¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Hoy a las 16:58Berry
¿Jugamos a un juego?Hoy a las 16:43Raulgamerlol11
Las chicas no son guerreras... Son la parcaMar 21 Mayo 2024 - 20:17Berry
La luna, la sombra y el bufónMar 21 Mayo 2024 - 10:32Raulgamerlol11
2.0Lun 20 Mayo 2024 - 4:13Raulgamerlol11
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
Siguiente ronda


Ir abajo
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 23 Ago 2023 - 20:34}

Era un chico sencillo. Y como a todos los chicos sencillos, un par de luces brillantes y cosas en movimiento son un atractivo que no se debe menospreciar. Por eso mismo, y con muy buen criterio en mi opinión, había entrado al Cocodrilo Dorado. No se me podía culpar, después de todo el sitio era enorme y destacaba muchísimo, parecía que dentro había diversión asegurada. Y la había. Me había distraído durante a saber cuánto con tantas máquinas funcionando y viendo a la gente apostando y claro, como no había ventanas, no estaba seguro del tiempo que había gastado en este sitio. Eso, desde luego, estaba muy mal pensado, mantenía a la gente confusa sin saber el paso del tiempo.

El problema ahora es que por algún motivo yo estaba en problemas. ¡Y esta vez ni siquiera los había buscado yo! Al parecer había alguien en el establecimiento que estaba causando algún que otro problema con las apuestas y molestando a otros clientes y justo su descripción coincidía mucho con la mía. Lo cual ya era mucha casualidad por la cicatriz que me marcaba toda la cara. De todos modos, tampoco es que fuera un problema demasiado grave, en poco tiempo se darían cuenta de que no era yo quien causaba los problemas cuando estos siguiesen. Me molestaba porque ahora me aburría en la pequeña sala de detenciones hasta que todo este embrollo se solucionase. Suspiré y apoyé la cabeza contra la pared, poco les había faltado para esposarme a la silla en la que estaba.

-¡Os prometo que yo no he hecho nada! Ya, sí, sé que eso es lo que diría una persona culpable, ¡pero también es lo que diría una persona inocente! ¿Vais a poder iros a la cama esta noche sabiendo que habéis encerrado a un inocente? Tíos, eso no mola, pero nada.- Me callé unos segundos, esperando que hubiera una respuesta de algún tipo, estaba solo en la habitación, pero con suerte habría alguien fuera o algún tipo de sistema de vigilancia-. También está la otra parte del problema y es que cuando me aburro puedo ser muy pesado, en serio, me da por hablar de cualquier cosa y no veas lo molesto que soy, eh… ¿De verdad os merece la pena aguantarme?

De nuevo, el silencio fue lo único que recibí como respuesta. Si no me apeteciese merodear un poco más por el edificio y el resto de pisos, saldría simplemente por la puerta o rompería alguna pared para escapar, pero dudo mucho que les apetezca conservarme como invitado si hiciera algo así. Eso y que entonces creerían que tienen la razón y que yo era quien causaba los disturbios y mi ego no iba a pasar por esa derrota, no señor.
Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Sáb 26 Ago 2023 - 10:53}

Ajusto delicadamente la pajarita con ambas manos mientras tres personas me observan, curiosas. Revuelvo un poco mi flequillo, que está demasiado tenso, y me ajusto la cinta para sentir la tensión de la coleta. Nunca me ha puesto nervioso actuar delante del público, y desde luego esta no es una de estas veces, pero no habría esperado causar tanto revuelo sencillamente por haber ganado en tres máquinas tragaperras diferentes. Uno de los presentes es el dueño del casino, que se muestra francamente consternado mientras su guardaespaldas y una mujer vestida de crupier parecen más preocupados por aguantar sin un cigarro hasta el descanso. También llega una azafata con una bandeja, que me sonríe pícaramente y me tiende mi bebida: Un Bloody Claude, mi versión del Bloody Mary que reemplaza el jugo de tomate por zumo de cereza.

- Gracias. -Le lanzo un beso que finge atrapar con la mano y espero a que se retire para proseguir-: El secreto para que la máquina salte está en una combinación de suerte, observación y habilidad. Pero sobre todo estas dos últimas. -Doy un sorbo a mi bebida y la dejo en el reposavasos que todos los fracasados en otras máquinas usan para dejar paquetes de monedas-. Fijaos: Primero hay que darle cariño a la palanca, que no puedes dejar que esté fría. Lo ideal es que la sujetes con ambas manos y la masajees mínimamente para evitar que se melle; mucha gente ignora este detalle y luego hay accidentes. Solo necesitas asegurarte de que está preparada, notar esa tensión y hacer algún que otro movimiento lateral para tener claro que está en posición.

Compruebo que, efectivamente, la palanca cumple con todas las premisas que he descrito y se las voy señalando una a una, incidiendo con especial hincapié en el último paso ya que se trata del más importante.

- Ahora estamos listos para tirar de la palanca. A veces ejerce algo de resistencia, es normal, pero hay que llevarla hasta abajo y de vuelta hacia arriba. Igual toca darle dos veces, aunque depende de lo dura que esté la máquina esto podría ni siquiera hacer falta. Con esto hecho podemos pulsar este primer botón; ¿veis que no era accesible hasta que hemos tirado de la palanca? Aunque me sorprende que sea tan discreto, así no hay quien lo encuentre. Pero vaya, que le damos y ya suena cargadito; la máquina está lista para soltarnos todo, ahora solo queda... ¡Aquí está! Cortamos este cable para evitar que salte la alarma, y...

- Señor Appetit, así no se juega -dice finalmente la crupier.

- ¿Cómo que no? -pregunto-. He tirado de la palanca, pulsado el botón...

- ¿No le parece raro que haya una palanca justo ahí, y botones perfectamente a la vista?

- Soy un hombre de costumbres, me gusta usar mis propias herramientas -explico-. Además, tiene bastante pinta de endeble esa palanca; creo que si intentara abrir la caja con ella...

- ¡Es que no tiene que abrirla! ¿No le extraña ni un poco que haya una alarma ahí dentro?

- No. Los casinos tienen bastante mal perder; no les gusta que los hombres honrados ganemos unos pocos berries.

- Señor, esto es un negocio. No podemos permitir que...

- ¡Me abuuuuuurro! -canturreo mientras extraigo la caja-. Mira, he hecho esto más veces y creo que sé cómo funciona un casino mejor que vosotros. Así que si me permitís, quiero canjear todas estas monedas por algo de valor, por favor.

Tiendo la caja a la crupier, que parpadea varias veces. El dueño y el segurata se observan, y este último da un paso hacia mí.

- Ahora le traen sus cosas. ¿Le parece bien si lo acompaño a la sala de espera?

- Por fin me tratáis con el debido respeto -menciono-. Claro que sí. Pero me llevo mi Bloody Claude.

El hombre me guía con amabilidad por el intrincado laberinto de ludopatía que es el casino hasta unos pasillos completamente blancos. Hablamos del extraño gusto decorativo del hotel, de anécdotas en casinos y de cómo la vida en barco a veces puede ser demasiado ajetreada. De hecho, él solía ser un aventurero como yo hasta que le clavaron una flecha en la rodilla. O algo así, la verdad es que me aburre como una ostra cuando habla y me he inventado la mitad de sus respuestas.

- Pase por aquí.

Le doy las gracias y entro. En la sala hay una especie de adolescente que ha intentado afilar un cuchillo con la cara y un par de sillas. Espero que no sea el lugar donde graban sus pelis porno, porque no me motiva nada este compañero.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Sáb 26 Ago 2023 - 14:59}

Me dí por rendido ante la falta de respuesta. En la parte de atrás de mi cabeza empezaba a formarse aquel hormigueo, ese que me recordaba a mi vida anterior a la piratería. Si dejaba que mi mente dejase de estar activa, volvía a recordarlo todo. En este caso, los castigos de aislamiento. Todas esas horas muertas sin ningún estímulo. Cerré los ojos intentando calmarme y respiré profundamente, esto lo había tenido que aprender por mi propia cuenta. No podía ponerme a pensar en ello ahora mismo o me pondría mal. Me concentré entonces en la sensación de mi ropa contra la piel, como la tela de la camisa se me pegaba por el sudor que había empezado a salir cuando el estrés decidió hacer acto de presencia. Cuando la tela dejó de ser relevante, volví a centrarme en la respiración. Hinchaba el pecho, mantenía el aire unos segundos y luego lo soltaba de forma lenta, pero constante. A los minutos, dejé de sentir ese acto. Era automático, ritualístico incluso. La sensación era parecida a estar entumecido totalmente, había tenido que aprender a hacer esto para sobrevivir el tiempo entre combates. Las cicatrices mentales a veces eran más fuertes que las físicas. Entonces, en mitad de mi calma, empecé a notar algo extraño. No sabía decir que era exactamente, lo podría describir como una sensación ajena a mí, no la estaba creando yo para distraerme. Intenté concentrarme en ella, aunque algo me decía que ese mismo foco podría sacarme del estado zen en el que estaba y estropearlo todo. Intenté tomar un enfoque más suave, con delicadeza, siguiendo esa especie de tenue estela que de algún modo se estaba aproximando a esta sala. ¿Me estaba volviendo loco?

Me levanté de golpe en cuanto escuché la puerta abrirse, observando a quién entraba. Me sorprendió bastante ver a un chico, ¿era esto lo que sentía? Rápidamente olvidé aquella experiencia, al menos por ahora, cuando me fijé en su pelo, nunca había visto un pelo tan rojo. Antes de hablar lo miré detenidamente, iba bastante bien arreglado y tenía su pelo muy bien recogido, una cara muy bonita y un porte de “soy el mejor en todo”. Bueno, lo de arreglado podía ser muy relativo, la verdad es que si lo comparábamos conmigo, que iba con una camisa blanca medio dentro medio fuera del pantalón, pantalón que era tan sencillo como soso. Así que sí, igual mi percepción de lo que es ir recargado en la vestimenta no era muy fiable. El caso era que por fin había entrado alguien y no parecía haber entrado en contra de su voluntad a la sala de detenciones así que solo había una opción…

-¡Por fin! ¡Llevo por lo menos 5 minutos aquí dentro! ¿Habéis pillado ya al culpable? Retener a gente inocente en contra de su voluntad en una habitación sin ventanas ni entretenimiento podría considerarse secuestro, ¿sabes? Que no pasa nada, claro, soy pirata, no voy a juzgar eso. Lo que digo es que si me vais a secuestrar al menos me lo digáis para poder meterme en el papel, intentar escapar o algo porque si no, si intentase abrir un agujero en la pared o quemar la puerta, sería yo el descortés.

Me crucé de brazos entonces, realmente el hecho de seguir en el casino no era tanto para entretenerme sino porque había prometido portarme bien a mi tripulación. Es cierto que igual llevaba una racha muy mala de meterme en problemas en cada isla en la que ponía pie y aunque yo creo firmemente que eso es parte de la aventura, mi gente parecía estar un poco cansada de “La Aventura”. Así que sí, tocaba salir de esta situación mediante el diálogo y unas cuantas sonrisas. Casi que mejor corregirme.

-Eh… Lo de romper las paredes no iba en serio, qué va… Eh… ¿Puedo irme ya de esta habitación?
MrGourmett
MrGourmett
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 30 Ago 2023 - 20:14}

— No he ro..ba..do na..da— Sora era llevado por un blanco pasillo hasta una habitación. Ahora comentan en el casino que han dicho que este le ha robado algunas personas sus monedas. A ver que tan real podía ser esto, Sora no podia moverse mucho mas rápido que un niño anciano. Casi lo llevaban arrastrado, pues sus movimientos lentos molestaban a los guardias que al final terminaron por creer que Sora solo se hacia el enfermo para robar en el casino a las personas.

Sora le había prometido a Ocho que no causaría problemas en esta isla, se supone que solamente se divertiría un poco tras el constante entrenamiento, mientras ella se quedaría en el barco para limpiarlo por completo. — Se..ño..res os ju..ro que no he ro..ba..do na..da— Sora intentaba desesperadamente darles a entender a los guardias que no había robado nada en absoluto, solo estaba ahí para divertirse, puede que sea un pirata pero tampoco tiene la necesidad de robar a cualquier sitio que fuese.

¨Esto es un desastre, no quiero usar la fuerza aquí, puede que haya marines o cazadores, Mierda que estresante es dejarse capturar por unos tontos más débiles¨ Los pensamientos llegaban a su mente mientras este era arrastrado por el pasillo hasta que por fin llegan a una puerta que uno de los guardias abre. Dentro de ella se encontraban dos chicos uno un poco mas al estilo de Sora, con ropa casual, ropa muy poco llamativa y cara de sonso, mientras el otro parecía un poco más elegante, pero era obvio que era criminal, porque pues, ¿Quien tiene el cabello tan rojo? solamente un criminal.

Sora es lanzado dentro de la habitación que no tiene ni un sola ventana. No era claustrofóbico ni nada por el estilo, pero estar encerrado en una habitación con dos hombres mas no era lo que pensaba cuando se refería a diversión. Sora miró a los chicos que se encontraban en la habitación con una mirada de ayuda. Aunque tras pensarlo bien, si estaban ahí es porque estos si habían cometido algún robo o agresión dentro del casino. Estos no iban a ser de ayuda.

— Ho..la, soy So..ra — Levantó lentamente una de sus manos en forma de saludo, esperando una respuesta de parte de los contrarios que se encontraban ¿Encarcelados? junto a el. Sora no se levantaba del piso, sino que se colocó bocabajo para ver por el espacio entre la puerta si había algún guardia fuera de la habitación para intentar escapar. Se podía decir que si era un criminal, pero la verdad es que no había robado nada en el casino y no sabía los expedientes de esas dos figuras que se encontraban junto a él.

— No soy la..drón... — Aclaró a los demás, para que entiendan que si ellos eran de esa calaña Sora no. Aunque da igual como lo vean, si se encuentra ahí es por que lo consideran un ladrón o algo parecido.


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Zootop10

Ryuji Sora


Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 30 Ago 2023 - 21:28}

Ruedo los ojos un poco desganado. Va extremadamente desarreglado, tiene una cicatriz que le cruza la cara y ojos verdes. Es bajito, ni guapo ni feo... Pero desarreglado. Su desgarbo no es particularmente molesto, pero no me interesa en absoluto y él parece estar de lleno en sus líneas. Cinco minutos esperando, atrapar al culpable, pero aun así pide que lo castiguen por pirata o algo así. Por lo menos mantiene las distancias, hasta cierto punto. No es algo que me apasione, pero supongo que puedo hacerlo; un papel es un papel, y la fama es la fama. Así pues, le doy un pellizco en el trasero.

- No, absolutamente nada -digo en voz alta, palpablemente incómodo. Me siento como si me hubiese tocado él a mí-. Lo siento mucho, pero si tú eres el entretenimiento de la sala de espera desde luego...

Tuerzo el gesto. La puerta se abre, pero no es la crupier con mis premios comprados en la tienda del casino sino un tipo un tanto extraño. Habla muy lento, tiene el cabello azul desaliñado y dos alas en la espalda. Parece un mejor partido que el morenito interesante, pero la forma en que habla es un tanto incómoda. Además, eso de tirarse en el suelo para mirar por la rendija de la puerta... Supongo que es útil, si lo que quieres es ver zapatos. En fin, supongo que tendré que explicarles cómo funciona esto a esos dos papanatas. Así por lo menos podré quedarme tranquilo en lo que me traen una máquina de palomitas, o un microondas. Por favor, que sea de los buenos.

- Ese truco es bueno, ¿pero sabes que hay otro mejor?

Le doy un toquecito con la pierna, esperando que se aparte o hacerlo rodar, y agarro el pomo con calma. Entonces la abro y me encuentro con dos personas, una a cada lado. La primera es un señor robusto e imponente, el otro es un hombre imponente y robusto. El de la derecha tiene una verruga junto a la nariz que parece una tercera fosa y melena larga, mientras que el de la izquierda lleva corte militar y va extremadamente arreglado. Con el traje parece más formal que el propio casino, de hecho. Ni siquiera el puño americano que se está colocando parece hacerlo ver más de la calle.

- Vale chicos, solo hay dos pero tienen pinta de dar un buen espectáculo -les comento-. Tú vas a por el feo, y tú a por el de las alas. -Se miran entre ellos, pero terminan entrando, y yo salgo-. En fin, yo os cubro desde aquí fuera, que estoy esperando un paquete.

Cierro la puerta detrás de mí. Espero que se lo pasen bien ahí dentro, aunque no tarda en abrirse de nuevo y me arrastran para dentro.

- ¿Tú eres tonto? ¡Quédate aquí, payaso!

Se van de nuevo. Qué mal servicio; no pienso volver. Pero al menos mientras no miraban les he robado la cartera.

- Yo sí soy un poco ladrón -confirmo-. Aunque no llevan nada interesante aquí, salvo las fotos de la familia. Dios santo, este niño necesita un endocrino. ¡Y esa señora un tratamiento contra la cirrosis! Aunque tampoco le mataría privarse del postre de vez en cuando, ¿no os parece? -les enseño la foto-. Igual tiene diabetes, o hipotiroidismo... Es una pena cuando se te acumulan tantas desgracias, ¿no?


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Vie 1 Sep 2023 - 17:42}

Di un respingo cuando sentí el pellizco, mirándolo con los ojos muy abiertos. Me llevé una mano al trasero, como si de alguna forma pudiera haberme imaginado algo así. Mis mejillas no tardaron demasiado en ponerse del mismo color que del pelo del extraño y atrevido chico.

-¿Por qué has hecho eso?- Salté a la defensiva-. ¡Y no me hables como si hubiese sido idea mía lo del pellizco!

Me callé de golpe cuando volvió a abrirse la puerta, esperando que por fin se respondiese a alguna de mis dudas. Pero parecía que esta habitación estaba de moda ya que lo que se venía era otro compañero de celda. Este parecía un poco más raro, no tanto por las alas que tenía a la espalda, después de todo, Holly tenía unas incluso más impresionantes; sino porque no parecía tener intenciones de levantarse del suelo y además hablaba como muy lento. Quizá fuese un dialecto de algún sitio de este mar, ni idea. De algún modo, estaba siendo totalmente eclipsado tanto la… Extravagante personalidad del pelirrojo como por la calmada actitud del alado. Por eso, no pude reaccionar mucho cuando vi a los dos hombres entrar a la sala.

-Espera, ¿por qué soy yo el feo?- Los dos seguratas se encogieron de hombros y antes de contestar se percataron del pequeño engaño, trayéndolo de vuelta-. Vamos a ver, igual deberíamos centrar… A ver la foto, a ver.

Parpadeé un par de veces, mirando perplejo las fotos y escuchando las extrañas palabras que soltaba. No tenía ni idea de que era un endocrino y mucho menos esa cosa llamada hipotiroidismo, pero sonaban bastante mal. Asentí un poco, no queriendo que pareciera que estaba tan fuera de la conversación. Suspiré finalmente y me apoyé contra la pared del sitio, cruzando los brazos. Entonces fruncí el ceño, dándome cuenta de una cosa de lo más importante. ¿Por qué me estaba quejando de todo esto? Era más o menos lo que hacía con mi tripulación, supongo que esto era probar mi propia medicina. Solté una pequeña risa y miré a mis dos compañeros con una sonrisa.

-Soy Yor D. Krein, futuro rey de los piratas, por cierto. ¡Yo también robo a veces! No se me da muy bien, soy más de pelear y tomar decisiones, el resto de cosas las lleva mi tripulación. ¿Vosotros quiénes sois? Me habéis caído bien, sois raritos. Aunque tú me hayas llamado feo sin ningún tipo de provocación por mi parte.

Le saqué la lengua entonces, había que conservar cierta dignidad aunque fuera.
MrGourmett
MrGourmett
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Vie 1 Sep 2023 - 20:15}

Sora escuchó al chico presentarse, ¨¡Yor D. Krein! ¿D? ¨ Pensó, en algún momento había escuchado a su abuelo contarle acerca de ese apellido, los ¨D¨, no recuerda con exactitud lo que su abuelo contaba, pero sabe que tiene algo de interesante. Sora entra las manos en sus bolsillos y saca de ellos unas fichas.

Fichas:


¨¿Futuro Rey de los piratas?, esas si son ambiciones¨ Pensó Sora mientras se levantaba del piso para posteriormente sentarse, no había mucho mas que hacer ahí dentro, solo tenia que esperar para que se dieran cuenta que Sora no había robado nada en absoluto. Claro que existía la posibilidad de que Sora destroce la pared cuando quisiera, su fuerza era muy por encima de la que pudiera tener un skypiean normal.

No podía creer como aquel chico, sin mas sacó su lengua, no iba a dejar que el pelirrojo lo humillase, al menos no mas de lo que ya había hecho con ambos. Mientras esperaba que uno de los otros chicos hablara, Sora comenzó a pensar como podría salir de aquel sitio sin necesidad de dañar la pared, o la puerta, o algún guardia, eran demasiadas cosas a tomar en cuenta.

Hay que sa..lir de aquí — Sora no quería hacer uso de su fuerza, además no trae armas, se supone que iba a divertirse, no había necesidad de ir armado o al menos eso es lo que Ocho le hizo entender a Sora. Aunque Sora intentaba ignorar al pelirrojo ya que es obvio que es alguien que aprovecharía cualquier oportunidad que tuviera en frente. Aun asi, ese hombre era difícil de ignorar, su pelo era tan rojo como la lava, su presencia hacia que lo miraran, aunque no quisieran.

¿ Cu…al es tu nom…bre?— Preguntó Sora al pelirrojo, ya que este parecia alguien reconocido, o al menos eso aparentaba con su actitud. No habia una manera de expresarlo, Sora no conoce bien la actitud de los humanos, pero sabe que muchos de ellos aparentan ser algo que no son. Cuando Yor culminó de leer sus fichas, Sora las extendió hacia el otro chico, para que este tambien leyera sus fichas y sepa quien era nuestro joven pirata.


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Zootop10

Ryuji Sora


Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Dom 3 Sep 2023 - 19:52}

Saco un espejo de mano de mi bolsa y se lo pongo delante de la cara a Jordi. Confío en que lo entienda sin más explicaciones, pero cuando pasan unos instantes se lo comento igualmente.

- ¿No te parece suficiente provocación? -pregunto-. Deberías cuidarte un poco más esa piel, lavarte la cara de vez en cuando, intentar dormir un poco más por las noches y a ser posible evitar que te rajen la cara; suele dejar marcas bastante feas y no sanan. Como esa que te cruza por todo el entrecejo. ¿No ves que te deja una sombra por ahí que parece un poco pelusilla de señor de pueblo? El entrecejo debe cuidarse siempre, a nadie le gustan los hombres con una sola ceja. Las mujeres ya depende de la cultura, aunque también te digo...

Me percato de que el chico lento tiene un brazo extendido hacia mí, con una suerte de tarjeta. Con curiosidad -y algo excitado- la leo, tratando de pronunciar lentamente "bradicinesis" un par de veces, como si mágicamente eso fuese a hacer que se me ocurra una solución. De hecho se me ocurre, pero creo que lo mejor es patentarla antes de decir nada. Necesito una manguera y tres galletas con crema de chocolate.

- ¿Tenías planeado de antes meterte en problemas? -pregunto, con genuina curiosidad-. Parece una tarjeta de presentación muy específica. Aunque claro, siempre es mejor estar prevenido por si acabas cometiendo un asesinato o dos por eso del animus iocandi, ¿no? -En realidad no tengo ni idea de qué significa lo que acabo de decir, pero una vez conocí un abogado. Acabó por ahí colgado, pero esa es una historia para otro momento-. Al fin y al cabo si es de broma no cuenta.

Sigo cotilleando la cartera del guardia. Tiene dinero, algunas fotos, un vale por dos aguacates gratis en la tienda del casino... Por fin encuentro algo de valor, vaya. Con eso puedo pagar la entrada para un galeón nuevo. La verdad es que el precio de los aguacates es un tema del que también debería hablar algún día, pero entiendo que la gente esté dispuesta a pagar cualquier precio por una buena comida.

- Supongo que no puedo seguir ocultando mi identidad más tiempo. -Con un tirón al esmoquin me lo arranco de pleno, dejando a la vista unos vaqueros negros ajustados, una camisa color burdeos medio abierta y bastante holgada al estilo pirata y un chaquetón de dimensiones incoherentes que no debería caber dentro del esmoquin... Pero cupo, por cosas que prefiero no contar-. Mi nombre es Claude von Appetit, Rey de los piratas, conquistador de los océanos celestes, navegador del mar vertical, señor del barco volador, mejor espada del mundo y el hombre de vuestros sueños... -Guiño un ojo a Sora-. Y de los de todo el mundo, para qué mentir. -Hago una pausa dramática-. Ahora entiendo por qué dos prometedores piratas han entrado a la sala de espera mientras mis premios están de camino, pero quiero que sepáis que espero mucho de vosotros si realmente pretendéis estar a la altura del puesto de subcapitán. En cualquier caso, bienvenidos a los Fancy Cock Pirates.

Estoy seguro de que han mencionado algo más y no lo estoy teniendo en cuenta del todo, pero no pasa nada. Pellizco el trasero de Jordi otra vez.

- Es que no hay manera -protesto-. ¿Podrías hacer un poco de sentadilla de vez en cuando? Nos van a hacer muchas fotos de espaldas mientras huimos con el botín durante nuestras aventuras y no quiero que se hagan la idea equivocada.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Dom 3 Sep 2023 - 22:59}

Enfoqué la mirada en el espejo, fijándome en las cosas que decía. No me hería mucho lo que decía, algunas cosas eran inevitables. Si pudiese dormir más por la noche, simplemente lo haría, no hacía falta ser ningún genio para caer en ello, pero la mayoría de las noches las pesadillas eran demasiado. Y el consejo de evitar laceraciones era uno que ya tenía en cuenta día a día, siempre era algo a tener en mente. Sin embargo, cuando mencionó lo de mi entrecejo decidí hacer más caso y con el dedo índice a modo de mechero, prendí una llama ahí, quemando el pelo que hubiera en esa zona. Sonreí orgulloso delante del espejo, asintiendo un par de veces; había sido de utilidad al final.

No respondí a las palabras del pelirrojo porque nuestra atención se desvió con la tarjeta de presentación del chico alado. Sinceramente, solo leí la primera frase ya que no pude evitar soltar un jadeo de sorpresa al ver lo de las islas del cielo. Me puse cara a cara con Sora y le cogí de los hombros, agitándolo para delante y para detrás.

-¡¿Hay islas en el cielo?! ¡¿Por qué nadie me ha dicho nada hasta ahora?!- Lo suelto entonces, no queriendo marearlo y hacer que me vomite encima-. ¿Podrías llevarme algún día? O darme un mapa, cualquier opción me vale. ¿Sabrá la tierra de las islas del cielo a nube? Espera… ¡¿A qué saben las nubes?! ¡Hay tantas opciones!

Sorprendentemente, salí de mi estupor por algo aún más increíble. El tal Claude se había quitado la ropa para dar paso a otra ropa que tenía debajo. ¿Era algo que solía hacer o por algún motivo había pensado que hoy era un buen día para hacerlo? Mi cerebro decidió ignorar el hecho de que en ningún momento la ropa de debajo había hecho bulto y simplemente me dejé llevar por la emoción de la presentación hasta que escuche lo del rey de los piratas. Me puse aún más pálido de lo que ya era, como si hubiera visto un fantasma y entonces me puse delante del pelirrojo, pero justo cuando fui a hablar, volvió a hacer lo del pellizco, provocando que diera un pequeño saltito en el sitio.

-¡Oye! ¿A qué viene lo de las sentadillas? Me ejercito mucho y…- Sacudí con la cabeza, centrándome-. ¿Eso de que eres el rey de los piratas es cierto? No ha salido en los periódicos, ¿has encontrado el One Piece? No puede ser, se habría sabido, ¿verdad? Y no puedo entrar a tu banda, ¡ya tengo una! ¡Pero si resulta que llego tarde, no tiene ningún sentido ya!

Me crucé de brazos, mirando a otro lado. No solo era posible que la persona que tenía delante me hubiera adelantado en mi sueño, sino que además tenía un nombre de banda pirata mucho mejor que el mío. ¿Cómo se le había ocurrido? Ojalá hubiera una profesión de nombrador oficial de bandas pirata, así podría recurrir a un reputado profesional y que me aconsejase.
MrGourmett
MrGourmett
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 6 Sep 2023 - 1:11}

¨¿Que si existen islas en el cielo? ¿Acaso los humanos desconocen nuestras islas?¨ Pensaba Sora mientras el chico le hacia preguntas sin parar ¨¿A que saben las nubes? ¿Quien querria comerse las nubes?¨ Este chico era verdaderamente gracioso pero si de algo Sora está seguro es que el tiene un espiritu de aventura como ninguno, se puede escuchar en sus palabras, en cada expresión suya se daba a entender. Por otra parte, el pelirrojo, se hacia llamar el Rey de los piratas, pero era obvio que era un titulo autoproclamado. Si bien es cierto que Sora no está enterado de gran parte de las cosas que suceden en el vasto mar, era evidente que una noticia como esta llegaria a sus oidos en algun momento.

En su corto pero divertido viaje por el mar, Sora se ha topado con Marines, Piratas, Mercaderes, Delincuentes, y hasta cazadores, y pero aun asi jamas habia escuchado aquello del Rey de los piratas y mucho menos habia escuchado el nombre Claude Von Appetit. —Nun..ca ha..bia es..cu..cha..do tu nom..bre — Objetó Sora mientras miraba con recelo al pelirrojo — No se que ti..tu..lo es ese pe..ro es..toy se..gu..ro que no lo os..ten..tas tú— Sora se sintió un poco incomodo, si bien es verdad que convertirse en el Rey de los piratas no es su sueño, es un titulo que se escucha verdaderamente poderoso, lo que ayudaria a que tanto Skypiea como los Skypieans sean reconocidos y renombrados.

— En cu..an..to a ti, si pu..e..do dar..te un ma..pa, es so..lo que, no nos en..con..tra..mos en la ru..ta ma..ri..ti..ma in..di..ca..da, de..be..ri..as na..ve..gar has..ta El Ca..mi..no del Rey, vi..si..tar Ja..ya y mi..rar ha..ci..a el ci..e..lo. — Tras esto Sora se levantó, tras haber hablado tanto se sentia incomodo, no le gustaba hablar, pero no traia consigo sus cuadernos para poder escribir, se encontraba en una situación de lo mas incomoda y se veia a simple vista, necesita o mejor dicho, necesitaban salir de alli lo mas pronto posible. Tres piratas, en una habitación cerrada, esa ecuación se reduce a ¨PROBLEMAS¨ pensó de inmediato nuestro joven pirata.


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Zootop10

Ryuji Sora


Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 13 Sep 2023 - 22:09}

- ¿No lo sabías? -pregunto con curiosidad-. Ahí es donde se encuentra Raftel, más allá del mar vertical, flotando entre nubes.

Tiene cierta gracia porque uno de ellos habla muy deprisa, pero el otro extremadamente despacio. De hecho, en cuanto termino de escuchar el "ca" ya he podido completar su frase que, obviamente, es "nunca habría soñado con conocerte". Me cuesta seguirle el ritmo mientras habla, pero todo lo que dice a partir de ahí seguramente sea alguna clase de halago al que la gente del cielo está acostumbrada, aunque aquí no. ¿Debería ser educado y agradecérselo de alguna forma? No, creo que no. Al fin y al cabo sería una ofensa; él está agradecido por mi presencia aquí y tener el honor de conocerme; sería injusto para él darle las gracias como si sintiera que su admiración es inmerecida. Porque, de hecho, no lo es.

- ¡Has dado en el clavo, muchacho! -lo animo-. Efectivamente soy yo, Claude von Appetit, y desde luego no es un sueño. Soy de carne y hueso, aunque mi carne está un poco mejor de forma que otras. -Miro al chaval moreno de nuevo, esta vez con más seriedad-. ¿De verdad crees que te estás ejercitando lo suficiente? No puedes tener un estándar tan bajo si quieres ser mi subcapitán, así que quizá deberías mejorar lo que sea que haces para entrenar.

Suspiro ante sus preguntas con una sonrisa. Hace tiempo que nadie me cuestionaba de esa forma; me recuerda a los buenos tiempos de Arik, cuando trataba de matarme a cada rato. Era un hombre muy comprometido con los contratos de su secta de asesinos, aunque eso nunca fue un impedimento para que luego me pidiese que le preparase muffins de pera. Era un hombre peculiar, aunque todo el mundo en aquella tripulación lo era. Ah, sí, la primera generación de los Fancy Cock Pirates era... Casi perfecta. Solo faltaba que Momojiro no se estuviese escaqueando cada diez minutos para pervertir a alguna menor y ya habría sido ideal.

- Está bien, ya que te empeñas te contaré mi historia -comienzo, sentándome en una de las sillas-. La era de mi reinado comenzó en un momento en el que tú todavía no habías nacido. Más allá de este tiempo, en una época en que el Gobierno Mundial y la Marina aún no se habían disuelto. -Es la primera vez que digo esto en voz alta, y tengo la sensación de que me van a tomar por loco-. Solía ser capitán de una fiera tripulación entre los que estaban Lysbeth Ardian, la gran pirata, y Ivan Markov, uno de los mejores organizadores de cumpleaños infantiles que nunca he conocido. Con ellos elevé mi pendón en lo más alto de Marineford y domé Reyes Marinos para alcanzar las extrañas islas de Merveille. También recluté a Nassor, el ciervo, y juntos asaltamos uno de los grandes cuarteles marines del Grand Line. Pero nuestro momento llegó cuando Dark Satou, un antiguo marine hecho pirata, nos ayudó a llegar más allá del mar vertical y alcanzar la última isla del camino, oculta entre las nubes. -Se me escapa una lagrimilla-. Estábamos delante del gran tesoro, a apenas unos metros de reclamarlo, pero Dark nos traicionó y tras derrotarlo abandonamos. Quizá es por eso que no ha salido en los periódicos; porque aún está todo allí; y ojalá se le atragante al rufián que lo encuentre.

Un escalofrío recorre mi espalda de golpe. Quizá los recuerdos de un tiempo pasado o una reclamación por copyright, pero termino con un pequeño nudo en la garganta.

- El título de Rey de los piratas no es algo que puedas heredar; ni siquiera lo alcanzas con el One Piece. Necesitas que te reconozcan como tal. -Abrazo al peliazul por el hombro-. Por eso es tan importante que jovencitos como tú confíen en mi leyenda.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Vie 22 Sep 2023 - 11:47}

Sora tenía toda la razón del mundo. Si de verdad fuese el Rey de los Piratas habría salido por lo menos en algún periódico o la gente lo comentaría cada vez que proclamo que yo sería el siguiente. O eso a la gente le daba cosa romperme el sueño, que también podía entrar dentro de lo posible. La verdad me gustaría más hablar con el chico del pelo azul sobre lo de Jaya, pero la presencia de Claude era tan apabullante que no daba para un escenario B de conversación entre él y yo. Con lo lento que hablaba, el pelirrojo ya habría inventado dos temas de conversación distintos, tres chistes sobre nosotros y una fábula. Ya hablaría con él más tarde, daba buenas vibras. Mi atención volvió a dirigirse a Claude, que justo me estaba hablando a mí.

-Oye, mi forma de entrenar es en los combates contra la mari…- Me callé de golpe, dándome cuenta de que estaba entrando en su juego-. ¡Que no quiero ser tu subcapitán! Igual el que quiere eso eres tú, no paras de insistir en ello.

Me crucé de brazos mientras me contaba su historia. Desde luego había que atribuirle que sabía de verdad cómo contar historias y… Parecía ser sincero, igual no en todo lo que contaba, pero si en la esencia. Me puse un poco nervioso, cambiando de pie en el que estaba descansando el peso. Estaba en la presencia de alguien, como mínimo, interesante. Todas esas aventuras sonaban increíblemente divertidas, era todo lo que yo quería vivir. Sonreí contento, este mundo tenía todavía mucho que ofrecer y, por supuesto, yo triunfaría donde Claude falló, me aseguraré de que todo el mundo me reconozca como Rey de los Piratas.

-Vale, eso suena muy bien. ¿Se puede saber entonces qué hace un pirata como tú en este sitio? ¿No deberías estar…? ¿Pirateando?- Entonces me brillaron los ojos ante una idea precipitada-. ¡Oh! ¡¿Acaso hay aquí algún tesoro impresionante o un antiguo enemigo tuyo del que te vas a vengar?! Eso sí que sería divertido… ¿Puedo ayudar en ese caso? Puede que todavía no tenga renombre, ¡pero soy fuerte!

Inflé un poco el pecho por orgullo, si esta gente que tenía enfrente eran un habitante de los cielos y alguien que estaba cerca de usurpar mi sueño, debía también lucirme un poco, ¿no? Cerré los ojos y al abrirlos había tomado un color negro con un iris amarillo de amfibio, abrí la boca soltando una pequeña llamarada que antes de disiparse en el aire, formó las siluetas de los tres. La verdad es que era un movimiento atrevido, si esta gente era tan importante, seguramente también tendrían habilidades impresionantes, esperaba no quedar mal después de haber mostrado un poco de las mías.
MrGourmett
MrGourmett
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Lun 25 Sep 2023 - 18:47}

— Si por supues...— Antes de que Sora pudiera terminar cualquier frase, el pelirrojo se adelantaba y lanzaba palabrerías a diestra y siniestra, no había forma de callarlo, era como un ave parlanchina.  De todos modos, aunque no podía decir que todo era mentira, o verdad, Sora escuchaba detenidamente la historia de aquel hombre. ¨Mr. Von Appetit¨ pensó, por más que daba vueltas en su cabeza, no había escuchado jamás aquel nombre.  Pero habia algo en sus palabras que las hacían parecer reales, aunque no del todo. Las cosas no  habian salido de control hasta que Sora escuchó ¨Tesoros¨, no es que sea de los que va saqueando en todos lares, sin embargo estaba algo corto de Berries, era obvio que necesitaba algo como eso y al final, es un pirata, qué más da.  

Sora no tiene la más mínima idea de cuando las cosas llegaron al punto en el que Yor demostró poder hacer fuego desde su boca, y teniendo una habilidad increíble incluso de crear siluetas. — Eso es impresionante Yor — Sora mencionó con sus lentas palabras. Era evidente que Yor se sentía orgulloso de sus habilidades, parecía más un niño demostrando sus destrezas que un pirata, ese era el tipo de personas que le caían jodidamente bien a nuestro pirata. — Se que podemos divertirnos aquí pero ya estoy cansado de estar encerrado — el joven skypiean colocó sus manos en la pared y de sus uñas salieron garras largas y curveadas con las que hizo un agujero en la pared. — Si gustan quedarse, háganlo, si aquí hay un tesoro, no dudare en tenerlo primero, de lo contrario no sería un buen navegante , o ¿si? — Del cuerpo de Sora comenzó a salir un poco de vapor, significaba que había activado su técnica Ryūsei Shissoku no Senko, su velocidad aumentó considerablemente  y en un estallido de velocidad salió del sitió, dejando detrás una onda de choque que hizo que los guardias que se encontraban en la puerta cayeran noqueados al piso.

— El tesoro es de quien lo encuentre primero— Gritó mientras se alejaba por aquel pasillo. Con su ahora enorme velocidad Sora miraba por todas las habitaciones vacías, sabía que tenía poco tiempo, si había un tesoro, los otros dos que también era piratas podían conseguirlo igual. ¨Si es dinero, no me caería mal, si es algún arma la vendería, pero si es un mapa, ese si tiene valor indescriptible, sea cual sea tengo que encontrarlo primero. ¨ Y nuevamente Sora con su enorme capacidad para mal interpretar las cosas salió en busca de un tesoro que ni siquiera confirmaban su búsqueda.  

No había dado ninguna oportunidad de que Von Appetit dijera si en verdad estaba en busca de un tesoro, era demasiado evidente que Sora tenía un don para mal interpretas lo que la gente dice, pero al fin de cuentas, sigue siendo nuestro navegante predilecto. — Deténgase ahí señor, no puede correr por estos pasillos— Escuchó decir a un seguridad que iba tras él. Sora simplemente miró hacia atrás,  no para ver aquel seguridad, sino para percatarse de que los otros dos piratas no iban detrás suyo. — Debería alejarse Sr. Seguridad, no quiero herirlo. — Sora no podia evitar reirse fuertemente mientras continuaba corriendo —"Sorororororaaa~!" —


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Zootop10

Ryuji Sora


Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Sáb 21 Oct 2023 - 12:36}

- ¿Insistir en qué? -pregunto con sincera conmoción-. Esas nalgas caídas insisten mucho más que yo; algún día tendrás que parar una bala con ellas, créeme, y si solo entrenas peleando contra la Marina estás maximizando riesgos y minimizando resultados. Si quieres estar en esta banda vas a tener que esforzarte más; no podemos permitirnos que nos arruines la foto cada vez que hagamos algo.

Pobre muchacho. Le falta disciplina. Normal, en el fondo, si es un novato. Aunque esa cicatriz debería haberle enseñado que las cosas no son tan sencillas. ¿Qué es eso de no entrenar? Combatir contra la Marina no es suficiente; esos soldados orondos y mal adiestrados, incapaces de correr si no es para agarrar el asiento bueno en el cine o para ser el primero en la cola del desayuno. Los pocos que están en forma no pelean contra piratas novatos porque, entre otras cosas, ascienden. Pero todavía puedo hacer algo bueno de este chiquillo, igual que lo hice con mi buzoncito.

A veces me pregunto dónde estarás, Rei.

El chico de pelo azul se pone nerviosito en cuanto escucha la palabra "tesoro". Tanto que deja de hablar como el lento de la clase para salir corriendo después de derribar una pared, aunque estoy seguro de que cree ir mucho más rápido de lo que realmente va. En cualquier caso eso me deja a solas con Jordi para conocerlo mejor. Si realmente quiere formar parte de la nueva tripulación de los Fancy Cock Pirates debe aprender unas cuantas cosas. Empezando por qué es la piratería.

- Estamos en un casino, Jordi -termino diciéndole-. Una decadente carta de amor al capitalismo más salvaje que engaña a personas inocentes y se aprovecha de los vicios de otras tantas para extender un dominio criminal sobre sus impulsos, creando una lamentable isla de depravación infame cuyo único fin es amasar fortuna a costa de otros. No puedo seguir llamándome pirata mientras exista una estructura organizada que ha alcanzado una nueva cota de crimen y latrocinio sin siquiera haber salido a navegar. Para poder mantener mi trono, para ser capaz de seguir siendo quien soy con la dignidad que he buscado merecer... Debemos destruir el casino.

¿Era este mi plan desde el principio? Quién sabe. Yo, desde luego, no lo sé, pero parece la clase de cosa que yo haría. De hecho, abro la bolsa y saco un gran tubo de papel que físicamente no debería caber en ella, en la que se ha enrollado un pulpo vivo. Me coloco al animal sobre el hombro para que no moleste y extiendo lo que claramente es un dibujo muy simplificado y caricaturesco de lo que debería ser el casino.

- Aquí estamos nosotros -digo, marcando con el dedo un punto al azar del papel-. ¿O aquí? En fin, no me acuerdo. Pero estamos por aquí. -El círculo que dibujo abarca la totalidad del plano-. Seguramente en esta zona, donde los pasillos y las salas de espera tachadas con cruces rojas. Si queremos derribar el edificio tenemos que conseguir echarlo abajo, a ser posible de manera recta para que caiga sobre el siguiente y vaya haciendo un dominó hasta derribarlos todos. -Otro dibujo, este de un dominó, por si el chico no sabe lo que es-. Y para eso, ya sabes lo que hacer. ¡En marcha!

Abro la puerta, saliendo justo al lado del boquete que ha dejado azulito. Si iba a echarse a correr no entiendo la necesidad de tirar la pared abajo, pero tampoco importa. Arrastro a los guardias semi inconscientes al interior de la salita y empiezo a desnudarlos, tirando la ropa de uno a Jordi.

- Si te preguntan, somos los strippers para la fiesta privada de la planta treinta y ocho.

Ahora sí, vestido como guardia de seguridad, estoy listo para salir.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Dom 22 Oct 2023 - 15:53}

-¡No es mi culpa! Bueno, no del todo… Es solo que me suelen perseguir los problemas allá donde voy, no entiendo por qué. No es como si tuviera mucho tiempo para poder estar tranquilo y practicar, pero bueno… No me ha ido del todo mal si he podido aprender a usar haki, algo es algo, ¿no?

Espera, ¿por qué de repente me estaba importando lo que opinaba el chico este sobre mí? Era innegable que tenía una personalidad de lo más magnética y era prácticamente inevitable querer escuchar alguna locura más salir por su boca, pero aun así… Y, hablando de locuras, me quedé de lo más sorprendido cuando de repente Sora decidió atravesar la pared, dejándonos a los dos en nuestro sitio sin tiempo de decir nada. Antes de que me parara a pensar cómo había podido moverse a una velocidad aceptable, el pelirrojo volvió a llamarme la atención. No había ni un segundo para poder pensar con esta gente al lado. ¿Yor D.? ¿Por qué me llamaba solamente por los dos primeros nombres? Krein tampoco era tan difícil de pronunciar… Abrí la boca sorprendido por sus palabras, no había visto la situación desde esa perspectiva. Sin duda los colores brillantes y los sonidos del lugar no eran más que una trampa mortal de lo más burda, no había nada de emoción en esto.

-¡Tienes toda la razón! ¡No tiene sentido que la gente rica sea más rica de esta forma! Si al menos fuera robando un tesoro o en un combate real… Pero esta forma casi parece pensada para aprovecharse de los desvalidos. ¡Estoy dentro! Dime, ¿qué tienes pensado?

Me acerqué con mucha curiosidad a ver el plano, estaba bien dibujado. Al menos si lo comparabas con alguno de mis dibujos. Se entendía al menos que ese local era el casino en el que estábamos y, sinceramente, no pude objetar nada cuando rodeó todo el sitio para señalar dónde estábamos. No era preciso, pero tampoco era mentira. Cogí al vuelo la ropa, cambiándome con rapidez, tampoco me gustaba mucho que la gente se fijase en las cicatrices de mi cuerpo, pero desde luego no era buena idea ir con la misma ropa que con la que me habían detenido. Me coloqué las gafas de sol y la gorra de guardia, siempre había querido llevar una gorra de guardia.

-Bueno, da igual donde estemos, si queremos tirar el edificio hacia un lado, hay que ir a los cimientos y eso es abajo, ¿no?- Se me encendió la bombilla por un segundo-. Igual ahí es donde están las calderas, en mi casa era así. Si las sobrecalentamos te aseguro que explotarán, en mi casa fue así.- Hice una mueca mientras me asomaba, viendo el destrozo que el peliazul había dejado tras de sí-. Me preocupaba los civiles que hubiera dentro, pero creo que gracias a Sora van a evacuar el sitio, o al menos deberían si sigue así. Bueno, ¡vamos! Creo que el camino es por aquí, o al menos eso me he imaginado cuando he visto tu plano.

La cabeza alta y el pecho fuera, como si este sitio te perteneciera, Yor. Así es como caminan los guardias, como si pudiera hacer cualquier cosa.
Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Vie 29 Mar 2024 - 18:37}

- Caldera... -Lo medito durante unos momentos. Podría funcionar para tirar una o dos pilastras. Quizá incluso pueda provocar una evacuación del edificio, pero en cuestión de días seguro que todo volvería a la normalidad. No, definitivamente no nos vale-. Es una buena idea, pero no lo suficiente. Tendrás que esforzarte más si realmente quieres formar parte de mi tripulación. Aunque vamos a usar la caldera, así que... Bienvenido a bordo, supongo. Eso sí, estás a prueba hasta que esas nalgas sean caparazones de tortuga. -Vuelvo a pellizcarle el trasero-. Necesitamos pólvora. Según mis cálculos con siete toneladas debería llegar.

La cuestión es de dónde vamos a sacar siete toneladas de pólvora. Yo no llevo ni una encima, y sospecho que Jordi tampoco se ha acordado de traer. Es un joven un tanto despistado y no sé hasta qué punto podría llegar a ocupar un puesto en la tripulación de darse el caso. ¿Qué voy a hacer de él? ¿Cómo lo mantendré disciplinado? Demasiado complicado, pero tiene espíritu y buenas ideas, dos cualidades que puedo respetar en un hombre... Y en un subcapitán. Hace un buen segundón, sí. Mientras no intente pasarme por delante yo creo que puede hacer un buen papel.

Empiezo a caminar distraídamente por los pasillos vacíos. En efecto, el chavalito extraño que se ha marchado corriendo atrae bastante la atención, pero no confío en que dure demasiado. Tarde o temprano vendrán a comprobar que estamos en la sala y verán a los dos guardias inconscientes. Me gustaría pensar que para entonces ya será demasiado tarde, pero no lo tengo claro. Lo que sí tengo claro es que igual hay un sustituto de la pólvora que podríamos utilizar.

- Hay una receta ancestral de cocina que muy pocos conocen -explico mientras me muevo por pasillos al azar confiando en que mi suerte me llevará a las cocinas-. Dicen que es una preparación tan picante que puede hacer a un hombre estallar si la prueba, y tan inestable que acercarte demasiado a ella podría suponer tu fin. Se prepara con algunos de los ingredientes más comunes que puedes encontrar, pero la relación entre estos es tan precisa que excederte con uno de ellos puede ser desastroso y arruinarla. Si conseguimos prepararlo podríamos bajar cientos y cientos de kilos a la parte inferior del hotel y reventar cada uno de los pilares. Bueno, solo los de un lado, para que caiga como un dominó y... -Dibujo con mi rotulador permanente, esta vez sobre la pared blanca, qué es concretamente un dominó. Jordi es un poquito lento y me da miedo que se pierda-. Vale, el caso es que para que esto funcione necesitamos encontrar harina de maíz, aguardiente, jalapeños, nata montada, sirope de chocolate y un mechero con algo de gas.

Olisqueo el aire. Sí, estamos muy cerca. Doblo una esquina del pasillo y me encuentro con las puertas dobles de una gran cocina. Justo ahí es donde quiero estar ahora mismo. Con toda la decisión de la que soy capaz de hacer uso pateo la hoja y entro sin dudarlo. Un montón de cocineros se quedan mirándome y es el momento de actuar:

- ¡Tranquilos todos, esto es una visita ordinaria! -anuncio, sacando la placa del segurata-. ¡Somos los estrípers de la planta treinta y ocho y tenemos unas peticiones un poco raras. Ya sabéis, clientes orientales, que son un poco raritos. Nos han pedido para el show doce mil litros de aguardiente, una tonelada de harina de maíz, jalapeños -finjo que leo una lista- al menos tres, sirope de chocolate y un mechero con el que encender velas de cumpleaños sobre el pene de mi compañero Jordi.

Le hago un guiño descarado del que todos se percatan. Me ignoran por un momento, pero entonces un cocinero anciano con un solo ojo, una sola pierna y medio cuerpo quemado se levanta apoyado sobre un bastón.

- Dadle lo que quiere, y luego marchaos -ordena con voz temblorosa-. Va a preparar un sacayulo. Es mejor que no os quedéis a ver cómo acaba.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Dom 31 Mar 2024 - 17:55}

Si no fuera por todos los pellizcos que me estaba dando este pelirrojo, me habría alegrado de que halagara mi idea. A estas alturas no volvía quejarme por dos simples razones. La primera era que ya me había dado cuenta de que daba igual cuanto me quejase, seguiría haciéndolo. La segunda era que seguramente tantas quejas fueran lo que le daban ganas de seguir haciéndolo. A esta segunda conclusión había llegado fácilmente porque a mí me pasaba algo parecido. Antes de poder contestar a lo de la pólvora, el pirata comenzó a caminar por lo que supuse que ya tenía algo en mente y simplemente fui detrás de él esperando que se explicara aunque fuera un poco. La explicación, desde luego, no era lo que me esperaba.

Me llevé una mano a la barbilla, reflexionando sobre lo que estaba diciendo y dibujando. Nunca había oído hablar de algo así, pero por otra parte, no había oído hablar de muchas cosas en general.

-Vale, creo que lo entiendo, me gusta como piensas, aunque tengo dos preguntas sobre todo esto. ¿Cómo demonios aprendiste a hacer algo así? Si es algo que tan poca gente conoce, tuviste que tener un maestro de cocina que en algún momento pensó que era buena idea enseñarte eso y… Con lo poco que te conozco, no parece muy buena idea. Y por último, ¿el mechero es parte de los ingredientes que hay que echar a la olla o solo es para encender el fuego? Si es lo segundo te puedo ayudar más fácilmente.

Sabía que lo que Claude decía al entrar a la cocina era mentira, pero no pude evitar sonrojarme por la imagen mental, era muy vergonzoso. Tras las palabras del viejo, la gente parece ponerse en marcha, corriendo de un lado a otro como pollos sin cabeza, buscando todo lo que se les había pedido. Cuando vi a un grupo de cocineros intentar empujar una carreta extremadamente grande con harina, decidí ser un poco de ayuda y acercarme hasta ellos.

-Dejadme esto, mejor id ayudando a los del aguardiente. Suena bastante peligroso eso de llevar fuego líquido.

Empujé el carro por mi cuenta para llevarlo a la zona donde todos los ingredientes se estaban dejando y tras unos cuantos minutos, todo estaba preparado en su lugar. Me callé la decepción al ver lo que era realmente el aguardiente y me giré para mirar a Claude.

-¿Algo en lo que pueda ayudar? No tengo mucha idea de cocina realmente…
Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Mar 16 Abr 2024 - 22:09}

El viejo lo sabe. Quizá lo haya hecho. Bajo su rostro arrugado se esconde una mirada vivaz, avezada, y una media sonrisa con aire malévolo. El sacayulo es una preparación complicada, peligrosa, y ante todo prohibida para la mayoría de cocineros. Requiere una gran habilidad su manejo, y precisión en cada uno de los pasos una vez puesta en marcha la elaboración. El espacio que exige, el calor que demanda y sobre todo su fuerte olor vibrante que es capaz de dejar inconsciente a cualquiera lo bastante idiota como para acercarse a él en medio de su peculiar elaboración.

Con su orden los cocineros se ponen en marcha. Las botellas al principio se van apilando rápidamente, pero muy pronto dejo de sentir que su cantidad aumente: Tiene sentido, hacen falta doce mil botellas de un litro, y eso son más de las que puedo contar con las manos. Hasta mil, aproximadamente, aún podría apañarme, pero esto son doce veces más. Y para colmo, mientras intento contar por bloques Jordi me distrae con una pregunta que, aunque me ofende, tiene sentido:

- Mi querido Jordi... Yo inventé esa receta -le explico-. Hace unos cincuenta y siete años. Puede que haya exagerado un poco con lo de que es ancestral, pero fue suficiente para hacer volar por los aires un pequeño cuartel de la Marina en el South Blue utilizando solo cien litros de aguardiente...

- ¡¿Qué? -grita el cocinero anciano-. ¡¿Claude, eres tú?! Qué joven estás -No me suena de nada ese tipo-. ¡Soy yo, Theodore, del ejército de liberación! -No, definitivamente no me suena de nada este tipo. Debe de darse cuenta, porque está empezando a hablar de forma innecesaria e incómoda-. Tú me enseñaste a cocinar, tú me enseñaste a preparar el sacayulo. ¿Recuerdas esa vez que lo usamos para volar la calzada por la que iba a pasar la carreta blanca? Ya sabes, la de ese almirante de...

- Cállate, Teddy -ordeno. Sigo sin recordarlo, pero ahora que lo pienso había un muchacho que perdió una pierna por intentar preparar sacayulo sin supervisión. Y luego Roy le sacó el ojo para disciplinarlo-. Por eso nadie te invita a su cumpleaños.

- Pero...

- Ni peros ni nada, Teddy. -¿De verdad ese niño se llamaba Theodore? Creí que era Jerry-. Hicimos lo que debíamos luchando por algo en lo que creíamos, pero éramos terroristas. No hay que volver a esos días.

- ¿Y no es un poco paradójico olvidar esos días pero seguir explotando cosas?

- Cállate, Teddy. -Me vuelvo hacia Jordi-. El mechero es necesario para tatemar los jalapeños a mano, pero el resto de la preparación debe continuar en el sótano. Allí podrás ayudar, y llevarte una pequeña parte del mérito por mi hazaña. Ahora, movámonos. -Alzo la vista hacia todos los cocineros. ¿Teddy está llorando un poco? Nah, seguro que no-. ¡Vamos, montad todos los ingredientes en carritos y nos vamos al sótano! Tenemos que preparar un plato inolvidable. -Susurro a Yor ahora-. Eso sí, mira de robar algo de queso. Nunca sabes cuándo podría sernos útil.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Miér 17 Abr 2024 - 15:54}

Miró totalmente sorprendido al pelirrojo cuando me dice aquello, ¿cómo demonios iba a haber ocurrido eso hace 57 años? Porque si ya estaba haciendo aquello tendría por lo menos unos quince o algo por el estilo. La verdad, en mi mente a partir de los quince años ya podía perfectamente empezar a explotar cosas a diestro y siniestro, a los dieciséis disparar un arma de fuego y, peor aún, a los diecisiete ya eras libre de invertir en cripto-den-den-mushis. Me hablaron de ello hace relativamente poco y no lo entendí muy bien, pero sonaba a algo que haría una persona lo suficientemente joven como para tomar malas decisiones y lo suficientemente adulta como para tomar ese tipo de malas decisiones.

-¿Cincuenta y siete años? ¿Qué edad tienes, Claude?- Me quedé callado unos segundos, haciendo cálculos-. ¿Unos ciento veintitrés? No los aparentas, ¿cómo lo haces?

Aquello me hizo preocuparme por un segundo. Si era tan mayor y se conservaba tan bien, igual debería prestar más atención a sus consejos sobre mi culo. No pude dar rienda suelta a mi curiosidad porque empezó a hablar con el cocinero viejo, lo cual me dejó muy incómodo. Nunca había sabido qué hacer en este tipo de situaciones en las que un amigo se reencuentra con un conocido que hacía tiempo que no veía. Por suerte lo despachó en poco tiempo.

-¿El sótano? Oh, ¿la bomba es tan peligrosa que se tiene que fabricar en el mismo sitio que quieres explotar? Mola… Tengo ganas de ver cómo es el proceso.

Estuve a punto de ir a ayudar para poner todo en los carritos cuando me paró para comentarme aquello, haciendo que me pusiera pálido.

-¿Hace falta? Soy alérgico al queso… Se me hincha el cuello y no me deja respirar, es una cosa feísima. La última vez que me comí uno se montó un verdadero espectáculo.

Miré de nuevo a Theodore y Claude. El pasado del pirata tenía que ser una cosa de lo más curiosa para haber sido un terrorista. Quizá en sus tiempos de terrorista descubrió un uso mortal del queso y por eso igual necesitábamos unos cuantos; pero yo no quería arriesgarme a que me dé una reacción.

-Mejor si tú los coges y yo sigo ayudando al resto de cocineros, tus bracitos no parecen que puedan llevar demasiada carga, ¿sabes?
Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {Lun 22 Abr 2024 - 19:06}

Jordi siente curiosidad. Lógico. Si realmente tuviese setenta y siete años sería halagador que reconociese en mi longevidad el abrazo de la juventud, pero la realidad es que no me conservo bien: Sencillamente, soy joven. Bueno, sí que me conservo bien, pero es que soy tan joven que aparentar un cuarto menos de mi edad implica aparentar veinte años... Y no habría cambiado mucho aun si hubiese envejecido un poco. Pero bueno, tampoco voy a darle explicaciones muy largas.

- Tener tengo veintisiete, pero es una larga historia -y que no protagonizo- que incluye sexo, drogas y muchas cosas que la gente como tú no está preparada para asumir.

Jordi parece inocente. Todavía cree que el Sacayulo es una bomba. Es una comida, solo que en esta ocasión vamos a forzar que salga mal para que funcione a modo de explosivo. También se niega a coger el queso, diciéndome que debería hacerlo yo. Por un instante no puedo contener una mirada asesina, aunque dura apenas una fracción de segundo y la sonrisa regresa rápidamente. En lugar de disciplinarlo, por esta vez, voy a dejarlo correr.

- Te he pedido que lo cojas, no que lo comas -aclaro-. Pero da igual, supongo que tendremos suficiente en el barco -si es que volvemos a tener barco.

Camino escoltando a los cocineros hasta los sótanos más bajos. Allí los pilares son casi todos visibles, aunque se nota el hormigón reforzado. Es de calidad, como si alguien hubiese reforzado hormigón. Sí, justo eso parece.

Teddy va dando órdenes a sus ayudantes mientras yo doy órdenes a Teddy, formando una cadena casi perfecta de montaje. Once mil novecientas noventa y nueve botellas de aguardiente perfectamente colocadas y listas para la accion.

- Bien, es hora del maíz -ordeno-. Poned los sacos aquí delante, los usaremos para parapetarnos. Y tú, ve tatemando los jalapeños. Me gusta que tengan un toque quemado mientras esto sucede.

Cojo un pedazo de tela y lo meto en la botella doce mil. Luego, con el mechero, la enciendo, y mientras Teddy da indicaciones de evacuación yo cuento hasta siete con veinticuatro para tirarla.

- Y esto, Jordi, es el sacayulo -le indico, arrojándola.

Me pongo unas gafas de sol. Pronto se escuchan los primeros cristales rotos, cada vez con más fuerza, hasta que todo explota en una potente onda de choque que la harina de maíz parece frenar... Más o menos. Se mueve un par de metros hacia atrás, empujándonos, pero es algo con lo que ya contaba. Además, con el jalapeño en la boca casi ni se nota. Al cabo de un rato, sin embargo, suena la explosión de verdad.

- ¡Ostras! ¿Eso ha sido el sacayulo? -pregunta un pinche.

- No, eso ha sido el acero quebrándose por estrés térmico -aclaro, aunque no tengo ni idea de qué significa eso. Pero me asomo-. Y, como os decía, las columnas ya no existen.

Es entonces que el techo parece doblarse hacia delante: El edificio se nos viene encima.


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? OT6qXTB
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? Empty Re: ¿Cuánto valen un gallo y una salamandra? {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.