Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Julianna M. Shelley Miér 15 Abr 2020 - 21:54

Samirn se alzaba a lo lejos. Llevaba varios días navegando con Zaina y sus hombres y se sentía feliz. Se encontraba sentada sobre un barril en proa, cosiendo un nuevo vestido para una de sus muñecas a partir de un par de retales de tela que le había dado uno de los marineros de Zaina. Cuando comenzó el viaje eran algo bruscos y ariscos, pero el pasar de los días y la amabilidad de la pequeña los había ido ablandando. El hecho de que los gatos se pusieran algo protectores con ella también había ayudado, desde luego.

Sujetó la muñeca en lo alto para verla bien. Era poco más de mediodía, hacía nada que habían comido y estaba llena y contenta. El vestido iba tomando forma, capa sobre capa en multitud de pliegues dispuestos para adornar el vestido de la muñeca. Era de tela, rellena de lentejas. Le había salvado de un apuro en más de una ocasión y le tenía mucho cariño, por lo que había decidido que necesitaba un nuevo conjunto. Estaba inspirado en uno de sus propios vestidos y se sentía bastante orgullosa de cómo iba quedando.

Al fondo se recortaba la silueta de Samirn. No recordaba haberla visto nunca y aún así le producía cierto sentimiento de nostalgia. No mucho, en realidad. Todavía no veía la ciudad, ni la fortaleza y no tenía claro cómo se iba a sentir una vez pisara lo que había sido su hogar. Había intentado avisar de que venía, pero la carta la había mandado hacía no tanto y no creía que le esperasen tan pronto. El barco en el que iba a ir originalmente seguía una ruta comercial, estipulada por Aki en su día, que daba bastante más rodeo que la ruta que marcaba el eternal pose que le había prestado a Zaina. Sabía que lo habían hecho para conservar la isla apartada del mundo; era preferible que solo entrara lo estrictamente necesario y, a cambio, nadie molestaba a los que vivían allí. Ni para lo malo, ni para lo bueno.

No se había parado a pensar cómo se tomaría Jester que llevara a alguien. Él le daba más miedo que Aki, pero esperaba que lo entendiera. Era una amiga y no una cualquiera. Puede que la conociera hacía no tanto, pero tras el viaje estaba convencida de que era de fiar. Además, ¿qué iba a hacerle ella a Samirn que pudiera ser malo? No, no tenía de qué preocuparse. Y Rodrigo… Rodrigo estaría encantado de que no llegase sola. Sabía que el hombre la veía como a su hija y aunque ella no había sido capaz de desarrollar tanto cariño por él, sí que lo respetaba como al maestro que había sido. Imaginaba la cara que pondría y le daban ganas de sonreír.

Sostuvo el vestido en alto una última vez. Estaba completo. Con cuidado, vistió a la muñeca y, satisfecha, la guardó en su bolsito de cuentas. Sus asuntos en ese barco habían finalizado. Llegarían a la hora de la cena, por lo que tenía tiempo de sobras de despedirse de los marineros e ir a buscar a Zaina. Podía llenar de mimos a Jade en el tiempo que tardaban en llegar; no creía que fuera a cansarse. Ninguno de estos días lo había hecho.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Jue 16 Abr 2020 - 2:46

-Mete las manos en el plato y te corto los dedos.- Cuchillo en mano, merienda en el plato y mirada asesina, nuestra dama amenazaba a sus hombres con arrancarle un par de dedos al que osara poner las manos encima de aquel plato. Era de las últimas comidas, por no decir la última si al final llegaban antes de la cena, una merienda ligera que constaba de un flan casero con algo de caramelo y nata. Se la había a dar a la pequeña en la mesa que habían dispuesto fuera, junto con algo de té. Le gustaba pasar tiempo relajándose con la muchacha.

Rouge y Jade apreciaban una compañía que no les tuviera miedo, solo un sano y querible respeto y una necesidad más que palpable de darles mimos. La mujer no podía evitar sentir que quizás era el instinto de mami de su pequeña lo que estaba saliendo a flote. Un suspiro y una mirada curiosa, mientras saca el plato y busca a nuestra protagonista con la mirada.

-¿Julianna? Hice algo de merendar mientras nos preparamos para cuando lleguemos.
- Dejó el flan en la mesa, el té, fulmino con la mirada a todo el que lo mirara más de dos segundos y se dispuso a ir a buscar a la chiquilla.

La encontró finalmente al poco de caminar, alzando un vestido adorable para su pequeña muñeca, mientras Zaina pestañea maravillada. Ella no tiene nada de mano para esas cosas, sin duda.- Tienes toda la mano que a mi falta para esas cosas, sin duda.- Ríe de forma suave, haciéndole un gesto suave con la cabeza.- Hice flan para la merienda y algo de té, por si te apetece tomarlo conmigo fuera.- Rouge se coló rápidamente hasta llegar a la muchacha, ronroneando con gusto de encontrársela de nuevo. Jade intentó cotillear desde su lugar, había olisqueado la comida desde fuera.

Sabía de sobra que debían de estar pasando muchas cosas por la cabeza de la pequeña, y no todas tenían pinta de ser buenas. La había escuchado contar su historia, no estar demasiado convencida de lo que decía, dudar de aquel lugar. Pero la pelinegra había decretado que sin duda, la pequeña sabía cuidarse lo suficiente de sí misma como para que le preocupara hasta tal punto. Fuera lo que fuera que hubiera en aquella isla, iba a ser capaz de enfrentarlo, aunque de vez en cuando algo de duda pasara por sus ojos, como un atisbo de algo que no quisiera recordar.

-Estoy segura de que hay gente que está deseando volver a verte.
- A ella no es que la esperara demasiada gente en su casa. Si volvía a Arabasta sería algo peor, algo que acabaría seguramente en una especie de guerra civil en su casa de lo que definitivamente no iba a preocuparse en aquel momento. Ni en ningún, nunca. No pensaba volver a ese lugar sin el cadáver de aquel hombre metido en una bolsa y la capacidad de arreglar su destino sin un matrimonio concertado de por medio.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Jue 16 Abr 2020 - 19:03

La mujer sabía cómo llamar su atención. Ante el sonido de la palabra flan se apresuró a llegar a donde ella. En la mesa de fuera ya estaba todo colocado, té incluido. Se le hizo la boca agua solo de verlo; las comidas de Zaina habían sido con facilidad lo mejor del viaje. O por lo menos estaban en el top tres, pensó mientras Rouge se deslizaba en el regazo. Merendaron juntas, rodeadas de los gatos y envueltas por el delicioso aroma del té y el postre. Qué delicia de día. Rieron, conversaron y quedaron ambas llenas y satisfechas.

Para cuando el barco llegó a la isla, se encontraba preparada… o al menos todo lo preparada que creía poder estar. Había decidido no llamar a Adahír; no le había necesitado en todo el viaje y no quería que si se encontraba con Jester pensara que seguía dependiendo de él casi cada día. Había mejorado… aunque solo fuera un poco. Además, Zaina tenía razón.

-Lo sé. Es el único motivo por el que he vuelto aquí.

Atracaron en el puerto. Los lugareños les miraron con desconfianza, pero dado que habían encontrado el lugar asumieron que tendrían permiso, por lo que tampoco les increparon. Que Jade devolviera algunas de las miradas también ayudó, pero Jul no estaba pendiente de eso. La ciudad se alargaba frente a ellas y más allá, en lo alto de la montaña, la fortaleza de Aki les aguardaba. Pero nadie les esperaba tan pronto y debían recorrer el camino ellas solas.

-Tendremos que atravesar los barrios bajos… lo lamento. No deberíamos tardar mucho.

La ciudad estaba mucho mejor que hace unos años, pero eso no quería decir que fuera un buen lugar. Estaba limpia y la gente tenía más comida, pero muchos habitantes seguían conservando la personalidad mezquina y egoísta que se cultiva fácilmente al criarse en la pobreza. Era algo que se veía al pasar, que flotaba en el aire y se le pegaba a uno como una mano apretándole el pecho. Jul sintió la diferencia desde el momento en el que puso un pie en tierra, pero tragó saliva y apretó los dientes. No imaginaba que fuera tan grave y a lo mejor era cierto que llevaba demasiado tiempo fuera. Pero solo tenían que aguantar unas calles, en los barrios ricos era bastante más soportable. Esa gente apenas había notado el cambio y eran tan felices ahora como antes.

Deambularon entre las calles, atravesando pequeños parques y algún que otro mercado. De repente, en una pequeña plazoleta, Jul se paró en seco. En la fuente del centro había una mujer lavándose la sangre de las manos. La reconoció al instante y no solo porque ella también le estaba mirando con cara de incredulidad. Era una de las enfermeras del hospital en el que había trabajado desde que podía recordar. Creyó que la recordaba con cariño, porque siempre le daba algún que otro bocado de comida y le dejaba participar en las consultas cuando el médico de cabecera estaba ausente. Pero al verla se dio cuenta de que lo único que había hecho había sido explotarla y ser dura con ella. Recordó algún que otro golpe cuando no obedecía y que parte de la comida que había recibido era para asegurarse de que no se desmayara. Sintió asco y cuando la mujer cruzó la plaza y le agarró del brazo, no supo reaccionar. Ni siquiera se había dado cuenta de que no estaba sola, había visto a la misma niña que se había esfumado años atrás y había ido derecha a por ella.

-¡¿Se puede saber dónde estabas?! Hay mucho trabajo en el hospital, espero que seas consciente de la gravedad de lo que has hecho. ¡Y estas ropas! ¿De dónde has sacado el dinero? Ven. Te vienes conmigo. Te voy a enseñar a ser agradecida, ¡de una vez por todas!
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Jue 16 Abr 2020 - 21:07

Algo le dijo que esas palabras eran para ella, más que para Zaina. Esa forma de recordarse de que volvía por alguien, que merecía la pena volver a pisar aquella tierra que había abandonado hace tiempo. No pregunta demasiado, simplemente se coloca una túnica negra y se prepara para seguir a la muchacha, ella es la que ha dispuesto todo aquel viaje.

-No tengo problema por donde vayamos, algo me dice tenemos guardias de seguridad pasemos la zona por la que pasemos.- Jade se pegaba a ellas, sus pisada se volvían más cortas y Rouge seguía moviéndose de un lado a otro, atento a la gente que pasaba cerca.

Era una ciudad bastante plana, pero supo que tampoco podía juzgar demasiado aquel lugar por su barrio pobre. Aunque le hubiera gustado ver algo más, sabía que a medida que se adentraban en aquellas calles, pasaban por aquel mercado y seguían su trayecto, la sensación de incomodidad no desaparecía. Un lugar donde la gente se mete más en la vida de los demás que en la propia, un lugar donde era mucho más fácil preocuparse por uno mismo, y quejarse de lo que el resto hacía. La sensación le resultó conocida, pues las cortes no dejaban de ser igual.

El oro no les quitaba el egoísmo, el odio y todos aquellos oscuros deseos.

Finalmente avanzaron hasta una pequeña plaza, notando que Julianna se paraba en seco pensó que quizás habían llegado al sitio indicado.- ¿Es aquí? ¿Pasa algo? –Entonces las cosas empezaron a estallar y reconoció algo en la chica que no le gustó nada. La misma mirada que ella había tenido cuando aquel hombre la había agarrado, apartado y movido y la misma incapacidad de poder hacer nada al respecto. Zaina crispo el gesto y Jade lo noto tanto como Rouge y dieron un paso hacia delante.

-Señora… Creo que debería relajarse.- Sus ojos eran como los de un gato, y antes de que la mujer pudiera hacer nada sus dedos se habían cerrado como un cepo alrededor del brazo de esta. Estaba apretando, no lo suficiente como para romperle el brazo, aunque podría haberlo hecho, pero sí para que la mirara, para que clavara sus ojos en los suyos.

Julianna notaría la pata de Jade a su lado, guardándola hacía atrás como si fuera uno de sus cachorros en peligro y el rugido empezaría hacer mover el agua de la fuente como si oscilara por su potencia.- Dime querida… ¿Alguna razón de peso para que Jade no se la coma?- Estaba de mal humor, o señor que si lo estaba. Nuestra Zaina y su forma de saltar como si fuera un encendedor empeoraba cuando alguien hacía algo a la gente que le importaba o le agarraba cariño.

Luego estaban los casos en los que las personas se pensaban con derecho a dominar a alguien, de agarrarla y hacer con ella lo que quisiera. No, si ella no era de nadie, la chica tampoco lo sería, tenía capacidad para hacer lo que quisiera, era inteligente y agradable. Al demonio con la maldita señora.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Vie 17 Abr 2020 - 14:40

Se había quedado en blanco. Un torrente de emociones y recuerdos inundó su mente, arrancándola del presente. Tenía la vista fija en el brazo que le estaba agarrando, pero sus pies no se movían. No querían moverse.

Escuchó la voz de Zaina, pero sonaba distorsionada, como si estuviera muy lejos o quizás debajo del agua. ¿Zaina? ¿Quién era Zaina? Y esa señora… ah, tenía que volver al hospital. Por eso estaba enfadada. Se estremeció, llena de disgusto. Fue a avanzar, pero su pie chocó con una pata. Frunció el ceño, confusa, y entonces volvió a escuchar a Zaina, su voz y su mensaje claros como el día. Notó una sacudida en el estómago y de repente salió a flote. Sabía dónde se encontraba y lo que estaba sucediendo, pero le dolía la cabeza. Se llevó una mano a la frente y colocó la otra en el brazo de Zaina, con suavidad.

-No es necesario. La necesitan.

La mujer era un desecho de persona, ahora lo tenía muy claro, pero seguía siendo enfermera. Y pese a todo lo que había pasado, ni era su culpa enteramente, ni dejaba de ser cierto que era buena en su trabajo. Vaga, irresponsable y cruel, sí, pero sabía que en la isla no había tanto personal como para que fuera buena idea dejarles sin una. Que se fuera. Que se largara. No quería volver a verla.

Puso una manito en la cabeza de Jade. Su rugido estaba comenzando a agitar las aguas y la cara de la mujer, que estaba pálida desde que Zaina la había agarrado. Pero la pequeña estaba bien, ahora lo sabía. Le dolía entender que quizás recordaba cosas de forma diferente a como realmente habían sucedido, pero también comprendía el por qué que había detrás. Tenía que protegerse a sí misma y lo hacía de las formas que podía. De aquella no había tenido otro remedio, pero hoy… hoy tenía más recursos.

-No voy a volver. No quiero verte, no te necesito y desde luego tú no me necesitas a mí. Estoy segura de que ya hay otro niño, o niños, en el hospital siguiendo tus órdenes. Vete.

Estaba convencida. Igual que su tío le había obligado a trabajar por unas míseras monedas, se negaba a creer que fuera la excepción de la regla. No en un sitio así, al fin y al cabo. La mujer no dijo blanca, asintió y se dio la vuelta echando a correr. Bien. Así no tendría por qué pensar en ella. Se giró hacia Zaina y esbozó una pequeña sonrisa.

-Gracias por ayudarme. Ven, ya queda menos.

Avanzaron entre las callejuelas y pronto se encontraron en los barrios ricos. La gente allí era más amable, se les notaba en la cara. Miraban a los gatos con curiosidad más que con miedo y más de un niño intentó echarles la mano cuando sus madres no miraban. Todo estaba limpio y los comercios pequeños dejaban la mercancía expuesta fuera, confiando en sus vecinos. Jul sintió como se relajaba y se encontró mirando alrededor, redescubriendo cada esquina con tranquilidad y algo de melancolía. Esa zona seguía igual de bonita que como la recordaba.

-Solo nos queda seguir este camino. Ahí delante abandona la ciudad y sube hasta la fortaleza. A estas alturas estoy segura de que ya saben que vamos, pero como no voy sola es posible que nos toque caminar en lugar de que vengan a recogernos. No te preocupes, no son mala gente… solo cuidadosos.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Vie 17 Abr 2020 - 18:22

El tacto de la muchacha fue lo único que consiguió relajarla. Soltó el cepo que hacía sobre el brazo de la mujer y esta comprobaría con pánico la marca perfecto de los dedos de la delicada mujer. Zaina alzaba una ceja con bastante desgana, avisándole de esa forma que no era ni la mitad de lo que debería haberle hecho en realidad, pero vamos a evitar que el gato clave sus colmillos, por ahora.- Esta bien, solo por tu petición.- Guardó la mano de nuevo en aquella túnica, entrecerrando aquellos ojos de esmeralda.

Jade inclinó la cabeza, dejando que la muchacha acariciara con calma su pelaje, apartó la pata, dándole a entender que confiaba en que pudiera cuidarse sola. El rugido se calmó al instante y el inmenso felino se limitó a mirar fijamente a aquella mujer. Hasta que no desapareciera de su vista no iba a quedarse tranquila, estaba segura de que podía escupir mucho más veneno que alguna de las serpientes que se comía después de que Zaina las limpiara.

Zaina por su parte se relajó tras el discurso de la pequeña, sus palabras llenas de confianza hacía la mujer que en un comienzo, había dejado su mente en blanco. Le sonríe mucho mejor, negando ante sus palabras.- No hace falta que des las gracias, es lo mínimo por una amiga, y da gracias a que soy más rápida que Jade.- Hizo un gesto hacia la felina, que refunfuño en un par de sonidos, quejándose de que no le hubieran dejado hacer a su gusto. Aunque su gusto incluía comida y por ende no era nada recomendable en público, así que mucho mejor que hubiera acabado todo de aquella manera. Sin sangre, sin tripas, sin tener que bañar de nuevo a Jade, todo positivo por el momento, luego se preocuparía de lo demás.

El cambio a los barrios ricos fue evidente. No fue solo el ambiente, la gente o que a medida que caminaran la gente fuera más amable. Era también ese sentimiento de tranquilidad y aceptación. Ella no era de las que juzgaban a la gente por su estado económico, pero vamos a decir que ellos le estaban agradando bastante más que los que había conocido antes. Algunos niños se acercaban buscando acariciar a Rouge, pero este correteaba rápidamente hasta donde estaba Julianna, escapando antes de que buscaran tirarle de la cola o algo. La cola de Jade era tan larga como ella, característica de su raza, y algunos buscaban llegar hasta ella presa de la curiosidad.

-¿Hum? No te preocupes, estamos acostumbradas, además dudo mucho que puedan recogernos con esta señorita aquí.- Miro a la felina y esta le devolvió una mirada de indignación algo dramática. Sabía de sobra que su peso y tamaño hacía el tema del transporte difícil, pero precisamente por ello solía ofrecerse a ser el vehículo de las muchachas en cuanto se cansaran demasiado de andar.- Además, si tienes prisa, Jade nos lleva en una carrera, pero me da cosa que te vaya a causar problemas.- La última vez la muchacha casi había tenido un infarto, y lo que menos quería era que pensaran que era un peligroso para ella.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Sáb 18 Abr 2020 - 13:33

Jul sintió algo cálido dentro de ella al escuchar cómo Zaina le llamaba amiga. Ella también la consideraba una, pero había algo en confirmar que era recíproco que le hacía sentir muy feliz. Rascó a Jade detrás de la oreja, girando la cara para ocultar la sonrisa que se le había puesto. El gatete estaba más tranquilo ahora que todo había pasado y Jul se sentía tremendamente afortunada de que hubiera querido defenderla.

-No te preocupes, no tenemos prisa. Así podremos disfrutar las vistas.

Comenzaron la ascensión, dejando la ciudad atrás. Según subían, las grandes montañas de Samirn comenzaron a rodearlas. A izquierda y derecha, enormes pastos y arboledas decoraban en paisaje. Los pájaros gritaban y cantaban como si les estuvieran dando la bienvenida e incluso escucharon algún que otro rugido proveniente de entre los árboles.

-Dicen que hay panteras en la isla, pero la verdad es que nunca me he topado con una.

Era normal, por otro lado. Jul no solía alejarse mucho del sitio en el que estaba. Primero había sido la ciudad y después la Fortaleza, pero las enormes montañas y los bosques y cuevas que escondían eran terreno desconocido para ella. Continuó subiendo, recordando todas las veces que la había recorrido. Esa cuesta era importante para la pequeña. La noche que Aki le había rescatado de su tío no la había pisado, pero recordaba ver la ciudad a sus pies en mitad de la madrugada, con la luna brillando en lo alto. Se había escapado una vez, y la había bajado corriendo como si fueran a impedirle que se fuera. No fue así y terminó volviendo, a sabiendas de que en la Fortaleza estaría muchísimo mejor. La había subido a todo correr incluso, una vez.

-En realidad, podría subir esta cuesta corriendo. Una vez lo conseguí, cuando hizo falta. Aki estaba peleando con alguien en los acantilados, se me habían llevado. Me rescató y le hizo frente, pero estaba bastante malherida. Tuve que correr para avisar a Jester, es su mentor. Llegué hasta el portalón… ¡Mira, ya se ve desde aquí! Y me derrumbé nada más rozarlo, pero en ese momento Jester llegó y conseguí decirle lo que ocurría. Se fue volando y… no sé lo que ocurrió, pero Aki se salvó y además consiguió atrapar a uno de los desgraciados. No tengo mucha confianza con ella pero… me sentí muy orgullosa de haber podido ayudar.

Y era verdad, al fin y al cabo. Había despertado hecha polvo, pero contenta por haber podido hacer lo que se esperaba de ella. Y ahora… estaba de vuelta. Llegaron arriba del todo y la pequeña se adelantó, dando 3 pequeños golpes a las aldabas del portón.

Al principio, no sucedió nada. Parecía imposible que un sonido tan bajito pudiera atravesar los enormes jardines que se intuían al otro lado y llegar a la gente que había en el edificio, pero unos segundos después un chico vestido de mayordomo abrió la puerta con una sonrisa de oreja a oreja. Procedió a agarrar a Jul y levantarla en el aire, abrazándola y diciéndole en voz baja lo mucho que le había echado de menos. Cuando al fin la soltó, se dirigió a Zaina con una pequeña inclinación de cabeza y una sonrisa amable en el rostro.

-Buenas tardes, mi señora. Entendemos que Julianna le ha traído hasta aquí, pero su anfitrión querrá hacerle unas preguntas. No obstante, esto puede esperar a la cena. Pasen, por favor. Jul, ¿entiendo que te encargas?

La pequeña asintió con tranquilidad y con la misma rapidez que había aparecido el joven desapareció por una esquina. Jul comenzó a caminar por los jardines, haciéndole una seña a Zaina para que le siguiera. El lugar era hermoso, algo laberíntico y lleno de setos y flores exuberantes.

-Ese era Potos. Tiene dos hermanos, Eros e Hímero y juntos se ocupan de que todo en la Fortaleza funcione como debe. Organizan las cuentas y limpian todo el lugar. ¡Ah, el jardón también es cosa suya! De cocinar se encargan Kara y Alena, imagino que estarán preparando la cena ahora mismo…

De repente se detuvo y algo avergonzada, miró a Zaina con una pequeña sonrisa.

-Lo siento, ¿estoy hablando demasiado?
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 20 Abr 2020 - 17:08

Apreciaba los gestos sinceros de la chica, le gustaba ver que se sentía cercana a ella o a sus mascotas, ver como las trataba con comodidad. Zaina intentaba cuidar de todos los que estaban a su alrededor, aunque eso a veces le costaba a ella las heridas. Era una de esas cosas que debería haber cambiado al volverse más egoísta, pero no podía evitarlo cuando se volvía importante para alguien más.

A medida que comenzaron a caminar, empezó a escuchar la naturaleza y le gustó el sutil cambio de ambiente. Las grandes montañas, los pájaros, los rugidos que hicieron a Jade mover su inmensa cola con impaciencia. Zaina no pudo evitar sonreír.- Si, suena a pantera, aunque algo me dice que están nerviosas por nuestra señorita.- Jade sacó pecho, orgullosa de causar aquellas reacciones por donde iba y su dueña no pudo evitar rodar suavemente los ojos ante su orgullo.

Nuestra dama empezó a mirar donde la chica le señalaba, contando aquella historia con toda la emoción del mundo, con una felicidad y una superación brillando en sus ojos, casi como estrellas. No pudo evitar compartir su orgullo, para alguien que tenía el corazón débil era un reto y algo que sin duda, era todo un logro.- Estoy segura de que ellos estaban orgullosos de ti también.- Le sonríe de forma amable, mientras comienza a mirar aquella Fortaleza. La dama de ojos verdes se mantiene tranquila, no cambia demasiado su gesto o su expresión, es total y plenamente consciente de que ella es la extraña allí.

Los sonidos viajan por la puerta y no tardan demasiado en abrirla. Salen a saludar a Julianna y Zaina decide retirarse la capucha como símbolo de confianza. Deja que vean su rostro, aparta el largo cabello negro y deja que sea una imagen visible, alguien que puedan identificar como no peligroso.

-Para mí será un placer.-Inclina de forma suave la cabeza, a forma de saludo, mientras Jade está tanteando aquello, pensando si podrá tirarse en el jardín a simplemente rascarse la tripa o rodar. Ignorando los pensamientos de su travieso animal, la dama comenzó a seguir a su amiga por aquel lugar, mientras le enseñaba un poco todo aquello.

Empezó a hablarle de la gente, la vio ilusionarse a cada nombre, a cada palabra, casi como si quisiera que ella los conociera tan bien como ella lo hacía. Se quedó en silencio, cruzándose de brazos, ladeando el rostro y negó suavemente.- No hablas demasiado, no, es agradable ver lo mucho que te gusta hablar de la gente de aquí y me hace querer conocerla, sin duda.- Ella siempre había sido demasiado egoísta como para que los demás le importaran, había visto demasiado mal como para dejarse engañar por sus intenciones ocultas y oscuras.

Sin embargo aquella muchacha la había ganado desde el primer día, que de forma desinteresada y sin conocerla de nada, había procedido a ayudarla con su herida. Podría haberle pedido algo, sabía que Zaina tenía bastantes cosas que ofrecer, pero lo había rechazado y al final, se habían hecho amigas.

Era una sensación mucho más agradable, sin duda.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Sáb 2 Mayo 2020 - 14:15

Julianna sonrió con ilusión ante la respuesta de Zaina. Menos mal. No pretendía atosigarla, pero al final tenía más ganas de verlos a todos de lo que había calculado.

Se abrieron paso por el jardín con calma, entre una maraña de flores de todos los colores y arbustos más altos que la propia Jul. Atravesaron fuentes y pequeños rincones con bancos diseñados para pararse a descansar. Todo el lugar era idílico y estaba tan bien cuidado como la pequeña recordaba. Al final, llegaron a la puerta de la Fortaleza… donde una cara familiar les esperaba. Jul sonrió y se adelantó para abrazar a Rodrigo.

-Qué alegría verte, pequeña. No has crecido nada.

El hombre era algo mayor y cojeaba un poco, apoyándose en un bastón para caminar. Eso no le impidió rodear a Julianna con un brazo cuando se le echó encima y sonreírle con cariño. Se dirigió entonces hacia la otra invitada, avanzando y tendiéndole una mano.

-Zaina, ¿no es así? Jester me comentó que Jul no venía sola. Es un placer tenerla aquí, por favor siéntase como en casa. Tanto usted como sus acompañantes, por supuesto.- añadió dirigiendo una mirada afable a Jade, aunque sin intentar acercarse.

Jul levantó la mirada, un tanto confundida. No había dicho el nombre de Zaina en alto, ¿no? Tampoco creía haberlo puesto en la carta, pero de todas formas no era posible que hubiera llegado a tiempo. Se separó de Rodrigo y le hizo un gesto a Zaina para que pasara al interior.

-Supongo que Jester ha buscado información acerca de ti, aunque no tengo muy claro cómo ha averiguado que venías conmigo. No tienes de qué preocuparte, de todas formas. Es un hombre cauteloso, pero no haría nada malo.

El interior del lugar era tan opulento como el exterior, por descontado. Pasillos amplios con alfombras tan mullidas como las patas de Jade y Rouge, cuadros enormes decorando las paredes y alguna que otra estatua en las esquinas.

-Tu antiguo dormitorio está como lo dejaste, Jul. Si quieres ir a verlo antes o después de la cena, tengo un invitado con el que me vendría bien tu ayuda.

La pequeña interrumpió su paso solo una décima de segundo, antes de recuperar el ritmo. Era una pregunta muy bien formulada, pero no le enmascaraba lo que le acababa de pedir. La pregunta no era si bajaba, la pregunta era si dejaba que Zaina le acompañase. Su antiguo dormitorio, al fin y al cabo, estaba en las mazmorras. Y ese invitado, a no ser que mucho hubieran cambiado las cosas, estaría atado a una camilla hasta que decidiera ser de utilidad. ¿Para qué? No tenía ni idea y para su caso no es que fuera muy relevante.

-¿Tú qué prefieres? La cena la servirán cuando queramos así que… ya que eres mi invitada, tú decides. Por supuesto, también puedo enseñarte el lugar o podemos tomarnos un baño… Aki tiene una piscina interior enorme.

La cara de Rodrigo se volvió seria por un segundo antes de sonreír de nuevo, pero Jul no lo notó. Estaba pendiente de su amiga; no tenía inconveniente en mostrarle lo que había en el sótano. Sabía perfectamente que ella lo entendería.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 4 Mayo 2020 - 4:11

Hay situaciones en las que simplemente das un paso atrás, momentos en los que miras cauteloso como se mueven las aguas, aquel era sin duda uno de aquellos. Estaba un poco atrasada, dejando el reencuentro pasar, los saludos, las palabras bonitas y los gestos tiernos entre ellos.

El momento del acercamiento, el momento del cruce de manos fue lo que hizo que nuestra dama alzara suavemente una de sus cejas.

No retrocedió sin embargo, apretó la mano moderando su fuerza, pero apretando con firmeza aquella mano, enseñándole la clase de persona que era, mientras una suave y neutra sonrisa pintaba sus labios. Sus colmillos felinos asomaron suavemente de sus labios, inclinando la cabeza de manera cordial.- Agradecemos su hospitalidad, tanto yo como mis pequeños apreciamos el noble gesto.- Le hizo un sutil movimiento a Jade y esta se tumbó en el suelo, cruzando las patas y dejando el mentón en ellas.

Luego de aquello acompañó a su joven amiga, escuchando sobre la razón de que supiera su nombre, no le gustaba que buscaran información sobre ella.-No temo porque descubran quien soy, temo por lo que la gente hará después de saberlo-Una sonrisa algo más cómplice pintó sus labios esta vez, mientras sus ojos esmeraldas se clavaban en los de las pequeñas.- Yo también tengo mis secretos, y no todos reaccionan tan bien como tú cuando los descubren.- Había gente que odiaba la nobleza, que aborrecía todo lo que traía con ella y nuestra dama no dejaba de ser la hija de un hombre que compraba y vendía esclavos escondiéndose entre las arenas.

-Eres mi guía y mi amiga, como invitada haré lo que creas conveniente, y aceptare lo que desees enseñarme, así como tú aceptas lo que yo te enseño o conoces sobre mi.- Una suave inclinación de hombros y ella ignora deliberadamente la mirada seria de aquel hombre, sabe de sobra que tiene algo que no le gusta, o tal vez solo está siendo un padre demasiado protector con su cachorro.

Sea como sea, sabe de sobra y perfectamente que tiene que tener cuidado con lo que diga o haga en aquel lugar y que las apariencias del sitio engañan tanto como las de la propia muchacha que la acompaña. Si ella podía ser hielo y templanza, aquel lugar podía ser el infierno escondido entre mullidas alfombras, anchos pasillos y jardines similares a los del Edén.

Después de todo, su propio palacio era el peor de todos los círculos demoníacos imaginables.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Miér 6 Mayo 2020 - 14:23

Al escuchar lo que decía Zaina, la pequeña comprendió que lo mejor que podía hacer era llevarle abajo y enseñarle… bueno, todo. Le lanzó una mirada a Rodrigo y él la pilló al vuelo. Con una pequeña sonrisa para animarle, se giró y comenzó a guiarlas en silencio por la enorme Fortaleza.

-Creo que si Jester te ha dejado llegar hasta aquí, no tienes nada de qué preocuparte. Sin embargo… quiero que te sientas a gusto. Por ello, te enseñaré mi antiguo dormitorio. No te alarmes, por favor.

En realidad no creía que fuera a alarmarse, pero quería prepararla de algún modo para lo que se iba a encontrar. Si bien en su momento a ella no le había molestado dormir abajo, entendía que era una situación excepcional. No todo el mundo habría aceptado dormir allí, igual que no había muchas personas que hubieran tomado las clases de Rodrigo. Jul había aprendido mucho con él, pero cada lección tenía un coste. La pequeña había decidido pagarlo desde el primer momento y no se arrepentía, pero no tenía claro cómo luciría todo a ojos de otra persona. Sin embargo… si había algo que pudiera hacer entender a Zaina que estaba a salvo aquí, era eso más que cualquier palabra de lo que para ella eran desconocidos.

-Si los felinos pudieran quedarse aquí arriba, lo agradecería. No es más que una manía, prefiero tener el lugar esterilizado. Prometo que nadie les pondrá la mano encima; nadie quiere perderla.

Bajaron varios tramos de escaleras y a su alrededor el ambiente fue cambiando. Las paredes del sótano eran de piedra y nada más descender los últimos peldaños quedaba claro que te encontrabas en las mazmorras. Seguía habiendo lujosas alfombras y estandartes de color rojo sangre; se agradecía especialmente porque no era un sitio precisamente cálido. Aún así, eso y la buena iluminación no podían hacer que los barrotes y las celdas pasaran desapercibidas. Avanzaron por el pasillo central; todas estaban vacías. Al fondo, había una única puerta de piedra. Rodrigo sacó un enorme manojo de llaves y la abrió, no sin antes explicarles:

-Nuestro inquilino debería estar dormido, no creo que os moleste. De todas formas, supongo que querrás algo de privacidad, ¿no, pequeña?

Jul asintió. Ella entró la primera y al ver el lugar que tanto le había enseñado por fin pudo soltar el aire que no sabía que había estado reteniendo.

Era una estancia amplia, bien iluminada. A cada lado, en las esquinas, había una celda hecha de barrotes que iban del suelo al techo. En la de la izquierda, había una camilla médica con un hombre dormido encima, tapado con una sábana. La de la derecha… la de la derecha había sido el dormitorio de Julianna. Tenía una lujosa cama de matrimonio en el centro y telas tapando los barrotes. Junto con alguna que otra estantería llena de libros y una cómoda de madera bien pulida, casi parecía acogedora. El resto del lugar era, obviamente, un laboratorio. Había equipos médicos por todas partes, limpios y ordenados; listos para utilizarse. Jul avanzó hasta la que había sido su cama y se sentó en ella sin titubear; su celda no tenía puerta, solo una cortina. Esbozó una pequeña sonrisa a Zaina, algo nerviosa por lo que pudiera pensar.

Aki es una gran pirata. No tengo muy claro qué hizo, pero sé que tenía enemigos. Cuando me trajo aquí, había un hombre secuestrado en la otra celda. Tenía información que ella quería, pero nada de lo que le hiciera conseguía sacársela. Rodrigo me enseñó a torturarle. Yo aprovechaba para aumentar mis conocimientos de medicina. Cada noche le remendaba y limpiaba, pero cada día empeoraba mis métodos. Yo aprendí mucho, él sufrió cada avance. Al final, entre ambos conseguimos que dijera lo que Aki necesitaba. Supongo… que el invitado de hoy está por algo parecido.

Se quedó pensativa, sujetando un cojín de un bonito color dorado. Estaba más tranquila ahora que lo había dicho todo; supuso que fueran cuales fueran los secretos de Zaina no serían mucho peores que el suyo. Y si lo eran, quizá entonces no estuviera a salvo en ninguna parte. Daría igual que estuviera o no en la Fortaleza. Pero todo eso eran suposiciones. Alzó la mirada, buscando la de Zaina. No tenía muy claro qué pensaría de ella; esperaba que no intentara rescatarla o algo por el estilo. Nunca había sido una prisionera.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Sáb 9 Mayo 2020 - 3:34

-Tranquila cariño, aunque no lo parezca, soy bastante difícil de alarmar.- Había visto demasiadas cosas en la vida, había encontrado gente demasiado rara, demasiado fría, demasiado podrirá. A lo largo de su camino se había dado cuenta de que los monstruos no eran los animales, si no los humanos que contaban las historias sobre ellos, con una sonrisa en la boca y un puñal en cada mano.

Aceptó su petición sin rechistar, bajó a Rouge de su hombro y con un gesto le hizo volver al jardín donde descansaban Jade y Mustafá, se quedaría allí con ellos con algo de queja en la mirada, pero era normal. Se había acostumbrado a acompañar al par de señoritas todos aquellos días y se le hacía raro que le excluyeran de lo que para él y a todos ojos, era uno de sus paseos.

Bajó por las escaleras, mientras veía el lugar, mientras analizaba con la vista todo aquello y su expresión no mostro una diferencia demasiado notable. Para alguien capaz de cocinar y desmembrar un humano en partes, aquello sonó hasta cierto punto razonable, aunque algo le decía que todo aquello no era por culpa de sus conocimientos de cocina. Habían hecho algo parecido con ella una vez su hermano había nacido, la habían transformado en algo parecido a lo que era ahora la pequeña, quizás algo más sofisticado o tal vez necesitaban que abarcara un cuadro más grande.

Dejó a Julianna hablar todo lo que quisiera, contarle aquello y cuando acabó finalmente su historia, nuestra dama de orbes esmeraldas estaba sentada en la cama, mirándole con la tranquilidad de siempre. Una sonrisa suave pinta sus labios, mientras sus dedos pasan suavemente por la cómoda cama, las similitudes le causaron nostalgia, y por un instante pensó en volver en cierta forma a palacio, detrás de todo aquello.

-¿Sabes? Somos más parecidas de lo que crees, mis padres me hicieron algo parecido.
-  La mira con calma, pasando suavemente los dedos por sus propios cabellos negros, invocando cada centímetro de calma y relajación que aun habita en su cuerpo.-Para poder proteger a mi hermano pequeño, a mi familia, me entrenaron en todos los ámbitos posibles y luego me regalaron mis felinos… Los hicieron mis armas.- Recordaba cómo habían preparado cada centímetro de su cuarto para asegurarse de que Jade viviera allí, de que estuviera cerca de ella y se acostumbraran.

Todos habían hecho de su mejor amiga su arma más peligrosa.

-Cada una sabemos hacer nuestro trabajo para proteger a los que queremos, y eso es lo importante.
- Sonríe divertida, antes de negar con todo aquello.- Se de una médico que te encantaría conocer, aunque sus métodos de aprender son mucho más rudimentarios que los tuyos.- El escalofrío recorrió su espina dorsal, mientras recordaba a la albina de ojos rojos con una gota de sudor bajando por su nuca. Si volvía a cruzar caminos con Astartea sabía de sobra dos cosas, que seguía viva y que seguramente siguiera estando igual de loca, pero que lo camuflaría con perfección.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Vie 15 Mayo 2020 - 14:11

-Diría que al menos tus padres tenían una buena razón… mi madre se contentó con dejarme en casa de mi tío y este con utilizarme. Pero supongo que no es tan sencillo. Esas cosas dejan unas cicatrices más profundas que cualquiera que pueda hacer un arma.

La curiosidad se apoderó de ella cuando mencionó a otra médico. El escalofrío que le recorrió no pasó desapercibido para la pequeña, pero en lugar de prevenirla solo le hizo más curiosa. ¿Quién sería esa mujer? ¿A qué se referiría con métodos más rudimentarios?

-Tal y como hablas de ella, parece que podríamos aprender bastante la una de la otra.- comentó con algo de cautela. Por su reacción parecía alguien peligrosa.

Jul suspiró. Se encontraba mucho más tranquila, pero también algo melancólica. No era sencillo admitir no solo que su infancia no había sido bonita, si no que habría podido ser mucho mejor si hubiera nacido en otro lado. Tenía talento para la medicina y en cualquier otra isla, en otras circunstancias, eso habría podido traerle la felicidad. Tal vez. En lugar de eso se había encontrado con un camino oscuro y sinuoso que, aún a día de hoy, no tenía claro a dónde le llevaba. ¿Qué quería de la vida? No lo sabía. De momento, continuar explorando.

Se levantó y colocó el cojín en su sitio. Le sonrió a Zaina, con algo de tristeza pero mucha sinceridad.

-Me alegro de haberte enseñado todo esto.

Iba a salir de la celda para regresar arriba, pero un gruñido apagado le hizo detenerse. Era el prisionero, que se estaba despertando. Con cuidado, se acercó a él. No parecía tener nada de especial. Era moreno, de ojos azules y piel pálida. Obviamente estaba soportando bastante dolor y suponía que los calmantes acababan de terminarse. Quizá por eso se había despertado. Una sábana le cubría el cuerpo y aunque su cara estaba intacta, Jul sabía que debajo de la tela había horrores escondidos. Seguramente limpios y desinfectados, pero horrores al fin y al cabo.

Sin decir ni una palabra, se colocó el pelo detrás de las orejas y se dirigió hacia los armaritos de Rodrigo. Con movimientos precisos, agarró el calmante y preparó una inyección en apenas unos segundos. No sabía bien cuándo regresaría Rodrigo a por él, así que colocó la dosis más pequeña, para una hora. Así al menos no sufriría la espera.

Se la colocó, también en silencio. El gruñido cesó casi de inmediato y Jul sonrió. Dejó la aguja en el fregadero y se giró hacia su amiga.

-Perdona por la tardanza. Será mejor que subamos, imagino que Rouge estará impaciente.

Además, la cena les estaría esperando. Y Jester también, intuía. Tenía mucha curiosidad por ver qué pensaba Zaina de él.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Dom 17 Mayo 2020 - 18:13

-Nadie comprende a las familias realmente, luego con doce años me vendieron para un matrimonio con un hombre veinte años mayor que yo…Quiero pensar que quizás era más peligrosa que leal para ellos.- Se encoge de hombros, la idea de pensar en su prometido le revolvía el estómago, le erizaba la piel, pero no iba a darle aquel poder para toda la vida, en aquel momento ella era libre.

La idea de que aquella niña aprendiera de aquella loca, no era descabellada, era un genio de la medicina desde siempre y Dios sabe que su akuma hace que la gente se replantee la existencia de la muerte cuando ella anda cerca. Luego recuerdas que quizás ella misma es peor que la parca y te recuerdas lo mala idea que suena.- Es médico, muy inteligente, y aparte tiene una akuma que le ayuda a entender mejor el cuerpo humano…¿O sería correcto decir que a copiarlo? Sea como sea, es una Marine algo problemática.- Se había enterado de su entrada a la marina por los cuchicheos de la vida noble y os juro que Zaina casi se había atragantado.

Bueno, le pegaba la parte de ser verdugo, eso no vamos a negarlo, pero bueno, ahora mismo prefería centrarse en su nueva amiga. Los fantasmas del pasado solo eran eso, fantasmas, y cuanto más lejos mejor.

Una sonrisa pinta sus labios y acaricia suavemente el hombro de la pequeña, mostrándole con ello cariño y confianza.- No sabes cómo me alegra que me lo hayas enseñado, en serio, saber que confías en mí de esa manera es muy especial.- Se quedó tranquila luego, esperando a que la muchacha terminara todo lo que tenía pendiente con aquel hombre.

Luego de un rato comenzaron a subir, Zaina ladeó la cabeza, mientras pensaba en el par de animales que estarían en el jardín.- Estará algo preocupado, es normal, Jade lo estará distrayendo para que no se meta en líos.- Efectivamente, cuando subieron arriba y Zaina se acercó a ver el jardín por una de las ventanas, pudo ver a la inmensa felina moviendo su enorme cola de un lado a otro, mientras Rouge se empeñaba en llegar a ella y darle un mordisco. La mayor negó suavemente, haciéndole un gesto a Julianna para que viera al par jugueteando.

-Te dije que estarían bien, vamos a cenar entonces… Tengo curiosidad por saber que tanto me conocen.-Una sonrisa amplia, divertida y ambas se dirigirían al comedor, siendo guiadas por la que ya conocía el castillo. Nuestra dama no se sentía especialmente incomoda, aun cuando sabían quién era no tenía la sensación de que fuera a pasarle nada malo. Tal vez era simplemente una familia demasiado protectora con una chica demasiado especial.

Eso no le desagradaba, así que era momento de ver el espectáculo principal.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Sáb 23 Mayo 2020 - 12:50

Julianna se estremeció por un momento. Sabía bien lo que era sentirse a merced de alguien mucho más mayor y no se lo deseaba a nadie, a Zaina menos todavía. Sin embargo, sabía que nada que dijera mejoraría esos recuerdos, así que en lugar de decir algo dejó que ella siguiera hablando.

-Por lo que me dices me sorprende que pertenezca a la marina. No he tenido muchos tratos con ellos, pero no parecen la clase de personas que toleran bien a la gente problemática.

La pequeña no tenía ni idea de lo mucho que se equivocaba.

Sonrió y cuando Zaina le acarició, le dio un pequeño abrazo en silencio. Ella también estaba muy contenta de haber encontrado una amiga con la que poder ser tan cercana. Subieron con calma y le señaló a Rouge y Jade, jugando en el jardín. Al sol entre los arbustos, parecían felices y distraídos.

-Le diré a alguien que les lleve un par de filetes, ellos también tienen que cenar. De momento, ven por aquí entonces.

Atravesaron nuevamente varios corredores hasta llegar al comedor. Era una estancia bastante amplia , pero hoy estaba casi vacía. Julianna recordaba haber visto en su día mesas larguísimas que se extendían de un extremo a otro de la habitación, pero en esta ocasión no había nada entre la puerta y los gigantescos ventanales al otro lado.

Oyeron un saludo y al girarse vieron que había una mesa redonda, amplia y elegante, colocada a la izquierda. Un hombre vestido de colores, con una capa negra a media espalda y el pelo naranja les estaba haciendo gestos para que se acercaran. ¡Era Jester! Rodrigo estaba con él. Jul sonrió y se adelantó, sentándose en uno de los dos lugares preparados. Por su parte, Jester se levantó y le dedicó a Zaina una pequeña reverencia, sin dejar de mirarle a los ojos. Le apartó él mismo la silla para que se sentase, antes de regresar a su sitio. Juntó ambas manos, la normal y la esquelética y habló con tranquilidad.

-Cuánto me alegro de ver que estás bien, pequeña. ¿Has seguido entrenando como te dije?

Jul asintió. Quizá no tan a menudo como a él le habría gustado, pero había corrido un par de aventuras que estaba segura podían compensarlo.

-Me alegro. Y… no llegas sola, es un alivio saber que tienes a tu lado gente que puede ayudarte a crecer y a protegerte. Es un largo camino desde Arabasta, señorita Zaina, espero que nuestra pequeña isla sea de su agrado.

De repente, Kara y Alena entraron al cuarto con fuentes humeantes. Las dejaron sobre la mesa y sonrieron antes de retirarse de nuevo.

-Me he tomado la libertad de pedirles que preparasen un par de platos tradicionales de Arabasta. No obstante, no estaba seguro de si preferirías algo… nuevo, en el paladar, por lo que también tenemos especialidades de aquí. Por favor, comed a gusto.

Rodrigo fue el primero en servirse, invitándolas a abrir las diferentes fuentes y comer sin ninguna vergüenza. Jul se apresuró a coger un poco de todo, con ganas de probar cosas nuevas. No conocía los platos de Arabasta,pero tenían bastante buena pinta.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Vie 29 Mayo 2020 - 10:36

-Digamos que la marina es algo así como un negocio muy lucrativo y antiguo, te meten en una balanza y si das más ganancias que perdidas, estas dentro.- Y ella sabe de sobra que real es todo aquello, después de todo ya tenía a un par de marines fichados precisamente por algo parecido.

Los que habían dado la espalda al barco de Jack simplemente habían sido un montón de idiotas rendidos por el dinero, eso había hecho que Zaina los fichara y pusiera en su lista y ellos no sabían lo que le esperaba. El abrazo la devolvió a la realidad y agradeció el gesto con una sonrisa.

Luego de eso siguió a la muchacha, caminando tranquila. Sabía que iban a tratar bien a sus acompañantes y que no tenía que temer por el par de fieras que retozaba tranquilamente en la amplitud del jardín.

Fue entonces que llegaron donde se serviría la comida, mirando calmadamente la reunión que se había formado. Zaina no se sentía incomoda, controlada o inquieta, era quizás ese temple de gato salvaje lo que hizo que simplemente sonriera, como si nada pasara.

La dama de orbes de esmeralda y cabello de ébano le devolvió el gesto con una reverencia tranquila y serena. Cada centímetro de aquel gesto cargaba un significado tan noble y regio que se notaba que había pasado toda su vida imitando aquel gesto. A diferencia del gesto de las demás cortes, cuando se hacía una reverencia en el desierto se tendía a alzar ambas manos a la altura de los hombros e inclinar suavemente la cabeza.

Luego de aquello tomó asiento con tranquilidad.- Muy amable.- Agradeció el gesto de la silla y dejó que ambos hablaran tranquilamente. Analizó la conversación con tranquilidad, mientras la situación se desenvolvía.

-Es muy amable, hace bastante que abandoné Arabasta, el camino no ha sido tan largo y hacerlo con Julianna siempre es un placer.- Una de esas sonrisas pinta sus labios y Zaina controla su lengua con una precisión milimétrica. En cuanto llegaron los platos alzó suavemente una de sus cejas, sorprendida.- Oh no tenían que molestarse, yo misma le hubiera cocinado algo de mi tierra natal de saberlo.- Eso no le gustó demasiado, si se habían tomado tantas molestias era porque sabían quién era Zaina y que iba a acompañar a su pequeña protegida.

Odiaba tener que rebajar el perfil, pero no podía dejar que nadie pensara o viera que Zaina y Yasei eran la misma persona.

Empezó a comer con calma, comiendo tranquilamente, disfrutando de los platos.- Esta todo riquísimo, muy conseguido sin duda.-Miró a la pequeña, sonriéndole algo más tranquila.- Espero te guste la comida de mi región, algún día te cocinare mi postre favorito, es una receta de la familia.- Le guiña un ojo de forma cómplice, mientras mira calmadamente a su anfitrión.

No tiene demasiado que añadir, está controlando y midiendo su situación para saber la razón de que un hombre así o una fortaleza en una isla como aquella, pudiera tener tantos enemigos.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Mar 2 Jun 2020 - 19:21

Por unos instantes, Jul se sumergió en la comida. Comía con perfecta elegancia y gracia, ya que si había algo que caracterizase a la pequeña eran sus buenos modales. Aún así, no podía evitar acelerar quizá un poco más de lo debido. Todo estaba riquísimo y los distintos sabores se mezclaban en su boca sorprendiéndola y dejándola encantada.

Los sabores de Samirn los había echado de menos. No era comida muy especiada, pero pese a eso estaba llena de sabor. La carne y las verduras estaban en su punto y lo bastante calientes como para casi derretirse en la boca sin quemarla. No eran muy originales, nunca lo habían sido, pero los sabores que tenía cada plato no se encontraban en ningún otro lugar. Para Jul, en cierto modo, sabían a casa.

Por otro lado, los sabores de Arabasta le dejaron sin aliento. La comida era bastante más elaborada y especiada y su paladar descubrió ese día muchos sabores que hasta el momento no había ni siquiera imaginado. Probando un poco de cada, le daban ganas de montarse en el siguiente barco que saliera y correr a descubrir esa tierra tan diferente a la suya. Se contuvo, por supuesto. Sabía que después habría postre.

Salió del trance al escuchar que Zaina le hablaba a ella. Alzó levemente la cabeza y sus ojos se encontraron primero con los de Jester y después con la mujer. Se estremeció levemente, aunque en el momento no entendió por qué. Ignorándolo, se apresuró a responderle.

-Lo cierto es que me encantaría. Imagino que será tan único como tu familia, pero algo me dice que tu toque personal lo hará todavía más apetitoso.

Julianna no solía hacer bromas de ese tipo, veladas y con segundas, pero no pudo evitarlo. Captaba algún tipo de tensión en la mesa y no terminaba de entender de dónde procedía. Quería tranqulizar a la morena, pero no podía tratar el tema directamente, por lo que optó por intentar hacerle reír.

Jester observó el intercambió con los ojos relucientes de curiosidad. Él también estaba comiendo, aunque se había servido más bien poco. Rodrigo, por su parte, había cogido la mayor parte de la carne y parecía estar bastante atento a lo suyo y muy poco a todo lo que no le incumbiera directamente.

-Y decidme pues, si no es indiscreción.- comenzó Jester, jugueteando con el tenedor sujeto en su mano de hueso.- ¿A dónde partiréis a continuación? Me gustaría saber cuánto os quedaréis para poder hacer los preparativos acordes. Por supuesto, como ya sabréis sois perfectamente bienvenidas en todo momento. No es más que una… formalidad.

Jul se olvidó de la comida y se quedó mirando al hombre. Estaba ocultando algo. Claro que sabía de sobra que no les echarían, no tenían motivos para hacerlo. No eran ninguna amenaza. ¿Por qué necesitaba saberlo entonces? La molesta sensación regresó y esta vez se dio cuenta de que había un asiento vacío en la mesa. Volvió a estremecerse y habló con un hilo de voz.

-Jester, ¿dónde está Aki?

La mirada del hombre se volvió acerada, metálica en torno a la pupila. No le había gustado la pregunta y aunque habló, lo hizo con obvia cautela, mirando a Zaina entre palabra y palabra. Jul no entendía nada.

-Aki… no está. Se marchó, hace ya mucho. Demasiado. Nunca volvió. Supimos que la habían atrapado y… falleció en una pelea contra una marine, en plena calle.

Se incorporó y centró su atención en la pequeña. No se acercó, pero podía apreciarse preocupación y verdadera ira controlada en su expresión.

-El pueblo no lo sabe todavía. Creímos que era mejor así, dado que de todas maneras siempre iba y venía. Lo lamento, Julianna. Temía que hubieras visto los carteles u oído la noticia. Siento tener que dártela yo mismo, pero… dentro de las posibilidades, creo que ha sido la mejor.

Rodrigo había acabado su romance con la comida y se levantó inmediatamente, acercándose a la pequeña y abrazándola sin decir palabra. Jul no contestó, tampoco lloró. Estaba… confusa, y no era capaz de decir palabra. ¿Aki muerta? Pero si Aki era invencible. Eso no podía ser.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 8 Jun 2020 - 0:44

La dama de orbes de esmeraldas era consciente de la situación, sin embargo seguía relajándose cuando Julianna hablaba, causando que una breve sonrisa saliera de sus labios cuando la miraba entre bocados. Raramente se sentía incomoda con nadie, pero como Zaina debía medir mucho más sus acciones que como Yasei y eso en una mesa como aquella podía ser ciertamente peligroso.- Me alegra saber que confías tanto en mi toque personal.-Ríe de forma suave, siguiéndole el chiste a la muchacha, mientras avanzan por la comida sin demasiada dificultad.

Al menos no es una cena tan tensa, ha tenido momentos peores en los que la comida no le bajaba de la garganta.

Alza suavemente la mirada ante las palabras del hombre, ladea suavemente el rostro y hace cálculos en su cabeza.- Planeo quedarme poco tiempo, pero si Julianna desea que la lleve a otra parte no tengo problema en alargar mi estancia en este lugar.- Algo dudosa mira a la muchacha, después de todo ella era una invitada a aquel lugar, tenía planes en otras islas y debía de volver, pero no lo haría sin asegurarse de que su amiga estaba donde quería estar.

Si ella quería salir de aquella isla, la llevaría a donde le pidiera.

-El destino me es indiferente, aunque dentro de unas semanas debería viajar a Paraíso de nuevo.- los negocios la llamaban y aunque adoraba perderse entre otra clase de ocupaciones, tenía que centrarse en lo importante. Su fortuna, sus negocios y su imperio debían crecer poco a poco hasta que consiguiera la influencia necesaria. Si se despistaba demasiado acabaría siendo presa de la competencia y era algo que no podía permitirse.

Zaina estaba divagando en medio de la comida cuando el tinte de la misma cambió algo más personal y lúgubre. Había escuchado historias de Aki de los labios de la pequeña, y supo que sería un duro golpe para ella, sin embargo había distintas fases por las que pasar antes de aceptar tal cosa.

-¿Julianna?...- Zaina extendió suavemente la mano para agarrar la de la pequeña, buscando sus ojos con los suyos, era su forma de demostrarle que estaba allí, que podía hablar con ella o liberar todo lo que le pasaba por encima de la cabeza. Siempre había sido así, estaba acostumbrada a que la gente se desmoronara y en silencio ayudarla a recoger todos y cada uno los pedazos hasta que al fin lograban estar enteras.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Jue 11 Jun 2020 - 12:56

¿Qué podía decir? Había un zumbido extraño en su cabeza. Había escuchado las palabras de Jester, pero por algún motivo no tenían sentido. Aki no podía estar muerta. Le había visto destrozada, más de lo que pensaba que era posible para ninguna persona, y aún así se había recuperado. ¿Y ahora una marine le había…? No podía ser.

Notó que Rodrigo le abrazaba y alzó los brazos por acto reflejo para corresponderle. Apretó y se dio cuenta de que estaba llorando en silencio cuando las lágrimas le mojaron la barbilla. Parpadeó, más confusa que angustiada. ¿Cuándo había empezado a llorar? Abrió la boca, pero las palabras no salieron. Oh. Estaba temblando. Miró a su alrededor y vio el comedor borroso. Aki ya no estaba. No es que hubieran sido muy cercanas, en realidad, pero le había hecho mucha ilusión volver a verla. Le debía su vida, tal y cómo era. Si no le hubiera rescatado todavía seguiría con su padre… con todo lo que eso implicaba.

Dio un respingo al escuchar la voz de Zaina. Era verdad, no había ido sola. Y ahora ella había visto, escuchado, toda la historia. Se giró hacia ella, todavía con todos sus pensamientos hechos un remolino. Ella estaría de acuerdo, ¿no? Aki no podía estar muerta. La información tenía que estar corrupta, ser un error. Ni siquiera sabían el nombre de la marine. Parpadeó una vez más y se levantó, tambaleándose un momentito.

-L-lo siento, chicos, pero creo que tengo que irme. No puedo quedarme.

Rodrigo y Jester le miraron con preocupación. Jester se acercó y se agachó delante de ella, apoyándole la mano buena en la mejilla.

-Pequeña, no es buena idea que te marches estando así. Quédate, duerme un poco. Si cuando te encuentres mejor todavía quieres irte, te prepararé un barco.

Jul se zafó de él como pudo. La idea de tumbarse ahora mismo le daba náuseas. Quedarse allí, quieta, sin hacer nada… ¿cómo podía siquiera planteárselo? Sus pensamientos no paraban y ella tampoco podía. Las caras de Rodrigo y Jester le incomodaron, estaban demasiado preocupados. No era ella la que había muerto. Necesitaba algo de aire. Se giró hacia Zaina y caminó hacia ella con toda la determinación que pudo reunir. Sabía que ella le tomaría en serio.

-Necesito marcharme de aquí. Por favor.

Le sabía mal pedírselo después de todo el viaje que habían hecho para llegar hasta ahí, pero se juró compensárselo en algún momento. No sabía cómo, pero lo haría. Ahora, sin embargo… tenía que marcharse. Estaba empezando a sentirse un poco mareada, pero se forzó a centrar la vista y no sucumbir. No quería quedarse tirada en Samirn, a dónde Aki definitivamente no volvería. Sin ella, el lugar parecía un poco más frío.

-Cualquier isla, pero no esta. La que tú prefieras.- Le dijo, con voz sorprendentemente clara, hasta para ella. Se alegró de ver que todavía podía controlarla.- Kara y Alena nos darán provisiones, estoy segura. ¿Por favor?
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Jue 18 Jun 2020 - 0:19

No hubo necesidad de que lo dijera una segunda vez, a la primera Zaina ya se había levantado de la silla, separado de la mesa y silbado de forma más aguda de lo normal. El imponente felino se erizó al escuchar aquello y se acercó a la salida para asegurarse de que ambas pudieran salir sin demasiado problema.- Lo siento caballeros, señoritas, pero los deseos de la dama van primero.- Y podía ponerse un ejército delante de ella que en aquel momento lo hubiera atravesado sin problemas. Jade metió la cabeza por la zona de la ventana, rugiendo suavemente para hacerles ver que venía a buscarlas.- Su transporte la espera, usted marca el destino.- Le da la mano, y si la tomaba la ayudaría a subir a Jade para salir de aquel lugar de inmediato, al menos al jardín de momento.

-Presionar no hace un favor a nadie, cada uno tenemos una manera de gestionar nuestras emociones… Respetad la suya.- Rouge le hace un ruidito para que se dé prisa, y no tarda demasiado en salir al jardín con ellos para acabar de asegurarse de que esta todo en orden, mirando a la pequeña algo preocupada.- No importan las provisiones, pillaremos algo en una isla cercana si tenemos mucha prisa, en serio.- No sabe cómo van a reaccionar los de dentro a todo aquello, y la idea de tener que escapar de una persecución por la isla le erizaba el lomo tanto como aquel hombre.

No quería tenerlo de enemigo, pero si debía tenerlo para proteger a la pequeña iba a tener de enemigo al que hiciera falta. Se ajusta la falda, se levanta la prenda y se sube encima de Jade, esperando que todo estuviera claro.

El barco partiría cuando ella quisiera y aun si no podían partir en aquel momento, se aseguraría de que si lo hiciera.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Julianna M. Shelley Sáb 20 Jun 2020 - 22:20

Tomó la mano de Zaina mientras le zumbaban los oídos. Lo siguiente que notó fue el suave pelaje de Jade contra su cara. Cerró los ojos y se acurrucó contra el animal, queriendo olvidarse de todo.

Ella no lo veía, pero todos en la habitación parecían preocupados, en especial Rodrigo. Intentó acercarse a ella, pero un vistazo al enorme gato le hizo cambiar de idea. Se giró hacia Zaina, verdaderamente consternado.

-Por favor, cuida de ella. Dile que nos escriba en cuanto pueda, por favor.

Kara y Alena asintieron a sus palabras. Tampoco ellas eran capaces de acercarse, pero se sentían igual. Jester, por su parte, no parecía intimidado. Se acercó, ignorando completamente los rugidos de Jade y acarició el pelo de Julianna. Ella no se movió. Se sentía a salvo y sabía que pronto estaría lejos de allí. Pero Jester le había ocultado eso y no era capaz de hablarle en ese momento.

-Si no hay más remedio.- Dijo, su voz resonando en la tensa habitación.-Sé que estará bien contigo.- Añadió mientras clavaba sus ojos en Zaina.- Por lo menos, eso espero.

Les dejaron salir. Pronto estaban en el jardín y en seguida volaban cuesta abajo, hacia la ciudad y hacia el mar. Hasta que subieron al barco, la pequeña no fue capaz de abrir la boca. Lloró, pero solo un poquito y en silencio. Cuando por fin desmontó de Jade, abrazó a Zaina con fuerza.

-Gracias por traerme y por sacarme de allí. Lo siento, nunca esperé que las cosas sucedieran de esta manera. De verdad, cualquier isla está bien. Tan solo necesito alejarme de aquí. Gracias. Muchas gracias.
Julianna M. Shelley
Mensajes :
129

Fecha de inscripción :
02/04/2017


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm60/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (60/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm69150/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (69150/1000000)
Berries: 11.500.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Zaina Nitocris Dom 28 Jun 2020 - 14:56

-Se lo diré, pero que no os extrañe si tarda un tiempo en hacerlo, ahora mismo las cosas están un poco tensas…- Un suspiro sale de sus labios, mientras relaja los hombros tras haberse tensado completamente. Aquel hombre le ponía los pelos de punta y sabía que era tal vez por el poder que poseía. No sabía que clase de tipo de poder era, pero sin duda sus instintos animales hacían que se erizara como de un gato se tratara cada vez que él se ponía demasiado cerca de ella. Toma aire, sale por la ventana y nuestra señorita no puede evitar sentirse triste.

Perder a alguien importante nunca es fácil, enterarse de una forma tan abrupta es algo aun peor y más difícil de manejar.

Se encoge suavemente de hombros mientras escucha las palabras del hombre, rodando suavemente los ojos.- Bueno, digamos que no voy a dejarla sola ni hacerle daño, como he estado haciendo este tiempo.- Finalmente sale con la muchacha, mientras revuelve su propio cabello intentando calmarse. Debe tener la mente fría y calmada y poder arreglar todo lo que se le esta tirando encima. Sus orbes esmeraldas fijan la mirada en la muchacha y suspira sabiendo lo que viene ahora.

Tras las pequeñas lagrimas la abraza con fuerza, sin romperle nada obviamente, acariciando su espalda mientras cierra los ojos para que se relaje.-No tienes que darme las gracias, es normal que no quieras estar aquí ahora mismo, vamos.- La agarró en brazos y no tardaron demasiado en llegar al barco de la mujer de pelo oscuro.- Nos vamos.- Un gesto con la cabeza, la gente se prepara sin que se atreva a dudar de sus palabras y rápidamente todos comienzan a dejar las cosas listas para partir.

-Volveremos a paraíso, desde allí te llevaré a donde quieras.
- Le revuelve suavemente el cabello, y las velas se levantan. Hora de partir.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm70/150What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 3qaWnZm92143/1000000What are little girls made of? Sugar and spice, and everything nice. [Zaina y Julianna] 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.