Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Naipe Dom 5 Sep 2021 - 9:27

No había pasado tanto tiempo desde los trágicos sucesos del día veintidós, donde los días ahora se tornaban en semanas y las semanas en meses. Era una noche de lluvia, de lluvia ácida en Yellow Spice, y me encontraba en el salón de baile de la mansión. Un lugar adornado por un gran piano en su centro con grandes alfombras repartidas por todo el suelo. Varias lámparas de araña iluminaban la rectangular estancia mientras que la lámpara mayor se situaba sobre dicho piano. Las cortinas estaban corridas en los ventanales que daban al jardín, todas salvo una, la que estaba inmediatamente detrás de mi. Pues yo me encontraba tocando el piano, concretamente una música llamada "Adagio E Cantábile mientras una copa de vino tinto reposaba sobre la matril del instrumento.

Estuve tocando por varias horas absorto en mis propios pensamientos, levantándome de vez en cuando del piano para tratar de contener algunas náuseas que me iban y venían por motivo de mi patología, a las cuales ahogaba en vino. Cuando me disponía a concluir la pieza musical por décimo quinta vez sonó el reloj; eran las nueve de la mañana. ¿Tanto había tocado?. Eso parecía y era hora de ponerme un traje adecuado para ir a ver al señor Hammond, uno de los viejos mineros de la zona con el que había quedado para poner en marcha y actualizar las viejas minas que había cercanas a la fábrica siderúrgica de mi familia.

Así que nada, fui a mi dormitorio yengalané mi mejor traje de negocios que se traducía por traje de tres piezas negro con zapatos a juego. Una camisa blanca adornada por una corbata roja, único color destacable. Mientras me abrochaba los puños volví a la sala de baile, cogí la copa de vino y me la acabé del tirón, dejando la copa sobre el piano y salí de la mansión rumbo a mi fábrica, y de allí directo a las minas.

Durante la caminata estuve pensando en varias cosas, como recordar si había bebido la suficiente sangre ayer antes de haberme ido a acostar, y creía que si, al menos de momento. Con las manos en los bolsillos caminé por media hora hasta llegar a la fábrica siderúrgica, donde pude ver a Jameson, uno de los obreros que estaba cargando en un carro vigas finas de metal.

-Señor Blackwood hoy ha madrugado - dijo quitándose su visera en señal de respeto- ¿Qué le trae por aquí?.

Me detuve, y mientras buscaba con los ojos a Hammond, pues quizás aún seguía por aquí y no en las minas. No era el caso, así que procuré responder a Jameson mientras pasaba por su lado.

-¿Ha pasado el señor Hammond por aquí Sr. Jameson?.

-Si señor, sobre las 8:30 estuvo aquí revisando una carpeta. Tenía una reunión con usted en la mina 24-K me parece, no me he enterado mucho. Seguro que ya está allí esperándole.-dijo el obrero mientras cargaba la última viga.

-Muchas gracias Sr Jameson, tenga un magnífico día.

El obrero respondío haciendo un saludo con la visera mientras se subía al carro. Yo por mi parte continué caminando hacia las minas, con el objetivo de encontrarme con el Sr Hammond. Sin embargo cuando llegué a la entrada de la vieja mina él no estaba allí. Quizás se había retrasado, aunque era algo improbable por lo que me había dicho Jameson.. ¿Le habrá surgido algo? No me gustaba que me dejaran tirado ni que llegaran tarde a los sitios. Así que le di un "voto de confianza! y me senté junto a uno de los barriles que había en la entrada de la mina. Cabía la posibilidad de que hubiera entrado, pero vete a saber. Si no aparecía iría a preguntar nuevamente a la fábrica o iría a la ciudad, que quedaba a diez minutos andando hacia el sur, porque la última opción sería mirar dentro de la mina.

"Dioses, porqué siempre me reúno con incompetentes, más le vale tener una excusa decente"

Así que allí esperé, maldiciendo a Hammond para mis adentros.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 5 Sep 2021 - 11:37

- Yellow Spice -dijiste en voz alta-. Yellow Spice. Yellow Spice, Yellow Spice...

Repetías el nombre de esa isla constantemente. No necesitabas con urgencia el dinero, claro, pero te habían dicho que en esa isla se encontraba el refugio de un peligroso pirata. Sí, un pirata. No había sido difícil al entrar en el mundillo descubrir que había cosas en las que no debías meterte: La Revolución tenía el apoyo del pueblo, o al menos de una parte importante de este, además de que más que criminales se les podía considerar guerrilleros; no querías que si un día las tornas cambiaban te tuviesen como una enemiga -lo cual era una decisión de lo más cauta-. Por otro lado, los líderes mafiosos tenían influencia en el Gobierno local y mundial, además de que mantenían una suerte de brutal ley del hampa, resolviendo sus problemas de forma "civilizada" a través de matones a sueldo o mercenarios bien pagados. Era un mundo en el que, de entrar, dudabas que fueses a ser capaz de salir. Y no querías tener un jefe, tampoco. Pero sí, empezaba a convertirse en costumbre que persiguieses piratas. Pero este era un poco distinto.

Armentio Chao era uno de los grandes piratas del South Blue antes de dar un paso más allá y tratar de extender su reinado del terror en el mar más peligroso de todos. Conocido en los periódicos como "La víbora", habías escuchado que él prefería ser llamado "Araña", y de hecho su Jolly Roger estaba formada por una calavera con ocho patas y una red a su espalda. Ambas eran correctas, en realidad, porque si bien Chao había comenzado sus andaduras como un bandolero en medio de Baterilla famoso por sus tácticas de asalto explosivo, con su salida al mar se había especializado en... Bueno, nadie lo tenía del todo claro. Atacaba sobre todo barcos mercantes, y ni la tripulación ni las mercancías volvían a aparecer nunca.

Solo un paso en falso con un barco del Cipher Pol había servido para que la Araña debiese buscar un puerto seguro en el que reparar su maltrecho navío. Según los informantes Yellow Spice, que se encontraba lejos del control del Gobierno, era un lugar propicio para él. Difícilmente nadie lo buscaría en un lugar donde llovía ácido y el aire era casi tóxico. Nadie, claro, salvo tú.

Lo primero que habías hecho había sido conseguir una Eternal Pose. Te había costado entender el funcionamiento de Grand Line, pero a pesar de no tener sentido científico -o no demasiado-, era bastante intuitivo una vez conocías sus reglas. Tras tu llegada habías buscado el mejor alojamiento en el pueblo más grande, que tenía el mismo nombre de la isla, y habías reunido información en un par de tabernas. Nadie parecía saber nada, pero creías haber detectado a uno de sus hombres comprando en los arrabales. Tenía apenas cinco o seis millones de recompensa sobre su cabeza, pero su cara era bastante singular: Forma de cono, bigote imperial, cara de malas pulgas... Decidiste seguirlo en mitad de la noche hasta descubrir que, como si se tratase de Alí Babá, se perdió en un complejo de excavaciones, concretamente en una mina cerrada de la compañía Blackwood.

Te fuiste a dormir, preparada para madrugar al día siguiente. Cuando despertaste, tras una ducha rápida y ponerte unos pantalones de cuero negro de Duvalle y un top de tubo amarillo -como una chica dura, aunque ni todo el kink del mundo te haría parecer imponente- saliste hacia el lugar. Obviamente recogiste tu melena en una trenza y armaste el cinturón con tu sable, un dragón y te abrigaste con una chaqueta también de cuero, en la que guardaste los cuchillos ese día -resultaba difícil sacarlos del pantalón sin romperlo-.

Llegaste a la entrada de la mina. Era más imponente de día, pero no dejaste que eso te amedrentara. Con seguridad diste un paso hacia delante, y otro, y otro más, mientras mentalmente avanzabas repasando cada detalle que conocías acerca de Chao.

- Buenos días -saludaste amablemente a un hombre que estaba sentado sobre unos barriles. Le dedicaste una sonrisa y seguiste hacia delante con toda seguridad, pero atenta a las huellas del suelo por si en medio del polvo podías detectar hacia dónde había ido la tripulación.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Dom 5 Sep 2021 - 13:44

Definitivamente iba a tener que buscar a Hammond...pues vaya gracia. Seguramente estaba la ciudad dándole al palique, aunque si lo pensaba bien no era un hombre que dejara los compromisos a medias. Algo le tuvo que haber pasado.

Me levanté del barril y me acerqué a la entrada de la mina, oscura como la boca de un lobo. Con las manos en los bolsillos de la chaqueta arrugué la nariz y me quedé pensativo. ¿Voy a la ciudad o quizás esté dentro?. Bueno habría que probar alguna de las opciones. Así que giré sobre mis talones, pero antes de hacerlo pude ver una pequeña figura en el suelo a la entrada de la mina. Era un pequeño sombrero de cowboy.

Me agaché y traté de recogerlo para ver que a través de una etiqueta en su interior cosida a la felpa ponía lo siguiente: Entregar a Mark Hammond. Vale, creo que ya sabía a donde había ido mi cita. Me levanté y coloqué el sombrero junto a los barriles en los que me volví a sentar. Parecía que Hammond había entrado en la mina. ¿Con que propósito? Ni idea. Lo único que estaba claro era que había que entrar en aquel lugar y descubrirlo, la fin y al cabo él era uno de los mineros más antiguos en nómina por mi familia.

Dioses, lo que hay que hacer -dije en voz baja antes de escuchar unos pasos.

Alcé la vista y pude ver como en la lejanía una mujer aparecía camino a la mina. Parecía muy joven, de cabellos dorados y semblante apacible. ¿Que hacía una muchacha como ella por estas tierras de laboro? ¿Se habría perdido? No me sonaba su cara, por tanto seguramente era una forastera. No tardó en darme los buenos días, y en vez de pararse ante la boca oscura de la mina, entró como si nada.

"O una de dos; o esta dama tiene mucho valor o es una auténtica ignorante".

¿Cómo se atrevía a entrar en aquel laberinto sola? No podía consentir que una muchacha tan joven, aunque desconocida, entrara sola. Además, quizás podría darme alguna información.

-Buenos días- le respondí con tono tranquilo mientras la veía entrar en la mina, momento en que volví a hablar para ver si se detenía. - ¡Disculpe, disculpe señorita!. -Dije levantándome del barril mientras me acercaba a ella- ¿Ha visto a un hombre calvo, bajito, digamos que con muchas arrugas, piel negriza, tos crónica y gafas por el camino por el que ha venido?

Si, Hammond era muy raro físicamente, pero quizás se le cayó el sombrero en la mina y se digirió al pueblo por algún motivo que todavía desconozco.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 5 Sep 2021 - 17:20

Al principio todo transcurría con total normalidad. Caminabas hacia el interior buscando en el polvo huellas de una o más personas -potencialmente una marabunta, si la tripulación era como la de esa tal Kepler- y el hombre del barril te devolvió el saludo. No contestaste, claro, hasta que te llamó por la espalda. Dudaste si darte la vuelta porque, claro, estabas en una propiedad privada y tal vez ese hombre era un vigilante con cierta falta de raciocinio. Aunque vestía demasiado bien para ser un simple guardia, a decir verdad.

Te detuviste en seco y escuchaste sus pasos. Era alto, pero sus andares eran más pesados de lo que habrías esperado de alguien de su talla. Te diste la vuelta cuidadosamente y te fijaste un poco más en él a medida que escuchabas atentamente sus palabras, particularmente atenta a cuándo debías sacar el arnés y marcharte a toda velocidad. Por fortuna no pretendía detenerte, así que relajaste el ceño y te llevaste la mano a la nuca, tratando de recordar si habías visto a alguien así en el pueblo.

- ¿No es así la mitad de la población? -preguntaste, confusa-. En esta isla llueve ácido y el negocio principal es la minería. Solo en la taberna de O'Malley había cuatro que encajaban con esa descripción.

Habías tomado la costumbre de memorizar los nombres de las tabernas en las que te quedabas un rato. También a dar el nombre de las que nunca habías pisado. Aunque en la posada de Mirtle "Ojo vago" te habías encontrado varios hombres como ese, por lo que no era del todo falso. Solo lo justo para protegerte un poco.

-Sin embargo, si trabaja por aquí... -Miraste al suelo-. Fíjese bien, señor. En estas minas es muy normal que se acumulen polvos y arenas, por lo que cualquiera que haya salido es muy fácil de detectar.

Había unos cuantos carros de minería, y un carril lateral por el que la mayoría de las huellas discurrían hacia el exterior. Aunque en la boca había algo más de caos, a medida que te adentrabas más y más la cola de entrada y la de salida eran más claras. Ya no tanto por el polvo, que aunque se mantenía algo más difuso las huellas empezaban a perderse, sino por el desgaste de determinadas zonas y la trayectoria del desgaste. También te fijaste en el centro, al lado de los raíles de subida y bajada, donde algo te llamaba la atención.

- Creo que su amigo está dentro, señor -comentaste señalando las marcas de arrastre que había por la zona-. Al menos, si era también gordito. -Señalaste la zona libre de polvo, una línea bordeada por huellas de zapatos que cualquiera sospecharía eran de salida, pero había un detalle igual de importante: Estaban semiborradas por la línea-. Creo que se ha metido en líos.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Dom 5 Sep 2021 - 18:58

Definitivamente le había pasado algo a Hammond, sin embargo el que lo desconocía. Aquella muchacha parecía saber lo que se hacía ,y me sorprendió gratamente sus respuestas a pesar de que no era lo que buscaba. Parecía que alguien o algo se había llevado a rastras a Hammond mina adentro y eso era algo que me preocupaba en parte.

Así que eché un vistazo a la boca negra de la mina , y por ende, al suelo. Efectivamente las huellas allí presentes, las que había ignorado en un primer momento por mi molestia por la tardanza de Hammond a nuestra cita nos daban toda la información que necesitábamos. Había que entrar y no es que me apeteciera mucho.

-Como una bola de panceta -le dije a la muchacha en alusión a la gordura del minero.

La muchacha estaba sumamente tranquila, y si no fuera porque nos hemos cruzado ella probablemente entraría en la mina sin más. Así que la curiosidad me picaba hasta el punto de preguntarle.

-¿Y usted? ¿También ha perdido a alguien o está buscando?-le dije con tono amable mientras me acercaba a su lado- No es de esta isla ¿Verdad?, Oh, disculpe mis modales, soy el Doctor Blackwood, mucho gusto- le dije ofreciéndole mi mano a la muchacha. Que si, que era desconocida y tal, pero era poco más que una muchacha, dudo mucho que quisiera hacerme daño.

-Si iba a entrar en esa mina sola, le diría que es una mala idea. Hay vigas rotas, poca luz, desprendimientos y estoy seguro de que más de un animal ha hecho de este sitio su morada. Quizás podría acompañarla y ayudarla en su cometido, pues parece que yo también debo entrar en busca de mi compañero, que espero, esté bien.

Dicho esto me ajusté la chaqueta con la intención de entrar en el lugar una vez la muchacha me respondiera. Podría entender su negativa, al fin y al cabo yo era un desconocido, pero si venía de la ciudad seguro que conocía mi apellido, por lo tanto yo para ella no sería un peligro.

-O si bien lo prefiere puede esperar aquí y entro yo a la mina- le dije a modo de alternativa.

Trataba de ser todo lo educado posible con la muchacha, y si bien quería venir conmigo no se lo impediría, pues anterior frase era más de cortesía que otra cosa. La muchacha me había despertado curiosidad, ¿pues quién viene a esta isla y se mete en las minas? Y más tan joven e inocente, o al menos eso aparentaba...vaya usted a saber.

Dicho esto comencé a caminar por la bocanada, no sin antes esperar su respuesta.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Dom 5 Sep 2021 - 21:50

- Eso me parecía -comentaste desde encima de la línea sin polvo. Era extraordinariamente ancha, pues aunque ni tú ni el hombre del traje erais demasiado grandes igualmente casi cabríais dentro tumbados y sobraría espacio-. Hace falta alguien fuerte para cargar semejante hombre.

En realidad no se alejaba demasiado de tus posibilidades, y si quien se lo había llevado lo había hecho arrastrándolo no debía ser sobrenaturalmente fuerte. A no ser que...

Una voz interrumpió tus pensamientos, y ensimismada en ellos alzaste la cabeza como un suricato hacia los ojos del señor. No era particularmente alto, o más bien no era sobrenaturalmente alto, pero como casi todos los hombres -a excepción del pirata Freites y ese marine pelirrojo famoso por su adicción al café- te sacaba buenamente un par de cabezas. Le interesaba saber por qué estabas ahí, claro, y aunque dado que esperaba por otra persona era difícil que intentase evitar que bajases a los niveles inferiores, mentirle estaba un poco fuera de lugar.

- Las minas son un extraordinario lugar para pasar el día -dijiste, sonriente-. A veces uno puede encontrar una piedra preciosa que alguien demasiado cansado pasó por alto, y nadie te molesta en todo el recorrido. Además, las que no se utilizan tienen los respiraderos pero no el polvo, así que es casi como no estar en medio de la atmósfera contaminada de la isla. -Hiciste una pausa, levantando el dedo poco a poco-. Ah, y las arañas. Estoy buscando una en concreto, y si la encuentro seré muy feliz.

No tardó mucho en presentarse y no pudiste evitar hacer un gesto de sorpresa. Aceptaste darle la mano con cortesía modelo y lo observaste con más detenimiento entonces. Al igual que tú parecía frágil, aunque seguramente no por lo mismo. Estaba algo pálido y sus labios cianóticos, así como sus ojos surcados de profundas ojeras. Era muy difícil que alguien así estuviese sano. Lo cual, a decir verdad, explicaba lo que habías oído acerca de él en la posada cuando preguntaste por nombres preeminentes del pueblo: Un hombre débil y enfermo, casi como un cadáver andante.

- Alice... -Dudaste. Querías cortar por completo con tu pasado, y eso sería imposible si seguías a la sombra de los Wanderlust. No te avergonzaba el apellido de Padre, pero no terminaba de ser tuyo-. Alice Wanderlust. Pero preferiría ser solo Alice, si no le importa.

La bombilla volvió a iluminarse en tu cabeza cuando terminaste. Si se habían llevado al hombre con quien el doctor tenía una reunión concertada en la boca de la mina probablemente el lugar no se tratase de un refugio: Era una ratonera. Igual que tú te estabas metiendo en la boca del lobo, una luz estaba atrayendo al heredero de la fortuna Blackwood a una trampa con propósitos oscuros. Bueno, en realidad estaban bastante claros, pero no podías dejar que se expusiese a todo eso.

- ¿Hace cuánto que está aquí? -preguntaste-. ¿Y a qué hora llegó este señor? Porque estoy segura de que no es fácil de arrastrar ni siquiera inconsciente, y si usted no ha oído cómo se lo llevaban han tenido que hacerlo muy deprisa. ¿De verdad le parece seguro bajar a usted? La araña que estoy buscando parece haber visto una mosca en usted. -Te encogiste de hombros. Dudabas que se lo hubiese tomado como que realmente hacías una expedición entomológica, pero en cierto modo le habías mentido un poco-. Creo que si quiere bajar va a necesitar que lo escolte.

No te iba a tomar en serio. Nadie lo hacía.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Dom 5 Sep 2021 - 22:08

¿Una araña? ¿Porqué una joven iba a buscar algo tan insignificante como esto? Sobre todo en una mina oscura y abandonada cuando perfectamente podría encotrarlas en cualquier esquina de esta ciudad, aunque claro, quizás esté buscando como bien dice una en concreto. No soy muy ducho en insectos, pero diría que lo que busca ella no es una araña convencional al uso.

Por lo menos tenía buenos modales y eso siempre era de agradecer, pues no me gustaban los maleducados. Tenía bastante fuerza en su mano, o era que yo tenía poca. Parecía que se llamaba Alice Wanderlust, un nombre que, efectivamente, se me antojaba desconocido. Sin embargo sus preguntas me parecieron muy enriquecedoras, pues parecía estar por la labor de ayudarme.

- He llegado hace apenas unos minutos- dije llevándome la mano a la nuca- Tenía previsto encontrarme con Hammond a las y media aquí. -concluí antes de dar un suspiro y asimilar de una vez que lo habían secuestrado. No es que me importara demasiado, pero él era el minero más veterano de todos..y me hacía falta.

-No me lo parece en absoluto pero no tengo opción- le dije con tono calmado- Si llamara a las autoridades esto tomaría días y no tengo tanto tiempo.

Me quedé por unos segundos pensando que hacer mientras escuchaba las últimas palabras de Alice. No sé cuanto tardaría algún efecto de mis patologías en hacer acto de presencia, y por ende no sé si me convenía bajar ahi. Finalmente opté por tirar para adelante, pues Hammond era el único que podía ayudarme a sacar beneficio de aquel sitio.

-¿Sabe que es lo bueno de las "arañas" Sta. Wanderlust? Que las puedes aplastar con el pie- dije mientras me acercaba a los barriles de la entrada, lo destapabas siempre y cuando no estuvieran cerrados con clavos y me ponía a rebuscar. No tardé mucho en dar con un viejo farol, y aún tenía aceite. Se lo ofrecía a Alice- Además, para bicho ya estoy yo.

Dicho esto saqué de mi bolsillo una pequeña caja de cerillas, saqué una de ellas y la usé para encender el farol. Tras eso le pediría a Alice que me lo devolviera y me dispuse a entrar, no sin antes darle a entender a Alice con un aceno de ceja de que me siguiera.

-Y dígame Alice. ¿Qué la trae por estos lares aparte de cazar "arañas"?- dije sarcástico pero manteniendo un tono calmado mientras alzaba el farol.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Lun 6 Sep 2021 - 0:58

Atendiste a sus palabras y miraste en tu reloj, luego comprobaste el del pecho. Se había quedado algo desfasado, así que le diste cuerda hasta que estuvo perfectamente sincronizado con el de tu muñeca. Eran pasadas ya de las nueve y media, y si el trabajador había llegado algo antes de tiempo por si acaso a su jefe se le ocurría la misma feliz idea las cosas podrían haber sucedido bien muy deprisa bien muy lentamente, por lo que no te decía nada acerca de sus capacidades el haberlo arrastrado, tan solo de su intencionalidad: Quería que se supiese. Si no, habría usado uno de los carros para transportarlo con más facilidad y discreción. Incluso, si era fuerte bastante como para cargarlo, que era una posibilidad, había preferido arrastrarlo.

- No parece la elección propia de alguien en su... -Preferiste no decirlo-. Posición. Lo que sea que haya atacado a su hombre podría atacarlo también a usted.

De todos modos pareció que la discusión había terminado. El doctor Blackwood comenzó a caminar hacia delante con la misma decisión que habrías puesto en tus pasos tú si alguien hubiese afirmado que no podías. Asumiendo que alguien con semejante seguridad debía tener algún as bajo la manga, preferiste no tratar de persuadirlo más y simplemente avanzar con él. Al fin y al cabo te estabas colando en su propiedad y no habías escuchado una sola queja al respecto.

El camino era peculiar. Alumbrados solo por la lámpara de aceite del empresario cada túnel resultaba casi idéntico al anterior, si bien había algunas que otras singularidades que los hacían diferentes. Resultaba fácil ver en el relieve proyectado por las sombras dónde se había picado con más fuerza, en qué partes alguna herramienta había resbalado e incluso en cuáles se había iniciado la excavación con carga explosiva. Aparte, Blackwood pareció estar interesado en dar comienzo a una conversación que tal vez no querías tener en ese momento, aunque... Bueno, lo cierto era que tomó derroteros muy distintos a los que habrías esperado.

- Vivir -contestaste con rotundidad-. No tengo muy claro por qué he venido hasta aquí aparte de eso, la verdad. Desde luego no he venido buscando al hombre de mis sueños; cualquier persona que viva en un sitio tan contaminado o muere joven o tiene demasiada tolerancia a la suciedad. -Cambiaste tu tono a uno un poco más jocoso-. Solo una de esas dos es condición deseable para un marido.

Tal vez era un buen chiste, pero desde luego no era la mejor situación. Pero cuando ibas a disculparte empezaron a sucederse una serie de eventualidades: La más obvia fue que llegasteis a la primera viga maltrecha, pero no era la única. Además de eso el rastro terminaba ahí o, más bien, se bifurcaba en dos del mismo ancho. Si bien la teoría de que estuviesen detrás de Blackwood tenía sentido que hubiesen secuestrado a más gente rompía un poco la teoría. ¿De verdad contaban con él? Quizá eso había sido un movimiento pensado para desorientaros y que os sumieseis en un laberinto de pasillos interminables. Tal vez tenías que observar con más detenimiento, o fiarte de tu instinto. No, eso mejor no.

- ¿Qué hacemos ahora? -preguntaste, genuinamente confusa-. No creo que separarnos sea la mejor opción. ¿Tiene idea de cuál...? Un momento.

Entró en juego el tercer detalle: Se habían ocupado de batir el polvo, sí, pero en una zona esquinada todavía era perceptible el rastro de un barrido. Se lo señalaste, acercándote a mirarlo de cerca, agachándote sin doblar las rodillas. Tal vez ponerte un modelito de cuero de Duvalle no había sido la opción idónea teniendo que hacer movimientos tan comprometidos.

Aun con esas pudiste observarlo detenidamente hasta que pudiste determinar no solo que había un rastro de barrido, sino también una pequeña mancha de sangre lo suficientemente fresca como para no parecer un simple borrón negro. A lo sumo tendría un par de días, y no habría sangre si no estuviese en uso. Al menos, no debería.

- Vale, es por aquí. Pero, solo por si acaso... -Agarraste una bala de plomo que guardabas en la chaqueta y la lanzaste hacia el lado contrario. No pareció suceder nada-. Bien, podemos continuar.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Lun 6 Sep 2021 - 19:08

Definitivamente aquello era un maldito laberinto. Ya el lugar no era muy propicio para ser explorado tras tantos años cerrada la mina, al que que quedaba patente por el estado de las vigas del túnel, que en cualquier momento amenazaban con caernos encima. Afortunadamente tener una charla con Alice me tranquilizaba, al menos para no estar tan pendiente del techo. Y sobre todo, la respuesta de Alice fue la que llamó mi atención, deteniéndome por unos segundos mientras la iluminaba con el farol su rostro.

-¿Vivir?- dije con tono calmado- Señorita usted es muy joven y todavía le queda una larga vida por disfrutar. Sin duda meterse aquí dentro no es lo mejor para tener una fructífera y longeva vida, pero tiene un objetivo que cumplir, como yo, y eso es loable- dije antes de seguir caminando- Es curioso ver como la gente no aprecia su vida, pero usted parece que si y busca el sentido de la misma en sus aventuras, porque intuyo, que no es la primea vez que alguien tan joven como usted está en una situación como esta- dije señalando levemente con la cabeza todas las armas que llevaba encima.

Dicho esto procedí a responder la segunda parte de su afirmación algo punzante.

-Si, eso es cierto, muchos habitantes de esta isla no llegan a los sesenta años, otros desarrollan enfermedades que los acaban matando, cuando no las mafias en sus redadas nocturnas. Admito que una isla como esta debía haberse extinguido hace años, sin embargo aquí estamos. Y si, yo permanezco aquí porque, bueno, tengo mis raíces aquí y mi casa está más o menos fuera de la ciudad. Pero bueno, no la judgaré por lo que usted busca.

Continuamos caminando hasta llegar a una bifurcación de caminos, y la cosa se nos hubiera antojado difícil de no ser, una vez más, por las habilidades rastreadoras de la muchacha...definitivamente no era lo que aparentaba. De hecho cuando iba a decirle el camino a seguir cuando ella volvió a campar un rastro que a mi se me hacía imperceptible.

- Esto es raro ¿Crees que alguien me quiere emboscar? Porque se están complicando mucho la vida- dije mirando el rastro antes de ver algo inédito. Pues la muchacha sacó de su chaqueta una bala de plomo que lanzó a la oscuridad del túnel elegido. No hubo respuesta, dándonos a entender que no había nadie ni nada esperándonos en la oscuridad. Así que suspiré con bastante desahogo.

-¿Usted no es lo que aparenta verdad Srta Alice?- dije mientras continuaba caminando por el túnel que habíamos elegido - A día de hoy no he conocido a nadie tan joven como para portar esas armas y tener esos conocimientos. Bien podría estar ante una asesina ahora mismo y ni enterarme, pero bueno, si me hubiera querido matar ya lo hubiera hecho, de hecho...

Tuve que cortar el discurso ya que una náusea me vino de repente haciéndome apartarme a un lado del túnel para escupir algo de saliva por la boca mientras una breve tos me acompañaba. Tras eso me limpié la boca con mi pañuelo de seda, traté de mantener la compostura y volverme a Alice.

-Algo que desayuné esta mañana no me ha sentado bien, y la situación pone tenso el estómago- dije a modo de excusa.

Continuamos caminando hasta llegar a una gran sala oscura, donde había vagonetas, algunas columnas, picos y palas apilados por todo el lugar y algunos faroles colgados apagados y clavados en las vigas que sostenían las paredes de la estancia.

-Esta debe de ser la primera galería. ¿Ve algún rastro más Srta Alice?- dije levantando el farol para iluminar la estancia, para luego tratar de encender los que había alrededor nuestra.



Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 7 Sep 2021 - 1:18

La bala se embaló por un instante. Luego comenzó a perderse en la distancia, y al final solo quedó silencio. Había una cuesta descendente en algún punto de ese camino, por lo que si el que habíais optado por seguir bajaba debía hacerlo, muy probablemente, a una larga distancia. En cierto modo era mejor, dado que aquellos túneles más largos solían ser también los más recientes y, aunque dudabas que la Araña hubiese razonado de esa manera, era mucho más seguro si debías hacer uso de tu fruta que en una zona tan inestable como los niveles inferiores. Aunque, de todos modos, había algo que te escamaba: ¿Por qué había dos caminos tan cerca de la superficie? La única respuesta que se te ocurría era que buscasen distintos materiales o una mala organización, pero tú no entendías demasiado de minería.

- Yo no creo que la gente no aprecie su vida -contestaste sin dejar de mirar a cada rincón del suelo. La poca luz que emitía el farol era suficiente para apreciar algunos detalles, pero ni de lejos todos, y si había dos caminos con la silueta del hombre, seguramente os enfrentaseis a una emboscada. En cierto modo te preocupaba, pero sobre todo te emocionaba-. Más bien, el tedio es una enfermedad terrible. Muchas personas buscan una vida estable, pero se olvidan de que hay algo mucho más importante: La emoción. -Te detuviste en seco. Había otra mancha de sangre, que señalaste sin decir nada-. La mente necesita desafíos reales, enfrentarse y resolver problemas. Algo que, con una vida segura, no se suele tener. Y es difícil explicar qué falla en tu vida cuando has invertido años en conseguir justo lo contrario. Aunque, de hecho, resulta algo demasiado subjetivo, ¿no le parece? -preguntaste-. Yo estoy arriesgando mi vida al entrar aquí, y seguramente otra persona podría pensar que desperdicio mi vida o no la valoro solo porque he elegido esto. Incluso yo, en estos momentos, creo que usted está acortando dramáticamente su vida por quedarse en una isla tóxica por puro romanticismo. ¿Pero quién soy yo para juzgar? Mientras no haga daño a nadie, su vida pertenece solo a una persona.

A veces te ibas un poco por las ramas. Bastante por las ramas, en realidad. Habías convivido lo bastante con Eli y su madre como para saber que incluso los objetivos vitales más superfluos eran más valiosos que el oro. Aún guardabas el recuerdo de tu primer baile en unos zapatos regalados hacía seis años como un tesoro, y recordabas que los simplones sueños de tu amiga -casarse con su prometido, dar a luz hijos sanos y fuertes, llegar a mayor sin parecer vieja- seguían siendo divertidos de escuchar cada vez que la rememorabas. Incluso Margaret, que parecía tener por única meta que su hija se casase, había sido siempre un broche de alegría en tu cabeza. Tú, por tu parte, soñabas con ver el mar y descubrir todo lo que solo habías podido ver en dibujos. También querías casarte en algún momento, tal vez, pero ni de lejos estaba en tus prioridades.

- ¿Qué es para usted una vida valiosa, señor Blackwood? -preguntaste-. ¿Y cómo ha llegado a pensar así?

Esperaste una respuesta, algo invadida por la nostalgia. Echabas de menos a Eli. Habías prometido ser la madrina de su primer hijo, y también encargarte de que se le instruyese bien para que en el futuro no tuviese que servir como Margaret. Si bien era cierto que antes de tu marcha le habías regalado una buena cantidad de dinero, no tenías forma de garantizarle una buena educación sin estar presente. Tampoco de darlo a conocer en sociedad y ayudarlo a hacer sus primeros contactos con la novoburguesía que se adueñaba cada vez con más ahínco de los puestos preeminentes de Queen's Plaza.

Las palabras del señor Blackwood te sacaron de tu ensimismamiento. Su primera pregunta, seguida de la que ya te apuntaba directamente, hacía un tándem que sin duda no te dejaba indiferente. La primera podrías contestar con una risa maligna, mientras que la segunda... Era simplemente, inocente. ¿Acaso no veía que eras una chica dura?

No, no lo veía.

- Creo que juegan con usted. Podrían haberlo secuestrado de mil maneras más eficientes, y tal vez no habría entrado aquí sin ver el camino de arrastre. Camino que yo señalé, si me permite adjudicarme el mérito. Tal vez este fuese solo el primero de unos cuantos trabajadores y no cuentan con una solución tan expeditiva como bajar en persona. Porque claro, si se llevasen diez o veinte mineros hábiles podrían ampliar la cueva y pedirle un rescate a usted, pero si lo atrapan a usted, ¿cómo va a pagar su rescate? Igual estoy dándole demasiadas vueltas. -Sobre lo otro te hiciste esperar. Lo miraste con ojitos tiernos y una sonrisa lo más angelical que pusiste. Creías que poner esa cara en tu rostro resultaba perturbador, pero solo era extraordinariamente adorable-. Soy lo más peligroso de esta mina. Pero mientras no lo busque el Gobierno Mundial no tiene de qué preocuparse.

Ignoraste su tos y desviaste la mirada ante su escupitajo. También evitaste preguntar acerca de su mentira. No podías saber qué se ocultaba tras ella, pero en realidad resultaba bastante obvio: Estaba enfermo. Pero, dado que no era cosa tuya, simplemente te centraste en lo que podías ver.

- El túnel parece muy largo; los restos de sangre indican que en algún momento se ha herido, o que empezaba a rozarse. O no están muy lejos o pronto veremos un rastro de piel abrasada y manchurrones rojos. Aun así, no creo que estén a mucho más: Llevamos un buen rato caminando y esta gente deberá salir con cierta frecuencia. No pueden alejarse tanto de la salida sin que esta mina se vuelva un laberinto.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Mar 7 Sep 2021 - 8:52

Ni rastro de Hammond o de cualquier cosa viviente en la mina. Empezaba a preocuparme de verdad por la situación, sobre todo por las palabras de Alice al ver que efectivamente esto sería una posible emboscada, y la sangre atestiguaba precisamente que algo raro había aquí dentro. De hecho, estuve por dar la vueltas en varias ocasiones, pues Hammond me importaba, o al menos hasta que lograra acabar mi propósito y no me convenía que estuviera secuestrado o vete a saber tu que. Y ver sangre con cada vez más frecuencia empezaba a ser un problema, porque al paso que iba o encontrábamos a ese tío pronto o me acabaría bebiendo la sangre de las manchas que encontrábamos en el suelo.

Entonces Alice por fortuna me continuó la charla, y su punto de vista no podía ser más acertado. La gente no solía apreciar su vida y muchos buscaban una definición errónea muchas veces, pero parece que aquella muchacha refumaba vida, y eso me gustaba.

-Bueno- dije levantando el farol sin dejar de caminar- La vida apreciada siempre es plena si lo piensas y premeditada. La muerte, al contrario es una fiesta sorpresa, a no ser claro que ya estés muerto- concluí sabiendo muy bien a que me refería con dicha frase.

El camino por el que nos metimos una vez pasada la galería, y siempre siguiendo a la muchacha nos llevaba por unos túneles bastante raros, pues apenas tenían vigas, había muchas estalactitas y estalagmitas curiosamente y ...¿baba?. Antes de caer en el detalle respondí a la muchacha, pues su pregunto había provocado que la escuchara y le respondiera con mayor atención, dejando a un lado la vista de los túneles.

-Una vida que merece ser vivida- dije tranquilo - Verás, una persona que aprecia su vida vivirá plenamente cada minuto y segundo de su existencia, sea esta fortuita o desdichada. Si yo le dijera Alice el momento exacto de su propia muerte. ¿Que haría?. A algunas personas se les derrumba su mundo mientras que otras lo acepta, y a partir de ese momento beberán un vaso de agua, lo saborearán y lo disfrutarán como nunca, no así el que no sabe que su momento no ha llegado...-finalmente opté por dar un largo suspiro , torce la vista de Alice al túnel y decir:

-Los que no aprecian la vida no merecen vivirla- dije antes de mantener la mirada fija en el túnel, para luego darme cuenta de que me estaba poniendo catastrofista frente a la muchacha, así que sonreí levemente y decidí caminar- Disculpe, últimamente no sé si es el clima de la isla o que, pero he sonado un tanto derrotista- dije algo jocoso pero realmente convencido de lo que decía.

Traté de enseñarle a Alice la "baba" que recubría algunas partes de aquel túnel mientras escuchaba su teoría de un secuestro.

- No le voy a quitar la razón, pues tiene mucho sentido que acabe secuestrado aquí, pero bueno, ahí está la emoción. Y ya le digo yo que puedo defenderme yo mismo de un atajo de sinverguenzas.- dije convencido, y tanto que lo dije convencido, si veía que Hammond estaba perdido de todas todas no iría a salvarlo. ¿Estamos locos o que? Soy tonto, no un Arabasteño.

Sin embargo miré a Alice cuando me miró con aquella cara super angelical, y todo iría bien si un escalofrío no me hubiera recorrido por la columna vertebral cuando dijo que era lo más peligroso de aquella mina. No, si al final voy a tener que estar más alerta con una niña que ante unos emboscadores o vete tu a saber que demonios estaba babeando por el túnel.

Sin decir nada, y con cierta cara de sorpresa por aquella afirmación vi nuevamente la sangre que Alice me había indicado, y yo le señalé esas babas.

-¿Y cree que estos emboscadores babean mucho?- dije algo preocupado- Dígame Srta Alice, cuando me dijo lo de la araña...no se refería a las típicas que se aplastan con el periódico de las doce de la mañana ¿Verdad?, porque empiezo a dudar que esa sangre sea del Sr Hammond.



Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 7 Sep 2021 - 10:39

- Creo que confunde una vida que merece la pena con un estado de paz mental -fue lo único que alcanzaste a contestar mientras observabas la rebaba que se deslizaba por algunas partes de la pared rocosa-. No creo que si supiera que voy a morir mañana fuese feliz, ni que todo resultase más intenso. Tal vez si fuese a un plazo más futuro pudiese llegar a afrontar más riesgos que no tomaría normalmente, o simplemente me despreocuparía. Pero al mismo tiempo, ¿cómo culparme si en los últimos meses o años antes del desenlace mi mente se ofuscase? Quizá buscase consuelo ante la inminente catástrofe, o la duda de qué hay al otro lado aflorase en mí. -Te diste entonces cuenta de que estabas tratando de racionalizar una analogía-. Disculpe, no debería perderme en estas cosas. Solo... ¿No cree que cada uno debería ser libre de elegir qué vida desea llevar? Al margen de que merezca la pena ante los demás o no, quiero decir.

Te acercaste al muro con cierta cautela. La baba formaba una línea paralela al suelo a aproximadamente sesenta centímetros de altura. Y parecía bastante fresca.

- Es una alarma. -No era muy común verlos, pero los den den mushis móviles existían. Normalmente estos se utilizaban para propósitos de vigilancia o de seguridad, y en el interior de una mina oscura resultaba difícil que alguien hubiese decidido poner un caracol-cámara, aunque haría las veces de alarma si habían asumido que nadie sería tan idiota de bajar a oscuras y estaban atentos a la retransmisión-. Van a saber que estamos aquí muy pronto.

Era cierto que podríais haberos agachado, o intentado desactivarlo o hacer que se desviase de alguna manera para evitar ser detectados, pero no formaba en absoluto parte de tu plan. Una vez la alarma sonase los que se encontraban en el interior reaccionarían, por lo que de haber alguna trampa tendrían que desactivarla para salir de ahí. En circunstancias normales pensarías que eso no era necesario, claro, pero en la completa oscuridad... Las cosas cambian. Al fin y al cabo, por muy de memoria que conociesen el lugar -cosa dudosa- los accidentes ocurrían.

- La sangre es de mamífero, probablemente. Los invertebrados no tienen hemoglobina. -chasqueaste la lengua-. Y dudo que por aquí haya paseado un bacalao. Aparte... Esta es más fresca que la anterior; no tiene días, solo horas a lo sumo. Podría ser una alimaña, pero entonces seguramente habría un rastro más persistente. Eso bien podría ser una rozadura sangrante y este un lugar en el que hicieron una pausa. Pero espero que no haya perros.

No tardasteis mucho en toparos con el caracol. Tenía las pupilas extraordinariamente grandes y una cara de desconcierto. Su caparazón resultó tener forma de caracola invertida, como si se tratase de un gramófono, y en cuanto pasasteis junto a él comenzó a emitir un alarido mucho más cercano al chillido de un águila que una alarma al uso. Los oídos te pitaban, así que simplemente lo agarraste con la mano y lo estampaste contra el suelo un par de veces, reventando la concha sin hacer daño a la babosa del interior. Esta comenzó a sonar como un pitido bajo e intermitente, y devolviste el animal a su lugar. Con el tiempo se repondría, esperabas.

Tras eso seguisteis caminando hasta que, a lo lejos, podíais ver una luz. Esta era anaranjada y parpadeante, como si proviniese de una hoguera. No sabías en cuántas maneras hacer fuego dentro de una cueva era mala idea, pero te encogiste de hombros y decidiste continuar. Esta se hacía lentamente más grande, desde un punto hasta un pequeño foco de casi una nuez de tamaño. La mina era extraordinariamente recta y poco a poco la construcción se iba haciendo más regular y cuidada. Empezabas a dudar que hubiesen elegido Yellow Spice de manera casual.

- Señor, tiene usted una plaga viviendo en sus minas. Y este pasillo no lo han construido sus trabajadores.

Te mantenías alerta. Aun con el sonido de la alarma ningún otro indicador hacía pensar que se hubiesen puesto en marcha. Y eso era aterrador.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Mar 7 Sep 2021 - 12:09

-No , no lo confundo créame- le respondí mirando aquella rebaba junto a ella.

Entendía lo que la muchacha intentaba decirme, y la verdad se la veía muy resuelta en estos temas a pesar de su corta edad, pero ya nada me sorprende, y menos cuando esta muchacha lleva más armas encima que un sargento de la Marina. No me interesaba tampoco llevarle la contraria, pues de momento había sido...amable quizás o neutral, no sabría decir.

-No se preocupe Alice, culpa mía por preguntarle, entiendo que pudiera sentirse incómoda. Y ciertamente cada uno debe vivir la vida como quiera, por supuesto. El problema radica en cuanto la forma de vivir de uno se ve emponzoñada por terceros que también disfruta de su modo de vida...como le diría- me quedé un rato buscando la frase- Mis derechos acaban donde empiezan los suyos. -Si, podría definirlo así.

-¿Una alarma?- dije ante la conclusión de la muchacha una vez habíamos acabado nuestra charla previa- Vaya, parece que los que estén aquí se lo están montando bien.-dije con tono tranquilo a pesar de la gravedad de la situación. Llamar a las autoridades no era viable, y volver solo a la salida tampoco, no había vuelta atrás, y seamos sinceros, tampoco me gustaba tener intrusos en mi propiedad, salvo a Alice claro está.

-¿Cree que serán muchos? Si le soy sincero no me gustan los perros- dije mientras caminaba con ella hasta que, finalmente, aquella alarma nos vio y sonó con un gran estruendo haciendo que me tapara los oídos con las manos. Afortunadamente Alice fue rápida en su reacción y lo estampó contra el suelo hasta ahogar el pitido.

-¿Como cuanto cree usted que tardarán en venir a por nosotros? Se han tenido que enterar hasta en el distrito industrial de que estamos aquí?- dije todavía metiéndome el dedo en el oído para intentar de recuperar la audición.

Finalmente, premio, un color naranjito en el final del túnel. Parecía una hoguera, y sinceramente no sé como demonios no se llenó todo el túnel de humo. Es más mi sorpresa fue mayúscula cuando la mina iba cambiando de unas paredes arenosas y mugrientas a unas más cuidadas . ¿Estaban haciendo reforma y no me lo comunicaron o que? Caray, estos maleantes parecen cosa seria.

- Si eso parece, y ojalá fuera de ratas....-dije tratando de convencerme de que no estaba a punto de meterme en un gran fregado.-Debo preguntádselo, ¿Porqué está tan tranquila y tan decidida en su paso?¿ Le han hecho algo esos tipos a los que buscamos? Bien podríamos evitar un enfrentamiento si volviéramos a la superficie, llamáramos a las autoridades y volviéramos aunque fuera con refuerzos, pero claro está, esta gente no es tonta y seguro que desaparecerían en cuanto llegásemos....vaya.- finalmente trae de vislumbrar lo que había más adelante de nosotros.

-¿Se da cuenta que no hemos escuchado ni un solo ruido desde lo de la alarma? O bien aquí están sordos...o es una emboscada en toda regla.



Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 7 Sep 2021 - 13:05

- No comprendo a dónde intenta llegar -admitiste. Tal vez estabas demasiado centrada en los estímulos de la cueva-. Lo cierto es que no termino de enlazar cómo que una persona "no valore su vida" puede afectarle a usted.

En realidad podías entender, más o menos, que había un profundo rencor oculto entre sus palabras. Quizá había aceptado unas malas cartas para la vida y jugaba lo que tenía, pero ver cómo otros perdían constantemente con una mano perfecta le ponía de los nervios. Para ti no solía ser una cuestión tan simple, pero claro, cada persona era ella misma y sus circunstancias. No te parecía positivo que una persona se viese inmersa en sentimientos tan nocivos, claro, pero en realidad tampoco hacía daño a nadie; quizás a sí mismo, pero sabías por experiencia propia que la gente con cierto poder solía creer en dicotomías más marcadas. Al principio, a ti también te pasaba.

- No me han hecho absolutamente nada -contestaste con calma-. Ni siquiera los conozco personalmente, pero son delincuentes. Su cabeza se paga a buen precio. -"Y es emocionante".

Solías evitar decir que el dinero era secundario. Un par de millones eran suficiente para vivir durante buen tiempo, y los grandes criminales valían como poco diez. Los rastreabas como un sabueso y los acechabas como una pantera con una única finalidad: El momento de la cacería. Disfrutabas ese momento de todo o nada en el que la sangre te hervía; lo perseguías casi con deseo. Lo anhelabas cuando no lo hacías a menudo. Si bien al principio habías sostenido que solo sería una forma de financiarte había terminado siendo casi una obsesión. En cuanto tenías oportunidad de atrapar a un pirata más poderoso que el último, te lanzabas a la aventura de cabeza.

- Apague la luz -solicitaste en tono autoritario-. Estamos ya muy cerca; la emboscada ha sucedido. -En la oscuridad, donde la luz no era particularmente fuerte, la oscuridad de la que estaba formado nuestro cuerpo te hacía casi imperceptible. Te quedaste quieta mientras lo hacía, esperando cualquier movimiento sospechoso-. Si esta bifurcación no existía antes puede que sea un plan mucho más antiguo de lo que creí en un origen. Tal vez lleven meses, o años, excavando aquí. Tal vez ni siquiera tengan un propósito en sus raptos, aunque lo dudo mucho.

Tras un tiempo de silencio -él también se había dado cuenta de que había demasiada calma- seguiste avanzando. Con la luz lejana como faro no podías percatarte de detalles, pero sí seguir el camino. Como moscas a la luz, solo que con bastante más capacidad para huir de la telaraña, te acercaste más y más.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Mar 7 Sep 2021 - 14:39

No pude evitar arquear una ceja ante su comentario.

-Veamos, no los conoce de nada y no le han hecho nada. Saben que son delincuentes ¿y está aquí?, sin duda Alice es una caja de sorpresas. -dije antes de mirar al frente- Si yo fuera usted, o estuviera solo en esta tesitura hubiera vuelto por donde vine, pues nada tengo que ganar y si mucho que perder. Estos desgraciados querrán comer en algún momento o necesitarán ver la luz del sol, digo yo. No creo que estén aquí dentro siempre por gusto...aunque bueno, la gente es muy rara.- dije antes de pasarme la mano por la frente- ¿Emocionante? Hay cosas más emocionantes y algo más seguras, créame.

La verdad que aparte de la preocupación que tenía en aquel momento, no podía evitar, en cierto modo, el estar algo animado. El carácter de la muchacha era decidido y nada arrogante. Tenía modales, algo que siempre puntúa....pero eso no quitaba que llevara más armas encima que un sargento marine.

-Espero que no tenga que usarlas todas- dije en alusión a sus armas antes de que Alice me dijera que apagara el farol, cosa que hice al momento. ¿Habría visto algo?, o peor ¿Ya nos habrían visto a nosotros?. Ni puñetera idea, pero me quedé quieto como una varilla y mi respiración era lenta. No veía nada salvo la pequeña luz al fondo del túnel.

-No se lo discuto, tengo varias minas y esta tuvo que ser cerrada hace dos años más o menos por problemas en la excavación tengo entendido. No soy minero pero había no se que problemas con bolsas de gas, algo de que la piedra era muy blanda y eso imposibilitaba hacer un "Techo seguro", y bueno, que es la más "virgen" de todas y aún no está ni estudiada del todo. De todas maneras si empieza a oler como a gas, mejor retirarse o nos intoxicaremos- dije mientras caminaba tratando de averiguar si estaba pisando sobre roca firme o no.

Mientras caminaba "pisando huevos" por así decirlo, era obvio que estábamos en la boca del lobo, y ahora solo tocaba esperar ver cuando cerraría sus fauces para dar el golpe final. Esperaba no tener que entrar en combate, y mucho menos seguir en aquella mina más del tiempo necesario, porque si no me mataban aquellos tipos seguramente lo haría mi cuerpo, y no me apetecía que Alice, ni nadie, viera el espectáculo en el que se tornaba si no tomaba mis "tratamientos" caseros. Esto no impidió que volviera a tener una náusea y se escuchara en el túnel el ruido de mi boca echando vómito seguido de una breve tos. Quizás Alice me mataría por ello, pero traté de llevarme la mano a la boca para tratar de ahogar el ruido lo máximo posible. Dioses, nunca desee tanto llegar a aquella luz en mi vida, porque a este paso voy a acabar por beber la sangre del suelo.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Mar 7 Sep 2021 - 22:23

- No soy la clase de chica que se quede hasta la madrugada tocando sonatas al piano -bufaste-. Creo que a mi madre le hubiese gustado más que esta profesión; por lo menos dormiría más tranquila. -Te encogiste de hombros-. Al menos es una profesión honrada.

Aunque no se trataba del motivo principal por el que te movías, el hecho de enfrentar a los más fuertes siempre resultaba más lógico estando al otro lado de la ley. De cualquier otro modo, un combate no sería sino una simple exhibición de habilidad, poco más que un sencillo juego. Y los juegos tenían la triste cualidad de que, poco a poco, se iban volviendo más y más aburridos. Incluso aunque a veces tenías que ver fotografías demasiado explícitas de crímenes, entrar en lugares asquerosos o, Dios no lo quiera, ver sangre, tu profesión poseía tantas cosas buenas que casi no podrías haberlas listado. Las tres más obvias eran el peligro, el sueldo y la libertad. Para mucha gente la primera significaba descartar la opción, para ti solo un mayor empeño.

- ¿Estas? -Te mordiste el labio, coqueta, mientras sujetabas el sable y la pistola-. No se preocupe, no son tan peligrosas como mis armas de mujer.

¿Es muy tarde ya para recordarte que no sabías hacer chistes? Sí, lo era. Míralo, el pobre estaba vomitando por tu culpa. En realidad sabías que era algo casual, pero el momentum te hizo sentir a partes iguales divertida y culpable. Aunque con semejante ruido, si la alarma no había sido suficiente, seguramente ya se hubiesen dado por alertados; además, estaban realmente cerca ya. Casi podías oler el humo de la hoguera.

- No hay gas. Al menos no suficiente para ser peligroso. -Le señalaste la hoguera, como si esperases que en su cabeza se hiciese una conexión trivial-. Ya habrían saltado por los aires. De todos modos, desde aquí tal vez deberíamos ir en silencio.

En realidad alguien con buen oído ya os habría escuchado, pero no estaba de más mantener un poco los sentidos agudizados en lugar de embotarlos con una conversación banal. Más tarde, mientras empaquetabas a la Araña, ya te cobrarías en curiosidad el rescate del trabajador.

Sin decir más seguiste hasta la habitación escarbada en la roca, y desde el exterior sin acercarte pudiste ver que había tres hombres armados con sables, mirando hacia la entrada -si bien tú entre las sombras eras casi inapreciable, así que no te vieron- por si en algún momento cualquier cosa entraba. Se los señalaste a Blackwood y le hiciste un gesto para que no avanzase más. Su camisa blanca corría el riesgo de convertirse en un faro reflectante en la oscuridad.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Mar 7 Sep 2021 - 22:46

"No son tan peligrosas como mis armas de mujer"....la condenada tenía más razón que una santa, pues para mi desgracia pude ver en más de una ocasión dichas armas en acción, y no, no me gustaron. La cosa ya empezaba a ponerse peliaguda y nuestra conversación había acabado, no sin antes darme una respuesta punzante, pero bueno, pelillos a la mar y vamos a lo que nos concierne.

Pero si, el chiste era muy malo, tanto que duele. Pero bueno, era una muchacha ¿Que le podía pedir? Es joven y "alocada", y cada vez que pienso así me siento como un anciano.

Me detuve en la entrada de la sala excavada en la roca por orden de Alice, pues parecía que ya se divisaba a tres maleantes junto a la hoguera. No fue buena idea ponerme una camisa blanca, pues seguramente si me aproximaba un poco más me verían, así que el aviso de Alice tenía todo el sentido. Así que asentí con la cabeza y le dije en voz baja.

-Son tres y parece que están esperando a que aparezcamos, me siento un poco tonto estando en la oscuridad sabiendo que saben perfectamente que estamos aquí, así que por favor no me juzgue por lo que voy a hacer ahora mismo, pero si que me gustaría que entrara en acción cuando vea la señal.- dije antes de dar unos pasos hacia adelante, ergo, hacia los maleantes, que me vieron y esbozaron una leve sonrisa mientras mantenían sus armas lista.

Salí caminando con las manos en los bolsillos, aguantándome las náuses que me iban y venían, hasta que uno de ellos, el de la izquierda me dijo apuntándome con su sable.

-Mira que te haces de rogar idiota- vale, lo ha dicho en singular, puede que no hayan visto efectivamente a Alice todavía a pesar de que sabían que estaba en la mina- ¿Y la cría? ¿Ha decidido dar la vuelta? ¿ A que va a ser más lista que tu?- dijo pedante el maleante.

Manteniendo la compostura le respondí:

-Quizás se haya querido ahorrar el ver su cara, porque yo a diferencia de ella no me puedo contener- dicho esto abrí la boca y lancé una pota verde contra la cara de aquel tipo mientras los otros flipaban en colores.

-¡Pero tu desgraciado paleto!- dijo el empotado mientras trataba de limpiarse la cara tras dejar caer su sable  al suelo. No tardó el que estaba a su lado en darme un puñetazo en el estómago que provocó que cayera, con un quejido, sobre mi rodilla derecha.

-Lástima que te necesitemos entero, levanta los brazos Blackwood- dijeron mientras me apuntaban con sus sables y veían como llevaba lentamente mis manos hacia la nuca, momento en que les dije -¿Los seis?

-¿Seis?- dijeron confusos mientras veían como mi chaqueta se raía por la mitad dejando salir cuatro brazos mecánicos con garras en sus extremos, que al igual que  serpientes y con breve chirrido mecánico, comenzaron a retorcerse hasta estirarse y lanzarse como culebras contra los maleantes. Una de estas garras se abrió y agarró la cabeza del maleante del medio levantándolo en el aire, mientras que otra de las garras agarró el brazo del tercer maleante que sostenía su sable, para que una tercera garra le golpeara en el pecho lanzándole contra la pared, clavándolo contra la roca.

El que tenía todo mi vómito encima no corrió una  suerte diferente, pues a la vez que los tres brazos se encargaban de sus compañeros el cuarto se enrolló  en su torso y lo levantó en el aire, al igual que el abrazo de una pitón comenzó a apretarse y a estrujarlo lentamente, eso si, mis dos brazos naturales seguían en alto hasta que se escucharon tres crujidos: el del cráneo del primero siendo aplastado, el tórax del segundo siendo contraído y el cuarto hizo el mismo ruido que el de una botella de plástico al ser  aplastada. Los tres cayeron al suelo al momento muertos.

Tras hacer esto miré hacia atrás, para ver si Alice estaba allí aún, tan sólo esperaba que no estuviera asustada si me había visto. Los brazos mecánicos una vez acabada su tarea se replegaron sobre la espalda, donde tenía un arnés que ahora estaba visible. Cogí mi chaqueta rota del suelo, le saqué el polvo y dije con cierta pena:

-Otra chaqueta de seda echada a perder.-dije limpiándome la boca con mi pañuelo.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 8 Sep 2021 - 0:52

Un primer impulso te hizo querer detenerlo, pero te mantuviste estática en el lugar. Evidentemente si alguien visiblemente enfermo se adelantaba con total seguridad hacia el peligro sin ninguna clase de contramedida debía tener un plan en mente, ¿no? Tal vez simplemente despreciaba en secreto su existencia y estaba anhelando terminar con su sufrimiento más deprisa. Sin embargo... Nada más lejos de la realidad.

Por las palabras de esa gente supiste que eran conscientes de ti. Te sorprendió que su primera reacción fuese de ese calibre, teniendo en cuenta que habían secuestrado a un trabajador, aunque empezaba a cobrar sentido la teoría de que no estuviese relacionado con él. Al menos, hasta que les vomitó en la cara y recibió a cambio un puñetazo en el estómago. Tú lo habrías evitado con un delicado movimiento de cintura, claro, pero dudabas que él fuese tan flexible. Por un momento, sentiste la necesidad de intervenir.

Y de pronto, no. El extraño bulto de su espalda cobró vida y rasgó la chaqueta de Blackwood para dejar salir cuatro brazos mecánicos. De pronto, lo que pareció un suicidio se convirtió en una masacre casi a sangre fría. Contuviste una arcada, horrorizada. No eras la clase de persona que se contenía en batalla, pero semejante desequilibrio de fuerzas era una ejecución en toda regla -y de las brutales-. Los huesos machacándose te recordaron al ruido del aplastamiento al que Velkan había sometido a una hueste entera. Y encima, eso dificultaba que llegaseis hasta la Araña o el hombre al que él buscaba.

- Eh... -No articulaste palabra en los primeros veinte segundos. Tampoco en el primer minuto. Si los huesos de esos hombres crjían así, ¿cómo sonarían los tuyos? -. Una pena, qué duda cabe.

No te dio el cuerpo para decir nada más. Por un instante llegaste a sentirte mareada, y buscaste una pared donde apoyarte. Al principio creíste que era por el crujido, o la sangre... Tal vez por lo escatológico de la situación, pero terminaste razonando que lo que te sobrecogía era otra cosa. Tus ojos estaban abiertos de par en par, mientras escuchabas sin oír cómo los cuerpos de esos hombres se iban poco a poco quedando sin vida.

Caíste arrodillada tapándote los oídos. Incluso cuando el silencio llegó la náusea vino con él. Miraste a Blackwood con incomprensión y te levantaste lentamente. Las piernas te temblaban un poco, como si de pronto estuviesen completamente entumecidas, y tardaste un rato en sentir tu cuerpo de nuevo.

- Si vuelve a hacer eso... -Te tambaleaste un poco, pero conseguiste mantener el equilibrio-. Si vuelve a hacer eso, lo mato. Sigamos.

Eras consciente de lo poco intimidante que sonabas de pronto, y probablemente toda tu aura de seguridad se había desvanecido de golpe, pero aun así se lo advertiste y comenzaste a avanzar. Cuando pasaste al lado de la hoguera optaste por apagarla con un gesto de la mano, robando su calor hasta que se extinguió, y caminaste entre la oscuridad un poco más hasta que escuchaste el sonido de los cubiertos contra la porcelana. Alguien estaba almorzando.

Comprobaste tu reloj una vez más; llevabais más en el túnel de lo que habrías esperado, y de pronto te habías quedado en blanco. Suspiraste mientras discretamente frotabas tus manos contra las caderas, tratando de calmar el leve temblor que aún perduraba en tu cuerpo.

- Sea lo que sea que se ha llevado a su amigo, está...

El sonido del acero a vuestra espalda resonó pesado. Como una compuerta que se cerraba cayó tras vosotros, y cinco segundos después delante de vuestras narices también. Te costó escuchar a través, pero creíste que había una risa malévola al otro lado. Maldijiste en voz alta demasiadas veces, sabiendo que si hubieses estado atenta eso no habría sucedido.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Miér 8 Sep 2021 - 9:23

Si, me había pasado, mucho. Lamentaba que una persona tan joven como Alice tuviera que ver me en acción, pero es que esto ya estaba pasando de castaño oscuro. No podía tolerar que esto fuera a más, que vale, ya nos hemos reído todos de la broma y del secuestro, pero nadie entra en mi propiedad y me rompe la cabeza en los túneles de mi propia mina...salvo Alice, que me ha caído bien a pesar de que no la conozca de nada.

Así que una vez acabado con el baile contra aquellos tres, la muchacha efectivamente se había quedado sorprendida, o quizás asustada. Así debió ser cuando me amenazó diciendo que si volvía a hacer eso, me mataba. La miré arqueando una ceja y le respondí con tono calmado.

-Disculpe la brutalidad, y también disculpe por acelerar el tiempo y evitarle a usted que se manche las manos- dije a modo de excusa fanfarronera para luego volver al tono calmado- Eran ellos o nosotros, y francamente no me diga que no le cansa ya tanto túnel  e idiota que nos subestima.

Así que continuamos caminando hacia abajo, con la chaqueta raída sobre mi brazo derecho hasta escuchar que, efectivamente, había alguien comiendo un poco más adelante. Sin duda Alice tenía oído de chacal.

-Bien, acabemos con esto señorita Alice- dije tratando de dar un paso hacia adelante antes de que dos grandes paredes nos cortaran el paso por delante o detrás, haciéndose el silencio provocado por la sorpresa.

-¿Pero cuanto tiempo llevan aquí estos?- dije en alusión a esa obra de ingeniería.

Alice tampoco parecía estar muy contenta, pero no podíamos detenernos ahí, Hammond estaba al otro lado de esta puerta, y con él su captor.

-¿Se le ocurre algo Alice? Quizás algo más diplomático- dije mientras palpaba la puerta tratando de que cediera, y a la vez buscando alguna forma de poder abrirla, no sé, algún mecanismo o algo.

-Podría agrietarla usando mis brazos pero nos llevaría mucho tiempo...sería como usar un abrelatas. ¿Tiene algo en su arsenal que nos permita tumbar esto señorita?-le dije sin quitar vista de la puerta.

Entonces se escuchó una voz tras la puerta:

-¡Señor Blackwood no tire la puerta!¡¿Me oye?! No tir...

Su voz se ahogó en ese momento y volví a mirar a Alice, preguntándome que demonios debíamos hacer. Así que pensé por unos segundos y le dije a Alice:

-¿Cuanto porcentaje cree que hay de que el idiota que tiene recluido a Hammond ahí está apuntándonos con un arma pesada?. Para que en cuanto tiremos la puerta nos vuele los seos. Yo diría que podemos barajar el 75 por ciento. ¿Qué opina?

No sabía muy bien que me iba a responder Alice, pero o una de dos....o tiramos la puerta y salvamos mi inversión, o nos quedamos esperando a que el secuestrador diga algo.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 8 Sep 2021 - 10:43

La oscuridad era tan densa que no podías ver nada. En medio de ella todo resultaba más grande, y al mismo tiempo más pequeño; más inseguro, por supuesto, e infinitamente más aterrador. Dar un paso de más podía ser golpearte con algo que no verías, y tratar de hacer algo a ciegas podía suponer que acabases haciendo daño innecesario al señor Blackwood -aunque visto lo visto, empezabas a dudar de si no sería lo mejor-. Respiraste despacio tratando de recobrar la calma, baremando las posibilidades y tratando de esclarecer cuán peligroso podía ser encender una cerilla. No creías que mucho, pero arriesgarte tanto sin un alivio en adrenalina no valía la pena.

- Inferiores al siete por ciento -contestaste secamente-. Esto sigue siendo una mina. Podría derrumbarse ante un impacto no controlado. -Obviamente estabas pensando en un cañón de grandes dimensiones, pero no te planteabas utilizar un cañón de doce libras en lugar de una pistola porque, entre otras cosas, la potencia que se ganaba era muy poca en relación a la precisión que se perdía -amén de que a bocajarro, cualquiera de los dos disparos podría ser letal-. Aparte, si Blackwood era requerido en vida, ¿por qué poner su vida en riesgo con un arma de artillería? Lo más probable era que decidiese dejaros ahí hasta que acabaseis inconscientes por la falta de oxígeno-. En cualquier caso no es momento para la diplomacia.

Te agachaste cuidadosamente, tanteando el suelo para dar con la pared rocosa. Blackwood podía no ser prescindible, pero tú eras seguramente un error de cálculos y, sin duda alguna, un riesgo. Te volviste a levantar apoyando la mano contra ella, y extendiste una capa de negra oscuridad que se esparció hacia la fuente del sonido. Cerraste los ojos, atenta a cualquier cosa que pudieses sentir, tratando de cubrir la puerta por completo. ¿Cómo demonios habían instalado ahí una puerta?

Estabas lista.

La forma más precisa de describir ese sonido podría ser "estridente". Los agudos chirridos del metal quedaron sofocados por el grave quiebro de la roca a su alrededor, separándose del lecho. Como un restallido, luego, el acero comenzó a gemir mientras dentro de la oscuridad era sometido a presiones insoportables. Cuando tu oscuridad se disipó solo quedaban algunos hierros sueltos a un lado, escombros al otro y una esfera imperfecta de hierros oxidados a tu espalda. Frente a ti ahora unos pocos focos débiles estaban encendidos mostrando la figura de un hombre calvo, cabeza tatuada en patrón de red hexagonal y físicamente corpulento. Con una mano sostenía un cuchillo mientras aferraba con el otro brazo a un hombre anciano y obeso. Tú, sin embargo, te fijaste en otra cosa:

- No era una puerta. -Lo confirmaste al mirar atrás. Un sinfín de hierros aparentemente pegados entre sí sin ton ni son hacían una capa sólida. No obstante, y aunque el que tenías delante se parecía al capitán, no era la Araña-. Hemos caído en la red, parece.

- Bienvenidos, bienvenidos -dijo con tono siseante el pirata-. El Capitán estaba esperando solo a uno, pero parece que hay sitio en la mesa para dos más... Acompañadme, por favor.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Miér 8 Sep 2021 - 11:40

No había logrado nada, la oscuridad me impedía hacer movimiento alguno. Parecía que nos íbamos a quedar allí por un buen rato sino fuera por Alice. Notaba o escuchaba el ruido de la muchacha moviéndose en las sombras, y eso me ponía algo nervioso al no saber que estaba haciendo exactamente.

Comencé a plantearme seriamente es reventar la puerta aunque no fuera la opción más sensanta, y de hecho, cuando estaba dispuesto a hacerlo aquella "pared" cayó ante mi como si de un castillo de naipes se tratara, dejándome unas cuantas luces y a un tipo calvo que parecía nos estaba esperando.

Sin duda alguna Alice había hecho algo, algo que se escapaba, pero que había logrado poco más que deshacer aquella pared. Me quedé completamente sorprendido. Era una maldita cría y tenía más ases en la manga que yo ceros en mi cuenta bancaria. Sin embargo si no fuera suficiente con todo esto, aquel tipo tenía a un tipo agarrado a su lado. Era Hammond.

Con el cuchillo que sostenía en su mano amenazaba el cuello del minero, y yo no pude evitar mantener una cara neutral, aunque me apetecía bastante acabar con él y terminar con este allanamiento. Esperaba que nos atacara o nos amenazara, sin embargo, nos invitó a acompañarle. Parecía que habíamos sido "invitados" a ver al que se suponía era su jefe, o al menos eso nos estaba dando a entender.

No había alternativa, así que me llevé las manos a los bolsillos y procedí a acompañar a aquel tipo, y esperaba que Alice hiciera lo mismo, a no ser que no tuviera ganas de ser diplomática. Si me acompañaba por aquel lugar con el maleante dirigiéndonos le preguntaría por lo bajo.

-¿Como te has encargado de esa pared? No he escuchado ni un solo ruido de tus armas, ni he visto un fogonazo ni nada...de hecho no podía ver nada.-pregunté con curiosidad, pues la niña empezaba a acojonarme de verdad. Empezaba a pensar que estaba más seguro con el maleante que con ella.

Así que nada, caminé por el túnel en amor y compañía tratando de mantener las náuseas como podía que iban u venían. Aparte comenzaba a tener algo de mareo, vamos, que se me estaba juntando todo y me daba miedo que me explotaran las dolencias de golpe.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 8 Sep 2021 - 14:27

No disimulaste tu sorpresa. Podrías haber esperado muchas cosas, desde una tripulación entera hasta el ataque inmediato, pero que de alguna manera ni siquiera se hubiese asustado al ver la oscuridad devorar el hierro hacía que se te activasen las alarmas. Que con semejante situación hubiese mantenido totalmente la compostura sin titubear, invitándoos a comer con el Capitán... Simplemente terrorífico. Se te pasó por la cabeza pegarle un tiro, pero seguramente tuviese aptitudes suficientes como para evitarlo de alguna manera, probablemente poniendo en peligro al anciano.

- Supongo que podría comer algo -admitiste, encogiéndote de hombros.

-Sí... Eso pensaba yo. ¡Vamos!

Aunque lo que faltaba de camino hasta llegar a la verdadera guarida no era mucho cada paso que caminabas se hacía eterno. La Araña era un hombre extremadamente peligroso, el de mayor recompensa que jamás habías perseguido y desde luego el más sanguinario al que habías decidido atrapar. No tener ningún plan en mente era algo factible cuando contabas con la superioridad táctica de no tener que preocuparte por las consecuencias, pero de pronto había tantas cosas que no podías controlar que una sensación de estrés empezaba a aglutinarse en tu nuca, tensándote el cuello.

Por su parte el señor Blackwood todavía trataba de razonar lo que había sucedido con el acero, incapaz de llegar a una conclusión racional -lógico, por otra parte-. Te planteaste explicárselo, ya que seguramente allí todos supieran ya que eras usuaria, pero preferiste zanjar el tema sin darle mayor importancia:

- Solo he usado mis armas de mujer. -Y de pronto, el chiste sí tenía gracia.

Cuando llegasteis a la sala de la que provenían los sonidos la situación no pareció mejorar mucho: Escoltado por cuatro hombres más, todos con una telaraña tatuada en alguna parte de su cuerpo vivible, la Araña se encontraba sentado a una no muy elegante mesa de madera basta y alumbrado por un foco fluorescente que de vez en cuando titilaba. No dejó de comer a pesar de veros, y n siquiera se dignó a saludaros hasta que terminó de saborear el bocado.

- Qué honor tu visita, Blackwood, amigo -dijo, cantarín-. Si hasta sabes me has traído un regalo... -Te lanzó un beso y tú no pudiste resistir una mueca de desagrado-. En fin... Hay que ser muy estúpido para bajar hasta aquí con cuatro pinzas de acero. Esperaba un poco más de ti. Al fin y al cabo, ella solía ponerte por los cielos. Salvo cuando terminaba de chupármela, claro.

Miraste hacia Blackwood, asqueada.

- ¿Conoces a este media mierda? -preguntaste-. ¿Por qué te dice estas porquerías? ¿Vas a tolerárselo?

- Lo va a hacer -cortó la Araña-. Al menos, si no quiere que se le muera otra fulana.

Pudiste sentir el acero en tu nuca, pero no había nadie a tu espalda. Cuando te giraste a mirar, una espada flotaba. ¡Por eso su hombre no había tenido miedo!

- La verdad es que pensé que pagarías bien por tu hombre de confianza, pero creo que pagarás más por ella, ¿verdad, Blanquito?
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Miér 8 Sep 2021 - 14:50

Ahora el chiste si que tenía gracia, hasta me provocó una leve mueca de sonrisa que rápidamente se volvió a tornar recta. Una vez acompañé a Alice hasta nuestro anfitrión la cosa se puso bastante tensa, pues allí estaba su capitán, y este parecía conocerme, pero yo a él todavía no.

-Cuando quiera puede poner a prueba su teoría -le dije en referencia a la decepción que se había llevado con mis "4 pinzas".-¿Nos conocemos?- pregunté dubitativo mientras lo examinaba de arriba abajo hasta que, finalmente, me di cuenta.

-¿Tulliard? ¿En serio sois vos?- dije incrédulo- Vaya, el  tiempo no ha sido generoso con vos en absoluto.

Entonces en ese momento aquel tipo echó un vistazo lascivo a Alice, y yo tuve que ponerme entre ella y él cortando así el contacto visual -Lamento decirte que no es navidad, así que nada de regalos ¿Te parece?-dije con cierto tono jocoso antes de mirarle a los ojos con cierta superioridad moral a pesar de la situación - Pensaba que te había arruinado del todo tiempo atrás, pero veo que te las has apañado para tocarme las bolas  en mi propia "casa".

Miré entonces a Alice.

-Si, claro que le conozco, es el Barón de Tulliard, competencia directa  en los negocios que mi familia tenía en el South Blue. Mi familia los acabó aplastando como las cucarachas que eran. Aunque bueno, no se si llamarte barón sería ahora muy correcto.-dije antes de volver a llevarme las manos a los bolsillos-  Siento decepcionarte pero me da pena incluso verte así, como un sucio pirata.

¿Diplomacia? ¿Donde? Tulliard era uno de los tíos más asquerosos de este globo, su familia era conocida por regentar grandes casinos donde las actividades ilegales fluían con más naturalidad que el vino tinto en una copa Blakwood. Antaño fue un buen socio de negocios de mi padre, y tras él conmigo, pero en los negocios a veces había que aplastar a la competencia.

Le miré fijamente y mi tono cambió a cavernesco y serio, podría decirse que si las miradas matasen él ya estaría en camposanto.

-Y si vas a hablar de ella, te agradecería que no lo hicieras delante mía. Cuando  su nombre sale de tu boca no puedo evitar mirarla y verla como el sumidero de mierda que es. Si estás escocido tanto tiempo después, aquí me tienes. Pero ten cuidado con lo que dices de ella en mi presencia, porque sino te juro que te arrancaré la yugular de un mordisco y lo último que verás será como te la meto por el culo mientras me ves la cara. Plantéate como lo haré.

Entonces la Araña amenazó directamente a Alice colocando una espada tras su nuca.

-Tulliard ella no tiene nada que ver, está aquí de rebote. ¿Quieres dinero? Tómalo. ¿Me quieres a mi? Me vale. Pero te recomendaría que no la tomaras con la muchacha. Tu no tienes derecho a dirigir su vida. -dije antes de levantar la voz- Pero dime una pequeña duda ¿Has montado  todo este circo porque ella no quiso casarte contigo o porque te arruiné?. Como sois los perdedores.

Seguramente Alice acabaría pegándome una hostia por echar más leña al fuego, pero conocía a Tulliard, y era un maldito fanfarrón...además él no vio "las armas de mujer" de Alice en acción.
Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alice Wanderlust Miér 8 Sep 2021 - 15:33

Al parecer te encontrabas frente a un pirata de alta cuna. No estabas muy puesta en la heráldica del South Blue, pero si bien la familia Tulliard no te sonaba de nada el título sí tenía cierto valor. No mucho, pues era lo más bajo de la nobleza -había quien llegaba considerar los señoríos la base de la nobleza, pero solo eran el techo de la plebe-, pero de alguna forma era posible que descendiese de un duque, o de un conde en algún punto de su historia, antes de que al patriarca del momento se le perdiera la polla donde no debía y acabase dotando a su bastardito de un título menor.

De todos modos lo realmente impresionante era que esos dos sí parecían conocerse y, cómo no, todo se resumía a un lío de faldas más o menos complejo. Blackwood, por lo que entendiste, había arruinado a la familia de Tulliard y robado a su mujer o algo así. De hecho por un momento llegaste a pensar que sería por lo primero, pero la Araña hacía especial hincapié en lo segundo. De forma particularmente precisa. No te enterabas mucho del drama, pero sin duda uno y otro intentaban retarse en una competición por ver cuál de los dos se cabreaba antes y daba un paso en falso, cayendo de lleno en las artimañas del otro.

- Aysh... Hombres -musitaste, exasperada-. ¿Podríamos ir al grano, por favor?

Eran seis y vosotros dos. Uno de ellos usuario, y si tus sospechas eran acertadas controlaba el metal. Quizá, de manera más específica, el magnetismo, lo que explicaría la basta cubertería de lo que parecía ser hierro, la reunión en una mina siderúrgica con paredes ferrosas y la gracia que parecía hacerle la aparición con metales ferromagnéticos de Blackwood. Tú también eras usuaria, y aunque no contabas con el control telequinético de todos los tenedores poseías uno de los poderes más grandes entre todas las habilidades demoníacas.

Una esfera de oscuridad se formó en tu mano mientras a tus pies el suelo comenzaba a llenarse de esa misma sustancia. Antes de que la Araña pudiese reaccionar absorbiste en la oscuridad de tu cuerpo el sable que te amenazaba, al tiempo que el vacío se abría bajo los pies de los cuatro escoltas, devorándolos hasta el cuello. El captor del anciano, por su parte, empezó a gritar de dolor cuando sus dedos se vieron irrefrenablemente atraídos hacia la pequeña esfera, rompiéndoselos en un chasquido horrendo. El cuchillo cayó sobre las sombras sin emitir ningún sonido y se perdió también, dejando más o menos fuera de peligro al minero.

- Creo que este es un buen punto de partida para una negociación -terminaste diciendo antes de bordear la mesa, tirando sin cuidado la comida del pirata al suelo y aprovechando el espacio libre para sentarte con las piernas cruzadas, muy cerca de él-. La pregunta es, cielo, cuánto vas a pagarme para que te entregue con vida a la Marina. Y piensa rápido, cariño. Gasto mucho en ropa y no tengo pensado cambiar de hábitos en mucho tiempo.
Alice Wanderlust
Mensajes :
216

Fecha de inscripción :
01/02/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm62/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm74460/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (74460/1000000)
Berries: 78.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Naipe Miér 8 Sep 2021 - 16:04

Caray con la muchacha, por todos los dioses. Eso no era una niña, eso era un demonio que había adquirido su forma. ¿Cómo demonios había hecho eso? Sin duda sus armas de mujer asustarían al mas bravo guerrero. No tardó nada en quitarse de enmedio a los matones y a las armas que portaban, hasta tal punto de dejar a la araña rodeada por una cosa negra que parecía ¿Oscuridad?. ¿Me estás diciendo que he viajado con este monstruo todo este tiempo y ni me he enterado? Bueno, si, lago sospechaba, pero de llevar un arsenal encima a ser poco más que una deidad a mis ojos era ya pasarse.

Hammond por su parte se apartó de la escena mientras se frotaba con su mano el cuello. Miraba absorto tanto a Alice como a mi, seguramente, sorprendido por las habilidades de la muchacha y por mi arnés.

Alice por su parte estaba sumamente tranquila, e incluso comenzó una "negociación" con Tulliard. Yo todavía no salía de mi asombro y cuando me disponía a caminar alrededor de ellos...lo vi. Un gran baúl con las siglas E.B, y sólo había una persona en esta isla que se llamara así, además ese baúl me era familiar por los motivos florales que adornaban su cerradura, la cual estaba sin candado. Entonces mi vista se centró en el objeto, apartado al fondo de la esencia junto a unos barriles y algunas telas raídas amontonadas en una pila.

Ignoré a Alice y a Tulliard y les dejé que "hablaran" mientras yo me acercaba con paso lento hasta aquel cofre. Una vez frente a el me arrodillé y e quedé mirando las siglas y la decoración. Efectivamente este era el baúl de Elisabeth Beneviento, pero, ¿Qué hacía allí? ¿Cómo es que Tulliard lo tenía?. Hora de averiguarlo.

-¡Tú!- le dije con torno iracundo mientras me acercaba hacia él a pesar del truco de Alice- ¿De donde has sacado eso?- concluí señalando el baúl- ¿Cuando lo robaste?

El pirata arqueó la ceja confuso, como si la pregunta no fuera con él, ya que estaba más pendiente de Alice por lo que había hecho que de mi.- ¿Eso?-dijo dubitativo- Eso lo encontraron mis hombres cuando nos instalamos aquí a medio enterrar. Pensamos que al principio era un tesoro, pero mi hombres lo abrieron y no había nada de valor, solo papeles y ni me molesté en revisarlo en profundidad.

-Si no hay nada que brilla no te llama la atención¿Verdad Tulliard? Cuervo decrépito- dije antes de volverme hacia el cofre y empezar a rebuscar.

Encontré una rosa plegada en un libro llamado " La cumbre Escarlata", libro que le había regalado a Elisabeth por su doce cumpleaños, y la rosa había sido un regalo que le hice aquel mismo día, y se ve que la conservó. Seguí buscando entre la nostalgia y la preocupación, y aparte de varios documentos sobre la familia Beneviento no encontré nada, salvo una carta sellada con su blasón, y el remitente era...yo.

-Que, ¿una carta de amor ?-dijo Tulliar con una leve sonrisilla. Entonces uno de mis brazos mecánicos se estiró desde mi espalda y se lanzó contra el agarrándole el cuello, en señal de que estuviera callado.

Entonces abrí la carta, con fecha tres de noviembre, el día de su muerte.

Si amor mío, me casaré contigo
te amaré toda la eternidad
esta noche por fin
podremos estar juntos.
Te amo.
Siempre tuya: Elisabeth.


Me quedé en blanco, más si cabía todavía. Notaba que el corazón se me paraba, que me faltaba el aire. Un leve gemido salió de mi boca, pues las palabras que trataba que salieran de mi boca se resistían. Me incorporé levemente, manteniendo mi garra tentacular en el cuello de Tulliard. Hasta que al final logré decir:

-No se suicidó...-dije tratando de acabar la frase- Ella iba a venir conmigo.

Volví a girarme, ignorando totalmente todo lo acontecido en la mina, y continué rebuscando en el baúl sin soltar la carta en ningún momento.

-No me jodas que te prefirió a ti- dijo Tulliard antes de ver ahogadas sus palabras la notar la pinza del tentáculo apretar su gaznate levemente.

Naipe
Mensajes :
45

Fecha de inscripción :
14/04/2021


Hoja de personaje
Nivel:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm18/150Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (18/150)
Experiencia:
Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 3qaWnZm8750/1000000Un retraso, nuevas amistades y mucha oscuridad (Privado Alice- Naipe) 9h2PZk8  (8750/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Naipe

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.