¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Mar 1 Mar 2022 - 22:40}

Jaya. Un destino. Un mal destino, decían muchos, pero un destino. Blaze no habría optado por desembarcar en una isla pirata, pero no era decisión suya. En el barco, una pinaza requisada a los piratas de Bohème, iban al menos una treintena de soldados, cinco oficiales y un centurión; cinco de ellos, los más prometedores, desembarcarían junto con el decano Maxwell en una delicada operación para encontrar, neutralizar y apresar a Teddy Limoncello, un gánster del West Blue hecho pirata por circunstancias que no muchos conocían y que interesaban aún a menos. Al parecer Limoncello había estado vendiendo material de contrabando del Gobierno Mundial a toda la escoria que se encontraba por delante, lo cual en realidad suscitaba muchas preguntas: Cómo se había enterado el Gobierno Mundial de que era él lógicamente era la principal, pero también de dónde había sacado originalmente mercancía bastante como para ser considerado una amenaza real. Ante esta segunda pregunta, el porqué de llevar reclutas en su busca era, sin duda, la que más inquietaba al soldado. Sin embargo, no parecía surtir el mismo efecto en sus compañeros, que parloteaban a viva voz y cantaban mientras él se mantenía apartado, leyendo todo lo que había encontrado en la Lanza sobre la isla y sobre el hombre al que iban a buscar.

Blaze había sido el aprendiz estrella durante su formación. No había sido el más fuerte ni el más ágil, pero sí el más inteligente. A lo largo de los meses había estudiado a sus compañeros y a sus superiores: Sabía de qué hablaban en los descansos, en qué invertían su tiempo libre y, sobre todo, cómo peleaban. Albert, el más fuerte de su cuartel, ni siquiera había estado entre los cien mejores. Una masa descerebrada que poco distaba de un asesino en potencia, un perro fiel que necesitaría siempre una mano firme sujetando la correa. Prescott, un experto en artes marciales, le había regalado varias luxaciones al principio, pero había aprendido de sus movimientos e integrado algunas de sus estrategias para sí mismo. No era tan flexible como él, ni desde luego poseía sus reflejos, pero había aprendido a defenderse y a encontrar los huecos potenciales en las defensas rivales. Prescott, sin embargo, sí estaba entre los mejores; era el tercero de la promoción, justo por detrás de Ann Sterton, una muchacha que no parecía particularmente peligrosa hasta que cogía un fusil. Según el instructor Epstein, ningún cadete había superado nunca el récord de tiro de la oficial Alynna. Blaze tendía a asumir que hablaba de su récord como aprendiza, pero era igualmente meritorio: Alynna era una leyenda viva en el seno de la Legión.

Sin embargo, solo Blaze había querido, de los tres, trasladarse a la Lanza. Como primeros de la promoción habían ganado el derecho a elegir su destino, junto a otros cuarenta y siete que formaban parte del top cincuenta entre todos los mares. El más cercano que estaba en la Lanza era el número veintisiete, también de su cuartel, Vince Leysen; pero él era ingeniero. No iba a perder su tiempo en una misión tan mundana como el asalto de Jaya. Tampoco en algo tan peligroso.

- ¡Hey, Aswen! -gritó uno cuando lo vio levantarse-. ¿Adónde vas?

Dos toques contra la oreja y un dedo hacia arriba.

- Tierra.

Entró al cuarto de la bodega donde guardaban las mochilas y sacó ropa más o menos discreta: Camiseta interior blanca, unos tejanos desgastados y botas de cuero marrón. Iba a dejar la espada junto a su uniforme, pero enganchó la vaina al cinto y la daga a su lado. Por último cogió una gabardina color uva e introdujo las petacas dentro; también dos botellas de litro. A lo mejor las necesitaba.

Para cuando salió, el decano Maxwell estaba poniendo firmes a sus compañeros y, clavando la vista en él, comenzó a gritar.

- ¡Soldado Aswen!

Tragó saliva, gélido. Todos lo miraban.

- ¡Señor, sí, señor!

- ¿Por qué no llevas tu uniforme, soldado? -preguntó en un tono tan dulce que el corazón comenzó a desbocársele.

- Jaya es una isla enemiga, señor -contestó, tratando de ignorar que se estaba acercando-. Vestir el uniforme compromete la seguridad de los soldados y, más importante, el éxito de la misión.

Un puñetazo en el abdomen. Lo encajó sin hacer una sola mueca.

- Tómalo como una felicitación -dijo, y se dio la vuelta-. ¡Personal de desembarco, ya habéis oído al soldado Aswen! Poneos algo discreto; tenéis dos minutos. Si alguien tarda más recibirá diez latigazos de cada compañero. Los que estéis listos, conmigo.

Veinte minutos después habían puesto pie en la isla. Las órdenes ya estaban dadas y la misión había comenzado. Más les valía no cagarla.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Miér 2 Mar 2022 - 10:40}

No había estado nunca en Jaya, pero había escuchado cosas. Mientras el barco se acercaba, pensó que parecía mucho más bonita de lo que era en realidad. Podía ver un montón de árboles y aunque la isla todavía estaba empezando a perfilarse, ya desde la lejanía se intuían todos los colores que tenía. Pero tras la bonita fachada, se escondía mucha fealdad. En las entrañas de la isla se reunía la peor escoria de la tierra; piratas, criminales y otros malnacidos.

No eran sus palabras. Su superior, el Agente Valagar, tenía la boca tan colorida como la isla. Iba con ella en el barco, pero ya le había dejado muy claro que tenía toda la intención de dejarla sola. Necesitaba saber si podía confiar en ella. Julianna intuía que no era como normalmente se hacían las cosas, pero tampoco iba a cuestionarlo. Había completado su instrucción apenas unas semanas atrás y este era su primer encargo. Si lo fastidiaba, suponía que bien se desharían de ella bien volvería a la academia. Puede que a Valagar le cayera un tirón de orejas, pero al contrario que ella él hacía tiempo que había probado su utilidad. Sin embargo, si lo hacía bien, Valagar podía presumir y ella aseguraría su posición.

Con tranquilidad, levantó una pierna hacia atrás y se rascó un poco el tobillo. Al bajarla de nuevo, se giró y se llevó la pastilla que había cogido a la boca mientras se apoyaba en el lateral de cubierta. Cerró los ojos un momento, sabiendo que no tardaría en hacer efecto.

-Sabes que eso no ha sido buena idea.

Julianna sonrió. Últimamente, Jack estaba estúpidamente protector. Cuando llegó la carta de la Agencia, había intentado disuadirla de aceptar el trabajo. Podía hacer otras cosas, le había dicho. Podía seguir viajando, intentando ayudar a la gente simplemente desde donde estaba. Julianna sabía que no era suficiente. En los últimos años, cuanto más se iba rompiendo y descolocando el mundo, más le parecía que ella se remendaba. Y ahora creía tener la mente despierta por primera vez en mucho tiempo. No sabría decir a qué se debía, pero solo podía actuar en consecuencia. Había pasado el examen de Admisión con honores, tras demostrar todo lo que había aprendido en Samirn años atrás. Su técnica con la espada todavía dejaba mucho que desear, pero en conjunto había sido más que suficiente para concederle una oportunidad. Y ahora era el momento de aprovecharla.

No iba a responderle, claro. No estaban solos en cubierta. Además de Valagar, había dos personas más a las que no conocía. Tampoco le interesaban, en realidad. La habían asignado a Valagar y su opinión era la única que valoraba.

Los deberes eran sencillos, al menos en apariencia. Encontrar a un hombre llamado Teddy Limoncello y averiguar cómo y de dónde había estado robando mercancía del Gobierno. Alguien, bastante por encima de ella, había llevado a cabo el arduo trabajo de descubrir su nombre. Suponía que ir y hablar con él cara a cara era la tosca tarea de los novatos. De una forma o de otra, no le intimidaba.

-Quizás debería.

Volvió a sonreír. Quizás. Pero eso no le serviría de nada.

El barco atracó y mientras ponía los pies en tierra de piratas por primera vez, escuchó los consejos de Valagar a su espalda. Asintió, le dio las gracias y echó a caminar. ¿Primera parada? Mock Town, por supuesto. Puede que fuera un cliché, pero también su mejor baza. Si querías encontrar a alguien, la taberna siempre era tu mejor primera opción. Miró de reojo a su izquierda y vio a Jack arrastrando los pies con cara de malas pulgas. Julianna le dedicó una sonrisa, pero no le dijo nada. Puede que estuviera enfadado, pero estaba con ella. Eso era todo lo que importaba.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Miér 2 Mar 2022 - 12:43}

La Legión era un lugar violento y hostil. Las reprimendas camufladas como premios eran habituales, las lecciones a través del castigo físico, todavía más. Maxwell no parecía molesto por su iniciativa, pero aun si se había adelantado a una orden lógica, debía recordar a todos los demás soldados quién era la autoridad. Muchos descerebrados se alistaban y morían cada año por no seguir a rajatabla unas órdenes que, más o menos correctas, siempre tenían un sentido detrás.

En realidad, Maxwell no le caía mal. Era duro, claro; también brutal. Sin embargo había cierta complicidad en la relación que forjaban: Maxwell lo golpeaba y Blaze simplemente asentía con un "sí, señor" cada vez que pasaba. Era una lucha banal, en realidad, casi ritual. Desde su llegada a la lanza habían compartido de manera casi permanente sala de entrenamiento, y había podido aprender mucho de él. Cuando no estaba de servicio se trataba de una persona risueña, que disfrutaba contando chistes -sobre todo subidos de tono- y casi portaba un acento cantarín al hablar; todo lo contrario al uniformado decano que impartía el puño como método disciplinario. Al contrario de lo que muchos habrían esperado, con la confianza entre ambos el ímpetu de sus golpes era cada vez mayor, quizá porque se resistía a dejarse llevar por una amistad incipiente durante el servicio o tal vez porque sabía que podía aguantarlo. Por su parte, Blaze aguantaba cada golpe también por dos motivos: No deseaba decepcionar a Maxwell y, más importante, recordar que no eran amigos.

- El Cipher Pol va a estar también en la isla -le dijo, ya en cubierta-. Limoncello es un hombre peligroso, pero sobre todo cauto. Acercaros como compradores será fácil, pero salir resultará muy difícil si le hacéis perder el tiempo.

- Gracias, señor.

Ya en tierra, Blaze reflexionaba acerca de esas palabras. Maxwell tendía a darle determinados consejos en privado que siempre resultaban útiles, pero el motivo para hacerle ver que no estaban solos y, particularmente, decírselo a él... Tenía una teoría, pero no había sido pertinente preguntar. Tampoco educado. En realidad, el aviso de que la unidad de inteligencia también había sido desplegada implicaba que su misión podía cambiar de un momento a otro si las cosas se torcían: Eran la carnaza, en esencia.

En cualquier caso la primera parte del plan era sencilla: Separarse. Por una vez, Blaze sonrió. Durante las etapas finales de su instrucción siempre le habían dicho que encajaba más como agente que como soldado, dadas sus aptitudes y su escasa capacidad colaborativa. Lo cierto era que hacía cualquier trabajo que fuese necesario, pero todo el mundo parecía particularmente consciente de que en realidad no se sentía cómodo. Quizá tuviese que ver con que la mayor parte del tiempo se mantuviese alejado, en realidad, o su escasa efusividad y nulo contacto físico. Solía hacer un esfuerzo por mantener las formas, pero aunque sus compañeros no decían nada y el trabajo quedaba hecho, la tensión y la tirantez eran palpables.

¿Pero por qué separarse? En realidad existía un motivo mucho más lógico de lo que pudiera parecer: Maxwell ejercía de nodo central, mientras los demás debían encontrar información en las distintas tabernas. Todos, menos él. El decano se había encargado de pedirle en privado una tarea más adecuada a sus habilidades y, desde luego, para la que no necesitaría vaciar una petaca tan pronto: Escuchar por las calles, rastrear rumores y, si podía, explorar en tiempo real cada nuevo avance de sus compañeros. Para eso Maxwell le había dado un den den mushi desde el que debía informarlo. Por eso estaba acuclillado sobre un tejado, guarnecido tras la sombra de una chimenea. Era un punto céntrico de Mock Town desde el que podía llegar fácilmente a cualquier lado. Y lo bastante discreto para pasar un buen rato.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Miér 2 Mar 2022 - 13:46}

A lo largo de los últimos años Julianna había ido cogiendo muchas pequeñas costumbres, como guardar sus pastillas en varias localizaciones para no quedarse nunca sin ellas y llevar siempre un escalpelo guardado entre la ropa interior y la exterior. Había modificado todas las prendas que había hecho falta, colocando un pequeño soporte para poder sentir el metal siempre contra el pecho. Estaba cosido de tal forma que el filo siempre reposaba contra un soporte de tela y no había riesgo de que le cortara, pero de vez en cuando lo notaba y su tacto le tranquilizaba. Por fuera no se veía y aunque alguien podría notarlo si fueran a tocarla en esa zona había muchas más posibilidades de que acabaran con el sable al cuello y se apartasen de que lograran esquivarla el tiempo suficiente para entender qué estaban notando.

Otra costumbre que había cogido era ir haciendo un mapa mental del sitio en el que se encontraba, sobre todo cuando era una isla nueva. Ella iba haciendo el esquema en su imaginación y Jack a su lado lo dibujaba, de forma que podía consultarlo visualmente siempre que quería. No era perfecto y a veces olvidaba detalles, pero le había ayudado en más de una ocasión. Tenía esquemas de todas las instalaciones en las que había recibido formación, así como las rutas para ir a sus aposentos, a los despachos de sus superiores y… rutas de huida. Siempre había una ruta de huida y si no la había, la creaba. Se decía que era imprescindible en la carrera que había escogido y, aunque Jack pusiera los ojos en blanco, estaba convencida de que en gran parte era así. Por otro lado… sería una insensata haciendo lo que hacía sin miedo ninguno.

No le costó mucho trabajo llegar hasta Mock Town. No sabía lo que esperaba ver ¿incendios, gritos y violencia, tal vez? Pero no había nada de eso. Era una mañana tranquila. Había algún que otro borracho en la calle y todo el lugar estaba sucio y descuidado, pero eso era todo. Mientras miraba a su alrededor con discreción, se preguntó si sería algo común a todas las islas habitadas por piratas. En su opinión, Samirn era mucho más bonito.

-Hay alguien mirando.

Julianna levantó las cejas. ¿Dónde? Preguntaba. Jack señaló el tejado con la cabeza y ella movió los ojos sin dejar de caminar. Debía de haberlo notado sin darse cuenta, o quizá se había movido mientras ella pasaba. Había alguien tras la chimenea. Le pareció reconocerle y por un momento tuvo que contener la respiración y cerrar los ojos. No iba a comprobarlo. ¿También le habían destinado allí? ¿Entonces para qué le habían enviado a ella? Torció una calle, siguiendo las indicaciones de Valagar. La taberna debía de estar cerca.

-Quizá pretenden ver si podéis cooperar.

¿Sin avisarles antes? Parecía contraproducente.

-Ambos estáis más verdes que la lechuga, Jul. Lo más probable es que la misión sea terriblemente fácil y lo hagan para meterse con vosotros.

O eso o no había misión y en realidad todo era una prueba. De una forma u otra, evadir sus instrucciones para subirse al tejado no era buena idea. Localizó la taberna, El pájaro borracho, y empujó la puerta sin mirar atrás. Sabía que podía haberla seguido perfectamente, así que si lo consideraba necesario iría a buscarla. Si no, si Jack tenía razón acabarían por encontrarse de una forma u otra.

-Un tercio.

Tuvo que morderse la lengua para no decir por favor. No era el lugar. Tampoco el momento para empezar a beber cerveza, de buena mañana, pero ante eso poco podía hacer. Se quitó la capucha que llevaba y dejó caer la larga melena blanca por detrás. Quería llamar la atención, solo un poco. La taberna no estaba llena, pero había un par de clientes y si se le acercaban ellos le facilitarían bastante el trabajo.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Miér 2 Mar 2022 - 16:41}

Lo habían llamado espera. Para él, era una vigilancia. Conocía el rostro de Limoncello, también el de sus colaboradores. Todo estaba en sus papeles, y los papeles en su cabeza. Por desgracia solo tenía dos ojos, lo que limitaba enormemente su campo de visión, y arbitrariamente cambiar de posición demostraba ser igual de inefectivo que quedarse quieto; así que se quedaba quieto, acuclillado sobre las tejas musgosas protegido de la vista de casi todos. Algunos miraban hacia arriba y lo veían, pero no parecía extraño en Jaya que una persona asaltase la casa de otra de alguna forma; ni siquiera que se firmasen tratos en medio de los tejados, lejos de miradas indiscretas. Sin embargo, hubo una mirada que lo atravesó de lleno. Por un momento creyó que subiría, pero en su lugar cerró los ojos y lo ignoró. Más bien, lo evadió. Igual que él ella debía tener una tarea asignada que no podría comprometer. Lógico, al fin y al cabo.

Se mantuvo expectante. Por momentos cambiaba de postura para relajar los muslos, que a ratos ardían de tanto tiempo acuclillado. Quizá cuarenta y cinco minutos, o una hora, fue lo que hizo falta para que el den den mushi sonase.

- Frutas Manolita, ¿qué desea? -Saludó. Se sentía ridículo cada vez que Maxwell elegía un santo y seña, pero no podía evitar sonreír cuando contestaba.

- ¿A qué precio tienes las pitayas hoy, Manolita? -Obtuvo como respuesta-. Porque necesito tres kilos en casa, junto a la posada Lamperouge, y luego tendrás que llevarle otras tantas a mi hermana.

Cerró los ojos. La geografía no era su fuerte, pero tenía el mapa urbano -si es que se le podía llamar así- de Jaya dibujado en su cabeza. Se trataba de un esquema de red, en mallas irregulares que bifurcaban calles de la nada y se retorcían sobre sí mismas. Lamperouge era probablemente la taberna más alejada de la "zona habitable" de Mock Town, la única que no adolecía asesinatos diarios y la criminalidad era ligeramente más baja que el resto. La posada se había ganado la vida entre otras cosas por su doble entrada, que la hacía menos susceptible a redadas, o como mínimo más evacuable. Al tener forma de ratonera era poco probable para los pequeños comandos de la Legión que a veces se internaban cubrir efectivamente ambas salidas, pero también para cazadores y señores del crimen. Se había ganado fama de ser un buen lugar para hacer negocios, a modo de enclave neutral.

En realidad le parecía una pésima idea buscar a Limoncello en el lugar más obvio. Si había tantos informes al respecto lo más probable era que se tratase de una cortina de humo o que cada informe estuviese desfasado al menos un par de años. Resultaba difícil concebir que alguien acudiese hasta el decano con la primera información que hubiese obtenido, pero también llevaba a plantearse por qué un soldado preparado para la búsqueda de información se conformaba con lo primero que escuchaba.

- Afirmativo. Siete minutos.

- Tienes cinco.

- Cinco minutos.

Con los años de entrenamiento en combate había perdido algo de agilidad, y aunque podría moverse por los tejados no podía hacerlo sin llamar la atención en apenas cinco minutos, así que debía correr. Bajó a la calle con precaución intentando aprovechar puntos ciegos y salió a la calle principal. Tenía que hacer doce quiebros en total para llegar desde allí hasta la posada, pero las calles eran cortas. Cortas pero enrevesadas, claro. Tardó en total cuatro minutos y treinta y siete segundos en llegar, cinco minutos cero dos segundos si añadía bajar del tejado. Un retraso mínimo, podía tolerarlo.

Respiró hondo, puso su mejor sonrisa y entró en la posada mientras el corazón le latía a mil por hora.

- ¡Una ronda para todo el mundo! -gritó mientras el portazo resonaba aún.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Miér 2 Mar 2022 - 23:16}

Por desgracia, el camarero no tardó en traerle la cerveza. En cuanto se dio la vuelta, Julianna arrugó la nariz. No era solo que oliera mal, que lo hacía, es que parecía pis en una jarra. Sinceramente, no quería tomarla. Miró a su alrededor con discreción y no tardó en encontrar lo que buscaba. Uno de los lacayos de Limoncello estaba en la esquina, tragando una jarra de cerveza negra y espesa mientras hablaba con otro tipo.

Conocía a la mayoría de gente cercana a Limoncello, o por lo menos sus caras y nombres. Sus superiores habían hecho un buen trabajo y la información era más que suficiente para llevar a cabo la misión. Se planteó llamar su atención, pero un escalofrío y una mirada de enfado por parte de Jack le convencieron de buscar otro plan. Dio un sorbo tentativo a la cerveza, para compensar, pero casi se arrepintió más. Por suerte, el camarero vino al rescate con un bol de patatas fritas. Agarró un par y se las llevó a la boca mientras volvía a ponerse la capucha.

Creyó que le esperaba bastante tiempo allí parada, pero por suerte para ella el lacayo no tardó en palmearse las piernas y levantarse. – Deja que te enseñe lo que es una bebida de verdad y no lo que sirven en este tugurio. - Le oyó decirle al otro tipo. Frunció el ceño, pero no se movió de su sitio hasta después de que hubieron abandonado el local.

Tiró unos berries encima de la barra y en cuestión de segundos había desaparecido. Ya en la calle, no tardó en encontrar a su objetivo. Les siguió a distancia sin hacer ruido, camuflándose con las sombras y jugando con las esquinas para asegurarse de no ser vista, ni por ellos ni por nadie más. Estaba preocupada. A juzgar por sus actitudes era posible que acabaran de cerrar alguna especie de trato, pero ese hombre no era más que el último mono de la cadena según su información. ¿Le estaría robando a Limoncello? La otra opción era que estuviera siguiendo órdenes y en ese caso cabía la posibilidad de que estuviera yendo directa a una trampa.

-Aún estamos a tiempo de largarnos.

Negó con la cabeza; no era cierto. Y si iba a hacer esto, iba a meterse en no pocas trampas. Era mejor que se acostumbrada ahora.

Los dos hombres serpentearon entre las calles y no tardaron en alejarse del centro. Pronto, Julianna supo a dónde se dirigían y respiró aliviada. El lugar era conocido por su calidad, al menos para los estándares de Mock Town. Un sitio seguro para parlamentar. Dejó que entraran primero y dio una vuelta alrededor del edificio. Encontró una entrada trasera, se hizo un esquema mental y tras volver sobre sus pasos, cogió aire y empujó la puerta.

Lo primero que hizo, sin quererlo siquiera, fue encontrarse con sus ojos. Su boca dibujó una perfecta ''o'' por un solo instante, antes de que Jul desapareciera. Esta taberna estaba bastante más llena que la otra y la conmoción que había dentro le dejó saber en segundos que alguien acababa de pedir copas gratis para todos. La cara de felicidad del camarero también decía mucho al respecto. Se dejó caer detrás de él, a sabiendas de que los piratas que tenían a su alrededor, irónicamente, eran una buena tapadera. Le quitó la copa de la mano y le dio un pequeño sorbo. Hm. Igual de asquerosa que la otra.

-Quién diría que te gusta beber de buena mañana.- dijo antes de devolvérsela. Le señaló una esquina con la cabeza y le esperó allí, apoyada contra la pared y examinando la sala. El socio de Limoncello estaba en otro rincón, hablando efusivamente con el otro hombre. Se lo señaló también, aunque suponía que ya les había visto. Luego, por fin, se permitió mirarle con calma durante un momento.

-Hola.- Dijo, esbozando una pequeña sonrisa antes de volver a ponerse seria. Pensó en preguntarle si a él le habían avisado de que ella estaría allí, pero al final se mordió la lengua. Le conocía desde hacía tiempo, pero quizá era mejor mantener los asuntos de la Agencia entre Jack y ella. De todos modos, si estaban tras lo mismo, no tardaría en enterarse.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 1:40}

Podría decirse que ambos habían entrado a la vez. Le había dado tiempo a gritar su invitación, pero casi instantáneamente había visto a la peliblanca establecer contacto visual con él. Apartó la mirada al tiempo que ella desaparecía, fingiendo habérsela imaginado, y entre vítores y gritos de algarabía se acercó a la barra. Un tipo dio dos palmadas en su espalda como si fuese una forma aceptable de mostrar agradecimiento, a lo que Blaze correspondió reprimiendo su impulso de apartarle la mano con violencia. En su lugar sonrió amablemente mientras una marabunta se arremolinaba en torno al camarero, pidiendo cada cual consumiciones más descabelladas. Afortunadamente no iba a gastar su propio dinero: Había robado dos bolsas de berries en medio del alboroto inicial. Por lo que pesaban, debían ser suficientes. Además, ¿quién miraba su cartera cuando no tenía que pagar?

Cogió su copa y pagó sin decir nada. Del mismo modo que había lanzado la bolsa a sus manos se negó a recibir el cambio simplemente dándose la vuelta, ya solo esperando encontrar un sitio en el que sentarse a hacer algunas pesquisas. De entre todos los maleantes que se reunían en esa taberna a beber de buena mañana había algunos que a simple vista parecían mejores candidatos a conocer a Limoncello: Ropa limpia, por ejemplo, y una emoción mucho más velada ante la repentina invitación. Uno de ellos incluso lo miraba con suspicacia, pero no pudo mantener la vista centrada en él cuando le clavó sus ojos como colmillos de serpiente.

Respiró hondo y sacó su daga en cuanto notó el levísimo tirón, pero llegó tarde. Para cuando la tenía a medio recorrido una de las chicas más guapas que le habían jamás robado la copa ya se había llevado el vaso a los labios sin ninguna clase de pudor. Parpadeó un par de veces, entre nervioso y confuso. Si bien ante la perspectiva de un trago había logrado calmar la ansiedad ver a la peliblanca tan cerca hizo que todo su cuerpo dejase de responder por un instante. Por suerte, pudo recuperarse a tiempo de que nadie más aparte de sí mismo y tal vez ella se diese cuenta del traspiés. Sonrió con su mueca más ladina, y contestó:

- Nunca te metas entre un hombre y su alcohol -sentenció mientras guardaba la daga-. Si quieres agradecer... Esto...

No le dio tiempo a decir algo ingenioso. Antes de que la corriente de pensamientos y frases lascivas con las que cualquier ramera de Mock Town se habría sentido halagada llegase a la punta de su lengua Julianna ya se había alejado. Se le daba bien camuflarse entre truhanes salvo por los andares de señorita que llevaba, cargados de una sutileza y sensualidad que poco se estilaba en aquellos ambientes. Quizá por eso, casi hipnotizado por lo hipnótico de sus caderas, ya había empezado a moverse antes de que ella lo invitase con un gesto.

Invadió su espacio personal en cuanto escuchó su saludo alegre. Cada segundo notaba la sangre en los oídos, circulando violentamente. Sabía que no le sudaban las manos, pero las sentía húmedas igualmente. Cercándola con ambos brazos y manteniendo sus labios a escasos centímetros de su melena, hizo su mayor esfuerzo para que pareciese que estaba saludando a alguien más cercano que una simple amiga.

- Yo también te he echado de menos. -No tocó su cuerpo, pero adelantó un poco más el pecho hacia ella. Bajando el brazo izquierdo por la pared hasta que desde fuera parecía que había llegado a rozar su hombro, prosiguió-: No esperaba verte por aquí, de haberlo sabido no estaría buscando compañía. ¿Tú has venido acompañada?

Los tipos que le había señalado no eran sus principales sospechosos, pero asumió que ella debía saber más. En realidad tenía sentido, dado que habían llegado casi a la vez que ella -de hecho los había visto entrar unos instantes antes de él hacer lo mismo- e implicaba, al menos en cierta medida, que no se dirigían a una trampa. No al menos a una trampa para estúpidos. En cualquier caso asumió que ella sabría, como mínimo tan bien como él, cómo debía comportarse en una taberna en Mock Town.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 8:58}

Vio llegar la daga, pero no tuvo necesidad de apartarse; nunca llegó a tocarla. Se encontró con la cara sorprendida de Blaze y no pudo si no sonreír. Le había visto llegar, estaba segura. Debería haberse esperado algo así. También debería haber pedido algo que no fuera aguachirri amargo, pero eso no era culpa suya. Por desgracia los piratas tenían alguna que otra costumbre bastante detestable y si se le ocurría pedir una taza de té en una taberna de Mock Town no estaba segura de poder salir con vida.

-Entonces igual no deberías estar en una taberna en medio de Mock Town.

Vio a Jack detrás de Blaze, tapándose los oídos con las manos. Era cierto, no es que el alboroto hubiera crecido pero sí se iba haciendo más molesto a cada segundo. En la esquina mejoraba un poco, pero no mucho. Por suerte, en seguida tuvo una distracción excelente. No había que ser un lince para entender lo que pretendía aparentar el legionario y ella no iba a reventar la fachada porque sí. Aunque… le ponía nerviosa. Un poco. ¡Estaba muy cerca! Pudo sentir cómo se sonrojaba y aunque no fue mucho, su piel blanca la delataba con nada. En lugar de enfrentarse a sus ojos volvió a buscar a Jack. De alguna manera él sí había conseguido una taza de té y estaba mirando la escena bastante divertido. Supuso que prefería esto a verla sola, pero era una actitud un poco irritante.

Había algo bueno y es que Blaze era un perfecto caballero. Contrario a lo que podía pensarse desde fuera, no le había rozado en ningún momento. Negó con la cabeza, sin apartarse.

-Ha sido una feliz casualidad. – Todo menos eso.- Bufó Jack en la esquina. – Estoy por mi cuenta pero afortunadamente, ahora puedes hacerme compañía. – Esbozó otra pequeña sonrisa. No le había quitado el ojo de encima al lacayo de Limoncello y vio que se movía. Sin pensarlo demasiado, o quizá siendo demasiado consciente de ello, le echó a Blaze los brazos al cuello. – Perdón.- Le susurró en el oído, mientras aprovechaba para comprobar lo que hacía el objetivo. Estaba hablando con el hombre de antes y aunque la taberna todavía estaba en pleno jolgorio, él parecía algo serio. Le hizo unas señas y en cuestión de segundos habían desaparecido tras la barra. Jul se descolgó de Blaze y se apartó un poquito, lo que la pared que tenía detrás le dejó.

-Enhorabuena, a no ser que tengas algo mejor que hacer creo que me gustaría que me acompañaras.

Saldría por la puerta delantera. Si ya habían salido, saldrían justo a tiempo para volver a seguirles con calma. Si seguían dentro, solo tenían que hacer guardia en la parte de atrás para no perderles de vista. Nadie tendría que beber y sus oídos tendrían un descanso; todo estaba saliendo a pedir de boca.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 11:13}

Que Julianna se colgara de su cuello fue algo que lo cogió completamente desprevenido. Estaba preparado para el acercamiento, pero no para el roce. Un escalofrío agradable recorrió su piel al tiempo que una descarga de horror lo sacudía. No temblaba, pero podía sentir sus dientes a punto de castañear. Recuperó el control suficiente para apoyar una mano firme en su espalda por un instante, correspondiendo al abrazo mientras trataba de pensar en otra cosa: No podía permitirse que lo vieran ruborizado. Al menos, no mientras tuviese que mantener las apariencias con la peliblanca.

Todo volvió a una relativa y frágil normalidad cuando se separaron. Respiró hondo por un instante, bebiendo de un trago toda la copa. De golpe todo importaba un poco menos: El abrazo no era algo particularmente problemático, ni su corazón desbocado. El hormigueo en las manos desapareció junto con la sensación de sudor frío, y hasta llegó a preguntarse si el rubor de Julianna era porque, quizá, le había gustado el fugaz acercamiento; aunque lo descartó de inmediato. El alcohol inhibía una parte negativa de sí mismo, pero también su cautela habitual. Debía redoblar esfuerzos en meditar todo lo que hacía al tiempo que asumía que algunos de sus pensamientos eran, simplemente, fantasías de borracho.

- Hasta el fin del mundo -contestó, dejando el vaso sobre una mesa-. Déjame ir al servicio un momento y soy todo tuyo.

No tardó mucho, pero el alcohol era rápido. Podía asumir ciertos efectos de la bebida, pero otros implicaban poner en riesgo la misión, así que sacrificó un poco de agua en pos de limpiar algo más deprisa su organismo. Cuando terminó, se lavó las manos y bloqueó la puerta del baño. Era un lugar relativamente tranquilo comparado con la taberna, pero precisamente porque la taberna estaba abarrotada en plena mañana -y oliendo como olía el aseo- supo que necesitaría forzar un poco su intimidad.

Tras asegurarse de que nadie podría abrir la puerta antes de que la desatrancase sacó el den den mushi. Maxwell no había llamado una segunda vez, pero era cuestión de tiempo que lo hiciese: Era mejor adelantarse.

- ¿Cómo está mi hijo favorito? -oyó al otro lado de la línea-. Ya no se te ve el pelo.

Código de seguridad trece. La respuesta era obvia:

- No me ralles, papá. -En cierto modo admiraba que Maxwell hubiese preparado una lista de veinticinco posibles contestaciones al teléfono para asegurarse de que la línea era segura, pero todas eran hasta cierto punto denigrantes-. No voy a poder ir a comer, me ha salido un trabajo.

- ¿Es guapa? -El código cuestionaba la relevancia de las pistas, aunque estaba seguro de que el decano ya estaba enterado del encuentro y solo trataba de meterlo en un lío.

- A mí me gusta, aunque si tiene una amiga tal vez... -¿De verdad tenía que decir todo eso?-. Como mínimo lo pasaré bien mientras encuentro la buena.

- Usa protección. -Y colgó.

Salió del baño algo acelerado. Mientras salía por la puerta escuchó a un hombre gritar; al parecer le habían robado la bolsa de oro. Como si no tuviese nada que ver, cerró la puerta y ubicó con la vista a Jul. Ya con algo más de naturalidad y sin acorralarla contra una pared, la saludó con la mano.

- ¿Siguen dentro? -preguntó, aunque sabía la respuesta. Si los hubiese visto marchar no estaría esperándolo; le habría tocado buscarla por las calles con cierta esperanza de toparse alguna miguita de pan.

En cualquier caso, como por arte de magia, los sospechosos salieron. Parecían bastante incómodos ante la pelea que se había gestado en la posada en un momento y caminaban deprisa. Con un gesto de cabeza, Blaze los señaló.

- Hora de trabajar.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 14:42}

Blaze tardó un poco en salir. No mucho, en realidad, pero lo justo para que Julianna comenzara a aburirrse. Tampoco había señal de los hombres a los que había seguido hasta ahí y empezaba a preguntarse si no habría una tercera salida que desconocía. No había examinado el lugar por dentro y si tenían una manera de marcharse sin ser vistos le tocaría volver a empezar.

No le molestaba, en realidad. Valagar no le había dado una fecha límite ni nada por el estilo. Le había dado un pequeño den den mushi blanco para emergencias y para tenerla localizada y esencialmente le había soltado para que hiciera su primera misión de campo. A simple vista, Julianna no destacaba en Jaya. Iba de negro, era poco habladora y llevaba una capa corta con capucha para cubrir su pelo blanco, que solía llamar la atención y las miradas. Era discreta; no molestaba a nadie y nadie la molestaba a ella. Por otro lado, tampoco era exactamente capaz de comportarse como un pirata. Desde luego, no como los que había en aquella taberna. Blaze se había acabado su copa, pero ella daba gracias por no haber tenido que hacerlo.

A su lado, Jack la miraba en silencio. Jul se quedó observándole, contenta de que estuviera allí. Agarró otra pastilla de la bota y se la tomó con naturalidad; puede que se hubiera encontrado con Blaze, pero no quería quedarse sola.

Como si le hubiera invocado de solo pensarlo, oyó la puerta de la taberna abrirse a su espalda y vio al legionario caminando hacia ella. Se encogió de hombros ante su pregunta, lo cierto es que no estaba segura. Por suerte, en seguida los dos tuvieron la respuesta. Salieron por la puerta trasera, con cara de molestia. Caminaban deprisa y ellos no tardaron en seguirles guardando las distancias. Poco a poco, empezaron a alejarse del pueblo.

-No creo que vayan a por el triple en posadas. – Susurró Jul, mirándolos. A lo mejor tenían suerte y les llevaban directamente hasta Limoncello. O, un poco menos útil pero igualmente un avance, hasta otro de sus compinches. De una forma u otra, era una oportunidad de oro. Sin embargo, la tarea de seguirles era relativamente anodina y tras un par de minutos Julianna no fue capaz de mantener la boca cerrada.

-Me alegro de verte de nuevo. ¿Qué tal van las cosas? – No sabía cómo preguntar de otro modo. Habían coincidido en la academia, ella una promoción por delante de él. Se habían separado para seguir diferentes encomiendas y hacía bastante desde que le había visto por última vez. - ¿Es como te lo imaginabas?

Poco a poco, los edificios iban quedando a su espalda. Delante de ellos, el bosque tropical de Jaya se alzaba imponente. Había un pequeño camino de tierra adentrándose en él y los dos hombres no dudaron en meterse de lleno entre las plantas.

-No mentían cuando dijeron que era un trabajo de campo.

A Jul le costó no reírse. A veces Jack sabía exactamente qué decir.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 16:17}

Julianna era, en cierta manera, su madrina. En la academia antes que como agente, había sido una de las pocas personas frente a las que se había sentido cómodo, en cierto modo. Respetaba su espacio, más o menos, y compartía con él ciertos intereses que la habían hecho abrirse paso entre la barrera de monosílabos que solía interponerse cuando trataba de socializar con otra gente. Quizá aquello era porque la peliblanca era interesante, sin más; una cualidad extremadamente rara en la gente y mucho más exótica en la Legión. Salvo por Maxwell y quizá un par de soldados, no había conocido a nadie que fuera del servicio pareciese tener vida propia.

- Mi padre te ha visto, por cierto -comentó, esperando que lo entendiese. Obviamente lo iba a entender-. Dice que deberíamos usar protección.

El peligro al que se exponían caminando tras dos secuaces de Limoncello era una cuestión difícil de baremar, pero el riesgo para la misión era, sin duda, incuestionable. Todo podía torcerse en un momento con que se diesen la vuelta antes de tiempo. Por suerte parecían bastante enfrascados en su propia conversación y, dentro de la seriedad de lo que hablaban, bastante despreocupados. Parecían sentirse seguros en la isla, algo que solo podían permitirse los verdaderamente poderosos. De golpe, eso encendió todas sus alertas. Jul, por su parte, solo parecía algo aburrida. Para ella quizá todo eso era mera rutina.

- Es exactamente como me lo imaginaba. -Evitó decir que esperaba misiones suicidas como arranque de su carrera-. Desfiles al unísono, fanfarrias constantes... Orden.

Orden. La autoridad de la Legión se basaba en un estricto orden al que todos, desde los soldados hasta los cónsules, estaban sometidos. Obediencia y lealtad, comunidad ante un mundo lleno de individualismos. Se esforzaban constantemente en recordar que cada soldado era una simple hormiga, inútil contra enemigos enormes en solitario, solo apta en la unión y alianza, una alianza en la que algunos debían servir y otros ordenar. Eso convertía a la Legión, y no el dinero o sus poderosas armas de artillería, en el ejército más poderoso de los siete mares.

- ¿Tú qué tal? Alguna gente se suelta en las tabernas y habla de una promesa peliblanca. -En realidad nunca había escuchado eso en ninguna parte; ni siquiera tenía contacto informal con nadie del Cipher Pol, pero teniendo en cuenta cómo había pasado por instrucción debía haber sido la revelación de Enies Lobby-. ¿Te suena de algo?

Contuvo una maldición, pero se paró en seco. Seguir a dos personas por la ciudad era una cosa, pero en medio de la selva de Jaya era imposible que no fuesen, como poco, algo más prudentes. Miró a Julianna como si esperase alguna indicación, pero asumió que ambos eran plenamente conscientes de que si no seguían iban a perder el rastro, por lo que todo lo que les quedaba era una operación matemática sencilla: ¿Qué valía más? Riesgo beneficio, la decisión de siempre. Quizá debían llamar a sus superiores, pero si se internaban mucho en la selva antes de que pudiesen acercarse no podrían seguirlos.

Suspiró. Cinco segundos después de que ellos se hubiesen adentrado en la selva Blaze avanzó hacia ella con decisión. Esta era tan densa que apenas sí podía ver a su alrededor, pero afortunadamente oía los ruidos de machete. Un momento...

Si Julianna lo seguía taparía su boca con la mano y le haría un gesto para que no hiciese ningún ruido. Tras eso, pegándose a su oreja le explicaría su teoría:

- Están usando un machete -dijo-. O llevan mucho sin venir, o...
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 17:00}

Julianna alzó una ceja. ¿Su padre? Claro. El sí iba acompañado. Apretó un poco los dientes, molesta. No había visto a nadie más. Tenía suerte de que hubiera sido alguien de la Legión y no otra persona, pero igualmente le molestaba. Si la situación fuera otra, podría haber estado en peligro. Hizo una nota mental para pedir unas lecciones de refuerzo al regresar.

Se le daba bien moverse en silencio, se le daba bien entrar y salir de un sitio sin ser vista. Si el objetivo era alguien relativamente normal, seguirle y enterarse de lo que necesitaba era pan comido. Pero sus habilidades acababan cuando se trataba de alguien que también había sido entrenado. Sabía que había visto a Blaze en parte porque al acabar de entrar al lugar, iba en tensión buscando asegurarse de conocer su entorno. En cuanto otras prioridades – en este caso la misión – entraban en escena, su concentración fallaba. Tenía que asegurarse de cubrir ese punto débil.

-A mi me ha dejado sola.- Dijo, acordándose de Valagar. Se preguntó si la estaría esperando en el barco o si habría ido a dejar seca alguna taberna.- Dice que ya soy mayorcita para estas cosas – añadió encogiéndose de hombros.- Pero no te preocupes, siempre uso protección.

Iba armada, claro. Entendía que él también. Aún así, se puso un poco más recta y empezó a mirar alrededor con algo más de cautela. No estaba de más ser precavidos, menos en una situación así. Se habían quedado sin el cobijo de los edificios demasiado deprisa.

Siguieron caminando, Jul escuchando a Blaze con genuino interés. Ella se había dado cuenta bastante rápido de que sus conocimientos estaban mejor aprovechados en otro lado, que según sus superiores había resultado ser la Agencia. Al oírle hablar de desfiles y orden, supo que habían tomado la decisión correcta. No era que no le gustara el orden, solía ser convenientemente educada en todo momento, pero el desfile y la fanfarria… era otro tema. Si a él le gustaba, se alegraba por él.

-Es un trabajo, como todo. Los rumores vuelan, pero todavía no he hecho nada que merezca halagos. Espero cambiarlo pronto, eso sí.

Quería que la operación saliera bien. Lo que había oído de Limoncello no le había gustado ni un pelo y si podía ayudar a sacarle de circulación, se quedaría bastante satisfecha.

De repente, Blaze le tapó la boca con la mano. Su primer instinto fue apartarse, pero le vio el gesto y se paró, apartándole la mano con delicadeza sin decir nada. Aguzó el oído y, efectivamente, escuchó el machete. Tiró de Blaze y se apartó de la senda que estaban siguiendo. Se agazapó detrás de un árbol, antes de hablarle en susurros.

-Dejemos que avancen. Solo hay un camino; si van a algún lugar en concreto, no volverán pronto y en un rato podremos seguir sus pasos sin que haya tanto riesgo de que nos descubran. Si vuelven, bueno… podríamos separarnos. Uno ir a ver qué vinieron a hacer aquí y el otro a seguirlos.

Se lo pensó un momento, bastante en serio. Cruzó la mirada con Jack y cuando él asintió supo que estaba tomando la decisión correcta.

-Ten. Es mi número de den den mushi. Si por casualidad nos toca apartarnos, así podremos seguir en contacto. Esto me huele a chamusquina y... no quiero arriesgarme a nada.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 21:28}

En realidad, Julianna tenía razón. Que estuviesen utilizando un arma para abrir camino si bien indicaba que no estaban yendo hacia su refugio habitual, también señalaba la dirección en la que se movían. Blaze tenía serias dudas acerca de que fuesen a ningún sitio mínimamente importante o... Un momento. Había una razón por la que podrían estar abriendo camino a pesar de todo: No habría nada valioso al terminar. Es decir, podía no haber nada en ese momento y solo ser una trampa o bien ser un escondrijo temporal para algo que iban a retirar en ese momento, quizá un cargamento que habían introducido a través de otra ruta desde un punto lejano a Mock Town. Podían ser muchas cosas, pero teniendo en cuenta que se trataba de Limoncello... ¿Cargamentos robados de la Legión?

Tenía sentido, al fin y al cabo. Los dejaban unos meses perdidos en la jungla, los recogían discretamente y los vendían a quién sabe quién. La pregunta real era dónde y cómo lo hacían, ya que dudaba que fuesen simples arcabuces. Era probable que se tratase de armas de alta tecnología, quizá incluso materiales extraños o reactivos. Aunque, del mismo modo, si se trataba de algo tan importante, ¿por qué un simple soldado y una agente novata?

Pero... No eran solo dos novatos.

- ¿Cuánta gente ha venido contigo? -preguntó en voz baja.

Con él habían ido veintinueve compañeros. También con cinco superiores, de los cuales eran tres suboficiales y dos oficiales, todos a cargo de un centurión, que también estaba en el barco. O esa era la teoría, al menos. Cabía la posibilidad de que todos hubiesen sido desplegados en diferentes puntos de Mock Town y algunos otros poblados, pero le extrañaba que se mantuviese el secreto entre ellos. De hecho, unos irían enterándose de que los anteriores habían desembarcado. No tenía sentido. La otra opción era que los cinco primeros fuesen una avanzadilla de reconocimiento y que tras encontrar la guarida un asalto fuese el siguiente paso natural. O, la tercera opción... No, prefería no pensar en ella.

Se mantuvo esperando un rato más. Cuando los ruidos del machete fueron lejanos y amortiguados comenzó a avanzar de nuevo, fijándose en los cortes que tenían las ramas. Algunos eran fuertes y habían tirado abajo la rama, mientras que otros simplemente parecían marcar el árbol de alguna forma. No comprendía la finalidad, pero en cualquier caso siguió caminando tratando de no distraerse. El ambiente húmedo lo mantenía especialmente despierto y controlaba que el alcohol no subiese más de la cuenta.

Al final del camino había un claro. En él, los dos hombres rebuscaban por el suelo hasta dar con algo que por lo que sucedió a continuación, Blaze asumió se trataba de una argolla o tirador. Con un ruido infernal se levantó una escotilla similar a la de un silo o un submarino, haciendo que ambos delincuentes entrasen en su interior. Parecía que habían encontrado un almacén.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Jue 3 Mar 2022 - 22:39}

Julianna negó con la cabeza y por toda respuesta, levantó un solo dedo. En realidad eran cuatro en el barco, pero a dos de las personas no las conocía de nada. Ella estaba a cargo de Valagar, pero él le había dejado bastante claro que iba a dejarla por su cuenta. De los otros dos, ignoraba si estaban en Jaya por el mismo motivo o algo diferente. Recordó que el superior de Blaze la había pillado y por un instante se preguntó si esos dos no la estarían siguiendo. Quizá era la manera que tenía Valagar de asegurarse de que no metiera la pata sin quitarle libertad. Por otro lado, quizá solo estaban de contingencia o tenían otros asuntos que atender.

-Yo no contaría con que vinieran a ayudarnos.- Dijo suavemente. Lo mejor era ponerse en el peor de los casos. Ahora mismo estaban solos en mitad de la selva, siguiendo a dos personas sospechosas mientras hacían algo todavía más sospechoso. En el mejor de los casos estarían haciendo algo malo y escondiéndolo de sus compañeros, por lo que estarían solos. En el peor de los casos, un paso en falso y caerían derechitos a una trampa.

Disimuladamente, cogió algo de aire y dedicó dos segundos a tranquilizarse y centrar su atención. A su lado, Jack estaba igual que ella, con el ceño fruncido y cara seria. Era hora.

Siguió a Blaze a través de la jungla, siguiendo el sendero que habían dejado los hombres. Jul sorteó las ramas que habían tirado y acarició una de las heridas que habían ido dejando en los árboles. Rama, rama, marca. Rama, rama, marca. Había otras viejas, ya curadas y poco visibles en otros árboles del camino.

-No pises las ramas caídas. Marcan el camino.- Susurró.- No pasan por aquí a menudo, quieren asegurarse de ser que nadie les ha seguido.

Si por error partían una, cuando regresaran sabrían que habían estado allí. Con cuidado, ambos avanzaron y no mucho después llegaron a un claro justo a tiempo para ver a los dos hombres desvanecerse bajo tierra. Jul se quedó mirando a Blaze por un instante. Y ahora, ¿qué hacían?

Volvió a tocarse el den den mushi que Valagar le había regalado. ¿Debía utilizarlo? Se mordió el labio, indecisa. No quería pedir refuerzos. Le habían encargado esa tarea porque creían que podía hacerlo. A no ser que el almacén comunicara con otro lugar, dentro solo había dos personas. En realidad, era la situación ideal para tenderles una emboscada. Al final, se giró hacia Blaze.

-Si necesitas informar, deberías hacerlo ahora. Puede que dentro haya parte de la mercancía robada; si logramos acorralar a ese tipo, sabremos de dónde la están sacando.

En realidad, no tenía garantías de nada de eso. Era consciente, y sabía que Blaze también. Quería entrar, estaba impaciente y se le notaba, pero aún así esperó. Sabía que él tenía tanta cabeza como ella; si no creía que fuera buena idea, igual deberían esperar. Tarde o temprano los hombres saldrían y podrían colarse y examinar el lugar igualmente. Miró de soslayo el lugar; si eran rápidos, a lo mejor les cogían por sorpresa…

Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Vie 4 Mar 2022 - 2:49}

- ¿Y con cuántos cuentan ellos? -cuestionó a modo de respuesta-. Si estamos ante un contrabando lo bastante grande como para que el Gobierno se haya tomado la molestia de intervenir en una operación especial tiene que haber mucho material... O muy importante. En ambos casos hace falta alguien dentro, porque robarlo es... -Muchas palabras largas-. Difícil. Y si... Oh, vale.

La teoría de Julianna tenía en realidad mucho sentido, sobre todo viendo las cicatrices de los árboles. En realidad sí habían extremado sus precauciones, aunque por poco la idea los cogía por sorpresa: Definitivamente estaban mucho más preparados de lo que habían podido esperar en un primer momento. Cada vez los engranajes de su cabeza se movían con mayor énfasis hacia una conclusión que no deseaba fuese acertada, si bien cada vez tenía más papeletas para ser cierta: Todo era una trampa.

- Si hay alguien dentro con el suficiente poder como para poder mover mucho material seguramente también sepa que la Legión tiene órdenes de encontrar a Limoncello. Y si lo sabe el traidor... Lo sabe Limoncello.

Era una asunción que debían hacer desde ese mismo instante: Estaban yendo derechos a una trampa. Quizá no fuese una trampa para ellos, pero de alguna manera era una trampa. Cabía la posibilidad de que en el interior del refugio hubiese únicamente resistencia casi nula y una cantidad de bienes robados lo bastante grande como para aparentar un éxito, pero lo bastante pequeña como para no ocasionar pérdidas al lucrativo negocio. Si incautaban algo, lo que fuese, pondrían en alerta a la trama. Si entraban en ese lugar una vez quizá Jaya no volviese a ser utilizada como escondrijo y la oportunidad de oro para cerrar ese capítulo se perdiese para siempre.

Se quedó mirando durante un par de minutos el agujero. La escotilla era lo bastante grande como para sacar cajas de gran volumen, quizá incluso vehículos blindados de pequeño tamaño. Si se trataba de un hangar subterráneo su interior podía ser gigantesco, pero la obra habría sido descubierta por alguien. Por mucho que estuviesen en mitad de la selva en algún lugar tendrían que haberse deshecho de los escombros. Podrían haber matado a un par de personas, pero los rumores habrían llegado tarde o temprano.

- Partiendo de que no nos vigilan... -comenzó. Era un riesgo demasiado grande, quizá. En realidad nada invitaba a pensar que los estuviesen controlando. Asumir que habían puesto cámaras de seguridad en medio de la jungla era caer en una paranoia muy lejos de ser sana-. Si no nos vigilan la opción lógica es esperar aquí y reducirlos a ambos. Así podremos interrogarlos y saber qué hay en el interior.

De nuevo, muchas sílabas. Apretó sus dedos contra la palma de la mano, clavándose las uñas para aliviar el malestar. Con sumo cuidado comenzó a retroceder hasta estar completamente rodeado por sombras. Aún podía ver el agujero en el centro del claro, pero estaba más o menos alejado de las miradas desde ahí. Iba a esperar a que saliesen; luego de reducirlos llamaría a Maxwell. Él tendría una idea de qué hacer.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Vie 4 Mar 2022 - 14:07}

En realidad, Blaze tenía cierta razón. Por otro lado, aunque el Gobierno se hubiera tomado la molesta de involucrarse, la ''operación especial'' habían resultado ser ellos dos, novatos recién salidos de la formación y dos superiores que de momento no habían juzgado necesario unirse a ellos. Sabía que operar bajo la teoría de que el cargamento era bien mucho bien importante era lo más útil, pero una parte de ella no podía evitar pensar que alguien intentaba darles un susto. No era tan raro, ¿no? Los asustaban para que cuando llegara el momento de la verdad estuvieran preparados. Sonaba al tipo de cosa que haría el Gobierno Mundial.

Sin embargo, no tenían forma de saberlo, no todavía. La idea de que hubiera un traidor le tenía sentido, pero también concordaba con su propia teoría.

-Si saben que hay un traidor, ¿por qué mandarnos a nosotros? – Frunció el ceño. Quizá no sabían que había un traidor; era posible que en realidad Limoncello no tuviera idea de nada y estuvieran a punto de conseguir los galones más sencillos en toda su carrera. Aunque claro, pensar eso sí que sería inocente. Aceptó las palabras de Blaze, intentando ignorar el hecho de que podían estar vigilándolos. No tenía que mirar a su alrededor para saber que en mitad de la selva, si alguien estaba escondido, no tenía muchas probabilidades de encontrarle.

-De acuerdo. Ven, les tenderemos una emboscada.

Antes de adentrarse en el claro, se acercó al sendero por el que habían venido. Se adelantó un poco y tras rebuscar por el suelo, apiló algunas rocas y las disimuló con hojas y ramas. A simple vista no había nada raro, pero si alguien venía por el camino iba a darse un bien golpe… y ellos oirían las rocas chocarse entre ellas. Con suerte, de hacer falta eso les daría tiempo para salir corriendo o buscar otra estrategia.

Llegó en silencio hasta la trampilla. Buscó las bisagras y se colocó en ángulo recto a ellas, mirando al sendero. Esperó a Blaze antes de explicarle lo que tenía pensado.

-Eran dos, ¿no? Saldrán mirando al sendero, porque no hay otro camino por ahí. Si te colocas tras las bisagras, la puerta te ocultará cuando la abran y yo estaré a su espalda. Podemos dejar que salga el primero y reducirlos a ambos a la vez cuando el segundo asome la cabeza. De esa forma, no le damos tiempo a regresar abajo.

No sabía cuánto tendrían que esperar, pero a los pocos minutos sacó su sable de la funda. Estaba algo nerviosa y ni siquiera Jack decía una palabra. En realidad creía que era un plan algo chapucero, pero no tenía nada mejor. Y esperar entre la espesura les daba demasiada libertad a los dos hombres; era mejor así. Miró a Blaze de soslayo y se dio cuenta de que se alegraba de no tener que estar haciéndolo sola. Tarde o temprano tendría que acostumbrarse, pero le gustaba que hoy no fuera a ser ese día.

De repente, oyeron ruido. Bajo la trampilla, el metal resonaba. Alguien estaba subiendo las escaleras. Jul intercambió una última mirada con Blaze y tomó aire. De repente, la trampilla se abrió. El primer hombre salió mirando al sendero, sin darse cuenta de nada. Cuando el segundo asomó la cabeza, Jul le puso el sable al cuello y le tapó la boca con la otra mano.

-No te conviene gritar.- Le susurró.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Vie 4 Mar 2022 - 23:32}

Julianna tenía otra idea al respecto de la emboscada. Quizá igual de buena, quizá peor... Tal vez fuese mejor. Era más segura, eso desde luego, pero no terminaba de convencerle que fuesen a exponerse en el claro a ser completamente vistos. Podían pasar muchas cosas, desde que fuesen llegando por parejas varios grupos hasta que los viesen por estar demasiado cerca. En cualquier caso, era cierto que uno de los dos debería mantenerse cerca para cerrarles el paso. De ese modo, se acercó a ella con una proposición alternativa:

- Quédate tú detrás de las bisagras -explicó-. Yo me escondo en la maleza y cuando se cierre el portón los flanqueamos. Vayan por donde vayan, podemos cubrir ambas mitades del claro si nos colocamos bien, y si les cierras el paso no tendremos problemas para hacernos cargo.

Además, podría vigilar la retaguardia. No estaba convencido en absoluto de que solo fuesen dos, y aunque la alarma que había improvisado la agente les daría unos segundos de ventaja, quizá no fuesen suficientes. Ya se estaban exponiendo demasiado al estar allí, no era ni de lejos buena idea olvidarse de cubrir su mayor debilidad; en el momento en que se vieran superados deberían pelear en desventaja o huir, y en ambos casos afrontaban la posibilidad nada remota de que la operación saltase por los aires.

Con cierta impaciencia volvió a retirarse a la arboleda, esa vez en un punto ligeramente distinto, frontalmente hacia las bisagras. Desde ahí no podía ver del todo bien el camino que habían seguido, pero sí lo bastante como para saber cuándo alguien se acercase y tenderle una emboscada. Del mismo modo, aquellos hombres tendrían tres direcciones posibles desde la puerta -cuatro si esperaban a que se cerrase- y la cercanía de la peliblanca bloqueaba dos de ellas. La última, que él cubría, era algo más improbable pero al mismo tiempo el corredor de huida más obvio. De ese modo, se mantuvo a la espera.

A ratos miraba a Julianna desde la arboleda, más por asegurarse de que todo seguía en orden que por otra cosa, aunque se alegraba de contar con ella. No solo le inspiraba confianza, sino que estaba más experimentada que él en aquellas operaciones. Prefería trabajar solo y obviamente era un riesgo ir acompañado, pero mientras marcasen y respetasen las parcelas de cada uno, todo iría bien. Al menos, eso esperaba.

El tiempo fue pasando. Blaze miraba a todas partes esperando un movimiento hostil, pero tardó en llegar y lo hizo desde el centro del claro. Con un ruido muy peculiar la escotilla se abrió, dejando salir a dos hombres... Pero ninguno de los que habían llegado siguiendo. Cuando cerraron, tan solo esperó la señal de la agente para salir.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 11:24}

Aún con cierta reticencia, entendía los reparos de Blaze. Su idea era más cauta, pero tenía tantas o más probabilidades de salir bien. Era consciente de que se encontraba nerviosa e inquieta. Quería que no hubiera ningún fallo en la operación y sabía que eso era pedir la luna como poco. Se estaba arriesgando y seguramente más pronto que tarde descubriría que había hecho mal. En lugar de eso, asintió y aceptó la estrategia del Legionario.

Le vio marcharse de nuevo a la arboleda y supo que él estaba igual de incómodo que ella. Julianna sabía que había gente que disfrutaba en estas situaciones, que casi las buscaba. Si eran mejores agentes que ella por eso, no estaba segura. En realidad, no lo creía. La cautela y el miedo eran vitales en los momentos de riesgo, siempre y cuando estuvieran bien manejados. Quizá ella todavía tenía que trabajar en controlarlos, pero prefería eso mil veces antes que ser uno de esos zopencos con muchos músculos y adrenalina y poco cerebro que solían estilarse en el ejército. Eran mucho menos frecuentes en la Agencia, cierto, pero ahí la brutalidad solía sustituirse con cierto sadismo que tampoco le atraía. De una forma u otra, no terminaba de encajar en la descripción habitual de su puesto de trabajo. Y por eso, sabía que lo estaba haciendo bien.

El tiempo pasó y la peliblanca supo que empezaba a impacientarse cuando Jack empezó a tirar una roca al aire solo para atraparla y volverla a tirar.

-Esto es un error y deberíamos volver. Aquí no hay nadie.

Sí que lo había y alguien debería cerrar la boca. Lo pensó, aunque a punto estuvo de decirlo. Se suponía que debía apoyarle, pero últimamente soltaba comentarios así y eso no le dejaba…

Se interrumpió mentalmente en cuanto oyó un ruido. Tanto Jack como Julianna se pusieron en guardia, ella ajustando su postura y mirando a Blaze al otro lado del claro y él soltando la maldita roca. La escotilla se abrió y por un momento, Julianna se quedó helada. El primer hombre que había salido era un completo desconocido. No era ninguno de los dos anteriores y tampoco conocía su rostro de los apuntes. O era un don nadie, o estaba demasiado alto en la cadena para que sus superiores hubieran dado con él. Quizá solo trabajaba en una rama aparte…

Todos esos pensamientos llegaron de golpe y cesaron en segundos en cuanto salió el segundo hombre, también un desconocido. Había que actuar en seguida. Con el golpe de cierre de la escotilla llegó la señal de Julianna, hecha con el brazo para no alertarles antes de tiempo. Se cercioró de que Blaze la había visto y se lanzó a por el primer hombre, agarrándolo de la ropa y arrastrándole el pie por delante para tirarle al suelo bocabajo. Colocó el sable en su cuello para que notara el metal y supiera que moverse era una muy mala idea. Jadeando, se giró para ver cómo estaba la situación con el otro hombre. Si todo había ido bien, tenían entre manos un potencial de información bastante interesante.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 12:16}

La señal fue dada y Blaze echó a correr con todas sus fuerzas. No era el más rápido, pero el factor sorpresa que había aportado Julianna fue suficiente distracción como para que no se percatasen de su presencia hasta el último momento. Vio cómo con seguridad y talento la peliblanca redujo sin problemas al primero, pero quedaba el segundo, que se abalanzaba sobre ella para ayudar a su compañero. Desgraciadamente para él, el soldado aprovechó toda la inercia de la carrera para caer con todo su peso sobre él de forma brusca, estampándole la cabeza contra el suelo. Gritó un poco, pero no tardó en llenarle la boca con tierra para hacer que se callase. Sí, podría haberle puesto un cuchillo en el cuello, pero si por algún casual valoraba más su negocio que su vida podría tratar de alertar a sus compañeros. De ese modo, aun si escupía el improvisado tapón, tosería durante el tiempo suficiente como para poder volver a ponérselo.

- Parece que los tenemos -dijo, fingiendo que estaban ahí para buscarlos a ellos-. Bovary pagará muy bien por estos dos.

Bovary era una mujer de cierta fama en el Bajo Mundo y, como tal, alguien de quien debían cuidarse normalmente. Importante mercader de esclavos, había hecho una fortuna en base a llenar las casas de casi cualquier triste burgués de esclavos legales atrapados sobre todo en Jaya, Bloothe y Paradise Island. Si bien su negocio era legítimo, según los estándares del Gobierno Mundial, solía hacerse la vista gorda en torno al proceso de reeducación que utilizaba para convertir a peligrosos piratas de Grand Line en fieles, humildes y, sobre todo, modestos sirvientes. La gente de Jaya, sin embargo, temía el momento en que sus negras telarañas se extendiesen hacia ella. Existían rumores de las torturas inhumanas que se llevaban a cabo en su factoría, conocida como la escuela de modales. Incluso a él mismo le ponía los pelos de punta pensar en ella, no quería imaginar lo que debía significar para ellos.

Atrapó los brazos del delincuente tras su espalda y aprovechó el propio cinturón que llevaba para atarle las manos. No había llevado esposas consigo, pero tampoco había esperado detener a nadie.

Una vez inmovilizado tiró de él hacia atrás para incorporarlo y se puso frente a su cara. Le sangraba la nariz y tenía todo el rostro enrojecido, no sabía si del golpe o de la furia. También tenía pequeños arañazos en la cara, seguramente por resistirse mientras lo ataba, pero no prestó atención a eso. Con una suave bofetada le indicó que lo mirase a los ojos.

- Has oído lo que pasa cuando entras a la escuela, ¿verdad? -El hombre asintió-. ¿Quieres acabar ahí? -Negó con la cabeza lentamente-. Pues vas a responderme a dos preguntas: Qué escondéis ahí abajo y cuántos sois.

En realidad estaba seguro de que Julianna tendría sus propias preguntas, pero él ya se había decidido a entrar. No podía ser muy grande, por lo que la cantidad de gente en su interior tampoco debía ser muy grande. Sin embargo, el tipo soltó un bufido y se quedó callado. No todo iba a ser tan fácil, claro.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 12:57}

Miró hacia atrás justo a tiempo para ver al segundo enemigo precipitándose hacia ella… y a Blaze precipitándose hacia él. Lo clavó al suelo antes de que pudiera hacerle nada y en seguida le llenó la boca de tierra. Fue a decir algo, pero Blaze se adelantó. A Julianna le costó no sonreír, pero Jack soltó un pequeño silbido de admiración.

-Esa sí es una buena mentira.

Bovary era más que conocida en esos círculos. Su solo nombre debería hacer que los dos criminales a los que acababan de atrapar se echasen a temblar. Julianna había leído extensamente acerca de los métodos que utilizaba la… mercader y, a su pesar, había quedado bastante impresionada. Era capaz de romper la voluntad de una persona en cuestión de dos semanas, sin importar quién fuera antes de entrar por las puertas de su academia.

Vio a Blaze atando a su prisionero y se apresuró a hacer lo mismo. Por suerte, ella había traído cuerda. Tuvo que darle un puñetazo al hombre, que trató de escapar, pero le dejó lo bastante aturdido como para conseguir inmovilizarle las muñecas. Julianna no era muy fuerte, pero sí rápida. Unos segundos le bastaban para hacer un nudo que compensaba de sobras por su falta física. Poco después, los talones también estuvieron atados y ambos hombres oficialmente reducidos. Colocó al suyo junto al de Blaze y se puso a su lado, los brazos cruzados y observándole atentamente.

Por desgracia, no parecían haberse tomado muy en serio el cuento de Bovary. Más que asustados estaban irritados y enfadados. Quizá tenían refuerzos cerca, quizá simplemente no eran conscientes del peligro en el que se encontraban. Pero eso podía remediarse.

-Levántale.- Dijo con voz suave.

Aguardó a que Blaze lo pusiera en pie y procedió a examinarle de forma rápida pero extensa. Se llevó el pequeño den den mushi a la boca y tras pulsar un botón que no existía empezó a enumerar todas las lesiones que tenía el tipo, desde los arañazos y la sangre en la nariz a viejas cicatrices en los brazos y algún que otro moratón perdido. Le abrió la boca y le contó los dientes, además de describir en detalle su condición física. Cuando terminó, volvió a pulsar el inexistente botón del den den mushi y lo guardó, antes de girarse hacia el hombre.

-Puede que estés algo dañado, pero eso no es un problema. Incluso con alguien de tu condición la Dama es capaz de hacer un gran trabajo. La decisión es simple; o tu honestidad, o tu cuerpo y tu vida. Pero veo que ya la has tomado.

Tiró de él con firmeza para que volviera al suelo. Giró a su compañero, que miraba toda la escena sin decir palabra, para que tuviera una buena perspectiva de la espalda de su compañero. Agarró el escalpelo que llevaba escondido en el pecho y empezó a pasar la parte roma por la nuca del hombre, tanteando el perfil de una gran mariposa.

-Entiendo que desconocéis esto, pero todos aquellos que pertenecen a la gran Dama llevan su sello en alguna parte de su cuerpo. No tienes nada que temer; no es la primera vez que hago esto.- Hizo una pequeña pausa y miró a Blaze a los ojos. Había dos posibilidades. O el hombre empezaba a creerse la situación y a hablar, o el legionario preferiría mirar hacia otro lado.- Te dejaré listo en cuestión de minutos; luego empezaré con tu compañero.

Hizo falta que hundiera el escalpelo. Dibujó la primera línea con soltura y no fue hasta que completó la segunda, dejando claro el cuerpo central de la mariposa, que el hombre tembló por primera vez.

-Para, ¡PARA! DE ACUERDO. De acuerdo, os contaré lo que queráis saber.

Pudo ver el asco en la cara de su compañero. A él no le había tocado y claramente la vida del otro hombre no le importaba tanto como para considerar que valía el vender la información. De una forma u otra, no era su problema.

-Qué escondéis, cuántos sois. Empieza, o continúo.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 16:05}

Blaze no dijo nada, pero frunció el ceño con desaprobación. Entendía sus motivos para hacerlo, pero no estaban tan desesperados como para recurrir a medidas tan extremas; no de buenas a primeras, por lo menos. El sadismo era una depravación no solo impropia de un soldado, sino que hacía a cualquiera perder la brújula de su humanidad. En un mundo peligroso y violento como el que habitaban, era un lujo que no debían permitirse. Afortunadamente, la primera incisión fue bastante para hacer al primero de ellos cantar.

- ¡Es un túnel! -gritó-. Conecta con nuestro almacén a las afueras de Mock Town. Desde allí sacamos todo.

- Mientes -espetó, dándole la vuelta al momento.

En realidad una cosa podía ser cierta: Podía ser un túnel para mover la mercancía, ¿pero por qué desde la selva? No había ninguna infraestructura que hiciera el transporte más sencillo ni estaba realmente cerca de la costa como para poder cargamentos grandes con la seguridad que podía llegar a requerir. Incluso si les decían la verdad, que saliesen de dos en dos intercambiando posiciones justo ese día en un lugar tan remoto y concreto significaba que algo estaba pasando ahí abajo. En sus pensamientos más alocados había un túnel, sí, pero destinado a cada ciertos meses atraer a los soldados que entraban a la isla en busca de Limoncello. Por eso, a pesar de que debían conocer el camino, irían abriéndolo: No eran miguitas de pan, eran luces abisales. En el mejor de los casos se encontrarían con una línea recta en la que podrían pensar un plan para cuando los encañonasen. En el peor, los ejecutarían cuando aún estuviesen bajando las escaleras.

Se quedó en silencio por un momento, cavilando. Si habían salido dos distintos era porque querían darle veracidad a la historia del túnel. El tiempo que había pasado dentro entre entrada y salida era casi el mismo que habían tardado en cruzar la selva, por lo que si se trataba de un túnel recto podía ser verdad que estuviese en las afueras de Mock Town. Cerró los ojos, invocando el recuerdo de la intrincada planta urbana del asentamiento. Los edificios más relevantes eran tabernas, y nada cerca del puerto parecía mínimamente un almacén. Al menos, no un almacén convencional. Y encima, seguían teniendo el problema de que sacar tanto material sin levantar sospechas era imposible. A no ser...

- ¿Cuántos años tiene el túnel? -preguntó. Había una persona que brevemente había pacificado Jaya. Se había encargado durante años de pregonarlo a viva voz, hacía ya varias décadas. Un marine que más tarde había traicionado al Gobierno Mundial, o quizá una marine. Se llamaba Eva, o algo así-. Sé adónde lleva el túnel, pero o nos separamos o tendremos que entrar.

Los dos hombres lo miraron con genuina preocupación, más por la cara que puso que por la afirmación de que había descubierto su secreto, y hacían bien en preocuparse: Sin mediar palabra tiró de la argolla con todas sus fuerzas y empujó al torturado por las escaleras. Se quedó esperando por si escuchaba algún sonido, como de disparos o alguna clase de advertencia. No la hubo. En ese momento, miró a Julianna.

- Parece que no es una trampa -dijo, con cierta sorpresa. A decir verdad esperaba un pelotón de ejecución-. ¿Te apetece hacer algo valiente y estúpido?

Sin esperar respuesta bajó las escaleras y antes de que el delincuente pudiese reaccionar lo hizo levantarse. Protestaba por el dolor, pero lo ignoró. No iba a hacerle daño, o no más, al menos, pero iba a ser su escudo si todo se torcía.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 17:37}

Vio la cara de Blaze y aunque se lo esperaba, no pudo evitar que le doliera. Sabía que el soldado desaprobaría del método, pero en aquellos momentos no solo era el más eficaz, si no el más necesario. Bovary nunca enviaría a dos cualesquiera a por nuevos esclavos. Si querían venderles la ilusión de que ella les mandaba, debían actuar como ellos. Pese a ello, logró mantener la expresión de seriedad que el trabajo requería.

-Sabes que eso no es más que una excusa.

Quiso gritarle a Jack que se callara, aunque solo lo había susurrado. En lugar de eso, cogió aire y bajó el escalpelo. Había funcionado. Dejó que Blaze se ocupara de interrogarle; de momento, su papel había terminado. La incisión era limpia y de un último vistazo confirmó que no le había entrado tierra o polvo. Sangraba, pero no era tan profundo como había hecho creer al hombre. En cuestión de días se habría evaporado como por arte de magia.

Intentó seguir los pensamientos del legionario, pero no le fue posible y fue su turno de fruncir el ceño. Claramente se había dado cuenta de algo, pero ella seguía en la inopia. Se quedó observando cuando volvió a abrir la argolla, pero se puso en pie mientras empujaba al primero de los arrestados por las escaleras.

-Qué remedio.- Le contestó al final.- Dame un momento.

Se giró hacia el otro hombre y con bastante rapidez le quitó los calcetines y se los metió en la boca para evitar que gritase. Varios empujones y otra amenaza con el sable bastaron para que bajara por las escaleras casi por voluntad propia. Tras suspirar y mirar a su alrededor para cerciorarse de que no dejaban ningún rastro tras ellos, enfundó el arma y bajó ella también, cerrando la escotilla a su paso.

Le llevó un par de segundos acostumbrarse al cambio de luz. Bajo tierra todo era mucho más oscuro y aunque había pequeñas lámparas en el techo, no se comparaban con el claro que acababan de dejar. ¿Dónde estaban? Frente a ellos se abría, precisamente, un túnel. Una especie de tuberías estrechas atravesaban las paredes y aunque el suelo era de tierra, de vez en cuando había rejillas de metal un tanto oxidado. El lugar tenía muchos años encima.

Sin perder el tiempo, ató al segundo hombre, todavía con los calcetines en la boca, a una de las rejillas. Estaban atornilladas, así que a no ser que le encontraran iba a tener grandes problemas para salir de allí. La buena noticia era que si necesitaba ir al baño el desnivel natural del suelo le haría de desagüe. Si todo salía bien, en cuanto volvieran pediría que alguien fuera a buscar al pobre desgraciado.

-Ya podemos avanzar.

Empezó a caminar; parecía que tenían un paseo interesante por delante y no pudo quedarse callada mucho rato.

-Entonces… ¿dónde estamos?

Preguntaría por la mercancía, pero imaginaba que antes o después se toparían con ella. Dudaba seriamente que el hombre hubiera mentido.

Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {Sáb 5 Mar 2022 - 20:09}

- Solo hay un edificio en la isla lo bastante grande como para albergar un almacén -explicó. Se había informado mucho acerca de Jaya antes de ir y, aunque no hablaba de túneles ocultos, la experiencia de Eva dejaba marcado que había al menos uno-: La vieja mansión que un marine se hizo construir en la isla tras su pacificación, hace unos sesenta años. En realidad estaba bastante alejada del pueblo, más o menos a la misma distancia de Mock Town que lo que hemos recorrido de jungla. Más o menos cuando su dueña desapareció, una organización conocida como F.E.N.R.I.S. construyó un hangar en la salida del túnel, dentro de una taberna abandonada. No parece un único edificio por fuera porque en realidad es casi una manzana de estructuras contrahechas, pero por dentro se decía que era tan grande como para guardar un galeón.

El gruñido del hombre le dejó saber que estaba en lo cierto, al menos en gran parte. Sesenta años eran tiempo suficiente para que solo la entrada al túnel quedase en pie de una casa en Jaya, también para que una jungla descontrolada creciese a su alrededor. Y aunque no sabía exactamente qué propósito tenía la organización al instalarse sobre la salida secreta de una residencia marine, sí tenía bastante claro que no iba a ser un lugar difícil de defender.

- Si esto es una trampa supongo que nos enteraremos muy pronto -comentó-, pero si no quieres ser tú el primero en sufrir sus consecuencias tal vez deberías plantearte deciros qué nos espera.

- Ya, como si fuera tan fácil -espetó él, aún escupiendo tierra-. Si no me matáis vosotros me van a matar ellos; ¿por qué debería ayudaros? A una bala perdida se sobrevive, pero a una garganta abierta no.

Blaze miró hacia Jul. ¿Iba a esperarles un tiroteo al llegar o era una forma de hablar? Cualquier cosa que pudiesen especular al respecto a esas alturas tampoco ayudaba demasiado: Iban a tener que llegar hasta ahí y afrontarlo. Tenían un riesgo importante por delante, claro, pero nunca se había quedado atrás por eso y no era el momento de empezar.

Cuando llegaron al otro lado, al contrario que en la entrada, se toparon con que la salida era una puerta y no una escotilla. Se quedó un rato escuchando qué sucedería al otro lado y simplemente no notó nada, por lo que de manera quizá demasiado expeditiva giró el picaporte y se ocultó tras el delincuente, preparado para la lluvia de balas que, sin embargo, no llegó.

- ¡Chicos! -gritó entonces su rehén-. ¡Ya estoy en...!

Le estampó la cabeza contra la puerta, dejándolo inconsciente y poniéndose en guardia. Sin embargo pasaron varios minutos y nada sucedió.

- ¿Jul? -preguntó-. ¿Alguna idea?
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] Empty Re: A rough indestructible surface [Blaze - Julianna] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.