¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Jugamos a un juego?Mar 28 Mayo 2024 - 19:24Charlotte Prometio
Petición de experiencia y premiosMar 28 Mayo 2024 - 16:57Berry
¿Estamos en una nube?Mar 28 Mayo 2024 - 16:21Berry
Las chicas no son guerreras... Son la parcaMar 21 Mayo 2024 - 20:17Berry
La luna, la sombra y el bufónMar 21 Mayo 2024 - 10:32Raulgamerlol11
2.0Lun 20 Mayo 2024 - 4:13Raulgamerlol11
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
Siguiente ronda


Ir abajo
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Vie 3 Nov 2023 - 10:47}

Entre la densa lluvia se escuchaba el chapoteo de unos pasos apurados e inseguros, irregulares. El dueño de esos pies miraba de un lado a otro con más nerviosismo que miedo, pero había una sombra de horror en sus ojos. Sujetaba un pequeño maletín con una mano sin dejar de sostener un bulto en el pecho, bajo su gabardina: Una pistola. No era extraño en Dark Dome encontrarse gente así, pequeños traficantes de tres al cuarto o emisarios entre las familias que se disputaban el control real de la ciudad. Temerosos de un ataque repentino, sabedores de que alguien siempre observaba sus movimientos. La ciudad nunca dormía, pero en el crepúsculo perpetuo de la isla las bestias permanecían alerta a cada instante, a cada mínima oportunidad de hacerse con una nueva presa.

Un jadeo repentino. ¿Qué había en el maletín? El hombre estaba cansado, y su abrigo totalmente calado. La lluvia caía pesadamente, casi ocultando el repicar de cada movimiento. Casi. Por un momento había creído ver algo, deteniéndose frente a unos oscuros soportales, pero no aguantó mucho antes de mirar hacia otro lado. El terror a lo desconocido era más fácil de resistir que descubrir los ojos que se ocultaban en el abismo.

Aminoró su avance, pero no se detuvo. Aun quedándose sin aire el criminal se resistía a convertirse en un blanco tan fácil. Lo que portaba debía ser realmente valioso, o su miedo completamente genuino. Creía haber escuchado algo a su espalda, lo que le hizo dar un respingo, pero en lugar de voltearse tan solo tensó levemente el brazo de la pistola. Si de verdad había algo tras él sería tan fácil como apuntar y apretar el gatillo, tan fácil como apuntar y apretar el gatillo...

No se lo terminaba de creer. De manera casi imperceptible todo su cuerpo temblequeaba; se mantenía firme porque no se detenía, pero en cualquier instante podría acabar derrumbándose. Tenía que seguir, tenía que seguir. Si paraba de caminar quizá las sombras lo consumieran o, mucho peor, una de las bestias rabiosas de Dark Dome se abalanzaría sobre él.

Dobló una esquina. Le quedaba muy poco para llegar y su corazón latía desbocado. Las luces mortecinas del alumbrado parecían vibrar cuando el viento las azotaba, emitiendo un brillo blanco que se propagaba por todas partes, casi haciendo cobrar vida a las gárgolas que apuntaban, casi permitiendo que volasen libres. Casi...

La gabardina ondeó con un tronar que hizo enmudecer a la lluvia. Blaze cayó pesadamente sobre el delincuente, derribándolo. Llevaba siguiéndolo varias manzanas, y antes de eso lo había investigado por semanas. Él sabía lo que ese maletín guardaba, o al menos tenía claro lo que pretendía guardar. Sonrió. Había algo dentro de él que le pedía golpearlo, que rugía por hacerle daño. Todavía tenía la mano contra la pistola, podía intentar una tontería. "Vamos", pensó deseoso. Quería una excusa para reducirlo, pero se detuvo de golpe. Agarró su brazo y con un tirón hizo que el arma cayese a unos metros de distancia. Le arrancó el maletín de la otra mano y se levantó sin dirigirle la palabra.

- ¡Me matarán! -chilló con voz suplicante-. ¡Y a ti también!

Sin mirarlo siquiera negó con la cabeza y echó a andar bajo la lluvia.
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Vie 3 Nov 2023 - 11:21}

Uno dos, canta a viva voz.
Tres y cuatro, viene el hombre del saco.
Cinco y  seis,  se esconde y no le veis.
Siete y ocho, su paraguas está roto.
Nueve y diez, gritar lo que veis.

El día de difuntos era uno de esos para recordar, pues lo muertos se alzan de sus tumbas, los espectros invaden las casas y las familias se juntan nuevamente a cenar un suculento pavo. Dark Dome era un lugar peculiar, y si bien era oscuro, también poseía sus propios demonios. Caída la noche, en un día de lluvia que recordaba tranquilamente a los días lluviosos de English Garden, se podía ver calles totalmente vacías, al amparo de la noche alumbradas por tenues farolas. Ni un sonido se escuchaba, salvo el repicar de la lluvia contra los adoquines, a la par, los pocos ciudadanos que quedaban fuera de sus casas volvían a ellas, con el objetivo de cenar; Más no todos estaba de celebración, pues un pequeño guardia vigilaba la entrada norte de la ciudad perdiéndose así la festividad el día de difuntos.

La lluvia ya le había calado el traje, y sin embargo no quitaba la vista del camino apuntando con su mosquete algo tembloroso, como si el oscuro camino que llevaba a los bosques le estuviera amenazando. Si bien el agua de la lluvia se lo ocultaba, una pátina de sudor frío recorría por debajo del casco mientras que el cañón del arma vacilaba ante el temblor de sus manos.

Una densa niebla empezó a aparecer en el camino, ocultándolo, hasta el punto de no poder ver a más de tres metros. Las lámparas de la garita se apagaron de repente, obligando al guardia a mirar hacia atrás repentinamente mientras abría los ojos, como sabiendo que significaba eso. Su vista volvió rauda al camino, moviendo el percutor del arma para preparar el tiro a la niebla, y ahora si, con voz decidida murmuró por lo bajo.

-Aparece demonio.

En ese momento un galope en la lejanía se hizo eco, cada vez más cerca y fuerte proveniente del camino. El hombre apuntaba, temeroso mientras que el galope se hacia cada vez más fuerte y cercano, hasta que logró vislumbrar una silueta en la oscuridad del camino que le hizo abrir los ojos que casi se le salen de las órbitas.

Sonó un disparo por encima de la ciudad, y acto seguid un relinche de un caballo. En la entrada de la ciudad podía verse el mosquete tirado, humeante aún, mientras que en las vetustas callejuelas el guardia corría como loco mirando cada equis metros hacia atrás , mas no pidió socorro alguno, pues el miedo le había silenciado. Tras de él un corcel negro de ojos rojos cabalgaba a toda prisa, y encima de este un jinete, de armadura negra y sin cabeza había desenvainado su espada. El guardia corría y corría, más ante un ademán de espada, su cabeza acabó decapitada. Su cuerpo cayó al momento, mas la cabeza rodó un par de metros hacia adelante.

Debido al ruido que se había producido, una joven mujer salió por la puerta de su casa con un candil, alumbrando la calle, y por consiguiente viendo el cuerpo del hombre, pero también al jinete junto a su caballo relinchando mientras alzaba la espada en lo alto. La mujer dio un gran grito, haciendo que se le callera el candil al suelo a la par que volvía a su casa para cerrar la puerta. El jinete por su parte, giró por un estrecho callejón, perdiéndose en la oscuridad de la que había emanado. Según se adentraba en el callejón, su sobra reflejada a la luna bajo la lluvia iba tornándose humana, fusionándose el jinete con el caballo, hasta tomar la forma de un ser alto, escuálido cuya fama solo se sabía de los cuentos, y al cual llamaban en Dark Dome, el Bogeyman.

Una risa salió de aquel ser, cuyas vestimentas victorianas no ocultaban su felaz rostro. Su risa era macabra, y parecía estar sufriendo, de hecho un ataque mientras se apoyaba de espaldas a una pared aguantándose la risa en el vientre con uno de sus largos brazos.

Adoro el Halloween.

Entonces aquel ser escuchó un golpe seco, como si un saco de patatas hubiera caído sobre algo. Parece ser que las calles no estaban muertas del todo. ¿Serían más vecinos que salieron a ver el regalo de Halloween?. Bueno era hora de averiguarlo. Así que aquel "hombre" se estiró el traje mojado por la lluvia, se ajustó su sombrero y la espada del jinete se convirtió finalmente en un paraguas torcido. Mientras caminaba hacia el origen del sonido iba tarareando su habitual canción entre susurros.

Uno dos, canta a viva voz.
Tres y cuatro, viene el hombre del saco.
Cinco y  seis,  se esconde y no le veis.
Siete y ocho, su paraguas está roto.
Nueve y diez, gritar lo que veis.

A cada paso que daba sus huesos crujían, y según caminaba más y más podía empezar a vislumbrar la figura de un hombre tirado en el suelo, mientras que otro, ya de espaldas a él caminaba por la calle alejándose.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Vie 3 Nov 2023 - 21:06}

Cuando se alejó lo suficiente, ya al amparo de la oscuridad bajo uno de los soportales, abrió la maleta. En su interior había, como era de esperar, documentación. Planes operativos de la Legión que algún oficial ocioso había vendido. Blaze había descubierto la trama hacía un tiempo, pero no había querido informar. Con el rango de comandante tenía cierta independencia para elegir sus destinos entre que llegaban y no las órdenes oficiales. Tampoco quería cometer el error de avisar a la persona equivocada y terminar en alguna clase de misión suicida para tratar de librarse de él. Sin embargo, de saber a quién pertenecían podría iniciar pesquisas más profundas con algo de tiento hasta desenmascarar a los culpables de semejantes filtraciones.

En un primer momento se planteó leer los papeles ahí mismo y memorizarlos para su posterior destrucción, pero una gota de agua cayendo desde su pelo empapado hizo que se lo replanteara. Solo por si acaso concentró el agua en su mano y atrajo la gota hasta su dedo antes de que se esparciese más, cerrando la maleta de nuevo. Con un suspiro soltó el agua a su vera para llevar la mano hasta el interior de la gabardina, sacando una petaca de la que dio un largo trago. El alcohol ardió levemente mientras bajaba, pero ya se había acostumbrado a la sensación. Con un quejido ronco la dejó en su bolsillo y regresó a la lluvia, aunque notó algo perturbador.

Fue apenas un vistazo, como una sombra en la penumbra. Muy a lo lejos, apenas una silueta monstruosa, o una columna. La lluvia era densa y la luz escasa, las prisas y el agotamiento abundantes. En la noche perpetua de Dark Dome estaba seguro de llevar un par de días sin dormir, vigilante, y empezaba a estar cansado. Con el objetivo en sus manos podía solicitar la evacuación, pero antes quería tener tiempo de echar un ojo a los papeles; quizá memorizarlos. Seguramente no tuviesen nada relevante, mucho menos la firma del responsable, pero sería fácil pesquisar quién estaba tras las órdenes. Con suerte, llegaría directamente al eslabón más alto de la cadena.

Mientras seguía caminando entre la lluvia comenzó a restallar un leve crujido, antinatural en cierto modo, y lo que creyó eran susurros ahogados. A su espalda seguía el hombre tirado contra el suelo, aunque hacía torpes intentos de levantarse, y la misma figura que había intuido antes ahora caminaba lentamente en su dirección. Sí que estaba cansado, sí. Meneó la cabeza, obligándose a no pensar en ello. Torció el gesto compungido para echarse a caminar de nuevo, ignorando esa visión. Demasiado estrés, bastante cansancio y alcohol sin comer. Esperaba que hubiese algo rico en la taberna, o por lo menos algo aceptable. Sentía que llevaba una eternidad con el estómago vacío, aunque eso también podía deberse al whisky.
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Sáb 4 Nov 2023 - 8:54}

Oh vaya, pues aquella enigmática figura se había perdido en la noche como lágrimas en la lluvia. Daba igual realmente porque se había portado y me había dejado un lindo regalo mojado tirado en el suelo. La verdad es que la gente estaba siendo muy considerada últimamente con aquel ser. Mientras las únicas luces que permanecían encendidas eran las de los faroles y las de las calabazas  talladas en los portales y escaparates, aquel se fue caminando, con su distintivo crujido de rodillas, haciendo filigranas  con su paraguas torcido hasta llegar a los pies de aquel tipo que todavía estaba zarandeado en el suelo. Parecía que aquel  saco de patatas que le había caído encima se llamaba " tunda".

El hombre, si bien estaba exageradamente preocupado por algo, trató de alzar la vista en el momento que el crujir de aquellos huesos se detuvo. Alzando la vista, vio unas largas piernas embutidas en un traje morado a rayas, finalizado en unos mocasines negros distinguidos. Sin embargo se quedó bastante perplejo cuando vio la cara de aquel ser, que le sonreía como un maníaco sin mover ni un solo músculo. Tan solo se le oyó decir una única palabra.

-¡Hola!

Un grito sonó en mitad de las calles, y a los pocos minutos, quizás unos diez, podía verse a aquel hombre colocado sobre un barril mientras, el bogeyman le movía los brazos y piernas, cual titiritero para colocarlo en una posición concreta. Sacándose largos alfileres de su chaqueta comenzó a clavar las piernas y brazos en una pose similar, a la de un espantapájaros contra el escaparate de una de las muchas tiendas ahora cerradas. Sin embargo aquella  criatura todavía no parecía conforme y se dispuso a coger una de las calabazas vírgenes sin tallar entre sus dedos largos. Con una de sus manos, la cual se quedó mirando procuró sacar, o materializar un elemento que fuera cortante, y si bien parecía costarle y el sudor que recorría bajo su sombrero se ocultaba por la lluvia, logró crear un pequeño cuchillo de postre con el cual comenzó a tallar la calabaza.

A los pocos minutos uno de los guardias urbanos que hacían su patrulla pegaría un tiro al aire, gritando.

-¡Crimen, el jinete ha vuelto a matar! - puesto que la calabaza había sido puesta encima de la cabeza de aquel desdichado tipo mientras adornaba, cual espantapájaros el escaparate. Varios vecinos salieron a la calle a ver el esperpento y muchos no dudaron en  volver a sus casas. Mientras tanto el  bogeyman trataba de aguantarse la risa calle abajo, pues estos momentos le daban la vida. Sin embargo, ya era tarde y había que reponer fuerzas, así que por su mente pasó algo lógico; una cerveza.

Según iba caminando por la calle hasta ver a lo lejos una taberna, el larguirucho iba con la cara tapada por un libro, mientras caminaba suelto y con su paraguas como todo un caballero creepy. Obviamente la gente de la taberna que lo veía venir se  quedó con la boca abierta, algunos incluso escupieron la cerveza que estaban bebiendo, y uno sin dudarlo dijo lo que pensaba en alto.

-¡Diablos, que es eso! ¡Eso es un espanta-fantasmas!

Muchos siguieron a lo suyo pero otros no pudieron evitar ver a la figura caminado de forma tan rara. Y hasta podría hacerse un musical con ello en el momento en que uno de los clientes habló:


¿Lo que viene ahi que es?
Son dos barcos o son sus pies.
¿Será un barco? no señor.
Es un fantasma o es algo peor.
Pero tiene un no se qué..

Y aunque la llegada del hombre alto provocó mil opiniones, acordes todos estaban en no haber visto tipo igual.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Sáb 4 Nov 2023 - 11:55}

Las tabernas de Dark Dome eran diferentes a las de casi cualquier otra isla en el Grand Line: Puertas acristaladas con grandes vidrieras que atraían miradas indiscretas con sus infames luces de neón, gente joven uniformada tras la barra y un ambiente más propio de un casino. Por lo menos la música no estaba especialmente alta, pero la iluminación tenue teñida de mil colores resultaba incómoda. No tanto, claro, como los delincuentes que se arremolinaban en torno a las mesas centrales y la barra, haciendo negocios con total impunidad al amparo de una ciudad que nunca dormía, pero cuya justicia estaba permanentemente aletargada. Quizá lo más llamativo era que uno podría distinguir a los paisanos de los extranjeros por los implantes: La isla estaba poblada por adictos a la tecnología, y no era extraño ver gente mutilándose para poder integrar una pieza biónica dentro de su cuerpo, cuanto más llamativa y extravagante mejor.

- ¿Todavía está abierta la cocina? -preguntó en la barra a una camarera de cuyo cuello pendía algo que a primera vista parecía un collar, si bien su rigidez demostraba ser alguna clase de implante.

- Hasta el amanecer -repuso con amabilidad y cierta picardía. La gente en Dark Dome también era, en realidad, un poco libertina-. ¿Algo que tengas verdaderas ganas de probar?

Blaze contestó con una media sonrisa. Sí que había algo que deseaba, pero allí no lo tenían. Aun así decidió que la mejor manera de integrarse entre aquella gente era comportarse como cualquiera habría esperado de un criminal en aquel antro.

- Se me ocurren algunas cosas, pero puedo conformarme con algo del menú -dijo, entrecerrando los ojos-. ¿Recomiendas algo?

- La especialidad de la casa. Picante, un poco dulce...

- ¿Y saciante?

- Tú me dirás.

Blaze sonrió. Los primeros contactos, especialmente con gente tan abierta, lo ponían de los nervios. El alcohol le daba unas tablas que de otra forma no tenía, pero aun así sentía cómo el corazón le latía demasiado deprisa. Aunque, no iba a mentir, en cierto modo también lo disfrutaba.

- Quizá, pero primero tendría que comer algo. -La sonrisa inquieta de la camarera regresó-. De la carta, a ser posible.

- Me rompes el corazón -protestó con tono infantil-. ¿Algo de beber?

Iba a responder cuando la puerta se abrió. Blaze miró por el rabillo del ojo y su sonrisa se esfumó de golpe. ¿Estaba alucinando? No, el cuchicheo de la gente dejaba claro que no era el único que podía verlo. U oírlo. ¿Era ese el ser que caminaba a su espalda bajo la lluvia? Un hombre musitó algo en verso, despertando el recuerdo de un murmullo lejano, apagado por el chaparrón. ¿Qué era ese tipo?

- Un blended scotch bueno, de dieciocho años si tienes. -Le guiñó un ojo-. Para la segunda ronda podemos pensar algo más imaginativo.

Tomó el maletín, apoyándolo contra su regazo, y se fijó en los espejos frente a él. Quería tener a esa cosa controlada en todo momento. ¿Qué demonios era?
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Sáb 4 Nov 2023 - 12:52}

Había mucha gente en el establecimiento, y como era lógico muchas de las miradas se dirigieron a aquel ser, y si bien eran miradas curiosas, muchos se hacían los locos para mirar a otro lado, bien atendiendo sus cervezas, conversaciones varias o fingiendo que la cogorza no les permitía ver. Fuera como fuera la barra estaba llena, y había un tipo de lo más peculiar, sentado junto a dos tíos que parecían nativos, sin embargo él claramente era como el largo, un extranjero. Era lógico que los hubiera, el largo era uno sin ir mas lejos, y aquella isla no tenía una política aislacionista.

Aún así algunos se levantaron de sus sillas y se largaron a beber fuera, no porque el largo fuera maleducado o algo por el estilo, sino que producía incomodidad, e incluso el tabernero estaba incómodo, pero no tenía cojones de decirlo en alto. Aún a pesar de esta situación, aquellos dos nativos, concretamente uno, susurró a su compañero unas palabras, que bien el extranjero seguro escuchó.

-Es de fuera, es un tipo de lo más raro, pero dicen que caga oro y no molesta. Mira que hemos tenido fantasmas y leyendas raras en esta isla, pero entre el jinete, el robot asesino y ahora este tipo la verdad que es un pleno al quince. Pero está de paso como tantos otros bichos raros dicen.

Aquellos dos no iban muy desencaminados, pues el largo llevó sus decrépitos y largos dedos a su bolsillo de la chaqueta, sacando así una pequeña bolsa que por su peso, parecían Berries. Los ojos del tabernero se clavaron en ella, pero los ojos de aquel extraño tipo también lo hicieron, pero en el tabernero. Señaló con uno de sus dedos una jarra de cerveza, sin decir palabra alguna. El tabernero captó la petición y le sirvió una en la mesa donde se había sentado el largo, a la altura de la salida. Los huesos crujían  en el momento que que le entregó la bolsita de dinero al tabernero, manteniendo la sonrisa antes de agarrar la jarra, y sin embargo no bebía, solo se quedó mirando un periódico, el cual estaba abierto sobre la mesa, el cual seguramente, pertenecía a un anterior cliente que se lo había olvidado. Dark dome tenía muchas tabernas, y muchos de sus clientes eran de todo menos honestos, otros directamente eran gentes odiosas, y otros eran realmente asquerosos de ver, por lo que el largo pasaba bastante desapercibido.

En ese momento y cuando la rutina de murmuros y fiesta había vuelto, obviando el local en parte a aquel ser , un hombre estiró todo alterado.

-¡Han matado a Jonhhy Walker!.

Solo algunos, los que debían conocerlo dejaron de beber para alzar la cabeza antes de que aquel tipo siguiera hablando.

-Lo han encontrado en la quinta con la novena, clavado en un escaparate con una jack o lantern en la cabeza.

Momento en el que fue interrumpido por otro clientes.

-También han encontrado a un guardia decapitado hace treinta minutos en la doce de Saratoga.

-¡Pero eso fue el jinete!-interrumpió otro- Deja de decir gilipolleces, ese tipo debía pasta-recalcó otro.

Así que empezaron una discusión entre varios de los presentes, levantando algo la voz mientras algunos de los clientes marchaban de la taberna, y sin embargo todo se hizo silencio cuando vieron al largo mirándoles fijamente con la cabeza levemente ladeada, para después volver a mirar el periódico como si la cosa no fuera con él.

Entonces el tabernero se dirigió a todos con cierta molestia.

-Jinetes, fantasmas, ajustes de cuentas. ¿Os escucháis de verdad caballeros? Eso es Dark Dome, si alguien no palma a diario en esta ciudad es que no saben en que ciudad viven. Si van a pelear por a ver quién la tiene más larga lo harán fuera de mi local, ya lo saben.

-Una cosa es matar Bones, y otra hacer escena propias de una película de terror. Ni los Visconti ni los Carmanos con todo su poder e influencia tienen la palabra mesura en su haber.-refarfulló otro cliente.

Bien era cierto que no era raro que en aquella ciudad aparecieran cadáveres atados a piedras en el fondo del río, o restos en picadoras, o quizás en locales totalmente agujereados por balas o incendiados, pero hasta los criminales de la isla tenían mesura en sus actos.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Lun 6 Nov 2023 - 11:50}

Alguien entró apurado en el local, gritando a viva voz que un tal Johnny Walker había muerto. Solo algunos dejaron de beber, lo cual era si cabe más revelador que una reacción más visceral. Si aquel tipo había entrado en el local gritando eso a viva voz debía haber ahí varios interesados en la información, algo con sentido estando tan cerca de la base operativa de una de las familias. Sin embargo, que aquella noticia llegase de forma tan abierta implicaba que había más delincuentes de los que había calculado; quizá incluso alguno que otro pudiese reconocer el maletín. En cierto modo, de una manera macabra, aquella muerte era una buena noticia: ¿Quién iba a pensar en el maletín robado mientras un cadáver estaba en el foco de atención? De hecho, con un poco de suerte la llegada del mensajero fuese opacada por el descubrimiento.

Más preocupante era, sin embargo, que no se tratase del único cadáver esa noche. Las masacres en Dark Dome no eran del todo extrañas, pero dos asesinatos tan cercanos en el tiempo no correlacionados era extraño; casi tanto como que la noticia del primero no hubiese llegado a pesar de estar presente un conocedor. Podría haber creído que se debía a que no era especialmente relevante para un hatajo de criminales la vida de un guardia, ¿pero por qué mencionarlo en ese momento si no se salía de lo común? Quizá no había estado lo bastante atento al entrar; si sabían que debía dinero a alguien -al margen del comentario supersticioso- tenían que conocer su identidad, y si llevaba muerto media hora la noticia tenía que haber llegado poco antes que él mismo. Y, para colmar el vaso, eso.

Miraba fijamente y no decía una sola palabra. Pedía bebida, pero no bebía, y observaba un periódico de segunda mano como si lo que escuchaba fuese lo más natural del mundo. Al igual que él era extraño en la isla, pero al parecer tenía dinero y no daba problemas. Al menos si sentarse incómodamente en silencio mientras un grupo de gente debatía aterrada sobre un doble homicidio no se consideraba problemático. Además, Blaze no sabía exactamente por qué, pero había algo en él que más allá de incomodarlo lo hacía sospechar de él.

- Gracias -dijo cuando el whisky estuvo delante de él-. Por cierto, ¿la novena no queda muy cerca de aquí?

- Sí, es la paralela a esta -explicó-. Y el cruce no debe estar a más de cinco minutos de aquí.

El alboroto pareció caer víctima del más pesado de los silencios. ¿Y si...? Lo había creído una alucinación, pero esa criatura había estado ahí. Detrás de él, como un demonio lejano, pero había estado. Johnny Walker podía ser el tipo del maletín; era el único que caminaba por la calle cuando él lo había asaltado, y la bestia había surgido justo después. Tragó saliva. No podía arriesgar la misión en ese momento; no con los documentos ya en su poder, o revelaría todo.

Decidió dejarlo estar; o al menos, vigilarlo desde una cierta distancia. Dio un trago a su vaso sin apartar la mirada del espejo mientras el alboroto seguía creciendo. Al parecer llevaban una oleada de asesinatos en las últimas semanas no relacionadas a una guerra de bandas. Eso era terrible, en el contexto de la isla al menos, porque cualquiera podría ser el blanco de la siguiente puñalada. No tenían dónde esconderse.
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Mar 7 Nov 2023 - 16:01}

De todos los tipos raros del mundo, bien era cierto que se concentraban en aquella taberna unos cuantos. El largo estaba tranquilo, echando un vistazo manteniendo la vista a los presentes. Hasta que decidió apoyar su codo sobre la mesa, dejando que sus largos dedos permitieran apoyar su cabeza ladeada quedándose así mirando a aquel extranjero con una sonrisa de lado a lado. Si aquel elegante extranjero le miraba, su sonrisa se abriría un poco más ,dejando ver una larga fila de dientes puntiagudos asomando en un foso negro. Se quedaría mirándole por unos quince segundos.

El problema es que la mirada también iba para uno de los nativos que estaban en la barra, el cual hizo un amago de coger su jarra de cerveza, momento en el que se giró para ver al largo haciendo el mismo gesto que había tenido con el extranjero (Blaze). El nativo arqueó una ceja, y esta vez el largo juntó sus manos y las apoyó sobre la sien de su cabeza, en postura de pedida o deseo. El nativo se le quedó mirando con cara de circunstancia, hasta hacerle una mueca de disgusto y seguir bebiendo su cerveza. El nativo dio un largo trago a la cerveza, para luego volver a mirar al largo. Su cara fue todavía de circunstancia mayor, pues ahora el largo lo miraba con la expresión de un pucherito, y al igual que antes, no movía ni un músculo.

El nativo ya totalmente incómodo se levantó del taburete de la barra y se dirigió al largo agarrándolo por la pechera, más ni una sola palabra salió de la boca del decrépito ser.

-¿Tienes algún problema bicho raro? Como vuelvas a molestarme con tus putas caras juro que te meto un implante por el culo y lo enciendo hasta que parezcas una lámpara portátil.


Dio un fuerte empujón hacia atrás al largo tirándolo hacia pared junto a su asiento. El nativo indignado se largó de la taberna con paso decidido mientras que aquel pintoresco ser le ponía una mueca de sonrisa ayudado por los índices de sus manos, más ni una sola palabra salió de su boca. Fue entonces cuando el tabernero, cerca del extranjero le susurró.

- Definitivamente creo que  voy a tener que echar a ese tipo, pero admito que no tengo cojones para hacerlo- tampoco tenía motivos más allá de incomodar a un cliente que ya se había largado. Aún así el largo volvió a acomodarse en su silla, no sin antes limpiarse de polvo el traje. Tras unos segundos inmóvil mirando por la ventana a aquel tipo que se largaba, se levantó, recogió la silla y miró al extranjero de la barra. Con una sonrisa dentada hizo un gesto con su sombrero a modo de despedida, saliendo del bar haciendo unos movimientos de filigrana con su paraguas torcido, a la par que caminaba como si estuviera bailando, vivaracho. El tabernero no dudó en arquear la ceja mirando nuevamente al extranjero.

-Preguntabas antes por la novena. Si yo fuera tu, me iría a la cuarta avenida a pasar la noche, principalmente porque es la calle en dirección contraria a la novena
. -dijo mientras limpiaba un vaso- Hoy no es una buena noche para pasear a la luz de la luna muchacho, bueno, joder...nunca lo es pero tu ya me entiendes. Si yo fuera tu, y pudiera, me largaría de esta hedionda ciudad esta noche en el primer barco que saliera.-concluyó antes de dejar el vaso en la vitrina- A ver si en un par de horas nos informan un poco más acerca de lo sucedido. Es normal que haya muertos todos los días, pero este ensañamiento ya es la segunda vez que pasa. Todos los 31 de octubre, no falla.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Mar 14 Nov 2023 - 21:24}

Dark Dome era un lugar extraño. Como la mayoría de grandes ciudades no había nacido de un único núcleo urbano, sino que el más prominente había ido absorbiendo, poco a poco, a los que había a su alrededor. La zona occidental de la ciudad era relativamente organizada; al menos, la almendra de grandes rascacielos controlada por la familia Russ era una malla ortoédrica casi perfecta -o eso decían, Blaze nunca había visto un mapa de sus calles- y tanto los barrios controlados por Babydoll como los distritos de Jalisco estaban llenos de edificios más nobles y calles anchas. La parte este se había sumido en el caos hacía mucho tiempo, casi controlada calle a calle por bandas -algunas se hacían llamar familias, pero apenas llegaban a controlar un par de distritos- con asesinatos casi diarios.

También se reflejaba en el urbanismo, por lo visto. La novena cruzaba con la quinta, algo que hasta para él era impensable, y la cuarta estaba en dirección contraria. Frente a la idea de construir una malla con pares e impares intersecados, aquella sección de la ciudad era una aberración urbanística en demasiados sentidos. La arquitectura seguía siendo pretendidamente rica y ornamentada, demostrando la riqueza y tradición que alguna vez hubo allí, pero la ostentación venía limitada a lo que uno podía encontrar a simple vista. Tras las fachadas neogóticas y las luces de neón se ocultaban cientos de familias criminales; miles de asesinos esperando una excusa para ser liberados y proyectar un baño de sangre.

- Debería seguir a ese tipo -repuso-. Tengo un muy mal presentimiento sobre él; no es normal.

Algo funcionaba muy mal con ese tipo. No solo no había bebido una sola gota de su jarra, sino que se había mantenido en absoluto silencio cuando otro cliente lo increpó, amenazante. Había aparecido poco después de los asesinatos, y solo se había quedado hasta escuchar la noticia de estos. Quizá de no haber llegado nadie a dar el anuncio se hubiese quedado toda la noche esperando, o tal vez sencillamente sabía a dónde ir para escuchar el horror esparcirse. Él había vigilado a su objetivo por días, ¿qué le decía que el monstruo no? No sabía de muchos asesinos que lo hicieran, pero la mayoría de pirómanos querían observar su obra. Si realmente había decapitado a un hombre y le había puesto una calabaza por cabeza no era descartable que quisiese compartir de alguna forma los frutos de su actuación. Aunque tampoco podía descartar el estar discriminando a ese ser por feo.

Pagó la comida antes de que llegase y subió rápidamente a su habitación. Allí sacó los papeles del maletín, les dio una ojeada rápida para grabarlos de manera más o menos precisa en su memoria. Tras eso hizo bolas los papeles y los tiró a la basura, sacando un par de botellas del mini bar a la superficie. Más tarde debería recuperarlos.

Sacó el maletín cuando salió por la ventana, pero nada más encaramarse al tejado más cercano lo abandonó en ese lugar y buscó con la mirada al extraño hombre que, ya lo sabía, le llevaba ventaja. Sin embargo no sería difícil dar con él si realmente estaba detrás de los dos asesinatos: El tercero podía estar al caer. Echó a andar a paso rápido en la dirección que creía haberlo visto marchar desde la barra, con una terrible sensación de urgencia en el pecho.
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Dom 19 Nov 2023 - 14:56}

El tipo que había empujado a aquel ser se encontraba ahora caminando por una vetusta callejuela iluminada por muy pocas farolas. Seguía lloviendo, provocando que se llevara las manos al cuello de su abrigo para taparse bien mientras echaba una carrera por los soportales.  Los ruidos de la zona era solamente dos, los del agua cayendo contra los adoquines, y los del agua cayendo contra los charcos que se formaban en los boquetes de los mismos. De hecho, este hombre metió el pie al ir todo precipitado en uno de estos charcos, manchándose todo el pie mientras maldecía su suerte agitando el pie , para, secarlo vanamente. Decidió apartarse en una de las tiendas que tenían un pequeño porche, donde trató de sacarse el zapato para vaciar el agua de su interior mientras que ,con la mano que le quedaba libre, se limpiaba la frente empapada.  Siguió maldiciendo su suerte hasta que comenzó a escuchar una musiquita a lo lejos, procedente de la misma calle donde estaba. Dicha música parecía una sonata, y que él recordara, el burdel más cercano quedaba a cuatro calles.

Arrugó la nariz, se volvió a colocar el zapato y caminó por la vetusta calle siguiendo aquel soniquete. Tuvo que torcer un par de esquinas hasta llegar al origen del sonido, momento en el que, nada más llegar a la mitad de la calle, pudo ver una pequeña caja de música en funcionamiento bajo la lluvia.  Estaba en mitad de la calle, posada en el suelo, de color negro con una bailarina y un ser alargado con un paraguas torcido a modo de figuritas danzantes. El hombre estaba confuso, hasta el punto de plantearse si había bebido demasiado en la taberna o no. Fuera como fuera se acercó a la caja de música hasta estar frente a ella. Se agachó cuidadosamente para verla más de cerca mientras se preguntaba que demonios hacía eso en mitad de la calle, pero fuera por lo que fuera, la sonata le gustaba.

Acerco la cara al artefacto mientras lo miraba con curiosidad, decide cogerlo con la mano, y en el momento en que va a levantarla en el aire, e a incorporarse logra ver, a apenas dos centímetros la cara de aquel ser sonriente enseñándole sus afiladas filas de dientes de las cuales sale un gruñido. El hombre pega un gran alarido soltando la caja contra el suelo a la par que él cae de culo contra un charco, atónito, pues al volver a mirar al frente, no había nada, salvo lluvia y la caja tirada. El hombre se levantó rápido y comenzó a correr por las calles, aterrado, tratando de volver a la calle principal, torciendo todas las esquinas que fueran posible, y de donde una sombra con paraguas se iba asomando con una danza peculiar,

Cuando el hombre llegó a la calle principal  se detuvo, y miró a ambos lados sudoroso. Una vez parecía que todo estaba en calma se llevó las manos a la cabeza, tratando de calmarse, hasta que al dar el primer paso escucha un crujido. El hombre se extraña ante esto, y da un segundo paso, crujiendo también. Se mira los pies, agacha el torso pero no las piernas y comprueba que no tiene nada pegado a los zapatos. Sin embargo, cuando su cabeza asoma por entre sus piernas, ve que detrás de él había unos zapatos negros alargados, seguidos de unas largas piernas embutidas en un traje morado a rayas. El hombre se gira rápidamente y con la cara totalmente descompuesta pega un gran grito desesperado, el cual se escucha por toda la zona, ahogando por unos segundos, a la lluvia.

Uno de los vecinos no tarda en salir de su casa, y nada más salir, ve que allí no había nadie, tan sólo un zapato de color cafe de la talla 35. Así que decide volver a casa ante la confusión. Mientras tanto ,aquel ser estaba en un callejón riéndose  sin emitir sonido alguno, sentado sobre unas cajas, mientras que aquel hombre de la taberna, estaba a su lado, con la boca abierta como si hubiera visto a un  fantasma. Un corte limpio decoraba su cuello de lado a lado y su piel ya se había tornado blanca al poco de estar muerto. El ser estaba sentado junto a él, con el brazo del hombre sobre el hombre de la criatura, mientras que él, riéndose sin emitir sonido, mientras se llevaba una mano al vientre. No tardó en levantarse y comenzar a buscar alrededor de aquellas cajas y tiendas del callejuela unas cosas que necesitaba. No tardó mucho en colocar al hombre en una posición un tanto extraña. Sentado en un barril con una calabaza entre sus manos abierta por la parte de arriba, a la cual estaba cayendo la sangre de un nuevo corte en el cuello, mezclándose el agua de  la lluvia con ella emulando a una fuente. Mientras que en las manos del hombre había un mensaje pintado con rotulador en cada mano "Trick" en una "Treat" en otra.

El ser se llevó los dedos a la boca y lanzó como un beso al aire como un pintor maravillado ante su obra. Cogió su paraguas, el cual estaba apoyado junto a las cajas, y con semblante divertido, fue caminando, alejándose de la zona, bailando hasta que se detuvo en seco a la salida de la callejuela. Notaba que alguien o algo le estaba observando, cosa que provocó que sonriera. Se giró lentamente crujiendo su cuerpo de forma grotesca a la par que echaba un vistazo alrededor con su ojos, más no se movió ni un centímetro, pues parecía un faro que giraba y giraba sobre si mismo buscando algo.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Vie 9 Feb 2024 - 13:28}

Un grito rompió la noche. Otro, en realidad. Dark Dome no era un lugar ajeno a los asesinatos, pero hasta en el pozo más oscuro tres crímenes eran demasiado. El alarido fue su pistoletazo de salida, un topetazo que lo hizo echar a correr por sobre los tejados, saltando cuando podía entre edificios para avanzar lo más rápido posible esa vez sin preocuparse del todo por hacer o no ruido. Sin embargo eso no fue suficiente, pues la algarada no tardó en desvanecerse con un portazo. De no haber sido por aquel crujido constante le habría costado llegar hasta él, pero ahí estaba: El otro forastero, con un sombrero que cubría la mitad de su rostro y un paraguas retorcido. Cuan largo era descansaba sentado junto a un cadáver: el del mismo tipo que lo había empujado, asumió. No mucha gente iba por la calle a esas horas; además, tenía un motivo.

Era una visión perturbadora, cuanto menos. Ese hombre alargado riéndose en silencio mientras celebraba su curiosa fiesta al lado de un hombre recién asesinado era una visión desagradable, en el mejor de los casos, y de no ser porque había conocido algún asesino antes que ese la visión habría llegado a resultar espeluznante. Más, quizá, si lo hubiese visto a plena luz del día y no en medio de la noche tras una cortina de lluvia.

Esperó por unos instantes, agazapado en lo alto, tratando de no ser visto. Le dio la sensación de que el ser le hacía un gesto, pero lo ignoró por un instante. Una parte de él le instaba a detenerse, a no actuar: Quería cumplir con su misión. Por el otro, sin embargo, no podía evitar pensar que si no lo detenía algo mucho peor podía avecinarse para Dark Dome. En algunos momentos el mundo necesitaba héroes; alguien que luchase para que los demás no tuviesen que hacerlo.

El ser se levantó. Blaze tomó iniciativa y buscó una forma de bajar. Había unos cuantos balcones, lo cual parecía más seguro que las resbaladizas tuberías. Normalmente para él la humedad significaba poco y podía drenarla en pequeñas cantidades, pero bajo el chaparrón no era planteable. Saltó al primer balcón y aferrando con fuerza la baranda saltó a una cornisa algo amplia, pero agarró mal y resbaló. Se salvó de un golpe especialmente doloroso aferrando con fuerza un adorno de pared para ralentizar su caída, lo cual no sirvió para resultar especialmente discreto pero sí para no romperse la crisma. Desenvainó su espada y caminó hacia el ser, adelantándola.

- ¿Por qué? fue lo único que preguntó, poniéndose en guardia.

Tenía que detener a aquella cosa. No podía dejar que campase a sus anchas, más después de tres asesinatos. Lo detendría, se lo llevaría a La Lanza y ahí harían lo que viesen conveniente con él. Pero no podía dejar que siguiera matando.
Dumah
Dumah
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {Dom 10 Mar 2024 - 8:37}

Estaba siendo una noche fructífera para aquel ser, o crooked man como ya era conocido. Se llevó la mano al bolsillo de su chaqué, mientras sacaba un reloj de bolsillo dorado, reloj, que obviamente parecía robado, ya que asemejaba tener un alto valor, y que por si fuera poco ponía una dedicatoria gravada que ponía " Para Felicia con amor". Era obvio que aquel "hombre" había matado más de una vez, y para muestra, lo que había sucedido aquella noche. A pesar de la lluvia y lo tarde que era, el ser esbozó una leve sonrisa una vez miró la hora marcada, aunque su felicidad se esfumó en el momento en que veía que un ruido asomaba cerca de él, y precisamente no era el ser.

¿Guardias?¿ Viandantes? ¿ Curiosos que salían a tirar la basura? Dumah esperaba que fueran lo segundo, pues todavía tenía mucha creatividad por dar, ya que no había empezado realmente a matar y robar como a él le gustaba. Sin embargo y para su sorpresa no era un viandante, ni menos un guardia, sino un tipo de lo más raro, avituallado con una peculiar vestimenta. Parecía no ser de aquí, pero una cosa sabía aquel ser; tenía unos cojones muy grandes.

Se acabó la escenografía, el Halloween llegaba a su final, y yo debía ir a buscar nuevos maniquíes antes de que saliera el sol, y no se sabía por que, aquel ser pensaba que aquel tipo, con la espada en ristre acercándosele iba a ser una distracción. De hecho, nada más acercársele aquella arma desde la lejanía y escuchar aquellas palabras " por que lo has hecho", el ser no pudo evitar sonreír mostrando sus dientes mientras se sostenía el vientre ante unas carcajadas silenciosas. Parecía que aquel comentario le había hecho gracia. El crooked man se quedó mirándolo mientras ladeaba la cabeza un poco hacia la derecha y daba un par de pasos hacia el filo de su arma, la cual trató apartar de forma "amistosa" con el mango de su paraguas a la derecha. No hacía movimientos bruscos, sino lentos, no había que asustar a aquel hombre antes de tiempo.

Sin embargo, no hizo nada más, salvo un aceno con el sombrero en señal de despedida, para luego darse la vuelta y comenzar a caminar, ignorándolo mientras hacía su bamboleo con el paraguas en la mano. O al menos eso hubiera hecho, si no fuera porque se detuvo como una vara, tieso. Entonces empezó a hacer un ruido raro proveniente de su cara. ¿Estaba olisqueando?. Hacía un gesto muy raro, como cuando hueles un bollo recién hecho de una panadería y buscar el origen de tal olor. Parecía que aquel olor le estaba gustando, y siguiendo a través de olisqueos en el aire enfocó su mirada hacia aquel tipo de la espada. Entonces sonrió como nunca, pues pareciera que un cocodrilo hubiera encontrado un ñu en el agua.

El ser se quedó inmóvil, y tan sólo giró levemente su muñeca hacia la derecha y un ruido de varias armas cargándose tras aquel tipo de la espalda se oiría, y sim embargo si aquel espadachín se giraba no vería más que lluvia, adoquines y niebla. Así mismo, si voltea la cabeza nuevamente al frente, vería que el ser ya no estaba ante él, y escucharía nuevamente un sonido proveniente del callejón que había al lado, esta vez, de cajas cayéndose al suelo, como si alguien las hubiera tirado, cuando en aquel callejón, no había caja alguna, o al menos eso se podía percibir malamente entre la lluvia y la oscuridad de la calle.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

El largo Halloween [Blaze - Dumah] Empty Re: El largo Halloween [Blaze - Dumah] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.