Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Zuko Sáb 21 Mar 2020 - 20:20

—¿Y dónde quiere que pongamos las flores mientras tanto? —preguntó el trabajador.

—Ah... No lo sé, déjame pensar... —respondió el marine.

Iba vestido con su uniforme típico de color azul, sin embargo llevaba una prenda más que llevaba tan solo debido al lugar que se encontraba: Un turbante. No era un turbante ciertamente lujoso ni nada por el estilo, pues simplemente era un trozo de tela azul sujeto a su cabeza que colgaba sobre sus hombros cubriendo su pelo y protegiendo su cabeza del sol. El dragón les había insistido que no lo necesitaba, que era capaz de resistir el calor, que incluso era inmune al mismo, sin embargo le insistieron. Le dijeron tantas veces que se lo habían hecho a él expresamente del color de su uniforme que hasta se sentía mal de rechazarlo. Además, Lara le insistió.

—Guardadlas bien en aquel baúl —dijo Lara, sacando a Zuko de un apuro como hacía siempre—. Procurad que no se llenen de arena.

—Recuérdame que hago aquí... —le dijo el dragón a su compañera mientras se llevaban las flores.

—Porque estás demasiado metido en misiones complicadas. Algo más relajado te vendrá bien.

Zuko suspiró. Sabía que en el fondo la rubia tenía razón. Le habían mandado ser representante de la marina y supervisor de la preparación para un desfile del festival anual de Arabasta en el que preparaban un desfile que representaba la belleza y cultura del país. Normalmente el gobierno no quería meterse en ese tipo de cosas, pero aquella vez parecían querer fortalecer los lazos con el reino de la arena, así que mandaron su ayuda en forma de dragón. Sin embargo, el vicealmirante era incapaz de escapar del estrés. Se suponía que debería haber aparecido ya un domador con un león al cual le adornarían la melena de flores y lideraría la marcha de una de las carrozas del desfile, pero todavía no había llegado. Agradecía más que nunca tener a Lara con él.

—Disculpe —dijo un hombre vestido con una sotana y un turbante blanco, que hizo a Zuko girarse para verle—. Usted es de Shimotsuki, ¿verdad? Mi primo segundo es de allí, a lo mejor lo conoce. Es que un primo de mi padre se casó con una de su isla, ¿sabe? Y mi primo segundo es así como mitad usted y mitad yo.

—¿Perdón? ¿Shimotsuki?

—Si, ya sabe. Seguro que es de allí, sus ojos son... ya ve. —Se puso un dedo en la comisura de cada ojo y estiró los párpados, como haciendo una imitación algo ofensiva de los ojos del marine.

—No es de Shimotsuki, si nos disculpa estamos muy ocupados —dijo la rubia, ahuyentándolo.

El hombre se marchó ofendido. Zuko empezó a caminar en silencio hacia una tienda de tabaco arabastense que allí se encontraba, pero Lara lo detuvo cogiéndolo del cuello de la chaqueta, para después darle un parche de nicotina.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Dom 22 Mar 2020 - 1:41

-M-mi señora…- Esa conocida palabra hace que alce una ceja, pero sus orbes de esmeralda enseguida callan las palabras de todos los de aquel mercado. Cualquier estúpido sabe quién es ella, todos en Arabasta reconocen ese rostro, esos orbes del color de piedras preciosas, esa piel blanca como la seda. Zaina Nitocris, la hija del Visir, la misma que desobedeciendo las órdenes de su padre había escapado hacía ya varios años.

Algunos pensaban que quizás había vuelto a casa, pero al ver la calma de la mujer y el hecho de que viniera sola, quitó la duda de sus cabezas. Si es que a su compañía felina podía considerarla soledad, claro estaba. Como una mujer nacida en Arabasta, estaba acostumbrada al sol abrasador, y caminaba por cada pequeña calle como si fuera suya.

Como si aquel fuera realmente el reino que le pertenecía al fin y al cabo.

-No estaremos demasiado tiempo por aquí, si se enteran vendrán a molestarme.- Rodó los ojos de forma suave, mientras su marcha continuaba, buscando algo interesante en algún que otro puesto.

Escuchó un pequeño rugidito, mientras Jade empezaba a darle pequeños toques en el hombro. La mujer de cabello de ébano perfectamente trenzado se giró, mirando a su mascota con algo de duda, entonces se enderezó y volvió a gruñir de nuevo. La dama giró sobre sus talones, mientras Mustafá y Rouge parecían prepararse, cuando la muchacha divisó lo que sus mascotas, pasó lo inevitable.

Esa sonrisa traviesa, retorcida y animal pintó sus labios, dejando que sus colmillos se asomaban entre sus labios.

-Oh… Lindos marines con los que jugar.- Las palabras de la mujer solo llegaran a oídos de sus felinos, y enseguida la dama de Arabasta se puso rumbo a su destino. Vestida con aquella falda negra, de un material similar a la seda, suelta y ondulante a cada paso, con pequeñas monedas de oro en los extremos, aquella corta y bastante sugerente parte superior. En su hombro una fina tela del mismo acabado vaporoso parecía envolverse.

Una mujer importante, joyas, oro y dinero, dos mascotas demasiado llamativas y una sonrisa suave y tranquila. Y diréis… ¿Dos?

Y es que el pequeño Rouge, el caracal de apenas un par de meses había iniciado su pequeña misión de inspección, y cuando el Vicealmirante y demás, se dieran cuenta, el pequeño gato se quedaría mirandoles. Un pequeño y suave maullido, un gesto suave mientras ladea la cabeza y Zaina lo sabe.

Ese bribón es capaz de engatusar a las piedras.

-Rouge querido, ¿Qué haces molestando a los Marines? – La mujer les mira, sonriendo de forma suave, relajada, mientras se agacha a recoger al pequeño caracal de pelaje naranja y ojos brillantes.- Lo lamento, este enano… Muy curioso a esta edad.- Jade y Mustafá se colocaron de nuevo detrás de ella, y la dama dejó al pequeño a lomos del inmenso guepardo blanco.

-¿Puedo ayudarles en algo? Quizás necesiten un guía por esta zona…
- Y Jade bufa, y Zaina la mira con cierto reproche por ese gesto. Sabe de sobra que tiene un pésimo sentido de la guía y la orientación, pero maldita sea, para eso tiene a la gata.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Dom 22 Mar 2020 - 19:36

—Solo un cigarrito.

—No.

—Y lo vuelvo a dejar, por fa.

—He dicho que no.

—El último, de verdad de la buena.

Un maullido los interrumpió. El marine bajó la mirada para ver a un gato de pelaje rojizo, bastante curioso y extraño. Nunca había visto un animal como ese y no sabía si era autóctono de Arabasta. Después de todo, la única otra vez que estuvo en esa isla Dexter le demostró lo mucho que le queda por aprender todavía. Una femenina voz llegó a sus oídos, claramente hablando con el animal, y Zuko alzó la mirada. La mujer que tenía delante era, sin duda, de buen ver. Miró un segundo a Lara y, para si mismo, se preguntó por qué a la teniente no le habían dado un vestido así mientras estaba en la isla. Seguramente se habría estresado menos. Sacudió un poco la cabeza, quitándose ese pensamiento. No, la teniente trabajaba muy duro y estaba haciendo eso por él, no podía pensar en eso.

—Ah... Hola —contestó a la mujer cuando les habló directamente. Fue entonces cuando se dio cuenta de los enormes animales que la acompañaban y se acordó—. Oh. ¡Oh! ¿Es usted la domadora que esperábamos?

—Esto... Que yo sepa era un hombre...

—No, teniente, estoy seguro de que es ella —contestó recuperando algo de energía en su habla—. Mi nombre es Zuko, soy vicealmirante. Estoy aquí... Esto... Supervisando un poco la preparación del desfile para la... ¿Cómo se llamaba esto?

—El festival anual de Arabasta. No es tan difícil, vicealmirante.

—Ya, ya. ¿Puedes ir a buscar las flores, teniente? Gracias —dijo el vicealmirante.

Lara abrió la boca, dispuesta a decir algo. Sin embargo, simplemente frunció el ceño y empezó a marcharse. Y, aunque Zuko no lo notó, antes de irse su expresión cambió a una de tristeza. El vicealmirante miró al león que acompañaba a la bella mujer. Era grande, sin duda, pero no sabía como de grandes solían ser los leones porque nunca vio uno. La única vez que se enfrentó a un felino medía cinco metros, tenía seis patas y le arrancó el brazo. Finalmente Lara volvió con la cesta de flores. Zuko alzó la mano, buscando llamar la atención de los trabajadores a su alrededor.

—¿Alguien quiere ponerle las flores al león? —Ninguno pareció querer prestarse voluntario—. Bueno, lo haré yo —dijo cogiendo la cesta y acercándose a la domadora—. Ciertamente, me alegro de que usted vaya a liderar el desfile junto al león. Al menos la primera vista será bonita.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 23 Mar 2020 - 21:44

Con los brazos cruzados, una mano en el mentón, un pestañeo suave, tranquilo y delicado marcado por la incredulidad. Aquel hombre estaba haciendo lo que le daba la gana, incluso cuando aquella mujer no paraba de decirle las cosas más obvias.

Se quedó tranquila, viéndole mandar de un lado a otro, y la mujer de ojos como la esmeralda lo vio preguntas, ella simplemente sonríe de forma felina.- Zaina Nitocris… Soy la hija mayor del Visir Nitocris.-Una reverencia, elegante, noble, con aquel encanto animal, exótico y casi erótico que tiene ella.

Antes de sonreír mostrando sus traviesos colmillos de gata.

-Lamento decirle que no soy su domadora, hace años que no abro el festival con mis pequeños amigos.-  Nota al hombre acercarse a Mustafá. El gran león es bastante tranquilo, por eso se limita a inclinar la cabeza con cierta curiosidad en la cesta de flores que tiene delante. Comienza a olisquear tranquilamente, antes de empezar a moverse alrededor del marine, y rugir con cierta queja. No le había acabado de convencer el color de las flores.

La mujer no puede evitar reír de forma divertida, acercándose al león para rascarle la desordenada melena.- Tranquilo, ya sé que no son de tu tono favorito, pero el amable marine estaba dispuesto a peinarte, con lo difícil que es.- El león ahogó un quejido felino, mientras empieza a rascarse la oreja con la pata, y ante el desconcierto de todo marine, la mujer solo lleva la mano a su cadera.

Hay gente que ya se ha inclinado ante su presencia, pero ella simplemente está tan tranquila como siempre. Sabe de sobra que su familia se iba a tirar de los pelos en cuanto supiera que había estado en Arabasta, pero era de esas cosas que no había podido evitar.

Aquel hombre seguía vivo.

-Tengo una mascota muy coqueta, pero le ayudare con gusto a buscar al domador que tienen que buscar.-  Hizo un gesto al inmenso leopardo de tonos blancos, dejando que esta se apoyara sobre su hombro, mientras su ama la rascaba.- Encontraremos su rastro fácilmente, Jade es la mejor rastreadora de estos lares.- La inmensa felina soltó un rugido por el gusto, las palabras de su ama y la felicidad. Le gustaba sentirse importante después de todo, y todo el mundo la estaba mirando tanto como miraba a su ama.

Sería divertido jugar con un hombre tan distraído, aunque la mujer de su espalda podría suponer un problema. La mujer no puede evitar guiñarle un ojo a la ayudante de aquel hombre, esperando como siempre sacarlos de su zona de confianza. El que fuera una noble influyente, no, el que fuera la hija del segundo hombre más importante de Arabasta, cambiaba bastante las cosas. Aunque para ella había sido lo de menos.  

Lo importante era seguir con aquel divertido encuentro, mientras sus animales disfrutaban de curiosear a los marines. Después de todo, hacía bastante que no tenían el honor de encontrarse con ninguno de ellos.

Al menos no, mientras estos siguieran vivos y respirando.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Mar 24 Mar 2020 - 2:50

—¿Ah? Oh... —el marine volvió a guardar la flor que ya tenía sacada en la cesta.

Sí, ciertamente ya le habían dicho que el domador era un hombre. ¿Cómo había podido confundirse así? Debía ser el estrés... O las ganas de fumar. O tal vez ambas cosas. Miró al león que lo rodeó, al parecer sin tener muchas ganas de que le pusieran flores en la melena. El dragón no quiso molestarle más, pues no quería que le mordiese y tener que explicarle a una mujer enfadada porque su gato había perdido los dientes. Fue entonces, cuando en su distracción, había terminado de procesar la presentación de Zaina. Una noble. Se había cruzado con una noble. No solo eso, la había confundido con una trabajadora cualquiera. Se llevó la mano a la cara con un sonoro "plas", pensando en la bronca que le iba a caer como aquella mujer decidiese quejarse, sobre todo en una misión que se suponía servía para fortalecer los lazos entre Arabasta y el Gobierno Mundial. Sin embargo, parecía bastante divertida con el asunto.

—Ciertamente, sí, tal vez la ayuda de su... am... ¿Qué es eso? ¿Un lince? Lo siento, no sé mucho de gatos... —dijo intentando rascarse la nuca. Chasqueó la lengua molesto por el turbante y simplemente se lo quitó, dandóselo a la teniente—. Lo siento, no puedo llevar esto más, es incómodo. Yo que sé, diles que no quería que se ensuciase o algo así. ¿Puedes seguir supervisando esto? Yo me iré a buscar al domador con su alteza.

La teniente cogió el turbante y lo miró, en silencio. Después miró a la mujer. Zuko sonreía, mirando a la que era su subordinada pero, sobre todas las cosas, era su amiga. Su gran amiga. Sabía que estaría allí para él si la necesitaba y él estaría allí para ella si lo necesitaba. Finalmente, la teniente asintió, aunque un poco molesta. Se giró y se fue sin dar palabra. La sonrisa del vicealmirante se borró, dejándolo con rostro confuso. Normalmente, la teniente era una chica bastante jovial que siempre lo llevaba de un lado a otro, ayudándolo a organizarse como él no sabía hacer. Y siempre, siempre estaba dispuesta a tomar un helado. ¿Qué le pasaba?

—Que... raro... —Agitó la cabeza. Ya pensaría en ello más tarde. Giró sobre sus talones y miró a Zaina, procurando no ser descarado y centrarse de más en ciertas zonas de su cuerpo. Debía mantener buena impresión y, aunque la noble era de hermoso porte, no debía pasarse—. Y... ¿Cómo nos podría ayudar Jade?
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Jue 26 Mar 2020 - 2:17

No vamos a negar lo obvio, el hecho de que la gata se estuviera divirtiendo con todo aquello, con una suave sonrisa en los labios. Asiente calmadamente ante el gesto de bochorno del marine, y se limita a dejarle hacer, quitándose aquel turbante.- Es un Caracal del desierto, solo se ve por esta zona, es normal que le resulte extraño.- Mimando al pequeño felino, dejando que se regodeara en su abrazo.- Tienen muchas curiosidades que poca gente sabe.- Sonriendo de forma tranquila, mientras mira a aquella pareja tan peculiar de marines.

Le dice a la mujer que irá con ella, y Zaina no puede evitarlo. La travesura se ve en sus ojos, mientras pasa de forma coqueta su brazo alrededor del suyo, mira a la mujer con una calma casi animal.- No se preocupe, prometo intentar traerlo de una pieza.- Le guiña de nuevo el ojo, antes de hacer que él se gire para mirar a la imponente felina, que sabe de sobra lo que su ama está intentando hacer.

-Si hay un animal cerca, ella podrá olerlo, es muy territorial.
- Ciertamente, en cuanto Jade empezara a ponerse a ello, encontraría rápidamente a cualquier animal que pudiera ser un reto para aquel territorio. Seguramente el domador tuviera machos, y ella era sensible a ellos tanto como ellos eran sensibles a ella.

La cosa era que podía suponer un problema para un domador novato el que su minina estuviera cerca.- Jade cariño, búscalos… ¿Quieres? –La gata ruge levemente, aceptando el pedido de su ama, comenzando a agazaparse en el suelo, empezando a caminar. Mientras la pelinegra tira suavemente del hombre, indicándole que es el momento de seguir a sus peludos camaradas.- No creo tardemos demasiado, pero cuénteme sobre usted vicealmirante.- Le mira, antes de hacerle aquella pregunta casual, buscando seguir la charla.- ¿Qué le parece mi tierra?

Mucha gente pensaba muchas cosas de Arabasta, pero a veces ese punto de vista era total y plenamente transformado en cuanto llegaban a aquel lugar. Ahora eso sí, la mujer quería saber cuánto tiempo iban a pasar en aquel lugar y haciendo que. Aunque supiera que tenían que ver con el desfile, ella estaba buscando la oportunidad para arreglar solita uno de sus problemas más molestos.

Estaba deseando ver la sorpresa en sus ojos cuando todo aquello empezara, pero aún no era el momento. Así que siguió caminando con el marine, tras haber molestado a la obviamente celosa acompañante.- Tiene usted una hermosa compañera… ¿Puede ser que ustedes? –Se notó la picaresca en sus ojos, en aquella curva de sus labios que dejaba uno de aquellos colmillos asomarse.

Era demasiado curiosa como para no preguntar.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Jue 26 Mar 2020 - 20:44

Para su sorpresa la mujer rodeó su brazo. Durante un segundo se sonrojó, pero enseguida lo achacó a que tal vez ese tipo de cosas eran normales en Arabasta. No le dio más importancia, aunque ciertamente, no le molestaba lo más mínimo tener a una chica tan guapa tan cerca. Aunque seguía preguntándose si a Lara le había pasado algo grave. Cuando todo aquello acabase hablaría con ella y miraría de invitarla a un helado, tal vez así le contaría lo que pasaba. Zaina tiró de él, en dirección hacia donde se habían ido los felinos, y el dragón se dejó llevar. La mujer entonces le preguntó que le parece su tierra, a lo que Zuko respondió pensando en que decir durante unos segundos.

—Es cálida. No estoy acostumbrado a tanta arena, pero... Es un sitio bonito. La gente es animada y despreocupada, hace un momento un tío fue un poco... racista. Se estiró así los ojos para imitar los míos, fue un poco incómodo, pero imagino que no sois todos así. En principio me quedaré hasta que termine el festival, a menos que me digan que hable con algún noble.

Fue entonces cuando la mujer le hizo otra pregunta. La pregunta. El dragón se sonrojó un poco, pensando. ¿Cómo podía pensar algo así? No, era imposible. Lara era solo su amiga y Zuko... no pensaba así de ella. Al menos no siempre, intentaba no hacerlo. Pero... ¿Por qué se sentía tan mal e incómodo tan solo por pensar en ello? Se rascó la nuca con la mano libre, pensando en como decirlo.

—No, la teniente Naion y yo solo somos amigos. Es decir... No sé. Hubo una vez que me lo planteé, pero... Es la hermana de mi jefe, el Almirante Koneko. Es decir... Yo la considero mi amiga, pero creo que ella solo me ve como un compañero de trabajo o un superior. Y además, se merece a alguien mejor que yo.

Esperaba que los animales encontrasen pronto al domador, pues no quería seguir pensando en ese tema. Al menos, no por el momento.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Sáb 28 Mar 2020 - 20:32

Le escuchó hablar, sonrojarse, dos veces si me permitir el apunte. Hablar de su tierra, de todo lo que se le pasaba por mente, hasta que llegaron al tema que le importaba.  Zaina alza una ceja, pensando que si aquel hombre era tan idiota como pensaba, o quizás era de esas raras personas que de verdad eran buenas. Arrugó su pequeña nariz, negando suavemente ante las palabras del marine.

La dama no le soltó en ningún momento, simplemente se quedó mirándole con algo de desaprobación.- Cariño, esa mujer está loca por ti, le ha faltado cortarme el brazo y un ojo después de que te agarrara.- Alza una ceja, mirándole con cierta incredulidad, negando de forma leve.- Puede ser la hermana de quien tú quieras, pero cada persona es libre de querer o amar y que a su familia le importe un bledo. – Le sonríe de forma animada, sabiendo de sobra que ya andaba haciendo de sus líos de cupido.

Pero nuestra gatita no podía evitar meter las zarpas en todo lo que estuviera en su alcance, y aquella mujer hubiera derretido a la noble sin pestañear de haber podido hacerlo. Era divertido, no vamos a negarlo, la gente que no entendía de sus emociones o sentimientos, la gente que les tenía miedo. No eran como su adorado Yarmin, pero aquel par era igual de espeso. – Algo me dice que harías una pareja fabulosa… -Y al hombre le quedaba rato para poder librarse de la dama de las arenas, pues Jade empezó a encontrarse molesta.

Zaina soltó el brazo del vicealmirante, mientras acariciaba el pelaje del leopardo. El animal empezó a erizarse, y ella comenzó a mirarle con algo de duda. Solamente se ponía de esa forma en ocasiones muy concretas, cuando gente determinada aparecía en su radar o por la zona.

Podía ser que estuviera cerca, no sería extraño. Ella arrugó el gesto y Zuko notaría como ama y animal no se encontraban muy a gusto.  Pero decidieron disimular aquel ligero desagrado y seguir aquel paseo.- No estamos muy lejos, estamos llegando a una zona… No muy agradable.-La zona en concreto era como un pequeño circo, donde se podía escuchar el rugido y ruido de varios animales.

Solía ser la zona de entrenamiento de muchos domadores, pero ella nunca le había tenido demasiado aprecio. Sus mascotas se acercaron a ella, y la mujer soltó levemente al marine. Su destino estaba delante de ellos, pero nadie parecía especialmente contento.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Lun 30 Mar 2020 - 18:11

El dragón se mantuvo pensativo unos instantes después de la afirmación de Zaina. ¿Cómo que estaba loca por él? ¿Qué quería decir? La mente de Zuko viajó atrás, buscando en sus recuerdos momentos con la teniente, a ver si había alguna especie de señal que había pasado por alto. Sin embargo, no pudo recordar nada. Solo a una profesional mujer siendo amable con él. Muy amable y cercana, claro, pero aquello era normal. Era su amiga, después de todo.

—Lo siento, pero... no lo creo. La conozco desde hace mucho y nunca... nunca me ha dado esa impresión. ¿Cómo podría gustarle alguien como yo? Ciertamente... Creo que simplemente es mi amiga.

Fue entonces cuando parecía que el animal estaba extrañamente incómodo, erizando su pelo. ¿Hacían eso los gatos? La mujer lo soltó durante un momento para atender a su animal y el dragón pudo notar un ligero cambio en su estado de ánimo, aunque prefería ocultarlo. Se preguntó si debía interesarse por su bienestar, pero... tampoco la conocía tanto. Tal vez se molestase. Miró a su alrededor después de que la mujer estatase que estaban cerca y, además, en una zona no muy agradable.

—¿Va todo bien? —preguntó, esperando no molestarla con aquella pregunta.

Estaban en lo que parecía ser una especie de circo. Se escuchaban rugidos y el ruido de varios animales, pero Zuko pudo notar que ninguno de ellos sonaba... enérgico. Frunció el ceño. Tenía sentido, pues era un circo. Lo poco que sabía de los circos es que no solían tratar bien a los animales, lo cual podría explicar el pequeño malestar de la noble y su animal. ¿De verdad el domador que habían contratado salía de ese lugar? No, no quería. Pretendía despedirlo al momento si viese que era un hombre cruel cuyo adiestramiento podría equipararse al peor maltrato. Ya se preocuparía más tarde de encontrar a otro león.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 30 Mar 2020 - 22:34

-Luego hablaremos profundamente sobre el hecho de que es usted despistado, desastre y no comprende a las mujeres. Tenemos visita.- Y así fue como Zaina resumió de forma fácil y sencilla aquello, viendo cómo se acercaba un hombre a recibirlos. El señor hizo una reverencia al ver a Zaina y miró algo dudoso al marine. Pero enseguida se mostró molesto e incómodo ante la muchacha.

El domador que había contratado la Marina era el dueño de toda aquella parte, un hombre que Zaina había conocido, pues había intentado darle instrucciones y direcciones cuando Jade había nacido. Dentro de lo que había, no era el peor de ellos, el problema eran todas las personas que se creían con derecho a maltratar a los animales por ser básicamente de su propiedad. El domador intentaba dentro de lo posible evitar que les hicieran cosas malas, pero al final había hecho lo que podida.

-Lady Zaina, me alegra verla… Y saber que tanto Jade como Mustafá se encuentran tan sanos.- El hombre hizo una reverencia, Jade no se mostraba incómoda con él, y Zuko podría notar que a Zaina no le disgustaba del todo aquel hombre.- Lamento que hayan tenido que venir en este momento, intento ayudar a los cuidadores del Circo, pero puedo prometerle que yo no soy como ellos.- Era un hombre algo mayor, entrado en los sesenta, con un pequeño felino siguiéndole a sus pies, un gato sin pelo, bostezaba tranquilo.

-Es un buen domador, la Marina no tendrá problemas…
- El problema lo tuvo ella cuando un hombre se acercó hasta ellos, a caballo. Jade empezó a rugir con fuerza, alterando al caballo y a cualquier animal vivo que estuviera por la zona. Zaina lo hizo callar con un gesto, y miró desafiante al hombre que sonreía de forma sarcástica y burlona.

Entrado en los cincuenta, vestido de blanco, pelo cano y ojos oscuros, el hombre desenfundó un látigo y de un chasquido se propuso darle un castigo a Jade. Zaina agarró el mismo, envolviendolo en su brazo y tras un tirón lo hizo caer al suelo. No le importo la sensación de picazón, o el hecho de que se suponía que debería de tenerle miedo.- Mi querido prometido… Sé que te alegras de verme, pero no era necesaria la reverencia. –Le quitó el objeto de un tirón, tirándolo hacia atrás.- Disculpen, esta tan feliz de verme que no ha podido controlarse… ¿Seguimos? No tengo ganas de perder el tiempo con él.

Jade comenzó a acecharlo, y el hombre empezó a temer lo que pasaba, no dijo demasiado, empezó a murmurar algo en un idioma antiguo que hizo que Zaina apretara los puños. Tras un par de segundos, se montó en el caballo y volvió a la zona del circo.- Bueno, Rafta…- Llamó al domador.- ¿Cómo están todos?

Y el vicealmirante podría ver el cambio rápido de tema, de actitud y como un velo parecía correr para todos y cada uno de los presentes. Las cosas de palacio eran demasiado complicadas como para que algunas personas como ellos se metieran en ellas.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Mar 31 Mar 2020 - 17:12

Frunció ligeramente el ceño ante los "insultos" de la mujer. No se sintió ofendido ni mucho menos, pero por mucho que buscara motivos no podía pensar aquello sobre Lara. Seguro que Zaina tenía la mejor de sus intenciones en mente, pero no había convivido con la rubia tanto tiempo como él. Decidió no pensar mucho en ello, pero... tal vez debería tener una charla seria con Lara. Quitar todas las dudas de la mesa y reafirmar su posición de que la rubia lo ve como un amigo y ya está. Llegó un hombre a saludar a la mujer, con bastante amabilidad y seriedad. Aquel hombre parecía no provocar la incomodidad que el circo en sí provocaba en la mujer, lo cual era bueno. Sin embargo, antes de que pudiese hablar, apareció otro hombre montado a caballo.

Zuko observó como intentaba latiguear al animal. Se enfadó enseguida. ¿Quién era ese burro montado a caballo? La mujer, en un alarde de habilidad, interceptó el látigo y lo tiró de su montura para después llamarlo "prometido". Aunque si bien utilizó la palabra "querido" Zuko veía que de querido tenía poco. Cuando la mujer decidió pasar de él e ir a hablar con el otro señor, el vicealmirante decidió que aquel era un buen momento como cualquier otro para ejercer su vocación. Se acercó a él y se agachó, poniéndose en cuclillas con las piernas ligeramente separadas.

—Lamento informarle, señor, pero mi nombre es Zuko. Soy un vicealmirante en una misión pacífica en Arabasta, cuyo cometido es fortalecer los lazos entre el reino y el Gobierno Mundial. Y mucho me temo, que mientras esté yo aquí no puedo dejar que le pase nada a esta noble mujer. Espero que lo entienda, eso no ayudaría para nada a mi cometido. Así que he de pedirle, con toda la amabilidad que puede darle mi cara y mi sonrisa, que seguro habrá visto en los periódicos, que se mantenga alejado de ella unos... Digamos ocho kilometros. Al menos mientras yo esté aquí, claro. Luego podrán arreglar sus problemas tranquilamente. De momento, le aconsejo que se suba a su caballo y se marche. Ah, y... No de latigazos a los animales. No les gusta.

Dicho aquello se volvió a levantar y se acercó de nuevo a la mujer y aquel hombre. Según lo que habían dicho, ese debía ser el hombre contratado para el festival. El dragón se cruzó de brazos, relajado y se dirigió a él.

—Disculpe la escena, señor... ¿Rafta? Soy el vicealmirante Zuko Kasai, y tenía entendido que había sido usted contratado para participar en el festival con uno de sus leones y llevamos gran parte del día esperándole. ¿Ha ocurrido algo que le ha impedido acudir? ¿Puedo ayudarle?
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Mar 31 Mar 2020 - 22:15

No vamos a negar que la mujer se sintiera satisfecha con el rapapolvo del marine. Le hubiera gustado decirle que no iba a servir para nada, que en un par de horas iba a estar rompiéndole el tobillo, destrozando su cuerpo, pero eso le hubiera quitado la alegría a la vida. Así que simplemente inclinó suavemente el rostro, en una leve reverencia. Era su forma de agradecerle el que hubiera intervenido por ella.

El domador anciano hizo la misma reverencia al marine, mientras agarraba al pequeño gato sin pelo que se había aferrado a su pierna. Lo rascó ligeramente para relajarlo, después de todo Jade podía resultar intimidante e imponente para otras criaturas. –Lo siento Reiki, sabes que Jade es algo gruñona.- Zaina rascó al pequeño gato, que maulló ligeramente indignado mientras veía a dueña y gata.

-Mi nombre es Rafta, y lamento mi tardanza.-
El hombre suspiró levemente.- Uno de nuestros leones anda algo inquieto debido al celo de las hembras y hemos tenido problemas.- Zaina ladeó el rostro algo curiosa, desde que recordaba ningún animal se le había resistido al hombre, pero imaginó que tenía que ser por algo en concreto.- ¿Necesitas ayuda? Seguro que este fuerte y guapo marine es de ayuda.- La mujer le guiña un ojo al hombre, sabiendo que al domador le hubiera costado aceptar la ayuda de la noble.

Zaina era mejor domador que él, lo sabía porque ella misma parecía ser uno de los animales que tenía cerca. Desde que se había perdido en el desierto y aquel caracal la había traído, su destino su destino se había ligado al de sus queridos animales.- Estoy segura de que solo anda algo gruñón.-  El domador decidió tomar sus palabras y les hizo un pequeño gesto para que los acompañaran. Tendrían que ir al recinto del hombre, inspeccionar a los animales y ayudarle en el transporte de los mismos.

Aunque Zaina no fuera la domadora encargada de todo aquello, no le importaba ayudar un poco con todo el tinglado. El marine le había caído en gracia y el viejo Rafta siempre tenía problemas para lidiar con los cambios de generación.

-Muchas gracias por lo de antes, pero no tiene que preocuparse.- Le sonríe al marine, negando de forma suave.- En el desierto, las mujeres valemos menos que las bestias…- Rouge maulló en su pierna, la mujer lo agarró y acarició su lomo, esperando tranquilizar al pequeño. Esa era una realidad que le habían tatuado a fuego en la mente, y por eso se hizo Yasei.

Porque cuando se volviera una fiera salvaje, nada ni nadie se atrevería a no mirarla o reconocer su valor.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Jue 2 Abr 2020 - 18:15

Fue entonces cuando Zuko se fijó en el animal. Su reacción fue algo exagerada, siendo un sobresalto. ¿Qué demonios era aquello? ¿Eso era un gato? No parecía un gato. ¿Por qué estaba del revés? ¿Y por qué estaba relleno? ¿Qué le habían hecho al pobre gato? ¿Estaba enfermo? Por la actitud del resto de gente no parecía que estuviese enfermo, pero ciertamente, el animal parecía que iba a morir en quince minutos. Menudo día era aquel. Primero conocía a una bella mujer que malinterpreta la actitud de Lara, luego ve un gato del tamaño de un elefante, un león del tamaño de un caballo y ahora un gato del revés. Se suponía que solo iba a supervisar el Festival del Drama.

El hombre se presentó y se disculpó. Con un gesto indicó que no había problema y entonces escuchó cual era su preocupación y el motivo de su tardanza. Por lo visto los leones estaban inquietos por el celo de las hembras y no podían ser transportados con facilidad. El dragón se cruzó de brazos, pensando que no podía hacer mucho para ayudar con eso, y se sonrojó ligeramente cuando Zaina lo llamó guapo. Siguieron al hombre, yendo el marine dispuesto a ayudarle en el transporte de los leones. La domadora le agradeció lo anterior, excusándose con algo que al dragón le pareció horrible.

—Bueno, lástima que yo no soy del desierto, ¿no? —le dijo con una sonrisa mientras se quitaba la chaqueta azul, quedándose con la camisa que llevaba debajo—. ¿Le importa sujetarla? Creo que así estaré más cómodo para ayudar a su amigo.

En el caso de que aceptara, se recogería las mangas e iría dispuesto a ayudar. Estaba seguro de que podría llevar al león incluso en brazos. Había levantado cosas mucho más pesadas y peligrosas, aunque quien sabe. Existen animales poderosos en el mundo. Fuera como fuese, seguiría las órdenes del domador para mover los animales a su manera.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Jue 2 Abr 2020 - 19:13

No pudo evitar la risa escapar de entre sus labios, apartando la mirada ante la mirada del Marine, la sorpresa, la incredulidad. El pobre de Reiki le miraba indignado, ceñudo mientras maullaba con queja. No estaba acostumbrado a que su grandioso ser fuera mirado de esa forma, como si fuera alguna clase de bicho deforme y poco común.- Tranquilo querido, para mi sigues siendo el más apuesto.- El gato relajo la mirada de enfado, pero aun así se quedó mirando a ambos de reojo.

Continuaron el camino por aquella zona, hasta llegar a un gran solar donde había distintas zonas apartadas. Le resultó divertido el sonrojo del marine, siendo bastante fácil de ver que su experiencia con las mujeres rozaba casi lo nulo. Ella que había pasado su vida jugando con la gente, encontró ciertamente refrescante esa inocencia en un hombre como él, poderoso,  confiado y bastante dulce a su parecer.

Últimamente las fuerzas del orden eran terriblemente interesantes.

-Me alegra que lo vea de esa forma.- Sonríe de forma suave, tomando su chaqueta con algo de duda.- ¿No estará pensando?...- Y por lo que veía en su mirada, sí que lo pensaba. El hombre parecía total y plenamente dispuesto a agarrar a uno de esos animales en peso de ser total y plenamente necesario. No dudo de que fuera capaz viendo su confianza, pero la mujer lo paró a mitad de camino.- Cálmese, no es necesario agarrarlos como bebes.- Hizo un gesto para que Jade agachara el lomo, la mujer dejó la chaqueta perfectamente doblada en uno de los bolsillos de la manta de la gata.

El domador comenzó a reunir a los leones, haciendo que formaran una línea india donde unos seguían a otros. Los más jóvenes iban al final, mientras los mayores iban dirigiendo la pequeña e improvisada manada.- Tenemos que dividirnos,  usted se viene atrás conmigo, dónde están los más jóvenes, Rafta irá delante con los viejos y Jade y Mustafá irán a los laterales, evitando se salgan por los lados.- El hombre se daría cuenta rápidamente, Mustafá el león era bastante más grande y corpulento que los leones de aquel hombre. Era como un gran gato mimado, hogareño y panzón.

-Debido a que hay que cruzar un buen trecho de camino, los leones suelen alterarse por muchas cosas, pero también ayuda a prepararlos para el desfile.- La mujer le explicó de forma calmada las características de aquella marcha, y porque era importante mantener a los más jóvenes controlados. Eran los primeros que podían querer escaparse de la fila o incluso buscar avanzar de forma brusca.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Sáb 4 Abr 2020 - 14:58

La mujer lo detuvo en el último momento, diciéndole que no hacía falta coger a los leones en brazos. Si bien aquello no era tan divertido, se encogió de hombros pues en aquella instancia aquel que sabía del tema no era él, sino ella. Como si de un rebaño de ovejas se tratase, los domadores llevaron a los leones en una fila, con presencia al frente y en la retaguardia, como seguro para que los enormes felinos no se descarriasen. El marine se quedó atrás con la mujer, donde según ella iban los leones más jóvenes. Algo que había notado el dragón es que el león de Zaina era más grande que aquellas bestias. ¿Era el felino de la mujer un ejemplar adulto? ¿O una subespecie distinta?

Sin embargo no se acercaba al tamaño del otro felino. Tenía el mismo tamaño que el enorme tigre que le arrancó el brazo poco antes de que el dragón abandonase el Cipher Pol. Sin embargo, aquel tigre tenía seis patas y la bestia que tenía delante tenía solo cuatro. El dragón se preguntaba cual de los dos era el extraño. Podría preguntarle a la mujer, pero... ¿Y quedar como un idiota? ¿Más todavía? Se limitó a preguntarle a la mujer que debía hacer si alguno de los leones empezase a desviarse y simplemente seguiría sus instrucciones durante la marcha.

—No suelo hacer estas cosas, ¿sabe?—dijo en un rato de tranquilidad mientras marchaban—. Piratas, revolucionarios... Creo que paso más tiempo combatiendo que en paz. La teniente me cogió esta pequeña misión de paz para mí, diciendo que necesitaba algo de relajación, y que es la única forma pues soy incapaz de alejarme del trabajo. Y... La verdad es que tiene razón. La gente y los medios me atribuyen méritos que no son míos, tal vez colgarme la medalla de una noche de festival sea lo correcto. Estoy pensando en la forma de agradecérselo a Lara. ¿Cómo cree que se tomará que la invite a algo? Le encanta el helado, seguro que por aquí venden, podría llevarle uno...
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Dom 5 Abr 2020 - 1:46

Zaina lo llamaba la verborrea. Era la insana necesidad de algunos hombres de rellenar un silencio con un discurso. Sin duda, parecía casi como si les incomodara, molestara o incluso les saliera urticaria de estar así. A ella no le desagrada, pero era consciente de que había muchas cosas extrañas en aquella situación.

El vicealmirante había mirado un par de veces a Mustafá de reojo, y a ella como buena mami no se le había pasado ni una de rosca. Su querido niño tenía algo de gigantismo y aparte unos ligeros problemas de sobrepeso. No es que eso lo hiciera más lento o torpe, pero digamos que le gustaba tener su tripita de la felicidad. La mujer no le negaba sus caprichos mientras no fueran un problema para la salud, y teniendo en cuenta el extremo caso de hambruna en el que se lo había encontrado, ambos eran felices.

Aunque bueno, volviendo al tema de la verborrea, aquel hombre había encontrado su discurso en su trabajo y en su compañera. Zaina quería estamparle un helado en la cara, y luego decirle como su compañera estaría segura de quitárselo a besos si hiciera falta. Era el hombre más espeso, bruto y despistado que se había encontrado en mucho tiempo, pero quizás ese era parte de su inocente encanto.- Pues verá, creo que su compañera está enamorada hasta las trancas de usted, y se lo podría confirmar hasta un idiota… Menos idiotas que usted.- Alzó una mano antes de que le dijera algo.- Se le nota, se lo noto, y si no me cree, le haré una prueba cuando lleguemos.- La sonrisa travieso erizó el cabello de sus mascotas, que tan solo con ver aquel par de felinos colmillos, sintieron los problemas.

-Aunque tendrá que evitar la bofetada que seguramente querrá darnos a ambos cuando nos la encontremos.- Empezó a asentir, con calma, mientras le miraba.- Tiene pinta de tenerlos muy bien puestos.- Mientras que continuaban con la marcha, la mujer estaría hablando de aquel tema de forma calmada y amigable. Le explicaría que la mujer se había puesto celosa cuando le había agarrado el brazo, que incluso tenía tendencia a mirarle cuando él pensaba que no la veía. Que esas eran cosas de chiquilla enamorada, y que si trataba el tema con poca delicadeza, iba a estallarle en la cara de una manera más visible y sonora que una buena bofetada.

-Invítela a ese helado, agradézcale por todas las cosas que hace por usted, y pruebe a ser cariñoso, se sorprenderá.- Le guiño un ojo, mientras poco a poco empezaban a ver la ciudad al fondo.- Vale, ahora atento, cuando empiecen a ver gente, es cuando le van a dar los nervios.- Le hizo un gesto al marine para que se posicionara. Hora de volver al trabajo.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Lun 6 Abr 2020 - 16:19

Zaina le contestó, recordándole una vez más su teoría de que Lara estaba enamorada de él. Lo llamó idiota incluso, aunque no se ofendió. El dragón solía ser bastante ciego a según que cosas y, aunque lo negaba, aunque quería negarlo, llevaba desde la primera mención al tema de la mujer pensando en ello. ¿Y si era cierto? El pensamiento más lógico para él era que no podía serlo. Por mucho que quisiese, por mucho que le gustase, no podía serlo. No sabía explicar el por qué, simplemente pensaba que no podía ser. Paró de pensar en seco cuando hubo procesado lo último que dijo la mujer.

—¿Una prueba? ¿Cómo que una prueba?

Llegaron por fin a la ciudad donde estaban montando el desfile. Empezó a colocarse en posición para mantener a los animales tranquilos, aunque sabía que la gran parte del trabajo lo estaba haciendo la mujer. Sonrió, satisfecho. No solía sentirse así, pues normalmente era él quien hacía todo el trabajo, normalmente físico. En aquellas ocasiones veía que había gente capaz de cosas que él no podía, como por ejemplo cuidar de gatos grandes. Finalmente llegaron. Allí estaba Lara, dando las últimas órdenes de la preparación. Se fijó en ellos y se sobresaltó al ver los leones en fila, pero enseguida vio a Zuko y se acercó a él.

—¿Ha ido todo bien? —lo miró de arriba abajo—... Vicealmirante, ¿por qué va sin chaqueta y con las mangas recogidas?

—¿Ah? Oh, nada. Es que durante un momento me preparé para... ya sabes, coger los gatos en brazos. Pero me detuvieron. Aunque podría haberlo hecho, ¿verdad?

La rubia giró los ojos en resignación, como hacía siempre que el dragón bromeaba con su fuerza. Empezó a pedir que traigan las flores para decorar las melenas del león.
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Miér 8 Abr 2020 - 18:57

Zaina estaba tranquilamente apoyada en Mustafá, mientras miraba a los marines charlar cómodamente. La mujer de ojos de jade simplemente estaba disfrutando de las furtivas miradas de la rubia, mientras que ella le preguntaba al hombre por su estado y que había pasado. Sin duda el vicealmirante era un hombre agradable y entendía que tuviera a alguna que otra compañera interesada en él.

-Hay hombres terribles en este mundo Mustafá, luego están los hombres como ese marine.- El león la miró, ladeando el rostro con cierta curiosidad.- Idiotas, pero idiotas buenos.- El animal acabó por entendiéndolo, asintiendo de forma suave.

La dama de cabellos negros le hizo un gesto a los dedos a Jade, buscando que se acercara calmadamente. Luego de eso le hizo inclinarse, sacándole con calma la chaqueta de los bolsillos de su montura. Rascó suavemente su lomo en forma de agradecimiento, mientras se acercaba a ambos marines.- Aquí tiene su chaqueta, muchas gracias por la ayuda que están ofreciendo a mi país.- La sonrisa suave, la mirada tranquila y calmada.

Nuestra princesa de ojos verdes agarra las manos de la atónita rubia, mientras con un suspiro casi lastimero, pestañea de forma suave y soñadora.- Sin duda es usted tan afortunada de tener un hombre así a su lado, no ha parado un momento de hablar de usted.- La sonrisa se volvió felina, coqueta, animal, mientras soltaba sus manos para acercarse al hombre.- Si va a invitarla a ese helado, vaya al final de la zona de tiendas, sirven el mejor de Arabasta.

Unas palabras dichas convenientemente alto, un beso en la mejilla para el hombre en señal de agradecimiento y se acerca al domador, antes de que todo eso le explote demasiado cerca como para gustarle.- Rafta, ven, te ayudare con los enanos más traviesos, es lo mínimo.

El domador apreció las palabras de la mujer, mientras que poco a poco acababan de arreglar a los animales para aquel desfile. Le trajo recuerdos, nostalgia, una mirada que no podía evitar perderse en las dunas con aquella sensación, aquel siempre había sido su hogar. Sin embargo ella quería seguir viendo el mundo que se escondía lejos de toda aquella arena. Preparó el cabello de algún que otro travieso león, mientras estos no se atrevían siquiera a abrir su boca cerca de ella. Solo una mirada de aquellos ojos de esmeralda, alzar una ceja y antes de que pasara algo ya se colocaban bien de nuevo. Eran sin duda criaturas inteligentes.

Pero no tanto como nuestra princesa del desierto.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zuko Miér 8 Abr 2020 - 22:14

Zuko se sonrojó cuando oyó a Zaina decirle aquello a Lara. Tan directa que daba hasta miedo. Se volvió a poner la chaqueta, escuchando con atención y cierta vergüenza aquello que estaban hablando. Sabía que el Zuko desbocado de hace unos años seguramente habría intentado acostarse con la teniente, arriesgando una bonita amistad o relación. Pero hacía mucho tiempo que había decidido dejar de dar voz a esa parte de él. Que había decidido a volcarse en el trabajo en su totalidad, en conseguir sus metas. Sin embargo, estaba empezando a plantearse si estaba haciendo bien. Si tanto trabajo estaba empezando a cegarle, impidiéndole ver cosas que, según la domadora, eran terriblemente obvias.

—¿Es verdad eso? —le preguntó Lara acercándose a él, colocándose el pelo detrás de la oreja.

Titubeó sonrojado. No notaba enfado en su voz, sino verdadera curiosidad.

—Ah... Bueno... Ya sabes. Cuando el trabajo de tu teniente es tan bueno pues... hay que presumir de él —y se rió torpemente.

La sonrisa que estaba empezando a formarse en el rostro de la rubia desapareció. Apartó la mano de su pelo y miró al suelo para después darse la vuelta. Empezó a hablar con el domador, queriendo preparar a los leones para el festival de aquella noche. Zuko suspiró. Miró a Zaina y señaló a Lara con ambas manos, como diciéndole "¿Ves? Si le gustara no se iría así".
Zuko
Mensajes :
949

Fecha de inscripción :
26/09/2015


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm107/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (107/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm322132/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (322132/1000000)
Berries: 47.997.000
Ver perfil de usuario

Vicealmirante
Zuko

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Miér 8 Abr 2020 - 22:27

Hay momentos en la vida en los que pierdes la fe en la humanidad, y ese estaba siendo uno de ellos. Zaina estaba con la cara desencajada,  las cejas levantadas y la clara expresión de que no se creía nada de lo que estaba pasando delante de sus ojos. Se tuvo que forzar a contenerse, Mustafá le dio un golpecito con la cabeza para que se calmara, y Zaina llamó a cada pequeña fibra de su paciencia de su cuerpo. Iba a matarlo, no, iba a matarla a ella misma.

-Eres… Eres imposible.
- Se muerde la lengua, mientras lo fulmina con aquel par de gemas y decide ser juez y verdugo.  Da por nulo cualquier esfuerzo que pueda sacar de aquella conversación y se intenta limpiar el rostro en busco de algo de calma.- Vas a morir solo, pero lo harás por idiotas, tarugo y ciego, en ese orden precisamente.- Luego de su indignación, se giró sobre tus talones, saliendo disparada de allí, antes de que cometiera alguna burrada.

Pocas cosas en su vida tiraban tanto de su paciencia como un hombre haciéndole daño a una mujer de forma gratuita, aquella era una de ellas. Antes de que se diera cuenta , estaba alejándose de aquel lugar rumiando una serie de improperios que hacían que la pobre Jade maullara con algo de pena.

Sin duda, el desierto tenía la capacidad de sacar sus peores caras al aire, pero aquel hombre tenía la capacidad de romper la poca paciencia que tenía. Un don, un milagro, sin duda, pero ella no quería pensar que aquel hombre fuera a cruzarse en su camino otra vez, o si lo hacía, maldita sea, iba a pegarle un cartel en la cabeza para que ninguna mujer se fijara en él.

¡Era peor que una maldita arma de destrucción masiva! A saber lo que aquella chiquilla había tenido que aguantar notando que él no se daba cuenta de nada.

Como no encontrara a una mujer lo suficientemente directa como para estamparlo, su predicción iba a cumplirse. Y aunque ella conocía a alguien así, no le deseaba a nadie que se cruzara en su camino.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm70/150Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 3qaWnZm92143/1000000Arabastian Nights [Priv. Zuko - Zaina] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.