Link
Normas

[Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 17 Abr 2018 - 13:24

Se sorprendió al ver que su oponente resistió casi por completo la explosión de llamas, incluso a una distancia tan corta. Y por culpa de ese momento de impresión, recibió un fuerte puñetazo en el rostro que la mandó a volar unos cuantos metros, para luego caer y agrietar ligeramente el suelo. Definitivamente lo que usó esa mujer fue haki de armadura, y no precisamente uno débil. La batalla de repente se volvió interesante, pues ahora no solo luchaba por deshacerse del problema, sino que también lo hacía para ver qué tan lejos podía llegar Tika. Se incorporó y luego pasó el antebrazo por sus labios, quitándose la sangre y fijando la mirada en la pirata enemiga. «No puedo dejar que me de otro golpe así, este ya dolió lo suficiente...», pensó. ¿Qué estrategia usar? Era una luchadora cuerpo a cuerpo y seguramente superaba en creces la fuerza física de Katharina, por lo que mantener una pelea a corta distancia no parecía ser la mejor opción. Sin embargo, a pesar de tener una puntería decente, no estaba especializada en el uso de armas a distancia. Quizás podía manejar una pistola, pero poco más.

Dejando las reflexiones a un lado, cerró los ojos y reunió energía mágica al mismo tiempo que su oponente corría hacia ella. Pero cuando llegó, ya fue demasiado tarde. En torno a la bruja corría un viento congelante y había varios afilados cristales de hielo, girando como si ella fuese el centro de gravedad. Tika se detuvo en seco al ver lo que la pelirrosa creó, inspeccionando con la vista lo que veía. Si no podía usar un arco por no contar con la habilidad suificiente, crearía una “munición” diferente. Y así fue como uno de esos cristales salió proyectado a toda velocidad, buscando herir a la mujer de orejas alargadas. Este rozó la zona abdominal izquierda, y el otro la derecha. Pronto fue una lluvia de proyectiles que no permitía que la albina se acercase a Katharina, terminando por hacerla enfadar.

—¡Dragon...Blast!

Cuando el puño de la mujer impactó contra el suelo, pareció oírse el rugido de una bestia. Y luego todos los cristales de hielo desaparecieron por la poderosa onda de choque, la misma que hizo tambalear a Katharina. En la zona que golpeó Tika, se gormó un cráter lo suficientemente profundo como para pensar que si ese golpe le impactaba, estaría en graves problemas. Por suerte no fue a ella quien le dio, y la intención de la albina era destruir el armamento de la pelirrosa. La bruja no pudo evitar soltar una sonrisa de satisfacción, había pasado un tiempo desde que no se enfrentaba a alguien que diese cara. No obstante, no podía evitar preguntarse qué hacía una mujer tan fuerte bajo el mando de Loretta. No se veía de esas personas cuya motivación era el dinero, lo hacía por algo más.

—Qué poder... ¿Por qué te escondes bajo la sombra de esta mujer, Strange? ¿Qué es lo que intentas proteger? —Le preguntó como si supiese de lo que estaba hablando, pero en verdad no.

—Eso no es de tu incumbencia —respondió friamente Tika—. Entiendo que no quieras pelear, pero yo sí debo hacerlo. No tengo otra opción.

La última frase de Tika Strange hizo ensombrecer el rostro de la bruja, cuya mirada se volvió tan siniestra y fría que hizo retroceder a su oponente. Era como si un demonio mismo la estuviese viendo con ansias de hacerle daño. Pero no era así. ¿Qué era todo eso de que no tenía opción? Sin duda alguna, Loretta se había metido tanto en la cabeza de la albina que la ató con unos grilletes invisibles... Y esos eran los más difíciles de romper. Katharina estaba dispuesta a hacerlo, pues mantenía un interés genuino en Tika. Sin embargo, no sería fácil hacerle entender que era una mujer libre y podía decidir a quién seguir como líder. Ya estaba cansada de que hubiera gente que se dejase domar con tanta facilidad, ella prefería un mundo caótico y salvaje antes que uno sumiso y callado.

Usó su técnica similar al Soru, pero aún más rápida. Apareció justo frente a Tika para luego realizar una serie de tajos en todas direcciones... Uno diagonal y ascendente seguido de otro vertical pero descendente, para luego girar sobre su propio eje y ocasionar un corte arqueado y horizontal, como si estuviese bailando sobre el campo de batalla. Finalizó su combo ofensivo con una estocada que apuntaba al estómago, aunque no para ocasionarle una herida mortal. La albina, por su parte, consiguió protegerse efectivamente contra el primero y tercero de los ataques de la espadachina. Cuando la espada atravesó su estómago, soltó un grito ahogado acompañado de una lágrima, pero no de dolor. Enseguida su rodilla se encontró con el suelo y su mirada se detuvo en los ojos de su oponente.

—Si quieres acabar con...

—¡Silencio! —Ordenó— Ya has hablado suficiente, ahora me toca a mí. No sé qué clase de relación tienes con Loretta, no sé qué tanto le debes a tus compañeros y a esa mujer, pero estoy convencida de que no es nada tan importante como para que hayas perdido las ganas de vivir en libertad —le mencionó y más que alentarla, parecía estar regañándola—. Si vas a luchar contra mí que sea porque tú lo decidiste y no porque Loretta, o quien sea, te lo haya impuesto. Te levantarás como una mujer libre, o morirás en el suelo... como esclava.



avatar

Mensajes : 691
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
157879/790000  (157879/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Miér 2 Mayo 2018 - 20:57

El ambiente se había caldeado más de lo deseable. Tal vez su comentario acerca de las cicatrices de Loretta no hubiese sido el más acertado, pero ¿quién era ella para exigirle como compensación de nada? Si quería tratarle como a un trozo de carne no merecía ningún tipo de consideración por su parte. Además, ¿desde cuándo le importaba a él lo que un desconocido pudiese pensar o cómo reaccionase a sus comentarios?

De un modo u otro, lo cierto era que la situación había adquirido un cariz no demasiado esperanzador. Varios gorilas les habían rodeado a la señal de su jefa y, por si no fuese suficiente, una grupo de piratas se habían acercado para ofrecer su ayuda a la anfitriona. Therax no pudo evitar sentir asco al ver su actitud, pero un escalofrío expulsó de su mente cualquier pensamiento. El pelirrojo había vuelto a hacer uso de su haki del rey sin avisar, logrando que bastantes hombres de los que conformaban el cerco cayesen en el acto.

Como no podía ser de otro modo, el capitán que no había dudado en ofrecer su apoyo a Loretta permaneció de pie, aunque no parecía demasiado contento con lo que acababa de hacer Zane. El rubio asintió ante la orden del "Descamisetado", consciente de quién era el tipo al que se enfrentaba.

«Levant L. Animo», pensó, recordando su cara en los carteles que había ido viendo con el paso del tiempo. Sobre su cabeza había una recompensa que, si no recordaba mal, rondaba los ciento cincuenta millones de berries. Aquella cifra superaba con creces la suya, aunque aquello no era muy difícil. No obstante, si algo había aprendido en Buia era que el botín ofrecido por la captura de alguien no bastaba para delimitar su poder. No, no pensaba dejarse intimidar por aquel tipo por mucho dinero que valiese su -especialmente desagradable, por cierto- cara.

El rubio desenfundó a Byakko y a Yuki-onna mientras comenzaban los primeros enfrentamientos. Vio por el rabillo del ojo cómo un sujeto corpulento de vello escandalosamente verde se lanzaba a por Marc. Un tipo trajeado se convirtió en el oponente de Luka y Selene, alejándose del grupo, comenzó a intercambias golpes con una mujer de aspecto llamativamente extraño.

-A ti te toca jugar conmigo -dijo en voz baja, pero empleando una potencia lo suficientemente alta como para que Levant pudiese oírle. El capitán le respondió con una sonrisa torcida, sacando a relucir la más descuidada de las dentaduras -si es que a los dos dientes que le quedaban se les podía atribuir tal nombre-.

Sin añadir nada más, el domador se impulsó hacia él y trazó un corte oblicuo con Byakko en dirección a su hombro derecho. Cuál fue su sorpresa al comprobar que, con un rápido movimiento, el desdentado sacaba de algún lugar su arma y la enarbolaba para frenar su tajo. ¿Qué demonios era aquello? Había visto naginatas con anterioridad, pero aquello era diferente. De tamaño considerable, blandía el equivalente a dos hachas gigantescas unidas por su extremo de su mango. Lo hacía con soltura pese a no ser alguien excesivamente corpulento. ¿Cuánta fuerza atesoraría en realidad? Seguramente mucha, aunque eso era algo que estaba por comprobar.

El capitán pirata había frenado su estocada, pero eso no impidió que Therax prosiguiese con su ofensiva. Encadenó una serie de cortes en todas direcciones, alternando trayectorias verticales, horizontales y oblicuos con el fin de alcanzar a su oponente en un descuido. Sin embargo, por cómo se movía quedaba claro que era alguien experimentado. Sus movimientos eran medidos y precisos, empleando la energía justa y necesaria para bloquear o evadir sus ataques sin cansarse más de lo necesario.

Cuando parecía que lo único que haría sería defenderse, Levant tomó la iniciativa. Tras bloquear un tajo descendente, semiflexionó las rodillas y giro un tanto los talones, respondiendo con un hachazo horizontal. De haber alcanzado al domador, con toda seguridad habría separado el torso de sus piernas. Sin embargo, el espadachín reaccionó a tiempo y saltó hacia atrás justo para comprobar cómo su ropa era segada. Un hilillo de sangre nació de su abdomen, tiñendo de carmesí la camisa.

-Era prestada, ¿sabes? No pienso darle un duro al dueño, así que te toca pagar -dijo, obteniendo a cambio un golpe vertical que prometía incrustarle uno de los filos en la cabeza. Therax se hizo a un lado, comprobando cómo el suelo cedía ante la potencia del mellado y despedía múltiples fragmentos de mármol en todas direcciones. Debía asegurarse de no ser alcanzado.

Con un nuevo movimiento, su rival trazó de alcanzarle en el hombro. Un sinfín de chispas de color verdoso nació del filo del arma, que adquirió una inconfundible tonalidad oscura. «Haki de armadura, ¿no?», pensó el rubio al tiempo que esbozaba una amplia sonrisa.

La electricidad que emanaba de la poco común hacha creció, multiplicando el número y tamaño de los pequeños rayos que nacían de ella. Estos se extendían por los alrededores, alcanzando periódicamente al espadachín y liberando descargas eléctricas que, si bien eran insuficientes para inmovilizarle, entorpecían sus movimientos.

Ese hecho se hacía notar en cómo se defendía, pues cada vez le costaba más esquivar los ataques de Levant. Se había visto obligado en más de una ocasión a emplear sus espadas para frenar las acometidas que lanzaba su adversario, y no sabía cuánto podría aguantar así. No contemplaba la posibilidad de perder ante aquel tipo, no delante de los demás cuando su capitán le había ordenado de forma expresa que se encargase de él. En consecuencia debía ingeniárselas para zanjar el enfrentamiento cuanto antes, recibiendo en el proceso el menor daño posible. ¿Quién sabía qué les podría tirar Loretta encima una vez todo terminase?

«Tal vez», pensó, recordando las innumerables jornadas que había dedicado al entrenamiento en Buia. El estilo de lucha del ejército local se caracterizaba por el uso de la electricidad como parte fundamental y, con mucho esfuerzo, el espadachín había alcanzado cierto dominio de él. Se encontraba aún muy lejos del nivel que exhibían los soldados más experimentados, pero tal vez hubiese llegado el momento de dar un paso hacia delante… ¿Por qué no combatir electricidad con electricidad? ¿Saldría bien? Más le valía.

Un chirrido se propagó por el aire antes de que pequeñas chispas azuladas comenzaran a brotar del cuerpo de Therax. Eran pequeñas en un primer momento, pero no tardaron en comenzar a crecer hasta adoptar la forma de pequeños rayos. Aquello no era nada nuevo; el rubio era capaz de hacerlo desde hacía mucho tiempo. Sin embargo, no sabía si las propiedades de la electricidad que creaba servirían para lo que tenía en mente.

Rezando en su fuero interno para que así fuera, reanudó la ofensiva ante la sonrisa de suficiencia de Levant. El pirata blandió su arma, cortando el aire y creando una onda de un brillante color verde que avanzó hacia el domador. No lo esperaba, así que se vio obligado a detenerla empleando a Byakko y a Yuki-onna. Un destello amarillo nació del punto donde los filos colisionaron, pero varias centellas verdosas continuaron su camino e incidieron sobre la piel del domador. Una sensación que ya había experimentado anteriormente volvió a aparecer en los puntos donde la electricidad había contactado con él. Era un hormigueo, un leve pero molesto entumecimiento que le molestaba al moverse.

Una carcajada brotó de la garganta del capitán pirata, obteniendo como respuesta un tajo horizontal de parte del domador. Buscaba su abdomen, pero únicamente cortó el aire antes de continuar con su ofensiva. Encadenó una serie de tajos en múltiples direcciones, buscando una fisura en la impenetrable defensa de su rival, mas no la encontró. Su oponente parecía estar divirtiéndose, hecho que molestaba sobremanera al espadachín.

Fue entonces cuando, harto de golpear los filos de las hachas, Therax desapareció ante los ojos de su rival. Reapareció algunos metros por detrás de su posición, habiendo dejado tras de sí una silueta de sí mismo compuesta de la misma electricidad que le rodeaba. Por desgracia para él, Levant había logrado reaccionar a su ataque y bloquearlo en parte. Sin embargo, un corte de muy mal aspecto adornaba su costado derecho, vomitando sangre que teñía de carmesí su atuendo.

Su mirada no había cambiado. Ya no era divertida, sino colérica. El número de chispas verdosas se incrementó, aunque no su tamaño. Acto seguido, tras proferir un grito de rabia, se abalanzó sobre el rubio con su arma en alto.

Sus acometidas eran más veloces que anteriormente, aunque de la rabia que se podía apreciar en ellas se podía intuir que estaba perdiendo el control. Rayos de color verdoso continuaban naciendo de él, muchos de los cuales se encontraban con los del espadachín. Sin embargo, muchos continuaban pasando la improvisada barrera de Therax y alcanzando su piel.

«Un poco más», se dijo el domador al tiempo que se apartaba de su rival. Levant continuaba atacando, aunque sus envites eran cada vez más lentos. ¿Se estaría cansando? Eso esperaba. Por otro lado, las chispas verdes habían ido disminuyendo el número de contactos que lograban hacer al enfrentarse a las del rubio.

Aquel detalle le permitía moverse con libertad, por lo que pudo aprovechar un instante de vacilación de su contrincante para tomar la iniciativa. Con su propia electricidad interceptando la de su enemigo, los cortes se comenzaron a suceder a una velocidad mayor de la demostrada hasta el momento.

Al mismo tiempo, una gran cantidad de vaho comenzó a nacer del cuerpo de Therax, consolidándose a su alrededor en forma de afiladas y largas agujas de hielo que quedaron suspendidas en el aire. Los ojos del pirata demostraban que era consciente de lo que sucedía a su alrededor, pero las estocadas del espadachín le impedían centrarse por completo en lo que sucedía a su alrededor.

Y de repente, todo paró. Una veintena de agujas volaron en dirección a Levant, que intentó detenerlas empleando su arma. Al hacerlo, el domador logró alcanzarle con sus espadas y quebrar su defensa. Su torso fue atravesado por tres proyectiles, mientras que el resto de las que no habían sido interceptadas pasaron a alojarse en diferentes zonas de su cuerpo.

Jadeando, Therax envainó sus espadas y se volvió para clavar su mirada en Loretta. Centenares de virotes helados continuaban flotando, como si se encontrasen sujetos por cuerdas que los mantenían inmóviles.

-¿Tienes algo más para nosotros? –preguntó.
Lo que me gustaría sacar, que luego se me olvida… :3:
Intercepción eléctrica (tengo que pensar otro nombre): del cuerpo de Therax nace un sinfín de chispas de color azulado, las cuales pueden crecer hasta alcanzar el tamaño de pequeños rayos a su voluntad. Estos rayos pueden abarcar un área de un metro como máximo y no tienen utilidad ofensiva.

No obstante, son capaces de anular o disminuir los efectos de determinadas técnicas eléctricas:

  • Efectos menores (entumecimientos leves principalmente): siempre y cuando la técnica en cuestión no sea capaz de pasar de ese entumecimiento leve, Therax es capaz de no verse afectado por este efecto.
  • Efectos intermedios (adormecimientos o entumecimientos acumulativos, por ejemplo): una única vez, Therax puede asumir un adormecimiento como un entumecimiento leve. Del mismo modo, en caso de que contactos repetidos creen un efecto acumulativo, es capaz de ignorar el primer contacto (aumenta en uno el número de contactos necesarios para conseguir los efectos deseados).
  • Efectos graves (técnicas potentes en general): esta habilidad no constituye ninguna defensa útil ni real frente a este tipo de ofensivas.


Nota: Therax ya puede extender la electricidad por sus armas de forma pasiva gracias a un ámbito. Lo que pretendo hacer es ampliar la extensión de esto y darle una mejora de utilidad bélica. Mejorar la pasiva del ámbito mediante un PU, vamos. La intención es usar esto como una primera mejora para, a partir de aquí, potenciar las capacidades defensivas o desarrollar capacidades ofensivas.

He usado como ejemplo el entumecimiento, pero la idea es que la reducción de los efectos siguiera esta misma escala para cualquier efecto fruto de una técnica eléctrica.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 875
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Zane D. Kenshin el Lun 7 Mayo 2018 - 23:29

Aquella agradable velada se había vuelto un caos de gritos, peleas y robos varios. La que debía ser la fiesta del año, el evento del que se iba a estar hablando durante semanas, quizás meses, se había tornado de rojo y olor a pólvora. Yo no podía evitar apartar la mirada de Loretta y ese cuerpo resultón, mientras Therax, que era uno de los candidatos más fuertes para volverse mi tercero de abordo, aunque era algo que todos desconocían, estaba enfrentándose de igual a igual a otro capitán pirata. La mafiosa estaba sonriente, incluso me guiñó un ojo, mientras se cruzaba de brazos y veía el estropicio que estaba ocurriendo en su hotel. Entre tanto, el alboroto en la parte trasera de aquella estancia, donde debían estar los esclavos, era más notoria. Y de la nada, como si de un grupo de espectros se tratasen, aparecieron Spanner y Alviss junto a la sirena amiga del escuadrón náutico.

-Os recordaba más rápido –comenté, sonriente.

No sé qué pasó, ni en qué momento ocurrió, pero cuando quise darme cuenta, el suelo había desaparecido y había aterrizado de culo sobre un conducto que descendía hacia saber dónde. La velocidad que cobraba me recordaba a las de los toboganes de los parques de atracciones; y tenía que ser grande, porque a mi lado estaba Marc.

-¡Yiiiiaaaaaah! –grité, sin preocuparme hacia dónde íbamos. ¿Al agua? ¿A algún tipo de cárcel subterránea? No, ninguno de esos lugares. Después de más de dos minutos deslizándonos hacia ningún lugar exacto, acabamos justo en las cloacas de la isla. Un lugar asqueroso y lleno de mugre-. ¿Todos, bien? A excepción de la mierda, claro.

Una vez respondieron, chaqueé los dedos y cree una llama para iluminar el lugar. Era un sitio oscuro y pringoso, lleno de heces y ratas de un tamaño considerable, que huían de la luz como un D. Kenshin de un okama, a toda velocidad y sin mirar a hacia atrás.

-Creo que deberíamos buscar una salida. Pero estad atentos, si Loretta nos ha enviado hacia aquí abajo es por algo.

El fuego iluminaba el camino y dimos con una escalera ascendente que llevaba a la calle. Fui el último en subir, pues mi fuego era lo único que iluminaba aquel sobrio lugar. Cuando fue mi turno y llegue a la superficie la gente gritaba.

-Maldita Loretta… -susurré, al ver como estábamos en mitad de la zona residencial del manglar cuarenta y cuatro, rodeado de marines apuntándonos con sus armas. Por sus vestimentas eran soldados rasos y algún que otro cabo, poca cosa, pero cada vez venían más-. ¡Chicos! –alcé la voz-. Es hora de acatar la más noble y ancestral de las tradiciones piratas: ¡HUID!

Rápidamente, tras embestir a todos los marines que nos rodeaban creando un pequeño tornado de ondas cortantes, puse rumbo hacia donde estaba nuestro barco.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Miér 9 Mayo 2018 - 19:21

Cuando el tiburón llegó donde los demás, parecía haber poco espectáculo. Aunque para su gusto, tanto Alviss como Spaner habían conseguido infiltrarse y traer a la sirena, la cual lucìa tan bella como una sirena ha de ser. Pelirroja, de ojos verdes y colorados mofletes, cuyos pechos harían perder la cabeza a cualquiera. Sin duda, era la segunda sirena más bella que jamás había visto. Quizá intentase cosas de mayores en el futuro con ella. A fin de cuentas, era el Gyojin más fuerte y atractivo de la banda. Y no olía tan mal como Bak.

Quizá el tiburón había sido el más lento derrotando a su adversario, el cual aún permanecía en su hombro y del cual seguía extrayendo sangre y líquidos varios. Cada vez los fluidos salían con mayor facilidad y había una menor cantidad de interrupciones. Sin embargo, cuando la piel del humano estaba rozando los huesos, cuando su rostro se veía más “chupado” que nunca, algo hizo al habitante del mar bailar sobre el aire. ¿Sobre el aire?

Sí. Donde había suelo ya no lo había. Donde estaba su rival ya no había nada. Y donde había calma… ahora inundaba una gran diversión.

Aunque el tiburón intentó frenar en el aire golpeando éste con sus pies, un potente culazo de Marc lo estampó contra la pared del conducto, invitándole a estar quietecito y sin armar mucho revuelo. Sólo esperaba que primero, cayese sobre algo blando y seguro y segundo, Marc no cayese sobre él. Incluso se tomó unos segundos hasta que decidió advertirselo.

-¡Marc! Ni se te ocurra caer sobre mí eh… si no… -intentó pensar en qué decir, sin mucho éxito- ¡Te reviento!

Los primeros quince segundos cayendo sobre el túnel fueron impactantes. Los siguientes treinta divertidos. El minuto restante, bastante aburrido. El tiburón se sintió cual niño en la parte trasera del coche en un viaje largo. Aunque tuvo la decencia de no abrir la boca.

Cuando descendieron por completo, el habitante del mar cayó sobre las aguas fecales de lo que con toda seguridad era el alcantarillado de la ciudad.

-Yo estoy bien -comentó ante la pregunta de su capitán-. Pero… ¿Qué ha pasado? Este conducto debe llevar a algún lado… y creo que quieren que vayamos a ese lado.

Las deducciones del gyojin parecían las más lógicas, ya que aparentemente solo los miembros de la banda habían caído al suelo. Y quizá alguno de sus compañeros había visto cómo alguien accionaba una trampilla, como en las películas ¿Dónde acabarían yendo?

La luz se hizo tras el chasquido de Zane, y Luka se dedicó a seguir al resto. No sin antes ser gentil con la sirena, a la cual cogió en brazos e intentó sacar conversación.

-Hola querida, ¿Cómo te llamas?
-Amy. Tú eres Luka, ¿verdad?
-Sí, ¿acaso nos conocemos?
-No. No personalmente al menos. Pero nací en la isla Gyojin y han contado muchas historias de tí. Incluso he oído que salvaste a la isla de un asalto pirata hace meses. Creo que eres un ídolo para la gran mayoría de la isla. Incluso para mí -comentó a la par que guiñaba un ojo-. ¿Podré quedarme unos días con vosotros?

Aquella sutil forma de hablar, mezclada con la angelical voz de la sirena, su sensualidad guiñando el ojo y su predisposición a seguir en contacto con el tiburón, provocó una erupción en Luka. Su miembro viril se puso como un calcetín lleno de arena mojada. Como la chimenea de un transatlántico. Cómo un tanque apuntando a un tejado. Aquello causó que la aorta se le moviese de sitio. Su frenillo mutó hasta tal punto de estar listo para tirar fechas.

Pero parecía que todo momento medio romántico medio pervertido debía llegar a su fin antes de culminar en un rotundo éxito. En aquella ocasión fue debido a que Zane dió con la salida.

-Claro, ¿tienes alguna herida? Ya hablaremos más lentamente sobre todo esto, es hora de irnos de aquí.

Cuando todos subieron, se toparon con una serie de marines que les rodeaban y, como siempre, esperaban una rendición por su parte.

-Supongo que aquí estaba la trampa -susurró mientras agarraba con fuerza a su nueva amiga-. Salgamos de aquí.

Ante la invitación a huir de Zane, los marines respondieron con fuego. Y el fuego besó los finos brazos de Amy, que dio un fuerte grito de dolor. Durante un segundo el tiburón estuvo a punto de girarse y enfrentarse a todos los marines él solo, pero recordó lo pasado en la isla Gyojin y, por primera vez desde aquél incidente, se decidió a actuar con cabeza.

-Aguanta… dime qué grupo sanguíneo tienes, y quizá te pueda ayudar.
-AB+
-Eres perfecta hasta para eso -comentó mientras guiñaba un ojo de una manera ligeramente sexy.


avatar

Mensajes : 428
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150082/790000  (150082/790000)
Berries: 36.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 13 Mayo 2018 - 19:17

Antes de que la chica pudiera responder, el suelo desapareció para dar paso a lo que parecía ser un tobogán. Lo último que Katharina vio antes de perderse en la oscuridad, fueron los ojos de su oponente… y sonrió. «Al menos tomó una decisión», se dijo a sí misma. Ahora tenía un motivo para volver a aquel lugar, pues la mujer con la que alguna vez peleó, había decidido levantarse como alguien libre. ¿Y acaso no valía la pena arriesgarse para volver a por ella? En todo caso, todas esas ideas de libertad y cosas trascendentes, debían ser pensadas en otro momento, pues ahora lo importante era saber qué hacer en esa situación.

Tuvo suerte de no ser aplastada por el pesado cuerpo del alegre semigigante que les acompañaba. Estuvo cayendo durante un par de minutos, hasta que sus pies encontraron el suelo. Ella y los demás piratas, estaban en las cloacas de la isla. La bruja se llevó la mano a la nariz cuando advirtió el nauseabundo olor, frunciendo el ceño y preguntándose qué era lo que había hecho para terminar en un lugar así. Y de pronto, justo después de las palabras del pelirrojo, una tenue luz iluminó el pasaje. El panorama era aún más repugnante ahora que Katharina podía ver lo que había con sus propios ojos… Ratas por todos lados, incluso heces del tamaño de un gato. ¿Acaso en Shabaody vivían gigantes? No tenía ninguna magia para el mal olor o algo por el estilo, así que únicamente quedaba aguantarse hasta que encontrasen la salida.

—Cuando salga de aquí, juro que mataré a esa mujer… —susurró para sí misma.

Caminó justo detrás de Zane y luego subió las escaleras. Se encontró en la calle, rodeada de un ejército de marines que apuntaban con fusiles al peculiar grupo de criminales. El capitán de los Arashi ordenó la huida, algo bastante común en gente sin honor como lo es un pirata. Katharina se hubiese quedado peleando, pero la mejor opción en ese momento era seguir a Zane y compañía. No es que le agradara del todo la idea, pero si aparecía algún perro del Gobierno Mundial con suficiente poder para provocarle problemas, esperaba contar con algo de ayuda. Usando la telequinesis, dejó que su guadaña bailase el vals de la muerte, provocando la confusión en el grupo de marines.



avatar

Mensajes : 691
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
157879/790000  (157879/790000)
Berries: 19.723.800

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Therax Palatiard el Lun 14 Mayo 2018 - 0:56

Las agujas permanecían en el aire mientras su creador jadeaba. La quietud que mostraban, suspendidas a diferentes alturas, hacíanparecer que el tiempo se había detenido. Se la había marcado, tenía que admitirlo, así que se permitió el lujo de mostrar una sonrisa de satisfacción antes de que la belleza del cuadro se esfumase.

Apenas había durado unos instantes, pero por un momento realmente había creído percibir que todos coincidían en un segundo de inmovilidad. ¿Se lo había imaginado? Seguramente; tal vez debiera plantearse dormir alguna hora más por las noches. Fuera como fuere, Spanner y Alviss aparecieron en escena poco después. ¿Dónde demonios habían estado? Iba a preguntárselo, aprovechando su momento de éxtasis y confianza para cargar su comentario de todo el reproche posible, pero no le dejaron. ¿Por qué nunca le permitían decir lo que quería? ¿A qué se debía que siempre tuviera que interrumpirle algo o alguien?

En aquella ocasión fue un suelo que tuvo a bien abrirse para engullir a los Arashi al completo -por orden y deseo de alguien, por descontado-. Pudo escuchar cómo los demás caían por delante de su posición y cómo comenzaban a deslizarse por... ¿qué demonios era aquello? ¿Un tobogán? «Genial. ¿También vamos a terminar en una piscina?», se preguntó mientras comenzaba a descender.

Lo cierto era que la pendiente hacía que se desplazasen a gran velocidad, tal y como indicaban los gritos de algunos de sus compañeros. Por su parte, el rubio estaba más que acostumbrado a viajar a una velocidad muy superior, por lo que lo único que había en su mente era un interrogante: ¿qué les esperaría al final del tobogán?

Un nauseabundo olor respondió a su pregunta antes de oír el primer chapoteo. Uno a uno, todos sus compañeros fueron aterrizando sobre un desagradable líquido que, sin duda alguna, debía servir de vehículo para los excrementos de a saber cuántos seres vivos. Therax cerró los ojos un instante, esperando sentir la fétida humedad impregnar su ropa, pero eso nunca pasó. Al abrirlos encontró a su salvador, Nox, justo debajo de él.

El más veterano le había servido de colchón, llevándose -literalmente- la mierda de los dos. El espadachín se levantó al instante, colocando sus pies sobre unas piedras situadas en el margen del túnel. ¿Sería capaz de librarse de las aguas fecales? Lo intentaría. La ropa de Orzech tenía pinta de ser cara, y ya eran muchas las pertenencias del hermano de Zane que había echado a perder de un modo u otro.

Siguió al resto del grupo, desplazándose entre los escasos salientes que no se hundían en las profundidades de las aguas sucias. Iluminados por una llama generada por Zane, terminaron por detenerse frente a una escalera que debía sacarles de las pestilentes profundidades de la tierra.

Fue el primero en subir, seguido de cerca por Nox y Alviss, mas el recibimiento que les esperaba al subir casi hizo que deseara volver a las alcantarillas. ¿Cuántos rifles podía haber allí? A saber, pero tantos como uniformes blanquiazules, y desde luego no eran pocos.

-No hace falta que lo digas dos veces -respondió ante el comentario de su capitán. En apenas un instante, un manto de energía azulada con la forma de un águila cubrió su cuerpo, causando que dos amplias alas de la misma naturaleza brotaran de su espalda. Agarró con firmeza a Osu y a Alviss y, tras generar una poderosa corriente de viento que expandió a su alrededor, alzó el vuelo.

Había logrado generar un pequeño momento de distracción, lo justo para elevarse hacia las alturas sin que los disparos le alcanzasen. Se detuvo varias decenas de metros para ver qué dirección tomaba su capitán y, después de averiguarlo, le siguió. En cada mano llevaba a un miembro de los Arashi como paquete y, sin duda alguna, se dirigían al barco para decidir cuál sería su próximo paso. «Maldita arpía», se dijo, materializando en su mente la imagen de Loretta.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 875
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Marc Kiedis el Miér 16 Mayo 2018 - 17:24

En mitad de la trifulca, Alviss y Spanner aparecieron junto a la sirena a la que se suponía debían rescatar. El semigigante se alegró mucho de ver que la misión de sus compañeros había tenido éxito y habían logrado salvar a la amiga del escuadrón marino, a quien habían venido a buscar. No obstante, la dicha duró muy poco, pues el suelo se abrió repentinamente bajo los pies de todo el grupo.

Cuando Marc quiso darse cuenta, se hallaba deslizándose a toda velocidad por un empinado tobogán al lado de Zane. Observar la cara de velocidad del pelirrojo le ayudó a restar tensión a la situación, pues era tremendamente graciosa. Pese a la incertidumbre de dónde iban a aterrizar, el grandullón no pudo evitar soltar una sonora carcajada.

La caída le quitó las ganas de reírse. Nada más llegar al suelo, un penetrante y horrible olor inundó sus fosas nasales. Era peor incluso que el aroma del más fuerte de los quesos que había logrado crear alguna vez, y eso eran palabras mayores. Era verdaderamente vomitivo, y el semigigante pudo comprobar mientras se ponía en pie que todos sus compañeros estaban igual de asqueados. Tras la pregunta del Antiguo Supernova buscando asegurarse de que todos estuvieran bien, y de que todos respondiesen afirmativamente, la comitiva se puso en marcha por el único pasadizo que había. Lo recorrieron, guiados por la luz que Zane emitía, hasta dar con unas escaleras que, si bien parecían sospechosas, parecían la única manera de salir de allí.

La gran sorpresa llegó cuando lo hicieron. Resultaba ahora obvio que habían sido conducidos a una trampa, pues una auténtica legión de marines se encontraban a su alrededor apuntándoles con sus armas. Parecía que no les quedaba otra alternativa a parte de huir, cosa que al grandullón no se le daba precisamente bien, así que decidió hacer algo para ganar tiempo tanto para sí mismo como para sus compañeros. Reunió todo el queso fundido que fue capaz de crear y, calentándolo gracias a su control del fuego, lanzó una pequeña ola de queso ardiente contra varios de los marines en dirección contraria a la que sus compañeros estaban tomando. Acto seguido, se dio la vuelta y comenzó a correr tras sus amigos, buscando escapar de aquel lugar.

Cosas:
- Por tabla puedo crear 200 litros de queso, que caliento a 200ºC usando mi técnica Raclette.
avatar

Mensajes : 163
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
59/150  (59/150)
Experiencia:
63803/1000000  (63803/1000000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Noximilien el Dom 20 Mayo 2018 - 20:19

Acero, pólvora, sangre, hombres pez, queso. Todo volaba en la pelea, incluso las salchichas hechas de vejiga de oveja. La negativa del rubio, y además bastante ofensiva, le sintió a Loretta como una puñalada trapera. Los subordinados habían rodeado al grupo y de nuevo estaban metidos en el meollo.

- ¿En serio? ¿Ellos con esos tipos y los mierdecillas conmigo? –se quejó mientras desenfundaba, al ver que al contrario que algunos de sus compañeros, no tenía un rival individual sino que se le había agrupado a varios enemigos de tres al cuarto a la vez. Intentando compensar su fuerza individual con su mayor numero-.

Uno a uno, fue derribando en línea a sus débiles contrincantes, a la vez que partía en dos las espadas y otras armas de calidad cuestionable con su Sessaku, a la vez que de vez en cuando se desvanecía en sal y se rematerializaba al instante para soltar otro ataque.

Sin tiempo a reaccionar, el suelo se abrió bajo sus pies. Todos los miembros del Arashi cayeron y se deslizaron por toboganes, que parecían sacados de un parque infantil de mala muerte. Algunos de los compañeros de Nox se limitaron a gritar, aunque el enmascarado opto más por decir cosas como “Su puta madre, hostia puta, mierda mierda mierda” y otras palabras malsonantes. Al final del recorrido, acabaron aterrizando en unas cloacas malolientes, las cuales Nox se dio de lleno con las aguas enfánganosas.

- Que-puto-asco -pronuncio mientras tenía un respingo por la espalda por estar en medio de ese cumulo de mierda-. Al menos ha pasado lo pe…

Antes de terminar la frase, Therax se le cayó encima, recibiendo un buen golpe justo en el estómago y le hacía salpicar contra la contaminada agua.

- Si me encuentro con esta individua de nuevo… -se puso en pie e intento de alguna manera quitarse la suciedad-. Voy a hacer que se monte en el este trasto hasta que su maldito trasero deje impoluto el tobogán.

Viajaron por el túnel, acompañados por la tenue luz que producía el suzakku, hasta encontrar una salida hacia la superficie, pero que estaba esperada por marines.
Ante la idea de que literalmente habían estado con la mierda al cuello, usaron la técnica patente de Zane de huir como posesos, donde Therax cogió a Alviss y a Nox para escapar por el aire. Curiosamente, lo sucedido no estaba ni en su top tres de fiestas que habían acabado mal.
avatar

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Hoja de personaje
Nivel:
38/150  (38/150)
Experiencia:
26920/1000000  (26920/1000000)
Berries: 166.666

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Luka Rooney el Lun 21 Mayo 2018 - 15:25

El tiburón voló -literalmente- golpeando el suelo con firmeza a la par que miraba a la sirena que llevaba en brazos. No se detuvo en observar nada más; no le importaba. Solo había una cosa en el mundo ahora; su sirena. La herida parecía no ser demasiado profunda, y podía ver la bala que, afortunadamente, parecía haber parado impactando en un hueso. Estaba entera, y quizá no hubiese ningún trozo de metal esparcido. La extracción no sería fácil, pero de todos los escenarios, obviamente no era el peor.

- Te pondrás mejor, preciosa, te lo prometo.

Cuando el habitante del mar estaba cercano al barco ojeó hacia atrás y observó cómo el resto de la tripulación se acercaba a él a gran velocidad. Tanto Zane como Therax cargaban con los nakamas en sus espaldas. Era bastante útil tener a aquellas dos aves en la tripulación, después de todo, si la cosa se ponía fea eran un instrumento de huída perfecto.

Luka aterrizó forzosamente en la cubierta del barco causando un sonoro golpe, y antes de mediar palabra con sus amigos de raza, se dirigió rápidamente a la enfermería. Justo antes de abrir la puerta, le gritó a Bak, que aún estaba en cubierta que avisase a Therax en cuanto aterrizase. Tenían que operar, y cuatro manos iban a ser mucho más útiles que dos.

Cuando el tiburón palpó la piel de la sirena, un escalofrío recorrió su espalda. Aquella preciosidad no podía morir ni aquél día ni en un futuro. Era una deidad, una belleza inigualable que debía persistir hasta el fin de los tiempos. Y si Luka podía hacer algo por ella, lo haría.

Posicionó su mano derecha sobre la zona perforada, y con mimo empezó a desinfectar la zona afectada, a la par que con unas pinzas extraía, con mucho cuidado, la bala que había entrado en su organismo. Con la mano izquierda agarró la cabeza de la preciosa sirena y la acarició con cuidado, intentando tranquilizarla. La preciosa en ningún momento se quejó, consciente de la importancia del momento.

- Sabes que no ha sido nada… Eres fuerte, y saldrás de esta -comentó el gyojin con un tono sereno.

Cuando el tiburón, tras unos minutos, sacó la bala de su amada sirena, empezó a traspasar sangre de su organismo al de la mujer. Poco a poco empezó a sentirse mal, a la par que la sirena recobraba las fuerzas.

Cuando Therax llegó a la enfermería, el tiburón le pidió que se encargase de todo, puesto que él ya no tenía fuerzas.

Caminó despacio hacia la salida y se sentó en cubierta. Bak le llevó una botella de agua y un brick de zumo de naranja para recobrar energías, a la par que le hablaba sobre el recubrimiento.

- Bak, no llevas ni dos meses con nosotros y ya vuelves a casa. Estás hecho un debilucho -comentó con cierta sarna-. Ya verás lo contento que se ponen al vernos de nuevo.

La isla que le vio nacer le esperaba, y con suerte todos sus nakamas, o a los que él consideraba sus hermanos de corazón, verían lo que él llevaba en su interior; a su familia de sangre. La que probablemente fuese la raza más odiada del mundo abriría sus puertas a una banda pirata, algo que irremediablemente, podía traer problemas en un futuro. O quizá los excéntricos Arashi trajesen algo bueno a la isla. Quién sabe.


avatar

Mensajes : 428
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
150082/790000  (150082/790000)
Berries: 36.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Noximilien el Lun 21 Mayo 2018 - 22:58

Ya podía visualizar el barco desde las alturas, lograba distinguir al maltrecho barco de los Arashi. Era poco más que un montón de tablas medio podridas y llenas de lapas por el exterior, pero parecía estar siempre dispuesta a seguir adelante, esperándolos siempre como una mujer casada.

Pudo distinguir encima del barco a algunos individuos no deseados en la cubierta. Posiblemente mandados de Loretta para hacer quien sabe que con el navío. Al enmascarado no le hizo ni pizca de gracia. Cuando alguien se encargaba de mantener en flote su embarcación, le cogía cierto cariño y no le agradaba que aquellos mafiosos de poca monta trastearan con ella con sus manos mugrosas.

- Yo me encargo, voy a enseñarles que no se juega con las cosas ajenas –desde la pata de la forma aviar de Therax, que volaba a una altura considerable, salto de cabeza contra el navío-. ¡GERONIMOOOO…!

Cayendo en picado, el cuerpo del enmascarado se estrelló contra la cubierta, transformándose en una nube de sal. Aprovechando la confusión, Nox tiro a los dos primeros por la cubierta cogiéndole a cada uno por una pierna. Un tercero y un cuarto intentaron atacarle por la espalda con sus espadas, pero los bloqueó con su mandoble, sin ni siquiera girarse. Cogió a uno del cuello de la camisa y lo lanzo al agua con fuerza. Con el otro le azoto una patada en sus partes noble, cosa que hizo que se retorciera hasta caer también del navío sin complicación.

Desafío al quinto y último invasor con la mirada a través de sus lentes, pero se acobardo y prefirió tirarse al agua el solo. “Cobardica” Pensó el enmascarado tras darle una seña al grupo de que el barco estaba asegurado.

Una vez establecido, se acercó a su capitan.

- Y ahora, qué haremos, pelirrojo?
avatar

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Hoja de personaje
Nivel:
38/150  (38/150)
Experiencia:
26920/1000000  (26920/1000000)
Berries: 166.666

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Zane D. Kenshin el Mar 22 Mayo 2018 - 16:35

Balas que no acertaban en sus blancos. Civiles gritando como locos al ver a un grupo de piratas desalmados, aunque verdaderamente fueran más buenos que el pan con chocolate. En realidad no, no había nada más bueno que el pan con chocolate, eso era lo mejor del mundo. Aunque quizás Esme embadurnada en cacao sí estuviera mejor que con pan, pero eso era algo que únicamente pensaba el depravado pelirrojo mientras huía junto a sus compañeros del lugar. Los marines los perseguían sin descanso, y cada vez aparecían más y más.

-Señores –dijo Zane, contando a todos los que habían allí. Eran un total de siete humanos, dos gyojin y un semigigante un poco lento-. La mejor idea creo que es ir volando-. Therax tú encárgate de llevar a Esme, Manue, Nox, Alviss y la moza del sombrero. Yo me encargo de los grandullones, la sirena y Spanner, ¿Entendido?

Habiendo dicho eso, agarró a los dos peces y a su segundo de abordo y se elevó por el cielo, dejando a Marc en el suelo. Rápidamente, los dejó caer en picado al mismo tiempo que se transformaba en su forma completa, para acelerar su vuelo y ponerse bajo ellos. Cayeron en una pose un poco cómica, pero esperaba que no les hubiera pasado nada.

-¿Todo bien? –preguntó, graznando justo después.

Bajó en picado hacia el suelo, vislumbrando a Marc como si fuera la presa del ave rapaz que aparentaba ser convertido en suzaku. Sobrevoló a ras de suelo prácticamente, para agarrar al creador de queso por los pantalones y alzar el vuelo nuevamente en dirección al barco. El trayecto fue corto, apenas unos cinco minutos, en línea recta hacia el manglar donde el escuadrón acuático debía tener el barco preparado. Sin embargo, al llegar se encontró unos intrusos en el barco, los cuales parecían estar teniendo una conversación acalorada con Bak, pero nosotros siempre hemos sido de primero pegar y después preguntar, y así fue. Antes de que se dieran cuenta, todos y cada uno de los intrusos estaban nadando en el mar.

-¿Siempre andas metiéndote en problemas, eh?

El pez gruñó y se cruzó de brazos.

-Me vas a caer bien –le dijo Zane, guiñándole un ojo.

El barco estaba preparado. Todos estaban en posición y solo hacía falta hacer una cosa: volver a alzar la bandera en el mástil. Con energía y cuidado, Alviss se encargó de ello, para luego quedarse en la cofa y comer chocolate; las viejas costumbres no debían perderse.

El pelirrojo presionó el botón y el barco se recubrió con el coating y comenzó a descender.

-Próximo rumbo la isla Gyojin, camaradas –dijo, sintiendo luego una presencia amiga en el barco.
FIN


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado -Arashi no Kyoudai] Nuevos miembros, mafiosos y mucha locura. El reencuentro de los Arashi no Kyoudai.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.