¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
El periódico OPD
El periódico OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

Lecciones de Jalisco: Notas del Bajo Mundo Empty Lecciones de Jalisco: Notas del Bajo Mundo {Dom 27 Feb 2022 - 0:44}

Lecciones de Jalisco


One Piece Definitive

Estas últimas décadas han sido oscuras para el mundo. Violentas guerras y conflictos han sacudido todos los mares: la Guerra del Cisma entre el Gobierno y la nueva entidad formada por sus países escindidos, la Liga de los Mares. La Guerra Mundial librada entre la Gran Coalición contra el imperio de la Yonkou Katharina, la Reina Bruja. Los conflictos en el East Blue entre la Revolución y los cientos de bandas piratas que, a modo de garrapatas, acudieron oliendo la sangre del Gobierno a establecer sus pequeños reinos y desangrar a la población local. Y como estos, decenas de otros conflictos menores. ¿Mi experiencia personal? Ha sido un tiempo excelente para los negocios. El tráfico de armas nunca había dado más beneficios. El caos que se ha apoderado de decenas de países nos ha permitido prosperar a la sombra de la ley, crecer, hacernos fuertes.

Para el Gobierno siempre hemos sido un mal menor a tolerar. Tolerados, mantenidos bajo control mediante cuidadosas y quirúrgicas purgas. Siempre podando las ramas podridas y las potenciales amenazas, como ese idiota que hace años tuvo la mala idea de estropear su propia tapadera, un Señor del Crimen infiltrado en el Cipher Pol que decidió declarar la guerra al Gobierno. ¡Si yo hubiese tenido bajo mis pies una organización criminal y un puesto en el Gobierno, no habría tirado a la basura esa oportunidad! En cualquier caso, perdonad los refunfuños de un viejo. No estáis aquí para oír hablar de eso. Estáis aquí para saber qué podemos hacer y qué queremos hacer. Como decía, el Gobierno nos tenía a ralla pero nos mantenía al alcance de la mano porque les éramos útiles. ¿Ahora? Ahora nos necesita. Aún limpian de nuestra presencia sus ciudades allí donde a algún capo local se le sube el poder a la cabeza... y la pierde, por supuesto. Yo mismo mato a esos imbéciles si el Gobierno no les echa la mano primero.

¿Por qué nos necesita? Porque el mundo se ha roto. El Gobierno ya no es la potencia hegemónica. Aún es la alianza más rica y con más recursos, pero la Marina, sustentada por la Liga de los Mares, tiene muchos más hombres. La Revolución ya no está compuesta por idealistas y muchachos simplones con paja en la cabeza. Ahora es un gobierno en toda regla, con islas bajo su control en todos los mares y un férreo control del East Blue, o eso creen. Los cazadores de recompensas están como pollos sin cabeza, teniendo ya no una, sino tres autoridades legales para las que cazar y ante las que responder. Eso los hace vulnerables y fáciles de convencer para que acepten un nuevo amo. Uno que pague mejor y ofrezca un trato más directo que una impersonal oficina de cuartel.

El Gobierno ya no puede permitirse centrar demasiados esfuerzos en nosotros, no con los enemigos a las puertas. Y saben que si nuestras drogas desapareciesen de sus calles, si no estuviésemos para suministrar armas de contrabando a cuarteles de la Legión mal aprovisionados, si no les pasásemos suministros a través de bloqueos de la Liga de los Mares por nuestras rutas secretas... si, en definitiva, lo deseásemos, podríamos hacer al Gobierno Mundial tambalearse. No lo suficiente como para que cayese por su propio peso, pero lo justo como para que un golpe fuerte de sus enemigos les hiciera desaparecer. Pero, ¿por qué lo haríamos? Estamos condenadamente felices de que el Gobierno esté débil pero siga existiendo. Son nuestro mejor cliente.

Más aún, desde que la Marina ha desaparecido de la ecuación y con ellos, todo el grupo más moralista e insufrible, y en su lugar la implacable Legión fue fundada con los marines leales, el Gobierno Mundial ha dejado de disimular y de jugar a ser los chicos buenos. Ya no tienen reparo en jugar sucio. La venta de esclavos, un negocio que antes teníamos que llevar a cabo en secreto y en el que aún así sus Tenryuubitos participaban, es ahora una actividad perfectamente legal. Por supuesto, eso no significa que hayamos renunciado a nuestra parte del pastel: al contrario. No hay ningún hombre de negocios "legal" que tenga una parte importante del mercado. Se supone que solo criminales pueden ser vendidos como esclavos, pero colar en el lote algunos civiles de países no afiliados al Gobierno nunca está de más. Mientras disimules y seas sutil, el Gobierno mira a otro lado y paga bien.

Ah, no nos olvidemos de los chicos de la Revolución, mis hipócritas favoritos. Ahora que controlan buena parte del East Blue y han compuesto una estructura pseudo-estatal, se ven obligados a hacer negocios con nosotros. Más que antes, quiero decir. Tengo muy buenos clientes que trabajaban en la Revolución. Os daría nombres, y puedo aseguraros que os impactaría mucho quiénes tienen las manos manchadas y hasta qué punto, pero valoro mucho mis negocios. No queremos que se enfaden y se marchen a comprar a otro lado, ¿verdad? Jejeje. Guardémosles el secreto por ahora, mientras nos convenga. Cuando necesiten más que nunca mantener su apariencia de caballeros de blanca armadura, apareceremos con su saco de estiércol en una mano y una toallita en la otra.

La Liga de los Mares es un asunto aparte. Se puede hacer negocios en sus países, y como en todos lados, siempre hay gente en la administración dispuesta a dejar pasar por la aduana algún cargamento de vez en cuando. Sin embargo, la Marina ha blindado sus filas y persigue a los espías y la corrupción con el celo de un fanático religioso. Aún así, hemos hecho nuestros pinitos y logrado herir su orgullo colándoles un par de chicos en los últimos años. Hace muy poco estuvimos muy cerca de lograr robarles una akuma no mi delante de sus narices, sin hacer ni el más mínimo esfuerzo. Por desgracia, el encargado de la operación era solo sargento y no muy listo. Sabemos que ha palmado, y creemos que la akuma ha vuelto a manos de la Marina. Oh, bueno. No se sabe nada de nuestra implicación, así que no hemos perdido nada. Un peón estúpido está mejor muerto.

Los piratas son nuestros rivales y mejores amigos. Con un pirata puedes entenderte: no tienen un palo metido por el culo, por lo general, y algunos están dispuestos a implicarse en los negocios y colaborar por un pellizco del pastel. Algunos de mis mejores clientes son Señores de la Piratería. Sin embargo también son la competencia. Y siguen siendo bandidos del mar; no será la primera ni la última vez que un cargamento no llega a su destino porque un capitán con más valor que cerebro ha asaltado el barco. ¿Mi parte preferida? Les debemos darle las gracias de todo corazón. Esta era de guerras y buenos negocios ha sido posible gracias a ellos. Si la Yonkou Kepler no hubiese salido de la nada y puesto en jaque al Gobierno, el dominó no habría empezado a caer. Sin la Guerra Mundial, no tendríamos una oportunidad de oro para echar mano a la millonaria tecnología de Lëxius, ni habríamos hecho los millones que hicimos, ni habríamos podido aprovechar el caos para infiltrarnos en muchas islas.

Luego están esta gente, los cazadores de recompensas... nunca me han parecido los cuchillos más afilados del cajón, ¿entendéis lo que quiero decir? Tienen olfato para el dinero y son ambiciosos, eso se lo reconozco. Pero hay formas más seguras de hacer mucho dinero que perseguir en solitario a una persona tan terrible que los gobiernos del mundo lo han marcado para morir. Diantres, incluso hay maneras más óptimas de hacerlo. Respeto a los cazarrecompensas que se conforman gremios grandes y se coordinan de manera eficiente. Muestran mucha más sensatez que el común de su especie. En cualquier caso, esta gente no ha brillado mucho en las últimas décadas. Antes respondían ante el Gobierno, y cuando se toparon con que papá Estado ya no controlaba todas las islas y sus preciosas licencias ya no les servían para cazar legalmente en más de la mitad del mundo, se volvieron perros sin amo. Fue precioso verlos tan perdidos y desesperados. Pudimos reclutar a centenares de ellos como mercenarios y asesinos. Pero luego conformaron esta nueva asociación suya, El Gremio. Esa gente son aves de rapiña tan despiadas que hasta a mí me dan repelús. El Gremio es básicamente el triunfo de la burocracia sobre la libertad. Ahora los cazadores responden ante esta asociación, y a cambio el Gremio negocia por ellos con el Gobierno Mundial, la Liga, la Revolución y los países independientes para poner recompensas sobre la cabeza de los jovenzuelos que arman mucho ruido. Ellos sabrán lo que hacen.

En cualquier caso, suficiente de hablar sobre otros. Es hora de hablar sobre nosotros, que es lo que realmente queréis saber. Sí, lo veo en vuestras caras. Queréis que hable del Rey, ¿verdad? Esa figura legendaria que los marines durante años han asegurado que no existía, y a la que todo matonzuelo de barrio recién salido de casa de su mamá aspiraba. Señores, el Rey ha muerto. Larga vida al Rey. ¿Quién mató a Viktor Elric, el hombre más poderoso del Bajo Mundo? ¿La persona que ha controlado a los Emperadores durante décadas con mano de hierro? Eso es una auténtica incógnita, ¿pero si tuviera que apostar? Mihail Markov. Ese hijo de puta endógamo llevaba ya un tiempo convertido en su mano derecha. Un día de repente el Rey del Bajo Mundo muere y Mihail Markov desaparece del mapa. Y aún encima, una de sus protegidas pasa a aparecer de la nada controlando negocios en todo el mundo y reclama el título de Reina. Se hacer llamar la Mariposa Negra. ¡Necia! Los Emperadores solo aceptábamos a Elric porque respetábamos y temíamos su poder. Esta novata no durará en el puesto más de dos tiradas de periódico... eso, o se convertirá en la marioneta de alguien. Tal vez ya lo sea. Probablemente de Mihail Markov, si siquiera sigue vivo. Putos Markov. Creo que nunca una familia ha dado tanto por culo al mundo.

Hablemos de cómo NO se hace negocios. ¿Recordáis a ese chavalito del que os hablaba antes? ¿El criminal infiltrado en el Gobierno Mundial? Es Anders D. Thawne, más conocido en nuestros círculos como Kirtash. En aquel entonces yo apenas era un lugarteniente de mi familia, los Jalisco, en Dark Dome. Este señor era un joven y prometedor miembro de nuestra sociedad, con importantes negocios en Water Seven, había logrado ser elegido alcalde de la ciudad y además tenía un importante cargo en el Cipher Pol. La tapadera de ensueño. Podría haberse pasado décadas borrando sus huellas. Pero el poder se le subió a la cabeza; se creyó que Water Seven podía ser suya. ¡Iluso! Era la sede de poder del Rey. El único motivo por el que no lo sabía era porque aún no era lo bastante importante como para que Elric se hubiese molestado en mirarle. El caso es que estuvo presente en la guerra de la Aguja de hace cincuenta y dos años. Al acabar la guerra tuvo los santos cojones de declarar en público que él era el famoso y misterioso Señor del Crimen Kirtash y declaró Water Seven independiente y su dominio. No os hacéis idea del jaleo que se montó. ¿Recordáis cuando os dije que el Gobierno poda ramas? Su pulso al Gobierno Mundial originó una purga de dimensiones cataclísmicas que dejó al Bajo Mundo en uno de sus peores momentos, hasta el punto en que incluso un pirata sin idea de negocios como Ivan Markov pudo montarse un imperio de la droga y poner en jaque a las familias del crimen de Dark Dome. A decir verdad, la llegada de Kepler y el comienzo de esta época fue un muy necesitado soplo de aire fresco. En cualquier caso, Kirtash se ganó muchos enemigos ese día, pero compensaba lo que le faltaba de listo siendo hábil. Supo sortear a los asesinos, llegar al Nuevo Mundo e instalarse en Thesalia, donde se cargó a un Señor del Crimen de entonces del tres al cuarto. Ares o Hades se hacía llamar, algo así. Durante un tiempo vivió bien y pareció haber aprendido de su error, pero en la Guerra Celestial apostó por el caballo perdedor, y apostó fuerte. Cuando su aliada, Katharina von Steinhell, murió apuñalada por el puto Ivan Markov (¿quién no lo veía venir?), la cabeza de Anders rodó también. Sus queridos conciudadanos lo asesinaron y entregaron su cabeza al Gobierno como ofrenda de paz.

Aprended del caso de Kirtash. Sed listos. Sed discretos. Sed despiadados. Y sobre todo, no piséis el rabo al toro. Mirad a ese novato de Toussaint, Meneror: se las apaña para enemistarse con El Contable, quema un barco de la Marina, cabrea a todo el mundo en su isla... ¡y se convierte en puto rey y gana un puesto de Shichibukai! La verdad, aún no sé si es muy listo o tiene mucha suerte, pero ese muchacho va a llegar a sitios. Si a la cima del mundo o a una prisión de la Liga no lo sé, pero a sitios va.

Esta es una época de oportunidades, de negocios fáciles y de grandes imperios criminales. Es nuestro momento. Mientras todos se matan entre sí por los pedazos del mundo que han destruido, nosotros les venderemos los cuchillos. Y cuando estén todos muertos, seremos quienes reclamen las cenizas. Olvidad la Gran Era de los Piratas. Ha llegado la Gran Era del Bajo Mundo.


Jose Manuel Jalisco, Emperador del Bajo Mundo.

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.