Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Mar 7 Sep 2021 - 21:13

Contratante: Merluza Johnson, líder de la Revuelta Gyojin

Descripción de la misión:¡Lo estamos consiguiendo! Con la muerte de la Usurpadora, tomar de nuevo la Isla Gyojin está siendo pan comido. El único problema es que ahora las fuerzas de la Rebelión se han visto mermadas por la disidencia. Los hombres leales al viejo Pérez Troita han tomado el palacio, y las fuerzas de la Usurpadora se han atrincherado en el arrabal militar. Necesitamos encontrar algo que nos dé fuerza; tener de nuestro lado a un heredero de la casa real nos la daría. Por favor, necesitamos un milagro; estamos seguros de que en algún punto de Water Seven Hipatia escondió el Gran Libro de la Genealogía Ryugu. En este se dan las pistas para descubrir quién, tras su muerte, posee el poder de Poseidón.

Objetivo: Encuentra el Gran Libro de la Genealogía Ryugu.

Premios:El Incensario Ardiente, un objeto de calidad épica y poderes solo conocidos en la Iglesia del Mar.
Narrador OPD
Mensajes :
1011

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm100/100La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm320000/320000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell Jue 9 Sep 2021 - 4:47

El enorme galeón de aspecto fantasmagórico y terrorífico descansaba en las costas de una pequeña isla del Nuevo Mundo. Se habían detenido para recargar las provisiones y preguntar un poco sobre cómo iba la guerra en esos lares, pero no habían obtenido información relevante. Desde la caída del meteorito la Estrella Oscura se había detenido y tampoco había escuchado noticias sobre C. Zar. ¿Un hombre cruel sería capaz de extrañar a alguien? Bueno, en realidad no le interesaba saberlo.

La bruja se hallaba en la oficina planificando lo que haría en los próximos meses, pensando en cómo enfrentar el oscuro futuro que se avecinaba, intentando encontrar la manera adecuada de alzarse como una emperatriz pirata respetable e inspiradora, no como una niña caprichosa. Estaba madurando, y se daba cuenta de ello porque sentía vergüenza al mirar hacia atrás, al ver lo que había hecho y cómo se había comportado.

De pronto, alguien llamó a la puerta. Era uno de los bandidos de Selene que había capturado a un pescado apestoso con ganas de mete-saca cuchillo, y le pareció correcto informarle a la jefa de la jefa. La hechicera jamás se preocupaba por esas pequeñeces, después de todo, había mucha gente capaz en su tripulación para hacerse cargo. Sin embargo, el prisionero decía que era urgente reunirse con la pirata pues tenía un favor que pedirle.

Dejó lo que estaba haciendo y abandonó la oficina para dirigirse a la habitación que usaban de calabozo, un sitio húmedo, oscuro y repulsivo. Allí llevaban a los prisioneros menos distinguidos; hombres como Brutus o Kurokami tenían un espacio más… personalizado. En cualquier caso, el indeseado invitado era un gyojin pez-koi de metro noventa y facciones duras que, por alguna razón, le recordaban a ese estúpido oficial del Ejército Revolucionario.

—¡He dicho que necesito ver a su capitana! ¡Es muy importante, tengo que…!

—¿Puedes dejar de gritar? Aquí me tienes —le interrumpió la bruja, mirándolo con expresión severa y los brazos cruzados.

Así, el gyojin explicó a grandes rasgos la situación que se estaba viviendo en la Isla Gyojin. Rebeldes, caos y una guerra de sucesión tras la muerte de Hipatia. Si la bruja hubiera permanecido del lado de la Estrella Oscura, esa mujer probablemente continuaría con vida y su asesina en un ataúd, pero no formaba parte de sus intereses. El desconocido, que más tarde se presentó como Ikami, le contó que era un enviado del líder de la revuelta gyojin: Merluza Johnson.

—¿Y por qué te ha enviado a ti en vez de reunirse personalmente conmigo? —preguntó con recelo.

—Porque no quiere que los enemigos descubran que estamos buscando ayuda pirata —respondió con sinceridad—. Además, es probable que esté siendo vigilado todo el tiempo por los espías y no quiere levantar más sospechas de las que ya levanta.

—Una decisión inteligente, la verdad. —La bruja hizo aparecer un taburete por obra de magia y tomó asiento frente a la celda—. ¿Y bien? ¿De qué se trata el favor?

Ikami le habló sobre el Gran Libro de la Genealogía Ryugu y también comentó que este se encontraba en algún lugar de Water Seven. El objetivo era encontrarlo y, dentro de lo posible, descubrir una pista de quién pudo haber heredado el poder de Poseidón. En ese momento la hechicera recordó lo molesto que fueron los Reyes Marinos apostados en la entrada de Onigashima. Sí, ahora tenía una oportunidad para hacer las cosas de una manera diferente.

—De acuerdo, te ayudaré. Como prueba de confianza encontraré el libro y se lo llevaré a tu jefe. Tranquilo, nadie sabrá que Katharina von Steinhell está ayudando a la revuelta gyojin —determinó la hechicera, levantándose y volteándose hacia la salida—. Liberen a este hombre y cuiden de él. Desde ahora Ikami de la Revuelta Gyojin es nuestro protegido.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1608

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm140/150La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (140/150)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm721635/1000000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (721635/1000000)
Berries: 1.450.223.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Lun 13 Sep 2021 - 19:30

Y así… comienzas las cosas. Jamás espere ser llamado en una situación como esta, ya me que me encontraba sobre cierto navío pirata en llamas, de un grupo pirata que había osado retarme. – Patético… - Dije al capitán pirata, el cual se encontraba elevado a mi altura. Me encontraba sobre Suzaku mientras sujetaba al hombre que me había retado por el cuello. Sus hombres se encontraban en el suelo algunos desmembrados o quemados. Incluso me podría llegar a decir que con algunos huesos rotos por parte de Susanoo, quien se encontraba en el mástil observando la situación después de la batalla. – Me has citado aquí ¿Solo para esto? – Honestamente pensé que sería una batalla más interesante. El hombre a quien sujeto se trataba de un semi-gigante. Pelirrojo y aparentemente muy fuerte.

Aparentemente, porque una vez había encendido las llamas el desastre había ya comenzado. De pronto mi DDM había comenzado a sonar. Solté al moribundo hombre y me dispuse a contestarlo.

¿Si?

- ¿Freites D. Alpha? – Pude escuchar la voz e una mujer, aunque no se me hacía familiar.

- ¿Quién me solicita?

- Hablo por parte de nuestra señora, Lady Payne.

- ¡Oh! ¿Ya es momento para aquello?

- Me gustaría decirle que sí, señor Alpha. Pero lamentablemente aun no es el momento. Quiero informarle que tenemos una situación en Water Seven. Nuestros espías en la isla Gyojin informan que allí podrá encontrar un libro con cierta información importante sobre el siguiente heredero del poder de Hipatia.

- He de admitir que no estoy muy familiarizado con el asunto. Había solicitado en su momento ser informado del estado de las otras islas. Supongo que usted se encargara de ello.

- En su debido tiempo será informado, señor Alpha. Por ahora, Lady Payne ha pedido personalmente que usted se encargue de este asunto.

- Agradezco la confianza. Dígale a la señorita Payne que aún me debe una partida de ajedrez. Me pondré en contacto con usted una vez llegue al destino. ¿Me daría su número, por favor?

Water Seven, jamás en mi vida había pisado esa isla. Había escuchado un poco de todo sobre ella. Aunque pronto corroboraría si las cosas que me habían contado de ella era verdad. Por ahora Suzano nos lleva a mí y a Suzaku en el lomo. Nos elevamos por los cielos hacia nuestro destino. A lo lejos volteo por un segundo y veo el barco pirata en el que luche por última vez.

Por ultima… porque al final, me encargue de que su pólvora no los hiciera volver jamás.

- Boom…
Freites D. Alpha
Mensajes :
557

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm78/150La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm142660/1000000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Katharina von Steinhell Mar 14 Sep 2021 - 3:50

Una joven de cabellos celestes, peinada como una muñeca con esas grandes coletas a los lados, se despidió del capitán con una sonrisa dulce como la miel. Tenía el ojo derecho de color azul, mientras que el izquierdo emitía un fulgor carmesí en forma de equis. Iba ataviada con un vestido de falda ancha que imitaba el color del cielo, las mangas hasta los codos bien ajustadas y escote cuadrado. Las pantis blancas acababan en unos tacos negros y relucientes, cuyo sonido era opacado por el ruido de la muchedumbre.

Eva había vuelto a la ciudad para ver a sus padres. Era una apasionada aventurera que compartía su talento con la aguja allá donde fuera, pero su pasión le mantenía lejos de casa. Había pasado una temporada muy larga sin ver a sus padres y era un buen momento para regresar, después de todo, el mundo entero estaba en guerra y su vida podría correr peligro. En Water Seven estaría segura y qué mejor: en casa.

Esa era la historia para contar.

La bruja había diseñado un personaje divertido con el que encontrar una pista sobre la heredera de Poseidón, y jugar a ser una inocente niña de diecisiete provocaría expresiones sorprendentes una vez le vieran usar las tijeras que escondía en el maletín negro. En realidad, se trataba de la Hoja de Argoria transformada en unas fascinantes y afiladas tijeras de brillo adamantino.

Ahora que la reina estaba muerta era normal ver al caos gobernar la Isla Gyojin, y en cierta parte era positivo para el bando de la hechicera, pues significaba un problema más para la Estrella Oscura. La bruja parecía ayudar de manera desinteresada a los gyojins, pero en algún momento demandaría la recompensa; por el momento se conformaría con entorpecer los planes que seguramente pasaban por la mano del Mayordomo.

Y Eva era la justificación apropiada para, en el peor de los casos, distraer la atención de la Estrella Oscura.

La joven costurera soltó un suspiro y comenzó a caminar por una de las grandes avenidas de la ciudad. Era la primera vez que pisaba Water Seven y, en realidad, no se sentía especialmente cómoda. Podía deberse a la importante cantidad de marines vigilando las calles con fusil en mano. Si un enfrentamiento llegase a surgir, estaría limitada a su habilidad con la tijera y sus capacidades físicas. Nada de magia. Bueno, ¿por qué se preocupaba? Solo tenía que mantener un perfil bajo, y seguro que lo conseguiría con la personalidad que llevaba practicando hacía tres días.

Le había hecho prometer a Ikami que nadie a excepción de él y el líder de la Revuelta sabría que los gyojins estaban siendo ayudados por Katharina, así que el contacto de los rebeldes esperaba a Eva y no a la bruja. En parte le picaba la curiosidad por volver a vivir la experiencia de ser tratada como una donnadie. Ahora era una niña con ganas de vivir aventuras, no una bruja sangrienta que instauraba el terror allá donde estuviera.

Dejó de caminar cuando por fin llegó a un pequeño parque donde había incontables árboles y numerosas esculturas. Había mucha gente, sobre todo enamorados tendidos en grandes mantas mientras bebían algo. La bruja sintió un poco de envidia: era una vida demasiado normal. Volvió a suspirar y luego dio un paso hacia delante, entrando al parque. Miró hacia ambos lados en busca del hombre de la descripción, pero no lo encontró. Decidió aguzar la mirada, transformando parcialmente sus ojos en los de un águila.

—Te estuve buscando un buen rato —dijo Eva, inclinándose hacia el hombre que estaba sentado en la banca fumándose un cigarrillo—. Tú eres Theo, ¿verdad?

Un ser humano de treinta y pico años, barba de tres días y unas profundas ojeras. Tenía la apariencia de un viejo hastiado de la vida, cansado de haber comido mierda tras mierda. No esperaba que el contacto fuera un sujeto tan deprimente, la verdad, pero no iba a quejarse siendo Eva. No echaría a la basura las duras clases de actuación de los últimos tres días.

—Genial, una mocosa jugando a la cosplayer —gruñó Theo entre dientes—. Tú debes ser Eva. Los malditos peces no me quisieron dar información sobre ti; si hubiera sabido que me tocaría trabajar con una niña, habría rechazado el trabajo.

Quiero matar a este hijo de puta, pensó.

—¡Oye, no había necesidad de ser tan borde! Te sorprenderá lo buena que soy en esto —aseguró Eva, dejando escapar un poco la arrogancia de la bruja—. Cuéntame lo que tienes y contra qué nos enfrentamos exactamente. Los rebeldes esperan la intervención de los seguidores de Hipatia, pero en realidad solo es una especulación.

—Estás bien informada, mocosa, pero tendrás que hacer mucho más para sorprenderme —respondió Theo, desviando la mirada—. Toma asiento y escucha bien, odio repetir las cosas.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1608

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm140/150La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (140/150)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm721635/1000000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (721635/1000000)
Berries: 1.450.223.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Freites D. Alpha Sáb 18 Sep 2021 - 23:57

Y allí la vi por primera vez. Tenía que admitir que Water Seven tiene su encanto. Aunque no me gustaba lo que se veía a los lejos. Definitivamente era un territorio lleno de algunos marines, y eso no me gustaba. Tome nuevamente mi DDM y me dispuse a devolver la llamada.

- He llegado.

- Excelente. He de admitir que usted es mucho más rápido de lo que me habían dicho.

- Domar los cielos es algo que siempre traerá la victoria. Aunque he de admitir que el mar siempre ha tenido su encanto.

- ¿No es algo extraño que un pirata quiera domar los cielos en vez del mar?

- Tengo otros gustos más allá que simplemente quiere “domar” cosas, señorita. Por cierto, ¿la gran dama se ha enterado de lo sucedido con mi tripulación?

- Una lamentable noticia. Espero no presente ninguna desventaja para el futuro, señor Alpha. Aunque nuestra señora no demostró estar preocupada de ninguna manera por aquello.

- Me alegra oír eso. Ahora, instrucciones.

- El objetivo a quien estamos buscando es un hombre llamado Theo. Entre treinta y los treinta y cinco años. Barba no muy grande y se le suele ver con unas grandes ojeras siempre. Aunque no se deje engañar por su apariencia, es todo un profesional.

- Entendido… se supone que no va darme la información del heredero de Poseidón por las buenas ¿asumo bien?

- Correcto. Tiene total libertad para usar la fuerza bruta.

- ¿No eres muy técnica para sonar como una pirata?

- Al igual que usted, tengo mi historia, señor Alpha.

- ¿Cómo debería llamarte, señorita?

- Puede llamarme, Guía. Ahora, el objetivo debería estar en un pequeño parque en la zona central. Le dejo el resto a usted.

Ahora la cosa era entrar a la isla sin ser detectado. Susanoo hizo un vuelo acercándose al mar. Yo concentre una gran cantidad de calor en mi mano para generar una esfera de calor. La cual arroje al mar. La neblina improvisada no tardó en hacer acto de presencia. Aunque para asegurarme, genere muchas más bolas de calor para generar aún más neblina. Una ves pasado el puerto buscamos una azotea donde aterrizar. Revisé mi equipaje nuevamente y no podía evitar sonreír. Ya tenia mucho tiempo que no hacia nada interesante. Mis plumíferos me miraban con muchos ánimos y yo ciertamente no podía disimular mi felicidad.

- Muy bien mis preciosas aves, es momento de trabajar.
Freites D. Alpha
Mensajes :
557

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm78/150La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm142660/1000000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Katharina von Steinhell Miér 22 Sep 2021 - 4:47

La bruja escuchó con atención a Theo, fijándose principalmente en la información relevante para ejecutar de manera eficiente la misión. En un principio pensó que el libro estaría escondido en la estantería de una biblioteca, acumulando polvo tras los años en desuso. Una parte de ella deseó que fuera de esa forma, pues podría dedicar ese mismo tiempo en otras actividades más provechosas. Sin embargo, estaba acostumbrada a que las cosas no fueran fáciles ni como ella quería que fuesen.

Theo había averiguado que el Gran Libro de la Genealogía Ryugu sería vendido a un importante señor de los bajos fondos esa misma noche. La hechicera sabía que se trataba de un mundo peligroso incluso para la mujer más poderosa del planeta. Ya se había vuelto enemiga del Rey por motivos egoístas y caprichosos, de hecho, no hubo ninguna necesidad de ir en contra de los intereses de Elrik. Sí, era cierto que ese hombre había engañado y manipulado a su excapitán, pero ese era un asunto entre ellos.

—¿Quién más tiene esta información? —preguntó Eva (¿o mejor dicho Katharina?) con la vista clavada en las palomas que comían en el parque.

—Los hermanos Thompson, puede que algún seguidor de Hipatia y seguramente el Cipher Pol. Esos bastardos lo saben todo y no me extrañaría que interviniesen —respondió Theo para luego darle una calada al cigarrillo.

Había escuchado que los hermanos Thompson eran unos infames mercenarios que servían a intereses egoístas, se movían como bestias de caza olfateando el dinero; era lo único que les importaba. Si bien eran una fuerza formidable a tener en cuenta, a la bruja no le preocupaba nadie cuyo propósito de vida era acumular riquezas. Sin embargo, lo mejor sería tener algo preparado para ellos por si terminaban siendo un problema.

Por otra parte, la policía secreta del Gobierno Mundial era un factor a tener en cuenta. No había un solo agente que la hechicera no pudiera derrotar con relativa facilidad, pero es que en la vida no todos los problemas se solucionaban con la fuerza bruta. Bastaba con que uno de ellos se hiciera con el libro para fallar la misión, y no podía permitirse ningún fracaso. Tenía un par de horas para pensar en algo que mantuviese a raya a los hermanos Thompson y ocupados a los agentes del Cipher Pol.

Por último, la fuerza antagónica más relevante eran los seguidores de Hipatia puesto que la probabilidad de que estuviesen aliados con la Estrella Oscura era lo suficientemente alta para preocuparse. Había escuchado que incluso Zane fue incapaz de herir de gravedad a Blackhole, y si la Estrella Oscura contaba con otra arma secreta del mismo calibre, pues igual la bruja lo pasaría mal. Debía centrar todos sus esfuerzos en ocuparse de cualquiera que estuviera del lado de la difunta Usurpadora.

—¿Dónde harán el intercambio?

—En las cloacas, aunque es probable que cambien el lugar. Si yo fuera el que vendiese el libro, es lo que haría —respondió el hombre, mirando hacia el cielo—. ¿Tienes otra pregunta, mocosa?

La bruja frunció el ceño y fulminó a Theo con la mirada.

—No soy ninguna mocosa, tengo nombre. Y no, no tengo ninguna pregunta.

—Bien, entonces eso es todo —dijo el espía, levantándose de la banca—. Ya he hecho mi parte del trabajo, ahora es tu turno. Buena suerte e intenta no morir, estás entrando en la boca del lobo: esta gente es realmente peligrosa.

Si solo supieras quién soy, no me darías esta advertencia, pensó para sí.

—Aún tengo muchas cosas que hacer como para morir esta noche. Buena suerte para ti también y gracias por la información —respondió Eva, incorporándose y limpiándose la falda—. Ah, y tú también ten cuidado. No me caes bien, pero tampoco quiero que te pase algo malo.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1608

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm140/150La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (140/150)
Experiencia:
La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 3qaWnZm721635/1000000La llama de la rebeldía [Misión mítica - Isla Gyojin] 9h2PZk8  (721635/1000000)
Berries: 1.450.223.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.