¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Ayer a las 14:38Berry
La luna, la sombra y el bufónAyer a las 11:13Mako
2.0Ayer a las 4:13Raulgamerlol11
¿Jugamos a un juego?Dom 19 Mayo 2024 - 22:28Mako
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
El Clan: Tercera parte [Privado]Vie 17 Mayo 2024 - 5:11Christa
Siguiente ronda


Ir abajo
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Miér 6 Mar 2024 - 1:51}

Dark Dome era un lugar donde la noche reinaba, desde que la zorra había llegado al lugar no había visto la luz del sol, haciendo honor a su nombre el lugar era un domo de oscuridad desde el puerto hasta la última roca de la isla. La mink no había acudido por un implante, ni por un criminal si no para explorar la ciudad en busca de alguna pista sobre la misteriosa tercera mafia. Le intrigaba que un grupo así de influyente siguiese en las sombras tras tanto tiempo, aunque no sabía como descubrirlo y el clima de la isla le hizo perder el interés habiendo estado encerrada en una habitación de hotel por tres días hasta que su congestión fuese ya algo del pasado.

Suspiró al momento de salir de su encierro autoimpuesto, vestía una chaqueta morada abierta, que dejaba sus pechos al descubierto de no ser por un vendaje que los cubría y un pantalón largo del mismo color de su chaqueta. No llevaba zapatos y su cabello era un desastre sin forma tras días de estar en reposo y rodeada de pañuelos de papel. Por suerte aquello era cosa del pasado, su nariz seguía enrojecida pero ya no goteaba y su voz ahora era clara sin catarros estorbando.

La noche de luces de neon se alzaba imponente en la zona comercial, con miles de carteles, ruidos y lucesitas que inundaban los sentidos de la zorra junto con un leve aroma a frituras. La música fue lo que más atención acaparó haciendo que Berry comenzara sin darse cuenta a correr hasta el lugar de procedencia de esta. Así fue como se encontró frente a un edificio que parecía una caja de color negro, cuyas ventanas se iluminaban con letras de color fluorecente anunciando que era un club nocturno.

—Hmm, club nocturno... suena a un lugar correcto para investigar y pasarlo bien. Estuve tres días en una habitación viendo el techo, un poco de diversión no me vendrá mal para ponerme al corriente.—

El gato con el que hablaba ladeó la cabeza, gesto que Berry imitó tras lamer sus garras. Tras un estallido el animal salió corriendo del lugar dejando a la zorra sin una respuesta a sus conclusiones pero no necesitaba autorización de un gato para meterse al club sin mucho esfuerzo.

El interior parecía salido de un relato futurista, el golpe de estímulos fue grande al verse rodeada de luces, láseres y humo que provenía del suelo. Si bien Berry había estado en otros lugares de entretenimiento, este se destacaba por tener algunas maquinitas con muchas lucecitas y música que parecía provenir del techo. La barra no era nada parecido a otras, era nueva y brillaba tanto que incluso reflejaba su rostro en el panel de la misma.

Los tragos eran expulsados por una máquina la cual tomaba la comanda y dispensaba el mismo tras mezclarlo automaticamente. Era la primera vez que un daikiri parecía directamente salido del refrigerador y para la curiosa mink todo era nuevo. No tardó en subir al escenario tras abrirse paso con sus manos empujando a la gente que bailaba de su camino, las cuales estaban tan borrachas que ni se dieron cuenta.

—¡Buenaaaas Nocheeees Dark Domeee! ¿Listos para escuchar a la zorra más divertida?—

La gente se quedó en silencio y se cubrió los oídos tras el chirrido del aparato de audio hasta que Berry le dio unos golpecitos con su garra izquierda volviendo a calibrarlo. La música volvió y unas letras aparecieron en una pantalla a los pies de Berry que empezó a cantar lo que iba saliendo pese a algunas letras pasar tan rápido que no le quedaba otra que improvisar.

—Ninguna como tú a mí me ha complacido se cree que a todas les digo lo mismo, quiere pelear pero conmigo eso no termina lindo. Y en confianza me confiesa, dice que nadie le interesaaa pero a los malos le corta la cabezaaa porque quiere esa recompensaaa~—

Su voz bonita al menos hacía que el sin sentido que entonaba sonase lo suficientemente bien para no causar una confusión enorme. Mientras seguía cantando las personas comenzaban a animarle dado a que en las pantallas a su espalda se veía la transmisión en vivo de la zorra para todo el club sin que Berry pareciera consciente de esto. Su cuerpo continuó bailando y gozando de la atención recibida hasta el final de la canción, momento en el cual descendió entre aplausos para volver a la barra y refrescar su garganta.


Última edición por Berry el Miér 6 Mar 2024 - 23:22, editado 1 vez
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Miér 6 Mar 2024 - 20:20}

Dark Dome era una isla a la que en cierto modo siempre te gustaba regresar. Si ignorabas la noche perpetua, las ridículas tasas de criminalidad, el consumo más alto de cocaína de esa mitad del Grand Line y un gobierno formado por decenas de regidores del Bajo Mundo no estaba tan mal. Mientras pudieses soportar las miradas lascivas, frenar a tiempo los contactos indeseados, evitar las barriadas más marginales o molestar a algún jefecillo de banda venido a más incluso podía considerarse que se trataba de un lugar seguro. Pero no lo era, y eso era en gran medida lo que te gustaba de ella. Su encanto volátil resultaba tan peligroso como adictivo, haciendo que cada vez que pasabas cerca usases algún criminalucho como excusa para poder parar un par de días por allí. Aunque esa vez habías tenido suerte porque sabíais que Envar Ittius andaba por allí.

- Pero ese es problema para la Alice de mañana -dijiste al espejo mientras terminabas de hacer el delineado más denso que nunca te habías pintado en los ojos, marcando una forma felina en ellos y ahumándolo entre tonos carbón y alabastrados.

Como siempre que llegabas a Dark Dome, te maquillabas de manera algo excesiva. Un labial azul eléctrico con sombras medianoche para darle volumen, brillos de plata en los pómulos y alguna que otra línea a trazo grueso buscando afilar tus rasgos un poco más. También algunas joyas adhesivas -brillantes de plástico que estaban lejos de ser una piedra preciosa, pero quedaban muy bien en ciertos ambientes- resaltando puntos particulares de tus párpados y marcando el final de la raya del ojo. El cabello suelto, pintados algunos mechones con tiza a juego con los labios. Era demasiado largo comparado con la moda local, pero no creías que a nadie le importase demasiado. El último paso fue trazar con pintura de neón la línea de tus tatuajes, al menos los que podías alcanzar del brazo derecho, para que destacasen en colores rosas y dorados en medio de la oscuridad.

Diste cuerda a un par de relojes en lo que decidías la ropa, aunque tenías casi claro que el bodi azul marino iba a formar parte del conjunto. No era tan exagerado como el corsé negro, que dejaba entrever gran parte de tu escote, pero a cambio dejaba la espalda al aire y el cierre alrededor del cuello lo dotaba de cierto toque más provocativo. ¿Aunque realmente querías que te viesen de esa forma? No, no querías, ¿pero a quién le importaba qué pensase la gente por ahí?

Al final optaste por el bodi pero metiste el corsé en el bolso, junto a unos pantalones rectos a juego y tú te pusiste una falda de tubo con lentejuelas doradas un poco estrecha de la que como tuvieses que pelear te ibas a arrepentir casi seguro, pero preferiste no pensar en eso. Los cuchillos se notaban demasiado bajo ella así que decidiste llevar solo los tres de la parte interior -deberían ser suficientes- y completaste el look con unos tacones demasiado altos que no ibas a poder llevar toda la noche, casi seguro, así que también guardaste unas bailarinas de charol para más tarde. Una vez con todo listo, abandonaste la habitación preparada para la noche.

- Vale, igual no estoy preparada -reconociste, ya dentro de un local lleno de luces de neón en el que apenas cabía un alfiler. Te estaba poniendo muy nerviosa tanta gente. Querías salir, te estabas agobiando...

Respiraste hondo. Seguiste hacia delante con tu mejor sonrisa e incluso, fingiendo una seguridad que no tenías, guiñaste el ojo a alguna que otra persona con cierta picardía para conseguir colarte y personalizaste un old fashioned en una máquina-barman cuanto menos curiosa preguntándote cuánto costaría una así en el barco -y, la verdad, las consecuencias que podía tener eso entre la tripulación-. En cualquier caso seguiste ignorando tu corazón desbocado mientras apartabas alguna que otra mano indecorosa en lo que te acercabas a la pista de baile, una suerte de plataforma baja delante del escenario. Una vez ahí ibas a empezar a bailar cuando una loca cogió el micro y empezó a cantar una tonadilla sin mucho sentido, que de pura casualidad se mantenía al ritmo. Con todo preferiste ignorarlo y simplemente ponerte a bailar.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Miér 6 Mar 2024 - 22:39}

Tras haber cantado a todo pulmón la mink se encontraba probando otro de los tragos que ofrecía la barra, esta vez un espumante que dejaba los labios de Berry llenos de un contorno rojizo producto de la espuma. El aroma del mismo era particular, uno que le recordaba a los frutos de su isla natal, su mente se encontraba divagando cuando su nariz captó otro aroma. Uno más terrenal, una fragancia que desde hace tiempo no asomaba y quizás si fuese en otra circunstancia la hubiese detectado desde antes de subir al escenario.

Sacudió su cabeza mientras dejaba el vaso ya vacío y tras sonarse la nariz fuertemente como una trompeta buscando despejar cualquier duda volvió a inspirar inflando su pecho aún más. Y ahí estaba, esa fragancia no era imaginaria, una sonrisa en su rostro comenzó a hacerse notoria mientras como una pantera avanzaba en cuatro patas por debajo de las piernas de la gente causando algunos chillidos a su paso.

Apenas tuvo más movilidad comenzó a trotar y en un minuto la vio, la figura de porcelana más bella de lo que recordaba y con un atuendo electrizante que le hizo abrir sus dos orbes rojos hasta casi botarlos por el camino. La falda, los brillantes, el bodi con esa espalda despampanante en todo sentido y el maquillaje que distaba mucho de la imágen que Berry guardaba en su mente.

—¡Aliceeeee-!—

El grito se vio interrumpido al momento en el que su garra derecha se resbaló por un sector mojado del lugar y en consecuencia la zorra comenzó a rodar sobre si misma como cierto erizo azul. Solo que en esta ocasión fue una pelota negra y dorada que salió disparada hasta chocar con una de las máquinas del lugar haciendo que esta expulse más humo y en particular sobre el cuerpo de la mink.

Berry se levantó erguida y mareada tras el golpe, moviéndose como un zombie de lado a lado mientras tosía humo. Su figura en cambio parecía intimidante entre el humo, en especial porque sus orejas parecían cuernos y su cola una especie de arma, aunque finalmente tras salir del impacto inicial la mink pudo despejar el mismo usando sus garras y su cola como si fuese un plumero. Se frotaba su cabeza mientras avanzaba hasta quedar cerca de la rubia e ignorando a quienes le miraban.

—¡Coughhh aghh! ¿Cuánto humo tiran esas cosas? ¡Aliceeee! ¿Me reconoces? Vamos esta carita no se te pudo olvidar tan fácil, te doy una pista no soy un gato... ¿Quién soy?—

Berry expulsó más humo hacia un costado antes de sonreír y apuntar a sus mejillas con cada una de sus manos. Su músculatura y aspecto quizás distaran un poco sin su uniforme, pero creía que olvidarse de alguien no era sencillo. Ella seguía recordando el aroma de Alice como si fuese el mismo día en que lo olfateó por primera vez, incluso recordaba el gesto que esta había tenido con su brazo si supiera que todavía se seguía prendiendo fuego de vez en cuando.

—No esperaba encontrarte por aquí ¿Te ha gustado la canción? Puedo subir y cantar otra si la música que suena no te agrada.—

Berry no tenía idea de si se necesitaba autorización para cantar pero a nadie pareció importarle que subiera para realizar sus locuras la primera vez por lo que suponía que no habría ningún problema en volver a intentarlo.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 7 Mar 2024 - 0:35}

Te sentías poderosa. Más alta que en las botas de tacón y despertando miradas entre el deseo y la admiración, bailabas sin apenas recordar que tenías pies. Te movías con elegancia al ritmo de la música, despertando con cada quiebro posturas casi imposibles para cualquier otra persona pero casi sencillas para ti, sorprendiéndote en cierto punto de que el cuerpo no te dolía a duras penas. Empezaste entonces a plantearte cuándo fue la última vez que te dolió caminar, aunque en medio de todo aquello perdiste un poco la concentración y tu actuación bajó un poco el nivel. Seguía por encima de los demás e incluso se había formado un pequeño espacio de confort a tu alrededor, pero tú notaste que había decaído.

En cualquier caso seguiste a medio camino entre el baile y ese pensamiento, tratando de recordar. ¿Habías perdido la perspectiva, quizá? ¿No sentías dolor o sencillamente habías olvidado cómo se sentía? Con la mano izquierda recorriste la comisura de tus labios en un fingido coqueteo con el tipo más lejano del corrillo, percatándote de que donde siempre había una sonrisa en ese momento no faltaba, aunque era tenue y no impostada. Era un dolor tan sutil y lo tenías ya tan asumido que no tomabas consciencia de él normalmente, aunque en cuanto empezó a ocupar tu cabeza necesitaste parar porque tus tobillos se sintieron como si fuesen a explotar. Lección aprendida: Podías usar tacones, pero debías asegurarte de no pensar en ello mientras lo hacías.

Por suerte para ti algo decidió distraerte: Primero un grito, luego un resbalón y en medio del humo una masa negruzca rodó hasta golpear una de las máquinas de humo, aunque en cuanto se detuvo pudiste ver los aros dorados por su cuerpo. No llevaba uniforme marine, pero era difícil confundir a Berry con cualquier otra persona incluso en esas circunstancias, tenía un aspecto muy característico. También una manera de comportarse muy peculiar, con una elegancia característica que solo la torpeza extrema podía emular. ¿Se había dado un coscorrón la primera vez que os habíais visto o eran imaginaciones tuyas?

- Hola, Berry -Diste un trago a la copa, con cuidado de no manchar el vaso-. ¿Qué tal? ¿Se te ha roto la parte de arriba? Tengo algún recambio en el bolso, por si...

En realidad era una mala idea. Aunque quizá en proporción no distaseis demasiado Berry te sacaba más de una cabeza y en volumen eso se notaba mucho. Dudabas que tuvieseis siquiera una distancia razonable de tallas; Berry era muy grande. Además de un peligro, quién sabe lo que podría hacer con tu ropa una vez puesta... O si se lo tomaría como... "Oh, mierda". Berry era coqueta. Demasiado coqueta. Incómodamente coqueta, incluso. Tragaste saliva con la esperanza de que no se acordase de vuestra última conversación o, por lo menos, que no achacase tu ropa a que pretendías algo esa noche. Aunque tenías que decir, si bien la presencia de Berry había encaminado hacia vosotras más miradas que antes, la lascivia había desaparecido de casi todas.

- La canción era... -Meneaste los labios-. Muy original. ¿Has compuesto tú la letra? Me recuerda a una parecida que escuché en la radio, aunque decía otra cosa. -Berry era la loca que estaba cantando-. Pero por ahora no te preocupes, habrá tiempo para cantar más tarde. Por ahora podemos tomarnos una juntas, tienes que ponerme al día.

La guiaste hacia la barra mientras apurabas los últimos tragos de tu bebida. Berry te caía bien, pero entre que era torpe y bruta te preocupaba un poco que la liase de alguna forma sin querer y que la noche terminase de forma precipitada. No querías hacer de niñera hasta marchar, pero mejor invertir un rato en charlar con la mink y de paso así descansabas las piernas.

- ¿Habrá banquetas libres? Ojalá haya banquetas libres.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 7 Mar 2024 - 1:11}

La mink asintió ante su nombre, como si le hubieran descubierto, se notaba contenta por ser recordada a lo mejor en su mente no creyó ser tan importante para la rubia siendo una caricia al ego que esta le reconociera. Bajó su mirada a su atuendo, para luego revisarlo con sus garras en especial la chaqueta y las vendas. Nada roto, ¿Tal vez en su espalda? Se quitó la chaqueta para poder ver la parte trasera pero no encontró nada fuera de lugar, por lo que volvió a colocarla como si nada hubiera pasado.

—¡Bwahahaha! Me has engañado, lo admito fue una buena broma decir que se me había roto algo. ¿Tal vez solo deseabas presumirme tu ropa? Te ves muy bien, pero eso ya lo sabes, no necesitas que yo te lo diga.—

Berry soltó una carcajada creyendo que Alice había intentado jugarle una broma sobre su ropa y presumirle su atuendo que dejaba poco a la imaginación en el medio de eso. La mink lamió su garra izquierda limpiando la misma, si bien era evidente que Alice le atraía era el primer día de la recuperación por lo cual no andaba en plenas condiciones para andar coqueteando a la primera.

—Sinceramente las letras iban muy rápido y solo reemplacé lo que no llegaba a leer con algo que rimase. Soy buena rimando por ejemplo "Alice es bonita como una dinamita y cuando la veo mi corazón palpita hasta dormir en mi camita".—

La mink comenzó a rimar o a lo que su cabeza recordaba como rimar, la realidad era que solo lo había visto una vez en una revista imitando desde entonces las terminaciones con suma facilidad. Su rostro cambió a uno más jocoso al ser invitada a beber, quizás no estaba en condiciones para coquetear de inmediato pero la segunda vez era diferente.

—¿Beber juntas? ¿Una cita? Me agrada, supongo que ahora entiendo tu atuendo y claro que te acepto un trago o dos, también un beso o dos pero esos después...—

Berry guiñó el ojo izquierdo mientras se dirigía a la barra y separaba dos banquetas para ella y su conocida, ordenando el trago en la máquina. Sonriendo, la zorra dio unas palmaditas a la banqueta a su lado para que Alice tomara asiento por si no había sido muy evidente.

—Puedes sentarte en mis piernas o en la banqueta. ¿Ponerte al día? Claro, pregunta lo que quieras mi brazo está mejor que nunca te sorprendería todo lo que puede hacer...—

La mink mostró su brazo el cual exhibía su pelaje grueso y brillante, también su garra dorada abriendo y cerrando la misma demostrando que cualquier posible secuela de ese incidente con el fuego había quedado atrás. Se preguntaba que otras consultas podría tener la cazadora respecto a ella, ignorando el posible doble sentido de su última frase.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 7 Mar 2024 - 20:03}

Inclinaste la cabeza, con expresión perdida. ¿Cómo que tomándole el pelo? Parpadeando sin saber del todo qué decir alternabas la mirada entre su rostro y las vendas, como queriendo cerciorarte de que no era un top emulando vendas sino realmente vendas, del mismo tipo que casi todo el mundo usaba habitualmente para hacer presión. Aunque en cierto modo asumías que podía ser un rasgo cultural de su tribu llevar eso, tenías serias dudas de que fuese algo habitual o siquiera estuviese entre las primeras opciones. Esperabas, por lo menos, que no existiese una tribu entera de personas tan brutas como Berry.

- Quiero decir... -señalaste su pecho, confusa-. Eso no es ropa, ¿no? Son vendas. No parece cómodo. ¡Pero gracias! -contestaste-. No sabes lo que me ha costado decidir qué iba a llevar. Había pensado en algo más escotado, pero al final me decanté por el bodi porque el azul marino es sencillamente superior. Especialmente para salir por esta ciudad, ¿no te parece? Es como que llama a usar colores más nocturnos, un poco más...

Evitaste hacer cualquier referencia carnal delante de la mink, que más o menos ya sabías de qué pie cojeaba. Era simpática, pero sabiendo que usaba el coqueteo como forma de congeniar no tenías claro hasta dónde llegaban o si había límites en ello y no tenías claro que quisieses nada con ella en esos términos. De hecho, no solías buscar nada en esos términos cuando no surgía de forma algo más orgánica. La insistencia no era lo que más te excitaba, aunque llegaba a tener cierta gracia ver los juegos de rimas que hacía para lanzarte piropos un tanto torpes, pero encantadores a su manera.

Acompañaste con una sonrisa su recital sin evitar pensar que a la mink le sería más fácil conquistarte con sus dotes para hacerte reír que mediante su excelsa lírica. Tenías que reconocer que rimaba, era cierto, pero la métrica y el ritmo eran más que repetir el mismo sonido. Aun así resultaba francamente tierno que pusiese empeño en agradarte de esa manera. Si no fuera tan alta le habrías acariciado detrás de las orejas, pero como no llegabas bien preferiste simplemente aplaudir su demostración.

Te mordiste la lengua cuando dijo lo de la cita. No era una cita, pero creíste que explicarle la sutil diferencia entre una copa entre amigas y una cita iba a requerir demasiadas energías, por no hablar de la muy real posibilidad de que te explicases mal y la más real aún posibilidad de que ella te malinterpretase. No sabías si tenías los ánimos para discutirlo, así que, por qué no, te encogiste de hombros y asentiste. Para qué romperle la ilusión a la pobre.

- Lo de sentarme en tus piernas lo dejamos para más tarde, si te parece bien. Por ahora necesito un respiro, sobre todo si quiero aguantar toda la noche.

Te apoyaste en el taburete, colgando tus piernas. Berry seguía con su coqueteo, aunque esa última indirecta fue un poco bruta. Habías visto lo que Berry hacía con esa mano; ni siquiera parecía capaz del todo de controlar su fuerza. Entre eso y lo torpona que se veía casi te asustaba, aunque mayormente te hizo ruborizar.

- ¡Berry! -exclamaste-. Eso es un poco inapropiado. Pero, cuéntame, ¿qué has estado haciendo desde que nos vimos? ¿Te han destinado en Grand Line? Parece un ascenso increíble.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 7 Mar 2024 - 21:27}

La mink asintió ante la pregunta de las vendas, escuchando a la par una risita por la visión de la moda de Alice. Para la zorra la ropa era ropa, solo una tela que los humanos tenían por costumbre usar en todo momento, desconocía sobre colores superiores o estilos más allá de lo que siempre usaba o se colocaba encima. Su rostro se mostró tranquilo ante la insinuación de que la noche invitaba a otras cosas, algo que captó con sus orejas pero prefirió ahondar en la primera parte del discurso.

—¡Sabía que no podían soportar tanta ropa en todo momento! No debes preocuparte por lo que enseñas o no, en mi tribu apenas usamos estas cosas. Si te soy sincera las vendas son una molestia, debo tratar de no moverme mucho o se rompen de solo lanzar un golpe y no son parte del atuendo. Pero el recepcionista del hotel me dijo que no se admitían perras, le dije que soy una zorra y me creyó pero insistió en que debía cubrirlas y aquí estamos.—

La zorra no parecía comprender del todo las costumbres humanas entre tanto cambio de islas. Había estado en algunas que solo portaban un bañador o ni eso, pero en otras se ponían sensibles por un par de sandías. Suspiró mientras imaginaba a Alice con algo más revelador, no era mala imágen pero quizás lo mejor era mantener ciertas cosas en el imaginario o podían confundirle con otro animal como le había ocurrido a ella.

—¿Para mas tarde? Suena bien, no muerdo bueno si me lo piden tal vez o si fueras un trozo de sushi. O un plato de fideos, o un delicioso estofado... mmm, ¡Ah! Solo quería decir que no intentaría nada si no me lo pides, ya sabes lo que ustedes llaman consentimiento.—

Berry divagaba cuando pensaba en comida pero finalmente se centro al momento de dejar en claro que había aprendido un poco sobre el consentimiento y que no debía intentar nada sin una autorización de la otra persona para no meterse en problemas. Le costaba, gran parte de sus habilidades sociales dependían del ligoteo aunque al escuchar su nombre volvió a la realidad apuntando su carita con uno de sus dedos.

—¡¿Yo?! No sabía que golpear malos y romper rocas con mis manos era inapropiado, nunca se quejaron cuando les ayudaba con esos barcos deshuesados que incautaban. Es curioso que hablar de eso sea mal visto cuando todos lo presumen en el cuartel...—

La mink suspiró demostrando que no entendía el motivo por el cual charlar sobre sus rutinas de entrenamiento era algo inapropiado pero supuso que al ser un lugar festivo esos comentarios sobre el esfuerzo estaban mal vistos.

—Bueno desde que nos separamos estuve ocupada, ascendí hasta teniente me dieron la capa que siempre soñé y cumpli mi meta a corto plazo. Entrené a muchas personas e hice muchos amigos tanto dentro como fuera del cuartel...—

La mink observaba su reflejo en el vaso mientras comentaba sus experiencias, recordando los buenos y no tan buenos momentos que pasaron durante todo ese tiempo.

—Entrené muy duro y estuve implicada en misiones que no creí superar, conocí a una superior muy guapa y ciega que me enseñó muchas cosas con la que también destruimos a un traidor. ¡Debiste verme arrancarle la lengua hice pum y el tipo hizo aaagh!—

Imitó el movimiento con su mano mientras su rostro mostraba expresiones exageradas pese a que era evidente que Berry sonreía con emoción al recordar sus peleas. De hecho era en lo que más se detenía además de que todo aquel que mencionaba en sus historias era guapo o guapa.

—Pero incluso así, incluso con mi sueño logrado no terminaba de sentirme libre. No lo sé, si hacía algo me acusaban de ser un peligro o de no tener en cuenta ciertas cosas, yo no creo ser una mala persona siempre he luchado por la justicia y ayudado a los civiles o a mis soldados. Hace un tiempo ocurrió un incidente en una isla fría, pese a ayudar a la gente me dijeron que me degradarían por unas cosas que había hecho en el pasado. Preferí irme con ese pirata para ya no tener a alguien diciendo como debo hacer las cosas...—

La zorra bebió su trago y apoyó el vaso en la mesa, sonriendo por la decisión de elegir su camino por primera vez en la vida y con la ambición de lograr grandes cambios por si misma. Deseaba luchar con personas poderosas y también conocer lugares nuevos que antes no solía considerar, aunque tenía en claro los riesgos.

—Supongo que algún día podrías venir por mi cabeza, pero si te soy sincera me dolería luchar contigo. ¡No solo eres linda! Me emociona la idea de que podamos chocar puños pero no me agrada la idea de luchar a muerte ¿Me entiendes? Eres una de mis inspiraciones, cuando nos conocimos me ayudaste y tu fuerza está grabada a fuego en mi memoria, no quiero perder ese vínculo que creo tener solo por haber elegido otro bando.—

Berry suspiró mientras apoyaba su cabeza sobre su garra derecha mirando a la rubia sin un apice de malicia o mentira en sus palabras. La zorra era sincera y no le ocultaría sus decisiones incluso si eso implicaba ser atacada, pero como dictaba su corazón nunca lanzaría la primera piedra y menos contra alguien que en un momento de necesidad le había tendido una mano.

—¡Pero mucho hablar sobre mí! ¿Qué has estado haciendo? ¿Atrapaste al loco que se nos escapó? No te contrataron para matarme, ¿Verdad?—

Susurró con complicidad mientras bebía nuevamente, esperaba que su voz bonita y sus sentimientos fuesen correspondidos tener a alguien tan fuerte como Alice tras ella era emocionante pero a la vez le dejaba un sabor amargo en la boca ¿O eso último era la bebida?
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 7 Mar 2024 - 23:54}

Creíste que con el ruido del local Berry había podido malinterpretarte. Tu ropa era cómoda, aunque quizá el bodi no era la opción más adecuada pensando en confort: Tirante en la zona púbica y algo ajustado, una blusa amplia podría ser más razonable. Pero no estabas ahí para ser razonable, habías ido para ser divina. Y eso implicaba algún que otro sacrificio; el corsé también te oprimiría un poco, al fin y al cabo, y aunque el pantalón negro sin duda habría sido bastante más agradecido que la falda, ¿qué importaba? Por una noche no tenías que pensar en ser práctica a la par que linda. Por una vez todo lo que importaba era lucir. Y eso hacías. Además, de lo único que te ibas a arrepentir era de los tacones, todo lo demás era más que tolerable.

- ¿Lo que nosotras llamamos...? -No querías indagar, pero sospechabas que había una historia interesante detrás de eso y tu ímpetu cotilla guio tus labios-: ¿Te has propasado con alguna compañera, Berry? ¿Has intentado morder a alguien que no te lo ha pedido y te has metido en un lío? -Te inclinaste un poco hacia ella con una sonrisa un tanto maliciosa-. ¿Hay alguien en el cuartel inmune a tus encantos?

Te costaba pensar que alguien pudiese sentirse ofendido por el comportamiento de Berry, casi inocente en ocasiones, aunque también era verdad que tú no habías compartido mucho tiempo junto a ella y contigo había sido, hasta cierto punto, moderada. Si actuaba de forma impulsiva constantemente no sería de extrañar que en algún momento se hubiese pasado de la raya con alguien no demasiado receptivo. Con alguien no demasiado receptiva, más bien. Te costaba imaginar un hombre de mente lo bastante fuerte como para resistir insinuaciones directas de una mujer como Berry, aun si se trataba de un híbrido entre humano y animal. Tenías entendido, puestos a ello, que había algunas personas a las que eso les excitaba. O a las que no les importaba.

La revelación chocante llegó poco después: ¿De verdad había abandonado la Marina? Parecía muy convencida de sus valores al conocerla, y aunque no te llegaba a extrañar que la hubiesen degradado -fuese por no conocer el concepto del consentimiento o por ejercer como marine en islas fuera de su jurisdicción- resultaba extraño cómo lo había dicho. Más aún, resultaba extraño que mencionase haberse marchado con un pirata. Te mordiste el labio; para Berry no parecía haber ningún problema en confraternizar con delincuentes; debía ser eso. Aunque tenías hasta cierto punto la noción de que ella no se daba cuenta de qué había hecho mal. De hecho, tú sin saber en qué formas se había relacionado con ese pirata no te sentías cómoda juzgando esos hechos. La deserción un poco sí, en realidad, pero parecía un motivo honesto: Liberarse de las reglas para ayudar mejor a la gente. Te daba un poco de miedo, así empezaban discursos como el de Alpha, pero no creías que ella fuese como él.

- Shhhh... -chitaste, abriendo los ojos de golpe-. Esta noche estoy de fiesta, pero nunca se sabe quién escucha -aclaraste en voz baja-. Pero yo también te tengo cariño, no me gustaría que acabases mal. Por eso, ¿quizá sea mejor mantenerte dentro de la ley? -preguntaste-. Lo justito, ¿sabes? Ya conoces a Sasaki... -reíste nerviosa-. Tiene una perspectiva... Peculiar, sobre la delincuencia.

Aun con todo no pudiste retener una sonrisa agradecida. Había poca gente que se preocupase por ti, en realidad, y aunque no tenías tanta confianza con Berry como para darle detalles muy específicos sí era un alivio que alguien quisiera escucharte y no solo hablar, hablar y hablar de sí mismo y lo mal que lo había pasado.

- He estado viajando, mayormente -contestaste. No comentaste que tenías el congelador de cobros casi lleno, aunque la mayor parte de eso se iba en los sueldos de la tripulación-. Siempre he querido viajar, y de joven por salud no podía. Bueno, de niña, que parece que soy una anciana y no tengo ni cuarto de siglo. -Agitaste la cabeza, liberando un poco tu mente-. Las últimas veces que intenté... Ya sabes, eso... No salieron muy bien y terminé con una lesión que me ha tenido algunos meses tomando reposo. También he intentado encontrar a una persona, pero es como si se hubiese desvanecido del mundo. Me da un poco de miedo que algún compañero haya... Ya sabes. -Parpadeaste lentamente un par de veces. Notabas tus ojos húmedos; tuviste que concentrarte para no dejar escapar ni una lágrima-. Aunque ya estoy recuperada, y hasta estoy desarrollando una danza de combate que se adapte a mí. Y... No sé. Mi vida no parece tan interesante como la tuya. -Reíste-. Aunque hace poco me tiraron un edificio encima, entre otras muchas cosas.

Suspiraste. No querías pensar en eso. No esa noche, al menos. Ese era otro problema para la Alice de mañana.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 8 Mar 2024 - 0:43}

La mink soltó una risita al ser cuestionada sobre haberse sobrepasado alguna vez, abrió la boca para responder aunque la cerró y bajó su garra antes de ponerse a pensar durante un largo momento de silencio. Su mente a veces era una montaña de emociones, lo que le hacía pensar que quizás ella no estuviera viendo el hecho de manera tradicional o humana. ¿Se había propasado? Las preguntas de Alice ayudaban a aclarar su mente y descartar cosas, morder sin consentimiento quizás en algún entrenamiento aunque lo más cercano que recordaba era haberle estornudado a un compañero. ¿Tocar? Era complicado, ella agarraba en muchas de sus rutinas, sin consultar ni preguntar pero tal vez era una mezcla mejor dicho un accidente.

—Solo recuerdo tocarle los pechos por accidente a mi superior pero no fue intencional, estaba en la playa ella había dicho de buscarla en la noche y me tropecé con su cuerpo cubierto de arena había estado tirada ahí quien sabe cuanto y la tuve que cargar y llevar al cuartel. No creo que eso sea malo ¿No? Es decir le salvé de ahogarse o algo peor si subía la marea...—

La mink confesó tras darle vueltas a sus recuerdos pese a ella no sentir que eso hubiera sido algo malo, de hecho pese a reconocer su incidente recalcaba que nunca había intentado nada y simplemente se la había llevado por delante. Lo siguiente hizo a Berry bajar el tono como un cachorro obediente acercando su rostro a Alice para escucharla mejor y ganarse alguna caricia pese a estar haciendo equilibrio en cuatro patas sobre la banqueta para reducir la distancia entre ambas.

—Me di cuenta de cosas, no solo hay personas buenas en la marina hay muchos trapos sucios por debajo y yo sola no podría cambiarlo y menos si esos trapos sucios eran mis superiores. Pero descuida, no iré contra civiles, marines ni gente de bien. Sasaki lo dijo bien claro, que las personas malvadas no cambian, como marine atrapé criminales que al rato escapaban o volvían a las andadas...—

Berry volvió a sentarse decentemente mientras reflexionaba sobre lo que le había incomodado de ser una marine para luego levantar su garra izquierda y sonreír.

—Un marine debe proteger a los civiles, su prioridad es garantizar su seguridad y darles una vida digna. Eso es lo que yo juré hacer, para lograrlo no debo encerrar, debo aplastar. Seguiré defendiendo mis ideales, mi justicia será la de mis puños y eliminando criminales los recursos de la marina podrán usarse para lo que realmente deben. Nada de mantener personas malvadas, pero tampoco mataré a alguien simplemente por ser un pirata si es una buena persona o a una persona que se vio obligada a entrar a ese mundo si esta dispuesta a seguirme. Busco un cambio verdadero uno que la marina no parece ver con buenos ojos.—

Confesó mientras juraba y perjuraba que nunca atacaría a un civil que no la hubiese atacado ni levantaría su mano contra sus antiguos compañeros ya que para ella le habían enseñado mucho y recordaba a muy buenas personas que seguían en ese lugar buscando cambiar las cosas a su manera. Su rostro escuchó con fascinación lo que la rubia tenía para contarle, al parecer su cuerpo seguía causando algún que otro problema pero le daba gusto que al menos estuviera cumpliendo un sueño.

—No creo que alguien...—

De repente le recordó como una punzada en su mente, esa mujer de la taberna tan bella pero a diferencia de Alice sin apice de emociones, la sensación de esa espada que tenía en la cintura un escalofrío le recorrió sin darse cuenta. Estaba por decir que nadie podría haber hecho tal cosa, pero cruzarse con esa mujer no era garantía quizás era solo una artesana pero Berry no se quitaba de la cabeza esa sed de sangre tan intensa.

—Mientras no se haya cruzado con esa mujer guapa de aspecto siniestro estará bien, no creo que algún otro compañero de tu oficio pudiese ser tan desalmado...—

La mink trató de ser optimista pese a solo conocer a un par de cazadores, suponía que no todos serían tan amables como Alice pero a lo mejor esa persona importante no caía en las garras de otro. Si era tan bueno para esconderse de una persona que le tenía tanto aprecio no le resultaría complicado huir de otros cazadores.

—¿Un edificio? ¡Suena genial! Quiero decir no es genial que te tiren uno encima a mi me han bateado la cabeza, peleé con lagartos gigantes, he combatido con una mujer más alta que un edificio y no te imaginas el tamaño de sus... ¡Ups! Me pierdo en mis recuerdos, solo digo que suena a una batalla divertida. Si tu estás aquí, ¿Ganaste? Incluso con una herida, eres genial tal y como recordaba o quizás más...—

La mink observó de cerca a Alice mientras le rodeaba sin encontrar ninguna muestra de heridas o magullones, era curioso pero tal vez el impacto no le había dañado o ya había ocurrido hace mucho tiempo como para dejar alguna marca. Tras volver a sentarse, haciendo gala de su trasero inquieto por milesima vez en la noche, el rostro de Berry parecía interesado en ese combate que sonaba tan divertido y en como la rubia había salido sin ninguna marca al menos a simple vista.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 8 Mar 2024 - 14:53}

En realidad no te referías a que permaneciese en la Marina, pero la escuchaste igualmente. Sabías, o habías escuchado muchas veces al menos, que la sombra de la corrupción siempre acechaba en las grandes organizaciones, pero aunque te parecía un motivo sólido para abandonar el ejército no creías que aplastar criminales fuese una buena razón para convertirse en criminal. De hecho era una pésima idea teniendo en cuenta que en un par de semanas podía acceder a una licencia de caza para atrapar criminales así fuera preciso. Además no terminaba de convencerte eso de aplastar a la gente, decidir qué piratas eran buenos y cuáles merecían morir... Era cierto que tú hacías ciertas excepciones, pero tú nunca habías fingido que tratabas de hacer u mundo mejor: Era puro negocio y cazabas a quien querías.

- Supongo que es inevitable que el mal eche raíces en cualquier lugar -comentaste-. Pero no creo que hacer tu propia justicia volviéndote pirata sea lo más adecuado. Aun así, si crees que ese es tu camino no voy a entrometerme. -Le guiñaste un ojo-. Sería malo para el negocio.

Esperabas que captase la broma, o que por lo menos no se lo tomase como algo personal. No tenías interés en cazarla, al menos mientras no se convirtiese en un verdadero peligro. Su forma de ver las cosas podía resultar problemática por lo que podía suceder de hacer mucha gente eso mismo, pero podías seguir durmiendo por las noches mientras solo fuesen un par de personas fuera del sistema y este en sí no se desmoronase. La anarquía entendida de esa forma podía resultar completamente aterradora.

- Hay más personas de aspecto siniestro en el Gremio de lo que al propio Gremio le gustaría admitir. -Soltaste un largo suspiro-. Necesito otra copa. -Por suerte había barmans automáticos casi a cada palmo-. Las licencias casi se regalan, y hay tanta gente atraída por el dinero fácil como por un permiso para asesinar personas sin que les persiga la ley. No es raro que dos cazarrecompensas se maten entre ellos por una presa, ni tampoco que se descubra en algún momento que tienen vínculos con el Bajo Mundo o un trabajo paralelo como sicarios. -Desviaste la mirada momentáneamente-. Para la mayoría un delincuente solo es un precio, y si merece la pena el riesgo no importa nada más -explicaste-. Para otros es una forma de saciar su ansia de violencia, una puerta al crimen sin consecuencias. -Estabas algo nerviosa. Tus labios se curvaban en extrañas muecas y tus ojos iban de un lado para otro-. ¿Supongo que yo soy en parte así también? No debería quejarme; debería decir que es culpa suya. Algo habrá hecho para tener un cartel de búsqueda. Aunque sinceramente no soy capaz de imaginarme el qué.

A Berry le parecía más interesante lo del edificio. Normal, por otro lado. Empezó a divagar sobre algunas aventuras más que había tenido, dejando un momento para hablar de los pechos de una mujer gigante -un tanto inapropiado, pero preferiste no mencionarlo- y mencionar que había recibido un batazo en la cabeza. Tú nunca habías visto un gigante, pero algo tan grande tenía que ser sencillamente espectacular y luchar contra uno debía resultar bastante más desafiante que enfrentar un edificio. Por su parte la mink empezó a husmear a tu alrededor tras preguntar por tus heridas, a lo que levantaste la pierna derecha señalando la herida, cerrada con sutura todavía, que había en tu muslo.

- También me rompí el brazo, pero ya estoy mejor de eso. Un poco delicado todavía, pero confío en que en unos días vuelva a estar al cien por cien. -Preferiste no mencionar los moretones en tus costillas ni el dolor que habías sentido ese día. Como siempre, era mejor guardar eso para ti-. Aun así, un edificio parece bastante menos peligroso que una giganta; ¿cómo sobreviviste? Tuvo que ser espectacular.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 8 Mar 2024 - 19:35}

Berry suspiró mientras Alice comentaba sobre su camino, si bien la perspectiva era válida la piratería le daba libertad sin estar atada a un gremio, una organización o algún superior. Un anhelo de volver a sus días de juventud donde nadie le decía que hacer o como actuar. Quizás un anhelo egoísta e irresponsable, que todos juzgarían como algo utópico pero que para alguien de instintos como la zorra le resultaba una meta de lo más noble que mantenía viva su ambición de un cambio mediante el impacto en otros.

—¡Bwahaha! Supongo que tendrán fotos mías en su gremio en cierto punto, trataré de salir bonita aunque no voy a matarlos si resultan buena gente.—

Bromeó la mink ante la mención de que una cabeza como la de Berry podría llegar a ser muy codiciada, aunque a ella no le interesaba matar cazadores ya que eran quienes más se acercaban a su forma de ser. Excluyendo claro que estaban dentro de un gremio con miles de personas de diferente calaña. Si la zorra hubiera optado por ese oficio debería cuidar sus modos y estaría encadenada a cierta cadena de mando para cuidar una reputación si no quería que le excluyeran.

—Pensé en unirme al gremio pero no me convencía por lo que mencionas, no busco dinero, fama ni saciar una sed de sangre que no tengo. No busco matar indiscriminadamente por tener un cartón que lo permita, ni estar bajo superiores manipuladores. Pensé en la revolución, pero me parecieron ciegos siguiendo a un falso profeta. ¿Cómo atentados que pueden herir inocentes son un medio para un mundo mejor? ¿Alentar guerras contra instituciones enteras? No son cosas con las que quisiera ser asociada, si mato a alguien será porque yo lo decidí, cada acto será mi responsabilidad y libertad hablando. Puede que no sea correcto o legal para algunos, pero si muero lo haré sabiendo que nadie me obligó a nada.—

Finalizó para luego escuchar lo que se imaginaba sobre algunos cazadores que solo buscaban el beneficio personal y prestando atención a que Alice de cierta forma se sentía en una encrucijada al tratar de que sus intereses no se cruzaran en el camino de otros cazadores con menos sentimientos que la rubia. Al ser consultada sobre la gigante, la zorra lamió sus garras emocionada al recordar su choque de puños con Ingrid frente a los reclutas.

—Le derroté, le enseñé sobre el Haki y a ser más abierta con sus compañeros. Era una recluta en la marina y no luché enserio, supongo que algún día aparecerá tratando de arrestarme. De verdad espero verla pronto, no es que quiera luchar contra ella pero es emocionante chocar contra un puño tan grandote, eso estaba por decirte sus puños eran mas grandes que toda esta sala.—

Confesó Berry abriendo sus brazos tratando de abarcar un terreno amplio, para luego volcar su atención a la herida de Alice y lo que ella contaba. No parecía un combate tan fácil para la rubia si le habían roto un brazo y empalado una pierna.

—Ouch, suena doloroso pero tu brazo está como nuevo. ¿No les ponen un cemento blanco? Y esa herida parece reciente, me sorprende que a simple vista no hubiera adivinado que te habías lastimado. A mí una vez tuvieron que hacerme seis puntos en la frente, un legionario me golpeó muy fuerte pero pude seguir ayudando a mi guapa superior.—

Comentó Berry separando el pelaje de su frente para mostrar la antigua marca de batalla y luego seguir enumerando para mostrar otras marcas mucho más viejas algunas que casi no se veían. Inconscientemente la mink buscaba ilustrar que ella había estado mal pero se había recuperado y seguramente Alice pronto volvería a estar en optimas condiciones dado que a sus ojos era alguien más poderosa que antes y con mucha más experiencia.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 8 Mar 2024 - 22:23}

- No deberías matar, en general -contestaste, con algo de culpabilidad. Tú lo hacías, ¿por qué meterte en lo que ella decidiese?-. Ni tampoco hacer tu propia justicia con la idea de matar gente. Me da miedo la gente que piensa de esa forma; una con esa idea intentó volarme las piernas hace nada.

Quizá te sería más fácil entenderla si creyeses que iba a buscar alguna clase de ideal superior, pero la realidad era la que era: Daba igual cómo lo maquillase, había desertado de la Marina por seguir a un pirata. Podías llegar a entender la búsqueda de la libertad, el no querer someterse a un poder que había comprobado imperfecto, pero no veías ninguna justicia en enemistarse caprichosamente con el mundo si lo que buscaba era mejorarlo. Sencillamente no te entraba en la cabeza que prefiriese dejarlo todo para convertirse en una asesina. ¿Cómo iba a distinguir un delincuente bueno de uno malo? ¿Qué haría cuando inevitablemente alguien tratase de capturarla? ¿Sería capaz de matar a un viejo compañero? Frunciste el ceño. Demasiadas cosas que no querías preguntarle, pero que te preocupaban. Casi tanto como la muerte prematura a la que se dirigía con esa decisión, claro.

- Tú ten cuidado -fue lo único que conseguiste articular-. Estoy cansada de perder gente que aprecio.

Por suerte la conversación tomó un rumbo más animado cuando Berry comenzó a detallar su batalla contra la giganta, y no pudiste disimular del todo bien lo impresionada que te sentiste cuando admitió haberla derrotado en combate. Incluso sin entrenamiento, un gigante era una mole enorme con más fuerza de la que podías concebir, tan grande que sus pies hacían temblar la Tierra, aunque fuese solo un poco. Sabías que era fuerte, pero no imaginabas que tanto, e incluso cuando reconoció haberla instruido en el uso del Haki te sorprendió que siquiera conociese esa palabra. A ti te había llevado meses descubrir qué era aquello y bastante tiempo encontrar alguien que te adiestrara en su uso, aunque resultaba razonable que la Marina estuviese hasta cierto punto llena de maestros en ese extraño arte.

- ¿Que ni siquiera ibas en serio? -preguntaste-. ¿Pero cómo te has hecho tan fuerte en tan poco tiempo? Los gigantes son... ¡Gigantes! ¿Cómo derribas uno? Tendrías que ser tan fuerte como... No sé, muy fuerte. Y sí, normalmente hay que inmovilizar la zona, pero mis huesos sueldan rápido. Algo bueno tenían que tener, supongo.

Entonces Berry se apartó el pelaje de la cara mostrando una cicatriz en su frente, bastante evidente, que lucía con el orgullo que solo un soldado sentiría. Padre también era así cuando mostraba sus heridas de guerra. Era algo que te costaba entender desde fuera, pero los militares tendían a mostrarlas porque significaban algo. Y ella veía en su herida el haber podido apoyar a su superior; un mérito que bien valía el daño. Sonreíste. Quizá no fuese tan peligroso que Berry hiciese su propia justicia mientras no se juntara con quien no debía.

Diste un sorbo a tu nueva copa. Tendrías que quedarte un día más en Dark Dome, pero ya habías asumido que esa noche te la ibas a pasar hablando con ella. Era bueno compartir, de vez en cuando. Como mínimo servía para entenderse un poco.

- Y cuéntame: ¿cómo es él? -preguntaste, entrecerrando los ojos con picardía-. ¿Qué tiene para hacer que te fugues con él? ¿Qué tan loca te trae? Para que te impresione a ti tiene que ser altísimo, y enorme. Incluso tener... -No lo dijiste. En realidad, no tenías claro que a Berry le gustasen los hombres. Quizá asumir que era por amor estaba fuera de lugar-. Perdón, ha sido inapropiado. ¿Pero te gusta?
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 8 Mar 2024 - 23:22}

La mink mostró curiosidad ante el evidente consejo de Alice, quizás por respeto a ella asintió mientras bebía, matar para la zorra era un mero trámite pero también algo de último recurso no iba a dudar en matar a las escorias grandes y quizás dejarle las cabezas a algún cazador o lo que quedase de ellas. Pero también le habían dicho varias veces que debería intentar no matar innecesariamente, incluso Alpha deseaba que Berry bajase un poco de su absolutismo. Suspiró pensando en como alguien pudiese atacar a alguien como Alice o pensara en volarle las piernas, estaba algo alegre por el alcohol por lo cual crujió sus nudillos riendo.

—Si me lo llego a encontrar le daré unos golpes de tu parte, nadie toca a mi amiga y menos a esas piernas tan bonitas. Y te aseguro que va a dudar de volver a meterse contigo, bah, solo exagero no me gusta meterme en disputas de otros pero si le daré un golpe. Eso no es meterse si no te menciono... ¿O si sería?—

La zorra comenzó a cuestionarse sobre si debía golpear o no en nombre de Alice y si el hecho de hacerlo era meterse en un conflicto. Era tierno verla hablar al aire inventando escenarios para poder tener un gesto con la rubia como ella había tenido con la mink hace tiempo atrás. Aunque cerró la boca al escuchar que Alice la apreciaba, saltando a darle un abrazo con toda la delicadeza que pudo pese a que por la diferencia de altura casi aplastarla contra sus pechos.

—¡Yo también te apreciooo! ¡Ay perdón, me olvidaba que estabas justo ahí!—

Comentó inclinando la cabeza antes de volver a sentarse, el resto de la charla transcurrió con normalidad. La mink volvió a reírr mientras el alcohol seguía fluyendo, Berry parecía tomarlo como agua y no mostrar muchos cambios más que su alegría inicial, acostumbraba a beber desde hacía tiempo más del que los humanos considerarían responsable.

—¿Acaso irías enserio contra alguien que es tu amigo? No quería matarla solo instruirla, si hubiera ido enserio me hubieran metido en prisión o algo peor. Nunca mataría a un marine, siguen siendo mis amigos y los aprecio, si quieren capturarme jugaré un rato y trataré de no pegarles muy duro. A menos que me pidan que les arranque un ojo para una medalla de honor, me dolerá pero ellos ascenderán de rango por lo que técnicamente les haría un favor.—

La mink explicó que nunca se tomaría un entrenamiento con seriedad mientras que describía su forma de ayudar a los marines desde fuera y su desagrado en tener que herirlos llegando incluso a esperar que ellos mismos se lo pidieran.

—¿Fuerte? No creo ser fuerte, solo soy yo. La fuerza debería ser algo indomable y todavía me falta, la fuerza es alguien como tú que estás aqui dandolo todo pese al dolor, si a mi todavía una gripe me deja en cama y con mal humor no me imagino con un brazo malo o una herida. Si bien me dedicaría a entrenar no creo que quisiera salir de fiesta hasta recuperarme.—

Y era la verdad, Berry solo había salido cuando ya no estornudaba a cada segundo y cuando ya no sentía su voz contaminada. Suspiró imaginando estar en las condiciones de Alice y quizás apenas tuviera ganas de cruzarse a alguien, pero la rubia estaba frente a ella conversando y ocultando sus dolores para no causar una mala imágen elegante y hermosa. La zorra comprendía que tenía mucho que aprender además de golpear cosas para seguir creciendo.

Lamió sus garras al escuchar sobre la extraña capacidad de los huesos de Alice, frágiles pero que curaban rápido, sonaba a una broma del destino para generar sufrimiento. Berry no podía concibir una vida con un cuerpo frágil, se divertía con entrenamientos duros y perder todo eso le generaba cierta tristeza al saber que Alice quizás nunca disfrutase de sus rutinas algo que como amigas no podrían hacer.

—Es como tú pero sin tetas ¡Bwahahaha! Bueno no es tan guapo como tú pero tiene su encanto, digamos que compartimos cierta pasión por superarnos mutuamente. ¿Qué tan loca? Mmm, no sabría describirlo besa bien pero no me gusta dar un número. Me fugué porque fue una promesa, dijo que no iba a limitarme y que podría actuar según me pareciera sin deberle rendir cuentas como si fuese una familia. No dirijo a nadie ni nadie me dirige, en escencia soy yo. Y no debe ser grande o tener cosas grandes, si te devuelvo lo inapropiado, tengo a una rubia que me trae loca hace tiempo y no necesita ser alta o muy grande para que quiera comerle esa boca~—

La mink guiñó su ojo mientras bebía, no le molestaba coquetear un poco pero quizás su amiga no estuviera entendiendo o juzgase que no tenía sentimientos en su cabeza.

—En mi tribu no hay algo como el matrimonio de los humanos, las mujeres y hombres son libres de estar con quien quieran sin compromiso pero si con sentimientos. Me agradas Alice, tenemos un vínculo que hasta hace poco creí que era solo de mi lado, por eso tengo cierta confianza. Pero como dije, no intentaría nada si tu no lo permites o das el primer paso.—

Explicó la mink cerrando sus ojos y dedicando una sonrisa con sinceridad, a lo mejor la rubia quisiera saber más sobre su tribu o acariciarle la cabeza por lo cual tras beber su trago se sentó en cuatro patas frente a la cazadora por si esta deseaba regalarle algunos mimos como la primera vez que se encontraron.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Sáb 9 Mar 2024 - 0:35}

De no haber sido por las vendas habría resultado incluso agradable. El pelo en el pecho de Berry era suave y desprendía algo de calor, como el lomo de Scherton cuando se echaba una siesta junto a ti. Sin embargo no podías disfrutarlo porque las vendas te aplastaban la nariz, impidiéndote respirar correctamente. Intentaste gritar, pero el abrazo de Berry no te dejaba hinchar los pulmones, así que abriste los ojos de golpe mientras hacías ruidos algo parecidos a una bocina molesta hasta que por fin se dio cuenta de lo que estaba pasando, y te separaste. Luego te echaste a reír. Tal vez te hacía gracia por cosa del alcohol, pero la situación había sido tan rara que no se te ocurría otra manera de reaccionar.

- Si quieres aplastarme contra tu pecho, más te vale empezar a vestirte como una mujer decente -ordenaste señalándola con el dedo, pero te echaste a reír. No podías mantenerte seria después de aquello. Lo que sí podías era beber otro trago.

Sorbiste con delicadeza mientras Berry te explicaba que en efecto no había peleado en serio, lo cual en realidad tenía más mérito. La mink que habías visto en el North Blue era indisciplinada y fuerte, aunque no creías que tanto como para poder tumbar una gigante sin siquiera pelear en serio. ¿Cuánto poder albergaba esa zorra sin que te dieses cuenta? ¿Cómo de peligrosa podía ser en un revés? En realidad eso no importaba del todo: Tus ojos se iluminaban bajo la idea de una demostración tan fuerte como las que se asociaban a los grandes héroes del pasado. ¡Había vencido a una giganta! Y lo decía como algo normal, como un martes cualquiera. Una tarde en la oficina antes de salir al mar y patear unos cuantos criminales. Sí, entrenar a una giganta e igualarla en fuerza.

- ¡Eres increíble! Es que no tiene ningún sentido, ¿ni siquiera te esforzabas y pudiste con una persona tan enorme? ¡Son titanes! A mí me harían sentir muy chiquitita, como una hormiga, como algo muy pequeño. ¡Podrían pisarme sin verme ni nada! -Paraste un segundo. Hablabas muy deprisa. Te diste cuenta de que ya habías terminado tu copa; habías bebido demasiado en poco tiempo-. Lo mío es... Bueno, a veces tienes que elegir entre vivir enferma o no vivir. No sé si eso es fuerza, pero no voy a mejorar solo por esperar a que se arregle, así que por qué esperar, ¿sabes? Si fuese mi último día con vida no querría pasarlo llorando, eso sería triste.

Si empezabas a estar borracha sentiste que de golpe todo el alcohol bajaba de golpe. ¿Como tú pero sin tetas? Clavaste los ojos en Berry intentando entender si había encontrado un novio rubio y bajito o si era alguna clase de broma de mal gusto que utilizaba para coquetear de nuevo. Aunque su historia parecía hasta cierto punto tierna: Una promesa familiar, aunque fuera en un barco pirata; una historia de amor prohibido, una aventura constante con la libertad por bandera... Respiraste profundamente, como si de golpe la sal inundase tus pulmones. Las relaciones de iguales eran bonitas. Muy bonitas.

En el fondo seguías siendo una pánfila.

- Bueno, yo -te señalaste- no soy grande, pero sí soy grande -culminaste, señalándote de manera un tanto inapropiada-. Que es verdad que no es algo imprescindible, y además es normal que quieras besarme porque soy preciosa, simpática, increíble, inteligente, tengo una voz preciosa y... -Alice, no-. Además soy rápida.

Le diste un pico en el hocico. No debiste hacerlo, pero en el momento te resultó gracioso. Como cinco segundos después temiste que intentase llevarlo a mayores, aunque estabas segura de que todavía podías evitarlo. Al fin y al cabo, si realmente quisieses que las cosas fuesen a más lo habrías tenido tan fácil como apuntar un poco más abajo. O no, porque no estabas segura tras vuestra conversación de antes de que entendiese las convenciones sociales de la misma forma que tú y además, por lo visto, en su tribu no se estilaba la monogamia. Así que tal vez no quisiera conformarse con el chico Alice, y eso podía ser un problema.

- Más vale que si ese rubito se porte bien contigo -dijiste, acariciándole detrás de las orejas-. O yo sí que le voy a pegar una paliza. Nadie maltrata a mi zorrita.

Vale, eso sí que no debiste haberlo dicho.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Sáb 9 Mar 2024 - 1:08}

La mink levantó una ceja antes de pensar en como se vestiría una mujer decente. ¿Acaso quería un abrazo sin vendas? No era que a Berry le costase mucho cumplir esa demanda y de hecho se limitó a asentir sin decir nada, como si el simple gesto invitase a que en un segundo intento ya no estarían las vendas. Los halagos no eran algo que fuese reiterado, al menos no de personas fuertes e increíbles como Alice, si hasta parecía que ambas estuvieran mirando con los mismos lentes a la otra.

Para Berry la rubia era alguien fuerte, que no se rendía pese a tener todo en contra y una de las luces que le iluminaban en su camino a mejorar. Era todo lo contrario a ella, elegante, refinada, preciosamente humana y un completo orden andante. Berry era lo contrario, una bruta impulsiva que golpeaba primero y hablaba después con ciertas costumbres muy extrañas para su alrededor. Y pese a ser tan contrarias, al menos esa noche se parecían atraer como imanes.

—Vas a hacerme sonrojar de tantos halagos, pero no me molesta, siento que eres más interesante que cualquier bebida y de verdad aprecio tus palabras. No es habitual que alguien tan importante me hable de esa manera.—

Aunque lo que hizo sonrojar a Berry fue el beso en su nariz, fue algo que le tomó por sorpresa sin poder evitar ronronear y golpear wl suelo con la cola al ser acariciada. Lo siguiente le inundó el ego, fué algo que golpeó su cuerpo con fuerza y le hizo saborear las palabras internamente. Imaginando escucharla una y otra vez hasta tener la necesidad de repetirlas por sí misma.

—Tu zorrita... mmm, suena delicioso. Entonces ¿Vas a defenderme? Con alguien como tú no deberé preocuparme así vengan cien gigantes los derribaremos juntas.—

La mink se puso de pie apoyando sus manos en la barra, mirando a la rubia que ahora se encontraba entre ambos brazos y con cierta picardía. Le gustaba su juego y ella era alguien que disfrutaba de jugar a lo mismo, pese a ella hacerlo para socializar y Alice. ¿Estaba ligando de verdad? Berry comenzó a reír pensando en como proseguir, en su tribu era habitual ir subiendo la apuesta y hace rato nadie le había respondido en su territorio.

Su garra derecha fue a parar al centro de sus vendas y poco a poco comenzó a bajar el improvisado top frente a los ojos de la rubia. La zorra sonrió con picardía mientras realizaba la acción sin mostrar ninguna vergüenza o complejo con su cuerpo, como a todo mink gustaba de presumir su pelaje.

—¿Entonces quieres besarme? ¿Recostarte entre los pechos de tu zorrita? Sé que no me has dado permiso, pero ya que estamos juntas quisiera que se pasen las horas pegada a tu boca. Los tragos deben saber mejor directamente desde tu boca.—

La zorra seguía la corriente, aunque sus intenciones eran de cierta manera más inocentes, acurrucarse juntas y cuidar del delicado cuerpo de su amiga con caricias. Claro que sin ropa, al menos ella, ya que se sentía mucho más cómoda de ese modo. Desafortunadamente su amiga no leía mentes, siendo que debido a su tamaño, el alcohol y su manera de ser todo parecía apuntar en otra dirección.

Sus labios se curvaron en una sonrisa mientras agachaba su cabeza, buscando hacer contacto visual, sentir la respiración de Alice contra su pelaje y tal vez saborear el acohol presente en sus labios si es que esta daba un simple paso hacia la dirección indicada. ¿Era real? Quizás se había quedado dormida y seguía en su cama, pero de ser así esperaba no despertarse de ese sueño.

Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Lun 11 Mar 2024 - 22:28}

Quizá lo hubieses hecho inconscientemente, o sabiendo por completo a lo que te arriesgabas. Conocías el dicho de no despertar a un dragón dormido, una expresión que invitaba a no tentar a la suerte con conductas demasiado audaces o a, sencillamente, arriesgarse tontamente en empresas destinadas a un funesto final. Sin embargo había algo dentro de ti que te invitaba a acariciar el riesgo con la yema de los dedos, incluso cuando ese riesgo eran las peludas orejas de una enorme mujer zorro. Sobre todo si ese riesgo era declarar con voz aterciopelada y tono inocente que esa mujer zorro era tu zorrita. Incluso tú sabías que, a pesar de que ella misma se hiciese llamar zorra, Berry no era ajena al contexto de aquella palabra. De hecho, intuías que había adoptado esa identidad en algún momento, abrazándola sin reparos de alguna forma.

Tal vez esperabas un movimiento por su parte, alguna excusa para dejarte perder en medio de la noche y poder olvidar por unas horas todo en medio de cualquier tipo de escarceo. No te habría sorprendido que te devolviese un beso como el que le habías dado, quizá en la nariz devolviéndote el favor o tal vez un pico en los labios. A lo mejor un beso en la frente, asegurándose de que tu mentón rozase su aterciopelado pecho, o que te envolviese con brazos firmes mientras clavaba su mirada depredadora en ti. No tenías claro que lo deseases, pero tampoco estabas segura de no desear una respuesta en esos términos. Algo sutil, una audacia medida, un paso valiente que te desarmase de alguna manera. Querías, no querías, dudabas... No era ella de quien lo esperabas, tal vez, ¿pero lo buscabas? No sabías. O sí.

Ella se levantó. Era esperable, y seguiste su estela un poco temerosa, expectante. Sentiste sus manos como zarpas cuando se clavaron en la barra a tus lados, dejándote sin salida. Arqueaste un poco la espalda, casi esperando un beso predatorio que te robase el aliento. Huías de él, un poco, aunque tus manos se mantenían firmes contra el taburete, aferrándolo a tu espalda por no dar ni un paso más antes de que ella se adelantase. Si posabas un dedo tembloroso en su costado habría sido invitarla, alguna clase de decisión que no querías tomar, una decisión que te habría hecho cómplice.

Casi diste gracias de que la garra de Berry rompiese de golpe el embrujo. La sutileza seductora dio paso a la zafiedad, que despertó a tus ojos con un parpadeo violento en cuanto las vendas de la mink comenzaron a bajar poco a poco. ¿Querías besarla? La respuesta de pronto se hizo clara: Si habías querido, no era así. Mucho menos restregarte en sus pechos; si lo preguntaba de esa forma... Te hizo sentir sucia de alguna forma, como si hubieses ido demasiado lejos. El alcohol parecía haberse disipado por un instante, regalándote unos segundos de lucidez. ¿De verdad habías invitado de alguna forma a Berry a que se comportase de aquel modo? No; estabas segura de que no. Y de pronto no dudabas, no querías... Pero sí sabías.

- No -dijiste con claridad mientras apartabas la mirada-. No es el momento, ni el lugar, ni las formas... -Parpadeaste un par de veces. Todo se movía. Hasta que dejó de moverse-. No me siento cómoda si haces eso.

Respiraste de nuevo, aunque tu corazón seguía algo acelerado. Esperabas que Berry no se sintiese especialmente ofendida por tu rechazo, pero no tenías la cabeza para pensar en eso. Mucho menos para dejarte convencer de esa manera. Te levantaste de la banqueta con cuidado y te apartaste un poco, marcando ciertas distancias.

- Vamos a bailar -anunciaste-. Voy a bailar -corregiste-. Puedes venir si quieres.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Lun 11 Mar 2024 - 23:08}

La mink sonrió como ajena a la situación, no entendía si Alice estaba jugando o como seguir, era la primera vez que se quedaba de piedra. No era por el rechazo si no por lo que dijo, lugar, modos, cosas humanas que su lado animal no procesaba muy bien.

Agachó las orejas al escucharla corregirse, sentía como si se hubiera formado un barranco entre ellas en tan solo unos segundos. Suspiró con pesadez mientras bebía otra copa para aclararse la garganta, observó su alrededor, la rubia seguía ahí le indicó de seguirla si quería. El rostro de Berry ya no sonreía, parecía un cachorro triste entendiendo que había incomodado a alguien que apreciaba y sin quererlo solo por un choque cultural. Sus ojos buscaron algo y lo encontraron, volviendo su sonrisa y sus orejas a levantarse.

—¡Alice espera!—

La tomó de su delicada mano lo más suave que pudo, no quería verla forzarse otra vez la pierna y comprendía que el baile quizás era una excusa para despejars, podrían bailar luego. El rostro de Berry se mostró sereno pese a que sus vendas se cayeron por el movimiento algo brusco, pareció no importarle o buscarle ventajas simplemente cerrando la chaqueta con su otra mano. Y quizás se estaba tomando muchas libertades, recordaba como Alice podía deshacerse de tantos delincuentes con solo unos giros y ella ahora técnicamente era alguien que quizás valiese algunos berries. Decidió tentar su suerte a no perder el brazo o la cabeza por tal atrevimiento.

—Supongo que soy una tonta y estuve mal, podemos bailar luego cuando estemos relajsdas. No sé cuando volveré a verte, ni me gustaría pensar en que arruiné la noche solo por un malentendido. ¿Qué tal unas fotos en esa cabina? Las guardaré de recuerdo y podremos reirnos de esto cuando las volvamos a ver. ¡Vamos, no tiene desperdicio! Tu me invitaste unas copas y yo te invito unas fotos.—

La mink señaló la cabina de fotos ignorando que arriba decía algo de parejas, solo le importaba tener algo para recordar a Alice y sin mediar palabras se acercó para depositar un beso en la frente de la rubia y soltar su mano, le dolería más perderle que perder la cabeza por eso. Y según sus tradiciones ya había cumplido su penitencia de ofrecer algo para enmendar su pequeño desliz.

—Te espero, no tardes luego canto para que bailes.—

Guiñó su ojo y emprendió rumbo a la cabina abrochando su chaqueta, mientras tarareaba una canción para sí misma, sus disculpas habían sido sinceras ¿Entendía del todo lo que había estado mal? No, pero si algo sabía era que debía darle un tiempo a Alice y no forzar más de la cuenta. Por lo menos había devuelto el beso y no le quedaría esa deuda atorada en sus labios.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 1:31}

Querías bailar. O no. Pero querías moverte, expulsar el alcohol, mandar lejos los pensamientos. ¿Habías sido demasiado directa? ¿Habías enviado señales contradictorias? E cierto modo había sido un juego hasta que había dejado de serlo. Para cuando eso sucedió se sentía como si fuese demasiado tarde. ¿Había un botón de rebobinar? Te habría encantado que existiese una forma de volver atrás, de evitar besar el hocico de Berry, de haber preguntado más por ese muchacho rubio con el que se había fugado. Quizá si se centrase más en el amor que la había hecho dejarlo todo atrás se olvidaría un poco de ti, o no. ¿Qué sentía ella? En realidad querías comprender lo que acababa de pasar. Saber por qué Berry parecía ajena al decoro, por qué era tan salvaje, por qué.

Su mano frenó tu cuerpo con suavidad impropia, congelándote con la calidez de tu nombre en sus labios y una sonrisa gentil de que nada había pasado, pero con todo no lo ignoraba. Se disculpó con total facilidad, reconociendo un error que no creías hubiese llegado a ver del todo, aunque te agradó darte cuenta de que lo intentaba. De que sabía, aun si ignoraba en qué medida, que te había incomodado con algo que quizá para ella era natural, algo que para ti sin embargo iba más allá de lo que podías asumir. Las vendas habían caído, las veías en el suelo, pero guardaba cierto pudor cubriéndose con el abrigo, cosa que en realidad agradecías. Estabas segura de que los múltiples mirones y depravados que abundaban por la estancia estaban muy molestos, ¿pero a quién le importaban esos pervertidos?

- No quería reaccionar así -correspondiste-. Lo siento. Me haces sentir muy atractiva, estoy un poco borracha... Perdí un poco el control. No debería haberte dado pie de esa forma, no... Sí, mejor lo hablamos más tarde. Cuando mi lengua pueda ir al menos tan rápido como mis pensamientos. -Parpadeaste un par de veces, mirándola, mientras tu rostro se ruborizaba ante lo que acababas de decir-. Perdón. Sí. Fotos. Cabina. ¿Te he invitado?

No recordabas haberlo hecho, pero tampoco te ibas a arruinar por pagar una copa o dos. Asentiste con cierta convicción mientras Berry se alejaba, acariciándote la frente donde te había besado, aunque tardaste un poco en razonar hacia dónde iba. Más aún en comprender que buscaba llevarlas consigo, a pesar de que te lo había explicado. Con todo echaste a caminar detrás de ella con seguridad mientras esquivabas a algún que otro buitre que olía tu borrachera y buscaba aprovecharse. Para cuando entraste fue fácil ver que el espacio era reducido, más de lo que a cualquiera le gustaría. Aun con todo pasaste cerrando la cortinilla tras de ti.

- Parece que ahora esto es entre tú y yo -dijiste. Se había abrochado el abrigo. Te agradó eso-. Pero aún tenemos un problema que resolver.

Solo había una banqueta en el interior, de esas de tornillo para ajustar la altura, y el espacio justo para que dos personas pudiesen estar de pie sin mucha distancia. Miraste hacia arriba para atrapar la atención de sus ojos rojos por un momento, señalando con la mano el asiento. Esperabas que estuviese algo más despierta que tú, aunque en el fondo la situación era graciosa.

- Es una forma curiosa de pedir que me siente en tus piernas. -Trataste de guiar su cuerpo con un delicado empujón para que acabase sobre la banqueta-. Más te vale que sea una gran canción.

Le guiñaste un ojo y adelantaste una pierna. Luego otra, y como quien se descuelga por una barra te deslizaste sobre el cuerpo de la mink delicadamente, cruzando una rodilla sobre la otra mientras tus manos la rodeaban en un abrazo afectuoso. Por un momento pensaste que le mandabas de nuevo mensajes contradictorios; luego te diste cuenta de que así era. Te echaste a reír.

- Tendremos que pagar varias copias, supongo.

Podía ser incómodo, pero no era una mala noche.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 2:07}

La mink escuchó a Alice, quizás ambas se habían excedido un poco entre el alcohol y las costumbres, pero al menos por parte de Berry no había asperezas por lo que asintió para restarle valor al malentendido. No negaría que el apodo de Alice le agradaba, la rubia tenía bastante destreza en hacerle sentir como en casa al no juzgarle de forma directa.

Comprendió que lo mejor sería hablar de todo cuando no hubiera alcohol y la rubia estuviera más despierta, la mink no quería obligarle a nada y sentía que aprovecharse de la borrachera de su amiga era un acto muy bajo incluso si ahora era pirata. Algo le habían dicho sobre hacer cosas con un consentimiento a base de alcohol, aunque no lo había entendido del todo a juzgar por las palabras de la rubia lo mejor era evitar avanzar más de la cuenta.

—Me has invitado pero descuida, es curioso cuando bebo generalmente es para pelear y hacer locuras pero por lo visto no tiene el mismo efecto en ti. Me agrada que podamos seguir disfrutando.—

Comentó Berry al ingresar a la cabina tras avanzar en la fila a un ritmo bastante acelerado, de fuera parecía más grande o sus ojos le jugaron alguna mala pasada con las perspectivas. Comenzó a reír al ver que Alice se percataba de lo mismo, dado su diferencia de tamaños y alturas deberían sentarse juntas, tal vez demasiado juntas. Agradeció que la rubia no compartiese los signos de borrachera que ella misma empleaba, porque de ser así ya estaría cortando todo como un huracán filoso.

Sin embargo, la mink se dejó caer sobre el asiento disfrutando como la muchacha se sentaba sobre ella en una posición más que romantica. Tuvo que morderse la lengua para no besarle la boca, controlar sus impulsos de tenerla tan cerca y entre sus brazos con esa voz inundando sus orejas. Cerró sus ojos y respiró, inundando sus fosas nasales con su aroma, era demasiado complicado, pero hizo otro intento para reprimirse. Había sido su idea, no lo arruinaría de nuevo aunque tras salir debiera morderse las uñas o sacudirse para liberar tanta tensión.

—Supongo que si debemos pagar, valdrá la pena y mi canción espero que también. No dudes en usarme como almohada para estar más cómoda, no te dejaré caer.—

La mink guiñó su ojo mientras se preparaba para las primeras fotos, posando con una sonrisa relajada y abrazando con una de sus garras a Alice a la altura de su espalda para permitirle acomodarse con total libertad. Se tomó el atrevimiento de besar la mejilla de la rubia en una de las fotos, como había visto en algunas fotos anteriores a su ingreso a la cabina parecía una pose popular.

—Es cierto que conoces mejor de moda, dejo las poses de las siguientes copias a tu criterio.—

Comentó la zorra riendo mientras se resfregaba los ojos con una de sus garras y sacudía un poco la cabeza tras el último flash que dado la música y en parte el alcohol le habían dejado algo tonta. Aunque tras sentir el cuerpo de Alice y la calidez del abrazo pudo volver en sí, aguardando las indicaciones que su compañera considerase como buenas. ¿Debería actuar más humana? ¿Salvaje? ¿Menor contacto? ¿Más cerca? Berry dudaba de la moda humana pero confiaba bastante en el juicio de su amiga, pese a su estado la visión de Berry sobre Alice no había hecho más que mejorar.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 18:00}

Sin que el miedo a caer asomase las palabras de Berry fueron capaces de tranquilizarte. El saber, hasta cierto punto, que a pesar de tus movimientos irresponsables esta vez trataba de contenerse, también ayudaba a que todo tu cuerpo se relajase poco a poco. El cuerpo de la mink resultó mucho más sólido de lo que habrías esperado; pese a ser el de alguien que podía tumbar a un gigante te lo imaginabas bastante blandito, pero resultó ser casi todo músculo -exceptuando, suponías, partes que preferiste no tocar-. Sin embargo esa capa de pelo calentito resultaba suficiente para que, con todo, sintieses que podías dormirte apoyada en su hombro. De hecho, te costó mantener los ojos abiertos todo el tiempo y estabas segura de que una o dos imágenes te habrían cogido completamente adormilada.

- Espero que uses esa para poner celoso a tu chico -la conminaste, frunciendo el ceño después de ese beso en la mejilla. Había sido distinto a lo anterior. Más íntimo, claro, pero menos intimidante-. Así no se creerá que te tiene en el bote y seguro que te trata mejor.

Te agradaba que Berry hubiese encontrado a alguien con quien compartir su vida, una persona por la que valía la pena dejar todo atrás. Tú habías abandonado English Garden justo por lo contrario: No había en esa isla nadie con quien valiese la pena compartir tu vida; no al menos de entre quienes se creían con derecho a pedir tu mano. No era algo que ansiases desesperadamente, e incluso cuando lo hacías te preguntabas si eras tú o el peso de la expectativa que tu familia siempre había puesto sobre ti, pero nunca había dejado de darte un poco de pena el tener que huir así. Quizá todo habría sido más fácil de haberte dejado enamorar.

Aunque tampoco te gustaba especialmente hacer las cosas fáciles. Quizá por eso te ovillaste en su pecho con el oído contra su corazón, escuchándola palpitar, y cerraste los ojos el tiempo justo para que el flash de la cabina saltase una vez más. Berry era en verdad enorme, pero con los celos de su nuevo novio en mente escalaste por ella hasta regalarle un inapropiado mordisco en el cuello justo a tiempo de que la cámara disparase una vez más, y te estiraste cuan larga eras para pegar tu mejilla a la suya y poder haceros al menos una foto a la misma altura, si bien a su lado parecías más una muñequita que una persona de verdad. Luego empezaste a guiarla en distintas poses, algunas más propias de una señorita y otras que tus padres nunca te habrían permitido pensar.

- ¿Sabes? -empezaste-. Las vendas no están mal, pero deberías comprarte ropa más adecuada. A tu chico le gustaría, seguro, y además te realzaría más que unos pantalones holgados y una chaqueta larga. Aunque no es como si tuvieses que vestirte para impresionar a nadie; la ropa hay que llevarla porque es una forma de expresar quién eres y decirle al mundo que no te da miedo mostrarte al mundo. Irónicamente es como desnudar una parte de ti que no podrías mostrar de otra manera.

Te resististe a proponérselo, aunque siempre aprovechabas cualquier mínima oportunidad para hacerlo. Además estabas demasiado borracha, habías bebido y... ¡Mierda, Alice! Doc te había avisado de que el medicamento para las heridas te iba a hacer vulnerable al alcohol. ¿Por qué no habías caído en ello antes? Bueno, por lo menos no estabas tan hecha polvo como para caer inconsciente, pero no estabas para hacer lo que te estaba rondando la cabeza.

- Pero me apetece hacerlo... -mascullaste.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 22:31}

Alice era bastante bonita con esa carita adormilada, además de ser bastante liviana y suavecita lo cual le facilitaba a Berry la tarea de cargarla sin hacer nada de esfuerzo. Le resulto chistoso el hecho de usar algunas fotos para recalcar lo que ella era, un espiritu libre sin dueño incluso en la intimidad. El plan de Berry era colgar algunas fotos en su habitación y guardar otras en un lugar seguro para cuando necesitase recordar esa noche o pensar en una amiga.

—¡Bwahaha! No creo necesitar recordarle que soy libre de hacer lo que me plazca, salir con amigas o ser cariñosa contigo. Él respeta mis tradiciones y yo tampoco le pongo cadenas alrededor del cuello. No debes preocuparte por eso, solo piensa en salir bonita.—

Berry se lo pasaba bien posando y siguiendo las indicaciones de la rubia, ciertas poses le resultaban raras otras más conocidas. Aunque no pudo reprimir un pequeño gemido al ser mordida, un mordisco en su cuello que le hizo estremecer. Abrió levemente uno de sus ojos, observó a la rubia sobre su cuerpo, estirada y en verdad clavando los dientes sobre su piel. Algo en su interior despertó, su corazón se aceleró y hasta un rubor se hizo presente en sus mejillas. Aunque volvió en sí para la foto a altura similar, su mente seguía en otro lado para cuando comenzaron nuevas poses, por suerte estaba tan atontada que sonreía a la par que Alice le pedía hacerlo.

Ciertamente el golpe definitivo a la mente de Berry fue la explicación sobre la moda, lo de desnudarse ¿Acaso ya no lo hacía? Debería buscar ropa aunque para su tamaño era complicado si no era algo a medida, pese a todo las palabras de la rubia rondaban en su mente. Desnudarse y luego un murmullo de querer hacerlo, ¿Querer hacer que? ¿Beber? ¿Comer helado? ¿Volver a morderla? ¿Se refería a dormir juntas? ¿Algo más?

—Yo también quiero hacerlo contigo... pero no en este lugar, uno más privado, más personal donde nadie nos vea. Tu, yo...—

La mink se sonrojó al expresar sus deseos, algo extraño considerando lo libertina que era pero que le daba un toque tierno, se levantó lentamente todavía cargando a Alice, para volver a sentarse y respirar profundo. Había algo que podían hacer allí, algo antes de irse y recoger las fotos de la cabina.

—Si quieres, si me dejas cobrarte la mordida—se acarició el cuello con ternura—Un beso, eso podemos hacer aqui, luego recogemos las fotos y vemos como sigue la noche. Si no quieres, simplemente continuamos festejando, pero me estoy esforzando por no tomarme demasiadas libertades y volver a arruinarlo. Cerraré los ojos y tu decidirás porque nunca te obligaría a nada.—

La mink cerró sus ojos y le indicó con señas a Alice que si quería omitir el beso simplemente le hiciera una caricia en su cabeza, no era el alcohol o quizás sí, tal vez solo se estaba dejando guiar hasta donde Alice lo permitiese o simplemente había entendido mal otra vez. Era en parte cómico ver a la zorra con sus ojos cerrados hacer señas con una única mano alrededor de su cabeza, pero eran entendibles al menos hasta que se quedo quieta esperando y escuchando su corazon latiendo.

Solo se vivía una vez, podía acabar mal pero sentía una carga menos sobre sus hombros, haber soltado eso que tenía guardado y saber que en el peor de los casos sería algo para reírse la mañana siguiente. Tampoco había cruzado los límites y haber hecho lo que tiempo atrás podría ocurrir de saltar como una perra en celo o tocarla inadecuadamente, en cierto modo el tiempo le había proporcionado cierto autocontrol pero incluso así, le era complicado con Alice diciendo esas cosas.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 23:02}

Al parecer la fidelidad no era algo que guardasen Berry y su nueva pareja. Los usos y costumbres de los minks te eran totalmente ajenos, y no te resultaba menos extraña la aceptación del adulterio con tanta facilidad. Tú tenías algo parecido con Illje, tal vez, pero nunca habíais puesto un nombre a lo que os unía. No queríais. La conejita era como la marea, ingobernable, y tú no querías pasar una vida desdichada a la espera de su regreso. Una espera que, sin embargo, te mantenía en vilo aun sin pretenderlo. Te alegrabas aun así de que la mink hubiese encontrado alguien con quien compartir su vida, y esperabas que donde no había fidelidad como poco hubiese lealtad y respeto. Muchas personas parecían carecer de cualquiera de ambas, y eran cualidades imprescindibles en una relación.

En cualquier caso la borrachera te traicionó. No te explicabas bien cuando tu mente corría en marchas tan disparejas, forzada por momentos y demasiado relajada en otros. Berry pareció entender lo que querías decir, o al menos al principio pareció que iba a ser capaz de entenderlo. Que te habías explicado como era debido, aunque te resultó raro que quisiera cobrarse el mordisco. Aun así tenía cierto sentido, asumiste.

- Supongo que puedes cobrártelo -aceptaste, estirando el cuello-. Pero ten cuidado, no me gustan los chupetones.

Lo del beso te desconcertó, pero quizá aceptaste. O no. No lo sabías. Todo estaba algo borroso, en realidad. Aun con todo te apartaste finalmente de alguna forma que no recordabas, tambaleándote hasta que pudiste estabilizarte y separando la cortina con leve violencia, desorientada. El alcohol era fuerte en ese lugar, la medicación te dejaba sensible a él... Negaste con la cabeza mientras el mundo volvía en sí, parpadeando finalmente cuando todo regresó a su lugar.

Volteaste hacia Berry, esperándola sin acercarte, aunque la ansiedad te pudo y acortaste distancias entre ambas. Era enorme. En todo, era enorme. Te agachaste a recoger las fotos en la ranura apoyándote contra la máquina, levantándote cuidadosamente mientras repartías los duplicados de las más de quince fotos que os habíais hecho, sonriendo con cierta emoción viendo su beso, tu mordisco y algunas de las poses más tontas que habíais realizado. El cómo en un espacio tan pequeño podíais haberos organizado era casi tan meritorio como que no parecieses ni de lejos tan borracha como te sentías. Una vez separadas, le diste su parte a Berry.

- Me refería a ir de compras -admitiste con un hilillo de voz, casi sin poder mirarla-. No estoy jugando contigo, lo prometo, ha sido un malentendido. Además Dark Dome es de los pocos sitios con tiendas abiertas las veinticuatro horas, y es muy divertido ver la moda de distintos lugares -empezaste a gesticular con los brazos más de lo que esperabas- y seguro que tienen ropa de tu talla que te queda increíble, y sombreritos, y zapatos y cosas. ¡De todo!

Estabas segura de que dijiste más que eso, pero entre balbuceos y murmullos eso fue lo que lograste hilar. Luego te encogiste de hombros, sonriendo. A Berry tal vez no le importaba la moda tanto como a ti, pero seguro que le gustaba sentirse guapa.

- Y si no te apetece, aún me debes una canción -añadiste-. Una gran canción, de hecho.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Mar 12 Mar 2024 - 23:43}

Berry se sentía en las nubes primero un mordisco y cuando solo esperaba una caricia los labios de Alice sobre los suyos, eso no se lo esperaba pero no se negó a la eternidad que pareció durar ese encuentro. Tal era su contento que se lamía los labios como acto reflejo antes de salir al club nuevamente, habían ocupado la cabina bastante tiempo pero sorprendentemente nadie se había quejado. ¿Quizás era habitual la demora por otros negocios? No lo sabía y ahora mismo la prioridad en su mente eran las fotos que Alice le acercó.

—Wow son muy buenas tomas, deberé enmarcar algunas y guardar esto en un lugar seguro.—

Para su fortuna el abrigo contaba internamente con un bolsillo de cinco cierres que mantendría seguro el contenido, en este caso los duplicados hasta poder revelarse. Berry se giró para guardarlos, simplemente para no incomodar a Alice con sus pechos y volvió a voltear para mirarle una vez todo abrochado.

—¿Compras? Suena a un plan, me agrada la idea pero ten en cuenta que mi talla es bueno, complicada.—

La mink señaló sus pechos dando a entender que no había abundante ropa y por lo general debía pedir cosas a medida que podrían interrumpir el día de compras en cuanto a vestidos, camisas y similares.

—¿Sombreros? He visto algunos pero siento que se volarían al pelear o moverme, soy inquieta incluso en fiestas pero supongo que uno ajustado o para la playa estaría bien mientras me hamaco con un buen cóctel en mano.—

La zorra volvía a retomar la plática como si nada hubiera ocurrido más allá de un coqueteo, aunque su corazón se sentía acelerado y no podía evitar sonrojarse de mirar mucho los labios de su amiga. Era extraño, pero a la vez gracioso como ambas parecían avanzar y detenerse por temor a algo. En Berry era el temor a arruinarlo, en Alice ni siquiera con telepatía la mink podría adivinarlo.

—Me apetece pero estás algo borracha y no quisiera que por error gastases demasiado en cosas que pueden parecerte bonitas y luego no lo fuesen. Cuando estoy borracha suelo ver gente con cabeza de pato y piernas de jamón asado, hasta piratas de queso y hombres salchicha.—

La zorra comenzó a pensar en comida mientras se frotaba la barriga trabajada y reía. Aunque su atención se centró casi como parte de un reflejo al recordar la canción.

—Sé que no juegas conmigo, guardaré el secreto de lo que pasó dentro de esa cabina, como te dije antes confío en ti y eres muy importante. Me agradas, y eso no va a cambiar. Ahora ¡Prepárate para bailar al ritmo de Berry!—

La mink guiñó su ojo derecho antes de manifestar sus alas y volar hasta el escenario tomando el microfono nuevamente, sus alas se escondieron tras su aterrizaje dejando algunas plumas flotando por el aire dando un efecto mágico al lugar que ya de por sí tenía humo y burbujas flotando.

—Yo quiero volver a esos días, te sacaba fotos bronceadita y presumía que eras mi amoooor~. Si yo sé que no se te olvidó cuando combinamos besos con fernet, le devolviste el ritmo a mi corazón te vi así de bonita y me enamoré eh eh~—

Berry empezó a cantar al ritmo de la música sonriendo de que esa canción describiese en parte lo que había acontecido pero su ritmo fuese tropical y digno del verano, su estación favorita.

—Que se pasen las horas pegadita a tu bocaaaaa, puede acabarse el mundo pero nunca esta historiaaaa. ¡Baila nena con Berry!—

Su cuerpo adoptó su forma humana mientras continuaba cantando a puro pulmón, se preguntaba que pensaría Alice de su nuevo aspecto pese a que a su forma de verlo a lo mejor prefiriese su forma común.

—Un par de foto to to tos ¡Muack! Estamos loca ca cas ¡High! El sol no quema, baila en la arena y esas caderas piden ¡Flash!—

La mink entre el alcohol y las luces comenzaba a improvisar, hasta que finalmente al terminar la canción y tras volver a su forma común siguió el aroma de Alice hasta encontrarla.

—¿Y bien? ¿Te ha gustado o debo cantar otra?—

La mink se encontraba agitada, sonriente pero bastante cansada tras darlo todo en el escenario, lo único que deseaba era que su amiga la disfrutase tanto como ella. Se sentó en cuatro patas, inclinando su cabeza hacia el suelo por si era merecedora de alguna caricia adicional.

Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Miér 13 Mar 2024 - 0:57}

En efecto, eran buenas fotos. Buenos recuerdos, aunque algo dentro de tu mente chillaba que al día siguiente ibas a hacerte muchas preguntas. Mientras te acariciabas el cuello, estabas segura de que te ibas a hacer otras que no estaban inmortalizadas. Era agradable igualmente, o por lo menos la sensación se dejaba apreciar. Un juego más o menos inocente, un coqueteo sin consecuencias, dos amigas haciendo el tonto. Algo parecido, en el fondo, a lo que en algún momento te habría gustado poder hacer unos años atrás. Aun si te hubieses terminado por arrepentir de ello, echabas de menos lo que nunca habías podido hacer.

- Todas las tallas son complicadas -admitiste-. Casi toda mi ropa necesita arreglos. Ampliar el pecho, añadir una pulgada de cintura... Y ya no te digo cuando llevo pantalones ceñidos. ¿Tú sabes las arrugas que se hacen en el pliegue del muslo? Menudo horror. -Señalaste en tu propio cuerpo la zona, aunque la falda no dejaba ver demasiado-. Siempre acabo teniendo que pasar por una costurera o arreglándolos yo misma si me doy cuenta ya en alta mar.

Seguiste hablando de tallas y problemas con ellas mucho más tiempo del que fuiste consciente, explicando detalles tan nimios como la diferencia de tallaje en la ropa de estilo lvnelí e inglés. A ti te lo habían contado en el taller de Lafleur y había cambiado tu comprensión de la moda para siempre, pero no estabas segura de que Berry estuviese tan interesada como tú en el asunto y tenías la sensación de estar haciéndote un poco pesada, pero cuando mencionó los sombreros no pudiste evitar contestar completamente emocionada para dar una nueva clase magistral:

-... ¡Y las pamelas para la playa añaden mucha clase a los trajes de baño! -finalizabas-. Pero hay que llevarlas con cuidado, porque corres el riesgo de confundir las pamelas de playa con las de evento, y no son lo mismo. Todo el mundo lo sabrá y te convertirás en el hazmerreír. Le sucedió a mi prima segunda en una recepción hace un tiempo, que... -Estabas hablando demasiado-. Si te ajustas bien el sombrero no suele moverse -cambiaste de tema-. Aunque siempre depende, claro. ¡Y no estoy tan borracha! -protestaste-. Aún podría combinar cualquier conjunto de una tienda mediocre de una forma que ni siquiera se han planteado para que parezca un buen conjunto. Y me sobra el dinero, no necesito dinero. Podría hacerme ropa con dinero, pero no tiene pinta de ser cómodo. -Te reíste-. ¿Te imaginas que llevase un vestido hecho de billetes de cien berries? ¡Llevaría muchas Berrys encima de golpe!

Vale, estabas diciendo muchas tonterías. Por suerte Berry iba a guardar el secreto de la cabina, fuese cual fuese, y estaba dispuesta a cantar para ti. Bueno, para todo el mundo, en realidad, porque una vez más tenía que subirse al escenario. Lo hizo desplegando unas alas que destacaron en medio de la oscuridad, levantando una nube de humo y reflejando la luz de los láseres. Para cuando se puso a cantar no eras la única atendiendo a su música; es más, para cuando dio comienzo a la canción alguna gente empezaba a corear los versos más conocidos de la canción.

- ¡Que se pasen las horas pegadita a tu boca! -recitaste a pleno pulmón entre la multitud, casi contagiada de la euforia que todos compartían-. ¡Puede acabarse el mundo pero nunca esta historia!

Estaba lejos de ser tu canción favorita, pero era una de las favoritas en muchos locales nocturnos del Paraíso. Berry la cantaba mejor que su autor, en realidad. Como mínimo, necesitaba menos edición en la voz. Aunque esa actuación te había dejado con ganas de más y cuando regresó a tu lado no quisiste fingir que era suficiente.

- Precisamente porque me ha gustado deberías cantar otra -corregiste-. ¿Deberíamos cantar otra?

Subiste al escenario con cuidado. Empezabas a entrever que era un micro libre o alguien os habría llamado ya la atención. Sonreíste cuando viste en el prompter la canción que te esperaba; agarraste el micro. Nunca la habías cantado fuera de tu habitación, pero te la sabías de memoria. Le guiñaste un ojo a Berry con complicidad y, con una exhalación, echaste a cantar.

- Dicen que hay peligro cuando salgo... -Sonreíste. Un poco había-. Que no le temo a lo malo. ¡No te confundas que no soy nada de buena!

Le hiciste un gesto para que subiese al escenario sin dejar de cantar. Esa noche era para disfrutarla.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Miér 13 Mar 2024 - 1:48}

La clase sobre moda fue, interesante aunque Berry no entendía muchas cosas ya que su principal vestimenta eran conjuntos holgados y nunca había sufrido por pantalones ceñidos. La expresión de la rubia al hablar de estos le dejaron en claro que no había que comprarlos, al menos no con su pelaje podría causar más complicaciones que un pliegue. Del resto entendió lo básico, Alice era buena explicando pero la información se acumulaba como los caramelos en una bola de cristal y si aquello fuese visible de cierta manera la cabeza de la zorra hubiera dejado revalsar las palabras de su amiga hasta vaciarse nuevamente.

—Inglés...—

Masculló ante tales explicaciones pese a que luego sería bombardeada por más explicaciones. En cierta parte comenzó a reír al entender "palmeras" imaginando a las personas en la playa llevando una palmera sobre la cabeza, pese a esos árboles ser pesados lo cual le hizo ladear la cabeza.

—Vaya tu prima debe ser muy fuerte para llevar una palmera en la cabeza, no entiendo porque se reirían de ella pero tal vez se le cayó un coco encima. ¿Cocos? ¿No usaban cocos de perfume?—

Y nuevamente la mink demostraba tener nula idea de lo que hablaba aunque captó el chiste de tener varias berrys encima, haciendo que esta soltase una gran carcajada al instante, hacer reír o tentar a Berry era una tarea demasiado sencilla si conocías su humor tan básico y la facilidad que tenía para reirse hasta del peor chiste del mundo.

—Muchas Berrys sería demasiado, incluso para mí, pero si quieres llevarte una y gratis ya sabes a quien preguntar.—

La zorra se señaló a si misma antes de seguir riendo, lo siguiente fue la canción que al parecer Alice había estado cantando con la multitud, su voz se alzaba bastante y era sencillo distinguirla. Aunque la mink se sorprendió al ser invitada a cantar juntas, no tardó ni medio segundo en subirse al escenario ante la indicación de Alice y esperar su turno para cantar.

Berry no conocía la canción, ni la tonada, se limitó a seguir el ritmo junto con el ejemplo de Alice para entrar en tiempo sin estropear la pista. Aunque mucho no le importaba solo disfrutar con ella y hacer realidad el deseo de estar ambas sobre el escenario jugando a ser las más famosas del lugar.

—En mis ojos ves maldad, no soy ni mala ni santa.Tráeme alcohol para que se moje la garganta. Una como yo, a ti te hace faltaaaa~—

La zorra se señaló a sí misma al hablar de "una como ella" las canciones nocturnas solían tener ese tono de seducción y descaro que se acoplaban perfectamente a su modo de ser. No imaginaba a alguien como su amiga siendo tan directa o diciendo aquellas cosas, pero si se ponía a pensar le gustaba ese lado de la rubia pese a no ser lo que habitualmente se encontraría.

—Calladita pero a veces soy mala, empiezo y no quiero paraaar—

La mink hizo un gesto de incredulidad antes de reirse y dejarle la pista a Alice mientras ella se dedicaba a jugar con los espectadores y animar el ambiente, la realidad era que Berry no era callada pero si que le costaba detenerse cuando empezaba algo. La cancion continuaba su ritmo y a la zorra se le ocurrió actuar como coro y acompañante de su amiga. Cada tanto cantaba algunas estrofas y jugaba con sus gestos, el escenario se le daba bien para ser alguien que muchas veces solo destacaba por la fuerza de sus puños.

Era curioso verla allí como una persona normal, como una fiestera sin rumbo o solo una amiga divertida, pese a que seguramente en algunos días estaría entrenando de maneras no tradicionales o peleando contra algún pirata que hubiera atacado a algún indefenso.



Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.