubiesen tenido, habían llamado demasiado la atención en las zonas marginales. Bueno, en las zonas aún más marginales. No parecía una ciudad muy agradable en la que vivir ni en las zonas más ricas, con estos locos sectarios sueltos.

Pero tenía que mantener la calma. Actuar con normalidad. Evidentemente, con las continuas intervenciones del grupo, se había acostumbrado a las reacciones de la gente. Solo le faltaba imitarlas. Evidentemente, su actitud seria y autoritaria solo le buscaría problemas con esta gente. Así que hizo como que se asustaba y no quería estar allí, al mismo tiempo que presentaba una sonrisa claramente forzada. Llevó una pierna hacia delante, flexionando levemente la rodilla y tirando levemente de su falta para hacer una pequeña reverencia. Actuando básicamente cómo alguien con dinero, pero con claro respe—miedo por aquellos hombres.

Los capas negras la ignoraron al ver que no era nativa de la isla, lanzándole una mirada de asco. Sabía cuál era su lugar, pero aún así no dejaba de ser una sucia extranjera. Aunque una que venía a gastar dinero, y eso era lo único que le permitió avanzar a comprar lo que necesitaba. Ella no sabría nada, y cuánto antes se fuera, antes podían seguir usando esos métodos tan… convincentes, con el pobre dueño. Claramente tuvo que cambiar cosas de la lista. Llamaría demasiado la atención, y tenía que parecer que era comida para alimentar a personas. Al menos Christa también podría comer bien hoy.

Salió de la tienda, haciendo la misma reverencia, e inmediatamente su mirada fue a la cara de un hombre asustado, apunto de grit—

“¡Es ella, es ella, está aquí!” Consiguió gritar el hombre antes de ser golpeado en la cabeza por la espalda con una piedra. Elyria buscó a Christa con la mirada rápidamente. Los altercados así eran el pan de cada día, pero solo era cuestión de tiempo que las descubrieran y las cosas se pusieron muy feas. Encontró a la mujer, con su arco en dirección a donde estaba el chivato hacía unos instantes. Elyria suspiró y aceleró hacia ella. Dudaba que hiciese falta insistir en lo que tocaba hacer ahora.

“¡Joder! Debería haber visto a ese puto chivato a tiempo. Lo siento, pero ahora toca salir de aquí, sígueme,” dijo mientras se metía por los callejones.

Pero como era de esperar, por mucho que se supiese las calles, esta era la ciudad de sus perseguidores. Y no tardaron en toparse con varias patrullas. Se había corrido la voz más rápido de lo esperado, y venían en dirección a ellas en vez de seguir su camino rutinario.
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Sáb 16 Mar 2024 - 18:10}

No tuvo que haber dudado, debió haber disparado y acabar con el soplón. Si lo hubiera hecho, no habría puesto en peligro la huida de Puerto Arenas. Si lo hubiera hecho…

La repentina aparición de Ely la sacó de su ensimismamiento y echó a correr detrás de la marine, atravesando callejones sucios y en mal estado. Era difícil avanzar por los obstáculos y las personas que había, pero de alguna manera lo consiguieron hasta llegar a una calle más ancha y desolada. Había casas hechas de chatarra, o más bien chozas montadas casi una sobre la otra. Si una calle como esa estaba tan desocupada, solo podía significar una cosa: los capas negras estaban allí.

El ejército del Páramo, o más bien los perros falderos del ex Consejo Nacional, estaba conformado por hombres despreciables y crueles, pero increíblemente leales. Eran conocidos por ser combatientes brutales y por sus castigos sanguinarios, y en el último tiempo habían popularizado la “Caravana de la Muerte”. Tanto hombres libres como refugiados temían a los capas negras. Por supuesto, eran más que solo un muñeco de recibir golpes y hacer brillar al protagonista de turno. Aquellas bestias en cuerpos humanos, vestidas completamente de negro, estaban entrenadas para dar muerte y mantener el orden en el Páramo.

Una patrulla compuesta por cinco soldados divisó a las fugitivas, y cuatro de ellos se aproximaron a toda velocidad en un intento de detenerlas. Christa generó un campo magnético mediante la Sinfonía Elemental, Inducción Electromagnética y sintió los hilos magnéticos provenientes de las espadas y armaduras enemigas, incluso sintió los diminutos cristales de magnetita y otros minerales magnéticos entre la arena. Llevó su mano a la bolsa en la cintura, sacó un frasco y apuró el contenido. Necesitaba acabar rápidamente con los perros del Páramo.

-¡Captúrenlas! -gritó uno de ellos.

Levantó los fragmentos de magnetita como si de alguna manera pudiera manipular la arena. Los soldados se alertaron y levantaron la guardia. Christa lanzó los fragmentos de cristal y los usó como esquirlas afiladas, cortando los rostros de sus víctimas y causando que el material se introdujera en los orificios de la nariz, oído y boca. No era un método glamuroso ni atractivo de acabar con un hombre, mucho menos una forma de impresionar a Ely, pero era efectiva y les permitiría ganar algo de tiempo para escapar.

O eso pensó Christa.

Del otro lado de la calle, se aproximaba un pelotón de capas negras acompañados de unos pocos adoradores de Sett. Debían ser importantes como para permitirles acompañar a los soldados en una misión de captura. Como sea, estaban en problemas. Si Isara estuviera desde el cielo protegiéndole, se sentiría más segura, pero en ese momento solo contaba con sus propios poderes y con Ely.

-No deberíamos luchar, no en este momento -le dijo a su compañera, todavía molestando a los capas negras con la nube de cristales-. Busquemos la manera de escapar y llegar al refugio, allí estaremos seguras.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Lun 18 Mar 2024 - 18:27}

Elyria llevó la mano a la empuñadura de Khione, preparada para cubrir a Christa, o ayudar de ser necesario. Aunque ahora mismo estaba mejor aquí, no quería ir al frente y dejar la espalda de la mujer al descubierto de cualquier atacante un poco sigiloso. Y de paso, para ver en qué estado estaban las habilidades de Christa actualmente. Después de todo, llevaban un año sin verse. Si había estado escondida y encerrada todo este tiempo… Podría ser perfectamente que fuese más débil.

Pero no. Ni mucho menos. No entendió mucho de lo que había hecho, pero fue bastante impresionante. Aunque no lo suficientemente impresionante como para suprimir su mueca de desaprobación en su cara hasta ahora seria. Demasiado dolor innecesario, no hacía falta que fuese tan sangriento. Ella prefería muertes rápidas e indoloras. Pero no era el momento para hablar de la moralidad de los ataques de la princesa. Ni Elyria era nadie para juzgarla. Con o sin dolor, ella también era una asesina. Y necesitaban salir de allí cuánto antes.

Unos instantes después, otro grupo entró por el otro lado. Elyria desenvainó a Khione, poniéndose en posición defensiva, protegiendo a la princesa mientras terminaba con acabar con sus enemigos. Estaba preparada para lanzar su primer ataque, cuándo escuchó a Christa. Tenía razón. Aunque acabaran con este segundo grupo, ahora que se había corrido la voz de alarma, seguirían llegando soldados. Y ellas eran solo dos mujeres contra el ejército de una isla. Era inviable. Había que escapar.

Rápidamente, pegó un taconazo en el suelo, levantando un grueso muro de hielo entre ellas y los recién llegados, justo a tiempo para frenar los disparos. Entonces cogió a Christa en brazos, cargándola en su espalda en unos segundos. “¡No preguntes, no hay tiempo!” Gritó con urgencia antes de usar su Sky Walk, ayudándose del apoyo de las paredes y ventanas para saltar con ella al tejado del bloque, a unas tres plantas de altura. Miró a su alrededor, viendo que nadie les seguía—aún—y giró la cabeza para mover a Christa. “Lo siento, querida, pero eres demasiado lenta. Hemos ganado unos segundos, pero dudo que tarden mucho más en alcanzarnos si no salimos de aquí ya.”

Y se puso a correr y saltar de un tejado a otro. Elyria moderó su velocidad, después de todo, era mucho más agotador correr con ese peso en la espalda. Y tenía que poder aguantar lo suficiente, no sería muy útil si acababa inutilizada por el agotamiento. Mientras corría, seguía pensando por donde bajar. Correr por los tejados sería más difícil alcanzarlas, pero también era cómo hacerlo con una bengala luminosa, indicando donde estaban. Así que saltó en un callejón, moviéndose unas cuantas calles para perder a sus perseguidores antes de dejar a Christa en el suelo.

“Lo siento, pero era necesario…” Susurró mientras jadeaba levemente por la falta de aire. Definitivamente llevar todo ese peso era agotador. Ahora solo falta que no nos encuen—”

Ni siquiera pudo terminar la frase cuándo aparecieron soldados de los dos lados. No parecían los más importantes ni fuertes del cuerpo, pero las tenían contra la espada y la pared, rodeadas.

“¡Matad a la puta pelimorada! A la fugitiva dejadla viva si no quereis que ellos nos corten el cuello. Aunque algo de dolor inevitable…” Dijo el que parecía ser el líder del grupo con una sonrisa asquerosa.

Y mientras lo hacía, el resto se preparaba para disparar. No tenía tiempo para levantar dos muros de hielo, y esquivar en una calle tan estrecha estaba fuera de la ecuación.

Las armas estaban arriba. Sudor caía de la frente de Elyria en esos instantes en los que apenas tenían tiempo a reaccionar. Sus dedos se acercaban a los gatillos. Iban a dispa—

Rayos negros salieron de los ojos de la Marine, y al momento, todos sus atacantes se quedaron congelados a mitad de sus ataques. Y cayeron inconscientes al suelo. Joder… Por los pelos. El control de esta mierda se me sigue escapando de las manos, pensó mientras observaba los cuerpos inertes de los soldados. Pero no había tiempo para contemplaciones, estaban cerca del refugio, solo un poco más.

“Vamos, ya no queda nada,” le dijo a la princesa, sin gritar pero en un tono firme. Aunque no sabía qué diferencia haría. Aún si nadie las escuchaba, había una pila de soldados inconscientes en el suelo. Llamaba un poquitito la atención cuanto menos.
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Mar 19 Mar 2024 - 0:05}

Si otra persona le hubiera tomado con la confianza que Ely le tomó, habría actuado como una gata arisca y agresiva, habría atacado con garras y colmillos cual bestia enfurecida. Sin embargo, entre ellas dos había una confianza que, por mucho tiempo que pasara, no decaía ni perdía su esencia. Christa se dejó tomar y se acomodó en la espalda de la marine, notando lo fuerte que se había vuelto. Simplemente podía sentirlo, no era como si tuviera un argumento racional que apoyara su idea, pero, como en casi todo, la cazadora se dejaba guiar por su instinto.

¿Hizo falta que Ely llevase a Christa en su espalda, sabiendo que eso le cansaría? Pues no. La cazadora había aprendido unos cuantos trucos y, de alguna manera, podía volar. Técnicamente era una fuerza de atracción y repulsión en equilibrio que le permitía mantenerse suspendida en el aire o impulsarse como una bala por el viento, solo necesitaba un poco de metal cerca para poder hacerlo y no cansaba tanto como usar las piernas para correr.

Ely corrió apresuradamente por los tejados de las casas de Puerto Arenas y no cayeron solo por suerte, pues el deterioro era notable.

-No, no era necesario, pero se agradece el paseo -respondió Christa con una sonrisa juguetona, mientras flotaba en el aire como un globo atado al suelo-. En este último tiempo he aprendido un montón de cosas interesantes, ¿sabes?

Al instante, aparecieron soldados vestidos de negro y rodearon a las fugitivas. Ordenaron matar a Ely, provocando la furia de Christa. La cazadora los fulminó con la mirada como diciéndoles que se atrevieran a dar un paso hacia ellas. Estaban por disparar cuando su compañera actuó, liberando unos misteriosos y llamativos rayos negros por los ojos que paralizaron de miedo a los enemigos. Fue una cuestión de segundos, pero para Christa pareció una situación que duró minutos eternos. Esa fuerza indudablemente poderosa la había sentido antes… De alguna manera, le recordaba a su madre, a su padre, a su “tío” Ivan Markov…

-¿Qué has hecho, Ely? -le preguntó con ganas de querer saber la respuesta ya mismo, pero era consciente de la situación en la que estaban-. Tendrás que contarme luego.

Echaron a correr una vez más y, después de tomar varias rutas alternativas para despistar a los soldados, acabaron en un sitio apartado de los demás. Había casas destartaladas y a medio derruir en los alrededores, un montón de vagabundos bebiendo alcohol en los callejones y consumiendo hiedra roja, y ningún capa negra a la vista. Christa se acomodó la capucha de la capa mágica y ocultó su rostro bajo ella, solo entonces le hizo una seña a Ely para que le siguiera.

Cruzó la calle de manera apresurada y sin mirar atrás, su corazón latiendo acelerado y notando cómo la ansiedad subía. Se calmó cuando atravesó el portal y se encontró en una galería sucia, húmeda y abandonada. Luego de corroborar que no hubiera nadie siguiéndoles, buscó las escaleras ubicadas al fondo y detrás de un montón de cajas que apestaban a orina. Descendió la escala de piedra y acabó frente a una puerta de metal oxidado, golpeó cuatro veces como le había dicho Vladimir y esperó los dos minutos que habían acordado. Finalmente, la puerta chirrió y un hombre imponente apareció tras ella: rubio, alto y con una cicatriz en el rostro.

-Has tardado… ¿Todo bien? -preguntó el líder de los rebeldes y miró hacia atrás, notando a Ely-. Vaya, has traído a una amiga. Si has decidido traerla, debe ser confiable. Mi nombre es Vladimir -se presentó y estiró la mano para saludar a Ely-, para muchos soy el que lidera la revolución en el Páramo, pero entre nosotros solo soy un hombre que tiene la suerte de rodearse de gente muy capaz y brillante.

-Siempre tan modesto, ¿eh? Ya habrá tiempo para presentaciones, será mejor que entremos -se apuró Christa-. Nos están buscando, Vlad.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Lun 25 Mar 2024 - 1:41}

Elyria sonrió dulcemente cuándo la princesa se quedó flotando en el aire. O todo lo dulce que podía ponerse mientras escapaban de ser capturadas por un grupo sectario.

“Impresionante, querida. Pero no teníamos tiempo para discutir, no quería arriesgarme,” dijo tranquilamente. Hasta que esos hijos de puta las rodearon.

Tras el despliegue de su haki del rey, no pudo evitar mostrarle una sonrisa orgullosa ante su reacción. “Ojala lo entendiese todo lo bien que debería. No sé ni explicarlo la verdad…”

Finalmente, llegaron al codiciado refugio. Y con una bienvenida del líder de los revolucionarios del páramo, ni mucho menos. Y Vladimir claramente tenía un aura y una presencia dignas de su posición. Lo miró de arriba a abajo, y clavó su mirada penetrante en sus ojos, evaluándolo y manteniéndose firme mientras tomaba su mano con educación.

“Es un orgullo conocerlo, Vladimir. Espero poder ver en primera persona a esa gente tan brillante. Mi nombre es Elyria Priscraft, estoy aquí para ayudar a escapar a Christa,” respondió en un tono firme. Dejando claro que no se dejaría pisar, pero sin intentar ponerse por encima de él. Obviamente, no le dijo que era marine. No sabía cuáles eran sus ideales, mejor ahorrarse un posible disgusto.

Sin mucho más tiempo para presentaciones, entraron al refugio. Caminaron por los túneles, bajando cada vez más, y tras unas palabras, Vladimir tuvo que irse un momento, probablemente para informar de su llegada. Y de que habían visto a Christa y los sectarios estarían pululando por la zona. Pero tendría un rato a solas con ella.

Entraron a la habitación donde se estaba quedando, y no pudo evitar sonreir al ver a Loki y Kaia. Les había echado de menos. Así que se agachó a acariciarles la cabeza y el pelaje, antes darles algo de la comida que habían comprado, entregándole el resto a la princesa. Luego se sentó en el suelo, apoyando la espalda contra la pared, y clavó la mirada en los ojos de Christa. Una mirada rota y de dolor.

“Me gustaría hablar de cosas bonitas, ahora que nos hemos vuelto a ver. Pero tengo que quitarme esto de encima cuanto antes, Chris. Necesitas… Necesitas saberlo.”

Tomó aire, respirando profundamente. Esto no era nada fácil.

“Zero está muerto. No pude… No pude salvarlo, Chris. No fui lo suficientemente fuerte. Pasaron muchas cosas desde que te fuiste. Todos esos niños, la revolución en karakuri, siendo masacrada en la persecución de un hombre. Un hombre que fuí incapaz de salvar. Un hombre que acabó dando su vida por mí. ¿Cuánta gente ha muerto en vano por mi incompetencia, Chris? Al final me cargué al hijo de puta del legionario que lo mató,” dijo con rabia, y luego volvió la tristeza. Elyria buscó apoyar la cabeza en el hombro de su amiga, sin secarse las lágrimas. “Acabé con él al despertar ese… poder. Haki del rey lo llaman. Aún no lo domino todo lo que me gustaría, es como tumbé a esos capullos en el callejón.” Elyria apretó el puño, enfadada. Normalmente no mostraba estos sentimientos delante de otras personas. Pero Christa era especial.

“Al menos pude salvar a su hija. Tiene poco más de un año y ya ha perdido a sus dos padres… Lo menos que pudé hacer por Zero es encargarme de cuidarla y protegerla. Está a mi cargo, en San Poplar. Una amiga y una niñera la cuidan mientras estoy trabajando. O viniendo a buscar a una idiota,” logró bromear, buscando algo para distraer su mente.

“Lo siento por joder el ambiente. Pero necesitaba que lo supieras. Tú luchaste conmigo por salvar a Zero. Y os he fallado a todos.”
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Mar 2 Abr 2024 - 20:19}

La noticia de la muerte de Zero acabó por tumbarle en el suelo, el mundo distorsionado y zumbando ante ella. Un hombre había muerto por querer hacer el bien. Una niña pasaría toda su vida sin conocer a su padre, solo sabría de él lo que le dirían las personas que tuvieron la suerte de haberlo visto. Tampoco era un santo ni merecía una estatua, pero al menos fue un hombre que buscó la redención y pagó el precio con su vida. Era una noticia devastadora que le hacía pensar en aquellos que perdería en busca de sus ambiciones: recuperar Lëxius tendría costos muy altos, pero Christa estaba dispuesta a pagarlos.

-¿No crees que el ambiente es perfecto para contar desgracias? -respondió Christa, forzando una sonrisa, su mano buscando la de Ely-. Entiendo que te sientas culpable, pero si Zero dio su vida por la tuya, tendrás éxito siempre que vivas. Tendré que conocer a la hija de Zero algún día, espero que no demasiado tarde. Además, es como si fuera tu hija también, ¿no? Si me permites un consejo, visítala regularmente para que te sienta cercana.

Quedarse en la Marina y viajar por el mundo, ya sea haciendo el bien o cumpliendo su deber como militar, era una falta a la promesa de cuidar a la niña. Ely no estaba ahí, sino en el Páramo. Había dejado a una buena amiga y a una niñera para su cuidado, pero la persona que sería su madre estaba ausente. Por supuesto, agradecía la presencia de su amiga en un momento de desesperación como ese ni podía reprochar su sentido del deber. La cuestión era cuánto más.

-Así que la has estado pasando mal… Ya somos dos -comentó Christa, su cabeza apoyada en la pared-. Los fanáticos religiosos que nos buscan creen que soy la elegida que salvará al Páramo de la destrucción, ¿puedes creer esa estupidez? No sé cuál es la historia que esta gente se ha inventado, pero se toman muy en serio las cosas. ¡Tuve que atravesar el maldito desierto lleno de mutantes asquerosos, huyendo de los fanáticos y terminé en la trampa de un traidor, maldita sea! Tengo razones para estar furiosa, Ely, pero no lo estoy. Intento no estarlo. Incluso estuve en la cárcel… Hasta que los rebeldes me rescataron porque, casualmente, su líder casi compartía celda conmigo, aunque también tenía mi plan para fugarme. Tenemos que llegar a las Ciudades Hermanas, es la única forma de escapar del Páramo -resumió los últimos meses, obviando detalles importantes como la invasión mutante a la capilla o el intento de violación.

Ahora sentía que estaba al día con Ely, su presencia era como un rayo de esperanza entre el mar de sombras de la desesperación. Estaba acorralada y dependía de que los traficantes le pudieran sacar de Puerto Arenas.

De pronto, Vladimir irrumpió en la habitación con gesto de preocupación, Hiroshi, Amara y otros rebeldes siguiéndole a su espalda.

-Estamos en serios problemas, Chris. El Arzobispo llegará mañana y como la seguridad de la ciudad ha aumentado los traficantes tardarán cinco días en sacarnos a las Ciudades Hermanas -anunció Vladimir y de inmediato un hombre cerca de los cincuenta, rechoncho y enano, dio un paso hacia el frente con porte autoritario.

-¡Estamos jodidos porque consientes demasiado a la mocosa, Vladimir! -le regañó el hombre, una escopeta descansando en su espalda-. ¡Saliste a buscarle comida a tus malditos perros y dejas tus estúpidas huellas en el camino para que las sigan, genio!

Christa frunció el ceño y enfrentó al hombre pequeño con la mirada, haciéndole retroceder a pesar de su carácter avasallador y grosero.

-No he dejado ninguna huella ni nos encontrarán -aseguró Christa-, e igual estaríamos en problemas. ¿Qué opciones tenemos?

-Pocas -respondió Vladimir e hizo un silencio de suspenso-, pero las suficientes. Seguiremos la ruta inicial confiando en que pasaremos desapercibidos y nos descubren, no nos quedará de otra que pelear contra ellos. Solo yo tengo permitido enfrentar al Arzobispo, ustedes huirán al primer contacto visual. El objetivo en mente debe ser llegar al barco y no detenernos en cada posible pelea. -Vladimir se dio la media vuelta y caminó al pasillo, pero de pronto se detuvo-. Usa estos cinco días para calmar la mente, Chris.


¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] YOJLjAt
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {Dom 7 Abr 2024 - 0:23}

Elyria no pudo evitar suspirar ante los comentarios de Christa sobre Anastasia. La hija de Zero podía, en efecto, considerarse hija de Elyria. Adoptiva, pero sí. Con sus dos padres biológicos muertos, a la pobre no le quedaban muchas más opciones. Pero joder, no era para nada facil. Ella intentaba pasar todo el tiempo posible junto a ella, cuidándola, pero era jodido compaginarlo con su trabajo.

“Lo sé, querida. Por desgracia, lo sé. Es una mierda. Por culpa de esas ratas, no puede disfrutar de su verdadera familia, y ahora yo soy lo que tiene. Nunca me había importado morir siguiendo mis ideales, ¿pero ahora? ¿Puedo permitirme hacerle eso de nuevo a Anais? No podría perdonármelo, ¿no crees? Pero sí. Intento pasar tiempo con ella. He movido cosas del trabajo para poder pasar más tiempo del habitual en San Poplar. Pero el deber me llama, y hay cosas demasiado importantes que hacer. Cosas que no puedo ignorar. Como noticias de cierta princesa encerrada en una isla llena de sectarios. Dale las gracias a tus amigos de la banda.”

Ante la historia tan devastadora de Christa, la marine no pudo más que darle un abrazo. Si que lo había estado pasando mal, como se temía. ¿Qué cojones le pasaba a la puta gente de esta isla? Esas ratas… Pagarían por hacerle daño a su amiga. No permitiría algo así, no lo haría.
“Joder, Chris, lo siento… Debe haber sido duro llegar hasta aquí. Aunque cuándo vine, me temía haber llegado tarde y que ya estuvieses muerta… Me alegro de que al menos no sea el caso.” Suspiró. “Me alegro de verte, cielo, aunque sea en este estado de mierda.”

Elyria se levantó y se puso firme cuándo entró Vladimir. No podía permitirse que la viesen tan vulnerable cómo estaba ahora mismo. No pensaba que las fueran a interrumpir tan pronto, la verdad. Las palabras del otro hombre le hicieron lanzarle una de sus miradas penetrantes. Y tal vez un pequeño toque de atención con su haki del rey. No le afectaría en nada, pero notaría su fuerte presencia claramente. Hizo lo mismo con Vladimir, con más fuerza, aunque con un claro respeto. No asco cómo con el otro idiota. Seguro que no había tenido seres queridos en su vida.

“¿Quién demonios es el arzobispo, y por qué dejártelo a tí, Vladimir? Puedo sentir tu fuerza, pero estoy segura de que puedes hacer lo mismo conmigo. ¿Qué tan fuerte es ese hombre?”

En cualquier caso, cuándo se volvieron a ir, Elyria miró a Christa a los ojos mientras acariciaba el pelaje de las leonas tranquilamente. “Tiene razón, Chris. Deberíamos estar calmadas si queremos que todo salga bien. Supongo que ya hicisteis los planes al detalle, así que cuéntame. ¿Y cómo hiciste ese truco tan chulo de flotar en el aire? Tenemos mucho de lo que hablar. Algo un poco menos… deprimente.

Pasaron los días, y llegó el momento de salir de allí de una maldita vez. O de intentarlo. Dudaba seriamente que no fuesen a haber problemas, si la fama de esos putos locos sectarios era correcta. Y con el historial que tenía con Christa… Parecía que atrajesen los problemas cuándo estaban juntas. Y separadas, pero juntas se multiplicaban. Era casi cómo si fuesen las protagonistas de una macabra historia.

“¿Estas lista?” Le preguntó antes de darle un beso y caminar en dirección al lugar de encuentro con los revolucionarios. “Prepárate para unos días moviditos.”
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] Empty Re: ¿Cuál es el precio a pagar? [Privado][Pasado] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.