¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Hoy a las 16:58Berry
¿Jugamos a un juego?Hoy a las 16:43Raulgamerlol11
Las chicas no son guerreras... Son la parcaMar 21 Mayo 2024 - 20:17Berry
La luna, la sombra y el bufónMar 21 Mayo 2024 - 10:32Raulgamerlol11
2.0Lun 20 Mayo 2024 - 4:13Raulgamerlol11
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
Siguiente ronda


Ir abajo
Charlotte Prometio
Charlotte Prometio
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La dilatación temporal y un mono araña. Empty La dilatación temporal y un mono araña. {Jue 7 Sep 2023 - 19:49}

Esta serie de eventos transcurrieron al mismo tiempo que mi entrenamiento en alta mar con Sora, el chico peliazul que también es usuario de una Zoan prehistórica, la del megaterium para ser exactos; aunque en un principio chocábamos un poco sobre nuestras ideas sobre los animales, ahora nos llevábamos de maravilla y muy amablemente me había dejado habitar su barco en lo que llegábamos a nuestra siguiente isla. La única razón para contarlos por separado es que, bueno sencillamente no quería que Sora se enterase de este otro entrenamiento, aunque probablemente acabó enterándose en algún momento.

Por las noches, antes de que las luces del going slowly se apagaban, le pedía un último favor a mi nuevo compañero: Arrhenius, el no tan pequeño y encantador mono araña que había rescatado o sustraído, depende de cómo lo viese uno, de mi aventura anterior en las islas flotantes. En varias ocasiones, cuando estaba en alguna situación de riesgo o en peligro de muerte para ser exactos, había desarrollado un extraño sentimiento en dónde veía todo de una manera muy calmada, parecía como si mi tiempo tomara la velocidad de un caracol. Para ser exactos, sentía y percibía de mejor manera los objetos y seres vivos que me rodeaban cuando entraba en ese extraño trance, como no sabía cómo explicarlo me había limitado a decirle dilatación del tiempo, alguna vez había leído un término así en un libro de la academia y pensaba que más o menos encajaba con lo que sentía.

Bueno, he divagado mucho, el punto es que pensaba que si lograse desarrollar ese estado no solamente cuando mi vida estaba en riesgo, podría ser una ventaja enorme a la hora de combatir, en la cacería con Alice y, más recientemente, con la bestia carmesí no había podido hacer mucho, la fuerza de mis oponentes acabó por abrumar a la mía y mis habilidades surtieron poco efecto. Ser débil era brutal y muy desesperante. Mientras me siguiera adentrando por el grand line los enemigos no pararían de subir sus poderes y si no hacía algo al respecto acabaría por perder mi vida y todos mis propósitos con ella. Ahí es donde entraba la dilatación del tiempo, tenía que conseguir a acostumbrarme y por eso había pedido la ayuda de Arrhenius.

Se me había ocurrido una idea que, al menos de inicio, consideraba brillante. Primero había descartado ponerme en una situación en dónde pusiera en riesgo mi vida porque, vaya no quería morir mientras realizaba un entrenamiento y porque además el punto era conseguir usarla sin arriesgarla. Tapé mis ojos con mi cinta, tenía bien claro que la base de la dilatación temporal no era la visión, sino más bien la percepción y la sensación, por lo que mis ojos en vez de ayudarme solamente me entorpecerían en el proceso de dominar la dilatación temporal. Enseguida le pedí a Arrhenius que me lanzara un golpe suave con una de sus seis manos, tenía la esperanza de sentir el trayecto de alguno de sus ataques, pero…

-Auch, te he dicho suave Arrhenius -dije susurrando para no despertar a los demás tripulantes- aunque quizás el hecho de que hayas conectado al menos treinta seguidos tiene mi piel algo irritada -agregué un poco decepcionado- vayamos a dormir, mañana lo intentaremos de nuevo.
Los días en el barco de Sora eran muy tranquilas, usualmente consistían en una pequeña rutina de entrenamientos por la mañana, el desayuno y el café poco antes del mediodía, después seguir con los entrenamientos usuales, ayudar con los deberes en el barco, una última ronda de estiramientos y, para terminar el día con los tripulantes, una cena bajo la luz de la luna. Estar ahí resultaba bastante agradable, una vez terminada la cena contemplaba la inmensa noche por unos minutos, ayudaba a que me concentrara con mis dos entrenamientos.

Nuevamente me senté en compañía de Arrhenius y puse la cinta sobre mis ojos, estaba una vez más en completa oscuridad, algunas imágenes de la batalla que había librado en la isla donde solía vivir regresaron a mi mente: la sangre, los gritos, el sonido de decenas de espadas chocando entre sí, el olor a pólvora mojada y lodo, era todo un caos, varios cuerpos tirados en las faldas de la montaña. El manotazo de Arrhenius me despertó de esa pequeña ilusión, había perdido por completo la concentración, no podía ponerme a pensar en los fantasmas de mis recuerdos, trataba de lograr algo ahí.

-Lo siento, lo siento -dije mientras ponía el puño para que el mono lo chocara con uno de los suyos- el siguiente paso es el bueno.

Tenía que deshacerme de aquellos pensamientos, di un gran respiro y comencé a poner mi mente en blanco, borrando las memorias que venían a mi mente. Una y otra vez las manos de Arrhenius impactaban en mi cara, aunque no golpeaba nada duro, recibir una cachetada tras otra comenzó a molestarme un poco, ¿cómo es que no podía evitar ni una? Comencé a mover desesperadamente mi pie sobre el piso, estaba harto de no poder hacerlo bien ni una sola vez. Inmerso entre mi desesperación una décima de segundo, quizás ni siquiera una sola décima de segundo, pero un instante antes de que la mano de mi mono alcanzase mi cara, pude percibir su mano. Aunque me fue completamente imposible hacer algo al respecto, había logrado percibir la mano antes de que impactara mi cara. Me quité la banda y cargué lleno de júbilo a Arrhenius, él parecía no entender nada porque aún así había logrado darme una cachetada de lleno.

-Bueno, no importa mucho que no lo entiendas -le dije mientras lo bajaba- es muy pequeño, pero al menos es un progreso -parecía importarle poco al mono- bueno, apaguemos luces.

En general la mayoría de los días transcurrieron así, pude hacer un gran progreso con esa sensación antes de recibir golpes. Con el paso de las noches, logré sentir el ataque de Arrhenius hasta medio segundo antes, aunque mis reflejos no eran tan buenos como para esquivar cada uno de los ataques del mono araña. Decidí que no podía dejar que mi compañero anduviera indefenso por los mares, al final del día me iba a acompañar en mis viajes y tendría que defenderse de una manera u otra. Con algunos pedazos de madera desgastada que había tomado de la cubierta, los había tallado de forma muy rústica para darles la forma de una daga, o al menos esa había sido mi intención porque su forma resultó algo amorfa.

-Pequeño, necesitas aprender a usar de estas -le dije mientras le daba los trozos de madera- tú que tienes seis brazos deberías aprender a usar al menos cuatro, un usuario del Yonto-ryu, no estaría nada mal, pequeño.

Le enseñé el funcionamiento de una daga a Arrhenius, comenzamos utilizando sólo una para que no se complicara tanto la existencia, aprendió cómo empuñarla, a defenderse de ataques simples e incluso a lanzar un par de ataques, el mono araña era increíblemente rápido aprendiendo. No esperaba que se convirtiese en un maestro espadachín, ni nada por el estilo, pero una mano extra… bueno, seis manos extras, no lo vería con malos ojos. Los ruidos por la noche comenzaron a aumentar, ya no eran solamente las cachetadas, ahora también se habían sumado los brincos y los intentos de ataque de Arrhenius.

-¿Sabes? -dije pausando un momento el entrenamiento- solía tener un amigo allá en mi isla, usaba una daga muy elegante, con unas inscripciones doradas muy chulas, podrías usarla tú si algún día regreso por ella -el mono me veía un poco extrañado y no pude evitar dibujar una pequeña sonrisa- debería regresar por ella, en cuanto acabemos nuestro viaje con Sora creo que sería buena idea regresar, creo que les sacaría un gran susto verme ahora, más al imbécil del comandante en jefe -dije mientras observaba mi espada- debí haberle clavado una espada cuando pude, pero en ese momento aún era más fuerte que yo, quizás aún lo sea, aunque con mi fruta del diablo y todos estos viajes, la diferencia debe haberse acortado aunque sea un poco. Puede que lo deteste, a él y a la familia real, pero el viejo es un guerrero formidable, apenas un puñado de los que he conocido en estos mares se le pueden comparar -el mono había perdido por completo el hilo de la conversación.

Aquel amigo del que le había hablado al mono había tenido por nombre Manti, compañero mío durante toda la academia en la armada de la isla. Entró conmigo en la misma camada de reclutas y rápidamente habíamos forjado una buena amistad, sus padres, muy patrióticos, le habían obligado a entrar porque era un chico muy hiperactivo y pensaban que podía gastar su energía en proteger al reino, estaban equivocados. Era un amante de la naturaleza y las aventuras, le costaba quedarse quieto y obedecer órdenes, era un soldado muy hábil, pero su torpeza para acatar las reglas le habían impedido subir en la escala de jerarquía, aunque no creo que ese hecho le hubiese afectado nunca. Planeábamos marcharnos en algún momento de la isla, pero cuando los latos mandos habían visto mi potencial, decidieron ascenderme y las responsabilidades comenzaron a crecer, al final ya ni siquiera hablábamos de irnos de aquella isla. Él siempre trabajó gustosamente bajo mis órdenes cuando tenía que obedecerme, al parecer lo ponían en mi pequeño pelotón porque era en el único en el que se comportaba de manera aceptable.

En fin, seguir recordando los acontecimientos que sucedieron después de eso sólo traerían miseria a mi corazón, por lo que los detuve como si de una película se tratase. Los posteriores días siguieron más o menos la misma dinámica, entrenamiento de espada en las mañanas con Sora y en la noche practicar mi pseudo llamada dilatación temporal además de enseñarle al mono araña un poco de combate básico, lo siguiente sería que aprendiese a usar armas de fuego, pero en el barco no cargábamos con ninguna.

Fue la última noche antes de llegar a nuestro destino: Arrhenius se paró frente a mí en el camarote y soltó un manotazo, por poco conseguía esquivarlo, me estaba acostumbrando a sus ataques. Esa noche tratamos de hacer un enfrentamiento amistoso. MI mono araña trataría de poner en práctica las habilidades de combate básicas que le había enseñado, mientras que por mi parte intentaría esquivar la mayor cantidad de sus ataques con la cinta en mis ojos. Lanzó el primer golpe, aunque pude sentirlo mis reflejos no fueron suficientes como para esquivarlo, me había movido ligeramente tarde, podía sentir los ataques, pero no estaba acostumbrado a moverme antes. Me concentré en la habitación, di una gran bocanada de aire y dejé mi mente como un lienzo en blanco: trataba de sentir las vibraciones del aire, el ligero sonido del mono moviéndose por el camarote… ¡Voila! En una combinación del sonido de sus brazos moviéndose por el cuarto y la dilatación temporal pude esquivar uno de sus golpes, pero inmediatamente consiguió encajar el otro.

Transcurrió una parte de la noche y nuestro pequeño entrenamiento acabó porque nos encontrábamos algo exhaustos, el saldo había declarado un absoluto ganador: con más de cincuenta golpes conectados en comparación de más o menos una decena esquivados, Arrhenius se levantaba victorioso de la ronda final de entrenamientos nocturnos. Aunque mi mascota me hubiese ganado en ese pequeño mano a mano, había conseguido esquivar uno que otro de sus ataques, cosa que en un principio me hubiese sido imposible. Si seguía desarrollando esa técnica de la dilatación temporal sería un alivio para las batallas y un arma muy poderosa también. Me metí en las cobijas, el entrenamiento matutino con Sora me aguardaba al amanecer y debía de reponer energías. Emocionado por mis grandes avances en el Going slowly, me quedé dormido pensando en cómo sería la siguiente isla a la que llegaríamos.

Peticiones:
El Gremio OPD
Webmaster
El Gremio OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
http://staffopd42@gmail.com

La dilatación temporal y un mono araña. Empty Re: La dilatación temporal y un mono araña. {Vie 8 Sep 2023 - 10:39}

Buenas, vengo a revisar este minidiario, mini porque es muy cortito como es evidente.

No mucho que decir, va bastante directo a lo que buscas, aunque divagas en un par de ocasiones, que aunque amenizan la corrección, el diario es un poco corto y parece que se llevan parte del protagonismo del diario que sería el entrenamiento.

Bien, te llevas 190 px y 19 doblones. Te llevas el nivel del haki de observación porque es el primero, pero para siguientes niveles necesitarás ir poniendo cada vez más espero en el entrenamiento, Respecto a la defensa personal del mono, ha aprendido a dar guantazos mucho mejor, pero de ahí a aprender a usar armas, va a ser más complicado y necesitará entrenar más. Dicho esto te queda un saldo de -1 doblones.
Charlotte Prometio
Charlotte Prometio
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La dilatación temporal y un mono araña. Empty Re: La dilatación temporal y un mono araña. {Sáb 9 Sep 2023 - 6:50}

Corrección aceptada y tomando nota de los siguientes niveles (:
Gobierno Mundial OPD
Gobierno Mundial OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La dilatación temporal y un mono araña. Empty Re: La dilatación temporal y un mono araña. {Vie 22 Sep 2023 - 12:39}

Hoja actualizada.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La dilatación temporal y un mono araña. Empty Re: La dilatación temporal y un mono araña. {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.