Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Lun 19 Abr 2021 - 21:18

Últimamente las noticias no paraban de empeorar. Sabía que gobernar un sitio resultaba extremadamente duro, pero no se esperaba que absolutamente todo cuanto pasaba a su alrededor fuese a salir mal. Necesitaba hacer algo para arreglar los problemas. "Uno por uno y poco a poco" le había dicho Steven, pero ya empezaba a cansarse de tener que ir resolviendo todo ella. Hacía apenas un par de días que un nuevo problema se había sumado a la lista. Uno que resultaba ser complicado por muchos motivos. El primero era que se trataba de algo lejos de su propio reino, lo que significaba tener que viajar de isla en isla de incógnito para que el gobierno no metiese las narices en el asunto. Y el segundo era que se trataba de un problema personal. Personal tal vez fuese una palabra demasiado pequeña para describir el grano en el culo que suponía que uno de sus ex novios estuviese paseándose por English Garden con información robada del propio Germa que vender. No podía decirse que fuese algo extremadamente delicado, pero se había atrevido a amenazarle con revelar su secreto en caso de ir a por él, y estaba segura de que algún que otro vendedor le daría un buen salario solo por conseguir dicha información. En cualquiera de los casos tenía que presentarse ella misma y solucionarlo. Aunque desde luego no tenía la intención de atraparlo ella misma. No, ella se encargaría de la tortura y de darle su merecido por subestimarla, pero la caza no era cosa suya. Nunca lo había sido.

Tras haber puesto por fin un pie dentro de la isla después de una larga travesía, Nijiro estaba completamente agotada. Normalmente conseguía aguantar dentro de los barcos. Los odiaba, desde luego, pero conseguía aguantarlos. No había sido el caso esa vez, pues una tormenta había asolado el mar, moviendo todo patas arriba y obligando a la joven a mantenerse ojo avizor ante cualquier cosa que ocurriese. Por suerte no había ocurrido nada más allá de lo regular, pero cuando se quiso dar cuenta el alba había salido por el horizonte y ya habían llegado. Así que tenía sueño. Es decir, más sueño que de costumbre.

- Mi señor, ¿qué tiene pensado? - Preguntó Reinmic, quien ya se había vuelto un guardia habitual. Se encontraban en la zona alta de la ciudad, donde la nobleza tenía sus hogares y se reunía por norma general alejada del resto de la chusma. Ataviada con una elegante camisa celeste, un pañuelo alrededor del cuello -de un tono blanco-, los pantalones negros de traje que acostumbraba a llevar y una gabardina echada al hombro -también negra-, no iba precisamente de incógnito. No lo necesitaba, pues tenía hombres esperando en el puerto vigilando por si acaso su exnovio tenía la intención de escaparse, así que no se había molestado en ocultar su cabello verde, que ondeaba ante la brisa. Ni tampoco el símbolo del Germa 66, completamente inmenso sobre los uniformes de Reinmic y los demás, y sobre su propio abrigo.

- Por el momento iré a comer algo. Dividíos por la ciudad, buscad a cualquier cazarrecompensas que quiera ganarse un buen sueldo por hacerme un favor.- Explicó con el mismo tono neutro de siempre mientras se dirigía hacia alguna cafetería cercana. Ya que no había conseguido dormir, por lo menos comería algo antes de tener que sufrir múltiples reuniones. Dejó que los suyos echasen a andar en diversas direcciones después de que su jefe de guardias les explicase lo que debían hacer, y entró en un café nada más cruzar la esquina. Nada de pizza, por desgracia para ella. Pero algo era algo. Tomó asiento en una de las mesitas cercanas, y apoyó las piernas sobre la misma mientras esperaba pacientemente a que la camarera -una chica rubia con unos zafiros por ojos- se acercase.

- Buenos días. ¿Qué desea? - Preguntó con un tono dulce. De no haber sido por la situación en la que se encontraba, seguramente le hubiese sonreído, pero no estaba precisamente de un humor agradable. Echó un vistazo rápido a la carta embutida en cuero negro, y volvió a elevar la vista hacia ella.

- Lo más comestible que tengas-. Tal vez habló más fuerte de lo que esperaba, o tal vez fue el tono que puso al decirlo, pero la mujer asintió un par de veces y se marchó en seguida. Y fue ahí cuando se percató de que algunas de las personas a su alrededor no le quitaban el ojo de encima. Bien. Si se centraban en ella las noticias volarían -o eso esperaba-, y sabía que sería mucho más fácil que la información llegase hasta Malik. Y, como le había enseñado su padre, "Resulta mucho más fácil arrinconar a una rata a base de miedo que esperar hasta que pique el cebo".
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 21 Abr 2021 - 0:15

Después de lo sucedido en Hallstat te costaba dormir. Habías visto cosas horribles, algunas que deseabas poder olvidar pero simplemente allí seguían, martilleando tu cuerpo a cada instante, manteniéndote alerta de forma constante. No recordabas por qué habías subido al barco, pero tras empeñarte en regresar decidiste que lo mejor era abandonar la isla para siempre. Me habría gustado disculparme, decirte que era culpa mía o prevenirte de lo que estabas a punto de ver, pero no podías escucharme. No estoy seguro ni siquiera de que pudieses concebir mi existencia, así que asistí vigilante para protegerte si era necesario. No lo fue. Aceptaste el exilio como una dama debía hacer.

Tu segundo exilio.

No entendías nada, y era normal. Tampoco tenías a nadie que pudiese responder cada pregunta que iba bullendo en tu mente; intentabas hallarlas, pero lo único que había delante de ti era una encrucijada tras otra, y no sabías qué camino tomar. No entendías nada. Tampoco tenías claro por qué no recordabas tu marcha, y lo único que tenías claro era que no quedaba nada; solo una bolsa de berries que no duraría mucho, y una vez se agotase... ¿Qué ibas a hacer? Una chica enferma y frágil, que no había trabajado nunca y de la que, tienes que reconocerlo, sería fácil aprovecharse. Podías ser muy inocente a veces, por mucho que creyeras que podías aprovecharte de quien quisieses. De hecho, ese pensamiento era muy inocente.

Creíste que podías aprovecharte de Lewis una vez más. Un poco de dinero, tal vez, lo justo para empezar de cero aunque esta vez fuese liderando un servicio de restaurante, o un hotel. Algo modesto, en realidad, solo para poder llevar una vida tranquila. Quizá esa razón fue la que te llevó a atracar en English Garden. Afortunadamente fuiste lo bastante cauta de no advertir a tu primo antes de pensarlo bien, pero el simple hecho de que hubieses decidido entrar allí... ¿Cómo se te pudo ocurrir?

Pagaste una habitación para seis noches. Llevabas tres. Te habías puesto como regla no decidir nada antes de que pasara ese tiempo; yo me había puesto como objetivo encontrar una solución antes de que tomases. Y... Como no podía ser de otro modo, ninguno de los dos tenía forma de llegar a una conclusión. Tú no querías dar el paso, por mucho que te atrevieses a dudar, y yo no veía la manera de ayudarte. Mis conocimientos del mundo estaban limitados a lo que tú supieras o lo que pudieras llegar a pensar. Por eso, cuando ese día estabas leyendo en medio de una taberna, que por un simple instante prestases atención a las palabras que escuchabas de fondo, me hizo despertar.

Cerré el libro y subí a la habitación. A veces, aunque no podía hablarte, sí era capaz de influir en tus cursos de acción. El por qué habías comprado aquel sombrero, o incluso el parche, escapaba a tu comprensión; pero no a la mía. Era mi ropa, la que esculpía mi cuerpo desde el tuyo y la que, desde luego, no había comprado una sola vez. Me avergüenza reconocer que había robado tu cuerpo ya algunas noches, intentando con no demasiado éxito guardar la ropa en nuestro interior. Por eso ese día, que importaba, cogí el traje diecisiete que habíamos comprado -por si vas a preguntarlo, hasta ahora solo había destrozado once- y me lo puse. Fue lento, o al menos mucho más lento de lo que me habría gustado, pero me envendé y me vestí. Me puse los tacones, parche, sombrero y chaquetón, peinando las hombreras y asegurándome de que estuviesen rectas. Estaba listo para salir.

- Señor -entoné, con una voz artificialmente grave. Tenía que practicarla más a menudo-, yo estoy interesado en lo que me pueda ofrecer.

Llevaba sable al cinturón, así como una pistola y una bolsa de balas de plomo. Era bajito, afeminado y parecía salido de un libro de tópicos sobre piratas, pero también poseía el poder de una fruta del diablo, algo extraordinariamente raro; si debía demostrarle mi poder lo haría, y dudaba que fuese a resultarle agradable. Aunque yo todavía no había alcanzado el dominio del caballero negro, ya era un enemigo a tener en cuenta.

Afortunadamente, no importó.

- El reino errante necesita ayuda.

- Y yo un sueldo -contesté, creyendo que sonaba rudo. Aunque parecía un niño imitando a su padre-. ¿Cuánto paga tu señor?

No contestó, pero me dio una dirección. Algo nervioso creyendo que podría tratarse de una trampa caminé hacia el lugar, que resultó ser una cafetería de alto copete. Se me hacía extraño ser yo quien sonreía con cada paso, pero intenté mantener mi expresión con la mayor serenidad de la que me veía capaz, y cuando vi su cabello verde hice una pomposa -y puede que algo burlona- reverencia.

- ¿Qué servicios podéis necesitar para acudir al Capitán Silvercat? -pregunté, dando un paso hacia adelante-. ¿Y cuán lucrativo será para mi persona?
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Vie 23 Abr 2021 - 1:03

Por poco no le había pegado un tiro. Aquel tipo debía aprender un poco de sentido común. Cuando comienzas a seguir a alguien por la calle, girando las mismas esquinas y metiéndote por los mismos callejones, todo esto en silencio mientras lanzas miradas furtivas a los lados, con eso logras que esa persona lo primero que piense es que quieres hacerle algo. Había tomado una salida por las callejuelas hasta un callejón sin salida, me había dado la vuelta y llevado la mano hasta la pistola que tenía debajo de la gabardina. Aunque para mi sorpresa lo único que me dijo era "El reino errante necesita ayuda". Me quedé con cara de pánfila bajo la máscara cuando me dio una dirección y se fue por donde vino. Llevé la mano a la frente, casi me había cargado al agente de alguien importante.

Respiré hondo, no podía distraerme de mi objetivo, pero dado que no sabía donde estaba... no perdía por atender a la llamada, además puede que tuviera más prioridad. Metí la mano en un bolsillo y saqué una foto con un informe doblado. Un nuevo que se había iniciado hacía poco, sus habilidades habían llamado la atención de la rama de reclutamiento, pero todavía necesitaban que alguien mantuviera un ojo sobre él. Y ahí es donde entraba mi célula, la investigación y el rastreo de posibles traidores era mi especialidad. Con suerte sería alguien con la idea equivocada de lo que era ser agente y sólo tendría que, o bien encaminarlo, o bien asustarlo para que no volviese a acercarse a una dependencia del gobierno. Al fin y al cabo con tan poco tiempo no tenía tanta información como para ser considerado una amenaza. Pero como siempre la información que me había dado Rustal antes de meterme en un barco rumbo a otro mar era, como poco escasa, nunca se movía de la línea de que esta pudiera estar escrita en una servilleta sucia, y no sería la primera vez que lo hiciese.

Miré el mapa de la ciudad y procuré acercarme a la dirección que me habían dicho, moviéndome por los lugares menos transitados para evitar llamar la atención. Una cafetería cercana al puerto, bastante a la vista. Pero lo que más a la vista estaba era... el objetivo, Vinsmoke Mijiro. Era él quien me había convocado, no, por lo que podía ver había alguien más ¿Un pirata? No, su aspecto era un cliché andante, como quien se disfraza de pirata, quizás alguien de incógnito llamando la atención. Entonces el reino errante sería una forma de referirse a una célula sin base fija ¿Pero quién demonios era? cuantas más vueltas le daba más pensaba algo de la información estaba equivocada, pero en fin, si alguien como ese tipo había entrado sin problemas supuse que no pasaría nada por que saliera de las sombras y me sentase con ellos.

Entré por la puerta y me situé al lado de los dos jóvenes. Aparté una silla y, sin esperar permiso alguno me senté. Miré a la camarera y esta con bastantes dudas se acercó a pedir la orden, con un dedo señalé en la carta lo que quería y no dije ni una sola palabra hasta que me lo trajeron. Una copa helada jumbo de crema y caramelo, con topping de nata y frutos del bosque.

- ¿Y bien? ¿Cuál es la misión? - Y comencé a sorber por la pajita que se adentraba en la máscara.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Mar 4 Mayo 2021 - 12:50

La calidez del sitio y la tranquilidad del mismo -incluso a pesar de las miradas que le dedicaban algunos de los clientes- resultaban un nuevo aliciente para su sueño. Apoyada como estaba en aquella mesa no estaba extremadamente cómoda, ni siquiera podía decir que la silla fuese suficiente para quedarse dormida, pero poco a poco notaba cómo los párpados se le iban cerrando. En una situación semejante, lo normal sería que estuviese alerta, preocupada por lo que sucediese, pero el asunto no le preocupaba tanto como para realizar una búsqueda exhaustiva. Colocando su cabeza echada hacia atrás sobre la silla, estaba a punto de dejarse llevar por los brazos de Morfeo gracias al ruido blanco que escuchaba de fondo, cuando este se vio interrumpido por completo por una nueva voz presente en el entorno.

Nada más colocarse bien en el asiento, bajando ya las piernas de la mesa, observó a un chico. Estaba haciendo una reverencia, algo que nunca se esperó en un lugar así, y tenía unas pintas curiosas. Presentándose como Capitán Silvercat, supo que llegaba por el anuncio que habían estado difundiendo sus soldados. O eso esperaba, ya que no imaginaba a nadie merodeando por el lugar así vestido buscando trabajo. Quizás como modelo de tienda de disfraces... No estaba segura.

- Es un placer.- Comentó ante la pequeña presentación momentánea. Aunque sus pintas no ayudasen mucho, sin duda había llamado su atención, así que de una forma u otra podía sentirse orgulloso. Mostró una sonrisa que, lejos de parecer amable, resultó bastante neutral y alejada de cualquier sentimiento-. Estoy...- Se vio interrumpida, nuevamente, por una presencia que se acercó al lugar. Al principio pensó que se había equivocado de mesa, pero en cuanto notó que no iba a marcharse, se preguntó si era un compañero de aquel Capitán Silvercat. Tal vez habían elegido esa misión juntos. No lo sabía realmente-. Bienvenido a ti también. ¿Vais juntos? - Preguntó, cruzándose un poco de brazos.

Junto a su copa de dulces llegó lo que ella había pedido, algo parecido a varios trozos de carne con una salsa de setas y un poco de ensalada de diferentes lechugas. Antes de decir nada, desplegó la servilleta, se aproximó un poco a la mesa y cortó un trozo de carne. Se mantuvo en silencio mientras probaba la comida, y después elevó la vista hacia ambos nuevamente. Examinándolos desde aquel punto de vista, parecían ser el tipo de cazarrecompensas -o criminales- que necesitaba, así que... no necesitaba pedir más.

- La misión es confidencial y lo suficientemente secreta como para que no salga de aquí y mantengáis la boca cerrada- Comentó, pasando la vista de uno a otro-. Por favor-. Añadió, como si hiciese falta. Si aquello hubiese ocurrido meses atrás no hubiese tratado de ser amable, pero ya se había cansado de ser la mala de la novela-. Si la cumplís será beneficioso para ambos. En caso de que queráis ir por separado, la recompensa será para el primero que la cumpla-. Volvió a darle otro mordisco a la carne mientras dejaba un tiempo para que ambos pudiesen hablar. Como no sabía exactamente el tipo de persona que eran, resultaba mejor tener un poco de información-. Necesito que localicéis, neutralicéis y arrastréis hasta aquí a alguien.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 4 Mayo 2021 - 17:36

No se te daba bien guardar las formas. Nunca se te dio bien. A mí tampoco, en realidad, pero en ocasiones uno llegaba a tener la necesidad de comportarse. Por eso cuando alcé el rostro contuve mi mueca de asombro frente a otro hombre un tanto... Femenino. No sé cómo explicarlo, estoy seguro de que tú no lo habrías reconocido como tal, pero para mí, que había tomado por costumbre disfrazar tu cuerpo para hacerlo mío y agravaba la voz de la misma forma que ese... esa... Eso. Preferí no asumir su género, pero estaba claro que era una tía. Al menos, en términos tradicionales.

Con quien me quedé patidifuso hasta el punto de arquear una ceja con cierto descaro fue ante la cosa enmascarada que entró tras de mí. No fue, creo, la extraña máscara que ocultaba su rostro, ni tampoco el aura de oscuridad que le rodeaba. Era un ser ominoso, pero eso tampoco terminaba de preocuparme. Lo que, sin embargo, terminó de romper tu serenidad fue cómo al sentarse calmadamente en la mesa pidió, solo señalando, una bola de diabetes de dimensiones colosales. Qué buena vista tenemos, por cierto.

Cuando habló pareció que algo moría en su interior. Sorbía con pajita por no quitarse la máscara, haciendo que la curiosidad me picase hasta el punto de casi dejar de prestar atención a la comida de la-el peliverde. ¿Tan terribles eran las cicatrices que ocultaba en su rostro como para necesitar eso? No, había algo más. Hablaba a través de una máquina, por alguna razón... Si no hubiese sido demasiada casualidad encontrarme a dos mujeres encubriendo su... No, no. Si no hubiese sido demasiada casualidad encontrarme con dos entres en principio de apariencia femenina, habría supuesto que el extraño, perverso, desconcertante, un poco excitante y macabro ser que tomaba helado junto a la-el peliverde era una adolescente. Pero ya éramos dos, así que opté por creer que se trataba de alguien deforme. Así que sí, "eso" era lo que más se podía ajustar.

- No le conozco de nada -admití, tomando un tercer asiento-, pero sin duda parece alguien confiable. -No, ni de coña lo parecía.

Escuché, o me propuse escuchar, su oferta. Sin embargo, esa misma persona lo bastante indiscreta como para ir a buscar desconocidos para cumplir una misión ahora pedía confidencialidad de cara a neutralizar a su objetivo, fuera cual fuese. Asumí que dado que lo quería allí lo prefería vivo, por lo que o bien este tenía información importante para ella-él o lo odiaba tanto como para querer torturarlo una vez lo tuviese delante.

- No querría ser tu exnovio -comenté, de forma casual. Aun así, no había dicho quién demonios era el objetivo. Ni fotografía, ni nombre, ni nada de nada-. ¿Tenemos que traer a un sujeto cualquiera o tiene nombre ese alguien? -Para intentar parecer más duro di un golpe en la mesa. No creo que mi sonrisa cada vez más ensanchada por el dolor colaborase-. Mantendré mi boca cerrada, pero me debéis un nombre y un precio, señora... Señor.

Menuda cagada.
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Miér 5 Mayo 2021 - 0:28

Menuda mesa de raritos. Sí, era consciente de cómo nos veíamos desde el exterior. Es posible que muchos de los comensales simplemente pensasen que no éramos más que una pandilla de cosplayers que simplemente estaban pasando un rato haciendo un rol en vivo mientras tomaban algo en una cafetería de moda. Eso explicaría por qué muchas de las miradas volvieron a sus platos poco después del golpe en la mesa. Aunque lo que decía el pirata extremadamente afeminado era cierto, por muy secreta que fuese necesitábamos información si quería que colaborásemos, por lo demás era una misión de abducción. Ahora si quería mantenerlo en secreto...

- Mi personaje tiene un 24 en percepción y un 30 en conocimiento criminal, digo... Me especializo en localizar y encargarme de objetivos, si me das una dirección y una descripción podré rastrearlo. - Dije al terminarme el helado y dejar la copa vacía sobre la mesa. - El otro narrador me dijo... quiero decir, el contacto me indicó que aquí encontraríamos pistas para la siguiente misión. No te preocupes por ser discreto, pienso encargarme de cualquiera que meta las narices en este asunto. - Comenté en un tono normal, como si estuviera en personaje, nadie en su sano juicio diría eso en alto, no existe nadie tan estúpido.

Si me habían entendido y me seguían un poco el juego podríamos hacer pasar esta pintoresca reunión por un grupo de rol, además, dado al aspecto que tenían parecían perfectamente chicas jóvenes muy bien disfrazadas de hombre, si a esto le añadimos un disfraz más estaba claro que no podíamos ser algo serio. Si no siempre podía darnos un lugar más seguro donde nos podríamos reunir para que nos diese la información sin temor a que esta se filtrase. Pero hasta entonces, toda cautela era poca, y si con el mismo paripé que usé para definir mis habilidades podía hacer que me dijesen sus especialidades, mejor.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Lun 10 Mayo 2021 - 15:04

Habían aparecido prácticamente al mismo tiempo, así que le sorprendía que no fuesen juntos. Un poco solo, pues bien podía haber sido casualidad perfectamente. Además, eso suponía que sus guardias estaban haciendo un buen trabajo difundiendo la información y buscando cazarrecompensas. Tal vez debería plantearse subirles el sueldo... o por lo menos empezar a darles uno. Ya lo vería más adelante cuando estuviese de vuelta en su reino y no tuviese que lidiar con gente.

- Vaya, bueno, supongo que es una coincidencia entonces-. ¿Confiable? Parecía más una máquina sacada de algún cómic que alguien confiable. Es más, si tuviese que realizar una apuesta sobre ellos, seguramente creería que el chico al descubierto podría ser perfectamente el inocente héroe queriendo disputar al villano... que fácilmente podría ser el enmascarado. Sí, ese podía ser un buen argumento para una nueva historia, siempre y cuando trabajase un poco en ella; Lo que le descuadró totalmente, sin embargo, fue el enmascarado hablando de datos y números como si estuviese utilizando algún lenguaje que no comprendía para describirse a sí mismo. Tal vez el hombre estaba loco al fin y al cabo. Si ese era el caso no le preocupaba mucho, al menos mientras cumpliese con la petición sin matar a su ex novio.

Suspiró un poco, intentando darse algo de prisa en comer. Si bien quería contarles todo cuanto pudiese saber para que empezasen lo antes posible, cada cosa tenía un proceso. Y tenía hambre después de todo el viajecito hasta allí. No tardó mucho en deslizar una pequeña fotografía de entre su traje mientras daba el último mordisco, pasándola por encima de la mesa. En ella se podía ver a un joven de unos veintitantos, con el cabello castaño y los ojos de un verde profundo. No tenía un cuerpo especialmente atlético, pero estaba cuidado, y en esa precisa fotografía se le podía ver cargando algún que otro cable.

- Se llama Lukas Voirnisk.- Comentó, haciéndole un pequeño gesto a la camarera para que recogiese el plato. Mientras lo entregaba hizo una pequeña pausa en la que no dijo nada, precisamente para evitar más comentarios y susurros-. Está por la ciudad, seguramente deambulando tratando de buscar un comprador para cierta información valiosa, así que lo más probable es que ronde los barrios bajos.- Al menos, eso es lo que había conseguido averiguar. De cualquier forma no podría salir de la ciudad, así que no le quedaban muchas opciones-. Necesito que lo traigáis a esta dirección-. Nuevamente, deslizó un papel por encima de la mesa, en la que indicaba la ubicación de uno de los astilleros-. Hay un barco preparado para él. Al entregarlo se os pagarán cinco millones de berries. ¿Qué os parece?
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 11 Mayo 2021 - 1:07

Suspiré aliviado. Pareció ignorar eso último, si bien por fin se dio el brío de explicar cuál era el cometido esperado de la tarea propuesta. Iba a pagarnos cinco millones -al primero que lo atrapase, supongo- a cambio de llevarlo hasta un punto concreto, para el caso un barco. No había hecho referencia a si debía estar vivo o muerto cuando lo cargásemos, pero preferí tomarlo como que lo quería vivo en base a cómo estaba hablando. Por su parte el otro sujeto me resultaba extrañamente perturbador. ¿Estaba jugando rol? Bufé, divertido, y me recosté sobre el asiento intentando parecer más masculino e imponente. Supuse también que si seguía intentándolo terminaría por salirme mejor, especialmente cuando no tuviese que "parecer masculino" de forma consciente.

- Yo dumpeé mi resistencia a cambio de inteligencia -contesté. Habías leído mucho y, junto con los amigos de Eli, habías jugado un par de partidas-. Mi personaje posee orientación, pero todavía no he desarrollado la habilidad de rastreo. -Era imposible que una persona que hablaba así estuviese loca. Se trataba de una clase de agente especializado en ocultar su identidad, aunque para ello hubiese creado un persona como pantalla-. Eso sí, he desbloqueado ya el desplazamiento rápido y me he subido un par de puntos a magia. -Tal vez así detectase que era usuario; al menos, esperaba que lo hiciese-. Todavía tengo pendiente calcular mis tiradas, pero tengo dotes de multidisparo y ráfaga también. Pero no creo que puedan ayudar en medio de una mazmorra urbana.

Creí que era suficiente. Tendí la mano al monstruo de la máscara en señal de simpatía. Dado que parecía algo paranoico también levanté la otra, evitando la sospecha de que podría desenfundar un arma oculta mientras se encontraba desprotegido. Lo último que habría querido era que el tipo con el que tenía que trabajar no se fiase de mí.

- ¿Te parece si en lugar de competir hacemos un pacto? -pregunté-. Sea quien sea el que derrote al jefe de la mazmorra, saqueamos a medias.

Era inteligente. No quería tener un rival, era muy preferible tener a un compañero en esto. Si debíamos separarnos era mejor renunciar a dos millones y medio que perder cinco si tenía la mala suerte de que el engendro encontrase primero al objetivo. Al fin y al cabo yo estaba cazando para sobrevivir, no para gestar una cama de oro. Dejarme llevar por la codicia era lo peor que podía hacer mientras nos encontrábamos en un momento tan delicado como aquel, y yo no estaba dispuesto a dar un paso en falso. Si debía confiar en ese extraño ser de género neutro -con gustos de muchacha adolescente y voz de hombre mecánico- lo ideal era dar yo el primer paso y ofrecerle un motivo para confiar en mí.

Con eso en mente, la fotografía memorizada y el nombre guardado a través de mnemotecnia, me levanté.

- Si no queda más, me retiro para que la partida de comienzo, ¿les parece? -miré alternativamente a ambos, esperando una confirmación antes de marchar.
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Miér 12 Mayo 2021 - 0:54

¿Un pacto? Repetí en mi cabeza mientras miraba la mano que me había tendido el extraño con pintas de pirata. Eso era lo que diría alguien que quiere quedar bien ahora, ofertando una propuesta amable y que beneficie a los dos. Pero conocía a esa clase de perros, cuando confías en ellos y has neutralizado al objetivo te disparan por la espalda y dicen que te han matado en un tiroteo, así luego se llevan todo el dinero sin temer la competencia. O puede que estuviera siendo paranoica. Suspiré y a regañadientes respondí al apretón de manos.

- No me interesa el loot, sino la experiencia. Por mí puedes quedártelo todo. - Diciéndolo delante de quien se suponía que era el contratista quedaba sellado y daba a entender que no me interesaba el dinero. Un movimiento necesario para evitar una bala en la espalda. - Por cierto... ¿Mientras tanto qué hará usted? - Pregunté mirando al trajeado.

Decidiera seguirnos o hacer las cosas por separado pagué mi parte y me puse de camino con la cara del sospechoso en mente. Alguien que vendía información era peligroso, más que un traficante de drogas o armas. Conocían su mercancía y sabían tratar con ella, era de esperar que nuestra llegada y reunión no tardase en pasar por sus oídos, a pesar de que no supiera el tema de conversación sería suficiente para tenerlo alerta. Además... me interesaba saber con qué tipo de información trataba, a lo mejor me cruzaba con una rata bien gorda que tuviera que silenciar.

No era muy difícil moverse hacia los barrios bajos, la transición de la ciudad era clara, las fachadas descuidadas, los edificios abandonados y las callejuelas sombrías cada vez se hacían más comunes a medida que me movía entre las paredes evitando las vías principales. Buscaba un lugar donde alguien tratase de vender información, o por lo menos donde pudiera tratar con un gran número de gente que buscara su producto, un mercado donde poder exponer su mercancía. Necesitaba un lugar con mucha afluencia de personas interesadas, que pudieran pagar una suma interesante, pero a la vez un lugar en donde pudieran tener cierta privacidad a la hora de tratar temas delicados. Por el tamaño de la ciudad dudaba que hubiera más de un local que tuviera esas cualidades.

- Eh, Capitán Multiclase. - Llamé su atención mientras miraba por una esquina y me aseguraba de que no nos siguiera nadie indeseado. - Tenemos que encontrar algo parecido a un local de "ocio nocturno", no una taberna de mala muerte, algo más llamativo. Tenemos dos opciones, encontrar ese sitio y entrar escopeta en mano hasta sacar a rastras al objetivo, o hacernos pasar por interesados en la información, encontrarlo y sacarlo a rastras. - Hice una pausa para que pudiera, o pudieran aportar su granito de arena, al fin y al cabo éramos un equipo.

RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Vie 14 Mayo 2021 - 18:17

Estaba tratando con locos. Jodidos y paranoicos locos. No podía decirse que precisamente ella estuviese muy cuerda en comparación a la gente común -al fin y al cabo, su vida era la que era-, pero en comparación a esos dos resultaba mucho más normal. Era tranquilizador hasta cierto punto. Lo que no le calmaba era saber que había dejado semejante tarea en manos de aquellos dos jóvenes -si es que la máquina era joven, algo que no sabía- excéntricos. Solo podía esperar que cumpliesen el encargo sin dar demasiados problemas, lo único que no quería era llamar la atención del gobierno, sería malo si esos perros empezaban a investigar sobre su pasado y sus ex parejas.

- Tengo algunos asuntos pendientes, pero estaré en el barco para cuando terminéis-. Comentó. Aparentando tranquilidad, terminó de limpiarse -dedicadamente- los labios por la comida y dejó varios berries en la mesa. En realidad necesitaba darse la misma prisa que ellos, así que cuanto antes pudiesen despedirse, antes podría centrarse en la tarea que, sin ser consciente, se había autoimpuesto: conseguir cinco millones de berries sin mayor problema. ¿Lo bueno? Aquella era una zona pija de la ciudad, lo bastante compuesta de nobles como para poder conseguirlos en un plazo relativamente rápido. ¿Lo malo? Seguramente acabase llamando la atención, así que era mejor darse toda la prisa posible y, sobre todo, tener un buen plan. Ya iría pensándolo por el camino.- Bien, pues si eso es todo, caballeros...- Mencionó, haciendo amago de levantarse.

La verdad es que no entendía todo ese rollo que se estaban trayendo entre manos. ¿Qué demonios era eso de clase y magias? Hablaban con palabras que no comprendía para nada. Podría haber pensado que era cosa de la adolescencia, pues aquel Capitán parecía más joven, pero no podía determinar la edad de aquella máquina, así que no debía tratarse de una franja de edad concreta. Y si no era así, sin duda se estaba perdiendo mucho de la vida como persona normal. Apuntó mentalmente que tal vez debería preguntarle a Reinmic sobre el asunto, quizá el supiese por qué estaban tomando aquel encargo como una especie de juego. Y si no, seguramente Sanjiro lo sabría.

Nada más separarse, después de pagar y de salir de aquel café de forma tranquila, comenzó a preparar su plan. Entre la parte alta de la ciudad había bastantes tiendas, lo suficientemente buenas como para resultar tentadoras. Joyerías, estaciones de trabajo -ya fuese de espadas y armas o incluso tiendas que confeccionaban ropa-, multitud de opciones. Pero no, ella necesitaba algo grande. Algo que pudiese darle ingresos de forma rápida, pues tampoco quería molestar en veinte tiendas. Y por eso mismo se dirigió hacia uno de los puntos más concurridos de la ciudad y que seguramente podría ayudarle con el problemilla que tenía: el banco.

Timar a los banqueros sonaba como un buen plan para aquel viernes.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Vie 14 Mayo 2021 - 22:27

Arrugué la nariz. Una persona que no estaba interesada por cobrar nunca era de fiar. Si respondía de esa forma solo podía significar dos cosas: O pensaba darme una puñalada al finalizar y quedarse con todo o bien, por otro lado, era un loco que solo trabajaba por la adrenalina. A priori no podía saber a qué grupo pertenecía, aunque a juzgar por la máscara era casi evidente que se encontraba dentro del primero. Aun así, eso resultaba más seguro de cara al éxito de la misión que si estuviese en el segundo. Parecía una persona racional y meditabunda -más o menos-, lo bastante cuidadosa como para hacer ver en medio del restaurante que todo se trataba de un juego. A ese menester, además, ayudaban nuestras ropas pintorescas.

- Debo insistir -repuse con cierta educación y una sonrisa-. El pago es generoso y no sería justo quedármelo para mí solo. -Tampoco sería seguro en absoluto; al menos no sin tener más datos de él, aceptar una contraoferta que parecía demasiado buena para ser cierta-. Un caballero no deja que el dinero se interponga en una misión, al fin y al cabo.

Escucharme decir eso con tu voz agravada era casi ridículo, pero asumí que con el tiempo iría mejorando -o, por lo menos, acostumbrándome-. No creía que la respuesta que pudiese darme fuese lo bastante satisfactoria como para fiarme de él, pero había una regla entre camaradas que siempre se cumplía en English Garden: No se rechaza dinero dos veces. De nuevo prefería perder un poco de dinero antes que arriesgar la vida, y si bien no estaba seguro de qué podía suceder a continuación, por lo menos estaría más seguro si mantenía ese nivel de cordialidad. Con gente como eso no valía intentar amedrentarlo; se colaría en nuestras pesadillas y devoraría nuestra alma.

Cuando me levantaba, sin embargo, el monstruo comenzó a dar indicaciones. Eran razonables al punto que llegaba a comprender, pero había un problema: English Garden era hogar de un sinfín de locales de ocio nocturno de alto copete, famosos por sus cócteles y la depravación que destilaban. Sin embargo, solo había un guardián de los secretos en toda la isla. O, al menos, solo uno verdaderamente eficaz. Si no encontrábamos al objetivo siempre quedaba recurrir a Lewis.

- Queen's Plaza está lleno de salas de fiestas. La mayoría legítimas, pero algunas... Particulares. -Intenté devanarme los sesos por un momento. Sabía que había al menos cinco que traficaban con drogas, pero no recordaba del todo bien sus nombres-. Varias de ellas están llevadas por hombres fuertes de los bajos fondos, gente sin escrúpulos que se dedica a la venta de drogas o al tráfico de armas. ¡Digo...! Si queremos encontrar al dragón hay varias mazmorras donde podríamos buscar, pero están habitadas por drows. Son fáciles de encontrar, en realidad; son las grutas de los bordes, cerca del extrarradio. Aun así, siempre hay aventureros en busca de nieve.

Con aquello esperé la propuesta de mi particular compañero, fantaseando ante la idea de que nuestro contratante en ese momento iría a buscar el dinero a una caja de caudales, contándolo ominosamente en un sillón de cuero negro bajo una garuda gigante. Al fin y al cabo, ¿qué menos esperar del reino del Germa?
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Vie 21 Mayo 2021 - 1:52

- Corta el rollo. - Contesté de forma seca. - Fuera del restaurante ya no hace falta fingir que esto es un juego. - Hice una pausa para pensar. - El extrarradio... puede ser un buen sitio para empezar, parece que ya eres familiar con la ciudad, así que aunque haya varios locales seguro que puedes averiguar cual es el apropiado para empezar.

Con eso dicho me puse en marcha, confiando en que me siguiese. Caminamos por callejones oscuros hasta que el entorno nos permitió poder dejar de lado el sigilo. En las calles por las que estábamos, por muy llamativo que fuese nuestro aspecto, nadie parecía que se fuera a meter en los asuntos de otro, menos si iba armado o tenía aspecto mínimamente peligroso. Además muchos de los que había por esta zona no deseaban llamar la atención de las fuerzas del orden. Si nos acercábamos a Queens plaza llegando por callejuelas y salíamos de entre las sombras sería como decir a gritos que no queríamos ser vistos. Si nos íbamos a presentar en cualquiera de los locales lo mejor sería ir de cara con las cartas sobre la mesa, al fin y al cabo nadie sería tan estúpido ¿no?

Por fin las paredes de pintura pelada y tuberías oxidadas empezaron a dar lugar a una serie de calles con carteles de llamativos colores. El olor había cambiado, llegando a ser entre alcohol, drogas y sudor de algo que no quería ni imaginarme. Los primeros locales eran los que estaban en peor estado, por ahora quedarían descartados, demasiado inseguros para alguien que moviese algo tan valioso, no encontraría a sus clientes en esos sitios. Pero poco a poco los carteles se hicieron más grandes y brillantes según nos acercamos a Queens Plaza, las ropas de los transeúntes más caras y los olores algo más enmascarados por colonia barata.

- Bien. Escoge local. - Dije cuando llegamos a la plaza. - Entraremos primero al que digas. - Antes de seguir puse una mano en su hombro. - Pero no me has dicho cómo quieres entrar... - Comenté haciendo referencia a la pregunta de antes ¿Violencia o diplomacia?
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Vie 21 Mayo 2021 - 9:18

La mayoría de personas en su situación, seguramente, tratasen de encontrar a su ex pareja y para solucionar las cosas. Era lógico y una buena forma de no seguir complicándolo todo. Incluso Steven le había dicho algo semejante una vez se enteraron de los contratiempos. Algo como "ten cuidado y deja de añadirte problemas por tu propia cuenta". Si le hubiese hecho caso meses atrás y hubiese dejado de salir con gente, seguramente no estaría en un apuro así. Pero ya tenía pocas distracciones habitualmente, necesitaba algo con lo que entretenerse y esa había sido la única forma de divertirse que encontró entre su reino. Y por eso mismo estaba ahí, en mitad de la calle, sin saber bien cómo proceder. Aunque tenía nociones de espionaje para las misiones del Germa, se trataba de una científica, no estaba acostumbrada a ese tipo de pruebas. Para eso solía tener a Reinmic, a Sanjiro y al resto de personas capacitadas para un combate.

Pero esa vez estaba sola, y necesitaba un plan.

Quedándose observando desde fuera, se dedicó a comprobar lo que hacía cada persona nada más entrar en el lugar. Comprendía que la mayoría de personas de la zona estaba allí para sacar o ingresar dinero, y que hacían otro tipo de transacciones actualizadas. Todos lucían como si supiesen exactamente lo que necesitaban hacer, así que eso era lo que ella debía hacer también. Entró, entonces, como todos los demás. Dispuesta a hacerles creer a aquellas personas que, como cualquier otro, estaba allí para algo en concreto. Para ello, avanzó a paso ligero, mostrándose segura de sí misma y tratando de aparentar, por encima de todo, que tenía el control de la situación a pesar de que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Su vida había sido así desde mucho antes de entrar en aquel banco, si se paraba a pensarlo.

Durante buen rato permaneciendo en aquella fila de personas que esperaban ser atendidas, se dedicó a escuchar lo que mencionaban. Por lo que pudo averiguar, el banco se componía de múltiples cajas fuertes en las que los clientes podían almacenar y sacar sus berries a voluntad. Por fin una buena noticia.

- Buenos días, ¿qué se le ofrece? - Cuando llegó su turno, Nijiro ya estaba preparada para hacer todo tipo de actuaciones necesarias de cara a la infiltración. Con un gesto de soberbia, observó al hombre en el mostrador y extendió sus manos hacia delante, colocándolas en cruz sobre su pecho.

- Me han hablado excepcionalmente bien de este banco, aunque...- Echó un vistazo a su alrededor, pasando el dedo índice por un poco de polvo que ya había localizado anteriormente-. no sé si está a la altura de lo que me han dicho. Quiero ver vuestras cajas fuertes y comprobar que el dinero que voy a ingresar va a estar a salvo.- Con exigencia en su voz, se hizo escuchar. El hombrecillo parpadeó un par de veces, como si no le hubiese escuchado bien, así que ella hizo un nuevo esfuerzo por hacerse oír en aquel lugar-. ¿No me ha escuchado? Creo que no sabes con quién estás tratando, así que te lo repetiré. Quiero ver dónde voy a ingresar mi dinero. Ahora.

Solo esperaba que aquello colase.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Sáb 22 Mayo 2021 - 0:03

Las palabras del monstruo resultaron de lo más chocantes.

- Para ser un robot paranoico resultas de lo más descuidado -contesté, crujiéndome el cuello y estirando los hombros. Era una sensación dolorosa, pero al mismo tiempo residía cierta placidez en ella; como el agotamiento después de un día duro de ejercicio, o las agujetas tras mucho tiempo entrenando-. Si alguien nos podía escuchar ahí dentro, ¿por qué no aquí fuera?

En realidad había un par de razones para pensar que la precaución era contra los oídos ociosos de gente demasiado atenta. En la calle los peatones tendían a caminar distraídos, más centrados en sus propios asuntos que durante reuniones distendidas en las que bajaban la guardia, captando en consecuencia los estímulos más llamativos y no los más importantes. Sin embargo, también cabía la posibilidad -y no particularmente remota- de que el Germa estuviese siendo vigilado, en cuyo caso seguramente ahora lo estábamos nosotros dos. Aun así, ¿qué me importaba eso a mí? Los problemas de un reino no eran asunto mío siempre y cuando me pagasen lo acordado.

- Me crie en esta isla. Dos jornadas en carro al norte, pero Towerbridge no me es ajena -expliqué, como si fuese necesario. En realidad al desconocido le importaba más bien poco mi vida, y si le importaba seguramente la mejor idea fuese no contarle más de lo imprescindible-. A la salida de Queen's Plaza, al noroeste, hay dos locales que trafican con la mayor parte de la cocaína de la isla. Buena calidad y mejor ambiente; suele ir lo más alto de la sociedad, sea para divertirse o para hacer negocios. Sobre todo al Venicci. Más que nada porque ahí todo el mundo va enmascarado.

Casi era más una cuestión de honor que de anonimato. El Venicci era el local más frecuentado por la nobleza, y las orgías en las salas reservadas no eran precisamente la excepción a una regla: Lo que pasa bajo la máscara se queda bajo la máscara. Adulterio, depravación e incesto poblaban esas paredes en una amalgama que casi se podía oler desde el sur del distrito en una fiesta perpetua donde todos fingían no conocerse, aunque cerraban tratos informales que más tarde firmarían vestidos de traje y corbata. También entraban ahí los altos empresarios, y era el local favorito de Lewis. Si alguien quería vender algo, probablemente fuese el lugar adecuado.

- Si quieres entrar a la fuerza te vas a encontrar con al menos cincuenta tíos desnudos arma en ristre. Si quieres hacerlo discretamente... Bueno, también. Pero igual te hacen subirte la máscara.

Yo desde luego no iba a dejar que nos tocasen un pelo ahí dentro. Por muy discreto que pretendiese ser, el Venicci era el Venicci.

- Nos vemos ahí -me despedí, activando las alas de la libertad. Estas se engancharon en un muro y comencé a volar impulsado por la inercia que los rieles producían. Seguro que el constructo ese alimentado a base de helado tenía piernas cohete o lo que fuese. Pero, si no, lo esperaría en la puerta una vez llegase.
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Sáb 22 Mayo 2021 - 0:39

- Llevar armamento estando desnudo es altamente desaconsejable, no entiendo la razón por la cual una guarnición tan grande necesitaría deshacerse de las ropas para portar sus arm... - Me quedé callada cuando me di cuenta de que me había dejado atrás.

Portaba un dispositivo similar al que me habían enviado de forma parcialmente anónima hacía unos meses, no conocía a esa persona, y ya sospechaba que simplemente la creadora se trataba de alguien que intentaba ganarse cierta fama. El aparato, aunque funcionaba bien y su uso era novedoso, planteaba ciertos retos prácticos a la hora de llevarlo, aunque con una ropa lo suficientemente holgada pasaba desapercibido. Otro problema era que ocupaba las manos para controlarlo, pero gracias a la lista de mejoras que hice Vitorio pudo modificarlo según mis indicaciones. Aparté la gabardina y el cable salió disparado en la dirección que el joven había tomado. Un poco de práctica no me vendría mal con el nuevo sistema, manejarlo con los reflejos era más complicado que con las manos, pero permitía una respuesta más rápida una vez te acostumbrabas. El S.A.S.A.G.E.Y.O. se movía según mis deseos, y el nombre original estaba bien dado, despegabas del suelo y te daba la sensación de ser una persona libre.

Por desgracia no tenía tanto tiempo para disfrutar de esa libertad, el Venicci estaba cerca (Más con este sistema) y andar colgado de las alturas no era precisamente discreto. Tampoco era como si pareciera importarle a alguien, mientras nadie se pusiera a señalar al cielo todo podrá quedar como un pájaro muy feo o la visión de un borracho, aunque todos estaban más atentos al contenido de su copa que a lo que ocurría sobre sus cabezas.

- Bien, ya hemos llegado. - Comenté aterrizando a su lado. - No me gusta nada lo que noto al otro lado. - Comenté en voz baja mirando a la puerta cerrada. - Es como un montón de miradas lascivas, este sitio es... - Miré a mi compañero y callé mi comentario. - Tú primero, sabrás mejor lo que decir.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Sáb 22 Mayo 2021 - 18:03

Aquel hombre se mostraba ciertamente intimidado, por lo que Nijiro se sintió algo más confiada consigo misma. Si realmente lograba entrar hasta allí, tendría un camino rápido y fácil hacia el dinero de los demás. Dinero que necesitaba urgentemente y que no podía conseguir de otra forma sin exponerse demasiado al gobierno. Por ello continuó presionando, apoyando el brazo sobre el mostrador esperando a que tomase una decisión. Y finalmente, el hombre hizo un rápido gesto con sus dedos a uno de los guardias de la zona.

- E-Está bien, señor. El señor Adams le acompañará hasta las cajas fuertes para que pueda echar un vistazo. Espero que encuentre aquí lo que necesita-. Mencionó, y aunque sintió ganas de sonreír, Nijiro evitó mostrar cualquier tipo de sentimiento, alejándose de cualquier otra confrontación. Incluso notó cierta tranquilidad invadiendo su cuerpo, pues significaba un gran avance de cara a lo que necesitaba.

- Bien-. Como era evidente, no le importaba ser acompañada por algún que otro guardia de seguridad. En realidad, había intuido que tendría que ser acompañada, pero esperaba que hubiese alguien más. Tal y como parecía no es que hubiese demasiada gente centrada en los clientes, y aunque había contado varios guardias de seguridad, los pasillos no contaban con tantas medidas como esperaba. Tal vez simplemente la ciudad no estuviese tan desarrollada como ella se creía.

Guiándose por aquel hombre, sin mirar a nadie para evitar el contacto visual y continuar con aquella farsa que tanto le estaba entreteniendo, avanzó hasta que dejaron atrás, justo después de cruzar una verja metálica, la zona de recepciones y ayuda a al público. Justo al hacerlo, se hizo el silencio. Antes se había mantenido un ligerísimo ruido que muchas veces era sustituido por las maquinarias, las grapadoras y algún que otro sello al ser chocado contra los papeles, pero allí no se escuchaba nada en absoluto. Incluso las pisadas que ambos hacían en el suelo de mármol era acallado y apenas se lograba escuchar nada.

Conforme recorrían el pasillo, se fue fijando en las esquinas, por si acaso aquel banco disponía de más seguridad de la que creía. No había cámaras, pero por cada puerta que traspasaban había dos guardias, uno en cada extremo, preparados para intervenir de ser necesario. Les ignoró, pero mantuvo las distancias y fue preparando el plan que tenía entre manos. Necesitaba hacerlo de forma silenciosa y tranquila, sin que ningún detalle se le escapase, o acabaría mucho peor que si su ex novio divulgase la información robada.

- Ya hemos llegado.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 23 Mayo 2021 - 1:42

La mayoría de locales solían estar vacíos hasta el anochecer, pero no el Venicci. En parte eso era lo que lo había convertido en un lugar tan icónico dentro de la isla: Si bien que nobles y plebeyos compartiesen un espacio de tan alto copete -si es que se podía llamar así- era un atractivo envidiable, que se tratase de un local abierto las veinticuatro horas hacía que un respetable hombre de negocios se pusiese un pañal mientras una anciana de los distritos pobres lo azotaba con una pala y luego fuese a la misa de mediodía con su esposa noble, la cual probablemente habría estado gimiendo salvajemente en el mismo local. En mi opinión tanto vicio concentrado en un solo lugar llegaba a ser decadente -de hecho, era decadente en grado sumo-, pero también poseía una sala central que hacía de "hub" para negocios y reuniones informales en las que cualquiera con una idea de negocio se reuniese con quien desease. Era donde más tiempo pasaba Lewis, el cual, curiosamente, nunca había hecho uso de ese lugar.

Por algo manejaba los hilos en English Garden, al fin y al cabo.

El vuelo fue corto y, aunque a plena luz del día, relativamente discreto. Aterrizamos en la puerta de manera más delicada de lo que habría cabido esperar, aunque no lo bastante como para poder obviar la transformación de nuestros huesos y su correspondiente descarga de dolor. Apreté los dientes mientras este se extendía por mi cuerpo como una descarga eléctrica, quedando casi tieso durante unos segundos antes de ser capaz de hablar:

- Ah, sí. Sé lo que decir.

En realidad no lo sabía. Nunca había estado ahí dentro, pero una vez atravesé el umbral me di cuenta de que definirlo como antro de perversión era quedarse muy corto. Todo allí parecía hecho precisamente para evitar que nadie fuese consciente del tiempo que pasaba, que cualquiera se viese sobreestimulado y mil cosas más que apenas era siquiera capaz de concebir. De ese modo me acerqué a la recepcionista tras mirar al robot de arriba a abajo.

- Creo que nos están esperando.

Y, efectivamente, funcionó. La mujer nos advirtió de que la situación estaba candente; también de que al torturador fetichista se le había olvidado el látigo.

- Por suerte siempre guardamos una fusta en el cajón. -Rio al sacar una con púas de acero-. Es la sala diecisiete.
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Mar 25 Mayo 2021 - 17:50

Sólo hay una cosa que podría dejar clara ahora mismo, pasase lo que pasase, durante el resto de mi vida, no importaba el tiempo que pasase o las circunstancias, nunca hablaría de haber estado en este lugar, a no ser que terminase quemándolo hasta los cimientos. En el recibidor no se veía nada del otro mundo, pero sólo con escuchar las voces, conversaciones, lo poco que salía de las gruesas puertas, el olor excesivamente perfumado y los colores vivos de los materiales, la sutileza de la sugerencia de cada movimiento y, como no, la poca sutileza de algunos otros. Estaba claro que este local estada dedicado al exceso inconfesable y más de uno o una me miraba de forma que no podía interpretar de otra forma que no fuera lasciva.

Sin mediar palabra me dirigí a la sala 17 ignorando las miradas que me dirigían. Me situé delante de la puerta intentando ignorar el olor a sudor y aceite que salía de esta. Esperé a que mi acompañante llegase y abrí la enorme puerta de madera. Dejé que pasase primero y cerré tras entrar, poniendo el seguro para que nadie nos molestase desde fuera. Lo que nos encontramos dentro era bastante más bizarro de lo que me había imaginado, docenas minks... no, personas en trajes de animales estaban fornicando en el suelo o sobre montones de paja, algunos incluso dentro de jaulas, todos ellos con trajes completos adornados con cómicas caras antropomórficas salidas de una mente enferma. Una alfombra roja se extendía a lo largo de la sala entre dos hileras de columnas de pega que sostenían candelabros que iluminaban pobremente la estancia con luz de velas. Al final de esta había una especie de trono en el que se sentaba una persona con un traje de lobo, la cual tenía a otras dos atadas con cadenas a sus pies.

- Hmm... Veo que por fin ha llegado Adonis el torturador de la perrera para vendernos a un cruel pirata. - Dijo con una voz masculina cuyo tono no pegaba nada con lo que significaría en realidad de no tratarse de un degenerado juego. - Ven, acércate, hemos sido unos perros muy malos.

Di unos pasos al frente, estaba de bastante mal humor por el simple hecho de tener que aguantar semejante gilipollez, como para que encima me confundiesen con un degenerado follaperros. Los pasos resonaron por la estancia a pesar de los gemidos de fondo, lentos pero seguros. Por fin la luz de las velas terminó de iluminar la máscara cuando estaba a un par de metros de aquellos pervertidos.

- Qué raro... normalmente no traes una máscara. - Dijo levantándose y extendiendo la mano hacia mi rostro. - ¿O acaso es un juego nuev... - Calló en el momento en el que agarré su muñeca con fuerza, estaba a punto de quitarme la máscara y lo último que quería era que me me viesen en ese antro. - ¿Pero qué? ¡Espera, me haces daño! Tú no eres Adonis. ¿Quiénes sois?

- Los que hacen las preguntas. - Respondí de forma seca.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Mar 1 Jun 2021 - 22:06

Aunque muchas veces pensase que había ideado las cosas con profundidad, que le había prestado atención a todos los detalles, a veces se topaba con que en realidad no tenía ni idea de lo que hacer a continuación. Cuando ese tipo de cosas pasaban delante de los demás, fingía saber exactamente lo que ocurría a su alrededor y continuaba con los planes. De alguna forma muchas veces salían bien las cosas, aunque otras como es obvio salían mal. En esa ocasión no sabía exactamente lo que tenía que hacer, y como cada vez que se quedaba sola y debía improvisar, lo hizo.

Alargó su mano hasta el hombre con rapidez, dándole un golpe apresurado en la nariz. Como un tronco, el guardia cayó de espaldas, aunque Nijiro se aseguró de que no se diese un golpe mayor al terminar de chocar su cuerpo contra el suelo. La mano le ardía por la fuerza y la presión causada sobre él, pero por lo menos había conseguido su objetivo. Uno de ellos, al menos. Ahora solo quedaba ver si conseguía cumplir con su plan sin salir herida. Entre sus manos creó unas ganzúas de mercurio, lo suficientemente pequeñas como para abrir las cajas que allí guardaban. Había muchas por abrir y necesitaba darse prisa, así que se aproximó a la primera.

Tras unos cuantos intentos, se dio cuenta de que ese tipo de cosas no eran para ella. Aunque su destreza manual no era mala -pues en parte se dedicaba a utilizar sus manos en su trabajo a todas horas-, no estaba acostumbrada a tener que forzar cerraduras. Seguramente su hermano tendría más experiencia con esas cosas, pero ella... bueno, ella tenía otros conocimientos diferentes. Tardó otros seis intentos más en conseguir encontrar la forma de abrir la primera caja. Y cuando la sacó y vio lo que había dentro, suspiró algo aliviada. Dinero, alguna que otra joya y papeleos que seguramente serían útiles para quien le importase, pero que a ella no le servían para nada. Cogió el dinero y las joyas y cerró la caja.

Pasó a la segunda y repitió el proceso. Por cada caja que abría -algunas más decepcionantes que otras-, comprobaba el estado de aquel hombre por si acaso despertaba. No le interesaba que pudiese moverse y alertar a los demás, así que se aseguraba de que estuviese inconsciente y pasaba a la siguiente. Nerviosa como estaba, agradecía que ese tipo de ganzúas no se rompiesen, puesto que estaba segura de que habría perdido unas cuarenta mínimo. Por lo menos, poco a poco sus bolsillos estaban más llenos.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Sáb 5 Jun 2021 - 2:03

¿Ado-qué? ¿Adonis el tortu-qué? Asumí por el contexto que yo era el cruel pirata, aunque no entendía del todo bien a qué venía lo de cruel. Ni el porqué de que ese hombre resonase con una voz tan afeminada. En realidad yo mismo me respondí bajo el mantra de "nido de depravación", pero ni siquuiera eso terminaba de justificar todo lo que estaba pasando por todas partes en la amplia estancia. Algo nervioso, opté por centrarme en detalles arquitectónicos que rondaban por la estancia, pero desde las columnas manchadas de vaya a saber qué a los rodapiés cubiertos de lo que esperaba fuese yeso -improbable- caído del techo no hacían sino recalcar el hecho de que estaba en algo mucho más allá de la perverión y el vicio desenfrenado: Estaba en medio del Venicci.

El robot sadomasoquista por su parte parecía estar pasándolo bien. De hecho, por un momento habría llegado a jurar que realmente estaba delante del genuino Adonis el torturador, por la confianza con la que todo el mundo lo trataba. De hecho todo lo imponente que parecía resultar fuera quedaba opacado por el erotismo que despertaba para la pandilla de depravados. Por favor, si se lo estaban comiendo con los ojos. De hecho, tal vez si hubiesen intentado quitarle los pantalones y no la máscara se hubiese comportado de una forma mucho más amistosa.

- Puedes seguir divirtiéndote si quieres, Adonis -contesté con cierta mofa-. Yo puedo esperar sentado... En... ¿Hay algún sitio donde no hayáis follado todavía?

Un silencio incómodo se propagó por toda la estancia. Casi avergonzados se miraban los unos a los otros, aunque muy pronto se fue transformaron en muestras de complicidad que me despertaban muy malas vibraciones. De las miradas se sobrevinieron las risas, y de las risas un par de juerguistas caminaron hacia mí como si el agarre de la criatura fuese tan solo parte de un jueguecito más.

- Hay alguno, hay -decían-. Podemos enseñártelo.

Quince minutos después, ambos estábamos saliendo por la puerta del local. En mi cuello un mordisco un tanto improvisado y marcas de labial que intenté retirarme en vano con las mangas de la camisa. Por lo menos habíamos conseguido una pisa de dónde podría estar el maldito hombre que estábamos buscando.

- Nunca, nunca, pero nunca -proclamé-. Vamos a hablar de lo que ha pasado ahí dentro. Nunca.

Aún me daban escaloríos de pensar en ello, así que eché a caminar.
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Sáb 5 Jun 2021 - 16:11

No, definitivamente no hablaríamos nunca de los sucedido ahí dentro. Las cosas escalaron demasiado rápido en cuanto se llevaron al "pirata multiclase" a una esquina oscura. Fue una negociación algo tensa y forzada, pero logramos que no nos echasen de ahí sin la información que necesitábamos y sin montar un número que hiciera que nos persiguiesen por toda la ciudad. Si nos alejábamos rápido no habría mayor problema, antes de enviar a alguien detrás de mí tendrían que apagar el fuego primero y evitar que eso se convirtiese en un incendio. Culpa suya por llevar trajes de piel sintética en una sala con cubos de aceite lubricante y candelabros, estaban llamando al desastre, yo sólo eché una mano, al mundo, no a ellos.

- "La patata gritona"  Según nos han dicho está a un par de manzanas en esa dirección. No deberíamos tener problemas en llegar antes de que empiecen a buscarnos. - Le dije a mi acompañante, aunque parecía más centrado en borrar las marcas de la vergüenza de su piel que otra cosa.

No era demasiado difícil mezclarse entre la muchedumbre, no éramos precisamente los que llevaban las pintas más llamativas ni tampoco los que más parecían estar pasándoselo bien. Si alguien preguntaba veníamos de una fiesta de disfraces, con la cantidad de locales de ocio que había por la zona era algo normal.

Tras unos minutos caminando en un tenso silencio, tampoco era que tuviéramos ganas de hablar mucho tras "eso", por fin llegamos delante de "La patata gritona". Su cartel era inconfundible, con la caricatura de una patata frita montando un bote de salsa mientras gritaba y agitaba un sombrero de vaquero en el aire. Un restaurante de moda, comedor y bar en la planta baja con una sala de baile en la segunda planta. Comida basura grasienta de la mayor calidad a buen precio debajo y ocio nocturno arriba. Quien fuera que llevase este sitio estaba obsesionado con reducir la esperanza de vida de sus clientes de la manera más legal posible. Aunque bueno, la presencia de ventanas y la falta de miradas lascivas hacía que por lo menos me tranquilizase un poco más este local.

- Después de ti. - Le dije al pirata. - Al fin y al cabo sabes lo que decir sin declararle la guerra abiertamente a toda la comunidad furry.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vinsmoke Nijiro Mar 10 Ago 2021 - 7:15

Algo que no había tenido en cuenta en la preparación de todo aquel paripé que, sin querer, había montado, era dónde debía meter el dinero una vez conseguido. Para su desgracia, aquel disfraz que siempre se traía consigo y que le hacía pasar por hombre de cara al gobierno no venía con bolsos. Ni con mochilas. Ya era mucho que llevase bolsillos porque odiaba llevar las cosas en las manos. Se dio cuenta precisamente en cuanto vio que las piernas le pesaban y de que en el interior de su chaqueta ya no cabía ningún billete más. Suspiró con profundidad, ¿qué más podía salir mal en aquel día? O en general en esa semana, puesto que nada parecía salir como ella quería. Tenía que pensar algo para conseguir llevarse lo que quedaba hasta llegar a la cifra que necesitaba. Y como no tenía a su disposición ningún tipo de apoyo mecánico, simplemente optó por la opción que le parecía más sencilla, aunque no la mejor para ella.

Ya que no tenía sitio en los bolsillos, utilizaría su cuerpo. Literalmente. Sacándose un poco la camisa de entre el pantalón, empezó a colocarse los billetes alrededor de su cintura. Las joyas resultaban más sencillas de esconder, y lo único que necesitó hacer fue colocarse todo alrededor de tobillos, muñecas y el cuello. Y cuando se quedó sin sitio y la chaqueta no pudo tapar más -sobre todo en la parte del cuello y las muñecas-, empezó a llenar la suela de sus zapatos y los calcetines. Colgó cadenas sobre cadenas, pulseras sobre pendientes y, finalmente, terminó por rosigar la mitad de cajas del lugar. Dinero suficiente como para pagar a los mercenarios -o lo que fuesen- que había contratado.

Tardó lo menos posible en dejar las cajas como estaban y en arreglar un poco al hombre para que pareciese un desmayo casual, subiéndole la temperatura un poco con sus manos. Y salió de allí cuanto antes, por si acaso alguien pasaba por allí.

Andando como si pareciese un pingüino y le costase caminar por el hielo, avanzó hasta salir de allí. Intentó componer un aspecto de angustia y desesperación, y en cierto modo lo consiguió gracias a que una de las cadenas se estaba deslizando desde su cintura hasta los calzoncillos y acababa por molestarle enormemente. El caso es que salió de allí y llegó hasta el mostrador con cierta cara de alarma en su rostro. Quien le había atendido le miró extrañado, y ella se apresuró a componer su actuación. Actuación que, para qué mentir, era completamente improvisada.

- Ese hombre se ha desmayado. Está ahí tirado en el suelo. Pésimo servicio el suyo.- Expuso, utilizando aquella voz repipi que tanto le gustaba y que hacía enloquecer a su hermano cuando la utilizaba. Compuso una nueva mueca, esa vez de desagrado y cierto enfado, y se aproximó a la puerta poco a poco, evitando contonearse y también tratando de no hacer movimientos bruscos por si acaso.- No pienso hacer negocios con este banco, me han demostrado su poca profesionalidad.

- Pero señor...- Empezó a decir una voz tras ella, pero la ignoró por completo y avanzó hacia la salida decidida, como si no hubiese nadie que pudiese detenerle en la ciudad. Nada más sentir el aire en la cara, soltó el suspiro más grande que había proferido en su vida, y trató de moverse apartándose del banco.

Ahora quedaba la parte más dura: llegar a su barco con pasos de pingüino muerto del asco.
Vinsmoke Nijiro
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
20/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm30/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm17603/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (17603/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Alice Wanderlust Jue 12 Ago 2021 - 12:06

- Fue un comentario muy agudo -repuse-. Pero lo del fuego sobraba. El pelo sintético arde muy deprisa.

La vida nocturna de English Garden siempre había sido perturbadora, pero introducirme en medio de los locales más fetichistas de la ciudad en busca de información estaba haciendo que me sintiese sucio solo por haberla visto. De hecho, probablemente de no haberlo hecho el engendro de voz mecánica, yo mismo habría declarado la guerra a los hombres bestia.

- Ahora debemos tener cuidado, los furros son seres gregarios y sumamente empáticos -expliqué. En realidad, casi todos contaban con sistemas de radio o telefonía y las noticias en esa comunidad underground corrían como la pólvora, sobre todo cuando se decían palabras tan precisas. Tan. Precisas-. Seguramente ahora te reconozcan por el olfato, o solo con verte. Y no es que seas particularmente discret... No pareces ser la discreción personificada. -De hecho, no parecía estar personificado.

A pesar de que un número razonable de personas iban disfrazadas, yo no era capaz de contentarme frente a la idea de que eso fuese a bastar para que no nos reconociesen. Yo empezaba a parecer una prostituta tras un trabajito extraño mientras el robot semejaba una manifestación contra el kink shaming. De hecho, visto lo visto, él destacaba mucho menos teniendo en cuenta la cantidad de gente que iba de negro y cuero por ahí -si bien la sensación fascista que caminaba junto a mí llevaba mucha más ropa- lo curioso era ver a una mujer vestida de hombre disfrazado de pirata -sí, asumámoslo, no tengo un aspecto particularmente masculino después de que me aflojen el compresor y estiren la camisa-.

En cualquier caso no tuvimos muchos incidentes en nuestro camino, si bien un tipo disfrazado de ardilla intentó pegarnos una paliza pero lo atropelló un hombre disfrazado de barco, comenzando a simular -espero que solo simular- algo que recordaba lejanamente a algo que remotamente podía parecer sexo sano. Pero llegamos a la Patata. No sabía que hubiese lugares tan horteras en la parte más rica de English Garden, pero claro, en Queen's Plaza había de todo, y de todo significaba, literalmente, de todo.

Asentí y avancé hasta sentarme frente a la barra, en una banqueta de patas altas, tratando de parecer lo menos señorita posible. Maldije la memoria muscular un par de veces, pero finalmente pude aposentarme adecuadamente y miré al camarero.

- Un cubalibre virgen, cantinero -ordené.

- Un refresco de cola para el rarito -contestó-. ¿Qué quieres tú, lindura?

Le estaba poniendo ojitos al robot asesino. Fantástico.

- Eso quiere respuestas. De hecho, olvida mi bebida. Yo tomaré lo mismo.

Nunca fuimos personas discretas, pero cuando dejé un fajo de billetes sobre la mesa pareció iluminársele el rostro.

- Creo que me queda algo de eso, pero solo en el reservado. Si son tan amables...
Alice Wanderlust
Mensajes :
215

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm62/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm74460/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por RAL Miér 18 Ago 2021 - 1:08

Por fin un sitio donde podíamos ir al grano. Estaba empezando a cansarme de los rodeos y las "formalidades" de estos locales. Si buscabas cualquier tipo de vicio lo tenías de manera inmediata y sin tener que esconderlo ¿Por qué entonces tenían que andarse con tantos rodeos con la información? Estaba claro que nadie venía aquí por algo que quisiera ocultar ¿A qué le tenían miedo?... Oh, cierto. Recordé al notar el tacto de mi arma bajo la chaqueta, el sexo depravado con cabras no mata tantas personas como saber lo que no debes.

Aquel hombre nos condujo a través de unas cortinas por un pasillo corto con varias salas a los lados. Las puertas estaban cerradas y la única iluminación era un neón rojo encima de cada una de ellas. Al llegar a la última nos indicó que pasásemos dentro con el gesto de una mano, tras eso se dio la vuelta y empezó a contar el dinero con una cara de alegría en el rostro, supongo que simplemente llegar hasta aquí tenía un precio a mayores de lo que buscases.

Al otro lado de la puerta se encontraba una sala que no se parecía en lada al reservado de un local, más bien parecía una man cave a laque se accedía bajando unos pocos escalones de madera. Un interior iluminado de forma indirecta que mantenía la luz suficiente para leer, sin que fuera lo suficientemente intensa como para dejar de ser acogedora. Paredes con estantes empotrados, algunos con obras de arte que parecía caro y otras con archivadores. A un lado había una mesa de café grande con un sofá y tres sillones bajos, al lado de un mueble bar, a otro un escritorio, sentado tras este se encontraba nuestro hombre Lukas Voirnisk.

- Por favor, pasen, tomen asiento. - Dijo tras saludar con un gesto e indicarnos que pasásemos con la mano, señalando las dos sillas delante de su escritorio. Tranquilamente seguimos sus instrucciones, procurando no hacer nada que nos delatase. Tras eso juntó las manos delante de la cara y suspiró. - Sé quienes sois y la razón por la cual estáis aquí.

En ese momento el corazón se me aceleró y comencé a analizar las posibles salidas, a parte de la puerta había tres ventanas altas por las que cabía perfectamente una persona y que daban a la calle. Alguien nos había delatado, era una trampa. Sabía que el contratante era sospechoso, esto me olía a chamusquina desde el principio y seguro que este tío no era más que otro desgraciado que había caído en sus garras. No, se había movido con mucha facilidad. Eso significaba que también estaba en el ajo desde el principio. Era otro actor, una trama pensada para quitarme de en medio. Pero no pensaba dejarles, incluso si me quedaba sin balas podía abrirme paso abriéndoles la cabeza con la culata. Al final tendría que salir de esta como había hecho siempre, a tiros... y el primero en levárselo sería el señor multiclase, esa rata traidora no se saldría con-

- Sóis los locos que han quemado la sala furry y el enmascarado que le ha declarado la guerra a toda la comunidad. - Dijo negando con la cabeza. Discretamente separé la mano de mi arma, por ahora no era necesaria. - Es una comunidad gregaria y sumamente empática, las noticias vuelan entre ellos... y llegan a mí. - Me miró en ese momento. - Mira que decir semejantes palabras delante del príncipe en uno de sus elíseos. Pero en fin, creo que sé lo que buscáis, queréis saber cómo salir de la isla sin que os hagan pedazos, una ruta segura. Pero tendréis que decidiros rápido, puede que les haya dicho que habéis entrado en este local.

- ¡¿Que has hecho qué?! - Saltó de pronto mi acompañante con cara de preocupación.

En ese preciso momento, y para sorpresa de todos, las tres ventanas se rompieron y de un salto entraron tres furrys. Encima de su traje llevaban un chaleco y en la cabeza una cinta con una placa metálica y un extraño símbolo grabado en esta. Uno de ellos sacó una espada corta parecida a las que usaban en wano y la apuntó en mi dirección.

- Soy colmillo plateado de luna salvaje, primero de mi nombre y capitán de las peludas fuerzas especiales. Vengo a llevarme vuestra vida en venganza por el magnicidio perpetrado.
RAL
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm64/150[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 3qaWnZm81010/1000000[Privado] Die komplikationen eines ex-freundes bei der arbeit 9h2PZk8  (81010/1000000)
Berries: 1.140.000
Ver perfil de usuario

Agente de apoyo
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.