¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Hoy a las 16:58Berry
¿Jugamos a un juego?Hoy a las 16:43Raulgamerlol11
Las chicas no son guerreras... Son la parcaMar 21 Mayo 2024 - 20:17Berry
La luna, la sombra y el bufónMar 21 Mayo 2024 - 10:32Raulgamerlol11
2.0Lun 20 Mayo 2024 - 4:13Raulgamerlol11
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
Siguiente ronda


Ir abajo
Mako
Mako
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Creación de un imperio 3 [Diario] Empty Creación de un imperio 3 [Diario] {Sáb 28 Oct 2023 - 23:29}

Creación de un imperio 3

"Afilando las garras"

Día 1:
Toda la mañana perdida con esos piratas de mierda, tras la conversación tan ruinosa para mi que tuve, sabía que si no hago nada tendré que darle todo lo que genere a esos malditos para que no me vuelvan a arruinar la mina o peor aún, matar a cualquiera de mis trabajadores, serán imbéciles, pero ahora trabajan para mi, son mis imbéciles, son de mi "familia".. Dios, como me cuesta, mejor diré "Empresa". Tras la conversación con esos indeseables, volví a la taberna, pensativo, Ryan se podía ocupar de todos los preparativos para iniciar la mina por lo que esa parte estaba solucionada. Lo importante aquí es, ¿Como me deshago de toda esa tripulación? Si empiezo a liarme a tiros, acabarán venciendo, no tengo armas para enfrentarme a ellos y mi fruta es algo... Necesito mejorar su control, soy consciente de que a veces he podido usarla con más fuerza que otras, digamos que está en fase fetal, necesito que nazca...

Entre en la taberna, me senté en mi sitio de la barra preferido y tras un buen rato sentado y pensando en mil formas de acabar con los piratas, siempre llegaba a la misma conclusión, me faltan armas y soldados. Los hombres que contraté los necesitaba donde estaban, trabajando para mi en la mina y los pocos que sabían pelear, protegiendo a esas hormigas, utilizarlos ahora de carne de cañón no me beneficiaría en nada... Perdería mano de obra y no servirían de mucho, eso me quitaría prestigio en la isla... Por lo que, puedo ir solo o contratar a más soldados... Por desgracia he intentado contratar a toda la isla y solo he conseguido lo que tengo, cosa que entiendo, no puedo simplemente venir aquí y decirle a todo el mundo "Ser mis esclavos" primero tienen que temerme para saber que es mejor estar conmigo que contra mi... Por lo que la única opción es ir solo... Claramente no sería la primera vez que me enfrento a un número mucho mayor, pero si es verdad que ahora es diferente. No solo se trataba de matar, necesitaba influir pero si exterminaba a esos hombres en mi nombre, conseguiría demostrar de lo que soy capaz, en cambio si lo hacía otro en mi nombre, demostraría lo que puedo conseguir y yo me mantendría en el anonimato... No se si me explico, que más da, simplemente estoy hablando conmigo mismo para aclarar mis ideas...

Tras unas cuantas copas a lo largo de bastante tiempo, creí haber aclarado mis ideas, aún que también podría ser fruto del alcohol. Bien, intentaré organizarlo fielmente en mi cabeza... Hablando con Serly, por lo que me lo llevé al almacén, siempre va bien saber la opinión de alguien... Aún que sea Serly -Primero, para acabar con esa tripulación necesito mejores armas, segundo, necesito un "Mako" en mi empresa, tener un sicario efectivo y capaz, da renombre e influye miedo, tercero, necesito crear una leyenda que relacionen con mi empresa... Intentaré ser más detallado...- Serly me miró y como esperaba expuso sus preocupaciones -Lo entiendo pero... Primero, aún no nos han llegado las armas de tu contacto, es verdad que se corre el rumor que alguien importante del bajo mundo esta protegiendo tus minas, pero simplemente corre como rumor, por lo que, ni armas, ni protección, ¿Como piensas hacerte con armas?- Pero eso ya estaba maquinándose en mi cabeza hace ya bastante tiempo, cuando ese maldito Morgoth me dio la mini bomba. Creó esa pequeña bomba de la cual vi su poder destructivo y esos soldados que pelearon con los escorpiones, todo por su fruta, por no hablar de los sujetos que le precedieron, todos tenían algo en común, sabían usar sus frutas y las usaban como armas. -Fácil, no necesito muchas armas, necesito una buena arma, si puedo replicar ese explosivo o crear uno nuevo, quizás... ¡No! ¡¡Lo tengo!! No necesito copiar a ese pazguato, aún no, necesito crearme un arma, un arma perfecta para mi, cómoda, multifunción, quizás con mi poder... ¡Electromagnética!. Viviendo en el bajo mundo se escuchan muchos rumores, se prometen muchas ideas, las armas electromagnéticas son la innovación que todo el mundo quiere pero a todas les falla un pequeño detalle, no tienen una fuente de energía viable... Pero yo sí...- Acababa de emocionarme tanto o más que cuando ves que tu plan infalible para acost... para conseguir a la muchacha que te gusta funcionaba, tanto o más que cuando aquél idiota descubrió la gravedad, tanto o más que cuando aquél médico observó bichos en la comida, TANTO O MÁS QUE... Bueno ¿Lo pilláis no? -No he entendido ni papa, pero bueno, entiendo que tienes solucionado el primer punto, ¿Qué me dices del segundo? Nadie en su sano juicio con el nivel de exigencia que pides se uniría a un don nadie incapaz de pagar sus honorarios... Te quieres a ti mismo y eres tan egocéntrico que entiendo que nadie puede sustituirte ¿No? ¿De cuanto estamos hablando que te pagaban por un trabajo como el que quieres?- Miró de tal forma a Serly que si las miradas matasen, estaría muerto... Pero nuevamente, mi mente privilegiada enciende una nueva bombilla -Claro... Nadie en su sano juicio, me sería leal, no encontraré a nadie en esta isla que pueda sustituirme, al que pueda pagar y que tenga los requisitos que quiero pero... ¿Sabes qué? No hace falta que nadie me sustituya, tengo a la persona adecuada en mente...- ¿Quien? ¡Coño, yo! ¿Quien mejor que yo para trabajar para mi? Puedo ser mi sicario, solo necesito... ¡OH DIOS! Si yo soy mi sicario, podría usar a libertad mis poderes, simplemente no deben saber que en realidad soy yo, dios que dolor de cabeza me esta dando intentando explicármelo a mi mismo, pero ya le iré dando forma poco a poco -Vale... Pasemos al tercer punto por que entenderte hoy es más difícil, ¿No tienes a nadie a quien apuñalar para explicarlo como la última vez?- Alzando una ceja... -No me des ideas que puedan hacerte perder algún sentido- Le permitía que me hablara así por que me estaba ayudando más de lo que hubiera esperado de un despojo como él -Vale, tercero... Lo de la cara con la sangre del hombre que "Supuestamente" contraté para matarte, he de admitir que me acojonó bastante y torturar a ese hombre fue una carta de presentación bastante horripilante... ¿Por qué no usas esa cara para que reconozcan a tu hombre, quien trabajará para ti y todos lo sabrán pero que nadie pueda relacionar directamente contigo?- Sorprendente... ¿Tenía ante mi a alguien capaz? No lo parecía cuando tuve que reclutarlo a la fuerza... -Te lo compro...- Pues se podría decir que en la tarde de hoy, había hecho grandes avances para mi empresa... Ahora, al lío, tenía que ponerlo sobre el papel...

Día 2:
Me levanté pronto, necesitaba hacerlo, el día anterior pasaron muchas cosas, pero solo me quería acordar de la conversación en el almacén. Tras dejar un plan hecho a Ryan para que se encargase él de la mina por el momento hasta que yo me deshiciera del problema inminente, tras dejar a Serly en la taberna para que fuese soltando rumores sobre mi como... "Vi al jefe con un tipo siniestro" o "El jefe ha traído un soldado de Dark Home" también "El jefe tiene contactos con una empresa contratista" y mi favorito "Encontré a mi amigo de la infancia torturado y con una cara sonriente dibujada en su pared". Ese sería su cometido, infundir un rumor que poco a poco iré haciendo real.
Tras atar todos los cabos, me encerré en el almacén, me senté en una caja y colocando una encima de otra monté una mesa. Frente a mi una hoja en blanco y un lápiz junto a lo indispensable, una maquinilla y una goma de borrar. Tenía todo lo necesario para plasmar mi plan... Tras unas cinco horas dibujando, tenía mi boceto sobre un arma, no sabía si funcionaba, pero era un adicto a las armas de fuego y cuando alguien en Dark Home traía un prototipo de electromagnetismo, no dudaba en echarle el ojo, por lo que, aún que un boceto, me daba la sensación que sería totalmente funcional. Salí del almacén, era la hora de comer, tenía mi plato preparado, en la barra, en mi sitio. Mientras comía le pregunté a Serly -¿Quien de aquí odia a los cuervos rojos?- Esbozó una sonrisa -Son una tripulación más grande que los cuatro matados que quedan en la isla para proteger sus intereses, el prostíbulo llamado "Dulce agonía" también les paga un porcentaje y les atiende de forma gratis, están hartas, dicen que tienen la mano muy larga con las chicas... Luego la lonja, también la controlan...- Suficiente, sonreí, tenía pensado en hablar con las chicas, tener un sitio así en nómina siembre viene bien, se enteran de todo y es lo que necesito para poder estar alerta y la lonja... Sabía que la tendría que visitar tarde o temprano, no solo se ocupan de vender los peces, dicen que lo que necesites en cuanto a material ahí lo tienes, en un futuro podrían ser buenos compradores de armas..

Tras acabarme el plato, me levanté, cogí mis planos del almacén y puse camino hacia "Dulce agonía", quería comprobar si podía entablar una conversación decente y satisfactoria, no me interesaba el tipo de negocio que hacían para mi, personalmente, no se si me explico, pero el dinero y la información que recogen sí, eso sí me interesaba hasta tal punto, que era capaz de dejar que me vieran entrar en un sitio así. Entré por la puerta principal, olía a perfume barato, incienso y lujuria... El sitio era bastante grande, nada más entrar ya tenías las mesas y la barra del bar, al lado de la entrada había como una pequeña recepción, donde la mujer que estaba fumando con uno de esas pipas para cigarrillos, me miró con cara de pocos amigos, sabía que no iba a consumir su mercancía -¿Que quieres Mako?- No llevaba ni un mes en la isla y esta mujer ya se sabía mi nombre -Veo que está bien informada- Comenté lo obvio -Mira muchacho, ya sabía de ti cuando andabas con pañales... No me interesa lo que quieras ofrecer- Dijo en tono seco y haciendo un ademan con la mano para echarme del local -No sabes lo que ofrezco- Comenté mirando fijamente sus ojos azules -¿Información de los cuervos rojos? ¿Aliados para echarles? Ya tenemos bastantes problemas con ellos y aquí solo hay dos hombres que protegen el local, lo demás son muchachas que se saben defender pero no son soldados, olvídalo...- Sonreí, me acerqué y apoyé mi mano izquierda sobre el mostrador que separaba a la mujer y a mi -Y si te ofrezco una propuesta en la que, no perdéis nada pero ganáis mucho- La vieja miró con cara de pocos amigos, no estaba contenta con mi presencia pero los negocios son su vida y no perdía nada por escuchar -Tienes dos minutos para que me interese, luego si no llamas mi atención, te largas...- Sonreí, por lo menos me escucharía -Os ofrezco la libertad y protección- La mujer me miró fijamente, para luego soltar una carcajada... -No puedes ofrecer nada, eres uno de sus perros, aún no lo sabes, pero lo eres, no tienes la fuerza suficiente para enfrentarte a ellos, habrás impresionado a cuatro idiotas con la escena grotesca de la taberna, pero aquí, eso no impresiona, hacemos cosas peores todos los días...- Giré el cuello hasta que hizo "Crack" -Verás, solo tengo un camino a seguir, morir o matarles, simplemente te ofrezco un trato que nos beneficia a todos, si muero, nunca pasó, si vivo os libráis de otro que os quiera ahogar económicamente, solo necesito saber un par de cosas sobre ellos, cuanta más información tenga, mi soldado más capaz será de cumplir su trabajo...- La mujer arqueó una ceja -¿Soldado? No tienes a nadie capaz de hacer solo ese trabajo- Ahora era yo quien soltó una breve risa -Parece ser que no tienes toda la información... Dame información sobre ellos y seamos socios... Uno de mis soldados es lo suficiente capaz como para desmontar toda la isla, solo necesita ciertas ventajas, de vosotras, información...- Por lo visto, los piratas eran ponzoña para estas mujeres por lo que con un par de propuestas, la mujer se levantó de la barra y me llevó a un sitio más privado... Tras un tira y afloja con la mujer, conseguí lo que quería. No solo información sobre mis enemigos, si no, un posible contrato beneficioso, era dura negociadora por lo que no me salía muy rentable pero como bien sabéis la información es poder y yo quiero poder...

Sin darme cuenta, las horas pasaron y cuando salí de aquél burdel ya era de noche, en mi ropa quedó impregnado ese olor tan característico y seguramente mis pulmones estaban marrones de tanto tabaco de la mujer más el humo del incienso... Pero la satisfacción de haber conseguido más de lo que puedo perder es embriagadora. Soy más que consciente que con esta mujer el miedo no sirve, bastante ha sufrido, no podría infligir ni por asomo un ápice de la vida que me había dejado caer que vivió, por lo que es mejor probar otro sentimiento, como el de protección. La lealtad de estas chicas no sería por terror, si no por beneficio.
Llegué a la taberna, no tardaron en prepararme la cena y volví junto con mi comida a encerrarme en el almacén, necesitaba hacer más planos, no solo los de mi arma, si no, los de mi soldado...


Día 3:
Me desperté como nunca, las ansias que tenía por construir mis cimientos me habían llevado a otras peores, las ansias por mantenerlos, lo que significaba que empezaba a tener un punto débil más, querer mantener lo que ya conseguí. Me estaba costando más de lo pensado pero no era un problema, las dificultades te hacen crecer, mejorar y desarrollarte, justamente lo que estaba pasando. Esa mañana tras tomar un café, fui corriendo hacia la Lonja, mis ansias de acapararlo todo me tenían "on fire". Llegué a la puerta, entré y aún que era pronto, la lonja estaba en pleno funcionamiento, pescados frescos, carnes, aquí había de todo. Me sorprendió un pequeño detalle, una de las muchachas que vi ayer estaba hablando con un hombre, viejo, con pintas de marinero a la deriva, barba muy mal cuidada, sin un ojo, camiseta blanca con rayas azules hecha jirones, el hombre me miraba con mala cara y me hizo una señal. Tras acercarme, entramos en un pequeño despacho pero la mujer, tras lanzarme un guiño se largó. -Madame Mary, alias "La arpía" me ha informado un poco sobre lo que planeas hacer, a esos desgraciados les estoy dando un cuarenta y dos por ciento de mis ganancias, te ofrezco libre mercado pero no te daré un berrie por tu "protección"- Parece ser que de aquí no sacaría tajada pero tenía pensado meter mano al tráfico de armas por lo que, podría ser uno de mis distribuidores -Te libro de ellos y me permites un hueco en tu lonja, pero no la publica, la otra...- El hombre me miró, hizo una gárgara y escupió un pollo del tamaño de mi puño a un bote bastante lejos a mi apreciación atinando de pleno -Échale alpiste al pollo...- Le comenté algo estupefacto por el esputo esputado... -Te dejo hacer negocios y puedo darte una pequeña zona en mi mercado, pero los quiero muertos, a todos, no quiero ni uno vivo... No solo a los que hay en la isla, a los que están fuera también- Tajante, directo, al grano, justo lo que necesitaba -Necesitaré ciertos materiales- El hombre abrió un cajón y sobre la mesa cercana dejó libreta y lápiz -Pide, te cobraré con intereses, si mueres no quiero que crean que les he intentado joder, simplemente me excusare en que te desplumé- sonreí, en la libreta hice una lista de lo que necesitaba

-Un fusil (da igual el modelo)
-Herramientas (Kit de artillería)
-Materiales "X"
-Mascará de hierro
-Ropa "X" caracteristicas
-Botas de soldado
- "X"
- "X"
- "X"
- "X"
- "X"
- "X"


(Las X es por relleno de la lista)

El hombre comprobó la lista y tras un gruñido asintió con la cabeza -Lo tendrás todo al medio día, espero que no vayas de farol y seas un contratado de esos piratas para saber quien es un traidor... Me fio de la información que tiene "La arpía" de ti, pero si algo me huele mal acabaré con tu maldita vida... ¿Queda claro?- El hombre me echó de su despacho y se largó. No podía hacer nada hasta el medio día por lo que me quedaría por ahí para echar un vistazo a como tenía funcionando tanto caos como era una lonja...
Por suerte o desgracia, según de que parte te toque, al rato de que yo estuviera husmeando, reconocí a uno de los que entraron a la lonja, como era de esperar, me oculté tras las mil columnas que habían ahí y observé de lejos. Era el maldito "cabecilla" de los "Cuervos rojos", los cuales estaban haciendo gala de su estupidez, entraron siete, entre risas y empujones a los que se ponían por medio de su camino, subieron unas escaleras y cinco se quedaron fuera mirando a todos lados, supuse que estudiando y controlando, me sería tan fácil librarme de tres de ellos para luego aprovechar el pánico de la gente para irme, lo que me dejaría con tres menos, pero claramente sería difícil que no pensaran en mi y aún no estaba preparado para represalias, por lo que relajé la mano que llevé al revolver y desaparecí entre el tumulto de gente...

En las sombras, pude ver lo que, sin poder escuchar nada y saber de que va el tema, entender que estaban pidiendo algo, sea el dinero de la semana, sea algún material o información, pero el dueño de la lonja no parecía estar para nada conforme, a regañadientes se le vio aceptar y a los pocos segundos, al cabecilla salir del despacho y llevarse a todos sus séquitos hasta la salida, por el camino no se me perdió ninguna mirada de odio, ahí, clientes o tenderos miraban con muy mala cara a esos despojos... Eso me favorecía, cuando les mate podré ganarme el favor de toda esta gente, no pretendía sustituir a esos extorsionadores, simplemente mejorar la situación y que el pueblucho me transformara en su nuevo jefe...
Tras esperar, observar y escuchar, llego la hora de la recogida, había tanto trajeteo de gente que no pude ver por donde llegaba el material, era perfecto, o tenían otras formas de moverse por ahí, o los trabajadores eran todo unos profesionales. Cuando recibí la señal del hombre, me acerque al despacho -Un carro de carga pequeño te esta llevando la caja a la taberna, hagas lo que hagas, no me decepciones muchacho- Le dí la mano y inicié camino a la taberna -Volveremos a hablar y te caeré mejor, ya lo verás- Y me fui con aires de grandeza.

Y ahí estaba yo, sentado en el almacén del bar, sentado en una caja mirando la que me habían traído. Tras coger una palanca que usaba Serly para abrir su material, abrí mi propia caja y observé... Ahí estaba todo, todo lo que había pedido, me empecé a reír como un cosaco, ese maldito viejo había conseguido todo y cada una de las cosas que pedí, claramente esta isla no tenía ley, bueno, ya pondré yo la mía... Saqué las cosas de la caja, una por una, observé el material y saqué el plano del arma que había creado, junto a las herramientas que había pedido, el boceto y paciencia empecé a crear algo magnifico... Mis hombres entraron un par de veces para decirme la hora pero no presté atención, estaba creando algo glorioso y no podía parar, era como comer pipas, era como un maratón de la serie que te gusta, el tiempo es algo que no contemplas en ese momento, hasta que apareció Ryan, a quien no esperaba hasta la noche... -Jefe, cene algo y váyase a dormir, mañana sigue con su juguete- Miré incrédulo al chaval -¿Dormir? ¿Qué hora es?- Pregunté -La una de la madrugada, duerma y continué mañana...- Cuando haces algo que te gusta pierdes nociones pero me había pasado... Aún así me quedaba poco... -Seguiré un poco más, no os preocupéis, estoy inspirado- Y era verdad, me sentía imparable...


Día 4:
Claramente me fui a dormir tarde y me desperté más tarde de lo habitual en mí, pero no había problema, valió la pena, tenía un prototipo hecho y quería probarlo, habían detalles que no me gustaban, pero solo usando el arma podía ver sus fallos y problemas. Almorcé, eran las once por lo que solo pedí un café con unas tostadas simples, si no luego, no comería y las horas de comida eran esenciales para mantener un cuerpo fuerte. Dejé una nota el día anterior a mis mineros, quienes a primera hora ya están almorzando el la taberna, la nota decía "Llevar esta caja a las minas, no abrir" simple, para que lo entendieran, y así lo hicieron, por lo que tras mi café simplemente caminé hacia la mina. No esta cerca por lo que tardé lo mio pero para antes de la una del medio día ya estaba por ahí. Estaba en la de granito y por las dimensiones de la mina y la poca gente que tenía currando sabía que tenía que actuar rápido o este mes no sería funcional y tendría perdidas, inaceptable... Me desplacé al interior de la mina, pedí a mis hombres que llevaran la caja a lo más hondo y me dejaran solo, la última bobeda abierta, hoy no tendrían permiso para entrar pero daba igual, con la poca gente que había, no llegarían en años...

Y nuevamente la frase de "Ahí estaba yo" con mi prototipo de arma, mis herramientas y material para arreglar todos los problemas que vayan surgiendo. Os pongo en situación, una cueva, a lo lejos cajas llenas de piedras de la mina, un arma, yo... Pues la cosa fue de la siguiente forma, preparé el arma para ver que no fallaba nada, observé que cada función fuese la correcta y lo parecía, por lo que simplemente quedaba practicar. Sabía que un arma nueva había que conquistarla con cariños y mimitos, pero esta, a parte necesitaba ser impregnada por mi poder lo que hacía este "entreno" más difícil pero no imposible, ningún arma se me resistía.
Frío, el húmedo ambiente de la cueva me daba frío, los nervios me hacían sudar y eso provocaba un cambio de temperatura en mi cuerpo, aún así estaba extasiado por hacer el primer disparo. El arma no funcionaba, no estaba pensada para ello, no sin mi poder de la akuma no mi, pero impregne un poco en el cilindro central lo cual envolvió los rieles del cañón y cuando creí tenerlo apreté el gatillo... ¡Plash! No fue una deflagración como cuando disparas una bala, fue un sonido como metálico y suave, como si llevase un silenciador, había creado un arma que hacía menos ruido, ¿No sería un genio? Bueno, seré un genio cuando la arregle, pues parece ser que metí demasiada energía electromagnética por que la bala salió disparada hacia el suelo desmontando los rieles, eso sí, uno de los rieles acertó en la caja de madera... Media hora después, tras arreglar el arma, seguí con los intentos y hasta ahora había conseguido...

-Que los rieles salieran disparados catorce veces.
-Las balas no tenían puntería alguna
-No ajustar bien la fuerza ejercida por la akuma
-En vez de lanzar, ponerme nervioso y hacer que todo lo metálico de la sala viniera hacia a mi (De ahí la herida en la frente)


Sabía que no sería perfecta la primera vez, pero empezaba a desesperarme pues pasé toda la tarde arreglando el arma antes que disparando, llegué a perder los nervios en dos ocasiones pero me recompuse rápidamente. Para cuando terminó el turno de los mineros Ryan vino a buscarme, era el único que tenía permiso acercarse y cuando vio todos los agujeros por todas partes en la roca se quedó algo patidifuso. Por hoy era suficiente, así que guardé todo el material en la caja y pedí a los mineros que la llevaran de vuelta a la taberna para al día siguiente volver a traerla a la mina ¿Por qué? Tenía seguridad pero una persona no iba a hacer más que espantar a curiosos, si los piratas veían que estaba tramando me quitarían el prototipo y tendría que cambiar de plan...


Día 5:
Hoy la suerte estaba de nuestra parte, cuando me desperté pude darme cuenta, nada más salir de la taberna pude ver a una de las mujeres del prostíbulo, me entregó una carta con información de la banda, era bastante concreta, con detalle, sobre los quince soldados que había. También ponía que el resto de la tripulación, cincuenta y cuatro piratas, estaban a bastantes días de la isla, no podían llegar refuerzos de ningún tipo a tiempo. Por lo que ponía tendría más que días para preparar una supuesta venganza que seguro la habría, esto de tener que enfrentarme a la parte oscura de la vida, tanto terrestre como marítima era agotador y vigorizante, sobreponerme a los retos me hacía crecer. El día de hoy fue simple, volví a la mina, a ajustar el arma, no era perfecta pero al final del día conseguí que fuera funcional. Había pasado tantas horas en esa cueva que hasta que no salí y vi que era de noche no me di cuenta de lo que te absorbe las manualidades, la sala de la cueva quedó con marcas de disparo por todas partes pero no podía seguir practicando, las balas no eran baratas, por lo menos aún no lo eran para mi.

Tras salir de la mina, llegué con mi arma en su caja hasta la taberna, donde por supuesto me puse con el resto de material que había en la caja ¿Cual? Fácil, la ropa, necesitaba que no se me reconociera por lo que, cambiar de ropa y ocultar el rostro era lo necesario, prefería pasar por un débil con fuertes soldados que un guerrero que a la mínima se tira de cabeza al problema, lo que piensen los demás importa por mucho que la gente no lo admita... Ropa militar, botas con puntera de hierro y suelo anti-clavos, chaleco para todos mis futuros juguetes, guantes, una pequeña capa blanca para contrarrestar el color que llevo siempre y por último, una máscara de platino que oculte mi rostro y muestre el horror, el metal era importante, era de la primera mina, el primer "Negocio" limpio que tenía que serviría para ocultar el primer negocio sucio además, si no le ves la cara al hombre, puede parecer un monstruo...


Día 6:
Hoy haría los retoques finales al arma, pero como prioridad y al tener todo el día por delante, podría estudiar el terreno. Me fui acercando a la zona donde los piratas me dieron tal enérgica bienvenida. Terreno plano, totalmente limpio hasta la casa, detrás de esta si estaba una zona de bosque característico de la isla, al rededor un par de casas, no interesaban, parecían que la usaban ellos mismos. No tenía donde esconderme excepto tras los arboles, si atacaba por detrás, quizás los que huyeran de mi, irían a campo abierto, lo que los convertiría en objetivos fáciles, sí, lo mejor sería atacar desde los propios arboles, así yo tendría cobertura y ellos no. Si el ataque lo realizo cuando ellos vuelvan, sería perfecto, les obligaría a cubrirse desde su propia casa pero alguno en el camino caería. Quien sabe... Necesitaba estudiar más la zona... Quizás un explosivo habría ayudado, pero me centré tanto en una fuerza imponente con el uso de mi fruta, para aprovechar más ese poder caído del cielo, que no pensé que detonar una buena bomba en esa casa me haría una limpieza total... Aún que si hiciera eso, no podría dejar mi marca para empezar a dejar un legado de miedo...

El resto del día fue simple, ajustando el arma, perfilando los detalles, no me gustaba que pareciera una chapuza, tenía que ser hermosa. Llené el traje nuevo con todo el material necesario, mis armas, munición... Estaba todo listo, para el último día... Iban a recibir el dinero que buscaban con intereses...
Sobre la última hora de la noche, serían las once y algo, casi las doce, me senté mirando la caja cerrada que portaba todo, el arma, el traje, recordando el terreno, no lo había estudiado del todo, pero la verdad es que el arma resultó ser algo más increíble de lo que esperaba, quizás con ocultarme lejos sería lo perfecto tenía una distancia mayor que un buen fusil, la precisión con este era increíble, era una de las mejores armas de matar que había tenido en mis manos.
Quince hombres... Quince cadáveres al final del día de mañana o no merecía un día más vivo. Tenía más por ganar que por perder así que no pensaba perder. -¿Está seguro señor?- Me preguntó Ryan desde la puerta del almacén, venía a ver como estaba -Podríamos pagar las primeras semanas hasta tener la suficiente fuerza como para borrarlos del mapa de una estocada- Le miré y sonreí -Si hiciera eso, el traficante de armas sabría que soy débil, que no puedo proteger su material, Meneror me perdería el poco respeto que tengo de él y me aplastaría en un abrir y cerrar de ojos, por no decir que yo no podría ni mirarme al espejo. Somos los reyes de este sitio, solo tenemos que enseñar la corona...- Tras la conversación, me tumbé y cerré los ojos, en un par o tres de hora, les haría una visita cariñosa a esos desgraciados....[/color]


Objetos a obtener:


Ficha

337070
El Gremio OPD
Webmaster
El Gremio OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
http://staffopd42@gmail.com

Creación de un imperio 3 [Diario] Empty Re: Creación de un imperio 3 [Diario] {Dom 29 Oct 2023 - 13:45}

¡Buenas tardes! Con que una nueva entrega del ascenso de Mako en el mundo criminal... ¡Qué bien! La verdad es que me resulta de lo más interesante ver cómo poco a poco el chaval se va haciendo hueco y nombre, hay que admitir que tiene valor para estar jugándosela en un todo o nada. Pero bueno, tampoco es como si fuese a ciegas, la información puede ser una muy buena arma... Y para buena arma la que se ha construido, ten cuidado de no volarte la cabeza sin querer al usarla.

¡Peticiones! Sí, ya sabes, el arma y el traje. Como el arma la tienes aceptada y regulada, claro, para ti. La consigues. El traje sin problema, si no tiene ningún power up o algo por el estilo, no hay problema alguno en que lo tengas.

Finalmente, tus doblones y experiencia. Lo has puesto muy fácil. Son unos ricos 500 puntos de experiencia y unos 50 doblones, todos tuyos.

Eso es todo, ahora veremos de lo que es capaz de hacer Mako con ese arma. ¡Buena suerte!
Mako
Mako
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Creación de un imperio 3 [Diario] Empty Re: Creación de un imperio 3 [Diario] {Lun 30 Oct 2023 - 20:13}

Aceptadus!


Ficha

337070
Gobierno Mundial OPD
Gobierno Mundial OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Creación de un imperio 3 [Diario] Empty Re: Creación de un imperio 3 [Diario] {Lun 30 Oct 2023 - 22:52}

Hoja actualizada.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Creación de un imperio 3 [Diario] Empty Re: Creación de un imperio 3 [Diario] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.