¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {Sáb 10 Sep 2022 - 19:55}

 Elyria escuchó la voz rota de Christa, definitivamente había pasado algo muy feo allí abajo. Pero no le preguntaría más, no quería avivar esos recuerdos. Se mordió el labio inferior al sentir la desesperación de su voz cuando vio que el daño en sus ojos.

 “No le queda comida, debería—“

 Entonces pudo escuchar los gritos de los soldados, y la asquerosa voz de la bruja.

 “¡Ely, se está comiendo los cadáveres!”

Pero no se suponía que— Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando escuchó a Isara acercándose, y a Christa yéndose con ella poco después. “¡Cuidado Chris, no ataques sin pensar!” Gritó, aunque la dejo ir. Iba a ir tras ella, pero entonces Nissa la detuvo.

 “No. Si te unes a ella solo vas a estorbar, Ely. Deja que se encarguen ellos, Christa ya tiene suficiente peso sobre sus hombros. Aunque me preocupa su estado mental. Está llena de odio, es una bestia…”

 Elyria chasqueó la lengua molesta. Tenía razón, pero odiaba quedarse sin hacer nada. Sintió como el calor del fuego se iba apagando, y se le pasó algo por la cabeza. Probablemente producto de su locura, no tenía sentido, pero si Christa había bajado al infierno, no pensaba dejarla sola, bajaría al infierno con ella. “Nissa. Llévame a la choza.”

 “¿Cómo? Estás loca Ely, ¿qué demonios vas a—“

 “Por favor. Estaré bien.”

 “Eres imbecil. Pero vale, te llevo…”

 “Gracias.”

 Así que siguió las indicaciones, acercándose a la choza. Usó la energía elemental de Khione y de su propio cuerpo para congelar la humedad de su ropa y de su piel, creando una especie de armadura de hielo a su alrededor. No cubrió sus manos, ya que los propios guantes protegerían sus manos.

 “¿Por qué haces esto, Ely? No tiene sentido lo mires como lo mires…”

 “No lo sé, Nissa. No lo sé. Me esperaría hacerlo por Alvar, pero hay algo que me empuja a hacer esto.”

 “Definitivamente te estás volviendo loca.”

 “Lo sé.”

 Sin pensárselo más se adentró en los restos de la choza. Pudo sentir el calor a traves de su armadura, la cual tenía que seguir alimentando continuamente para que no se derritiera. Tendría que darse prisa para no quedarse sin energías. Por suerte, la mayor parte del incendio ya había pasado. “Nissa, quiero que me describas todo lo que ves al detalle.”

 Dicho esto, fue guiada por el interior, y llevada hasta una especie de escaleras que iban hacia abajo. El olor era asqueroso, a carne podrida y quemada, pero no se tapó la nariz, eso sería demasiado fácil. Bajó las escaleras con cuidado de no tropezarse, con la mano derecha tocando la pared para guiarse un poco.

 Al llegar abajo, el olor era aún peor. No entendía cómo el fuego había podido llegar hasta aquí abajo, pero aún podía sentir la fuerza de las llamas. Las descripciones de Nissa le rompieron el corazón; lo que se estaba quemando eran más cadáveres medio carbonizados a medio comer, muchos colgados del techo sin ningún tipo de humanidad. Una parte de ella no podía evitar alegrarse de no poder verlo con sus propios ojos, pero su imaginación era poderosa. Grabó las imágenes a fuego en su mente, había bajado a eso, definitivamente se estaba volviendo loca.

 Nissa la llevó hasta una esquina. Había un solo niño allí, y según ella seguía relativamente intacto comparado con el resto. Aparte de su falta de ojos y piernas, claro, pero no estaba tan carbonizado como los otros.

 “Ely. Tócale el cuello. Creo que este niño ha muerto hace poco.”

 Y eso hizo. Rozo su cuello con sus dedos enguantados, sintiendo un corte limpio en este. No podía verlo, y no iba a quitarse los guantes, así que le preguntó a Nissa. “El corte es reciente, ¿no?”

 “Sí. Y dudo que haya sido la bruja.”

Chris… ¿qué te has hecho a ti misma? No. ¿Qué te obligaron a hacer…? Pensó mientras imaginaba la escena en su cabeza. Probablemente el niño seguía vivo cuando ella bajo, y algo la llevo a matarle. Podía descartar que fuese en defensa propia, el corte era demasiado limpio y según Nissa no había rastros de que se resistiera. Así que probablemente lo mató sabiendo lo que hacía, en un acto de compasión, tragándose su propia humanidad.

 “Joder… No me extraña que Chris acabase así.”

 “No. Esto es horrible. Pero tenemos que salir de aquí antes de que te quedes sin energías, Ely.”

 “Sí.” Entonces volvió a la realidad. No había estado prestando toda la atención que debería a su propio cuerpo, y su energía se había agotado. Cuando se derritiera esa última capa podía despedirse de su protección. “¡Mierda! ¡Vamos Nissa, guíame, ¡rápido!”

 Entonces salió corriendo en dirección a las escaleras, intentando subirlas rápidamente. Pero correr por unas escaleras tan empinadas sin poder verlas y estando malherida era difícil, así que tropezó y rodó hacia abajo, su armadura rompiéndose por los golpes. Se levantó rápidamente, pero su térmica estaba ardiendo, así que tuvo que quitársela rápidamente y tirarla al suelo. Iba a ser divertido salir a la nieve de Karakuri en sujetador, necesitaría algo para protegerse del frío. Pero ahora tenía que salir de allí.

 Esta vez si que logró subir las escaleras, y gracias a la ayuda de Nissa pudo salir de los restos de la choza, alejándose de la zona, dejando de sentir el calor del fuego y comenzando a sentir el aire helado del pantano contra su piel.

 “¡Ely! ¡La bruja está muerta, Christa lo ha conseguido!”

 Al fin buenas noticias. Dejó que le guiasen hasta su compañera, caminando a paso ligero por la nieve. Se plantó frente a ella, pudiendo oler la muerte que había causado la bruja, pudiendo escuchar los lamentos de sus compañeros. Pero ahora mismo solo le importaba una persona. Y con ese Haki que aún no terminaba de comprender del todo, pudo sentir lo rota y llena de odio que estaba.

 Elyria tomó aire, y llevó la mano derecha al pecho de la mujer, empujándola con cierta fuerza a la nieve; aprovechando que esta amortiguaría el golpe, pero manteniéndola en el sitio con firmeza y sin soltarla. “¡Ya está muerta, Chris! No dejes que el odio y la locura te arrastren a ese pozo sin fondo como hicieron con tu madre. Nos podemos volver locas, pero no podemos perder nuestra humanidad. Chris, estamos juntas en esto. Querías limpiar el nombre de las Von Steinhell y luchar por Lëxius, ¿no?”

 Entonces apartó la mano, aunque no se movió ni un milímetro. “¡Grita, llora, golpéame si quieres! ¡Pero sácate ese odio. Por favor… Respira. Concentrate en tu respiración y respira conmigo,” susurró antes de comenzar a hacer los ejercicios de relajación que le había enseñado Alvar en el pasado. No sabía si nada de todo esto serviría para algo, pero hacía un buen rato ya que había dejado de pensar con la lógica y se había dejado llevar por sus sentimientos.
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {Mar 13 Sep 2022 - 18:24}

Isara apresó el destrozado cuerpo de la Bruja con su enorme pata y le arrancó la cabeza de un picotazo. La sangre comenzó a manar como un río escarlata. Christa se quedó viendo el cadáver del monstruo que comía niños y lo único que sentía era alivio. La isla se había librado de una de las abominaciones más crueles que había visto. Aun así, Christa sentía que algo no estaba del todo bien. No tenía la cabeza como para pensar en posibilidades ni visualizar distintos panoramas, lo único que tenía era el presentimiento de que algo iba mal.

De pronto, sintió la mano de su compañera en su pecho y Christa acabó en el suelo como si se le hubieran acabado las fuerzas para resistirse. Recibió las palabras de Elyria como un balde de agua fría y esa distante y fría mirada característica de los von Steinhell desapareció. Un atisbo de furia entremezclado con oscuridad se ocultaba en algún lugar de su alma, pero su mayoría fue reemplazada por la confusión y la duda. Quizás no había llegado a odiar realmente a la Bruja del Pantano, pero sí que se había dejado llevar por la furia. Tampoco sabía si estaba bien lo que había hecho, o si haberse desprendido de esa ira tan fácil, tan pronto, era darle la espalda a los niños que habían sufrido un infierno; alguien debía cargar con todo ese dolor, ¿no?

Había sido testigo de la verdadera crueldad de la Bruja, del sufrimiento de los niños, y se vio obligada a callar sus quejidos. El mundo se había vuelto un lugar retorcido y oscuro, o quizás siempre había sido así, solo que no lo conocía tan bien como creía conocerlo. Incluso era probable que hubiera otros seres humanos aún más crueles. ¿Debía doblegarse ante la furia y el odio cada vez que le tocara enfrentar la oscuridad del ser humano? ¿Tenía que convertirse en un monstruo para luchar contra otros monstruos? Para bien o para mal, conocía bastante bien el final de esa historia y se había prometido seguir un camino diferente. Si su espíritu aún no era lo suficientemente fuerte como para enfrentar la oscuridad humana, lo forjaría una y otra vez hasta serlo.

Y Elyria había ayudado en hacérselo ver.

—Y pensaba que la intensa era yo —bromeó con una sonrisa apagada—. Por mis venas no solo corre la sangre maldita de los von Steinhell. También soy hija de William von Östhein, el rey más noble que ha pisado este mundo, y creo que he heredado algo de su resplandeciente luz —contestó mientras acomodaba la espalda contra un árbol de metal—. Gracias por preocuparte, aunque queda un poco raro si me dices estas cosas en sujetador.

La princesa se levantó con la impresión de que toda esa oscuridad y furia se había quedado en el suelo. Ahora que la adrenalina había desaparecido el dolor había aparecido de golpe, pero hizo un gran esfuerzo por expresar un atisbo de debilidad. Se quitó la capa con un movimiento fluido y se la ofreció a su compañera, revelando un cuerpo herido y ensangrentado. Aun así, su armadura estaba intacta: la Bruja no había sido siquiera capaz de rayar la coraza carmesí.

—Póntela antes de que te congeles. Es la capa de mi madre, así que cuídala hasta que encuentres algo que ponerte, por favor —le pidió con una sonrisa tímida. Nunca se la había prestado a nadie.

Luego de la batalla contra la Bruja del Pantano, el resto de los hombres del Líder ayudó a cargar con los heridos y los cadáveres de vuelta a La Villa. No sabían si la lucha contra ese monstruo había favorecido los intereses de La Villa, pero muchos se alegraban por haber obrado bien: habían erradicado una profunda fuente de maldad pura. Por otra parte, todos los niños se hallaban a salvo y, por fortuna, ninguno había resultado gravemente herido. Tenían un par de cortes y golpes, pero nada preocupante. U hablando de heridas, el doctor regañó severamente a Zero por haberse expuesto de esa manera pese a que le ordenaron mantenerse en la retaguardia, limitándose a dar órdenes. Por haberse excedido se le abrieron un par de heridas y, a modo de castigo, el doctor ni siquiera tuvo especial cuidado por cerrárselas, sino que lo hizo sufrir con intención. Ver a un hombre imponente y de apariencia salvaje quejarse de esa manera fue, de cierta forma, gracioso.

—Haremos un banquete después de honrar a los muertos —dijo Azalev cuando se encontró con Elyria y Christa—. Siempre hacemos banquetes después de peleas como esta. Bailaremos, reíremos y beberemos. Es lo mínimo que podemos hacer por nuestros compañeros que lucharon con valentía por un hogar más seguro.


Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Nijc2QR
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {Miér 14 Sep 2022 - 2:07}

 Elyria rió dulcemente ante los comentarios de su compañera, ahora acariciando suavemente su rostro. “No podemos hacer mucho para evitar volvernos locas. Pero no podemos dejar que nos controle… Nos ha tocado tomar un camino duro y dificil, de luchar contra monstruos y contra nuestra propia locura. Es un peso que debemos cargar sobre nuestros hombros, pero somos fuertes Chris…”

 Escuchó sus bonitas palabra acerca de su padre, sonriendo felizmente a pesar de todo lo que había ocurrido. Pero le gustaba verle así. “Definitivamente… Que los errores de tu madre y la luz de tu padre te sirvan para aguantar este tormento.”

 Cuándo le comentó sobre su falta de ropa, no pudo evitar sonrojarse un poco. Era raro en ella, pero le había pillado por sorpresa, ¿cómo se había podido olvidar de algo así con el frío que hacía? En cualquier casó, disimuló con una risita. “Eh… problemas con el fuego, tuve que quitarme la térmica…” Entonces Christa se quitó la capa que había llevado puesta todo este tiempo y entregándosela. No podía verla, pero estaba segura de que estaba también estaría malherida. Elyria la cogió muy agradecida, estaba segura de que significaba mucho para ella, así que que estuviese dispuesta a prestársela era muy bonito. “G-gracias… No se que decir. Y la cuidaré con mi vida, descuida,” dijo con una sonrisa tierna, colocándola alrededor de su cuerpo, pudiendo cubrirlo por completo. Tenía que mantenerlo sujetado, pero ayudaba bastante contra el frio. Entonces lo soltó por unos segundos, inclinándose sobre su compañera para robarle un pequeño besito.

 Cuándo Azalev habló sobre festejar, Elyria tuvo sentimientos encontrados. No estaba de ánimos para fiestas, y desde luego no iba a beber alcohol. Ni era bueno para el frío, ni se lo permitía su código de honor. Tenía que estar preparada para cualquier cosa, más aún en un ambiente tan hostil. Pero aún así, poco podían hacer por las víctimas. Habían salvado a muchos inocentes de las manos de la bruja, sus muertes no fueron en vano. Así que acepto unirse al banquete. Después de que el doctor revisara mejor sus heridas, claro.

 Ya en el pueblo, Azalev y sus hombres montaron como si nada una fiesta en el centro de la Villa. Había una enorme hoguera que les proporciono ese calor que tanto necesitaban. Y por toda la zona a su alrededor, montones de mesas, llenas de carne, cerveza y vino. Tenía que reconocer que se lo habían montado muy bien para lo poco que habían tardado en prepararlo. La mayoría de gente estaba riendo, comiendo, bebiendo, bailando… Pero también había mucha gente llorando y siendo consolada. Después de todo, mucha gente había perdido a su familia y seres queridos. Eso le daba una sensación un tanto agridulce.

 Elyria se acercó a Christa con ayuda de Nissa, cargando un plato lleno de comida con el brazo que aún podía mover. “¿Te importa si nos sentamos? Es un poco complicado coger el plato y comer con la misma mano. Especialmente si no puedes ver nada,” comentó en un tono de broma, como burlándose un poco de sus propias heridas. Al fin y al cabo, reírse de una misma era sano en estas situaciones tan duras.

 Comieron tranquilamente mientras charlaban, y entonces Elyria rodeó los hombros de su compañera con el brazo, tirando suavemente hacia ella para que se recostase sobre su hombro. “¿Cuántos niños hemos salvado, Chris? ¿Merecieron la pena todas las vidas que se perdieron a manos de ese monstruo? Nuestras heridas no importan, por mucho que duelan no son nada que no se vaya a curar. Pero al final mató a gran parte de nuestro ejercito improvisado, y no puedo evitar sentirme culpable… A veces no nos damos cuenta de lo débiles que somos.”

 Perdió la mano en su cabello, peinándolo y acariciándole con los dedos mientras seguía hablando con un tono de voz muy suave. Sabía que podía escucharle sin problemas. “Cuándo nuestros caminos se vuelvan a separar después de todo esto… Quiero que hagamos una promesa, Chris. Entrenaremos duro por nuestra cuenta, nos haremos mucho más fuertes, y entonces zarparemos juntas a Nuevo Mundo. Pero no iremos sin estar preparadas, mantendré mi trabajo en la Marina en Paraiso mientras tanto, ¿te parece bien? Y ya veremos que hacer cuando lleguemos. Entrar a la segunda mitad del Grand Line es la parte fácil si queremos que recuperes Lëxius.”

 Y entonces, cómo si el destino no quisiese darles un respiro, escuchó gritos a lo lejos. Gritos del hombre que había estado desparecido las últimas horas, Ojo de Oro.
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {Miér 14 Sep 2022 - 19:42}

Había un grupo que bailoteaba alrededor de la enorme fogata que calentaba los cuerpos de los ciudadanos. Por suerte, la música ocultaba los sollozos de las mujeres que habían perdido a sus esposos, los mismos hombres que lucharon valientemente por recuperar a sus hijos. Había razones para estar felices y celebrar, pero también las había para estar lejos del ruido y llevar el duelo en silencio. Por supuesto, ese no era el estilo de Azalev. El viejo estaba en el centro del círculo, bebiendo vino y soltando los pasos prohibidos. La atmósfera era una extraña mezcla entre alivio y tristeza, algo que cualquiera con un poco de empatía sería capaz de comprender.

Christa estaba sentada en un lugar apartado, lo suficientemente cerca como para disfrutar de las cálidas llamas de la fogata, pero tan lejos como para evitar involucrarse en ese ridículo baile. Apenas había tocado la comida. ¿Cómo lo haría después de haber visto a esos niños mutilados? Sostenía sin demasiado ánimo una bandeja con pocas frutas y un pequeño trozo de carne de conejo. Hasta ese momento solo había comido un par de uvas. Sin embargo, pese a todo lo que había visto ese día, no podía permitir que su luz se extinguiera, de lo contrario, ¿quién salvaría a su pueblo?

De pronto, se le acercó Elyria caminando con cierta… facilidad para alguien que acababa de perder la vista; casi parecía que alguien le estuviera guiando. Era una mujer fuerte, otra persona aún estaría en la etapa de negación o peor aún.

—Claro, sentémonos —respondió y tomó asiento. No había vuelto a tocar la comida—. Las habilidades regenerativas de la capa mágica son extraordinarias, pero no creo que sean capaces de devolverte la vista. Lo siento, Ely.

La pregunta de su compañera (¿o ya era algo más?) le hizo soltar una sonrisa débil. Si se la hubiera hecho otra persona, habría fingido más ánimo, pero no tenía sentido mentirle a Elyria.

—Los hemos salvado a todos de una u otra forma, incluso a los niños que eventualmente caerían en las manos de la Bruja. Admito que ha sido una victoria amarga, pero es lo que pasa cuando luchas por salvar a alguien. Es casi como si hubiéramos pagado la vida de todos esos niños con la muerte de esos valientes hombres —respondió con la vista puesta en la bandeja.

Entonces, ¿cuántos hombres deben morir para salvar a todo un pueblo?, se preguntó. Antes de entrar al Paraíso por su cuenta había tenido muchos choques con la realidad: traiciones, mentiras y pérdidas de seres queridos. Sin embargo, la oscuridad del ser humano volvió a sorprenderle y a romperle por dentro. Tenía una lucha interna que superar y lo haría sola, pues debía aprender a cargar con el peso de todo un pueblo.

—Definitivamente nos volveremos más fuertes: nuestro espíritu será irrompible. Solo espero que puedas seguirme el paso —bromeó, dándole un pequeño toque con el codo—. ¿Has estado antes en el Nuevo Mundo? Es un lugar aterradoramente peligroso. Nunca lo había dimensionado porque tenía la protección de todo el Imperio, pero ahora todo eso ya no existe. Si quiero que mi pueblo tenga un futuro, un buen futuro, debo ser más fuerte que todos mis enemigos: es mi deber como futura reina.

La tranquila conversación fue interrumpida por la incómoda aparición de Ojo de Oro, el hombre que había desaparecido justo después de que cada uno tomara su propio camino en busca de la Bruja. Según testigos, había corrido para asegurarse de que sus almacenes estuvieran seguros y no fueran víctimas del fuego.

—Tengo un mal presentimiento —le susurró a su compañera—. Tomaré nuestras cosas y nos marcharemos. Parece demasiado apresurado, pero he sabido sobrevivir gracias a mi intuición.

Junto a Ojo de Oro había varios hombres armados, al menos unos diez. Christa pensaba que, ahora que había muerto la Bruja, el mafioso intentaría apoderarse de La Villa. Era una buena oportunidad, después de todo, las fuerzas de Azalev estaban mermadas por culpa de la batalla. Eran los típicos juegos de poder de la nobleza, aunque jamás había sucedido en el Imperio debido a la casi omnipotente fuerza de su madre.

—¿Vienes a celebrar, maldito cobarde? —le preguntó Azalev. La música había parado—. Aquí no hay espacio para cobardes como tú.

—¿Celebrar? Ya tendré tiempo para celebraciones, ahora vengo a reclamar mi botín. —Comenzaron a escucharse pasos entre la oscuridad—. Entiendo que te guste jugar a ser el revolucionario, pero esos juegos de niños no van conmigo. A mí me gusta la plata, me gusta el poder.

—Maldito bastardo, ¿qué has hecho…?

—Lo que cualquier hombre que se aprecia a sí mismo haría: salvar su propio pellejo. ¡Le diste refugio al traidor buscado por La Legión y encima ayudaste a la hija de la Reina Bruja! ¡¿Sabes a cuántos mató su madre?! ¡¿En qué pensabas, viejo estúpido?! —rugió Ojo de Oro, dando un paso al frente—. ¡El Gobierno Mundial nos dejó vivir en esta aldea de mierda porque no suponíamos ningún problema, pero todo cambió cuando decidiste trabajar con esa gente! ¡¿Cómo pudiste ser tan egoísta?!

—Tú, traidor hijo de perra… ¡Te mataré aquí mismo! —sentenció el Líder, lanzando su copa de vino al suelo—. ¡Todo el que pueda pelear tome un arma ahora mismo! ¡Vamos a luchar por nuestras vidas!

Un disparo sucedió las palabras del Líder y la mujer que estaba a su lado cayó al suelo sin vida. Una horda de legionarios apareció entre la oscuridad de la noche, mientras que los hombres de Ojo de Oro avanzaban con paso firme. Los legionarios disparaban sin discreción, matando a mujeres, hombres y niños. Azalev se abalanzó sobre Ojo de Oro sin darle importancia a los legionarios; de alguna manera sabía que todo lo que había construido estaba a punto de ser destruido.

Al mismo tiempo que Ojo de Oro daba su discurso, Christa se preparaba para abandonar La Villa. Estaba lista para partir cuando se dio cuenta de que no sería un simple golpe de estado en que Azalev acabase muerto, sino que el bastardo de Ojo de Oro los había delatado con La Legión. Quería quedarse a pelear, a defender a toda esa gente que huía aterrada de las balas, pero sería imposible vencer contra tantos legionarios y encima con esas heridas.

—Todo esto… Todo esto es mi culpa… —masculló Zero con los ojos abiertos de par en par—. Yo he provocado todo esto… Debo… ¡Debo detenerlos!

—Tú vendrás con nosotras —le ordenó tajantemente Christa—. Ya no hay nada que podamos hacer aquí —continuó para luego morderse el labio, conteniendo las lágrimas.

Así, mientras Christa, Elyria, el Doctor y Zero escapaban de La Villa en caos, los pocos ciudadanos dispuestos a pelear se enfrentaban a los legionarios. Esa triste noche, Azalev dio la vida por la causa en la que creía. No hubo ningún superviviente: La Villa fue completamente exterminada. Por otra parte, y pese a que Christa no los quería involucrar, debió recurrir a los Piratas de Duke para largarse de la isla. No fue fácil, pero gracias a la aparición de Isara lo consiguieron.

Al día siguiente llegaría un periódico con la noticia de que habían encontrado el cuerpo sin vida del hijo del barón Smith. Al parecer, el niño de tan solo diez años habría gastado una broma a su hermano mayor, cogiendo el regalo que había recibido en su decimonoveno cumpleaños, y, para no ser descubierto, se escondió en las afueras de su mansión. Fue entonces que la mala fortuna tocó su vida y fue secuestrado por los revolucionarios que lo torturaron hasta la muerte: le arrancaron sus piernas y sus ojos para luego cortarle la garganta.


Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Nijc2QR
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {Miér 14 Sep 2022 - 23:23}

 Elyria estaba a punto de contestar a su compañera cuando fueron interrumpidas por el grito de Ojo de Oro. Asintió con su cabeza ante las palabras de Christa, su corazón acelerándose por la preocupación. Lo que les faltaba ahora eran más conflictos. “Sí, vamos.”

 Pero todo escaló más rápido de lo que esperaban. En unos pocos segundos, la Legión entró en la Villa, matando din ningún tipo de piedad, incluso a niños e inocentes. Lo que cabía esperar de esos cerdos asquerosos del gobierno. Y uno de sus aliados les había traicionado. Había vendido al pueblo y a toda su gente para conseguir un poco de dinero. Asqueroso.

 Elyria se preparó para el combate, llevando la mano a la empuñadura de Khione y avisando a Nissa para que le ayudase a pelear. No abandonaría al pueblo. Escuchó los lloros de Zero con molestia; no es como si fuese su culpa, pero proteger a una ex rata del gobierno había desencadenado toda esta muerte y destrucción. Ante la voz firme de Christa, sonrió satisfecha, y se puso en posición para atacar.

 “Tu también te vienes con nosotros, ¡ni se te ocurra!” Dijo Zero, tomándola del brazo y tirando.

 “¡No! ¡No pienso abandonar a esta pueblo, antes muero con ellos! ¿Para qué ha muerto tanta gente si ahora van a venir estos hijos de puta a terminar con todos igualmente?” Gritó Elyria con furia. “Pienso matar a ese traidor hijo de puta. Y a esos asquerosos Legionarios.”

 “Lo siento…” Y entonces sintió como le pellizcaban en el cuello, perdiendo la capacidad de moverse y cayendo al suelo. No había sentido nada, y Nissa, que estaba callada, ni siquiera le había avisado. “Me salvasteis la vida. No pienso dejar que la tires en una batalla perdida.” Entonces sintió como la cargaban y la alejaban de la escena. Quería gritar, pero no podía. Y no por la parálisis, sencillamente no le quedaban fuerzas para hacerlo. Estaba rota por dentro. Después de todo lo que habían pasado, después de todo lo que habían sufrido, de sus corduras perdidas, de los soldados muertos para salvar a esos niños. Y todo había sido para nada. Al final la Legión había venido a terminar de matar a todos, niños incluidos. Luego le preguntaban que por qué les tenía tanto asco. Y lo peor. No había podido hacer nada por ser demasiado débil.


* *
*


 Esa noche durmieron más bien poco. Estaban demasiado rotas, tanto física como mentalmente, y se habían pasado toda la noche llorando. Y al día siguiente, al leer el periódico, Elyria tuvo que contener sus ganas de destrozarlo en mil pedazos, o de golpear con fuerza la madera del barco. No pretendía causarles problemas a esos piratas tan amables. Pero tuvo que estar varios minutos concentrada en su respiración, intentando calmarse. Para variar, esos hijos de puta sin escrúpulos ni vergüenza, se pusieron a tergiversar la historia. Además, cuando le leyeron el final, supo inmediatamente de que niño hablaban. Así que abrazó a Christa en silencio. No eran necesarias las palabras.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Intereses cruzados [II][Privado] - Página 2 Empty Re: Intereses cruzados [II][Privado] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.