Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7456)
 
Nocturne93 (5328)
 
Lion L. Kai (3104)
 
Legim (2812)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Webmaster (2304)
 
Alwyn (2265)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

[Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Lun 29 Ene 2018 - 9:26

El rostro de Spanner estaba ligeramente magullado, el golpe de Zane había ido con rabia y había sido directo. Todos se encontraban allí, sobre la cubierta, cortando el delgado hilo que separa la esperanza de un reencuentro y la tensión del momento. Ni siquiera el cómico comentario de Alviss, ni la rápida reacción del tiburón al levantar a Spanner parecía ayudar. Aquél momento sólo se arreglaría si ambos abrían la boca y hablaban. O quizá podía ir a peor. Recordaba aún las palabras de Zane cuando todos se despidieron. Tanto él, como Haruka como Spanner irían juntos. ¿Qué habría pasado?

Entonces tanto Spanner como Zane empezaron a hablar. Ahí el Gyojin recordó las palabras del descamisetado en una de las innumerables borracheras que habían tenido los primeros días. Recordó que les dijo que lo daba por muerto, aunque él no le había visto caer. Quizá había sido apresurado pensar aquello. De todos modos, el tiburón pensó que era una broma, incluso se reía en aquél momento pese al ver la cara de tristeza de Therax y Zane, lo cual, por alguna razón, le hacía reír más. Incluso frivolizó sobre su muerte, diciendo que él ya era una especie de fantasma, que entonces entendía por qué siempre iba con una lechuza, e incluso se permitió el lujo de hacer una poco acertada broma entre la intangibilidad del pirata y su reciente muerte. Quizá no había sido el mejor ambiente para contarlo, pero las risas que el habitante del mar se había echado, no tenían precio. Ahora se sentía incluso molesto por aquellos comentarios.

- Yo siempre supe que estabas vivo -comentó con una tímida sonrisa, recordando aún más momentos incómodos de aquella noche-. Lo que está muerto, no puede morir.

Luka sonrió ante su último comentario, siempre había encontrado la fruta del espadachín bastante curiosa, y nunca la había terminado de entender. Esperó pacientemente a que todo se desarrollara, centrando su mirada en todos sus compañeros. No había duda de que se habían vuelto más fuertes durante estos dos años, estaba deseando ver hasta qué punto.

- Venga, anda, si los dos os queréis… ¿Qué problema hay? Las palabras, palabras son. Si te hubiera llamado no se lo hubieras cogido, yo estuve llamándote durante semanas hasta que me lo cogiste. ¿Para qué quieres un den den si no lo usas? El que tiene un den den y no lo coge, es un parguela -finalizó el tiburón, haciendo referencia a la frase de su isla natal “El que sabe Gyojin Karate y no lo usa, es un parguela

Aunque tenía pensado decir una frase más, el tiburón frunció el ceño ante la presencia de la pelirroja de nuevo. ¿Les había seguido? Aquello sólo podía significar una cosa; la mujer quería pelear.

Se va a enterar

Luka se quitó la delicada americana y la dobló con sumo cuidado, dejando a la vista una camisa blanca, la cual se sacó por fuera del pantalón para estar más cómodo. Le entregó la americana a Therax con cuidado, como si fuese la más cara de las sedas.

- Sujétame esto -comentó con el semblante serio-. Y si Zane intenta intervenir, dile que no lo haga, o me enfrentaré a él también.

La verdad es que Luka no quería tener que enfrentarse a su capitán, de hecho, creía que no sería capaz de detenerle, al fin de cuentas, se había convertido en algo personal, y bien es sabido que entre piratas las cosas personales tienen que resolverse por esa vía, sin que nadie más actúe.

El Gyojin ladeó el cuello y se quitó también los zapatos, dándole estos a Alviss.

- No hace falta que los cojas, pero que nadie me los robe. Como me los roben me voy a enfadar, son mis zapatos favoritos.

Luka no esperó una respuesta y se acercó a la pelirroja, quedándose a un par de metros de ella y, sin mediar palabra y flexionando las rodillas, impulsó sus manos en las que previamente había concentrado partículas de agua para lanzar un torrente de dicha sustancia hacia su rival, a la par que desplazaba las partículas restantes en los piés, impulsándose sobre el aire y saliendo “volando” en dirección a la pelirroja, que se encontraba levitando. Si ésta había recibido el golpe sería un blanco fácil, pero si lo había esquivado aún seguiría concentrada en ello, por lo que ágilmente y empleando haki, el Gyojin le propinaría una potente patada en el rostro con todas sus fuerzas.

Nadie jode a Luka, pelirrojilla

Sin embargo, cuando el Gyojin se disponía a realizar un nuevo golpe, Zane apareció y se los llevó.

- Le he dicho a Therax que te frenase, ¿es que aquí nadie me hace caso? -se resignó el Gyojin- En serio, ¿Qué ocurre? La próxima vez que te emborraches y un okama filtrée contigo, no cuentes con mi ayuda.

El ofuscado pirata no dejó de mirar a la pelirroja con rabia, pero por lo visto, no era el momento de saldar sus deudas. La nota de la mujer era un tanto enigmática, y encima, para más colmo, la marina había hecho acto de presencia.

- Esa nota la ha podido escribir cualquiera. ¿Quién te cita y mantiene su anonimato? No huele bien. Y peor huele quien te la ha traído. Seguro que está tramando algo, y la ha escrito ella -dejó unos segundos de pausa para ver si alguien más pensaba como él-. Y respecto a los marines… Yo tengo que pagar mi rabia con alguien, si no me dejáis con ésta -señaló de manera despectiva a la pelirroja-, tendré que encargarme de algún barco.

Luka se movía más de lo habitual preso de la ira, dando toquecitos sobre la madera de la mesa de la sala de reuniones y mirando a todos con rabia. Al Gyojin no le gustaba dejar a medias las cosas, y mucho menos las peleas.

Esto no ha hecho más que empezar Se dijo a sí mismo el Gyojin una y otra vez antes de escuchar al resto de sus cada vez más hippies compañeros.
avatar
Luka Rooney
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 394
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
136480/790000  (136480/790000)
Berries: 31.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 30 Ene 2018 - 21:42

Suspendida en el cielo, vio a los compañeros del pelirrojo. Y ahí estaba el gyojin. La bruja no pretendía pelear en ese momento, menos a la vista de tanta gente; se sentía reacia a mostrar todos sus poderes en un solo día. De pronto sus ojos le advirtieron del movimiento de la criatura de piel azul, lanzando un torrente de agua hacia donde estaba ella... Incluso sin previo aviso decidió atacar. Bastante normal en una bestia casi inteligente, no le era de extrañar. Tenía muchas formas de bloquear el ataque enemigo, pero debía decidirse rápido. En un rápido movimiento empuñó la guadaña maldita y se protegió del movimiento del gyojin, aunque el impacto provocó que retrocediera unos cuantos metros. Sí que tenía fuerza...

Su ataque no se detuvo ahí, sino que usó la misma habilidad para impulsarse hacia el cielo y propinarle una fuerte patada a Katharina. Era bastante sencillo esquivar ese ataque, pues tenía los reflejos muy bien desarrollados al igual que su mantra. Justo antes de recibir la patada en el rostro, se ladeó disimuladamente a favor del ataque, reduciendo considerablemente el daño, aunque subestimó al gyojin. De todas formas salió disparada hacia el suelo, estrellándose contra él y sintiendo un fuerte dolor en su cuerpo. El impacto levantó una pequeña nube de polvo, pero desapareció tras una repentina brisa que surgió desde la ubicación de la pelirroja.

—No eres tan débil como pensé, debo reconocer que sabes golpear —le comentó mientras se quitaba la sangre del labio—. Sin embargo, hace falta mucho más para vencerme. No eres más que una bestia con fuerza bruta, nada de inteligencia.

El gyojin se apresuró en atacarle, revelando la base de sus habilidades. Era uno de esos luchadores marciales fuertes, pero lentos, además tenía la capacidad para manipular el agua... Al parecer los tripulantes de Zane no eran tan inútiles después de todo. Por otra parte, la pelirroja decidió que no hacía falta usar su magia sanadora para tratar sus heridas, si bien había recibido un fuerte golpe al impactar contra el suelo, podía seguir luchando sin ningún problema. En peleas pasadas había soportado mucho más, y ya era hora de ponerle fin al asunto.

De un momento a otro la pelirroja desapareció para volver a aparecer justo en medio de la cubierta del barco, a unos pocos metros del gyojin de piel azul. «Te mostraré lo que es sentir miedo... ¡Te enseñaré lo que es la desesperación! », pensó. Canalizó energía mágica y liberó una poderosa onda oscura que rápidamente cubrió una vasta extensión. Tenía claro que alguien como Zane no se vería afectado, pero ¿el resto de su tripulación? No parecían ser capaces de resistirse a su hechizo. La zona se vio envuelta en una neblina poco densa y de tonalidades oscura. Todos quienes estuvieran dentro de ella sentirían miedo y desesperación.

—Me dejé golpear para probar tu fuerza, gyojin, de lo contrario, jamás habrías sido capaz de tocarme. Eres temerario, ¿o acaso será únicamente porque tienes el respaldo de tus compañeros? —Le preguntó con malicia. Únicamente en el caso de que Katharina viese que su conjuro Causar Miedo había surtido efecto, le hablaría a unos pocos centímetros y con la guadaña puesta en su cuello— No he venido a enfrentarme a ti ni a ninguno de tus amigos.

Ni siquiera pudo ver los movimientos del pelirrojo cuando estaba a su lado, sujetándola con fuerza y deteniendo la pelea.  

—Oye, oye, suéltame —le ordenó con el ceño fruncido—. Yo no le ataqué, él lo hizo. ¿Dejas que tu gente desprecie a los demás porque sí?

La pelirroja, resignada, decidió detenerse por el momento y acatar la sugerencia de Zane. Les siguió en silencio hasta llegar a lo que parecía ser la sala de reuniones. De vez en cuando la bruja podía ser temeraria, pero tampoco era tan estúpida como para enfrentarse al capitán y a toda su tripulación sin tener apoyo o un buen plan, además ¿garantizar una derrota solo por el capricho de un gyojin?

—Maldición... Parece que en estos momentos solo dios sabe que no estoy de tu lado, Zane —comentó la pelirroja tras escuchar las palabras del pelirrojo—. Yo sola me metí en este asunto, ¿no? Ahora que tenemos un enemigo en común, podemos colaborar. No quiero tener que enfrentarme a la Marina y a quién sabe quién yo sola.  

Resumen:
Katharina es sorprendida por el ataque del gyojin, bloqueando el torrente de agua pero recibiendo la dura patada. Tras caer al suelo, usa los Pasos Veloces para aparecer en la cubierta del barco y castear el hechizo Causar miedo. Después de eso se limita a hablar con Luka para luego ser detenida por Zane. Finalmente acepta colaborar con la tripulación para acabar a un enemigo en común.
Cosas usadas:
Causar miedo: La criatura afectada queda asustada, impidiéndole atacar durante un turno y al momento de defenderse tenderá a fallar. La bruja crea un ambiente de desesperación y miedo, cubriendo un radio de 10 metros + [0.15 por nivel del usuario]. Se puede utilizar una vez cada 3 turnos. La criatura debe tener el mismo o menor nivel para verse afectada.

Pasos veloces: Permite desplazarse rápidamente de un punto A hacia un punto B pareciendo que el usuario se teletransporta, pero en realidad no es más que una serie de pasos demasiado rápidos. La velocidad base de esta habilidad pasiva es de 30 m/s.

Reflejos tier 7 para reducir el daño de la patada de Luka y Resistencia tier 3.

____________________________________________
avatar
Katharina von Steinhell
PirEsp1-Supernova
PirEsp1-Supernova

Mensajes : 655
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Rose D. Alviss el Sáb 3 Feb 2018 - 22:35

Antes de leer la carta que nos tenía a todos en vilo, Spanner se justificó ante el capitán de algo que desconocía por completo, todo parecía indicar que había desaparecido, muerto, e incluso que hubiera abandonado en estos dos años la banda, aseguraba que se consideraba demasiado débil, sentimiento que el pelirrojo aseguró que le entendía perfectamente, aunque yo también me sentía igual, aunque dicho sentimiento todavía seguía latente en mí, de ahí a que me entrenará por mi cuenta.

Tras la aparición de la chica y entrega de la famosa carta, Zane la leyó, nos invitaba a la banda entera, y seguramente también con la intermediaria a un ¿cumpleaños? en un hotel caro en el archipiélago, concretamente en el septuagésimo primer manglar, con fuegos artificiales y todo, lo único que me gustó de la carta.

- Joder capitán, ¿a quién le debes dinero? Vamos a tener que robar a viejas indefensas para dejar de ser morosos.- Fue mi reacción ante lo oído.

La presencia de la chica incomodaba a los presentes, sobre todo al pez, que parecía que tenían rencillas del pasado. La tensión se palpaba en el aire, así que aproveché para sacar una tableta de chocolate, que tenía guardaba, la elevé para que Therax la pudiera ver, y la lancé para que la cogiera, ya que cuando nos saludamos me sugirió que prepara chocolate, en ese instante no entendí bien a qué se refería hasta ese instante, el rubio era adivino, o bien no era el primer encuentro de esos dos, quien sabe.
Luka empezó a quitarse todos los trapos que llevaba encima, y doy gracias por ello, no eran aptos para gyojins, y a mí concretamente me entregó sus zapatos, me pidió, rozando la amenaza, que los vigilara, que eran sus favoritos.

- No te preocupes, el código de honor entre ladrones impedirá que me los arrebaten. - Bromee en un intento de bajar la tensión.

Nuestro nakama pasa a la acción, le arrojo un torrente de agua, que al final resultó ser un cebo, el verdadero golpe, era una patada directa a su cara, cargada con haki, que recibe de lleno y la manda al suelo. Lejos de achantarse, la chica se acrecentó, desapareció en un abrir y cerrar de ojos, para volver a aparecer al lado de Luka y crear una neblina densa que se propagó por toda la cubierta. Era algo extraño, instintivamente saqué la tableta de chocolate de emergencias, un sentimiento de miedo me recorría todo el cuerpo y no sabía exactamente porque, tenía claro que fue obra de la pelirroja, pero ella realmente miedo no me daba, un minuto antes estaba tranquilo, incluso cuando se desplazó tan rápidamente.
Esa sensación se fue cuando el capitán me sugirió apostar, él se inclinaba por el pez y Nox, en cambio, por la joven.

- Sí que tienes pasta gañan, o quieres dejar de ser moroso, yo ando sin fondos y yo también apostaría por el pez, si fuera un humano todo a la pelirroja, que esta buena, a no ser que Luka...- Respondí al capitán ante su propuesta de apostar por el combate, la mejor parte de toda contienda dicho sea de paso, pero mi propia respuesta me hizo imaginarme cosas muy turbias e interraciales, que fue incrementado cuando recordé que había leído sobre la existencia de mestizos entre gyojin y humanos, hasta el punto de quedarme paralizado, absorto. Manué interrumpió mis pensamientos advirtiéndonos de la presencia de marines, y menos mal, perdí parte de la poca inocencia que me quedaba y gané más de una trauma por ello.

Nota mental: no volver a pensar, la ignorancia es la clave de la felicidad.

- Manué, recuérdame que te invité a tomar una copa la próxima vez que vayamos a un bar. - Le respondí para recibir una mirada atónita suya, supongo que no se lo esperaba.

Tras el aviso, el gañan detuvo en seco el combate y convenció a la chica para que colaborará con nosotros.

- Si se va a unir temporalmente hasta que termine todo este asunto, lo más normal es que al menos sepamos cómo te llamas. -Sugerí.
avatar
Rose D. Alviss
Pirata1-Desconocido
Pirata1-Desconocido

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/06/2017
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
30/150  (30/150)
Experiencia:
10684/790000  (10684/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Dom 4 Feb 2018 - 13:02

-¿Qué soy, tu perchero? -se quejó el espadachín mientras cogía la chaqueta del hombre-pez y la colocaba sobre la baranda del barco. Se negaba a servirle de percha. El gyojin sentía una gran aversión por la pelirroja conocida de Zane, por lo que su reacción fue de esperar. No obstante, jamás hubiera anticipado que se preocuparía de ese modo por el estado de su ropa. «Si te sienta fatal», pensó mientras observaba cómo le entregaba los zapatos a Alviss. Había vuelto demasiado acomodado, de eso no cabía duda.

Therax desenvolvió la tableta de chocolate que le acababa de dar el rubio y se reclinó junto a la prenda de Luka. La situación iba a ponerse interesante y quería estar cómodo para verlo. La sardina se abalanzó sobre la mujer haciendo gala de la técnica que había empleado contra él un tiempo atrás. Por más que la viese no se acostumbraba a ver a un habitante del mar levitando tan lejos del agua. ¡Su lugar era el elemento líquido! No obstante, creía recordar que algunas especies de peces eran capaces de impulsarse desde las profundidades y permanecer algún tiempo sobre la superficie. Fuera como fuere, aquello sobrepasaba con creces ese concepto.

Dio el primer bocado viendo cómo la pelirroja se zafaba del ataque del gyojin. No pudo evitar arquear una ceja al observarlo. Sabía lo que se hacía, eso estaba claro. Sin embargo, el segundo golpe de Luka logró hacer diana... o eso había parecido, dado que el estado de la del sombrero al reaparecer no reflejaba ningún daño.

Mordió de nuevo el chocolate. «Tengo que preguntarle a Alviss dónde lo compra», se dijo, observando cómo la oponente del gyojin se movía a gran velocidad hasta la cubierta el barco. ¡Ése sí que había sido un desplazamiento rápido! ¿Tanto como el "Blitzkrieg"? Tal cual lo había ejecutado lo dudaba, pero quién sabía si sería capaz de hacerlo mejor aún.

El desprendimiento del tercer fragmento de chocolate coincidió con una habilidad un tanto extraña de la mujer. Una niebla de baja densidad cubrió la zona, dificultando un poco la visión a larga distancia. Por otro lado, una extraña sensación se instauró en su barriga; como si hubiese comido algo en mal estado y su vientre reclamase ir al baño urgentemente. ¿Sería el efecto de aquella neblina? De ser así, tal vez aquella habilidad requiriese un replanteamiento. «A lo mejor no es eso», reflexionó, cubriendo el extremo proximal de la tableta y guardándola con cuidado de no mancharse.

La sardina le había pedido que le dijese al capitán que se abstuviese de intervenir, pero el enfrentamiento se estaba calentando demasiado y se encontraban sobre el barco. No se podían permitir ver su medio de transporte destruido. Si Zane no hacía nada por parar aquello se vería obligado a intervenir. Comenzó a desenvainar a Byakko y a Yuki-onna, listo para interrumpir el siguiente movimiento fuera de quien fuera.

No fue necesario, porque el capitán pirata se hartó de ver aquella pelea casi infantil y les detuvo. «Genial», se dijo el domador, sacando de nuevo el regalo de Alviss e hincándole el diente por cuarta vez.

Lo cierto era que había un asunto mucho más urgente: la misteriosa nota que había llevado la desconocida. Se dirigieron a la sala de reuniones para valorar cuál debía ser el siguiente movimiento. La nostalgia invadió por completo a Therax en cuanto puso en pie en su interior. Allí faltaba algo. No estaba Haruka para contradecir cualquier cosa que dijese el pelirrojo, tuviese o no sentido. También notaba la ausencia del cocinero con complejo de perezoso. Con toda seguridad se habría dedicado a dormitar en un rincón o entretenerse con el más nimio de los detalles.

Los comentarios de los demás sacaron al rubio de su ensimismamiento. Lo que el gyojin decía tenía bastante sentido. Era extremadamente raro que justo ella fuese quien les había hecho llegar el mensaje, así que dejó de dar vueltas por la sala y se dirigió hacia donde estaban todos.

-Sí. Eso es muy raro -comentó en referencia a lo que había dicho el habitante del mar, volviendo entonces su rostro hacia Zane. Él también la conocía y debía confiar en su criterio si la veía como aliada-. Por otro lado, debemos cosas a demasiada gente, aunque no se me ocurre nadie que se atreviese a mandar una carta amenazándonos. Si vamos a ese lugar nos arriesgamos a meternos en la boca del lobo, pero si ignoramos esto nos expondríamos a que nos atacasen por la espalda en cualquier momento -reflexionó sin poder evitar acordarse del dilema similar vivido en Ériu Land antes de la separación. En aquel entonces habían optado por no dar la espalda a los problemas y no les había salido demasiado bien. Sacudió la cabeza enérgicamente. La situación no era la misma. Sabía de primera mano que Luka y Zane habían vuelto mucho más fuertes, y lo mismo se podía aplicar él mismo-. Yo creo que debemos ir y estar preparados para cualquier cosa. En cuanto a ella -añadió mientras hacía un gesto con la cabeza en dirección a la del sombrero-, estoy seguro de que pase lo que pase no le vas a quitar el ojo de encima -concluyó con una sonrisa para el gyojin.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar
Therax Palatiard
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 826
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
181305/790000  (181305/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Mist D. Spanner el Dom 4 Feb 2018 - 22:16

Luka no tardó en saltar hacia la recién llegada, cargado de ira y espíritu de combate. ¿Por qué no le sorprendía? El gyojin no había cambiado nada, y no solo físicamente, en esos dos años. Seguía siendo alguien agresivo y bruto, capaz de enfadarse por lo más mínimo y empezar una masacre por una estupidez. Sin embargo, también era un hombre que una vez te habías ganado su confianza y lealtad, lucharía a tu lado hasta el final. Algo que su padre, Sbun, solía llamar "un buen amigo". Spanner no sabía muy bien lo que era un buen amigo, pues no había tenido muchos durante su infancia. Es más... estaba seguro de que no había tenido ninguno hasta conocer a Zane. E incluso al principio lo consideraba un acompañante más que otra cosa. Estaba bastante seguro de que su padre lo había juntado con el pelirrojo para que "protegiera a su pequeño". Lo cual le recordaba... si lo veía, tendría que cantarle las cuarenta. Sin embargo, ya llegará la ocasión. Ahora tocaba...

─Debemos actuar con cuidado -dijo, después del aviso de la llegada de la marina y que se escondieran de esta-. ¿Acaso podemos fiarnos de una carta anónima? Esto me huele a trampa.

Se llevó la mano a la cintura y cerró la mano sobre el mango de su espada. La sacó un poco de su vaina, dejando ver parte del impoluto acero brillante. El metal parecía emitir un aura de frío manifestándose en ligero vaho a su alrededor. Le había costado aquellos dos años aprender a usar esa espada por completo y tenía ganas de probarla al servicio de su capitán. ¿Y quién sabe? A lo mejor pueda incluso probar la nueva Taiyou.
avatar
Mist D. Spanner
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 136
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Hoja de personaje
Nivel:
52/150  (52/150)
Experiencia:
59695/790000  (59695/790000)
Berries: 316.666

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Zane D. Kenshin el Mar 6 Feb 2018 - 15:03

Había pasado mucho tiempo desde que nos habíamos reunido por última vez en aquella vieja sala de reuniones. Seguía igual que hacía dos años: repleta de polvo, viejas botellas de alcohol y sillas de calidad defectuosa; en resumen, hechas una mierda. Sin embargo, era nuestro sitio, nuestro hogar, y eso era algo que me reconfortaba por dentro.

-Está claro que es una trampa, de eso no hay duda. Me he criado en esta isla y sé de qué pie cojea cada uno. No obstante, no podemos ir sin trazar un plan –hice una pequeña pausa en la que emití un leve suspiro y miré a Spanner, él solía ser el estratega que ideaba el plan, pero esa vez no le veía tanto por la labor como otras veces. En mis años en Wano estudie estrategia de combate y asalto, cortesía del abuelo D. Kenshin y el ejército de samuráis, así que había que ponerlo en práctica-. Veamos, lo primero que tenemos que hacer es informarnos sobre ese supuesto evento al que estamos invitados. Mi hermano Orzech seguramente sepa algo –cogí mi den den mushi y se lo lancé a Esme-. Esme, querida –le dije con voz dulce-. Mi hermano está un poco enfadado con nosotros, ¿te importaría usar tus encantos para sacarle algo de información en mi nombre?

-Lo que usted diga, capitán –respondió, obediente-. Pero si es hermano tuyo solo tendré que sonreírle un par de veces.

-¡Oye, que tampoco soy tan simple!

Tras decir eso pude escuchar la risa de algunos de mis compañeros. «Cría cuervos y te sacarán los ojos» pensé.

Transcurrieron un par de horas desde que Esme se había ido. Eran algo más de las una del mediodía, y el hambre comenzaba a acechar a paso lento y sin pausa. Mientras el resto hacía a saber qué, me dediqué a ir sala por sala del barco, observando cómo estaba nuestra embarcación. Era un navío viejo y necesitaba arreglos, o quizás deberíamos buscar uno nuevo pronto. Navegar por el paraíso era una cosa, pero el nuevo mundo aguardaba miles de peligros, sobre todo en barco. Sin saber cómo llegué a la despensa, allí no había nada, tan solo algunas latas de conservas caducadas y vino dulce. Al volver a la cubierta ya había vuelto Esme.

-¿Té ha dicho algo? –le pregunté directamente.

-Demasiadas cosas para mi gusto –dijo, algo irritada-. Todo lo que pone en la carta es cierto. El Ztir desde su inauguración hace una gran fiesta cada dos años, allí solo va la creme de la creme, la gente más adinerada y con más poder de la isla. Incluso tu hermano está invitado. No obstante, no es un evento del que la gente presuma ir, pues está organizado por una señora del bajo mundo, Doña Anita Loretta. Es reconocida por la trata de peces y el tráfico de droga, sobre todo. Aunque se cree que mueve los hilos de la nobleza de la isla con chantajes y sobornos.

-Una joyita de tía –añadí. Sabiendo la información, todo dependía de la banda. Ir o no ir debía ser una decisión que todos tomáramos-. ¿Vamos o no?

* * *

No muy lejos de allí, quizás a cuatro o cinco kilómetros, estaba un gran hombre adorador del queso. Paseaba tranquilamente hasta que escuchó unos disparos. Cuando quiso darse cuenta estaba en medio de una persecución. Un grupo de Gyiojin estaban siendo perseguidos por diez hombres con pintas de no ser de fiar. Dos de los peces estaban heridos, combatían como podían, pero apenas podían mantener el equilibrio. Uno era tirador y vestía como un gánster, con un sombrero y una gabardina. Y el otro portaba una extraña armadura y una lanza, que usaba para avanzar más rápido. Lejos de ellos había otros dos, que parecían estar siendo los que luchaban con más intensidad.

¿Qué haces Marc?

____________________________________________
¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar
Zane D. Kenshin
Pirata7-Señor de la Piratería
Pirata7-Señor de la Piratería

Mensajes : 1224
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
110/150  (110/150)
Experiencia:
255687/790000  (255687/790000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Marc Kiedis el Jue 8 Feb 2018 - 12:12

El alegre semigigante paseaba despreocupadamente por Sabaody, camino del puerto. Aquel día, a pesar de sus ganas de aventuras, había comenzado igual de tranquilo que los anteriores. No obstante el grandullón mantenía intacta la esperanza de que aquel sería el día en que de nuevo volvería a vivir acontecimientos realmente interesantes.

De repente, a sus oídos llegó el sonido de varios disparos, rompiendo la calma del lugar. Marc miró a todos lados, preguntándose de dónde vendrían aquellos ruidos y, antes de poder darse cuenta, se encontró en medio de lo que parecía en parte una batalla y en parte una persecución. Diez tipos con muy mala pinta y aparentemente muy mal genio hostigaban a cuatro gyojin, que trataban de escapar de ellos mientras les hacían frente como podían. Inevitablemente, al ver a aquellos hombres-pez Marc se acordó de su amigo Luka, el gyojin tiburón con el que tantas aventuras había vivido hacía relativamente poco, en aquella extraña competición para elegir un nuevo Yonkou.

Tampoco se le escapó el detalle de que dos de ellos estaban heridos. Uno de ellos llevaba un extraño atuendo con gabardina y sombrero y utilizaba armas de fuego, mientras que el otro llevaba una lanza que a esas alturas ya casi usaba más a modo de muleta. Los pobres parecían bastante asustados. Los otros dos, sin embargo, combatían con gran fiereza un poco más lejos de donde se encontraba el semigigante. Uno de ellos era bastante musculoso y manejaba con maestría una espada, mientras que el otro era un tiburón, como Luka pero aún más grande. Una verdadera mole de músculo y dientes que se enfrentaba con envidiable coraje a los hombres que les perseguían. Sin embargo, la inferioridad numérica y el hecho de que dos de ellos ya apenas pudiesen combatir hacía que estuviesen en una situación más que patente de desventaja.

Marc, incapaz de ver el sufrimiento de aquellos gyojin para escapar, y acordándose de Luka y su buen corazón, decidió hacer lo que pudiese para ayudarles. Lo más urgente en aquel momento era echar una mano a los dos heridos, intentando quitar de en medio a quienes les atacaban. Así que, aprovechando que la atención de aquellos tipos tan sospechosos estaba centrada en los gyojin y lo cerca que se encontraba del conflicto, el grandullón hizo la forma de una pistola con el pulgar y el índice de su mano derecha y susurró:

- Edam Pellet.

Al momento, una pequeña esfera de queso emergió de la punta de su dedo índice a gran velocidad en dirección a uno de los perseguidores. Marc no tenía intención de tirar a matar, pero su puntería no era precisamente la mejor. El disparo impactó en el cuello del tipo, penetrando la carne y haciendo que éste cayera al suelo mientras un reguero incontrolable de sangre brotaba de la herida.

- Ups - pensó el semigigante al ver el resultado de su ataque. Además, fruto de aquello, los hombres que hostigaban a los dos gyojin heridos se fijaron en él, y un par de ellos se lanzaron a por el idiota que había osado interponerse entre ellos y sus objetivos. Marc, viendo esto, desenvainó a Kotai-Hi y lanzó una onda cortante hacia uno de ellos. Esta onda, imbuida en la temperatura de su espadón, al acertar a su objetivo lo calcinó, generando un desagradable olor a carne quemada. Cuando el otro enemigo llegó hasta él, el grandullón usó su enorme arma para bloquear sus ataques y, acto seguido, lanzarse a la ofensiva. Trató de asestar fuertes golpes descendentes con su espadón, buscando aprovechar su ventaja en altura y fuerza sobre los humanos normales.

Gracias a su ayuda, los dos gyojin heridos tuvieron unos segundos de respiro para recobrar el aliento y, mientras Marc peleaba con quienes habían ido a por él, entre los dos lograron vencer al único que no había salido en pos del semigigante. Aliviado, el grandullón se dirigió a los dos hombres-pez en cuanto terminó de combatir. Aún con su espada en la mano, les dijo con una sonrisa:

- Hola, yo soy Marc. Me alegro de haberme cruzado con vosotros y haber podido ayudaros a libraros de esos tipos. ¿Cómo os llamáis?

Mientras hablaba, el grandullón tendió su mano libre primero a uno y luego al otro a modo de saludo. Los gyojin se la estrecharon y le respondieron que sus nombres eran Rod A Baio (el pistolero de la gabardina), y Sar D Ynilla (el de la lanza). A Marc le hicieron bastante gracia ambos, aunque no lo exteriorizó dado que no quería ofenderles nada más conocerles. En cuanto hubieron concluido las presentaciones, el semigigante señalo con un gesto de su cabeza a los otros dos hombres-pez, que seguían envueltos en una titánica lucha contra los seis perseguidores restantes, mientras decía:

- Deberíamos ayudarles, ¿no creeis? Y otra cosa, ¿por qué os persiguen?

Cosillas:
- Kotai-Hi: Espadón de calidad Saijo con una hoja de 2'80 metros de largo, y un mango de 1'20. Esta espada legendaria necesita, como muchas otras de su clase, establecer un vínculo con su portador, quien debe ser elegido por ella y, al menos, tener algo de sangre de gigante. Esto se debe a que, cuando se forjó, el herrero gigante que la creó vertió un poco de su sangre sobre ella, con la intención de que esta fuese la Protectora de Elbaf. Para dicho portador la espada será mucho más ligera que para los demás, pudiendo blandirla incluso a una mano. Además no le dañará con su poder. Éste consiste en elevar la temperatura de la hoja hasta los 1500º C de forma pasiva, lo que puede hacer gracias a las particularidades de los extraños metales que se usaron para forjarla y de los tratamientos a temperaturas extremas a los que fueron sometidos en las legendarias fraguas de Elbaf. Esto permite que tanto los golpes como las ondas cortantes lanzados con ella tengan esta temperatura y causen graves quemaduras.
Por último, esta espada es capaz de, si se clava en cualquier cosa que no esté viva, calentarla hasta temperatura de la hoja en un radio de 5 metros.

- Edam Pellet: Marc hace la forma de una pistola con su índice y su pulgar y dispara pequeñas bolas de queso sólido. Éstas miden 1 cm de diámetro y salen de su dedo con la velocidad de una bala disparada por una pistola estándar (unos 350 m/s). El alcance de estas balas es de 50 metros, aunque por encima de 30 pierden 30 m/s por cada metro adicional.

- Ondas cortantes: Maestría a nivel 15.

- Stats: Poder de Destrucción 2, Fuerza 4, Resistencia 3, Pericia 1, Reflejos 0 (stats de clase de nivel 20)
avatar
Marc Kiedis
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 134
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
49/150  (49/150)
Experiencia:
50915/790000  (50915/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Jue 8 Feb 2018 - 17:55

Al parecer Orzech sería quien confirmase la veracidad de lo que se comunicaba en la carta y Esme la encargada de sacarle la información. Era curioso cómo aquella muchacha, que muchas veces exhibía un carácter no demasiado agradable, era capaz de transformarse casi por completo cuando la situación lo requería. De un modo u otro, no decidirían cuál debía ser su siguiente paso hasta que volviera.

Therax se dirigió hacia la salida sin mediar palabra, empujando a Luka en el proceso. Se estaba vistiendo de nuevo en el momento en que lo lanzó con suavidad hacia la puerta. Con el ambiente algo más calmado -aunque no demasiado-, quería averiguar por qué demonios el gyojin había actuado de ese modo. Era alguien impulsivo, sí, pero siempre había un motivo tras su comportamiento. El rubio intuía que el habitante del mar conocía a la del sombrero de algo, pero no era capaz de imaginar qué podían tener en común.

El espadachín arrastró a la sardina hasta su camarote, negándose a escuchar cualquier queja que tuviera que pronunciar. La madera crujía a cada paso que daban, resintiéndose con mayor vehemencia cuando era el pie del escamoso ser el que pisaba. El sonido de la puerta al cerrarse a sus espaldas llamó la atención del domador. Sonó a madera vieja y desgastada. El navío ya atesoraba muchos viajes cuando Therax se unió a los Arashi, y desde entonces había vivido muchas más experiencias. «Necesita una reparación. Se lo diré a Nox», se dijo, descartando por completo la posibilidad de buscar un nuevo medio de transporte. Haruka y Hou sobrepasaban con creces el límite de pérdidas que estaba dispuesto a asumir en tan poco tiempo. Sacudió levemente la cabeza para apartar esos pensamientos de su mente y se centró en el gyojin.

-¿Qué te ha pasado? ¿Qué tienes contra esa mujer? ¿La conoces de algo? -inquirió, cruzándose de brazos y situándose frente a la puerta. La sardina no se movería de allí hasta que respondiese sus preguntas. Estaba realmente intrigado por los motivos que causarían semejante reacción en su compañero. Por otro lado, debía reconocer que el modo en que se había desenvuelto la desconocida dejaba claro que sabía defenderse perfectamente. No obstante, ¿por qué había sido ella la receptora del mensaje? Aquel detalle era lo que más desconcertaba al rubio, que permaneció en silencio escuchando las palabras del habitante mar.

Cuando finalizó guardó silencio, valorando lo que le había dicho e intentando decidir cuál sería su postura con respecto a la mujer. Fue entonces cuando un inconfundible sonido nació del lugar donde se encontraba el gyojin. Therax arqueó una ceja, dejando que estableciese comunicación a través del molusco. Eran los congéneres de Luka, aquellos con los que había estado a punto de enfrentarse el día que se encontró con él. ¿Qué demonios les pasaría? Lo cierto era que llevaba un tiempo sin verlos.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar
Therax Palatiard
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 826
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
181305/790000  (181305/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Vie 9 Feb 2018 - 0:56

La mala fortuna había tocado su puerta hace mucho tiempo, donde fuese, los problemas le seguían. Apenas se involucró con la tripulación del conocido pirata y ya estaba en medio del fuego. ¿Qué tenía que ver ella con una señora del bajo mundo? No le interesaba tratar con personas afiliadas al tráfico de droga, no era un ambiente que le animase demasiado. Lo suyo eran trabajos más normales, uno que otro robo y sacar algo de dinero con eso, pero ¿desarrollar sustancias ilícitas y venderlas en el mercado negro? No le llamaba la atención, sinceramente. No obstante, ahí estaba, invitada a una importante reunión que se celebraba todos los años.

La bruja era una mujer independiente, sabía cuidar de sí misma y resolver sus problemas, pero que alguien tuviera el suficiente valor para amenazar a una tripulación pirata de renombre, no era algo que se debiera tomar a la ligera. Pudo conocer de cerca el poder del gyojin, y la verdad es que no era tan débil como ella pensó, lo que hablaba muy bien de su capitán. Aunque el tiburón humanoide lucía fuerte, no podía decir lo mismo del resto de la tripulación. La mirada fría del hombre de cabello largo y oscuro le llamaba la atención, pero tampoco era un buen indicador de su fuerza. Por otra parte, el chico de cabello claro y medianamente largo, lucía como alguien que no había visto el verdadero mundo; eso lo pudo ver en su mirada.

Katharina pensó que tampoco el barco era demasiado lujoso o imponente para una tripulación tan conocida. Aquel nombre, el del capitán, siempre era escuchado en los cuarteles de la Marina, y eso fue hace muchísimo tiempo. ¿Quién iba a pensar que la bruja terminase en la embarcación del pirata? Seguro que con su magia podía fortalecer el barco, aunque le tomaría bastante tiempo y no ganaría nada por ello. Lo único que quería era confiar en que los chicos de la banda supiesen cuidar de sí mismos, lo último que necesitaba era involucrarse con un montón de críos a los que proteger. Se dio algunos leves golpes en la cabeza, pensando en que estaba siendo demasiado arrogante y no estaba viendo las cosas con claridad.

Se echó en un rincón de la cubierta, quitándose el sombrero que llevaba y dejándolo sobre una caja de madera. Todo era muy extraño... Se sentía atrapada en un lugar donde nadie la quería. En su momento no lo pensó ni consideró el peso, pero atacó a uno de los tripulantes de la banda; había suficientes razones para que sus compañeros quisieran hacerle daño. Si los acompañaba hasta la reunión, cabía la posibilidad de que en el momento crítico decidieran traicionarle y abandonarle, al menos eso haría ella con tal de salvar su propio pellejo.

Por el momento no tenía mucho que hacer más que esperar a que los piratas tomaran una decisión. Fuese el caso que fuese, ella ya estaba involucrada del todo y no existía la posibilidad de dar un paso hacia el lado. Tendría que luchar, de ser necesario, aunque no le sorprendía. Había estado luchando toda su vida. Cerró los ojos, valorando la libertad que tenía de poder dormir en donde ella quisiese, en el momento que quisiese. Por muy insignificante que pareciera, era algo que no podía hacer en las Minas de Argoria. Quizás por eso le irritaba tanto ese gyojin... ¿Qué sabía él de esclavitud? Fácil era dar discursos sentimentalistas, pero estaba lejos de ser la solución. Tampoco servía liberar a los esclavos, pues mientras el mundo aceptase la esclavitud, el ciclo no se rompería. Había que acabar con el mal de raíz... Había que ejecutar a cada miembro del Gobierno Mundial.

____________________________________________
avatar
Katharina von Steinhell
PirEsp1-Supernova
PirEsp1-Supernova

Mensajes : 655
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Vie 9 Feb 2018 - 11:51

La mirada de la pelirroja era cada vez más profunda hacia el Gyojin. Seguro que ardía en deseos de matarle, al igual que el habitante del mar ansiaba ver su cuerpo en el suelo.

Pero aquello debía esperar. Zane ordenó a Esme ir a ver a su hermano para preguntarle sobre la nota. Si bien era cierto que Esme era bastante obediente y rápida, así como poco conocida y levantaría pocas sospechas, aquella vez se lo tomó con relativa calma. Quizá, incluso lograra llevarse a la cama al hermano del capitán a cambio de que respondiese a sus preguntas. Aunque igual aquello no era un logro si pensaba un diez por ciento igual que su hermanastro. Quién sabe.

Las miradas entre el Gyojin y la pelirroja seguían cruzándose, cada vez de manera más habitual. La tensión se podía palpar en el ambiente. Y dicha tensión no cesó hasta que Esme volvió, comentándonos que todo lo que ponía en la carta era cierto. En ese momento Luka clavo de nuevo su mirada en la mujer de rojizos cabellos, la cual había demostrado que por primera vez decía la verdad. Quizá sea buena idea darnos una tregua hasta que todo esto pase. Pero después…

El tiburón observó cómo la mujer salía por la puerta, y entonces se volvió a vestir con los atuendos que previamente había repartido. Aún no había acabado cuando fue expulsado amablemente a cubierta mediante unos golpecitos por Therax. Allí pudo ver a los marines más lejos que antes.

Quizá, después de todo, este barco no llame tanto la atención Pensó a la par que caminaba hacia donde el domador le llevaba. Cada pisada hacía crujir la madera, dando un nuevo aviso sobre el estado del barco. No era una agradable noticia, pero se sabía que aquél barco tenía los días contados. Y verdaderamente era una pena, era el que Luka había visto en Little Garden cuando les avisó del mal estado del mismo a los tripulantes, causando un alto revuelo. Jamás olvidaría aquél día. Allí pasó a ser extraoficialmente, un miembro de la banda. Incluso había tirado a todos los compañeros a la orilla tras empujar una barcaza, pero aquello no fue suficiente para alejarles de sus corazones. Luka pertenecía a la banda y tal era su sentimiento de agradecimiento a ellos, que daría la vida por cada integrante. Quizá por todos salvo por Alviss, ya se había comprometido bastante en diversas situaciones por su culpa.

- Jamás me imaginé así la vida cuando salí de la isla Gyojin. No sé si será bueno o malo -susurró mientras entraba al camarote del domador y éste le hacía un par de preguntas.

La verdad es que quizá era algo extraño para todos. A decir verdad, si algo tenía que reconocerle a la pelirroja era sin duda sus dos pelotas para pelearse contra un miembro de una tripulación en su propio barco. Luka creía saber que nadie se hubiera metido, pero su capitán, por alguna razón, lo estimó oportuno. Aquello tendría que hablarlo más adelante con él. ¿Desde cuando necesitaban al tiburón para trazar un plan? Eran pocas las veces que éste intervenía, y menos las que le hacían caso.

-Fue hace dos años. Justo después de nuestra separación. Me dió por viajar sin rumbo, y en uno de estos viajes me topé con esta… mujer. En primera instancia me cayó bastante bien. De hecho creí que trabajaríamos juntos. Pero se negó a liberar esclavos, y luego empezó a pedir unas cantidades desorbitadas de dinero por cada uno de los que liberase. Es una mujer caprichosa y muy individual -hizo una pequeña pausa para acercarse un poco más a Therax-. Supongo que todos tenemos nuestros defectos. Aún así, deberíamos vigilarla. Ni me fío, ni creo que ella se fíe de nosotros. Creo que si nuestras vidas corren peligro, actuará sola.

En ese mismo momento, el den den Zane de Luka sonó. Tardó unos segundos en cogerlo y miró intrigado al domador, ya que le extrañaba la llamada. Realmente sus compañeros estaban al lado, ¿Por qué llamar entonces? Al descolgar el teléfono oyó a Bak Alao hablar.

- Luka, cabrón, nos están atacando cerca de la posada. Estos putos humanos racistas… Necesitamos tu ayuda, creo que hemos perdido Sar D Ynilla y a Rod A Baio. Ven ya o te quedas sin ninguno. Encima hay un puto gigante con una espada de fuego que no sé si nos está ayudando o no. De verdad, no sé por qué cojones me vine contigo, nos vas a matar.

El rostro de Luka cambió por completo. Sabía que eso pasaría algún día, pero… ¿Tan pronto? Estaba seguro que era un error dejarles a su bola, pero Tom insistía en que tenían que crecer por sí solos. No volvería a arrastrarles a una situación similar. Nunca más

- Creo que lo de la nota puede esperar, yo tengo que ir a por estos. Díselo a Zane y haced lo que queráis, cuando decidáis llamadme de nuevo.

Seguidamente, el tiburón salió corriendo por la puerta guardando su den den Zane de nuevo y saltando desde la cubierta para emplear su peculiar técnica y dar pasos sobre el aire, volando en dirección a la posada. Tras un rato dirigiéndose en esa dirección y conforme se iba acercando, distinguía con cautela la situación, incluso consiguió ver al gigante desde la lejanía, siéndole bastante similar su peculiar figura. Dos de los Gyojins que Bak Alao dió por perdidos estaban a su lado, y lucían bastante mal.

¿Marc?

Entonces, el Gyojin emitió un contundente silbido para tratar de llamar la atención de todos los allí presentes y ganar algo de tiempo. No dudaría en dejarse caer sobre la zona de Bak y ayudarle a combatir para después pedir explicaciones al gigante. En caso de ser Marc… ¿Qué hacía allí? ¿Estaría apoyandoles?
avatar
Luka Rooney
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 394
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
136480/790000  (136480/790000)
Berries: 31.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Rose D. Alviss el Sáb 10 Feb 2018 - 19:11

Nos fuimos a la vieja sala de reuniones a trazar un plan, estábamos todos de acuerdo de que era una trampa. El capitán, siendo nativo de aquí, fue quien elaboró la estrategia, lo primero de todo era tener información sobre el acontecimiento al cual nos habían invitado. Dicha tarea recayó en manos de Esme, que debía preguntar al hermano de Zane, Orzech.

Orzech... estoy prácticamente seguro que de pequeño le llegué a conocer, pero ahora mismo no me acuerdo.

La única chica de la banda aceptó el encargo, segura de que si era del mismo palo que el gañan, con una sonrisa ya le tenía comiendo de la mano.

- Puede que con otras personas cuele capitán, pero con nosotros no. - Dije entre risas tras la defensa del gañan de que no era tan simple.

Estuvimos esperando varias horas a que viniera con noticias sobre la fiesta. Al llegar nos contó que iba la gente más rica del lugar, se daba cada 2 años y lo organizaba la reina de los bajos fondos que se dedicaba a las drogas y por traficar con peces.

- Yo díria de ir, con lo que hemos oído, algo me dice que él no acudir sería peor. Además, allí va a haber mucha gente "generosa" dispuesta a "darnos" dinero para la "causa". - Respondí ante la pregunta del capitán. No pude evitar sonreír mientras imaginaba dejando si blanca a todos esos ricachones.

Tras ello, pude ver como Therax y Luka se iba a algún lugar más privado del barco, no le di mucha importancia, seguramente el rubio quería echarle la bronca al pez por algo.
Al de un rato, volvió el espadachín para contarnos que unos compañeros gyojin de Rooney estaban siendo atacados.

- Vamos al lío. Que si no Luka se queda con toda la diversión. - Comente mientras me preparaba para la inminente contienda.
avatar
Rose D. Alviss
Pirata1-Desconocido
Pirata1-Desconocido

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/06/2017
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
30/150  (30/150)
Experiencia:
10684/790000  (10684/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Noximilien el Sáb 10 Feb 2018 - 19:22

- Loretta… ese apellido me suena bastante –medito Nox mientras se rascaba el coco, mas por el capon que le había dado Esme que por intentar recordar aquel nombre-. Sera divertido saber que planean con invitarnos.

Por otra parte, la pelea de Luka con la pelirroja había acabado. Se habían repartido un par de tortas entre los dos, pero almenos no se habían matado el uno al otro, aunque quizá sin la intervención de Therax para sermonear al pez hubiera acabado peor. A veces pensaba que Luka era demasiado agresivo. Aun siendo un tiburón. Siempre parecía querer liarse a puñetazos con todo el mundo, cosa que les complicaba las cosas a los demás.

Por caso contrario, la pelirroja se subió al barco con el resto. Era callada y ni siquiera había dicho su nombre. Por su mirada podía ver que mil cosas le podían estar rondando en la cabeza. La sensación de que no pensaba que merecía acabar en aquella situación. El enmascarado sabía bien como era esa mirada. Casi la había patentado él.

Alviss trataba de al menos conocer el nombre de la invitada del excéntrico sombrero. Nox lo aparto y se sentó al lado de la mujer. Por un rato solo se quedó en silencio mirando el cielo. Si aquello ponía incluso nerviosa a la pelirroja sería mejor. Así comprobaría que al menos se comportase como un persona normal.

- Podrias estar en un lugar mejor, desde luego. Puede que me veas como el más rarito de los de aquí, pero se cuando alguien no quiere estar aquí. Aunque uno se acostumbra –se giró la cabeza para verla con su enigmática mascara que emitía una ligera luz con la lente del ojo izquierdo ya que la derecha estaba agrietada-. Yo soy Nox, el chiquitajo este es Alviss
avatar
Noximilien
Pirata3-Saqueador
Pirata3-Saqueador

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22690/790000  (22690/790000)
Berries: 166.666

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Zane D. Kenshin el Miér 14 Feb 2018 - 21:25

Cuando quise darme cuenta Luka no estaba, se había ido. ¿A dónde? A saber, conociéndole le había dado un fuerte apretón, porque como dice el dicho… café y cigarro: muñeco de barro. Eso fue lo primero que me vino a la cabeza, pero uno de mis compañeros me dijo la verdad. El variopinto grupo de gyojins que había venido con Luka tras estos dos años separados se habían unido a la banda, “el comando acuático” se hacían llamar. La idea me encantó en cuanto la escuché, fue como música para mis oídos. Tener un escuadrón de gyojin para futuras contiendas era algo que no todo el mundo poseía, y eso me gustaba. Sin embargo, no todo era buenos, eran sujetos muy problemáticos, sobre todo Bak Alao; aunque conociendo a Luka debería habérmelo esperado.

-Qué remedio, al lío –dije, arqueando la mirada y mostrando una sonrisa después-. No habéis cambiado nada en estos dos años. Salvo tú, Esme, esa delantera ha sufrido un cambio memorable –añadí, a modo de mofa-. Spanner, tú quédate con Therax, Esme, Manué, Kugan y nuestra invitada, e ir yendo a casa de mi hermano. No podemos ir con estas pintas a una cita de tanto nivel vestido como un variopinto grupo de piratas –sonreí, con ligera ironía y malicia en mi tono-. Yo me llevo Rubén y Nox a la jarana.

Desplegué mis grandiosas alas de color rojizo con pequeños destellos dorados, que a cada aleteo traía una brisa cálida y agradable a la cubierta.

-¿Preparados? –pregunté, agarrándolo como si fueran cachorros y alzando el vuelo. No tardamos mucho en llegar a la zona donde estaban los peces, sobre todo por la cantidad de golpes que se escuchaban. Aquello era una especie de batalla de bandas entre los peces, humanos y Marc, ¿qué demonios hacía Marc ahí? No lo supe en aquel entonces, pero tuve la esperanza de agenciármelo para el grupo si surgía la oportunidad.
Aterricé en mitad de todo, justo cuando un individuo de aspecto poco amigable iba a golpear a un malherido Kal Amar Do, soltando a los otros dos en el suelo. Instintivamente, elevé mi katana y bloqueé el golpe de aquel hombre sin desenvainarla del todo, dejando media espada en su acero.

-Te has metido con el pez equivocado, chaval –le dije, desenfundando al mismo tiempo que creaba una onda cortante que lo enviaba varios metros hacia atrás.

Todos combatimos durante un rato, haciendo huir a todos aquellos pendencieros que estaban agrediendo a mis amigos, no obstante, nos percatamos de que faltaba uno, el más fuerte y conflictivo, Bak Alao.

-¿Dónde está Bak? –pregunté-. ¿Y qué demonios hacíais luchando contra esa gente? ¿Acaso queréis que os atrapen?

-Ha ido a por Luka, para que no comenta una locura.

Suspiré, al mismo tiempo que enfundaba mi arma.

-Estábamos tomando algo, como siempre, en zona gyojin, cuando un grupo de humanos acercó a por una cantante, una sirena que trabaja en la taberna del Otto el pulpo e intentaron llevársela por la fuerza. Bak, como siempre, les plantó cara, y cuando quisimos darnos cuenta estábamos peleándonos. Según pudimos escuchar será el premio del evento de esta noche, en el hotel Loretta o algo así.

-Está bien, vayamos a la casa de mi hermano y hablemos allí.

-¿Y Luka? –intervino un pez.

-Está mosqueado. Se liará a hostias con lo primero que pille y vendrá.



Horas después, todo estuvimos reunidos en la suit de la última planta, tomando algo de beber. Mi hermano nos trajo vestimentas acorde al acontecimiento que iba a suceder, pero nosotros debíamos tener un plan. La banda había crecido mucho, éramos el doble que cuando nos separamos, así que eso podría ser una ventaja, y además estaba Selene.

******

Mientras ocurría toda la contienda contra los peces, el grupo formado por Spanner, Therax, Kugan, Esme, Manué y Selene estaban saliendo del barco, pero fueron rodeados por un grupo de cazadores de recompensa.

-Vaya, vaya, ¿pero qué tenemos aquí? –dijo uno de ellos-. Si son piratas.

-Piratas con recompensa-dijo otro.

-Tu no será’ un henio, ¿no, pishurra? –añadió Manué.

____________________________________________
¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar
Zane D. Kenshin
Pirata7-Señor de la Piratería
Pirata7-Señor de la Piratería

Mensajes : 1224
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
110/150  (110/150)
Experiencia:
255687/790000  (255687/790000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 15 Feb 2018 - 20:52

Llevó disimuladamente su mano hacia el mango de la guadaña que tenía a su lado al ver que un hombre se acercaba hacia ella. No sabía si era un aliado o enemigo, de hecho, la única persona en la que podía medianamente confiar era el capitán de la banda, Zane D. Kenshin. Ya había quedado demostrado que alguien no la quería entre ellos, y era el estúpido tiburón. Katharina no quería problemas, pero tampoco dejaría que la pisoteasen sin oponer resistencia. El tipo ese que se le acercó vestía una especie de armadura acompañada de una máscara, y sobre ella una túnica con capucha de color oscuro. Como si fuesen amigos de toda la vida, como si tuviesen la mejor de las relaciones, el pirata se sentó junto a la bruja y guardó silencio.

La chica le miró con sus ojos dorados durante unos segundos y luego volteó la mirada hacia el cielo, enfocándose en las nubes que avanzaban lentamente hacia quién sabía dónde. De pronto, escuchó la voz del sujeto que se sentó junto a ella, pareciendo que entendía los pensamientos de Katharina. La pelirroja se volteó hacia él y le miró el rostro encubierto, fijándose en su único ojo que parpadeaba una brillante luz. ¿Sabía que ella no quería estar en ese barco? Únicamente por meterse en el lugar incorrecto fue confundida como un miembro de la tripulación de Kenshin, y ahora su vida corría peligro. Al ver que Nox, como se presentó, no era un peligro, sus músculos se relajaron y soltó el mango de la guadaña.

—Ni siquiera me fijé en ti —le comentó sinceramente, aunque a modo de burla—. Soy Selene —respondió ella, mintiendo acerca de su verdadero nombre. Desde que huyó de las Minas de Argoria no le decía a nadie quién era realmente—. Y no quiero estar aquí, vamos, ¿quién quiere estar en un barco donde te quieren muerta?

De alguna forma llegó la información de que el capitán había dado órdenes, y era importante seguirlas. Al parecer, el pelirrojo había decidido intervenir en un asunto que le consentía al gyojin y a sus compañeros de especie, llevándose a Rubén y a Nox, el agradable hombre que se le acercó a la bruja. No tenía idea de quién era Rubén, y en todo caso poco y nada le importaba. Les pidió que fuesen a la casa de su hermano para vestirse apropiadamente... ¿En serio? La pelirroja no necesitaba llegar hasta allá para verse bien, solamente con el chasquido de sus dedos sus ropas serían las más elegantes y lujosas de toda la isla. Sin embargo, si estaban dispuestos a regalarle un vestido, no lo rechazaría.

Únicamente porque decidió colaborar con la tripulación pirata acató las órdenes del pelirrojo, pues su personalidad no era de las que seguían las ideas de otros. En silencio se dirigió hacia la escalera para descender del barco, sin importar si los demás le acompañaban o no. Su mantra le alertó de la presencia de varios hombres, quienes pronto se presentaron como cazarrecompensas. Era la primera vez que se encontraba con un grupo de esos... ¿Acaso pretendían luchar contra ella? No, no solo querían cazarla a ella, sino que a todos los piratas de la embarcación. Pelear contra ellos sería relativamente fácil, aunque era hora de ver las habilidades de sus compañeros.

Hubo un tonto que le plantó cara a la chica del sombrero, lanzando un tajo diagonal ascendente, buscando cortarle el pecho. La pelirroja bloqueó su ataque empleando la hoja de su arma, para luego reunir rápidamente energía y lanzar un Dedo de la muerte. El ataque perforó el pulmón del cazador, cayendo sin vida al suelo. Vaya hombre... Ni siquiera pudo resistir un conjuro de rápida ejecución como ese. Al parecer fue el único que quiso luchar contra la pelirroja, pues los demás se enfatizaron en derrotar al resto de los piratas. Tras el combate grupal, la bruja caminó en silencio hasta llegar a la casa del hermano de Zane.

____________________________________________
avatar
Katharina von Steinhell
PirEsp1-Supernova
PirEsp1-Supernova

Mensajes : 655
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Vie 16 Feb 2018 - 13:09

Justo antes de que Luka descendiese, vio como uno de los humanos se acercaba hacia Marc con un larguirucho sable mientras el inocente gigantón miraba hacia la posición del Gyojin volador. Éste se impulsó ágilmente y ganó algo de velocidad para pasar a escasos centímetros del creador de queso, rozando su costado y placando al hombre del sable a la par que le agarraba del cuello, ignorando por unos segundos lo que tenía a su alrededor.

- Donde… Donde están los demás -comentó lleno de furia. Sus ojos se clavaron en los del humano, y su mirada denotaba un odio que creía ya extinto en sí. Sacudió un par de veces al ser a la par que apretaba más fuerte con la mano, dejándole sin aire poco a poco -. Quiero saber donde están los demás que han hecho esto -bruscamente, tiró al suelo al trajeado hombre, posicionándose encima suya-. Vas a morir igualmente. De ti depende hacerlo de manera lenta o rápida.
- Manglar dieciocho, edificio negro con cristaleras -tosió algo de sangre-. Son muchos, no deberías

Un duro golpe del Gyoin con el puño derecho desfiguró y dejó sin vida al humano, que empezó a soltar sangre de manera abundante.

- ¿Marc? -preguntó con el semblante serio a la par que se acercaba a él. No había cambiado demasiado durante el poco tiempo que habían pasado sin verse, por lo que estaba prácticamente seguro que era él, simplemente preguntó como mera formalidad- Me alegro de verte. ¿Puedes quedarte con estos aquí? Mi banda está de camino, en unos minutos charlaremos.

Sin mediar más palabras, el habitante del mar salió corriendo y le pareció notar unas pisadas a su espalda. Estaba casi seguro que era Bak Alao. El musculoso Gyojin era el único que tendría el valor de perseguirle o disputarle alguna decisión tomada. Así era su carácter y así tenía que sufrirlo. Él mismo había aceptado hacerlo, por lo que estaba de más quejarse al respecto.

Los días que había pasado antes de que el resto de la banda llegase le habían servido para saber ubicarse entre sectores, manglares y zonas de aquella peculiar isla con relativa facilidad y rapidez. Curiosamente, el manglar estaba relativamente cerca y pudo recordar cómo llegar. Bak Alao cada vez se iba descolgando más de la posición de Luka, pero pese a ello no le costó demasiado seguirle pese a la distancia.

Al llegar, paró y se colocó detrás de una de las piedras grandes que precedían la entrada al manglar en cuestión. Desde allí pudo ver el edificio que el moribundo tipo le había comentado.

Sí que es grande, sí

En ese preciso momento, Bak Alao llegó hasta su posición, parando unos segundos antes de hablar y recobrando poco a poco la respiración. El Gyojin parecía no estar muy en forma.

- Tío -hizo una nueva pausa para recobrar el aliento-, estás fatal. ¿Qué coño haces?
- ¿Y tú? ¿Qué se supone que estás haciendo? ¿Qué se supone que tenías que hacer? Ni deberías seguirme ni has sabido defender a tus nakamas.
- Son débiles, Luka. Lo sabes, no puedo defenderles siempre.
- Si te dí el puesto de capitán del escuadrón marino en mi ausencia es porque creía que valdrías para ello, pero me equivocaba. Sabes defenderte bien, pero no cuidar de los demás.
- Qué sabrás tú, les has dejado con un gigante que acabamos de conocer, igual cuando volvemos están muertos.

Luka intentó respirar un par de veces mientras el malhumorado Bak iba soltando su bilis en forma de frase. Pero no, por enésima vez no pudo calmarse y agarró con ambas manos del pecho al Gyojin con cómico nombre para golpear su espalda contra la piedra, y mirarle fijamente.

- No hay “tú” en esta banda. Y mucho menos “yo”. No se buscan excusas, se buscan soluciones. No hay culpables, hay valientes. Hay un nosotros, y si no eres capaz de entenderlo, este no es tu sitio. Dilo. Di nosotros.
- Luka suéltame.

El tiburón golpeó de manera contundente el rostro de Bak, mientras este empezaba a moverse con más fuerza, intentando zafarse de los brazos de su compañero.

- Luka, en serio, suéltame.
- Di -el Gyojin volvió a golpear el rostro de su discípulo- nosotros -un nuevo golpe hizo mella en la mejilla de la mole marina, que empezó a sangrar por la boca.
- Nosotros.
- Ahora repite. Si vuelvo a fallarles, me las veré con Luka.
- Si vuelvo a fallarles, me las veré contigo.

Entonces, el tiburón notó cómo la muñeca le volvía a quemar con tanta fuerza como cuando usó aquella técnica contra Therax. Pensó que quizá era la ira que, de alguna manera, la invocaba. Pero aún no tenía certeza de aquél hecho.

- Y ahora, lo siento por esto. Pero tienes dos opciones, volverte o esperar a que vuelva.

Bak no dio respuesta y simplemente se sentó de espaldas a la piedra, dándole a entender al tiburón que se quedaría allí.

Luka se desplazó hasta el edificio a medida que iba apretando más el puño y notaba como una especie de energía se iba almacenando en él, cada vez con más fuerza y con una más que intensa calor alrededor de la muñeca.

Al ver el edificio vió que había un par de guardias custodiando la entrada. Se cercioró en primera instancia que nadie le seguía y que no había mucha gente a su alrededor y volvió a mirar a los guardias.

Y esto va por todas las criaturas que han sido tristemente raptadas, esclavizadas u obligadas a hacer cualquier cosa en contra de su voluntad

El Gyojin corrió hacia uno de los guardias, dándole un potente puñetazo en el rostro mientras veía cómo el otro sacaba una pistola y lanzaba una cadena de cuatro disparos, impactando uno de ellos en el hombro izquierdo de Luka. El tiburón se abalanzó sobre el humano y mordió su cuello con rabia, lanzando su cuerpo al suelo y escupiendo posteriormente un trozo de carne. Notó una especie de hueso en la boca antes de escupir y, fijándose en el escupitajo de sangre y piel, vio lo que parecía una especie de chip. Lo metió en el pantalón del hombre y se impulsó con un par de pasos sobre el aire hacia la parte media del edificio, quedándose a un nivel medio mientras daba constantes impulsos sobre el aire, flotando y visualizando el paisaje en forma de vidriera que tenía delante suya.

Desde su posición dirigió la mirada a todo aquél que le pudiese ver a través de la cristalera. Cargó el puño y concentró de nuevo toda esa energía que había percibido con anterioridad, sintiendo un enorme poder saliendo de su ser. La energía fluía por cada extremidad, desplazándose rápidamente hasta el puño, y despidiéndose hasta chocar contra los cristales y provocar tremendos daños en la fachada del edificio. Repitió tres ocasiones más el movimiento, lanzando sendas ondas de choque que acabaron por hacer temblar la estructura, que pronto terminaría cediendo hasta caer y dejar sepultados los cuerpos de aquellos humanos que ya yacían sobre el cemento. Esperó unos segundos para ver que nada quedaba en pié y notó como un gran gentío empezaba a hacerse eco del estruendo, saliendo de sus casas. Bebés llorando, mujeres gritando, hombres en el suelo...

Luka salió corriendo de la zona hasta llegar a la posición de Bak Alao y, desde allí, salieron sin mediar palabra hasta el manglar del hostal del hermanastro de Zane. El tiburón había decidido cargar con el cuerpo del humano para que alguien lo examinara. Le parecía curioso que tuviese un chip. O quizá no era un chip, a Luka no se le daba demasiado bien los aparatos tecnológicos.

Al entrar al hostal, el hermanastro del capitán le miró y pronto apartó la cara al ver que cargaba con un cuerpo. Renegó con la cabeza y se dió un sonoro golpe en la frente. A Luka no le importó y dejó que Bak se marchase a su habitación mientras él hacía lo propio.

El tiburón dejó el cuerpo del humano sobre el suelo y se dió una rápida ducha de agua fría y empezó a curarse las heridas. Tenía rasguños en el puño, la herida de bala en el hombro y un fuerte y punzante dolor en el brazo derecho. Tras curar las heridas, terminó poniéndose uno de sus trajes que se había comprado en la isla, acompañándolo con una camisa azul, un pañuelo morado -al igual que la corbata- y unos elegantes zapatos, haciendo caso omiso al smoking que alguien le había dejado encima de la cama. Aún recordaba que tenían que ir a aquella estúpida reunión. ¿Sería todo igual después de lo que acababa de hacer?

No pudo evitar salir antes de la habitación e ir a la habitación del domador. Tocó un par de veces la puerta y cuando el espadachín le dió el visto bueno, entró. Ya estaba vestido, y parecía estar haciendo tiempo hasta la hora en la que habían quedado.

- Therax… Creo que la he liado -comentó a la par que se sentaba sobre la cama, mirando al suelo-. Sabes que siempre he sido temperamental. Creo que también sabes que tengo muchas más sombras que luces. Es algo que con el tiempo he ido arreglando, durante estos dos años también he trabajado esa parte… Pero hay ciertas cosas que no puedo controlar. Y necesito que tú me ayudes. Cuando la ira recorra mi cuerpo, intenta frenarme. Creo que eres al miembro de la tripulación que más aprecio le tengo, y creo que sería incapaz de dañarte, por muy cegado por la ira que esté.

El habitante del mar esperó a escuchar la respuesta que el rubio tenía que darle, si es que tenía que darle alguna, y después procedió a explicar lo que acababa de hacer.

- No sé si Marc os lo habrá comentado, pero… Los tipos parecen pertenecer a una mafia, o vete tu a saber qué. Pregunté que donde estaban el resto, y el tipo me dió una dirección. El local estaba vigilado y casaba con su descripción, pero no sé si aquello realmente era su base de operaciones, o un local que tuviesen. Ni siquiera sé qué era. Quizá eran oficinas. El tema es que… Me cargué el edificio. Ahora debe haber una gran cantidad de humanos, inocentes o no -en ese momento Luka se dió cuenta de lo que acababa de hacer-, que están muertos, a punto de morir, o milagrosamente vivos.

El Gyojin no pudo evitar llevarse las manos a la cabeza y taparse la cara. Quizá sólo había un par de temas -quizá tres, cuatro o cinco a lo sumo- que era incapaz de controlar. Y el tema de la esclavitud o la venta de seres era uno de ellos. ¿Pero hasta qué punto le venía bien?

Quizá no merezca estar en este mundo. Quizá sea cierto que somos monstruos. Lo que acabo de hacer no me hace mejor que ninguno de los seres trajeados que intentaron coger al escuadrón marino.

Luka estaba a punto de derrumbar todo aquello que había construido, lo que había reconstruido y lo que tanto le costó levantar. ¿Sería su compañero el suficiente apoyo como para dejar de lado todas sus oscuridades?
avatar
Luka Rooney
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 394
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
136480/790000  (136480/790000)
Berries: 31.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Marc Kiedis el Dom 18 Feb 2018 - 18:09

Justo cuando el semigigante se disponía a lanzarse en ayuda de los dos gyojin que todavía estaban luchando, algo en el aire llamó su atención. Otro habitante del mar se acercaba ¡volando! hacia su posición. Su sorpresa fue mayúscula cuando, una vez el pez volador se hubo acercado algo más, lo reconoció como Luka. ¿Qué podría el impulsivo y simpático tiburón estar haciendo allí? El grandullón no tenía la menor idea, pero se alegró enormemente de poder ver de nuevo a su amigo marino. Saludó con la mano al hombre pez mientras sonreía y se preguntaba cómo habría aprendido éste a volar cuando lo suyo era más bien bucear.

De repente Luka aumentó su velocidad, hasta el punto de asemejarse a un misil viviente dirigido aparentemente hacia el semigigante. Este, desconcertado, se asustó pensando que tal vez su amigo no le habría reconocido y quisiera atacarle. Sin embargo, aquello no podía estar más lejos de la realidad. El tiburón pasó a su lado tan rápido que Marc no tuvo tiempo siquiera de darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, y estampó su puño contra la cara de un tipo que, aprovechando el descuido del grandullón, intentaba atacarle por sorpresa. El rostro de aquel hombre se convirtió en un amasijo de sangre y huesos hechos puré ante el poderoso golpe del gyojin, quien saludó al semigigante con rapidez para después decirle que esperara allí a su banda, y marcharse sin dar más explicaciones. Parecía llevar mucha prisa, y Marc no era capaz de igualar aquella velocidad de carrera, así que decidió hacerle caso y esperar al resto. Al fin y al cabo, Luka había dicho que en unos minutos tendrían tiempo para charlar, y el gyojin era alguien que cumplía con su palabra. Además tenía ganas de volver a ver también a la extraña pareja de espadachines alados.

Agarrando con fuerza a Kotai Hi volvió a cargar contra los enemigos que quedaban, que continuaban hostigando a los gyojin. Bueno, más bien a tres de ellos. Al parecer el más grande había salido corriendo tras Luka. ¿Serían también miembros de los Arashi no Kyoudai? Sin duda, eso explicaría el hecho de que estuviesen metidos en un lío cuando se había encontrado con ellos. Los problemas parecían perseguir a aquella entrañable banda de piratas como los pervertidos cocineros Arg y Ñano lo hacían con cada clienta joven y atractiva que entraba al Baratie.

No tuvo casi tiempo de continuar la batalla antes de que el antiguo supernova hiciese su aparición, acompañado de dos tipos a los que Marc no conocía. Sobre todo le llamó la atención uno de ellos, que iba completamente tapado con una túnica y una extraña máscara de hierro. Desde luego, la tripulación de Zane era de lo más variopinta. El pelirrojo y sus dos compañeros entraron en liza, terminando de decantar la balanza a favor del "Equipo Pehcaíto Frito" en poco tiempo. Finalmente, todos los que quedaban en pie huyeron, y el grupo pudo relajarse un momento.

Zane preguntó a los tres gyojin qué había ocurrido, y dónde estaban Luka y un tal Bak, quien Marc supuso que sería el cuarto hombre pez, el que había ido tras su amigo marino. Una vez todo estuvo aclarado, el grupo dijo dirigirse a la casa del hermano de Zane. Al preguntar y ver que le pillaba de camino a su habitación, el semigigante decidió acompañarles. Se alegraba de ver de nuevo al pelirrojo, y de conocer a sus dos compañeros, a los que saludó con una amplia sonrisa mientras se presentaba diciendo:

- Hola, nakamas de Zane. Soy Marc, encantado de conoceros.


***


El grandullón se sorprendió enormemente al ver que el lugar al que los Hermanos de la Tormenta se dirigían era el mismo al que él iba. Así que Orzech, el simpático dueño de aquel sitio, era el hermano de Zane. Eso explicaba por qué su rostro le había resultado ligeramente familiar desde el primer momento.

Una vez todos estuvieron tomando algo tranquilamente, Marc comenzó a hablar con Zane, pues sentía curiosidad sobre qué planeaban hacer allí sus amigos:

- Me alegro de verte, Zane. Y también de haberme encontrado con Luka, aunque fuera tan brevemente ¿Está Therax también en la isla? ¿Qué os trae por aquí? Supongo que tendréis algo entre manos, o algún lío del que salir. Contad conmigo para ayudaros si hace falta.
avatar
Marc Kiedis
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 134
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
49/150  (49/150)
Experiencia:
50915/790000  (50915/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Mar 20 Feb 2018 - 1:08

-Pues vaya... -musitó Therax mientras veía cómo Luka se alejaba en busca de sus compañeros. Desde luego, nada había cambiado después del tiempo que habían estado separados. «Un imán de problemas», pensó el espadachín al tiempo que se daba la vuelta y se dirigía a paso lento hacia donde se encontraban los demás. Para cuando llegasen Luka habría acabado con todos o estaría medio muerto -para no variar-, pero aun así debían hacer algo.

-Zane, Luka se ha ido a partirle la cara a no sé quién. Creo que están persiguiendo a los gyojines que vinieron con él y no le ha sentado muy bien -comentó el rubio en cuanto encontró a su capitán. El pelirrojo no tardó demasiado en decidir y comenzar a dar órdenes. La mayoría del grupo se quedaría junto a Spanner, el segundo al mando, e irían hacia la casa de Orzech. Therax pensó que tal vez sería buena idea que más miembros de la banda fueran con él; nunca se sabía hasta qué punto se podían complicar las cosas. No obstante, optó por callarse y seguir las órdenes de su capitán. «Ya nos enteraremos si pasa algo», se convenció, contemplando cómo el "Descamisetado" se llevaba a Nox y a Alviss.

Por su parte, Therax fue en busca de sus mascotas mientras el resto de los Arashi y la conocida de Zane se ponían en marcha. César, haciendo honor a sus viejas costumbres, había desaparecido en algún momento y a saber dónde se encontraba. Tib no tardó en aparecer tras unos barriles vacíos que acostumbraba a usar como cama. ¿Seguiría cabiendo allí? Tal vez, pero no gozaría del espacio y la comodidad que tenía anteriormente.

No obstante, el más viejo de los cánidos tardó más en aparecer. Tras recorrer hasta el último rincón del barco, lo halló tras una desgastada puerta que conducía a un pequeño trastero. La había obviado porque sabía que estaba cerrada con llave, por eso cuando encontró al anciano lobo sobre la que había sido su cama hasta antes de la separación no pudo más que sorprenderse.

-¿Cómo sabías que eso estaba ahí?, ¿cómo has entrado? -inquirió el domador, harto de los misteriosos movimientos de su compañero. Ese tipo de circunstancias habían acompañado a César desde que se conocieran tiempo atrás en Domica, pero jamás había logrado averiguar cómo lo hacía.

-¿Y eso a ti qué te importa? Nos vamos, ¿no? Pues tira -espetó con toda la bilis que atesoraba en su interior. Farfullando algo incomprensible, Therax esperó a que el cánido abandonara el cuartucho y se dirigió al exterior junto a sus mascotas.

Tardó un poco en alcanzar al resto del grupo, y en cuanto lo hizo le quedó claro que no había elegido el mejor momento para separarse de él. Un grupo de sujetos que no conocía en absoluto yacía en el suelo. Los signos de que había habido un combate eran evidentes, pero ¿por qué?

Por otro lado, sentía curiosidad por saber cómo había transcurrido el enfrentamiento que sin duda había tenido lugar allí. Imaginaba que Kugan, Esme o Manué podrían ocuparse de alguno de los tipos, pero no de un número considerable de ellos. Por otro lado, daba por hecho que Spanner se las podría haber ingeniado para hacer que todos ellos mordieran el polvo. Tal vez no fuese la persona más elocuente ni de lejos, pero era alguien a quien podías confiarle tu espalda sin temor a que fuera acuchillada por un enemigo.

La gran duda la generaba la receptora del mensaje. ¿Selene? Creía que sí. No recordaba si había oído ese nombre de sus labios o de los de algún otro miembro de los Arashi, pero le parecía recordar que ése era su nombre.

-¿Se puede ser más torpe que tú? -acusó la mecánica voz de César de repente-. Tú haciendo el tonto en el barco y estos jugándose la vida. Debería darte vergüenza.

-Cállate -respondió sin más el domador, aproximándose a continuación al resto del grupo-. ¿Qué ha pasado?

Aguardó las explicaciones y siguió al resto hasta el local del hermano de Zane. Como no podía ser de otro modo, les dirigió una mirada poco amistosa al comprobar que  su número había crecido. Therax le dirigió una sonrisa y continuó caminando como si nada. Ya tendría tiempo el pelirrojo de explicarle qué demonios estaba pasando allí -o no, pero eso era algo que al rubio le traía sin cuidado-.

Tenían que prepararse para el evento al que les invitaba el mensaje que había recibido la del sombrero, así que se dirigió a su habitación y se cambió de ropa. Desconocía si Orzech tenía pensado regalarle el atuendo que le había prestado, pero no se lo pensó y lo guardó con el resto de sus pertenencias. Se había sentido cómodo con él y, lo más importante, le sentaba como un guante.

Aún quedaba un buen rato hasta el momento del encuentro, así que se dispuso a ganar algo de tiempo y cuidar un poco sus espadas. Hacía bastante que no se sentaba durante un buen rato a limpiarlas, y qué mejor momento que aquél. Sin embargo, cuando acababa de deshacer el nudo que las mantenía fijas a la parte baja de su espalda, la puerta se abrió después de oír una rápida llamada.

Era la sardina y lucía apesadumbrada, así que el rubio guardó silencio y esperó a que hablase. Antes de hacerlo, el escamoso ser se sentó en la cama con cierto aire abatido. Escuchó en silencio sus palabras, esperando a que detallase qué había sucedido antes de pronunciarse al respecto.

-¿Tú? ¿Liándola? ¿Desde cuándo? -preguntó en tono de broma para quitar hierro al asunto-. Estaba deseando que me dijeras eso. La próxima vez que te dejes llevar te daré tal paliza que no podrás mover un dedo en dos semanas... eso si no te la doy antes. -Esperaba que sus primeras palabras hubieran servido para distender un poco el ambiente, pero no dudó en sentarse junto a Luka y ponerse un poco más serio-. No tiene sentido que te martirices por algo que no sabes. Intentaremos averiguar qué se hacía de verdad en ese lugar. Si realmente gestionaban desde allí el tráfico de personas, tienen su merecido y no tiene ningún sentido que te culpes de nada. Si no es así, deberás vivir con ello... y yo intentaré ayudarte a conseguirlo. De todos modos, ten en cuenta una cosa. No estás aquí para ser el salvador de nadie ni para actuar siempre de la forma correcta. Todos hacemos cosas buenas y malas, y bajo ningún concepto eres igual que los que trafican con las vidas de otros... ten eso muy presente. ¿Crees que pensaría eso el grupo de esclavos que sacaste de...? Bueno, de donde fuera, no me acuerdo -añadió mientras se levantaba y se ponía de perfil junto al gyojin-. Sólo hay una cosa que no te puedo perdonar... ¡Que cada vez que te pierdo de vista vengas lleno de heridas! ¿Creías que no me iba a dar cuenta? -Su pregunta vino acompañada por un rápido movimiento con el que desenfundó a Byakko, usando el extremo de su empuñadura para tratar de golpear la frente del habitante del mar-. ¡Nos dejamos una fortuna en curarte, desgraciado!

Tras eso volvió a envainar su espada y se dirigió a la puerta, abriéndola y volteándose de nuevo hacia su compañero.

-Vamos, ahí abajo hay gente que necesita tus puños. Oye... ¿qué es eso de Marc? ¿Está aquí?

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar
Therax Palatiard
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 826
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
181305/790000  (181305/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Rose D. Alviss el Miér 21 Feb 2018 - 0:46

Antes de ir a la sala de reuniones hubo una frase que me sentó mal.

- ¿¡Cómo que chiquitajo!? Estoy en la altura ÓPTIMA.- Salté sin pensarlo mucho, e incluso levanté el dedo índice de la mano derecha cuando pronuncié la palabra óptima, cuando Nox nos presentó, ya que al terminar la frase me percaté que se referiría a la edad, que en dicho caso tenía razón. Cuando me di cuenta, me quedé unos segundos pensativo, se veía a la legua que había errado.

Nota mental: Pensar antes de hablar.

Aunque tenía claro que no lo iba a hacer, como mucho la siguiente vez.

Nos pusimos manos a la obra, el capitán nos dio indicaciones, una gran parte del grupo a por ropa para ir elegantes al evento y la restante, el mismo, Nox y yo, a repartir estopa a los que han osado atacar a los amigos de Luka.

- Eh, eh, eh, eh, eh... Antes de irme quiero ropa con cierta flexibilidad para "coger prestado" las pertenencias de los invitados.- Exigí a los que iban a escoger nuestro vestuario.

Nos llevó volando el pelirrojo gracias a los poderes de su fruta.

- Gracias por escoger la aerolínea Zane D. Kenshin, disfrutad del vuelo y no dudéis en escoger de nuevo nuestro servicios- Comenté intentando imitar a una azafata.

Al llegar al lugar de los hechos, pudimos observar los participantes de la contienda, entre ellos, un gigante.

- Decidme por el amor de Zordon que ese gigante esta de nuestra parte, en caso contrario, me niego a enfrentarme a él.

Bajamos a tierra, el capitán aprovechó para bloquear el ataque de unos de los malos contra uno de los gyojin.

- Como os gusta hacer entradas triunfales, voy a tener que currarme yo una también que me dejáis en evidencia. - Comentaba, haciendo alusión a como Nox llegó a la isla y lo ocurrido hacía un momento, mientras lanzaba dagas a nuestros adversarios para mantenerlos a raya, la protección de los peces era lo prioritario.

Uno de ellos se acercaba de forma sigilosa a por mí, creyendo que no le veía, cosa errónea, ya que me había dado cuenta, en vez de lanzar una daga, agarré a Korubo con la mano diestra, le miré fijamente a los ojos con mi sonrisa picarona, y lo lancé a él a la par que accionaba el resorte, desplegando la hoja, para hundirse en su pecho, provocando una muerte segura.

- Parguela... - Susurré dirigiéndome al cadáver.

Tras unos minutos manteniéndoles a raya, los pocos supervivientes escapan como si la vida les fuera en ello, aunque en ese caso lo era literalmente. Tras la refriega, recogí las armas arrojadizas que dejé por todo el campo. Nos pusimos al día de lo acaecido, faltaba uno de los gyojin, aparte del propio Luka, que en ese instante me di cuenta que no le vimos combatir en ningún momento; un tal Bak.
Durante el camino a los aposentos de Orzech estuvimos haciendo migas con Marc.

- Yo me llamó Alviss y este cascarrabias es Nox. Encantado de conocerte. - Respondí cordialmente a su saludo.

Me sentí aliviado de que fuera aliado y que pareciera una persona amigable. Tenía por norma no enfrentarme a individuos bastante más altos que él y tras conocer a Luka, tampoco contra ningún gyojin.
Cuando llegamos a nuestro destino, resultaba que el semigigante también se hospedaba allí.

- Vaya, ya veo quien de los hermanos sabe vivir bien la vida. - Comenté a modo de puya hacía el capitán mientras admiraba el establecimiento.

Me quedé momentáneamente mirando a su hermano, pero por mucho que echará la mirada atrás, ni me sonaba de haberle visto. Llegué a la suit de la última planta, donde nos íbamos a reunir, pero aún era pronto y Orzech nos dio los trajes que debíamos llevar para el evento, me tomé la cerveza que pedí y baje a la habitación que me asignaron.

- No me importaría vivir en un sitio como este si alguna vez me retiro por todo lo alto. - Comenté a la nada.

Era un smoking negro, con corbata del mismo color y camisa blanca, simple pero elegante e ideal. Cuando me embutí en él hice unas comprobaciones de cuanto me limitaba el movimiento. Me alegré de no llevar pajarita, no me gustaban.

Si no fuera por las limitaciones de movimiento, llevaría traje siempre que pudiera.

Volví al último piso a la hora acordada.

- Bueno capitán, ¿cuál va a ser el plan? ¿Tenemos carta blanca para desvalijar a los demás invitados?
avatar
Rose D. Alviss
Pirata1-Desconocido
Pirata1-Desconocido

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/06/2017
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
30/150  (30/150)
Experiencia:
10684/790000  (10684/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Noximilien el Miér 21 Feb 2018 - 11:42

- Auch. Eso me ha dolido, que conste -dijo falsamente ofendido al hecho de que no se había fijado en él, aunque lo que dijo después le sorprendió más-. Si lo dices por el pescado malhumorado, no te preocupes. Yo en un principio también quise hacer sushi de tiburón con el.- se la acercó al oído y le susurro-. Aquí al único a que tienes que temer, es a mí.

Se giró hacia Alviss, mientras intentaba aguantarse la risa de haber intentado meterle algo de miedo a aquella pelirroja. Le encanta meterse con Alviss, como si fuera el más canijo del grupo aunque no fuese así.

El descamisado pidió al chiquitajo y al enmascarado acompañarlos para salvar a unos compañeros gyojin, amigos de Luka seguramente. El pelirrojo se transformó en un suzaku y les indicó a sus compañeros a que se subieran encima de él.

- Y recuerden, en caso de emergencia, las salidas están; aquí,  aquí, aquí, aquí, aquí -cogió aire- aquí, aquí y en todas partes por las ausencias de puertas.- comentó, siguiéndole la gracia a Alviss.

Tras llegar al lugar de la fiesta de las tortas, priorizar la protección de los hombres pez. Entre todos empezaron a responder con una ofensiva brutal contra aquellos tipos.

- Las entradas triunfantes son clave. No son lo más efectivas para matar a nadie...- dio un puñetazo hacia atrás, dándole en toda la cara a uno de los enemigos, dejándolo en el suelo-. Pero el efecto psicológico es devastador, e entretenido.

Los que quedaron con vida huyeron tanto como sus piernas podían. Ahí conocieron a Mark, un semigigante, o al menos eso parecía con semejante tamaño que aun asi no se podía comparar con los originarios de Elbaf. Al enmascarado no le hacía en principio mucha gracia. Si por algo eran conocido los Sumisu era por pelearse con un semigigante en cada isla que pisasen, desde hacía generaciones. Por ahora aquel Marc no le iba a propinar un guantazo de tamaño XXL, así que no se preocupó de momento.

- ¿A quién llamas tu cascarrabias? -le dijo a Alviss con los brazos en la cintura-.Los chiquitajos como tu tendrían que tenerle respeto a los mayores.

Tras quedar con el hermano de Zane, el cual mirándolos a los dos con detenimiento (el hermano parecía una imposible versión responsable del capitán), nos dio un traje a cada uno.

Dado a que la máscara queda ría algo rara con el resto de aquel traje elegante, se le ocurrió algo; pillo un sombrero, una bufanda y las gafas de sol de lentes circulares muy oscuras que tuviese. Se fue a un lugar a donde nadie le viese y al volver a salir tenía la bufanda grisácea tapándole toda la parte inferior de la cara(hasta la nariz), con las gafas puestas y el sombrero también.

Quien no se fijara bien, apenas encontraría un trozo de piel de la parte delantera de la  cara de Nox.

- Al menos así no pierdo misterio ni elegancia -comento por lo bajo-.
avatar
Noximilien
Pirata3-Saqueador
Pirata3-Saqueador

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Hoja de personaje
Nivel:
37/150  (37/150)
Experiencia:
22690/790000  (22690/790000)
Berries: 166.666

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Mist D. Spanner el Miér 21 Feb 2018 - 15:05

─Supongo que alguno de los que irán conmigo saben donde está la casa de tu hermano, porque te recuerdo que yo no lo conozco -contestó Spanner a su capitán con una sonrisa.

Sabía que el pelirrojo se arriesgaba demasiado al acceder a esa reunión, pero también sabía que la tripulación podía defenderse sola perfectamente. Aunque no le hacía mucha gracia tener que ir con aquella desconocida que les había entregado la carta. Si aquello era una trampa, bien podría estar metida en ello. Además, Spanner sospechaba aún más debido al leve tono que utilizó cuando se presentó, indicando al pelimorado que podría estar usando un nombre falso. No podía quitarle el ojo de encima a la extraña.

Cuando volvió en si estaba ya fuera del barco y el grupo había sido rodeado por cazarrecompensas. No, temerarios que habían visto la bandera del antiguo supernova y creyeron que sería buena idea buscar pelea. Tal vez vieron al capitán marcharse volando y creyeron que ahora sería seguro atacar. Gran error. El acto de la desconocida le confirmó que, de ser una trampa la reunión, los cazarrecompensas no estaban involucrados en ella. Bueno, más bien que la desconocida no tenía relación con ellos.

Mientras divagaba e intentaba deducir la situación, dos cazarrecompensas decidieron atacarle a la vez, uno por cada lado. Uno portaba un hacha y el otro un sable, ambos atacando en diagonal. Sin embargo, las armas atravesaron al pirata como si fuera un fantasma y, por error, cada cazador atacó al otro, clavando sus armas en el hombro del contrario. No tardaron en caer al suelo y desangrarse mientras se daban cuenta de su error.

─¡Maldición! -gritó el último.

Era un hombre grande, llevando un gigantesco martillo. Spanner se llevó la mano a Toshi, su espada, pero no la desenfundó. Con una mirada fija e impasible, empezó a caminar hacia el cazador. El hombre pareció asustarse, pues dio un paso hacia atrás y empezó a sudar. Atacó con el martillo, pero de nuevo pasó por el pirata como si estuviese hecho de aire. El pirata atravesó el cuerpo del cazarrecompensas y siguió caminando, a su espalda. Su espada, que estaba ligeramente desenvainada, dejaba escapar un aura de frio. Enfundó el arma con un sonoro “click” y, en cuanto lo hizo, el cazador sucumbió al corte en un grito de dolor. Pero el corte, en vez de sangrar notoriamente, fue cubierto por gruesos cristales de hielo. El hombre cayó, inconsciente. No tardaría en morir.

Entonces llegó Therax, que había estado ausente. ¿Había ido a buscar a sus animales?

─Todo está bien, Therax. Aunque habría estado bien que estuvieses aquí -bromeó-. ¿Seguimos?

No tardaron en llegar hasta casa del hermano de Zane. O al menos el camino se le hizo corto al pirata, pues lo había pasado divagando y pensando sobre la situación y las posibilidades de éxito. Y así continuó en la casa del hermano de su capitán, manteniendo de fondo la conversación que tenía Therax con el recién llegado Luka. Si bien se fijó en el estado en el que llegó el Gyojin, vio enseguida que el rubio se ocupó de ello y dejó de preocuparse. De vez en cuando seguía mirando a la desconocida, pensando si sería buena idea increparle la posibilidad de un nombre falso.

“Lo negará, seguro. No tengo más prueba que mi propia deducción y ni siquiera estoy seguro de ella. Noté algo raro en su tono, pero no puedo estar seguro de si era mentira o no. Es buena mintiendo…”

Decidió esperar a encontrarse de nuevo con Zane y contarle a él sus sospechas.
avatar
Mist D. Spanner
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 136
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Hoja de personaje
Nivel:
52/150  (52/150)
Experiencia:
59695/790000  (59695/790000)
Berries: 316.666

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Zane D. Kenshin el Sáb 24 Feb 2018 - 22:41

Nada más llegar a la casa de variedades todos nos dividimos, cada uno fue por su lado a hacer sus cosas. Por mi parte, esperé a Spanner en el hall, sentado en uno de los sillones muy pensativo. ¿Quién sería la persona que nos había invitado? ¿Habría sido la misma Anita Loretta? A saber, pues no la conocía y tampoco sabía que era aquello que le debía exactamente. ¿Deudas del pasado? ¿Algún problema concreto con algún miembro de la banda? ¿Sería por culpa de Selene? En fin. No tardó mucho en sobresaltarse cuando el resto de la banda, y se levantó.

-Therax –alzó la voz Zane al verle-. Habéis tardado mucho en llegar, ¿ha pasado algo? –le preguntó, con el entrecejo fruncido-. Encárgate de decirle a la banda de vernos en mi habitación a las siete y media de la noche, ¿vale? Le diré a Orzech que os busque ropa arreglada, como os dije y os diré que os parece el plan que tengo pensado.

Su mirada se desvió hacia una persona en concreto, un individuo que apenas cabía en el la antesala del lugar y que conocía de alguna que otra vez. Era Marc, el semigigante creador de queso.

-¿Qué haces por aquí? –le pregunté, estrechándole la mano de alguna forma-. Puees… no entrabas en mis planes, pero creo que puedes resultar de utilidad –mostré una sonrisilla, al mismo tiempo que mis ojos se iluminaban. ¿Podría hacerle el lío a Marc para unirse a su banda? Ojalá-. Por cierto… te recuerdo que sigues teniendo un contrato sobre mi mesa para unirte –bromeé. Tras ello, me acerqué a Spanner y pasé mi brazo por su hombro-. Tenemos que hablar, hermano. Tengo un plan, pero quiero consultarlo contigo primero, así que vamos al despacho de Orzech.

El pelimorado me comentó sus sospechas, que, más o menos, coincidían con las mías.

-Tal vez, Spanner. Yo también creo que es posible que sea la muchacha quien nos ha metido en estos problemas. ¿Qué esté en el ajo? No lo descarto. Todo dependerá de cómo actúe en la fiesta. Hay que tener en…–al llegar al despacho de mi hermanastro me paré, observando a su seguridad personal, que me miró de arriba abajo en cuanto puse mi mano sobre el pomo de la puerta-. No te preocupes, Dimitri, es mi segundo de abordo y lo más parecido que tengo a un hermano, así que me lo tratáis como si fuera yo, ¿entendido?

El matón asintió y puso su vista en el frente.

Al entrar al despacho estaba Orzech sentado en su gran sillón, tomando una buena copa de bourbon y fumándose un puro, rodeado de dos de sus hombres. Un hombre de cabellos rojizos y vestido de traje, con multitud de cicatrices y uno más anciano, con más pelo en el bigote que en su cabeza.

-¡Contigo quería hablar yo! –alzó la voz Orzech.

-Lo mismo te digo.

-Y ese es… ¿un nuevo tripulante?

-Es Spanner, que ha vuelto entre los muertos –bromeé.

Mi hermanastro me miró raro, como si hubiera dicho una locura, pero en mis palabras había parte de verdad.

-Eso lo dejaremos para otra ocasión, mejor –saltó Orzech-. Sentaos.

Me senté en uno de sus sillones e hice una señal a Sony para que me echara una copa de bourbon –Sony era el pelirrojo-, el cual miró a Spanner por si quería otra.

-Como sé que es inevitable que vayas al evento de esta noche quiero dejarte tres cosas muy claras. La primera es que no quiero que me relacionen contigo, no deben saber que somos familia, ¿entendido? Fuera de estas paredes, para lo que a mí respecta, eres solo uno de mis antiguos empleados. Lo segundo –prosiguió sin dejarme abrir la boca-, controla al pez, en ese sitio hay mucho racismo y no quiero que lo convierta todo en una matanza. Y lo tercero, y no menos importante, le he pedido a “dedos mágicos” que os busque unos trajes que os queden bien. No podéis ir con esas pintas de… de…

-De piratas –concretó el anciano Tobías.

-No quería usar ese calificativo, pero sí, es eso exactamente. No parezcáis piratas. Ni actuéis como piratas.

-Te recuerdo que mi invitación es tan válida como la tuya, hermanito. Y que una persona con más de seiscientos millones de recompensa no es difícil de pasar desapercibida.

-Y con esa actitud menos. Tú inténtalo.

La reunión duró más de lo esperado, pues Spanner estuvo hablando con mi hermano más tiempo del debido. Extrañamente se llevaban bien, demasiado bien. Al terminar, Spanner y yo aún teníamos que trazar un plan, pero esperaba que él fuera el primero en sugerir algo.

******

Entre tanto, “dedos mágicos” el sastre más conocido de los bajos fondos, que vivía en sabaody casualmente, buscó trajes discretos para todos, yendo habitación en habitación con su gran catálogo de trajes, tanto para hombres como para mujer. Lo más raro es que tenía un traje para Marc, el cual era de color rojo intenso con solapas anchas y una camisa con muchas florituras y pajarita –algo parecido al traje de cierto mago pelirrojo en una famosa saga de siete libros basado en un spin-off de la famosísima saga de Earthland que tanto gustaba en estos tiempos-.

____________________________________________
¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar
Zane D. Kenshin
Pirata7-Señor de la Piratería
Pirata7-Señor de la Piratería

Mensajes : 1224
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
110/150  (110/150)
Experiencia:
255687/790000  (255687/790000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Lun 26 Feb 2018 - 15:53

Therax puso el primer pie fuera de su habitación. Zane le había encargado que avisase a los demás de la hora a la que se reunirían para dirigirse al lugar de la invitación. Torció un poco el gesto al recordar la contestación que le había dado al capitán cuando había preguntado por lo sucedido. Lo cierto era que separarse del grupo -aunque hubiera sido para buscar a César- no había sido una elección demasiado responsable.

-Un grupo de cazarrecompensas les ha atacado poco después de que te fueras -había respondido al pelirrojo, tratando de ocultar el matiz de vergüenza que inevitablemente sentía-. Por lo que tengo entendido, Spanner se encargó de la mayoría de ellos y la chica... ¿Selene? de uno o dos más. Yo estaba buscando a César en el barco, así que todo había acabado cuando llegué. La próxima vez me aseguraré de que nadie se acerque a ellos sin que yo lo sepa -había añadido, casi pidiendo disculpas pese a que nadie le había acusado de nada.

Sabía que ese afán de protección era innecesario, al menos llevado a los extremos que estaba demostrando. Cualquiera de los Arashi era perfectamente capaz de defenderse por sí mismo. No obstante, él debía estar ahí para cubrir las espaldas de los demás del mismo modo que ellos se la cubrían a él. «Tendré que pedir perdón en condiciones cuando todo esto acabe», reflexionó, pensando que Spanner era el que más lo merecía.

Esforzándose por dejar a un lado sus pensamientos, se separó de Luka y comenzó a recorrer el pasillo. Antes de hacerlo, se aseguró de pronunciar en voz alta y clara que debían reunirse en la habitación de Zane a las siete y media. Esperaba que para entonces se hubiera repuesto del bajón emocional sufrido a consecuencia de sus actos. «Tienes que pararte a pensar un poco lo que haces», se dijo el domador, como si el gyojin pudiese oír sus pensamientos.

Al girar en una de las esquinas se encontró de frente con un viejo reloj de pared. Marcaba las seis y media, por lo que aún tenía tiempo para comunicar las instrucciones a todos los miembros de la banda. «Y a Selene», recordó. Dejando a un lado cualquier tipo de reticencias hacia ella, lo cierto era que estaba metida en aquello como la que más.

Descendió por las escaleras para volver al recibidor, donde pidió con toda la amabilidad que pudo el número de las habitaciones de sus compañeros. Una vez hubo convencido al tipo de que se los diera, se dispuso a ir una por una. Se movía con cierta incomodidad, ya que no estaba acostumbrado a la rigidez de la ropa que les había conseguido Orzech. «Prefiero la que me prestó antes», se dijo, consciente de que ese "prestó" era más parecido a un "regaló inconscientemente".

Llamó primero a las habitaciones de Nox y Alviss, aprovechando para interesarse por cómo les había ido durante el enfrentamiento con los perseguidores de los gyojins. El siguiente en ser visitado fue Marc. ¿Se uniría a ellos? Creía recordar que Zane había expresado en más de una ocasión su interés porque les acompañara, aunque no podía asegurarlo. Un desagradable -al menos para Therax- olor a queso fue completamente perceptible en cuanto abrió su puerta. Haciendo un esfuerzo por respirar lo menos posible, comunicó de forma escueta las instrucciones y procedió a avisar a Kugan.

Supuso que Spanner estaría al corriente de todo, ya que se había quedado junto al pelirrojo cuando todos se habían marchado a sus habitaciones. En consecuencia, se dirigió a la estancia que le habían dado a la chica de peculiares habilidades. Llamó a la puerta en un par de ocasiones, esperando que le diese el visto bueno para entrar antes de girar el pomo.

-Vamos a reunirnos a las siete y media en la habitación de Zane -comentó con voz calmada, dejando un papel con el número de habitación junto a la puerta-. Soy Therax, por cierto, creo que no me he presentado aún. Supongo que pensaremos cómo actuar según lo que suceda en la fiesta... o lo que sea eso a lo que nos han invitado. Ya sabes, para que todos sepamos qué hacer si en algún momento la cosa se pone seria. -No sabía si la chica estaba implicada en todo aquello o no, pero si iba a acudir con ellos sabría qué pensaban. Además, el pelirrojo no le había indicado que hiciese una excepción con ella a la hora de avisarla.

Tras aquello, cerró la puerta y se dirigió al pasillo del reloj. «Las siete», pensó tras contemplar las manecillas. Aún tenía media hora, pero ¿qué podía hacer hasta entonces? Ante la falta de ideas, decidió dirigirse a la habitación de Zane. Cuando alcanzó la puerta que servía de acceso a ésta llamó con contundencia. Si se encontraba dentro esperaría junto a él a que llegasen los demás. En caso contrario, permanecería en el pasillo hasta que el resto acudiese. César y Tib se habían quedado en la habitación, por lo que tampoco tenía a quién dirigirse.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar
Therax Palatiard
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 826
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
181305/790000  (181305/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 26 Feb 2018 - 19:58

A la puerta llegó un hombre de apariencia graciosa, un tal sastre conocido como Dedos mágicos, con un extenso catálogo de prendas y vestidos. Rápidamente descartó aquellos que eran para hombres, puesto que de nada servirían. Se fijó en un vestido largo y de falda voluminosa, pero era demasiado... ¿Cómo decirlo? Anticuado. Katharina prefería los trajes ajustados y modernos. Estuvo varios minutos hablando con el sastre, preguntándole su opinión acerca de la decisión temporal sobre el vestido que había elegido, pero minutos después elegía otro.

Al término de unos veinte minutos, la brujilla se fijó en un precioso vestido rojo vivo. Revelaba los muslos y las piernas por delante, y sus bordes estaban hechos de hilillo de oro. También, con detalles lujuriosos, enseñaba una sección del abdomen y la zona inferior del busto. Los zapatos eran dorados y seguían la forma de una flameante llama, como los aros del mismo material y color. No pudo negar que se sintió atraída hacia él, y de ninguna forma pudo haberlo creado con su magia ya que no se le hubiese ocurrido algo tan... detallista.

Vestido:

En comparación a su blusa blanca y chaqueta negra, ese vestido haría brillar sus atributos físicos. Por otro lado, debía dejar su sombrero en casa del hermano de Zane, ya que no pegaba nada con ese traje, a menos que... Con un solo toque de su dedo índice, transformó el puntiagudo sombrero en una pluma dorada con la que sostendría su peinado. Se quitó las prendas que llevaba y quedó únicamente en paños menores, un sostén transparente y unas bragas rosas. De pronto, escuchó que alguien llamó a su puerta... ¿Qué? No, no, no. No tendría tiempo para colocarse el vestido y recibir a la persona del otro lado.

—¡E-Espera...! ¡Un minuto! —Le dijo a quién llamaba, pero al parecer aquella persona comprendió mal las palabras de la bruja y esta vio como en cámara lenta comenzaba a girarse el pomo. Quedó paralizada.

Vio una cabeza asomarse por la puerta y escuchó un vamos, antes de que la fuerza telequinésica de Katharina cerrara de golpe la puerta, dejando claro que aún no estaba lista para recibir a nadie. Se vistió rápidamente, colocándose el vestido, y salió a recibir al hombre que le vio prácticamente desnuda, ¿o acaso no vio nada...? Esperaba que no. Lo que intentaba ocultarle al mundo entero eran las innumerables cicatrices que tenía en su cuerpo, sobre todo una fea, larga y diagonal protuberancia que le atravesaba la espalda. Con su magia pudo haber borrado cada imperfección, pero no lo hizo... Cada herida que quedó grabada en su cuerpo era un recuerdo de lo que vivió.

Escuchó atentamente las palabras de Therax, uno de los piratas de la banda de Zane, a quien solo le miró con el ceño fruncido.

—Sea lo que sea que hayas visto, no se lo digas a nadie —le pidió, aunque más que una petición parecía una orden. Definitivamente quería ocultar las cicatrices—. Supongo que ya sabes quién soy, pero no me he presentado correctamente... Puedes llamarme Selene. Y ahí estaré.
¿Quién era el estratega en esa banda de locos? Seguramente no era Zane, puesto que no parecía ser la persona más estratégica del mundo. De ninguna forma sería el maldito pez, pues con sus ataques de ira echaría abajo cualquier plan. ¿Nox? Parecía un tipo sensato, pero le faltaba ese toque que cualquier líder tenía... ¿Alviss? No pensaba mucho acerca de ese chico, podía sorprenderle, como también podía que no. Había una persona en la cual no había reparado del todo... El espadachín de cabello oscuro, ese de la mirada fría. No parecía ser muy fuerte, pero era de quien más debía cuidarse. Seguramente era la cabeza de la tripulación.

Pasó media hora pensando en que aún tenía tiempo para largarse de esa maldita isla y dejar que esos piratas se ocupasen de todo, aunque no podía evitar creer que si lo hacía, los problemas se volverían más graves. Ya era hora de dirigirse hacia la sala en que se llevaría a cabo la reunión. Cogió el papel que Therax dejó y salió al pasillo para luego caminar tranquilamente hacia el lugar de encuentro.

____________________________________________
avatar
Katharina von Steinhell
PirEsp1-Supernova
PirEsp1-Supernova

Mensajes : 655
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150679/790000  (150679/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Mar 27 Feb 2018 - 11:06

Las palabras del domador se clavaron en el habitante del mar, que intentó reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo en su maltrecha mente. No sé quién soy… Ni quién debo ser

Decidió agradecer al rubio, dándole la mano y un sincero abrazo y salir tras él, obteniendo refugio en su habitación. Aún quedaba mucho tiempo para reunirse con los demás, y sólo podía pensar en la tormenta de su interior.

Ya desde pequeño había tenido problemas por su ira. Los niños se metían con él por dormir en la calle, y él respondía a puñetazo limpio. No sabía parar. Rompía narices como quien chasquea los dedos, recibía golpes como el que tose. Hizo de la violencia algo habitual, y de la ira su ama. Le intentaron inculcar un control más intenso sobre su mal hacer, pero no fue suficiente. Incluso Luka, consciente de su problema, se puso en manos de especialistas de su isla de origen para frenar esa ira incontrolable. Tanto en su niñez como durante los dos años que había pasado entrenando allí. Pero parecía no tener cura, o al menos no la encontraba.

Recordó cada movimiento enfrente del edificio. Cada voz rompiéndose a gritar. Las vigas cayendo. El sonido del edificio impactando contra el suelo. Los sollozos, los lloros, la impotencia de haber actuado por impulsos de nuevo. La sensación de no poder controlarlo. La percepción de actuar cegado por esa incontrolable ira y de poder estar cometiendo un error.

-Esto no puede seguir así, Luka -susurró, ya que no había nadie en su habitación-. Tienes que reflexionar. Tú puedes.

Y entonces se derrumbó. Recordó cada impulso, cada movimiento sin pensar que había realizado. Los golpes que había recibido por no pensar dos veces las cosas. La gente a la que había apalizado por un tonto impulso. Y una lágrima empezó a deslizarse lentamente por su mejilla. Era la primera de tantas que tendrían que salir.

Luka necesitaba desahogarse, hacía años que no lloraba y sentir esa explosión de sentimientos, ese nudo en la garganta, esas ganas de acabar con todo, esa cercanía emocional. Le vino de perlas. Y así continuó durante quince agobiantes minutos en los que las lágrimas empezaron a juntarse en un improvisado y caudaloso río en sus mejillas. Se tapó los ojos y miró en su interior.

Todo lucía gris. Había muchas más sombras que luces. Más momentos tristes que alegres. Más penas que glorias. ¿Y qué tenía sentido en aquella tormenta interna?

El Gyojin se lo preguntaba una y otra vez. Desde la niñez había estado solo, y así había sido mejor. Era una bomba de relojería, y nadie quería estar cerca cuando explotase. Pero tenía a los Arashi, su única familia de verdad. Una familia que cargaba con su forma de ser y se aprovechaba de ella en los momentos oportunos. Los Arashi eran una mezcla entre cordura y locura. Entre el bien y el mal. Rozaban la legalidad de la ilegalidad. Pero sobre todo, cuidaban los unos de los otros. ¿Por qué no centrarse en eso, Luka? Con sus impulsos había salvado vidas. También había acabado con otras. ¿Pero qué lo hacía distinto a los demás?

Si había que entrar en algún sitio a robar algo, sabía que cada miembro actuaría distinto. Zane echaría la puerta abajo e intimidaría a quien fuera que hubiese allí. Therax abriría el pomo con delicadeza e intentaría entrar sin que nadie le viese. Spanner… Spanner no contaba. Se haría intangible y ya está. Alviss probablemente contratase a alguien a cambio de chocolate para que hiciese su trabajo. Nox, por su parte, acataria las órdenes del capitán sin dudarlo. Y luego estaba Luka, el más temperamental. La sangre caliente de la banda. Tiraría la puerta abajo y se pegaría con cualquiera que hubiese dentro. Incluso puede que después se olvidase de coger lo que tenía que robar. Eso les diferenciaba, y era lo que enriquecía a la banda. Distintos tipos de personas, diferentes pensamientos. Formas de actuar dispares, y habilidades totalmente diferentes unas de otras.

Luka se frotó los ojos y entró al baño, se lavó la cara varias veces hasta que no se le notaba demasiado haber llorado. Sólo tenía un ligero color rojizo en los ojos, fruto de las propias lágrimas. Tras ello salió de la habitación -no sin antes perfurmarse excesivamente-, y llegó hasta la de Zane. Miró el reloj colgado en uno de los pasillos del hostal y comprobó que eran las siete y diez. Llamaría a la puerta y entraría si se lo permitían. Se pondría cómodo y se limitaría a esperar, no tenía ganas de hablar. Y no creía que fuera a tenerlas en un tiempo. La dura apariencia de Luka poco tenía que ver con su interior en ese momento. Probablemente fuese la vez que más débil mentalmente se encontraba. Quizá cualquier cosa podría desestabilizarlo por completo. Oh, Selene. Selene le podía desestabilizar con su sola presencia. Esperaba que no fuese así y enterraran el hacha de guerra durante unos días, aunque no sabía si realmente así sería.



avatar
Luka Rooney
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 394
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
136480/790000  (136480/790000)
Berries: 31.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Marc Kiedis el Jue 1 Mar 2018 - 17:35

La conversación con Zane fue interesante a la par que sorprendente para el semigigante, pues el Antiguo Supernova no solo aceptó su ayuda en el lío en el que al parecer andaban metidos, sino que le invitó sutilmente a unirse a su tripulación. Todo esto, claro, después de preguntar qué hacía el grandullón en aquella isla.

- Que yo esté aquí tiene una explicación muy sencilla, la verdad. - contestó Marc, sonriente. - Después de separarme de vosotros, escuché que el Archipiélago Sabaody era el mejor lugar para un pirata que quisiera vivir aventuras, así que busqué un barco que se dirigiera hacia aquí, Y bueno, aquí estoy.

La ya de por sí alegre expresión del semigigante se tornó jubilosa al escuchar la propuesta del espadachín. Claro que le apetecía unirse a su banda, no se le ocurrían muchas ideas mejores que surcar los mares en compañía del Zane, Luka, Therax y el resto de sus nakamas. Tan solo había una pequeña cosa que le preocupaba: no estar a la altura. Así que, su jovial respuesta fue:

- ¡Por supuesto, estaría encantado de navegar con vosotros! Aunque no sé si, como todavía no soy tan fuerte como vosotros,
sería más un estorbo que una ayuda. Pero si aún así me queréis como vuestro nakama, acepto encantado la oferta y prometo ayudar en todo lo que pueda, además de encargarme de cocinar.


La sonrisa de Marc parecía estar a punto de salirse de su cara cuando se marchó a descansar a su habitación una vez que el pelirrojo se volvió para conversar con un espadachín de pelo morado y rostro serio y melancólico. Cuando apenas llevaba un rato tumbado en su enorme cama (había necesitado la más grande que había en toda la casa de variedades), alguien llamó a su puerta. Se trataba nada más y nada menos que de Therax, a quien el semigigante saludó efusivamente. El rubio le comunicó que habían quedado en reunirse todos en la habitación de Zane a las siete y media, es decir, tres cuartos de hora después. El grandullón, asintiendo con firmeza, le aseguró que estaría allí a tiempo.

Pocos minutos después de que el espadachín se marchara a seguir avisando a sus compañeros sobre la reunión, de nuevo alguien tocó la puerta de la habitación. En esta ocasión se trataba de un tal "dedos mágicos", un sastre al que el pelirrojo había pedido que consiguiera trajes para todos de cara a la "fiesta" a la que debían asistir. Por desgracia, no se fabricaban apenas trajes para los semigigantes, pues estos no eran precisamente conocidos por su elegancia y glamour a la hora de vestir. Y, en aquella ocasión, eso jugó en su contra.

El sastre tan solo pudo ofrecer a Marc un traje que, cuanto menos, se podría calificar como muy llamativo. De un color rojo intenso que el grandullón encontraba bastante agradable, pero con unas enormes y horribles solapas, no terminaba de convencer al semigigante. No obstante, parecía la prenda más bonita de los siete mares comparada con la exageradamente decorada camisa. Tenía tal cantidad de florituras y abultados pliegues que resultaba difícil incluso averiguar por dónde había que meter la cabeza. Para rematar el atuendo, la parte favorita de Marc: una sencilla y elegante pajarita de un vivo color carmesí.

Dio las gracias a "dedos mágicos" por la peculiar vestimenta que le había proporcionado y, cuando este se marchó, comenzó a prepararse para la reunión. En cuanto terminó de ponerse aquel atentado contra la moda (pajarita aparte, que esta sí que le gustaba), el semigigante experimentó una sensación un tanto extraña. No sabía por qué, pero tenía ganas de decir dos raras palabras: Wingardium Leviosá. Y para colmo, pese a no tener ni idea de lo que significaban o incluso de en qué idioma estaban, algo en lo más profundo de su ser le decía que había algo incorrecto en ellas.

Viendo que ya eran las siete y cuarto, salió de su habitación y se dirigió a recepción para preguntar el número de la habitación de Zane. Una vez hecho esto, se puso en camino, preguntándose dos cosas: de qué hablarían en la reunión, y si los demás irían también ya arreglados para la fiesta. Esperaba que la respuesta a la segunda cuestión fuese afirmativa. De lo contrario, con aquel horrendo disfraz, llamaría aún más la atención de lo que ya lo hacía normalmente.
avatar
Marc Kiedis
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 134
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
49/150  (49/150)
Experiencia:
50915/790000  (50915/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.