El Juicio final

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla]

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Omega Sáb 22 Ago 2020 - 23:22

- No hace falta, Don. No vamos a dejar que nuestro jefe se manche las manos - dice Oleg - No sería lo correcto. Nuestras heridas están atendidas. Jeff es médico.

Insistes, pero ellos siguen dando excusas para no mostrar sus heridas. Te das media vuelta y dejas el lugar. Para tu paranoica mente es evidente que ocultan algo. ¿Será así, o realmente tienen ya atendidas las heridas y no quieren andar quitándose las vendas? Decían que no tenían más para sustituir esas. En cualquier caso, te retiras y comienzas tu marcha hacia el almacén. El rugido de tu estómago aumenta. Igual, ya que no has comido en la iglesia, deberías plantearte para a hacerlo en algún lado. Por el camino llama tu atención el delicioso olor del cocido que preparan en una taberna, donde tal vez quieras pararte antes de ir al almacén.

Una vez llegas al lugar te encuentras con una situación que tal vez llame tu atención, pero de la que no hay mucha información que sacar. Las puertas están cerradas a cal y canto y dos guardias armados con fusiles de asalto (armas modernas que hablan de la riqueza de Livia) la vigilan poniéndole mala cara a todo el que se acerca demasiado. Es un edificio grande de madera, flanqueado por otros de igual tamaño y aspecto. Sabes que es este por un número, 17. Recuerdas que en el informe aparecía que sus almacenes eran el 17 de esa zona del puerto y el 34 del otro extremo. ¿Qué haces?

Spoiler:
Tú estás frente al almacén, del lado contrario a la valla.

Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 LQV9295
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Dom 23 Ago 2020 - 19:26

Fíjate que casi me creía las palabras de Oleg, casi. Dos ideas venían a mi cabeza: O bien decía la verdad, cosa que me parecía en parte absurdo ya que quién nada teme nada oculta, o bien Livia había llegado a un acuerdo con ellos y los dejó "escapar" a cambio de que trabajaran para ella, pues Oleg al igual que el resto trabajan por dinero y no por lealtad...lamentablemente.

¿Qué podía perder sabiendo aquella información?. Simplemente iba a echar un vistazo sin ser visto y largarme, pero antes me pararía en la taberna a comer algo, aunque fuera simplemente para calmar el estómago, y de paso, que la gente de Toussaint viera que hacía vida normal a pesar del "atentado".

Tras eso acudiría a los almacenes, y la cosa pintaba normalilla. Había dos guardias como era obvio frente a la puerta del almacén de Lívia, el que llevaba el  número 17. No podía ir de frente porque si, y menos que me vieran en aquel lugar tan repentinamente. Así que como un ciudadano más opté por seguir caminando a una distancia prudente, en la cual no representara una amenaza para aquellos dos guardias, como si tratara de rodear el lugar para llegar a la ciudad. Trataría de alejarme todo lo posible e ir al primer almacén de la izquierda ( según el dibujo) y me apoyaría contra su pared, dando a entender a aquellos guardias que me había ido del lugar al torcer la esquina. Una vez contra la pared de aquel almacén miraría primero por si había alguien que me pudiera ver alrededor. Tras eso me agacharía para intentar tener una altura "adecuada" para evitar que me vieran, al fin y al cabo medía casi 3 metros.

Si no había nadie, y nadie me veía, optaría por hacer lo siguiente: Me desharía totalmente en arena  e iría a forma de polvareda sobrevolando los almacenes hasta enfocar el número 17. Tras eso buscaría una abertura, una griega, una ventana abierta, algo que me permitiera colarme en aquella forma en el interior del almacén. Bien podría desecar parte de la pared de ese almacén pero el agujero llamaría la atención tarde o temprano.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Miér 26 Ago 2020 - 2:43

No estás seguro de si has logrado ir totalmente en silencio. Es decir, había gente en el puerto, y con tu altura no eres precisamente discreto. Por suerte para ti, nadie ha gritado de pánico por ver a una persona convertirse en arena ni nada similar. Sin embargo había gente en el puerto y la esquina, estando expuesto visualmente a la gente que venía de otras calles igual no ha sido el mejor sitio. Sin embargo de momento has tenido suerte, aunque yo en tu lugar no abusaría de ella en próximas ocasiones. Te vas volando hasta el almacén 17, donde efectivamente encuentras un ventanuco abierto por donde entrar... y una escena curiosa en el interior. Hay cinco hombres con pinta de mercenarios curtidos y equipamiento muy moderno. Tres de ellos están jugando a las cartas encima de una caja, otro está dando vueltas por el interior y un quinto, con pinta de jefe por su equipo de mejor calidad, está sentado en una silla contra la pared contraria a la que has entrado tú. Es un hombre de pelo rojo largo recogido en una coleta. Los cinco llevan armaduras similares a las de antidisturbios o fuerzas especiales y fusiles de asalto consigo. El jefe además lleva una especie de pieza metálica que le rodea la cabeza a la altura de la mandíbula y una voluminosa mochila de chapa de PVC. De esta sale un cable que conecta con un subfusil de aspecto extraño a su cinturón. En lugar de cañón, tiene una antena y unos aros rodeándola.

- ¿Creéis que el mafiosete picará? - dice uno de los de la partida

- No creo, nadie es tan idiota. Pero nunca se sabe, igual viene.

- No digáis tonterías. Nadie que ha llegado tan lejos toma riesgos tan estúpidos. Como mucho mandará a un subordinado o dos... si es que se atreve. Bastantes ha perdido ya la noche pasada.

- Subestimáis a Il Bianco - responde el jefe - Ese hijo de puta tiene recursos, y si pica en la trampa, vendrá. No será un rival sencillo, así que estad listos.

Has llegado a captar ese fragmento de conversación mientras te colabas en el interior, pero en el momento en que el grueso de la arena de tu cuerpo cruza la ventana, el jefe se levanta de golpe. Pulsa un botón en la pieza metálica de su mandíbula y esta se convierte en un casco negro que le cubre toda la cabeza, con máscara respiratoria incluida.

- ¡Preparaos! ¡Mirad esa arena! Algo ocurre. Él ya debe estar aquí.
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Jue 27 Ago 2020 - 16:59

Había visto suficiente, y Livia había demostrado ser una desgraciada en toda regla. Vaya con la mosquita muerta que callado se lo tenía. EL problema de haberme hecho arena es que aquellos tipos me percibieron, o al menos a mi en forma de reguero de arena. Los muy necios pensaban que iba a enfrentarme a ellos, o que la menos iba a intentar algo. No fue así.

Procedí a retirarme del lugar tal y como había entrado, y pro fortuna, sin haber tomado mi forma humana ante aquellos tipos, pues tan sólo era una "corriente de arena" y lo que ellos supusieran que pudiera ser no era mi problema. Así que me alejé del lugar y traté de rehacerme en las lindes del bosque cercano a los almacenas, con el objetivo de que nadie me viera adoptar de nuevo mi forma original. Tras eso acudiría a la catedral donde supuse estaría Helena.

Si lograba encontrarla le diría lo que había descubierto sobre Livia y las armas. Le diría también que por gente como ella la Dama me había alertado de que si Toussaint no se curaba de ese tipo de gente, una gran sequía azotaría el país, tal y como había dicho en mi discurso el anterior día en la catedral durante la "misa". Si la sacerdotisa compartía mi preocupación, le diría finalmente que difundiera la palabra, pero que en vez de decir sólo que era Livia, achacara la inminente sequía también a los ricos que habían desangrado a Toussaint aprovechándose de ella. Que era hora de hacer algo, y que si me ayudaba, yo mismo "calmaría" a la Dama y evitaría los problemas que se avecinaban.

Helena era piadosa, y su posición como Suma Sacerdotisa de un culto que yo mismo había creado en la isla debía ser más que suficiente para que ella apoyara lo que proponía. Tampoco cabe olvidar que Helena supo, tanto por mi testimonio como por otros que he sido el único que ha visto a la Dama en varias ocasiones y ante el público.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Vie 28 Ago 2020 - 13:34

- Entiendo. En ese caso, iré a hablar al pueblo. Los fieles de la Dama no se quedarán en silencio mientras su Señora llama a defender la tierra.

Durante el resto de la tarde, los sacerdotes de la Dama y Helenne predican por las calles contra los que están desangrando a Toussaint y contra Livia. La situación al principio es solo tensa, pero hacia el atardecer empieza a haber algunos disturbios: ricos atacados en las calles, gente apedreando los cristales de las mansiones, saqueos... la situación aún no ha escalado a una de anarquía total por la intervención de la guardia de Batelier, pero aunque los soldados han mantenido de momento al pueblo controlado, han tenido que usar la fuerza. Y eso solo ha exaltado más los ánimos.

Llega al fin la noche y el momento de tu visita a la prisión. Esta en realidad no es una prisión como tal, sino el cuartel de la guardia, una pequeña fortificación rodeada de un muro de piedra. Sabes que los prisioneros están en las mazmorras del lugar. No sabes cómo es el edificio por dentro o si hay algún ventanuco que dé a las celdas. Además han redoblado la vigilancia por culpa de los disturbios. ¿Qué haces a continuación?
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Sáb 29 Ago 2020 - 21:13

La llama de la revolución había sido prendida. Que irónico que un  rico sea el que la haya encendido ¿no? Cualquiera diría que esta preparando su propio enterramiento, pero por fortuna yo había "cuidado" de los Toussianos desde que se había colocado la primera piedra en la isla...cosa que los "nuevos" ricos que llegaron no.

Llegada la tarde parecía que el descontento iba a más y más, y que los ricos empezaban a ver comprometida su posición en la isla. El pueblo se había levantado contra sus opresores, y muchos saqueaban y apedreaban las casas de los ricos que hasta hace nada se habían aprovechado de esas gentes. Finalmente los ciudadanos incluso llegaron a dar la cara contra la guardia de la ciudad, hasta el punto de que los "defensores del pueblo" usaron la fuerza contra sus propios compatriotas. Todo estaba listo, todo estaba a punto.

Me dirigí a la Catedral de la Dama, dejándome ver por las calles junto al pueblo mientras este criticaba y se enojaba contra los que estaban abusando de ellos. Podía ver concentraciones de gente por todos lados, desde pequeños grupos hasta multitudes que bien podrían compararse con un regimiento de infantería. La gente nada más verme en la plaza se quedó mirándome, con algún que otro vítore, crucé la empedrada plaza de la catedral hasta la entrada de la misma.

Supuse que Helene me recibiría y si lo hacía le susurraría al oído lo siguiente: Mi señora, es hora de que Toussaint decida por si misma, es hora de evitar el desastre, por la Dama y por todos los presente. Llevad a vuestros  sacerdotes a mi fábrica, está a pocas manzanas de la zona vieja. Decidles a los obreros que abran el almacén y entreguen a todo ciudadano comprometido con la causa, y con la Dama un arma...a mayores de las que tengan ellos en sus casas. Yo me encargaré de estas gentes, id, y cuando esto empiece, ocultad a todo niño y mujer en la Catedral y acogeros a sagrado.

Dicho esto me  dirigiría al podio exterior catedralicio para hablar a todos los ciudadanos que estaban allí presentes gritando e increpando a los ricos a viva voz. Si la guardia quería detenerme lo tendría bastante fastidiado, pues ¿iban a pasar por encima del pueblo? Lo dudo. Así que una vez arriba miré al frente, cogí aire profundamente y empecé mi último discurso.

-¡Ciudadanos, toussianos, compatriotas todos!- dije levantando las manos para que se calmaran y me permitieran hablar- La Dama ha escuchado vuestras súplicas, al igual que yo. Vuestras voces han agitado los cimientos mismos de Toussaint. Los ricos y poderosos os han dado la espalda demasiado tiempo, y como podéis ver, eso ha sido porque han querido. No he olvidado que yo mismo pertenezco a ese grupo, pero siempre mis recursos han estado al servicio de vosotros, el pueblo, y así lo atestiguan mis actos.

Me complace decir que se ha desbarato y levantado las máscaras de algunos de nuestros más "congraciados" y ricos miembros, los cuales, no han dudado soltar todo tipo de difamaciones y pruebas falsas en mi contra. ¿Y porqué compatriotas? ¿Porqué hacer eso contra mi?. Porque tienen MIEDO, miedo de que una Toussaint igualitaria es posible. Así que hoy os llamo, a vosotros el pueblo, a acabar con la sumisión y la insubordinación a la que los ricos y desatendidos os han estado sometiendo. La dama traerá sequías por los pecados cometidos contra esta tierra, pero decidme ¿Seréis vosotros los que paguéis por los pecados de otros? Dejadme deciros, que YO NO ESTOY DISPUESTO A QUE ESO OCURRA.


Cogí un poco de aire antes de continuar.

-Desde hoy todo rico será perseguido pro sus pecados y rendirá justicia ante el pueblo.-dije antes de posar mi mirada hacia los alrededores de la plaza, enfocando a los soldados que pudiera haber vigilantes o si había algún rico siendo apaleado. Mi mirada sería  casi asesina- Los que pretendieron acabar con mi vida han sembrado mi cuerpo de ceniza, fuego y muerte....PERO DEJADME DECIROS ALGO CLARO...mi determinación a lograr nuestro merecido futuro nunca ha sido tan enérgica.

Tras eso volví la vista a los ciudadanos.

-Esas gentes han demostrado ser un peligro para todos, pues bien sabéis lo que ha sucedido, pues bien sabéis que las señales y pruebas son claras y que la Dama nos protege. Habiendo sido la democracia mi elección y mi baluarte, los ricos no lo han dudado. Han atentado no sólo contra mi, sino contra vosotros...e incluso compatriotas nuestros han osado levantar sus armas contra nosotros. Así que aceptando vuestra propuestas que tiempo atrás me hicisteis, y a fin de poder garantizar la seguridad y la estabilidad...¡Toussaint pasa a ser el primer REINO INDEPENDIENTE E IGUALITARIO!¡ ¡Para así preservar la seguridad...de la sociedad!.

Concluiría esta última frase alzando los brazos hacia el cielo, como si de un mesías se tratara, esperando la reacción del pueblo. Mientras había dado el discurso, esperaba que los sacerdotes y parte de el pueblo viniera armado hacia la plaza a juntarse con el resto de sus compatriotas. Si la gente seguía vitoreando y gritando contra los ricos yo me pondría con ánimo de "cantante".

-Intenté ser su competencia, intenté ser su "amigo" para ayudar al pueblo y ya veis lo que ha pasado...
Era de esperar, no son más que adinerados
su estirpe usurera es una maldición.
Horror de dorada piel.
y derrocados están bien.
son bestias o tal vez peor.
son: RICOS. ¡Decidlo conmigo pueblo!


Dije antes de animarlos a que repitieran esta palabra.

Son seres inhumanos!.
¡Échenlos hacia el mar!
No son como vosotros ni yo.
Son todos muy perversos.
¡HOY DEBEMOS LUCHAR
PORQUE SON: RICOS!

¡Son diablos traicioneros
y hoy debemos luchar!.


Mientras "cantaba" y si todo salía bien, los sacerdotes y trabajadores de la fábrica junto algunos ciudadanos irían repartiendo armas.

¡Los ricos son demonios y su única intención es dominaros!
Recordad que bajo esa dorada faz no existe la verdad,
¡PUES NO SABEN NI LO QUE ES TRABAJAR!
¿Y porque? ¡¿Que son ellos, Toussianos?! RICOS, RICOS.
¡Seres inhumanos! Así que levantaos pues hoy hay que luchar!
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Dom 30 Ago 2020 - 5:36

La gente estalla en gritos ensordecedores. Algunos siguen tu canción repitiendo "ricos" a gritos furiosos, otros empiezan a gritar consignas, algunas entronándote ya y otras algo más violentas pidiendo la sangre de los ricos. Los pocos guardias de la zona empiezan a retirarse, pero un pobre desgraciado que tarda demasiado en retirarse es agarrado por la multitud y linchado a puñetazos y patadas. Entonces, cuando las primeras armas llegan a la plaza, llega un hombre corriendo con una pistola y lo mata de un tiro en la nuca. Tras eso la multitud comienza a gritar una proclama que todos acaban eventualmente repitiendo, con una misma voz:

- ¡Larga vida al rey! ¡Muerte a los ricos! ¡Meneror rey!

Un viejo herrero llega hasta ti, portando una corona. Es sencilla y austera hasta cierto punto: no tiene gemas, pero está hecha de plata y evidentemente hecha por manos hábiles. En el frente tiene grabado el escudo de Toussaint. El anciano se arrodilla frente a ti tendiéndote la corona.

- Mi señor, aquellos que deseábamos que reclamaseis vuestro trono llevamos tiempo esperando este momento. El pueblo ha colaborado para conseguir el dinero para la plata de esta corona. Por favor, acepte nuestro regalo.

Tras esta escena, cuando hayas decidido qué hacer con la corona, te encontrarás con que los sacerdotes y obreros han terminado de traer la mercancía. Tienes una gran multitud armada con ganas de matar y esparcir el caos, pero sin comandante u oficiales. De hecho, antes de que puedas dar órdenes varios grupos numerosos se marchan por su cuenta a buscar gente a la que linchar. Sin embargo, si te das prisa y empiezas a organizar al pueblo y dar órdenes, la mayor parte de la multitud aún está al alcance de tu voz.

- Mi señor - dice Helenne, acercándose - El pueblo está listo. Es hora de que toméis las riendas y organicéis la derrota de nuestros enemigos. Sin embargo recomiendo prudencia y piedad. ¿Vais a eliminar a todos los demás miembros del gobierno y el Consejo, o hay alguno al que queráis llamar a vuestro lado?
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Jue 3 Sep 2020 - 18:46

Parecía que mi mensaje había calado adecuadamente en las cabezas de los campesinos. Ahora uno de ellos me ofrecía una corona nada menos, y la verdad me gustaba. Con una leve sonrisa agarraría de los hombros al anciano y lo elevaría para que no estuviera de rodillas.

-Os agradezco tanto a vos como a todos este regalo, que es para mi a partir de ahora un símbolo de conciliación, no de poder.
- concluí ciñéndomela a la cabeza.

Por desgracia cuando torcí la vista de vuelta a la plaza pude ver como algunos de los campesinos ya se estaban marchando para linchar a todo rico que pillaran. La revolución había estallado, pero no iba a permitir que se me escapara el control de las manos. Así que desde la tribuna grité:

-¡Toussianos escuchadme! ¡Debemos estar unidos para la lucha y no ir por nuestra cuenta, pues pro separado no haremos nada!-dije intentando dar aviso a la multitud que seguía por allí. - Quiero hacer constar de que todos somos Toussianos, y por ello nuestra amada guardia, ciudadanos como nosotros, no debe ser tocada ni mancillada por nuestra furia. Desde esta tribuna alento a todo guardia de la ciudad a que deje sus armas y se una a esta revolución, que se una como un toussiano más entre hermanos protegidos por la Dama. No se tolerará luchas entre la guardia ni el pueblo, todos somos uno. Los guardias que no quieran unirse a nuestra cruzada, que depongan sus armas y se les dejará tranquilos. No queremos sangre de inocentes en nuestra manos, por consiguiente, tanto a la guardia como  a su comandante NO se les debe tocar a no ser que os ataquen

Dicho esto miré a los sacerdotes que estaban junto al pueblo. Al estar estos bajo el mando de Helena vi una buena posibilidad para llevar a cabo el "control" que tanto quería.

-Repártanse en grupos dirigidos por un sacerdote de la Dama. Ellos les bendecirán y protegerán espiritualmente, mientras que el pueblo les protegerá a ellos. Serán sus oficiales y les guiarán a los distintos puntos de la ciudad. Por este motivo, es hora ya de acabar con los que han mancillado Toussaint, lanzado viles mentiras, destruyendo a sus ciudadanos y enriqueciéndose a costa de ellos....¡Así que defendamos Toussaint! -dije antes de dirigirme a Helene- Si, que no se toque al comandante de Toussaint ni a sus hombres. Id a por los demás candidatos que se opongan a nuestra revolución. Ah y Helena, asaltad el almacén 17 y 34 del puerto, allí encontraréis armas y guardias de Livia que pretendían ser usadas contra nosotros

Tras haberle dicho esto a la sacerdotisa le dije que diera instrucciones a sus sacerdote. No se debía derramar sangre del pueblo, esa era una condición tanto fuera guardia como pueblerino. Los objetivos de la turba serían: Las diferentes casas de los ricos de la ciudad, teniendo a Livia y Alais como los primeros en la lista. No se debía de tocar ni a mercaderes ni adinerados medios, pues estos trabajaban para el pueblo y no como los ricos que acumulaban toneladas de oro. Todo rico o contrario a la revolución sería empujado o "conducido muy educadamente" hacia el puerto de Toussaint, a las afueras de la ciudad. Si oponían resistencia atacando al pueblo y negándose a rendirse, se le dispararía o asediaría en su propio domicilio.

Si los respectivos ricos tenían guardia en sus casas y este tipo de cosas totalmente previsibles, no se pegaría un tiro a no ser que ellos dispararan primero, pues el objetivo es que el pueblo viera como los ricos no dudaban en disparar al pueblo por mantener su posición. Si todo salía acorde a lo estipulado, tendría una fila de ricos en el puerto en un par de horas.

Yo por mi parte iría con la turba que iría a casa de Livia.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Dom 6 Sep 2020 - 0:09

Incluso en un ejército profesional los oficiales tienen dificultades para mantener la disciplina durante el asalto de una ciudad. Teniendo el poder de las armas y ocultos bajo el caos de la batalla, la tentación de asaltar tiendas, almacenes o casas en busca de botín o mujeres suele acabar pudiendo a los soldados. Y en tu caso no es un ejército profesional, sino una turba furiosa buscando cabezas de turco contra los que descargar su rabia. Más aún, como te dije aunque la mayor parte de los ciudadanos te han oído, varios grupos numerosos partieron antes de que dieses tus órdenes. Pronto el caos se extiende por la ciudad como chispas por un polvorín. Mientras avanzas por el camino hacia la casa de Livia, ves guardias y rebeldes muertos por las calles, casas ardiendo y escuchas disparos desde otros puntos de la ciudad.

No tardáis en llegar a las proximidades de la casa de Livia. Esta está al final de la calle que recorréis ahora. Se trata de una mansión de dos pisos de color blanco y tejado azul, rodeada por una verja de acero. Sin embargo en el momento en que estáis a tres edificios de distancia, recibís un único aviso. La voz procede de algún punto frente a vosotros, y parece amplificada de algún modo:

- Deponed las armas y marchaos. En caso contrario, no nos hacemos cargo de las consecuencias.

Estas palabras no bastan para frenar a la turba enardecida, que no se detiene ni por un instante. Algunos empiezan a increpar a gritos furiosos al misterioso extraño, mientras cargan sus armas y se preparan para la más que probable reyerta. Como respuesta, de las esquinas de los dos últimos edificios, a unos veinte metros de vosotros, salen dos ametralladoras rotatorias móviles. Su dotación parece profesional y bien entrenada, pues en un momento las encaran a la multitud y empiezan su letal salva de disparos. Tienes apenas unos instantes para reaccionar. Estás en primera línea de tiro, así que si no haces algo tú también serás acribillado.

ametralladoras:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 Maxim1
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 15 Sep 2020 - 17:46

-¡A cubierto!- gritaría mientras agarraba con mi mano al primer campesino que viera y tiraría de él hacia los soportales que había a ambos lados de la calle para cubrirnos. Pensé que con mi grito el resto se darían por aludidos y harían lo propio de cubrirse en las coberturas de los edificios. Obviamente iban a caer bastantes, sobre todo porque no cabía un aguja en un pajar en aquella calle de tantos como éramos.

Si lográbamos que la mayoría se apartara del fuego de la ametralladora, o al menos lo suficientes, le diría a uno de los sacerdotes que estaban junto a mi a cubierto.

-Llevaos a los que porten mosquete a la calle paralela de la derecha, yo me llevaré a los que tienen pistolas y espadas por la izquierda. Entrad en los edificios que esté frente a las ametralladoras desde esa calle y flanquearlos, nosotros saldremos una calle más adelante para pillarlos por la espalda. Venga ¡Moveos moveos muchachos!

Tras decir esto le comuniqué a un tercer sacerdote, que estaba en una cobertura al otro lado de la calle para que cogiera a las personas que tenía junto a él y dispararan varios tiros contra las ametralladoras. No con intención de matar a los que estaban tras ellas, sino de dar cobertura para que el resto pudiéramos desaparecer por las calles paralelas.

Estaba seguro de que podrían salirnos al encuentro de dichas calles más guardias y soldados, por ese motivo trataría, al menos mi grupo de ir con cuidado y alerta apuntando a las ventanas de los edificios y al frente. No quería usar mi habilidad, pero si em tocaban demasiado los cojones me daba a mi que no me quedaría otra. El objetivo era tomar a los líderes cuanto antes, y aquellas ametralladoras eran un estorbo.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Miér 16 Sep 2020 - 5:06

Decenas caen en los primeros segundos. Apartas a gente, llamas al orden, te vas a los soportales... pero estáis en una trampa mortal. Antes de que tus hombres puedan comenzar a cubrirse ordenadamente el pánico cunde sobre ellos y comienzan a empujarse y correr. Algunos intentan cargar contra las ametralladora, pero son los primeros en caer. Otros se escapan corriendo por las calles secundarias, otros caen al suelo. Los sacerdotes intentan ayudarte a llamar al orden, pero uno de ellos recibe una tanda de tiros en el pecho y es derribado, indudablemente herido de muerte y probablemente más allá de toda salvación... salvo que recibiese atención médica inmediata por un cirujano experto y fuese operado. El resultado es que para cuando la gente te obedece finalmente y se refugian en los callejones y soportales, entre muertos, heridos y fugados calculas haber perdido un cuarenta por ciento de tu fuerza original o más. Las turbas armadas son útiles... pero el armamento moderno es letal y eficaz contra las multitudes.

- Majestad, no me atrevería a desobedecer vuestras órdenes, pero con el caos que tenemos resultaría imposible organizar a pistoleros y fusileros para que intercambien lados de la calle. Acabaríamos perdiendo muchos más hombres en un intercambio inútil de fuerzas entre lados. Le sugiero que me deje ir con los que estén al otro lado de la calle, independientemente de las armas que porten. Por supuesto, sus órdenes son las definitivas.

Una vez le des tus órdenes definitivas, el sacerdote corre para cruzar la calle. A las ametralladoras no les da tiempo a calentar mecanismos tan rápido, pero varios mercenarios con fusiles disparan desde detrás de estas. Uno de los tiros le da en la pierna derribándolo, y el sacerdote acaba teniendo que arrastrarse hasta el lado contrario de la calle. Antes de que las ametralladoras terminen de rematarlo, los ciudadanos lo recogen. Supones que ha podido dar las órdenes, porque ves movimiento al otro lado de la calle. Por tu parte, tras hacer un mal movimiento notas un pinchazo algo por encima de la cadera izquierda. Entonces te das cuenta de que estás sangrando. Por la adrenalina no lo habías notado hasta ahora, pero una bala perdida te alcanzó durante el tiroteo. No es una herida grave, pero ándate con ojo. Podría ser un impedimento para pelear eficazmente.

Algunos ciudadanos, siguiendo las órdenes que has dado al tercer sacerdote (aunque no tengo claro cuál es el segundo), comienzan a disparar contra los enemigos mientras el resto os metéis por las callejuelas para rodear a los enemigos. Al principio escuchas fuego de ametralladora, pero este se detiene rápidamente. Crees escuchar a continuación un ruido metálico. Entonces cuando llegáis al final de la línea de edificios, ves que las ametralladoras ya no están al final de la calle. Los mercenarios han abierto la verja de la mansión de Livia y han retirado las ametralladoras al patio de esta, quedando su retaguardia cubierta por la casa. A estas dos se le suman que las ventanas de la casa de Livia empiezan a abrirse y asoman gente armada.

Y una vez más, en cuanto tus hombres asoman desde las ventanas de los edificios de enfrente y las calles, las armas de fuego empiezan a rugir contra vosotros.

Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Dom 24 Ene 2021 - 9:19

El ruido era continuo, pues los mosquetes, fusiles y gattling no daban respiro alguno a mis "hombres" que trataban de disparar desde el otro lado de la calle y a través de los ventanucos de las casas. La cosa estaba en un punto muerto, a pesar de que Livia claramente tenía una posición defensiva buena.

Era hora de "parlamentar". Por todos los dioses como odiaba esa estúpida palabra. Lancé un grito en las calles alertando a todos de que cesaran el fuego y el avance contra el objetivo. Pues era hora de pensar con la cabeza fría. Así que caminando por una de las calles, y pasando entre los campesinos armados cogí un trozo de tela de uno de ellos, concretamente un pequeño fajín rojo. Su dueño no me dijo nada, ya que le dije: "Con permiso". El dueño al ver que era para vendarme la herida de bala no hizo pregunta alguna por apropiarme de su fajín, simplemente asintió con la cabeza y continuó revisando su mosquete.

Una vez vendada la herida y oculta esta por mi abrigo, pedí que me dieran una de las horcas de madera que portaban algunos de los campesinos. Cuando me la entregaron saqué mi pañuelo de seda blanco del bolsillo derecho y lo até en su extremo. Todos miraban expectantes en la callejuela lo que estaba haciendo. Yo me quedé mirándoles, pues parecía que buscaban una respuesta.

-No pienso derramar más sangre Toussiana. Le ofreceré un pacto, y todos sois testigos. Ofreceré a Livia el poder irse con sus hombres y riquezas de la isla. Pues ha matado a los nuestros, y la vía del perdón se me antoja imposible. No abráis fuego ni carguéis contra el enemigo hasta que yo grite. Es hora de acabar con esto.

Dicho esto y con algunos aplausos me dispuse a cruzar lo que me quedaba de callejuela para salir a la calle principal, entre los edificios donde estaban atrincherados el pueblo de Toussaint y la mansión de Livia. Uno de los sacerdotes que seguía vivo se acercó a mi con intención de hablarme, pero no le di tiempo. Pues cogí su caracófono del cinturón y procedí a hacer una llamada.

-"Aqui Teniente Hubson del Big Crocodile" desde la bahía. Identifíquese.

-Vos siempre tan militar Hubson.

-¿Capitán?. ¿Está bien? Hemos escuchado los ruidos y disparos en la ciudad y vemos piras de humo cerca de la catedral y del Barrio Nuevo.

-Apuntad los cañones hacia la mansión de la Srta Livia, en el Barrio nuevo, distrito rico junto al casino. Esperad orden para abrir baterías.

-Señor es posible que le demos a los edificios entre el puerto y el Barrio Nuevo...pero podremos hacerlo. Esperamos su llamada pues.

"Bien" dije antes de colgar y guardar el caracófono en mi bolsillo del pantalón mientras continuaba caminando.

Llevaba ondeando la bandera blanca, en señal de parlamento. Esperaba que aquellos hombres cesaran en su fuego de gattling, pues no creo que se ganaran a mucha gente disparando a una persona con bandera blanca...y si lo hacían, pobres de ellos.

De todas maneras según caminaba parecía que estaba absorto en mis pensamientos, con la mirada al frente. En ese momento un pequeño aire comenzó a levantarse. No era más fuerte que un vientecillo arenoso propio de la estación veraniega, nada importante...aunque para mi si lo era.

Si no me disparaban y me veían, esperaría en la calle, mirando la mansión de Livia, a la espera de que ella hiciera lo mismo que yo...dar la puñetera cara y venir a hablar conmigo cara a cara y no desde su "fortaleza".
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Dom 24 Ene 2021 - 16:29

Los disparos enmarcan tus palabras, con tus hombres y los de Livia disparándose desde la cobertura de las ventanas y las gatlings escupiendo muerte. Sin embargo en cuanto das noticia de que vas a negociar, tus órdenes empiezan a ser rápidamente transmitidas boca a boca, a falta de oficiales. Tras unos momentos, el fuego desde tu lado se detiene y los hombres se cubren. Sin blancos a los que disparar, los soldados de Livia se detienen. Durante un instante el silencio, interrumpido solo por sonidos lejanos de pelea, se detiene. Entonces sales con la bandera de tregua, pero un único disparo resuena y la bala golpea la pared a tu lado, a centímetros de ti. Escuchas gritos enfadados en las posiciones enemigas y el disparo no se repite. Parece que algún soldado de gatillo fácil va a ser castigado. Tras un momento, una persona sale de la mansión. Lo reconoces: es el jefe de los mercenarios del almacén. Sigue llevando ese extraño fusil sin cañón y la armadura moderna que le viste.

- Volvemos a toparnos, Meneror. ¿Qué quieres ahora de nosotros? - grita desde una distancia prudencial de unos ocho metros.

Parece algo inquiero y mira con desconfianza los edificios cercano, vigilando las ventanas. No te apunta, pero mantiene su arma en mano y el dedo sobre el gatillo. Se fija entonces en algo en el aire y frunce en el ceño.

- Si vamos a parlamentar, retira tu arena. No me apetece más trucos sucios como en el almacén.
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Dom 24 Ene 2021 - 22:20

La tregua había funcionado, o eso pensaba ya que al menos no había abierto fuego contra mi. Salvo por una pequeña bala "perdida" que dio a pocos centímetros de mi posición podría decir que la "tregua" fue un éxito.

Así que allí estaba plantado como un girasol en mitad del pavimento con la bandera improvisada en lo alto. En ese momento salió a recibirme nada menos que alguien a quién había visto, el jefe de los mercenarios. Pensaba que nadie me había visto en el almacén, ya que creía recordar que no me habían visto, y que como mucho pudieron haber escuchado el siseo de la arena en el aire, pero debí estar equivocado.

La cuestión es que salió a mi encuentro, pero se mantuvo a una distancia prudencial. No le culpaba, un hombre precavido siempre es digno de ver.

-¿Que qué quiero?
-dije con un tono de pregunta y asombro -LA PAZ.-dije con un tono firme y alto.

Di unos pasos hacia adelante para que me escuchara mejor.

- Quiero hablar con vuestra jefa cara a cara. Esto tiene que acabar. No derramaré sangre Tousiana para llegar hasta esta mansión...ni tampoco la de gentes contratadas como vos. No sois mi enemigo, y si por mi fuera os daría vuestro peso en oro y armas y os dejaría iros sin mayor problema de la isla si es vuestro deseo, más no seáis un bache más para mi en el camino. No es necesario que vuestros hombres mueran por una guerra que ni les va ni les viene, cuando pueden ganar mucho más deponiendo las armas

No tenía intención de que aceptara mi propuesta, simplemente era un comentario, pero al menos esperaba que se planteara las cosas. ¿Qué Livia les pagaba? Si. Pero lo que manda para un mercenario es que su lealtad se debe al mejor postor.

El problema surgió cuando dijo lo de la arena. Yo esbocé una leve sonrisa mientras sacaba un habano del bolsillo de mi abrigo, y con mi cipo lo encendí y me lo llevé a la boca. Exhalé un poco de humo hacia el aire y le respondí.

-Creedme si os digo que este leve viento arenoso veraniego no es obra mía, sino de la Dama a la que gentes como vuestra "jefa" ha ofendido. Lucháis contra fuerzas que no llegáis a comprender. Yo me preocuparía más por todas las armas y gentes que os están apuntando ahora mismo que por un viento levantino.... y ahora ¿Podré hablar con Livia o he de esperarla aquí en mitad de la calle?
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Lun 25 Ene 2021 - 3:38

El mercenario esboza una sonrisa irónica y niega con la cabeza. Suelta una suave risa y te mira a los ojos, manteniendo la sonrisa:

- ¿Paz, Il Bianco? No me vengas con payasadas y palabras bonitas, si me perdonas la expresión. Tú eres el que ha venido a atacarnos con una muchedumbre armada y el que ha estado intentando quemar las propiedades de mi jefa y colarte en sus almacenes.

Escupe a un lado. Verdaderamente es todo un mercenario. No tiene ni idea de diplomacia o modales, aunque eso suele importar poco cuando todo tu trabajo se resume a liderar gente armada y matar personas. Cierto, hay mercenarios de mejor talante y modales... pero también muchos del carácter de este hombre.

- Livia no va a reunirse contigo. Ni siquiera está aquí. Llegas tarde, Il Bianco. ¿De verdad crees que iba a ser tan idiota como para quedarse en su casa durante una revuelta popular? - niega con la cabeza - Nosotros estábamos para cubrir su retirada, y hemos cumplido. No pondrás tus manos sobre ella, pirata.

Echa mano de un compartimento en su cinturón y saca un Ko Den Den Mushi, una especie más pequeña de caracol que solo puede hacer llamadas locales. Tras conectar la línea, te mira y te dice:

- Lo que tengas que decirle, se lo dirás por llamada. Es lo más cerca que volveréis a estar.

Entonces, la voz de Livia suena a través del caracol.

- ¿Dreg? Espero que sea importante.

- Sí, jefa. El puto Meneror en persona está delante mía, y quiere parlamentar contigo - suelta una risotada.

- ¿Meneror...? Entiendo - hay una pausa - Señor Cancill... no, ya no. Señor Meneror, os escucho. Decid lo que tengáis que decir.
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 25 Ene 2021 - 12:56

Al igual que una rata, Livia decidió poner pies en polvorosa. No puedo culparla ya que me era difícil de creer que alguien como ella diera la cara, y más teniendo gente armada a su servicio. La cuestión ahora era ver como podría verla cara a cara. Livia no era tonta, o al menos eso se veía con sus últimos actos. Así que opté por ser diplomático, pues todo Toussaint estaba mirándonos ahora mismo en aquella calle frente a la mansión.

Exhalé un poco de humo por la boca mientras antes de responder al jefe.

-No veo que no, para eso ya os tiene a vosotros como carne de cañón mientras ella y su riqueza están a buen recaudo. No la culpo, cuantos más muráis aquí hoy, menos dinero por cabeza tendrá que pagaros. -dije sacando el puro de la boca y agarrándolo con la mano- ¿No te parece divertida la lealtad?. Mi propuesta sigue en pie.

Tras decir esto vi como se llevaba la mano a su den den mushi y contactaba con Liva. Parecía estar muy tranquila, y hasta jocosamente trató de llamarme Canciller, por si podía hurgar en la herida.

-Entre tanto disparo y humo no he podido veros
-dije irónico- Desde vuestra madriguera debéis tener unas buenas vistas para ver como sus mercenarios mueren por usted. Pensaba que los tenía más en consideración. Y luego soy yo el criminal...- dije mirando al jefe de los mercenarios antes de volver a mirar al den den mushi- amento haberla judgado con un estándar tan alto estos años.- dije con tono irónico.

-Quiero poner fin a este conflicto, y para ello me gustaría veros en la plaza de la catedral en treinta minutos. Podéis ignorar la petición, pero estáis ante los ojos de todos, y creedme, aunque me quitéis a mi de la partida, dudo que estas gentes queden contentas ante vuestra negativa. No hay trampa ni cartón, os lo juro, venid y arreglemos este desaguisado. Pondremos una mesa en la plaza, dos sillas, solo vos y yo ante la expectativa del pueblo. Escuchad mi oferta, valoradla y decidid una vez concluyamos dicha reunión. Nada se hará contra vos

Una vez dicho esto me volví hacia el mercenario.

-Mi oferta para con los vuestros sigue en pie. A mayores añadid esto: Podéis acompañar a vuestra "jefa" si así gustáis. Y os prometo que nadie cruzará la puerta de la mansión, tenéis mi palabra, pues a pesar de vuestro apelativo hacia a mi...todavía me considero un hombre de honor. No he venido a derramar más sangre, al menos no la suya.

Dicho esto me daría la vuelta y comenzaría a caminar para volver a los soportales donde estaban expectantes el pueblo. El viento soplaba levemente con ese polvillo arenoso que parecía "asustar" o "incomodar" al mercenario.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Omega Lun 25 Ene 2021 - 20:37

Una vez terminas de exponer tus condiciones, hay un tenso silencio. Durante un momento el caracol no responde, manteniendo un rostro neutro. Finalmente, suena una suave y corta risa al otro lado de la línea.

- Debéis pensar que soy una idiota crédula. No voy a aparecer frente al populacho cuando los habéis azuzado contra mí. Lo mejor que podría pasarme si aparezco es que me arrojen fruta podrida e intenten darnos una paliza en mitad de la calle. Lo más probable, que pidan mi cabeza y me linchen allí mismo tras un legalmente dudoso juicio popular por los crímenes imaginarios que me achacáis - chasquea la lengua - No, señor Meneror. No voy a ir. Ni en media hora, ni en toda la noche. De hecho, mientras los ánimos sigan caldeados y milicias armadas rompiendo la legalidad, no tendréis esa reunión. Hablaremos en persona o bien cuando la guardia haya aplastado vuestra insurrección y estéis en una celda a la espera de vuestro juicio, o cuando recobréis vuestro sentido común, pongáis fin a esta locura y renunciéis a vuestro puesto de Canciller interino y a vuestra candidatura. Hasta entonces, si pretendéis aún que en algún momento parlamentemos, os marcharéis con vuestra horda de plebeyos a otro lado y respetaréis mis posesiones.

El caracol hace el sonido de corte de llamada y cierra los ojos. El mercenario se lo vuelve a guardar en el cinturón y te mira, expectante.

- Ya has oído a la jefa. Márchate con tu grupo de rebeldes o seguiremos masacrando a los cabrones que te acompañan.

Tras decir eso, toca con el índice izquierdo la pieza metálica de su cabeza e, igual que en el almacén, un casco de metal con respirador se despliega desde esta cubriéndole toda la cabeza. Entonces se da la vuelta y se dirige hacia la mansión a paso rápido. Es decisión tuya lo que hacer. ¿Atacas o te marchas? Si decides volver con tus tropas, verás que ha llegado una mensajera desde el centro de la ciudad:

- ¡Majestad! ¡La guardia de la ciudad nos ataca! ¡Están abriéndose paso hacia la catedral, y nadie logra pararlos! Hemos sufrido decenas de bajas en cuestión de minutos. ¿Cuáles son sus órdenes?
Omega
Mensajes :
269

Fecha de inscripción :
10/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm64/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm66580/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (66580/1000000)
Berries: 738.000
Ver perfil de usuario

Agente de campo
Omega

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Lun 25 Ene 2021 - 21:43

Con gusto le arrancaría la garganta de un gancho de garfio. La cosa estaba neutral. Ni ellos darían el primer golpe ni yo les daría uno. La revuelta había sido un éxito, al menos en lo que al levantamiento se refiere. El problema que tenía ahora era tener un "ejército" descabezado, sin entrenamiento pero armado. Era hora de cambiar esto, o al menos de intentar minimizar los riesgos de que la situación siguiera así.

Así que una vez llegado junto a mis hombres traté de buscar a los sacerdotes que quedaran vivos para tener una corta charla con ellos. Les exponía que en este intervalo de tiempo, de tregua podría decirse, establecieran centurias y le asignaran un comandante, y que este debía responder ante los sacerdotes. A su vez los sacerdotes junto a otra gente del pueblo llano debían buscar a ex-soldados o gente de la turba que tuviera un mínimo de experiencia militar. Al menos así tendríamos algún que otro oficial decente. De no haberlos, pues nombrar oficiales provisionales a los que los sacerdotes consideraran mejor cualificados para el puesto temporal.

Di orden de que se vigilaran las calles y se mantuviera la posición varias calles más abajo de la mansión de Livia. Así mismo que se atendiera a los heridos. Finalmente di orden de que se colocaran vigías por los distritos circundantes de donde estaba el grueso de mi "ejército", por si alguien deseaba hacernos una visita inesperada.

No podía evitar pensar en las palabras de Livia mientras atendían mi herida. La muy bastarda había jugado bien sus cartas, cosa que yo no tanto. Cuando acabaron de revisar mi herida  comencé a caminar calle abajo ya que un mensajero quería hablar conmigo.

-¿La guardia?-dije confuso al no haberme dado cuenta sobre ellos. ¿Qué demonios iban a hacer un puñado de hombres contra sus paisanos? .Llevaba mi den den mushi en el bolsillo, pues no había acabado todavía con el comandante de Livia, pero ahora mi atención estaba para con la guardia de la ciudad.

-Mantened las posiciones pero no abráis fuego hasta que yo lo diga. Trataré de evitar derramar más sangre...este no es el camino

dije en alto para que todos lo escucharan.
Así que salí a su encuentro yo solo, caminando tranquilo con las manos, bueno con la mano, en el bolsillo y el habano en la boca. En el momento en que empecé a divisar en la lejanía a los soldados levanté ambas extremidades.

-¡Caballeros!- Dije con amabilidad mientras trataba de buscar a alguien con la mirada....a su comandante. Batelier, el jefe de la guardia y un hombre de principios. Estaba seguro de que no iba a gustarle anda lo sucedido, pero esperaba poder charlar con él o al menos que se apartara de mi camino. Ya bastantes problemas tenía, y a Livia podía hacerla pasar por enemiga del pueblo....pero no a Batelier.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Velkan Byrne Mar 26 Ene 2021 - 4:13

Das las órdenes para intentar convertir tu azarosa rebelión en un ejército más o menos apañado. Solo hay dos sacerdotes contigo en este momento, y uno de ellos está incapacitado por una herida en la pierna. Sin embargo, transmiten tus órdenes lo mejor que pueden y envían mensajeros a los demás sirvientes de la Iglesia para que cumplan tu voluntad. Dejando eso listo, partes solo al centro de la ciudad en busca de las tropas de Batelier. A medida avanzas, te encuentras que la apacible y rica villa se ha convertido en un caos. Disparos por todos lados, ruidos de batalla, edificios en llamas... sin embargo a medida te aproximas a la zona de la catedral el ruido aminora. Esta zona parece más tranquila. ¿Aún no han llegado los hombres de Batelier? A lo mejor los rebeldes han logrado frenarles.

¡Ser, o no ser, es la cuestión! ¿Qué debe
más dignamente optar el alma noble
entre sufrir de la fortuna impía
el porfiador rigor, o rebelarse
contra un mar de desdichas, y afrontándolo
desaparecer con ellas?

Ser o no ser, la alternativa es esa!
Si es a la luz de la razon mas digno
sufrir los golpes y punzantes dardos
de suerte horrenda, o terminar la lucha
en guerra contra un pielago de males.

Ser o no ser... He ahí el dilema.
¿Qué es mejor para el alma,
sufrir insultos de Fortuna, golpes, dardos,
o levantarse en armas contra el océano del mal,
y oponerse a él y que así cesen?

Ser o no ser, todo el problema es ése
¿qué es más noble al espíritu, sufrir
golpes y dardos de la airada suerte,
o tomar armas contra un mar de angustias
y darles fin luchando?


Una voz recita un soliloquio en tono solemne desde algún lugar cercano. Dirías que es en el callejón de tu derecha, cuando un movimiento te hace mirar al lado contrario. De todas las callejuelas y escondites más inverosímiles como barriles o escombros, salen personas. Van todos cubiertos con capas y capuchas de color verde y te rodean a una distancia prudencial. Puedes ver fusiles, espadas, pistolas y cuchillos. Uno frente a ti avanza un paso y, en ese momento, puedes ver su rostro: es Oleg, el hombre que te envió al almacén de Livia. Junto a él se sitúa un hombre de rostro fiero y adusto, con pelo negro. Crees haberlo visto alguna vez con Nassor, pero no sabes su nombre.

- Si mi hora es llegada, no hay que esperarla, si no ha de venir ya, señal que es ahora, y si ahora no fuese, habrá de ser después: todo consiste en hallarse prevenido para cuando venga. Si el hombre, al terminar su vida, ignora siempre lo que podría ocurrir después, ¿qué importa que la pierda tarde o presto? Sepa morir - el moreno termina su soliloquio y te mira solemnemente a los ojos - Corto ha sido vuestro reinado, majestad, y corta ha sido nuestra alianza. El rey ha muerto - mira a sus seguidores - Larga vida al rey.

- ¡Larga vida al rey!

Con este grito grupal, una persona situada a varias casas de distancia sabe que es su momento de actuar. Su mira lleva ya tiempo alineada con la cabeza de su objetivo. Su dedo acarició el gatillo, el francotirador listo para enviar su letal mensaje al rey de Toussaint, Meneror I.

- Larga vida al rey - y con ese murmullo, disparó.
Velkan Byrne
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58215/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58215/1000000)
Berries: 32.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 26 Ene 2021 - 11:25

Me pegaría en la cabeza con mi propio garfio hasta abrirme el cráneo por lo idiota que he sido. ¿Viene una desconocida y ya doy por sentado de que es de los mío? ¿Estoy tonto o qué?¿ Había inhalado humo en exceso o como? Maldita sea tengo que ser un maldito paranoico y no dejarme envolver en más emboscadas.

Parecía ser que había recibido una auténtica comitiva de bienvenida ante mi, y entre los presentes una cara conocida. Aunque no me erizó tanto el cabello ver como los que estaban ante mi eran revolucionarios, si que lo hizo el ver una cara conocida...un hombre de Nassor. Y encima parecía que tuvieran a un puñetero trovador o algo por el estilo para amenizarme la emboscada.

Y de imprevisto antes de que pudiera decir palabra alguna un disparo se efectuó contra mi. ¿Era mi final? Y una hez. Un gran boquete quedó en mi cabeza pero yo me mantenía de pie mirando fijamente a los "asaltantes", concretamente enfocando a aquel tipo que me sonaba. La herida de bala no tardó en cerrarse, pasando de un agujero arenoso a carne, músculos y hueso nuevamente.

Llevé mi mano al habano, inspiré profundamente una calada de el, y luego exhalé el humo con toda la tranquilidad del mundo antes de volver a morder su punta con los dientes y esconder mi mano tras mi abrigo.

-Nunca me ha gustado el teatro....
-dije con un tono pesado y cansado, hasta que se tornó amenazante. -  Está empezando a ser una tendencia el dispararme antes de poder ni tan siquiera explicarme....veo que la cobardía últimamente viste de verde.

Di dos pasos hacia ellos, esperando que se sorprendieran por lo que había sucedido mientras un leve aire arenoso comenzaba a levantarse.

-Os voy a dar la oportunidad que vosotros me acabáis de negar, a pesar de que no me costaría ni dos minutos mandaros al infierno a cada uno de vosotros- dije dejando palpable mi enfado por la cobardía del disparo.- Pero como podéis ver estoy muy ocupado y sé que debo dar explicaciones, pero a a ustedes...sino a usted- dije efocándome nuevamente al tipo que parecía conocer.

-Las cosas no han ido como esperaba, pero de momento está marchando "bien". No quiero que la revolución se inmiscuya ahora. Nassor tendrá lo que le he prometido, aunque si duda tanto de mi palabra como para hacerme asesinar...quizás he elegido mal el bando. Así que escuchad....os diré las cosas claras, una de cal y otra de arena.


Tras decir aquello cogí aire y proseguí sin quitar la vista de toda aquella gente.

- No he olvidado el pacto con Nassor, sé lo que debo hacer. Me he visto forzado a levantar al pueblo en armas, pues el consejo de la ciudad no está tan limpio como parece. Hay armas cuya autorización no ha pasado por mi en los almacenes del pueblo. La Sr Livia está llevando negocios de venta de armas que claramente no son para ustedes. ¿Para quién podrían ser entonces? Adivínenlo. He tenido que desautorizar al consejo al ver que Toussaint no será libre, ni estará controlada si hay caciques por encima de mi...a pesar de que ostente un título mayor.  La revuelta está funcionando, y no pueden quejarse de los heridos o muertos. Pues el pueblo sabe que quienes han abierto fuego primero son aquellos que los han oprimido en la sombra durante años. Livia está escondida en algún lugar de la ciudad, mientras que el resto del consejo no se ha pronunciado, y otros se han unido a esta cruzada. Este desaguisado acabará cuando el sol despunte al alba. Y ahora....la de arena.

Quité el habano de mi boca nuevamente, y las venas del cuello se marcaron.

-¿Quién cojones os creéis que soy? ¿ Vuestra meretriz? No os confundáis, no debo lealtad a nadie y espero que eso quede claro. Tengo un negocio con vuestro jefe, no lo he olvidado y deseo mantener las buenas relaciones con él...pero no tratéis de subestimarme. Nassor tendrá un puerto franco aquí para la revolución tal y como le prometí  y  lo estoy logrando. El fin justifica los medios y por el momento, he hecho más yo en una tarde que la revolución en años en otras islas, así que espero que no me vengáis con recriminaciones por algo que estoy haciendo yo solo. Si la revolución quiere ir junto a mi mano, yo lo iré gustoso con ella. Pero no me subestiméis, porque antes de perder esta isla, juro que la reduzco a cenizas a pesar de que tenga a todos los revolucionarios y al globo entero tras de mí.


Estaba francamente cansado de esta gente. Es muy fácil criticar viendo lo toros desde la barrera. Me daba igual si se me echaban a la yugular. Tenía un gran enfado encima, y creo que justificado. No iba a dejarme pisar por ellos ¿Que se han creído? Que por que me facilitaran algunas cosas debo poner mi trasero ante ellos? Ellos van a recibir mucho más que yo con todo esto. Tenía un trato con la revolución que pensaba cumplir por la cuenta que me traía. No quería a Nassor como enemigo, pero aunque fuera más fuerte que yo tampoco me iba a dejar pisar por nadie aunque muriera.

-Omitiré este intento de asesinato y continuaré con mi labor. Tendréis lo pactado, soy hombre de palabra- dije mirando al tipo que me sonaba- Pero la próxima vez que intentéis hacerme una jugada como esta, os juro que no seré yo el que saldrá mal parado.

Tras esto saqué una pequeña tarjeta del bolsillo de pechera del chaleco y se la arrojé delante de los revolucionarios.

-Ahí está mi número. Cualquier cosa que necesitéis de "verdad", y no una regañina absurda, os cogeré gustoso y os daré todas las explicaciones que queráis, pero no voy a tolerar que se me insulte de esta manera....siempre cumplo mi palabra, sea cuales sean mis artimañas para lograr el objetivo.

Dicho esto mi cuerpo de repente explotó en un montón de arena que se esparció por el aire disipándose en el ambiente y cogiendo altura en el cielo para desaparecer en la lejanía, rumbo hacia la mansión de Livia. Estaba cansado.

Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Velkan Byrne Mar 26 Ene 2021 - 18:24

En cuanto tu cabeza estalla en arena, los revolucionarios retroceden de un salto. No parecen tan sorprendidos como... preocupados. Entonces al jefe del grupo, el hombre que te ha hablado, se le cae la capucha hacia atrás y le reconoces. No te habías dado cuenta antes de quién era porque tú lo conocías con pelo es rubio, pero al verle directamente la cara a la luz de la luna y los fuegos, te das cuenta de quién es: es Mika Pytescu, el miembro del Consejo que habló contigo hace unos días, después de que te interesases en él al saber que se había reunido con Livia.

- Así que era cierto. Preparad las contramedidas.

Dos de los revolucionarios sacan unos tubos metálicos rectos y alargados conectados por tubos de tela a algo bajo su capa, y te apuntan. Hablas sin miedo a la amenaza, y Mika alza una mano para que te dejen hablar. Te escucha en silencio a lo largo de tu perorata, y cuando vas a irte hace un gesto con la pierna. Desde esta se extiende una capa de un material brillante y transparente por el suelo. Entonces, desde esta, se alza frente a ti un muro de ese mismo material, contra el que se estampa tu arena.

- Ahora vas a escucharme tú a mí, Meneror. Mi nombre es Mircea Dzardescu, Teniente de la Armada Revolucionaria. Me da igual lo que hayas pactado con Nassor. No es mi jefe, yo soy el suyo, así que mi palabra es la que cuenta. Has estado envenenando al pueblo con tu droga e intentas lidiar con rivales políticos honrados no con la razón o competencia honesta, sino mediante métodos sucios. Lideras una organización criminal y te dedicas a enviar a tus matones a acabar con los que no te gustan o quemar sus propiedades. La Revolución estaba dispuesta a apoyarte... si tratabas al pueblo con justicia. A todo el pueblo. Esto no va a ir como tú quieres. Tienes dos opciones. Puedes acabar con el tráfico de drogas, como te advertí que debías hacer hace días, y dejar de perseguir a tus rivales políticos y manipular al pueblo. O puedes negarte y convertir a la Revolución en tu enemiga.

Los revolucionarios siguen apuntándote, pero no atacan, esperando a las órdenes de Mircea. Oleg escupe a un lado y añade sus propias palabras a las de Mircea, o Mika, o como se llame.

- Y no intentes negarlo. Sabemos todos los movimientos que has hecho en los últimos días. No eres tan cuidadoso como creías.
Velkan Byrne
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58215/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58215/1000000)
Berries: 32.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 26 Ene 2021 - 19:15

Nunca te esperas un giro dramático en los acontecimientos hasta que te estalla en la cara. Pues ahora estaba ante mi nada menos que Mika. De verdad ¿Esto es una cámara oculta o algo?. Admito que me había pillado por sorpresa, pero es normal, no había sido cuidadoso en absoluto y hasta podría decirse que no había tomado las mejores decisiones.

Ya que no pude irme debido a que Mika parecía ser otra usuario de akuma no mi, decidí quedarme porque no me quedaba otra.

-Siempre es bonito hablar de valores y moralidad cuando otros son los que se ensucian las manos mientras los demás miran el espectáculo sin hacer nada- dije recriminándole de forma irónica, pues todavía se notaba mi enfado- Aunque os parezca mentira soy un hombre de palabra y tengo un trato con Nassor, por muy superior que vos seáis para con él, no lo sois para mi. Me debo a un contrato, y creo que eso hasta vos lo comprendéis, si ya no podemos gozar del honor no seríamos más que basura.

Mientras decía esto el resto de los lacayos de Mircea parecía estar preparando armamento anti-usuario....que bien.

-Os agradezco que me deis estas dos opciones, y más hasta cuando hace solo un minuto INTENTÁSTEIS MATARME- dije con voz profunda y ronca que hizo eco en el callejón antes de volver a mi tono habitual- Es un detalle que ahora pueda elegir.

Dicho esto miré a los lacayos de Mircea, esbocé una leve sonrisa antes e responderle nuevamente.

- Si el tráfico de drogas se detiene, creedme que Toussaint morirá en menos de un mes. Tengo socios de negocios a los que la revolución no le gustaría molestar, y menos si ven afectados sus negocios en este lugar. ¿Os suena Ivan Markov? Decidme una cosa...si yo os hago caso y opto por acabar con la droga....¿Que opinará de esto Ivan? No creo que le haga gracia y no me la suelo jugar por nada.-dije incisivo.- Y siento deciros, que me infunde más respeto él que la Revolución.

Tras esto miré a Oleg.

-Para que voy a negar lo evidente, vos tenéis más seso que todos esos incompetentes de ahí atrás
.-dije señalando las calles a mi espalda.- No pienso pedir disculpas por lo hecho hasta ahora, pues fue necesario. Pero visto lo visto, y que francamente estoy cansado de esto, decidme Mircea, teniente de la armada revolucionaria...Podremos acabar con la droga de la isla, por supuesto, pero...¿Eso no es pan para hoy y hambre para mañana? La droga que entra es mínima en la isla y tiene dos sellos, siendo el segundo el de Markov. ¿Cuánto tardaría en presentarse aquí y destruir todo esto? Yo perdería simplemente unos cuantos edificios, pero vosotros perderéis mucho más. Así que hay dos opciones a elegir, es cierto, ahora decidme ¿Os compensa tanto esta empresa como para perderlo todo en una tirada?.

Exhalé un poco de humo antes de cerrar el discurso.

-Dadme garantías o una salida, y la tomaré...pero no me ofrezcáis opciones que  a corto plazo harán mi cabeza rodar, la isla arder y la revolución haciendo las maletas. Yo levanté esta isla Mircea...esto era campo no había nadie, y como comprenderás prefiero morir al igual que viví si me lo permites.


No sabía si esto iba a calar o no, pero esperaba que el apellido Markov tuviera el mismo peso para la Revolución que el que tenía para mi.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Velkan Byrne Mar 26 Ene 2021 - 19:38

Mircea te mira seriamente y en silencio. Mientras hablas, saca un cigarrillo, se lo lleva a los labios y lo enciende con una cerilla. Cuando acabas de hablar, da una calada larga y espira el humo con calma antes de contestarte:

- Para ser justos, ni siquiera debería estar ofreciéndote una alternativa. Fuiste el primero en romper el pacto que hiciste con la Revolución a través de Nassor al meter la droga de Markov en Toussaint. Sin embargo esa información es preocupante.

Se acerca a Oleg y ambos conferencian en voz baja. Debido a la distancia no logras escuchar lo que están diciendo, pero les lleva unos minutos conversar, durante los cuales los demás revolucionarios no te quitan los ojos de encima ni dejan de apuntarte. Finalmente, Mircea vuelve a alzar la mirada hacia el cielo.

- De acuerdo, Meneror. Has roto nuestro anterior pacto, pero podemos ofrecer uno nuevo. Mañana podremos ofrecerte unas condiciones concretas y hablar sobre la protección, pero primero te adelantaré un antepacto con las condiciones inamovibles e innegociables. Primero, la droga debe desaparecer totalmente de Toussaint. Segundo, protegerás al pueblo llano y evitarás que viva en malas condiciones, sea explotado y reinarás con justicia. Tercero, respetarás el antiguo trato, incluyendo el puerto franco. Y cuarto y último, dejarás de perseguir a Livia y a su gente.

Girando la pierna sobre sí misma, el material del suelo y del muro se deshacen en esquirlas que se rompen al caer. Vuelves a tener el paso libre. Mircea da un silbido y toda la compañía baja las armas y se prepara para marcharse.

- Esos términos no son negociables. Si no piensas asumirlos, ni te molestes en venir cuando te contactemos mañana para la reunión - se da la vuelta y empiezan a marchar, pero a los pocos pasos, se detiene y se gira - Si vuelves a romper nuestro pacto, el próximo francotirador usará kairoseki.

Algo te dice que está hablando muy en serio, y por un instante no puedes evitar sentir un escalofrío nacer en tu espalda. Los revolucionarios te van, dejándote solo levitando en el aire en tu forma de arena. ¿A dónde irás ahora y qué harás? Desde arriba puedes ver movimiento y luces en diferentes puntos de la ciudad. Varias casas nobles arden, y sigue habiendo reyertas por diferentes barrios.
Velkan Byrne
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58215/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58215/1000000)
Berries: 32.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Meneror Mar 26 Ene 2021 - 20:08

Asentí levemente con la cabeza. Yo no se si era por clemencia divina o es que realmente la Dama velaba por mi y me mantenía vivo...vete tú a saber.

Por le momento seguía con la cabeza sobre los hombros, que no es poco. A pesar de que me fueran a dar una oportunidad, en la vida les iba a perdonar aquel intento de asesinato. Ya me cobraría mi venganza, pero por el momento no. Ahora mismo lo que deseaba era descansar un rato en cualquier lugar donde me dieran alojamiento.

Comencé a caminar nuevamente hasta el "campamento" donde estaba el pueblo de Toussaint atrincherado (las calles). Muchos estaba recuperándose de sus heridas, otras estaban listos para un ataque y otros a la expectativa de lo que pudiera ordenarles yo. Y no tardaron en agolparse a mi alrededor. Unos portando armas, otros llevaban comida en sus manos que seguramente estarían cenando.

Levanté la mano en señal de que se calmaran, pues tenía algo que decirles.

- Ciudadanos, paisanos, amigos. Habéis defendido con valor vuestro orgullo y dignidad frente a los abusos de las élites. Os estoy eternamente agradecido por todo lo que habéis sacrificado, al igual que yo. Esta revuelta ha cumplido su objetivo, y el pueblo será tenido en consideración a partir de ahora. Mañana decidiré, si así me lo permitís ¡ Decidiremos el futuro de Toussaint! No habrá más abusos, ni droga. Solo justicia y paz os lo juro. Volved a vuestras casas y enterrar a vuestros muertos. Juro que sus muertes no serán en vano porque mañana serán recordados como héroes que pelearon por su hogar y por su gente. Mañana esta guerra acabará y todos vosotros seréis recompensados por vuestro patriotismo y confianza, la cual habéis depositado en un servidor. Mañana recordaré a los que hoy son nuestros enemigos, pero mañana nuestros iguales ¡Que Toussaint sin el pueblo no es nada!

Dicho esto caminaría entre la multitud antes dirigirme a uno de los sacerdotes.

-Padre, lamento pedirle más en este día, pero dígame....¿Tiene una cama o algo donde pueda dormir hoy?.


Al menos trataría de dormir a cubierto y prepararme para la reunión que iba a decidir tanto el destino de la isla como el mío propio.
Meneror
Mensajes :
335

Fecha de inscripción :
21/03/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm73/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm99265/790000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (99265/790000)
Berries: 89.310.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Velkan Byrne Mar 26 Ene 2021 - 21:32

A tus palabras les siguen algunos vivas y aplausos, aunque en general la mayoría de los reunidos en el improvisado campamento de la catedral están demasiado ocupados atendiendo a heridos o siendo atendidos. La mayor parte de los milicianos siguen recorriendo la ciudad quemando las casas de nobles desprotegidas o saqueándolas. Cuando te acercas al sacerdote, este inclina la cabeza respetuosamente.

- Seguidme, majestad. Los aposentos que se os dieron anoche en la catedral siguen disponibles para vos.

Te guía al interior del edificio, hasta la misma estancia de la noche pasada. La cama está hecha y bajo las mantas hay un calentador de acero con brasas encendidas en el interior. Además hay una mesita con una copa, una botella de vino clarete, una hogaza de pan y un generoso trozo de queso fresco.

[...]


Tras haber trasnochado y combatido, no duermes demasiado. La herida de la pierna no ayuda a eso; durante la noche la adrenalina hizo que no lo notases mucho, pero una vez en cama al relajarse los músculos dolió a gusto. Entre el dolor y las escasas horas para el alba, apenas duermes cuatro horas (salvo que decidas pasar la mañana durmiendo y desoigas tus deberes). Al día siguiente, una vez te has aseado, te guían de nuevo a la estancia a desayunar con la Suma Sacerdotisa. Helenne no muestra su mejor aspecto. Tiene unas profundas ojeras y a diferencia de la mañana anterior, ella también tiene café. Además en la mesa hay pan recién horneado y mermelada de nuevo.

- Buenos días, majestad. Espero que todo esté en su gusto. Me temo que mi catedral no dispone de los lujos que se merece un rey - hace una pausa, esperando tu respuesta - Hay novedades. Como ordenasteis a través de mis sacerdotes, la milicia ahora está organizada y tiene oficiales. No podemos esperar un nivel militar de profesionalidad, pero al menos ahora serán menos una turba y más un grupo organizado. Además de eso, durante la noche la guardia estuvo activa intentando evitar la quema de mansiones, pero de acuerdo a vuestras órdenes, salvo por algunos alborotadores que fueron arrestados por los hombres de Batelier, nadie les ha atacado y ellos se han limitado a intentar dispersar a la multitud con medios no letales.

Después de que contestes y tras una corta conversación, una miliciana entra en la estancia y se inclina ante vosotros.

- Majestad, Suma Sacerdotisa. El comandante Batelier está frente a la catedral. Exige hablar con el rey.

Hablando del rey de Roma...
Velkan Byrne
Mensajes :
153

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58/150Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 3qaWnZm58215/1000000Grand Dieu Sauve le Roi [Conquista de isla] - Página 3 9h2PZk8  (58215/1000000)
Berries: 32.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.