¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Una merienda en la villa de las rosas {Vie 26 Ago 2022 - 17:21}

Habíamos llegado con suerte a esta isla que, según Ely, era de una belleza increíble. Aunque la razón principal es que aquí nos podrían curar, de hecho, me habían dejado en manos de una médico local en una tal Villa Rosae ya que no podría acompañarlas a ser curadas en su cuartel debido al pequeño detalle de que era un pirata. Se habían despedido de mí, haciendo ya de todo esto un par de días y aunque yo ya me sentía perfectamente, cada vez que intentaba levantarme para ir a algún sitio, la doctora rápidamente venía a echarme la bronca. Por eso en cuanto fue a tomar su descanso, esta vez tuve mucho más cuidado y no tardé en salir del sitio.

La ciudad tenía sin duda su encanto, todas las calles estaban repletas de gente y tiendas en las que se paraban a conversar alegremente, en el ambiente se respiraba un aire fresco que se sentía perfecto para el cuerpo. Si no tuviese que conseguir reagruparme con mi tripulación y ser el Rey de los Piratas, quizá me podría quedar aquí un tiempecito. Me sonó la tripa en ese momento, dándome cuenta del hambre que tenía y había ignorado hasta ahora. La comida del centro de salud no es que fuese especialmente deliciosa así que me había quedado con ganas de más. No tenía ningún berrie para gastar, pero pude escuchar como cerca había un señor con un problema en su tienda, por lo que fui hasta él para intentar aprovechar la situación.

-¿Algún problema? Igual podría ser de ayuda.- Me ofrecí con una sonrisa, el anciano parecía estar mirando un montón de cajas con expresión preocupada, o al menos así era hasta que aparecí yo.

-Oh, ¡sí, muchacho! Necesito a alguien fuerte que me ayude a llevar estas cajas, me han encargado esta fruta y…

-¡Sin problema!- Dije sin siquiera dejarle terminar, tampoco me interesaban tanto los detalles.

El hombre acabó por explicarme dónde tenía que llevar todas estas cajas, por lo que entre mis dos brazos levanté las 6 que había, llevándome una mirada impresionada por parte del anciano y de los que estaban en la calle. No lo había hecho por fardar, pero desde luego se sintió bien su asombro. Emprendí la marcha tranquilamente calle abajo, pensando ya en lo que me compraría con el dinero que me había prometido por el encargo. Ese mismo pensamiento fue lo que hizo que me distrajera, no percatándome de la persona que tenía justo delante, chocando con ella. Por suerte, pude coger las cajas al vuelo para que no se rompiesen contra el suelo. Me había quedado en una posición extraña ya que había cogido una con el pie, quedándome a la pata coja, otras dos con las manos, dos más con la cabeza y la última con la cola de salamandra que había hecho brotar de mi espalda. Miré, sin moverme para no tirar nada, al chico que tenía enfrente de mí.

-¿Todo bien? Estaba distraído pensando en qué comer y ni me he enterado de que estabas ahí.- Tras comentar aquello solté una risa divertida.
Dastan Agrabah
Dastan Agrabah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Sáb 27 Ago 2022 - 15:39}

Si había algo que le gustaba al albino era conocer lugares nuevos, vivir experiencias inolvidables y una de las mejores formas de hacerlo era a través de la comida, en ningún momento se planteo la idea de volverse cocinero ya que entendía que no era lo suyo, pero eso no dejaba que fuera un excelente crítico de gastronomía moviéndose a veces incluso de isla en isla, por las historias escuchadas sobre una buena taberna o incluso restaurante que promete saciar ese deseo del albino de probar deliciosa comida y en esa isla estaba por ese motivo.

Había llegado hacía un rato ya que escucho en un navío en el cual viajaba que había una tienda de dulces lo más deliciosa en la isla que se dedican a fabricarlos de una manera artesanal que incluso algunos nobles no eran capaces de dejar de comprar aquellas golosinas, pensando en eso y el hecho de que tenía que encontrar un lugar para quedarse ya que estaba en la misma aprovecharía para conocerla mejor fue que tuvo un impacto no deseado o más bien un accidente en toda regla, alguien cargando un montón de cajas. El impacto fue inesperado por ambas partes y se efectuó de manera totalmente natural, no por que alguno lo deseara sino más bien es lo que pasa cuando se está distraído.

En el impacto el chico reacciono bastante rápido atajando las cajas, algo que el mismo ciego hizo también tomando una de ellas la que estaba sujeta por su cola de manera natural como reflejo del impacto, escuchando la voz del chico asintió levemente.

-Lo siento. a veces no veo por donde camino y estas cosas suelen pasar, estas cajas si que son bastantes.

Claramente aquello de no saber por donde iba era debido a la franja que tenía cubriendo sus ojos la cual señaló con un dedo durante unos instantes, para luego reírse tranquilamente y ayudar al chico para que dejara de tener esa pose rara, que seguramente empezaría a cansarlo tomando las cajas como si realmente pudiera ver y es que él podía ver solamente usaba aquello para potenciar sus habilidades, conforme pasaban los meses entrenando se empezó a acostumbrar a usarlos. Luego de ayudarle con las cajas para que no se cayeran del todo y quedarán nuevamente apiladas para transporte.

-Algo parecido creo que estábamos compartiendo, yo pensaba en una tienda de golosinas que dicen por ahí que es la mejor de todos los cardinales por lejos, escuche a un par de magnates hablando de eso en el barco que viajaba, así que no podía perder la oportunidad de probarlas, es para mi una parada obligatoria en este camino de explorar todos los sentidos de la vida.

Mencionó levantando un dedo y hablando con total franqueza y tranquilidad al joven que seguramente estaba deseoso de comer algo más grande y que lo llenara pero el albino era más por cosas delicadas y exóticas por eso se consideraba un gran crítico de la gastronomía, busco hacerse a un lado para no molestar al chico que seguramente tenia apuro para transportar todo aquello aunque aprovecho para preguntar.

-Tu eres de por aquí, digo si me puedes ayudar a llegar a la tienda Candy Angels asi dicen que se llama esta increíble tienda que vende las mas ricas y artesanales golosinas, en los cardinales al menos.

Esbozo una gran sonrisa en sus labios en ese momento, esperando que el joven pudiera ayudarle aunque quizás no fuera de por allí lo que seguramente hacia que tuviera que seguir preguntando para dar con aquel pedazo de paraíso en el mundo.
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Mar 30 Ago 2022 - 13:32}

Miré con curiosidad al chico de la venda en los ojos, nunca había visto a alguien así. Por un momento pensé que era ciego, pero en su forma de moverse y ayudarme con las cajas no parecía la propia de un ciego así que o tenía la venda para proteger unos ojos muy delicados o tenía un haki de observación muy avanzado. También podía simplemente equivocarme y que no tuviese nada que ver con nada. Como mínimo, estaba siendo muy majo así que le devolví la sonrisa con ganas, escuchándolo atentamente mientras hablaba. Asentí un par de veces ante la información que me dio.

-Para nada, no soy de por aquí, una amiga me trajo porque es su isla natal y aquí nos han curado de… De un combate que tuvimos, nada importante.

Casi desvelaba que había salido de una cárcel hacía apenas unos días. Yo no tenía ningún problema en hacerlo, pero Ely había sido muy explícita en cuanto a las cosas que podía decir y no decir sobre lo ocurrido. Ese era el problema de no ser libre como un pirata, no podías decidir por ti mismo contar o no lo que quisieses, ella tenía que tener cuidado con que no se supiese que había ayudado a un pirata a salir de una cárcel de La Legión. Yo, sin embargo, podía hacer lo que me diese la gana. Que hablando de hacer lo que me diese la gana, lo que el chico había comentado sobre la mejor tienda de golosinas de los Blues sonaba muy interesante, nunca había ido a una y esta podía ser una buena ocasión. Después de todo, no tenía nada que hacer.

-No tengo ni idea de dónde es, pero podemos ir juntos si quieres, yo tengo que terminar este encargo que le estoy haciendo a un viejo a cambio de unos berries, luego si quieres te puedo invitar a un dulce.- Comenté con una amplia sonrisa. En ese momento me percaté de un pequeño detalle.- Oh, por cierto, yo soy Yor D. Krein, el futuro Rey de los Piratas, un placer.

Le habría dado la mano o algo para completar el saludo, pero con tantas cajas encima era difícil. También me paré un momento a pensar sobre cómo me presentaba a la gente. Algún amigo mío me había dicho que era bastante presuntuoso y arriesgado por mi parte decirlo, pero realmente es lo que se sentía correcto. Si no confiaba yo en mi propio sueño, nadie tenía por qué hacerlo también. Además, al final había acabado convenciendo a algunas personas de que era cierto y eso, en el fondo, se sentía como una victoria.

Con la prisa que tenía por entregar las cajas y descubrir el sitio que había comentado el ciego-no-ciego, comencé a caminar hacia mi destino. Me imaginaba que me seguiría ya que le había ofrecido dulces gratis y, por lo menos yo, nadie se negaría a comida gratis a no ser que estuviese mal de la cabeza. Si decidía no seguirme, tampoco es que cambiase mucho mi objetivo, yo tenía que cumplir este trabajo de todos modos. Por eso, en cuanto vi el local a un lado de la calle, sonreí satisfecho, pronto tendría esos preciados beries a mi disposición para comer bien a gusto esos dulces manjares de los que había hablado mi nuevo amigo. No tardé demasiado en conseguir dejar las cosas en su sitio y mi preciado botín, por lo que ahora solo me quedaba descubrir dónde estaba ese sitio.
Dastan Agrabah
Dastan Agrabah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Jue 1 Sep 2022 - 2:01}

Dastan sonrió levemente con una mano en la cintura al escuchar que el chico no tenia ni idea de que estaba por allí aquella tienda, algo que para nada sorprendió al albino ya que era normal que eso pasara, después de todo no parecía para nada ser un lugareño llevando las cajas de esa forma, trabajando por algunos berries dejaban claro que no tenia conocimiento del lugar algo que realmente no molestaba al ciego, aunque realmente le hubiera gustado que tuviera conocimientos sobre el tema no pudo evitar reírse levemente, acariciando su cabello blanco, aunque claro la idea de ser invitado hizo que el asintiera dejando un Ok con su mano derecha mientras seguía con la otra mano en su propia cintura.

-A caballo regalado no se le mira el pelo o eso dicen al menos, claro que si cuando se disgustan las cosas en compaña de alguien mas suelen sentirse mejor no tengo problema alguno que me acompañes y si invitas mucho mejor.

Dicho eso se hizo a un lado como si supiera realmente la distancia que se precisaba para que el hombre pudiera caminar libremente llevando sus manos hacia su cabello entrelazando sus dedos tras la cabeza tranquilamente mientras caminaba con el hombre pensando sobre lo que este dijo al presentarse, aunque claramente no se quedo callado sino que respondió a su saludo en ese momento mientras caminaban hacia el otro lado.

- Me llamo Dastan, un placer conocerlo entonces supuesto rey de los piratas, no me lo tomes a mal pero eso dicen muchos y solamente uno podrá hacerse con ese cargo solamente puede existir un rey de los piratas verdad.

Menciono en ese momento tranquilamente, ya que el realmente no es que lo subestimara o que no creyera en su sueño sino que realmente era algo grande a lo que aspiraba algo que en ese momento Dastan realmente no era capaz de imaginarse tan grande cosa aunque verlo con una corona en ese momento no seria algo loco, pero se imaginaba que no seria tan sencillo mas que nada por el hecho de que no había actualmente un rey entonces seguramente no era exactamente un puesto sencillo de conseguir ni ocupar en los años nadie se reclamo el titulo para si mismo. Dastan se detuvo delante de la tienda donde el chico iba a entregar esas cosas para esperar que el muchacho hiciera conforme su voluntad para entregar todo aquello. Cuando hubiera terminado le señalo un camino el cual seguir.

-Me parece que podremos conseguir algo por aquí, vamos?

Aunque no espero realmente su respuesta luego de señalar decidió guiarlos por ese camino hasta dar finalmente con la tienda, era un lugar bastante popular que se encontraba con bastantes personas alrededor suyo, varias mesas con sombrillas se escuchaba la voz de gente joven y principalmente mujeres en el lugar, aunque también se podría ver varones en ese lugar, dejo que el chico fuera primero el joven podría quedar impresionado con todos los detalles y vista pero Dastan no era capaz de ver todo aquello sino que se detuvo quedándose quieto para seguirlo ahora si.

-Esta bueno verdad, se debe ver increíble.
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Vie 2 Sep 2022 - 13:50}

Hice una pequeña mueca por su respuesta, no era la primera vez que alguien me decía algo así y realmente no podía reprocharle nada, pero igualmente me daba rabia. Ya sabía que era un objetivo difícil y que estaba lleno de otras personas que proclamaban lo mismo, pero eso no quitaba que fuese cierto. Tarde o temprano acabaría consiguiéndolo, no tenía ninguna prisa, mi objetivo era ser libre y que nadie sufriese la opresión que sufrí yo, por eso me hice pirata. Nadie podía decirme lo que hacer.

-Es normal que toda esa gente lo diga. Esa gente, como yo, confiamos en nuestro sueño y si no lo hiciéramos, solo estaríamos haciendo el ridículo. De todos modos, ya lo verás, cuando me convierta en el Rey de los Piratas todo el mundo será libre.- Le dije con confianza al albino.

Le seguí tranquilamente una vez había sacado todo eso de mi interior, tampoco era el momento de exponerle todas mis ambiciones a este chico al que conocía de apenas unos segundos. Me sorprendí cuando casualmente llegamos al local al que queríamos, el tipo debía tener muy buena intuición o muy buena suerte. No fue hasta que lo oí decir aquello que me acordé de que no podía ver, lo que me hizo sentir un poco mal ya que era en verdad triste que no pudiese contemplar el lugar al que tantas ganas tenía de ir. Observé bien la tienda antes de volver a hablarle.

-No es un sitio muy grande, fuera tiene una terraza con mesas de metal blancas, hay sombrillas en estas para que a los clientes no les dé mucha luz. Las sombrillas son de dos colores a rayas, azul pastel y blanco. La fachada del edificio tiene dos ventanas grandes a cada lado de una puerta central. Es de color rosado claro y es de una madera un tanto vieja que le da un toque bastante bueno. El interior no lo veo muy bien, pero va de acuerdo con todo lo que te he dicho antes, un suelo de madera antiguo y unas mesas con manteles hechos a mano. ¡Es como una pequeña tienda de las delicias! ¿Ahora lo puedes ver?

No sabía cómo ayudarlo, nunca había conocido a alguien ciego, pero esperaba haberlo ayudado un poco con la descripción, aunque no fuera especialmente buena. ¡Yo no estaba acostumbrado a hacer ese tipo de cosas! Cuando hubo una mesa libre lo guié hasta esta, donde no tardó en venir un camarero a preguntarnos lo que queríamos. Yo le pedí un batido de vainilla y miré alrededor mientras Dastan pedía lo suyo. Me sorprendí cuando vi que había una mesa de un grupo de chicas que nos miraban y cuchicheaban animadas de vez en cuando, ¿estaríamos haciendo algo raro? Decidí no prestarle demasiado atención volviendo a mirar al albino.

-Te agradezco que me hayas traído hasta aquí, es realmente bonito…
Dastan Agrabah
Dastan Agrabah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Miér 14 Sep 2022 - 16:02}

Dastan no pudo evitar sonreír al escuchar lo que el joven mencionaba, por un instante pensó en quitarse la venda para ver exactamente lo que tenia delante, sus ojos sufrirían un poco debido a que llevaba bastante tiempo llevando puesta aquella venda y sacarla a la luz del sol no era siempre la mejor idea, pero estaba dispuesto a pagar el precio por contemplar lo que tenia delante pero no fue necesario ya que el joven termino describiendo el lugar de tal forma que el albino era capaz de poder imaginar por su cuenta lo que tenia delante, sumado al hecho de que estaba pensando realmente que estaba ciego decidió seguir como estaba, llegaron a la mesa que quedo libre guiado por el joven, cuanto mas sombra hubiera mas difícil se le hacia ver con sus propios ojos tenia que contar con su mantra y la intuición de lo que estaba a su alrededor., al estar sentados como era normal se acerco alguien que les ofreció a ambos las cartas del local, hasta que se percato de lo que estaba pasando con el albino inclinando su cuerpo a modo de disculpa, Dastan hizo un gesto con la mano sacándole importancia al tema.

- Tranqui, ya estoy acostumbrado estoy tras unas chispas de chocolate acompañado de un buen batido de morando por favor, cuanto mas frio mejor quiero sentir como mi cerebro colapsa jajajaja.

Menciono tranquilamente pudiendo reírse finalmente al final, ya que realmente algo demasiado frio hacia que la cabeza colapsara en un instante por la escarcha que se formaba en al contactar con su cabeza, aunque fuera mas bien una sensación ya que tenia conocimientos médicos no dejaba de disfrutarlo, se recostó en su silla tranquilamente escuchando al muchacho negando tranquilamente y riendo levemente.

-No es nada, realmente ha sido coincidencia que pudiéramos encontrarnos en ese lugar y nunca esta de mas compartir con mas personas lo delicioso de esta vida, no me hago responsable de que te guste lo que pruebes, así que pídete algo para comer, dicen que el chocolate elaborado en este lugar es muy delicioso no pierdas la oportunidad.

Dijo tranquilamente para voltear intuitivamente hacia donde el chico había mirado hacia unos momentos, se trataba de un acto reflejos aparte de que las risas llegaron a oídos del chico, que simplemente escucho tranquilamente para luego centrarse en el joven que tenia delante, curioso ya que el parecía ser un soñador, esas personas que buscaban cumplir sueños casi imposibles.

-Así que rey, te espera un largo viaje ya cuentas con una tripulación, solo no podrás lograr alcanzar ese objetivo tan añorado es un sueño compartido.
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {Sáb 17 Sep 2022 - 15:18}

Miré la carta un poco por encima, no tenía ni idea de qué pedir. Sentía que si cogía algo al azar me iba a perder algo delicioso. Por eso, agradecí cuando Dastan me recomendó algo de chocolate, eso acortaba un poco las posibilidades… Sonreí cuando ya supe lo que quería, dejando la carta a un lado y mirando al camarero, que parecía estar todavía un poco avergonzado por no haberse dado cuenta de la ceguera del albino.

-Yo voy a querer una magdalena de chocolate y batido de vainilla.- Me relamí los labios solo de imaginarme el sabor del batido.

Me recliné un poco sobre la silla, era agradable poder tener esta pequeña pausa. Aún estaba recuperándome de los disparos de bala que había sufrido en mi huida y no podía moverme como quería. Esto era sin duda una buena distracción para mi cabeza. no tardaron en servirnos la comida, lanzándome hacia la magdalena para darle un buen bocado, sintiendo el chocolate deshacerse en mi boca. Solté un pequeño sonido de satisfacción, lo que me había dicho mi nuevo amigo sobre la comida de aquí había resultado ser cierto. Aún con la boca llena, empecé a hablarle de nuevo.

-No, si lo sé… Es decir, por eso tengo una tripulación, aunque aún somos pocos, tengo que seguir buscando a más gente. ¡Por lo menos tengo un timonel y un carpintero! Así que al menos nuestro barco lo podemos conducir y reparar, bastante importante. Lo que pasa es que ahora tengo que volver a Samia, por suerte aunque estemos en Grand Line, una amiga me ha conseguido un transporte para pasar por el Calm Belt.

Me sorprendí un poco cuando le dije todo aquello de golpe, la comida me estaba aflojando la lengua sin querer. Tampoco es que me arrepintiese, el chico parecía ser buena gente y tampoco era plan de quedarme callado mientras comía. Di un buen sorbo al batido de vainilla, casi viendo las estrellas de lo delicioso que estaba.

-¿Y tú? ¿Dónde irás después? En principio habías venido aquí a comer en este local, ¿ahora qué?- Solté una pequeña risa al pensar en algo.- Ahora que lo pienso, has logrado comer en este sitio en compañía del futuro Rey de los Piratas, la verdad es que es una muy buena tarde.

Prefería no comentar el detalle de que seguramente también con una persona en busca y captura. Todavía no había recibido ninguna noticia, pero seguramente dentro de poco tendría por fin un cartel de recompensa. Es decir, había salido de una cárcel del Gobierno Mundial hacía apenas unos días y eso seguramente los haya cabreado aunque fuera un poco. Por eso no le dije nada a Dastan, a pesar de que estuviera siendo muy amable conmigo aún con haber dicho que era un pirata, eso no significaba que quizá fuera simpatizante del gobierno o algo por el estilo. Lo mejor era no asustarlo.

-Cuéntame un poco de ti, me has caído bien y ahora tengo curiosidad por saber qué hace un ciego viajando solo por estos mares. Hasta a mí a veces se me está dificultando el viaje…- Solté un suspiro tras comentar aquello.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Una merienda en la villa de las rosas Empty Re: Una merienda en la villa de las rosas {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.