Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Narrador OPD Sáb 21 Ago 2021 - 11:23

Contratante: Costurera Chiah Gian

Descripción de la misión: Ayuda… ¡Ayuda! Me atraparon hace tres días. No sé dónde me han metido, todo está oscuro. Eran tres hombres, les he oído hablar de una venta de esclavos… solo soy una mink ardilla, pero por lo visto van a darles mucho dinero… ¡tenéis que salvarme!

Objetivo secundario: No quiero volver a saber nada de mis atacantes… si acabáis con ellos, tendréis mi eterna gratitud.

Información adicional:A Chiah la secuestraron en la plaza mayor de Sant Reia y aunque no sabe dónde está, es un sitio pequeño, húmedo y lleno de tierra.

Recompensa: Un nuevo conjunto de ropa para cada persona con propiedades especiales cosido expresamente por Chiah

Recompensa por objetivo secundario: Lo que sea que los maleantes lleven en los bolsillos
Narrador OPD
Mensajes :
1011

Fecha de inscripción :
26/12/2011


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm100/100Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (100/100)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm320000/320000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (320000/320000)
Berries:
Ver perfil de usuario

Narrador
Narrador OPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Thyma Bandle Vie 10 Sep 2021 - 22:49

El South Blue era uno de los cardinales más tranquilo y apacible. Sus islas estaban cargadas de tradiciones y costumbres muy curiosas. Este mar contaba, incluso, con tribus propias y personas muy variopintas. Siguiendo los rumores y las recomendaciones de varios amigos. Thymo y Thyma llegaban a este lado del mundo en busca de ingredientes autóctonos para la cocinera y unas plumas especiales que sólo se podían conseguir allí para la fabricación de municiones para le cazador. Habían oído hablar muy bien de esas tierras y Thyma estaba ansiosa, como siempre, por probar las excelencias culinarias del lugar. Centaurea parecía la isla perfecta para comenzar la búsqueda de dichas provisiones.

Al desembarcar en la isla, lo primero que les llamó la atención fue la altura de sus muros. La isla estaba amurallada, se notaba la extrema protección nada más acceder a ella. El puerto estaba abarrotado de gente, pescadores, estibadores, carpinteros, marinos y vendedores transitaban los accesos a los distintos barcos en un ir y venir incesante. Uno de los trabajadores del barco que les había llevado a Saint Reia, les había dado las indicaciones para llegar a la plaza mayor sin perderse. Por lo visto, dentro de la muralla las calles se convertían en un auténtico laberinto. Algunos edificios tenían pasadizos que se volvían atajos muy útiles y que solo los conocían los habitantes de la isla. Thyma le entregó a su mellizo el papel con las indicaciones descritas. -Toma Thym, a ti se te dan mejor estas cosas.- Le dijo sin ningún tipo de vergüenza, ambos sabían que el mejor orientándose era Thymo. La Tontatta tenía otras cualidades, por ejemplo, el camino que siguieran jamás lo olvidaría, era muy buena memorizando detalles. Igual no sabía el nombre de la calle, en concreto, pero podía localizarla si le decías las tiendas que tenía o si había alguna fachada característica, un reloj o escultura, cualquier cosa le podía servir.

Juntos salieron del bullicioso puerto para adentrarse en la ciudad. Al principio fue sencillo, pues solo tenían que seguir una larguísima avenida, todo recto. -Si llego a saber que el camino era tan fácil, hubiese guiado yo.- Dijo Thyma con algo de sorna, mientras se agarraba al bracito de su hermano. Ella se iba fijando en todo lo que veía. Las personas, al menos en esa zona, parecían sencillas y humildes, se veía en sus ropajes y la en la falta de complementos. Algunas casas se veían destartaladas y parecía que iban a venirse abajo de un momento a otro. Pero el panorama comenzó a cambiar tras un largo recorrido por aquella vía principal. Poco a poco las casas comenzaban a estar en mejores condiciones, las calles más ornamentadas y los habitantes más engalanados. -Thymo creo que hemos ido a parar la isla más concurrida de todos los cardinales ¿A que si?- Le dijo medio en broma, medio en serio. Thyma no se soltaba del brazo de su hermano, perderse allí era lo último que quería. Tras unos minutos el camino comenzó a cambiar. Guiada por su hermano, la Tontatta le seguía por todos los recovecos por los que accedía. Parecía saberse el camino de lo directo que iba. Hasta que llegaron a la plaza principal. Era enorme y estaba llena de multitud de tiendas de todo tipo, bares, restaurantes y alguna sala de espectáculos. En el medio de la plaza tenían construido una especie de escenario. La pequeña comenzó a dar saltitos. Ese lugar tenía todo lo que a ella le gustaba. -ME ENCANTAAAAAAA.- Varias personas se giraron para ver de donde procedía ese pitido y algunas se taparon los oídos. -Vamos Thymo. Vamos. Quiero verlo todo. Necesito verlo todo. Waaaa mira esa mujer que vestido lleva.- La euforia de Thyma iba en aumento y ya comenzaba a tirar de su hermano para llevarlo a mil sitios diferentes.
Thyma Bandle
Mensajes :
68

Fecha de inscripción :
26/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20730/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20730/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thymo Bandle Lun 13 Sep 2021 - 15:20

Si bien seguir indicaciones de una manera coordinada era una tarea para Thymo. Guiarse en medio del tumulto de una ciudad nueva, y encima caminando por el suelo, era algo tan solo posible gracias a sus afinados sentidos. La costumbre de caminar entre los gigantescos humanos y la capacidad innata de los tontatta para pasar desapercibidos para las personas sin percepciones especiales.

Sin soltar a su melliza, continuó por las calles aprovechando cada recoveco para adelantar camino. Pese a medir tan solo diez centímetros, los pequeños eran capaces de mover los pies muy rápido, por lo que no tardaron mucho en llegar a la plaza principal. Ahí fue donde el tiempo se paró para los enanos.

Tras visitar algunos mercados, unos mas exuberantes que otros. Y haber visto con sus propios ojos la ciudad donde era carnaval todo el año. Cualquiera diría que los mellizos se habrían acostumbrado ya a presenciar las maravillas del marqueting como anuncios y reclamos que se pueden encontrar en cualquier tienda que se precie, pero las luces y los colores, los dibujos y los aromas continuaban haciendo explotar el animo de los pequeños como la primera vez.
Por fortuna, pese a la escandalosa voz de la pequeña, una vez se hubieron movido de sitio todo quedó como una anécdota para los humanos que buscaron la procedencia del grito.
La gente abarrotaba la plaza pasando de tienda en tienda. Deteniéndose para charlar o preguntar precios a los vendedores. Pero el gran grueso de población se encontraba en la zona con restaurantes. Montones de personas se arremolinaban ante las puertas de los locales con claras intenciones de conseguir algo que llevarse a la boca. El griterío en toda la plaza completaba una estampa muy común en todas las ciudades con mercado, poniendo la banda sonora. Productos y precios, reclamos en rima para hacer más atractivo el producto. Cada recurso visto una y otra vez a lo largo y ancho del mundo, continuaba emocionando a los ingenuos tontatta como la primera vez.

Corriendo de un lado a otro entre el bullicio. Sumergiéndose en un mar de pies, esquivando las patas de madera de los puestos del mercado. Dejándose llevar por sus instintos y sus sentidos atravesaron el mercado sin ser conscientes de que no habían pasado todo lo inadvertidos que hubiesen querido.
El lugar, además de ser el centro neurálgico de venta y mercadeo. Era también un lugar de culto para las mafias esclavistas. Todo aquel que llegase a la ciudad a por víveres tendría que pasar antes o después por la plaza. Donde sería catalogado por los avistadores y reportado a los secuestradores que, sin llamar la atención, procederían a hacerse con los secuestrados. Un negocio bien planificado en un pacifico lugar donde nadie sospecharía nada.

-Holaaaaa, ¿te importa si me subo aquí?- Preguntó a la par que daba un salto desde el suelo y aterrizaba suavemente sobre el mostrador de la tienda. El hombre, entrado en años y con cicatrices viejas que le cruzaban el rostro, apenas pareció sorprendido al ver aparecer a Thymo de la nada -Los negocios mejor hablarlos a la cara, no te preocupes- respondió antes de añadir -Y que suba también el otro enano no sea que lo pisen ahí esperando- sorprendiendo al pequeño que abrió mucho los ojos incapaz de comprender como había detectado la presencia de su melliza -¿Que puedo hacer por vosotros?- dijo cuando Thyma finalmente llego a la altura del mostrador -Pues necesito plumas- dijo el pequeño con tono franco -Me han dicho que aquí se venden las mejores- explicó, siendo esta vez el turno del humano en abrir mucho los ojos, sorprendido. -¿Que quieres decir, pequeño? Estas plumas son algo más caras que las normales por que son especiales para crear municiones ligeras y fiables- explicó -Lo se, mi oficio es cazador, quiero buena munición-
La carcajada pudo escucharse en buena parte de la concurrida plaza -¿Cazador dices? ¿Siendo tan pequeñín?- consiguió formular entre risa y y risa el ajado vendedor. Thymo no entendía la broma, pero sabía que él tenía un humor un poco peculiar, asique no le dio más importancia y paso a hacer una demostración.
Con rapidez, agarro su pequeña cerbatana, la cargó con uno de los dardos afilados que portaba en su canana y venteó apuntando a la pared de madera de la tienda. La velocidad y fluidez, la coordinación y la puntería fueron suficiente como para callar al vendedor, que si bien no estaba impresionado, entendió que se trataba de un cazador de verdad lo que tenía delante -Comprendo- dijo entonces -Elige las que quieras- pidió mientras se acercaba al dardo disparado y lo sacaba del hueco entre dos tablones de madera que formaban el fondo de la tienda, sin haber hecho ningún agujero, aprovechando la holgura entre maderos.

Para cuando regresó al mostrador, el pequeño ya había seleccionado diez finas plumas. Para él, serviría como material de gran calidad para muchos dardos en comparación de los que podría fabricar para tamaño humano, por lo que la irrisoria cantidad, tampoco sorprendió al veterano, que en materia de caza, parecía haberlo visto todo. Devolvió el proyectil al pequeño y envolvió las plumas con cuidado tras recibir el pago.

La puntería y los reflejos del enano siguieron sumando puntos en la lista de los avistadores, que cada vez estaban más interesados en lo que podrían hacer aquellos pequeños seres bípedos.
Thymo Bandle
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
27/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20225/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20225/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thyma Bandle Miér 15 Sep 2021 - 13:13

La inocencia de los mellizos les hizo corretear por entre los puestos de la plaza mayor, ajenos a las miradas, los comentarios o los intereses que allí se manejaban. Para cualquier visitante, ver una ciudad tan fortificada, daba una sensación de protección. Aunque fuese falsa.
Thyma seguía a su hermanito, sin perderle el paso. Había tanta gente, que perderse o desorientarse se convertía en uno de los escenarios más plausibles. El instinto de los pequeños, le llevo directos a lo que estaban buscando. Thymo, de un salto, se subió al mostrador y comenzó a negociar con él. Antes de eso, el vendedor se percató de la presencia de la pequeña y la invitó a subir. Thyma agradecida, pensando que ese era un gesto amable y cordial, subió junto a su hermano. Al igual que él la dejaba hacer en las tiendas de retales, Thyma se mantuvo expectante durante toda la negociación. Incluso cuando su hermano hizo la fantástica demostración de sus dotes, solo se limitó a aplaudir, vitorear y dar saltitos en su sitio. A los ojos de Thyma, su mellizo acababa de mostrar una pequeña parte de la furia Bandle, dejándole claro al tendero que ellos eran dignos de comprar cualquier material. Se sentía orgullosa de él. Y como no pudo ser de otro modo, el vendedor, tuvo que rendirse ante sus habilidades. La costurera aprovechó para echar un vistazo al género. Dando tiempo a su hermano para elegir lo mejor. "Una nunca sabe que se puede encontrar en un sitio así". Rebuscando encontró un pequeño cajón con una delicada pluma de muestra en su exterior. Thyma posó los dedos sobre el azulado ejemplar y disfrutó de su suavidad. Esas plumas eran perfectas para la boa que completaba un diseño digno de una alfombra roja. Sin pensarlo dos veces y presa de un impulso consumista, agarró uno de los canastos y lo lleno de esas plumas. Serían caras, pero se lo podía permitir. Cuando terminaron de escoger los artículos, se los entregaron al tendero. Él los empaquetó adecuadamente y les sacó la cuenta. Thymo y él parecían hablar el mismo idioma, por lo que le dejó terminar con las negociaciones.

Tras despedirse del peculiar vendedor, salieron por la puerta con sus paquetitos. Echaron a andar por una de las calles, sin un rumbo determinado. Estaban admirando el lugar y la vida que envolvía. Thyma sacó una pluma que asomaba por el embalaje y se acercó a su mellizo para frotársela por la nariz. -Es super ultra mega suave ¿A que si?- Dijo con una voz cantarina, mientras se reía maliciosamente, pues sabía que eso le haría estornudar. Los pequeños iban distraídos con sus cosas y sus juegos y no fueron conscientes de que alguien les estaba siguiendo muy de cerca. Sin darse cuenta, sus pasos les llevaron a una zona mucho menos concurrida que las anteriores. Las casas volvían a tener un aspecto caótico e incluso se podría decir que había más sensación de frío en el ambiente. Una voz grave y profunda retumbó por las paredes. -Vaya, vaya, vaya... ¿Os habéis perdido, pequeños?- Thyma se giró sobre si misma para ver quién se dirigía a ellos. Tras tapar el Sol con sus manos para poder centrar la vista, vio ante ella un enorme y corpulento hombre de pelo lacio, grasiento y negro como la noche. Tenía menos dientes de los que debiera y su aliento era capaz de olerse a distancia. Todo él emanaba un potente olor a destilados de muy baja calidad y su aspecto y ropajes estaban raídos y desaliñados. -No, no. Solo estamos dando un paseo, gracias.- Contestó Thyma, con algo de cautela, pues no podía quitar la vista de encima a la gran espada que descansaba en su lateral izquierdo. Por pura inercia, acercó su mano hacia donde guardaba su cerbatana. Era muy inocente, pero algo en su interior le decía que a ese grandullón le importaba un pimiento si estaban perdidos o no. -No deberías "pasear" por unas calles tan peligrosas siendo taaaan "pequeñines".- Se notaba la sorna en sus palabras. -Acompañadme, os llevaré a un sitio más seguro.- Dijo finalmente. Thyma se rascó la cabeza. Estaba confundida, por un lado había algo que no le gustaba de ese señor, pero por otro lado estaba siendo muy amable y los malos nunca lo son, así veía ella las cosas. Miró a su hermano buscando las respuestas que no lograba encontrar.
Thyma Bandle
Mensajes :
68

Fecha de inscripción :
26/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20730/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20730/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thymo Bandle Jue 16 Sep 2021 - 22:01

Todo empezó a complicarse cuando Thyma hizo estornudar al enano. -Para idiota- exclamó entre risas el tontatta mientras intentaba mirar con odio a su melliza. La nariz llena de mocos lo dejaba solo con la vista y el oído para guiarse. Para el cazador, pese a estar acostumbrado a seguir rastros, anular el que está utilizando activamente para detectar los cúmulos de gente y distraer su atención, es una forma segura de perder el rumbo.

Thymo no estaba asustado de perderse, pudiendo volar era una tontería. Además, sabía que los entornos urbanos no eran los más apropiados para sus habilidades. Ni siquiera tenía tanta experiencia en ellos, pero seguía teniendo sus sentidos y todas las capacidades que su fruta le podía ofrecer. -Por supuesto que no estamos perdidos- dijo ofendido el enano, que de repente una sensación de ardor quemaba su pecho, herido su orgullo
-Perdidos dice- dijo un tono más alto de lo que pretendía en dirección a su hermana, que había conseguido contestar de un modo muy natural dada la situación.
El tono utilizado en la siguiente frase consiguió que ese pequeñines sonase como un insulto para el enano, pero tan solo lo añadió a la lista de agravios que su orgullo estaba tolerando. Por eso cuando propuso que ambos fuesen con él, se plantó delante de su hermana y gritó un sonoro y rotundo -NO- que estuvo seguro, aquel humano que se alejaba pudo oír perfectamente.
Pudo estarlo por que la enorme masa humana se giró rápidamente con una siniestra sonrisa en la cara, y una exclamación en voz baja que el oído del enano pudo escuchar perfectamente -Eso esperaba-

Agarrando su espada por el mango, aún enfundada en su vaina, realizó una estocada destinada a incapacitar al pequeño que sin moverse del sitio, encaraba al enemigo, pretendiendo defender a su melliza. Cuando la estocada enfundada llegó, el enano se movió a un lado y bostezó -Lo he visto venir como a un millón de millones de veces ralentizado- se mofó, enfadando al hombre que gruñía de rabia. Intentando un golpe lateral persiguiendo a Thymo, estiró el brazo y giro la espalda en una incomoda posición con el hombro apuntando al suelo. Con un salto, el pequeño utilizó el peso del propio hombre para hacerlo caer, al golpear en su aterrizaje, la cara del maleante.
Boca arriba, con la espada aun agarrada en su mano derecha, pero con la espalda en el suelo aún pudo escuchar -Eres muuuuuuuyyyy lento- antes de notar el aire que las alas del enano desplazaban al volar en su pelo.

-¿Que ha sido eso?- preguntó a su melliza ya en el aire. -¿Por que esperaba que dijéramos que no y me atacó directamente?- Tardó unos segundos en darse cuenta por qué su hermana no respondía. Con las prisas de escapar, no había controlado la transformación, asumiendo su forma híbrida completa, por lo que la pequeña ahora tan solo podía luchar con el aire que hinchaba sus carrillos como globos. -PERDÓNPERDÓNPERDÓN- dijo atropelladamente el tontatta, reduciendo la velocidad. Sin darse cuenta habían subido lo suficiente como para llegar a lo alto del muro. Tan solo habían sido un par de segundos o tres, pero eso es mucho tiempo sin hablar para Thyma y estaba preocupado -¿Te enfadas?- preguntó juntando los dedos índices de su par de brazos extra y la cabeza baja, con cara de arrepentido.
No duró mucho esa actitud, pues la transformación traía consigo el aumento de sentidos y con ellos, percibió como un grupo de matones con el mismo aspecto que el primero, se reunían en torno a él. Tras un rato en el que se reían abiertamente del desdichado que perdió su presa, marcharon por las calles alejadas de la muchedumbre y Thymo se acercó para espiarles. -No van a estar contentos, querían a esa pareja para la venta junto con la ardilla- se les pudo escuchar hablando entre ellos cuando se creían solos.

-¿Liberamos a la ardilla y que se fastidien?- preguntó Thymo con cara de pillo sin saber lo profundo que podría ser el asunto donde se quería meter.
Thymo Bandle
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
27/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20225/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20225/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thyma Bandle Dom 19 Sep 2021 - 17:03

El mellado grandullón se atrevió a atacar a Thymo, tras su contundente respuesta. De una forma demasiado lenta incluso para la Tontatta. Al ver la poca destreza que tenía, ni tan siquiera intervino. Sabía que su querido hermano manejaría la situación a la perfección. Aunque hubo un par de momentos tensos, Thymo acabo estrellando la cabeza del hombre contra el suelo. -Eso es, muerde el polvo.- Dijo Thyma con furia. Siempre había querido usar esa frase tan comúnmente escuchada en las películas que solía ver. Llegado a un punto, ese conflicto se le asemejó a un simple juego. El cual su mellizo había ganado. Sin darse cuenta, la pequeña, fue agarrada por su hermano y juntos volaban a toda velocidad. Tal era así que los carrillos de Thyma se inflaron por completo dándole un aspecto muy cómico. Intentaba responder a las preguntas de su hermano, pero le resultaba imposible cerrar la boca. Para cuando llegaron al muro, a la pobre Thyma ya se le había metido un bichito pequeñito en la boca. Lo que le hizo atragantarse y toser con fuerza. Thymo le pidió disculpas sinceras y su hermana tras darle un coscorrón con sus nudillos en la cabeza, le perdonó. Fue un gesto de reprimenda, más que una agresión, ya que la poca fuerza con la que fue dirigido, fue amortiguada por el pelaje de su cabeza. -Perdonado.- Le dijo con determinación.

Al poco llegaron unos hombres, tan grandes o más que el abatido y se pusieron al rededor suyo, mofándose e increpándolo. Los Bandle subidos al muro y agazapados, mantenían su localización fuera del alcance de la vista de los hombres. Se mantuvieron muy silenciosos, escuchando todo lo que decían. -Vamos a rescatar a esa ardilla, Thymo. Eso les hará rabiar.- Le dijo con su lenguaje de signos. Valerosos y confiados, los Bandle comenzaron a seguir al grupo. Nunca dejaron las alturas, se movían por encima del muro y en numerosas ocasiones de tejado en tejado e incluso con la ayuda de las alas de Thymo. Les seguían ajenos al peligro que suponía lidiar con ese tipo de gente, pero con un objetivo claro en mente. Durante el trayecto hicieron varias averiguaciones. Cada vez que los hombre se referían al lugar donde se encontraba la ardilla, se entrecomillaban a si mismos. Además descubrieron, por sus propias palabras, que era un lugar oscuro, húmedo y frío. Thyma estaba indignada, temía que en un lugar así, la ardilla cogiese catarro. Por otro lado, no comprendía muy bien qué interés podían tener en una ardilla, su piel no era buena para hacer prendas y su carne era demasiado correosa para ser ingerida. La Tontatta le daba vueltas, mientras seguían a esos hombres de taberna en taberna. Hasta que llegó a la conclusión de que esa ardilla tenía que ser una princesa y esos hombres unos rebeldes que querían destruir el reino de las ardillas o pedirle una grandiosa suma de berries a su padre, el rey ardilla. La imaginación de la pequeña se veía poderosamente afectada por la ficción que consumía, pero no importaba. Aquello solo le daba motivos más de peso, para rescatar a "la damisela en apuros." Cuando los traficantes se cansaron de beber litros y litros de alcohol, uno detrás de otro, comenzaron a moverse todos juntos rumbo a las afueras de la ciudad. Salieron por el lado opuesto al puerto. Traspasaron las murallas y ahí se les hacía más complicado seguirles desde las alturas, tal y como venían haciéndolo. Por lo que Thyma alzó sus bracitos para facilitar el agarre de su hermano y salir volando por encima de sus cabezas. -¡Vamos, Thym! Tenemos una princesa ardilla que salvar...- Por su puesto, su hermano no sabía de qué estaba hablando. Tal vez Thyma había escuchado algo que él no.
Thyma Bandle
Mensajes :
68

Fecha de inscripción :
26/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20730/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20730/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Thymo Bandle Ayer a las 13:32

-¿Princesa ardilla?- repitió el enano en voz baja -Estoy bastante seguro de que una princesa ardilla no sería capturada por semejantes patanes- exclamó Thymo, siguiéndole el juego a su hermanita.

Los humanos, incapaces de presentir a los pequeños velocistas, los guiaron directos al agujero donde se reunía su banda. Un lugar un poco alejado de las zonas más alejadas de la ciudad. Un barrio sucio y carcomido por el mal uso y el desuso. Casas cerradas con barricadas y ventanales tapiados. Un lugar que apestaba a mugre y problemas, pero si algo apestaba de verdad para el pequeño era el olor del alcohol barato que habían bebido aquellos tipos. Tras haberlos seguidos durante un tiempo, era capaz de determinar la ruta que habían seguido sin necesidad de verlos gracias a sus agudos sentidos de escarabajo. Las partículas de olor persistentes en el aire creaban un camino tan fácil de seguir para las antenas del pequeño que podría ir con los ojos cerrados, literalmente. Pues su mente, adaptada a los sentidos extra de la fruta, traducía los estímulos recopilados en imágenes y sensaciones comprensibles para el tontatta.
Pero el punto fuerte del pequeño siempre había sido su vista. Incisiva y perspicaz. Potenciada también por los ojos compuestos del escarabajo que aumentaban enormemente su capacidad visual. Así fue como el pequeño descubrió que todos menos uno portaban el mismo extraño tatuaje. Todos tenían dibujado en algún lugar de su cuerpo, parcialmente visible, un pájaro enjaulado. Siete de los ocho humanos parecían pertenecer a la misma hermandad. Pero Thymo no descartaba que aquel sin tatuaje, no lo llevara oculto por la ropa o en algún lugar más difícil de ver desde la distancia.

Los pasos del grupo los llevo de manera increíblemente recta, pese a la peste a bebida que llevaban, al corazón de aquel alejado barrio de las afueras. Por suerte para los enanos, los habitantes de la zona eran incapaces de descubrir su presencia, pasando de tejado en tejado -Mantén un perfil bajo, Thym- dijo en un momento dado el enano, aguantando por poco una sonora carcajada por su propio chiste. Hablando mientras arrastraba el lado derecho del cuerpo como un gusano por el tejado, con la cara pegada al suelo, aprovechando que el grupo se paraba a hablar brevemente con un conocido que encontraron en la calle.

Una casa solitaria en el centro de un pequeño jardín cerrado era el destino final de la banda de secuestradores, que regresaban al redil. Los enanos los vieron entrar en aquella vivienda unifamiliar de dos plantas.
La construcción, rectangular con un tejado a dos aguas, chimenea y un pequeño balcón en la parte de atrás, que se alzaba sobre el patio. Parecía cuidada y adecuada para vivir en comparación con otras de la zona, pero aún así, el paso del tiempo había hecho estragos y múltiples grietas eran fácilmente apreciables en la fachada y las paredes laterales. Las enredaderas habían crecido, trepando por la parte trasera hasta arriba, creando una bonita alfombra vegetal que cubría toda la fachada trasera.

Tras una secuencia de golpes y repiqueteos en la puerta, esta se abrió y el grupo pasó al interior del edificio. Perdiéndose de vista para los pequeños, que observaban la escena sentados sobre el tejado más próximo. Su escaso tamaño y su reducido peso los permitía caminar tranquilamente entre las tejas desvencijadas y las maderas medio podridas sin temor, aun así debían tener cuidado con las tejas sueltas y Thymo conocía demasiado bien a su melliza, así que la cargó sin decir nada antes de que la naturaleza de su coordinación se manifestase. Saltando un par de zonas comprometidas donde el apetito del escarabajo rinoceronte advertía claramente al pequeño, que había madera podrida lista para degustar.

-Puedo llevarnos hasta el tejado, pero para colarnos tenemos que buscar un agujero. La chimenea no está encendida, sino saldría humo, y estoy seguro que alguna de esas grietas podría ser lo suficientemente grande como para permitirnos el paso... al menos estoy seguro de que podría aprovechar una de esas grietas y hacerla más grande para nosotros, y si cabemos nosotros cabe una ardilla- comentaba mientras esperaban unos minutos observando la zona. Vigilando por si había guardias o alguien controlando el movimiento de la zona. El enano dejaría decidir a su melliza el siguiente paso. Esto también serviría de entrenamiento para la pequeña, pues aunque Thymo le había dado algunas pistas, había muchas más formas de entrar en un lugar así para gente de su tamaño y capacidades. Para el tontatta aquello no era más que una madriguera muy alta, y ninguna madriguera, fuese del animal que fuese, se le había resistido hasta el momento.
Thymo Bandle
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
27/03/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm33/150Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 3qaWnZm20225/1000000Piel de ardilla genuina [Misión osada - South Blue] 9h2PZk8  (20225/1000000)
Berries: 2.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.