¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
El Juicio final


Ir abajo
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Sáb 5 Mar 2022 - 21:11}

Los gruñidos y la cara de circunstancias del rehén que habían hecho iban confirmando la historia de Blaze. Julianna había leído para prepararse para la misión, pero gran mayoría de los datos que tenía eran acerca de Limoncello y los hombres que trabajaban para él. Había fotos, lugares de reunión, horarios e incluso lo que cada uno solía pedir en el bar.

El informe era tremendamente extenso, lo que le llevaba preocupando un rato. No conocía a ninguno de los dos con los que se habían encontrado y el hombre de antes, el de la taberna, no era más que un lacayo sin apenas responsabilidades. Si llevaban tanto tiempo investigando a Limoncello, ¿cómo es que faltaban estos hombres? Entendía que no se supiera nada del túnel porque claramente llevaban meses sin utilizarlo, pero esto era diferente. Podían ser nuevos, o…

-O no te han dado toda la información.- Completó Jack por ella.- Es la clase de cosa que haría Valagar; al fin y al cabo te ha dejado sola, ¿no? Te dije que no debíamos fiarnos.

Se mordió el labio, resistiendo la tentación de responderle. Le clavó una mirada furiosa por un instante y la aparición hizo el gesto de cerrarse la boca con cremallera.

Volvió al presente a tiempo de escuchar al rehén darse por muerto. Podía entender su perspectiva, pero era terriblemente inútil para todos los involucrados. Y bastante cobarde también, en su opinión.

No tardaron en llegar al otro lado. Una puerta, no una escotilla. Estaban en el edificio que había descrito Blaze. ¿Cuánta gente habría dentro? El legionario, tras esperar un poco, abrió la puerta e intentó pasar con el rehén por delante. Al primer grito la puerta se cerró y la cabeza del hombre acabó contra la madera. Cayó al suelo, inconsciente. Ambos aguardaron en tensión, pero el tiempo pasó y no ocurrió nada.

-La habitación tiene que estar vacía. Saben que esto es un túnel, no tenemos donde escondernos. Si alguien le hubiera oído ya estarían sobre nosotros. Quizá le han dejado atrás…

No podían olvidar que los que habían salido no eran los que habían entrado. Si habían aprovechado para vaciar el almacén mientras estos hacían de carnada, cada minuto que esperaban era tiempo perdido. Rápidamente, repitió con el rehén la operación que había llevado a cabo con su compañero. Calcetines en la boca y cuerda para atarlo a una de las rejas en el suelo.

-Si le necesitamos, siempre podemos volver atrás. Ahora de poco va a valernos.

Esta vez, ella abrió la puerta. Sable en mano, se quedó a un lado y tras coger aire, la empujó de una patada. Aguardó un segundo. No había ruido, así que avanzó. Efectivamente, estaba vacía. La sala era grande; el suelo y las paredes estaban hechos de piedra. Parecía una especie de sótano y había muchas cajas de cartón apiladas por todas partes, con el símbolo de FRÁGIL estampado en ellas. Al fondo del lugar había una escalera que debía dar al resto del edificio.

Empezó a rebuscar en las cajas con fruición. La mayoría estaban vacías, pero escondida tras una pila especialmente alta encontró una con el sello intacto. La abrió y, con cuidado, sacó lo que había dentro. Un pequeño dispositivo metálico con una cámara le devolvía la mirada. Al darle la vuelta, se topó con restos de pintura.

-Han rascado el sello del Gobierno.- Susurró, mirando a Blaze y tendiéndole la pieza.- Esto es lo que han estado robando.

Parecía algún dispositivo de vigilancia, al menos a simple vista. ¿De dónde podían sacar algo así? Se le ocurrían varios sitios, pero si no volvía con una respuesta definitiva, su trabajo no habría valido para nada.

-Tenemos que encontrar un pez más gordo.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 6 Mar 2022 - 1:08}

No protestó. Atarlo era una forma de proteger la retaguardia; embozarlo cuidaba su frente. Julianna tomó la delantera en aquella ocasión, abriendo la puerta tras el primer intento al constatar que un escuadrón de la muerte no había aparecido delante de ellos. En realidad era casi agradable descubrir que iban a vivir un día más -por ahora- y, aunque habían perdido a su escudo de carne, tampoco parecía que fuesen a necesitarlo para estar a salvo. Aun así, Blaze no pudo evitar llamar la atención de la peliblanca para algo que no sabía si era más consejo o petición:

- Ten cuidado, por favor.

Sonó peor de lo que habría esperado. Aun así avanzó junto a ella a medida que iba investigando cada pequeño detalle: Las cajas de mercancía frágil, apiladas en una esquina, delataban que efectivamente estaban en un almacén. No entendía con qué propósito los habían guiado hasta allí si de pronto no había nadie para recibirlos, pero estaba claro que si habían dejado todo aquello ahí era porque pretendían que alguien lo encontrase. De hecho, así fue. Julianna examinó cada caja meticulosamente, llegando a una en la que lo que parecían dispositivos de vigilancia con el sello del Gobierno Mundial raspado... Todo demasiado favorable.

Limoncello tramaba algo, era un hecho. Sin embargo, el papel que la agente y el soldado jugaban en todo ello era una pieza sin la que nada en el rompecabezas parecía tener sentido. Los habían guiado hasta un túnel, se habían encargado de que entrasen y habían dejado que llegaran hasta el mismísimo almacén en el que escondían la tecnología robada sin que supiesen aún siquiera por qué estaban haciendo aquello. Confuso, Blaze se cruzó de brazos, cavilando.

- El pez más gordo vendrá a por nosotros -dijo casi por instinto, pero entonces una bombilla se iluminó en su cabeza-. ¡Espera, eso es!

Habían entrado hasta ahí con el permiso de alguien. No sabían por qué, pero era un hecho que estaban ahí porque alguien había decidido renunciar a ese refugio. Una vez encontrasen la puerta del local no podrían volver a utilizarlo como depósito, así que tenían que estar asestando el golpe más duro y lucrativo en ese momento o alguien buscaba abiertamente que todos diesen la trama por concluida. En realidad el Gobierno era muy probable que fuese plenamente consciente de qué le habían robado y simplemente no lo hubiese querido compartir, por el motivo que fuese, pero había puesto en marcha una operación de doble envergadura para atajar el problema: Por un lado el ejército debía encontrar los bienes robados y atrapar a los delincuentes, mientras que seguramente el propósito final de la Agencia en todo aquello fuese dar con el traidor. Porque, definitivamente, debía haber un traidor.

Decidió sacar el den den mushi, pero estaba a punto de marcar cuando este comenzó a sonar. Lo contestó con cierta preocupación, y las primeras palabras que recibió le hicieron entender que no se precipitaba.

- Aswen, nos han descubierto. -La voz de Maxwell se notaba extraordinariamente nerviosa-. Algo ha comprometido la infiltración y vamos a replegarnos.

- Señor, no creo que llegue a...

- No vas a llegar -contestó el decano-. Ya estamos en el barco; ahora estás solo.

- ¿Qué?

- Van a interrogarte, saben que estás en el almacén y...

- Y vienen a por mí. Gracias, decano.

Cortó la llamada y miró a Julianna con preocupación. Tiró el caracol al suelo y lo aplastó sin contemplaciones.

- Están interviniendo los den den mushis. Ese no era Maxwell. -Hizo una pausa breve-. Y esta gente va a llegar a por nosotros muy pronto.

Las cosas acababan de complicarse muchísimo de golpe. Controlaban sus movimientos; tenían que hacer algo inesperado.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 6 Mar 2022 - 9:29}

-¿Qué demonios quiere decir con eso?

Oyó a Jack de fondo, como si no estuviera a su lado. Se lo quedó mirando unos instantes, alternando entre él y la pieza de tecnología que tenía en las manos. Tenía la impresión de que su cabeza estaba funcionando a toda velocidad y ella solo estaba allí para observar.

Les habían dejado ir hasta allí. No, no les habían dejado, los habían conducido como si fueran ganado. De repente, con un escalofrío, lo vio todo claro. El hombre en la taberna se había dado cuenta de sus sospechas y había puesto en marcha lo que debía de ser un plan de contingencia para esos casos. Les había llevado hasta la jungla y hasta la entrada del túnel. Había avisado a sus compañeros y enviado a los dos que se habían encontrado para entorpecerles mientras ellos… ¿qué? Miró de nuevo el artilugio. ¿Movían el cargamento? No tenía sentido que hubieran vaciado las cajas en lugar de llevárselas, eso ya estaba así de antes. Habían dejado exactamente un solo ejemplar para ellos, para que pensaran que estaban avanzando.

Blaze tenía razón, pensó mientras palidecía un poco. Estaban en una trampa. Fue a decírselo, pero antes de que pudiera sonó su den den mushi.

Escuchó las respuestas que le daba a su jefe en silencio, preocupada. Le recorrió un escalofrío cuando le vio aplastar el den den mushi, pero no tardó en hacer lo propio. No le gustaba un pelo; si habían descubierto a los legionarios, ¿sabrían de los agentes? No había oído nada de Valagar y no sabía dónde estaba, si se encontraba a salvo ni si habría huido del lugar. Por supuesto, nada de esto importaba. Su formación había sido estricta al respecto: lo más importante en ese momento era conseguir la información y salir con vida.

Estaban lidiando con un traidor, no había ninguna duda al respecto. Tenía que conseguir el nombre y evitar que les mataran.

-Tenemos dos opciones.- Dijo con voz calma, paseando por el sótano. - Una nos lleva de vuelta por el túnel, la otra a lo que parecen estar utilizando de base central o almacén. Saben que estamos aquí y a juzgar por esa llamada, quieren que sepamos que lo saben. –Miró a Blaze a los ojos, buscando confirmación. – La pregunta es, ¿esperan que huyamos? Porque si es así, estarán esperándonos en la jungla nada más salgamos.

Lo que no descartaba que la casa de arriba estuviera llena de enemigos. Limoncello tenía hombres más que suficientes para cubrir ambos puntos y ahora tenían la certeza de que les habían descubierto. No le gustaba la situación, pero solo se le ocurría una cosa.

-Creo que tendremos que salir de aquí peleando.-Dijo mientras iba hacia las escaleras. Subió con cuidado y apoyó la oreja contra la puerta. No se oía nada. Intentó mirar por la cerradura, pero solo vio parte de otro corredor, aparentemente vacío. – Si volvemos atrás haya o no enemigos tendremos que entrar a la casa por la parte frontal y eso no va a ser sencillo. Si Limoncello está intentando huir, tenemos más oportunidades de evitarlo yendo directamente por aquí.

No era el método seguro, tampoco el método fácil y ni siquiera estaba convencida de que fuera el método correcto. Pero sabía que era lo que tenían que hacer. Desenvainó su sable y le dedicó una pequeña sonrisa a Blaze.

-¿Me acompañarás en una cruzada suicida?
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 6 Mar 2022 - 17:30}

En el momento había actuado por instinto, pero cuando se paró a reflexionar no pudo evitar preguntarse cómo habían podido imitar la voz del decano. Era cierto que los den den mushis deformaban hasta cierto punto la voz del usuario, pero siempre la deformaba de la misma forma. ¿Estaría Maxwell en el ajo? No tenía sentido, pero si lo hubieran cazado para obligarle a hablar con él habría utilizado uno de sus estúpidos códigos. Quizá de alguna forma estuviesen sintetizando su voz, pero para eso debían haberlo escuchado en algún lugar. Suspiró, frustrado; cada vez cobraba más peso la idea de un traidor con un cargo importante en medio de las filas.

Julianna por su parte seguía observando el cargamento. O lo que quedaba de él, más bien. Si habían dejado todo eso ahí sacándolo de las cajas era por un motivo, y que hubiesen dejado un único artilugio en el interior de una solo significaba que estaban dándoles una pista, ¿pero hacia qué? La peliblanca parecía tenerlo claro: O hacia atrás o hacia delante. Con cierto pragmatismo aludía a la idea de que Limoncello estuviese tratando de escapar, y aunque no compartía del todo esa idea sí que estaba de acuerdo en algo: No podían regresar. O bien perdían mucho tiempo o, teniendo en cuenta los últimos acontecimientos, un escuadrón de la muerte ya estuviese esperando en la entrada del túnel para hacerse cargo de ellos al momento.

- Esperan que dudemos.

Daba igual lo que hiciesen, en ambos casos estaban tomando riesgos que tal vez no deberían. Sin embargo que tanto el Cipher Pol como la Legión hubiesen decidido enviar novatos para combatir un plan tan medido seguía siendo una parte del puzle que no encajaba en ninguna parte. El rompecabezas, cada vez más complejo, incitaba a pensar en una realidad terrible:

- Somos el cebo -explicó, con cierto desánimo-. Soldados novatos en Jaya que hacen el suficiente ruido como para que Limoncello se confíe... -No. No tenía sentido; algo fallaba en su razonamiento-. Los mejores novatos -corrigió-. Nos han enviado porque si hay un traidor en la Legión podría conocer nuestras caras y hacernos llegar hasta aquí. Eso explicaría por qué pueden imitar la voz de Maxwell... ¿Te parece que tiene sentido lo que digo? -preguntó. Ya no estaba convencido de nada-. Ponte en el caso: Limoncello nos reconoce, por lo que nos conduce a una trampa pero tus jefes, los espías, están controlando la operación desde lejos. -Echó la vista hacia el caracol aplastado. Quizá no debería haber hecho eso-. Quizá nos dieron un rastreador sin decirnos nada para poder encontrar el maldito almacén oculto. O... -Hizo una pausa por unos segundos-. O puede que los veinticinco soldados restantes fuesen una fuerza de choque para obligar a Limoncello a mirar hacia otro lado.

¿Tenía algo de sentido todo lo que estaba diciendo? Su mente corría a mil por hora y, por primera vez en mucho tiempo, tenía un ataque de verborrea. No sabía si estaba dándole demasiadas vueltas a todo, pero prefería marearse en un mar de posibilidades antes de toparse con una en la que hubiese elegido no pensar.

- Cruzada suicida -repitió-. Suena bien.

Sacó una de sus botellas de agua de la chaqueta. También una petaca. Bebió un trago largo mientras se acercaba al tarado que acababa de gritar y le echó un poco de agua en las fosas nasales. Inocuo, casi indoloro, pero extraordinariamente molesto. La sensación de ahogo debía despertarlo, tal como hizo. Le quitó los calcetines de la boca, que salieron llenos de tierra, y levantó su cabeza.

- Grita y será lo último que hagas -advirtió con voz suave-. Levántate.

Su orden llegó acompañada de un tirón. Sin piedad alguna lo puso en pie y comenzó a avanzar hacia las escaleras. Confiaba en que si sabía de algún peligro el miedo terminaría por empujarlo a advertirles. Más bien, lo esperaba.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 6 Mar 2022 - 19:21}

Pudo ver los engranajes de la cabeza de Blaze empezar a girar a toda velocidad mucho antes de que empezase a hablar. No esperaba un discurso tan derrotista, pero por desgracia lo que decía tenía coherencia. No era que fuera completamente cierto, quedaban preguntas en el aire y al final del día todavía no tenían pruebas de nada, pero era una teoría demasiado sólida como para pasarla por alto.

Jack se puso detrás de ella y le colocó una mano en el hombro. Estaba preocupado y quería abrazarla. A pesar de no sentir su toque, Julianna llevó una mano a donde estaría la suya, igual de frustrada. Era un momento delicado.

-Mi superior, Valagar…- dijo, con voz suave. No pensaba contárselo. No quería revelar nada de la Agencia, ni siquiera a él. Por otro lado, dudaba que Valagar fuera un nombre real. El suyo, por mucho que le costara reconocerlo, no lo era. De todas formas, ahora no importaba.- No sé dónde está. No me dijo que estaríais vosotros. Que nos haya utilizado de carnaza para sus propios intereses… es una posibilidad muy real.

Que tuvieran tanta fe en ellos como para mandar a veinticinco hombres a distraer a Limoncello para que pudieran completar su tarea, sin embargo, le costaba más creerlo. Lo preferiría, claro, pero era consciente de dónde se encontraban.

-Seremos los mejores, pero todavía no hemos probado nada. Somos igual de reemplazables que los peores; partamos de esa base.

Prefería tragarse el orgullo y salir vivita y coleando. Miró a un lado mientras Blaze bebía de la petaca, negando lo más discretamente que pudo ante la cara de circunstancias de Jack, y le ayudó a poner en pie al rehén. Una vez lo hubo subido por las escaleras, le puso la mano en la nuca.

-Abre la puerta.

Fue un susurro, pero después de mirarla a los ojos el hombre decidió no resistirse. Con un gemido ahogado, abrió la puerta y… empezó a gritar.

-¡NO! No por favor CUIDADO, ¡CUIDADO!

Tanto Julianna como Blaze iban detrás de él y tardaron un par de segundos en darse cuenta de que tenía los ojos cerrados. No había nadie en el pasillo, pero claramente esperaba otra cosa. Cabreada, Julianna se puso delante de él y le agarró de la camisa.

-¿Quién se suponía que tenía que estar aquí? ¡Responde!

La adrenalina empezaba a hacer de las suyas. Ella no solía levantar así la voz. El hombre estaba confuso y no tardó en empezar a tartamudear. Estaba descubriendo que a él también le habían dejado tirado.

-Y-yo no… ¡iban a esperarnos aquí! Siempre hay alguien de guardia, no… no entiendo nada.

Julianna miró a Blaze con cara de circunstancias. Claro. Ya no había mercancía, ya no había nada que mereciera la pena guardar. Pero entonces, ¿les estaban ignorando o en realidad no sabían dónde estaban? Estaban en un pasillo delgado y largo, con varias puertas a los lados y una al final. De alguna manera, nadie había acudido todavía pese a los gritos. No contaba con que su suerte durase mucho.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Lun 7 Mar 2022 - 11:44}

- No estamos por ser irreemplazables, sino por salir en la primera página del registro -explicó-. Si el infiltrado de Limoncello nos ha reconocido estará guiándonos a la trampa, y es algo con lo que nuestros jefes tal vez estén contando ya.

Julianna tomó su parte de iniciativa. Juntos lo arrastraron hasta la puerta y ella lo obligó a abrir, ante lo que el hombre reaccionó francamente mal. Manos temblorosas, un gemido sofocado, un picaporte girándose y un grito desesperado nada más abrir. El primer impulso de Blaze fue estamparlo una segunda vez contra una pared, pero en aquella ocasión recordó que inconsciente no le sería útil. Si lo valoraban en su oficio no dispararían a través de él, y si no al menos tendría una breve cobertura para dar un paso atrás. Cargar con él en vez de solo empujarlo habría hecho aquello mucho más complicado y, de alguna forma macabra, mucho más cruel.

Por su parte la peliblanca pareció ponerse más nerviosa todavía cuando las balas simplemente no llegaron. Se adelantó y agarró al hombre de las solapas, amenazante. Él se cruzó de brazos, esperando una respuesta satisfactoria mientras examinaba en interior de la nueva estancia que acababan de abrir. Muchas puertas a los lados, solo una al frente. Se suponía que estaban en un almacén, por lo que se sorprendió en cierta medida de toparse con tantos compartimentos pequeños; también empezó a razonar acerca del tamaño de la escotilla, el túnel en sí mismo y todo lo que estaba viendo: Si bien el túnel era enorme no así lo eran las puertas, apenas utilizables por una o dos personas a una vez. No cabían vehículos de asalto por las entradas al almacén; tampoco había rampas. Y aunque parecía un detalle irrelevante, implicaba que lo que fuera que movían no era necesariamente grande. Aunque eso, en cierto modo, ya lo sabían. ¿No?

- Alguien de guardia no suscita esa reacción -apuntó el soldado, todavía centrado en las puertas-. Estabas esperando algo muy malo, teniendo en cuenta cómo chillabas. Cuando yo te he tirado por las escaleras apenas has gruñido. Suspiró-. Te recomiendo hablar ya, porque la única razón de que ella no esté sacándote las respuestas con el escalpelo es cierta consideración hacia mí. Y si cuando abra una puerta me explota en la cara creo que una mariposa en el pecho va a ser casi un descanso de todo lo que te va a hacer.

La peliblanca no era imponente. Era una chica alta, claro, pero delgada y esbelta. Quizá resultaba de todo menos amenazante, pero hasta la carita más tierna se convertía en la imagen del terror a través de las herramientas adecuadas. Sus palabras afiladas eran tan precisas como el escalpelo que escondía con ella, y el simple recordatorio de lo que podría sucederle fue suficiente para hacerle reflexionar:

- ¡Sabían que veníais! -gritó-. ¡Éramos vuestro cebo para traeros hasta aquí! Se suponía que entraríais muchos más de golpe, por el túnel. Nosotros solo... Solo...

- ¡¿Solo qué?! -gritó, con tanta fuerza que el eco resonó en todo el pasillo.

- Solo teníamos que huir al veros -concluyó-. Dejar que vieseis la salida, que supierais que era un túnel. Yo no debería estar aquí ahora, ¡pero ellos sí!

- ¿Ellos? -cuestionó, sin darse la vuelta mientras examinaba cada puerta y detalle en el suelo-. ¿Quiénes son ellos?

- ¡La patrulla de exterminación! -gritó.

- Si vuelves a gritar te juro que te arranco el cuello.

No preguntó por la patrulla. Su nombre era lo bastante claro como para entender que hasta donde sabía esa gente pretendían matarlos en una ratonera. Y sin embargo, nada apuntaba en absoluto a que hubiese un solo alma en el lugar.

- Abre las puertas -ordenó-. Una a una.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Lun 7 Mar 2022 - 12:59}

Blaze tenía razón. Si solo hubiera un hombre de guardia, la reacción del hombre era bastante exagerada. ¿Qué era lo peor que podría pasar? Le habrían cogido de sorpresa y ni siquiera eso, porque los ruidos del hombre le habrían avisado de que iban. No, se estaba esperando algo mucho peor.

El legionario tomó su lugar en el interrogatorio, amenazándolo con hacer que ella volviera a coger el escalpelo. Mirando al rehén a los ojos, le confirmó las palabras de Blaze con algo de ira contenida.

-Tiene razón.

En seguida, cantó como un canario. Poco a poco, algunas cosas empezaron a tener sentido. Esos dos eran el cebo y tenían que escapar, pero no lo habían logrado. Julianna frunció el ceño.

-¿Esperaban que escaparais de una patrulla de exterminación? Creo que no somos de los únicos de los que pretendían deshacerse.

El hombre pareció palidecer ante sus palabras. No era para menos, pues si tenía razón acababan de confirmarle que estaba muerto. Si sus propios compañeros habían decidido que era reemplazable, no le quedaba nada. Blaze le ordenó que abriera las puertas, pero parecía helado en el sitio. Sin dudar, Julianna le dio una bofetada para hacer que saliera del trance.

-Coopera y puede que te entreguemos con vida. Si algo sale mal, tu muerte será rápida. Si no nos eres de utilidad, pagarás por ello en tiempo y sangre.

Lo dijo deprisa, un tanto asqueada. Sin embargo, pareció surtir efecto y tras asentir un par de veces con la cabeza, el hombre empezó a moverse. Cada vez que abría una puerta se echaba hacia atrás, haciendo pequeños sonidos y gemidos. Estaba verdaderamente asustado. Mientras recorría el pasillo, Julianna se inclinó hacia Blaze para susurrarle.

-Ninguna ''patrulla de exterminación'' venía conmigo. ¿Habla de tus amigos?

Era lo único que se le ocurría, porque de lo contrario el traidor estaba bastante mal informado. Aunque claro, también podía ser que hubieran mentido a su rehén. Claramente no era muy querido.

De repente, en una de las últimas puertas, pasó algo diferente. Empezaron a oír un ruido extraño, como de aire a presión, y el hombre se derrumbó en el suelo, señalando frente a sí con un dedo.

-Ah… aaah.. .¡AAAH!

Julianna corrió a mirar, pero antes de llegar una espesa nube de gas morado empezó a reptar por el corredor. Intercambió una mirada con Blaze y se llevó la camiseta hasta la nariz. Echó a correr y abrió la puerta del fondo. Vacía. Arrastró al hombre y lo empujó a la nueva estancia, intentando no respirar el misterioso humo. Esperó a que los tres estuvieran allí y cerró la puerta a su espalda. Jack llegó y se quedó a su lado, pasándole el brazo por los hombros y mirándola con preocupación. Julianna se mordió el labio. Echaba de menos los días en los que todavía creía que podía sentirle.

Miró a su alrededor, intentando recobrar la compostura. Había sido un susto, pero al menos en principio, estaban intactos. ¿Era así como pretendían cargarse a una supuesta patrulla? Había otro problema. La sala en la que estaban… no era más que un enorme salón. Varios sofás, mesas e incluso una gran chimenea apagada.

-¿Blaze? Creo que aquel no era el verdadero almacén. Esto no es más que una casa.- Dijo mirándole con preocupación.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Lun 7 Mar 2022 - 13:46}

- Habla de los suyos -musitó-. De quienes deberían habernos matado en el túnel.

Julianna era una espía mucho mejor, pero él era un militar entrenado para situaciones de asalto y planes de batalla. El túnel era en esencia un pasillo largo, el sueño de casi cualquier tirador. Sin sitios donde esconderse, sin ángulos muertos... Un espacio peligroso para un enfrentamiento cara a cara, pero letal para un enemigo desprevenido. En realidad tenían mucha suerte de que no hubiese nadie detrás de ellos, porque se habían metido de lleno en la boca del lobo.

No dijo nada cuando la agente amenazó al criminal. En realidad estaba utilizando una lógica simple y correcta, sin inspirar más miedo que el que ese hombre ya albergaba en sus adentros. La realidad, suficientemente cruda, bastó para hacer mella en él y aprovecharse de toda la inseguridad que llevaba consigo. Tenía sentido, pues seguramente sus jefes ya habían previsto que esos dos iban a ser atrapados y los veían como un daño colateral, pero que alguien más se lo dijese avivó el instinto de supervivencia que tenían todas las ratas: La posibilidad de vivir, quizá escapar, frente a la posibilidad de una lenta y dolorosa muerte asegurada. Si algo sabían todos de Julianna Shelley era que nunca había que tomar a broma sus advertencias.

A medida que iba abriendo puertas con notable miedo, Blaze lo observaba. Abría algunas al instante, como si estuviese seguro de que no iba a encontrar nada en ellas, pero otras -solo dos- las abrió con cierto miedo. Mano temblorosa en el pomo, tardaba hasta dos segundos en bajarlo para empujar la puerta y abría los ojos, no mucho, pero sí lo suficiente como para que el soldado viese en él cierto nivel de sorpresa. En una de las últimas, curiosamente una de las que mayor seguridad parecía inspirarle, una miasma púrpura comenzó a esparcirse por el aire.

Eso no bastó para hacer dudar a la espía, que por instinto tiró del hombre hacia delante y entró por la última puerta sin planteárselo. Acababa de cometer un error avanzando a lo desconocido en vez de volver a un lugar más seguro, pero tampoco era momento de echárselo en cara. En lugar de eso cerró las puertas que el delincuente había abierto con miedo y, cubriéndose con la camisa media cara, fue detrás de ella.

Cuando cerró la puerta, sin embargo, el derrotismo pareció embargarla. Blaze sonrió con cierta ironía, sabiendo que sería un desperdicio total de recursos mantener un túnel para una casa. También lo sería ponerlos a perseguir una pista que los ponía en el camino correcto, aun si estaban lejos de hallar la meta. Si de verdad fuese una casa al uso las salas interiores no serían todas tan grandes. Que hubiese una habitación dedicada a reunirse no lo convertía en una casa, e incluso si había una vivienda nada les decía que no estuviese dentro del almacén. Al fin y al cabo, en algún lugar debían descansar los vigilantes.

- No hay ventanas -observó-. Aún estamos bajo tierra, seguramente. Y las paredes... -Decidió golpear una, que confirmó con su ruido hueco lo que ya sospechaba-. Son de pladur. Tenemos que llegar a la tercera puerta a la derecha desde la entrada. Y eso... -Se acercó a una mesa, arrancándole la pata con algo de esfuerzo-. Eso se solventa con fuerza bruta.

Como si fuese un ariete de mano, Blaze enarboló la pata contra la pared. El primer golpe hundió el yeso, pero el segundo lo rompió. Con el tercero lo atravesó.

- Va a ser un trabajo duro, pero podemos hacerlo.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Mar 8 Mar 2022 - 10:08}

Quizá lo estaba viendo todo negro sin necesidad. Claramente aquel extraño humo morado había sido diseñado para pillarlos por sorpresa y apartarles del camino, de una forma u otra. No tenía claro cuál era su efecto, ni pensaba volver atrás para coger una muestra. Habían escapado a la trampa y eso tenía cierto mérito.

Era cierto. El lugar no tenía ventanas. Y aunque los muebles eran lujosos, no parecían realmente cómodos. Era una habitación de paso, no pensada para utilizarse regularmente. Intentó recordar las escaleras que habían bajado al principio. ¿Cuántas habían subido desde aquél sótano? ¿Había altura añadida donde se encontraban? Hizo los cálculos por lo bajo, tratando de recordar la geografía de la isla y orientarse según el camino que habían recorrido.

-Si encontramos otro tramo de escaleras o un ascensor, llegaremos a pie de calle.

Iba a empezar a mirar a su alrededor cuando Blaze arrancó la pata de una mesa. Tras explicarle su teoría, se puso a dar golpes a la pared. Para su sorpresa, no tardó en romperla. Lo pensó un poco y al final, se encogió de hombros. Era un método como cualquier otro y a esas alturas, todas las ideas eran buenas. Ni corta ni perezosa, arrancó otra pata y fue a ver al que ya se había convertido en su prisionero. Estaba sentado tras la puerta por la que habían entrado y tenía una expresión a medio camino entre la ira y la preocupación. Julianna señaló a Blaze con la cabeza y le tendió la pata.

-¿Y por qué coño tendría yo que ayudaros?

-Porque cooperar no es quedarse sentado, porque tardaremos mucho menos con tu ayuda y porque todavía puedo cambiar de idea sobre lo de mantenerte con vida.

Le miró con verdadera furia. Curiosamente, para ser un lacayo, no parecía gustarle que le dieran órdenes. O quizá no le gustaba que se las diera Julianna. En cualquier caso, agarró la pata de la mesa de un tirón y fue a hacerle compañía a Blaze.

-No intentes nada extraño, porque lo lamentarás en seguida.

Por toda respuesta, refunfuñó y empezó a pagarlo con la pared. Ella habría ayudado, pero la fuerza bruta, irónicamente, no era su fuerte. Si gastaba todas sus energías ahí podía lamentarlo más adelante. Se quedó detrás y dedicó el tiempo a buscar por la habitación, pensando que quizás los criminales se habrían dejado algo olvidado. Tras unos minutos, se asomó al agujero que iba creciendo en la pared. Sin decir nada, le dio un pequeño tirón a la camisa del legionario para llamar su atención y volvió al cuarto. Había arrastrado una de las mesas a la parte más alejada del lugar y de un pequeño salto, se subió y se puso en pie.

-Siento no haberlo visto antes. Estabais haciendo un buen trabajo pero… creo que no será necesario.

Tras tantear un poco, logró presionar lo que parecía un botón oculto y lentamente se abrió una compuerta. El rehén les miró con cara de haber chupado un limón. Jul se preguntó si todavía le quedaría la esperanza de que fueran a rescatarle si les hacía perder el tiempo. En fin. De momento, no era su problema.

Bajó la escalera con cuidado para no hacer ruido y apartó la mesa.

-Bueno, parece que podemos seguir explorando. – Volvió a señalar al rehén.- Sabes lo que toca. Tú primero.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Miér 9 Mar 2022 - 0:42}

Se concentró en la pared. Cada golpe los acercaba más a una respuesta para todas las preguntas que se habían ido gestando en su mente. Quién estaba detrás de todo, por qué actuaba así, los motivos que les habían hecho abandonar el almacén... Todo era cada vez más confuso, pero también cada nuevo golpe alrededor del agujero iba agrietando más y más la pared. Julianna, que obviamente no iba a ayudarle dado que alguien debía vigilar a su particular prisionero, decidió convertirlo en mano de obra para derribar muros junto a él. Ella, mientras tanto, comenzó a rebuscar por la sala.

Al parecer encontró algo, porque trató de llamar su atención y, dándose la vuelta, no pudo evitar fruncir el ceño, molesto.

- ¿Tú sabías esto? -preguntó secamente.

No esperó respuesta. Antes de que dijese nada le golpeó la mandíbula con el improvisado bate, llevándose por delante tres dientes. Tras eso tiró la pata al suelo, furioso, y agarró al criminal por el cuello.

- ¡¿Nos intentas tomar el pelo?! -gritó-. ¡A cada segundo que pasa estás más cerca de estar muerto! -Trató de tragar saliva, pero apretó más su garganta-. Te guste o no somos la única alternativa que tienes para salir con vida, y si nos vas a poner palos en las ruedas a cada paso no te necesitamos.

- ¡Me habéis metido tierra en la boca, voy descalzo porque me habéis robado los calcetines después de dejarme inconsciente, me habéis despertado metiéndome agua por la nariz, ¿Y esperas que os ayude?! -En realidad, dicho así, sonaba bastante feo-. ¡Claro que no os voy a ayudar! Viva o muera ir con vosotros hace que mi vida termine. Si sobrevivo al tiroteo, sin embargo, tengo una oportunidad.

Se llevó las manos a la boca, horrorizado.

- ¿El tiroteo? -preguntó.

- El de la espalda... La emboscada...

Blaze suspiró. Luego le dio un fuerte cabezazo que resonó en la sala. Su rehén se quejó, pero lo obligó a centrar la mirada en él.

- No puedo confiar en nada de lo que me dices -le dijo al oído-. Sabías que nadie iba a venir por detrás, ¿verdad? Cada vez que te preguntamos algo nos dices una cosa nueva, pensando que en medio de los nervios ignoraremos todas las señales anteriores. Tú estás siguiendo un guion, un guion que no termino de comprender y si no me lo explicas ya vas a respirar esa preciosa niebla púrpura que no esperabas encontrarte.

- No sé nada... So-solo me ordenaron que os hiciera perder tiempo. Que diese tiempo a la patrulla, que ya ellos...

¿Podía fiarse de él? No creía. Le quitó la cuerda por completo y le hizo poner los brazos tras la espalda. Toda la movilidad que podía tener en estos se perdió, y utilizó el sobrante para convertirla en una improvisada mordaza, apretando las comisuras de sus labios. Para dirigirlo ascendía en vertical entre sus muñecas y su nuca el camino entre dos nudos, rígido y confiable.

- Desde ahora -le dijo- eres completamente prescindible.

Le dio un violento empujón para hacerlo caminar y lo puso a subir por las escaleras. Una vez asomó la cabeza, si bien antes todo era oscuridad, se iluminó de golpe. Parpadeó un par de veces para acostumbrarse a la luz y siguió al hombrecillo sin soltarlo. Cuando pudo ver lo que había a su alrededor quedó simplemente superado: Estaban en un almacén enorme, tanto en largo y ancho como en alto. Tampoco tenía ventanas aparentes, pero lo más llamativo era que su interior estaba completamente vacío... Salvo por un extraño artefacto en el centro. Se acercó sin soltar su escudo a ver qué demonios era y... No tenía ni idea de lo que era. Parecía un cañón, por la boca, pero tenía tantos complementos y pantallas extrañas que ni siquiera habría sabido por dónde empezar a desentrañarlo. Tampoco tenía los conocimientos adecuados. Se volvió hacia Jul.

- ¿Tú tienes idea de qué es esto? -preguntó.

De golpe, las luces se apagaron. En la pantalla más cercana quedó escrito, negro sobre blanco, un sencillo saludo: "Saludos, intrusos".
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Miér 9 Mar 2022 - 12:51}

El sonido de los dientes rebotando en el suelo se clavó en su cabeza y atravesó sus recuerdos. No era la primera vez que lo oía, pero llevaba mucho tiempo sin hacerlo. De alguna manera, siempre resonaba más que los gritos, al menos para ella.

Se acercó sin decir nada, dejando que Blaze tratara con el prisionero. No era el único cabreado y de hecho entendía que lo estuviera más que ella; el tío había tenido la cara de ponerse a romper la pared junto al legionario sin decir nada, a sabiendas de que no serviría para nada; la salida estaba justo encima de ellos.

Nada de lo que les estaba diciendo tenía sentido. Seguía hablando de una patrulla de exterminación que a estas alturas Julianna estaba convencida de que o bien no existía o tenía cosas más importantes que hacer. Lo que sí estaba claro era que la parte de hacerles perder el tiempo si no era cierta, desde luego la estaba llevando a cabo de todas formas. Era hora de avanzar. Blaze tenía razón, el hombre había pasado a ser más que prescindible.

Subió el primero, Blaze después y por último ella. Vio el brillo a través del cuerpo del legionario y achinó los ojos. Acababan de encender la luz y dudaba que estuviera al lado de la trampilla.

-Una nave industrial…- musitó por lo bajo. El lugar era simplemente enorme y también estaba vacío. Seguía sin haber ventanas pero a no ser que mucho se equivocara, tenían que estar como mínimo de vuelta a ras de suelo.- Aquí debían de almacenar el verdadero cargamento.

Si ya no estaba allí, era que se lo habían llevado. Mientras caminaba junto a Blaze hasta el extraño aparato en el centro de la sala, se fijo en el suelo. Había líneas de polvo a partes irregulares. Alguien había movido recientemente algo que hacía mucho que no se movía, seguramente cajas y cajas apiladas. – Acaban de vaciarlo…

No tenía ni idea de qué se trataba el extraño artilugio. Había cámaras, un tubo extraño y amenazante y no pocas antenas y complementos. – Si lo supiera, te lo diría.

Las luces se apagaron de golpe. La pantalla más cercana les saludó y a Jul le recorrió otro escalofrío. Les estaban viendo. ¿Desde dónde? La respuesta más clara era el aparato, pero destruirlo parecía un poco estúpido. Se acercó, buscando algún mecanismo que les permitiera interactuar con la pantalla. Había una especie de teclado, pero antes de que pudiera tocarlo el mensaje en la pantalla cambió.

''Espero que hayáis disfrutado el pequeño tour. Habéis venido aquí esperando encontrar respuestas. Todo lo que encontraréis será un final aciago''.

De repente, un horrible pitido resonó en todo el lugar. El rehén pegó un brinco en el sitio y de la boca del aparato empezó a salir, de nuevo, humo morado. Alerta, Julianna se colocó detrás del chisme y empezó a empujar, pero no tardó en darse cuenta de que era inútil. Estaba atornillado al suelo, demasiado fijo como para arrancarlo a fuerza bruta. Se apartó de él, esperando que Blaze hiciera lo mismo.

-Tenemos que encontrar una salida.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Jue 10 Mar 2022 - 21:45}

Intentó mantener la calma mientras las palabras cambiaban en la pantalla. El licor ayudó, pero la primera petaca estaba ya vacía; como se terminase la segunda sí que iban a tener problemas. Guardó el frasco en el interior de la camisa nuevamente y quitó la cuerda de la boca a su rehén, tensando ligeramente desde su espalda para que sintiese la presión del tejido ahora en el cuello. Podía notarlo temblar ligeramente, pero su espíritu no se había roto todavía; de alguna forma confiaba en sobrevivir. En cualquier caso iba a poner a prueba su determinación:

- Si no nos ayudas ahora, es probable que muramos -dijo tranquilamente justo antes de lanzarle una patada a la corva que lo hizo caer arrodillado-. ¿Pero sabes qué? A lo mejor ni siquiera es peligroso ese gas. Y vas a comprobarlo por mí.

El gas reptaba por el suelo lentamente. Era probable que primero fuese a bañar sus pies y luego, como una macabra piscina, este fuese rellenando cada espacio vacío. Eso implicaba que para hacer sentir la urgencia a ese hombre no podía simplemente dejarlo arrodillado. Así pues, agarró su nuca y lo estampó contra el suelo con delicadeza. Apenas aplicó la fuerza necesaria para que no pudiese resistirse, lo cual en aquella postura era ya bastante complicado, dejando que su mejilla reposara contra el polvoriento suelo de cemento.

Al principio no pareció que la cosa funcionase. Confiando en que no se atrevería a dejar que el gas lo matase, o quizá superado por la situación, se limitó a temblar durante los primeros instantes con cada vez menos insistencia. Seguía respirando fuerte y tenía los ojos clavados en la apenas visible masa de gas, pero no decía nada. Sin embargo cuando lo empezó a acercar los nervios le jugaron una mala pasada. Blaze, consciente de que cualquier cosa podría suceder en ese momento, sacó la botella que ya tenía empezada y vació su agua helada sobre su espalda. También se aseguró de empapar suficientemente sus pantalones.

- ¿Qué? ¿Te sientes más colaborador ahora?

Por un segundo aflojó el agarre. Debió darse cuenta, porque hizo un violento movimiento que golpeó su mano y casi provocó que él mismo perdiese el equilibrio. Se levantó torpemente pero aprisa y salió corriendo. Blaze, por su parte, se aseguró de que Julianna no intentase detenerlo y señaló el reguero de agua que estaba dejando tras de sí. Incluso una vez dejase de gotear sus zapatos aún dejarían huellas, pues la goma mojada se llevaría gran parte del polvo.

Decidió dejarle una ventaja y salió corriendo tras él. No se preocupó por ser discreto, tan solo corrió. Cuando llegó hasta él estaba tratando de mover algo con la boca. ¿Un dial, una palanca? No importaba. Cargaste contra él y lo derribaste en el acto, tras lo cual tú pulsaste el botón casi perfectamente camuflado que había en la pared, y la luz entró desde una puerta en ese mismo muro.

- Tenemos salida -dijo-. Y creo que a este voy a dejar que lo interrogues.

Agarró la cuerda y, como si se tratase de un perro, lo arrastró hasta la salida.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Sáb 12 Mar 2022 - 10:35}

Se quedó algo rezagada mientras Blaze utilizaba al prisionero para tantear los efectos del misterioso gas. No le daba pena el hombre, pero solo esperaba que el legionario fuera cuidadoso. No sabían cuánto tenían que exponerse antes de que los efectos se volvieran irremediables. La sala era enorme, podían esquivarlo durante bastante tiempo y eso le llevaba a pensar que quizá solo era necesario un paso en falso para quedar incapacitados para continuar… o algo peor.

Lo de la botella de agua fue extraño, pero lo entendió en cuanto el hombre echó a correr. No había manera de que se hubiera zafado del agarre de Blaze, el legionario tenía que haberle dejado. Vio el reguero que iba dejando y sonrió. Por la velocidad a la que estaba corriendo, claramente el hombre sabía exactamente hacia donde iba… por lo que conocía el lugar y, si tenían suerte, cómo salir de él. Fue detrás de Blaze, intentando no forzar la carrera demasiado y, para cuando llegó al lugar, el hombre volvía a estar en el suelo. Junto a ellos había una gran puerta abierta. Julianna asintió ante las palabras de Blaze.

-Tenemos que encontrar un rincón discreto.

La puerta era lo bastante grande como para que pasara una carretilla elevadora y al otro lado les esperaba un enorme pasillo, tanto a lo largo como a lo ancho. No había nadie, o al menos eso parecía, pero cuanto más avanzaban, más nervioso se iba poniendo el hombre. Al final vieron una puerta metálica a la izquierda, con aspecto gastado. Se abrió sin problemas y en seguida entendió que no estuviera cerrada; no era más que un cuarto de escobas, lleno de productos de limpieza. Entró con Blaze y el rehén y cerró a sus espaldas. Tras encender la luz, le dio la vuelta a un cubo vacío, se sentó en él y sacó el escalpelo.

-Has estado mareándonos desde el primer momento. Se acabó el jugar. O nos dices lo que sabes o te dejo sin huesos en el dedo índice.

Podía hacerlo. Nunca lo había hecho, pero podía hacerlo. Y estaba bastante segura de que podía coser la herida con relativa facilidad para que no se desangrara, incluso en un armario de escobas como ese.

-¡No sé nada! Y-ya os lo he dicho todo, se suponía que la patrulla vendría, yo no tenía más que hacer de cebo…

Suspirando, Julianna le agarró la mano e hizo la primera incisión. El hombre gritó y ella preguntó de nuevo.

-¡para, PARA! ¡SE SUPONÍA QUE NOSOTROS ESCAPARÍAMOS! Amaretto os vio mientras hablaba con Saronno y nos pidió que saliéramos en su lugar para que os metierais en el túnel. ¡Se suponía que alguien os pararía allí!

Julianna frunció el ceño. ¿Amaretto? ¿Saronno? Ninguno de esos nombres estaba en el informe.

-Háblame de Amaretto.

-E-es la mano derecha de Limoncello, pero no suelen verse, solo sabemos que tenemos que hacerle caso.

La agente se giró hacia Blaze.

-No me fio un pelo.

Se lo dijo también al rehén, antes de profundizar la incisión. La sangre empezó a gotear y se apresuró a recogerla con toallas de papel. Era bueno que estuvieran en el cuarto de la limpieza.

-¿A dónde va este pasillo? – Preguntó, completamente seria. Ya bastaba de juegos.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 10 Abr 2022 - 10:23}

Con el primer grito vació lo que le quedaba de la petaca. De una de ellas. No podía creer que estuviese permitiendo a Julianna hacer aquello, pero se estaban quedando sin tiempo. Incomunicados, con un tipo que sabía mucho más de lo que quería decirles y que sin duda había preparado meticulosamente una sarta de mentiras para conducirlos a trampas cada vez más mortales. De ser por él ya estarían muertos; de ser por él nunca sabrían qué estaba pasando ahí.

- A la salida -contestó él, secamente. Estaba de espaldas a la escena, concentrándose por ignorar el olor de la sangre-. Huyó por genuino miedo del gas, pero no de nosotros. No se va a meter en un callejón sin salida, porque moriría. Pero ya no nos es útil; haz lo que tengas que hacer.

Blaze abrió la puerta y dio un paso hacia fuera.

- ¡No! ¡Hablaré, lo prometo! -gritó-. ¡No me dejes con esta loca! ¡El almacén lleva así dos semanas, hemos movido todo el armamento a otro lugar! ¡No lo encontraréis sin mí!

Se giró hacia ellos, tratando de contener el violento latido de su corazón. Tenía la vista clavada en el sujeto, con ojos desorbitados y labios fruncidos en una expresión furibunda. Podía mantenerse en una expresión neutra, pero en su lugar acercó la cara hasta casi estar frente con frente con él, respirándole en la nariz. Durante unos segundos tan solo lo miró, pero finalmente decidió darle unas palabras:

- No puedo confiar en ti -le espetó-. Y aunque pudiera, no quiero. Te ofrecimos una salida, y nos los has pagado traición tras traici...

- ¡Sé quién imita la voz de Maxwell!

Blaze se apartó, confuso por un instante.

- Sí, así es. Sé quién os ha llamado al den den mushi. Si no me hacéis daño...

- No estás en situación de negociar. -Más o menos repuesto se irguió-. Sepas lo que sepas no podemos confiar en que digas la verdad mientras no veas que vamos en serio. -Miró a Jul-. Estaré fuera cuando termines.

Cerró tras él, sentándose contra la puerta. El pasillo era oscuro y largo, pero se distinguía la silueta de un par de puertas más. Bajo el umbral de una podía ver una tenue luz que no había visto antes. No podía ser una ventana, debía ser artificial, pero eso significaba gente y la gente podía significar una salida... O la muerte. También podía ser luz natural, y que hubiesen descorrido una ventana. En realidad dudaba mucho que fuese algo casual y seguramente, teniendo en cuenta que los vigilaban, muy pronto se hartarían de esperar y se presentarían por sí mismos ahí. Se suponía que iba a ser una misión fácil; ¿qué demonios estaba pasando?

Abrió la botella que le quedaba, dejándola en un punto donde pudiese acceder a ella fácilmente, y se colocó en posición. Si debían pelear pelearían, pero no iba a ser él quien cayese en una emboscada.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Lun 11 Abr 2022 - 9:35}

Estaba molesta. Y no le gustaba el motivo por el que lo estaba. Podía ver como cambiaba la actitud de Blaze cuanto más se metían en la dichosa misión y le estaba irritando más que los gritos del hombre que habían cogido prisionero. Frunció el ceño. A ella no le gustaba verle beber, pero no se giraba ni evitaba mirarle a los ojos.

Pese a todo, mantuvo la calma. Eso no era importante ahora. Tenían que encontrar una forma de salir de allí sanos y salvos y su mejor baza para ello era lograr que el rehén hablara. Dejó que Blaze se encargara de él mientras lo veía conveniente. Apretó los labios al oír el nombre de Maxwell. Ese era el superior de Blaze, ¿no? El hombre lo confirmó al instante e intentó regatear para que ''no le hicieran daño''. No pudo evitar ofenderse. ¿Eso era lo que creía que estaba intentando? ¿Comprarle con dolor? Ah, en realidad no habían tenido mucho tiempo para hablar al respecto. La sangre seguía manando y la confusión era, hasta cierto punto, comprensible.

Blaze la miró, antes de salir del cuarto, y Julianna se mordió el labio. Aguardó un par de segundos, un poco cabizbaja, mientras el rehén la evaluaba. Realmente no le gustaba nada verlo, ¿verdad? En fin, qué se le iba a hacer. El trabajo era trabajo. Movió un poco el cuello y se levantó para estirarse mientras miraba al hombre.

-Así que pretendes que no te haga daño. ¿Es eso lo que crees que voy a hacer? ¿Es por eso que continúas mintiéndonos? – Se agachó frente a él, mirándolo con tranquilidad desde abajo.- Quizá piensas que si lo retrasas lo suficiente solo te heriré y entonces podrás ir con tu jefe un poco dolorido, pero entero y sin haberle traicionado. Quizá crees todavía que tienes un sitio a su lado o bajo su bota, que no te va a aplastar como el riesgo que eres en cuanto te encuentre.

No iba a mentir, le daba algo de pena. O era muy leal o tenía mucho miedo y en ambos casos era una perspectiva errada. Ese hombre no merecía su lealtad y a quién debería tenerle miedo era a ella. Miró a su alrededor y encontró una caja de guantes de latex. Agarró un montón y se los metió en la boca, para callarlo. Al menos Blaze no tendría que comerse los gritos desde fuera. Luego, agarró de nuevo el dedo del rehén y continuó haciendo meticulosas incisiones.

-El problema no es el daño que te haga ahora. El problema es que vas a quedar marcado, por dentro y por fuera. El problema es que vas a recordarlo durante meses y durante años y, lamentablemente, ya has agotado las posibilidades de evitar que te suceda.

Agarrar el huesecillo fue un poco más complicado de lo que esperaba, principalmente porque el hombre trataba de revolverse con todo lo que podía, pero al final fue capaz de hacerlo. Lo apartó y agarrando aguja e hilo se dispuso a cerrarle la herida. Era chapucero, pero no iba a perder el dedo. Solo la capacidad de utilizarlo.

-En unos meses, a primera vista no habrá aquí nada más que una fea cicatriz. Pero en cuanto muevas la mano se va a saber y tú vas a ser consciente en todo momento de que te falta un cacho. De que lo tengo yo. Ese es el precio por habernos mentido tantas veces. Ahora bien, esto puede acabar de dos maneras: puedo dejarte como un perro a los pies de tu amo para que haga contigo lo que vea o puedes ayudarnos, venir conmigo y cumplir sentencia en la cárcel - le miró a los ojos, irritada.- a salvo de él.

No le preguntó qué escogía. Dio la última puntada y le quitó los guantes de la boca. Le temblaba el labio, pero no gritó y Jul supo que lo peor había terminado. Agarró el huesecillo y tras enseñárselo, se lo guardó en el bolsillo. Esperaba que Blaze no le preguntara.

Abrió la puerta del cuarto de escobas y divisó al agente no muy lejos. Se acercó, el rehén detrás de ella, y le puso la mano en el hombro. Indicó al hombre con una cabezada.

-No va a intentar más tonterías. No le compensa. –Volvió a mirarle. - ¿verdad?

El hombre negó con la cabeza y señaló con la cabeza una de las puertas.

-La salida… - dijo en voz baja.

Desde luego, mucho mejor así.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Jue 12 Mayo 2022 - 9:53}

Los gritos ahogados atravesaron la puerta. Aun si le había cubierto la boca, Julianna podía provocar un dolor que casi nadie debía ser capaz de tolerar. Sabía cómo herir, dónde golpear y, sobre todo, cómo convertir aquel festival del horror en una carnicería eficiente. Pocos movimientos, moderados, pero letales... Y no usados para matar, solo para hacer desear la muerte a quien tuviese la desgracia de molestarla lo suficiente. Blaze no soportaba las torturas ni era capaz de mantenerse estoico cuando veía a alguien hacerle daño a otra persona; no se había enrolado para eso, sino para hacer del mundo un lugar mejor. Ella, si bien podía tener unos ideales similares, era increíblemente maquiavélica; se manchaba las manos en cualquier situación si era preciso, y cumplía cualquier orden. Cualquiera. En ese aspecto, era mejor agente que él soldado.

No tardaron mucho en salir desde que la angustia dejó de tener canción. Pálido, casi blanco como la leche, de labio temblequeante y paso inseguro. Su mirada perdía apuntaba a un lugar en el que él no habría querido estar jamás, mientras su dedo mostraba las secuelas de una pelea por no hablar que, definitivamente, había perdido. Julianna por su parte mantenía expresión severa, quizá disgustada porque no se hubiese quedado junto a ella, pero no dijo nada; tan solo confirmó que el patán ya no mentiría más y dejó que este señalase la salida. No era la iluminada, lo que le hizo dudar, pero recogió la botella y abrió la puerta con cierta desconfianza, topándose de bruces con una suerte de recibidor.

Tenía flores secas en un aparador, un perchero lleno de abrigos y sombreros, también un espejo de pared que ocupaba el espacio donde la mayoría de la gente tenía su cabeza -si bien a él se le quedaba pequeño- y, lo más importante: Una puerta reforzada. Si había una salida tenía que ser esa. Aun así su primera reacción fue agarrar el aparador y estamparlo contra el espejo, confiado de que habría una sala oculta detrás desde la que lo estarían vigilando. No obstante, no había nada.

- Bueno, al menos no nos vigilan.

Resopló. Por un segundo el mundo se movió demasiado deprisa y tuvo que detenerse en seco. Le había subido demasiado rápido. Dio un par de pasos para acomodarse y abrió la puerta cuidadosamente, poniendo mucha más atención en cada pequeño movimiento, tratando de aunar los ritmos de su cuerpo y de su mente.

- Toma. -La petaca estaba casi llena-. No más hasta que estemos a salvo.

Hacía años que sabía de su problema. Al principio había intentado justificarlo, asumir que no era tan grave... Con el tiempo, cuando había empezado a llevar siempre dos petacas encima, la cosa empezó a sentirse grave. Nunca había arruinado una misión por ello y estaba tan hecho que casi podía igualar su efectividad sobrio. Casi. Si seguía bebiendo en cada momento que la ansiedad lo atacase muy pronto se convertiría en un lastre.

Antes de abrir la puerta cogió un sombrero. También le puso otro a Julianna. Puso la mano sobre el pomo y dejó que la luz inundase todo. Sus ojos llevaban un buen rato en medio de la oscuridad casi absoluta, por lo que la visera del sombrero alivió enormemente la quemazón en ellos. No obstante, lejos de hacerlo sentir a salvo, que a su espalda se abriese una puerta y frente a ellos apareciesen tres hombres armados no le invitaba a pensar nada bueno.

Resopló una vez más.

- Supongo que esto se veía venir -mencionó con pesadez.
Julianna M. Shelley
Ciudadano
Julianna M. Shelley
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Dom 5 Jun 2022 - 10:28}

Señaló una puerta pequeña, no iluminada. No tenían motivos para pensar que estuviera mintiendo y aún así no se fiaba. Normal, a estas alturas. Se preguntó de pasada si la paranoia se iría una vez hubieran escapado y entregado al criminal a sus superiores. Algo le decía que no había forma de que fuera así. Lo había ido notando con cada misión a la que accedía. Poco a poco la sensación de que algo no estaba bien, de que siempre había alguien vigilándola, se convertía en algo constante, un accesorio que no podía quitarse de encima. Lo más extraño era que en lugar de ponerla nerviosa, la calmaba.

Si siempre estaba alerta, habría menos posibilidades de que la mataran por sorpresa.

Se acercaron a la puerta y sin muchos miramientos, pasaron al otro lado. Les recibió una habitación pequeña, algo inundada por el polvo. Un perchero, un mueble pequeño, un espejo y otra puerta. Jul apartó la cara cuando Blaze se cargó el espejo, agarrando al prisionero para apartarlo también. Los cristales volaron, pero por suerte no le dieron a ninguno. Por toda respuesta, la agente se conformó con alzar una ceja, preguntándole al respecto sin decir nada. ''Al menos no nos vigilan''. Ella no estaba tan segura. Seguían sabiendo donde estaban, al fin y al cabo. Ellos todavía estaban descubriendo la ruta, mientras que los otros conocían todos los sitios a los que podían moverse potencialmente. No estarían a salvo hasta que hubieran logrado salir del edificio y perderse por la isla. E incluso entonces, algo le decía que solo sería un alivio momentáneo.

No obstante, ahora mismo era todo a lo que aspiraba. Agarró la petaca que le tendía Blaze y se la guardó en el bolsillo. Estaba casi llena.

-De acuerdo.

En realidad, quería vaciarla en cuanto pudiera. No lo haría, porque no tenía tantas confianzas con él todavía, pero desde luego quería. En cualquier caso era la batalla de él, no la suya. Dejó que le pusiera el sombrero, sin entender muy bien a qué venía. Pero entonces la puerta se abrió y se encontró achicando los ojos ante la súbita claridad. Oyó una maldición tras ella; el prisionero había llevado peor el cambio de luz. Y entonces vio a los hombres armados.

-En realidad, parece una buena señal.

No perdió el tiempo. Agarró su estoque y fue de frente contra el enemigo. Pareció cogerlos por sorpresa, porque logró llegar hasta ellos antes de que empezaran a disparar. Sin detenerse, agarró el brazo del hombre del centro y lo retorció, haciéndole apartar el arma. Le pasó la espada por el pecho y cuando se agachó por el dolor, aprovechó para darle en la cabeza con la empuñadura. Cayó al suelo inconsciente y Julianna esquivó el ataque de los otros. Se centraría en uno y dejaría que Blaze se encargase del tercero. Con suerte, no tendrían problemas para lidiar con ellos.

-Son solo tres y no creo que esperaran de verdad que fuéramos a aparecer aquí. Creo que eran más una salvaguarda.- Miró a su prisionero encogiéndose de hombros.- A lo mejor sí tenían una mínima esperanza en que no les traicionarías. No la suficiente como para despejar el camino, pero… sí para que sigamos adelante.

Con suerte, tendrían algo de tiempo. Con suerte, lograrían apartarse del puñetero almacén y enterarse de qué había sido de sus superiores. Y quizá, con mucha suerte, lograran salvar la misión.
Blaze Aswen
Blaze Aswen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
Ver perfil de usuario

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {Vie 29 Jul 2022 - 22:21}

Julianna salió como un relámpago hacia delante, desenvainando su espada sin dudarlo ni por un instante. Él, sin embargo, se dio la vuelta por instinto. El sonido de la puerta a su espalda lo había puesto en alerta y, por acto reflejo, empujó con todas sus fuerzas a su prisionero contra la pared. Escuchó un disparo, oliendo su propia carne quemada sin sentir dolor alguno. Cuando la adrenalina bajase sabía que iba a doler, pero tratando de mantener la mente fría ubicó la bala en su hombro, lejos de ningún hueso importante. Julianna podría hacerse cargo de ello más adelante, pero nada de eso tendría sentido si no podían acabar con lo que estaba frente a él.

- No confiaban tanto -musitó-. Llevan todo el rato siguiéndonos.

Medio cegado por la luz apenas era capaz de discernir siete siluetas en la oscuridad. Una de ellas era mucho más grande que las demás, también la puerta que se había abierto era más propia de un hangar que de una oficina. Se trataba del cañón de antes, el que estaba pegado a una pantalla. Seguía emanando aquel gas extraño, y todos a su alrededor reían. También llevaban un embozo extraño, una suerte de bandana que no hacía sus carcajadas menos evidentes.

Las cosas de una en una. Arqueó las piernas ligeramente y flexionó el brazo sano, extrayendo un poco, casi nada, de humedad del aire. Antes de dejar que el segundo disparo atinase en un lugar peor se dio la vuelta de golpe, atravesando el bíceps derecho con una gota de agua. No dejó que el grito lo distrajese y desenvainó su daga, dispuesto a enfrentarse a los seis si era necesario hasta que Julianna se le uniese. Sin embargo, nada más ponerse en guardia uno de ellos levantó la mano, desorientándolo ligeramente. No vaciló, pero sí que dio un paso hacia atrás, esperando lo peor.

- Saludos, esclavos del Gobierno Mundial. -Su voz sonaba exactamente igual que la de Maxwell, aunque entonces adoptó su propio tono de voz--. ¿O debería decir perros? Sois unos sabuesos incansables y muy, muy fieles, hambrientos en busca de un buen ascenso. -Era extraño escucharse a sí mismo, pero por suerte tomó prestada la voz de la peliblanca-. Por suerte... Los perros no piensan mucho, ¿verdad? Ven un humo extraño y deciden que lo mejor es escapar... Ridículo. ¿O no? Por favor, tirad las armas y levantad las manos. No querría romper esa ropa tan bonita que os han regalado en el cuartel. -Miró a Jul-. Bueno, la tuya sí. Pero seguramente os estéis preguntando quiénes somos y por qué no habéis llegado hasta Limoncello. Igual hasta os preguntáis qué era ese gas. -La risa parecía una constante, igual que sus cambios de voz. En esa ocasión fue una que Blaze no conocía-. Os voy a contar un secreto: Todo, absolutamente todo lo que había en el almacén lo hemos... ¿Pero qué hago contándoos estas cosas? Tirad las armas. ¡Ya!

- ¿Y si no? -preguntó, desafiante.

- ¿Cómo de rápido puedes correr?

- ¿Qué?

Una explosión lo ensordeció por un instante. Aun así, su impulso natural fue lanzarse hacia Julianna para, por un lado, alejarla del tejado que reventó violentamente y, por el otro, para alejarse él mismo. Desorientado rodó hasta ser capaz de levantarse de nuevo.

- Dicen que eres un buen nadador... ¿Aswen? ¿De verdad te llamas así? Tu decano y tu equipo volvieron hace media hora, tal como habíais planeado, al barco. Si te vas ya igual aún los rescatas. Pero eso implica dejar a la chica asmática sola, ¿No? -Empezaba a vislumbrar sus ojos. Una mirada terrorífica-. Ella no podrá seguirte el ritmo por mucho tiempo. Nadie se cura del todo de eso, ¿verdad?

Miró a la agente, tambaleante. Poco a poco iba recuperando el equilibrio. Dubitativo, sin saber muy bien qué pensar de todo aquello. ¿Todo era una mala broma? ¿De verdad los habían tenido tan controlados desde el principio?

- Parece que todo lo que hagamos está en vuestros planes -dijo apuñalando su chaqueta, que empezó a empaparse-. Pero estoy demasiado borracho para preocuparme. -El agua comenzó a arremolinarse en torno a la daga-. Voy a dejarla sola, pero no vais a quedar seis. Y menos, esa cosa. Ken nomai... -Echó hacia atrás el brazo. El agua parecía bullir en el filo de la hoja-. Uminoken.

Lo pronunció muy despacio. También adelantó el brazo con calma ritual, pero un cañonazo de agua salió hacia delante disparada, partiendo en dos el cañón y lanzando a tres de los embozados por los aires. De frente, el enorme complejo de edificios tenía un tragaluz todavía más grande en su techo, y unas pocas gotas caían al suelo en forma de llovizna.

- Recuerda que luego tienes que curarme la herida -recordó a Julianna-. Confío en ti.

Salió corriendo hacia la costa. Ya tendría tiempo de hacerse cargo del misterio, de momento había que salvar a Maxwell.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] Empty Re: I can always hear him sort of muttering and mumbling [Julianna - Blaze] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.