¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Dom 24 Abr 2022 - 11:25}

La silla en realidad no era la gran cosa. Plástico duro que de no ser porque el espectáculo solo duraba un par de horas habría hecho que le doliera el culo. Sin embargo, era increíble lo cómoda que estaba allí sentada, acurrucada junto a Alice. Se había apoyado contra la conejita, en algún punto se habían cogido de las manos y sin palabras habían disfrutado a gusto del espectáculo.

Un sinfín de artistas y bestias pasaron por delante y en algún punto, entre el dulce sabor de las palomitas y el intoxicante aroma de las bailarinas, Illje se quedó dormida. Despertó cuando Alice le dio un pequeño beso en el cuello. Parpadeando, se acomodó mejor y ojeó la pista. El último número estaba teniendo lugar y parecía que todos se habían juntado para llevar a cabo una mezcla entre acrobacias, malabarismo con antorchas y baile. En el perímetro del círculo, tigres, leones y elefantes miraban con parsimonia los esfuerzos que hacían sus dueños. No tardó en acabar y muy pronto el maestro de ceremonias les estaba dando las gracias y despidiéndolos con viento fresco.

Se puso recta y se estiró un poco. De las palomitas solo quedaba el cartón y la música dramática había sido sustituida por el animado parloteo de la gente a su alrededor. Le dedicó una sonrisa de oreja a oreja a Alice. No tenía que preguntarle si había disfrutado de su primer espectáculo de circo; se le veía en la cara. En lugar de eso, le tendió una mano.

-¿Me acompañas?

Pareció precioso por un momento, aunque en realidad tuvieron que hacer una cola interesante y comerse varios minutos incómodos de pisar el sucio suelo lleno de líquidos inidentificados y ser empujadas por la gente la una contra la otra, pero eventualmente lograron salir y el aire fresco de lo que se había convertido en una bonita noche pareció un regalo del cielo.

La conejita volvió a estirarse y bostezó con ganas una vez, disfrutando de la libertad. El circo era genial, pero el salir del circo era casi mejor. Era hora de cenar, pero entre la comida y las palomitas, no tenía hambre ninguna. Sin embargo…

-Tengo en mi barco dos botellas de vino tremendamente agradables y… estaba esperando a la ocasión adecuada para abrirlas. Si lo prefieres, también podemos compartir una taza de té.

En realidad, no le importaba lo que bebieran. Solo quería llevársela consigo. Al caer la noche, Pucci se había iluminado y la luz tenue de las farolas invitaba a arrebujarse y hacer locuras. Le tendió la mano una vez más, deseando pasar más tiempo con ella.


A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Miér 20 Jul 2022 - 22:28}

Conocías esa sensación. No la recordabas, pero la conocías. No sabías de dónde te venía, ni por qué te resultaba tan familiar, pero una calidez reconfortante te envolvía. No, no te envolvía; surgía desde dentro hacia fuera, como si la cabecita de Illje sobre tu hombro catalizase un ardor en tu interior que poco a poco se expandía. Apoyaste la cabeza sobre ella, cuidadosamente de no despertarla, y te dejaste sorprender por un espectáculo quizá no tan elaborado como para impresionarte, pero sí lo bastante novedoso para sorprenderte.

En realidad no atendías demasiado a las actuaciones. El trompeteo de los elefantes era amortiguado por la respiración calmada de Illje, mientras que el atronado ruido de los caballos al trote ni siquiera podía enfrentar los silbidos que cada poco tiempo se le escapaban por los labios a medio fruncir. Tus labios serpenteaban a medio camino entre una mueca y una sonrisa, casi sin saber si dejarla ahí hasta que ella decidiese o despertarla para poder darle un beso. Dejaste que por una vez ganase la paciencia, no sin rechistar, consciente de que aún te quedaban tantos días como noche para atacarla traicioneramente en cuanto se despistase. Quizás, incluso, para amarla por sorpresa en cuanto se despistara.

Casi como si algo se hubiese activado en ella al final del espectáculo abrió los ojos de golpe, irguiéndose por instinto. Tardó apenas unos segundos en estar completamente desperezada y tu sonrisa no podría haber sido más viva. Ella te replicó con la misma intensidad, levantándose antes de que tú lo hicieses para tenderte una mano como la educada y gentil caballera que podía llegar a ser.

- Solo si es hasta el fin del mundo -contestaste, creyendo de alguna forma que sonaba bien, y tomaste su mano antes de levantarte cuidadosamente-. Solo si me acompañas también tú a mí.

Tu instinto te llevó a hacer una sutil reverencia nada más estar erguida, ruborizándote en el acto por semejante reflejo. La sonrisa idiota no dejaba tu cara, y aunque no eras capaz de mirarla a los ojos durante más de un par de segundos sin que te diese la risita tonta su invitación te pareció muy seria. Casi, casi razonable.

- Señorita K... -Clavaste tus ojos esmeralda en sus cristales de amatista-. ¿Estás insinuando que no deseas emborracharme? Porque esa alternativa de té... -Te acercaste mucho a ella, hasta alcanzar su oído poniéndote de puntillas-. Casi parece que no quieras aprovecharte de mí.

Te apartaste bruscamente y trataste de fingir inocencia y entereza. Eras plenamente consciente de lo que acababas de decir, por lo que sin dejar de morderte el labio ni de mirarla fijamente diste un pequeño salto para robarle un beso y echaste a caminar. No tenías claro cómo podría sentarle, pero ella había llevado la iniciativa durante un rato muy largo. Ya estaba bien de eso.

- Por cierto... -terminaste por preguntar, algo avergonzada-. ¿Dónde has atracado?

No sabías si podías fiarte de su capacidad de orientación, pero contabas con que al menos fuera de un laberinto sabría cómo moverse. Por la calle, al menos. No tenías tantas dudas en otros aspectos.
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Lun 25 Jul 2022 - 22:40}

El fin del mundo, definitivamente, les quedaba demasiado lejos. Si iba a acompañarla, prefería llevársela a un destino en donde supiera a ciencia cierta que no la perdería de vista. Que el camino fuera lo suficientemente breve como para que Alice siguiera teniendo esa sonrisa en la cara al llegar.

No era capaz de mirarla a los ojos, pero Illje no se cansaba de mirarla. Las luces se habían ido apagando mientras disfrutaban del espectáculo y ahora que se alejaban del circo solo quedaban a su alrededor farolas cálidas y tenues a un tiempo. Le gustaba su efecto. Iluminaban solo el camino que pisaban y todo lo que había a su alrededor acababa convirtiéndose en meras sombras de oscuridad. Como todo lo que quería mirar ahora estaba peligrosamente cerca, era sencillamente perfecto.

Ladeó la cabeza y esbozó una pequeña sonrisa. Era la primera vez que alguien la llamaba por su apellido y aunque solo hubiera sido la inicial, era especial. Había pocas personas en el mundo que la conocieran por su verdadero apellido y aunque Alice no conociera la historia, le gustaba saber que no se le había olvidado. Era importante.

Se rió entre dientes e intentó agarrarla del brazo, pero se apartó en seguida.

-Jamás me aprovecharía de ti.- Dijo, sonriendo con travesura.- No lo necesito.

Llegó a robarle un beso, de la nada, pero esta vez fue lo suficientemente rápida y la atrapó entre sus brazos. Tras devolverle el beso, le recolocó un mechón de pelo detrás de la oreja.

-Además, me gusta que te sientas cómoda.

El alcohol si no se abría quedaba intacto. En realidad, al té le veía más problemas. De seguir así, cuando tuvieran que esperar a que el agua hirviese y el té filtrase adecuadamente… acabaría frío antes de que recordaran beberlo. Por otro lado… ¿importaba?

Le dejó ir y siguieron caminando con calma. Dónde había atracado… esa era una buena pregunta. Se encogió de hombros.

-En el puerto. Al llegar nos situaremos.

No se situaron. Llegaron al puerto y tras andar un poco arriba y abajo se dio cuenta de que no encontraba su barco. Se rascó la cabeza, patidifusa. Debería haberse traído a Edipo consigo, pero había preferido esconderlo de la gente por una vez. Él sabría encontrar el barco. ¿Quizá en la siguiente curva?

-Es más o menos pequeño, con la bandera de orejas rosa. Es raro, porque recuerdo haber estado en esta calle, pero falta mi barco. ¿A lo mejor llegué caminando?

Intentó pensar en qué había hecho esa mañana, pero era un caso perdido. Todo lo que podía recordar eran escenas de su paseo con Alice. Al final se rió entre dientes, algo derrotada. Le cogió una mano y le dio un pequeño beso, a modo de disculpa.

-Lo encontraré. Y entonces podré ofrecerte más bebidas variopintas.



A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Mar 2 Ago 2022 - 9:33}

Igual no habías echado a caminar. Igual tus pies ni siquiera habían llegado a tocar el suelo. Igual Illje había sido más rápida que tú y antes de que pudieses separarte te había atrapado al vuelo. ¿Patidifusa, quizá? Era una sensación extraña que por un momento te puso alerta, pero la calidez de sus brazos y la ternura de su mirada muy pronto te calmaron. Te sentías arropada, en cierto modo, mientras las palabras de la conejita te hacían sentir un poco más avergonzada, un poco menos avergonzada.

Te aferraste a su mirada con picardía en lo que no te soltaba, nariz contra nariz y pecho contra pecho. Casi podías sentir sus latidos sincronizarse con los tuyos, tímidos pero acelerados. No podías dejar de sonreír como una niña pequeña e, incluso, cuando por fin pudiste aterrizar de aquella nube, los adoquines de la plaza se sentían como suaves nubes de algodón. Puras nubes de algodón.

- ¿Tan fácil crees que soy de conquistar? -bufaste-. ¿Quién es ahora la ignorante?

No había sido un bufido violento, sino más bien desafiante. Sabías que sus palabras eran ciertas, pero te gustaba que se esforzase por ti. Era de las pocas dispuesta a hacerlo incondicionalmente, o al menos la única que no pedía a cambio más de lo que daba. De hecho, daba mucho más de lo que pedía. Incluso con sus ires y venires, con su extraña costumbre de ir dejando al azar los siguientes encuentros... Con su estela impredecible de impredecible pirata. Pero aquella vez no tenías que encontrarla, tan solo que seguirla a ninguna parte.

Tras un rato de caminar a su lado, sin embargo, empezó a parecerte frustrante. Tú recordabas a la perfección dónde habías atracado y asumías que Illje habría dejado su barco cerca, pero por alguna razón comenzasteis a callejear sin un rumbo fijo, tan solo poniendo de objetivo la costa. Pucci tenía no pocos puertos, pero en ninguno de ellos parecía estar el pequeño barco de orejas rosas que ella describía. Al principio había sido divertido, pero lo desorientada que la conejita se encontraba te estaba empezando a poner nerviosa. No mucho, pero sí que estabas empezando a bullir poco a poco.

Como si tuviese un sexto sentido se viró hacia ti, dándote un beso tímido que, a pesar de lo corto que fue, consiguió dejarte sin aliento. Desinflada de golpe tomaste una larga bocanada de aire, recuperando la postura y levantando la mirada hacia ella.

- Bueno, puede que sí sea un poco fácil. ¡Pero es que haces trampa! -protestaste-. No importa, creo que tengo una idea.

No era una idea genial. O sí. En realidad no te habías ido fijando en cada barco que veías o lo recordarías. Sin embargo, tenías una vista extraordinaria y una memoria casi perfecta. Solo necesitabas un momento de concentración para poder dar cuenta de ello. Eso, y que Illje se agachase.

- ¿Podrías...? Ya sabes, ¿agacharte? -Gesticulabas con las manos al decir aquello, dubitativa. Era una petición un tanto extraña, eras consciente-. Necesito una cosa.

Una vez lo hiciera te moverías a su alrededor, tratando de introducir en tu cabeza cada detalle sobre sus orejas. Tras eso las rozaste con los dedos -no es que fuera a ayudar, pero eran suaves- y cerraste los ojos.

- Sé dónde está tu barco -dijiste tras unos segundos-. Está junto al mío.

Suspiraste mientras negabas con la cabeza, conteniendo una risa. En realidad había atracado a dos muelles de tu barco, pero el caso era que se había puesto casi al lado. Le pulsaste la nariz como si fuese un botón, esperando avergonzarla un poco -solo un poquito- y aprovechaste el mismo dedo para señalar la ruta.

- ¡Vamos allá!
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Miér 10 Ago 2022 - 22:59}

La conejita puso los ojos en blanco mientras sonreía.

-Oh, creí que estábamos de acuerdo en que ambas éramos un poquito ignorantes.

No pretendía conquistarla, pero le gustaba jugar con ella. Le gustaba que jugase consigo. Alice Wanderlust, una experiencia inolvidable que hacía que el circo se quedase corto, muy corto.

-Los piratas siempre hacemos trampas.

Era la primera vez que se llamaba a sí misma una pirata. En realidad, no estaba del todo de acuerdo con el término. Nunca había abordado un barco, o como mínimo no para saquearlo. Aunque era posible que eso fuera más una asignatura pendiente que un requisito de acceso. No estaba segura, pero lo que sí sabía era que pirata o no, necesitaba encontrar de vuelta su barco.

Ladeó la cabeza ante la súbita pregunta, pero en seguida se agachó. Era un poco raro, pero no lo más raro que había visto. Si se lo estaba pidiendo era por algo, así que cerró los ojos y disfrutó de las caricias. Si fuera un gato, habría ronroneado. Y entonces, Alice encontró su barco.

-¡Estupendo! Esto… ¿Y dónde está tu barco?

A esas alturas ya no estaba segura ni de dónde estaban ellas. Diría que era por cómo había cambiado todo al hacerse de noche, pero la verdad era que simplemente se le daba mal orientarse. Se llevó una mano a la nariz, sorprendida, antes de soltar una risita y seguirla. Confiaba en que ella sí sabría a dónde ir.

Callejearon otro poco. Con la tontería, se habían apartado del puerto, pero bajo la eficaz supervisión de Alice en seguida volvieron a estar en ruta. No tardaron demasiado en llegar; primero vieron el de la rubia y pronto la bandera de orejas rosas de Illje, ondeando suavemente a un par de muelles de distancia.

-Vaya, lo cierto es que estaban al lado. Muchas gracias.- Dijo mientras volvía a darle un beso en el dorso de la mano.- Deja que te lo repague con ese vino al que te había invitado.

Le ayudó a subir con cuidado y lideró el camino para encender las luces del camarote. Edipo salió meneando la cola a saludarlas y antes de que pudiera pararlo fue a saludar a Alice.

-¡Pero bueno! ¿Ya me has reemplazado?

El lobot emitió un quejido de disgusto y en seguida le tuvo frotándose contra sus rodillas. Illje se rió y se agachó para acariciarle, un poquito arrepentida.

-Es broma, tonto. A mí también me hizo ilusión encontrármela. Ve, anda.

Lo intentó, pero el nombre era demasiado acertado y seguía mirándola de cada vez. Ahora sí, más arrepentida, se puso al lado de Alice para que el condenado lobot fuera capaz de acercarse sin remordimientos. Feliz, Edipo trotó y se tiró a los pies de Alice buscando cariño.

-Lo siento, le tengo un poquito malcriado. Pero… le tengo demasiado cariño.


A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Mar 6 Sep 2022 - 23:19}

Tener memoria fotográfica era... Curioso. No sabrías compararlo con los demás, pero almacenabas en imágenes cada recuerdo para poder revisitarlo como si se tratase de un trabajado mapa mental. Una y otra vez, sin ningún tipo de variación en el corto plazo y apenas cambiando con el tiempo. Era una forma de memoria que hacía muy sencillas la mayor parte de los eventos y sucesos, pero al mismo tiempo, era muy difícil olvidar. Por mucho que te esforzases en ignorarlo, no eras capaz.

- A veces es mejor solo a veces -contestaste, algo desinflada de pronto. Habían sido muchos meses.

El paseo te sentó bien, en cualquier caso. La mente se te despejaba al caminar, y aunque te dolía, ni de lejos se sentía como hacía unos años. De hecho, hace unos años ni siquiera habrías soñado con caminar más de cien metros sin descansar. Incluso cuando habías conocido a Illje, pese a todo, tu cuerpo seguía resistiéndose a moverse más de un par de kilómetros sin que el dolor te sobrepasase. Pucci no era demasiado grande, pero en realidad era un milagro que tras todo lo que habías andado no necesitases parar. Lo ibas a agradecer, claro, pero no necesitabas parar.

Quizá agradeciste más si cabe toparte con Edipo. El lobo robot fue capaz de arrancarte una sonrisa cuando posó sus patas sobre tus rodillas. La conejita fingió tener un ataque de celos que lo disuadió de aplastarte, y aunque la miraste mal por unos segundos acabaste por sonreírle. Era su compañero, al fin y al cabo; tú tenías un gato, aunque aparecía y desaparecía por el barco. Creías que Cabbage había terminado por adoptarlo, no tenías pruebas pero tampoco dudas. En cualquier caso, al final dejó que se acercase. Tú no pudiste evitar agacharte para hacerle cosquillas... O lo que fuera que sintiera el animal, hasta que las rodillas empezaron a molestarte. Ahí sí que decidiste levantarte, aunque el lobo protestase.

- A mí también me tienes un poco malcriada -confesaste-. Nadie se había portado tan bien conmigo nunca, mucho menos sin querer nada a cambio.

En realidad pensabas que Illje sí buscaba algo en tí. Como mínimo, lo mismo que tú en ella. De forma totalmente azarosa, guiadas solo por la suerte, os reuníais cuando más lo necesitabais para daros un poco de compañía. A veces la necesitabas tú, otras ella... Era una obsesión romántica en cierto modo; te gustaba pensar que la pirata también veía en ti la familia que no había tenido. Además... Era preciosa. Desde que la habías conocido despertaba en ti sentimientos muy encontrados que no terminaban de disiparse por lejos que estuviese. Era extraño quererla como una hermana pero al mismo tiempo desear que te empujase contra la cama y perderos en ella. Era curioso, porque odiabas no tomar la iniciativa, pero con ella cerca solo querías sentirte pequeña y protegida.

- Por cierto -dijiste-. ¿Te he dicho ya las ideas que tengo para mi brazo? Es una pena porque no vas a poder desnudarme si me lo tatúas tú, pero por lo demás es espectacular.

Ahí, llena de sutileza. Empezaste a explicarle cómo deseabas una media manga en el antebrazo que relatara la imaginería de Arabasta, faraona en el interior y por el exterior algo quizá más sencillo, pero luminoso. Algo que no rompiese con la estética del resto y pudiese ir integrándose poco a poco. Aun así, una vez terminaste te asomaste a su orejita y susurraste:

- Pero si tienes una idea mejor estoy dispuesta a escucharla.
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Sáb 17 Sep 2022 - 14:05}

Alice empezó a acariciar a Edipo e Illje aprovechó para apartarse un poco. Lo justo, manteniéndose cerca del campo de visión del lobot para que Alice pudiera seguir dándole mimos sin que empezara a quejarse. Sacó un par de sillas a la cubierta, junto con una mesita de madera que guardaba en su camarote. Encendió un par de farolillos y los fue colgando por el barco para iluminarlas un poco. Iba a buscar algo de beber, como le había prometido, cuando la escuchó.

Sonrió, aunque estaba de espaldas y al principio Alice no pudo verlo. Era una confesión inocente e inesperada y a Illje le había hecho feliz. Sin embargo, no podía engañarla.

-Te equivocas.

Entró al camarote y salió con una botella de vino, un termo lleno de té de la mañana y dos elegantes tazas. Lo colocó todo en la mesita con cuidado y le hizo un gesto para que se sentase donde prefiriese.

-Sí que busco algo de ti, Alice. –La miró a los ojos.- Al fin y al cabo, soy una pirata. No puedo dar algo de forma desinteresada.

Le señaló el termo y la botella, para que eligiese lo que prefería. Se lo echaría, con cuidado y una sonrisa, todavía. Y mientras se lo tendía, diría:

-Busco que vuelvas, aunque te marches. Pero creo que es lo mismo que buscas tú de mí. Y por tu compañía, me parece un trato muy justo.

Desde luego, era un trato mucho más justo que otros. Y puede que lo hubiera exagerado un poco; si de repente ella le dijera que no iba a volver, seguramente la tratase todavía mejor que otros días. Pero no podía evitarlo, le gustaba.

De repente, mencionó tener ideas para terminar su brazo. En seguida captó su atención, por supuesto. Ella se echó una generosa taza de té y se sentó en la silla a su lado. El vino estaba bien, pero le apetecía algo un poco más sosegado. Le escuchó con atención y aunque tenía muy buenas ideas y estaba deseando debatirlas a fondo, se había quedado colgada de la primera frase. Cuando al acabar se le acercó para susurrarle en la oreja, dejó la taza en la mesita y se inclinó un poco para apoyar la mano en su cadera.

-Me gusta mucho ese diseño. Sin embargo, incluso si te lo hago yo, puedo tatuártelo mañana.- Ladeó la cabeza, sonriendo.- Si ese es el único inconveniente para desnudarte, digo.


A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Mar 4 Oct 2022 - 21:21}

Efectivamente, Illje también buscaba algo en ti. Te hizo sonreír en cierto modo, ilusionada porque vuestra relación no era alguna clase de fantasía altruista. No eras la niña enfermiza que tomaba té en una terraza de Hallstat; eras una amiga. Quizá algo más. La naturaleza de aquello te era hasta cierto punto ajena, sin saber muy bien qué erais. ¿Novias? Si lo erais nunca lo habíais hablado; tampoco se asemejaba a ningún noviazgo que hubieses visto. ¿Había una palabra? ¿Sentíais siquiera lo mismo las dos? ¿Sabías acaso qué sentías tú?

No. Y tampoco lo necesitabas. La calidez que te invadía cuando Illje aparecía de repente, guiada solamente por la casualidad y su nulo sentido de la orientación, solo era comparable a la serenidad de dar cuerda en tiempo a todos los relojes. Transcribir algo tan bello a una palabra solo mancharía su pulcra naturaleza. Amor, cariño, hermandad, confianza... Solo abarcaban una dimensión de lo que sentías por ella, además de que tampoco encajaban por completo. No entendías el amor del todo, y aunque en cierto modo era la más poliédrica, lo que habías leído de ese sentimiento lo hacía demasiado abstracto. Encajaba muy bien, pues vuestra relación parecía sacada de una novela romántica, pero precisamente por eso sabías que estaba demasiado lejos de la realidad. O no. Quizá sí la amabas, pero a tu manera. O quizá sencillamente necesitabas una palabra única para las dos.

No, esa no.

- En realidad no busco volver. -Te avergonzaba reconocerlo-. Tampoco que lo hagas tú. Aunque a veces lo desee, saber que vienes solo porque tú quieres me hace más feliz que pensar que regresas haciéndome un favor. -Sonreíste con cierta timidez, sin poder sostenerle la mirada-. Cuando yo te busco solo pienso en lo feliz que me va a hacer a mí. Soy un poco egoísta.

Sin embargo, sí era cierto que pagar su compañía con la tuya era un trato que te agradaba. Lo hacía justo hasta cierto punto, más natural. Sabíais qué buscabais. Eso estaba bien. Igual que el vino, pero era un poco temprano para emborracharte y siendo Illje tan grande y tú tan pequeña empezar a beber ya era darle una ventaja demasiado grande que estabas convencida la conejita iba a aprovechar aviesamente. Aunque lo cierto era que, en el fondo de tu perversa mente, deseabas que se aprovechase de ti.

- Empezaré por té, pero si no me emborrachas cuando caiga la noche igual recuerdo que eres una pirata, y yo una cazadora -igual te estabas lanzando un poco- y tendré que darte caza.

Menuda frase de... En fin. Illje sirvió té y tras unos momentos un tanto incómodos recuperasteis la atención sobre tu brazo, demasiado blanco sin una manga a color que lo saturase. El apunte, si embargo, y pese a que había sido tu insinuación, te cogió desprevenida.

- Cierto. -Te ruborizabas-. Pero mañana también podrías querer desnudarme, así que tendremos que encontrar la manera. -¿Y esa huida hacia delante? Alice, estabas desatada-. Yo prometo ayudar con lo que se nos ocurra.

Habías levantado la mano, como si de alguna manera hiciese más solemne el momento. Como si pudieses borrar con un par de gestos la sonrisa de viciosa mal disimulada que se te estaba poniendo.
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Dom 16 Oct 2022 - 12:20}

Le sorprendió su respuesta y por un instante creyó que no volvería a verla desde que zarpara. No a posta, al menos. Tenían la mala manía de seguir reencontrándose gracias al azar. Por suerte, en seguida se corrigió e Illje sonrió con dulzura. No podía estar más de acuerdo.

-No podrías hacer que estuviera en deuda contigo ni queriendo, me temo. Yo solo hago lo que quiero.- Dijo, completamente en serio.- Y solo hay una persona a la que le deba un favor. Aunque… incluso cumplir ese favor podría considerarse algo egoísta.- Se encogió de hombros, dando otro sorbo de té.- Ser egoísta no está reñido con ser una buena persona, creo.

Todavía sonriendo un poco, apoyó la mano en su antebrazo, blanco. Estaba empezando a imaginar todo lo que podía crear en él y lo bien que le sentaría. Cuando le había pedido el primero no estaba segura de que fuera a querer hacerse más, o al menos no uno tan ostentoso como el que acababa de describir, pero cuanto más lo pensaba más sentido le tenía. Estaba convencida de que sería precioso y de que Alice sabría llevarlo como se debía.

-Incluso los favores que puedas llegar a pedirme…- añadió, todavía perdida en las posibles ideas.- debes saber que los cumplo porque quiero. Me gusta hacerlo. Y ciertamente, me gusta que estés feliz. Es un buen motivo para seguir volviendo.

Alice cogió el té, la retó y la pequeña sonrisa de Illje se volvió un tanto salvaje, alegre.

-¿Seguro que eres cazadora? ¿Vas a arrastrarme hasta el cuartel más cercano? No lo creo. Seguro que se te ocurren sitios mejores a los que arrastrarme.

No sabía en qué momento se había vuelto tan abierta, tan… belicosa. Comprobó tontamente que efectivamente estaba bebiendo té y no otra cosa, antes de respirar hondo y volver a relajarse en la silla. No importaba, realmente. Estaba a gusto, solo era eso. Miró a Alice, feliz de ver que por lo visto no era la única. Hizo un pequeño mohín.

-Siempre puedo desnudarte dos veces. Creo. Tendrías que vestirte entre ambas, pero suele hacer frío por las mañanas así que… no habría problema.

Alice había levantado la mano y siguiendo un impulso, la conejita hizo lo mismo, entrelazando sus dedos con los de ella.
-Solo se me ocurre un inconveniente, en realidad. Ese brazo va a dolerte cuando acabe con él y no deberás moverlo mucho durante un rato. Quizá deberías aprovechar mientras todavía lo tienes intacto.

También podía aceptar esa vez algo para ahogar el dolor, pero Illje sabía que no era una buena sugerencia. Sencillamente, no era una opción con Alice. No iba a insistir, no con eso. Había muchas otras cosas con las que era más divertido hacerlo.


A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuariohttps://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Dom 16 Oct 2022 - 20:23}

Estar con Illje era... Reconfortante. Sí, esa era la palabra. Tenía una voz suave, una compañía poco invasiva y una forma de ver las cosas que... Que. Aún no podías olvidar el día en que la carta de una desconocida cualquiera te había saludado como ignorante, mucho menos el impulso que te había llevado a, caprichosamente y sin ninguna expectativa, a devolverle el saludo. Cómo ella había llegado de pronto sin decir nada mientras tú cada día te preparabas para su improvisada aparición debió haberte dado una pista de cómo te hacía sentir la conejita. Al principio había sido un alivio a los tediosos días en el viñedo, pero había terminado por convertirse en un ritual que no había dejado de acompañarte desde que habías zarpado. Cuando te sentías sola, o ansiosa, se lo contabas. Luego dejabas que el mensaje fuese tragado por las aguas y cruzabas los dedos para que de alguna forma llegase a ella. Había pasado muy pocas veces, pero aun así muchas más de las que cabría esperar.

Illje miró tu brazo. No con ojo de artista, sino... Lo intuiste. Era normal. Tú tampoco creíste que todo tu cuerpo fuese tan susceptible de convertirse en un lienzo, pero nunca habrías creído muchas de las cosas que habías terminado viviendo, o que las frutas del diablo fuesen reales. Habían pasado muchas cosas desde que conocías a la conejita.

- ¿Tú crees que he cambiado demasiado? -preguntaste, insegura. Tu respuesta no terminaba de agradarte.

Sin embargo encontraste refugio en sus dedos, que se entrelazaron en los tuyos. Bajaste la mano hasta que ambas cayeron en el reposabrazos, aún entrelazadas. Querías sentir ese calor un rato más; al menos, hasta que ella misma decidiese que había sido suficiente. Su tacto era cálido, familiar... Te gustaba.

- Puedes desnudarme tantas veces como quieras. -Apretaste tu mano-. Pero tendrás que asegurarte de que merezca la pena.

Diste un sorbito de té. Era muy pronto para beber, aunque dentro de muy poco, según se fuera acercando la puesta de sol, iba a ser el momento ideal. No solías beber mucho cuando no buscabas información en las tabernas, pero tampoco le podías decir que no a una buena copa de vino mientras el mar se incendiaba de rojo anaranjado. Miraste a Illje con aprehensión. El dolor era algo a lo que estabas tristemente acostumbrada; no obstante el tatuaje iba a necesitar reposo para no quebrarse o cicatrizar mal en las primeras horas. Sin embargo, al menos en principio, no ibais a llegar al codo. Y, quizá, Illje se conformase con una sola mano.

- O podríamos esperar al último día -comentaste, mirando de nuevo-. Y hacer algo más ambicioso, si aguantas. ¿Por qué no nos ocupamos del brazo entero? Desde un poco más allá de la muñeca, en el dorso de la mano, hasta... -Señalaste las plumas-. También tengo ideas para esta parte; para que encajen. Llevo un boceto en mi cuaderno. Bueno, no es para todo, pero sería una buena transición: Un fénix, que enlace la parte más sólida con las plumas, y el estilo vaya cambiando según se acerca al hombro. ¿Tú qué opinas?

No sé ella, pero yo que tenías demasiadas cosas en la cabeza. Tenías a tu no-novia no-hermana a tu lado, junto a ti, y en vez de darle un beso estabas molestándola con todas las cosas que querías que te hiciera. Bueno, todas no. Por suerte pareció que algo hizo clic en tu cabeza, porque te erguiste en la silla y te inclinaste hacia ella, besando su mejilla mientras pedías, silenciosamente, que te diese algo más.
Illje Landvik
Desconocido
Illje Landvik
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {Vie 4 Nov 2022 - 12:34}

-¿Cambiado? ¡Sí! Sin ninguna duda.

Pero sonreía. Sus manos se habían entrelazado y pese a su respuesta podía ver la cara un tanto circunspecta de Alice. Illje suavizó su sonrisa. No quería que le malinterpretara.

-Pero no creo que sea algo malo. No puedes ser la misma siempre, sobre todo cuando estás siempre haciendo cosas nuevas. Siempre va a haber otra Alice en el horizonte, como siempre va a haber otra Illje. No creo que se pueda cambiar ''demasiado''. Si no te gusta cómo eres, siempre puedes, bueno, seguir cambiando.

Sabía que no era tan sencillo como lo hacía parecer. Ella misma había pensado mucho en ello en su día y tras su respuesta engañosamente directa había muchas horas de reflexión. Pero esas horas no podía pasarlas por ella. Lo mejor que podía hacer era ofrecerle sus conclusiones y apoyarla, si ella quería. Creía que era suficiente. Lo esperaba. Además… tenían muchas otras cosas con las que llenar el tiempo. Las reflexiones podían esperar.

-Siempre vale la pena.

Y entonces, Alice salió con otra idea. Illje sonrió escuchándola describir lo que había pensado para adornar su cuerpo. Estaba de acuerdo en que ampliar la manga quedaría muy bien. La miró de nuevo, intentando visualizar lo que mencionaba. Tenía ganas de volver a ver el caballo que le había hecho de cerca, de muy cerca. Estaba casi convencida de que había cicatrizado adecuadamente, pero quería asegurarse. Y quería además hacer un par de pruebas, situar bien el fénix para que todo el conjunto pareciera natural. Oh, iba a sentarle increíble. Un tanto renuente a esperar, aceptó. Alice tenía buenos argumentos.

-De acuerdo, el último día. Pero hasta entonces, mañana… ¿me dejarás bocetarte?

Las agujas dolían, era un hecho. También conllevaban paciencia y preparación, dos ingredientes que no casaban para nada con lo que quería hacer con ella esa noche, o quizá la siguiente. Pero el tacto de una pluma, de un bolígrafo, quizá fuera tolerable. Quizá ayudara a perfeccionar todavía más la idea.

Estuvo a punto de insistir, pero entonces Alice se levantó y la beso. Fue solo en la mejilla, pero cuando fue a regresar a su sitio Illje le cogió suavemente de la muñeca. Hizo ademán de tirar y cuando volvió a estar junto a ella le devolvió el beso, en los labios. Dulce, pequeño, una pregunta. Sabía la respuesta, pero preguntaba igual. Le gustaba descubrirla. Se apartó unos segundos después y señaló con la barbilla a la mesita.

-¿Abrimos el vino?


A tener en cuenta::

Ficha   -   Cronología
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] Empty Re: Dos días, tres noches y un rumbo [Priv Alice - Illje] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.