¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
Whisky 'The Risky'Vie 21 Jun 2024 - 10:13Whisky the Risky
Derramando sangreJue 13 Jun 2024 - 23:53Raulgamerlol11
Petición de experiencia y premiosJue 13 Jun 2024 - 18:54Lumin Maj
La luna, la sombra y el bufónJue 13 Jun 2024 - 17:19Mako
¡Me prometió que no le contaría a nadie! [Ely - Prometio]Miér 5 Jun 2024 - 23:13Charlotte Prometio
Petición de moderación de técnicasVie 31 Mayo 2024 - 18:35El Gremio OPD
Rhea Jue 30 Mayo 2024 - 22:19El Gremio OPD
Berry [ID]Jue 30 Mayo 2024 - 19:45El Gremio OPD
Salem NizarJue 30 Mayo 2024 - 19:41El Gremio OPD
Prometeo, El Fénix [ID]Jue 30 Mayo 2024 - 19:34El Gremio OPD
¿Jugamos a un juego?Mar 28 Mayo 2024 - 19:24Charlotte Prometio
Siguiente ronda


Ir abajo
El Gremio OPD
Webmaster
El Gremio OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
http://staffopd42@gmail.com

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 20 Mayo 2023 - 23:43}

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] FUJS1IgLa batalla de los enanos [Alice vs Alpha] DBsRmvELa batalla de los enanos [Alice vs Alpha] 4484-66

Reglas:
■ Inicia Freites
■ Cicatrices, pero no muerte
■ Salto de turno cada 2 semanas
■ El que gane obtiene el derecho a presumir de su victoria hasta la revancha

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] HNGNVsj

El combate tomará lugar en las devotas tierras de Balt, la isla norte del archipiélago. Esta zona destaca por su arquitectura fina en mármoles y su alta cantidad de templos y altares.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Jue 25 Mayo 2023 - 19:18}

Te encontrabas sentado mirando hacia el horizonte, Alpha. Te encontrabas pensativo… meditando acerca de todo. Aunque lo que más te agradaba era la tranquilidad de este lugar. Era un lugar que bajo tu perspectiva te parecía bastante artístico en cierto punto. Cualquier pintor podría sacar un cuadro maravilloso de este lugar y hacer que las personas de todo el mundo sepan la existencia de este. Sonreíste pensando en aquella idea, igualmente no tenías en mente otra cosa, salvo que en un momento pudiste sentir algo dentro de ti. Una corazonada. Un presentimiento.

Algo no está bien del todo.

- ¿Te ocurre algo, Alpha? – Preguntaba Logi con bastante entusiasmo. Todos tus homies se encontraban atrás de ti. Tus fieles acompañantes. Tenerlos cerca te hacía sentir siempre seguro.

- Simplemente, tengo un mal presentimiento. – Esa fue tu respuesta. – Tengo el presentimiento que algo problemático está a punto de ocurrir.

- Quizás esta vez sea diferente. – Dijo Suzaku. – ¡Vamos! Ya lo hemos perdido todo ¿Qué mas podemos perder. Al menos la marina no nos está persiguiendo activamente.

- Hasta que se entere que existimos. – Añadió Susanoo. – Agradezco que me devolvieras a la vida Alpha. Pero trata de que no nos maten. Al menos no a mí de nuevo.

Aquel comentario no agrado para nada al pequeño pirata, pero era totalmente verdad. Hoy en día te encuentras vistiendo tu poncho decorado con una enorme estrella bordada a la espalda. Pantalones vaqueros y botas negras. Tenías tu cabello recogido portando una enorme cola de caballo. Tan solo quedaba esperar un poco más y ver de qué trataba todo esto.

El terreno estaba listo ¿para qué? Incluso tú mismo no tenías ideas de lo que iba a ocurrir a pesar de tener aquella corazonada. Lo peor que podía pasar, era que alguien viniera a buscarte pelea. Otra, era que te tocara afrontar errores del pasado. Y sí que has cometido muchos de ellos. Por un instante, te pareció escuchar a alguien caminar en tu dirección. Todos tus Homies se giraron a ver a ver de quien se trataba.

Todos, excepto tú.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Jue 25 Mayo 2023 - 23:00}

Síderos era un lugar curioso. Seis islas, cinco de ellas rodeando a una central con forma de estrella que por algún motivo habían decidido nombrar como "El Encuentro". Cada una de estas islas periféricas tenía sus propias costumbres y tradiciones, un clima propio y arquitectura independiente, mientras que Encuentro imitaba en sus penínsulas estas cualidades y se iba metropolizando de cara al centro. O, por lo menos, eso había sido. Con la larga guerra hacía una eternidad el Encuentro había terminado por desgastarse y las islas exteriores habían comenzado a ganar mucha importancia. Balt, la gran llanura al norte, era la isla más habitada y la que, en cierto modo, mayor valor cultural despertaba: De población devotamente religiosa y con una creación artística mucho más cuidada que el resto de regiones, se había enriquecido enormemente durante y tras la resolución del conflicto, hasta el punto de que el gran templo albergaba más población que la capital del reino.

- Debería llevar algo recatado hoy -comentaste mientras revisabas tu ropa- pero no he traído nada especialmente apropiado.

- Bueno, está el qipao.

Miraste con cierto desdén al espejo, clavando tu mirada en mis ojos. Yo me encogí de hombros; en realidad me importaba bastante poco lo que decidieras ponerte.

- Recatado, lo que se dice recatado, no es.

Se trataba de un vestido ajustado, con ligero encorsetado en la tela del abdomen y razonablemente marcado en cinturas y caderas, sin mostrar nada pero sugiriendo más de lo que realmente te habría gustado. Tenía escote en forma de corazón que dejaba ver mucho más de lo que querías sugerir. Lo único a lo que no ponías pegas era al estilo de la falda, alejado del estilo tradicional y ligeramente más holgado, con un solo cierre al costado y pliegues discretos en la falda, de manera que un movimiento más acrobático -e indudablemente apropiado por si cualquier cosa se torcía-.

- Además, tienes la blusa negra.

Abriste los ojos como platos, percatándote de que podías hacer eso. La blusa cubría la mayor parte del escote y, aunque no podría hacer nada por ocultar tu figura, sí que alejaría las miradas de tu pecho. Tanto las lascivas como las desaprobatorias -y no tenías claro cuál de las dos te molestaba más-. En cualquier caso te preparaste y, hechos los rituales de buena mañana, saliste a las calles de Balt desde uno de sus pocos hoteles. No era muy lujoso, pero estaba limpio y las habitaciones eran de un tamaño razonable. Además de la bañera, claro.

Habías llegado a la isla sin demasiadas pretensiones, sencillamente buscando un día tranquilo y tomarte las cosas con calma por una vez, que hacía tiempo no tenías oportunidad de hacerlo. Tantos piratas, la búsqueda de Hayato y Sasaki, la huida de Lewis y tantas otras cosas que habían pasado a lo largo del año anterior aún te tenían la cabeza embotada.

Acariciaste tu hombro. Las plumas descendían hacia tu espalda, y aunque no podías verlas sentías las yemas delicadas de Illje recorriendo tu brazo, repasándolas con orgullo. Aún te dolía un poco toda la zona tras el empeño de la conejita en tatuarte la manga completa "por si acaso no llegaban más botellas". Aun a sabiendas de que solo trataba de encauzar su ilusión por llenarte de tinta cuanto antes habías accedido, ya que tú también tenías miedo de que aquella botella hubiese sido la última.

- Pero tienes su den den mushi -susurré sin decir palabra.

- No funciona así, Miles -respondiste en un susurro quedo.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 2 Jun 2023 - 3:42}

Pronto tu momento de soledad fue interrumpido por un niño. Te encontrabas en uno de los tejados de las casas de la ciudad de Balt. El joven pequeño no superaba alrededor de los cinco años y, no dudo en acercarse a ti ni un segundo. Más que prestar atención a ti, le prestaba atención a todos los que te rodeaba. Suzaku y Susanoo le miraban fijamente sin moverse mucho mientras que Logi y Thor, se acercaron un poco para comenzar luego a hacer un montón de caras graciosas, haciéndoles reír.

No pudiste evitar sonreir ante aquella escena. Te hacia recordar un poco tu infancia, cuando jugabas con los tuyos y pasabas grandes tiempo jugando y haciendo el tonto. Y aunque esos tiempos sabias muy bien que ya no volverían, los atesorabas un montón.

- Debemos irnos. – Dijiste. La plumífera agacho la cabeza para que le tomaras del pico. Te elevo hasta llevarte a la montura. Susanoo levanto vuelo para luego postrarse justo en tu hombro. Ya luego Logi y Thor pasaron a su forma en miniatura y dispusieron a entrar en las alforjas. Tú por tu parte, levantaste tu mano y te despediste de aquel niño. Estabas sobre el techo de su casa y, sus padres pronto comenzarían a preguntarse dónde estaba.

-¿Volverás? - Pregunto el infante. Suzaku detuvo la marcha por un segundo, volteaste y le miraste fijamente.

-Quizás cuando crezcas, seas tú el que vaya en mi búsqueda. – Esa fue tu respuesta. La cual daba una respuesta que podría significar muchas cosas.

Pero para ti, solo significaba una.

Ahora te encuentras cabalgando a tu plumífera en las calles de Balt. Te sientes libre, Alpha. Libre y feliz. Respiras profundamente y puedes sentir el fresco aire a libertad. Te sientes alegre de estar vivo. Estar con tus homies te llena de ánimos. Hoy en día tu vestimenta ha cambiado. Ahora usas un poncho y unos pantalones estilos vaqueros, como en el pasado. Ha pesar estar en un territorio de la liga de los mares, agradecías hasta ahora no haberte topado con ningún marine hasta ahora. La gente en la calle parecía estar muy en lo suyo, así que todo parecía que podrías disfrutar de tu cabalgata sin ningún problema.

Todo parecía muy genial, hasta cierto punto. Pero comenzaste a bostezar.

- Debemos buscar café, chicos.

-¿Ahora?- Pregunto Suzaku.

- Si… ¡Buah! Ahora…

Dicho aquello, pararon en un puesto donde por el olor, parecían vender un buen café. Esperabas tranquilamente que te sirvieran. Pero por un instante giraste la cabeza y, pudiste ver a alguien muy familiar caminar por las calles muy absorta en sus pensamientos.

-Alice…




Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 3 Jun 2023 - 0:15}

Era extraño cómo destacaba en la mano el impresionante conejo que Illje había optado por tatuar. No era blanco como le habías sugerido, sino que había optado por un marrón más tostado que resistiese mejor el paso del tiempo. La temática que habíais elegido tras un largo rato había sido la de cuentos, y todo tu brazo relucía con distintos personajes extrañamente bien integrados entre ellos: Una llamativa Caperucita Roja dominaba sobre un diseño que casi en su totalidad estaba compuesto por tonos azules, verdes y tierras. Había un hada revoltosa, un lobo solitario y una sirena perdida en el interior del antebrazo, entre otras cosas, que unían con maestría plumas que poco a poco se volvían manchas de tinta y golondrinas revoloteando entre personajes. El relleno era un cielo nocturno en azules medianoche, más claros donde brillaban estrellas blancas, y más verdosos donde atravesaba una aurora boreal que la conejita había decidido ponerte a traición. Aunque había acertado al hacerlo, para ser justos. Sin embargo, bajo las largas mangas de la blusa apenas sí se podían intuir los potentes colores opacados por el negro translúcido de la seda.

Aun así era reconfortante. De alguna forma el dolor de las agujas te hacía recordar su tacto suave, y los colores esmaltados a su empeño impecable. En cierto modo casi estaba su mano aferrando la tuya mientras vagabas sin rumbo por entre las calles de Balt. Niños correteaban por las plazuelas, mercaderes hacían gala de su producto y predicadores amenazaban con las consecuencias de una vida de pecado. La isla, sin embargo, parecía en toda dimensión pulcra y modesta, casi hasta aburrida. Llegaste a arrepentirte de haber elegido aquel destino, pero sin duda era el que más cerca estaba de cumplir con tus pretensiones vacacionales: Descanso mental. No querías ninguna presión ni prisa, ningún delito que te pusiese alerta ni ninguna recompensa conocida tras la que verte obligada a ir. No ese día, al menos.

- ¡Bien hallada, señorita! -te saludó un hombre cuando pasaste por delante de él-. Parece poseer gustos refinados, ¿le apetece conocer nuestra recién renovada casa del té?

Parpadeaste momentáneamente. ¿Tan fácil eras de leer? Quizá se viese en tu cara de dónde venías, o tal vez se lo ofrecía a cualquiera que se detuviese más de medio segundo frente a él. En cualquier caso, preferiste no darle demasiadas vueltas.

- Buen día, buen señor -contestaste, flexionando levemente las piernas a modo de mínima reverencia-. Un té es quizá la segunda que más feliz podría hacerme hoy. ¿Dónde se encuentra su local?

Con una mano señaló delicadamente hacia una portezuela con arco de medio punto enmarcada entre lámparas de pared, cubierta por un toldo naranja pastel. Podías intuir que allí dentro nada sería como estabas acostumbrada, así que decidiste anotar mentalmente el lugar.

- En un rato lo visitaré, tiene mi palabra -prometiste, aunque él ya estaba deteniendo a un grupo de amigos a medio metro de ti.

Seguiste caminando mientras el mercado te dejaba maravillar. Aunque lo que de verdad querías era encontrar un buen desvío hacia la playa más tranquila y desierta posible. Te apetecía tomar el sol.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 10 Jun 2023 - 2:34}

Terminaste de hacer la fila y finalmente disfrutaste de tu café. Diste el primer sorbo para deleitarte de su fuerte sabor, tan negro como la noche y tan amargo como la soledad. Te gustaba variar de sabores de café cada cierto tiempo. Hoy podría ser un expreso, pero mañana podría ser un late. El café está lleno de un sinfín de posibilidades las cuales te llenabas de una expectativa culinaria muy grande. Pensar en ello te hacia sonreír, a pesar de todo lo malo que últimamente te ha ocurrido, tener estos pequeños momentos de placer hacen que aprecies más la vida.

Pero aun así, no quita que tienes un pequeño asunto que resolver.

-Suzaku, alcánzala. – Dijiste mientras daba otro sorbo.

-¿Estás seguro?  

- Si… es necesario.

La plumífera comenzó a avanzar en dirección a la chica. Le seguía el paso y para ser sinceros, no le costaría mucho alcanzarla. Ella estaba muy en lo suyo, maravillada con lo que veía en el mercado. Tú te quedaste un momento mirándole en silencio. Lucia hermosa y eso no podías negarlo. Sus expresiones de asombro te hacían pensar muchas cosas. Entre ellas la palabra inocencia era lo primero que venía a tu mente. Pero al mismo tiempo, algo te decía que ella no lo era para nada. Suficiente tiempo pensaste, hasta llegar a su lado. Desde tu posición sentada, le miraste desde arriba. Tu mirada no expresaba en ese momento mucho. Suspiraste profundamente, con un murmullo de cosas en tu mente. ¿Cómo podías explicárselo? ¿Debías hacerlo? ¿Debías explicar el por qué huiste de la nada y sin razón alguna?

La respuesta a eso, solo tú lo sabes.

- Quizás no tenga derecho a pedir esto ¿Pero puedo tener algo de tu tiempo? -  Dijiste mientras aun la plumífera le seguía el paso. Esta le miraba fijamente a ella sin decir alguna palabra. Susanoo por su parte la miraba fijamente. Salto de tu hombro y comenzó a volar a su alrededor para luego volver a tu hombro. El plumífero también le miraba fijamente. Era como si todos esperara una respuesta de la dama. Bueno, no me sorprendía.

Después de todo, todos son parte de ti.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 30 Jun 2023 - 10:13}

Tu mirada se perdía con cierto asombro entre bagatelas y bisutería buscando con ojo atento algo que realmente valiese la pena entre tanta baratija. El mercado no parecía tener fin y, en medio de tanta euforia -la gente se movía entre unos puestos y otros tan rápido que casi te desorientaban- no eras capaz de encontrar un desvío para salir de ahí. Resultaba un poco agobiante, sobre todo tener que estar esquivando los envites despistados de la gente a tu alrededor o los movimientos impertinentes de los chiquillos. Casi se acrecentó la sensación cuando algo dentro de ti se revolvió ante un sonido inesperado, si bien al mismo tiempo conocido. Entre tanto alboroto no lo habías sentido hasta que estuvo demasiado cerca y tu primera reacción fue llevarte la mano al muslo, dos dedos penetrando el cierre de la falda para acariciar uno de tus cuchillos.

Sin embargo las garras del ave dejaron de restallar contra el suelo de piedra y durante poco más de un segundo te quedaste helada, tensa, mientras la avestruz amarilla te pasaba por el lado y Freites D. Alpha, montado sobre ella, suspiraba con la mirada clavada en ti.

Hacía tiempo que no lo veías. Mucho menos del que parecía, pero aun así mucho tiempo. En el festival del Fuego de Arabasta aún no conocías el poder dentro de ti, y eras mucho más torpe; también más débil. Tu cuerpo no estaba preparado para la aventura en la que estábamos inmersos, aunque para ser justos tu mente tampoco para cómo él se había comportado. Le devolviste la mirada, ceñuda, pero relajaste la postura hasta quedar recta y altiva, señorial como te habían enseñado a ser.

- Algo me decía que la próxima vez que nos encontrásemos vendrías a por mí -contestaste, tratando de mantenerte fría mientras repetías palabra por palabra las últimas que Alpha te había dedicado-. Mentiría si dijese que esperaba ver llegar este día. ¿Para qué quieres mi tiempo esta vez, Alpha? ¿Otra vez vas a hacer promesas vacías y marcharte de repente?

Empezabas a sentir tus mejillas ruborizarse, y aunque no te echaste a llorar sí que sentiste alguna lágrima amagar con resbalarse. Aquel pirata se había ido como tanta otra gente: como Surya, como tus padres, y te había dejado sola. Como si no fueses suficiente, como si sencillamente estuvieses rota.

No podrías haberle hecho daño en el pasado, pero sentiste la tentación de desatar tus poderes contra él y capturarlo; llevarlo ante la justicia para cobrar su recompensa, y vengarte por aquella humillación. Incluso cuando la cría revoloteaba a tu alrededor sentías ganas de sencillamente cazarla para darle una lección a ese sinvergüenza. Pero te encogiste de hombros en su lugar.

- Si te digo que no, ¿me dejarás tranquila? -preguntaste clavando los ojos en él.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Mar 25 Jul 2023 - 1:48}

Mentiría si te dijera que el lenguaje corporal de Alice era uno no hostil. Bueno, de cierta manera no lo es, pero sí que muy repelente. Razones no le faltabas, habías hecho una acción sin justificar por medios o traumas del pasado. En cierto, es verdad. Cada vez que encontrabas la felicidad con alguien o con tus hermanos piratas, terminabas por perderlo todo. En un comienzo fue por tu falta de experiencia he inmadurez. Lo último fue perderlo todo por culpa de la actual Yonkou.  ¿Realmente el miedo a perderlo todo justifica tus acciones idiotas, Alpha? Recuerdas ese día, con ella. Realmente la estabas pasando bien y disfrutando de su compañía. Te sentias con suerte de que una chica tan hermosa como ella te permitiera acompañarle así fuera una noche e incluso, podrías haber intentado ligar un poco. ¿Quién sabe, no?  

Pero no, tú decidiste de un idiota.

- Definitivamente eres un imbécil, Alpha. – Dijo Suzaku mientras te miraba.

- Si, definitivamente lo eres. – Añadió Susanoo desde tu hombro.

Tú mantenías silencio. Ella tenía totalmente la razón y no podías justificar nada. Bajaste de la plumífera y te colocaste justo frente de ella. Cerraste los ojos e inclinaste la cabeza haciendo una reverencia.  

- Alpha ¿Qué rallos haces? – Pregunto Suzaku confundida.

Le miraste por un segundo. Tu miraba expresaba claramente que querías que ella guardara silencio. Por tu parte, extendiste la mano derecha.  La colocaste justo frente de Alice, como si le invitaras a tomarla. – Si quieres saber las razones a todo. Simplemente toma mi mano. – Dijiste sin dejar de mirarle. Tu mirada era seria, pero no incitando a violentarla ni nada parecido. Era una mirada decidida.  – Veras, sentirás y vivirás todo lo que he vivido gracias a mi poder. Si después de ello quieres que me aleje, lo hare.

- Pero Alpha. Nuestra familia… - Intento persuadirte Susanoo.

- Silencio todos. Ustedes también Thor y Logi. Puedo sentir como están en contra de que ella nuestra vida. He hecho una estupidez con esta dama y se merece una merecida disculpa.  – Tus Homies permanecieron en silencio. Bueno, una orden tuya era más que suficiente para que no hicieran nada.  

Si ella decidía tomar tu mano. Le permitirías ver todo, desde tus inicios y crecimiento como pirata y persona. El como un inexperto pirata intento por si solo conquistar Auria hace cincuenta años. El como un joven pirata trataba de hacerse renombre en un mundo cruel. Nunca dañando a otros, sino simplemente cazando a otros piratas. También le permitirías ver tu más grande pérdida,  tu familia y tu madre. El cómo por defenderla tuviste que matarlos a todos y de igual manera, verla morir en tus brazos. Luego, perderlo toda en tu batalla contra Payne, la cual te traiciono después de la batalla de Sakuras.  

Y, finalmente vería como ante tus ojos, estabas pasando tiempo con ella. Disfrutando el tiempo y sintiéndote realmente bien. Querías llevarla a bailar y un montón de cosas más. Pero… tu pasado ataco tu mente y el miedo de perderlo todo nuevamente, te hizo irte de la nada sin más.

- Yo… no tengo nada más aparte de lo que te estoy mostrando. – Dijiste. – Yo no puedo hacer otra cosa que disculparme genuinamente y aceptar mi error. No quería alejarme de ti. Pero mi miedo a perderlo todo nuevamente, me hizo alejarme


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Mar 25 Jul 2023 - 11:56}

Contuviste un chillido asustado cuando escuchaste hablar a las aves. ¿Hacían eso la última vez? No, desde luego que no. Tu primer impulso fue pensar en brujería, pero pronto te percataste de que la magia en el mundo era algo mucho más mundano de lo que podía llegar a parecer: Los poderes de una fruta del diablo fácilmente podrían hacer que los pájaros hablasen, ¿pero cómo? Habías estudiado a Alpha, y sabías que esa no era su fruta del diablo. Su poder era el calor, el aumento de la temperatura. "A no ser que la información fuese inexacta", pensaste, y era cierto. Inexacto o incompleto, el conocimiento sobre las nueces de Belcebú estaba limitado a la experiencia del observador, y cambiaba además ligeramente entre usuario y usuario. Velkan no utilizaba la oscuridad como tú lo hacías, y seguramente Surya dominase el poder del rayo de manera distinta a cualquier otro ángel.

Cuando extendió su mano dudaste si aceptar, pero te mantuviste firme. En su lugar negaste levemente con la cabeza y diste un paso atrás.

- Ya hay bastante dolor en mi vida, Alpha -contestaste con firmeza-. No quiero que mágicamente unos pensamientos o quién sabe qué entren en mi cabeza. Ni siquiera sé por qué te has acercado, ni por qué te importaría haber ofendido a una chica cualquiera que te encontraste en un festival cualquiera.

Se había ido sin dar explicaciones, echándote de la montura en la que él había insistido te sentaras y abandonándote de manera repentina. No eras una amenaza para él, habías controlado hasta la última de tus palabras... Pero aunque era frustrante que Alpha hubiese resultado más perspicaz de lo que sospechabas, ni siquiera era eso lo que te molestaba. Eras consciente de que necesitabas mejorar, de que no sabías mentir y en aquel momento lo que te había frenado era la falta de poder -o el no saber de tu poder, más bien-. Que se hubiese ido era, en cierto modo, lo mejor que podía sucederte. Pero no habías esperado que fuese tan doloroso.

- ¿Perder el qué? -bufaste-. No nos conocíamos de nada. Estabas empeñado en enseñarme a pelear, en llevarme a bailar, y de pronto te fuiste como si nada. Que iría a por ti la próxima vez que nos viésemos, que no te importaba. ¡Íbamos a bailar, maldita sea! -Notaste que de pronto bastante gente se giraba hacia vosotros. Habías gritado. No esperabas gritar, mucho menos por algo tan trivial-. Íbamos a bailar, a disfrutar del festival, a ver la danza del fuego... Pero te fuiste. No sé ni por qué me importa tanto, solo eres un pirata. La culpa fue mía por no verlo venir.

Suspiraste. No sabías que aquello te había afectado tanto. Quizá no lo hacía. Quizá se lo gritabas a otra gente, quizá solo tenías miedo de no verla más tampoco a ella.

Tu mirada cayó hasta tu mano, hasta el suave conejo que casi hundía su hociquillo en tu pulgar. La manga larga cubría el resto de los tatuajes, pero aun así podías verlos. Te dijiste a ti misma que volvería; tenías su den den mushi. Si no volvía a aparecer una botella en el mar oirías su voz y os encontraríais en cualquier lugar que pactaseis. Seguro que sí.

- Está bien, Alpha. ¿Qué quieres?
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 26 Jul 2023 - 16:49}

Cada palabra que ella soltaba te reventaba por dentro, joven pirata. Incluso si ella se tomaba un momento para darse cuenta de un cierto detalle, podría fijarse en como tú y tus homies hacían la misma expresión. Todos con los ojos cerrados escuchándote, cuando sentías aquel golpe moral, simplemente hacían un gesto al mismo tiempo como si de un doloroso golpe se tratase. Si es cierto, ella había sufrido mucho en su vida, pero eso tu no lo sabes. Yo si, porque soy un mero observador y miro las cosa mucho más allá que tú.

Pero… me he quedado contigo porque tu historia me parece más interesante.

-¿Por qué no le respondes, Alpha? – Dijo la plumífera mirándote fijamente. - ¿O debería hacerlo yo?

- Silencio… Suzaku…

- ¿Silencio? ¿Le vas a pedir a una parte de ti que se calle la boca? Yo soy tú y tú eres yo, joven pilar. Y te recuerdo que todos estamos unidos a ti. Todos sentimos lo mismo. Incluso yo puedo sentir lo mismo cuando la veo. – Suzaku fijo su mirada en la joven Alice. - ¿Perder el que? Pues perderlo todo nuevamente.

-¡Orgullo! – Miraste a la enorme plumífera y la llamaste por su nombre oculto. Esta reacciono al nombre mirndote desafiante. No era la primera vez que tenías una discusión con tus homies a este nivel. Era…. Como pelear contigo mismo.

- Y si es verdad, no nos conoces de nada, Alice. – Responderia Suzaku. – Porque no pertenecemos a este tiempo. Si te fueras tomado la molestia de ver lo que nosotros vimos, te darás cuenta que somos mas que simplemente "piratas". Nosotros somos del pasado, mucho antes incluso de que tú nacieras.

- Es así… - Diría Susanoo. - Llegamos a este tiempo por culpa de alguien a quien le estamos haciendo casa. Después de haberlo perdido todo. A punto de morir. Luchamos y seguimos adelante en soledad. Hasta que vienes tú y con tu simple acto de presencia y tu sonrisa nos alegras la vida. – Tu, Alpha simplemente estrujaste tus ojos con los dedos medio, índice y pulgar. No podías hacer mucho, más que dejar que tus sentimientos hablasen.

- Codicia… es suficiente.

- ¿Suficiente? Hasta yo estoy de acuerdo con ella.- Allí el plumífero comenzó a picotear tu cabeza. - Y sabes que no nos gusta que nos llamen por nuestro nombre oculto. ¿Te costaba mucho simplemente tragarte tus miedos y cumplir con lo que habías dicho?

- Tú sabes por qué lo hice…

- Claro que lo sé, todos somos tú. – Añadia Susanoo. - ¿Pero por que no se lo dices? Miraste a Alice nuevamente. Tu mirada estaba… destrozada. Parecía que podrías quebrar en llanto en cualquier momento. Porque para ella, no eras más que un simple pirata cualquiera. Razón no le falta.

Pero tu también tienes derecho a sentir cosas ¿no?

-¿Qué que quiero? Simplemente arreglar las cosas y cumplir con mis palabras. - Suzaku te empujo con el pie. – También quiero que sepas que me fui sin más por mi cobardía. Yo también he tenido una vida llena de dolor, Alice. Llego a este nuevo mundo y lo primero que me recibes eres tú. El ángel más hermoso que he visto en mi vida. Si, y quizás suene algo idiota, imbécil o ridículo de mi parte… pero no pude evitar flecharme solo a primera vista.

- Flechados. – Añadio Suzaku. – Todos somos uno.

- Pero… Ya he perdido tanta gente que amo... que me dio miedo seguir, conocerte, llevarte conmigo. Solo… tenía miedo…




Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 28 Jul 2023 - 0:39}

¿Por qué solo te relacionas con tarados? Yor, Hatsume, Hayato, Sasaki, Alpha... Pero Alpha estaba directamente de manicomio. ¿Qué era eso de que había llegado desde el pasado? Encima lo estaban diciendo sus pájaros. Se estaba quedando contigo, no había otra opción. Parpadeabas, incrédula, a medida que el pirata iba hablando y sus pájaros-marioneta daban réplica. No terminabas de dar crédito a lo que ibas escuchando, sin ser capaz de encontrar ninguna forma coherente de explicar el espectáculo dantesco que protagonizaban y a duras penas manteniéndote frente a la ansiedad que te provocaban las miradas cada vez menos discretas de la gente que pasaba por junto a vosotros.

Incrédula, algo furiosa pero sobre todo descolocada, dejaste que terminase su espectáculo, aunque cuando acabó te arrepentiste de no haberlo cortado antes. Ni una hora habíais pasado juntos; ni una hora. El rubor iba dejando paso a una rabia roja mientras tú te mantenías de pie, congelada, con las cejas dobladas en un ceño fruncido que te devolvía a esa imagen de niña caprichosa que, en ocasiones, jugabas a haber dejado atrás. Tuviste que respirar hondo y muy despacio, varias veces, a medida que procesabas todo lo que habías escuchado. Una vez sentiste que te habías relajado lo justo, lo mínimo, para no arrancarle la coleta a tirones, trataste de empatizar con él y contestar de forma lo más educada posible.

- Es muy ridículo -admitiste, asintiendo para reafirmar tus palabras-. Extraño, perturbador, un poco halagador... Pero no me conoces de nada. Hablamos poco más de veinte minutos en el trayecto de una plaza en Arabasta a un festival. Ni siquiera sabes nada de mí: Quién soy, mis gustos, mis pasiones... -Te miraste a las manos, luego recorriste lo que podías ver de tu propio cuerpo-. Sí, soy guapa. ¿Es eso todo lo que necesitas para prendarte?

Te encogiste de hombros al darte cuenta de que tú habías sentido algo así, pero la situación había sido muy distinta. A punto de morir, en medio de una descarga de euforia, salvada por un caballero de modales refinados y afilado sentido del humor... En cierto modo tú te habías enamorado de Velkan, pero ni con esas lo entendías del todo. Una parte de ti, y una gran parte de mí, seguía sin comprender qué habías visto y, más aún, si habrías sentido lo mismo cuando llegara el amanecer.

- Nunca te pedí que me llevases contigo -dijiste, tras un rato de silencio-. No quiero que nadie me lleve; estoy en medio de mi propio viaje. Pero tú, que tanto te jactabas de tu valor y de todas tus virtudes, huiste porque te estaba gustando una niña tonta. -En aquel momento, de hecho, aún eras más niña que mujer en ciertos aspectos-. Freites D. Alpha, asustado de los sentimientos. -Hiciste un innecesario aspaviento con las manos-. ¿No era que nunca abandonabas una pelea? ¿Es que eso solo lo aplicas a cuando tienes que medir tu ego con otras personas? Si es que es culpa mía; tendría que haber medido dos metros y llevar una maza de mi tamaño para que no te largases.

Te diste cuenta, quizá demasiado tarde, de que estabas reprochándole de nuevo, así que te callaste momentáneamente, sin dejar de mirarlo a los ojos.

- Quizá deberías aprender a convivir con el dolor, en vez de evitarlo. -Te llevaste una mano a la cara, comprobando que efectivamente no se te había escapado ninguna lágrima-. Tal vez de ese modo lograrías ser feliz. De vez en cuando, al menos.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 2 Sep 2023 - 3:34}

Si, definitivamente algo de ridículo habías hecho, joven pirata. Si muy bien ella parecía haberte escuchado palabra por palabra, ahora si contra resulto ser algo mas… potente de lo que esperabas. Definitivamente sabia donde golpearte, en tu ego. Bueno al menos lo que queda de el. El Alpha que he visto luego del salto en el tiempo, es uno que ha aprendido a abrazar la humanidad que el destino mismo te dio. Si, tenías cualidades que otros no tenían, pero eso no te quitaba lo humano.

Y Aliice te está demostrando que aún lo eres.

¿Miedo a sentir? Para nada. Si tuvieras miedo a sentir, definitivamente no estuvieras aquí plantando cara y abriéndote totalmente con ella. Quizás en el fondo ella aprecie tu honestidad, pero he de decir que has tardado bastante en disculparte con ella. – Quizás veo algo más que simplemente tu exterior. – Respondiste en seco a su comentario. No eras alguien que simplemente te fijaras en las apariencias. ¿De qué sirve un libro si solamente su portada es lo interesante? Pero incluso así, faltaba lógica en eso. Tú lo sabes bien, no le conoces del todo y no se han permitido hacerlo.  Le dejaste continuar. Tú y tus Homies simplemente escuchaban atentamente, mirándole fijamente.

Hasta que… ella dijo algo que no debía decir.

- ¿Evitar el dolor? – Preguntaste. Allí tu lenguaje corporal cambio completamente. Ese comentario te había tocado tanto a nivel personal. Claramente todos los presentes podían notarlo, porque era imposible que tú lo ocultaras. Estabas MUY enojado.  Diste unos cuatro pasos hacia atrás. Metiste la mano en tu bolsillo derecho y sacaste de allí un protector bucal de acero.

-Maldita sea… se enojó. – Dijo Susanoo quien se mostró alarmado. - ¡Atención gente! ¡Se acabó el espectáculo! ¡Si no quieren peligrar salgan corriendo de inmediato! ¡Pirata enojado! ¡Repito! ¡Pirata enojado!

Logi y Thor salieron rápidamente de las alforjas de Susaku y se postraron en su forma completada cada uno a tu lado. Las personas al verlos, se dieron cuenta que estaban cerca de una persona que tenía poderes de las frutas del diablo. Salieron corriendo de inmediato, haciendo caso a las palabras del plumífero. Por su parte, el resto de tus homies, se mostraban preocupados por ti. – Alpha… cálmate. – Se mostraba muy nervioso el fuego. El solo te miraba sin saber mucho que hacer. – Suzaku ¿Qué coño le dijo? Me quede dormido en mitad de la plática. – Pregunto la nube.

- Pues básicamente le dijo que aprenda a convivir con el dolor en vez de evitarlo.

-¡¿ESTAS LOCA?! – Le reclamo Thor a Alice. – Alpha, solo cálmate. Ella no sabe nada. Piensa en madre. Madre si estuviera viva, no quisiera que hicieras un desastre.

- Yo ya he cumplido con mi deber personal. – Respondiste, pequeño pirata. – Pero ella ha cruzado una raya que no tenía que cruzar.

Suzaku se colocó a tus espaldas. – Vamos Alpha. ¿Vale realmente la pena?

- Pues según ella, a mí solo me interesan los tipos grandes de dos metros musculosos.– Colocaste tu protector bucal entre en la boca. Eso solo significaba una cosa. – Además, le prometí que le enseñaría a defenderse ¿no?

La plumífera bajo su cabeza. Tomaste su pico y ella te llevo hacia su lomo. Tomate la alabarda con tu mano derecha y miraste a Alice desde arriba. – Nunca escapo de una pelea. Espero que tú tampoco.

-Hey, niña. – Llamo Susanoo a la rubia. – Disculparte o la lección de defensa personal se cargara a este pueblo.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 2 Sep 2023 - 17:49}

Deberías haberlo supuesto. Alfa era una persona imprevisible en una infinidad de aspectos, pero ante todo era alguien violento. Desde la primera vez que habías oído hablar de él te había preocupado su carácter voluble, esas dos caras que estabas segura tenía en alguna parte. No habrías esperado conocer a la persona capaz de invitar a toda una taberna a bebida y lo habías hecho; ¿cómo podías no esperar que en algún momento mostrase el rostro de los más de cien millones en su cartel de búsqueda? Ahí estaba, hecho una bola de rabia por una respuesta que no le había resultado agradable. Poniendo en riesgo a la población de Balt por puro orgullo.

Sus... ¿Qué eran esas cosas parlantes? Fueran lo que fuesen parecían gozar de más cordura que su amo. A gritos mientras el pirata sacaba una media luna metálica de las alforjas pedían a la gente que se fuese, con irregular éxito. Algunas personas se alejaron, otras trataron de formar un corrillo apenas amplio y otras quisieron seguir a sus quehaceres, comprando o vendiendo. Cuando todo comenzase querrían irse y sería demasiado tarde; dudabas que Alpha fuese a contenerse y de tu poder lo que más podría poner en jaque a aquel ejército de guiñoles era la atracción hacia la oscuridad. Algo que, con tanta gente cerca, utilizar sería tremendamente imprudente.

- ¿Me he pasado de la raya? -preguntaste, sin dar un solo paso atrás-. ¿Ese "toca mi mano y comprenderás" de hace un momento iba a enseñarme todo lo que has sufrido? ¿Ibas a excusar tus delitos y tropelías en que eres un pajarito asustado? -Te estabas pasando un poco-. ¡Ni siquiera puedes admitir que huyes de todo lo que podría hacerte mínimamente feliz porque eres un cobarde! Huiste de mí y ahora huyes de esta conversación, como si matarme fuese a acallar la voz que hay dentro de tu cabeza. -Te estabas pasando mucho. Suspiraste-. Está bien. Si tu ego es tan importante para ti...

Extendiste los brazos, con las manos juntas. A medida que las ibas separando resurgía de entre las sombras la hoja de la llama, uno de los extraordinarios artefactos que escondía el mar y habían llegado a manos de tu familia. Llegada del País de las flores, aquella hoja permitía bloquear los ataques de gente más fuerte sin retroceder; para ti implicaba que podías frenar golpes y entrechocar espadazos sin miedo a que tu brazo se quebrase como una figura de porcelana. No la usabas mucho, claro, pero pocas veces peleabas sin utilizar los poderes más salvajes de la yami yami no mi.

Te pusiste en guardia, hoja por delante y piernas flexionadas. La apertura de la falda dejaba ver una de ellas, completamente inmaculada. Bajo tus pies, sin dejar que fuese visible, una pátina de oscuridad que amortiguaba tus pasos de modo que aguantases un poco más antes de tener que volver así todos tus huesos.

- Te voy a dar una última oportunidad de relajarte -ofreciste-. Como hagas daño a un solo inocente delante de mí pasarás el resto de tus días hecho una patata en alguna prisión de mala muerte.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 6 Sep 2023 - 20:27}

Cada palabras que ella decía, simplemente empeoraba las cosas. Quizás ella no estaba utilizando las palabras correcta para intentar calmar tu enojo, joven pirata. Llamarte cobarde era lo de menos. De hecho, era lo que menos importaba justo ahora. - ¿Ego? ¿Acaso para ti todo tiene que ver con el ego? Quizas sea el tuyo el que no te deja ver mas alla – Dijiste mientras de tu cabeza comenzaron a salir tus tan características cornamentas. - ¿Matarte? ¿Quién dijo que quiero matarte? – Ladeaste un poco la cabeza. – La muerte le quita lo divertido a la vida.

- La muerte es el fin, Alpha. – Respondio la plumífera.

- Romantico ¿No lo crees?

Luego ella te advierte que si no te calmas, no te calmas o dañas a alguien iras directo a una prisión. Otra cosa curiosa, es que de sus manos a emergido una espada. Con tu experiencia y conocimiento como herrero, claramente puedes deducir que es de una excelente calidad. Sonreíste. Ahora podías confirmar más o menos que ella no era tan indefensa como lo aparenta. - ¿Dañar inocentes? Creo que me mal interpretas. En ninguna de mis cruzadas he lastimado civiles. –Dijiste mostrando total seguridad en tus palabras.  – Pero… lastimosamente no creo todo mi poder usar el  de mí con tantas personas alrededor. – Dijiste mientras posabas tu alabarda en el hombro.

- ¿Entonces debería encargarme? – Pregunto la plumífera preparándose al ataque.

-No… tampoco. Ninguno de ustedes son calificados para poder sin hacer un destrozo en el proceso. Pero… creo tener al indicado para esto.

- ¿Entonces?

- Toca ser más elegante.

Introdujiste la mano en la alforja y sacaste a las poderosa y más peligrosa de todas. La arma definitiva que sin lugar a dudas incluso a ti te da miedo usarla. Es así, me refiero a P.A.P.E.L.I.T.O.  Todos los homies te miraron sonriente, para luego mirar a la rubia de manera frenética.

- Yo… te concedo la vida querida compañera. – Dijiste sonriente. Colocaste la mano en tu pecho y arrancaste de ti… parte de tu propia vida. De tu esencia. – Yo te brindo parte de mi… tú eres parte de mi… todos somos uno… Tomaras la forma y el tamaño que desees. Despierta… Origami.

Dicho y hecho. El papel comienza formar forma. Era algo así como un pequeño samurái de papel. Muy curioso y de varios colores.  Tu nuevo homie cobra vida. Te mira por un segundo y con voz femenina te mira. - ¡Lista, Alpha!

Origami básicamente es la hoja de papel definitiva. Actualmente te permito únicamente que pueda variar su forma mientras al tamaño de sus propias dimensiones.  Sus naturalezas físicas siguen siendo las mismas. Es un papel con todas las calidad legendarias, después de todo. Además de poder controlar que tan dura, elástica y suave puede ser a voluntad. Eso sí…procura que no se queme, o podría salir mal.  

El papel se elevó hasta la altura de tu mano, allí tomo forma de avión y tú la tomaste entre tus dedos.  – Desármala, Origami.

-¡Si!

Arrojaste el avión de papel en dirección a Alice. Apuntaste directamente a su espada. Origami estaba con durabilidad al máximo. Era como si fueses lanzado un avión de acero. Si fallabas, al papel seguiría en su búsqueda del objetivo. Buscando chocar una y otra vez con la espada de Alice para lograr derrumbarle.


Origami:


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 6 Sep 2023 - 22:08}

Era complicado, pero tratabas de mantenerte paciente. Las palabras de Alpha eran mezquinas, aunque propias de alguien herido también. Evitaste suspirar, pero no pudiste evitar el pensamiento de que habías ido a ese lugar buscando un día tranquilo, sin sobresaltos; habrías querido tener un descanso de tantas cosas que atribulaban tu mente. Ni eso te habían permitido, y aun encima te enfrentabas a tu rival más peligroso hasta la fecha: Freites D. Alpha, un pirata con más de cien millones de recompensa por su cabeza, que había pasado del amor al odio porque tus palabras no eran lo suficientemente halagadoras -no eran halagadoras en absoluto, de hecho-.

Aun así había algo de ti que se había despertado, un ardor anhelante que esperaba ansioso el envite de Alpha, que te pedía empezar a danzar con la hoja como acompañante. Una sonrisa que quería asomar entre la solemnidad acechaba, sedienta de adrenalina, viendo que pronto habría oportunidad de saciarla. Esa parte viciosa casi temblequeaba, nerviosa e impaciente, mientras observaba el extraño ritual del pirata mientras daba vida a una hoja de papel. Tú sentías la misma curiosidad enfermiza, aunque no podías evitar mostrarte preocupada cuando un extremadamente trabajado avión de papel comenzó a volar rápidamente hacia ti.

Habías escuchado la orden, sabías que aquella cosa se dirigía hacia ti; también que no tenías tiempo para pensar en una estrategia detallada. Era un avión de papel, por muy intrincado que fuese. No particularmente rápido, fácil de atajar... Hiciste un sencillo movimiento para evitar su impacto, pero en lugar de caer al suelo retomó su vuelo y trató nuevamente de golpear tu hoja. No sabías si aquel mosquito de papel era lo que te enervaba o la condescendencia de Alpha al usar contra ti una técnica tan irrespetuosa, pero que la gente empezase a aplaudir te hizo percatarte de la situación: Se lo tomaban como un espectáculo. Creían que aquello estaba pactado, de alguna forma. Unos pocos señalaban con cierta cordura hacia Alpha; lo habían visto, y trataban de arrastrar a alguna persona, pero eran los menos.

Origami golpeó contra tu hoja, aunque desviado. Preferiste no hacer fuerza contra él, así que seguiste su trayectoria con el brazo. No podías perder el tiempo con aquello, no valía la pena; sencillamente te iba a agotar sin haber hecho nada. Pero ibas a hacer algo.

- ¡Largo! -ordenaste en un chillido caprichoso que no habría supuesto ninguna diferencia de no ser por la columna de oscuridad que manó de ti hacia el cielo.

Como si se tratase de una masa viscosa comenzó a caer por el suelo mientras la multitud huía, más por precaución que por miedo. Cuando detuviste el manantial sobre tus hombros aún había una humareda negra que no terminó de disiparse aun cuando toda aquella negrura comenzó a extenderse bajo tus pies, alzándose por alguna de las paredes más cercanas como una mácula perversa, también humeante.

Clavaste la hoja en la oscuridad, pero no la soltaste. Usándola como apoyo llevaste tu mano hasta el pozo y susurraste unas palabras inaudibles, levantando seis pilares. Cada uno culminaba en una esfera de casi treinta centímetros de radio, perfectas bolas de atlas que, estáticas, comenzaron a tirar de todo con profunda fiereza, atrayendo como si la gravedad de la mismísima Tierra ahora obedeciese a tu poder. Dudabas que el avión durase mucho antes de ser absorbido por una de ellas, y si lograba escapar le sería casi imposible acercarse a ti.

- ¡Si quieres luchar no vas a tratarme como a una niña, Alpha! -gritaste-. ¡Ven como un hombre!
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 20 Sep 2023 - 22:20}

-Ella no lo hace nada mal.– Fue lo que Suzaku dijo mientras le observaban entre todos. Origami intentaba buscar desarmarla sin éxito alguno. Ella se mostraba sonriente y mostraba cierto estimulo ante esta situación. Acaso… ¿ella era de la misma especie que tú, pequeño? ¿Acaso ella tiene la misma sed que posees tú? Yo no lo sé, y mucho menos tú. Solo te puedo decir que verla sonreír y parecer disfrutar de este momento bélico, te hizo pensar que ella era genial.

¿Quizás has encontrado alguien con quien simpatizar?

Viste la columna de oscuridad. Abriste los ojos de par en par y con un chasquido ordenaste inmediatamente a Origami a volver. Luego viste como seis esferas de oscuridad emergieron del manantial oscuro que estaba generado por Alice. La fuerza gravitacional era tan fuerte, que a mitad de camino Origami estaba siendo atraído hacia una de ellas. Apuntaste con vulcano hacia tu homie y tu mano salió disparada. Le tomaste al papel y tiraste de ella hasta ponerle a salvo.

-Eso estuvo cerca. – dijo Origami mientras se aferraba a tu brazo mecánico.

- Demasiado diría yo.- Dijiste, mostrándote algo más tranquilo ante tal situación. – Necesitaré refuerzos. – De pronto de ti comenzaron a emerger cuatro encarnaciones. Miraron con sus profundos y vacíos ojos a Alice por unos instantes. Luego te miraron hacia ti esperando que dieras tu orden. – Busquen un almacén de dulces, una constructora, una tienda de armas y una tienda de música. – Les entregaste mucha esperanza de vida robada a cada una de tus encarnaciones y ella se dividieron en búsqueda de lo que habías pedido. Por otro lado, Alice te demandaba pelear como un hombre. Tú suspiraste profundamente y analizaste un poco la situación. No tenías ni idea de que se trataba su habilidad, solo sabias por simplemente que atraía cosas.

Cual sería tu respuesta ¿joven pirata?

- De acuerdo. – Dijiste colocando la alabarda en su sitio y dejando a Origami en un lugar más seguro justo al lado de Suzaku. – Te tratare como es debido y con el respecto que mereces, mi querida oponente. – Estiraste la mano nuevamente a tu alforja. Dejaste la alabarda de lado y te dispusiste a sacar una de las armas que habías creado por ti mismo. Si, nos referido a tu escudo y espada: Knight. Bajaste de la plumífera y te dispusiste a caminar en dirección a Alice con calma. Tomabas la espada con la derecha y el escudo con la izquierda.

-¿Estás seguro? – Pregunto Suzaku. – Me estoy aburriendo ¿Sabes?

- Ya pronto será tu turno. – Dijiste sonriendo sin dejar de mirarle. – Además. Ella es la que tiene la habilidad más peligrosa ahora. Ella es la que tiene el poder de hacer daño a los inocentes más que yo. ¡Geppou! - Comenzaste a saltar por los aires. Te posicionaste frente de ella a unos 3 metros de alturas saltando en el mismo sitio. Para ella era como si estuvieras saltando en el aire. – ¿Me permitirías chocar espadas contigo? - Sin esperar una respuesta, saltaste en su dirección realizando un ataque frontal. Se trataba de un corte de manera vertical que venía desde arriba. Aunque para lograrlo tendía que hacer un esfuerzo extra. Ya que si no te verías atraído por la fuerza gravitatoria de los orbes, que buscaste evitar durante tu ataque. Algo increíble, era como si lucharas contra la gravedad misma. Sientes como si tus propias armas pesaran más. De hecho, es que no lo hacen, pero luchas para que tus armas no se vean atraída por sus orbes de oscuridad. Aun así, tú sigues en lo tuyo y buscas atacar.

Mientras tanto, tus homies observan desde un lugar un poco más seguro. Lejos de tanta gravedad.



Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 30 Sep 2023 - 10:56}

La visión de aquella negrura serpenteante extendiéndose por el suelo fue suficiente para que aquel grupo de curiosos se batiesen en retirada, huyendo los más valientes hasta un lugar desde el que observar con seguridad y la mayoría, sencillamente, desvaneciéndose entre los callejones. Era normal, en el fondo, que el terror abrumase a la muchedumbre: una masa viscosa de oscuridad humeante reptando por el suelo en pequeños capilares que formaban una suerte de deforme telaraña. No te gustaba explotar de esa forma, pero no podías desplegar tu poder cerca de personas inocentes sin miedo a hacerles daño, y Alpha era sin duda el rival más formidable al que nunca hubieras enfrentado. Al menos, por el momento.

Él debió pensar lo mismo, porque de él emergieron cuatro ¿fantasmas? Figuras humanoides a las que ordenó recolectar una plétora de bártulos que no tenías muy claro para qué utilizaría y dejó su alabarda. En su lugar tomó de las alforjas de Suzaku una espada y un escudo. Quizá deberías empezar a tomarte en serio ese apodo ignoto del "maestro de las armas" que, habiendo visto aquellos seres, también podría ser el señor de las almas. ¿Por qué nunca habías encontrado en su registro más usos de su poder que el generar calor? ¿Por qué actuaba con tanta discreción? ¿O era que...?

Descartaste esa posibilidad. Tampoco tuviste mucho tiempo de centrarte en ella, en cualquier caso, porque sin dudarlo Alpha se abalanzó sobre ti. Con un extraño salto que supo aprovechar de alguna forma para mantenerse flotando -de manera un tanto cómica, cabe decir- en el aire para rematar descargando un tajo vertical sobre ti. Por suerte las esferas obligaban a un esfuerzo adicional, lo que te dio tiempo a colocarte de mejor manera y chocar tu hoja, casi a la altura de la rodela -¿se llamaba así también en esa espada?-, muy cerca de la empuñadura. El golpe se amortiguó, pero tú no te arriesgaste y dejaste que tus muñecas virasen levemente para evitar una confrontación tan directa. Ya no era solo que Alpha fuese quizá más fuerte, sino que sus huesos no peligraban ni lejanamente tanto como los tuyos.

En cualquier caso no te quedaste quieta. De tu interior las alas de la libertad quedaron desplegadas sobre tus caderas, a modo de cinturón, y mientras la hoja de Alpha terminaba de resbalar un movimiento suave desplegó uno de los garfios contra la esfera de oscuridad más cercana, replegándose casi al instante y haciéndote volar.

El dolor siempre era molesto durante el despegue, pero estabas acostumbrada. Al primer enganche siguió el segundo y fuiste alternándolos mientras girabas alrededor de las esferas tomando velocidad, ascendiendo, aprovechando cuanto podías aquella inercia sabiendo qué pasaba ahora: Te colocaste entre Alpha y el sol, proyectando una larga sombra sobre el pirata, y replegaste ambos cables a la vez al tiempo que el motor de ascenso vertical iniciaba... Pero llevándote aún más deprisa hacia él.

En cuanto estuviste lo bastante cerca lanzaste un único tajo y abrazaste la oscuridad, sumergiéndote en ella. No querías chocar espadas; no querías frenar en seco ni arriesgarte a que el impacto te destrozara. Tan solo un golpe sencillo y una zambullida para, ya sin ninguna inercia, resurgiste del suelo a la espalda del pirata, en guardia de nuevo. Poco a poco la luz en la zona se acumulaba en torno a las esferas, dejando vuestra arena cada vez más en una suerte de penumbra.

- Se suponía que ibas a enseñarme algo -lo retaste-. Al final voy a tener que adiestrarte yo a ti.

Socarrona, orgullosa, más segura de lo que te sentías. Pero emocionada por el combate.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 20 Dic 2023 - 17:46}

Alice demostró habilidad, joven Alpha. De hecho, chocar espadas con ella te hizo darte cuenta de un par de cosillas. Bueno, no darte cuenta, tú hacías otra cosa con lo que veías. Tú estudiabas a tus oponentes. Aprendías todo de memoria para luego ponerlo en práctica y hacer sus técnicas y estilos de pelea fueran tuyos también. Y no era un caso diferente con Alice. Su manera de esquivar con gracia, delicadeza y elegancia pegaba mucho con ella. Una dama a final de cuentas.

Una dama muy peligrosa.

- Curioso. – Dijiste al darte cuenta que salto en dirección al sol. Eso te trajo algo de nostalgia. Te recordó el momento que Omega utilizo la misma estrategia en aquella batalla. Una que le dio cierta ventaja durante el momento. Pensar en aquello era algo que te hacia sonreír de cierta manera. Fue una batalla donde exprimiste hasta lo último de tu ser. Añadiendo una persona más a tu lista de personas que darías caza, buscando un oponente digno. Un igual. Alguien… que pueda darte lo que buscas, joven pirata. Entro en tu cabeza en tu momento y por ahora solo encuentro un pensamiento interesante.

“Alice… ¿Podrás hacerme dar todo de mí?

Cerraste los ojos… no querías que la luz del sol te cegase como aquella vez. Chasqueaste los dedos, Thor voló hacia ti a gran velocidad y te paraste sobre él, era más cómodo luchar en una superficie donde pudieras pelear. Logi por su parte se unió a tu cabello, que se volvió de llamas. Sonriente como siempre. Abriste los brazos de par en par y con total tranquilidad dijiste. – Ven – Esperaste su ataque con la mayor tranquilidad del mundo. Pero obviamente dejarte dañar de gratis no era algo que permitieras. – Tekai… - Allí tu cuerpo se solidifico de gran manera. Claro, con el gran coste de mantenerte inmóvil. Recibiste la estocada. Cualquiera que pudiera describir aquello diría que era como si aquel fuera sido el de dos aceros muy bien templados. Aunque aquello no pudieras decir que no lo fueras sentido. Algo te podía decir que su fuerza era más de la que aparentabas.

Era como si tu fueras el objeto inamovible y ella… la fuerza imparable.

Comenzaste a tararear una canción. Eso significaba dos cosas. La primera: estabas disfrutando del momento. La segunda: que te tomarías el combate en serio sin importar lo que pasara. Aquellos que han luchado contigo saben que una vez comienzas a cantar muy rara vez paras. Era algo muy tuyo. Algo que te caracterizaba. Cantar formaba parte de ti, era algo que te llenaba. Pero que canción deberías escoger para este momento. Mientras tu mente divagaba en que cantar. Muchos homies nuevos comenzaban a llegar. Vigas. Ladrillos. Herramientas de construcción. Cemento. Fresco y un sinfín de cosas más. Las personas retrocedieron aún más, pero aún se mantenían cerca para presenciar lo que ocurría. Sus ojos curiosos parecían aun tener interés en esto, aunque para ti no tenía sentido estar cerca del peligro.

-¡Ordenes, Alpha! – Dijeron tus homies. Tú te mantenías en silencio. Sin decir nada, pensativo. Mirando fijamente a Alice, quien emergio de aquella oscuridad. Luego de pensar por un momento, algo que te vino a la cabeza. Una canción que particularmente te ponía muy sensible. Pero te gustaba cantarla cuando la estabas pasando bien.

-
I'll draw a map of the world
Of lands unknown and untold
I'll guide my ship towards the morn'
Through the raging waters
The stars are pointing my way
From quarter of the globe away
And yet I feel so astray
How did I get so lost?


Todos tus homies comenzaron a tararear al unísono que tú cantabas. Thor pasó de color blanco a color oscuro, como la nube de tormenta que es. Comenzó a cagarse de electricidad sin perder de vista a la dama. Por tu parte, tú levantaste tu espada y apuntaste a Alice. Lanzaste una onda punzante en su dirección, apuntando al pecho.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Miér 14 Feb 2024 - 17:43}

Cuando posaste los ojos nuevamente en él no pudiste evitar sorprenderte: No sangraba. Habías creído escuchar el entrechocar de acero sobre metal, pero lo habías visto completamente inmóvil. No se había defendido; no había alzado su hoja para frenarte y ni siquiera se había molestado en tratar de esquivarte. ¿Tan poderoso era que ni un rasguño podías hacerle? No, no era eso. Alpha era un pirata con cierta fama, quizá más fuerte que tú en su momento pero estaba lejos de ser tan amenazador como en aquel entonces; habías mejorado mucho. Pero había algo en él, algo había hecho... Algún secreto guardaba.

Lo notaste un poco rígido cuando volvió a moverse, si bien rápidamente recuperó la compostura. Fuera lo que fuese que había hecho para evitar tu envite lo hacía más torpe de una u otra forma, pero no tenías tiempo de averiguar qué porque de todas partes objetos vivientes fueron llegando hasta rodearos. No estaban lo bastante cerca de los orbes como para verse atraídos por ellos, aunque era mejor así: Tanta materia podría colapsar en su interior y ser expulsada sin control. Que cantasen a coro junto a Alpha como si fuese algún tipo de musical de princesas te resultó extremadamente perturbador, pero no dijiste nada. Te concentrabas en analizar sus movimientos; sus pocos movimientos. La situación podía volverse muy peliaguda de un momento a otro. De hecho, estaba sucediendo.

El cabello de Alpha se volvió fuego mientras su nube-mascota se cargaba. Casi podías sentir la estática en esa cosa. Temiéndote lo peor te pusiste en guardia, pero todo lo que llegó fue una punzada por el aire, nada especialmente comprometedor. Te planteaste por un instante si absorberla, pero antes de darte cuenta habías rodado sobre el suelo para evadirla en un gesto tan elegante como innecesario. De no haber sido por el lecho de oscuridad que te protegía, quizá te habrías hecho bastante daño.

- ¿Qué hacemos? -musitaste, quizá para ti misma o tal vez para ambos, pero no pude evitar ponerme a pensar.

El sol languidecía entre las sombras, devorado por la oscuridad. Tristes rayos de luz incapaces de huir se arremolinaban por entre los orbes, y la que llegaba al suelo desaparecía por completo. También hacía algo más de frío, aunque no mucho. Era una zona amplia, quizá lo bastante como para liberar calor en una llamarada, pero el calor no podía herir a ese pirata. Al menos, eso suponías. No era momento de averiguarlo.

Extendiste tu mano a medida que tus dedos se iban alargando en una masa negra y humeante. La oscuridad se extendió hasta tu codo y los zarcillos en tus manos se lanzaron disparados, extendiéndose entrelazados como raíces en busca de agua y creciendo como tallos abigarrados hasta formar una masa incoherente que buscaba atenazar al pirata. Tú no te moviste, concentrada en aquello. Nunca habías usado tanto material, no estabas hecha a sentirlo con tanta intensidad. Pero confiabas en que un buen golpe fuese capaz de aturdir a Alpha y entonces los tentáculos apresarlo. Solo necesitabas que volviese a intentar quedarse quieto. Solo eso.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 1 Mar 2024 - 2:46}

Ella fue hábil. Esquivo tu ataque con una hábil rodada. Te pareció verla murmurar algo, pero no alcanzaste a escuchar. Por su parte ella levanto su mano y esa cosa negra volvió a aparecer. No te agradaba para nada el curso que estaba tomando ella. Desconocías totalmente el uso de su habilidad. Solo podías teorizar un poco. Los orbes parecían absorber cosas. Entonces su habilidad va de absorber. Ser tocado por esa cosa significaba gran peligro, por el desconocimiento de saber que hay más allá de eso.

Y aun no tenías intención de averiguarlo.

-¡Protejan a Alpha! – Ordeno la plumífera al resto de homies. Acto seguido, una parte estos se lanzaron a atacar a Alice sin pensarlo. Desde vigas, ladrillos e utensilios de construcción. Tú por tú parte, solo chasqueaste los dedos. Fue suficiente señal para que Suzaku saliera a la carrera y fuera a por ti y tus compañeros. Thor le sujeto con la lengua y Tú la tomaste del cuello y ella les ayudo a esquivar el ataque a una alocada velocidad.

- Eso estuvo cerca. – Exclamo Logi desde tu cabello.  Tú la observarías encargarse del asunto. Porque sabias muy bien que un ataque tan débil solo sería una simple distracción para intentar desconcentrarla. Permitiendo así a la plumífera poder actuar con más tranquilidad.  

- Esto no llegara a ningún lado, Alpha. – Exclamo Suzaku para ti.

- ¿A qué te refieres? – Preguntaste un poco confundido.

- Ella tiene un punto. Todo fue tu culpa. No justifico que ella tocara un tema delicado para nosotros. Pero aun así es ignorante de lo ocurrido. Deja de actuar como un niño malcriado y actúa como lo que eres.

Eso te dejo pensando por un momento. Thor le soltó y te invito a subirte en el nuevamente, pero tu preferiste hacer otra cosa. Terminaste de subir en la plumífera y te quedaste mirando fijamente a Alice. Dejaste la espada y el escudo nuevamente en las alforjas y tomaste un arma que tenías tiempo sin tomar. Así es, me refiero a la lanza del sol, el arquebuz más poderoso. Tenías largo tiempo sin utilizarlo.  En particular, te agrada mucho sujetarlo ya que era pequeño y bastante cómodo. Si tu puntería no te fallaba aún estaba a rango de tiro de tu puntería. Bueno, claramente no podrías fallar un disparo a veinte metros. Pero ese es tu rango máximo.

- Quiero decir algo… Como guerrero. No te irrespeto, ni te trato menos que yo. Creo que posees una habilidad maravillosa con la espada. Y posees una curiosa akuma no mi. Es curioso que diga esto pero, luchar a mí me ayuda a pensar de mejor manera. ¿Por qué luchamos? ¿Por qué estoy enojado? ¿Por qué simplemente me cuesta mucho admitir que el equivocado soy yo? No quiero esto ¿sabes? No es tu culpa la muerte de mi madre. No es tu culpa que yo perdiera todo por segunda vez. ¡No es tu maldita culpa!

Tu alma ruge, joven pirata. Se manifiesta ferozmente como si fuera fuego rojo saliendo de tu cuerpo (Imaginemos como si fuera el ki de dragon ball, pero rojo). Se te nota frustrado, enojado, confundido e incluso insatisfecho. Sabes muy bien que tu código te impide pelear a muerte contra alguien que no sea un pirata o uno de tus objetivos. Pero Alice… se merece que le muestres el digno respeto que se merece. No solo como mujer, sino como guerrera.

-Si estoy luchando, es porque hace tiempo prometí darte una lección de pelea y es lo que planeo hacer. Pero viendo lo hábil que eres, no me puedo permitir faltarte el respeto y no luchar de verdad. Además, se supone que vine a disculparme y es lo menos que estoy haciendo.

Por un segundo cerraste los ojos y respiraste profundamente. Tu energía se calmó. Luego  apuntaste fijamente a ella sin penderla de vista. Curiosamente Logi dejo de formar parte de tu cabello y tanto el cómo Thor se colocaron a cada lado de Suzaku. En formación. Estaban más que listos para luchar dando el todo por el todo. – Yo lamento haberte hecho daño, Alice. – Los homies comenzaron a tararear nuevamente la canción que cantaste desde un comienzo. Pero ahora no eras tú el que cantaría la siguiente estrofa, sino ellos.

-I've always been taught to be brave and strong
To see the hope when all feels wrong
I've always been taught not to be afraid
And look, the price, the price I paid
I'm barely afloat
My sails are set and I'm coming home
I'm barely afloat
My sails are set and I'm coming home


Te quedaste en silencio esperando una respuesta. Una vez te la diera, claro si es que te la da, Apuntarias al suelo entre sus piernas. Disparaste un primer disparo con la intención de generar una explosión y desequilibrarla. Luego cuatro disparos para cada pierna en ráfagas de la lanza del sol. Muy pocos sobrevivían a la ráfaga de tu arma más peligrosa.

Veamos... si ella era capaz de lograrlo.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 1 Mar 2024 - 18:55}

El ave salió presta en ayuda de su amo, recogiéndolo y galopando a una velocidad que ni siquiera Ceniza era capaz de igualar. Tus dedos se retorcían manejando los zarcillos de oscuridad, que viciosamente reptaban por el aire en su búsqueda, pero todas las criaturas que Alpha había movilizado de golpe partieron hacia ti queriendo hacerte frente. No podías perseguir al pirata en esas circunstancias sin verte sujeta a un peligro inenarrable, por lo que renunciaste a atraparlo por el momento y priorizaste hacer frente a la amenaza. Sin embargo, no dejaste de controlar aquella masa informe y apoyaste tu peso sobre la punta de los dedos, adelantando una pierna a la otra. El pie derecho apuntaba hacia el frente mientras tras él el izquierdo se curvaba cuarenta y cinco grados hacia dentro. Tu brazo, estirado, comenzó a girar hacia la izquierda, seguido de tu cuerpo, y la oscuridad no tardó en obedecer... Y relinchó.

Sentiste cómo la tinta abandonaba tu espalda, moviéndose por tu cuerpo hasta entrar en el torrente de oscuridad, cada vez más abigarrada, y el caballo no tardó en asomar la cabeza por el extremo comenzando a absorber a su paso cada sombra que habías dejado en el suelo mientras atraía y trataba de arrollar cada uno de los especímenes que Alpha había convocado. Ceniza dibujaba vueltas concéntricas a las tuyas en ritmo decreciente, cada vez acercándose más a ti hasta que un imponente caballo se detuvo a tu lado, completamente negro a excepción de unos ojos nacarados y un pequeño atrapasueños en la oreja. Mordió el aire exigiendo un cariño y pasó la cabeza por debajo de tu mano, recibiendo una caricia en la frente para inmediatamente subirte a él, saliendo al galope y dejando que los restos de oscuridad que habías convocado se desvaneciesen.

El caballo corrió evitando cuanta extraña criatura no fue capaz de destruir sin que tú quitases los ojos de encima a Alpha, expectante frente a un nuevo ataque que no iba a tardar en llegar... Pero lo que hizo fue peor. ¡Claro que no era culpa tuya lo que le hubiese pasado a él! ¿Qué se creía? Sentías tu cara enrojecerse mientras tu ceño se fruncía: ¿De verdad creía que eso era una disculpa? ¿O que solo él había sufrido? Quince años de apenas poder caminar, tus padres, Wanderwine, Surya, Hatsume, lo que Lewis había estado a punto de hacer a Eli y Charlie... Sentías que algo dentro de ti se rompía. ¿De verdad no se lo había estado tomando en serio? ¿Solo peleaba para adiestrarte? Hiperventilabas de frustración, con la mandíbula casi desencajada de la rabia. Cuando su disparo llegó tu mano desplegó una pequeña esfera que orbitó a tu alrededor absorbiendo cada bala, o lo que fuera eso que emanaba del arcabuz.

- ¡No necesito tu respeto! -chillaste, con la voz rota-. ¡No quiero tus disculpas! ¡No has entendido nada!

Ceniza rampó. Una oleada de oscuridad te envolvió por un instante. Para cuando se disipó el vestido había sido remplazado por una armadura de color marfil con detalles dorados y en donde en un momento estaba tu espada ahora reinaba Cataclismo, la legendaria lanza de Velkan.

Con los ojos inyectados en sangre cargaste contra Alpha, la pequeña esfera aún dando vueltas a tu alrededor, tú lanza en mano. No la sujetabas por el centro, sino un poco más atrás, y en vez de ir recto trataste de trazar un arco de seguridad por encima de tu cabeza intentando cortar al pirata más que clavársela. Pero sabías que eso no era suficiente, y Ceniza siguió corriendo para darte un segundo golpe en el que sí buscaste herirlo en el pecho mientras liberabas hacia Alpha la andanada que él acababa de lanzarte segundos atrás.

Mirroir noir+carga+estocada de lanza
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Vie 1 Mar 2024 - 21:25}

-¡Eres tú la que no entiende nada! ¿¡Como coño quieres que entienda si no me explicas nada, niña malcriada!? – Rugiste. Ahora te había enojado más. Honestamente como tu narrador, esto de verlos a ambos pelear por mero berrinche me parecía un poco… extraño. Ambos eran usuarios poderosos de frutas del diablo más que dignos para ser grandes leyendas del nuevo mundo. Y eros aquí, luchando como dos bobos por un mero mal entendido que ni tu ni ella logran concretar. Ojo, mas tu culpa he de decir, Alpha. Hasta yo te fuera dado un par de cachetadas a ver si se te quita lo bobo.  

Pero bueno, en algún momento lo hare.

Ella absorbe tus disparos con su extraña materia oscura. Carga contra ti mientras cambias su aspecto, aparece ante ti con una hermosa armadura y una impresionante lanza. Si, te está retando a una batalla de jinetes. Ella esta enfurecida, ves furia en sus ojos y eso más que emocionarte, por alguna extraña razón te entristece. Dejas caer el arquebuz en la alforja y tomas tu alabarda.  Te lanzas en una carga mucho más poderosa que la de ella.  Tomas con fuerza la base de este y tus músculos comienzan a tensarse. Suzaku prepara un imponente cabezazo  contra su corcel y sin pensarlo mucho. Todo aquello fue un gran choque.

¿Tormenta de leyenda? ¿No? No la has utilizado. Simplemente utilizaste la gran velocidad de Suzaku para poder completar ese pequeño empujo que faltaba en tu estocada contra ella. Suzaku se encontraba chocando cabeza con cabeza junto al corcel. Al parecer, poco a poco estaba comenzando a ganar en empuje. En piernas no habría quien le ganara a la plumífera.  Pero algo cambio la balanza. Tus disparos parecían ser reflejados de los orbes negros. Cuando quisiste darte cuenta. Solo te alcanzo para esquivar un par de ellos. Tres lograron darte en el abdomen, por suerte, en puntos no vitales.

Pero el cuarto, no tuviste tanta suerte.

-¡Alpha!- Por reflejos, simplemente lograste atravesar tu brazo mecánico contra el proyectil. Eso genero una explosión muy cerca de tu cara la cual levanto una cortina de humo sobre ti. - ¡Maldita sea! – Exclama la plumífera. En un arranque de orgullo lanza una poderosa patada con la intención de mandar a volar al jinete con su corcel. Se muestra una expresión de preocupación en la mirada de la plumífera. Se levanta la cortina de humo, y allí estas tú. Con una rodilla clavada en la montura. Con un par de heridas que aún no te comprometen, pero lo otro sí que fue una gran pérdida.

- No…- Suzaku se muestra totalmente impactada. Tu ojo izquierdo está totalmente destrozado. Sangras de hecho. – Alpha… yo lo siento. Yo… -  Tú no dices nada. En silencio, simplemente introduces tu mano y terminas de sacar lo que ya no puedes utilizar arrojándolo lejos. El resto de homies termina que mandaste a buscar con tus encarnaciones termina de llegar de llegar.  Todos gritaban tu nombre, preocupados.  Tú respiraste profundamente. Te levantes y te quedaste mirando nuevamente a Alice, ahora ya con el parpado izquierdo cerrado.

Poco a poco. Todas las cosas de tu alrededor comenzaron a cobrar vida. Edificios, ventanas, casas, tiendas, objetos. Literalmente todo comenzó a cobrar vida. Tu poder no solamente era tu fuerza y resistencia. Tu poder, estaba en todo lo que te rodeaba. Cada cosa con vida observaba con furia a Alice. El único que estaba con expresión triste, eras tú. Tú simplemente te limitas a señalarla con la alabarda. Y todo comienza a atacarla.

Era momento increíble, para cualquier testigo, era el festival del ejército de un solo hombre.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 2 Mar 2024 - 14:29}

Quizá no mediste bien, o más bien no contabas con que Alpha poseyese un arma tan poderosa. Las explosiones te mandaron a varios metros de distancia, cayendo de muy mala manera el suelo y rebotando un par de veces sobre el adoquinado. Ceniza no parecía especialmente afectado, solo algo aturdido, pero tú maldijiste en voz alta al darte cuenta de que el dolor que sentías en el brazo derecho estaba muy lejos de ser un subproducto de la oscuridad: Estaba roto, o muy cerca de romperse. En cualquier caso no podías contar con él en unos días, lo cual era una mala noticia teniendo en cuenta que estabas peleando por tu vida en ese preciso instante.

Te levantaste como pudiste, sintiendo el crujido lastimero de tus rodillas y asegurándote de que tus caderas, seguramente fisuradas a juzgar por el dolor que sentías, no hubiesen quedado tan maltrechas como tu brazo. Te pusiste en guardia a pesar del dolor que recorría cada parte de tu cuerpo, esperando un nuevo ataque de Alpha que no llegó. El pirata, aún montado sobre su ave, se cubría media cara con la mano. Apenas pudiste discernir un violento gesto que hizo entre el humo, pero en cuanto este se disipó alternaste la mirada entre lo que una vez fue su ojo y la cuenca vacía que ya no albergaba nada. Reprimiste una arcada sin dejar de comprobar horrorizada lo que estabais haciendo; lo que habíais provocado en medio de esa calle enormemente transitada minutos atrás. El pavimento destrozado, los edificios dañados, la gente en la distancia aterrada... ¿Qué estabais haciendo?

- Alpha... ¿Estás bien? -preguntaste, con un hilillo de voz.

Pero era demasiado tarde. La mirada vacía de Alpha irradiaba poco más que indiferencia, u odio, o una amalgama de emociones que apenas podías percibir mientras de su cuerpo emanaba una energía que comenzó a infiltrarse por entre los edificios, las ventanas desencajadas, bártulos de cocina y cualquier cosa que no estuviese atornillada al suelo. Un adoquín bajo tus pies intentaba moverse, pero no tenía la fuerza necesaria para apartarte; todo lo demás cobró vida casi en ese momento encerrándote en un círculo del que no podías salir: magdalenas y tazas de té se acercaban a ti con ritmo marcial mientras decenas de espadas saltimbanqueaban expectantes a su vera. Las puertas, vigas y armarios que había detrás movían unas extrañas bocas generando una suerte de bramido barbárico a la vez que los edificios, mucho más lentos, crujían y chasqueaban mientras rompían el encaje de sus cimientos para comenzar a avanzar hacia ti.

En algún momento, para ti demasiado escaso, todo se abalanzó sobre ti. Activaste tu Haki mientras ordenabas a Ceniza que volviese junto a ti, y pateaste dos o tres bollos mientras girabas sobre ti misma para repeler una primera oleada de cortes. Notabas la presión en las rodillas y un dolor agudo cuando, al mover ambos pies el adoquín salió disparado contra tu espinilla, haciéndote hincar rodilla por un instante. Para cuando querías levantarte sin embargo no solo las armas, diminutas en comparación a los muebles que también iban llegando, estampándose contra ti y rompiéndose en el proceso; también haciéndote más daño del que podías soportar durante mucho tiempo. Cada vez que tratabas de erguirte un nuevo impacto llegaba, y agradeciste cuando un pequeño puñal se te clavó en el muslo haber tenido la precaución de ponerte la armadura o todas las espadas te habrían destrozado.

Respiraste entrecortadamente, aunque trataste de dar una larga bocanada. Por una vez el miedo no te paralizaba y tu sonrisa no era a causa del dolor, sino de la emoción que sentías por una vez al caminar por esa delicada línea entre la vida y la muerte. Enarbolaste a Cataclismo y descargaste un barrido por encima de tu cabeza tan fuerte que sentías tu muñeca querer quebrarse, aunque por el momento resistía. Gran parte de las armas cayeron al suelo dobladas cuando no partidas, y unos cuantos objetos más grandes se quebraron bajo el poder de la lanza ígnea. Era insuficiente para escapar, pero te dio el espacio para levantarte y, con lágrimas en los ojos, arrancar el cuchillo de tu pierna usando el brazo malo.

Sin piedad usaste la oscuridad para hacer de él una pequeña bola de herrumbre y observaste lo que realmente te preocupaba: Tres edificios se cernían sobre ti, observándote con ventanas cerradas que asemejaban ojos enfurecidos. El vano de sus puerta chilaba maldiciones, y entonces el primero de los tres se derrumbó sobre ti. Soltaste la lanza apresuradamente y extendiste la mano hacia él, generando una pantalla de oscuridad entre ambos que evitó el impacto, pero no el derrumbe que redujo aquella armazón casi a escombros. Tu mente corría a mil por hora buscando una alternativa para terminar el combate -o salir de él con vida, al menos-, consciente de que dos edificios más te esperaban y muchas más cosas estaban por venir si conseguías salir de ahí.

Suspiraste. Nunca lo habías hecho, temerosa de las consecuencias, pero no había otra forma.

Seguramente desde fuera se vio como una explosión cuando los primeros cascotes salieron volando, aunque cuando la esfera de oscuridad se afianzó gran parte del edificio se plegó sobre sí mismo, implosionando. Los escombros, restos de armas y objetos varios comenzaron a salir disparados hacia la grotesca singularidad, cerca de dos veces más atractiva que la propia Tierra, que empezó a rotar sobre tu dedo. Al principio las cosas caían hacia ella y más pronto que tarde dejó de absorber objetos para solo acogerlos en su superficie, pero algunos comenzaron a orbitarla formando satélites o, poco a poco, anillos. Se movían tan rápido que pronto apartaron los restos de edificio a tu alrededor, inestable, que buscaban unirse al pequeño agujero negro sobre tu cabeza.

La luz también se curvaba hacia él, deformando las líneas rectas y dándole un aspecto hermoso si bien terriblemente peliagudo, casi hipnótico. Con cada giro era más difícil de controlar, pero un solo golpe podía ser suficiente para acabar con el pirata. En lugar de eso hiciste que frenase en seco, expulsando algunas partículas y dejando caer hacia sí la mayoría de ellas, haciéndose incontrolable. Un tentáculo de oscuridad agarró Cataclismo en un último momento y tú activaste las alas de la libertad para conseguir un empuje hacia atrás al tiempo que dejabas la oscuridad disiparse, haciendo que una montaña de escombros se abalanzase hacia donde segundos antes estabas tú. Luego, despacio, te acercaste a Alpha -o lo intentaste- todo lo que podías.

- Alpha, ¿estás bien? -preguntaste de nuevo, con algo más de convicción-. No sabía que eso sucedería; lo siento.

Tomaste la lanza con fuerza. Si había que seguir peleando lo harías, pero sentías que todo había llegado demasiado lejos.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Sáb 2 Mar 2024 - 16:27}

Observaste con sumo cuidado su derroche de habilidad. Se movía de manera ejemplar sin importar que fuera superada en número. Era increíble que pudiera resistir a un ejército de cosas y seguir adelante. Avanzar e incluso acabar con algunos cuantos de ellos. Incluso pudo resistir a uno de los edificios que se abalanzó sobre ella. Era increíble cómo podía resistir.

Pero aun así, no salió ilesa del todo.

La escuchas, joven pirata. Le observas por un momento con una mirada de preocupación, pero aun en guardia. Preguntaba por ti… esa pregunta sonó realmente genuina. Pero… ¿Por qué preocuparse por su enemigo? Si mostraba un tipo de sentimiento así, es que no lo eras del todo. El resto de homies se mostraba aun hostil. Enojados…furicos… ante la mujer que había hecho perder un ojo a su señor. Pero antes que poder hacer cualquier otra cosa, chasqueas los dedos, indicando claramente que nadie se moviera sin que tú lo ordenaras.

-Estoy bien.- Fue lo único que dijiste. – Tiempo fuera ¿Si? – Respiraste profundamente dejaste de señalarle con la alabarda y dejaste de luchar por un momento. Esperando que ella también entrara en modo calma. De igual forma, si te vieras en peligro ante ella, todos le saltarían encima. - ¿Qué haces? ¿Por qué te disculpas? – Preguntaste esperando respuesta. - ¿Acaso te genero lastima? No creo que sea eso la verdad. Tienes todo nuestra pelea sintiéndote ofendida porque no había dado el todo de mí, y ahora puedes ver lo que ocurre cuando lo doy. – Dijiste mostrándote totalmente cansado ante el asunto. – En bastante cansado para mi ¿sabes? Incluso cuando mis homies están comandados para no hacer daño a nadie inocente, aun así siguen mirándome como un monstruo. Porque para el mundo es lo que soy, un jodido monstruo. ¿Ahora ya puedes entender por qué no lucho usando todo con gente cerca? ¿Quién coño se puede concentrar en disfrutar de una pelea cuando te están mirando como un monstruo?

Suspiraste profundamente. Honestamente, las pocas veces que dabas tu todo era en lugares donde podías darlo. Donde no estuviera nadie y simplemente pudieras dar tu máximo. Esta es una de las pocas veces que luchas frente de tanta gente. Y honestamente, independientemente que estés disfrutando de la batalla, no puedes estar completamente satisfecho.

-¿Por qué te niegas tanto a escuchar? ¿Por qué te niegas a ser escuchada? Dime ¿Nadie nunca en tu vida ha querido genuinamente sentarse, escucharte y darle valides a cómo te sientes? ¿Acaso tu jodida realidad es que con un berrinche lo resuelvo todo? Tampoco me excusare. Mi rabieta ha ocasionado todo esto. Pero la gran diferencia entre tú y yo, es que no vivo pensando que el jodido mundo gira a mí alrededor. Y no se trata de quien empezó o no, solo quería disculparme y tú simplemente te negabas a escuchar, o decirme que pasaba. Pero vamos, el pirata y el monstruo soy yo. Al que subirán el wanted por su cabeza es a mí por cargarme un barrio completo y tú quedaras como un héroe, por intentar detener al fenómeno.

Por extraño que suene, sonreíste por un momento. Ya que eso te causaba mucha gracia. – No te lo saco en cara, es la realidad cómo funcionan las cosas. - Señalaste tu ojo perdido. – Por esto, no te preocupes, ya veré como soluciono esto. No te odio. Orgulloso me siento en llevar una cicatriz mas de combate. Pero no tiene sentido seguir luchando con alguien que ha perdido su espíritu de lucha.

Extendiste tu mano, y con ella un pequeño esférico salió de ella. Era un cumulo de masa gelatinosa blanca. Si, se trataba de tu propia esencia de vida. Un año para ser exactos. Habías tomado tu propia vida y la habías manifestado en la palma de tu mano. La plumífera y el resto de homies hecho con tu alma te miran alarmadamente.

-A-Alpha, esto podría salir muy mal. – Te dijo Suzaku alarmada.

- Silencio. – Respondiste tú. - Escúchame bien, Alice. Si deseas continuar, seguiré. Si deseas parar, me detendré. De ti dependerá si consumo esto sí o no.


Datos Importantes:


La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] WY68nw0

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] G5wYgn7b_o
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {Dom 3 Mar 2024 - 0:29}

Asentiste cuando pidió un tiempo muerto. Si bien podías seguir peleando estaba lejos de ser lo que más deseabas, y estabas todavía preocupada por él. También un poco por ti; ¿de verdad él pensaba usar contra ti algo capaz de arrancarle el ojo? Tragaste saliva, conteniéndote por no recriminárselo, aunque te costaba enormemente no hacerlo. Por un momento te preguntaste si habría sido capaz de mutilarte, qué habrías perdido tú de no haber estado atenta. De golpe te sentiste frágil, herida y muy pequeña. No sentías lástima por él; él había elegido su camino, igual que tú el tuyo, pero igualmente te sentías preocupada. De haber buscado sacarle el ojo podrías haberlo hecho, quizá, pero el no haber entendido hasta tan tarde el peligro con el que estabas jugando, el haberte expuesto tanto sin siquiera pretenderlo... ¿De verdad había intentado matarte?

- No siento lástima de ti; elegiste tu destino. -objetaste-. Me preocupa tu herida porque no estaba intentando acabar contigo.

Quizá hubo más veneno del que pretendías en esas últimas palabras, pero al menos te mordiste la lengua mientras observabas con cierta preocupación los maltrechos edificios que había a tu espalda. También la montaña de escombros, claro, y todas las pequeñas cosas que te habían atacado y habían terminado por romperse mientras te defendías. ¿De verdad no se daba cuenta de que aquello también hacía daño a la gente inocente? ¿Que había mucho más allá del bienestar físico o de la mera seguridad cuando alguien ponía patas arriba su vida de esa forma? Muchas personas acababan de perder gran parte de sus ahorros por culpa de aquel combate, por culpa de Alpha... ¿Por qué estaba tan enajenado?

Aunque acertó en algunas cosas. No del todo, de alguna manera superficial... Pero fue suficiente para hacerte daño. Tu gesto se torció; aguantaste sus palabras de forma más o menos disciplinada, casi con más ganas de rebatirle sus argumentos que de seguir oyéndolo. Quizá deberías, o tal vez no. No lo tenías claro. Querías, pero no podías evitar preguntarte si era necesario, o siquiera recomendable. Los poderes de Alpha, según él mismo conteniéndose para evitar heridos, eran quizá tan aterradores como los tuyos. Puede que más. Suspiraste.

- El cómo me sienta yo, o mi pasado, es irrelevante -empezaste con toda la calma que eras capaz de mantener-. Todo esto ha pasado porque no soportas que alguien no te quiera. No te cabe en la cabeza que alguien no quiera verte, que se enfade contigo o que no acepte tus disculpas. Porque, Alpha, tengo derecho a estar enfadada contigo. Tengo derecho a no querer hablarte. Tengo derecho a ser ruda contigo, a decirte cosas que te duela escuchar. -Recuperaste el aliento por unos instantes- No confío en ti. Puede que el mundo no gire a mi alrededor, pero tampoco nunca he creído ser la única persona que ha perdido gente. Ni finjo ser mejor de lo que soy para dormir por las noches. Tampoco le tiro a nadie un edificio encima después de confesar mi amor. -Te reíste. Tenía cierta gracia-. Tienes muchos problemas que resolver, Alpha, y ni quiero ni tengo el deber de lidiar con ellos.

Escuchaste a Alpha continuar. No te odiaba, lo cual en parte te agradó -aunque no tenías muy claro por qué- y dejó caer que buscaría un repuesto para su ojo perdido.

- Un parche te quedaría bien -comentaste casi al momento.

Lo que te molestó un poco fue lo de tu espíritu de lucha. Bufaste al momento, quedándote perpleja mientras convocaba una masa extraña de color blanco que, algo te decía en tu mente, albergaba poder ahí. No tenías claro qué era, pero igualmente negaste con la cabeza.

- Si me obligas a pelear seguiré luchando hasta que uno de los dos caiga, pero tengo la sensación de que eres tú quién no quiere seguir luchando. Y haces bien en realidad; la vida no es una batalla continua ni se basa en ganar o perder.

Recordabas la primera vez que alguien te habló de él. Seguías pensando que era ridículamente peligroso y volátil, pero tenía muchas más heridas de las que estaba dispuesto a reconocer. Algunas, estabas segura, ni siquiera era consciente de que estaban ahí. Aferraste la lanza, expectante. Decidiera lo que decidiese no querías estar desprevenida.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] Empty Re: La batalla de los enanos [Alice vs Alpha] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.