Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Problemas de gestión [Misión común - Paraíso]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Dom 8 Ago 2021 - 23:57

Contratante: Sophia Gotland, vendedora de log poses.

Descripción de la misión: Un matón del tres al cuarto se está dedicando a intentar cobrar a las tiendas de mi barrio en Whiskey Peak por “protección”, y nos amenaza con reventarnos el local si no pagamos. Por favor, paradle los pies.

Objetivo secundario: El incompetente de mi becario ha mezclado todos los log poses y eternal poses. Necesito ayuda colocándolos en su sitio, separando logs de eternals y los eternal poses por isla y ruta.

Recompensa: 1.500.000 y un log pose.

Recompensa por objetivo secundario: Un eternal pose para cada uno que apunte hacia la isla de Paraíso que escojáis.
Narrador OPD
Mensajes :
1011

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm100/100Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm320000/320000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Miér 11 Ago 2021 - 2:22

Desde que había decidido embarcarse hacia el Grand Line sentía que no sabía lo que estaba haciendo. Y en realidad era así, porque no sabía qué demonios le había llevado hasta esa isla perdida de la mano de Dios. Pero es que, después de estar tanto tiempo en alta mar, en realidad cualquier sitio le valía. O eso había creído hasta que llegó a una isla tan tremendamente cutre. Decir que era cutre tal vez fuese quedarse un pelín corta, pues nada más vio asomar los cactus se le cayó el alma a los pies. Tampoco sabía bien qué esperar de las islas dentro de la Grand Line, pero como le habían hablado sobre las dificultades inmensas que había en ese mar... simplemente esperaba más. No podía evitarlo, era parte de su espíritu aventurero.

No llevaba mucho por allí, apenas había conseguido atracar el barco y dejar a su tripulación allí mientras conseguía algo que comer y, a poder ser, un mapa con el que guiarse a la nueva isla. La idea de que bajase ella del barco no había sido ni mucho menos la mejor, pues sin darse cuenta consiguió acabar en el otro extremo de la isla. Nada que un largo paseo y algo de paciencia no pudiese solucionar. Después de varias horas andando como una subnormal por fin consiguió distinguir el pueblo a lo lejos, y pudiéndose guiar de esa forma no tenía problema alguno para llegar. Lo mejor fue tener que saludar a sus compañeros de navío en cuanto volvió a cruzar por su lado. Por suerte la mayoría estaban pendientes de sus cosas y no quedó tan mal.

El pueblo tampoco era nada fuera de lo común. Tiendecillas, otros tantos puestos y la gente deambulando de un lado para otro. Lo que conocía del sitio era que allí se solían reunir muchos cazarrecompensas, así que debía ir con cuidado. No con demasiado, pues tampoco le preocupaban especialmente, pero sí con el mínimo. Ya que su cabeza tenía precio -y uno muy bonito, a decir verdad-, prefería procurar tener cuidado. Más que nada por la gente que estaba bajo su cuidado. Algo que sí que le llamó la atención, sin embargo, fue que la mayoría de toldos de las tiendas estaban bajados. Que las ventanas de muchas estaban chapadas con maderas y que una gran cantidad tenía carteles de cerrado a pesar de que era más o menos la hora de comer. Era extraño teniendo en cuenta la vidilla del pueblo, ciertamente.

Acercándose a una de las tiendas cercanas -la única por el lugar que tenía algunos mapas dibujados en el cartel-, entró con total tranquilidad, como quien ya había sido invitada previamente y observó el sitio. No se esperaba algo extremadamente lujoso, pero lo que vio le sorprendió incluso más que la primera impresión de la isla: todo estaba desordenado, mapas por distintos rincones y tirados, algunas esferas sobre tablitas de madera tirados por el suelo y múltiples objetos de cartografía destartalados. En general, una chapuza de sitio. Con cierta cautela e intentando no pisar nada de lo que había allí se acercó al mostrador y tocó la campanita metálica que había.

- ¡Ya te he dicho que no tengo el dinero, no puedo pagarte! - Escuchó una voz procedente del interior y se separó un poco del mostrador, ciertamente preocupada. Una mujer se asomó entonces, luciendo incluso más preocupada de lo que ella estaba. Y tensa, lucía extremadamente tensa.- Oh, pensaba que... Da igual, bonita, ¿qué puedo ofrecerte?

- ¿Llego en mal momento? - Preguntó ella, como si no fuese obvio que todo aquello estaba así por una razón. La mujer terminó de acercarse -aún con la separación de la barra de madera entre ambas-, y soltó un suspiro bastante amplio.

- Bueno, lo siento, no está siendo el mejor momento para la tienda...- Aunque no sabía si debía preguntar, supuso que la mujer lo estaba pasando mal. Podía ver que algunas de las cosas tiradas por el local estaban rotas y desde luego dudaba que hubiese sido ella la que lo hizo. Ya que fuera había visto múltiples tiendas cerradas por completo y esa era una de las pocas que quedaba abierta, en realidad empezó a olerle todo a chamusquina.

Solo quedaba descubrir por qué.
Cheshire
Mensajes :
173

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm58/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm63445/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (63445/1000000)
Berries: 6.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Jue 12 Ago 2021 - 20:25

Era un autentico placer para el ornitorrinco volver a viajar en barco de nuevo. Más aún como un ser libre, sin ataduras ni esclavitud. En verdad había viajado menos de lo que había soñado durante su juventud en Zou. Los años de esclavitud y la larga temporada de estudio tras escapar con vida de las cadenas, y los trabajos forzados. Tenían la culpa.
Arny sabía que tenía que prepararse bien antes de volver a intentar viajar por el mundo dibujando mapas. No quería volver a caer como un novato y enclenque ornitorrinco, eso lo tenía claro. Una vez basta. Por lo que amplió sus conocimientos sobre lo que le esperaba tanto como pudo. Así como reunió una pequeña colección de conocimientos útiles sobre ciencia, que le ayudaron a comprender mejor sus nuevas capacidades.

El mink repasaba la vida que había tenido hasta el momento. Una pequeña punzada de nostalgia recorrió su cuerpo, por que sabía que todos aquellos momentos, incluso los malos. Y con más razón aún, los peores. Fueron los constructores de la madurez de Arny. Del ser vivo que ahora volvía a cruzar los mares. Eso sí, sin ningún control sobre la dirección que el ferry de pasajeros en el que viajaba, tenía planeada.

Cuando comenzó a moverse por el mundo, un simple barco en el que encontrar pasaje le valía. Pero cuanto más sabía de barcos más le pedía su instinto tener una forma más participativa en el manejo de un navío.
Y eso pensaba mientras bajaba la pasarela del “Martín Pescador”, nombre que se debía a los colores que decoraban el navío. Atracado en un lugar lleno de cactus.

Arny reía, pues pese a poder haber riesgo real de pegarse algún pinchazo, él estaba a salvo siempre que estuviera atento. No como los primeros en desembarcar, que en sus prisas por salir del puerto, habían recibido el gusto de ser los primeros también y alertar al resto del pasaje de lo que podía ocurrir si eras demasiado impetuoso.
El ornitorrinco descendió tranquilamente con su mochila del barco y caminó por el puerto, y caminó directo a la zona de compras del lugar. Visita obligada  a la tienda de mapas en mente.
Se había acostumbrado a viajar bastante ligero, pero su afición por los mapas había comenzado antes incluso de salir de su isla natal.

Un deje de preocupación comenzó a asomarse en su animalesco rostro cuando llego al mercado y comenzó a encontrar locales cerrados y un ambiente decadente. Por suerte para él, la tienda que buscaba continuaba abierta, así que accedió al lugar esperando encontrar el típico olor a pergamino y tinta, pero fue recibido por tal caos que casi, no oye la voz de una mujer en el interior, disculpándose por el estado del lugar.
Pensando que se dirigía a él, ya que no había tenido tiempo de mirar más que al frente antes de entrar en shock Y no había visto que otra chica aguardaba, respondió -NaaAaaAhH, tranQUÍla- con voz temblorosa aún, mientras giraba la cabeza -Uh, perdón- exclamó sorprendido al ver que no había una, sino dos y comprobar por el rostro de la dependienta, que efectivamente no hablaba con él. Su expresión incomoda, le hizo pensar que ahora la mujer se sentía mal por la situación, así que trató de cambiar los ánimos como pudo -En fin, todos hemos sido adolescentes, ¿verdad?- dijo, recordando a uno de los conserjes de Ohara, que siempre se quejaba de que estaban las salas como la habitación de un adolescente. -Aunque yo siempre preferí decir “Más guarro que una araña”. ¿Habéis visto como viven? Rodeadas de tela y cadáveres- hablaba mientras se acercaba al mostrador -O más guarro que una mano, que lo toca todo. Esa también es buena- asentía convencido mientras cruzaba un mar de objetos, valiosos para cualquier amante del arte de la navegación, y llegaba a su destino. -Holaaaa- saludó a la chica y a la dependienta por primera vez, recordando su educación -Esto es una tienda de mapas... ¿Verdad?- Preguntó esta vez completamente serio, mirando a la mujer que atendía el negocio.
Arny Sanskari
Mensajes :
109

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm38/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (38/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm25705/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (25705/1000000)
Berries: 1.500.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Sáb 14 Ago 2021 - 22:21

Si bien había estado concentrada en lo que guardaba la tienda y todos los secretos que podía llegar a contener -sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de una venta de mapas que podrían llegar a ser útiles-, lo que más le preocupaba era la mujer y el por qué de su estado nervioso y angustiado. Es decir, le habían confundido más veces con una ladrona y semejantes -pues en realidad no se equivocaban mucho-, pero no con semejante tono de voz. No con miedo. Y lo que veía reflejado en esa mujer era, sin duda alguna, miedo. Rascándose un poco la nuca, no supo bien qué decir. Siendo una isla diferente a todas las que había visto tampoco es que pudiese saber exactamente qué era lo que ocurría, y si la mujer no colaboraba... Bueno, tampoco podía hacer mucho más. La conversación no fue del todo larga, pero en un momento dado, una nueva voz se asomó entre las dos voces femeninas que contenía la habitación.

Cheshire se giró al instante solo para comprobar la procedencia de la voz, llevando con suavidad una de sus manos a la espalda por si debía actuar. Había averiguado con el tiempo y la práctica que era mucho mejor hacer uso de sus habilidades externas en vez de llevar sus manos a las armas, ya que estas últimas solían conducir a problemas mayores y lo otro no. Era lógico si tenía en cuenta que la gente, por norma general, tiende a querer defenderse. Y colocar las manos sobre la empuñadura de una espada tiende a parecer amenazador cuanto menos; Al dirigir su mirada hacia la voz, se dio cuenta de que se trataba de un ornitorrinco. Nada más y nada menos. Si no hubiese pasado el viaje rodeada de gente extraña con disfraces posiblemente se hubiese sorprendido. Pero teniendo en cuenta que dos de sus tripulantes tenían rasgos de conejos y después de conocer un poco la historia de Rini, en realidad no le sorprendía que un animalillo pudiese hablar. Es más, le resultaba hasta normal.

Sonrió un poco, pues el pobre se había metido de lleno en el berenjenal sin siquiera darse cuenta. Aunque sus palabras no parecían convencer del todo a la mujer continuó hablando, como si fuese más sencillo simplemente hablar a quedarse callado. No sabía si se trataba de un viajero o de alguien del pueblo, pero como aquel era un sitio pequeño y la dependienta no había hecho amago de saludo hasta el momento supuso que se trataba de lo primero. Por lo menos eso significaba que el negocio prosperaba a pesar de lo que estuviese pasando.

- Buenos días.- Compuso Cheshire, asintiendo un poco en forma de saludo hacia el ornitorrinco.- Buenas tardes, mejor dicho.- Se acercó hacia uno de los estantes, alzando una ceja al ver que el desorden no era simplemente propio de las cosas en el suelo. Las estanterías estaban llenas de erratas. Cogió una de las brújulas por curiosidad, sosteniéndola entre sus manos enguantadas con cuidado.

- Sí, es una tienda de mapas. Vendemos todo tipo de mapas y útiles para dirigirse al Grand Line. ¿Les interesa? .- La joven pirata se giró una vez más en su dirección al escucharle, sin poder evitarlo. La idea de tener mapas del Grand Line era lo que le atraía, pues había ido hasta ahí -sudando, a pleno sol y tras mucho andar- para eso después de todo.- Ay, ay...- La mujer se acercó a Cheshire al ver lo que sostenía entre sus manos, preguntándole con la mirada. Ella se lo entregó con suavidad mientras la dueña de la tienda continuaba.- No se puede confiar en los becarios... Esa brújula no tendría que estar ahí.- Suspiró un poco, comprobó las estanterías y la colocó en otro de los lugares, algo alejado.- Vaya lío... como si no tuviese bastante con ese matón...- Lo dijo apenas sin querer, pero lo suficientemente alto como para que ambos pudiesen escucharla.

- ¿Matón? .- Cheshire, algo desconfiada, se acercó un poco al ornitorrinco, sin comprender muy bien lo que ocurría. ¿El destrozo en la tienda era fruto de alguien más? Eso intuía, al menos.

- Ay, perdonad jóvenes... No era mi intención quejarme de esta forma sobre un asunto que no os concierne.- Con un suave suspiro, volvió a rascarse la nuca. Había algo que no comprendía de las personas acosadas, y es que la gran mayoría de ellas se disculpaban por ser las expuestas y derrotadas.
Cheshire
Mensajes :
173

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm58/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm63445/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (63445/1000000)
Berries: 6.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Lun 16 Ago 2021 - 18:20

Por extraño que pareciera, al ornitorrinco le relajaron en cierta medida las ultimas palabras de la mujer. Si bien, hablar de un matón no era todo lo reconfortante que uno pudiera esperar, entender que aquello no era el estado habitual del inmueble calmaba el espíritu de cartógrafo de Arny.
-Bueno, si lo que falta es un poco de orden es una cosa que se puede arreglar- Dijo el mink mirando hacia los lados, como intentando situarse.
Tras un par de cortos y rápidos paseos leyendo los letreros indicadores de las baldas, y colocar algunas de estas en su lugar para asegurarse que comprendía el orden en el que estaban colocados los mapas, log poses y eternals. Comenzó a mirar por el suelo, agachándose eventualmente para dar la vuelta a algún papel, o alguno de los eternal para comprobar de cual se trataba -Espero que no te moleste un poco de ayuda, veras... tengo un pequeño problema con el orden y los mapas, y ver el estado de este lugar me parte el corazón- explicó mientras trataba de recordar las rutas que se había aprendido de memoria -Estas son fáciles- exclamó al ponerse directamente en las baldas que llevaban por nombre “Ruta del rey” y “Senda del futuro” -Me las se de memoria- explico un poco avergonzado. Se había pasado mucho tiempo rodeado de gente que sabía mucho más que él sobre cosas muy variadas y no estaba acostumbrado a realizar tales afirmaciones en frente de nadie pues la respuesta en Ohara solía ser “todos lo sabemos de memoria” en el mejor de los casos.

La mujer continuaba recogiendo material del suelo y colocando algunos en su lugar, retirando los rotos y haciendo espacio en general en el suelo para poder caminar por la parte trasera del local de una manera más cómoda -Me haríais un favor, a decir verdad- replicó como respuesta, acompañando la frase con un profundo suspiro -Contrate al hijo de la hermana de mi marido como becario a modo de favor, pero ese cabeza hueca no sabría diferenciar una escuadra de un compás- se quejo -Tengo un asunto que atender en la trastienda, ¿os importa si lo soluciono mientras? Serán solo unos minutos- dijo mientras caminaba en dirección al mostrador sin esperar respuesta. O bien confiaba en que aquellos dos no la iban a robar nada en su ausencia, o realmente tenía algo urgente entre manos. Al menos lo suficientemente importante como para dejar a dos completos desconocidos sin supervisión.

En un momento dado Arny miro a la chica con la que se había quedado a solas. Tenía todo el aspecto de alguien que sabía lo que quería, el lenguaje corporal y las expresiones faciales de aquella humana no se parecían en nada a las de las chicas que vivían su vida en la tranquilidad de sus casas,  pero no era la primera vez que el ornitorrinco veía ese tipo de comunicación no verbal.
-¿Te gustan los mapas, o solo estas buscando tu camino?- preguntó mientras terminaba de colocar la balda de la ruta del rey por orden.
Arny Sanskari
Mensajes :
109

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm38/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (38/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm25705/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (25705/1000000)
Berries: 1.500.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Vie 20 Ago 2021 - 18:30

Cheshire suspiró dándose cuenta de que encontrar algo que le sirviese en su camino le costaría mucho más de lo que había pensado en un primer momento. Ante ella había dos grandes problemas. Tres, si contaba el hecho de que la mujer parecía reacia a simplemente ser una dependienta común vendiendo mapas a los visitantes. El primero de los problemas era el desorden que había en la tienda, aunque por lo que había podido ver en el último minuto el ornitorrinco desconocido que acababa de entrar parecía ser eficiente en lo que se refería a ayudar con el orden. Tal vez se dedicase a lo mismo que ella después de todo. O tal vez simplemente fuese un estudioso, quién podía saberlo. Con todas las personas con las que se había encontrado en las diversas islas antes del Grand Line no podía saber exactamente el tipo de ser ante el que estaba. Quizás fuese igual que Katharina, alguien cuya apariencia engañaba.

El segundo problema era más grave para ella. O por lo menos, para su sentido de la justicia propiamente hecho a medida. La idea de que hubiese alguien molestando a la mujer, por el motivo que fuese, era algo que no podía pasar por alto. Si fuese más lista y astuta, ignoraría ese tipo de cosas y se dirigiría directamente hacia sus propios objetivos, pues ya le habían avisado de la cantidad de problemas que podían surgir en esa parte del mundo sin querer. Pero seguía sin poder abandonar a los demás a su suerte.

- Ayudaré yo también.- Dijo, aproximándose un poco hacia los mapas. Si bien no era su especialidad absoluta, conocía las rutas más básicas gracias a sus estudios teóricos durante los años. Además, conocí perfectamente la ruta que iba a tomar su barco y estaba dispuesta a seguirla por encima de todo. Ahora bien, lo que sí que no conocía eran esos objetos que había repartidos por cajas, estanterías y el suelo.- Supongo que será más rápido.- Más rápido que dejarlas ahí tiradas, al menos. No tardó en empezar a colocar lo que podía ubicar de forma sencilla, fijándose en el estilo de orden que estaba siguiendo el ornitorrinco para no chafarle el trabajo. Se movía con diligencia y gracilidad, como si fuese un pequeño juego con el que disfrutar. Y es que después de todo, lo único que quería era poder ayudar.

Soltó un suspiro, fijándose en las rutas que él estaba ordenando. No pudo evitar ver que una de las rutas era precisamente la que había tenido en cuenta en su viaje y en el de su tripulación. Esto hizo que se interesase todavía más y se acercó a él, dejando por un momento el trabajo de ordenar el resto de cosas. Mantuvo el silencio, por lo menos hasta que él habló, y entonces dejó esa distracción que había tenido comprobando los característicos objetos que parecían señalar en diversas direcciones, y cuyo destino estaba escrito en el borde de madera.

- Oh. Sí, bueno, me interesan. Por lo menos lo suficiente. Si no me ocupo yo de guiar hacia el siguiente destino posiblemente acabemos muriendo en algún drástico cambio de clima, o de hambre al no encontrar ninguna isla en la que atracar.- Compuso una sonrisa suave en su dirección. Lo cierto era que, aunque seguramente fuese un problema a partir de ese punto del Grand Line, ya se había prometido no ocultar su identidad en ningún momento. No creía estar haciendo las cosas mal, así que simplemente añadió.- Soy Cheshire, capitana pirata. ¿Te gustan a ti los mapas? Parece que te sabes las cosas de memoria.- Encogió un poco los hombros. Era observadora, demasiado para su propio bien tal vez, y no pudo evitar simplemente mencionarlo a pesar de que pudiese llegar a quedar como una obsesa.- ¿Sabes qué son esos objetos que señalan rutas? Es decir, no creo haber visto nunca uno.- Algo avergonzada -pues se suponía que era ella quien sabía de esas cosas-, simplemente decidió preguntar. Era mucho más sencillo así después de todo.
Cheshire
Mensajes :
173

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm58/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm63445/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (63445/1000000)
Berries: 6.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Lun 23 Ago 2021 - 15:01

-Bueno...- comenzó el ornitorrinco sin saber muy bien como explicarlo -Si, a decir verdad, me gustan los mapas, Cheshire, capitana pirata- “y climatólogo y timonel, en verdad me gustaría viajar libremente por los mares en algún barco y dibujar el mapa cartográfico del mundo” añadió mentalmente en lo que tardó en agacharse y agarrar la siguiente esfera de la senda del futuro, para colocarla en su lugar. Mientras rebuscaba, descubrió con cierto hastío que había algunas copias más de los eternal de la ruta del rey que ya había colocado, tirados por el suelo -Por cosas como esta odiaría tener que trabajar en una tienda un periodo largo de tiempo. Me aburriría tanto de colocar lo mismo una y otra vez que terminaría loco- comentó de pasada -Solo me sé esas dos rutas, aun me queda mucho por aprender, pero tengo cierta facilidad para administrar mis viajes- terminó con un gesto lo más similar a una sonrisa amigable que su pico le permitía.
-Por otro lado- continuo mientras sorteaba una caja completa de escuadras tiradas por el suelo con movimientos totalmente controlados y fluidos -Si te refieres a esto- dijo señalando los eternal ya colocados en las baldas -Son mapas guía por así decirlo. Estés donde estés te indican el camino a la isla marcada. Y espero que sepas usar un log pose. No iras lejos en el grand line sin uno. Necesitas poder moverte con seguridad al menos en lo que a dirección se refiere- añadió -Son esas que están tiradas ah...- Un golpe sordo y potente en la trastienda interrumpió al mink antes de terminar la frase. La cara desencajada de la tendera llamó la atención de las pupilas del ornitorrinco antes de fijarse en la persona que tenía detrás. Cerca de dos metros de humano corpulento que se apretaba el cogote con su manaza derecha, mientras en la izquierda sujetaba un bastón que era obvio, no necesitaba para caminar.
-Mi nombre es Arny, y soy navegante- se presentó, y arrancó en sprint hacia la tendera y el atacante. Saltó el mostrador apoyando la mano izquierda en el mueble de madera y esquivó a la mujer que salía, con un trozo de tabla de madera aun agarrado fuertemente entre sus temblorosas manos. El sujeto no estaba más que a dos pasos del rápido ornitorrinco, que con un giro sobre su pierna izquierda, conectó una patada que fue bloqueada por el bastón agarrado de tal forma que cubría su antebrazo de golpes contundentes. Pero el talón del mink ornitorrinco había impactado e inyectado una dosis del veneno de su espolón, por lo que la defensa fue completamente inútil. El hombro golpeado comenzaría a hincharse y amoratarse poco después. El tipo de veneno inutilizaría la articulación y el dolor lo mantendría dócil si era un humano normal.

Con un salto, se alejó del matón y regresó a la tienda poniendo distancia entre los dos -Disculpa que haya sido tan impetuoso, pero en el hogar del cazarrecompensas pensé que sería mejor si una capitana pirata no se veía involucrada en algo así... para evitar preguntas- se disculpó, mientras el abusador comenzaba a ser consciente de que no había bloqueado del todo la patada.
Arny Sanskari
Mensajes :
109

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm38/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (38/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm25705/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (25705/1000000)
Berries: 1.500.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Vie 27 Ago 2021 - 13:25

Terminar de organizar todo aquello no supuso mucho esfuerzo. Sobre todo porque el ornitorrinco parecía tener perfectamente claro dónde iba cada cosa, así que ella no iba a ser menos y simplemente se dejó guiar por el orden que él estaba poniendo en todo. Era mucho más sencillo así al fin y al cabo. Entendía a qué se refería, estaba segura de que ella no aguantaría ni diez minutos teniendo que trabajar en una tienda semejante únicamente detrás de un mostrador y viendo a pocas personas deambulando de un lado a otro de la calle. Sería aburridísimo, y lo suyo era la acción.

- Te entiendo, a mí también me resultaría muy aburrido estar aquí intentando ordenar todo cada día.- Rascó un poco la nuca, ya dirigiéndose completamente a él, como si estuviesen charlando sin problemas. En realidad así era, algo que no le extrañaba especialmente después de cada conversación que había tenido últimamente.- Bueno, pero viajando se aprende y es genial que haya más gente interesada en hacer este tipo de rutas. A decir verdad, no he encontrado a mucha gente nueva por estas zonas.- Continuando con su sonrisa, cruzó un poco los brazos, examinando un poco la zona en lo que él se movía.

Mapas guía. Cuando estuvo hablando con Ivan, al parecer se le olvidó mencionar que iba a necesitar algo así para desplazarse, pues no tenía ni idea de qué tipo de objeto eran o qué podían llegar a hacer. Soltó un suspiro y no tardó en aproximarse un poco para volver a sostener uno de ellos entre sus manos enguantadas, comprobando la aguja y a dónde se movían. Para comprobar su funcionalidad, giró la mano hacia el sur y, efectivamente, la aguja se desplazó una vez más hacia el mismo sitio que antes, dirigiendo a una zona concreta y desconocida para ella. Estaba a punto de pedir más explicaciones y de fijarse en el sitio que señalaba, pero un ruido le distrajo. Dejó el log pose rápidamente sobre la estantería y desenfundó una daga sin pensárselo dos veces.

- ¡Un placer, Arny! - Gritó, dejando que el filo se volviese parte de sí misma como tantas otras veces había hecho. Lo cierto era que hasta el momento había estado preparada para la lucha. Lo sentía en cada parte de su cuerpo, en cada centímetro de su piel. Ella estaba hecha para las peleas, para sentir la emoción de una batalla. Y aunque su idea principal fue salir a por aquel matón sin pensárselo dos veces, el ornitorrinco se adelantó sin siquiera dejarle opción. Fijándose entonces en la mujer, nerviosa y prácticamente en medio, suspiró profundamente. Una cúpula azul cruzó la estancia cubriéndola por completo mientras Cheshire giraba dos de sus dedos trazando un círculo. La mujer no tardó ni un instante en aparecer al lado de la capitana pirata, alejándola del peligro para que el ornitorrinco tuviese vía libre con el hombre. Dejándole tiempo para acostumbrarse a lo que había ocurrido, encogió los hombros en dirección a Arny.- No pasa nada, si no lo hacías tú lo hubiese hecho yo. Aunque creo que no hubiese sido tan limpia como lo que tú has hecho. Igualmente, mi idea de una mañana entretenida es meterme en problemas, así que...- Dio un par de pasos, aproximando la daga sobre el cuello del hombre sin dudarlo dos veces. No estaba cortando, no todavía, pero lo mantuvo quieto en su sitio. Habiéndose fijado completamente en cada detalle de la tienda, suponía que él no se atrevería a moverse demasiado. Y si lo hacía... peor para él.- Así que tú eres el que está dando problemas por aquí, ¿eh? ¿Qué debería hacer contigo? ¿Desnudarte y llevarte por el pueblo para que te juzguen los propios civiles? ¿O atarte a mi barco y navegar hasta la siguiente isla? Al fin y al cabo, si eres lo suficiente hombre como para amenazar a la gente, también lo serás para aguantar todas esas cosas, ¿no? Vamos, tú decides.
Cheshire
Mensajes :
173

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm58/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm63445/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (63445/1000000)
Berries: 6.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Lun 30 Ago 2021 - 15:40

Poco sorprendido, pues se esperaba una respuesta similar, Arny vio como Cheshire se abalanzaba sobre el matón cuchillo en mano.
La situación para el individuo se ponía cada vez peor; el dolor en el brazo comenzaba a ser inaguantable y los temblores involuntarios comenzaban a afectar su cuerpo. La proximidad del filo contra su cuello le impedía soltar un alarido de dolor. El terror producido por aquel inesperado ataque que comenzó cuando la dueña del establecimiento golpeó su cabeza. Solo para verse sobrepasado por el desarrollo de los acontecimientos, fue suficiente para que su voluntad sucumbiera y sus esfínteres se aflojasen. Sin poder evitarlo, debido al sock, se desplomó en el suelo, sobre un charco de su propia orina.

De aquella escena poco sorprendió al mink, salvo un detalle que no pudo evitar sentir. Sentir con su capacidad para percibir la electricidad a su alrededor. Incluso los pequeños estímulos eléctricos del sistema nervioso
Como entrenado guerrero, rara era la ocasión de pelea en la que no mantenía activa su capacidad innata para la electrorecepción. Conocía a la perfección sus ventajas y sus limitaciones. También sabía, que aquel sentido extra estaba bien afinado, pues podría pelear incluso en oscuridad total. Así que la extraña teletransportación de la tendera, cerca de la capitana pirata, hacía sospechar al ornitorrinco que aquella mujer no solo parecía de las que actúan a su antojo, sino que también tenía el poder para poder cumplir su voluntad.

Un grito de desesperación y desahogo surgió desde la parte trasera de la tienda. La mujer, envuelta en lagrimas sollozaba para si misma -...¿Que he hecho?¿Que he hecho?...- Movida por la desesperación. Envalentonada, tal vez, por escuchar que había una capitana pirata en su local. Motivada por el miedo y el estrés, golpeó con todas sus fuerzas al matón que había estado atormentando a toda la calle. Sus escasas fuerzas apenas fueron suficientes como para suponer algo más, que la sorpresa del ataque. Incluso pese a haber golpeado la cabeza del sujeto, con una de las destrozadas baldas de madera que había por el suelo de toda la tienda.
La intervención posterior aseguró su supervivencia, pero cuando toda la adrenalina bajó, y la realidad golpeó directamente en su conciencia, comenzó a arrepentirse de sus actos, temerosa de las represalias.

El altercado apenas había provocado ruido, más que los gritos desesperados de la mujer. Nada nuevo en aquella calle.
Cualquiera pensaría que en la isla con mayor tasa de cazarrecompensas, no habría este tipo de abuso en los barrios comerciales. Pero un pequeño matón de tres al cuarto no parecía ser lo suficientemente atractivo como para ser cazado.
-Disculpe, señora, pero usted no ha hecho nada malo. ¿Imagina si al principio, la primera vez que este tipo llega al barrio y amenaza al primer dueño de la primera tienda. Todos se hubieran unido contra él? A veces actuamos solo cuando ya no podemos más, pero las injusticias no se pueden permitir.- El ornitorrinco hablaba despacio mientras se acercaba a la sollozante mujer -No has hecho nada malo- reafirmó una vez estaba a su altura y le quitaba el trozo de madera de las agarrotadas manos. La mujer entonces se sentó en el suelo, derrumbada, y comenzó a llorar abiertamente. Pero esta vez su rostro mostraba una ligera expresión de aceptación. Parecía comprender las palabras del mink y lo miró agradecida desde el suelo, mientras seguía desahogándose.
-Nosotros nos haremos cargo de llevar a este tío ante las autoridades, ¿verdad?- exclamó más que preguntó en dirección a Cheshire -Pero tu debes encargarte de que cada propietario de cada local entienda que juntos sois fuertes, pero por separado os puede volver a suceder esto- La mujer, asentía  con su cabeza aún sin poder hablar.

-Ese tipo tardará en volver a despertarse, y cuando lo haga el dolor del brazo nublara su mente lo suficiente como para hacerlo manejable. ¿Ayudamos a recoger todo esto? En verdad es muy fácil aun si no tiene mucha idea de cartografía, mira- dijo mientras se agachaba y recogía un grueso volumen que había reconocido -Este libro tiene una guía de cada isla del paraíso. Están separadas por ruta, así que tan solo hay que encontrar el eternal adecuado por el suelo y colocarlo en su lugar. Además algunas de las baldas que siguen en pie, tienen el nombre de las rutas, por lo que siguiendo la lista no debería llevarnos mas de un par de horas tenerlo todo colocado en su lugar- La mujer observaba como se desarrollaba la conversación con los ojos abiertos -Ayudadme por favor- pidió intentando poner todo el peso posible en su lado de la balanza -Ahora que ese maton ya nos atosigará más, podre contratar alguien que de verdad entienda como se colocan las cosas y haga su trabajo. Pero me gustaría que la tienda estuviese presentable para las entrevistas y yo sola tardaría demasiado. Yo me encargo de limpiar y decorar después- dijo con una sonrisa. La primera desde que el ornitorrinco llegó a la tienda. Ya no mostraba miedo en su rostro, sino más bien una nueva seguridad en si misma. Seguridad que mostró al interrumpir la conversación entre sus salvadores con aquella petición.
Arny Sanskari
Mensajes :
109

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm38/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (38/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm25705/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (25705/1000000)
Berries: 1.500.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Cheshire Vie 3 Sep 2021 - 15:26

Cheshire frunció el ceño. No le costaba averiguar el estado de la mujer a pesar del poco tacto que solía tener con los demás. Comprendía esa sensación que persistiría en el tiempo y el shock que el momento le había causado a la mujer. Lo entendía, y por eso no presionó más. No cuando el hombre terminó por verse sobrepasado por todo y acabó cayendo inconsciente. Lo cierto era que odiaba sesgar vidas. Lo odiaba, sí, pero de ser necesario ya se había jurado a sí misma que lo haría. Soltó un suspiro, envainando nuevamente la hoja sin manchar. No dijo nada, no era quién para darle palabras de ánimo. Sus manos estaban mucho más manchadas, llenas de algo que no se podía quitar simplemente con palabras amables. Lo superaría, con el tiempo seguramente acabaría por darse cuenta de lo que había ocurrido. Y si no, por lo menos podría seguir viviendo sin tener miedo.

Escuchó las palabras del ornitorrinco mientras terminaba de arreglarse un poco la ropa. La cúpula se deshizo nada más envainó la espada, como si nunca hubiese estado allí y simplemente fuese el vacío lo que compusiese la habitación en la que se encontraban. Nunca se acostumbraría a eso, ni tampoco a las capacidades que parecía tener y que iba desarrollando con el tiempo. Pero le alegraba saber que podía utilizarlas para, por lo menos, salvar a los demás. Como había hecho con esa mujer, por ejemplo; En cuanto terminó de hablar y de consolar a la mujer y sugirió que llevasen a ese hombre hasta la policía local, ella alzó una ceja. Por nada del mundo le apetecía tocar a ese hombre. Es más, si de verdad su intención era entregarle, más le valía a la mujer del local tener una cuerda con la que poder moverle.

- Sí, bueno.- Compuso, rascándose un poco la nuca. No sonrió, no esa vez. Se mantuvo calmada, como la brisa previa a una tormenta.- Te ayudo a recoger, pero no pienso tocarle. Que camine cuando se levante.- Explicó un poco por lo bajo, dejando que fuese Arny quien explicase medianamente cómo debían organizar todo aquello. Tras su mención a los log pose y a los eternal pose la joven capitana parecía comprender mejor un poco cómo estaban estructurados, así que no fue muy difícil ponerse manos a la obra. Además, señaladas como estaban, parecía incluso más fácil que antes. Desde luego agradecía que el ornitorrinco estuviese por ahí, puesto que ella no tenía demasiada paciencia para pequeñas cosas como aquellas.- No se preocupe, nosotros nos encargamos de todo esto. Usted hable con la gente del pueblo.

- Ay, gracias...- Dijo la mujer, casi echándose a llorar pero manteniendo esa sonrisa que había compuesto.- No sé qué habríamos hecho todos sin vosotros. Nos haremos fuertes entre todos y conseguiremos hacer lo posible para protegernos entre nosotros.- Cheshire no dijo nada más, se limitó a asentir mientras se acercaba para ir curioseando los eternal pose y los log pose, colocándolos cada uno en su sitio o, por lo menos, intentando no desbarajustar demasiado el orden que estaba poniendo Arny por su cuenta. Cuando pensó que la conversación iba a acabar ahí y que simplemente se marcharía para lo que había dicho, la mujer se acercó a ambos. Fue justo cuando estaban terminando de apañar la zona, así que no interrumpió ningún movimiento.- Tomad, por las molestias. Es lo menos que puedo hacer. No sé si os servirán de mucho, pero es lo más valioso que tengo.- Explicó, tendiéndoles a cada uno de ellos un eternal pose. La joven capitana le dedicó una nueva sonrisa y guardó aquel preciado objeto entre sus cosas.

- Muchas gracias. Espero que todo vaya bien. Nos volveremos a ver.- Y sin más, esperó a que Arny saliese de la tienda y se dirigió a su barco, rumbo a lo desconocido.
Cheshire
Mensajes :
173

Fecha de inscripción :
08/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm58/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm63445/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (63445/1000000)
Berries: 6.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Cheshire

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Arny Sanskari Vie 3 Sep 2021 - 20:04

-Que conveniente- pensó el ornitorrinco para si mismo tras comprobar el nombre del eternal que le había sido entregado. Aquel sitio llamó poderosamente su atención desde la primera vez que pudo leer sobre él tiempo atrás, en Ohara. Guardo el eternal en uno de los bolsillos de su mochila y agradeció a la mujer el obsequio. Esta no tardaría en volver a la trastienda, esta vez para volverse loca hablando con conocidos a través de un den den mushi.

Tras un rato, y gracias a la guía de viajes, Arny y su compañera pusieron de vuelta todo en su sitio. Hasta el ultimo compás quedó en el lugar que le correspondía. Por suerte para ambos, el destrozo había sido significativo, pero era más visual que realmente un problema. El tipo era todo un profesional en lo suyo. Era capaz de distribuir mercancía por el suelo de la tienda sin apenas romper nada -Evidentemente necesitará que las tiendas puedan vender para cobrar- dijo pensando en voz alta, más que hablando con alguien. Con un tono completamente neutral que le salió del alma.
Tras esa singular frase, continuó colocando meticulosamente las rutas que faltaban, para que Cheshire pudiera ir rellenando con los objetos que iguales que encontrase distribuidos por el suelo.

Arny, pese a permanecer concentrado en su tarea, no perdió de “vista” la huella eléctrica del matón, vigilando por si despertaba antes de lo previsto, pero no solo no se despertó de improvisto, sino que además, estaba completamente fuera de juego. A la hora de marchar, Arny agarró al humano inconsciente, lo levantó y como un saco de patatas, se lo colocó a la espalda sin muchos miramientos. El mink no tenía problemas por hacer este tipo de cosas, no era la primera vez, por suerte o por desgracia, y sabía que no iba a ser la ultima que tuviese que cargar con alguien inconsciente o impedido.
Tras salir de la tienda, se despidió de la chica que había sido su compañera escaparatista por un rato -Yo me encargo de esto- dijo señalando con los ojos al trasero que se veía sobre su hombro -Ha sido un placer, espero que no te pierdas ahí afuera- rio, haciendo referencia a la conversación anterior.
La observó marchar y sabía que aquella no sería la ultima vez que se encontrarían en el ancho mundo. Lo sabía a ciencia cierta pues se había propuesto seguirla. La curiosidad algún día mataría al ornitorrinco, pero al menos no ese día.
Tras entrar en un callejón, asumió su forma elemental y voló con el cuerpo inconsciente hasta el hospital. Seguro de que un matón como él tenía antecedentes, y los médicos sabrían como lidiar con la situación. Además, lo más importante es que necesitaría medicamentos serios para cuando despertase y el dolor lo torturase.

El siguiente punto en su plan de acción tras dejar al hombre tirado en la puerta del centro médico, fue volar al puerto.
Encontrar a la llamativa mujer tampoco fue difícil, por lo que sobrevoló la zona, esperando a que la capitana que había conocido, subiera a su barco y partiera hacia nuevos horizontes... Por supuesto para seguirla a una distancia prudencial hasta su nuevo destino con la intención de hacerse el encontradizo.
Arny Sanskari
Mensajes :
109

Fecha de inscripción :
31/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm38/150Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (38/150)
Experiencia:
Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 3qaWnZm25705/1000000Problemas de gestión [Misión común - Paraíso] 9h2PZk8  (25705/1000000)
Berries: 1.500.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Arny Sanskari

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.